Tierra de tigres (Madhia Pradesh)

Navidad del 2018

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Nos gustan los felinos, nos gustan mucho, tanto que somos capaces de complicarnos mucho la vida, tanto como ir a un lugar remoto de la India para ver uno, concretamente para ver el animal más bello de todos: el tigre. La India es un subcontinente, todo el mundo sabe que es muy grande pero es nuestro país preferido, jamás te aburres. Pero viajar por India es cansado y si en pocos días has de llegar a los parques y volver, es toda una aventura…¿compensa?… para nosotros si, pero no es para todo el mundo. La India ha cambiado desde la primera vez que estuvimos, ahora muchas cosas funcionan, los hoteles se pueden reservar, hay Internet, etc…

Fecha del viaje

Desde el 23 de Diciembre al 8 de enero del 2019

Moneda

La rupia india, en el momento de este viaje el tipo de cambio era 1 € = 80 rupias indias (conversor)

Nivel de vida

La India sigue siendo un país muy asequible para los occidentales. Hemos estado en hoteles muy buenos por 8 € al cambio. Las comidas que puedes degustar en los chiringuitos de ellos también son muy económicas. Los trenes son baratos y limpios, para como los recordábamos de otros viajes. Los aviones cogidos con antelación son asequibles, en algunas ocasiones te evitan un montón de horas en trenes o autobuses.

Mención especial a las entradas a las atracciones turísticas. Hay doble precio, pero no es el doble no, se puede multiplicar por 20 el precio indio, con el precio extranjero!!!!!

Visado

Se puede hacer por internet, es la e-Visa, se paga con tarjeta de crédito y te mandan un visado, que nosotros  recomendamos imprimir por si las moscas. Dura 60 días, cuesta 80 € y tiene doble entrada.

Salud

Como hemos dicho la India ha mejorado mucho, no se necesitan vacunas específicas, aunque siempre hay que tener cuidado donde comes y que bebes. Nosotros siempre bebemos agua embotellada. En los restaurantes te ponen unas jarras con agua, pero no nos fiamos. La comida, en principio, si vas a un lugar muy frecuentado no tiene que haber muchos problemas. Nosotros, hasta ahora, nunca en la India hemos tenido problemas estomacales o de cualquier otro tipo, pero amigos nuestros han tenido problemas con amebas. Al menor síntoma raro a la vuelta de cualquier viaje hay que ir al médico de cabecera o mejor a Medicina Tropical del Clínico, para los que sois de Barcelona, ya que es uno de los mejores hospitales de España en su ámbito.

Seguridad

No hemos tenido en ningún momento la sensación de peligro en este viaje. Es verdad que hemos ido a zonas no frecuentadas por turistas como podría ser el Rajastan, pero nadie nos ha intentado timar o robar.

Transporte

Hemos utilizado mucho los trenes, gracias a la facilidad de reservarlos con antelación por Internet. En otros trayectos al no tener mucho tiempo o no haber transportes fiables hemos utilizado los taxis. Cobran 10 rupias por km y también te cobran la vuelta. Por ejemplo si de una ciudad a otra hay 300 km, te cobran 6000 rupias.

Electricidad

Los enchufes son como los de España, aunque un poco diferentes, pero no necesitas un adaptador

Diferencia horaria

Son 4 horas y media más, respecto al horario peninsular de invierno

Guía de viaje

Hemos utilizado la Guia Visual del País y la Lonely Planet. Toda la información histórica o cultural está extraída de estas dos publicaciones.

ITINERARIO

Día 1:  BARCELONA – ABU DHABI – DELHI
Día 2:  DELHI – ORCCHA
Día 3: ORCCHA
Día 4: ORCCHA – BHOPAL
Día 5: BHOPAL
Día 6: BHOPAL – JABALPUR
Día 7: JABALPUR – PENCH NP
Día 8: PENCH NP
Día 9: PENCH NP
Día 10: PENCH NP
Día 11 PENCH NP – BANDHAVGARTH NP
Día 12: BANDHAVGARTH NP
Día 13: BANDHAVGARTH NP
Día 14: BANDHAVGARTH NP
Día 15: BANDHAVGARTH NP – JABALPUR – DELHI
Día 16 Y 17: DELHI – ABU DHABI – BARCELONA

Diario de viaje

DIA 1 23-12-2018 domingo

BARCELONA – ABU DHABI – DELHI

Salimos de casa a las 7:30 AM y cogemos el A1 que nos lleva rápidamente al aeropuerto. Cuesta 5,90 € el billete.

Volamos con la compañía Etihad, es la primera vez, a ver qué tal. Hay una gran cola para entregar los equipajes. Nos envían las mochilas directamente a Delhi y nos dan todas las tarjetas de embarque. El control de seguridad lo pasamos sin problemas y nos vamos a la sala VIP a desayunar. Antes había mucha más variedad de comida y bebida, se nota que viene mucha gente y está bajando la calidad.

Salimos más o menos puntuales y después de más de seis horas de vuelo llegamos al aeropuerto de Abu Dhabi. Es muy moderno y grande, con muchas tiendas de artículos de lujo, sobre todo relojes, joyas, ropa  y bolsos.

Tenemos una escala de 7 horas, pero al ser de noche no salimos del aeropuerto. Nos vamos a la sala VIP para aprovechar la Priority Pass que dura hasta final de año.

Hay varias salas pero con esta tarjeta solo tenemos acceso a una de ellas. Hay bastante variedad de comida, refrescos y en el bar de al lado tienen alcohol, desde cervezas a vino o licores de todo tipo, que son también gratuitos.

Hay duchas, sala de masajes, sala con sillones para poder leer las revistas y periódicos que hay a disposición de los clientes.

Son bastantes horas, pero estamos cómodos la verdad. Todos los trabajadores son indios o filipinos.

Embarcamos a la hora prevista y tras tres horas de vuelo llegamos a Delhi.

DIA 2 24-12-2018 lunes

DELHI – ORCCHA

La diferencia horaria es de 4:30 horas más que la hora peninsular española. Los trámites de inmigración son lentos porque al ser las ocho de la mañana es el cambio de turno y algunos funcionarios se van aunque no haya llegado el que los sustituirá.

Nos hacen una foto y escanean primero los 4 dedos de la mano izquierda, luego los de la derecha y por último los dos pulgares.

Cuando llegamos a buscar los equipajes ¡están!!!! Lo cual es una alegría. Sacamos dinero de un cajero que hay en el aeropuerto, pero cobra algo de comisión. No nos queda otra, pues tenemos que pagar con rupias para que nos lleven al centro.

Actualmente, para llegar a la estación de New Delhi que está al lado del barrio mochilero de Paharganj, hay un metro rapidísimo que por 60 Rupias te deja en el corazón de Delhi. Hay mucha frecuencia de paso, también tiene una parada en el aeropuerto de vuelos nacionales.

Es moderno, con mucha seguridad y cómodo.

Tenemos que atravesar toda la estación para llegar a nuestro barrio favorito. Son las 9 de la mañana y está todo cerrado. Queremos comprar una tarjeta SIM para poder llamar por teléfono en caso de necesidad y para tener datos. Vamos a cambiar Euros a una casa de cambio y nos las vende a 79R/€.

Como dentro de poco tiempo tenemos que ir a coger un tren a Orchha, nos vamos a desayunar a un chiringuito que conocemos de otros viajes que se llama Diamond en la calle Main Bazar, que es la central de este barrio.

Al salir ya está abierta la tienda de Airtel y compramos una tarjeta para dos meses por 800 Rupias. Tenemos llamadas nacionales ilimitadas y un montón de datos cada día.

Nos hace un papel con las instrucciones y nos dice que hasta las tres de la tarde no hagamos el proceso.

Nos vamos hacia el tren y salimos con puntualidad japonesa a las 11:25. El billete nos ha costado 580 rupias, son 410 km. En teoría llega a Jhansi Jn, cerca de Orchha a las 17:40. Nos hemos cogido las literas superiores y en cuanto nos subimos nos ponemos a dormir. Hay tres posibilidades en second sleeper que es la que nos gusta, la upper, la medium y la de abajo. Si coges la de abajo se supone que tienes que dejar sentar a tus compañeros durante el día. En cambio al tener las superiores, nos subimos y a dormir. Además así nos podemos subir las mochilas y tenerlas más controladas. Hay trayectos donde las mochilas corren peligro por la noche, como es el trayecto Agra a Varanasi.

Cuando vinimos la primera vez a la India en nuestro compartimento venían una pareja de franceses que se iban a dar la vuelta al mundo e India era su primer destino. Justo antes de ponernos a dormir hablamos de la peligrosidad del trayecto, que incluso la Lonely PLanet lo indicaba en su guía.

Cuando amanecía nos despertaron los gritos de ella, pues a pesar de que tenían atadas las mochilas con unas cadenas, habían cortado las correas y se la habían llevado. Esto ocurría hace 18 años, cuando no existía internet, ni móviles inteligentes ni nada de nada. Lo que más les preocupaba eran los billetes de la vuelta al mundo y su medicación.

Dormimos profundamente unas cuantas horas que nos va muy bien, para recuperarse.

Al llegar a Jhansi Jn, cogemos un rickshaw que por 300 Rupias nos lleva a Orchha a nuestro hotel.

Se llama Hotel Sunset y nos cuesta 800 R, la doble con baño dentro. Preguntamos por la fiesta que nos ha traído hasta aquí, pero nos dicen que hasta mañana nada. Nos ofrecen una cerveza por 250 R, pero no tenemos muchas ganas, aparte que en el rickshaw hemos cogido frío, porque vas al descubierto y por la noche refresca bastante.

DIA 3 25-12-2018 martes

ORCCHA

Nos levantamos y ya oímos que hay mucha agitación en las calles. Vamos a un chiringuito donde nos tomamos un chai y un ginger tea, el descubrimiento del viaje, ya que a mí (Trini), no me gusta nada la leche.

Paseamos por la ciudad, ahora pequeña, pero en su tiempo, sede de un Maharaja. Lo primero que vemos es el templo Ram Raja, se yergue con una cúpula rosa y mandarina, el único de su clase en el que se venera a Rama como rey. Construido en el s XVI, como un palacio para la esposa dee Madhukar Shah, pasó a ser un templo después de que resultara imposible retirar una imagen de Rama que había sido instalada temporalmente. Hay miles de personas haciendo cola para entrar. Los hombres por un lado y las mujeres por otro, para evitar problemas. Se hace cola japonesa y hay unos barrotes para impedir que haya avalanchas. Nosotros ni nos planteamos entrar, aunque luego sí que lo haremos, cuando no haya gente.

El Phool Bagh, muy cercano, es un monumento conmemorativo al príncipe Dinman Hardol al cual se le venera por haberse suicidado para demostrar su inocencia ante un supuesto amorío con la esposa de su hermano. Está en un jardín formal persa, contiguo al palacio Palaki Mahal. Hoy está muy animado, hay mujeres cantando y bailando, músicos tocando sus instrumentos y cantando. Otros pasean alrededor del monumento pidiendo deseos y dejando ofrendas. Otras personas anudan hilos en la celosía de piedra y otros trozos de bolsas de plástico.

Orchha ocupa un espectacular emplazamiento en una isla rocosa, a la que rodea una curva del río Betwa. Fundada en 1531, fue la capital de los reyes bundela hasta 1738, cuando se trasladaron a Tikamgarh.

Cuando nos cansamos de las muchedumbres pasamos un puente de piedra de 14 arcos que nos lleva a las murallas y a su interior. La entrada cuesta 250 rupias, pero te sirve para 6 monumentos de la ciudad. Esto, los extranjeros, porque ellos pagan 10 rupias!!!!!!! Aquí la discriminación de precios es alucinante. Nos parece muy injusto, pagar más, bueno, pero 25 veces más, es excesivo!!!!!!

Primero visitamos el Raja Mahal de 1560, donde en varias salas hay deidades como Brahma, Visnú, Rama, Krisna y Sita, las cuales están representadas cazando, luchando, peleando y bailando en las paredes y techos en vividos murales. Las plantas superiores brindan vistas desde sus bonitas ventanas con jali, celosía de piedra.

Hay un espectáculo de luz y sonido en inglés y en hindi, en diferentes horarios. De aquí vamos al Jahangir Mahal, lleno de empinadas escaleras y pasarelas. Representa el culmen de la arquitectura indo islámico. Más florido que el Raja Mahal, fue construido a principios del s XVIII por Bir Singh Deo, con motivo de la visita del emperador Jahangir. Sus murallas están rematadas por ocho torrecillas y ocho pabellones con cúpulas; asimismo su trazado guía la vista por una sucesión de arcos y puertas hasta ventanas con jali. Tiene 132 estancias alrededor del patio central y un número similar de salas subterráneas. De arenisca y planta cuadrada, presenta una ornamentación extravagante, a base de azulejos de lapislázuli con motivos geométricos, elegantes chhatris y bonitas celosías. La puerta de entrada está flanqueada por elefantes de piedra y lleva al patio central. Un pabellón rematado con una cúpula y con una vivienda debajo marca cada una de las esquinas y el centro de cada flanco del palacio.

Detrás del palacio, los establos parar camellos se asoman a un verde paisaje salpicado de monumentos. Loma abajo desde aquí se encuentra el Khana Hamman, con exquisitos techos abovedados el Rai Praveen Mahal, un pabellón erigido para una famosa cortesana del s XVI, con un jardín formal mogol en estado correcto. Dentro aguardan murales que inmortalizan a Praveen, bailando, y a su amante, el rajá Indrajit a caballo.

De aquí vamos al Templo de Chaturbhuj, del s XVI, con espectaculares y altísimas agujas visibles desde todo el pueblo. Nunca se ha utilizado para el propósito que fue construido: albergar el ídolo de Rama expuesto en el contiguo Ram Raja. Desde la puerta situada en el rincón noroeste de su espacio interior central, se pueden remontar unas pronunciadas y oscuras escaleras que llevan hasta los pináculos de la azotea con buenas vistas.

En este pueblo no paran de pedirnos selfies y fotos.

Vamos a comer al Ram Raja Restaurant, es un restaurante familiar a pie de calle, donde nos pedimos una spanish omelette y unas colas.

Volvemos al templo de Ram Raja aprovechando que no hay gente apenas y podemos ver la figura de Rama. Hay unos “sacerdotes” aceptando las ofrendas de los fieles y la policía poniendo orden. Una chica policía me explica cosas del Dios Rama y me acerca para que lo pueda ver bien. A un chico que ha sacado fotos de la estatua por poco lo linchan. La policía le ha requisado la camara y ha borrado la foto, además de darle una buena reprimenda.

Nos vamos un rato al hotel a descansar de tantas emociones, ya que todo está muy cerca y se puede hacer perfectamente andando.

Cuando salimos vamos al Templo de Lakshmi Narayan, que está saliendo del pueblo. Es un altísimo templo-fortaleza con soberbias vistas desde su azotea y murales cuidados en los techos de las cúpulas de sus torres. Cierran a las 5, con lo que llegamos tarde, aunque el cuidador me acompaña por todos los sitios y me explica la vida y milagros de todas las pinturas que hay en el templo. Todo esto se puede visitar con la entrada conjunta de 250 rupias.

Volvemos al pueblo y paseamos ya que sigue habiendo mucho ambiente, con los peregrinos que todavía no se han ido. Volvemos a cenar al mismo sitio ya que nos ha gustado mucho.

DIA 4 26-12-2018 miércoles

ORCCHA – BHOPAL

Cogemos un rickshaw que nos ha conseguido el manager del hotel y nos lleva a Jhansi Jn por 250 R. En la cantina de la estación nos pedimos dos tortillas españolas, de ellos, y dos cafés por 66 R. Este trayecto de 273 km nos ha costado 478 rupias.

El tren llega con una hora de retraso y tenemos ocupados los asientos, pero rápidamente los desalojan. Llegamos a tiempo y según el GPS estamos a 700 m del hotel, con lo que no cogemos transporte. Craso error, de 700 m nada, andamos y andamos, preguntamos en varios sitios y nos van orientando, pero no llegamos…. Como tenemos el teléfono del hotel, vamos llamando y ellos van orientando a nuestros ayudantes y poco a poco llegamos. Es el Adarsh Palace Hotel, según las fotos está muy bien la habitación. Nos cuesta 1700 R las dos noches que estaremos en Bhopal. Te podrías abstraer y estar en una habitación de hotel europea bastante buena, al igual que el baño. El problema es que a pesar de poner cosas de muy buena calidad, el mantenimiento es nulo. La ducha, el agua sale fría al principio, luego te quemas y no se puede regular. A pesar de todo es cómodo, y la gente de recepción muy amable.

Estamos en medio del bazar, mucha gente, mucha actividad, mucha vida. Bhopal es la capital de Madhya Pradesh, fue fundada en el s XI por el raja Bhoj de la dinastía Peramara. En el s XVIII se hallaba bajo el poder de una dinastía musulmana entre cuyos gobernantes figuran varias insignes mujeres, las begums de Bhopal. La ciudad rodeada de colinas, se extiende a orillas de dos lagos artificiales, el Upper Lake y el Lower Lake. El casco antiguo, al norte de los lagos, es un laberinto de bazares, callejas y mezquitas. Es donde vive la mayoría de la población musulmana, con sus mujeres ataviadas con velos negros. Al sur se despliega la ciudad moderna, con sus arbolados barrios y los polígonos industriales. Al norte del casco antiguo es donde en 1984 un escape de gas tóxico en la fábrica de Union Carbide provocó la muerte de 15.000 personas, una de las peores catástrofes industriales de la historia. Mientras se recupera de sus heridas, Bhopal, resulta idónea para visitar los lugares de interés de la región.

Un richkshaw, por 80 rupias nos lleva a la Taj ul Masjid, es el monumento más imponente de Bhopal con sus paredes de color de rosa. La inició Jehan Begum, la tercera reina de Bhopal en 1878, pero no se finalizó hasta los ochenta del s XX. De talante progresista, estableció el sistema de correos local y abrió varios hospitales, proyectos ambiciosos con los que llevó al erario al borde la bancarrota. El enorme patio de la mezquita alberga una alberca ceremonial para abluciones rituales y el vasto salón de oraciones sorprende por sus hileras de columnas. Coronan el majestuoso edificio tres cúpulas blancas flanqueadas por dos alminares de 18 plantas. Su muralla rodea un patio de 99 m cuadrados.

Cogemos otro rickshaw que nos acerca al Chowk, o plaza principal, de donde salen calles, cada una dedicada a la venta de un tipo de mercancías. Vemos batuas de Bhopal, que son bolsos de cuentas, por los que es célebre la ciudad, sedas, gorros, tambores o especias. Las calles están flanqueadas de havelis, con tiendas de fachada de madera en la planta baja y elaborados balcones de hierro forjado más arriba. Domina la zona la Jama Masjid, pero al ser de noche lo dejamos para mañana. La que si visitamos es la Moti Masjid o mezquita de la Perla, construida por la hija de Qudsia Begum en 1860. Con su cúpula y sus esbeltos alminares de arenisca parece una pequeña versión de la Jama Masjid de Delhi.

Preguntamos en el hotel un restaurante para cenar y nos recomiendan uno muy cercano al hotel. Tenemos que preguntar porque no tiene ningún letrero en algún idioma que entendamos, todo está en hindi. Menos mal que hemos hecho una foto del menú que tenían en el hotel y nos indican donde está.

El menú solo está en Hindi, aunque con el traductor podemos saber algo de lo que pone, al final pedimos biryani, que es un arroz con verduras y otro con carne, están muy buenos, pero con un plato hubiésemos hecho, ya que son enormes. Nos cuesta 220 Rupias con una botella de agua.

DIA 5 27-12-2018 jueves

BHOPAL

Hoy queremos visitar varios museos de Bhopal. Vamos a desayunar al único chiringuito que vemos abierto y nos hace un chai y un ginger tea espectacular. Nos cuesta 20 rupias los dos.

Ya desayunados buscamos un transporte que nos lleve al Museo Tribal. Nos pide 150 rupias que no es mucho, pues está bastante lejos de la parte antigua donde estamos.

Llegamos y no abre hasta las 12 del mediodía con lo que nos vamos al Museo Arqueológico que está al lado. Abre a las 10:30, pero al estar nosotros esperando lo abren antes. Nos cuesta 400 rupias los dos. Aquí también el doble precio sigue siendo escandaloso.

Un campesino encontró un grupo de bronces jainistas del s XII, en Dhat. Es lo más relevante del museo, porque es una sucesión de 87 bronces de deidades, no muy grandes pero muy elaborados. Además en sus 17 salas hay muchas tallas de los s V hasta el XVIII más o menos. Está todo muy bien puesto, con mucha información, lo cual se agradece. En una sala hay fotos de las antiguas reinas de Bhopal, el movimiento pacifista de Gandhi, la colonización inglesa etc.

También se pueden ver monedas, sellos, ropa, joyas etc… Es muy completa la verdad.

Como ya son más de las 12 cuando acabamos de verlo todo, nos vamos al edificio de al lado a ver el Museo Tribal. Cuesta 500 rupias los dos y fue inaugurado en 2013. Es un museo muy logrado dedicado a los pueblos tribales de Madhya, que constituyen unas 10 millones de personas. Las muestras fueron creadas por 1500 miembros de las tribus a partir de materiales procedentes exclusivamente de sus aldeas. El resultado se distribuye en cinco grandes salas que albergan réplicas de casas tribales, emplazamientos para rituales y asombrosas piezas artesanales. Es un museo imperdible, vale muchísimo la pena, nos ha encantado. De hecho todavía están haciendo cosas en el museo. Vemos personas trabajando en el exterior y también en el interior.

Ya no tenemos tiempo pero el museo sigue en el exterior, en el Museo del Hombre. Es un museo al aire libre que recrea los hábitats tribales de las diversas comunidades indias. Los pueblos del Himalaya, los de la costa y los del desierto quedan representados a través de sus viviendas, auténticas réplicas construidas por ellos mismos. Destacan 32 refugios decorados con pinturas rupestres. Cuesta 500 rupias y los indios pagan 30….

Muy cerca, a unos 6 km está el Van Vihar NP. Querríamos visitarlo, pero no tenemos tiempo ni transporte. Los habitantes más célebres son los tigres blancos. Un buen momento para verlos es hacia las 4 de la tarde, cuando se acercan a los límites del recinto para comer. En el parque viven también leones, panteras y osos tibetanos. Se puede pasear por la zona de herbívoros y el resto está en unos cercados muy grandes que parece que están en semilibertad. La próxima vez iremos.

Cogemos un rickshaw que por 150 rupias nos deja en la Jama Masjid. Es hora de oración y vemos a los fieles que llegan apresurados para rezar. Las agujas doradas que coronan los achaparrados minaretes de la mezquita, fueron construidos en la década de 1830 y destellan impasibles por encima de los gorros que llevan obligatoriamente los hombres para rezar. Los que no llevan tienen a su disposición unos de plástico en las escaleras de entrada.

Comemos en un chiringuito del bazar que está abarrotado de mujeres comiendo. Tomamos tres platillos, uno de unas verduritas rebozadas que cuesta 10 rupias, otros dos que son una especie de bocadillo rebozado relleno de huevo y verduras. Éstos cuestan 25 cada uno. El recipiente son hojas de árbol, todo muy ecológico. Está todo riquísimo, además de que la compañía es alucinante.

A la tarde-noche nos confirman las plazas para el tren de mañana, pues estábamos en Waiting List. Nos mandan un correo y en la pag web de la compañía de trenes India también cambian el estatus de WL a confirmado y nos ponen las plazas que nos han asignado. Hemos estado comprobando cada cierto rato, pero seguíamos sin tener la confirmación.

Nos sentamos a ver cómo transcurre la vida de la gente, pero hay demasiado caos con las motos, los camiones, además la gente nos interpela porque no entienden que hacemos sentados sin hacer nada.

Vamos a buscar una botella de agua mineral y nos cuesta mucho rato encontrar una tienda. De hecho es una especie de restaurante. En el resto del bazar no hay una sola mujer, tantas que había por la tarde. Nos volvemos al hotel a descansar.

DIA 6 28-12-2018 viernes

BHOPAL – JABALPUR

Hoy cogemos el tren hasta Jabalpur, ciudad intermedia hasta llegar a Pench NP. Lo tenemos a las 8:30 AM, pero salimos con antelación porque así desayunamos en la cantina de la estación. Eso era la intención, pero el hombre propone y Dios dispone. Cogemos uno de los pocos rickshaw que hay a estas horas tan tempranas, porque aquí el día empieza tarde. Nos pide 50 Rupias que pagamos muy a gusto. El tren nos costó 519 Rupias los dos, y eso que aquí está incluida la comisión que cobra la agencia Cleartrip.

Buscamos la cantina al llegar a la estación y no hay, solo chiringuitos para comer de pie. Mientras decidimos dónde vamos a desayunar vemos una pantalla que dice que nuestro tren viene retrasado y que hasta las 12:30 no llega, 4 horas de retraso!!!!!!!

Llamamos por teléfono a la estación de autobuses y el primer autobús que sale a Jabalpur es por la noche, con lo cual está descartado. Vamos a preguntar por un taxi y nos pide 6000 rupias, pero teniendo en cuenta que no nos fiamos de los choferes que se nos acercan, nos resignamos a esperar al tren.

Vamos a la sala de primera clase, donde no nos piden ninguna justificación, lo cual está bien, ya que nosotros no podemos estar aquí, hemos comprado second sleeper como siempre que podemos.

Hay una maravillosa aplicación que descargamos inmediatamente que te da en tiempo real donde están los trenes, la cual si la hubiésemos tenido, podríamos haber aprovechado para ir a desayunar tranquilamente y quedarnos en el hotel más rato descansando. La APP se llama Indian Train Status. Ya se la vimos en Jhansi Jn a una chica pero no la descargamos!!!!!

Van pasando las horas y al final llega el tren, donde nos subimos a nuestras camitas, donde nos tumbamos a dormir un rato. Llegamos a las 7 de la tarde, cuando la hora prevista era de las 2 de la tarde!!!!

Evidentemente ya no visitamos nada de Jabalpur, cogemos un rickshaw que nos pide 150 rupias para llevarnos al hotel. Está bastante alejado del centro, con lo que en otra ocasión no nos alojaremos aquí, ya que hay bastante animación en la ciudad, con una feria y todo.

El hotel se llama Pratibha Home Stay y nos cuesta la doble 1000 Rupias con desayuno. Es una casa particular y el chico que nos atiende Puskar, habla muy poquito de inglés. No obstante conseguimos explicarle que queremos un taxi que nos lleve al Pench NP. Dice que va a hacer unas llamadas y que nos dice algo. Nos ofrece cenar, pero como tenemos algo de provisiones declinamos la invitación.

Al rato vuelve y nos dice que nos costará 3800 Rupias y que vendrá a las 9:30 AM a buscarnos. Le decimos que estamos de acuerdo y después de cenar algo nos ponemos a dormir, pero antes le pedimos una manta más, pues hace frío en la habitación. Hasta ahora en todos los hoteles que hemos estado, están acondicionados para el calor, pero no para el frío. Suponemos que son pocos días al año y no les preocupa.

DIA 7 29-12-2018 sábado

JABALPUR – PENCH NP

Nos despertamos a las 8, y a las 8,30 bajamos a desayunar quizás uno de los desayunos más tristes de toda nuestra vida, unos cereales y un poco de leche tibia. Al ver nuestra cara de tristeza Puskar, que asi se llama nuestro anfitrión, nos trae un té indio y un ginger tea.

Por Jabalpur pasa el río Narmada, pero nace en Amarkantak, donde se unen las cordilleras de Vindhya y Satpura. Fluye durante 1247 km hacia el oeste, atravesando los estados de Madhya Pradesh y Gujarat, hasta desembocar en el Mar Arábigo. Según la mitología hinduista, el Narmada, uno de los siete ríos sagrados de la India, brotó del sudor de Siva cuando realizó su danza cósmica. También se cree que el río personifica la pureza y hay una leyenda que sostiene que todos los años, el contaminado Ganges adopta la forma de una mujer vestida de oscuro, para darse un baño purificador en el río. Narmada Parikrama es una ruta de peregrinación que siguen a pie numerosos sadhus y que recorre ambas orillas del río. Sus 2600 km se completan en 3 años.

Después del “opíparo” desayuno nos acompaña a sacar dinero de un cajero y luego viene un taxi Ola, que es la versión India del Uber. Por 3800 INR nos lleva en 4 horas hasta el pueblo de Kolha, dentro del parque de Pench. En el trayecto se pasa por un peaje que pagan los clientes y que nos cuesta 110 INR.

Llegamos al Kutia Resort, con dificultades pues el establecimiento es nuevo y aún no han puesto letreros. Es el alojamiento más barato que hemos encontrado en Booking, a pesar de ser lo más caro que hemos pagado nunca en todos nuestros viajes a la India. Nos cuesta 4 noches con desayuno 170 €. Es una cabaña muy grande, rústica, con baño que tiene ducha pero si quieres agua caliente, que la hay con un calentador eléctrico, te tienes que duchar con un cubo y una especie de jarra, al viejo estilo. La televisión es grande y tenemos mesa, sillas y un sillón, éste de obra como la cama.

La obsesión que tienen los indios y unos pocos occidentales de ver al tigre hace que los precios se hayan disparado y se hayan creado muchos establecimientos que les llaman “resort” pero que simplemente son recintos con cabañas, muy sobrevaloradas. Por todas partes se ven “gypsies” que son nuestros Suzukis samurais, que aquí se llaman “Maruti”, todos de color verde y con números amarillos.

Al llegar, el jefe nos asigna a un individuo llamado Murlin, que no sabe NADA de inglés para que nos atienda, por lo que la comunicación se vuelve imposible. No hay apenas internet, no hay cobertura de airtel por lo que cualquier cosa que necesitamos es muy difícil de trasladar a nuestro “mayordomo”, ya que no nos sirven nuestras Apps de traducción.

Para mayor desgracia el jefe que habla algo de inglés, dice que se va un par de días y que le enviamos un whatsapp si tenemos un problema…¡pero si no tenemos internet!

Entendemos que al día siguiente hemos de salir hacia el primer safari a las 6 A.M

Nuestro mayordomo no sabe inglés pero cocina bien, nos hace un DAL y unas verduritas con arroz que están bastante bien.

El resto del día lo pasamos holgazaneando ya que no hay mucho que hacer. Vamos sin embargo a dar un paseito por los alrededores, donde vemos a la gente haciendo su vida. Las mujeres van a buscar agua, las vacas y búfalos vuelven a los corrales, los niños juegan y nos saludan con alegría y poco más. Nos tenemos que refugiar en una casa porque bajan casi 100 animales por el camino y uno de ellos se ha enfocado hacia nosotros y nos ha dado un poco de miedo, la verdad.

Como hemos comido bastante, cenamos de nuestras provisiones y nos ponemos a dormir en una cama muy dura por cierto. Al cabo del rato, nos despertamos por unos ruidos que hacen algunos animales no identificados en el techo de la cabaña.

Suponemos que son ratas lo cual nos deja algo intranquilos, pero al final nos dormimos a pesar de los ruidos.

DIA 8 30-12-2018 domingo

PENCH NP

A las 5.30 nos llama nuestro ayudante, y en un cuarto de hora ya estamos preparados para buscar al tigre. A las 6 llegamos a la puerta y hay un montón de gente, 4 x 4, guías, conductores etc.

Nuestro ayudante nos dice que nos esperemos en el jeep que nos ha traído, que el se encarga. Bueno, suponemos que nos dice eso, pues no habla nada de ingles.

Hace un frío horroroso, llevamos 6 capas de ropa y una manta, pero no es suficiente. Subestimamos los comentarios que habiamos leido en los foros, sobre el frio que hacia. El sistema de los safaris en India consiste que puedes alquilar un coche completo o compartido entre 6 personas. Si lo coges completo, sin problemas, vas a una mesa donde un señor toma nota, comprueba que todo este bien y te asignan un conductor y un guía. Se paga 2500 por el coche y 360 por el guia.

Al compartir tienes que esperar a que vengan otras personas para llegar a 6 ocupantes. Si no, siempre se puede pagar entre los que estén en el jeep. Hay pocas personas que vayan para compartir, vemos familias que llenas los jeeps y salen inmediatamente.

A nosotros nos dicen que tenían que venir cuatro personas pero que no se han presentado, que si queremos, tenemos que pagar el 4 x 4 completo. Son casi las 7 y lo cogemos, pero cuando ya lo habíamos pagado viene la familia corriendo. Resulta que se han equivocado de puerta y por eso han llegado tarde. Compartimos el pago y salimos. Son de Bhopal, el matrimonio y dos hijos. Nos hace gracia, porque se hacen selfies escondiendo que también nos sacan a nosotros en la foto.

Sigue haciendo mucho frío, incrementado, porque el coche va rápido. Después de 4 horas lo único que vemos son unas cuantas cabritas, dos chacales, pavos reales, pajaritos, monos y ya está.

Al final vamos a una explanada donde los ricos desayunan, con todo lujo lo que traen los conductores de los lodges y los pobres se pueden comprar algo en una especie de cafetería, pero todo en la India es burocracia, tienes que ir a una “ventanilla”, donde pagas y te dan un papelito. Luego vas a otro sitio y te sirven.

Después del desayuno, que como nosotros no hemos traído nada, nos invita la familia que va en nuestro jeep, seguimos un rato haciendo rutas pero sin suerte.

Cuando salimos, nos está esperando nuestro conductor que nos lleva al hotel donde nos esperan para hacer el desayuno. Llegamos a las 11 AM y nos hacen unas tortillas con verduritas muy buenas y un zumo de lima espectacular, solo le haría falta un poco de frío para ser lo más. También nos traen un chai y un ginger tea.

Nos ponemos en el jardín a tomar el sol para quitarnos el frío del safari. Al mediodía puedes ir en manga corta sin problemas, hay mucha diferencia del día a la noche.

A las 14:30 nos vienen a buscar para ir al safari de la tarde. Cuando llegamos voy a ver si soluciono más rápido que por la mañana la compartición del jeep.

No tengo mucha suerte ya que el 99% vienen con Full vehicle. Cuando veo un papel que hay 4 personas con un jeep, les pregunto si podemos compartir y me dicen los guías del parque que me espere 5 minutos. Al final compartimos con un matrimonio de Pune con sus dos hijos.

En esta ocasión es una chica muy jovencita la guía, hay pocas, pero alguna se ve.

Vemos pajaritos, huellas de tigres, y lo mismo de por la mañana, manadas de spooted deer, sambal, pavos reales y poco más. A las 17:30 PM ya estamos fuera y volvemos al hotel.

Le decimos que nos haga para cenar pollo con verduritas, pero a saber qué entiende ya que la comunicación no es nada fluida.

En el safari de por la tarde la temperatura es muy agradable, nada que ver con la mañana, pero tampoco se ven tantos animales.

Nos llega un mensaje del dueño del Resort donde nos dice que los traslados son 500 rupias!!!!!. No sabíamos nada al respecto, con lo que no sabemos exactamente si son 500 cada traslado con lo cual sería 2000 rupias al día de traslado!!!!! una burrada.

Después de muchos mensajes cruzados, nos dice que es la ida y la vuelta, con lo que no es tanto como pensábamos. Igualmente no hay opción, no hay transporte alternativo, lo único sería andar pero está a unos 3 km, por la madrugada descartado y luego tampoco apetece demasiado. No hay pueblos propiamente dichos cerca del parque, hay cuatro cabañas mal contadas y alguna pequeña tienda donde venden 4 cosas sin interés para nosotros.

Cuando contratas full vehicle ya está incluido que te vengan a buscar al resort donde duermes.

La cena está muy rica, nos ponen un pollo en salsa, un poco picante pero no excesivo, verduras hervidas, arroz hervido, chapatis y roti con ensalada verde y agua. No sabemos el coste de lo que estamos consumiendo aquí. En el cruce de mensajes anterior nuestro hotelero dice que no nos preocupemos que es un precio económico….. ya veremos.

DIA 9 31-12-2018 lunes

PENCH NP

Hoy a las 5:20 AM, ya nos están llamando. Llegamos de los primeros y al momento ya viene una familia que compartirá con nosotros el safari. Somos nosotros dos y una familia de Calcuta, matrimonio y un hijo.

Al poco tiempo de entrar ya hay una pareja de chacales muy cerca de la carretera, pero poco más adelante están al lado del coche, van paseando y no nos hacen ni caso. Son preciosos.

Vamos solos por un camino y de repente el guía nos dice que más adelante hay un leopardo. Al principio no vemos nada, pero poco después lo vemos. Es precioso, cruza el camino delante de nosotros y a los pocos segundos se adentra en la espesura y no lo volvemos a ver más.

Más adelante nos comentan que de todos los jeeps, somos los únicos que lo hemos visto!!!!!

Seguimos buscando al tigre pero no tenemos suerte, vemos huellas y nos dicen otros jeeps que está muy cerca, un cachorro de 1 año, pero nosotros no lo vemos.

Volvemos al hotel y nos hacen el desayuno, una especie de tortillas de harina rellenas de verduras y dos boles de yogur riquísimo todo.

A la tarde teníamos reservado plaza en Karmajhiri, pero está a 70 km y es un lío, ya que no nos aclaramos mucho con los indios, hablan un inglés muy raro. Le decimos al conductor del jeep que nos reserve el Kanter que es el camión con capacidad para 20 personas. Nos cuesta 600 rupias por persona. A las 3 en punto sale y poco después de salir ya vemos al tigre!!!!!! Pasa muy cerquita nuestro, atraviesa el camino todo pancho, sabiendo que es el rey.

En el momento que se mete en la espesura ya no lo vemos, pero como los conductores saben la trayectoria del tigre, van marcha atrás a otro camino que al poco tiempo vuelve a atravesar el tigre y lo volvemos a ver. Es una maravilla verlo en vivo y en directo, es cansado, caro, pero es el dinero mejor gastado del mundo, por lo menos para nosotros.

Seguimos camino y vemos sambares, spooted deer, pavos reales y pájaros preciosos.

Estamos felices porque el objetivo del viaje lo hemos cumplido y todavía nos quedan 8 safaris más!!!!!

Cuando llegamos al hotel, le decimos a Murlin que queremos hacer el safari mañana, nos dice que pagando 2020 rupias más podemos salir de Turia. Esta mañana me lo han dicho, pero pensaba que nos llevaban por 2020 rupias a la otra entrada y parece que no. Es una penalización, pero saldremos de Turia. Mucho mejor, porque está muy lejos y tendríamos que madrugar muchísimo. Además esta noche en Nochevieja y hay fiesta en el resort, no sabemos hasta qué hora, pero han traído unos altavoces muy potentes y los tenemos al lado nuestro.

Hemos pedido cena vegetariana esta noche. Nos hacen dos bandejas, una parece un dal con patatas muy rico, además como está calentito apetece, pues hace frío donde cenamos al aire libre. El otro es una salsita parece de tomate con hierbas y queso, mezclado con el arroz hervido que nos traen está delicioso. Nos traen plátanos y manzana cortadita. Nos pregunta Murli si queremos alguna bebida especial, nos ofrece red bull, pero nosotros no queremos nada.

Tenemos las dos cabañas restantes del Resort ocupadas por 4 familias indias. Han traído unos mega altavoces que hacen retumbar nuestra cabaña por todos lados. Esperemos que sean moderados y a una hora prudencial apaguen la música. Las mujeres se han puesto unos vestidos preciosos largos hasta los pies, pero de corte moderno, no saris. También llevan zapatos de tacón, muy poco prácticos en el resort, pero claro, para presumir hay que sufrir. Tienen que estar pasando frío con esos vestidos sin mangas y de tela super fina. Murli nos pregunta con el traductor de Google si nos gusta la música, a él parece que le encanta, le decimos que sí, aunque no es verdad, ya que es tachunda, tachunda.

Le pregunto cómo celebran en India el fin de año y me dice que tiran fuegos artificiales y no entiendo nada más. Yo le explico que en España se comen 12 uvas y cuál no será nuestra sorpresa que a la 12 en punto nos pica en la puerta y nos trae un plato con dos racimos de uvas y nos desea feliz año. No entiendo de donde las debe haber sacado porque no he visto en ningún mercado. Es un encanto Murli, me provoca mucha ternura, ver un chico tan apañado que no tiene ningún futuro en este lugar donde ha nacido.

DIA 10 1-1-2019 martes

PENCH NP

A las 5:30 ya estamos saliendo a hacer el safari. Pagamos 2020 rupias al señor que hay controlando a la entrada y tacha el nombre de Karmaghiri y pone Turia. Solucionado el problema. Dentro hay una garita donde con el sello que han puesto en el permiso dan un móvil al conductor. Este móvil sirve para controlar el recorrido que hacen y que no sobrepasen los 30 km por hora. En el móvil también pueden ubicar si ven algún tigre o leopardo.

Aparte de las 2020 rupias pagamos 2860 rupias del jeep y del guía.

Hoy vemos dos leopardos, pero no se ven muy bien, quedan muy bien camuflados con el follaje. Como gatos que son, no hacen movimientos innecesarios, están tumbados acicalándose y ya está. Estamos un rato a ver si deciden levantarse y moverse un poco, pero nada. Allí se quedan en unas piedras enormes que hay dentro de la espesura. Lo que sí vemos es el bisonte indio, chacales, sambales y la águila culebrera crestada. Ésta águila puede cazar serpientes, lagartos e incluso gatos de los pantanos.

A la tarde teníamos otro safari pero lo descartamos, ya que si por la mañana prontito hay pocas posibilidades de ver gatos, por la tarde son mucho menores, además el safari dura solo unas dos horas. Perdemos las 550 rupias del permiso, pero nos da igual. Preferimos ir a dar un paseo y disfrutar de la vida tranquila del lugar.

Después de una siesta nos vamos andando hasta Kokha. No hay nada que ver la verdad, pero es agradable, pasamos por la escuela, pero no nos detenemos demasiado pues los pequeñajos se desmadran.

No nos funciona el móvil, hay una agencia de otra compañía de móvil y cuando íbamos a acercarnos a preguntar un chico que había visto por las mañanas en la entrada al parque, me dice que en esa zona sólo hay 3G y nosotros tenemos 4G.

Resulta que tiene una agencia de viajes y me dice que es la persona con la que hablé el día anterior para concertar un taxi. Me pidió 8500 rupias y le decimos que de acuerdo. Poco antes hemos estado en contacto con el dueño del hotel de Tala y nos ha dicho que un taxi nos costaría 10.000 rupias. Tanto el dueño de Kutia como este agente nos ha dicho que cobran 10 rupias por km y que se tiene que contar también la vuelta.

Nos vendrá a buscar a las 8:30 y le pagaremos al conductor.

Cuando volvemos al hotel recibimos un mensaje del hotel de Tala que nos ha conseguido un taxista por 7000 rupias. Nosotros le decimos que no nos parece correcto dejar colgado a este agente, que era demasiado tarde. El nos dice que quiere que nos ahorremos dinero, pero que nosotros mismos. Son casi 20 €, es dinero, sobre todo en la India, pero hemos dado nuestra palabra.

Para cenar pedimos arroz biriyani con ensalada de tomate, cebolla y zanahoria. De postre nos traen manzana. Es un cocinero excelente, está todo exquisito. Lo único que nos resulta un poco extraño es que tenemos al chico que nos sirve, plantado delante nuestro, mirando por si queremos algo. Menos mal que me he descargado el traductor de hindi para utilizarlo sin conexión, porque muchas veces el wifi no funciona, así me comunico con ellos más fácilmente. Además se puede escuchar, lo cual es muy útil, pues hay mucho analfabetismo por esta zona.

Murli nos pide permiso para irse a una fiesta, evidentemente se lo damos. Es nuestro chico para todo, aunque a nosotros nos resulta arcaica esta situación. No obstante es muy cómodo.

DIA 11 2-1-2019 miércoles

PENCH NP – BANDHAVGARTH NP

Hoy es el último desayuno en nuestro resort, nos hacen dos tortillas a cada uno muy ricas. A las 8:30 viene el taxista que nos llevará a Bandhavgarth por 8500 rupias.

Nos dan la nota de las comidas y vemos que realmente el precio es muy bueno, por la calidad que nos daban. Igualmente, no había opción, ya que no hay restaurantes donde poder comer.

Por las cuatro cenas nos cobran 2325 rupias más 3600 rupias por cada noche con desayuno.

Hay casi 400 km hasta Tala que es el pueblo donde están las oficinas del Parque y nuestro hotel. Hemos organizado los días para que el miércoles que el día que cierran los parques nacionales estuviéramos de traslado de uno a otro.

Tardamos 6 horas en llegar, vamos por una carretera que no pasa por Jabalpur y que está en muy buen estado, va en diagonal hasta Umaria y de allí solo faltan 35 km hasta Tala.

Tenemos reservadas 4 noches en el hotel Narmada Palace que está muy céntrico. Es bastante menos chulo que en el que estábamos. La habitación es mucho más pequeña y oscura. Es un pasillo alargado y estrecho con las habitaciones en un sólo lado. Además hace muchísimo frío dentro de la habitación. Nos explica el dueño que sólo tienen dos meses de frío, que luego hace mucho calor, 40 o 45 grados. Con esa temperatura, se entiende como está dispuesto el hotel y la cantidad de sombra que hay, pero ahora no nos quitamos el frío de encima ningún día de los que estaremos.

La ventaja de este hotel, es que hablan inglés los dueños, a pesar de que son amables me cuesta entender cuando me hablan.

Nos tramitan el pago de la entrada al parque de mañana. Son 2870 Rupias el coche para nosotros solos y el guía. De permiso hemos pagado con anterioridad 1550 Rupias.

Arreglado este tema nos vamos a pasear un poco por Tala. Es mucho más grande que los dos pueblos que había cerca de Pench NP.

Hay restaurantes, tiendas de souvenirs, banco, gasolinera y muchas tiendas para los residentes de ropa, calzado y comida. Se nota que es un parque mucho más visitado por los turistas nacionales e internacionales. Hay incluso una tienda, que muy protegida por cierto, vende alcohol, desde cervezas, hasta ron y todo lo demás.

Aquí tenemos 4G con lo que podemos utilizar nuestro móvil sin problemas. En el hotel hay wifi pero sólo en la zona de recepción y comedor.

Hay muchos resorts de lujo en Tala, pero los precios cuadruplican lo que pagamos aquí. Eso sí, incluyen todas las comidas. Al alojamiento con todas las comidas le llaman American Plan, si a esto le sumamos los safaris le llaman Jungle Plan.

Vemos que hay bastante transporte a Umaria, y de allí según la guía, hay frecuentes autobuses hasta Jabalpur, ya decidiremos si vamos como ricos con taxi, o como pobres en transporte público.

Volvemos al hotel y cenamos en él. Pedimos un Biriyani y unas patatas fritas, pero nada que ver con la comida del Kutia Resort. Además de que es mucho más caro. Con una Coca Cola nos cuesta 275 Rupias.

Pedimos otras dos mantas, porque creemos que va a hacer frío por la noche, de hecho en el momento que se pone el sol, hay que empezar a ponerse capas. Al día siguiente, veremos que los que estaban en la habitación de al lado se han traído de casa un calentador pequeño eléctrico, lo cual no es mala idea, ya que como todas las habitaciones vistas hasta ahora, tenemos un maravilloso aparato de aire acondicionado pero nada que caliente un poco la habitación.

Vemos una de las series que traemos en la tablet y luego a dormir que a las 5 toca diana para salir hacia el safari.

DIA 12 3-1-2019 jueves

BANDHAVGARTH NP

El Parque Nacional de Bandhavgarth, una de las más importantes reservas de tigres de la India, ocupa un área de 625 km cuadrados. Además de tigres (unos 70), da cobijo a 250 especies de aves, panteras nebulosas, 3 clases de ciervos, gatos de los pantanos y perros salvajes asiáticos. Grandes montes rocosos, frondosos bosques caducos, pantanales y praderas convierten el parque en uno de los más bellos parajes del país. Uno de los atractivos del parque es un pintoresco fuerte con bonitas esculturas que no podremos visitar, ya que la zona donde está es Khatauli y está cerrada como luego nos comentarán. Las murallas del fuerte, cuyos cimientos datan del s I d.C., son fantásticas para observar aves. En la base del fuerte hay una estatua reclinada de Visnú de 11 m, guardada por una serpiente de siete cabezas.

En 1951, el maharaja de Rewa capturó un tigre blanco en estos bosques. Lo bautizaron Mohan y lo cruzaron en cautividad con varias tigresas y ahora todos los tigres blancos de los zoológicos del mundo descienden de Mohan.

En el Van Vihar NP de Bhopal, se puede ver una pareja de ellos. Desde 1951 no se ha vuelto a ver otro tigre blanco en la región. El tigre blanco lo es por una evolución del color, no se trata de un albino ni de una especie diferente.

A las 5:30 ya está nuestro jeep esperándonos en el hotel. Cuando llegamos a buscar el permiso, me dice el encargado que hemos ido muy pronto, que hasta las 6:45 no abren la puerta del parque!!!!!

Aquí lo vemos todo mucho mejor organizado que en Pench. Ya tienen todos los permisos ordenados y apuntados. De aquí nos vamos a la puerta de Magadhi donde somos los primeros, como no podía ser de otra manera. Menos mal que llevamos la manta de la habitación, cada uno la suya, porque hace mucho frío. Nosotros teníamos reservado el safari en Kuthaili, pero nos dice el guía que está cerrada esa puerta, porque han venido de otro estado más de 25 elefantes salvajes y que son peligrosos para los turistas porque golpean a los coches.

A las 6:30 viene una supervisora que comprueba los recibos del pago del jeep y el guía y con nuestros pasaportes a ver si todo está correcto. Hay un fotógrafo profesional, pues lleva un gran objetivo y el jeep está adaptado para que pueda apoyarlo si tiene que hacer alguna foto. Tampoco tiene asientos, sino unas almohadas que le hacen de asiento y no sabemos por qué, pero él entra antes que nosotros, tiene privilegios.

A las 6:45 en punto entramos. El guía nos dice que vamos muy rápido al principio porque hay muchas posibilidades a primera hora de ver al tigre. De vez en cuando vemos trabajadores del parque andando con un palo largo. Les preguntan y nos dicen que han visto a una tigresa con cuatro crías. Vamos a esa zona, pero no hay suerte. Luego nos vamos a otra zona donde han escuchado gruñir al tigre. Al poco rato empiezan a gritar los monos, lo cual quiere decir que están avisando a todo el que está cerca de la proximidad del tigre. Estamos mucho rato esperando junto con más de 10 jeeps, pero no hay suerte.

Nos vamos a una zona “segura” donde hay lavabos. Seguimos y volvemos a la misma zona, donde todavía quedan jeeps a la espera de la tigresa. El guía nos dice que la tigresa está en una zona y en la otra los cachorros, que a lo mejor viene y cruza por delante de nosotros para reunirse con sus crías. No hay suerte, nos vamos a otra zona y vemos muchas huellas de tigres, una de ellas enorme, es un gato muy grande, pero el tiempo se acaba y no lo vemos.

Llegamos a la zona de desayunos. Aquí hay muchos más tenderetes que en Pench, te pueden hacer desde unos espaguetis instantáneos hasta los buñuelos de patata o un rebozado muy rico con verduritas. El chai nos lo cobran a 20 rupias, creo que nos aplican el doble precio, porque a todos los demás les cobran 10 rupias…. Ayer compramos dos paquetitos de galletas y así matamos un poco el gusanillo.

Seguimos ruta, pero lo único que vemos son algún pájaro muy bonito por cierto, los bisontes indios, chacales que hacen correr a los ciervos y el guía nos explica que cazan a los ciervos pequeñitos. Nos pensábamos que podía ser el tigre….

A las 11 se abandona el parque como muy tarde y nos devuelven al hotel. El guía nos ha dicho que si nos gustaba el conductor, nosotros le decimos que sí. Nos explica que hay 70 guías en el parque y que nunca sabes cuál te tocará, pero que podemos tener el mismo conductor en los 6 safaris. La verdad es que a nosotros nos da igual uno que otro.

Cuando llegamos a la habitación nos empezamos a quitar capas y capas de ropa, ya que ahora al solecito se está muy bien y no hace nada de frío.

Para desayunar nos preguntan que queremos y nos da la carta, pero como nos dice que también nos pueden hacer una tortilla, pues es lo que pedimos con una tostada. Está muy rica, como el chai y el ginger tea que nos traen.

A falta de tigres tenemos en el hotel dos gatitos de unos 4 meses que parecen de Bengala, preciosos aunque muy poco sociables, cuando intentamos acercarnos huyen como alma que lleva al diablo. Luego veremos que son tres y la mamá.

Nos dicen que a las 2:30 vendrán a buscarnos para hacer el safari de la tarde. Antes de la hora ya están esperándonos. También tenemos full vehicle y vamos otra vez a Maghadi, a las 3 en punto abren la entrada. Se repite todo igual que a la mañana, comprobaciones, apuntar en un libro, etc.

El guía nos dice lo mismo que el de por la mañana, que vamos muy rápido a ver si vemos al tigre. Damos vueltas y más vueltas pero lo único que vemos es el bisonte, sanvar, spooted deer, chacales y muchos pajaritos. De pronto, en una pista, pasa delante de nuestro coche el “TIGRE”. Es visto y no visto, a pocos metros de nosotros se tumba y se empieza a lavar la pata. Con los prismáticos lo vemos muy bien, de vez en cuando levanta la cabeza, nos mira y vuelve a dormitar. Busca el conductor la mejor situación para verlo y de golpe se pone de pie, ya ves a todos los jeeps poniéndose en movimiento para que los turistas lo podamos ver mejor y fotografiarlo.

Va por la selva pero un poco más arriba de donde estamos nosotros, empieza a andar por la pista, nos mira con desdén y sigue caminando hasta que ya no lo vemos más. La pena es que tenemos que volver a la puerta, porque según nos explica el guía si no llegamos como muy tarde a las 17:45, penalizan al conductor, al guia y al coche durante dos semanas sin trabajar.

Estamos eufóricos ya que lo hemos visto, más cerca imposible, y además mucho rato. Es un animal maravilloso, majestuoso como pocos, por eso es el rey de la selva.

La vuelta al hotel se hace dura, pues hace mucho frío y no vamos preparados como por la mañana.

Salimos a dar una vuelta pero está todo muy oscuro y no hay nada que hacer. Ante la duda volvemos a cenar al restaurante del hotel. Nos pedimos un plato de arroz con un estofadito de verduras y queso indio que está muy rico.

En la habitación hace mucho frío, con lo que nos metemos en nuestro saco sábana y vemos una serie.

DIA 13 4-1-2019 viernes

BANDHAVGARTH NP

A las 6 nos viene a buscar el jeep, tenemos entrada por Kithauli, pero esta vez vamos a Tala, mucho más cerca de nuestro hotel. No tenemos suerte con el tigre, vemos los rastros de la cacería de un ciervo pequeño por una tigresa que hay en la zona. Según nos cuenta el conductor las tigresas cogen ciervos pequeños y no los matan sino que se los llevan a sus cachorros para que empiecen a aprender a cazar. En la arena de la pista se ve perfectamente las huellas de la tigresa y como ha arrastrado a su presa. Parece el rastro de una serpiente.

En esta zona hay elefantes que van con su cuidador patrullando el parque, tanto para impedir que entren los lugareños a cortar leña o a cazar, como para encontrar dentro de la espesura a los tigres.

Vemos dos, uno gigantesco y otro más pequeñito. En el elefante enorme, se suben 4 personas, que según nos dice el conductor han pagado para montarse en el elefante y adentrarse dentro de la selva para poder ver al tigre de cerca. Seguimos dando vueltas y llegamos a una zona donde hay una tigresa con 4 cachorros de 3 meses!!!!!. Tampoco tenemos suerte, ya que según nos confirma el conductor, hay mucha tranquilidad y eso quiere decir que no hay tigres cerca o que están durmiendo.

De pronto oímos los gritos de alarma de los spooted deer y de los monos. Pone el coche a toda pastilla y llegamos a la zona. Esperamos durante un rato pero no pasa nada. Como ya están cerca las 11, que es cuando cierran la puerta, tenemos que ir volviendo. Vemos en un árbol un montón de buitres, esperando, suponemos que la presa que ha cazado esta mañana la tigresa, solo queden los huesos.

Volvemos al hotel y desayunamos lo mismo que ayer.

Esta tarde también tenemos full vehicle en la Tala Gate. Según la guía el precio es el doble, pero el chico del hotel me pide la misma cantidad. No entendemos nada.

A las 14:30 ya tenemos el jeep esperando en la entrada del hotel. Vamos al edificio de administración y después de todas las comprobaciones vamos a la Tala Gate donde nos encontramos con el guía de esta tarde. Es todo un señor, se le nota que tiene estudios por lo educado que se nos presenta y el inglés tan académico que habla.

Empezamos la búsqueda del tigre, ya que antes de empezar me pregunta en qué estamos interesados, le decimos que claro que nos gustan las cabritas, los pájaros, pero que todo eso ya lo hemos visto que lo que nos apasiona es ver al tigre.

Una cosa que nos comenta es que los monos se suben a los árboles y arrancan hojas que tiran al suelo donde los ciervos se las comen. Son frescas y están limpias, no sucias del polvo de los caminos.

Paramos en varias ocasiones para escuchar los sonidos de alarma de los monos y ciervos, pero tal como nos dice el guía, está todo muy tranquilo. Eso para nosotros, es muy mala señal.

De pronto en una pista vemos un jeep parado, que nos hace señales de que vayamos lentos. El tigre está en medio de la pista y cuando nos ve, se mete unos metros dentro de la selva. No obstante lo vemos a placer durante bastante rato. Se lava una pata, bosteza, nos vuelve a mirar. De golpe, decide que se quiere desplazar a otro lugar. Los jeeps tienen que dejar un espacio para que el tigre se sienta seguro y pase al otro lado. El problema es como ayer, nos tenemos que ir inmediatamente y no seguir al tigre pues estamos muy lejos de la puerta.

Pero a pesar de todo, estamos felices pues hemos estado mucho rato disfrutando del tigre. Después de las fotos y el vídeo de rigor, con los prismáticos hemos disfrutado de este maravilloso animal. Le damos una propina al guía pues lo ha hecho muy bien y se ha preocupado mucho de que viéramos al tigre.

Volvemos con una sonrisa de oreja a oreja al hotel, donde descansamos un poco de tantas emociones. Para cenar pedimos el mismo plato de ayer, pero con algo de variación. También pedimos una ensalada pero no la podemos acabar de tanto que pica.

DIA 14 5-1-2019 sábado

BANDHAVGARTH NP

Hoy nos levantamos un poco más tarde, ya que ayer estuvimos esperando más de media hora a que llegase el jeep. Está mucho mejor organizado que en Pench, lo cual da margen para que no haya que madrugar tanto. A pesar de todo, a las 5:30 ya nos levantamos. Nos ponemos capas y capas de ropa, hasta 6, y porque no tenemos más….Además nos llevamos las mantas del hotel.

Hoy vamos directamente a la puerta, le decimos al conductor si no hay que ir a la administración y nos dice que los papeles ya los tiene el guía que nos está esperando.

A las 6:45 AM entramos todos los jeeps. Unos minutos antes los elefantes ya han salido a patrullar y suponemos que a buscar a los tigres. Tienen walkie-talkie, con lo que están comunicados con las oficinas y con un jeep del parque oficial que también lo tiene. El resto de coches no tiene ningún tipo de comunicación entre ellos. Además, no hay cobertura de móvil en el interior.

Vamos por las pistas y nos enseñan huellas de un macho adulto que está por las inmediaciones pero no los vemos. Preguntan a los trabajadores del parque que van andando y nos dicen que hay una tigresa en las cercanías, con lo que empieza una carrera contrarreloj para que lleguemos a tiempo de verla.

Hay muchos jeeps, pero vemos a la mamá tigresa con los 4 cachorros de apenas 2 mesecitos. Están para comérselos de guapos!!!!. Van a donde va su mamá. Cruza el camino, pero suponemos que debido a la concentración de jeeps y gente que grita, habla en voz alta, se lo piensa, vuelve a desandar lo andado con sus pequeñajos y se mete en la selva, donde ya no la podemos ver de nuevo.

El elefante que lleva a los turistas al interior de la selva, vuelve con ellos pues dice que la tigresa ha ido a una zona donde los elefantes no pueden acceder. Ha ido a una loma y algunos jeeps se esperan en el mismo sitio por si decide volver a la misma zona.

Nosotros vamos a la zona de desayunos donde nos hacen unos chais y un ginger tea por 20 rupias. Hay incluso tienda de souvenirs, donde compramos un imán de tigre, por supuesto y una bandana. Lo hacemos para tener cambio, ya que queremos dar propina al guía y al conductor.

Ahora se lo toman con mucha tranquilidad ya que el objetivo está cumplido, vamos viendo pajaritos, spooted deer, buitres que hay muchos por cierto, y poco más.

Oímos un grito de alarma, nos movemos cerca, pero no se repite por desgracia. Se hace la hora y nos devuelven al hotel.

Esta tarde tenemos single seat, o sea que tenemos que compartir el jeep con más personas. Naman nos dice que paguemos la totalidad del jeep, si al final hay más gente, nos pagarán la parte que les toca a ellos. No sabemos cómo irá, mientras tanto, desayunamos lo mismo que los otros días, la tortilla con las rebanadas de pan de molde con mantequilla y los tes.

Le preguntamos para ir a Jabalpur, nos dice que podemos ir a Umaria con taxi y de allí coger el tren a Jabalpur. Si tuviésemos tiempo lo haríamos, pero el tren sale “en teoría” a las 11:30 y tarda 4 horas en llegar. Es muy justo ya que el avión sale a las 17:50.

Nos dice que un taxi son 4000 rupias, nos parece un poco caro, ya que son 160 km desde aquí, cómo se tiene que pagar 320 km y nos han dicho que se paga 10 rupias por km, sería 3200 rupias y no las 4000 que nos dice. Cuando se lo comentamos nos dice que el precio final sería 3500 rupias.

Vamos andando a la zona de administración, desde el hotel nos mandarán un mensaje con la matrícula del jeep donde iremos. Le preguntamos y dice que lo compartimos pero no sabe con cuánta gente. Al final era una persona para compartir pero como son las 3 y no ha venido nos vamos. La entrada es desde Maghadi, donde llegamos a las 3:15. Nuestro conductor es muy novato y va lentísimo. El guía tampoco es bueno, podemos comparar después de tantos safaris. No nos cuenta nada, ni casi nos enseña los animales que vamos encontrando. Llegamos a una zona donde hay un montón de jeeps, dicen que hay dos tigres, un macho y una hembra pero nosotros después de esperar un rato, irnos y luego volver no tenemos suerte. Nos parece que esta tarde nadie los ha visto, ya que nos vamos cruzando con otros conductores y todos dicen que no. Este final ha sido un poco decepcionante, pero no nos podemos quejar pues hemos visto cada día en este parque el tigre, con el premio de la tigresa con los cachorritos de esta mañana.

Nos lleva al hotel y está el taxista que nos llevará mañana a Jabalpur, nos confirma el precio y le decimos que venga a buscarnos a las 12 del mediodía. Teniendo en cuenta que se tarda unas 3,5 horas, creemos que es buena hora.

Cenamos lo mismo que ayer, pero en vez de ensalada le pedimos un plato de patatas fritas.

DIA 15 6-1-2019 domingo

BANDHAVGARTH NP – JABALPUR – DELHI

Hoy no madrugamos ya que hasta las 12 tenemos tiempo. Desayunamos lo de cada mañana y disfrutamos de los gatitos bengalíes que hay en el hotel y del solecito que se agradece.

A las 12 cogemos el taxi que nos lleva en menos de 3 horas al aeropuerto de Jabalpur. Es un aeropuerto pequeño, con muy pocos vuelos, de hecho quedan 3 vuelos en lo que queda de día.

El avión de Jabalpur a Delhi nos cuesta 175 € los dos, sale a las 17:50 y llega a Delhi a las 19:35. Esto era en teoría, pero en Delhi ha tenido problemas el avión y sale muy tarde con lo que hasta las 21:30 no lo cogemos!!!! De haberlo sabido nos hubiésemos ido a Jabalpur a dar una vuelta. En el aeropuerto hay una tienda donde venden agua, zumos, platos preparados a precios económicos. Estamos en esta sala de espera hasta las 9 de la noche, agotados de tanto esperar, cuando pasamos el control de seguridad. Unos trabajadores de la compañía nos traen unos bocatas y unos zumos. Se hace muy pesada la espera, además llegaremos muy tarde a Delhi y no podremos coger el metro, que es tan cómodo y que nos dejaba muy cerca del hotel.

Llegamos a las 12 de la noche y cogemos un taxi prepago que nos cuesta 500 rupias. Hay una oficina dentro del aeropuerto para comprar el tiquet y otra oficina en el exterior. Al salir de la zona de recogida de pasajeros hay un control donde toman nota de la matrícula del taxi y el destino. También se quedan con una copia del comprobante que hemos comprado.

El hotel lo tenemos cerca de la estación de New Delhi. Parece mentira el ambiente que hay en la calle a pesar de ser casi las dos de la madrugada.

Nos dan la habitación inmediatamente y nos llevamos una grata sorpresa pues la habitación es perfecta para nosotros. Está bien decorada y todo muy limpio. Tenemos el baño en la habitación y sale agua caliente!!!! Estos días en Tala, no teníamos esa suerte y la temperatura es fresquita para ducharse con agua fría.

Se llama Treebo Natraj Yes Please y está en el barrio mochilero de Paharganj. Es una cadena que después veremos que tiene sucursales en bastantes ciudades de India como Indore o Bhopal. Nos cuesta 7 € la doble con desayuno, una ganga. Es lo que tiene, que haya mucha competencia en la zona.

Dormimos muy bien en nuestra enorme cama, eso sí, no ponen sábana de arriba y tenemos que dormir en nuestro saco sábana.

DIA 16 y 17 7 y 8-1-2019 lunes – martes

DELHI – ABU DHABI – BARCELONA

No madrugamos ya que tenemos casi todo el día por delante y ningún objetivo en mente por ahora. El desayuno acaba a las 10 de la mañana y bajamos casi a esa hora, pero nos hacen el desayuno sin problemas. Pedimos una tortilla, tostadas y te. Todo muy rico, también se puede pedir desayuno indio, pero no hacemos experimentos.

Cuando acabamos dejamos las mochilas para que nos las guarden y nos vamos a pasear. Compramos algo de ropa, pues el precio es muy económico y son muy chulos los diseños.

Vamos a Connaught Place, donde incluso hay un H&M en un edificio que han restaurado precioso. Es interesante pasear por aquí, ya que se ven empresas de más de 50 años, puerta con puerta con marcas internacionales como Adidas o Nike. En esta plaza hay unos paneles con televisiones que van poniendo anuncios o noticias de la ciudad y donde también hay wifi gratuito y cargadores para móviles. Es un lugar de contrastes, donde hay una clase media o media alta que abarrota por ejemplo el Mac Donalds o las tiendas mencionadas anteriormente.

Decidimos ir al Qutab Minar, ya que a pesar de hemos estado, es impresionante. Tenemos la suerte de que hay metro desde Connaught Place. Tardamos más de media hora en llegar y el billete que compramos en las máquinas expendedoras nos cuesta 40 rupias. Según el trayecto cuesta más o menos. Está muy concurrido y no nos podemos sentar.

Hemos visto en Maps me que hay casi dos km hasta nuestro destino por un camino no muy interesante y decidimos coger un rickshaw. Nos pide primero 100 rupias, pero le decimos que está al lado y que 50 rupias. El conductor nos dice que de acuerdo, pero que primero nos llevará a un mercado. Nosotros le decimos que no tenemos ganas de un mercado, con lo que pasa de nosotros. El siguiente que viene nos lleva sin problemas, aunque nos lo ofrece también.

Hay una cola enorme para los indios y otra inexistente para los extranjeros. Somos menos del 1% de los visitantes a este Patrimonio de la Humanidad. Hay doble precio como es habitual, indios 35 rupias y extranjeros 600 rupias!!!!! Nos parece muy, pero que muy, desproporcionado. Pero no nos viene de nuevo, lo hemos sufrido en muchos otros lugares.

Nos dan una ficha que se tiene que poner en unos tornos y donde hay unos vigilantes de seguridad. Primero de todo nos vamos a ver un documental que dura unos 8 minutos donde explican lo más importante de lo que vamos a ver. Es en inglés, subtitulado en hindi (suponemos).

Después de esta primera introducción, ya vamos a nuestro aire visitando todos los rincones de esta maravilla. Hay algunos paneles informativos que vienen muy bien para ir apreciando todo lo que vamos viendo.

El Mehrauli Archaeological Park tiene un montón de cosas a visitar como la Tumba de Adham Khan, que era el hijo de la nodriza del emperador Akbar. Mató a un rival político y el emperador lo ejecutó. Como contrapartida hizo erigir este magnífico mausoleo.

El Qutb Minar es la torre libre más alta de la India y marca el lugar donde se estableció en 1193, el primer reino musulmán de la India. Tiene 5 plantas, cada una diferente de la anterior. La entrada al complejo se hace por la Alai Darwaza, es uno de los primeros edificios de la India que incorpora los principios árabes de construcción de arcos. Su entrada está decorada con paneles tallados con inscripciones del Corán.

Hay un pozo escalonado llamado Rajon ki Baoli y otro de cinco alturas, que su nombre viene por el fuerte olor a azufre que despide.

Al otro lado de esta entrada se encuentra la Mezquita Quwwat-ul-Islam con motivos hindúes, como campanas y cuerdas. Incluso hay figuras como de apsaras y dioses hindúes. El motivo es que los paneles decorativos se han obtenido de los templos derruidos en los alrededores.

Una cosa que llama la atención es un pilar de hierro del s IV, erigido originariamente como mástil en honor a Visnú y es un tributo a la antigua metalurgia india.

Esta visita la recomendamos encarecidamente porque está cerca de Delhi e impresiona todo lo que hay en su interior.

Cuando nos cansamos de pasear por el complejo cogemos otro rickshaw y nos vamos a Connaught Place a comernos una Maharaha Burguer, la cual fue un descubrimiento en nuestro cuarto viaje a la India y nos sentó muy bien.

Andando llegamos a nuestro hotel, cogemos las mochilas y un rickshaw nos lleva por 100 rupias a la estación de metro donde se coge el que va al aeropuerto.

Antes de entrar ya tenemos que mostrar nuestro justificante del vuelo por seguridad. El vuelo es con la Etihad como a la ida y todo funciona como una seda. Son casi 4 horas hasta Abu Dhabi y otras 6 horas hasta Barcelona. El vuelo es plácido y llegamos sin novedad a casa, eso sí un poco cansados, pero como es martes y toca trabajar, nos damos una ducha y a currar como unos campeones.

Nos hemos gastado en total 2800 € entre los dos.

A %d blogueros les gusta esto: