Italia y San Marino


canariasNavidad del 2016

Alba, Bolonia, Módena, Nápoles, Pompeya, Perugia, Alberobello, Matera, Vesubio, Urbino, Cinque Terre, Costa Amalfitana

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

País fantástico para viajar por tu cuenta en coche o en transporte público. Fácil de gente amable con gran cantidad de cosas para ver o hacer. Viajar en invierno tiene varios problemas: El frío y que  a las 5,30 ya es de noche y todo está cerrado. Aunque en las ciudades hay algo de vida , en los pueblos tan solo puedes ir al hotel  a ver la TV o a cenar a un restaurante.

Fecha del viaje

Del 22 de Diciembre del 2016 hasta el 7 de enero  del 2017

Moneda

El euro

Nivel de vida

La gasolina es muy cara, de hecho es de las más caras del Mundo. Los Hoteles, como estábamos fuera de temporada eran de precio aceptable aunque también eran muy caros. Para comer la socorrida pizza hace que puedas ir de vez en cuando a algún restaurante, pero en general has de vigilar mucho el presupuesto. Las entradas de cualquier museo rondan habitualmente los 10 €. Casi todas las autopistas son de peaje

Visado

Los españoles evidentemente no lo necesitan, de hecho ni hay frontera visible entre los países visitados

Salud

Ningún problema.

Seguridad

Nuestra impresión general es que es  seguro, tanto para las personas como para los vehículos. Solo Napoles nos dió la impresión de que se tenía que vigilar mucho. Algunas carreteras están en mal estado y los conductores corren bastante por lo que se ha de vigilar y estar atento. En general a Italia del sur se conduce bastante mal

Transporte

Metro en Nápoles: es un auténtico lío organizado, se compran los billetes en unas máquinas que lo primero que te dicen es que está lleno de carteristas y de que no te fies de nadie. Al parecer hay hasta 4 compañías que operan este Metro por lo que los intercambios pueden ser problemáticos. El billete valía 1,10 € pero depende de la estación que vayas. Tiene una validez 90 minutos. No se ha de olvidar de validar el billte

Electricidad

Los enchufes igual que en el resto de Europa, de dos clavijas redondas.

Diferencia horaria

No hay ninguna diferencia con Españaimagesimages

Guía de viajeimgresimgres

Muchas

ITINERARIO

Día 1:  BARCELONA – AIX EN PROVENCE
Día 2: AIX EN PROVENCE – ALBA
Día 3: ALBA – GRINZANE CAVOUR – SERRALLONGA D’ALBA – BAROLO – MONFORTE D’ALBA BARBARESCO – ALBA
Día 4: ALBA – ASTI – PARMA – MÓDENA – BOLONIA
Día 5: BOLONIA – RAVENA – RIMINI
Día 6: RÍMINI – SAN MARINO – URBINO – URBINIA – MERCATELLO SUL METAURO – PUERTO DE BOCCA TRABARIA – SANSEPOLCRO – PERUGIA
Día 7: PERUGIA – ASSISI – SPELLO – SANT BENEDETTO DE TRONTO
Día 8:BENEDETTO DEL TRONTO – FRANCAVILLA AL MARE – S. VITO CHETINO – TÉRMOLI – PESCHICI – VIESTE – TRINITAPOLI
Día 9:TRINITAPOLI – BARLETTA – CASTEL DEL MONTE – ALTAMURA – GIOIA DEL COLLE – PUTIGNANO –  ALBEROBELLO – LOCOROTONDO  – MATERA
Día 10:MATERA – PAESTUM
Día 11:PAESTUM – POMPEYA – SALERNO
Día 12:SALERNO – VIETRI – MAIORE – MINORE – RAVELLO – SCALA – AMALFI – POSITANO – MASA LUBRENSE – SORRENTO – VICO EQUENSE –   NÁPOLES
Día 13NÁPOLES
Día 14:NÁPOLES – MONTE DEL VESUBIO – CASERTA
Día 15:CASERTA – ABADÍA DE MONTECASSINO – LA SPEZIA
Dia 16:LA SPEZIA – CINQUE TERRE – AIX EN PROVENCE (FRANCIA)
Dia 17:AIX EN PROVENCE – BARCELONA

Diario de viaje

22-12-16 JUEVES 

BARCELONA – AIX EN PROVENCE

Salimos a las 3 de la tarde de Barcelona, ya que esta mañana hemos tenido que ir al Instituto para reuniones varias. Está bastante despejada la ciudad y la carretera, con lo que llegamos en 5 horas a nuestro hotel a las afueras de Aix en Provence. El hotel se llama Adonis Aix y nos cuesta 35 €, porque al llegar allí nos cobran la taxe de sejour que son 1,5 € cada uno.

La habitación está francamente bien, tenemos televisión, baño completo y una cocina equipada para poder cocinar si quisiéramos. Suponemos que en temporada alta debe costar mucho más, pero lo tendremos en cuenta para futuros viajes, ya que otra ventaja que tiene es que hay atención en la entrada las 24 horas.

Hemos hecho 500 km

23-12-16 VIERNES

AIX EN PROVENCE – ALBA

Salimos pronto del hotel para llegar a una buena hora a Alba, donde nos está esperando Rafa, un buen amigo que pasó su infancia y juventud en esta bonita ciudad. Llegamos a las 12 y media al  Alba Village Hotel. Es de un amigo suyo y nos hace un precio especial, ya que pagamos 62 € por día, estaremos dos noches. Está a las afueras de Alba pero como tenemos coche no hay problema. La habitación es muy grande, con cocina equipada, mesa, escritorio y una gran cama muy cómoda. Es un pequeño apartamento muy completo.italia_001-medium

Aquí se come pronto, con lo que nos vamos a comer al club polideportivo con Rubi, amigo de Rafa al cual conocemos después de haber oído hablar de él durante más de 30 años.

Es una comida casera, con platos típicos del Piamonte que es la región en la cual estamos ahora. Nos dan un antipasto, que son los entrantes, carne fileteada muy fina con una salsa mayonesa con atún, de primero pedimos una especie de macarrones con salsa de tomate picante y ñoguis con salsa a los cuatro quesos, no pedimos segundo porque ya hemos comido mucho, pero probamos un postre típico que parece requesón, pero que es una especie de flan con salsa de chocolate. Curiosamente nos ofrecen de postre “crema catalana”, que parece que se ha puesto de moda en Italia desde hace un tiempo. Nos cuesta 20 € por persona.

Descansamos un ratito en el hotel y luego ya nos vamos a visitar Alba. Ocupa un puesto destacado en el paraíso gastronómico que es Italia. La ciudad es famosa por la fábrica de bombones Ferrero Rocher, las trufas blancas y los buenos vinos, entre ellos el incomparable Barolo. Todo ello, se hace evidente en la feria anual de la trufa o en la vendimia, que también es un acontecimiento.italia_trini_0011-medium

Alba es un peso pesado de la historia, alcanzó su cenit en la Edad Media y gozó de prosperidad hasta 1628, cuando los Saboya tomaron el poder. En sus mejores momentos contaba con más de cien torres, de las que quedan cuatro, junto a la imponente Cathedrale di San Lorenzo en la Piazza Duomo.

Paseamos por la parte histórica, llena de tiendas de moda, libros y la estrella del lugar que es la trufa blanca. Está rodeada por las fértiles colinas de las Langhe, con sus hileras de viñedos y huertos repletos de uvas, avellanos y bodegas.

Para cenar nos vamos a casa de Giovanna, que nos da a probar unos platos típicos piamonteses muy ricos.

Hemos hecho 457 km

24-12-16 SÁBADO

ALBA – GRINZANE CAVOUR – SERRALLONGA D’ALBA – BAROLO – MONFORTE D’ALBA BARBARESCO – ALBA

Hoy después de desayunar en el hotel, cogemos el coche y nos vamos a hacer una ruta por los pueblos de alrededor de Alba. La primera parada es Grinzane Cavour, pueblo donde nació el Conde Cavour, ministro de Hacienda durante la unificación italiana. Junto con Garibaldi es una de las piezas claves de la historia moderna de Italia. Hay un castillo cuyos orígenes son del año 1000, pero se ha ido ampliando a lo largo de los años. Cuesta 6 € la entrada, para visitar el interior donde hay un museo. No entramos, pues preferimos visitar el exterior. Hay un restaurante muy bonito en el interior y una tienda con productos gourmet, donde la estrella son las botellas de vino, ya que estamos en una zona vinícola excepcional. Hay botellas de vino de más de 600 € !!!!!italia_019-medium

Hay unas fotos de la última subasta de trufas de este año, en octubre, que se pagaron 160.000 € por una trufa de 750 gramos que compraron desde Hong Kong!!!!

De aquí vamos a Serrallonga d’Alba, pueblecito encantador, cuya característica es que el castillo está encima de una colina y las casas forman círculos concéntricos alrededor del castillo. Hay que ir bien calzado, porque las calles son muy empinadas y peligrosas si estuviesen mojadas.

La siguiente parada es Barolo, cuna del aterciopelado tinto con aroma a trufa, que es llamado el Ferrari de los tintos. Se hace con uvas nebbiolo y envejecido en barricas de roble tres o cuatro años, es alabado por los críticos como el rey de los vinos. Aquí nos encontramos el Castello Falleti, que se puede recorrer durante una visita a la Enoteca Regionale del Barolo, en su interior, cada día ofrece tres vinos Barolo para catar. Otra cosa curiosa es que hay un museo del sacacorchos. Todo relacionado con el negocio del vino, que ha hecho a estos pueblos muy ricos y visitados sobre todo por turistas alemanes que vienen a sus distintas ferias para disfrutar de sus caldos y de las trufas.italia_024-medium

Monforte d’Alba es el último pueblo que visitamos esta mañana. Es pequeñito pero muy bonito como todos los que hemos visto hoy.

Comemos en casa de Giovanna, que nos está agasajando maravillosamente bien, con platos típicos, y es que es, una estupenda cocinera.

Nos viene a buscar Roberto para llevarnos a Barbaresco. Es un pueblo de 650 habitantes, pequeño pero que tiene una torre donde se puede  subir a lo alto y tener unas estupendas vistas 360 º de todos los alrededores. Al salir nos encontramos con el alcalde del pueblo, que como no podía ser menos, es amigo de Roberto y nos invita a un digestivo en el bar del pueblo.italia_034-medium

Volvemos al hotel, descansamos un rato y luego ya nos vamos a cenar a casa de Giovanna.

Hemos hecho 66 km

25-12-16 DOMINGO

ALBA – ASTI – PARMA – MÓDENA – BOLONIA

Desayunamos con Rafa en el bar del hotel y ya salimos en ruta. Nuestra primera parada es Asti, a 30 km de Alba por autopista. Pagamos 2,5 € de peaje. Hoy es el día de Navidad y no se paga en los parkings de la ciudad. Se paga en otros casos, entre 1,25 y 1,6 € la hora.italia_069-medium

Asti tenía mucha rivalidad en la Edad Media con Alba, cuando se enfrentaban como bastiones independientes gobernados por familias feudales. En aquella época, muy rica,  tenía 150 torres de las cuales sólo quedan en la actualidad 12. Se puede visitar la Torre Troyana o Dell’Orologio de 38 m de altura. Asti produce el espumoso Asti Spumante, hecho con uva blanca moscatel y también tiene trufas blancas y negras. Paseamos un rato, con un frío atroz, ya que estamos a 0 grados  y no hace mucho sol.

De aquí ya cogemos la autopista para ir a Parma, que nos cuesta 15 €. Parma es una ciudad rica gracias a la industria alimentaria. Sus impecables habitantes recorren las bonitas plazas con sus abrigos de visón y toman copas en los elegantes cafés, y sus bien conservados monumentos decoran pintorescas calles adoquinadas.

De origen etrusco, Parma adquirió importancia como colonia romana en lo que luego se convertiría en Vía Emilia. Es uno de los puntos álgidos de la cocina italiana , pues es donde se produce el mejor jamón del país, el prosciutto di Parma y el queso más admirado, el parmigiano reggiano.italia_062-medium

Desde donde aparcamos, hoy gratuitamente por ser domingo, llegamos a la Piazza della Pace, con el Palazzo della Pilotta, que destaca entre el cuidado césped y las modernas fuentes de Piazza della Pace. Muy castigado por los bombardeos de la IIGM, ha sido reconstruido y hoy alberga varios museos. La Galleria Nationale es el más importante y exhibe la principal colección de arte de Parma. Cerca está el Teatro Farnese, una copia del Teatro Olímpico e Vicenza.

De allí sale la calle que nos lleva a la Piazza del Duomo, consagrado en 1106, siendo un ejemplo del románico lombardo. En su interior, el voluminoso pulpito dorado y los recargados portalámparas anuncian ya la ampulosidad del barroco. En la cúpula, la Asunción de la Virgen, de Antonio Correggio y al sur del crucero, el relieve del Descendimiento, están consideradas unas obras maestras de su género.

Al lado está el octogonal baptisterio de mármol rosa en el lado sur de la plaza. Otras iglesias a visitar serían la Chiesa di San Giovanni Evangelista, el monasterio colindante y la Spezieria di San Giovanni.

En la Piazza Garibaldi, nos encontramos la fachada del Palazzo del Governatore del s XVII, hoy ocupado por oficinas municipales, posee un gigantesco reloj de sol añadido en 1829. Una estatua de Garibaldi da nombre a la plaza y hay otros edificios muy emblemáticos también.

Después de comer algo, nos vamos a Módena, célebre por su vinagre pero que tiene cosas muy interesantes.

Tiene un centro medieval repleto de tenderetes de mercado, vibrantes plazas e impresionantes palacios. Su deslumbrante catedral está declarada Patrimonio Mundial por la Unesco. Es una de las iglesias románicas más sobresalientes de Italia, constituyendo un ejemplo del s XII. Preside la fachada un enorme rosetón gótico, bajo el cual se abre la portada principal. A los lados una serie de bajorrelieves plasman escenas del génesis. Son obra del escultor Wiligelmo, que firmó su trabajo al igual que el arquitecto. Sobre la catedral, la Torre Ghirlandina, de principios del s XIII, se yergue hasta los 87 m de altura, rematada en una esbelta aguja gótica, llamada así por la Giralda de Sevilla.italia_trini_0258-medium

Se puede visitar fuera de las horas de culto, es muy sobria, al contrario de la de Parma que está completamente llena de pinturas, ésta es muy sobria y oscura, aunque muy original pues hay unas escaleras que te llevan a un piso superior donde está el púlpito principal.

Llegamos hasta el Palazzo dei Musei, un edificio inmenso en el límite occidental del centro histórico, donde se ubican los principales museos y galerías de Módena.

En la piazza Roma también hay un edificio espectacular, pero lo que nos gusta mucho es que hay una pista de hielo donde un montón de niños disfrutan del patinaje.

En Bolonia tenemos el hotel, se llama Cosmopolitan Bologna, nos cuesta con desayuno incluido 42 + 3  € de impuesto turístico. La habitación es muy cómoda, todo nuevo y la cama enorme.

Hemos hecho 337 km.

26-12-16 LUNES

BOLONIA – RAVENA – RIMINI

El desayuno en el hotel es espectacular, huevos, bacón, salchichas, fruta y muchas pastas de todo tipo. El café como no podía ser de otra manera es buenísimo.

Aparcamos muy cerca del centro, como hoy es fiesta no se paga. Preguntamos por si acaso  en una cafetería que hay cerca y nos lo confirman.

Bolonia es una ciudad preciosa, con muchísimas cosas para visitar y como curiosidad es la ciudad que tiene más calles porticadas del mundo. Solo en el centro histórico hay 37 km de pórticos.

El barrio de la Universidad es donde aparcamos y donde nos encontramos las dos torres inclinadas más famosas de Bolonia.

Llegamos a la torre Asinelli, o de los asnos, mide casi 100 m de altura y tiene 498 escalones. Cuesta 3 € subirla, pero nosotros no nos animamos, aunque dicen que las vistas son alucinantes. La gente de Bolonia dice que si subes esta torre no acabarás la carrera…. Están muy torcidas, la que hay al lado, la torre Garisenda de 48 m,  tiene una inclinación de 3,2 m y no se puede subir.

Con uno de los mejores paisajes urbanos medievales, con un atractivo conjunto de palacios de ladrillo rojo, torres renacentistas, pórticos y soportales, Bolonia es un bonito destino de fin de semana para recorrerlo sin prisas. La ciudad alcanzó su apogeo como commune independiente y principal universidad europea en torno al s XII.italia_trini_0273-medium

La riqueza trajo consigo un auge de la construcción y todas las familias adineradas dejaron su marca en forma de torre, 180 en total de las que 22 siguen en pie.

Flanqueada por la quinta basílica más grande del mundo e impresionantes palacios renacentistas, Piazza Maggiore es el núcleo principal y punto de partida para la visita. Piazza del Neptuno, junto a la anterior, debe su nombre a la Fontana del Nettuno, que sostiene una emotiva estatua de bronce realizada en 1566, pero que no la podemos ver pues está tapada ya que la están restaurando.

El lateral oeste de la Piazza Maggiore está integrado por el Palazzo Comunale, sede del ayuntamiento desde 1336. Dominando el flanco sur de la plaza, la gótica Basílica de San Petronio es la mayor iglesia de Bolonia. Originariamente de mayor tamaño que la de San Pedro en Roma, en 1561, 169 años después de su inicio, el papa Pío IV interrumpió la construcción y encargó una nueva universidad en su ala este.

Visitamos  el Teatro Anatomico  y nos cuesta 3 €, con carnet de periodista gratis. Es donde se realizaban disecciones públicas bajo la mirada del inquisidor, que intervenía en el momento en que el procedimiento se volvía demasiado comprometedor. Es una maravilla, todo recubierto de madera, con estatuas también de madera de médicos famosos de la antigüedad y de la época floreciente de esta universidad.

El Palazzo dell’Archiginnasio es la sede de la universidad de 1563 a 1805, como muestran los escudos de armas de los profesores en sus paredes, hoy alberga la Biblioteca Comunale, con 700.000 volumenes.

Un breve paseo hacia el sur conduce a la Basílica de San Domenico, construida para acoger los restos de San Domingo en 1238. Seguimos paseando por esta bonita ciudad, pasando por la Pinacoteca Nazionales, el Oratorio di Santa Cecilia, la Chiesa de San Giacomo Maggiore etc.

Tenemos que seguir camino con lo que emprendemos ruta y la autopista de Bolonia a Rávena son 5,2€.

De las joyas artísticas de la región, ninguna brilla como los mosaicos paleocristianos y bizantinos de Rávena. Descritos por Dante como una sinfonía de color en su Divina Comedia se remontan a la época dorada de la ciudad como centro del cristianismo primitivo.

Compramos el billete combinado que te permite visitar 5 atracciones, nos cuesta 9,5 €, pero si eres periodista te sale gratis.

La basílica fue consagrada en el 547 por el arzobispo Massimiano. En contraste con su sombrío exterior, el interior rebosa color, con los ricos verdes, dorados y azules de los mosaicos bañados en la suave luz del sol.  Es maravillosa, nos encanta.italia_trini_0356-medium

En el mismo complejo se encuentra el pequeño mausoleo de Gala Placidia, construido para la hermanastra del emperador Honorio, que encargó muchos de los suntuosos edificios de Rávena. Están las tumbas de Gala, su marido y su hermano. Son muy bonitas, muy decoradas.

Otra cosa que visitamos es la catedral, que posee una bonita colección de mosaicos y un exquisito trono de marfil del s VI. Al lado la cúpula del Battisterio Neoniano, luce impresionantes mosaicos de los apóstoles y el bautismo de Jesús.

En las afueras está la Basílica di Sant’Apollinare in Classe, a unos 5 km,                 que tiene un brillante mosaico en el ábside tachonado de estrellas. Fue construida en el s VII sobre el enterramiento del patrón de Rávena, que llevo el cristianismo a la ciudad en el s II. No nos da tiempo, porque cierran a las 5 de la noche, a pesar de que nos entraba en la entrada conjunta que tenemos.italia_trini_0394-medium

Es una ciudad muy agradable, mucha gente paseando con sus perros y sus niños, pero ya es de noche y tenemos que bajar hacia Rímini. La autopista de Rávena a Rímini son 2,5 €

El hotel, se llama Hotel Príncipe de Piemonte y nos cuesta 30 + 3 € la doble con desayuno. El hotel es muy moderno y la habitación no es muy grande pero tiene de todo, un baño grande, caja fuerte, nevera y una gran televisión.

Damos una vuelta, pero está todo mojado de la humedad ya que estamos al lado de la playa. Entramos en la pizzería Delizzie, que está en el otro lado de la calle del hotel a unos 100 m. Nos tomamos unas pizzas muy buenas y dos cervezas grandes, y nos cuesta 27 €, en la cuenta nos cobran el servicio que son 2 € por persona…. Lo compensan con una botellita de limoncello y unas pastitas de postre muy ricas, no les hacemos un feo y nos bebemos toda la botellita con lo que salimos muy contentos y no notamos el frio que hace a estas horas.

Hemos hecho 151 km

27-12-16 MARTES

RÍMINI – SAN MARINO – URBINO – URBINIA – MERCATELLO SUL METAURO – PUERTO DE BOCCA TRABARIA – SANSEPOLCRO – PERUGIA

El desayuno es espectacular, muy variado y mucha cantidad de todo. Fruta, pastas de muchos tipos, hay incluso  gambas, salmón, tomates rellenos etc. el camarero te pregunta si quieres café y te lo hace al momento, muy rico.

Justo al lado del hotel cuando salimos a coger el coche que hemos aparcado delante vemos una zapatería que tiene unas rebajas increíbles, no puedo resistirme a comprarme unas botas preciosas marrones y otras negras, ya que son de piel muy fina y cuestan 30 €  cada par!!!! El vendedor me explica que son de fabricación italiana y que son de muy buena calidad.

Rímini es famosa porque tiene el anfiteatro más antiguo que se conserva, lo vemos y está un poco estropeado pero está en el centro de la ciudad y han hecho un parque a su alrededor.

Para atravesar el río se puede hacer por el puente romano de 5 arcos muy bien conservado y en uso.

De aquí nos vamos a San Marino, a 30 km, que es el país más antiguo de Europa. Es muy pequeño, tiene 60 km cuadrados, solo son más pequeños el Vaticano y Mónaco. La distancia máxima de norte a sur es de 12 km. Hay varios parkings que cuestan 1,5 € la hora. El centro histórico está vetado a los que no viven allí. Es muy turístico, pero solo vemos coches italianos o del país. Parece que hay outlets y los italianos con lo que les gusta la ropa y los complementos vienen a comprar aquí. Una cosa curiosa es que hay muchas tiendas de armas… no entendemos la razón y muchos tenderetes de bolsos muy chulos.

Sus atractivos turísticos radican en su singularidad y un pasado histórico medieval que ha legado un buen número de palacios, fortificaciones, murallas y calles peatonales, que sobre todo en verano se llenan de turistas italianos en busca de artículos libres de impuestos. Su carácter cultural y comercial la hace ser el destino predilecto de las excursiones de un día entre los veraneantes de la cercana costa del Adriático. Está situado en un precioso paraje montañoso, con inmejorables vistas de las costas del Adriático y las onduladas cumbres de los Apeninos.italia_167-medium

Mantiene un curioso sistema político, lleva más de 9 siglos, por el cual dos capitanes regentes elegidos por periodos de seis meses por el Consejo hacen las veces de jefes de Estado. Su independencia se remonta al año 885, fecha en que por primera vez un documento escrito consta la independencia del monasterio establecido en el monte Titano. Fue fundada por un monje cantero que buscaba refugios de las persecuciones cristianas durante el s IV.

Durante las persecuciones de Diocleciano, un eremita llamado Marino huyó desde Croacia, atravesando el Adriático hasta llegar a Rímini y refugiarse en el monte Titano. Marino moriría habiendo fundado un monasterio. Poco después fue santificado. Durante las invasiones bárbaras y godas, el monasterio atrajo a gentes que comunes que convirtieron la roca en que se asienta en una verdadera población que lentamente fue creciendo.

Durante la Edad Media, las luchas entre güelfos y gibelinos pasaron de largo, pues se mantuvieron neutrales. Solo ha sido ocupada dos veces en 1503 por Cesar Borgia y en 1943 por los nazis.

Hay 3 torres y un trozo de muralla y en ellas hay museos de armas, pero nosotros no entramos. Hay un billete para todas, que cuesta 9 € y si quieres entrar solo en una, cuesta 3,5 €.

Bajando por callejuelas bulliciosas que suelen estar llenas de visitantes como hoy, se llega hasta la entrada medieval más importante, la Porta di San Francesco de 1361. Frente a ella la Iglesia de San Francesco, del s XIV, de austeridad franciscana y sillería gótica, muy sencilla pero con un interesante Museo-Pinacoteca en dependencias adyacentes que tiene cuadros incluso de Rivera, así como una interesante colección de monedas y exvotos romanos, además de piezas etruscas y egipcias. Si se escoge las tranquilas calles altas del centro histórico para continuar se alcanzaran las tres Rocche: castillos, fuertes o torres que figuran en el escudo de la republica.

La primera torre o Guaita guarda unas piezas de artillería aún usadas para las salvas de honor, que hasta los años 60 fue utilizada como cárcel.

La segunda, Cesta o della Fratta de 1200, en lo más alto del Monte, fue totalmente restaurada en 1925 y hoy alberga el museo de las Armas Antiguas. Contiene corazas, espadas, escudos, armaduras, cañones, fusiles, pistolas etc. todo un viaje por el arte encerrado en piezas bélicas.

La tercera o Montale es una torre de base pentagonal de origen incierto, restaurada en 1743, que no llegó a convertirse en fortaleza.

De vuelta en Borgo Maggiore, los coleccionistas de sellos, o quienes simplemente admiran la filatelia como medio de cultura y tradición de los países, pueden visitar el Museo Filatélico y Numismático. Hay sellos tanto de ediciones ordinarias, como conmemorativas, desde la primera de 1877, ya que anteriormente se utilizaban las del reino de Cerdeña.

Además del castillo de San Marino, la Republica consta de otros ocho municipios o castillos con preciosos nombres que hacen honor a su origen: San Marino, Borgo Maggiore, Acquaviva, Chiesanuova, Domagnano, Caetano, Florentino, Montegiardino y Serravalle.italia_201-medium

Como estamos en Navidad hay puestos de venta de artesanías, pero poca gente para tanta cosa. Venden vino caliente con especias, pero ahora como brilla el sol no apetece. Hay muchas estatuas y una de ellas es muy triste pues es un niño que recuerda la matanza de niños que hubo en Ossetia en 2004 y donde murieron 170 niños y más de 200 desparecidos entre niños y adultos. Echamos gasolina, ya que es más barata que en Italia.

Paseamos un buen rato, pero hay que seguir camino. Ahora el siguiente destino es Urbino. Se encuentra a 45 km por unas carreteritas de montaña muy bonitas.

Esta encantadora ciudad prosperó bajo el mandato del duque Federico de Montefeltro. Su universidad atrajo a pintores, arquitectos y matemáticos de todas partes, incluso Piero della Francesca.

Este pueblo tiene prohibido que entren los coches que no son de residentes. Hay que tener en cuenta que hay unas calles con una pendiente espectacular, llegas sin aliento, cuesta llegar arriba por las cuestas tan exageradas. El enorme Palazzo Ducale, que alberga la Galleria Nazionale delle Marche, domina el acceso a Urbino. Las torrecillas de cuento de hadas que enmarcan el balcón del cuartel general del duque atestiguan la fuerza de un ejército imbatido.

En su día éste era el edificio más grande de Europa. El patio es una obra maestra de los ideales humanistas del clasicismo grecorromano, sello distintivo del Renacimiento.

La entrada son 6 €, pero los periodistas entran gratis.

Las obras de arte más famosas son La flagelación de Cristo, la  Vista de la ciudad ideal etc.

Se pueden visitar gratis las estancias privadas del duque, las cocinas y las dependencias de los sirvientes. Hay unos paneles en italiano que explican cada cosa lo que era.

Enfrente del palacio, en la misma plaza, está la Cattedrale di Urbino, fundada en 1062 y remodelada en varias ocasiones. Subiendo algo más se llega a la Casa di Raffaello, ha sido preservada como un monumento a Rafael desde el s XIX y conserva un ambiente histórico evocador. Cuesta 3,5 € la entrada.

Al final de la cuesta, se llega a una plaza con una estatua dedicada a Rafael. Hay un cartel que indica el mirador Albornoz, es un parque con bancos, y con una fortaleza que acoge un restaurante. Las vistas son muy bonitas del palacio ducal, desde aquí es donde se ven las torrecillas famosas.

Dejamos Urbino y vamos a Urbania donde se encuentra el Barco Ducale, que está en las afueras del pueblo, es  el pabellón de caza del duque Federico da Montefeltro construido en 1465, cerrado al público, con lo único que haces es una foto desde la carretera, ya hay un entrante para que la hagas. El pueblo tiene un bonito centro histórico y es conocido por su cerámica mayólica. En la Chiesa del Morti, hay unos cuerpos momificados que fueron expuestos en el s XIX por la hermandad que los custodiaba.italia_trini_0514-medium

Mercatello sul Metauro es un pueblo pequeño, que tiene en el centro del pueblo en la Plaza Garibaldi el Palazzo Ducale del s XV al norte y la románica Pieve Collegiata al este con un altar bizantino dorado de madera. Se está haciendo de noche y no paseamos demasiado pero tiene mucho encanto.

Desde Mercatello sul Metauro ya vamos sin parar hasta el hotel en Perugia, pasamos por el puerto de montaña de Botta Trabaria, ya se está haciendo de noche y desde aquí hay un mar de nubes que se mezcla con la puesta de sol.               La altura máxima es 1049 m y es el paso más elevado de los Apeninos. Este puerto separa la Valtiberina o valle del Tiber en el lado de Urbino, del valle del Metauro.italia_trini_0515-medium

En la bajada se pasa por laderas llenas de olivos y es bastante peligrosa con lo que mejor hacerla de día.

La autopista la cogemos en Sansepolcro, conocido por ser la cuna de Piero della Francesca, en su Duomo se puede ver algunos cuadros famosos, pero no tenemos tiempo para visitarlo. Hay 60 km hasta el hotel.

Se llama Hotel Ilgo y nos cuesta 53 + 3 €. La habitación está bien, todo muy limpio y el baño también muy bien.

Hemos hecho 214 km

28-12-16 MIÉRCOLES

PERUGIA – ASSISI – SPELLO – SANT BENEDETTO DE TRONTO

El desayuno no está mal, nos atiende una chica ecuatoriana muy simpática. El hotel está decorado con artesanías de varios países, sobresalen muchos tapices de los Indios Kuna de Panamá.

Estamos en Umbría, el corazón verde de Italia. Es tierra de ciudadelas amuralladas, orgullosas de un pasado medieval cuajado de arte, religiosidad y fiera independencia. Toma su nombre de una etnia que Plinio el Viejo calificó como la más antigua de Itálica. En los albores del Renacimiento, la región conoció su mayor apogeo. Las ciudades se reconstruyeron, se levantaron palacios donde grandes artistas como El Perugino plasmaron su pintura haciendo de Umbría el paraíso de los frescos. Se encuentra entre la Toscana y el Lazio y mantiene rasgos de las dos. En la parte oriental está limitada por los Apeninos y al sur por el macizo de los montes Sibilini. El rio principal es el sagrado Tiber. El lago Trasimeno, donde Anibal ganó una de sus más famosas batallas a la Republica romana, es el pequeño mar de esta región exquisita donde el viajero puede disfrutar a fondo con una gastronomía sencilla, pero sabrosa. La economía regional se basa en la agricultura, ganadería y aprovechamiento forestal.italia_trini_0565-medium

Vamos a Perugia y aparcamos pagando, ya que no hay libres, el centro histórico está vetado a los no residentes. Cuesta 1,9 € la hora. El centro histórico no tiene desperdicio, con magníficos palacios que van desde el s XIV hasta la época del Risorgimento. La ciudad es la sede de la Universidad italiana para Extranjeros, lo que aporta un aire cosmopolita.

Lo mejor es empezar la visita en la Piazza Quatro Novembre y el Corso Vannuci, que son el salón de la ciudad. En el centro de esta Piazza se encuentra la Fontana Maggiore, una preciosa fuente tardomedieval. Al norte de la plaza se encuentra el Duomo, del s XV y estilo gótico. Con un exterior de gran belleza, presidido por una estatua del papa Julio II y un púlpito construido para San Bernardino de Siena. En el interior destaca la capilla del Anillo Nupcial de la Virgen y la capilla del Descendimiento.

Cierra la plaza por el sur el Palazzo dei Priori, sede del poder civil, data del s XIII. La fachada tiene una escalera que termina en un balcón conocido como el pulpito de las arengas y su portada está decorada con dos copias de los bronces de 1274 (los originales se pueden ver en el interior del palacio) que representan un león güelfo y un grifo, símbolo de la ciudad. En el interior se pueden visitar las antiguas estancias como la Sala dei Notari con frescos pintados por un seguidor de Pietro Cavallini hacia 1295 y la Sala di Udienza que data de 1390 y pertenecía al gremio de los mercaderes.

La fachada que mira al Corso Vannuci da entrada a la Galleria Nazionale dell’ Umbría, una pinacoteca de excelentes contenidos. Un poco más abajo está el Collegio del Cambio, antigua bolsa de comercio, usada por el gremio de los banqueros y decorada con frescos de El Perugino.italia_218-medium

Siguiendo el Corso te lleva a los Giardini Carducci, en donde se encuentra la estatua de bronce del famoso pintor que dio fama a la ciudad y que da nombre a la principal arteria de la Perusa histórica, el Perugino. Desde estos jardines se observan unas excelentes vistas de la llanura y de la vega del Tiber. En este lugar se erigió en su día la Rocca Paulina, un castillo edificado por el papa Pablo III, y de ahí procede su nombre, del cual sólo quedan vestigios. Hay una escalera mecánica que te lleva a lo que queda de la Rocca. Antes estaba descubierto y se veía el cielo pero ahora son como sótanos medievales llenos de tiendas de souvenirs, muy curioso, no hay que dejar de verlo, muy interesante.

Desde la catedral y hacia el norte encontramos la Piazza Danti desde donde se ve el fabuloso arco etrusco. Vamos hasta el Museo Arqueológico y la Iglesia de San Domenico. Pasamos por una maravillosa puerta llamada de San Pietro, pues a lo lejos se encuentra la iglesia de San Pietro. Volvemos sobre nuestros pasos y salimos por los Tri Archi, una estructura de 3 arcos que es donde hemos aparcado el coche.

Asissi es el nuevo destino de hoy, está a unos 25 km de Perugia. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y realmente vale la pena visitarla. Es mundialmente famosa por ser la cuna de San Francisco de Asís.

Asís es una hermosa ciudad de remotos orígenes, encaramada a una colina que conserva una de las fachadas de templo romano en mejor estado de Italia. Es meta de peregrinos y asiento del enorme conjunto medieval del convento y basílica que lleva su nombre, se ha convertido en un lugar repleto de viajeros durante el día, pero por la noche se recupera su magia medieval.

Se puede visitar perfectamente a pie, pero hay subidas y bajadas importantes, hay que ir bien calzado, para evitar problemas. La Basílica de San Francesco es un imponente conjunto arquitectónico formado por la basílica y el Sagrado Convento. La Basílica cuenta con una de las colecciones de arte más importantes de Italia, fuera de un museo. Hay un control a la entrada por parte de soldados fuertemente armados. Comenzada en 1228, la basílica es fruto de la superposición de dos iglesias, la baja y la alta. Domina la construcción un robusto campanario cuadrado de cuatro pisos adornado con grandes arcos. La Chiesa inferiore es el santuario propiamente dicho, se entra por un portón coronado por tres rosetones de líneas góticas con un pórtico del s XV. En el interior, de una sola nave, las bóvedas azules cuajadas de estrellas entre la penumbra producen un gran efecto. A mitad de la nave se puede bajar a la cripta, donde se veneran los restos de San Francisco. Hay vigilancia para que no hagas fotos pues está prohibido.italia_trini_0634-medium

A la Chiesa Superiore se asciende desde el crucero por medio de una escalinata que da al claustro grande. Es un templo gótico con un interior muy luminoso, de una sola nave con crucero y ábside poligonal. La parte inferior despliega la célebre colección de frescos de Giotto, que desarrolla en 28 recuadros la vida del santo fundador con gran maestría.

Asís conserva su traza medieval y es muy agradable pasear por sus calles. Desde la plaza superior se llega al Museo Cívico que acoge hallazgos arqueológicos y luego se llega a la Piazza Comune, rodeada de palacios medievales  y la fachada del templo de Minerva, muy bien conservada. Aparte de otras muchas iglesias y palacios a lo lejos se ve la Rocca Maggiore, antigua fortaleza construida en 1367 con un recinto guarnecido de torres insertadas en una muralla trapezoidal.

Spello es una ciudad amurallada a pocos km de Asissi. Construida casi por entero en piedra rosa y blanca extraída de la montaña, impresiona su vista viniendo de Asís, dominando el valle del Topino que se extiende a sus pies y en la falda del monte Subasio que tanta piedra ha dado para los monumentos de la comarca. De sus épocas de esplendor conserva monumentos romanos y medievales. Romanas son las ruinas del anfiteatro, las murallas y las puertas de época augusta, así como la Porta Consulare, la Porta Venere o puerta de Venus que está flanqueada por dos torres poligonales conocidas como las torres de Propercio, formando un conjunto de gran solemnidad.italia_trini_0593-medium

Medievales son las iglesias románicas y el trazado de sus calles dentro de las murallas. Erigida sobre las ruinas de los templos de Vesta y Juno, conserva un fabuloso suelo de mayólicas del s XVI y una portada románica del s XIII.

Ahora ya vamos directamente hasta el hotel  que lo hemos cogido en Benedetto del Tronto. Nuestro GPS no tiene el recorrido que hacemos al principio, hasta que cogemos la autopista. Pasamos por decenas de túneles que ahorran mucho tiempo y que hacen que sea mucho más corto de lo que pensábamos.  El tramo de autopista que cogemos nos cuesta 3 €.

El hotel se llama B&B Casa Cavour y nos cuesta 40,50 € la doble con desayuno. La chica que nos atiende es muy simpática y la habitación está muy bien. Paseamos un poco por esta localidad costera, ahora un poco desierta ya que al ser invierno hay poca gente. Vamos a cenar  un kebak a un turco, buenísimo, además como tiene cerveza pues lo disfrutamos. Nos cuesta 10 € los dos.

Hemos hecho 203 km.

29-12-16 JUEVES

BENEDETTO DEL TRONTO – FRANCAVILLA AL MARE – S. VITO CHETINO – TÉRMOLI – PESCHICI – VIESTE – TRINITAPOLI

El desayuno no está mal, pero no hay nada salado, todo es dulce, eso sí hay fruta fresca muy variada. Hoy nos vamos a dedicar a ver zonas costeras y paisaje.

Estamos en la región del Abruzzo, marca claramente la transición del norte y el sur. Escasamente poblada y apartada de las grandes rutas turísticas e incluso de los asuntos públicos, la región ofrece un paisaje montañoso, donde destaca el Gran Sasso y la meseta alpina del Campi Imperatori, junto al Parque de los Abruzzos, verdadera joya ecológica. Sus ciudades, aunque de origen medieval y con un pasado interesante han perdido parte de su antiguo encanto.

Cogemos la autopista y nos cuesta hasta Francavilla al  Mare 5,9 €. Es un centro cultural y una de las localidades costeras más encantadoras de los Abruzos. Sobre la colina con vistas al mar está el Museo Michetti. Paseamos, pero hace un viento espectacular con unas olas que dan miedo.italia_trini_0651-medium

De aquí ya cogemos la Costa del Trabocci, que se extiende desde Ortona hasta Vasto. Queremos ver los Trabocci, de los cuales se desconoce el origen. Son unas curiosas estructuras de pesca. Algunos dicen que los inmigrantes las construyeron a finales del s XVI, y otros se remontan al s VIII. Tienen vigas de madera y redes con un intrincado sistema de pesos y balanzas para capturar los peces desde tierra. Aunque parecen frágiles, pueden soportar fuertes tormentas. Hoy es una buena muestra porque está soplando un vendaval y no se mueven.  De aquí a Térmoli hay 88 km y son 2 horas de conducción, porque la velocidad máxima es 50 km/h y se pasa por un montón de pueblecitos que tienes que bajar a 30 km/h.

Térmoli es un antiguo puerto pesquero, con playas agradables. El casco antiguo está dentro de las murallas de la ciudad y muchas de las casas se han restaurado. En la plaza central, el Duomo románico está dedicado a Santa María de la Purificación. Pasamos por el mercado de pescado pero no hay gatos …  con lo que subimos a ver el Castello Svevo. Construido en el s XI, Federico II lo restauró después del ataque de la flota veneciana. Antiguamente el castillo formaba parte del sistema de murallas de la ciudad, pero hoy solo quedan los restos de una torre. Aparcamos enfrente del ayuntamiento, cuesta 0,8 € la hora, pero nosotros sólo ponemos 0,5 € porque nos parece que no da para más, este pueblo.

Ahora vamos a Peschici, a 114 km por una carreterita costera que tiene mucho encanto, pero que hay que tener mucho cuidado porque los italianos conducen horrorosamente, para ellos no es ningún problema adelantarte en línea continua y con un camión enorme de frente !!!! el GPS dice que son 2 horas.

Pasamos por la Foresta Umbra, lleno de arces, alerces, fresnos o robles. En el bosque convive una gran variedad de fauna como ciervos, gatos monteses, tortugas, serpientes o multitud de pájaros. Alberga más de un tercio de la flora de Italia, vamos solos por esta serpenteante carretera.italia_trini_0657-medium

Llegamos a Peschici, que fue fundada por los eslavos en torno al 970 d.c. El Castello di Peschici levantado sobre las rocas de la costa en el s X, tiene salas llenas de instrumentos de tortura. En el pueblo hay artesanos y un poco más allá al este, la costa está salpicada de atalayas como la Torre di Calalunga. No hay nadie, todo desierto, es un pueblo decadente pero muy bonito, calles estrechísimas, empedradas y muy sugerentes.

A 20 km se encuentra Vieste, uno de los lugares más orientales de Italia en el promontorio del Gargano. En la ciudad medieval, en lo alto de una pared rocosa, se puede ver el Castello de Vieste del s XII. Hay unas escaleras que te llevan a la Piazza Duomo y la Cathedrale dell’Assunta del s XI. Cerca de la catedral  se encuentra la Chianca Amara,  es una piedra que sobresale de un muro cerca de una escalinata, usada para las decapitaciones durante el asedio de 1554. Hay un museo curioso pues está dedicado a las conchas, recoge 11.500 ejemplares de todos los mares y los océanos de la Tierra, se llama Museo Malacologico. El horario son solo 2 horas al día, con lo que hay que tenerlo en cuenta.

Si en Peschici había poca gente, aquí tampoco hay demasiada, eso sí, aquí vemos muchos gatos, callejeros pero bien cuidados porque la gente les pone comida.

Ya se ha hecho de noche con lo que vamos del tirón a donde tenemos esta noche el alojamiento. La carretera tiene miga, miles de curvas y noche cerrada!!!!!italia_trini_0673-medium

Entramos en La Apulia, región extensa pero poco poblada, que ocupa una franja de tierra a lo largo de la costa Adriática, hasta el tacón de la bota peninsular. Es una zona estratégica apetecida por los sucesivos pueblos invasores, fue invadida en el s VIII a.c. por pueblos ilirios, precursores de los griegos que habrían de establecer muchas de sus mejores colonias de la Magna Grecia. Normandos y aragoneses dejaron numerosos castillos y fortalezas, y luego la Corona Española contribuyó al desarrollo de la región, especialmente durante el Barroco.

La casita de esta noche es el Hotel Tenuta San Francisco y está en Trinitapoli. La doble con desayuno nos cuesta 52,2 €. El hotel está en una mansión del s XVII con mucha historia. Nos dan una habitación enorme,  debe medir 80 metros cuadrados, con muebles estilo antiguo con una terraza a los jardines muy bonitos.

Hemos hecho 435 km.

30-12-16 VIERNES

TRINITAPOLI – BARLETTA – CASTEL DEL MONTE – ALTAMURA – GIOIA DEL COLLE – PUTIGNANO –  ALBEROBELLO – LOCOROTONDO  – MATERA

El desayuno no está mal, pero no es de los mejores de este viaje, eso sí, el camarero que se llama Gino es un encanto. Hay pasteles caseros de muchas clases y algo de embutido para acompañar.

Vamos a Barletta, ciudad de unos 100.000 habitantes en la costa, famosa por la fortaleza que hay en el centro de la ciudad. Está justo al lado de la puerta de la ciudad, construido en 1233 sobre una fortaleza normanda, alberga hoy el Museo Cívico e Pinacoteca, donde se exponen piezas arqueológicas, cerámicas, tablillas con inscripciones y un busto de Federico II. Santa María Maggiore, la catedral, se levantó sobre un templo romano. También hay vestigios de los caballeros templarios. La Basílica del Santo Sepolcro ofrecía un lugar de oración y cobijo a los cruzados. En el exterior se yergue el Coloso de Heraclio, una estatua de bronce que representa a un emperador con atuendo de batalla. Mide 4,5 m de alto y fue erigida en el s IV dc.italia_trini_0690-medium

La Cantina della Disfida fue probablemente el escenario del famoso duelo de 1503 donde trece caballeros italianos vencieron a otros tantos franceses tras una disputa. El duelo se representa cada febrero. Está lloviendo y muy tapado,  día tristón.

De aquí vamos hacia Andria, en la comarca de la Murge, nombre que dan a los oteros que jalonan las planicies pullesas. Atravesamos la ciudad, con gente que aparca donde le da la gana, se cruzan, no respetan las señales de tráfico, en fin un desastre.

Cuando llegamos a Castel del Monte está nevando!!!!! En lo alto de una de estas colinas o Murge, se alza este símbolo de la sofisticación de Federico II, que es sin duda uno de los mejores ejemplos de edificios civiles del Medievo europeo. Construido en 1240, no tuvo función defensiva ni tampoco residencial específica. El emperador utilizaba sus castillos como pabellones de caza y a veces como refugio intelectual donde retirarse y descansar de su vida de corte, acompañado de sus halcones, cartas y libros, pero en este caso parece tratarse más de una obra hermética relacionada con la alquimia, que practicaba Federico II, y su adscripción a los Caballeros Teutónicos, es decir que el castillo podría ser un lugar mágico donde se celebraban ritos de corte templario. La fortaleza es de planta octogonal, rodeado de ocho torres también octogonales y tiene dos pisos, ambos con 8 habitaciones. La altura de sus muros es de 24 m.

De las casi 200 fortalezas que construyó durante su reinado, solo ésta, que mandó levantar a su regreso de las Cruzadas, constituye una excepción con respecto a la planta cuadrangular de todas las demás. El pórtico de entrada imita un arco de triunfo romano, y la ordenación de salas y baños, así como la canalización de aguas de lluvia le confieren más un estilo de palacio que de fortaleza. La entrada son 8 €, los periodistas entran gratis, los estudiantes pagan 4,5 €. Antonio entra, pero dice que no vale la pena, hay unas cuantas fotos de cuadros en la primera planta y en la segunda planta las habitaciones están vacías.italia_trini_0714-medium

Llegamos a Altamura y aparcamos el coche para dar una vuelta por esta ciudad. Posee las ruinas de un antiguo perímetro amurallado de casi 4 km de longitud del s V a.c. En la calle principal está la Cathedrale, iniciada en el s XIII de transición románico-gótica, que sufrió las consecuencias de un terrible terremoto en 1316. La fachada está rematada con dos campanarios con bulbo añadidos en el s XVI y presenta un rosetón ornamentado. La portada es fantástica, con muchas esculturas maravillosas. Un poco antes de llegar hay también una iglesia con una portada que no tiene nada que envidiar a la catedral.

La siguiente parada es Gioia del Colle, a 31 km al este de Altamura. Es conocida por el castillo-palacio mejor conservado de los que existen al sur de Italia. La fortaleza fue erigida por los normandos en el s XI, pero Federico II la modificó y es como la vemos hoy. El exterior del castillo presenta una fábrica de sillería y torres defensivas bien conservadas, y en el interior se pueden visitar la sala del trono, la sala del gineceo y la torre de la Emperatriz.italia_trini_0726-medium

Pasamos por Putignano, famoso por las cuevas que tiene cerca llenas de estalactitas y estalagmitas. Ahora ya si, llegamos a Alborobello, patrimonio de la Humanidad y con razón.

Aparcamos cerca del Trullo Sovrano, del siglo XVI, en la Piazza Sacramento. Es un trullo de dos plantas, el más grande que existe, que se ha convertido en casa museo. De aquí ya vamos hacia la Piazza del Popolo, desde donde vamos al Rione Monti, el barrio truli por excelencia en donde más de mil de estas construcciones se apiñan en las laderas de una colina. Perfectamente encalados y en una sucesión de continuidad no truncada por ningún edificio nuevo, solo el tendido de cables y los cientos de tiendas turísticas que ofrecen de todo, manteles, cerámica, recuerdos, artesanía local etc.

Son casas cilíndricas de paredes encaladas y tejados de pizarra, están hechas todas de piedra y no se utilizaba nada para unirlas. En algunos tejados hay símbolos místicos, que le dan mucho encanto. En un paisaje salpicado de olivos, viñedos y frutales, y rodeados por la aridez mediterránea que recuerda a Grecia o Mallorca, destacan por su originalidad unas construcciones cónicas de tejados abovedaditalia_trini_0757-mediumos con lajas de piedra, encaladas en su parte inferior y decorados con diseños religiosos o folclóricos en su parte superior.

El nombre les viene de las antiguas tumbas circulares de la campiña romana, pero hoy en día se han convertido en viviendas, casas de labranza, graneros y, hasta en algunos casos, pequeñas iglesias. Toda la comarca está plagada de estas construcciones, pero el verdadero epicentro de este tipo de arquitectura popular, único en Italia es Alborobello.

En la cima de esta colina se alza la Iglesia de Sant Antonio, una iglesia como un trullo, pero a lo grande. En el Rione Aia existen 400 viviendas y está menos invadido por el turismo.

Como estamos a 2 grados, hay algo de turismo pero muy soportable, te cruzas con alguna persona, pero muy pocas. En verano debe ser una avalancha, por las infraestructuras que vemos.

Hay un pueblo muy próximo que se llama Locorotondo, lleno de trulis pero más autentico, con varias construcciones juntitas muy bonitas, además como ha nevado está todo blanquito que le da un encanto especial. Tiene un trazado circular que respeta los contornos de las colinas, con sus calles estrechas flanqueadas de casas encaladas. La iglesia está dedicada a San Jorge que es el patrón del pueblo.italia_trini_0803-medium

De aquí ya vamos a Matera, que es donde tenemos el hotel,  se llama Korelle B&B, nos cuesta 54 € la doble con desayuno. Nos cuesta encontrar la entrada, pero después de unas cuantas vueltas la encontramos. La habitación es muy cómoda, incluso tenemos albornoces muy gustosos de llevar. Nos atiende Korelle, una chica de Camerún muy amable. Hay una sala de estar que al estar solos nos quedamos allí viendo la tele que es mucho más grande que la de nuestra habitación. Tenemos un baño compartido con otra habitación, pero no coincidimos con lo que es para nosotros solos.

Hemos hecho 265 km.

31-12-16 SÁBADO

MATERA – PAESTUM

El desayuno es completo, aunque no hay nada salado ni caliente, eso sí, el zumo de naranja es natural, buenísimo. Hay un chico, Saverio, que está a nuestro servicio, para hacernos el cappuccino que nos tomamos. Pagamos y ya nos vamos a explorar la ciudad. En el centro hay varias zonas para aparcar, la B se paga 0,5 €/h, la A sube a 0,7 €/h.

Matera, rodeada de llanuras áridas y gargantas desoladas, se alza sobre un profundo barranco, dando lugar a un paisaje extraño y sorprendente. La forma en que el caserío, formado por los sassi, se amontona sobre las faldas del cortado constituye un espectáculo inolvidable y único dentro del panorama monumental italiano. En los alrededores de la ciudad existen cerca de 130 iglesias rupestres, muchas de ellas con una peculiar decoración bizantina.italia_trini_0834-medium

Lo más característico son las viviendas excavadas en la roca, llamadas sassi. Sasso significa cueva o peña, en italiano. Cientos de ellas forman barrios de viviendas paupérrimas que alojaron familias y animales en un mismo espacio hasta bien entrado el s XX. Actualmente muchas de ellas han sido convertidas en restaurantes, tiendas de recuerdos o viviendas remozadas.

La visita empieza en Piazza Vittorio Veneto, el corazón peatonal de la ciudad antigua. Hacia el este y sureste surgen los dos barrios que se caracterizan por los peculiares sassi.

Durante los s VIII a XIII estas construcciones excavadas en la roca sirvieron de refugio de monjes de Anatolia que buscaban la vida eremítica en estos parajes aislados y más alejados de la presión sarracena.italia_trini_0855-medium

A partir del s XV, la mayor parte de ellas fueron ocupadas por campesinos. Posteriormente se hicieron muchas iglesias, conventos y mansiones, pero a principios del s XX, los sassi eran el símbolo de la pobreza y el retraso más absoluto de los campesinos de la Italia del Sur.

En la ciudad el Duomo es una construcción románica de estilo pulles del s XIII, de vistosa fachada con rosetón. También se puede visitar la iglesia de San Francesco o el Museo Nazionale Ridola, que recoge restos arqueológicos encontrados en las numerosas necrópolis neolíticas halladas en las inmediaciones.

Los barrios de Sasso Barisano y Sasso Caveoso permanecen en silencio, y sus calles que serpentean y escalonan el promontorio, donde se alza la catedral, son muy poco frecuentadas salvo por los curiosos y viajeros que aquí no abundan.

Hoy está muy animada la ciudad, llena de turistas y en la plaza central hay un escenario muy grande, con lo que hoy debe haber una actuación de alguien importante porque hay 3 furgonetas de la RAI. Después de un paseo por toda la ciudad cogemos el coche para ir a Paestum.

Entramos en la Campania, verdadero espíritu del Mezzogiorno. Con Nápoles como capital, la región tiene todo lo que un viajero puede desear, como ruinas romanas espectaculares, paisaje grandioso con la impresionante mole del Vesubio dominando la esplendida bahía napolitana, una costa de autentica belleza, islas llenas de encanto, gastronomía sabrosa y con personalidad y una historia llena de interés. La bahía de Nápoles es uno de los puntos de mayor interés y su visita tranquila puede ocupar al menos una semana. Al encanto de las dos grandes islas Isquia y Capri, que vigilan sus límites como pétreos y fabulosos guardianes, se añade la agreste belleza de la Costa Amalfitana, en la cara meridional, con villas de intenso sabor como Ravello y la propia Amalfi.italia_trini_0860-medium

En las guías pone que Paestum cierra a la puesta del sol, pero ahora no es cierto, está abierto hasta las 7:30 PM, han puesto luces y han ampliado los horarios. La entrada son 9 € y 1 € más si quieres ir al museo. Los periodistas entran gratis, estudiantes menores de 25 años etc.

Paestum, actual Pesto, excepcional por la calidad y conservación de sus tres grandes templos, así como por la tumba del Nadador, merece una visita. Hacia el año 600 a.c., los griegos procedentes de Sybaris, gran ciudad situada en el golfo de Tarento, fundaron en la llanura que se extiende en la orilla izquierda del sele una colonia a la que llamaron Posidonia.

La planta regular de la ciudad, la construcción de los grandes templos y las considerables dimensiones del ágora, recientemente excavada, demuestran que la ciudad debió de ser especialmente floreciente.

En el recinto arqueológico se puede ver el Templo de Atenea, joya de la arquitectura dórica. Es el único santuario pagano de Paestum que se convirtió en iglesia.

El Ágora, plaza pública griega, que fue convertida en barrio de viviendas durante la época romana.

El Foro de 200 m de largo por 60 m de ancho, es uno de los más completos de Italia, aunque su parte oriental se halla bajo la carretera moderna. En el lado norte está el Anfiteatro y se pueden ver construcciones rectangulares identificables como tabernae o tiendas.

En el centro del lado sur se alzaban dos monumentos importantes de la época imperial, la Basílica y el Macelum o mercado, cuyo patio de mármol fue construido sobre un templo griego de la época arcaica.

Detrás del templo itálico se halla un gran santuario dotado de una piscina. Los ritos de la Fortuna Viril, reservados a las mujeres, comprendían el baño de una estatua de Venus y luego de los fieles. Este ritual debía propiciar los partos felices.italia_trini_0891-medium

El Templo de Neptuno, dedicado a Asclepios, es uno de los templos griegos más conocidos e imponentes de Occidente. El templo de Hera, es el templo más antiguo de Paestum. Está adornado con capiteles arcaicos de forma característica, muy aplastada y decorada con motivos de hojas y palmas esculpidas en la roca blanda.

Merece la pena recorrer la muralla fortificada, una de las mejor conservadas del mundo antiguo, mide 4750 m de largo.

La Tumba del Nadador fue descubierta en 1968, a unos 1,5 km al sur de Paestum. Debe su fama a los frescos que la adornaban. El difunto era probablemente un mercader etrusco instalado en Posidonia; cerca de su cuerpo se habían colocado un lequitos una pieza de alabastro y el cofre de una lira hecho con el caparazón de una tortuga. Un banquete, destinado a acompañarlo al más allá, se dibuja en las paredes de la tumba y la decoración de la tapa es completamente inédito.

La utilización de las tumbas pintadas al fresco, frecuentes en Etruria y Campania durante la dominación etrusca, se impuso a partir del año 400 a.c. en Paestum.italia_trini_0940-medium

Las representaciones de los duelos, las carreras de carros y los combates de gladiadores permitieron establecer que los juegos funerarios fueron la causa de la creación, en Campania del anfiteatro. Además, ilustran las practicas que acompañaban al difunto al más allá.

En el Museo se encuentran los descubrimientos del santuario de Hera, pero uno de los mayores atractivos son las Metopas del templete del santuario de Hera y forman el grupo de esculturas arcaicas más importantes de la Magna Grecia. Ilustran episodios mitológicos, como el suicidio de Áyax, los trabajos de Heracles o el mito de Orestes. También está la tumba del Nadador. Nos gusta mucho este museo, pequeño, pero las tumbas con pinturas son excepcionales.

El hotel está en un sitio inmejorable, justo enfrente de las ruinas de Paestum, se llama Hotel delle Rose, nos cuesta 60 € la doble con desayuno. Habíamos mirado otras opciones como Sorrento pero los precios eran prohibitivos, el más barato 200 €. No nos habíamos dado cuenta que era fin de año y que mucha gente se va fuera ese día y hay mucha demanda de hoteles.

Este hotel no lo recomendamos, está decrepito, sucio y muy dejado. La habitación es enana y el baño nivel africano, la ducha no tiene ni cortina ni mampara, todo junto.italia_trini_0973-medium

Buscamos algún sitio para cenar, pero al ser fin de año, todo está cerrado, menos mal que tenemos provisiones y no nos morimos de hambre.

Hemos hecho 220 km.

1-1-17 DOMINGO

PAESTUM – POMPEYA – SALERNO

Bajamos a desayunar y no hay nadie a la vista, además de hacer un frio espantoso!!!! Hay preparado unos cruasanes, yogures y zumos. Pasan unos minutos y llega un señor que nos hace los capuccinos, muy ricos por cierto, calentitos como nos gustan.

Pagamos  y nos vamos a ver si las ruinas están abiertas, porque ayer nos dijeron que hoy a pesar de ser 1 de enero estarían abiertas todas las atracciones y gratis por ser primer domingo de mes. A pesar de que en la puerta pone que hoy debería estar cerrado, está abierto y nos lo vuelven a confirmar, con lo que cambiamos planes y nos vamos a visitar Pompeya. Al fin y al cabo somos catalanes y lo gratis nos encanta.italia_trini_0987-medium

Está a unos 70 km de aquí, vamos por la autopista,  que nos cuesta 2 € y llegamos en un momento pues no hay tráfico apenas. Tenemos una magnífica vista sobre el Vesubio, en peligro de erupción estos días, esperemos que no se cumplan los pronósticos.

Pompeya es el testimonio más importante y conmovedor que se tiene de una ciudad antigua. Representa el complemento indispensable de la visita al Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, donde se conservan la mayoría de las obras de arte y objetos de la vida diaria procedentes del conjunto de las ciudades vesubianas.

La ciudad se extiende en una zona de unas 64 Ha. Está rodeada de una muralla con siete puertas, en caliza de Sarno y toba de Nocera.

Alrededor de la zona del Foro Triangular, el núcleo tiene un centro más antiguo que se remonta al s VI a.c., con calles de trazado irregular. A partir del s IV a.c. la ciudad se desarrolló según una planta de tipo ortogonal con manzanas de forma rectangular, definidas por el cruce de los cardines y los decumani, que se construyeron sobre el entramado urbano más antiguo.italia_trini_1043-medium

Pompeya era la sede de una actividad artesanal floreciente, como atestiguan las numerosas tiendas y talleres especializados, repartidos por el conjunto del entramado urbano que se ha sacado a la luz.

La división en regiones y manzanas, a los que corresponden los números de los edificios, se debe al arqueólogo Giusseppe Fiorelli y representa un excelente sistema de orientación en la ciudad.

En el foro, con numerosos zócalos de estatuas conmemorativas que se alzan en esta plaza, está pavimentada con travertino y era el centro de la vida pública de la ciudad. Varios edificios públicos y religiosos rodean el foro. En la esquina suroeste se halla la Basílica, destinada a la administración de la justicia y a los asuntos comerciales. Frente a la entrada, un monumental antecuerpo central con columnata se ha identificado como el tribunal, es decir, el estrado donde se celebraban los juicios. Al sur, tres edificios municipales, el primero daba cabida a las reuniones del Senado local, el segundo albergaba los Archivos y el tercero era la sede de las Decuriones, o sea, los magistrados más importantes de la ciudad.

Cerca se contempla el imponente edificio de Eumaquia, sacerdotisa de Venus y heredera de importantes actividades comerciales relacionadas con el comercio de la lana.

Sigue una alineación de tres edificios públicos, el Templo de Vespasiano, que dispone en el centro de su patio, de un altar de mármol decorado con una escena de sacrificio, el Santuario de los Lares Públicos, donde se celebraban las ceremonias en honor de las divinidades protectoras de la ciudad, y el Macellum o mercado.italia_trini_1052-medium

Este ultimo presenta en el centro de un patio doce zócalos de toba sobre los que reposaban otros tantos pilotes de madera; estos pilotes sostenían un techo cónico que recubría una zona reservada a la venta de pescado, como demuestran las numerosas espinas halladas en un pequeño desagüe cercano.

En la zona norte del Foro, en el centro de dos arcos conmemorativos, surge, sobre un elevado podio, el Capitolio, templo del s II a.c.  estaba dedicada a la triada capitolina Júpiter, Juno y Minerva.

Volviendo al lado del foro que rodea el templo de Apolo, al fondo de una hornacina practicada en la pared, destaca la Mensa Ponderaria, placa de caliza donde estaban marcadas las medidas estándar de los pesos para evitar las artimañas de los negociantes.

En la esquina noroeste, se halla el Forum Olitorium, mercado destinado a la venta de cereales y legumbres, de forma rectangular que en la actualidad alberga una exposición de piezas arqueológicas, entre ellas muchas ánforas, y moldes de las víctimas de la erupción.

Las Termas del Foro, de dimensiones modestas, están divididas en dos secciones, una para las mujeres y otra para los hombres, la única que en la actualidad se puede visitar. El vestuario tiene a lo largo de las paredes, asientos de obra. El frigidarium posee un estanque circular central. La bóveda de cañón del tepidarium está decorada con estucos y las paredes están dotadas, a intervalos regulares, de hornacinas adornadas de elegantes telamones, un brasero y tres bancos de bronce. El Caldarium, cuya bóveda aparece estriada por surcos de estuco, se calentaba mediante el paso de aire caliente por un intersticio de la pared. El pilón de mármol, a lo largo del lado norte, se utilizaba para los baños calientes.

Entre la via Mercurio y la via Stabiana se pueden visitar el Albergue, la casa de los Dióscoros, la Casa del Fauno, la casa del Laberinto, la casa de los Vettii, la Casa de Meleagro.

Destaca la casa Casa del Fauno por ser una de las más grandes y refinadas de Pompeya. La entrada de la casa está decorada con pinturas, a la derecha del atrio se abre un segundo atrio en cuyo derredor se distribuyen las habitaciones de servicio de la casa, entre ellas un pequeño cuarto de baño. Detrás siguen dos peristilos pavimentados con adoquines de mármol que forman una perspectiva. En el fondo del primer peristilo, una habitación antecedida por dos columnas estaba pavimentada con el mosaico de Alejandro. El nombre a esta casa, se lo da una estatua en bronce de una Fauno danzante que hay en el centro de un implivium en mármol.

La casa de los Vettii, se ha podido catalogar gracias a dos sellos de bronce encontrados cerca de uno de los cofres del atrio. Tiene unas pinturas de gran refinamiento. En el montante derecho de la puerta de entrada, una pintura representa a Príapo, cuyo desmesurado falo reposa sobre el platillo de una balanza, una bolsa de monedas descansa sobre el otro platillo. Esta escena tenía la finalidad de alejar a los malos espíritus de la casa.

La Casa de los Amores Dorados pertenecía a la adinerada e  importante familia Poppaea, emparentada con la emperatriz Popea, esposa de Nerón. El jardín posee, a lo largo de los parterres, numerosos bustos y relieves de mármol que representan temas dionisiacos. Las paredes están adornadas con pequeños discos de vidrio con amores grabados en hojas de oro.italia_trini_1066-medium

En la Vía de Nola está la Casa de Caeciujus Iucundus, la casa de las Bodas de Plata, la casa del Centenario, la casa de los Gladiadores etc.

En los alrededores de la Vía Stabiana se encuentra la Panadería de Popidius. Esta fábrica de pan unida a la casa tiene cuatro piedras de molino de lava alineadas y, a la derecha, cuatro grandes paredes bajas utilizadas como repisas de trabajo.

El horno a la izquierda, dispone de dos aberturas diferenciadas, una sirve para alimentar el fuego y la otra para hornear al pan.

Cerca se encuentran las Termas Stabianas, del siglo II a.c. Destaca la decoración refinada de la bóveda del vestidor, realizado en estuco, donde están pintadas ninfas y amores dentro de un motivo geométrico compuesto por círculos y octógonos.

El foro Triangular se erigió en el extremo sur de la meseta de lava, dominando los campos de Pompeya. El vestíbulo de la entrada monumental de la plaza está compuesto por seis columnas jónicas. En el centro del Foro se alzaba un Templo dórico dedicado a Heracles y Atenea.

El gran Teatro, de tipo griego, se construyó aprovechando la pendiente del terreno, y fue objeto de varias restauraciones durante los siglos siguientes. En el centro y debajo de la orquesta se han encontrado estanques que alimentaban las fuentes, lo que hace pensar que este lugar no se utilizaba para las representaciones teatrales desde la época romana.italia_trini_1078-medium

Al lado el Odeón o teatro cubierto, con unas dos mil plazas, se utilizaba para las representaciones musicales. La originalidad del Odeón, estriba en que el semicírculo de la cávea está cortado por los dos extremos para permitir la construcción de un tejado de cuatro aguas que cubría la totalidad del edificio. Hay dos telamones arrodillados esculpidos en los extremos de la cávea.

El Templo de Isis también nos gusta mucho, hay un proyector donde se ve una escenificación de las ceremonias que se supone hacían en este templo. El culto egipcio de Isis, estaba muy extendido en la región del Vesubio. El templo se remonta la s II a.c. Erigido en el centro de una zona sagrada porticada sobre un pódium elevado, el templo dispone de dos hornacinas a cada lado de la entrada.

En la esquina que queda frente a la entrada se halla una habitación al aire libre, cuyas paredes exteriores están decoradas con figuras de tipo egipcio y con parejas de Marte y Venus y de Perseo y Andrómeda, acompañados de pequeños Eros. En el interior, que no se puede visitar, una escalera conduce a una habitación subterránea donde se conservaba en una jarra el agua sagrada del Nilo.

Otras casas son la casa del Tañedor de Cítara, la casa de Menandro, con pinturas que ilustran la guerra de Troya, la casa de los Ceii, la Bataneria de Stefanus, cuyo nombre se ha sacado de un panel electoral de la fachada. Las tintorerías al necesitar agua en grandes cantidades, estaban situadas en su mayoría a los largo de la via Stabiana, cuyo abastecimiento era más fácil gracias a la existencia en Porta Vesubio, del distribuidor de agua de donde partían las canalizaciones.

La Casa del Criptopórtico, estaba en proceso de restauración. Al Criptopórtico se accede por una pequeña escalera y fue convertido en una bodega que enlazaba con el triclinium de verano situado encima y que da a un jardín.

El Anfiteatro, de forma elíptica y construido sobre el 80 a.c., es la construcción más antigua de este tipo que se ha conservado por completo.

La Villa de los Misterios construida en la periferia norte de Pompeya, es uno de los conjuntos decorativos y pictóricos más importantes del mundo romano. La habitación que ha dado fama a la villa es el triclinium, adornado con una megalografía que es probablemente copia de una pintura original de la época helenística de los s IV-III a.c. elaborada con gusto por un artista campaniano.italia_trini_1119-medium

El fresco reúne veintinueve personajes de tamaño natural y cubre todas las paredes de la habitación sobre un fondo rojo fuerte. Si el conjunto de la composición carece de fluidez narrativa se debe probablemente a que su autor solo conocía en parte el original helenístico. La transposición de obras de arte del mundo griego se realizaba mediante cartones o álbumes de figuras que circulaban en los talleres de los pintores romanos, donde se sacrificaban a menudo las secuencias narrativas de las representaciones para reducirlas a simples tipos iconográficos.

Es muy impactante todo lo que se ve en esta casa, se encuentra a 10 minutos del resto que se visita pero vale la pena, no hay que olvidarla. Para llegar a ella, se pasa por un cementerio con sarcófagos a lo largo de todo el camino.

A las 5 de la tarde cierran las puertas de Pompeya, con lo que nos tenemos que ir, después de haber andado muchas horas. Hay una exposición a la salida, con muchos cuerpos de los difuntos, muy triste, sobre todo algunas de niños. Hay que dedicar un día completo a Pompeya y tomárselo con calma.

El hotel lo tenemos en Salerno, se llama Brezza di mare B&B. Cuando llegamos cerca de un café que nos ha dicho el propietario le llamamos y nos viene a buscar para enseñarnos la entrada a la zona comunitaria. Se llama Vincenzo y es muy amable. La habitación con baño privado con desayuno nos cuesta 55 € más 2 € de la tasa turística.

La casa es antigua pero tanto la habitación como el baño están muy bien. La habitación toda con muebles blancos de IKEA, todo impoluto y el baño grande y limpísimo.

En la esquina hay la pizzería Vesuvio y nos vamos a comer unas pizzas y unas cervecitas y nos cuesta todo 15 €. Si quieres nuestro anfitrión te puede hacer cena, ya que es cocinero, pero nosotros preferimos ir a dar una vueltecita.

Hemos hecho 115 km

2-1-17 LUNES

SALERNO – VIETRI – MAIORE – MINORE – RAVELLO – SCALA – AMALFI – POSITANO – MASA LUBRENSE – SORRENTO – VICO EQUENSE –   NÁPOLES

El desayuno es pobre, nada salado, ni fruta y dulce muy justito. Hoy vamos a hacer la famosa carretera de la costa Amalfitana. Es una carretera muy panorámica pero muy estrechita y millones de curvas, muy peligrosa. Problemas tienen los autocares y sobre todo cuando se cruzan con otro.

El primer pueblo que nos encontramos es Vietri, conocida desde la Edad Media por la cerámica artesanal, componente fundamental de la decoración de sus edificios e iglesias, fue fundada por los etruscos en el pequeño valle del río Bonea. Actualmente es un balneario muy frecuentado.

Más adelante nos encontramos con Maiore, que fue destruida por un aluvión en 1954, conserva restos de su vieja muralla y de sus torres de vigía. Justo al lado se encuentra Minori, rodeada de un jardín público donde se alza una fuente con leones del s XI. Actualmente se dedica a la exportación de cítricos. En el centro del valle, muy cerca del mar, se extienden las ruinas de una esplendida villa romana, que se remonta probablemente al reinado de Augusto. El sistema de calefacción de la villa es muy interesante, ya que una serie de conductos y habitaciones permitía al aire caliente procedente de una caldera circular por toda la casa, lo que demuestra el elevado nivel tecnológico alcanzado por los romanos.italia_trini_1145-medium

Dejamos la carretera costera y durante 5 km subimos hasta Ravello. Se alza a 350 m sobre el nivel del mar, en la estribación escalonada que separa el valle del Dragone del de Reginna.

El parking cuesta 1,5 €/h, y no hay opción. La ciudad estuvo habitada por ricas familias de comerciantes que se hicieron construir en ella prestigiosos palacios en los que se reflejan las expresiones artísticas de su edad de oro, desde el estilo románico-bizantino al árabe-normando.

La floreciente población medieval ocupaba un extenso territorio rodeado de triples murallas fortificadas. Abundaban las iglesias, los conventos y los palacios suntuosos. Su obispado ostentaba el privilegio de depender directamente de la Santa Sede. Albergó a personajes famosos como Bocaccio, quien la evocó en el Decamerón.italia_trini_1184-medium

El Duomo fundado en 1086 fue consagrado en San Pantaleón, patrón de la ciudad. La fachada se abre con un elegante portal de mármol adornado con una puerta de bronce, proyectado en 1179 por Barisano. Tiene 80 paneles que representan figuras de santos, escenas de la Pasión y motivos vegetales.

En su interior hay un maravilloso pulpito y enfrente el hermoso Ambon, antes destinado a la lectura de la parábola, magníficamente tapizado de mosaico, en el se puede admirar una representación de Jonás tragado y vomitado por la ballena, símbolo de la muerte y la resurrección.

En la capilla situada a la izquierda del ábside, un maravilloso altar de marquetería de mármoles rojo, amarillo y verde que conserva una ampolla rellena con la sangre de san Pantaleón, que se licua como la de San Genaro.

Paseamos por este encantador pueblo, con rincones preciosos y muchos gatos cariñosos y acariciables. Los hoteles están en su mayoría cerrados, ya que no hay apenas turismo, abren de abril a octubre, ambos inclusive.

Hay unas iglesias muy  curiosas pues están rematadas por un campanil sirio-árabe y una original cúpula. Pasamos por la iglesia de San Francisco, que la leyenda dice que el mismo santo la construyó.

Bajamos otra vez hacia la costa pero a un km hay un desvío para visitar la pequeña población de Scala. Es famosa, según la guía, por su Duomo consagrado a San Lorenzo a finales del s XI. Dice que tiene un hermoso pórtico románico de tímpanos esculpidos, pero nosotros no lo vemos este pórtico. En el interior hay una cripta con una tumba de un señor que se la construyó a su querida esposa.

Llegamos a Amalfi, pero no podemos parar por falta de lugar para aparcar. Es horroroso la cantidad de coches que hay, no queremos saber cómo será en verano, en su periodo punta.

A partir del 839, los amalfitanos se revelaron y se liberaron al mismo tiempo del yugo de Nápoles, para convertirse en la primera republica marítima de Italia , una potencia autónoma y activa que controló durante más de tres siglos los mercados del Mediterráneo.

La Republica promulgo sus leyes, entre ellas la Tabula Amalfitana, el primer código de navegación, que utilizaron todas las republicas marítimas de la época, antes de ser adoptado por la marina del reino de Nápoles hasta el s XVI. La Republica acuñó también su propia moneda, el turi de oro y plata, grabado en su anverso y reverso con la cruz que simboliza la ciudad.

Seguimos camino y podemos parar para disfrutar de las vistas en la entrada a la Gruta de la Esmeralda. Es una cavidad cárstica formada en parte por debajo del nivel del mar y en parte por encima. Una abertura en la roca deja pasar los rayos de luz que dan al agua su extraordinario color de donde procede su nombre. Se puede visitar desde Amalfi o donde nosotros hemos parado que hay un ascensor que te lleva a coger la barca para visitarlo.

Seguimos la ruta hasta llegar a Positano, aunque antes paramos para ver un pesebre que hay en la carretera precioso, con muchas figuras en movimiento y puesta con mucho gusto.italia_trini_1172-medium

Positano con sus casitas en tonos pastel, colgadas en la vertiente rocosa de la costa, tienen pórticos con arcos y pasajes abovedados. Es hoy uno de los balnearios más famosos del mundo. Un compacto entramado de callejuelas y escaleras conduce a una hermosa playa, ante la que campean Li Galli, dos islotes donde van a holgazanear los ociosos y donde residía el bailarín ruso Rudolf Nureyev. Varias aldeas diseminadas entre el cielo y el mar, más arriba del pueblo, invitan al paseo. El sendero de los Dioses, trayecto peatonal que cruza las laderas de los montes Lattari que enlazan Positano con Agerola, presenta múltiples focos de interés, como magnificas vistas panorámicas en la costa, grutas, cavernas naturales y roca caliza, antiguas casas de campesinos etc.

Podemos aparcar, pero a casi un km de donde empieza la población. Bajamos casi 400 escaleras hasta la playa, muy animada con mucha gente disfrutando del día tan soleado y cálido que tenemos. Los restaurantes costeros están a tope de gente, comiendo o tomando alguna bebida.

Hay muchas tiendas de ropa de marca y muchas tiendas de souvenirs, en la oficina de turismo nos dan un mapa de la población y de la costa Amalfitana. Paseamos, disfrutando de los rincones y de los numerosos gatos que nos encontramos por doquier.

La siguiente población donde vamos es Sorrento, pero la recorremos un poco en coche porque según parece, tiene muchas tiendas y es el principal atractivo, cosa que a nosotros no nos llama la atención, con lo que seguimos camino hacia el hotel en Nápoles, pero nos encontramos un montón de caravana para llegar. La autopista nos cuesta 2 €.italia_trini_1218-medium

El hotel lo tenemos en Nápoles, se llama Hotel Tiempo y la doble con desayuno nos cuesta dos noches 123 €. La habitación que nos dan es muy pequeña y con unas literas aparte de una matrimonial pequeña. Como no es lo que habíamos reservado voy a reclamar y nos dan otra habitación mucho mejor con la cama muy grande y cómoda. La zona es un guetto chino, todo son tiendas y almacenes de los chinos. Hemos escogido este hotel pues tiene un parking vigilado y cerrado, lo cual en esta ciudad parece que es bastante útil.

Hemos hecho 135 km.

3-1-17 MARTES

NÁPOLES

El desayuno es muy completo en este hotel. Hay dulce, salado, zumos, cafés de muchos tipos, es muy agradable este salón de desayunos. Después de coger fuerzas nos vamos a coger el metro que está a unos 5 minutos para ir al centro de Nápoles. Es la línea 2, se compran los billetes en unas máquinas que te dan las instrucciones en 6 idiomas, uno de ellos el español. Antes de nada, lo primero que te dice es que tengas cuidado con los carteristas. El billete cuesta 1,2 €, pero por 3,6 € tienes un billete para todo un día, lo cual es una ganga. Se puede pagar con tarjeta de crédito, billetes y monedas. Antes de todo tienes que decir que billete quieres comprar y solo vale para ese tren. Te permiten hacer un cambio por si no lo utilizas en el momento que lo habías elegido.

Nosotros vamos hacia Piazza Cavour, son solo dos paradas, con lo que se llega en un momento.italia_trini_1276-medium

Se trata de uno de los lugares de Italia de mayor interés y el sitio imprescindible para conocer lo más puro del espíritu y estilo de vida del Mezzogiorno. Goethe dijo que quien conoce Nápoles nunca más volverá a estar triste. Claro que una afirmación tan contundente debió provocarla el ambiente musical de la época, pues junto a sus bellezas naturales, tesoros artísticos e historia, Nápoles tiene un patrimonio musical impresionante.

A pesar de su mala fama en cuanto a suciedad, ruido, caos, inseguridad, tráfico endemoniado, todo lo anterior es verdad, lo confirmamos,  la ciudad conserva un encanto que a pesar de ser una ciudad mal construida, mal pavimentada, mal ventilada y mal gobernada, es la más atractiva de Europa.

Situada estratégicamente en medio de una bahía y a los pies del Vesubio, tiene un poco de todo, traza y ruinas griegas, un hermoso paseo marítimo con su castillo, la universidad medieval, iglesias barrocas repletas de arte, los palacios borbónicos, mercados callejeros llenos de animación, un par de museos de rango universal y una calle central con nombre español que es la Vía Toledo, por los Álvarez de Toledo que fueron virreyes.

Nápoles tiene muchas cosas a visitar, nosotros vamos a dedicar solo un día, teniendo en cuenta que volveremos en avión, para verla detenidamente en un futuro, ya que al tener coche preferimos hacer cosas que sean más complicadas en transporte público.

Vamos al Castel Nuovo, fortaleza real que fue construida en 1442 por Alfonso y Ferrante de Aragón sobre las ruinas del torreón de Anjou. Se entra por un monumental portal de mármol blanco que surge entre dos macizas torres y da paso al patio del castillo. En su construcción participaron muchos artistas italianos y españoles. Encima de la cimbra de la puerta, rematada por una logia, un bajorrelieve ilustra la entrada triunfal en Nápoles de Alfonso el Magnánimo.italia_trini_1325-medium

En el patio se conservan los antiguos batientes de bronce de la puerta triunfal del castillo. Los seis paneles que la componen, celebran las victorias de Ferrante de Aragón sobre los angevinos. Se observan, empotrada en el metal, una bala de cañón.

En el interior, que no vemos, es donde se celebran actualmente las sesiones plenarias del consejo municipal. Se caracteriza por sus soberbias bóvedas octogonales ojivales de inspiración catalana, obra del arquitecto mallorquín Guillen Sagrera. Aquí Ferrante, durante la celebración de una boda, en 1486, hizo asesinar a todos los barones partidarios de los Anjou.

En la Piazza del Municipio, es una larga plaza rectangular, ahora en obras, se inclina con una suave pendiente hacia el mar. El palacio del ayuntamiento o de San Giocomo, cierra la plaza por arriba, mientras que en lontananza se recortan las siluetas del Castel Sant’Elmo y el convento de San Martino.

Seguimos bajo la lluvia hasta la Galería Umberto, una obra maestra de hierro y cristal. Se edificó a finales del s XIX esta esplendida galería cubierta dominada por una impresionante vidriera que culmina a 57 m. La galería, que ocupó una manzana de edificios derruida tras una epidemia de cólera de 1884, pretendía ser un testimonio de la modernidad de la Italia unificada.italia_trini_1341-medium

Cafés, tiendas y teatros se instalaron en lo que pronto se convirtió en uno de los lugares más animados de la Nápoles de la Belle époque. Todavía hoy están las tiendas de Bárbaro, el estilista napolitano más importante, Eboli, antigua familia de joyeros, etc. nos hemos refugiado en estas galerías de la lluvia, pero hay goteras….

Llegamos al barrio de Spaccanapoli, literalmente partenápoles, es de los más antiguos de la ciudad. La piazza del Gesú, flanqueada por palacios de colores cálidos, el cuadrilátero irregular de la plaza se fue formando con el paso de los siglos. En 1526, Ferrante, príncipe de Salerno, hizo demoler las casas que acababa de comprar a las religiosas de Santa Chiara, con el fin de despejar la hermosa fachada de su palacio, con lo que dio a la plaza su anchura actual.

En el emplazamiento de una estatua ecuestre de Felipe V, destruida durante un motín popular en 1707, los jesuitas mandaron erigir este sorprendente monumento rococó con los fondos de una suscripción.

La Iglesia de Gesú Nuovo es de los jesuitas, compraron el palacio a los príncipes de Sanseverino, caídos en desgracia ante la corona española y encargaron a Valeriani que convirtiera el palacio en iglesia para instalar allí la sede de la compañía.

El arquitecto conservó la fachada renacentista del palacio, con su magnífico almohadillado en punta de diamantes y sus dos portales de mármol laterales. Detrás de esta fachada creó un amplio espacio con planta de cruz griega rematado por una alta cúpula que se podía divisar desde cualquier parte de la ciudad.

Santa Chiara, es un monasterio para las hermanas clarisas que hizo construir Alberto de Anjou para su esposa Sancha de Mallorca que protegía a estas monjas. La iglesia, destinada a albergar las tumbas de la dinastía angevina, refleja la vocación real en sus amplias proporciones. En 1943 la iglesia ardió después de un bombardeo y en su restauración se mantuvo su pureza gótica. Las tumbas son impresionantes, muy grandes y trabajadas.

El claustro del s XIV es de pago, tiene unas arcadas ojivales dentro de un jardín rustico con dos avenidas que dan sombra a un cenador profusamente decorado por azulejos azules, amarillos y verdes. Hay escenas campestres que adornan los bancos, guirnaldas con vides y glicinias hacen trepar su trampantojo alrededor de las pilastras octogonales que sostienen las vides y glicinias de la pérgola que si son reales. Desde el claustro se accede al refectorio. Las celdas dan a grandes terrazas a lo largo de las cuales trepan las viñas que dan un buen vino de mesa. En el recinto del convento, las excavaciones arqueológicas han descubierto los restos de las termas romanas, entonces instaladas en la linde oeste de la ciudad.

Visitamos la iglesia y el convento de San Domenico Maggiore, que domina con su ábside almenado la plaza del mismo nombre. Está rodeada de palacios esplendidos que ahora acogen distintos organismos públicos.

El Duomo está empotrado entre dos palacios, tiene una cruz latina, dieciséis pilares polistilos que recuperan las columnas antiguas. La bóveda fue obturada en el s XVII por un hermoso techo con casetones dorados y pintados. Algunas capillas adyacentes al crucero conservan claramente la impronta gótica original. La capilla de San Lorenzo se adorna con un fresco de la primera mitad del s XIV.italia_trini_1301-medium

Seguimos el paseo, pasamos por muchas iglesias pero llega un momento que nos saturamos y no apreciamos la belleza de estos edificios.

Paseamos por Vía Toledo, que cogió el nombre del virrey de Nápoles de 1532 a 1553. La mandó construir dentro de un importante plan de reestructuración y ampliación de la ciudad.

Así se edificaron los barrios españoles, atrajo a nobles y banqueros de toda Europa que se hicieron construir imponentes palacios. En el s XVIII se consideraba la calle más hermosa que existe en ninguna ciudad de Europa. Entre muchos destacan el Palacio Doria d’Angri, el Palacio Maddaloni o el Palacio Berio.

En el palacio Barbaia fue donde Rossini compuso su Otelo. Era propiedad del dueño del Teatro San Carlo y le encargó al compositor una ópera. Para que estuviese cómodo le acomodó en su palacio, atendido por sus criados y sus proveedores. Pasó varios meses y no había compuesto ni una nota, pues se dedicó a disfrutar de la vida napolitana. El señor Barbaia se enfadó y lo secuestro en sus habitaciones y durante dos semanas, se dedicó a la ópera y ha pasado a la historia porque en ese tiempo compuso el libreto y la música de Otelo.

Seguimos paseando sin rumbo, pero continua lloviendo sin tregua y con mucha fuerza, nos refugiamos en portales, pero al final tomamos la decisión de volver al hotel pues a pesar de llevar paraguas, estamos empapados.

Hemos quedado para cenar con una amiga viajera que está con su pareja estos días también por Nápoles. Se llama Carol y nos acercamos a la pizzería más famosa de Nápoles, se llama L’antica pizzería “Da Michelle”. Hay muchísima gente haciendo cola, con lo que cambiamos a otra que hay muy cerca que se llama Pizzeria Trianon. Nos comemos cada uno una pizza y una cerveza y salimos a 25 € por pareja. Hay que tener en cuenta que el servicio son el 15% que hay que añadir a la suma.

Pensábamos que habría metro, pero parece que solo hay hasta las 10 de la noche, porque al ir a comprar el billete no nos da opción.

Salimos a la calle y cogemos un taxi, está muy cerca la estación Garibaldi que es donde estamos, del hotel pero son las 11 de la noche y la zona  está muy desolada con lo que cogemos un taxi. Nos cuesta 8,3 €, ya que la bajada de bandera son 6 €.italia_trini_1197-medium

4-1-17 MIÉRCOLES

NÁPOLES – MONTE DEL VESUBIO – CASERTA

Después de desayunar vamos a visitar el monte del Vesubio. Para llegar a Erculano cogemos la autopista que nos cuesta 2 €, no vale la pena pues es un trayecto muy corto.

De Erculano por una carretera muy estrecha y en muy malas condiciones vas subiendo hasta la entrada del parque del Monte del Vesubio.

Antes de llegar a donde está el aparcamiento la polizia municipale nos hace dar la vuelta y bajar a dejar el coche  donde empieza la carretera del observatorio, ya que dice que hay mucho hielo y es peligrosa. Realmente lo es, pero andando no es mucho mejor, ya que hay placas de hielo muy traicioneras. Con cuidado y algún que otro susto llegamos donde se compra el tiket para entrar.

La entrada cuesta 10 € por persona y da derecho a que a la entrada, desde donde comprueban que has pagado y donde se ve el cráter, un guía te explique la formación del volcán, la destrucción de Pompeya y Herculano y las medidas de perímetro, diámetro y profundidad. En 5 minutos lo solventa y ya está. Hay alguna tienda para comprar souvenirs, algo de comida y bebida. Al final de todo el sendero hay una tienda donde comprar incluso limoncello y meloncello.

En el año 62, un violento terremoto azotó la región del Vesubio, ocasionando graves daños a Herculano y Pompeya. En el año 79, cuando la tierra empezó a temblar de nuevo, el volcán salió de su letargo y enterró Pompeya y Herculano.

En diciembre de 1631, el cráter se llenó de un líquido hirviente, y el día 16 por la mañana se produjo una serie de explosiones acompañadas de proyección de cenizas. Al día siguiente, dos enormes fisuras aparecieron y por ellas surgieron oleadas de lava incandescente. Por la noche hubo avalanchas de cieno caliente y una nueva emisión de lava en la cara sur. Casi todos los pueblos de la falda del volcán quedaron destruidos, por lo menos 4000 personas perecieron en los torrentes de cenizas incandescentes.italia_575-medium

El promontorio está a 1158 m y ofrece una panorámica de Nápoles y después hasta la cima del cráter, enorme hondonada de 600 m de diámetro y 200 m de profundidad. Se creó a raíz de la erupción de 1944 y cuyas paredes dejan escapar fumarolas. Seguidamente el camino continua al borde del cráter, revelando progresivamente el panorama del golfo y sus islas, de Nápoles y Sorrento.

Bajamos hasta el coche y de allí ya vamos a Caserta. Estos días de Navidad hay una oferta especial que consiste en que si vas a partir de las 16:30, la entrada se reduce de 9 €  a 3 €. Teniendo en cuenta que está abierto hasta las 19:30, da tiempo perfectamente para visitarlo.

Carlos III de Borbón, queriendo rivalizar con las grandes cortes europeas decidió, a mediados del s XVIII, construir un gigantesco palacio real, unos 30 k, al norte de Nápoles. Se consiguió aunque el arquitecto no viera jamás su obra acabada. Tiene 249 m de longitud, 184 de ancho, 1200 habitaciones, 34 escaleras y 143 ventanas solamente en la fachada principal. En cuanto al parque, también gigantesco, se extiende a lo largo de 3 km de longitud y cuenta con unas 120 Ha de praderas, bosques y fuentes.

Carlos III, monarca ilustrado que había tratado de convertir el estado en empresario para favorecer la creación de grandes talleres como la Real Fábrica de Porcelana de Capodimonte, de piedras duras de Las Mortelle o la de seda de San Leucio, quiso dar más esplendor a su reino haciendo construir, en pleno campo, un Versalles italiano, dedicado al ocio y a la caza. Fue el lugar de veraneo de los monarcas hasta 1859.italia_trini_1379-medium

El edificio, de planta rectangular, que se estructura alrededor de 4 grandes patios, dispone de una escalera de honor que permite acceder al gran vestíbulo octogonal. La capilla palatina que se abre frente a él, está inspirada en el palacio de Versalles. A continuación vienen la Sala de la Guardia, la sala de los Alabarderos y el salón de Alejandro Magno, cuya decoración está inspirada en la leyenda de Hércules y en la época de los héroes, una de las tres fases de la filosofía de la historia de Giambattista Vico, tan apreciada por el rey y por el arquitecto Vanvitelli.

Los aposentos reales, compuestos por los aposentos antiguos y nuevos representan en su mobiliario y decoración un autentico museo, que permite apreciar el paso de rococó al neoclasicismo.

En el segundo patio se puede visitar el pequeño Teatro de la Corte, construido por deseo de Fernando IV, a quien no le gustaba la caza. Sus palcos están dispuestos en forma de herradura, su fastuosa decoración utiliza trampantojos de cartón piedra que imitan mármol y plata convertida en oro gracias a una pintura coloreada con azafrán y nogalina. El escenario puede abrirse al parque situado detrás, creando así un decorado natural enmarcado por los hermosos telones de Antonio Joli.italia_trini_1414-medium

Este palacio es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y no nos extraña porque es magnífico, impresionante y te deja sin palabras. Hacen además unas presentaciones en algunos cuadros con luces, música y colores muy efectistas. En la escalera principal lo hacen en el techo de la enorme bóveda.

El hotel se llama Villa Marcello en Caserta. Nos cuesta 55 €  la doble con desayuno. Es el pabellón de caza que tenía el rey Carlos IV, es precioso, con unos jardines muy bien cuidados. El interior ha mantenido antigüedades, cuadros relativos a la caza y es muy coqueto. Tiene 7 habitaciones y cada una de ellas tiene la puerta con una pintura de una población italiana de la zona, como la nuestra que es Sorrento, hay otra que es Capri, Procida, Ischia etc.italia_trini_1393-medium

Estamos en el 3º piso y son las buhardillas, con techos de madera y ventanas en el techo, muy romántico.

Hemos hecho  75  km

5-1-17 JUEVES

CASERTA – ABADÍA DE MONTECASSINO – LA SPEZIA

El desayuno es solo dulce, pero también hay fruta variada y zumo de naranja. Está lloviendo a mares, con lo que no podemos ir a visitar la Caserta Vecchia, una aldea que ha conservado su aire medieval que está situada en la cima de una colina a unos 10 km al noroeste de la ciudad nueva.

Fundada en el s VIII por los lombardos de Capua, permanecerá en actividad hasta que Carlos III construya su palacio en 1752, desplazando el centro de atracción hacia la llanura. La catedral es muy bella por la mezcla de estilos, su arquitectura románica armoniza con adornos bizantinos, árabes y normandos.

Hoy tenemos un largo trayecto hasta la zona de Cinque Terre, pero queremos hacer una visita a la Abadía de Montecassino a unos 75 km al norte de Caserta. La autopista cuesta 4,3 €.italia_trini_1447-medium

La entrada es gratuita pero el parking son 3 €, en todo el recinto se paga y si subes andando el cobrador va con su coche a comprobar donde has dejado el coche, no te escapas.

Este lugar es famoso porque hubo una batalla en 1943 en la IIGM. La atacaron los aliados y los alemanes se hicieron fuertes y les costó muchísimo conseguir la posición, como 5 meses. Fue una batalla de distracción para el desembarco que hicieron en Anzio a 54 km de Roma, pero les salió mal.

La abadía la destruyeron por completo los bombardeos norteamericanos, pero todos los tesoros que contenía, los alemanes los habían sacado antes y los habían llevado al Vaticano.italia_trini_1441-medium

La han reconstruido de una forma suntuosa con mármoles de colores, precioso, para esto si que hay dinero…, la cripta está totalmente decorada con mosaicos de colores preciosa.italia_trini_1427-medium

Ahora tenemos más de 500 km hasta La Spezia, tenemos que llegar antes de las 5 de la tarde, aunque ya hemos avisado al B&B por si tenemos algún problema que tengan en cuenta que vamos en coche y que puede pasar cualquier cosa.

Como era previsible en tantos km, nos encontramos una caravana importante en Florencia, con lo que ya vemos que llegaremos más tarde de las 5. Mandamos un mensaje avisando, nos dicen que ningún problema.

Paramos para echar gasolina y hay una diferencia de 22 céntimos si te la echas tú o te la echa un trabajador de la gasolinera. Con todo y con eso, pagamos el litro a 1,66. Es la primera vez que lo vemos.

Pagamos por unos 500 km de autopista 40,9 €, ha sido del tirón, no hemos tenido que parar hasta la salida a La Spezia.

El hotel se llama La Finestra sul Golfo en La Spezia. Nos cuesta la doble con desayuno 48 €, como todas las anteriores la hemos reservado con Booking. El nombre es muy apropiado ya que hay unas vistas increíbles al golfo. Es una casa que han adaptado para alquilar sus habitaciones. Es muy bonita y agradable, hay una sala de estar con cocina, televisión, cafetera para compartir entre dos habitaciones, pero la disfrutamos nosotros solos. También tiene una habitación familiar. El baño está enfrente de nuestra habitación y es de uso exclusivo. La dueña es muy simpática y nos informa de un montón de cosas para hacer, donde cenar etc.

Hemos hecho  635  km

6-1-17 VIERNES

LA SPEZIA – CINQUE TERRE – AIX EN PROVENCE (FRANCIA)

Hoy vamos a visitar las Cinque Terre, pero primero vamos a desayunar a un bar que tiene concertado el B&B para que se desayune. Nos entra una bebida y una pasta.

Estamos a un grado bajo cero, hace mucho frio!!!

Desde hace más de dos mil años, los agricultores de Liguria han construido terrazas de piedra en las marcadas pendientes de Levante. Se trata de una tarea ardua que lleva varios siglos, dicen que comparable a la construcción de la Gran Muralla China. Estos bancales, lecho de olivos, vides, albahaca, ajo y limoneros, ascienden desde el mar por precipicios vertiginosos y han sido declarados Patrimonio Mundial por la Unesco.italia_trini_1491-medium

Los impactantes cinco pueblos costeros de Monterosso al Mare, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore conforman el Parco Nazionale delle Cinque Terre. Es un lugar bellísimo, con  acantilados aparentemente impenetrables, senderos sinuosos y un ferrocarril del s XIX que comunica los pueblos. Dentro de los pueblos está prohibido el tráfico de automóviles si no es de los paisanos.

Los cinco pueblos datan de principios de la Edad Media y cuentan con varios castillos e iglesias ilustres. Son característicos de la zona los bancales que el hombre ha ido construyendo en los acantilados desde hace dos milenios. El Sentiero Azzurro, o sendero azul, tiene 12 km y comunica los 5 pueblos. Para transitarlo hay que comprar una Cinque Terre Card, que permite el acceso ilimitado a los senderos y autobuses eléctricos rurales, al ascensor de  Rocamaggiore y a las exposiciones culturales. Otra opción es añadirle los viajes en tren,  se puede comprar en cualquier oficina de información del parque. Hoy está cerrado el tramo del sendero que va de Manarola a Rocamaggiore, por desprendimientos de rocas.

Llegamos a Riomaggiore, el pueblo más oriental, mayor y el centro de referencia. Sus desconchadas casas de color pastel descienden por un escarpado barranco hasta un diminuto puerto y adquieren un sugerente brillo al ponerse el sol.italia_trini_1489-medium

Debe su nombre al Rio Major que en otra época fluía a sus pies.  La animada Vía Colombo está llena de casas case torri y casas torre. Los murales hechos por Silvio Benedetto en la parte baja, cerca de la estación de tren, representan a los paisanos construyendo los muretti a secco, los muros de piedra sea típicas de los campos cercanos.

Para llegar al puerto deportivo hay que coger las escaleras al final de la Vía Colombo, que bajan por una gruta. Aquí se tienen unas maravillosas vistas de todos los alrededores.

Cogemos el coche para llegar a nuestro siguiente destino que es Manarola, cuya joya monumental es la Chiesa de San Lorenzo, un pequeño templo con tres naves y un ornamentado rosetón. Situada en la plaza Inocencio IV, su campanario de piedra color crema era una atalaya defensiva del s XII.

Otro atractivo es la mezcla de ambiente rural y paisaje pintoresco, el pueblo alto se encarama a un acantilado sobre el puerto deportivo de la parte baja. Manarola tiene tantas reliquias medievales que se piensa que es el más antiguo de todos.

Pasamos por Volastra, situado en un monte a 350 m  sobre el nivel del mar, este pueblo era una posta de la Vía Romana costera. Los lugareños creen que su trazado circular es anterior a los romanos, y los menhires de los alrededores del Monte Capri, atestiguan su temprana presencia humana.

La carretera sigue hasta Corniglia, que es el único que no tiene acceso al mar. Las mejores vistas se obtienen desde La Torre, mirador medieval al que se llega pasando por estrechas callejas y escaleras. La carretera que sigue, está cortada por las últimas inundaciones, con lo que vamos hacia Vernazza, que hay una carretera que luego enlaza con el resto de pueblos.

Es muy estrecha y peligrosa, y al llegar al pueblo vemos que por donde tenemos que ir hay una señal de circulación prohibida, solo para vehículos autorizados. Tenemos dos opciones, o damos media vuelta y hacemos todo el camino hasta La Spezia, que no nos apetece, o seguimos a pesar de la señal. Evidentemente es lo que hacemos.italia_trini_1466-medium

Lo pasamos francamente mal, pues el camino es muy estrecho y cuando nos cruzamos con algún coche, menos mal que son pocos, tenemos que parar y buscar un sitio para apartarnos.

Lo superamos pero es muy estresante. Decidimos ir hasta Levanto, el cual debe su nombre a su localización en la Riviera di Levante, al este de Génova y el punto de entrada al Parco Nazionale. Popularizado por Benito Mussolini en los años veinte y treinta, en Levanto se conservan magníficos palazos y villas del Renacimiento con vistas a la bahía. En la Piazza de la Loggia también puede admirarse los arcos medievales, la torre del reloj, las murallas y el Castello di Levanto, del s XIII. La zona es popular por su vino y su aceite de oliva.

Tenemos el hotel en Aix en Provence, el mismo que a la ida del viaje. Son más de 400 km con lo que después de aquí ya vamos al destino.

La autopista italiana nos cuesta 27,10  €. La autopista francesa nos cuesta 2.4 €, 1.5 €, 3  € y 14,4  €. El total de Francia son 21,3 €.

El hotel es conocido, el Adonis Aix, hoy nos cuesta más caro que a la ida, son 47,10 €.italia_trini_1487-medium

Hemos hecho 505 km

7-1-17 SÁBADO

AIX EN PROVENCE – BARCELONA

Cuando nos levantamos vemos que estamos a 5 bajo cero. La autopista en Francia nos cuesta 4,4 €, 5,6 € y 17€, en total 27 €

En España 14,15 € y 1,61 €, total 15,76 €.

Hemos hecho 494  km.img_20170108_103800

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: