Marruecos

VIAJE DE NAVIDAD DEL 2010

 

Queriamos probar si eramos capaces de iniciarnos en las aventuras de ir por países africanos con nuestro nuevo Toyota, y para eso decidimos ir por el más fácil. Era la segunda vez que ibamos a Marruecos y en las dos veces nos ha encantado. Su gente es maravillosa, se come bien y el alojamiento es bastante correcto. Con ya algunos países a nuestras espaldas despreciar visitar a nuestro vecino pensando que no nos llamaría mucho la atención. es una gran equivocación. Es uno de los países que más nos gusta. Nos encantó como están conservadas sus espléndidas casas hechas de adobe, la maravillosa gente con un cultura muy cercana a la nuestra, su increíble gastronomía, su seguridad para poder caminar libremente por el país, etc…Es un país para volver a menudo y que está muy cerca y todo es muy fácil.

PDF de la Ruta de marruecos

Casablanca, Volubilis, Moulay Idriss, Fez, Meknes, Gargantas del Todra, Dadres, Chechaouen, Rabat, Tafraout, Essaouira

 

GALERÍA DE FOTOS

VIDEO DEL VIAJE

Gatos de Marruecos

Tienda en Fez

Día 1: Barcelona- San Roque

Cuando se viaja en avión ya el primer día ves alguna cosa de interés. En este caso, lo único que vimos de interesante en este inacabable día de carretera, fueron las diferentes facetas que se puede presentar la meteorología en un mismo día.

Pasamos noche en San Roque que es un pueblo a escasos kilómetros del ferry de Algeciras pero que por lo poco que vimos nos gustó mucho. Es un pueblo encalado de rejas de forja trabajadas y que está delante del Peñón de Gibraltar.

Pasamos noche en Casa Bernardo Macías (Antigua carretera Nal.340 Km 117 Teléfono 956786462 ) que por 39 euros tiene unas habitaciones muy buenas.

Día 2: Algeciras-Chefchauen-Fez

Cogemos el Ferry a Ceuta. Hay también la posibilidad de coger el Ferry a Tanger por lo que te ahorras pasar la frontera conflictiva de Ceuta, pero a primera hora no suele haber problema. El ferry vale 214 euros (coche y 4 personas) y hay muchos en cambio para Tanger hay menos..

Niños en Chefchaouen

Llegamos a Ceuta, cambiamos dinero en una tienda que nos da un excelente cambio 1€ = 11,05, ponemos gas-oil (error ya que en Marruecos es 30% más barata) cruzamos la frontera. Es una frontera que hace unos años era una pesadilla, pero ahora se hace dos trámites esenciales, el primero el de personas y el segundo el del coche. Para este último se rellena un impreso, se va con la carta verde y pasaporte a una ventanilla y en dos minutos te pone un sello en el papel que has de enseñar al policía. Te mira un poco el equipaje y te deja pasar y ya estás en Marruecos.

Calle típica de Chefchaouen

Llegamos a Chefchauen que es una población preciosa de casas pintadas en azul.

Se fundó para frenar la entrada de portugueses y españoles llegados a Ceuta.  El sultan construyó un castillo fortificado del que una parte de las murallas es todavía visible. Fue poblada a partir del siglo XV por una primera oleada de musulmanes andalusíes expulsados de España. Durante mucho tiempo esta ciudad estuvo prohibida a los cristianos. Hoy Chefchauen reune una veintena de mezquitas y santuarios.

La plaza Uta el-Hamam bordeada de árboles y rodeada de cafés y restaurantes,  donde se encuentran los restos de las fortificaciones.

En la parte alta de la medina desde donde se domina la ciudad y el valle las callejuelas cobijan las moradas adornadas de puertas claveteadas, cornisas esculpidas, tejadillos y balcones de hierro forjado. Las casas blancas arbolan los zócalos pintados de un color que oscila entre el azul y el malva. Tenía el poder de preservar el frescor en la casa y alejar los insectos.

Es muy turística por lo que es fácil encontrar restaurantes ricamente decorados y calles muy agradables para pasear. Coincide que es viernes y a  la hora de la salida de la mezquita por lo que todo está muy animado. Hay bastantes “guías” y “cazaclientes” pero no son especialmente pesados.

Nos vamos después de comer hacia Fez una de las ciudades Imperiales quizás con la Medina más bonita del Mundo.Se nos hace de noche por el camino y conducir es un poco arriesgado está lleno de peatones, bicicletas, burros, coches sin luces, etc… pero llegamos sin problemas. Decidimos alojarnos en la parte nueva ya que los hotelillos de la Medina son muy cutres y el coche no se puede dejar cerca. Tenemos un problema desagradable con un guía tremendamente pesado y persistente que nos persigue con su moto y que al final tenemos que amenazarlo con denunciarlo a la policía.

Nos alojamos en el Hotel Amor (Arabia Saudí, 31 tf 0535622724-0535623304) que está bastante aceptable con habitaciones grandes algo decrépitas y que sale a 190 DH la doble. La ventaja es que hay en toda la ciudad nueva vigilantes de coches que por una propina te lo vigilan.

Muy cerca del hotel hay muchos y baratos restaurantes.

Día 3: Fez-Midelt

Tenerias de Fez

Nos levantamos y vamos a la Medina. El taxi vale desde el hotel 9DH para un máximo de tres personas. Nos deja en la puerta Bab Bu Yelud y a partir de allí es una sucesión espectacular de callejuelas donde es muy fácil perder la orientación. Es la mayor medina del Magreb, antaño subdividida en una veintena de pequeñas medinas. Se irrigaban por un complejo sistema de canalizaciones que data del año 1068. A finales del siglo XII, las mezquitas, madrasas y un gran número de viviendas fueron dotadas de agua corriente.

Al prohibirse  la construcción dentro de la medina se ha preservado muy bien. Es facil perderse,  con lo que hay que evitar separarse mucho de los dos ejes principales que son la Talaa Kebira (la gran cuesta) y la Talaa Seguira (la pequeña cuesta). Callejuelas estrechas y sombrías, menos agradables pero más autenticas se ramifican sin cesar hasta tal punto que Fez el Bali cuenta con cerca de un millar de callejones sin salida. Clasificada como Patrimonio mundial por la Unesco en 1976, ha sido objeto de un programa de salvación para que se mantenga durante mucho tiempo alejada de los destrozos de la superpoblación y de la polución. Está lleno de tiendecitas, vendedores, cazaclientes. Visitamos las madrasas (entrada 10 DH),las mezquitas desde fuera, la zona de las tenerías y los diferentes barrios gremiales.

Una de las madrasas que visitamos es la Merini (Bu Imania), fue la última edificada por los meriníes y se construyó en 1357. Sus escayolas esculpidas, sus maderas de cedro en la actualidad decoloradas, su decorado de bronce, mármol y ónice, sus ventanas coronadas por estalactitas son características de la arquitectura meriní.

Los muros del patio interior están decorados con zel-ligs (azulejos). A cada forma de azulejo le corresponde un color y un nombre específico. Está coronado de estucos y un tejadillo de tejas verdes. La sala de oración posee soberbias vidrieras antiguas y un magnifico minbar, que es la cátedra para predicar, donde permanece el imán en la oración de los viernes.

Frente a este edificio, Dar el – Magana, la casa del reloj, guarda los restos de una clepsidra, un reloj hidráulico de bolas que data de 1357, y que debía ser un carrillón de agua. Está compuesto de 7 pequeños címbalos colocados sobre consolas de cedro y de pequeñas ventanas por donde salen los halcones mecánicos. Más lejos la mezquita y la zauía (santuario) de Sidi Ahmed Tiyani están reservados a los peregrinos del Africa Negra, de los que Tiyani es el santo patrón.

La plaza de Neyyarin tiene una fuente espléndida y poco común.Al lado está el fonduq en- Neyyardin que en el pasado acogía a los extranjeros.  En la calle el-Attarin está el suq de las especias, el mercado más coloreado de Fez. Cerca de allí se encuentra una pequeña plaza aislada plantada de madroños que alberga el suq El- Henna. Allí se vende antimonio que reducido a polvo se transforma en khol maquillaje para los parpados, gassul que es una arcilla jabonosa para perfumar el baño y henna para hacer los tatuajes en las manos, pies y cara.

Es un lugar apasionante con muchísima animación donde hay que estar muy atento pues suben y bajan carros y burros que te pueden atropellar. Hemos tenido mala suerte pues ha llovido toda la mañana y decidimos irnos

Volvemos a la zona del Hotel a coger el coche y comer algo antes de irnos hacia  el Sur. Pasamos la noche en Midelt en el Hotel El Ayachi que vale la doble 400 DH pero nosotros la conseguimos por 300 pues apenas tiene clientes. Está francamente bien ya que incluso tiene WIFI, agua caliente y calefacción. Midelt es una tierra de nadie entre el norte y el sur. El pueblo está formado por una sola calle sin ningún interés. Hace mucho frío. Cenamos el clásico pollo con patatas en un lugar muy rural.

Día 4:  Midelt-Erfoud-Merzouga

Salimos pronto.El día es soleado y la carretera es buena. Pasamos por las Gargantas Du Ziz. Interesantes pero sin entusiasmar pero en cambio el camino está plagado de lugares pintorescos que vale la pena fotografiar o observar.

Kalia (delicioso)

Llegamos a Erfud donde comemos en el Restaurante Les Dunes. Es bastante caro pero vale la pena pues sirve la especialidad de la región llamado Kalia. Es uno de los oasis más importantes de Marruecos, alimentado por los rios Ziz y Rehris. En el mes de Octubre se celebra una gran fiesta de los dátiles. A unos 15 km al sureste se encuentran las canteras de Goniatita, un marmol negro repleto de fósiles. En el restaurante Les Dunes, en los lavabos, tienen un ejemplo de ese marmol tan espectacular.

Después de comer, a menos de dos horas llegamos a Merzouga. La otra vez que venimos no estaba asfaltada pero ahora se llega de forma fácil y cómoda. El pueblo está muy desperdigado con calles polvorientas donde es difícil encontrar las cosas. además está lleno de falsos beduinos que te intentan llevar a sus hoteles y que te persiguen en sus motos. Nos ponemos otra vez serios con uno de ellos pues no entiende que nos gusta viajar sin ataduras.

Dunas de Merzouga

Merzouga es famosa por tener el Erg Shebbi, que es el más grande de Marruecos. Para los que no sepan Erg es la palabra para definir Mar de Dunas.  Son dunas grandes (250 metros de altura) que ,supongo que para algunos debe ser muy espectacular, el problema es que en Argelia o Libia son más grandes y más impresionantes, pero no deja de ser pintoresco los turistas marroquíes subiendo a camellos y como sueltan grititos cuando el bicho sube o baja.Cerca hay un lago donde en Febrero o Marzo se pueden ver flamencos rosas.

Nos alojamos en la Kasbah Le Touareg (web)

con habitaciones muy cuidadas y bien decoradas, calefacción, WIFI y  con piscina que en epocas más calurosas debe ser un placer.Está delante de las dunas.Nos cuesta 450 Dinares con cena y desayuno, bastantes buenos.

Día 5: Merzouga-Tinerhir-Imilchil

 Nos levantamos a las 8, desayunamos en el hotel, cogemos el coche y vamos a rodear las dunas. Es la primera vez que conduciendo nosotros nos enfrentamos a conducir por arena. Hacemos varias paradas para hacer fotos y hacer pruebas con el coche. Nos quedamos durante unos momentos bastante atascados pero al final salimos. Llegamos a Taouz donde tomamos un café. Allí se acaba la carretera. Nos dicen que hay unos petroglifos pero al final no vamos. Es un sitio tranquilo que no parece que reciba demasiados turistas aunque pasan caravanas de 4×4 para ir a Zagora pero es una pista donde todas las guías indican que no vaya un vehículo solo ya que son más de 200 kms. de arenas y zonas pedregosas donde es fácil perder la pista.

Aldeano

Nos dirigimos a Tinerhir. En el camino encontramos unos pozos milenarios donde pasan unos sistemas de canalización que viene de las montañas. Se recomienda no tocar los sistemas de poleas para subir los cubos pues son delicados y se caen. Llegamos a Tinerhir donde comemos en un restaurante de carretera que avisamos que son unos ladrones (Hotel restaurant IMINOULMOU) aunque eso si, tiene WIFI desprotegida. Es una gran ciudad de 3000 habitantes, construida en terrazas en torno a una colina y con un extenso palmeral. La carretera de las gargantas del Todra bordea en principio la orilla derecha del rio, cuyo lecho es un gran palmeral. A una decena de km de Tinerhir, se encuentra la fuente de los peces sagrados. Aquí está prohibida la pesca, pues, segun una leyenda, la fuente nació porque un morabito golpeó una roca con su bastón para que brotara agua y otra para que aparecieran peces. Más al este se descubre la parte más estrecha y más espectacular de las gargantas, en las que tan solo una veintena de metros separa los dos acantilados de 300 m de alto y 100 de largo.

Cogemos la carretera de las Gargantas del Todrá en dirección a Imilchil. Nada más salir de Tinerhir hay unos espectaculares palmerales y casas de barro. En Marruecos es fácil saber si el sitio es de gran interés turístico ya que si paras te aparecen vendedores o cazaclientes. La carretera pasa por sitios muy estrechos, muy bonitos con muchas paraditas de bisutería y kilim’s, pero está asfaltada en su totalidad.

Gargantas

Hay 109 kms hasta Imilchil y pasas por muchas aldeas que aún no están acostumbrados a los coches que pasen rápido ya que incluso tenemos algún incidente con niños que se cuelgan de las manetas del coche y nos abren una puerta. Quedamos alucinados con la gente, todos van vestidos con ropas tradicionales y nadie viste con ropa moderna, además las caras están curtidas y envejecidas por el Sol.

Imilchil está situado en territorio de los bereberes ait haddidu. En el mes de septiembre se desarrolla en este pueblo el célebre Musem, en el transcurso del cual los jovenes se casan. Con ocasión de esta fiesta interpretan los ahidus. Hombro con hombro, las mujeres y los hombres evolucionan en linea con un ritmo muy lento. Las mujeres visten el Taskunt, una capa de lana con franjas rojas y violetas o verdes. Las viudas se tocan con un gorro picudo, el akilus, mientras que las jóvenes se cubren los cabellos con un pañuelo. Son las mujeres de la tribu las encargadas de elegir pareja. Es una fiesta muy colorista donde las chicas van con sus joyas mientras flirtean con los chicos que visten sus jellabas blancas. Durante la festividad se instalan tiendas para acoger a toda la gente del pais y de fuera que viene a disfrutar de la fiesta.

Llegamos de noche a Imilchil y empezamos con la árdua tarea de buscar Hotel. Creo que tenemos suerte pues el primero que paramos nos parece bien. Se llama Chez Bassou Vale la habitación 150DH y es para tres o cuatro personas. Hace mucho frío pero nos encienden una estufa y allí pasamos el rato. Bajamos al pueblo donde tomamos un té que nos cobran a precio real (1,5 DH). Es muy divertido pues entramos en un Bar y está lleno de aldeanos vestidos con chilabas mirando una película de Jackie Chan pero subtitulada al magrebí y como el sonido no les interesa ponen música de la zona. Todos estaban esperando el partido de la Premier entre Arsenal y el Chelsea pero hace demasiado frío para verlo.

Día 6: Imilchil-Lagos Imilchil-Gorges de Dades

 Hemos pasado una noche glaciar a pesar de todas las mantas que nos hemos puesto. desayunamos y hemos salido a ver los dos lagos cerca de Imilchil. El primero está por carretera de asfaltada a 4 kilómetros. Desde el mismo lago, y cuando se encuentra una casa pequeña de tejados inclinados, se coge una pista de unos 8 kilómetros de una pista muy embarrada, sobre todo en la última parte, y se llega al segundo lago que nos parece precioso. Hay flamencos rosados volando y se ven algunos pastores con ovejas y cabras pero en una extensión, tipo páramo, muy desolada.

En los Lagos de Imilchil

Volvemos a Imilchil donde intentamos comprar algún “kilim” pero empiezan el regateo muy alto por lo que decidimos no comprar nada.

Queriamos coger la pista que va al valle de las Gorges de les Dades pero nos recomiendan que no vayamos solos pues la pista está muy mal, por lo que bajamos hasta Tinerhir a comer.

Después de comer vamos a las Gorges del Dades y nos alojamos en un hotel en el kilómetro 25 llamdo Auberge Ait Oudinar (Tf 0524830153).La habitación doble con desayuno sale por 220 DH.

En este valle llamada la ruta de los mil Ksur y Alcazabas, se encuentran por supuesto alcazabas tostadas de tierra pisada diseminadas en un valle de verdor hilvanado por el agua clara del Dades, rocas del

Lagos

desierto de un llamativo ocre, montañas de malvas resplandores donde aún subsisten aquí y allá blancas mancnas de nieve, árboles frutales en flor de colores pastel. Todo el valle son  226 km.

Desgraciadamente los días son muy cortos en esta época del año y las carreteras son muy malas por lo que apenas avanzamos en nuestro recorrido. Por suerte encontramos a otros viajeros con los que poder hablar, concretamente unas mexicanas cuya hija reside en Hamburgo y trabaja para Google, con lo que se nos pasa mejor el tiempo.

Día 7: Gorges de Dades-Ourzazate-Talouet-Agdz

Salimos por mañana para ver la zona más espectacular de las Gorges de Dades. Es una carretera sinuosa con enormes farallones de roca y en el fondo del valle un río con poca agua. Hay un momento en que la carretera se junta con el río. Hay bastantes turistas a pesar de la temprana hora pero es normal pues es una de las zonas más conocidas de Marruecos.

Ait Benadhou

El recorrido hasta el desfiladero muy placentero, atraviesa grupos de almendros e higueras, algunas formaciones rocosas e impresionantes kasbah y ksar. La carretera serpentea pausadamente entre las amplias paredes de la garganta a lo largo de 25 km hasta desembocar en Aït Oudinar donde el cañón se estrecha de forma abrupta y el rio fluye al lado de la calzada. Más allá, a 2 km, la carretera discurre en sentido ascendente por el interior del cañón principal formando una serie de curvas en horquilla. Después de unos km vuelve a ser llana, a medida que se aleja del espectacular escenario precedente.

Seguimos hacia Ourzazate. hay bastante tirada de kilómetros y sólo paramos un momento para tomar un refresco. Es una ciudad muy famosa por tener unos estudios de cine en el que se han hecho bastantes películas como El Cielo protector de Bertolucci por ejemplo.

También es famosa por ser el comienzo y el final de la famosa Maraton des Sables, una carrera a pie por el desierto de 7 dias de duración. En Junio se celebra un evento más sosegado conocido como las Sinfonias del Desierto. Si se tiene tiempo vale la pena visitar la Kasbah Taourirt, en el extremo oriental de la ciudad. Durante la década de 1930 en pleno apogeo de los jefes glaoui, llegó a ser una de las mayores de la región y albergaba a numerosos miembros de dicha dinastia qeu vivían rodeados por cientos de sirvientes y trabajadores. Hay guías que explican para que se utilizaban cada una de las estancias.

A unos 20 km en dirección al norte hay un desvío muy bien señalizado a la derecha que hasta hace poco era una pista pero que ahora es una carretera asfaltada. Se llega a Ait Benadhou que es la Kasbha mejor conservada, Patrimonio de la Humanidad y muy famosa pues se rodó Lawrence de Arabia entre otras. Es un sitio que es parada obligatoria de todos los tours y viajes por Marruecos. Está lleno de autocares de japoneses y españoles.

Para entrar en el recinto actualmente hacen pagar 10 DH. Es una continua pelea con los vendedores y guías para ver la Kasbah sin ir acompañado. Es muy bonita.

Seguimos por la carretera pero tiene una particularidad realmente molesta y es que cada 100 metros han puesto un badén para que la gente no corra. Nos amarga bastante la existencia pues son muchos kilómetros de saltitos continuos en una carretera asfaltada.

Llegamos a Talouet tomamos un té y hacemos muchas fotografías de las buenas gentes rurales que acuden a vernos. Rodeada de altas murallas erizadas de almenas y flanqueadas por bastiones cuadrados, la gran Casbah de Talouet, domina el río Imaren. Construida en el siglo XIX, fue agrandada y lujosamente acondicionada para servir de residencia a Thami el Glaui. Entre los numerosos edificios, hoy en ruina, dos habitaciones han conservado su decoración de inspiración andaluza, el haren y la sala de recepción, en las que los decorados de estuco y de zel-ligs, los techos pintados y las puertas esculpidas dan una idea del pasado esplendor del lugar.

Decimos ir a dormir a Agdz.

Es un palizón descomunal pues la carretera es muy sinuosa y estrecha. Llegamos a las nueve y nos alojamos en el mejor hotel, según nuestra guía, llamado Kissane. Es un hotel con aires de grandeza pero sin apenas servicio. Cuesta la doble 250 DH con calefacción pero no lo vale.

Vamos a cenar en la plaza del pueblo que por 35 DH nos hace un buen tagine.

Día 8: Agdz- Zagora – M’Hamid

Salimos temprano para hacer el valle del Draa, que es muy conocido por sus palmerales infinitos, kasbahs impresionantes y dulces dátiles. Nada más salir (hoy es jueves) hay mercado. Mercado típicamente marroquí con mucha fruta y legumbres por vender incluyendo también ganado.

Seguimos la carretera hasta Zagora haciendo multitud de paradas para hacer fotos, meternos en los pequeños pueblecitos de barro y ver a la gente como vive su día a día.

4×4 del desierto

Zagora apodada la “puerta del desierto” es donde los saadies descendientes del profeta originarios de Arabia se lanzaron a la conquista del Sus, llegando a Tombuctú. La cima del Yebel Zagora, situado 5 km más al sur ofrece un bello panorama del valle del Draa. En sus laderas subsisten las ruinas de un recinto fortificado.

En Zagora nos encontramos con unos franceses que nos animan a hacer una pista que nos acortará el camino, o nos lo alargará para siempre…jejejeje.

Pasamos por Tamegrut, esta ciudad rodeada por un palmeral compuesta por varias mezquitas de tejados de azulejo azul y de minaretes blancos, esconde detrás de su impresionante muralla almenada una de las más importantes zauías (cofradías) del Sahara marroquí. La madrasa  posee una prestigiosa biblioteca donde se pueden admirar soberbios coranes iluminados, así como obras de historia y de medicina las más antiguas de las cuales datan del siglo XII. Nosotros no la encontramos, y nos dicen que está en obras.

Llegamos a M’Hamid donde nos alojamos en el Kasbah Sahara services hotel (180 DH por persona con cena y desayuno) que es una cutrería a precio elevado pero es que apenas hay posibilidades en esta aldea, o no las sabemos encontrar.  El  dueño es un negociante que se niega a darnos calefacción aunque tiene habitaciones libres con ella para ahorrársela. Os recomendamos evitarlo.

Hay un hotel de lujo de una catalana llamado Tabarkat donde se alojan montones de catalanes, que la doble vale 117 euros precio muy alto incluso en Europa.

El palmeral de M’Hamid el-Ghuzlan (el llano de las gacelas), una de las primeras puertas del desierto. El suq, que se celebra los lunes, es a veces frecuentado por los camelleros del Sahara de la tribu de los reguibat, más conocidos como hombres azules del desierto. Más allá del palmeral, comienza la Hamada del Draa, una inmensa meseta calcárea desértica. Los ancianos cuentan, sin embargo, que hace mucho tiempo el Draa estaba habitado por grandes reptiles, probablemente varanos.

Día 9: M’Hamid-mucha arena-Taroudant

Nos levantamos inquietos después de una noche en una no óptimas condiciones y muy nerviosos pues hemos de hacer una pista absolutamente desconocida para saltar al otro valle sin tener que dar una inmensa vuelta. ya en el Hotel nos han ofrecido un guía por 800 DH (72 euros por uns 4 horas trabajo???). Buscamos otros pero lo máximo que conseguimos es un chaval, disfrazado de Tuareg, que nos lleva a mitad de camino. No nos atrevemos.

Atrapados en la arena

Es cuando nos encontramos a una caravana de 6 TT que van hasta mitad del camino y nos aseguran que el resto es también muy fácil. Son muy amables y simpáticos y nos unimos a su caravana. Durante un buen rato todo va bien hasta que empieza las dunas de finísima arena y nos quedamos totalmente atascados. Nos sacan estirando, desinflamos las ruedas hasta 1,5 y seguimos. Pero no pasan muchos minutos hasta que volvemos a quedar atascados. El principal motivo es nuestra inexperiencia en circular en sitos con tanta arena.. Nos vuelven a sacar y decidimos dar la vuelta pues no podemos depender de otros constantemente. Ellos nos dicen algo que ya sabemos y es que no se puede ir al desierto un solo vehículo. Volvemos a bajar ruedas hasta 1 de presión. La pista está aceptablemente marcada de tantas roderas.

Volvemos por donde hemos venido y parece que va todo mucho mejor. los italianos tenían razón, la presión 1 va mejor. Hemos estado más de tres horas en el desierto rodeados de mucha arena. La Trini y yo decidimos que en el próximo periodo vacacional hacer un curso de conducción por el desierto.

Llegamos a M’Hamid inflamos con nuestro compresor, nos rehidratamos y tomamos camino hacia Tafraoute aunque no llegaremos hoy. Dormimos en Taroudant en el hotel Tiuot, es moderno,  sencillo pero aceptable.

Controlando el acceso al valle del Sus y a las montañas del alto Atlas, Taroudant está un poco apartado de los circuitos turísticos clásicos, aunque sea muy pintoresca con su cerco de murallas de un ocre rojizo rodeadas de jardines, eucaliptos, olivos, granados  y palmeras. Se le llama “el pequeño Marraquech“, pero el ritmo de vida no se puede comparar. La población tiene fama de orgullosa e inquieta, y como represalia, la ciudad ha sido destruida en gran parte varias veces. El mismo rey no habría cruzado las puertas por temor al humor levantisco de sus habitantes. Sin embargo es conocida por la hospitalidad, por la amabilidad de sus comerciantes y por lo poco que se molesta a los turistas. La mayoría de las mujeres visten amplios velos de un color azul indigo, que recuerdan a los antiguos caravaneros que hicieron en el siglo XVI famosa a esta ciudad por la calidad de sus productos.Se encuentra a sólo 44 km de Agadir, pero nosotros nos desviaremos para llegar a Tafraoute.

Vamos a cenar a la plaza central del pueblo donde nos dan unos platos que no nos podemos acabar a un precio irrisorio.

Día 10: Taroudant-Tafraout

Salimos después de desayunar en dirección hacia Tafraout. Es un mañana de tránsito con un importante cambio de paisaje hacia este valle. Dejamos el desierto árido y pedregoso para empezar a ver colinas verdes plagado de árboles de argan. Nuestro interés es ver los famosos rebaños de cabras que escalan estos árboles y que se comen sus frutos y de donde se saca el famoso aceite de argan.

Pastor de cabras loco

En el camino tenemos la ocasión de ver estampas maravillosas del mundo rural de esta valle. Nos encantan los pueblecitos, las mujeres vestidas rigurosamente de negro, los pastores cuidando ovejas y cabras y, al fin, vemos un árbol de argan lleno de cabras. Al acercarnos un pastor muy mayor nos increpa que somos el diablo por ir con esas máquinas infernales (se refiere al coche) y quiere impedir con su bastón que hagamos fotos a las cabras. Después de unos momentos de desconcierto observamos que unos niños se rien y es que el pobre hombre está totalmente loco. Estamos más de quince minutos y el no para de hablar, por cierto en francés, sobre las desgracias que traemos los extranjeros.

Continuamos el viaje. La carretera es muy sinuosa pero encantadora. Al final llegamos a Tafraout y nos alojamos en Auberge Les Amis (Place Moulay Rachid Tf. 05.27.54.30.93) que es un sitio muy aceptable a 150 DH la doble pero sin baño en la propia habitación.

Esta ciudad es famosa por sus excelentes babuchas que son totalmente artesanales y que son de muy buena calidad (60 DH el par).

Desierto pintado en Tafraout

También es famosa por que un artista belga pintó hace unos años unas rocas de colores y ahora es una atracción turística. Vamos a verlas y coincide que es el lugar elegido para hacer una macrofiesta de jóvenes. Eran las 5 de la tarde y apenas había gente pero sobraban watios por todas partes.

La ciudad es tranquila y tiene muchas tiendas y cafés para entretenerse. Creemos que vale la pena quedarse más tiempo pero nosotros esta vez no podemos pues debemos continuar hacia el norte. Nuestro amigo Eduard dice que la vió hace 40 años y que era un pequeño paraíso pero ahora está ya bastante explotada aunque sigue conservando una atmósfera sosegada. Dicen que es el lugar bueno para comprar alfombras pero las encontramos caras o es que no sabemos regatear.

Tafraoute también es llamado el país de los almendros. Es un oasis de montaña en pleno pais sussi. Se extiende por varios valles en los que florecen los almendros a principios de primavera.Las rocas de granito rosa  crean formas fantásticas con la luz de la puesta de sol. Al sur tras superar un puerto, una pista asfaltada serpentea entre jardines encajada en un cañón de 20 km en dirección al palmeral de Issi.

A 1200 metros de altitud está situada en el centro de un circo de granito rosa que ha sufrido un fenómeno de desunión formando rocas con formas redondeadas, apiladas en equilibrio las unas sobre las otras. Es la capital del país de los ameln, una tribu de los bereberes shelha, muy famosos por su sentido del comercio. Las viviendas tradicionales son edificios cuadrados, con piedras recubiertas con un capa de color ocre rosado, patio central, torre angular poco elevada  y estrechas ventanas bordeadas de blanco.

 Día 11: Tafraout-Tiznit-Agadir-Essaouira

Día de traslado a nuestro próximo destino Essaouira donde queremos pasar dos noches. Igualmente aprovechamos para parar en Tifnit que tiene una mezquita con palos parecida a las de Mali, (eso según la guía) pero al parecer el que ha escrito la guía no ha estado en ese país. Paramos en el bazar y buscamos la gran mezquita y la encontramos después de dar algunas vueltas. No vale la pena aunque si confraternizamos y hacemos broma con algunos estudiantes de la madrasa.Tiene 6 km de murallas de tierra rojiza que le dan un aspecto antiguo aunque son bastante modernas

Después vamos a la zona de los artesanos de la plata que son muy famosos en esta ciudad pero no compramos mucho pues los precios son elevados. Su especialidad es conjuntar la plata con el ébano.Los tradicionales collares fabricados en los oasis del sur del país resultan especialmente hermosos, sobre todo por sus exquisitos talismanes de plata, coral rosa, amazonita, ámbar, cristal checo y cuentas de ébano del occidente africano. El metal empleado es siempre la plata, el oro suele ser ignorado ya que se le atribuyen connotaciones perversas. Estas joyas no son simples adornos,sino que sirven para identificar el clan, simbolizan la riqueza del que lo posee, reflejan tradiciones culturales y actuan como fuente de poderes religiosos y sobrenaturales para su portador. Una mujer recibirá joyas de su madre antes de casarse. Su futuro marido encargará a su madre o hermana qyue fabriquen sus propias piezas y la esposa las guardará como dote, que deberá incrementarse a lo largo de su vida. Las gargantillas son importantes, pero la esposa tendrá también brazaletes, fíbulas, ajorcas para los tobillos, pendientes y tocados. Algunas joyas se llevan a diario, mientras que otras se guardan para fiestas, funerales o peregrinaciones. Se cree que cada material tiene unas propiedades por ejemplo la plata cura el reuma, el coral representa la fertilidad y tiene poderes curativos, el ámbar es signo de riqueza y protege de cualquier clase de brujería, la cornalina sirve para adivinar el porvenir y las conchas simbolizan la fertilidad.

Tagine

Pasamos por Agadir y tenemos “la suerte” de que el rey Mohammed VI está en uno de sus dos palacios que tiene en esa población, y hay gente en las calles esperandolo y mucha policía. Ni paramos en Agadir pero podemos observar que hay montones de turistas y autocaravanas de jubilados europeos disfrutando de un clima privilegiado. Vemos un camping  en el que hay centenares de caravanas.

Llegamos a Essaouira (significa lugar fortificado) y nos alojamos en el hotel Sahara que tiene la habitación doble muy correcta a 250 DH. Está cerca de una puerta de las murallas. No dejan entrar en coche dentro de las Murallas por lo que hay un servicio por 20 DH de unos carros que te llevan los equipajes hasta el hotel. El coche lo aparcamos fuera.

Essaouira es un paraiso de tiendas de recuerdos, especias y cerámica. Hay montones de turistas en las calles deambulando creando un ambiente muy agradable y tranquilo. Aparte de esto nos gusta mucho al ver que hay enormes gatos que viven apaciblemente y que están muy bien alimentados, sobretodo los que viven cerca de la lonja del pescado.

La antigua Mogador, azul y blanca, tiene galerias de arte dentro de sus murallas y cada noche acoge un taller de artesanos. El puerto se anima en las primeras horas del día, y por la tarde, en las callejuelas del zoco, a ambos lados de la avenida Mohamed Zerktouni se encuentran músicos, curanderos y narradores de cuentos. La ciudad se levanta casi sobre una isla, barrida incesantemente por los vientos alisios. Su clima templado durante todo el año fue apreciado desde la antiguedad por los navegantes que hacían escala en la costa marroquí. Se hizo ya famosa en el Siglo I por la fabricación de púrpura .Para poblar la ciudad, el sultan en el siglo XVIII, ordenó a los cónsules europeos establecidos en Salé y en Agadir a instalarse en esta ciudad. Igualmente hizo venir a las familias más ricas del reino: los tujjar el- sultan (negociantes del rey). Los judios fueron durante mucho tiempo muy numerosos en Essaouira. Cuenta la leyenda que muchos sultanes habrían sido seducidos por la belleza y la inteligencia de las mujeres de esta ciudad.

El puerto de Essaouira, que fue dispuesto al pie de las murallas de la ciudad, está situado al extremo de una larga playa de arena fina. Ofrece un espectaculo permanente con su exuberancia de colores, los barcos y las redes amontonados sobre los muelles. Allí se construyen numerosas embarcaciones pequeñas.

Día 12: Essaouira

Empezamos el día con una visita a la pastelería más famosa de la ciudad, comprando unas pastas recien hechas y yendo a un bar donde pedimos  el café con leche o el zumo de naranja recien exprimido. Día tranquilo de paseos y compras. está lleno de tiendas pero es interesante para deambular, tomar café y algún zumo y comer bien. Se ha de regatear mucho para conseguir gangas pues hay muchos turistas y ya se sabe que donde hay mucha demanda suben los precios. Que el Hotel Sahara esté bien situado nos facilita las cosas pues debemos hacer varios paseos para ir dejando las cosas que compramos.

Toda la población está dentro de las murallas pero quizás se ha vigilar algo en la zona comercial pues hay bastante posibilidades de que haya pequeños hurtos. Una señora francesa que conocemos en uno de

Gata persa callejera

los cafés nos dice que para los turistas que están largas estancias es una pesadilla pues hay bandas que asaltan las casas y las vacían, además de muchos problemas con la población local. Según dice ella nos insultan y se burlan de nosotros con frecuencia.

El pueblo tiene un activo puerto pesquero y vale mucho la pena pasear por la tarde para ver como llegan las barcas de los pescadores y desembarcan lo conseguido en el día. Se quejan que los grandes buques pesqueros les quitan la pesca utilizando sistemas industriales de absorción de peces y que cada vez tiene que ir más lejos para conseguir el sustento. Es un problema generalizado en todo el Mundo de un problema que en poco tiempo se habrá solucionado, ya que las perspectivas es que la pesca sea una industria muerta en pocos años. Cerca del puerto hay muchos restaurantes de pescado pero es un agobio sentarse en sus mesas pues recibes el acoso de músicos callejeros, vendedores y vagabundos.

En el mismo pueblo está lleno de pequeños y típicos lugares donde se puede saborear un buen “tagine” a precios razonables (siempre precios para turistas).

Puerto pesquero de Essaouira

Después de la plaza de Mulay el Hassan, de estilo marroquí-portugues, las callejuelas de mercaderes que unen la gran mezquita con el Befroi, conducen a la placita umbría de Bab el Sebaa, repleta de terrazas de cafés. Cerca se encuentran los callejones de los joyeros. Es una delicia si te gustan las joyas perder horas y horas viendo las maravillas de filigrana que fabrican. Otra cosa típica es la marquetería.  Trabajan la madera de tuya que incrustan de limoncillo, nogal, ébano, nácar, hilo de cobre o plata. Hay unas cajas preciosas, cofres, pulseras, etc. Es un buen souvenir ya que no son caras y son muy bonitas.

Día 13:Essaouira- Assilah-San Roque

Tenemos que volver y emprendemos la subida pesada pero rápida hacia el Norte. Nuestra intención es no hacer paradas y dormir en Assilah un tranquilo pueblo costero cerca de Tanger para  al día siguiente coger el Ferry pero al llegar a las 5 de la tarde a este pueblo no nos gusta mucho el precio del hotel y decidimos pasar a la península. “Craso error” pues llegamos con las defensas bajas para coger el Ferry de Tanger hacia Algeciras y caemos en una trampa excepcionalmente bien montada y que tiene hasta señales de tráfico oficales marroquís que le dan credibilidad. Estas señales te indican que las oficinas para comprar los billetes están en un sitio y unos señores malcarados te paran y te indican que en esos chinringuitos se venden los billetes. Además aseguran que a las 7 hay un Ferry que cruza el estrecho. Compramos los billetes pero no sale hasta las 10 de la noche. Son puntos de venta que son más caros, te engañan en los horarios pero, la buena noticia, es que son billetes válidos. A 1 kilómetro de estos puntos está la Estación Marítima, edificio grande y moderno, donde nos advierten de este engaño.

Babouchas en Essaouira

Fueron más de tres horas muy desesperantes ya que no hay ninguna infraestructura, café o restaurante en la línea de espera para subir a los ferries. Supongo que la gente que lo coge habitualmente sabe bien los horarios y llega con menos tiempo. Si lo hubieramos sabido habriamos ido a Ceuta donde son más frecuentes. La culpa es un poco nuestra por fiarnos de gente que sabemos que son unos “caza-clientes” que están ahí para engañar.

Cruzamos en una 1 hora y media. Los trámites al llegar son rápidos, casi apenas hay coches a esas horas, y pasamos por la revisión de los perros detectores de droga sin problemas (Bueno uno de ellos se orina en mi rueda con la simpática risa del Guardia Civil que estaba de turno)

Nos alojamos en el mismo hotel en San Roque Casa Bernardo Macías (Antigua carretera Nal.340 Km 117 Teléfono 956786462 ) de la ida que por 39 euros tiene una habitación muy correcta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: