Rusia

banderarusaVerano del 2016

Moscú, San Petersburgo, Círculo de oro, Smolensk, Murmansk, Carelia

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

El país más grande la tierra, hicimos unos cuantos miles de kilómetros y puestos en el mapa apenas se ven. El viaje de este verano del 2016 era comprobar si era factible viajar con vehículo propio por Rusia. Mucha gente habla sobre temas sin haberlo vivido y algunos dan información simplemente porque lo han oído. Antes de partir de viaje mucha gente, incluido en algunos foros, hablaban de lo antipáticos de los rusos, de la corrupción de la policía, de la inseguridad en las grandes ciudades, etc…. Olvídense de todo. Los rusos son gente agradable, quizás algo fríos en el inicio de las conversaciones, con el único problema que apenas saben inglés. Nos ha encantado. No hay ningún problema para viajar por sus tierras.

Fecha del viaje

De 14 de Julio al 3o de julio del 2016

Moneda

Es el rublo. En julio del 2016 por cada 1€ daban 72,3 rublos (conversor)440px-rouble

Nivel de vida

rublo

Aunque el gráfico es quizás algo confuso se puede observar que el rublo cada vez vale menos, que por cada euro nos dan cada vez más rublos. Y eso se nota en el día a día de un viaje por Rusia. No es que sea un país barato pero al cambio,  hace que el viaje sea más asequible que hace unos años.

En las dos grandes ciudades turísticas los restaurantes y hoteles abusan pero en las pequeñas poblaciones, donde apenas llegan viajeros, tanto el alojamiento como la comida es más barata que en España.

Visado

Complicado pero en absoluto imposible. En Barcelona existe una oficina donde lo puedes tramitar y que tiene esta página web. El visado por 1 mes nos costó 58 € por persona más 30 € por la carta de invitación. Esta  puede ahorrarse, si acuerdas algunas noches en algún hotel o contratas un tour. Aunque algunos hoteles cobran por esta gestión, incluso contratando noches en su alojamiento. En esta página, o en la misma oficina, te informan de que has de rellenar un impreso y tener un seguro obligatorio de asistencia en viaje. Además has de tener dos páginas en blanco en el pasaporte (cosa que hizo que Antonio tuviese que renovarlo antes de hora). En 10 días te lo entregan. Son super estrictos en la fecha de salida.

Salud

En la Rusia europea no creemos que se registren problemas mínimamente importantes.

Seguridad

Como en las grandes ciudades hay problemas, pero nosotros no vimos nada que nos hiciese sospechar de que no fuese seguro. Quizás tuvimos suerte con el coche, pues no se ven coches de matrícula extranjera y nosotros lo tuvimos aparcado varios días, inmóvil tanto en Moscú como en San Petersburgo, pero en ninguna de las dos ciudades vimos ventanillas rotas ni nada sospechoso. En estas dos ciudades hay muchos turistas por lo que se debería tener cuidado.

El problema principal de Rusia, cuando vas en coche, es la enorme cantidad de conductores “suicidas”. Nunca habíamos visto semejante cantidad de gente que se saltase las normas básicas de conducción, van por lo arcenes, corren, se cruzan, hacen lo que quieren, y, aunque hay mucha policía, las multas son tan baratas que no son disuasorias.

Transporte

El transporte público (Metro,autobuses y tranvías ) funcionan fantásticamente bien. No cogimos ningún transporte interurbano

Electricidad

Los enchufes son en general igual que en Europa.

Diferencia horaria

Hay 1 hora de diferencia en esta parte de Rusia, pero al ser un país tan extenso atraviesa una gran cantidad de husos horarios

Guía de viaje

Geoplaneta y Visual de El Pais Aguilarguias-turisticas-de-viaje-rusia-imagen-destacada-1024x529

ITINERARIO

Día 1:  KRASNOSELSKOE – NIZHIN – KRASCOSELSKOE – OREL (RUSIA)
Día 2: OREL – SMOLENSK
Día 3: SMOLENSK – BORODINO – MOSCU
Día 4: MOSCÚ: KITAI GÓROD – KREMLIN – KOLOMENSKOYE – ARBATSKAYA
Día 5: ALREDEDORES DE MOSCÚ: CONVENTO DE NOVODEVICHI – KUSKOVO – PARQUE DE LA VICTORIA
Día 6: MOSCÚ – SERGUIEV POSAD – PERESLAVL ZALESKI – ROSTOV – YAROSLAVLindice
Día 7: YAROSLAVL – KOSTROMA – SUZDAL – VLADIMIR
Día 8: VLADIMIR – SUZDAL – TVER
Día 9: TVER – NOVGOROV
Día 10: NOVGOROD – SANT PETERSBURGO
Día 11: SANT PETERSBURGO
Día 12: SAN PETERSBURGO – PUSHKIN – SAN PETERSBURGO
Día 13: SANT PETERSBURGO – STARAYA-LÁDOGA – PETROZAVODSK
Día 14: PETROZAVODSK – KEM – KANDALALSHA
Día 15: KANDALALSHA – MONCHEGORSK – LOVOZERO – MURMANSK
Día 16: MURMANKS – KIRKENES (NORUEGA)

Diario de viaje

Y venimos de Ucrania…

DÍA 16

16-7-2016 SÁBADO

KRASNOSELSKOE – NIZHIN – KRASCOSELSKOE – OREL (RUSIA)

Salimos a las 7 :30 en dirección a la frontera pero a los pocos km oímos un ruido extraño y cuando paramos a ver qué ha pasado nos llevamos una ingrata sorpresa, pues el ruido es, que la sujeción de la baca se ha roto en 3 de los 4 sitios. No podemos seguir así, con lo que pensamos cual es la mejor opción. Decidimos volver al hotel, explicar el problema y dejar la tienda para poder buscar otras barras. Nos dice que ningún problema que vayamos a Nizhin, que está a unos 24 km que es una población un poco grande y allí hay posibilidades.

Llegamos a Nizhin y vemos un taller mecánico, pero antes vamos a sacar dinero a un cajero porque teníamos lo justo para poner un poco de gasolina. Sacamos 150 € ya que no sabemos qué necesitaremos.

Gracias al traductor del google, y a que queda una de las sujeciones sin romper, el mecánico que es muy espabilado, nos dice que lo puede arreglar. La solución es la soldadura, parece que ha quedado bien y nos cobra 200 g (7 €), muy bien de precio. Le regalamos una botella de vino y se queda súper contento.

Ahora nos sobra mucho dinero, con lo que vamos a un banco a cambiarlo por €. No sabe inglés pero entiendo que solo lo puede hacer si tengo un pasaporte ucraniano, cosa que no tengo, pero después de mirar en un diccionario y pensar un poco, me dice que lo va a hacer con su pasaporte. Es un encanto esta chica, pero es que en general, la gente ucraniana es una maravilla, siempre sonríen y son muy amables. Hay el gran impedimento del idioma, pero gracias a que hay buena voluntad, se resuelven las cosas.

Volvemos al hotel a poner la tienda otra vez y seguir camino.dsc_0782-medium

Salimos de nuevo 4 horas después, llegamos a la frontera ucraniana a las 13:30 y el ritual es similar a cuando entramos, un soldado toma nota de nuestra matricula y que somos dos. Nos acercamos un poco más y un funcionario nos coge los pasaportes y la cedula del coche. Se los lleva y al poco nos los devuelve. Viene un soldado y nos revisa algo el coche, pero sin profundizar, menos mal. Otra soldado nos vuelve a coger los pasaportes y la cedula del coche y se lo queda un rato. Salimos de esta frontera a las 2 de la tarde, media hora después.

La frontera rusa  ya vemos que será otra cosa pues hay bastante cola y los coches se mueven muy lentamente. Según hemos leído en la prensa ucraniana se han endurecido los controles de Rusia sobre los camiones ucranianos que llevan mercancías a alguno de los tan. Suponemos que a los turismos también nos mirarán más y mejor.

Cuando llevamos 3,5 horas esperando, cierran las puertas de la frontera y tiran los pinchos al suelo, algo pasa pero no sabemos lo que es.

Vemos que la gente va a la garita que hay antes de entrar y coge unos papeles, voy a buscarlos y los relleno para ir adelantando. Pasamos por una ventanilla donde comprueban que hemos rellenado bien los datos y nos sellan el pasaporte, aquí el impreso está en inglés y ruso.

Al final tardamos 5,5 horas en pasar la frontera rusa. Primero nos hacen sacar casi todo del coche, pero no miran demasiado. Después tenemos que rellenar unos cuantos papeles, primero uno que está en el exterior de la oficina que se tiene que hacer por duplicado, el problema es que todo está en ruso. Una señora moldava me ayuda a rellenarlo y luego hay que rellenar otro que está dentro de la oficina y lo tienes que ir a buscar. Un policía muy amable también  me ayuda a rellenarlos, vuelve a decirnos que abramos el coche y nos pregunta si llevamos armas o animales de compañía. Le decimos que evidentemente no.

Ha sido muy cansado,  son las 20:30 cuando salimos de la frontera y el hotel lo tenemos a 170 km!!!!!dsc_0783-medium

Llegamos a las 11 de la noche al hotel después de haber parado en una ciudad para sacar dinero de un cajero y haber echado gasolina. Aquí es más barata que en Ucrania a 0,4 € el litro de diesel, mientras que allí era 0,7 €.

Es un hostel pero nosotros tenemos una habitación doble muy cómoda y toda decorada con accesorios IKEA. Se llama Hostel City 57, está a las afueras de Orel, pero es un buen sitio ya que hay de todo a unos pasos, restaurantes, bares, comida rápida etc. Nos cuesta 22 € la doble con baño. Se queda nuestros pasaportes un rato porque se hace fotocopias de todas las hojas que hay algo, y nos cobra, que es algo muy típico en estos países, siempre se paga por adelantado.

Hemos hecho 437  kmdsc_0795-medium

DÍA 17

17-7-2016 DOMINGO

OREL – SMOLENSK

Hoy nos lo tomamos con calma, ya que ayer fue un poco pesadito. No podemos decir nada malo sobre los rusos por ahora, súper simpáticos y colaboradores. La señora del hotel cuando le damos la llave para irnos, nos enseña en el ordenador que ha traducido al inglés del ruso “Buen viaje”. Además todo son sonrisas.dsc_0789-medium

Vamos a visitar Orel, que en ruso antiguo significa águila. Es un lugar rico, con cierto aire a Europa central. Fundada en 1566 como ciudad fortaleza para hacer frente a las invasiones tártaras, alcanzó su máximo esplendor durante el s XIX, cuando vivían en ella un gran número de pequeños nobles. El escritor Iván Turgueniev fue uno de los 12 escritores que prosperaron en esta ciudad que hoy tanto lo recuerda.

Para los amantes de la literatura rusa del XIX, Oriol puede resultar un lugar muy gratificante.

Nosotros llegamos por casualidad a la Plaza Lenin, donde hay una gran estatua del susodicho, y unos cuantos edificios, entre los que destaca un edificio con un montón de hoces y martillos en la fachada.

De aquí bajamos por la Ulitza Lenina, una arteria peatonal, llena de tiendas y restaurantes. Pasamos por un puente peatonal que nos lleva a la Plaza Karl Marx. Subimos por la Karachevskaya, hasta la plaza de la paz, curiosa porque en medio hay un tanque de la IIGM.

Antes de llegar entramos en un mercadillo de ropa y accesorios, pero los precios son más caros que en España. Ya notamos que el nivel de vida aquí no es como Ucrania, es todo mucho más caro.

Pasamos por el Museo de Historia de la ciudad, otros teatros y seguimos hasta un parque donde hay juegos para niños y fuentes donde se remojan para contrarrestar el calor que hace.dsc_0823-medium

Se pueden alquilar botes de remos para pasear por el rio Oká, es una ciudad muy agradable. Nosotros como no somos grandes aficionados a la literatura rusa no nos dicen nada estos nombres que pone la guía, a pesar de que hay algunos premios Nobel, pero es que a nosotros nos pillan un poco lejos, y no se les estudia en nuestro país.

Después de un rato, ya cogemos el coche pues tenemos el hotel esta noche en Smolensk a 380 km de aquí. Antes paramos a sacar dinero, porque el límite en los cajeros es de 5000 rublos, que son unos 70 € y con eso tenemos para poco. Ya que tenemos dinero, vamos a un supermercado a comprar agua y para ver cómo están los precios de la comida y de la bebida. Para nuestra sorpresa son similares  a España, o sea caros comparados con Polonia  y sobre todo Ucrania.

Llegamos a Smolensk donde tenemos el hotel Koleso, que nos cuesta 28 € o 2000 rublos la doble con baño y desayuno incluido. Está a unos 4 km del centro de la ciudad y es un hotel muy curioso, con un parque para niños, restaurante para bodas y banquetes, con una decoración muy arcaica pero la habitación está bien. La señora que hay en recepción se cree que yo hablo ruso con fluidez y no para de explicarme cosas sin parar. Este hotel nos sella el papelito de entrada en Rusia y aparte nos dá otro papel que no sabemos que tenemos que hacer con él, está rellenado con el nombre del hotel, con nuestros nombres y que hemos estado esa noche en su hotel.dsc_0801-medium

Nos vamos a visitar esta ciudad ya que todavía es pronto. La primera parada es la verde y blanca Catedral de la Asunción. Se erige en lo alto de una escalera, desde 1101 siempre ha habido una catedral en este punto, ésta se construyó a finales del s XVII, es uno de los primeros ejemplos de resurgimiento ruso-griego. Coronada por 5 cúpulas, tiene un espectacular pero que muy espectacular, interior dorado. Cuando nosotros llegamos está acabando la misa. Todas las mujeres llevan el pelo tapado y se ponen unas faldas sobre los pantalones. Yo como llevo un pañuelo, me lo pongo por respeto.

 Cuenta la leyenda que Napoleón se quedó tan impresionado al verla que incluso situó un guardia a la entrada para evitar que sus propios hombres la dañaran. Creemos que no hemos visto un interior tan esplendoroso como el de esta catedral.

A la izquierda según se entra hay un icono de la Virgen con perlas incrustadas. Desde la terraza hay buenas vistas de las murallas y de dos de las torres. Hay una estatua a un tal Vladimir y justo al lado varias parejas están bailando swing, se ha puesto de moda también por estos lares.dsc_0830-medium

Vamos al centro de la ciudad que es la Plaza Lenina. Hay gente patinando, niños jugando y evidentemente una gran estatua de Lenin presidiendo la plaza.

Buscamos un sitio para cenar y nos acercamos a un restaurante que se llama Dominó, en la guía pone que tienen menú en inglés. No es verdad, hay unas pantallas con todo el menú, vas a caja pagas lo que quieres y te lo dan. Es como un Mc Donalds, pero ruso. No hablan nada de inglés, ni ganas, preguntamos a un vigilante del restaurante y nos responde de una manera desabrida, que todo es ruso…

No nos arredramos y conseguimos comer unas hamburguesas muy buenas, ensalada Cesar y patatas fritas con dos cervezas de medio litro estupendas. Nos cuesta 9 €.

Hemos hecho  387  km.

DÍA 18

18-7-2016 LUNES

SMOLENSK – BORODINO – MOSCU

El desayuno en el hotel no es para tirar cohetes pero bueno, hay unas salchichas, queso, mortadela, aceitunas, tomate, yogures y mermeladas.

Volvemos a pasear un rato a Smolensk, especialmente al Jardín Glinka. Luego pasamos al Parque Central de la Cultura y del descanso, que se encuentra en la parte trasera del largo tramo de murallas. El bastión Korolevsky, situado fuera de las murallas en el lado oeste del parque es un baluarte construido por los polacos que dominaron la ciudad en 1611. Ha sido muy cotizada esta ciudad y han pasado los tártaros, los rusos, Polonia, rusos, etc.

En el parque también hay un monumento de 26 m de alto en memoria de los defensores de la ciudad de 1812, en lucha contra los franceses. Al pie de las murallas, al sudeste del parque Glinka, arde una llama eterna en memoria de los caídos de la IIGM.dsc_0836-medium

Pasamos por el Museo de la Segunda Guerra Mundial, donde queda documentada la invasión y la extensa devastación que sufrió la ciudad. Detrás del museo hay tanques, artillería y un avión MIG. Hoy por desgracia están todos los museos cerrados ya que estamos a lunes.

Esta ciudad fue famosa por la producción del lino, por el clima moderado de la zona. Debido a esto, hay un Museo del lino, además del Museo de Historia, Museo de Escultura y ¡sorpresa! el Museo del Vodka Ruso. Es una pena, todos cerrados.

Nos ha gustado mucho esta ciudad, edificios muy bonitos, todo muy arreglado y fácil.

Hay mucha policía por todos sitios y especialmente en las carreteras con controles de velocidad manuales, radares y en otros sitios hay unos coches y policías de mentira. Ya los habíamos visto en Eslovenia hace unos años.

Nuestro próximo destino es Borodino, a unos 115 km antes de llegar a Moscú. En 1812, Napoleón invadió Rusia, seducido por la posibilidad de tomar Moscú. Durante tres meses los rusos tuvieron que replegarse, hasta que el 26 de agosto los dos ejércitos se enfrentaron en una sangrienta batalla de desgaste en el pueblo de Borodino, 130 km al oeste de la capital. Al cabo de quince horas, cada ejército había perdido más de un tercio de sus hombres, más de cien mil soldados en total.dsc_0839-medium

Al principio los franceses parecían vencedores, pues los rusos se retiraron abandonando Moscú. Sin embargo Borodino fue el principio del fin de Napoleón, que pronto se vio obligado a emprender una definitiva y aciaga retirada.

El campo de batalla, que ocupa más de 100 km cuadrados, se ha convertido en el Museo-Reserva del Campo de Borodino, formado por extensos campos por los que se distribuyen decenas de monumentos en recuerdo de divisiones militares y generales con nombre, la mayor parte se erigieron en 1912 con motivo del centenario de la batalla. La visita se empieza en el museo de Borodino, donde se contempla un diorama de la batalla antes de pasar al escenario real.

El frente está situado aproximadamente a lo largo de los 4 km de la carretera que va desde el pueblo de Borodino hasta la estación de trenes.

Por una ironía del destino, el mismo escenario de batalla fue recreado durante la IIGM, cuando el Ejército Rojo se enfrentó a los nazis en este mismo lugar. El monasterio del Salvador de Borodino fue construido  por las viudas de la Guerra de Afganistán. Entre los objetos que exhibe se encuentra una dedicatoria a León Tolstoi y a los sucesos de Guerra y Paz que tuvieron lugar en la localidad.

Nosotros lo recorremos, pero claro para nosotros no tiene mucho significado, ya que estas guerras son muy lejanas, no obstante vemos a rusos que las van a visitar, seguro que tienen familiares que han muerto aquí o en las cercanías.

Seguimos camino hacia Moscú, una mega ciudad que nos provoca respeto, por lo grande, extensa y fama de peligrosa que tiene para los que van en coche extranjero. Esperemos que no pase nada.

Habíamos visto en Estados Unidos, ciudades con mega autopistas, cinturones etc., pero ésta yo creo que le gana, además aquí los conductores no son tan respetuosos con la ley como en Norteamérica. Empezamos bien, pero una salida que no cogemos porque nos equivocamos nos cuesta más de media hora para volver a salir por la correcta. Es muy estresante conducir por Moscú, no nos extraña que no veamos un solo coche extranjero. Finalmente después de mucho rato, llegamos al hotel donde dejaremos el coche sin tocar unos días.

El hotel Best Season es el que hemos reservado para esta noche, nos cuesta 45 € la doble con baño y desayuno incluido. Es un hotel boutique, la habitación no es muy grande, pero está todo puesto con mucho gusto y es muy cómoda.

Estamos deseosos de ver algo de Moscú, con lo que bajamos y le preguntamos donde está el metro. Está muy cerca, lo cual es una ventaja en esta ciudad que el metro te lleva a todas partes. Han integrado hace poco los billetes, sirven para autobuses, trolebuses, tranvías y metro. Un billete solo cuesta 50 rublos, pero puedes comprar por ejemplo 20 viajes que es lo que hacemos nosotros y eso cuesta 650 rublos, y lo pueden utilizar varias personas. Se acerca a un lector de tarjetas y entras, algunas estaciones tienen puertecitas otras no. En todas las estaciones en las que nosotros hemos pasado había detectores de metales, en muchas, policías mirando a ver qué careto tiene la gente que entra. Otra cosa curiosa es que en muchas líneas hay wifi gratis, lo cual está muy bien porque las distancias son largas, como ejemplo nuestro hotel está a 3 paradas del Kremlin, y es un cuarto de hora.

Vamos a la cajera y practicamos un poco de ruso y nos entiende!!!!!!. Las estaciones están a gran profundidad, hay escaleras mecánicas donde hay un vigilant@ que controla que todo vaya bien. Puedes estar en una escalera mecánica 3 minutos, que lo hemos comprobado!!!!.

La primera idea de un ferrocarril se propuso en 1902, pero no fue hasta los años treinta que se vio la necesidad dedsc_0868-medium este medio de transporte que sirviera de escaparate del socialismo y de los beneficios que reportaba a obreros y campesinos.

Se empezó en diciembre de 1931, durante el primer plan quinquenal estalinista. El partido comunista ordenó que todo el país construyera el metro y en consecuencia vinieron obreros, tanto hombres como mujeres, de toda la Unión Soviética. El Ejército rojo y más de 13.000 miembros de la Joven Liga Comunista (Konsomol). Trabajaban en sus ratos libres y tienen una parada de agradecimiento que es la Konsolmolskaya. Los materiales venían también de todo el país, como el acero de Kuznetsk, el mármol de los Urales y el granito de Carelia y Ucrania.

Se encargó la decoración del Metro a algunos de los mejores artistas de la Unión Soviética. Estaban obligados a ceñirse a los cánones del realismo socialista, muchos abordaron asuntos como la Revolución, la defensa nacional y el modo de vida soviético.

Tiene 185 estaciones, todos los días operan 10.000 trenes que viajan a velocidades de hasta 90 km/h y transportan diariamente entre 8 y 9 millones de pasajeros, más que los metros de Londres y Nueva York juntos. Pasan muy seguidos no esperas casi nada en las paradas. Si te equivocas y te pasas de estación no hay problema porque los dos sentidos tienen un andén común, con lo que te bajas y coges en la otra dirección.

Nos vamos a Teatralnaya, ya que nosotros estamos en la línea 2 (verde clarito). Justo enfrente ya nos encontramos el Teatro Bolshói, que es la sede de una de las compañías de ballet más antiguas del mundo, y seguramente la más famosa. Este es el 3º, ya que los dos anteriores se quemaron. Tiene un frontón neoclásico con dos ángeles que sostienen en alto la lira de Apolo, dios griego de la música y la luz. Tiene otra llamativa escultura que es Apolo en el carro del Sol.

El interior, que no vemos, tiene un palco real, un majestuoso Vestíbulo Imperial y un auditorio de seis plantas con un aforo de 1600 espectadores. Entre bastidores trabajan más de 700 personas, incluidos los artesanos y las mujeres que hacen las zapatillas de ballet, el vestuario y el utillaje.

De aquí nos vamos ya a la Plaza Roja. Hacia finales del S XV, Iván III dio orden de derribar las casas que había delante del Kremlin para dejar sitio a esta plaza. En un principio sirvió de mercado,  pero los puestos de madera ardían con tanta frecuencia que el lugar pasó a denominarse la plaza del  Fuego. El nombre actual viene del ruso antiguo Krasnii, que en su origen quería decir bella, pero después vino a significar rojo. La asociación entre el color rojo y el partido comunista es pura coincidencia.

La plaza Roja, que mide unos 500 de longitud, era también teatro de alocuciones públicas y ejecuciones. En su extremo sur, frente a la catedral de San Basilio, se levandsc_0850-mediumta un pequeño estrado circular, desde donde los zares y los patriarcas se dirigían al pueblo.

La plaza ha sido testigo de festejos y procesiones. Antes de la Revolución, todos los domingos de Ramos el patriarca atravesaba la puerta del Salvador a lomos de un burro para conmemorar la entrada de Jesús en Jerusalén.

El comunismo prohibió las procesiones religiosas e instauró en su lugar aparatosos desfiles militares que se celebraban cada año coincidiendo con el 1 de Mayo y el aniversario de la Revolución. Por fuera del mausoleo de Lenin, los líderes soviéticos contemplaban el espectáculo mientras eran escrutados por los que trataban de establecer el escalafón del momento.

Hoy la plaza se destina a actos culturales diversos, conciertos, exhibiciones de fuegos artificiales y otras celebraciones.

Otro edificio espectacular es el edificio rojo de ladrillo rojo que está frente la catedral de San Basilio, en estilo neorruso, alberga el Museo Histórico, con más de 4 millones de piezas centradas en el surgimiento y la expansión del Estado Ruso. Frente a la fachada del Museo hay una estatua del general Zukov, uno de los héroes de la IIGM.

Un icono y un mito para nosotros hasta ahora es la Catedral de San Basilio. No importa las veces que la hayas visto fotografiada, documentales, etc., estar allí delante y verla no tiene precio. Es tan espectacular como nos la imaginábamos. Fue encargada por Iván el Terrible para celebrar la toma de la fortaleza mongola de Kazan. Es fama que su diseño corrió a cargo del arquitecto Postnik Yakovlev y que, según la leyenda, Iván quedó tan impresionado por la belleza de su obra que lo mandó cegar para que nunca pudiera volver  a crear un edificio de igual hermosura. El nombre por el que se la conoce popularmente viene del “santo loco” Basilio el Bienaventurado, cuyos restos yacen en su interior. La traza de la catedral, que se inspira en la arquitectura tradicional rusa de madera, es una profusión de hastiales de múltiples colores, cubiertos de atractivas cúpulas bulbosas.

No entramos dentro porque en varios blogs comentan que si has visto otras iglesias ortodoxas, como así ha sido, el interior de ésta no te impresiona. Delante hay una estatua de bronce que representa a dos héroes de la Era de los conflictos, el carnicero Kuzmá Minin y el príncipe Dmitri Pozarski, que reunieron una fuerza de voluntarios para combatir a los polacos invasores y, en 1612, lograron expulsarlos de Moscú.dsc_0864-medium

En la misma plaza hay los almacenes Gum, la meca del lujo y el pijerio de Moscú. Antes de la revolución, este lugar era un mercado cubierto, con hileras de puestos que llegaban hasta el rio Moscova. Consta de 3 galerías separadas que siguen llamándose Hileras. El nombre Grandes Almacenes del Estado, data de cuando fue nacionalizado en 1921. Sus arcos, rejas de forja y galerías estucadas resultan especialmente impresionantes cuando los rayos del sol atraviesan el techo de cristal. En su día llegó a haber aquí más de 1000 tiendas donde se vendían desde sedas y pieles hasta velas. Durante un tiempo cuando gobernaba Stalin, las tiendas fueron requisadas y convertidas en oficinas. Hoy hay una selección de primeras marcas y restaurantes, cafeterías etc. está todo lleno de flores preciosas, todo muy cuidado y con mucha seguridad, hay arcos de seguridad y vigilantes que miran si ven algo sospechoso.

Por la noche es precioso, porque tiene miles de bombillas en las fachadas y queda muy fotogénico.

Hemos hecho 405  km

DÍA 19

19-7-2016 MARTES

MOSCÚ: KITAI GÓROD – KREMLIN – KOLOMENSKOYE – ARBATSKAYA

Hoy toca visitar el Kremlin, pero primero vamos a ver el barrio de Kitai Gorod. El comercio y la religión se dan la mano en esta antigua parte de Moscú. El corazón del barrio financiero de Moscú es Ploschad Birzhevaya, en cuyos alrededores han residido los comerciantes durante siglos. Entre bancos y oficinas está surgiendo un número creciente de comercios de lujo, especialmente en Ulitsa Nikolskaya. Vemos Chanel, Cartier, etc. y el personal de categoría.dsc_0878-medium

En una época llegó a haber en estas estrechas calles más de 40 iglesias y monasterios; solo ha sobrevivido una docena y en unas condiciones un poco precarias.

En la calle Ilinka se abre la plaza Birzhevaya, donde se levanta la antigua bolsa, que hoy es sede de la Cámara de Industria y Comercio de Rusia.

De aquí ya nos topamos con  la Ulitsa Varvarka, corazón del que fue barrio de los comerciantes moscovitas. Es una de las calles más antiguas de Moscú, el nombre le viene de la primitiva iglesia de Santa Barbará Mártir.

Nos encontramos con la Antigua Casa Inglesa, el palacio de los Boyardos Romanov, que nos gustaría verlo pero hoy está cerrado, la iglesia de San Jorge con unas cúpulas azules muy bonitas con estrellas doradas.

 Llegamos a la Iglesia de la Trinidad de Nikitniki, encargada por un rico comerciante, tiene una arquitectura exuberante, pero está cerrada por reformas.

Queríamos visitar la tumba de Lenin, pero hay tal cola y tal sol que decidimos que ya la visitaremos otro día.

Nos vamos al Kremlin, la entrada cuesta 500 rublos. La armería no la visitamos pero cuesta 750 rublos. Fue la ciudadela de los zares, cuartel general de la Unión Soviética y hoy residencia oficial del presidente ruso, el Kremlin ha simbolizado durante siglos el poder del estado. El Kremlin no se salvó del vandalismo arquitectónico de los años treinta cuando fue cerrado y varias de sus iglesias y palacios fueron destruidos por orden de Stalin.

El Kremlin es la residencia del presidente de Rusia y la sede de su gobierno. Menos de la mitad del recinto es accesible al público y las medidas de seguridad son estrictas. No se pueden introducir mochilas grandes y pasas por el arco de control de metales.

Entramos por la Torre de la Trinidad, debe su nombre al monasterio trinitario de San Sergio que tuvo antaño una misión no lejos de aquí. Servía de entrada a los patriarcas y a las esposas y los hijos de los zares.dsc_0887-medium

Con 76 m de altura, la torre es la más alta del Kremlin, fue construida en 1495 y en 1516 un puente tendido sobre el río la unió a la torre Kutafia. El río corre hoy bajo tierra y la torre es la única superviviente del anillo de torres que en el pasado defendió las murallas del Kremlin.

En septiembre de 1812, Napoleón entró triunfalmente por aquí, sólo unos meses más tarde lo abandonó, cuando los rusos quemaron la ciudad.

El palacio estatal del Kremlin, fue encargado por Jrushov para acoger los congresos del Partido Comunista, siendo el único edificio moderno del recinto.

El campanario de Iván el Grande, se llama así porque en 1600 le añadieron un tercer cuerpo que lo elevó a los 81 m y se convirtió en el edificio más alto de Moscú. Contiene 21 campanas, la mayor de las cuales, la de la Asunción, pesa 64 toneladas y se tañía tres veces cada vez que se moría un zar. Frente al campanario se halla la campana del Zar, con más de 200 toneladas de peso. En el año 1701, durante un incendio, se cayó del campanario y se hizo pedazos. Los restos se aprovecharon para fundir una segunda campana que encargó la zarina Ana y que, cuando el Kremlin volvió a incendiarse en 1737, se estaba forjando todavía; al caer agua fría sobre el metal caliente se desprendió un gran trozo que se expone junto a la campana.dsc_0945-medium

La Catedral de la Asunción fue la iglesia más importante de Moscú. Aquí se coronaba a los príncipes y recibían sepultura los metropolitanos y patriarcas de la Iglesia Ortodoxa.dsc_0941-medium

Por dentro te deja sin palabras, el tabernáculo contiene entre otras reliquias, los restos del patriarca Hermógenes que se dejo morir de hambre en 1612 durante la invasión polaca. El Trono de la Zarina está dorado y ostenta un águila de dos cabezas. El candelabro de la Cosecha contiene plata recuperada a los franceses tras  la ocupación de la ciudad en 1812.

El trono real de Iván el Terrible está decorado con tallas que relatan las hazañas del príncipe Vladimir Monomaj. Los paneles ilustran sus campañas militares y uno de ellos lo representa recogiendo la corona de manos del emperador bizantino Constantino Monómaj. Esta leyenda sirvió para legitimar la idea de que los monarcas rusos eran herederos de Bizancio.

Los frescos llaman mucho la atención porque antes de pintarse se doraron las paredes de la catedral para que se asemejaran a un manuscrito iluminado.dsc_0931-medium

Las tumbas de metropolitanos y patriarcas jalonan los muros de la nave y la cripta. En esta catedral reposan casi todos los jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

El portal sur con arco, decorado con frescos del siglo XVII, era la entrada utilizada por los cortejos reales. Traída a Moscú desde Suzdal en 1401, el interior de la puerta está grabada con pasajes bíblicos.

Para entender algo de todo lo que vemos en las iglesias, tenemos que tener en cuenta que el iconostasio simboliza la frontera entre el mundo espiritual y el temporal. Los iconos se disponen en cuerpos, normalmente 4, 5 o 6, cada uno con asunto y significado propios.

El cuerpo superior del iconostasio representa a los patriarcas y profetas del Antiguo Testamento, justo debajo está el Cuerpo de las Festividades que representa los días festivos del calendario ortodoxo ruso. El siguiente es el cuerpo de la Déesis, el más importante del iconostasio, representa a santos, apóstoles y arcángeles, en el centro siempre está en el centro, habitualmente flanqueado por la Virgen y San Juan Bautista, puede haber uno más antes del cuerpo Local que representa normalmente los meses del año. La puerta Real, está por lo común decorada con paneles donde aparecen los 4 apóstoles y la Anunciación del arcángel a María. La puerta representa la entrada al mundo espiritual desde el mundo temporal.dsc_0895-medium

Los iconos también son utilizados en el culto y la enseñanza de la religión. Los primeros iconos llegaron desde Bizancio. Kiev era el centro principal de la pintura de iconos hasta que lo conquistaron los mongoles en 1240. Después surgieron escuelas influyentes en Novgorod y en Suzdal.

Visitamos también la catedral del Arcángel y la de la Anunciación. En todas éstas hay unos folletos en varios idiomas incluido el castellano!!!!, son muy bonitos y te lo explican todo con todo lujo de detalles.

Vemos el Palacio Facetado, el palacio Térem, la iglesia del Manto de la Virgen, el Senado etc.dsc_0907-medium

Cuando nos cansamos de ver tantas cosas, y el estomago nos llama la atención nos vamos a los Jardines de Alejandro. Honran la memoria del zar Alejandro I, que presidió la reconstrucción de la ciudad, incluido el Kremlin, tras las guerras napoleónicas. Antes de que se tendieran los jardines fue canalizado bajo tierra el río, que forma parte del foso del Kremlin, y de cuya existencia no hay otro vestigio que el puente de piedra que une las dos torres, Kutafia y Trinidad.

Delante de la torre mediana del Arsenal, se yergue un obelisco erigido en 1913 para conmemorar los 300 años de la dinastía Romanov. El águila imperial fue retirada después de la revolución y en lugar de la inscripción se grabaron los nombres de teóricos revolucionarios como Marx y Engels.

La tumba del soldado desconocido, a poca distancia, fue descubierta en 1967, su llama perenne se prendió con una antorcha procedente del campo de Marte de San Petersburgo y arde para recordar a todos los rusos caídos en la IIGM.

Comemos en unos de los cafés de los jardines, es carito porque nos tomamos 2 cervezas y un plato grande de alitas de pollo, muy buenas, pero nos cuesta 17 €!!!! Eso sí, el sitio pijo, pijo y con unas buenas vistas increíbles. Una parte de la recaudación es para cuidar el hábitat del Tigre Amur o Siberiano, que solo quedan 70 en libertad…

Ahora nuestro próximo destino es Kolómenskoye, era una de las fincas de recreo favoritas de los zares. Nos bajamos en Kolomenskaya y en unos minutos ya llegamos a la entrada. El edificio más antiguo en la iglesia de la Ascensión, construida en 1532. Fue erigida por Basilio III para celebrar el nacimiento de su hijo Iván el Terrible. Su torre fue una de las primeras erigidas en piedra. Vemos la cabaña de Pedro el Grande, fue construida en 1702 para el zar cuando visitó Archangel, en la costa norte de Rusia. En 1934 se trajo aquí y fue restaurada.dsc_0951-medium

Para el zar Alexei Mijailovich se levantó un soberbio palacio de madera con caprichosas bóvedas de cañón, cúpulas bulbosas y adornos labrados. Descrito por los diplomáticos como la “0ctava maravilla del mundo” que fue derribado en el s XVIII por orden de Catalina la Grande. Se conserva una maqueta en el museo de la puerta principal. También hay una iglesia de Kazán, guarda una réplica del icono de Nuestra Señora de Kazán, que según los creyentes ayudó a Rusia a expulsar a los invasores polacos en 1612. Necesita alguna que otra reforma.

De aquí vamos al viejo Arbat. La calle peatonal Ulitsa Arbat recorre el corazón del viejo Arbat. Es una calle bordeada de tiendas de antigüedades, boutiques, libros para turistas, cafés con terraza y gran variedad de restaurantes, desde pizzerías y hamburgueserías hasta ejemplos de tascas tradicionales rusas. En el s XIX, era un reducto de artistas, músicos, poetas, escritores e intelectuales, algunas de cuyas casas, hoy convertidas en museos, han sido restauradas y como muchas otras del barrio pintadas en tonos pastel, verdes, azules y ocre.

En esta calle nos encontramos la Casa museo Pushkin donde se trasladó al casarse. La casa-museo Beli, la casa Melnikov, un arquitecto que se hizo una casa muy moderna redonda, la iglesia del Salvador etc.

No nos impresiona mucho, muchas tiendas todas iguales con souvenirs ya muy vistos. Cogemos el metro y nos vamos a nuestro hotel, justo al lado hay un chiringuito que hace unos kebabs muy buenos y otro chiringuito que vende cerveza fresca, quien necesita nada más???dsc_0953-medium

DÍA 20

20-7-2016 MIÉRCOLES

ALREDEDORES DE MOSCÚ: CONVENTO DE NOVODEVICHI – KUSKOVO – PARQUE DE LA VICTORIA

Hoy nos vamos a dedicar a ver algunas cosas de los alrededores de Moscú, eso sí en transporte público. Primero de todo vamos a visitar un monasterio que está protegido por la Unesco. Es el Convento de Novodevichi. La parada de metro es Sportinaya, no hay ninguna información pero enseñando la foto la gente nos indica la dirección. Está a unos 10 minutos andando de la parada de metro.dsc_0970-medium

Antes del convento nos encontramos con el cementerio, donde reposan muchos rusos ilustres, como Antón Chejov, Nikolai Gogol, Serguei Prokofiev o el cantante de opera Fiodor Shaliapin y políticos como Nikita Khrushchev.dsc_0962-medium

El convento fue fundado por Basilio III para conmemorar la toma de Smolenks a los lituanos. Es probablemente uno de los más bonitos conventos fortificados que se abren al sur de Moscú.

Entre los edificios que nos encontramos está la Iglesia de la Intercesión, la Catedral de la Virgen de Smolensk, el campanario, la Iglesia de la Transfiguración, o el Palacio Lopujin.

La entrada cuesta 300 rublos por persona, el permiso de fotos cuesta 100 rublos pero no lo pagamos. Está situado al lado de un lago y las vistas son espectaculares.

Pasamos por delante de un supermercado Billa y compramos unos bocatas muy ricos de salmón con una cerveza, todo por 5 € y así seguimos viendo cosas.dsc_0960-medium

Cogemos el metro y nuestro destino es Kuskovo. Cuando llegamos a la parada de metro que pone la guía que es Ryazanskiy prospekt, no vemos ningún indicador de para donde está el palacio. Preguntamos a unas cuantas personas y nadie lo conoce. Le preguntamos a un taxista y nos dice que está lejos y que no se puede ir andando. No le creemos porque los taxistas son un gremio no demasiado de fiar. Le pregunto a otro taxista que no le suena el sitio pero lo pone en el GPS y me dice que está cerca, 3 km. Claro,  en coche son 5 minutos, pero andando  y sin saber exactamente el sitio es otra cosa. Le pregunto cuánto nos cobra por llevarnos allí y nos dice 200 rublos, como nos parece un precio muy bueno lo cogemos.

En la entrada del complejo palaciego ya estamos con el problema de siempre, todo en ruso y hay multitud de precios. Compramos un billete que es para el palacio que cuesta 200 rublos.

Antes de la Revolución, durante 200 años, fue la residencia campestre de los Sheremetiev, una de las familias aristocráticas más acaudaladas de Rusia. El edificio actual fue encargado por el conde tras casarse con una rica heredera en 1743. Entre sus 200.000 siervos se contaban dos arquitectos muy famosos que hicieron un gran trabajo. Además de los jardines, el mayor atractivo del recinto es el palacio de madera, de dos plantas. El invernadero lo ocupa un museo de cerámica con una afamada colección de porcelana.

El palacio está hecho enteramente de madera, revocada y pintada para que parezca piedra. El camino de carruajes sube hasta el pórtico, adornado con los blasones de la familia. Se ven las distintas salas que por una vez hacen una concesión al turista y las explicaciones están en ruso y en inglés. No se puede hacer fotos del interior y es muy difícil saltarse la norma pues en cada habitación hay una vigilanta que no te deja un momento solo.dsc_0990-medium

Al lado está la casa suiza que recuerda una cabaña alpina tradicional, más adelante te encuentras la casa holandesa, con ladrillo rojo y cubiertas escalonadas. Los jardines franceses fueron trazados conforme al geométrico estilo francés, le dieron a Kuskovo la reputación del Versalles ruso. Hay distintas estatuas como la de Minerva, diosa romana de la Sabiduría. Hay una casa italiana imitación de una villa tardorrenacentista que actualmente alberga una colección de pintura. Los jardines están llenos de gatos, que son los reyes en un sitio tan bonito.

En la gruta no entramos pero desde fuera se puede ver, el interior frio y espacioso, está decorado con conchas y porcelana incrustadas en arena y estuco.

Para volver a la ciudad preguntamos al guardia de la entrada por el metro y nos dice que hay que coger un autobús y de allí ya el metro. Los números son el 208 y el 13dsc_1005-medium3, que pasan por delante de la entrada principal.

De aquí nos vamos al Parque de la Victoria, es un parque conmemorativo de la victoria en la Gran Guerra Patriótica, nombre que dan los rusos a la IIGM. Nació para albergar en su centro un magno monumento a la Madre Rusia. Tras la caída del comunismo se redujeron las dimensiones del proyecto y el parque se concluyó por fin en 1995, a tiempo para conmemorar el 50º aniversario del fin de la contienda.

El parque está trazado al estilo francés, con senderos rectos que dividen las zonas verdes. La avenida principal, bordeada de fuentes, lleva desde Prospect Kutizovski hasta el monumento a Nike, un obelisco de 142 m diseñado para honrar a la diosa griega de la victoria. Es muy impresionante, difícil de verlo entero cuando estás al lado.

Tras el monumento está el museo de la Gran Guerra Patriótica, dioramas, maquetas, mapas  y armas componen un preciso cuadro de la guerra, tal y como la vivieron los rusos.

A un lado de la avenida central se alza la sencilla iglesia San Jorge el Victorioso, construida en 1995 y seguramente la primera que se levantó en Rusia después de la Revolución. Junto a ella se yergue un monumento a las víctimas de la guerra.dsc_0018-mediumdsc_1008-medium

En el nº38 está el Museo Panorámico Borodino, que contiene una inmensa pintura de 115 m de longitud y 14 m  de altura con ocasión del centenario de la batalla librada entre las fuerzas rusas y el ejército napoleónico en Borodino a las afueras de Moscú.dsc_1007-medium

Hay un gran reloj hecho de flores y con el nombre de Moscú al lado. Está lleno de grupos de chinos y grupos de patinadores, chicas haciendo deporte etc. hay un templete dedicado a los españoles que fueron a luchar contra Hitler.dsc_0016-medium

Según la guía te tienes que bajar en Kutuzovskaya línea 4, es lo que hacemos, pero aquí está el museo de Borodino, todo lo demás es mejor bajarse en Park Povedy, línea 3, que tiene la gracia de que es la más profunda del mundo. La escalera mecánica que te lleva al andén dura 3 minutos de reloj.

Pensábamos ir a ver unas cuantas paradas de metro más pero estamos para el arrastre, la edad no perdona, son las 8 de la tarde, llevamos 10 horas de trote y queremos coger la cama del hotel y la ducha.img_20160720_191150-medium

DÍA 21

21-7-2016 JUEVES

MOSCÚ – SERGUIEV POSAD – PERESLAVL ZALESKI – ROSTOV – YAROSLAVL

Hoy después de nuestro fantástico desayuno queremos visitar la Tumba de Lenin antes de empezar nuestra ruta por el anillo de oro.

Estamos a las 10 en la cola para entrar. Abren a las 10 de la mañana y cierran a las 13 horas, con lo que hay poco margen. Tardamos 45 minutos en traspasar el mausoleo. Las medidas de seguridad no son muy estrictas, las personas pasamos por el arco de seguridad, pero no miran ni mochilas ni bolsos.dsc_0032

Al morir Lenin en 1924, se decidió conservar para la posteridad, en contra de sus deseos, el cadáver del máximo dirigente soviético. El cuerpo fue embalsamado y colocado en un mausoleo de madera en la Plaza Roja. Poco después se levanto el actual mausoleo, una pirámide de cubos de granito rojo y labradorita negra. Entramos y los soldados exigen silencio, ya que los turistas gritan y hablan sin percatarse de que estamos delante de un muerto. Está todo muy oscuro, bajas unas escaleras y allí está. Las malas lenguas dicen que es un muñeco de cera, verdaderamente lo parece, no tiene un aspecto real. Hay policías en todo el trayecto que haces porque si te paras te dicen que sigas avanzando, por supuesto no se pueden hacer fotografías.

Vamos a ver el Hotel Nacional, que es una combinación de arquitectura modernista y clásica. La fachada está decorada con ninfas esculpidas y delicada tracería de piedra, pero su remate es un mosaico de la era soviética donde aparecen chimeneas de fabricas, torres petrolíferas y de alta tensión, locomotoras y tractores. El huésped más famoso fue Lenin, que se alojó en la habitación 107 antes de trasladarse al Kremlin en marzo de 1918.

Nos gusta mucho Moscú, pero hemos de seguir camino, ya que este país es muy grande. Hoy empezamos nuestro periplo por el Anillo de Oro.

Las primeras ciudades importantes de Rusia fueron Nóvgorod en el Norte y Kiev en el sur, situadas en las rutas comerciales que unían el Báltico con el Mar Negro.dsc_0039

Desde el S XI, y conforme las tribus hostiles invadían la Rusia de Kiev y muchos rusos se desplazaron al norte, se fundaron nuevos asentamientos como Rostov, Yaroslavl, Vladimir y Súzdal. Estos pueblos vivían del comercio entre Europa Occidental, Bizancio y Asia Central, mientras que Serguiev Posad, sede del monasterio trinitario de San Sergio, se convirtió en un importante santuario de la iglesia ortodoxa.

Aquí es donde hacemos nuestra primera parada. Se nota que está cerca de Moscú y que los grupos organizados vienen. Curiosamente todos los grupos son de chinos que gritan y hacen millones de fotos.dsc_0065

Fue fundado en 1345 por Sergio de Radonezh y es uno de los centros de peregrinación más importantes de Rusia. Esto se nota porque hay muchos creyentes que rezan con fervor en cada una de las iglesias que hay en el complejo, bastante grande por cierto. Llevan algunos una libreta de color azul, como si fuesen de peregrinación a varios y les fueran sellando cada uno de los monasterios que visitan.

En 1608- 1610, durante la época de los conflictos, los monjes sobrevivieron a un asedio del ejército polaco, y en la década de 1680, el joven Pedro el Grande se refugió aquí durante la rebelión de los Streltsí. La institución fue clausurada por los comunistas en 1919, pero volvió a abrir sus puertas en 1946, cuando se convirtió en sede central de la Iglesia Ortodoxa rusa, que en 1998 se trasladó al monasterio de Danilovski.

Donde vemos la mayor cola es en la Catedral de la Trinidad, construida sobre la tumba de San Sergio, contiene un iconostasio pintado muy espectacular.

Hay un fastuoso palacio, llamado de los Metropolitanos, fue la residencia de los metropolitanos y patriarcas entre 1946 y 1988.

Vemos por fuera, los aposentos del zar, se construyeron para el zar Alexis Mijailovich, que tenía por costumbre visitar el monasterio llevando un sequito de 500 personas.  Ahora alberga hoy una escuela de Teología.dsc_0079

Aquí también se encuentra la Capilla del Pozo, así llamada porque se construyó donde brotaba una fuente, la torre del Pato, se llama así porque el zar cazaba patos desde aquí, la Catedral de la Asunción, la Torre de los Carpinteros o la Tumba de Godunov.

Nos ha encantado este Monasterio, se ve muy autentico, mucho fervor y que la gente va a la suya y los turistas somos una minoría que no molesta.

Para aparcar como no encontrábamos en la calle hemos ido a un sitio que había la P de párquing, pero resulta que era un parking privado de un restaurante, nos pregunta el portero si vamos a comer allí y le decimos que no, pero se apiada de nosotros y nos deja que aparquemos el coche. Cuando nos vamos, le damos una propinilla porque nos ha hecho un gran favor.

Llegamos a Pereslavl-Zalesski, fundada como fortaleza, fue independiente hasta 1302, cuando cayó bajo el control de Moscú. Pedro el Grande maduró aquí sus planes para potenciar la Marina Rusa. Entre los lugares a visitar está la Catedral de la Transfiguración y el Monasterio  Goritski de la Asunción.

Se nota que es un sitio donde veranean los moscovitas, vemos muchas casas de madera muy bonitas y el lago le da un encanto muy especial. Aquí nació Alejandro Nevski.dsc_0089

Nosotros vamos a visitar el Museo Botik, está en un parque que cuesta la entrada 20 rublos por persona, pero si quieres entrar en los museos hay que pagar en cada uno de ellos por separado. Entramos en donde se conserva el velero Fortuna, uno de los únicos dos barcos de Pedro el Grande que se ha conservado. Este museo cuesta 100 rublos por persona y se puede ver su habitación, objetos personales y algunos cuadros.

Siendo joven, con tan solo 20 años, estudió navegación y construyó una flotilla de más de 100 embarcaciones pequeñas.dsc_0097

Hay algún otro museo pero no entramos, básicamente porque no hay nada en inglés y solo hemos comprado la entrada para el primer museo, allí se compran los otros billetes para entrar en los otros recintos.

Seguimos ruta hasta Rostov- Veliki, su esplendido Kremlin hacen que valga la pena desplazarse hasta aquí. Está situada al lado del lago Nero, siendo una de las más antiguas pues tiene crónicas del año 862.

Como llegamos tan tarde, todas las exposiciones están cerradas y las iglesias también, pero tenemos el recinto para nosotros solos. Es un lujazo, no nos importa no entrar porque hemos visto tantas iglesias y sus interiores que lo que nos gusta es ver las siluetas recortadas al sol del atardecer y pasear por los jardines tan tranquilos que hay a estas horas.dsc_0118

Cada una  de las 15 campanas de la catedral de la Asunción tiene nombre propio y la más grande que pesa 32 toneladas se llama Sysoy. Son conocidas en todo el estado por lo cristalino de su sonido, del que se valió para sus trabajos el compositor Berlioz. En Rusia no es la campana la que se mueve, sino el badajo, por esta razón los talleres de fundición podían crear campanas gigantescas que permitían una amplia gama de tonalidades.

Entre los artesanos medievales, los fundidores de campanas eran los más buscados, profundos conocedores de secretos que se transmitían de padre a hijo, debían proporcionar a sus creaciones masa y sonoridad, utilizando la Creta adecuada para el cuerpo de la campana y estableciendo con precisión el podsc_0125rcentaje de los diversos metales que se deben utilizar.

 Como se puede suponer hay muchas más iglesias, museos etc. para salir nos tiene que abrir el vigilante pues se cierra con unos grandes portones.

Poco antes de llegar al Kremlin de Rostov hemos visto otro recinto con unas cuantas iglesias que pensábamos que era  lo que veníamos a buscar, pero no, éste está en el centro del pueblo.

El hotel lo tenemos en Yaroslavl, una ciudad bastante grande, se llama 4 Komnaty y nos cuesta la doble con baño 19 €. A pesar de que nos sale la dirección en el GPS y en la tablet nos sale ubicado el hotel nos cuesta algo encontrarlo, porque no está en la misma calle sino en un callejón y gracias a que hay un pequeño cartel llegamos. Da un poco de miedo, ya que es un edificio que por fuera está en un estado terrible, pero la habitación es muy grande y cómoda con un gran baño. Tenemos nevera y televisión.

Hemos hecho 326 km.

 

DÍA 22

22-7-2016 VIERNES

YAROSLAVL – KOSTROMA – SUZDAL – VLADIMIR

Vamos al centro del Yaroslavl, que se fundó aquí porque un noble le gustó el sitio y matando a un oso se granjeó la admiración de los lugareños. Esta leyenda se mantiene en el escudo donde hay un oso de pie con un hacha.

Se encuentra entre la confluencia del río Kotorosl y el gran río Volga. Es una de las ciudades más antiguas, entre los S IX y X, en esa época, el comercio que se desarrollaba a lo largo del río, todavía en la actualidad, hizo que la ciudad creciese en breve tiempo. Fue gobernada por Yaroslav el Sabio, que le dio el nombre.dsc_0135-medium

Aparcamos en la plaza Bogojalenskaja y justo enfrente está la Iglesia de la Aparición de Cristo. Tiene 5 cúpulas verdes con una decoración externa a base de ladrillos verdes, que forman dos franjas en la fachada y una bajo el tambor de las cúpulas, rodeando también el contorno de puertas y ventanas.

En el lado opuesto de la plaza se encuentra el Monasterio de la Transfiguración del Salvador, al que se accede a través de la Puerta Santa. Nosotros compramos el billete para visitar la catedral, cuesta 80 rublos. El interior tiene unos frescos muy importantes pero no nos impresiona nada, es muy sobria. Hay varios museos, la torre y en la entrada hemos visto que había una entrada para el oso Masha. Cuando entramos lo entendemos, tienen en un pequeño receptáculo a un magnifico oso que a pesar de no haber comprado la entrada lo podemos ver. Nos da mucha pena que esté aquí y no en libertad.

Damos una vuelta por los alrededores y vemos un montón de iglesias más. No fue simple y rápida la conversión de la enorme Rusia al cristianismo. Durante siglos, perduraron reductos de paganismo que, con dificultad, se desviaban hacia el seno de la religión monoteísta, incluso a través de la apropiación de muchas fiestas preortodoxas y algunas de sus costumbres. Incluso durante el carnaval se consumen los blinys, o pastas circulares vinculadas al culto al sol, que inicialmente solo se preparaban para la fiesta de la primavera y para los banquetes fúnebres. El caso más asombroso de la conservación de elementos del paganismo en la Rusia moderna es la talla de figuras humanas de madera, recuerdo de los ídolos arcaicos.dsc_0169-medium

Contra esta forma de arte popular el control de la iglesia ortodoxa fue durísimo, ya que no podía consentir que se contaminase la iconografía oficial, y menos aun la figura de Cristo, llegando a prohibir el arte de la talla y ordenar la destrucción de todas las obras existentes.

El edificio del teatro también es muy bonito, junto con varios edificios neoclásicos que se mantienen en muy buen estado.

Seguimos camino hacia Kostroma. Según una leyenda muy extendida, un habitante de esta ciudad se inmoló para salvar al futuro zar, pero parece que lo más fácil fue que escondió al futuro zar durante una sangrienta revuelta campesina. Pero lo que si se sabe, es el hecho de que aquí Mijail Romanov recibió la noticia de que había sido proclamado zar en el monasterio Ipat’evskij   y desde allí salió, en febrero de 1613 hacia Moscú, iniciándose así la dinastía Romanov. Durante los tres siguientes siglos, la ciudad fue uno de los lugares más queridos y considerados por los miembros de la familia imperial, desde la capital llegaba con creces el dinero para obras públicas excepcionales tratándose de una ciudad de provincias.

Aparcamos delante de este monasterio y pagamos la entrada que son 150 rublos. Los estudiantes pagan 75 rublos.dsc_0149-medium

Este monasterio convertido en museo, fue fundado en el s XIII por el fundador de la dinastía Godunov,  y tuvo un papel relevante en los turbios acontecimientos que tuvieron lugar entre los s XVI y XVII. Una vez convertido en zar, y sintiéndose amenazado por la familia Romanov, obligó a todos sus miembros varones a tomar los hábitos y recluirse en los monasterios al norte del país.

Gracias a su joven edad, el único Romanov que se libró de la carrera eclesiástica fue Mijail Federovich, el que luego sería el zar.

En el centro del monasterio se encuentra la catedral de la Trinidad, el interior del cual, rodeado en tres de sus lados por una galería, está decorado en su totalidad con frescos; las pinturas más interesantes, son las del lateral izquierdo de la galería de  entrada. Hay más de 80 que ahora los  están restaurando.

En la plaza también se encuentra el palacio de los Romanov, con una pequeña exposición con cuadros de los Romanov y más cosas interesantes.

Después del monasterio vamos al centro de la ciudad que está a 2 km más o menos y visitamos la Ploschad Susaminskaja, dedicada al héroe local Iván Susamin es la plaza principal, desde la que parten los ejes radiales que constituyen la columna vertebral de la ciudad. El elegante e innovador trazado urbano, promovido por Catalina II, se acompaña de una arquitectura neoclásica de gran interés, cuyos ejemplos más logrados son los palacios que contemplamos desde aquí.dsc_0164-medium

En el lado norte se encuentra una torre de vigilancia para fuegos, protegida por la Unesco. Un hotel del s XVIII para miembros de la familia real, el palacio actualmente de justicia, el ayuntamiento.dsc_0159-medium

Volvemos al coche y nos esperan 180 km hasta Súzdal. Goza de la protección federal y apenas se puede urbanizar en la zona. Las joyas arquitectónicas abundan y el ambiente es muy rural. A juzgar por la cantidad de agujas y cúpulas, toca una iglesia por habitante.

Bajo el gobierno moscovita, se convirtió en un opulento centro monástico, con majestuosas edificaciones auspiciadas por Basilio III e Iván el Terrible en el s XVI.

A finales del s XVII y durante el s XVIII, algunos acaudalados mercaderes financiaron la construcción de 30 iglesias entrañables, que embellecen la ciudad.

Los puntos de interés son el Kremlin, con su muralla de tierra de 1,4 km de longitud, cerca unas cuantas calles con casas, un puñado de iglesias y el recinto de la catedral.dsc_0175-medium

Aparcamos y vemos que está cerrado, damos un paseíto por este pueblo que tiene mucho encanto y ya volveremos mañana.

Llegamos a Vladimir y nos cae la tormenta del siglo, nuestro hotel está a 20 km, pero aparte son más km porque solo hay un puente para atravesar el río. Llegamos al hotel que está en medio de la nada y nos recibe un señor que solo habla en ruso. Nos dice algo importante pero claro no lo entendemos. El señor está agobiado y nos lleva a la habitación. No hay luz, le preguntamos cómo podemos,  si va a volver y no nos contesta. En la puerta hay una señora que también es turista y nos dice que puede que en dos horas vuelva la luz.

Nos conformamos, pero al cabo de unos minutos sale el dueño del hotel y nos dice que nos vayamos a Vladimir porque la avería tiene para bastantes horas que ha llamado por teléfono y tiene mal pronóstico. Aparte de la luz, tampoco hay agua, lo cual es peor.

El dueño es muy amable y nos dice que si no encontramos nada que volvamos, que allí tenemos una habitación. En nuestra tablet sale ubicado un hostel y nos acercamos a ver qué tal. Está justo al salir del puente que atraviesa el río.

Se llama Hostel Samdsc_0157-mediumovar y nos ofrece una habitación cuádruple para nosotros solos por 1600 rublos (23 €), el baño está fuera pero es muy agradable el establecimiento.

Nos quedamos porque no tenemos más información y por una noche nos parece bien. Ya que tenemos a nuestra disposición cocina, hacemos unos espaguetis para cenar, ventajas de llevar la casa a cuestas. Nos hace firmar un papel, conforme no vamos a fumar ni a beber alcohol. Le digo que si nos podemos beber una cerveza con la cena y dice que bueno, pero que sin emborracharnos. Llegan unos chicos rusos que nos preguntan un montón de cosas y ellos nos cuentan que mañana en Suzdal hay una carrera de bicis por la montaña. Que hay varias categorías de 10, 20, 30, 50 y 100 km. Ellos “solo” van a hacer los 30 km, hay 200 participantes de los cuales 100 son extranjeros.

Otra cosa que nos dice la recepcionista  es que a las 11 silencio, con lo cual nos vamos a descansar un rato.

Hemos hecho 330  km

DÍA 23

23-7-2016 SÁBADO

VLADIMIR – SUZDAL – TVERdsc_0233-medium

Hoy desayunamos en el hostel donde ellos ponen el café y nosotros ponemos las pastas. De golpe oímos un maullido, nos asomamos y vemos una gatita persa muy guapa. Le damos de comer jamón y queso. Es muy cariñosa y se deja coger, es muy mansa. Cuando acaba de comer vemos un papel en la pared que dice que no se le dé de comer ni se le deje entrar en la casa ni en las habitaciones. Lo hemos visto tarde, pero ellos deberían ponerlo también en inglés, porque nosotros tenemos el google traductor y wifi y lo entendemos, pero si no, lo puedes transgredir sin maldad.dsc_0207-medium

Decidimos volver a Suzdal. Cuando llegamos, vemos que está cortada la carretera general por la prueba ciclista. En el desvío que cogemos nos deja en el Museo de la arquitectura de madera y la vida campesina. Cuesta 250 rublos la entrada, que pagamos religiosamente.dsc_0179-medium

Entramos y vemos grupos de turistas, cuya nacionalidad para variar son chinos, que se hacen fotos en cada una de las construcciones que hay en el museo.

Abre de 9 de la mañana hasta las 19 horas. Hay unas cuantas casas de madera que ilustran la forma de vida campesina en esta región, molinos, iglesias, graneros e infinidad de herramientas y artesanías. El edificio que nos encanta es la Iglesia de la Transfiguración, levantada en 1756, cuyas cúpulas están hechas de tejamaniles, sin un solo clavo de metal, y la no tan espectacular, aunque bonita, Iglesia de la Resurrección. En las casas,  las señoras que vigilan están vestidas de época, con vestidos largos y cofias. Cuando acabamos de verlo todo, cogemos el coche y aparcamos al lado del Kremlin.

La entrada cuesta 400 rublos, pero te entran 10 museos y todo lo que hay dentro del recinto. Las estancias del arzobispo acogen la exposición de historia de Suzdal, e incluye la puerta original del s XIII de la catedral, fotos de su interior y una visita al salón de la Cruz, una de las mayores bóvedas carentes de apoyos que existen en Rusia, que se utilizaba para recepciones.dsc_0194-medium

Los vemos todos, pero al final tenemos tanto empacho de iconos que no asimilamos nada. Tampoco ayuda, que no haya absolutamente nada en inglés, todo en ruso.

Además del Kremlin hay otras cinco instituciones religiosas, el Monasterio de San Eutimio, antaño el más rico de la región, con más de 10000 siervos y una posición privilegiada al norte de Suzdal; sus murallas miden casi 6 m de espesor. Las celdas de los monjes albergan hoy el Museo de Artes y Oficios, una impresionante colección que incluye joyas y pinturas religiosas. Al sur del monasterio está el convento Alexandrovski, fundado en 1240, incendiado después y reconstruido en el s XVII.dsc_0202-medium

Damos una vuelta por este pueblo pero salimos en dirección a nuestro destino pues estamos a 385 km de donde dormimos en Tver, a casi 6 horas, que será más por la gran afluencia de coches que estamos viendo en el camino.

Hay mucho tráfico y muchas obras, además de miles de policías de tráfico, que hay que tener en cuenta. Tardamos casi 7 horas en llegar al hotel.

El hotel se llama Cherry Garden Hotel y nos cuesta 31,5 € (2200 rublos) la doble con baño. Es un hotel muy nuevo, todo muy bonito y la habitación es muy cómoda. Hay que tener en cuenta que el nombre en la puerta está en ruso, hay que fijarse en la dirección que está en la fachada, que así ves que has llegado.dsc_0226-medium

Hemos hecho 420   km

DÍA 24

24-7-2016 DOMINGO

TVER – NOVGOROV

Hoy en principio vamos del tirón a Novgorov. Está todo en obras y cuesta salir de Tver. A unos km vemos que hay una autopista que va de Moscú a Sant Petersburgo. Nos alegramos porque hay tantos radares que es complicado cumplir la ley en todo momento. La autopista dice al principio que cuesta 200 rublos los coches. Al ir pasando los km nos vamos poniendo nerviosos ya que no vemos ninguna salida ni gasolinera. No nos podemos creer que vaya directa a Sant Petersburgo, pues está a un montón de km y hay coches que no tienen tanta autonomía en gasolina. Hay cada 20 km más o menos áreas de descanso con lavabos.dsc_0239-medium

No tenemos gasolina para llegar a Sant Petersburgo y evidentemente ese no es nuestro destino. Al cabo de 85 km respiramos, pues se acaba la autopista y volvemos a la carretera antigua. Nunca nos habíamos alegrado tanto de que se acabase la autopista. Creemos que la van construyendo y para abaratar costes no hacen las entradas hasta que haya más km preparados, así con una garita de cobro se soluciona el problema.

Novgorod, es una ciudad de antiguas tradiciones que presenta aún en la actualidad arquitectura de la vieja Rusia, ya que fue uno de los principales centros de la misma. La ciudad fue declarada en 1992 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El río Volhov divide Novgorod en dos partes, en la orilla occidental se encuentran el Kremlin y la ribera de Santa Sofía,dsc_0250-medium en la orilla oriental está situada la antigua ribera de los Comerciantes.

Hace mucho calor cuando llegamos y vemos al lado del río mucha gente bañándose y tomando el sol. Han tirado arena al lado del rio y ya tienen playa.

El Kremlin, con sus murallas fue construida en 1044 y reconstruidas en varias ocasiones. Tienen una anchura entre 3 y 4 metros y una altura de 8 a 10 m, su perímetro supera el km.

El edificio más antiguo es la catedral de Santa Sofía, es el principal monumento arquitectónico de la ciudad. En ella se recibía a los grandes príncipes y a sus embajadores, se custodiaba el tesoro de la ciudad, se nombraban los arzobispos y se recogían las crónicas. Vemos la puerta occidental de la catedral, es de madera de encina revestida por 48 placas de bronce que representan escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. Es muy espectacular, es una obra alemana del s XII, que se trasladó como botín del asedio de la ciudad sueca de Sigtuna.

En el centro del Kremlin se eleva el monumento al Milenio de Rusia, imponente obra de bronce que conmemora la llegada de Riurik a Novgorod. Sobre un pedestal circular adornado por un friso se muestran en altorrelieve 109 personajes de la historia de Rusia. En la parte alta, al pie de la cruz, puede verse la representación alegórica de la propia Rusia.dsc_0260-medium

Detrás del monumento se halla el Museo de Historia y Arte, por dentro no sabemos como es, pero por fuera el edificio es bonito.

Aparte de esto hay muchas iglesias y en el otro lado del río sigue habiendo más iglesias, palacios y casas muy bonitas.

Vamos a la oficina de turismo donde nos dan un plano de la ciudad, venden souvenirs de todo tipo. En esta zona son famosos por la construcción de campanas y campanillas, símbolo de la ciudad, y por la artesanía en corteza de abedul en ruso “beriosa”. Haciendo uso de este material impermeable, resistente y flexible, junto a la fabricación de recuerdos, éstos han seguido la antiquísima tradición de fabricar calzado para campesinos llamado “lapti”. En esta oficina venden de todo esto, y la gente entra y compra.

Para cenar nos cuesta un poco encontrar un sitio, ya que aquí los cafés, no son cafeterías como las nuestras sino que son restaurantes. Pedimos ensalada y pechuga de pollo y creemos que es el restaurante donde nos han servido más rápido. No tardan ni 3 minutos con lo pedido. Nos cuesta con 2 cervezas 800 rublos, 11,5 €.dsc_0242-medium

El alojamiento es Mini-Hotel Tri Kota, o sea tres gatos, nos cuesta 2340 rublos o 34 €, la doble con baño y desayuno. La habitación es sencilla pero cómoda, este hotel es temático con fotos, esculturas, cuadros y todo relacionado con gatos. Es muy bonito.

Hemos hecho  360 km

 dsc_0270-medium

DÍA 25

25-7-2016 LUNES

NOVGOROD – SANT PETERSBURGO

Para desayunar, ayer nos dieron a elegir entre 3 menús, nosotros hemos escogido tortilla, bocadillos con queso y café. Otro era con porridge, que es típico de esta zona, pues una familia rusa que desayuna con nosotros lo ha pedido y además les dan blinis.

Cogemos el coche hacia Sant Petersburgo, hay 185 km de una autopista gratuita como todas las que hemos cogido, excepto la de ayer.

Llegar al hotel nos cuesta algo, porque el GPS nos dice que vayamos por algunas calles que son dirección prohibida, pero al final llegamos y podemos aparcar justo enfrente de la puerta. Se llama Gogol House Hotel, nos cuesta la doble con baño y desayuno incluido 3600 rublos.

Cuando hacemos el registro nos dice en perfecto castellano la recepcionista que nos tiene que tramitar el papelito de la policía y que nos cobra 200 rublos por persona, creemos que no se tiene que pagar pero ante la incertidumbre no nos quejamos. La habitación es muy espaciosa, con nevera, aire acondicionado, televisión, etc., hemos reservado solo 1 noche porque el tema del parking no lo teníamos claro como sería. Cuando bajamos a decir que queremos reservar otra noche nos dice que el precio ha variado y que son 6800 rublos!!!dsc_0272-medium

Le preguntamos qué ha pasado y nos dice que nosotros ayer cogimos una oferta de última hora, ya nos parecía demasiado lujo para lo que habíamos pagado.

Nos dice que preguntemos más tarde, porque igual vuelve a bajar el precio. Nosotros a ese precio nos cambiamos a otro, que hay un montón.

Nos gustaría quedarnos, pues está muy céntrico y hay de todo en las cercanías, el metro está a 3 minutos andando, cafeterías, mercados, tiendas 24 horas etc.

Llegamos a la Catedral de San Isaac. Es la más suntuosa y grandiosa de las Iglesias de San Petersburgo. Pedro el Grande construyó una primera iglesia de madera, en la orilla del Neva, en honor de San Isaac Dálmata, porque la fiesta litúrgica del santo coincidía con el 30 de mayo, día del nacimiento del zar, que se casó aquí con su segunda mujer, la futura Catalina I, en 1712.

Para proporcionar sólidos cimientos al edificio fue necesario clavar en el terreno pantanoso más de 24.000 troncos de árbol. Se emplearon 43 tipos distintos de piedra, puede alcanzar un peso de 300.000 toneladas.dsc_0277-medium

Las cuatro monumentales portadas están formadas por 112 columnas monolíticas de granito rojo de Finlandia, de 16 m de altura, con un peso de 114 toneladas cada una. La cúpula dorada, sobre un elevado tambor cuadrado con columnas, alcanza los 102 m, alrededor hay cuatro campanarios y una altitud de 350 estatuas puebla el tejado.

El interior, rico en oro, mármol y bronce tiene una superficie de 4000 m cuadrados y puede acoger a 14.000 personas. El gigantesco iconostasio, dividido en varios cuerpos por columnas de malaquita y lapislázuli, está cubierto de mosaicos.

Compramos la entrada de la columnata, cuesta 150 rublos, que se compra en una máquina en la entrada. Hay más de 200 escalones pero se suben bien, pues son bajitos y vas dando vueltas continuamente, un poco mareante. Las vistas son espectaculares, desde el Picadero del Regimiento de la Guardia a Caballo, el Museo de la Comunicación Popov, el Palacio Naryskin, el Hotel Astoria que se ha fusionado con el edificio anexo que era el Hotel Anglaterre y ahora es un solo hotel y por último el palacio Lobanov-Rostovskij, que hasta la revolución fue el Ministerio de la Guerra.

En medio está la estatua ecuestre de Nicolas I, cuya originalidad reside en que tiene solo dos puntos de apoyo. Las estatuas alegóricas del pedestal son retratos de la zarina y de las tres grandes duquesas.

Seguimos paseando y vemos muchos palacios preciosos, hay muchas personas ofreciendo paseos en barco por los canales, cuesta 600 rublos 1 hora y tienen mucho éxito.dsc_0292-medium

Pasamos por el crucero Aurora, famoso por haber tomado parte en 1905 en la batalla de Tsushma, y porque llegaron los primeros  a Mesina tras el terremoto de 1908. Después la noche del 7 de noviembre, el Aurora remontó el Neva y, en el momento en que desde el bastión Naryskin de la fortaleza se dio la señal, disparó el histórico cañonazo que abrió el camino al asalto al Palacio de Invierno. Acoge un museo donde están recogidos recuerdos de la Revolución y de la marina rusa.

Enfrente está el gran edificio azul y blanco de la Academia Naval Nachimov, frente a la cual, en la otra orilla, destaca la impresionante mole del Hotel San Petersburgo. Un poco más lejos despunta la gran Mezquita, con dos minaretes y cúpula revestida de baldosines de cerámica, imita la mezquita del emir Gur de Samarcanda, donde se custodia la tumba de Tamerlán.

Cerquita está la casa de Pedro I, se construyó en estilo holandés como residencia provisional del zar en 1703, mientras supervisaba la construcción de la ciudad. La casita de Pedro I, está rodeada por un agradable espacio verde, recuerdo del jardín privado que la familia imperial tenía aquí a principios del s XX.

Frente a la casa, la bajada al río de granito, está decorada con dos preciosos sci-tsi, leones-rana, seres mitológicos transportados de Manchuria en 1907, durante la guerra ruso-japonesa.dsc_0290-medium

Llegamos a la Catedral de Nuestra Señora de Kazán, la segunda en tamaño de la ciudad, debe su nombre al icono de la Virgen de Kazán, trasladado junto con la capitalidad de Moscú a San Petersburgo por orden de Pedro el Grande. La imagen de la Virgen, adornada con diamantes, brillantes y rubíes, es una de las más veneradas por el pueblo ruso y uno de sus mayores símbolos. La encontró Iván el Terrible en 1579 en la ciudad de Kazán tras arrebatársela a los tártaros en una victoria que le valió a Rusia la liberación del yugo mongol.

Se levantó en 1801 por orden del zar Pablo I, que quería una iglesia que glorificase su propia nación. Tenían que ser rusos el arquitecto, los operarios y los materiales de construcción.dsc_0317-medium

La planta de cruz alargada, recuerda a la de San Pedro de Roma, las columnatas, con 144 columnas, están situadas directamente en la calle, de forma que creen un paso tranquilo hacia el interior de la basílica. El interior posee una gran ligereza y esbeltez, más semejante a una plaza de palacio que a un templo. Una solemnidad especial le confiere las 56 columnas monolíticas de granito rosa de Finlandia y los capiteles de bronce que sostienen la cúpula, el pavimento es de mármol y mosaicos. A la derecha de la entrada se encuentra la tumba del general Kutuzov.

Vamos hacia el hotel por el canal Griboedov, que es donde se encuentra éste.

Hemos hecho 190  kmdsc_0322-medium

 

DÍA 26

 26-7-2016 MARTES

SANT PETERSBURGO

Hoy toca visitar el Palacio de invierno donde se encuentra el  Ermitage. Abren a las 10:30 de la mañana y las colas son legendarias. Se puede comprar la entrada por internet y con el voucher luego vas a unas oficinas que es donde te dan las entradas propiamente. Nosotros lo miramos ayer, pero primero no teníamos claro que en el hotel nos quisieran imprimir el voucher y luego al querer comprar por la pag web, vimos que si la comprabas por internet en la pag rusa, pagabas más o menos lo mismo que en taquilla, pero si lo comprabas en inglés pagabas el doble, con lo que pensamos que ya la compraríamos in situ.dsc_0334-medium

Llegamos a la plaza del Palacio, inmensa plaza donde ya se empieza a ver los grupos de chinos que van a visitar hoy el museo. Es uno de los espacios históricos más impresionantes de la urbe. Hay una columna con una figura de Alejandro, bautizada con el nombre de Alejandro I, que conmemora la victoria de 1812 sobre Napoleón. Se colocó en 1834 y se sostiene solo por el peso de la gravedad, en este lugar fue donde las tropas zaristas dispararon a unos manifestantes pacíficos en 1905, el fatídico Domingo Rojo.

Cuando entramos al recinto vemos que hay 4 máquinas para comprar los tickets pero dos no funcionan, con lo que la espera se alarga. Se puede pagar con dinero y te da cambio o con tarjeta de crédito. Cuesta 600 € por persona, la entrada al museo, luego si quieres ir a las exposiciones especiales tienes que pagar aparte.

Cuando al fin tenemos las entradas, vemos dos colas enormes, como no lo vemos claro, uno se pone en una de las colas y otro vimg_20160726_141340-mediuma a mirar que hay que hacer. Los que tenemos el ticket no hace falta que hagas la cola, pasas directamente. Luego vemos que la cola la hacen los rusos que van con el pasaporte en la mano o la identificación, que tienen que pasar por las taquillas porque ellos pagan menos.dsc_0343-medium

Ya estamos dentro y pasamos por un arco anti metales y los bolsos pasan por el escáner. Si llevas una mochila grande la tienes que dejar en consigna.

El Ermitage consta de cinco edificios comunicados, el Palacio de Invierno, el Pequeño Ermitage, el Viejo y el Nuevo Ermitage y el teatro del Ermitage.dsc_0405-medium

La colección la comenzó Catalina la Grande, una de las mayores coleccionistas de arte de todos los tiempos. Después Nicolás I, también engrosó los fondos y la enseño por primera vez al público en 1852. Tras la Revolución, el número de obras se triplicó debido a las colecciones privadas que decomisó el Estado.

La entrada no dsc_0371-mediumpuede ser más espectacular, se sube por la escalera de los embajadores y ya es un no parar de ver obras maestras de la pintura, esculturas, pero no solo eso, pues hay descubrimiento arqueológicos, arte egipcio, griego, romano etc.dsc_0358-medium

En algunas habitaciones hay representaciones de salas caseras rusas de distintos siglos, hay una biblioteca estilo gótico inglés que nos gusta mucho. Estamos 5 horas y vemos una mínima parte, ya que hay 24 km de pasillos. Acabamos muy cansados, pero de cuando en cuando hay sitios para sentarte, cosa que se agradece, además hay wifi.

Se puede comer y beber dentro del museo sin salir de él, se pueden coger fuerzas y seguir. Nosotros como estamos saturados y muy cansados, dsc_0404-mediumnos vamos al hotel a descansar.

Al rato vamos a Prospect Nevski, la cual solo habíamos atravesado para ir a ver la Iglesia de Kazán.dsc_0394-mediumimg_20160726_122908-medium

img_20160726_140115-medium

Pasamos por el palacio Anickov, casi enfrente está el teatro de img_20160726_123804-mediumMarionetas y el teatro de la Comedia, mandado erigir por orden de Isabel Petrona, para un tenor ucraniano que estaba dotado de una excelente voz que se convirtió en su amante. Cruzamos el canal Fontanka por el puente Anickov, desde donde, en la temporada que va de mayo a octubre, sale el barquito que realiza el paseo por los canales. Decorado en sus cuatro esquinas con grupos escultóricos de bronce de los famosos Domadores de caballos. Enfrente hay un magnifico palacio llamado Belosel’skij-Belozerskij, construido en 1848, donde se encuentra el Museo Histórico.

Vamos volviendo al hotel, ya que nuestras piernas se revelan de tanto andar.

DÍA 27

27-7-2016 MIÉRCOLES

SAN PETERSBURGO – PUSHKIN – SAN PETERSBURGO

Para ir a Pushkin se puede ir en metro y luego con un bus, pero nosotros cogemos el coche que es más cómodo y tardaremos menos. Está situada a 27 km al sur de San Petersburgo y llegamos relativamente pronto. Hay muchos grupos de chinos y preferimos empezar la visita por los jardines. En tiempos de Pedro el Grande este lugar regalado por el zar al príncipe Mensikov, amigo suyo, se llamaba Saari, palabra finlandesa que significa isla o lugar elevado.

Cuando cayó en desgracia, un decreto imperial concedía en 1710 la propiedad a Catalina, esposa de Pedro I y futura emperatriz. Se hicieron llegar miles de arces, tilos, olmos, abedules, árboles frutales y arbustos decorativos, incluidas algunas plantas exóticas.

Al norte de este palacio se estableció un coto de caza, donde crecían alces, jabalíes y liebres. A la emperatriz Isabel se debe todavía la grandiosa transformación del palacio que se convirtió en residencia habitual de verano de la corte.

Con Catalina II, se orientó sobre todo a los jardines. Surgieron de esta forma en los parques de la residencia innumerables quioscos, puentecitos, templos clásicos, galerías y ruinas.dsc_0457-medium

Dada su privilegiada condición de residencia veraniega del zar, Carskoe Selo obtuvo atenciones especiales de los administradores de San Petersburgo. En 1837 quedó unida a la ciudad por ferrocarril y, en 1887, fue la primera población del mundo iluminada con luz eléctrica.

Se entra en la aldea pasando bajo una puerta decorada con motivos egipcios en 1828. A la derecha, se divisan los edificios del vasto complejo de la “ciudadela de Fiodor”. Construida para el regimiento de cosacos a principios del s XX en conmemoración del 300 aniversario de la dinastía Romanov, en estilo ruso antiguo.

Los alrededores de todo el conjunto de Carskoe Selo están ocupados por un bellísimo parque. La entrada cuesta 120 rublos que se paga para acceder a los jardines. Luego hay que hacer otra enorme cola para pagar el ticket del palacio de Catalina.

En una superficie de 600 Ha con dos lagos artificiales. Todo este sector, organizado a la manera francesa, con una encrucijada de sendas y avenidas perfectamente simétricas con relación a un eje central, que enlaza con el palacio del Ermitage, desciende gradualmente desde el palacio hacia los lagos. Al igual que en la mayor parte de la gran extensión de la finca, están instaladas diversas estatuas que representan figuras de la antigüedad clásica, muchas de ellas encargadas por Pedro el Grande a escultores venecianos.img_20160727_123959-medium

Las estatuas se consideraban en el s XVIII elementos necesarios de un parque, la que proporcionaban una nota de solemnidad. Saliendo del palacio, hacia la izquierda, se hallan los Baños superiores, los interiores muy lujosos, están inspirados en temas de la Domus Aurea de Nerón, que había sido descubierta por los arqueólogos de Roma en 1776, y había atraído la atención de Catalina II.

Lindantes con ellos se hallan los baños inferiores, del que se conserva solo el exterior, en sus orígenes tenía una pila central y seis habitaciones circulares con chimeneas de mármol.

Se atraviesa el canal de los Peces, que debía servir de vivero de los pescados destinados a la mesa imperial, pero el proyecto no se realizó por no haber suficiente caudal de agua, y se halla el Ermitage.

Se halla situado en una isla artificial, formada por un profundo foso, está relacionado con el palacio por el intenso color azul de los exteriores, acentuado por las blancas columnas corintias.

A la derecha se divisa el edificio rojizo de las cocinas del Ermitage, que parece una pequeña fortaleza gótica, con su torrecilla redonda y el tejado rematado por almenas.

La orilla septentrional del lago grande está dominada por la gruta. Es un característico edificio barroco de color blanco y azul, con motivos marinos en las fachadas. Las rejas tienen una filigrana muy bonita. Otra obra del mismo arquitecto es el obelisco de Kagul, que conmemora un episodio de la guerra ruso-turca, cuando los rusos, junto al río Kagul, derrotaron al enemigo. En la orilla occidental del lago se hallan los tres pabellones del ladrillo rojo del Almirantazgo, en estilo gótico que servía para albergar la flotilla de barcos del palacio.

El Baño turco, se hizo para conmemorar la victoria de los rusos contra los turcos. Tiene el aspecto de una mezquita y es el último pabellón construido en el parque por Catalina.

En este sector se halla también el quiosco llamado la Pirámide, edificio concebido para sepultar los perros de Catalina II y, el bellísimo puente de Mármol, que enlaza el lago grande con los lagos superiores.dsc_0441-medium

Cerca de los lagos superiores está el quiosco crepitante o quiosco chino, que imita motivos de la arquitectura china y el Gran Capricho, elegante quiosco chino emplazado sobre un sólido puente de piedra.

Vamos a la oficina de turismo y un chico muy simpático nos dice que ahora tendremos que hacer de 2 a 3 horas de cola bajo un sol horroroso. La otra alternativa es que tiene un video donde se ve todo el interior y que si queremos nos podemos sentar en unos cómodos sofás y en la gigantesca televisión verlo.

Es lo que hacemos, no es lo mismo, está claro, pero tal como nos dice no podremos ver nada ya que hay mucha gente y no lo disfrutaremos. Que volvamos fuera de la temporada de verano y lo tendremos para nosotros solos.

En el video vemos todas las habitaciones con todo lujo de detalles y encima nos explican anécdotas en inglés muy interesantes. Vemos la gran sala de 360 m que durante las recepciones se iluminaba con 696 velas, la sala blanca, con una elegante composición de madera con motivos de caza, el comedor de gala con una mesa que tiene la forma de las iniciales cruzadas de Isabel Petrona, hija de Pedro el Grande.

La sala de las pilastras carmesíes con una estufa decorada con pinturas que representan personajes de distintas clases de la sociedad del s XVIII, con ropajes de estilo holandés.

La sala de las pilastras verdes, expone un tablero de damas de coral, marfil y nácar, un grupo escultórico de bronce que representa la familia imperial y porcelanas japonesas.

En la sala de los retratos, están los de Catalina I, Isabel, Catalina II y Natalia hermanas de Pedro. El gabinete de ámbar, estuvo enteramente revestido con 52 m cuadrados de ámbar. Fue un regalo del rey de Prusia al zar Pedro I el Grande.

Fue robado en 1942 y, a pesar de las investigaciones, no se ha encontrado nada de él. En la galería de pintura se recogen 130 obras de pintores europeos de los s XVII y XVIII.dsc_0427-medium

El salón Azul o de gala, en el techo pueden verse temas inspirados en los frescos de Pompeya, es muy notable el pavimento policromo de madera.

Cuando salimos de ver este video, nos reafirmamos en la idea de no hacer la cola, cuando vemos los millones de chinos que hay esperando para entrar.

Cogemos el coche y volvemos al hotel a descansar un rato, que hace demasiado sol para pasear.

Más tarde nos acercamos a la casa Singer, en el nº 28 de Nevski Prospect. Construida en 1902 para que fuera la sede de la fábrica de máquinas de coser Singer, fue uno de los primeros edificios de cemento armado de la ciudad. Apreciado sólo más tarde por su originalidad, suscitó inicialmente numerosas protestas porque se estimaba que desentonaba entre los palacios neoclásicos de la avenida.

Su torre, rematada por una esfera de 2,8 m de diámetro, sostenida por figuras alegóricas de la navegación, se convirtió en uno de los símbolos de la nueva San Petersburgo capitalista. En la rica decoración de la fachada destacan algunas esculturas alegóricas que representan aspectos de la industria. Son curiosos los canales de desagüe de la lluvia del tejado metidos dentro del edificio.

Ahora alberga la Dom Knigi, o casa del Libro,donde queremos comprar un mapa de la zona de Carelia, pero no tienen, con lo que compramos un libro que tiene mapas de toda Rusia. No es lo mejor pero no hay otra cosa. Está abierta de 9 de la mañana hasta la 1 de la madrugada.

Es una institución en San Petersburgo, pues lleva desde principios del siglo pasado vendiendo libros y todo tipo de souvenirs.

Hay mucha animación en esta avenida, llena de músicos callejeros, mucha gente en las cafeterías, chicas con tacones vertiginosos y minifaldas estupendas. Como tienen poco verano lo aprovechan mucho.

Llegamos a la plaza Ostrovskogo, en el centro está situado el grandioso monumento a Catalina II. La estatua de ladsc_0492-medium zarina tiene 4 m de altura y está rodeada por estatuas de seis personajes celebres de su época, entre ellos 3 de sus amantes.

Al fondo de la plaza se eleva el teatro Aleksandrinskij, antes Pushkin, que la construyó con fachada con columnata, friso de caretas y guirnaldas y estatuas de las Musas en las hornacinas.

Al otro lado hay una calle llena de cafeterías y hay dos gatos en unas cornisas, uno negro y uno dorado. Vemos un señor que está intentando encajar en la cornisa al lado del gato negro unas monedas, lo tiene complicado pero lo intenta con fruición.

Continuando, se abre a la izquierda, la plaza de las Artes, otra obra maestra de escenografía con todos los palacios simétricos con la estatua de Pushkin.

La plaza es uno de los centros de la vida intelectual de San Petersburgo por el gran número de museos y salas de conciertos que se asoman a ella.

Enfrente está el Museo Ruso y al lado el Museo de Etnografía, uno de los más importantes del mundo en su género.

Da pena volver al hotel, porque son las 9 de la noche y hace un sol estupendo. Para cenar nos vamos a una plaza que tenemos al lado del hotel, con chiringuitos que hacen comida rápida como kebabs, nos pedimos 2 con 2 cervezas y nos cuesta 7 €, o 480 rublos.

Hemos hecho 72 km.

DÍA 28

28-7-2016 JUEVES

SANT PETERSBURGO – STARAYA-LÁDOGA – PETROZAVODSK

Hoy nos vamos de esta maravillosa ciudad, como la salida del hotel es a las 12 de la mañana aprovechamos para hacer alguna visita antes.

El día 30, sábado, se celebra el día de la Armada y han traído más de 20 barcos, submarinos para celebrarlo, con lo que nos vamos a verlos. Son enormes, estos barcos de guerra decorados con banderitas y con un montón de marineritos jovencitos majísimos.dsc_0485-medium

Pasamos por un lateral de acceso al Hermitage y vemos que hay unas maquinas para comprar tickets que seguramente no se formaran las colas que nosotros sufrimos al visitarlo. Están en el pasaje donde está la Portada de los Atlantes que es la entrada de honor, en la calle Halturina.

De aquí ya vamos a la Catedral de San Salvador que ya la habíamos visto por fuera, pero por dentro no. La entrada cuesta 250 rublos desde las 10:30 hasta las 6 de la tarde, de esta hora hasta las 10 de la noche cuesta 400 rublos. Hacemos cola, ya que las ventanillas hasta la hora en punto no abren. Hay también unas máquinas expendedoras con una reja que la abren a la hora. Vamos a las máquinas porque está en ruso y en inglés y así es más rápido.

Fue construida por orden de Alejandro III, en el mismo lugar donde el zar Alejandro I perdió la vida el 1 de marzo de 1881 a causa de una bomba lanzada por un miembro de la organización Voluntad del Puebdsc_0471-mediumlo.

Construida imitando las iglesias moscovitas de los s XVI-XVII, en un estilo neorruso, más bien insólito en una ciudad donde dominan el neoclásico y el rococó, la basílica con cinco cúpulas tiene a su lado un campanario también rematado en una cúpula dorada y dotado de dos escaleras de entrada, típicas de la arquitectura rusa antigua.

El conjunto es especialmente singular, además de por la forma, en especial por los revestimientos multicolores de las fachadas, realizados con ladrillos, cerámica, mármol y granito.

Las cúpulas en forma de cebolla, las hornacinas y todo el interior están revestidas de esplendidos mosaicos. En pocos minutos se llena de mucha gente, vale la pena ser de los primeros. Nos gusta mucho, ya que es impresionante el trabajo que hay para hacer todo este revestimiento con mosaicos.

Vamos volviendo por el Canal Griboedov, en torno a la iglesia se accede al Mihajlovskij Sad, un jardín al que sirve de fondo el palacio homónimo, cerrado por una verja semicircular con grandes decoraciones de flores casi de estilo modernista.

Pasamos por el Instituto de Finanzas y Economía, instalado en el edificio de estilo imperio de la antigua Banca Nacional. El puente de la Banca, puentecillo colgante adornado con grifos, obra de Voronichin. Tras el puente, se halla la Duma municipal, sede de un antiguo mercado de plata. La torre del reloj se venía usando para dar alarma en caso de incendio o para transmitir los mensajes mediante un telégrafo óptico.

Cogemos el coche y salimos de esta bonita ciudad hacia Staraya Limg_20160728_105300-mediumádoga, 125 km al este de San Petersburgo, en las orillas del río Voljov, que en su día contribuyó al nacimiento de la nación rusa.

dsc_0462-mediumLa localidad data del s VIII, y se la conocía como Ládoga hasta que Pedro el Grande fundó Novaya (nueva) al norte, como punto desde el que transportar los materiales de construcción para levantar San Petersburgo. Protegida como una reserva nacional, la estructura básica de la ciudad y el trazado de las calles han permanecido prácticamente inalterables desde el  s XII, salvo algún que otro edificio soviético.

El mayor reclamo es la fortaleza situada en el extremo sur de la aldea y con unas vistas excepcionales del río. Dentro de sus muros de 7 m de grosor, parcialmente ruinosos, se halla la iglesia de San Jorge, de piedra, la iglesia de Dimitri Solun de madera. En el interior de la torre principal de la fortaleza se encuentra el Museo de Historia, Arquitectura y Arqueología, que repasa la historia de la zona, incluida una maqueta de la antigua fortaleza y objetos hallados en las excavaciones arqueológicas. Cuesta visitar el exterior o Territoria como la llaman ellos 20 rublos. El museo 80 rublos y todos 150 rublos. La localidad se hallaba en un importante cruce de caminos, cultural, histórico y comercial.dsc_0464-medium

Hemos entrado en la zona de la Carelia, que ha estado oscilando entre Finlandia y Rusia durante mucho tiempo, a temporadas era de Finlandia, otras pasaba a Rusia hasta que al final de la IIGM ya se la quedó Rusia. Por eso muchos de sus habitantes, un pueblo ugrofinés emparentado con los finlandeses y los estonios, huyeron  a Finlandia porque no querían pertenecer a Rusia. En la actualidad solo el 10 % de sus habitantes son carelios.

Es una zona llena de lagos por todos lados, pero pueblos muy pocos, y el tema de las gasolineras también hay que tenerlo en cuenta pues hay poquísimas.

Seguimos hacia nuestro destino final Petrozavodsk,  donde tenemos el hotel, se llama Cottage Inn, la habitación doble con baño y desayuno nos cuesta 22 € o 1500 rublos.

Es una casa particular que alquila habitaciones, la chica que nos recibe es muy amable, eso sí ni una palabra de inglés. La habitación es muy grande, sencilla, pero creemos que es la mejor, con un balcón cubierto que da a la calle.

dsc_0461-mediumNos vamos al centro de la ciudad, vemos el teatro musical donde están programando Don Quijote, la plaza Lenin es el centro neurálgico, donde hay unos edificios neoclásicos  que se hicieron en 1775 como sede de la fábrica de armamento de Petrozavodsk. Uno de ellos alberga el Museo de Estudios Locales, con exposiciones sobre la fundación de la ciudad y la historia de Carelia.

El mejor museo es el Museo de Bellas Artes, con interesantes colecciones de iconos. Los geólogos son entusiastas del Museo de Geología Precámbrica, guarda minerales y rocas de hasta tres mil millones de años de antigüedad, algunos únicos de Carelia.

Un poco más arriba de la plaza Lenin, hay una zona llena de restaurantes, nos ha costado un poco encontrarlo, pero está muy animado. En la carta, que está en inglés, ponen el contenido de los platos y las calorías!!!!!, me encanta. Pedimos una cerveza al azar y tiene gusto a jengibre …. , es de la zona.

Hemos hecho 450  kmdsc_0495-medium

 

DÍA 29

29-7-2016 VIERNES

PETROZAVODSK – KEM – KANDALALSHA

La republica de Carelia se extiende desde el norte de San Petersburgo hasta el Círculo Polar Ártico. Más de la mitad del territorio es bosque y una cuarta parte es agua, con casi todo el lago Onega y la mitad del Ládoga, los lagos más grandes de Europa.

Petrozavodsk, es una de las ciudades más encantadoras de Rusia según la guía, tiene innumerables parques, bellas plazas y anchas y arboladas avenidas. Tiene 2 universidades, con lo que hay mucha gente joven. Fue fundada por Pedro I en 1703, como fábrica de armamento para la Gran Guerra del Norte contra Suecia. Su nombre significa fábrica de Pedro. La ciudad fue utilizada posteriormente como lugar de exilio de los alborotadores de San Petersburgo.

En 2005, se inauguró entre protestas y detenciones, una estatua de Yuri Andropov, el penúltimo dirigente de la vieja guardia comunista de la Unión Soviética. Fue jefe de la Konsomol local, las juventudes comunistas, en los años treinta. También dirigió la policía secreta soviética, el KGB y organizó la supresión de la rebelión húngara en 1956. Lo promovió Putin, porque fue su antiguo jefe.

Nosotros no acabamos de verle el encanto, con lo que después de desayunar en el hotel, donde por cierto nos dan un porridge, té y blinis con mermelada, nos vamos hacia el norte de Rusia. El porridge lo dejamos, es demasiado para nosotros, es leche con cereales nada apetitoso.

Desde aquí se puede visitar Kizhi, un antiguo emplazamiento ritual pagano, es una de las 1600 islas del algo Onega, y fue una parroquia natural para los colonialistas rusos del s XII.dsc_0508-medium

Aunque no queda ninguna de las antiguas iglesias, las que se construyeron en este paraje remoto en el s XVIII hacen de Kizhí un destino apetecible para los que gustan de la arquitectura rusa antigua. Desde la década de 1950 se han reunido otros edificios de madera de los alrededores del lago Onega para hacer el Museo- Reserva de Kizhí.

Lo más destacado es la fabulosa Iglesia de la Transfiguración, de 1714, tiene 23 cúpulas, gabletes e ingeniosos adornos para preservar las paredes del agua, siendo Patrimonio Mundial de la Unesco. Se tiene que coger un hidroplano que recorren un trayecto de 1,5 horas, 3 veces al día. Nos lo estábamos planteando, hasta que hemos visto que hace un día tormentoso y con mucha lluvia, lo dejaremos para otra oportunidad.

Cogemos el coche y empezamos a subir hacia el norte por la única carretera que hay. Está en buenas condiciones, poco tráfico, a lado y lado bosques tupidos con carteles que pone que hay osos, a ver si hay suerte y vemos alguno.

También hay grandes lagos a lado y lado. Ha bajado la temperatura, ayer estábamos a 30 grados y ahora estamos a 16 grados.

Paramos a echar gasolina, un poco más cara que en otras ocasiones, y dentro  en la tienda muy bien surtida ya que tiene herramientas, anti mosquitos, souvenirs, algo de comida, artículos de aseo etc.

Llegamos a Kem, está a 10 km de la carretera general y no tiene salida, solo llega al pueblo que hay a 10 km más para coger el ferry que te lleva a las islas Solovetsky, en el mar Blanco. El pueblo de Kem nos parece muy desvencijado y tristón. Pensamos que debe ser un muermo vivir aquí, tan lejos de todo. Hay bastantes militares, suponemos que hay una base militar.

Las islas Solovetsky están situadas en las aguas gélidas del sur del mar Blanco. Durante siglos este paraje ha sido escenario de sorprendentes ejemplos de resistencia, sufrimiento, crueldad y heroísmo humanos.

Las islas albergaron uno de los monasterios más conocidos y poderosos del Imperio Ruso, una colonia penal de la época zarista y uno de los campos soviéticos de prisioneros más  crueles. En 1923 se abrió un campo de trabajo para los “enemigos del pueblo”. Al principio, los prisioneros trabajaban de manera bastante libre, cuidando el jardín botánico y las bibliotecas. Muchos de ellos eran científicos, escritores, artistas o sacerdotes. En 1937, Stalin lo  transformó en uno de los gulags más severos, donde los prisioneros vivían en condiciones intolerables y eran torturados y asesinados a voluntad. Fue cerrado en 1939.

Junto con tanta historia cruel, se encuentran unos parajes magníficos con las belugas o ballenas blancas que se reúnen para aparearse enfrente de la costa oeste de la isla Solovetsky, desde finales de junio a mediados de agosto. En verano se pueden ver focas en el canal del paso de Kem.dsc_0511-medium

Las Solovetsky se componen de seis islas principales y docenas de islas menores, con una superficie total de 300 km cuadrados y más de 500 lagos.

Llegamos a Kandalaksha, pero 85 km antes de llegar vemos un monumento que marca donde empieza el círculo Polar Ártico, paramos para hacer la foto de rigor. Al lado hay una especie de árbol donde la gente pone banderas rusas nacionalistas y también hay una tira de banderitas de oración tibetanas!!!!

Llegamos a un hotel que habíamos visto por Booking, pero no lo tenemos reservado. Está en las afueras de Kandalaksha en unas pistas de esquí, se llama Krestovaya Motel y está hecho de troncos muy bonito. Cuando llegamos menos mal que hay unos turistas rusos de San Petersburgo que hablan inglés y nos hacen de intérpretes, porque la recepcionista es muy simpática pero nada de nada, que no sea ruso.

Al principio hay un momento de crisis pues nos dice que no hay habitaciones. Llama por teléfono y sí que hay, pero nos dan una habitación cuádruple. Al tomar posesión sin haber hecho todavía el check-in, tenemos internet y compruebo que en la pag web consta una doble disponible. Bajo a recepción y se lo digo con mi interprete particular y vuelve a llamar por teléfono y después de 5 minutos, me dice que sí y me lleva a otra habitación de dos camas que es la que nos quedamos al final, por 1700 rublos.dsc_0513-medium

Estamos a las afueras del pueblo, y tal como pone la guía es un sitio sin ningún encanto, vamos a un supermercado a comprar algunas provisiones ya que tenemos microondas en la habitación. Compramos una pizza, la peor pizza con mucha diferencia que hemos comido en nuestra vida, de hecho no la podemos acabar y eso que era de las caras.

Hemos hecho 726  km

DÍA 30

30-7-2016 SÁBADO

KANDALALSHA – MONCHEGORSK – LOVOZERO – MURMANSK

Salimos con un día desapacible a 14 grados y lloviznando. Queríamos ir a Apatity, pero todo lo interesante está cerrado los sábados, con lo que llegamos a Monchegorsk. Cerca de esta ciudad hay una Reserva de la Biosfera de Laponia de la Unesco, pero no encontramos la entrada, ya que la información es muy vaga y no damos con ella. Según la guía, se extiende por 2784 km cuadrados al oeste de esta ciudad. Es una bella y primitiva zona de bosques, lagos, ríos, tundra alpina y montañas. En ella viven renos salvajes, lemmings, castores, osos pardos y alces.

Visitamos Montchegorsk, nada que remarcar de esta anodina ciudad, lo único es que sale el sol y es agradable la temperatura. A unos km antes de llegar, los bosques que nos han acompañado a lo largo de muchos cientos de km se acaban. Es por culpa de una empresa de níquel que ha destrozado toda la naturaleza a muchos km a la redonda. La información que tenemos es que la fábrica de fundición de níquel está cerrada, pero nosotros la vemos funcionando, echa un montón de contaminación y hay una niebla que no se ve nada.img_20160730_135850-medium

Llegamos al lago Bolshaya Imandra, donde hay una gran estatua de las que le gusta a esta gente, de un militar con un obrero. Nos acercamos a la catedral de la Ascensión, financiada por la susodicha fábrica, su exterior es tan impresionante como su interior.

Ahora queremos llegar a Lovozero, es el principal centro sami de la península y del país. De los 2000 sami rusos, unos novecientos residen aquí, aunque de éstos unos trescientos permanecen fuera la mayor parte del año para seguir a las manadas de renos. No vemos ni uno que sepamos, solo en el museo en fotos.dsc_0525-medium

Los rusos sami fueron colectivizados a la fuerza y brutalmente reprimidos durante el mandato de Stalin. Los renos y sus pastores solo se pueden ver de diciembre a marzo.

Tiene un Museo de Historia y Cultura Sami de Kola, con interesantes exposiciones sobre los sami y la historia de la zona, con una fabulosa roca llena de petroglifos de 2000 a 3000 años. La entrada cuesta 25 rublos por persona y 50 para hacer fotografías que no pagamos. Tiene mucha información sobre los sami, objetos cotidianos, los sami durante la guerra victoriosa, los años 60 y 70, pero todo en ruso, nada en inglés, es una pena ya que ves pero no entiendes y seguro que explican cosas muy interesantes.img_20160730_141140-medium

La península de Kola, situada entre el mar Blanco y el mar de Barents, tiene una superficie de 100.000 km cuadrados. Esta prominencia de tundra, bosques, lagos, ciénagas, ríos y colinas constituye la mayor parte de la región de Múrmansk. Esta zona está prácticamente deshabitada, a excepción de unos cuantos pueblos y pequeños ciudades litorales sólo accesibles por mar.img_20160730_135728-medium

Después de la visita a Lovocero, ya volvemos por la misma carretera (porque no hay otra) hacia Murmansk. Es la mayor población al norte del Círculo Polar Ártico. Se halla a unos 45 km del mar abierto, en la orilla este de la cala Kola.

Es una gran ciudad, bastante fea por cierto, con grandes bloques de pisos en condiciones bastante precarias, suponemos que el clima no ayuda al mantenimiento de esta ciudad. La temperatura ha bajado considerablemente, estamos a unos 12 grados, con lluvia intermitente.img_20160730_140242-medium

Llegamos al Gloria Mini Hotel, que además de ser un alojamiento hacen masajes y tratamientos de belleza. Nos cuesta 37,5 € la doble con baño. Calidad precio, es el peor de este viaje, pero está bien ubicado, aunque nos cuesta encontrarlo. Justo al lado hay un gran centro comercial que lo deben haber abierto hace muy pocos días, porque está todo muy nuevo. Un enorme supermercado llamado Okei, también tiene de todo, cuando vamos a comprar cervezas para el resto del viaje, nos llevamos la sorpresa de que no nos las venden, porque es muy tarde!!!!!dsc_0529-medium

Vamos a ver lo que nos ofrece esta ciudad, primero vamos a la iglesia del Salvador sobre las Aguas, que la encontramos con una misa empezada. Es bonito estar unos momentos escuchando los fieles cantando tan bien. Justo al lado está el monumento del Faro, es un edificio conmemorativo dedicado a los marineros que perecieron en el mar en tiempos de paz.dsc_0526-medium

Entre el registro de fallecidos, está la tripulación del submarino nuclear Kursk, el orgullo de la Flota del Norte, en cuyo hundimiento en el mar de Barents perecieron sus 118 tripulantes en el 2000. Fue el peor desastre naval ruso en tiempos de paz y un golpe tremendo al orgullo nacional. Hay una placa de mármol con los accidentes y el número de muertos que ha acaecido.p1030196-medium

Llegamos al Museo de la Flota del Norte, cerrado, está a 5 km del núcleo urbano. No sabemos el interior pero por fuera está muy decrepito. Está cerrado el martes y el miércoles, el resto de días abre de 9 a 5 de la tarde.

Llegamos al puerto y vemos un barco rompehielos de los cuatro que tiene Murmansk, se llama Lenin, se puede visitar pero a estas horas está cerrado.

No vemos mucho futuro a esta ciudad y decidimos que mañana ya nos vamos hacia Noruega, tenemos visado hasta el 3 de Agosto, pero preferimos cambiar de paisajes.

Hemos hecho 422  km

 

DÍA 31

31-7-2016 DOMINGO

MURMANKS – KIRKENES (NORUEGA)

Nos levantamos pronto, ya que el paso de fronteras siempre es una incógnita y nunca sabes cuánto tiempo vas a tardar.p1030198-medium

En Titovka, a 110 km de la frontera hay unas barreras en la carretera y  unos soldados que no van armados nos paran y nos piden los pasaportes. Comprueban nuestros pasaportes y el visado, sin problemas nos dejan pasar.

A 100 km de la frontera llegamos a un pueblo se llama Sputnik, pero no es un pueblo es una base militar muy grande, donde vemos mucho armamento y muchos soldados que están haciendo una marcha al lado de la carretera.

Aquí ya los bosques tienen los colores del otoño y eso que es 31 de julio. Hasta ahora no hemos encontrado ningún pueblo. Nos desviamos 1 km hasta Pechenga a ver si encontramos un supermercado. Encontramos una tienda pequeñita pero las cervezas están al doble de precio que en el resto de Rusia y no compramos. Es un pueblo militar, vemos cantidad de soldados, tanques, camiones de guerra y ningún civil.

Pasamos por zonas ZATO, que son zonas prohibidas a los extranjeros y a los nacionales que no tengan un permiso especial. Hay carteles incluso en inglés para que no puedas decir que no te has enterado.p1030222-medium

En Zapolyanne a 65 km de frontera, un pueblo no militar, encontramos un supermercado y no venden nada alcohólico, ya nos resignamos a no comprar, pero encontramos otro y aquí sí que hay de un montón de marcas y a precios normales.

Poco antes de llegar nos vuelven a parar unos soldados y se lleva nuestros pasaportes y al cabo de poco tiempo ya nos deja pasar.

Seguimos camino hasta la frontera, donde hay solo 5 o 6 coches esperando. Primero de todo una chica toma nota de nuestra matricula y que somos dos personas. Al cabo de media hora nos hacen pasar a 4 coches y vamos a pasar el control de pasaportes. Primero una chica nos mira nuestros pasaportes y el papel que nos dieron al entrar a Rusia del coche.  Pasamos a otra ventanilla donde un chico se mira nuestros pasaportes tanto rato, que nos empezamos a poner nerviosos. Tarda más de 5 minutos por pasaporte, lo mira con lupa, lo pone con luz ultravioleta, hasta que se queda tranquilo. Nos sella el pasaporte y salimos. Un aduanero mira un poco el coche por dentro, pero no muy exhaustivo como cuando entramos, que nos hicieron sacar casi todo lo del maletero.

Nos suben la barrera y en pocos metros llegamos al control de Noruega, aparcamos y nos miran el pasaporte, pero no lo sellan ni nada, muy simpáticos y sonrientes.p1030208-medium

Nos preguntan si llevamos comida y decimos que sí, con lo que salen dos aduaneros y miran por encima, nos preguntan si llevamos carne y les decimos que no. Hay unos carteles en varios sitios donde pone que no se pueden pasar quesos, lácteos en general, carne o embutidos.

Ya estamos en Noruega, en total hemos estado menos de una hora para pasar estas fronteras.

 

Y entramos a Noruega…

A %d blogueros les gusta esto: