Filipinas

Febrero y Marzo del 2019

 

 

 

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Hace ya varios años que habíamos decidido visitar el archipiélago de Filipinas, pero circunstancias familiares o la malaria de la Trini el año pasado, hizo que tuviésemos que posponer el viaje en varias ocasiones. Hemos de reconocer que apenas sabíamos nada que nos pudiese interesar en demasía, no somos de playas, no hacemos submarinismo y el snorkel apenas nos interesa, pero Filipinas nos ha gustado por su naturaleza, y sus gentes. ¿Nos ha apasionado? No. Es un país muy fácil para viajar por él, aceptablemente barato, se come más o menos bien, cerveza fría, alquilan motos por todas partes y con nosotros la gente, se portó muy bien. No tuvimos ningún problema

Fecha del viaje

Desde el 21 de Febrero  al 10 de Marzo del 2019

Moneda

La moneda es el peso filipino o PHP. La conversión en marzo del 2019 era de 1€= 59 PHP, pero aquí tenéis la conversión actual(conversor)

En Manila y Cebú hay “Money changers” por muchos sitios y los cajeros también son abundantes, aunque recomendamos que si se entra por el aeropuerto de Manila, cambiar en el mismo aeropuerto, una vez que se ha salido a la terminal, antes no. Es el mejor cambio del país, que nosotros vimos. Todos los cajeros que vimos cobraban comisiones. Al parecer el HSBC no las cobran estas comisiones, pero apenas hay

La distribución de la moneda es la siguiente:

Billetes 20, 50, 100, 200, 500, 1.000 pesos
Monedas 1, 5, 10, 25 céntimos, 1, 2, 5, 10 pesos

Nivel de vida

El nivel de vida es barato para los estándares europeos o españoles. Si comes en los mercados, lo que ellos comen, la vida resulta muy barata. Los hoteles, hay de todo, pero si vigilas no te gastas mucho dinero. Si vas de hostels y habitaciones compartidas es realmente económico.

Visado

Los españoles no necesitamos visado si nuestro viaje dura menos de treinta días consecutivos. En caso de querer alargar la estancia podemos pedir extensiones del visado en Filipinas pero es más caro que si lo hacemos en España. Hay embajada en Madrid y consulados en varias ciudades españolas.

El pasaporte tiene que tener una validez de 6 meses por lo menos antes de llegar a Filipinas.

Los tipos de visados de turismo para Filipinas y sus precios en 2019 en España  son:

  • Entrada simple (con validez hasta 3 meses): 27€
  • Entradas múltiples con validez hasta 6 meses: 54€
  • Entradas múltiples con validez hasta 1 año: 81€

Una cosa muy importante es tener un vuelo de salida de Filipinas. A nosotros nos lo pidieron en el aeropuerto y sabemos de personas que al no tenerlo tuvieron problemas. Se puede comprar uno y después cancelarlo. Hay compañías que proporcionan este servicio a cambio de una cantidad mínima.

Salud

Cuando fuimos a Sanidad Exterior nos aconsejaron tomar la profilaxis del Tifus, pero como no había tiempo nos pusieron dos inyecciones en dos semanas consecutivas. Otra vacuna que nos pusimos fue la encefalitis japonesa, que ya la teníamos pero caducada. Creemos que teniendo cuidado donde se come y no bebiendo agua que no sea embotellada no se tienen que tener problemas, pero nunca se sabe.

Seguridad

Nosotros no tuvimos sensación de inseguridad en ningún momento, pero tampoco vamos de noche por grandes ciudades. En Manila hay muchos indigentes en la zona del fuerte, pero no hubo nada que nos indicara que fuese una zona peligrosa.

Transporte

Nosotros fuimos en transporte público en todo momento, autobuses y ferrys, todos ellos funcionaron estupendamente. Los autobuses interurbanos son sencillos de coger, ya que hay estaciones centralizadas, preguntas y te dicen cual es. En cambio, los “jeepneys” que hacen trayectos urbanos parece que se rigen por un sistema muy complicado y los utilizamos muy poco pues no hay una planificación clara de sus trayectos

Electricidad

 

 

 

 

TIPO C                                     TIPO A

Nosotros siempre hemos tenido enchufes como los de España, Tipo C

Diferencia horaria

Hay seis horas más, respecto a la hora de verano de España.

Guía de viaje

Hemos utilizado las guías habituales, pero de donde hemos sacado muchísima información actualizada es de blogs viajeros y sobresaliendo entre todos el blog www.viajarporfilipinas.com.  

Vale la pena mirar con atención esta web si se va a Filipinas.

 

ITINERARIO

Día 1: KUALA LUMPUR – MANILA
Día 2: MANILA: INTRAMUROS, CATEDRAL DE MANILA, FUERTE DE SANTIAGO, IGLESIA DE SAN AGUSTIN
Día 3: MANILA: INTRAMUROS Y MUSEOS NACIONALES CON CHINATOWN
Día 4: MANILA– BOHOL: CARMEN
Día 5: CARMEN – CHOCOLATE HILLS – RESERVA DE TARSIEROS  EN BILAR- COSTA SUR DE BOHOL – TAGBILARAN – CARMEN
Día 6:  CARMEN – LOAY – JAGNA -CAMIGUIN
Día 7: CAMIGUIN
Día 8: CAMIGUIN
Día 9: CAMIGUIN – JAGNA – TAGBILARAN – PANGLAO
Día 10: ALONA BEACH – DOLJO BEACH – ALONA BEACH
Día 11 ALONA – TAGBILARAN – SIQUIJOR
Día 12: SAN JUAN – BALETE TREE- LAGAAN FALLS – CAMBUGAHAY FALLS – MARIA – SALAGDOONG BEACH
Día 13:  SAN JUAN – SOLANGON BEACH – SAN ANTONIO – SAN JUAN
Día 14:  SIQUIJOR – TAGBILARAN – CEBÚ
Día 15: CEBÚ – MAYA –  MALAPASCUA
Día 16: MALAPASCUA
Día 17: MALAPASCUA
Día 18: MALAPASCUA – CEBÚ
Día 19: CEBÚ – TAIPEI

Diario de viaje

DIA 20

JUEVES 21-2-2019

KUALA LUMPUR – MANILA

Llegamos a KL después de 3 horas y 50 minutos. Solo pasamos un control de seguridad y a las dos horas ya cogemos el vuelo a Manila. Son otras 3 horas y 50 minutos. Como volamos con Air Asia hemos tenido que comprar la facturación del equipaje. Había una oferta de equipaje con comida que salía más economica que  solo el equipaje, y es lo que cogemos.

En los dos vuelos nos lo han traído y lo único que hemos aprovechado ha sido el agua. Estaba malísimo!!! Se tiene que rellenar un impreso en inmigración y pasar por una ventanilla donde el funcionario lo comprueba. Es un trámite muy rápido, además los que no somos filipinos o de la zona Asean somos muy poquitos. Nuestras mochilas están, con lo que primero de todo es cambiar dinero. El tipo de cambio es 1 euro= 58,62 pesos. Lo siguiente es comprar una tarjeta para el movil. Hay dos compañias la Glove y la Star. Nosotros compramls la Globe, 4 gigas, un més 600 pesos, más o menos 10 euros. Hay muchas más opciones pero a nosotros ésta nos va bien.

Ahora toca llegar al hotel. Hay tres tipos de taxis, los amarillos, los blancos que paras tú, o vas a una cola donde hay un controlador que toma nota de donde vas y del conductor y matricula del que te lleva. Hay unos carteles que ponen que si un conductor tima a algún cliente, se le castiga durante unos días, pero si reincide se castiga a la compañía a la que pertenece  y se le prohibe trabajar en el aeropuerto. El taximetro empieza en 40 pesos, pero nuestro taxista nos dice que hay mucho tráfico y que le paguemos la autopista que son 35 pesos. Lo hacemos, pero al poco rato ya estamos parados, hay un tráfico infernal, cosa comprensible ya que son unos 20 millones de habitantes en la Gran Manila.

Nos cuesta 285 pesos con propina y autopista incluida. Nuestro hotel está en Población, se llama Hop Inn, es una cadena de 25 hoteles en Tailandia y Filipinas. Nos cuesta la doble con baño 1550 pesos con impuestos incluidos. Es una maravilla tanto, la atención recibida como la habitación en sí. Impecablemente impio, con aire acondicinado, una tele para poder ver nuestras series favoritas o alguna película y un baño estupendo. Nos tumbamos un rato y cuando baja el sol, nos vamos a dar una vuelta por el barrio.

Vemos mucho blanco de cierta edad, con chicas filipinas muy jovenes o solos esperando encontrar compañía. No obstante, estamos al lado de Makati, con sus malls, restaurantes, bares, tiendas etc. Tenemos una zona con patio para comer comida en la calle y con sus cervezas que echabamos en falta después de 20 días en India sin probar ni una. En la tienda una botella de litro 90 pesos, como 1,5 euros.

Como nos gusta mucho la zona y el hotel, nos quedamos dos noches más, pero el precio son 2200 pesos, si se reserva con antelación, es mucho más barato, de hecho lo comprobamos, dentro de una semana vuelve a ser el precio de la primera noche que reservamos hace unos días.

DIA 21

VIERNES 22-2-19

MANILA: INTRAMUROS, CATEDRAL DE MANILA, FUERTE DE SANTIAGO, IGLESIA DE SAN AGUSTIN

Estamos muy cerca de una parada del ferry que lleva a Intramuros, la Hulo. Pasa cada hora, sobre las medias desde las 6:30 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde. Desde aquí a Escolta  son 45 pesos por persona.

Nosotros lo cogemos a las 10:30, ya que ayer no dormimos apenas, ya que estuvimos volando de Chennai hasta aquí.

Hoy nos vamos a dedicar a Intramuros. Cuando Legazpi se hizo con el control de Manila, erigió una fortaleza en los restos del asentamiento islámico situado junto a la desembocadura del río Pásig. La fortaleza de Intramuros,  como se  la llamó fue invadida por piratas chinos, amenazada por los holandeses  y tomada por los ingleses, norteamericanos y japoneses en la IIGM. Sobrevivió hasta ese momento, que fue devastada durante la batalla de Manila, y el único edificio que quedó en píe, fue la Iglesia de San Agustín.

La ciudad amurallada tenía una extensión de 64 Ha, accediendose a ella por puentes levadizos. En su interior albergaba edificios gubernamentales, casas señoriales, iglesias, conventos, monasterios, escuelas, hospitales y plazas empedradas. Fue el lugar de residencia de las  clases dominantes españolas. La población nativa se trasladó a zonas circundantes, mientras que los chinos vivían en sus propios barrios comerciales.

Se están restaurando edificios, pero hay mucho por hacer, además el ambiente que se respira es de gran pobreza y decrepitud. Primero de todo vamos a desayunar unos cafés con unas galletas que nos cuestan 115 pesos.

De aquí vamos a la Catedral de Manila. Ha sido reconstruida 7 veces!!!! La más reciente en 1953, ya que fue destruida en la IIGM. La actual catedral presenta una fachada neorrománica y una elegante cúpula. En su interior hay un altar dorado, rosetones de enormes  vidrieras y un órgano de 4500 tubos.

Está frente la Plaza de Roma, donde antiguamente se celebraban espectaculos taurinos. De aquí vamos al Fuerte Santiago. La entrada son 60 pesos por persona. Dentro del fuerte, que protege la entrada del río Pásig, hay hermosos jardines, plazas y fuentes que conducen a una puerta arqueada y un bonito estanque cubierto de nenúfares. También está el bello mausoleo de Rizal, que ocupa el lugar donde el héroe nacional, médico y escritor fue encarcelado mientras esperaba la ejecución en 1896.

Contiene exposiciones interesantes sobre su vida, la recreación de la celda, la recreación de la sala del tribunal donde se hizo el juicio, dibujos suyos, esculturas, cartas etc. Nos gusta mucho todo lo expuesto y demuestra que España perdió Filipinas solo dos años después de la ejecución de este señor, el cual fue acusado de rebelión, sedición y actos contra la corona de España sin ser culpable de nada. Esta muerte, fue el desencadenante para que poco después, toda Filipinas se pusiese en pie de guerra contra España.

En el extremo norte frente a una zona industrial se encuentra el Baluarte de Santa Barbara, antigua fortificación española, donde murieron cientos de filipinos y norteamericanos a manos de los japoneses en la IIGM. Unas huellas de latón en el suelo recrean el camino que hizo Rizal para su ejecución desde su celda.

De aquí vamos a la Iglesia de San Agustín, es la iglesia más antigua de Filipinas, construida entre 1587 y 1606, siendo el único edificio que quedó intacto después de la IIGM en Intramuros. Tras su enorme fachada se esconde un interior  muy ornamentado, repleto de muchas obras de arte. La entrada cuesta 200 pesos por persona, pero lo recomendamos mucho, vale mucho la pena. Se entra por el museo, con muchas salas repletas de tesoros, desde pinturas, litografías, anforas, plantas, herbolarios, maquetas, en fín, se necesitan más de dos horas y eso sin parar demasiado en cada sala. Hay información en inglés con lo que te enteras de muchas cosas.

Vamos a coger el ferry, pero nos dicen que hay problemas en el tramo del Palacio y que seguramente no llegará. Efectivamente no llega, como vemos una pareja de extranjeros, les preguntamos y compartimos el taxi que ellos ya habían pedido.

Hemos preguntado para ir en transporte publico, pero tendríamos que coger tres jeepneys y es complicado para nosotros. Primero uno a Baclaran, otro a Guadalupe y otro a Makati. El taxi tampoco es una maravilla, porque tardamos 2 horas en llegar!!!!! Es desesperante, minutos y minutos sin movernos del sitio. Esta pareja son de Escocia y Inglaterra, pero trabajan en Bangkok desde hace 8 meses y han hecho una escapada de una semana a Manila. Como compartimos pagamos 200 pesos cada pareja.

Compramos algo en el 7/11 y cenamos en la habitación.

DIA 22

SÁBADO 23-2-19

MANILA: INTRAMUROS Y MUSEOS NACIONALES CON CHINATOWN

Vamos a buscar el ferry y en media hora llegamos a Escolta. Cuesta 45 pesos por persona. Hoy al ser sábado hay más gente, pero podemos sentarnos. Es rápido y al ir por el río hay una brisa muy agradable.

Cuando el ferry pasa por el palacio de Malacañan, que es la Residencia del Presidente, va a un ritmo muy lento y no permiten hacer fotos.

Se puede visitar el palacio pero hay  que solicitarlo con unos  cuantos días de antelación y mandar  copias del pasaporte.

Hoy desayunamos tambien en un convenience store, hay cada 20 metros!!! Dos cafés grandes y dos donuts de chocolate nos cuestan 130 pesos. Vamos a visitar Casa Manila, la entrada son 75 pesos cada uno. Es una hermosa reproducción de una casa colonial española. Muestra el opulento estilo de vida de la élite del s XIX.

Imelda Marcos la mandó construir para que sirviera de escaparate del diseño de interiores del periodo español tardío, con detalles lujosos por todos lados. Hay algún elemento curioso como el doble asiento de un inodoro, para no estar solo en esos momentos, y poder comentar la jugada. Todo el mobiliario y las obras de arte son autenticas.

De aquí vamos a visitar el Museo Nacional de Finas Artes. Está situado en el antiguo palacio del  Congreso, se pueden ver la mayoría de las obras de arte más importantes de Filipinas, incluido un mural del pintor Juan Luna, que critica con dureza el dominio español. Es gratuito, se deben dejar las mochilas en la entrada en una consigna. Es arte moderno, pero a nosotros no nos entusiasma, pero para los gustos, los colores.

Pasamos por el Parque Rizal, el cual comprende 60 Ha de superficie cubierta de hierba, jardines, estanques, paseos pavimentados y zonas arboladas. Tiene una gran importancia histórica, ya que aquí las autoridades españolas ajusticiaron a José Rizal. El elemento principal del parque es el monumento a Rizal, bajo el que están enterrados los restos del héroe filipino. Se erige como un símbolo naciional frente a una bandera cuya asta mie 46 m y está custodiado por centinelas.

De aquí vamos al Museo Nacional del Pueblo Filipino. Está ubicado en un edificio neoclásico y alberga una variada y enorme colección que incluye el cráneo del habitante más antiguo de Filipinas, el hombre de Tabón, que data del 24.000 a.c. Tiene una amplia sección dedicado al naufragio del San Diego, un galeón español que se hundió frente a la costa de Luzón en 1600. Se recuperaron joyas,  monedas, platos de porcelana y espadas entre muchas otras cosas. La sección de etnología nos encanta, ya que hay muestras de muchas de las etnias que tiene este país tan diverso. Una parte muy importante se dedica a la isla de Mindanao,  con sus creencias, la religión musulmana, el sincretismo  con la religión animista etc. etc. Es gratuito y nosotros lo recomendamos   mucho, ya que hay muchos paneles en inglés y te puedes enterar de muchas  cosas.

Buscamos algo para comer, pero  como es muy tarde,  comemos un sandwitch y una cerveza, eso sí, no podemos tomarla dentro de la tienda donde la hemos comprado, está prohibido.

Vamos volviendo en dirección al ferry, pero primero paseamos por Chinatown. Está en el barrio de  Binondo, gracias a sus comercios, la población china ascendió en la escala social y económica. El barrio está delimitado por dos arcos, el Arch of Goodwill y el Filipino – Chinese Friendship Arch. Está lleno de tiendas, teterías, herbolarios etc. Está bastante sucio y decrépito, según nuestro humilde entender.

En la cercanía está el cementerio chino, donde los chinos acaudalados están enterrados con todas las comodidades de la vida moderna, con aire acondicionado, candelabros de cristal, agua caliente, cocinas y baños. El cementerio norte, donde en medio de las tumbas viven miles de humildes personas, han convertido los mausoleos en sus casas y pequeñas tiendas. La Iglesia de Quiapo,  con su Cristo  Nazareno Negro en tamaño natural de ébano, tiene muchos feligreses ya que se la tiene por milagrosa.

La mezquita Dorada fue construida porque el líder líbio Muammar al Gaddafi iba a visitar Manila. Al final no vino, pero se ha  convertido en la mezquita más grande de Manila y donde la  creciente  comunidad musulmana viene a rezar.

Hoy si que funciona el ferry y en media hora llegamos a Holo. Estamos cansadoss y vamos a comprar a un 7/11 algo para comer y una cerveza de litro que nos tomamos en la habitación.

DIA 23

DOMINGO 24-2-19

MANILA – BOHOL: CARMEN

Vamos a desayunar a un 7/11 un café con donuts que nos cuesta 115 pesos. Buscamos un cajero de HSBC, ya que según nuestra información con la tarjeta Ferratum no cobran comisión. No lo encontramos, intentamos en otro cajero pero nos cobran 250 pesos de comisión que  nos parece mucho.

Hacemos el check out de nuestra comodisima habitación en el HOP IN y paramos un taxi que nos lleve al aeropuerto. Hoy está todo mucho más despejado de tráfico se nota que es domingo. Nos para en un cajero de HSBC que hay en el camino, pero está cerrado por reformas!!!!

Ya no lo intentamos más y seguimos hasta destino. Nos cuesta 200 pesos con propina incluida. Pasamos un primer control de seguridad nada más entrar en el aeropuerto. Como tenemos la aplicación de Cebu Pacific, pasamos directamente a la ventanilla para dejar las mochilas. Esta compañía permite 20 kilos pagando un suplemento en dos maletas. Otra opción es 30 kilos o 40 kilos. El vuelo nos ha costado 122 euros los dos.

Cambiamos 150 euros a 58 pesos/euro. El tipo de cambio divisa hoy es de 59 pesos/euro. Todo ha ido muy fluido, con lo que tenemos más de dos horas de espera. Hay tiendas en el aeropuerto de revistas, libros, gafas, camisetas y souvenirs varios, a los mismos precios que fuera del aeropuerto con lo que si sobran unos cuantos pesos  y los quieres gastar no hay problema, hay bastante oferta.

El vuelo de Cebú Pacific, sale sin novedad y en 1 hora y cuarto llegamos al aeropuerto internacional de Bohol. Lo han inaugurado en noviembre del 2018 y es ecofriendly. Hay un bus que te lleva a la Dao Terminal por 50 pesos por persona en un bus moderno y muy nuevo. Tardamos 35 minutos en llegar.

Desde aquí salen buses a todas las ciudades de Bohol. Nosotros cogemos un bus a Talibon, pero nos bajamos en Carmen. Otros buses van a Talibon, pero via Tubibong. Salen cuando están llenos o cuando llega otro bus y se pone en su sitio, pero como máximo a la media hora sale. Nos cuesta 70 pesos por persona. Hay 60 km de distancia. En la terminal venden hamburguesas, compras una por 30 pesos y te regalan otra.

Salimos a las 15:45 y llegamos a las 17:30 a nuestro 7P2 bed&breakfast, donde nos recibe Andrés, el propietario. Es un personaje ya que estuvo viviendo en Roma durante 40 años y desde hace 4 años ha vuelto a casa. Habla un español decente, lo cual está bien. La habitación nos cuesta 900 pesos la noche con baño compartido, lo cual no es problema, ya que como comprobaremos más adelante siempre está limpio.

La habitación es muy pequeña, pero hay un porche donde puedes estar, a pesar de los mosquitos. Nos da un vaso de zumo de mango muy rico, fresquito.

Al ser domingo nos explica Andrés que casi todo está cerrado, pero que hay dos sitios para comer pollo con arroz. Hay pinchitos de “salchichas” de cerdo y otros de muslitos y alas de pollo. Nosotros pedimos 6 pinchitos diferentes y una cerveza San Miguel de litro y nos cuesta 280 pesos.

Una cosa curiosa qua pasa  en Carmen, no sabemos si en el resto de la isla también, es que a las 21:45 suena una sirena para avisar que a las 10 de la noche hay toque de queda y no se puede estar por la calle!!!! Andrés está encantado con el nuevo presidente, porque dice que tiene mano dura con las drogas.

DIA 24

25-2-2019 LUNES

CARMEN – CHOCOLATE HILLS – RESERVA DE TARSIEROS  EN BILAR- COSTA SUR DE BOHOL – TAGBILARAN – CARMEN

A las 7 de la mañana hay una sirena que da por acabado el toque de queda. Hoy es fiesta en Bohol, Andrés no sabe porqué, es una fiesta del nuevo presidente. Alquilamos una moto en nuestro B&B por 500 pesos todo el día, gasolina aparte. Es una 125 cc, justita para los dos….

La primera visita es Chocolate Hills, la entrada es 100 pesos los dos. Se paga a la entrada de una carretera que te lleva a un mirador 365 grados, desde donde se divisan las formaciones muy bien. Subes una escalera y puedes observarlas a placer. Vienen autocares con turismo nacional y luego muchos extranjeros con moto alquilada o con taxis que suponemos alquilan para todo el día.

Este lugar tiene vistas espectaculares, de colinas alfombradas de hierba que se extienden hasta el infinito. El  nombre proviene del color tostado que adquiere la hierba durante los meses secos, de febrero a julio. No se sabe el origen, pero se cree que se fueron formando a lo largo del tiempo por la elevación de los depósitos de coral y la erosión de la lluvia.

Pasamos por el Museo del arroz, 4 km al sur del mirador, donde se explica el cultivo del arroz. De aquí vamos al Santuario del tarsero filipino, que está en Bilar. La entrada son 60 pesos por persona. Son los monos más pequeños que existen. Son tan entrañables, miden un poco más que un paquete de tabaco, unos 10 cm. Por la noche son más activos, durante el día duermen, de vez en cuando abren sus enormes y desproporcionados ojos y te dejan con la boca abierta. Hay personas que dicen que no se tienen que visitar estos sitios porque se interfiere en su vida y que sufren.

Caben en la palma de la mano, es capaz de dar saltos de más de 5 metros, girar la cabeza 360 grados y mover las orejas hacia el lugar de donde procede un ruido. Comparado con las proporciones humanas tiene los ojos 150 veces más grandes que el cuerpo. Es el único superviviente de una familia de primates de 45 millones de años de antiguedad. La destrucción de su habitat, el comercio de mascotas, la caza y las especies invasoras hacen que corran peligro de extinción.

Cuando llegamos a la carretera de la costa giramos a la izquierda dirección Jagna, pero antes de llegar a Valencia damos la vuelta. No vemos nada que nos llame la atención en este trozo de carretera que hacemos. Queríamos hacer una ruta circular, pero no sabemos las condiciones de la carretera y al final desistimos. Para comer, paramos en Dimiao en el Kayla’a Beach Resort. No vemos nada en el camino hasta allí, con lo cual nos quedamos. El sitio es muy agradable, con vistas al mar, pero los precios son abusivos. Pedimos una ensalada Cesar con gambas, que nos cuesta 320 pesos, una hamburguesa Aussie por 285 pesos y dos medianas Red Horse por 70 cada una, total 745 pesos, por un aperitivo de nada. No lo recomendamos, pero lo que nos han traído estaba bueno.

Pasamos por Baclayon, el primer asentameinto español en Bohol. Alberga varios monumentos y casas solariegas, que estuvieron a punto de ser demolidas. Desde aquí se puede ir a la isla de Pamilacan, para observar ballenas y delfines. Frente al mar hay una enorme iglesia de coralina que data de 1727, pero sufrió graves daños por el terremoto del 2013, junto a una torre de vigilancia.

Llegamos a Tagbilaran, donde en el puerto, comprobamos que salen cada día barcos hacia Siquijor a las 10:20 de la mañana. De vuelta a casa, pasamos por Loboc. Es uno de los destinos de las Bisayas cada vez más visitados por viajeros independedientes. Su principal atractivo es  el hermoso río rodeado de bosques, donde se puede hacer kayak y surf de remo, tanto por el día para visitar las cascadas, como de noche para observar el espectaculo de luz que forman las luciernagas. Otro atractivo son sus restaurantes flotantes, alineados junto al puente, en el centro del pueblo. La iglesia de San Pedro de Loboc, la más antigua de Bohol, sigue en ruinas despues del terremoto de 2013. Están trabajando, pero hay mucho trabajo por hacer.

Llegamos ya de noche al B&B, muy cansados porque la moto es demasiado pequeña para nosotros dos y tiene muy poca potencia.

Para cenar vamos a la esquina del B&B. Se llama Ricardo y tiene 4 cacerolas con comida. Una es cerdo con salsita, otro es pollo con salsa de coco, los otros dos no nos llaman  mucho la atención. Nos pedimos uno de cada, con arroz hervido. Con una cocacola nos cuesta 124 pesos. El cerdo está muy sabroso, pero el pollo no acaba de gustarnos.

Hemos hecho 160 km y nos hemos gastado en gasolina 223 pesos.

DIA 25

26-2-2019 MARTES

CARMEN – LOAY – JAGNA – CAMIGUIN

A las 8 nos vamos a la carretera y en 5 minutos llega un autobúa que nos llevará a Loai Jn. Nos cuesta 42 pesos cada uno. Vemos muchos gallos de pelea en las puertas de las casas, es una costumbre que nos horroriza, como todas las que torturan animales.

Llegamos a Loay después de hora y media de diversión. Nos bajamos y nos ponemos en la sombra a que pase un bus hasta Jagna. A los dos minutos nos para un magnífico coche y nos dice que nos lleva por 100 pesos cada uno, le decimos que el bus es 100 pesos los dos. Se lo piensa y dice que de acuerdo. Llegamos en ¾ de hora a destino, como señores, con nuestro aire acondicionado y super anchos.

Nos deja en la taquilla para comprar el billete a Camiguin. Nos cuesta  475 pesos por persona. Nos tenemos que apuntar en una lista, creemos que en este ferry también van coches. Después de comprar el billete, dejamos las mochilas en la sala de espera, donde hay que pagar 15 pesos por persona. Es una sala donde hay lavabos y donde se puede esperar a coger el ferry.

Nosotros vamos a buscar algo para comer, el ferry tarda unas 4 horas, creemos, y solo hemos tomado un café en el B&B. Por comodidad vamos a un McDonald’s, en España nunca vamos, no nos gusta demasiado,  pero hay aire acondicionado y son sabores conocidos. Tomamos una cheese burguer con patatas y bebida por 272 pesos.

A las 12 ya entramos al ferry, pero la salida la tiene a las 13 horas. Hay varios sitios donde estar, hay una zona en la parte de abajo, otra en la zona intermedia, las dos con asientos muy comodos, arriba está la cubierta donde van la mayoría de mochileros. Salimos con puntualidad  suiza a las 13 en punto!!!! La travesía es muy tranquila y tardamos unas 3 horas.

El hotel reservado es el Hilltop Bed & Breakfast, tiene la recogida en el aeropuerto o en  el puerto incluido en el precio, con lo que hay un señor que nos espera con el nombre de Antonio en un cartel!!!!

El alojamiento es una pasada. Una habitación enorme, con vistas al mar, una cama que no nos encontramos y un lavabo enorme. La propietaria es un encanto, puro nervio, nos ayuda en todo lo que necesitamos. Le pedimos una moto y llama a una amiga que nos la alquila por 350 por día. Está en muy buen estado, lo cual es una suerte, ya que no siempre  la tenemos. En la propiedad hay tres perros y dos gatos espectaculares y muy cariñosos.

A las 6 en punto se hace de noche, con lo que despues de descansar un poco, vamos a cenar al restaurante Paradiso, que está a 100 m de nuestro alojamiento. Nos pedimos dos pizzas con 3 cervezas, nos cuestan 900 pesos. Pero vaya pizzas, riquisimas, no, lo siguiente. El dueño es italiano y ha enseñado muy bien a sus  cocineros, increible!!!!!

DIA 26

27-2-2019 MIERCOLES

CAMIGUIN

El desayuno espectacular como ya sabíamos por los comentarios de Booking. Nuestra anfitriona nos preguntó ayer si eramos vegetarianos. Se puso muy contenta cuando le dijimos que no. Nos trae, dos huevos fritos, bacon, tostadas, pancake de platano, mantequilla, mango, plátano, piña y café. Cuesta acabarlo, pero nosotros lo  conseguimos, menos los pancake que nos llevamos por si vemos a algún perro o gato con hambre.

Nuestra casera también nos ha ayudado con el alquiler de la moto. Una amiga suya nos trae una scooter 125 cc, muy nueva por 350 pesos al día, con la que poder explorar esta pequeña isla.

La primera visita que vamos a hacer es la cascada Katibawasan, mide el salto de agua unos 70 m y te puedes bañar si te apetece. Tienes que aparcar la  moto al lado de la entrada y cuesta 10 pesos. La entrada son 50 pesos por persona.

Cuando llegamos hay solo 4 personas, dos filipinos y dos españoles. El sitio es precioso, pero  no  nos bañamos, está el agua fría y no tenemos calor. Los dos españoles, con los que seguiremos haciendo las excursiones juntos, son un chico de Albacete, que ha descubierto los viajes mochileros a sus 47 años y Ana, una chica que viaja sola por el mundo, joven, que tiene un trabajo peculiar. Tiene un velero de 14 m y se dedica en verano a ofrecer tours por Ibiza a quien la quiera contratar. Siempre es agradable encontrar personas con las que poder compartir experiencias.

Muy cerca de aquí está el Phivolcs Hibok-Hibok Volcano Observatory, se tiene una vista estupenda de la parte oeste de la isla, pero el Observatorio  no se puede visitar su interior. Hay una gatita tricolor que se come medio pancake muy a gusto. Nos comenta Ana que ha subido el Hibok-Hibok de 1322 m de altitud, pero que no lo recomienda para nada. Las vistas no son para tanto y además son 4 horas de subida muy exigente, a ratos iba a 4 patas, y para bajar las rodillas te las destrozabas.

De aquí vamos por una carretera que atraviesa la isla, hasta un lugar que tiene un cartel donde pone que hay un mariposario, un observatorio y muchas cosas más, pero en realidad el mariposario tiene la puerta abierta, con lo que no hay mariposas y lo único que encontramos es un observatorio desde donde se ven las Tres Marías, que son tres volcanes juntitos.

Las Tuasan Falls, son mucho menos espectaculares que las que hemos visto antes, pero tambien el sitio es muy agradable. Aquí si que nos bañamos,  hace  calor y les da el sol. La entrada vuelve a ser 50 pesos por persona. Aquí hay más personas, pero en total somos unas 10 personas.

Cuando nos cansamos, seguimos la carretera hasta que llegamos a la carretera que bordea la isla. Es hora de comer,  con lo que vamos a la busqueda de algún sitio. El primer sitio que nos encontramos es The Beehive, luego veremos que es uno de los que recomienda la Lonely. El sitio es espectacular, con una mezcla increible de cosas decorativas, pero con una ubicación excepcional frente al mar. Somos los únicos clientes pero tardan bastante en traernos lo que hemos pedido. Pedimos una ensalada griega para compartir y un fish curry con arroz grande. Con dos cervezas cada uno pagamos 250 pesos por persona. Está todo my rico, se nota que lo hacen todo al momento.

Cogemos las motos y paramos a visitar la Gui-ob Church Ruins. Cuesta 10 pesos la entrada, pero realmente hay muy poco a ver. Muy cerca está el Sunken Cemetery, es un cementerio hundido, donde se hace snorkel y en teoría se ven tumbas. Para poder hacerlo tienes que contratar un guía por 150 pesos y pagar una entrada de 25 pesos.

Ana, se baja al agua, se pone sus gafas de snorkel y no paga nada. Está a unos 100 de la orilla, cuando vuelve dice que hay pececitos, coral en buenas condiciones, pero tumbas no ve ninguna. Llegamos a otra de las atracciones que es el Via Crucis, son 15 estaciones del calvario de Jesús, con unas estatuas a tamaño real y carteles que van explicando todo. Cuando llegamos a la quinta ya tenemos suficiente.

Volvemos cada uno a nuestro hotel, pero quedamos para cenar en el resturante pizzeria que tenemos al lado de nuestro alojamiento. A las 6 se hace de noche, pero a las 6 de la mañana se hace completamente de día. El Paradiso Hillside es un restaurante super recomendable, es de un italiano y todos los platos que hemos pedido estaban exquisitos. No es barato, pues las pizzas más economicas son 350 pesos, pero vale mucho la pena. También tiene ensaladas, platos de pasta y alguno filipino. Después de una magnífica cena en excelente compañía, nos vamos todos a dormir. Pagamos 950 pesos por la cena.

Hemos hecho  47 km

DIA 27

28-2-2019 JUEVES

CAMIGUIN

Al ampliar una noche más en el hotel nos lo ha dejado por 2200 pesos, en vez de los 2500 que pagamos las dos noches anteriores.

Hoy va a ser un día de relax, ya que no hay mucho que hacer en Camiguin. Queremos dar la vuelta completa por la carretera  costera.  Son unos 65 km en total. Pasamos por muchos pueblos donde no hay ninguna infraestructura turística, ni hoteles, ni restaurantes, ni apenas tiendas. Está casi todo en el norte de la isla, lo demás son cabañas de bambú de pescadores, que viven en condiciones muy precarias. Eso sí, todo el mundo nos saluda, niños, mayores, todos.

Nos desviamos para visitar el Kibila Giant Clam Sanctuary. Es un lugar donde se pueden ver almejas gigantescas, un lugar precioso que está decorado aprovechando botellas de plástico, que han pintado y recortado, formando flores y más cosas. La entrada son 25 pesos por persona. Las personas que viven allí te explican el proyecto, con todo lujo de detalles. Tienen unas piscinas con algunos ejemplares muy grandes y otros con los recien nacidos, que según nos comentan, cuando han crecido un poco y la cascara está más resistente las tiran al mar.

Algunas pueden llegar a medir dos metros de diametro y pesar 500 kilos. Nos dice que si nos las encotramos en el mar, no tocarlas, pues pueden cerrar la boca y hacer mucho daño. No tienen ni ojos ni orejas, pero con la boca detectan todo y tienen mucha sensibilidad. Se puede hacer snorkel con un guía que te lleva donde hay ejemplares de estas almejas gigantes y el coral está en muy buenas condiciones en esta zona. Además se pueden ver muchos pececitos de colores.

Vamos volviendo y como es la hora de   comer vamos al Peninsular Restaurante. Es de una chica española que se llama Laura. El lugar es muy acogedor, con zonas chill out, lugares para tomar una copa y ver  la puesta de sol, o para comer que es lo que vamos a hacer nosotros.

Tienen un menú lleno de platos españoles, como puede ser un gazpacho, tortilla de patatas, croquetas,  paella, etc etc, que si llevas mucho tiempo de viaje, debe hacer mucha ilusión retrobar sabores conocidos. Nosotros nos pedimos pollo en salsa con ciruelas y canela y un lomo con salsa de pimienta negra. Bueno no, lo siguiente. Está exquisito, con las dos cervezas nos cuesta 740 pesos. Tiene unos cuantos perros que son adorables, cariñosos a más no poder. Están muy bien cuidados, se les ve muy lustrosos.

Después de nuestra maravillosa comida, nos vamos un rato a descansar a nuestro hotel que está muy cerca. Vamos a aprovechar para hacer un planning de los días que nos quedan en Filipinas y reservar hoteles, porque estamos viendo que los buenos y que están bien de precio se están acabando. Al final serán dos días en Panglao, 3 días a Siquijor, 1 en Cebú de tránsito, 3 en Malapascua y 1 en Cebú para coger el avión a Taipei.

Estamos tan enfrascados en la busqueda de hoteles que ni nos damos cuenta que está lloviendo y bastante. Tenemos que ir a poner gasolina a la moto, ya que nos la dieron con medio depósito y está casi vacio. En una tregua de la lluvia, vamos a la gasolinera y en la carretera vemos un restaurante que se llama Camiguin Northern Lights, donde pedimos un Sizzling Squid, una pizza Camiguin Classic y una botella de litro de Red Horse. Todo nos cuesta 540 pesos. Ninguno de los dos platos que hemos pedido vale la pena !!!! La pizza horrorosa y los calamares tampoco son nada apetitosos, nada recomendable.

Llegamos al hotel y comienza a llover una barbaridad, hemos tenido suerte.

DIA 28

1-3-2019 VIERNES

CAMIGUIN – JAGNA – TAGBILARAN – PANGLAO

A las 5:30 tiene nuestra casera el desayuno preparado, no apetece mucho, pero hacemos un esfuerzo. A las 6 nos viene a buscar una motillo para llevarnos al puerto. Nos habían dicho que fuesemos a las 6, pero son casi las siete y no hay nadie en la taquilla. Al fín viene y compramos los billetes, son 425 pesos cada uno. Para entrar en el recinto del puerto son 12 pesos por persona. Salimos a las 8:15 minutos y llegamos tras una tranquila travesía a las 11 de la mañana. En la carretera principal hay un autobús de color azul parado que tiene su principio y final en Jagna. Nos cuesta 60 pesos por persona.

A los 10 minutos salimos hacia Tagbilaran.  En 1,5 horas llegamos a la central de autobuses y desde allí cogemos una moto que nos acerque al puerto. Queremos comprar los billetes del ferry que va a Siquijor, no sea el caso que se agoten. Compramos ida y vuelta y nos cuestan 1400 por persona, no hay descuento por comprar ida y vuelta, cada trayecto son 700 pesos.

Ahora tenemos que llegar al hotel reservado en Alona. Cogemos un triciclo que nos lleva por 200 pesos. Se llama Steffi’s Place y nos cuesta 2400 las dos noches con baño compartido y desayuno incluido. Es un sitio muy agradable al lado del mar, cabañitas para dos personas, sencillas pero todo muy limpio. Los lavabos están siempre limpios, cada poco tiempo van y los limpian. Hay hamacas, mesas con asientos y una zona para estar donde hay siempre agua fria o caliente para poder hacerte cafés o tes en el momento que quieras. El wifi funciona muy bien y en general hay muy buen ambiente, cosmopolita pues hay franceses, rusos, alemanes etc. Al lado hay una playa para poder bañarte en caso de que quieras.

A 300 m hay una tienda donde comprar cervezas, galletas, patatas fritas y cosas así. Enfrente de esta mini tienda, hay un restaurante español llamado Bougainvillea Spanish Restaurant and Wine Bar. Es de unos amigos españoles, el que nosotros conocemos es de Cordoba y nos comenta que vino a Filipinas y que se enamoró del lugar y decidieron montar el restaurante.

No está en el mogollón de Alona, pero nosotros lo recomendamos. Hay muchas tapas españolas y platos típicos nuestros. Pedimos unas patatas bravas con allioli, unas gambas al ajillo y un flamenquin con tres cervezas nos cuesta 900 pesos. Todo está riquisimo. Como curiosidad tienen cerveza Estrella Galicia, que nos gusta  mucho, pero la   venden al doble de precio de la San Miguel y no la pedimos. Hay poca cosa que hacer en donde está nuestro hotel, pero después del madrugón de hoy nos vamos pronto a dormir. En la habitación hay mosquitera, lo cual siempre va bien, aunque un mosquito atacará los pies de Antonio durante la noche.

DIA 29

2-3-2019 SÁBADO

ALONA BEACH – DOLJO BEACH – ALONA BEACH

El desayuno está muy bien, es tortilla con tostadas, mantequilla y sandía. El café o te, te lo haces tú a tu gusto. Hoy hemos alquilado una moto en nuestro alojamiento, nos pedía 500 pesos, pero al final  nos la deja por 300 pesos. Vamos a explorar un poco esta isla, pero nuestras espectativas no son grandes. Hay una playa  cerca de nuestro hotel, donde vemos que está muy sucia,  con botellas, bolsas de plástico, etc.

Llegamos a la zona de Alona Beach y  vemos que es horrorosa. Muchos hoteles, restaurantes, academias para hacer buceo o sacarse el título etc. No se puede aparcar la moto, te acosan, por lo que decidimos seguir ruta. Entramos en una playa donde hay que pagar 5 pesos por persona, pero  cuando llegamos vemos que no hay playa, es un lugar donde están los barcos amarrados y hay mucha suciedad.

Seguimos y llegamos a Doljo Beach. En esta zona, al oeste, están  construyendo mucho, dentro de nada será una Alona Beach 2. La playa no está mal, pero tienes que adentrarte muchisimo para que te  cubra un poquito. Nos paramos a tomar una cervecita de litro y a picar algo, ya que tenemos algo de apetito, pero no mucho,  como para ir a comer a algún sitio. Nos acercamos a unas cuevas, pero no entramos. Cuesta 50 pesos, pero no nos apetece entrar en una cueva hoy. Hay un montón de chiringuitos que   venden frutas, souvenirs, etc.

Volvemos al hotel, ya que no nos ha entusiasmado nada de lo que hemos visto hoy. Pasamos la tarde en las hamacas y a la hora de los mosquitos, nos vamos a   la habitación a arreglarnos un poco para la cena.

Volvemos al restaurante español, podríamos ir a otro lugar, ya que tenemos la moto, pero no queremos hacer experimentos. Pedimos dos ensaladas mediterraneas y dos cervezas, nos cuesta 550 pesos. Las ensaladas las vimos ayer y nos entraron por los ojos y realmente no nos han defraudado.

DIA 30

3-3-2019 DOMINGO

ALONA – TAGBILARAN – SIQUIJOR

Hoy marchamos a Siquijor, después de desayunar Steffi nos dice que hay otra pareja de turistas que  va a Siquijor y que podemos compartir el taxi. Nos cuesta 300 pesos por pareja. Llegamos a Tagbilaran y vamos a un  cajero a sacar dinero. Pero después de ir a 5 cajeros, no conseguimos sacar dinero!!!!!

En el mismo puerto hay una garita para  cambiar dinero y cambiamos 50 euros. El tipo de cambio es 57 pesos por euro. Se paga la tasa de entrada a la terminal que son 12 pesos por persona  y se va a otra ventanilla que te dan el número de asiento. El billete lo compramos hace dos días, son 700 pesos por persona y trayecto. Sale puntual a las 10:20 AM y llegamos después de 1,30 horas a Larena en Siquijor.

Ahora toca coger un triciclo que nos lleve al hotel. Empiezan por 500 pesos, al final lo deja en 400 pesos, pero cuesta un poco. En el hotel,   cuando les preguntamos por mail, nos dijeron que ellos nos venían a buscar por 700 pesos. Son 22 km, pero se tarda casi una hora, ya que la  carretera está en los primeros tramos en malas  condiciones.

El hotel reservado es el AMK Travelers Hub, nos cuesta la doble con   baño y aire acondicionado 3240 pesos. Está muy cerca de San Juan, con muchos restaurantes cerca y tiendas por si queremos comprar algo. Nos acogen muy bien, la habitación es muy agradable y se ve todo muy limpio. Inmediatamente nos ofrecen una moto, después de negociar un poco nos sale por 900 pesos los tres días.

Tomamos algo y nos vamos a explorar algo la isla. Primero llenamos el depósito en la gasolinera, aunque no es problema ya que en cualquier sitio se ven carteles de venta de gasolina y botellas de vidro de cocacola donde la almacenan. Curiosamente el precio es similar al de la gasolinera. Ponemos 137 pesos y queda lleno el depósito que estaba vacio. La primera parada son las cascadas Lugnason, que caen sobre una piscina natural de aguas no muy limpias. Se puede saltar desde  las rocas o desde una cuerda. Estamos casi solos. Cuesta 10 pesos el parking de la moto.

Cuando nos cansamos, nos vamos al barangay de Tubod. En teoría se paga si quieres bañarte o hacer snorkel. Nosotros decimos que vamos a pasear y no pagamos. Tampoco es tanto, pero bueno, 40 pesos son 40 pesos. Nos bañamos, pero el agua está calentita, y no cubre nada.

Es una zona, donde está el hotel de lujo Coco Grove Beach Resort. Parece que este hotel es muy bonito por dentro, tiene 3 piscinas y varios restaurantes. Tiene sitios en la playa con colchonetas para los clientes que tienen la suerte de alojarse aquí. Después de la puesta de sol, volvemos al hotel para ducharnos y prepararnos para la cena. Elegimos el Marco Polo, es un italiano frente a mar, pedimos dos pizzas y 3 cervezas por 800 pesos. No tienen nada que ver con las que comimos en Camiguin, pero no estaban mal.

DIA 31

4-3-2019 LUNES

SAN JUAN – BALETE TREE- LAGAAN FALLS – CAMBUGAHAY FALLS – MARIA – SALAGDOONG BEACH

Buscamos un sitio para desayunar y enfrente del Coco Grove hay un  chiringuito donde hay varias ollas con  comida, pero también vemos huevos fritos que es lo que pedimos,  con pan y dos cafés nos cuesta 55  pesos. Son muy amables, ellos no tienen pan, pero  van a la tienda de al lado y nos traen 5 bollos, nos comemos 3, pues eso es lo que  cobran, 10 por cada huevo, 20 cada café  y 5 por cada  bollo.

Cogemos la moto y nos  vamos a ver el Balete Tree, es un  banyano de 400 años, enorme y en sus raices externas han hecho  como una pequeña piscina donde hay pececitos de los que te comen las impurezas y te  limpian las heridas. La entrada son 10 pesos por persona. Estamos un ratito, ya que se está muy bien. Hay un grupo de unos 20 chinos que no paran de dar gritos y molestar. Es un alivio cuando se van, en ese momento hay mucha paz.

De aquí vamos a Lagaan Falls, donde se paga 50 pesos por persona y 20 pesos por la moto. Si quieres va contigo un guía, pero nosotros desistimos y vamos solos. Hay unas escaleras y llegas a una pequeña cascada, donde hay personas bañándose, ya que hace calor y apetece. Hay una pequeña cueva, donde alguna chica atrevida entra, pero yo no me atrevo. En la cascada hay un chico de Madrid, azafato de Level, que está unos   20 días de vacaciones por Filipinas y cuenta que está contento en esta compañía porque tienen escalas de 2 o 3 días y puede aprovechar para hacer turismo.

Al cabo de un rato nos vamos a otra cascada, la de Cambugahay. Aquí se paga por aparcar la moto 20 pesos, pero no para entrar en las cascadas. Hay que bajar unas empinadas escaleras y se llega a una zona mucho más urbanizada. Hay chiringuitos para  comer, puedes alquilar  chalecos salvavidas. Como en las anteriores hay una   cuerda y te puedes tirar en el interior. No nos gusta tanto, por el jaleo que hay, los gritos y que hay mucha gente. A pesar de esto, hay varios niveles de cascadas con lo que hay sitio para todos.

Miramos en el maps me para ir a Salagdoong y nos envía por una carretera del interior que está en  bastante mal estado, pero llegamos. Hay que pagar 80 pesos para entrar nosotros y la moto. Es un complejo hotelero  con un poco de parque acuatico, pero  venido a menos. Es de un chino y está bastante dejado. La playa, no obstante, es la mejor que hemos visto hasta la fecha. No tienes que andar nada y ya cubre,  con lo que podemos nadar y la arena es finita. Es una playa con filipinos que  vienen aquí, con sus radios a toda potencia, se compran cocacolas y ron, se hacen sus cubatas y a disfrutar.

Al hacerse de noche nos vamos de  vuelta a casa. Ha sido un día muy agradable y tranquilo. Para cenar vamos al Rastaman, un restaurante cuyo dueño tiene muchas rastas. Nos pedimos un seafood grill y un tuna grill, con dos cervezas, pagamos 710 pesos. La comida es muy buena y el servicio muy rápido. Nos compramos dos cornettos de chocolate por 60 pesos los dos en la tienda que hay enfrente.

DIA 32

5-3-2019 MARTES

SAN JUAN – SOLANGON BEACH – SAN ANTONIO – SAN JUAN

Vamos a desayunar a la carretera en un chiringuito que vende pastas y sobres de café, con lo que nos hace un café y por él y las pastas que compramos que son unas magdalenas y un  pastel de  chocolate nos cobran 40 pesos.

La primera parada es Solangon Beach, una playa bastante bonita y con muy pocas personas, en algunas calas pequeñas  no hay nadie. La tienes para tí sola. Hay una zona donde reparan barcos, pero si andas un poco hay completa tranquilidad. Por la moto hay que pagar 10 pesos.

De aquí vamos por la carretera de la costa hasta casi llegar a Larena y nos empieza a llover. Está muy negro y hemos dejado las capelinas en el hotel, con lo que nos volvemos. Cuando pasa un rato, vuelve a salir el sol resplandeciente, pero como es la hora de comer, nos vamos a un restaurante cerca del hotel que se llama Luca Loko. Es de un italiano que se llama Luca y la carta es bastante extensa, hay incluso tortilla de patatas española, gazpacho y cosas así. Nosotros pedimos ensalada de patatas y gambas Loko que son al ajo y perejil con arroz, ensalada y una cestita donde están las gambas hecha con patatas, todo está muy bueno. Con dos cervezas nos cuesta 600 pesos.

Al cabo de un rato nos vamos al pueblo de San Antonio, lugar mítico, ya que dicen que hay brujas       que hacen conjuros y cosas así. La carretera está en mal estado, pero las vistas son maravillosas. Es un paisaje virgen,  con muy poca influencia humana. Hasta aquí no ha llegado el turismo y las viviendas son muy precarias. Eso sí, la gente nos saluda con una gran sonrisa en su cara. Siempre se ha asociado Siquijor  con las historias de chamanes,  brujería y magia negra. De hecho se la conoce como la Isla Mística. Ahuyenta a los turistas locales y atrae a los foráneos. Hay tres tipos de curadores, los herbales, de fe y bolo-bolo (agua y piedra). Su magia procede de las pociones que elaboran con hierbas procedentes de los bosques de Siquijor, presuntamente encantados. Los curadores de fe, usan hechizos y plegarias. En Siquijor utilizan un vaso de agua con una piedra negra dentro. Soplan dentro del vaso con una pajita y alzan el vaso sobre el cuerpo del paciente hasta que se vuelve de un color amarronado, que identifica los males.

Volvemos por una carretera diferente que nos deja en Maite que es la zona de nuestro hotel. Vamos a ver la puesta del sol a la playa adyacente a nuestro hotel y pasamos por varios hoteles con mucho encanto,  las habitaciones dan a la playa y que tienen muy buen aspecto.

Como la comida ha sido contundente, compramos alguna cosilla, una cerveza en nuestro hotel y en la habitación con nuestro aire acondicionado estamos de lujo.

DIA 33

6-3-2019 MIERCOLES

SIQUIJOR – TAGBILARAN – CEBÚ

Vamos a desayunar al mismo sitio que ayer, nuestros cafés con pastas por 40 pesos. La moto nos la han venido a reclamar, pero le hemos dicho que nos la dejaran para ir a desayunar y han aceptado sin problemas. Nos ofrecen un triciclo para ir a Larena en el hotel, pero nos piden 500 pesos y nos parece una barbaridad, le decimos que nos pondremos en la carretera y que ya nos buscaremos la vida.

Es ponernos en la carretera y rapidamente se paran unos cuantos triciclos, nos piden 500 y cuando decimos que es mucho, nos lo bajan a 400, pero aquí se quedan. Les decimos que no nos interesa y llega uno que después de regatear nos dice 350, nosotros que 300 y al final después de unos minutos le digo que 320 y acepta. Son 22 km hasta Larena desde San Juan que es donde tenemos el hotel, pero se tardan unos 45  minutos en llegar.

Al llegar al puerto hay que pagar la tasa del puerto que son 17 por persona e ir a otra ventanilla donde te dan los asientos. Cuando entramos en la sala de espera, nos dicen que tenemos que dejar las mochilas grandes y que tenemos que pagar 45 pesos por cada mochila para que las lleven al ferry. Decimos que ni hablar, que las llevamos nosotros. Dice que no tenemos derecho a llevar la mochila porque tenemos el billete económico, que nos leamos las condiciones del billete. No les hacemos caso, pero somos casi los únicos, la mayoría paga sin rechistar. Estamos un poco hartos de tener que pagar por todo, en todos los sitios.

A las 12:30 en punto sale en ferry,    que va muy lleno, aquí nos damos tiempo de que había muchos turistas en Siquijor. A las 2 del mediodia llegamos a Tagbilaran. Este mismo ferry va a Cebú, voy sin salir de la zona de llegadas y por la puerta de atrás doy el pasaporte y 1000 pesos para que me den los billetes. Un chico de la compañia de ferrys me va a buscar los asientos y ya está. Muy fácil todo. Salimos a las 14:40 en punto. Ahora el ferry va medio lleno, es normal, hay muchos durante todo el día. Tras dos horas llegamos al puerto de Cebú.

El hotel de Cebú se llama Big Dreams Residences y nos cuesta 22 euros. Cogemos un taxi que nos cobra con taximetro 200 pesos. Un listo, nos pedía 400 pesos en el puerto!!!! Nuestra habitación es fantastica, grande con microondas, nevera, hervidor de arroz, hervidor de agua, platos, cubiertos y vasos. Nos dejan dos botellas de agua y está todo limpísimo. Un gran hotel por el precio que cobran, excelente. Además podemos conectar la tablet a la tele y ver nuestras series favoritas en grande!!!!

Salimos a buscar dinero en un cajero de HSBC, que en teoría está cerca del hotel, pero no es verdad, el Maps me engaña mucho con la ubicación de los cajeros en Filipinas. Sacamos de otro cajero y nos cobran una comisión de 200 pesos.

Volvemos al hotel, pero antes nos compramos la cena, un pollo a last que nos trocean y ponen en una bolsa por 190 pesos, una Red Horse por 95 pesos y una bolsa de patatas por 30 pesos. Una cena estupenda, que rematamos con un helado para cada uno por 50 pesos los dos.

Hay muchos sitios  cerca del hotel, que venden los pollos y también venden lechón. Una buena opción, si se dan las condiciones para poder comer en la habitación como es el caso.

DIA 34 7-3-2019 JUEVES

CEBÚ – MAYA –  MALAPASCUA

Muy cerca del hotel hay una  sucursal de la cadena de cafeterías Julie’s y allí nos tomamos unos cafés con leche y pastas por 63 pesos.

Dejamos las mochilas grandes en el hotel ya que volveremos dentro de 3 días y vamos con las mochilas pequeñas a Malapascua.

Queríamos ir con jeepney a la estación de buses, parece que el 22A te deja allí, pero pasan muy llenos y en nuestra zona está prohibido parar. Paramos un triciclo y no nos quiere llevar, al final cogemos un taxi que nos lleva por 100 pesos que marca el taximetro más 10 pesos por entrar a la terminal de buses.

Hay tres formas de ir a Maya, los buses sin aire acondicionado, los que tienen aire acondicionado y las furgonetas o Vans. Preguntamos primero en las Vans, pero no nos dan confianza sobre la hora de salida y nos vamos al bus con aire acondicionado. Sale a las 9:30 y cuesta 225 por persona.

Hay mucho tráfico para salir de Cebú, son 130 km hasta Maya y a medio camino hace una parada en un restaurante un cuarto de hora para que se vaya al lavabo o a comer, beber algo.

Llegamos a Bogo después de 4 horas y aún faltan 32 km para llegar a Maya. Después de media hora más, compramos los billetes para ir a la isla.  Son 230 los dos. La barca es para 15 personas y tarda en hacer el trayecto 45 minutos. A veces no se acerca a la playa y se coge otra barquita hasta ella.

Conocemos a una pareja de valencianos que se han cogido 6 meses de permiso y están viajando por el sudeste asiático. Tienen un blog que se llama This is travel, donde recogen sus experiencias viajeras. El hotel en Malapascua es el JPH RESORT, la habitación doble con terraza los tres días son 5400 pesos. La habitación es muy cómoda, con aire acondicionado que se agradece y todo muy limpio.

Vamos a buscar un restaurante para comer y el escogido es Ghi Ghi Restaurant, la comida está bien y no es caro. Allí conocemos a un chico de Barcelona llamado Kevin, joven de 26 años, que ha estado trabajando en Londres en el aeropuerto, donde hacía muchas horas pero ganaba bastante dinero. Llegó un momento que decidió irse a ver mundo y en eso está, lleva 6 meses y no tiene billete de vuelta. No nos movemos en 5 horas del restaurante hablando de mil cosas, hasta que nos vamos al hotel a descansar. La comida y la cena son 850 pesos. Nos pedimos unas tortillas españolas, que son con verduritas y cervezas. Para cenar un arroz y un plato con costillas de cerdo, la cena no ha sido tan buena como la comida.

DIA 35 8-3-2019 VIERNES

MALAPASCUA

Para desayunar nos vamos a la plaza del mercado y nos tomamos 2 cafés y compramos una caja de galletas por 95 pesos.

Hoy no hacemos nada, excepto ir a la playa que hay delante del hotel Coco Beach, donde unos pequeños árboles dan sombra, ya que el sol es implacable. El dueño del hotel se encarga de limpiar su trozo de playa y es muy agradable. El hotel tiene muy buena pinta con unos grandes jardines y una piscina espectacular.

Vamos a comer al mercado, pero lo que pedimos no nos gusta demasiado, son 325 pesos pero no lo disfrutamos. Después de una siesta en el hotel, vamos a ver la puesta de sol, junto con unos cuantos turistas más. Para cenar vamos a Villa Sandra, un hostel informal, rollo reague, donde pedimos una hamburguesa vegetariana con pan de pita, que está muy rica. Por las noches a veces hay actuaciones de música en vivo, pero nosotros cuando acabamos de cenar nos vamos al hotel.

Nos cuesta 310 pesos.

DIA 36 9-3-2019 SÁBADO

MALAPASCUA

Volvemos al mercado a desayunar, lo mismo que el día anterior. Queremos explorar un poco la isla y nos vamos por senderos de arena al norte de la isla. La gente no anda, coge unas motos que son los taxis de la isla, ya que coches no hay. Hace un sol que achicharra, pero no nos amilanamos y llegamos a la punta de la isla. Aquí se nota mucho el destrozo del último tifón que asoló la isla. Vemos unos pescadores lanzando sus redes muy cerca de la orilla, donde cogen unos peces muy pequeños.

Toda esta zona está muy virgen de turistas, hay algún hotel, pero muy pocos. Las playas están muy sucias, es una pena, porque el agua está muy limpia. En esta parte de la isla hay oleaje, mientras que en el sur, está el agua plana como una piscina, gracias a la barrera de coral que hay. Nos tomamos una cerveza en una sombra y vamos bajando hacia nuestra playa, pero antes Antonio se corta el pelo por 50 pesos en el mercado.

Después de unos cuantos bañitos, volvemos al hotel. Para cenar volvemos al Villa Sandra, donde pedimos dos platos muy ricos que nos cuestan 520 pesos. Para acabar nos compramos dos cornetos  de chocolate por 80 pesos.

DIA 37 10-3-2019 DOMINGO

MALAPASCUA – CEBÚ

Hoy volvemos a Cebú, preguntamos el día anterior y nos dijeron que la primera barca era a las 7 de la mañana. Desde las 6 de la mañana hay mucha actividad en la isla, funciona con el horario solar. Nos levantamos prontito y desayunamos en el mercado. Vamos a la playa y ya hay gente esperando a la barca que nos llevará a la panga. La pequeña nos cuesta 40 los dos y la grande nos cuesta 200 los dos.

Llegamos a tierra firme y tenemos dos opciones o ir a la estación de buses a buscar uno que nos lleve a Cebú, o coger una furgoneta que en teoría es más rápida aunque un poco más cara. Optamos por la furgoneta que nos cuesta 250 por persona y en poco tiempo, unas 4 horas, llegamos cerca de nuestro hotel. El conductor de la furgoneta, nos hace el favor de dejarnos a pocos metros del destino.

A pesar de no ser la hora, nos dan la habitación y recuperamos las mochilas que nos guardaban. Aprovechando la lavandería que tenemos en la puerta, hacemos una carga. Se puede poner en la lavadora hasta 8 kilos de ropa. Tarda unos 40 minutos y otros 40 minutos para la secadora. Allí mismo compras el jabón y el suavizante si no lo llevas. Es barato, nos cuesta unos 120 pesos todo incluido, así ya tenemos toda la ropa limpia.

Comemos en una cadena de comida rápida filipina unas hamburguesas bastante buenas, por cierto. Pagamos 400 pesos. Cogemos un jeepney que nos lleva al centro de Cebú por 10 pesos/persona. La capital del sur de Filipinas es una ciudad llena de vida en la que habitan 3 millones de personas. Cuenta con algunos monumentos de la época colonial, pero no se puede decir que sea muy bonita, pero tiene un paseo. Lo primero que visitamos es la Catedral, llenísima de gente, ya que es domingo y están celebrando la Santa Misa. Hay pantallas fuera de la Catedral para la gente que no ha podido entrar ya que está abarrotada.

De aquí nos vamos a la Basílica Minore del Santo Niño, es la iglesia más importante de Cebú y alberga una venerada imagen de origen flamenco del Niño Jesús, el Santo Niño, de los primeros tiempos coloniales. Se trata de la primera iglesia de Filipinas, de 1565, tres estructuras anteriores a la actual barroca de 1737, fueron pasto de las llamas, y el terremoto de 2013 dañó gravemente tanto la fachada como el campanario.

Hay miles de personas, dentro de la iglesia como en el exterior que tiene como unas gradas, a tope de gente. Los voluntarios de la iglesia controlan que no hagas fotos y en la entrada hay un control de seguridad, que revisa las bolsas que se introducen al recinto. Nos alucina la cantidad de gente que está en misa, se nota que hay mucha devoción en Filipinas y especialmente en Cebú.

De aquí vamos hacia la Casa solariega Yap- Sandiego, es una de las casas más antiguas del país, edificada alrededor de 1680 en madera y piedra coralina, cuyo diseño combina la arquitectura española con influencias chinas. En su interior alberga una gran cantidad de antigüedades, muebles preciosos y arte sacro.

En las cercanías se encuentra la Casa Gorordo Museum que nos cuesta 240 pesos los dos. Junto con la entrada nos regalan unos llaveros con el nombre de la casa.

Es una visita guiada, donde un chico nos va explicando todas las estancias de la casa. Fue una casa privada que compraron los Gorordo, una de las familias más influyentes de Cebú, y fue la residencia del arzobispo. Los muros de la planta inferior son de piedra coralina de Mactán y la planta superior está hecha de madera filipina, solo con estacas de sujeción. Ha sido reformado y alberga una bella colección de antigüedades, muebles, cuadros y fotos.

En la planta baja hay una tienda de regalos, con cosas muy bonitas, pero que son caritas. También hay una cafetería, puesta con mucho gusto.

Volvemos con otro jeepney al barrio y buscamos algo para cenar.

Nos compramos un pollo a last, una cerveza Red Horse y una bolsa de patatas, todo 325 pesos. En nuestro hotel, como tenemos una mesa con sillas, lo podemos saborear estupendamente.

DIA 38 11-3-2019 LUNES

CEBÚ – TAIPÉI

Para desayunar compramos unas pastas en la tienda de al lado del hotel y con los sobres que tenemos de café con leche, volvemos al hotel y desayunamos.

Queremos ir al centro de Cebú y cogemos un jeepney que nos cuesta 20 pesos los dos, que nos lleva al Fuerte de San Pedro. La entrada al Fuerte son 30 pesos cada uno. Queda poco del fuerte, pero es interesante visitarlo.  Hay unos gatos, que son los guardianes del fuerte, están tranquilamente al sol, incluso uno está encima del mostrador de venta de billetes. Se construyó en 1565 por orden de Miguel López de Legazpi, ha hecho de cuartel militar, bastión de la resistencia, campo de prisioneros y zoo municipal. En la actualidad del fuerte original, solo se conserva la impresionante puerta, parte de la muralla y un pequeño museo. El jardín es muy agradable con sus gatos paseándose por allí.

Vamos a un centro comercial de súper lujo, a cambiar 50 euros, ya que nos hemos quedado cortos y hemos leído que hay que pagar tasas en el aeropuerto de Cebú.

De allí cogemos otro jeepney que nos deja en la zona de nuestro hotel, donde compramos algo con los pesos que seguramente nos sobrarán. Para comer nos compramos una hamburguesa cada uno y una cerveza de litro para despedirnos de este país, que no es el nuestro, pero que no se pasa nada mal. Cogemos un taxi al aeropuerto, bueno, es un coche que se para cuándo nos ve con las mochilas y nos ofrece ir al aeropuerto. Nos pide 300 pesos, pero le decimos que 200 y acepta. En este aeropuerto se tienen que pagar tasas para salir, son 850 pesos cada uno, que se pagan antes de pasar inmigración. El vuelo nos cuesta 165 euros con Air Asia. Llegamos sin novedad, después de 1:30 minutos de nada.

El hotel reservado es el Flip-Flop Hostel Garden, la doble básica con baño privado nos cuesta 1292 dólares de Taiwán, con desayuno incluido. Es muy pequeña, pero impecablemente limpia y con todo lo necesario. Tenemos secador de pelo, gel y champú. En el aeropuerto sacamos del cajero dinero, ya que tenemos que coger el metro que nos lleve al centro de la ciudad. Nos cuesta 150 dólares de Taiwán a cada uno. Es un metro moderno y cómodo. A corta distancia está el hotel, donde nos esperan Kasia y Victor, unos viajeros de largo recorrido, que han dejado todo y llevan más de 3 años viajando por el mundo!!!!

Después de unas cervezas y cenar algo, nos vamos a dormir, ya que ellos al día siguiente cogen un avión a Japón y han de descansar.

Y seguimos viaje por Taiwan…

A %d blogueros les gusta esto: