Tailandia 2022

VERANO DEL 2022

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

No es de extrañar que el Sudeste asiático y, concretamente Tailandia, sea el país iniciático para los viajeros europeos.  Muy interesante, con muchas cosas que ver y hacer, muy barato, muy seguro y normalmente muy fácil. En el año 2022, saliendo de la pandemia del Covid, no demasiados viajeros se atrevieron a viajar por esta zona, pero fue el inicio de la vuelta a la normalidad. Muchos hoteles y restaurantes cerrados y, si salías de la ruta típica, con muchos problemas de transporte, pero como siempre un país de gente sonriente, con apenas problemas y de gente muy honrada, a pesar de que viven del turismo. Por eso, en este año algo anormal, decidimos volver y ver el país con más tranquilidad.

Fecha del viaje

Del 11 de Julio del 2022 hasta 25 de Agosto del 2022 (en dos partes)

Moneda

Es el bath tailandés, cuyo cambio en el 2022 era de 1€=36,4 baths pero si se quiere saber el cambio a día de hoy, aquí lo tienes

Fracción 100 satang
Billetes 20, 50, 100, 500, 1.000 baht
Monedas 1, 5, 10, 25, 50 satang, 1, 2, 5, 10 baht
 
Nivel de vida
 
Es un  país muy barato y, mucho más en este año tan especial. Comer por 2 €, hoteles con habitación con baño y TV plana, de 10 a 15 €, el transporte 1€ por hora de viaje. Solo los museos o sitios top (Palacio real de Bangkok, Wat Po, et…) son algo caros

Visado

Los españoles no necesitan. El trámite en frontera es muy rápido. Te dan una entrada de 30 días cada vez que entras. Si se agotan estos 30 días has de salir y volver a entrar y lo puedes hacer hasta 6 veces al año

Salud

Aunque es un país acostumbrado al turismo, se ha de tener cuidado en los sitios donde se come y, sobre todo, beber agua embotellada. Teóricamente hay malaria en el norte, pero mejor consultarlo a los servicios de sanidad exterior. Muchos viajeros se toma el tratamiento del tifus.

Seguridad

Es muy seguro, simplemente se ha de vigilar con la mafia de los «tuktuk» que a veces pueden intentar timar a los viajeros. Han pasado más de 20 años y siguen diciendo las mismas mentiras: El museo está cerrado, etc… El transporte publico es muy barato, pero al final has de ir a parar a los «tuktuk» para acercarte al hotel, ese trayecto es muy caro, por suerte ahora hay Grab (una especie de UBER) en muchas ciudades

Transporte

Autobuses: en este viaje sufrimos la escasez de buses. Son baratos y puntuales pero este año 2022 había muy pocos se salías del circuito normal. Nos gusto mucho la compañía Greenline

Tren: Muy práctico y barato. No es que haya muchos servicios al día, pero si uno se adapta vale mucho la pena

Metro y Skyline: En Bangkok, una ciudad muy intimidante, el metro es la solución ideal

  • Hay un metro elevado que se llama SKYTRAIN BTS. Existen dos líneas de Skytrain que pasan solo por la zona de negocios.
  • Una línea de tren elevado especial para ir al aeropuerto. Este tren sale de la estación de SKYTRAIN BTS llamada PHAYATHAI. El tren elevado que va al aeropuerto se llama Airport Link.
  • Una línea de metro circular llamada MRT Blue Line y otra llamada MRT Purple Line.

Grab: Igual que Uber. Al llegar a Tailandia y comprar una SIM  te bajas la aplicación, haces el registro y luego sirve para muchos países asiáticos. Enamorados del Grab, pero hay un problema, no hay muchos y a ciertas horas, no hay. Además sospechamos que no pueden acceder a las estaciones de autobuses, ya que en varias ocasiones no pudimos cogerlos y los taxistas se burlaban cuando nos veían con el móvil. Supongo que pasa lo mismo que en otros países donde hay una lucha de poder entre los dos sistemas. Funciona en estos países:

  • Singapur
  • Camboya
  • Indonesia
  • Malasia
  • Myanmar
  • Filipinas
  • Tailandia
  • Vietnam

Electricidad

  • Voltaje: 220 V
  • Frecuencia: 50 Hz
  • Clavijas: Tipo A / B / C

Pero esencialmente la que domina es la B, aunque en hoteles buenos tiene el A, o sea el utilizados en Europa

type_b_large-150x130

Diferencia horaria

Tailandia va 5 horas adelantada al horario español

Guía de viaje

Itinerario:

  • Día 1:  DOHA – BANGKOK
  • Día 2: BANGKOK : WAT PHO, COMPLEJO DEL PALACIO REAL, KHAO SAN ROAD
  • Día 3: BANGKOK   SUAN PAKKAD PALACE MUSEUM, PARQUE LUMPHINI, WAT ARUM
  • Día 4: BANGKOK – AYUTTHAYA
  • Día 5: AYUTTHAYA – LOPBURI
  • Día 6: LOPBURI – PHITSANULOK – SUKHOTHAI
  • Día 7: SUKHOTHAI
  • Día 8: SUKHOTHAI –NEW SUKHOTHAI – SI SATCHANALAI – OLD SUKHOTHAI
  • Día 9: SUKHOTHAI – NEW SUKHOTHAI – TAK – MAE SOT
  • Día 10:  MAE SOT – TAK – LAMPANG
  • Día 11: LAMPANG – WAT  PHRA THAT LAMPANG LUANG – LAMPANG – CHIANG MAI
  • Día 12:  CHIANG MAI – WAT DOI SUTHEP – PALACIO BHUBING – SAN KAMPHAENG – WIANG KUM KAM – CHIANG MAI
  • Día 13:  CHIANG MAI
  • Día 14: CHIANG MAI – MAE HONG SONG
  • Día 15: MAE HONG SONG – PHA SUEA WATERFALL – PALACIO REAL DE INVIERNO – BAN RAK THAI – FRONTERA TAILANDIA – MYANMAR – PRESA PANG UNG – THAM PLA CAVE (FISH CAVE) – NOISET – MAE HONG SONG
  • Día 16: MAE HONG SONG – CHIANG MAI – CHIANG RAI
  • Día 17: CHIANG RAI 
  • Día 18:  CHIANG RAI- WAT RONG SUEA TEN (BLUE TEMPLE) – DOI MAE SALONG (SANTIKHIRI)– MAE SAI – GRAN BUDA – CHIANG RAI
  • Día 19: CHIANG RAI – CHIANG KHONG – HUAY XAI (LAOS)
  • Nos vamos a Laos
  • Día 36: PAKSE (LAOS)– FRONTERA CON TAILANDIA – UBON RATCHATHANI (TAILANDIA)
  • Día 37: UBON RATCHATHANI – NANG RONG
  • Día 38: NANG RONG – PHANOM RUNG HISTORICAL PARK – PRASAT NONG BUA RAI – PRASAT MUANG TAM – KHAO PHRA ANGKHAN
  • Día 39:  NANG RONG – NAKHON RATCHASIMA – PHIMAI HISTORICAL PARK – NAKHON RATCHASIMA
  • Día 40: NAKHON RATCHASIMA – BANGKOK – PHETCHABURI
  • Día 41: PHETCHABURI
  • Día 42: PHETCHABURI – SURAT THANI
  • Día 43: SURAT THANI – DONSAK PIER – KO PHANGAN
  • Día 44: KO PHANGAN
  • Día 45: KO PHANGAN  
  • Día 46: KO PHANGAN – SURAT THANI – HAT YAI
  • Día 47: HAT YAI  – GEORGETOWN
  • y nos vamos a Malasia

Diario de viaje:

Venimos de Qatar…

DIA 4 11-7-22  LUNES

DOHA – BANGKOK

Ayer preguntamos en recepción como podíamos ir al aeropuerto, ya que el metro empieza a las 6 de la mañana y lo veíamos un poco justo para llegar ya que el avión sale a las 8 de la mañana. Nos dijeron que nos pedirían un UBER que le pagaríamos al conductor. Nos parece bien y es lo que hacen. A posteriori hemos visto que daba tiempo, pero no nos hemos arriesgado. Nos llaman el UBER y en cinco minutos lo tenemos en la puerta. Tardamos 20 minutos en llegar y nos cobra 22 riales. En metro hubiésemos pagado 6 por persona.

Pasamos el control de pasaportes sin problemas, aunque uno pasa directamente por la máquina sin colas y otro tiene que pasar por el funcionario y hacer cola.

El control de seguridad también es muy rápido y nos encontramos a las 6:30 de la mañana un espectáculo de un grupo musical allí, en medio del grandioso aeropuerto y súper moderno que inauguraron en 2014. Ha sido nombrado varios años como uno de los mejores aeropuertos del mundo. Su construcción costó 17.000 millones de US$ y la inversión se nota, desde las modernas y elegantes curvas del diseño hasta los mostradores Mac de Apple para uso de los viajeros.

Todas las terminales lucen grandes obras de arte, destaca la estatua de un oso de peluche de 20 toneladas con la cabeza dentro de una lámpara, obra del artista suizo Urs Fisher y comprada por la familia real qatarí por 6,8 millones de US$.

Al lado de este peluche es donde tenemos la actuación. Nos vamos a la puerta de embarque y disfrutamos del servicio de internet gratuito del aeropuerto.

Salimos más o menos puntual y nos esperan casi 7 horas de diversión. El avión es peor que el de Barcelona-Doha, ya que hay menos espacio para las piernas.

Nos dan directamente la comida, no está mal, pero por poner un pero es que la cerveza la dan caliente!!!!. Incluso se puede pedir Cava catalán….

Llegamos a la hora convenida y pasamos el control de pasaportes sin novedad. En el mismo aeropuerto compramos una tarjeta SIM  de la compañía DTAC por 349 Baths, 16 días y 20 Gigas.

Según hemos leído, la mejor compañía para cambiar dinero es la SUPERICH. En el mismo aeropuerto cerca de la estación de trenes hay una sucursal. Hay 3 compañías juntas, la Happyrich da el mismo cambio en estos momentos que donde nosotros cambiamos. Se tiene que presentar el pasaporte y en nada ya te dan el dinero sin comisiones.

Con dinero ya podemos ir a comprar los billetes del tren, que nos cuestan 75 Baths los dos. Hay una frecuencia aproximada de 10 minutos  y en media hora  nos deja en la estación de metro cercana a nuestro hotel. Tendríamos que coger el metro para una sola parada y como hemos estado tantas horas inmovilizados en el avión preferimos andar el km que nos separa del alojamiento.

Nuestro hogar en Bangkok se llama  Studio F Sukhumvit y nos cuesta 37 € las tres noches. Está muy bien situado, enfrente hay un restaurante local que tiene muy buena pinta, 2 tiendas de conveniencia 7/11, restaurantes japoneses (Iyaqutza), tiendas gourmet, etc.

Tenemos que llamar por teléfono, pero al momento nos viene una chica muy amable que nos a todo lo necesario y nos explica como funciona todo. La verdad es que está todo en carteles en tailandés e inglés, con lo que facilita mucho el trabajo.

La habitación está impecable, es grande con una cama King Size, una televisión donde podemos poner el USB, aire acondicionado, caja fuerte y doble acristalamiento, con lo que no se oye el tráfico, que en esta calle hay mucho.

Nos cuesta dormir, ya que hay 5 horas de diferencia con España y 4 con Qatar.

DIA 5  MARTES 12-7-22

BANGKOK : WAT PHO, COMPLEJO DEL PALACIO REAL, KHAO SAM ROAD

Nos despertamos tarde ya que el jet lag ataca. Al  salir no vemos ningún sitio para desayunar con lo que nos vamos a coger el metro hasta la parada que nos deja cerca del Wat Pho. Al momento se nos acerca un conductor de richshaw que nos dice que está cerrado y que cojamos su vehículo que nos llevará a hacer una ruta hasta que abran. En las guías ya avisan de estas artimañas y no le hacemos caso.

Al llegar a la entrada está abierto y nos dan la primera clavada, ya que los extranjeros pagamos 200 Baths!!!!!!, es más de lo que te  cuesta una comida, pero lo tenemos que volver a ver, ya que lo recordamos espectacular y eso que han pasado 24 años!!!!!.

Empezamos por el santuario principal donde está el inmenso Buda reclinado, aparte de su colosal tamaño, merece fijarse en las incrustaciones de madreperla de los pies. Tienen las 108 enseñanzas de Buda. Las paredes interiores están cubiertas de murales que ilustran las vidas anteriores de Buda y en la parte sur de la estructura se observan los 108 recipientes de bronce, por 20 B se pueden comprar 108 monedas, que han de depositarse en cada uno de ellos para atraer la buena suerte.

Este Buda mide 46 m de longitud y 15 m de alto, está hecho de ladrillo, recubierto de escayola y pan de oro,  representa el nirvana, es decir su muerte.

Saliendo hacia el este se encuentran dos enormes gigantes de piedra que custodian la entrada al resto del complejo. Estas formidables figuras de granito, que representan desde personajes de ópera china hasta Marco Polo, originalmente llegaron a Tailandia como lastre de  juncos chinos.

 Inmediatamente al sur de estos se alzan  las elevadas chedis reales. Decoradas con las clásicas tejas de colores del estilo Ratanakosin, estas cuatro chedis representan los 4 primeros reyes de la dinastía Chakri.

Más hacia el este se atraviesan dos galerías de estatuas de Buda consecutivas que unen cuatro estructuras, dos de las cuales albergan notables imágenes de Buda de la época Sukhothai. Cabe destacar el exterior del Phra Ubosot, el gran santuario central que representa la segunda estructura más relevante del complejo. La base del edificio está rodeada de bajorrelieves con inscripciones, e intramuros se halla la sensacional estatua de Buda Phra Buddha Deva  Patimakorn.

También fue la primera universidad del país, una tradición que aún continua en su escuela de medicina tailandesa tradicional y en sus dos pabellones de masaje al este.

Ya va siendo hora de comer, además no hemos desayunado, con lo que vemos un restaurante local y nos pedimos un Pad Thai de cerdo y otro plato de pollo con anacardos y arroz. Con una botella grande de agua nos cuesta 230 Baths.

Vamos paseando por esta zona y aunque no queremos visitar hoy el Palacio Real y el Wat Phra Kaew, vamos a ver los horarios y precio. Llegamos y nos explican que el siguiente día cerrarán a las 12 del mediodía y que el Buda Esmeralda no se podrá visitar en ningún momento de los dos próximos días. Mañana y pasado mañana es una festividad budista muy importante ya que empieza la “cuaresma” budista. Son 3 meses en que los monjes se quedan en un monasterio para meditar y ayudar a los creyentes en su ruta hacia el Nirvana. Es el final del verano y el comienzo de la época de lluvias. Es el motivo de que cierren el templo del Buda esmeralda ya que le cambian la ropa que lleva a otra más apropiada para la temporada lluviosa.

A la noche veremos por la televisión que hacen una ceremonia muy bonita y con gran pompa, presidida por el mismo rey y su familia más cercana. Es el motivo por el cual no se podrán visitar.

Una de las consecuencias es que durante dos días no se venderá alcohol en el país. Nosotros lo vemos en los 7/11 ya que ponen unos carteles con esta información. Muy cerca del hotel hay una calle llena de bares, con chicas  tailandesas muy ligeritas de ropa y señores extranjeros de avanzada edad que estos dos días estarán cerrados a cal y canto.

Como no tenemos claro si volveremos a estar en Bangkok en este viaje, entramos a pesar de que no queda mucho tiempo. De hecho el  Museo Textil de la Reina Sirikit no lo podré visitar ya que no nos da tiempo. En este museo se ven los vestidos de alta costura que llevó en sus viajes oficiales. Además impulsó mucho el uso de la seda para que las mujeres tailandesas tuviesen una forma de ganarse la vida.

Los anteriores monarcas era muy queridos por el pueblo tailandés, pero el actual rey que subió al trono en 2019, dos años después de la muerte de su padre, no es nada apreciado por sus excesos, extravagancias y por como ha tratado a sus anteriores esposas y a sus hijos varones.

La entrada al complejo son 500 Baths, que comprende el Palacio Real, aunque todos los edificios están cerrados, el Wat Phra Kaew, donde está el Buda Esmeralda, y el Museo Textil que se tienen que visitar el día que se compra el ticket, una actuación de danza clásica tailandesa Khon que hacen de lunes a viernes a las 10: 30, 1:00 PM, 02:30 PM y 16:00 PM en la Sala Chaleemikrung del Teatro Real (se puede usar el ticket durante 7 días) y el Museo de Artes del Reino donde están las piezas maestras de los artesanos del Instituto Reina Sirikit en Koh Kerd en la Provincia de Ayuttaya, también durante los 7 días siguientes.

La primera parada son los templos budistas conocidos como Wat Phrae Kaew. Una pasarela cubierta rodea esta zona cuyas paredes interiores están decoradas con los murales del Ramakian. Pintados originalmente durante el reinado de Rama I, estos ilustran la epopeya del Ramayana a través de 178 escenas que describen las dificultades que tuvo que superar Rama para rescatar a su esposa que había sido secuestrada.

Más adelante se accede al complejo interior por una de las puertas custodiadas por una pareja de Yaksha, que son gigantes míticos. El edificio más importante es el Boht o salón de ordenaciones, que alberga el célebre Buda Esmeralda, a pesar de su nombre esta diminuta estatua de apenas 66 cm de altura es de jade nefrítico.

Se continua en dirección este hasta la terraza superior, una zona elevada donde se encuentran las agujas de las chedis principales. El elaborado tejado de siete niveles del Phra Mondop, que acoge manuscritos budistas, la torre de estilo jemer y la chedi dorada son las estructuras más altas del recinto.

El Phra Mondop también acoge varias figuras de kinaree, mitad cisne, mitad mujer, estas estilizadas criaturas de la mitología hinduista-budista flanquean la entrada del Phra Mondop.

Cerca, varias hileras de Hanuman, deidad hinduista en forma de mono, sostienen los niveles inferiores de dos pequeñas chedis.

Después se va hacia la puerta oeste, que conduce al complejo del Gran Palacio, con ningún edificio abierto al público. La estructura más destacada es la Chakri Mahaprasat, es de estilo occidental con corona tailandesa, pues cada ala está coronada por un mon dop, un chapitel que representa una adaptación tailandesa de un santuario hinduista.

Queremos ver como está Khao Sam Road, ya que hace 16 años que no la pisamos. Nos han comentado que por culpa de la pandemia está muy cerrado todo.

Como esta relativamente cerca vamos andando y efectivamente hay bastantes comercios cerrados y además ahora circulan los coches, cuando antes era solo peatonal.

La vemos triste, con poco ambiente, tampoco acompaña el día que amenaza lluvia, y efectivamente al poco rato empieza a llover y nos refugiamos en un bareto a tomar una cerveza Leo hasta que deja de llover. Nos cuesta 100 Bhats la de 620 cl.

Miramos como se va de vuelta al hotel y nos ofrece varios autobuses Google. Pasa el 60 y lo cogemos, cuando viene la cobradora nos dice que no va a nuestro barrio y que cojamos el 2. Cuando llega el 2, la cobradora nos dice algo de que el 2 de color amarillo no va, que cojamos otro. Nos bajamos y vemos que el 511 también nos va bien. Nos subimos al 511 y ¡¡¡¡por fín!!!! Ese sí que va a nuestro barrio, nos cuesta 20 Baths por persona y tiene aire acondicionado.

Vamos a buscar algún sitio para cenar, vemos un restaurante argentino, pero los precios son locos, una ensalada 20 € al cambio, de ahí para arriba. No nos apetece que nos atraquen a mano armada esta noche. Hay una pizzería y un bar de tapas, pero los precios son también exagerados con lo que nos vamos a una tienda gourmet que hay en un gran Mall cercano y compramos cosas para cenar en nuestra habitación, que es muy agradable.  

DIA 6  MIERCOLES 13-7-22

BANGKOK   SUAN PAKKAD PALACE MUSEUM, PARQUE LUMPHINI, WAT ARUM

Hoy vamos a visitar en primer lugar el Suan Pakkad Palace Museum, pero antes nos compramos un café y un paquete de galletas en un 7/11 para desayunar. Hemos buscado un sitio para desayunar que no fueran noddles o arroz pero no lo hemos encontrado.

Cogemos el BTS hasta la parada más cercana al Museo que es Phaya Thai salida 4 y nos cuesta 37 B cada uno. Aquí no tienen descuento todos los mayores de 60 años como en el metro, solo los tailandeses.

Este museo consta de ocho casas de madera tailandesas tradicionales y fue la residencia de la princesa Chumbom de Nakhon Sawan y, antes, una granja de lechugas que es lo que significa Suan Pakkad en thai. A la princesa le gustaban los gatos ya que en la entrada hay varios cuadros pintados por ella de gatos.

La entrada cuesta 100 B cada uno y no se pueden hacer fotos en el interior de las casas, hay cámaras por todos lados, es un rollo.

La Banchiang Collection se encuentra en la segunda planta del edificio Chumbhot Pantip Centre of Arts. Estos artefactos prehistóricos  son quizás los mejores y los mejor conocidos en el mundo y han ayudado al conocimiento y comprensión de su herencia cultural. Incluye joyas, que se podrían encontrar en cualquier tienda actual, cerámica pintada, armas de bronce y herramientas y ornamentos de vidrio.

Dentro de los edificios alzados sobre pilotes se muestran obras de arte, antigüedades y muebles, mientras que los terrenos son un oasis con su laguito y sus jardines que en algún momento tuvo cisnes y patos pero hoy no vemos ninguno.

El diminuto Pabellón de las Lacas, en la parte trasera del complejo data del periodo Ayutthaya y cuenta con murales de jataka y Ramayana en pan de oro, así como escenas de la vida cotidiana  de Ayutthaya. El edificio estaba situado en un monasterio a orillas del Mae Nam Chao Phraya, al sur de Ayutthaya.

En la parte delantera hay edificios residenciales más grandes con arte hinduista, budista  y jemer, cerámica de Ban Chiang y una colección de budas históricos. Uno de los príncipes que vivió aquí el príncipe Chumbhot Paribatra nieto de Rama V, era muy entendido en música y hay una gran colección de instrumentos musicales en la parte baja de la casa nº 1.

En la casa 2, en la parte inferior, hay una gran colección de minerales y rocas. La princesa la llamaba la “Cueva de Ali Baba”.

La parte superior tiene muebles thai, contenedores de comida, bandejas incrustadas de madreperla etc, además una gran colección de abanicos ceremoniales de monjes.

La casa 3 tiene artefactos chinos, objetos en miniatura de oro y plata, un modelo a escala de un trono Thai  etc

La casa 4 se utiliza todavía hoy para recepciones y cenas. La única habitación, contiene una colección de imágenes de Buda de diferentes periodos, también contiene pinturas y paneles de madreperla en el estilo tardío del periodo Ayutthaya.

La casa 5 tiene artefactos prehistóricos de la época Banchiang en el nivel superior. En el inferior hay fósiles, conchas etc

La casa 6 acoge el Museo Khon. Khon es una danza de máscaras, explicando historias de Ramayana. La colección comprende una colección de mascaras y con explicaciones de que simboliza cada una de ellas, desde los dioses, héroes, hasta los villanos y demonios.

La casa 7 contiene porcelanas chinas, birmanas etc.

Por último la casa 8 contiene vajillas, cristalerías, cuberterías de plata, todo esto mucho más moderno.

Nos ha gustado mucho esta visita, ahora nos vamos dirección al Parque Lumphini, pero primero pasamos por el Ratchaprasong District. Es un distrito muy animado lleno de tiendas, restaurantes, mall etc. Lo que más nos gusta es que hay unas pasarelas elevadas para viandantes que nos permiten disfrutar del paisaje y de los atractivos que ofrece como las capillas dedicadas a distintos dioses como Ganesha, el dios de la Fortuna, con una apariencia de elefante. Es el dios de las artes y que protege frente los obstáculos y los daños. También es el dios de la educación, conocimiento, sabiduría y salud.

La dedicada a Trimurti, diosa del amor. Es conocida por tener 3 cabezas y por dar buena suerte en el amor y las relaciones románticas. Se cree que la diosa baja del cielo los jueves a las 9:30 de la mañana y a las 9:30 de la noche para bendecir a los creyentes que estén en ese momento en la capilla.

Es muy interesante porque hay unos paneles que explican todo lo anterior y además te dicen que tipo de ofrendas tienes que hacer para lograr el favor de la diosa en cuestión. Por ejemplo para Trimurti tienes que poner 9 palos de incienso o 2 velas rojas o rosas o frutas rojas. 

En cambio para Ganesha los 9 palos de incienso, 2 velas (no importa el color), flores frescas como los crisantemos o caléndulas, bebidas como leche,  y dulces tradicionales tailandeses como el Thong Yot, Thong Yip, Look choop, o frutas como los plátanos, mango, cocos, uvas, manzanas, papayas y sandía.   

Al lado de estas dos capillas hay un street food muy animado por la hora que es, aunque siempre se puede comer en Thailandia.

La capilla de la diosa Umathevi, muy poderosa ya que es pareja de Lord Shiva, gran protector de los cielos. Aquí vienen mujeres embarazadas para pedir un parto rápido y fácil y las madres a pedir que sus hijos tengan salud y buena fortuna.

El Distrito Ratchaprasong ha sido desde hace más de 50 años un centro de cultura, compras, comidas, entretenimiento y todo tipo de actividades. Está localizado en el corazón de la ciudad y fue el sitio donde se puso el primer supermercado, el primer hotel de lujo y continua siendo el preferido por autóctonos y foráneos.

Es conocido también por ser el centro de 8 de las capillas de dioses y diosas más adoradas por Brahmin, Budistas y Hinduistas.

Aquí también está el canal más largo de Thailandia, se le conoce como Saen Saep Canal. Conecta el Chao Phraya con el Bang Pakong. En 1837 transportaba víveres durante la guerra que enfrentó Thailandia con las naciones vecinas. Después tuvo un uso privado y público, que se mantiene actualmente.

Al lado del canal se encuentra la capilla china, muy frecuentada por la comunidad china de los alrededores de Pratunam. Se cree que da fortuna, buena suerte y para conseguirlo hay que hacer ofrendas como velas, incienso o flores todo de  color rojo, que es el color de la buena suerte para los chinos.

La pasarela continua por un centro comercial precioso, donde nos llama la atención una tienda donde venden bolsos de pitón reticulada y de pitón de Birmania. La preparación de las pieles la hace una empresa de marroquinería española!!!!. También utilizan piel de cocodrilos, canguros, avestruces, lagartos o tiburón.

Por último llegamos a la capilla Erawan, dios de la creación. Es el dios que determina que pasará en nuestra vida. Tiene 4 caras, 4 manos con 4 artefactos sagrados y armas para guardarnos del demonio y de cualquier aspecto negativo de nuestra vida. Encomendarnos a este dios nos da éxito en los negocios, poder, prestigio, salud y fortuna. La compasión y la generosidad con los demás es una parte de sus enseñanzas.

Es el dios más reverenciado  del distrito y vienen personas de todo el mundo a presentar sus respetos y a hacer ofrendas. Como es tan poderoso, aquí las ofrendas son 12 palos de incienso, 4 velas, flores y dulces.

La siguiente capilla que nos encontramos es la Narayana, está un poco deslucida porque están haciendo obras en el hotel Intercontinental que tiene al lado.  Es el dios guerrero , pero se le conoce más como el dios protector. Tiene una armadura muy bonita y ha demostrado su poder protegiendo a la humanidad.

Este dios aparte de todas las ofrendas habituales como flores, incienso, frutas etc, se le puede poner resina de incienso.

La capilla del dios Indra o dios del trueno es la siguiente que nos encontramos. Habitualmente es de jade y tiene 1000 ojos que tienen la habilidad de distinguir entre lo bueno y lo malo. Sus seguidores creen que tendrán el 3º ojo y tendrán éxito si hacen lo correcto.

La leyenda dice que los 33 seguidores más fieles construyeron la pagoda en su honor y a veces Indra baja para relajarse con sus creyentes.

A este dios aparte de lo habitual se le puede ofrecer juguetes con forma de elefante.

La última capilla está dedicada a Thao Maha Brahma. A finales de 1956 el fundador del hotel Erawan llamó a un astrologo para hacer la ceremonia de inauguración. El astrologo le dijo que los auspicios no eran favorables. Debía ser corregido haciendo una capilla en el área del hotel y hacer una ceremonia de oración el 8 de noviembre de 1956.

A partir de ese momento cada año se ha hecho la ceremonia y se le ha cubierto de hojas de oro. Hay muchas personas haciendo ofrendas a este dios, se ve mucha devoción y muchos indios que vienen  a presentarle sus respetos. Para que no haya problemas, hay un listado con el precio de todas las ofrendas.

En nuestro camino hacia el Parque Lumphini, pasamos por grandes hoteles como el Hyatt. El parque está muy tranquilo con muy poca gente, pero nos damos cuenta que tanto en el agua como en el césped hay enormes monitores o varanos, uno de ellos se sube a un árbol!! No teníamos idea que lo pudieran hacer ….

Lleva el nombre del lugar de nacimiento de Buda en Nepal, tiene caminos de sombra y un amplio lago artificial con grandes extensiones de césped. A la mañana los lugareños vienen a hacer tai chi y a la tarde hacen aerobic.

Cogemos el metro (42 B) en Si Long y vamos hasta la parada más cercana al Wat Arum que nos cobra 100 B y nos da una botellita de agua.

Tras la caída de Ayutthaya, el rey Taksin afianzó su control ceremonioso en este lugar, donde se hallaba un santuario local y fundó un palacio real y un templo para alojar al Buda Esmeralda. El templo fue rebautizado en honor del dios indio del amanecer (Aruna) y de la fundación literal y simbólica  de una nueva Ayutthaya. Hoy es uno de los edificios más emblemáticos de Bangkok, además de uno de los pocos templos budistas a los que se anima a la gente a subir.

Cuando la capital y el Buda Esmeralda se trasladaron a Bangkok, el Wat Arun recibió  su característica más prominente la torre de estilo jemer de 82 m.

Los ornamentados mosaicos florales, poco evidentes en la distancia, están compuestos de fragmentos de porcelana china multicolor, un adorno frecuente en los templos a principios del periodo Ratanakosin, procedente de los barcos chinos, que la llevaban como lastre.

Se dice que el Buda principal fue diseñado por el mismo Rama II. Los murales datan del reinado de Rama V, siendo muy impresionante el que representa al príncipe Siddhartha en su encuentro con casos de nacimiento, vejez, enfermedad y muerte extramuros del palacio, una experiencia que le llevó a abandonar la vida mundana. Las cenizas de Rama II están enterradas en la base del Buda que preside el santuario.

Hay un mercado de comida al lado donde compramos una especie de buñuelos de verduras, una Coca-Cola y una tortilla de mejillones que nos la comeremos en el hotel. Todo nos cuesta 200 B.

Vamos al metro y tenemos 10 paradas hasta nuestro hotel. Nos cuesta 57 b.

Vamos al 7/11 pero no nos venden una cerveza que nos iría tan bien.

DIA 7  JUEVES 14-7-22

BANGKOK – AYUTTHAYA

Vamos al 7/11 a comprar unos cafés y nos vamos a la habitación a desayunar ya que ayer compramos galletas.

Nos despedimos de nuestra cómoda habitación y cogemos un Grab, similar a Uber, que nos lleva a la estación de buses  Mo Chit por 119 Baths, una ganga, ya que está a 11 km y teníamos que coger el metro elevado y luego un bus o andar 20 minutos.

Hay dos zonas de taquillas, cada una a cada lado de la autopista, no tenemos suerte y la nuestra está al otro lado con lo que vamos por el paso elevado a nuestro objetivo. Para comprar el billete tenemos que ir a la zona B.

Cogemos un mini van que cuesta 70 Baths por persona a Ayutthaya, como faltan 20 minutos para salir, nos lleva al vehículo para que nos sentemos cómodamente con el aire acondicionado. A las 10 en punto salimos, como nos habían dicho.

Paramos en la ‘ Van Station que está a media hora de la estación Mochit donde nosotros hemos cogido el autobús. Si algún pasajero se lo pide, les para donde les va bien.

En 1 hora 40 minutos llegamos a la ciudad. Nos deja muy cerca de nuestro alojamiento, el Siri Guesthouse. Nos cuesta 540 baths y nos atienden estupendamente.

Como no podemos entrar todavía en la habitación, dejamos los equipajes y aquí mismo alquilamos una moto para poder visitar cómodamente el conjunto histórico de Ayutthaya. Nos cuesta el día 250 B, si la quisiéramos para 24 horas serían 300 B. Es una Honda Scoppi de poca cilindrada pero ya nos vale.

Nos ofrece un tour en barca que te lleva a los tres templos que hay al otro lado del rio por 250 B por persona, pero como tenemos la moto ya iremos por nuestra cuenta. Le preguntamos si nos podemos quedar una noche más pero nos dice que lo tiene completo y eso que tiene 20 habitaciones!!!!!.

Hay muchisimos templos para visitar, algunos se pagan y otros no. Si pagas por separado son 50 B cada uno y te dan una entrada de color verde , pero si quieres visitar los 6 importantes donde se paga, puedes comprar un bono de color naranja que cuesta 220 B y lo puedes utilizar durante 30 días. Si te vas a quedar unos días vale la pena porque así dosificas las visitas y no te das un atracón como nosotros.

Ayutthaya debe su  nombre al lugar de nacimiento del héroe Roma en el poema sanscrito Ramayana. Fue fundada en 1350, porque en Lopburi hubo una epidemia de viruela y la población huyó del lugar. A mediados del s XV este reino abarcaba toda Tailandia. En 1685 la población de Ayutthaya era de un millón de habitantes, mientras que en Londres en la misma época era de 500.000.

Se vivía en casas barco en una red de canales de 140 km cuadrados. Por muchos siglos la ciudad fue un centro internacional de comercio, arte, política, con muchos intercambios comerciales y diplomáticos con otros países lo cual hizo que fuese una ciudad muy cosmopolita.

En su momento de gloria los visitantes decían que era la ciudad más vibrante y encantadora que habían visto nunca, tenía más de 400 templos!!!!!! Atraía a muchos expatriados, como ahora, que trabajaban como navegantes, arquitectos, guardaespaldas como los samurai japoneses etc.

En 1767 los birmanos invadieron el reino y la edad de oro de la ciudad finalizó abruptamente, la ciudad quedó devastada y muchas estructuras fueron destruidas.

La principal zona de monumentos se encuentra en una isla de 4 km de ancho y situada en la confluencia de los ríos Lopburi, Pasak y Chao Phraya. Viven unas 60.000 personas en la actualidad en la ciudad.

 En 2011 la mayoría de la ciudad estuvo inundada durante 3 meses, en algunas partes el agua alcanzó una altura de 3 m!!!!!

El primer templo que visitamos es el Wat Mahathat, que posee el icono más fascinante de la ciudad. Se trata de la imagen de una cabeza de Buda, que sobresale entre medio de las raíces de un baniano. El templo es uno de los más visitados ya que fue el más importante, las ceremonias reales se celebraban aquí, y de acuerdo con las creencias populares, el Chedi principal guarda reliquias de Buda.

Visitamos el Wat Phra Sanphet and the Grand Palace, es Patrimonio Mundial por la Unesco. El templo tiene una estatua de Buda de 16 m de alto y estuvo cubierta de oro, la Budda Chai Sri Sanphet de 1500. Fue destruida y se sacaron 160 kilos de oro cuando la ciudad fue destruida. Se conservan tres enormes chedis en el Gran Palace donde residieron los reyes de Ayutthaya.

En el Wiham Phra Mongkhon Bophit hay una enorme sala de asambleas que contiene esta icónica figura de Buda de más de 12 m de altura. Se ha quemado en varias ocasiones pero la última restauración fue de 1990. Recibe muchos devotos que hacen ofrendas para que se cumplan sus deseos. En este templo hay como mínimo dos gatos, uno rubio no tiene problemas en subirse encima de la estatua, pasearse por allí, meterse entre sus brazos y bajar por la parte de atrás, es jovencito y muy gracioso.

El Wat Ratchaburana tiene estilo Khmer, el chedi más grande de la ciudad, una cripta para enterramientos y un drama. Resulta que dos hermanos lucharon en dos elefantes para conquistar el trono, pero los dos murieron. El hermano que se convirtió en rey ordenó que se construyera un templo en el lugar de la tragedia. En el interior de la cripta se pueden ver pinturas murales sobre la vida de Buda.

El Wat Phra Ram se encuentra delante de una laguna con lotos preciosos.

Estamos muertos de calor con lo que nos vamos un rato al hotel a recuperarnos. Cuando baja un poco el sol, nos vamos al Wat Lokkayasutha que tiene como curiosidad un Buda reclinado muy fotogénico de 42 m de longitud!!!!. Está hecho con ladrillos y recubierto de yeso. Su cabeza está reclinada en una flor de loto.

Pasamos por unos cuantos templos más, pero creemos que por hoy es suficiente. Vemos bastantes elefantes con turistas, no nos gusta nada esa actividad. Hemos leído que para que los elefantes admitan a personas encima suyo les enseñan pegándoles y maltratándolos. Cuando ya están acostumbrados, las sillas de madera les destrozan poco a poco la columna vertebral. Es muy injusto para estos hermosos y nobles animales.

Ya se ha hecho de noche pero hay muchas más cosas para visitar en Ayutthaya como el Dutch Information Center and Museum de entrada gratuita donde explica como se instalaron los holandeses en esta ciudad y los negocios que hacían.

El Portuguese Settlement, ya que los portugueses fueron de los primeros en instalarse en Ayutthaya y en mayor cantidad, también tiene la entrada gratuita.

Hay una comunidad musulmana en el lado sur del rio que lleva siglos instalada, son indios musulmanes que llegaron hace tiempo y construyeron su propia mezquita.

La Iglesia de St. Joseph’s, pintada en un bonito color ocre, que hace una misa los domingos.

La Khum Khun Phan, se construyó como una prisión con una zona para hacer ejecuciones. Es una casa tradicional Thai hecha de teca dorada. Está cerca del Elephant Kraal and Wiharn Phra Mongkhon Bophit.

Nos hubiera gustado ir al Bang Pa-In Palace, fue usado por muchos reyes de Ayutthaya. El lugar comprende un lago, algunos edificios de estilo europeo, jardines, puentes, fuentes, salas de exposición etc. Fue fundado en el s XVII, pero en el s XIX fue recuperado por los reyes Rama IV y Rama V. Es un variopinto muestrario de estilos arquitectónicos, dispuestos en torno a cuidadas extensiones de césped, que incluyen el intrincado Wehart Chamrun de estilo chino, el observatorio Ho Withun Thasana de 1881 con franjas naranjas y rojas, y un pabellón tailandés que parece flotar en el agua. La entrada son 100 B.

Como tenemos poca gasolina vamos a buscar una gasolinera, cuando llegamos no vemos nada y al dar la vuelta para buscar otra, vemos unas motos paradas en una especie de tienda y allí está la gasolinera!!!. Son 2 barriles con un dispensador donde se mide la cantidad de gasolina que quieres. Nosotros le decimos que ponga 100 B, porque queríamos llenar hasta la mitad, que es la cantidad que tenía esta mañana cuando la cogimos nosotros, pero a los 90 B ya estaba lleno. El depósito de estas motillos deben ser 2 litros y no consumen nada….

A las 7 se hace de noche y nos vamos al mercado nocturno que está a 800 m de nuestro alojamiento en la misma calle. Además de comida hay ropa, bisutería, electrónica etc. Hay mucha animación, muchos tailandeses no hacen cena, sino que van a comprar aquí y se lo llevan a su casa para comérselo.

Nosotros hacemos lo mismo, compramos una minipizza, una especie de tortilla de verduras, dos raciones de pollo del tipo KFC y una bolsa con 6 piñas miniatura ya peladitas. Todo nos cuesta 150 B.

En el hotel nos venden la cerveza Leo bien fría a 65 B cada una y cenamos la mar de bien.

La habitación está impoluta, tenemos ventilador y aire acondicionado con lo que estamos fresquitos, además podemos conectar nuestro USB para ver una serie, que más se puede pedir!!!

DIA 8  VIERNES 15-7-22

AYUTTHAYA – LOPBURI

En esta Guesthouse por la mañana ponen agua caliente y sobrecitos de café de varios tipos, además de unas pastitas. Es muy práctico, así ya desayunas y sales arreglado.

En recepción, nuestra amable anfitriona, nos pregunta  donde vamos y nos dice que podemos ir en Van o tren. Al mirar los horarios del tren vemos que el próximo es a las 11:30 y otro a las 12:30, a pesar de que es más barato, preferimos coger la Van que sale a las 10 de la mañana. Sale al lado del 7/11 y creemos que hay una cada hora. Como tenemos tiempo dejamos las mochilas en los asientos escogidos y nos vamos al mercado que tenemos justo enfrente. Como siempre, los mercados son muy entretenidos.

A la hora en punto salimos, vamos pocas personas y durante el trayecto se sube alguna, pero vamos bastantes anchos. Vamos controlando a la llegada a la ciudad y cuando vemos que pasa más o menos cerca le decimos si  nos puede parar. Un chico que sabe inglés nos pregunta el nombre del hotel y nos lleva a la puerta con la Van!!!!!!. Es muy amable ya que tiene que ir expresamente a llevarnos.

Hemos reservado el Hotel Windsor Resort por 14 € con desayuno incluido. En recepción nos atienden inmediatamente y nos dan la habitación a pesar de no ser todavía la hora de entrada.

La habitación es muy grande, limpia y cómoda. Tenemos una gran cama ( más de 2 m de ancho), nevera, terraza, una mesa y sillas etc. y el aire acondicionado que se necesita.

Lo primero que hacemos es comprar los billetes de tren para mañana. Tenemos la estación relativamente cerca, sobre 1 km, y allí que nos vamos con un sol de justicia.

Hay unos paneles donde está muy claro los trenes que pasan y los horarios. El problema es que desde aquí no hay tren directo, tenemos que ir a Phitsanulok y de allí coger un bus que nos lleve a Sukhothai. Hay un tren a primera hora de la mañana y otro a las 9:42 que es el que escogemos. Los billetes son para 2ª clase con ventilador y cuestan 326 B los dos.

Lopburi es una ciudad en el centro de Tailandia, a 150 km al norte de Bangkok, con una importante historia, conocida por los vestigios históricos que se han encontrado. Hay restos de comunidades agrícolas de hace 3800 años, que luego se convertirían en comunidades urbanas, influidas por la cultura hindú alrededor de los s VII al XI del periodo Dvaravati, la historia más antigua de Thailandia. Más tarde entre el s X y el XIII vendría el imperio Khmer.

En el periodo Ayuttaya, la ciudad tuvo una gran significancia como ciudad fronteriza. El rey Narai el Grande ordenó la construcción de un palacio en 1666. El rey permanecía de 8 a 9 meses cada año en el palacio, incluso cuando fue la segunda capital. El palacio fue abandonado a su muerte en 1688. Sin embargo, en 1856, Rama IV ordenó su renovación y construyó el conjunto Pabellón Mongkut, el complejo Phra Pratiap y Thim Dap.

Lopburi tiene templos en ruinas y muchos monos deambulando por la ciudad. Estos macacos se desplazan por postes y cables eléctricos en busca de comida, y llegan incluso hasta las ventanas de las pensiones, por eso muchas tienen rejas para que no entren.

Es conocida por sus campos de girasoles (florecen en noviembre), jalea de coco y muebles de ratán, aunque sus principales cultivos son la caña de azúcar y el arroz.

Lo primero que visitamos es el Prang Sam Yot, cuya entrada son 50 B. Son tres torres unidas que en su día simbolizaba el trimurti hinduista de Shiva, Visnú y Brahma; dos de ellas contienen hoy restos de budas de estilo Lopburi. Está lleno de monos de todos los tamaños, hay que vigilar pues son unos ladronzuelos, siempre a la que salta. Una familia catalana que va con un guía compra unos refrescos que van en bolsa y se los lanzan a los monos que así se distraen y no los molestan. Hay una gran celebración en noviembre dedicada a los monos, en la cual hay miles de personas que vienen a ver como se dan el gran banquete.

Quizás se piense que nos los soportan los habitantes de la ciudad, pero nunca les harán daño. Algunos piensan que son descendientes del dios hinduista Kala, de modo que cualquier maltrato acarrearía mal karma. También hay una cerveza del mono que fabrican en el Lopburi Inn Hotel and Resort.

Para que dejen de robar comida a los turistas, junto al San Phra Kan hay un comedero donde todos los días de 10:00 a 16:00 se les reparten pilas de fruta y verdura.

Para evitar problemas, ya que algunos muerden, es no mirarlos fijamente, no llevar nada de comida, bebida o algo que lo parezca. Llevar cogido bien el bolso, mochila o máquina de fotos es lo mejor para evitar sustos.

Nos dirigimos al Museo de Lopburi que se encuentra en los terrenos del palacio real. La entrada son 150 B por persona.

Consta de tres edificios separados: el pabellón de Phiman Mongkut, dedicado a escultura y arte, el salón del trono Chantara Phisan, con pinturas y artefactos  en memoria del rey Narai; y el edificio del Phra Pratiab, de estilo europeo, que exhibe una muestra de artesanía tradicional y utensilios de caza.

Erigido entre 1665 y 1677 con la colaboración de ingenieros italianos y franceses, el palacio se usaba para recibir a los dignatarios extranjeros. En Th Sorasak está su entrada principal, la Pratu Phayakkha. A la izquierda quedan los restos del estanque y el antiguo salón de recepciones.

También se encuentran los establos de los elefantes, y por la parte de atrás del recinto, el salón del trono, donde murió el rey Narai.

Es un museo muy completo, nosotros estamos más de dos horas para visitarlo, hay explicaciones en inglés y vemos cosas tan curiosas como la fabricación de pulseras a partir de conchas gigantes de almejas, dioramas, muchos budas con distintas poses y estilos, cerámicas, artefactos de la edad del Bronce, etc.

Vamos a comer al Noom Restaurant, donde pedimos una ensalada de atún, un club sándwich y dos cervezas grandes Lao fresquitas, que nos lo merecemos. Nos cuesta todo 360 B.

Muy cerca hay una tienda de donuts donde nos compramos dos a 10 B cada uno.

Pasamos por el Wat Phra si Ratana Mahathat del s XIII de estilo jemer, que se encuentra frente a la estación de trenes. Fue en tiempos el monasterio más grande de la ciudad. En la Phra Prang central se ven bajorrelieves de la vida de Buda, y en su puerta con forma de arco, imágenes al estilo del periodo Lawo.

Hace tanta calor que nos vamos al hotel a descansar y luego ya saldremos a pasear.

Nos encaminamos al Wat Sao Thong Thong, destaca por las sorprendentes ventanas de estilo gótico que añadió el rey Narai para adaptarlo como capilla cristiana. Tiene muchos perros y algún gato, lo cual siempre nos gusta.

El mercado está justo al lado, pero a estas horas quedan muy pocos puestos abiertos, alguno que vende pescado o algunas verduras.

A cenar vamos al Khao Tom Hor, restaurante chino – tailandés, recomendado por la LP, con servicio rápido y muy económico. Cenamos muy bien por 210 B.

A unos 30 km al oeste de Lopburi se encuentra un templo después de subir 280 escalones, el Wat Khao Wong Kot. Justo al lado hay una gran cueva llena de murciélagos que salen por la noche y parece que es un espectáculo. El problema es que necesitas transporte privado y nosotros no tenemos.

Otra cosa interesante es la Presa de Pa Sak Jolasid, mide 4860 m de longitud y es la más larga de su tipo en Thailandia. Hay buses desde Lopburi que te dejan al lado, pero está a 50 km y se tarda dos horas en llegar. Los lugareños van a pasar el día ya que tiene un merendero muy popular, un mirador y un sitio para alimentar a los peces. Se puede acampar o alquilar un bungalow. Tendrá que ser en otra ocasión….

DIA 9 SÁBADO 16-7-22

LOPBURI – PHITSANULOK – SUKHOTHAI

Tenemos el desayuno incluido en este hotel. Consta de huevos fritos, salchichas, arroz con verduras, zumo, tostadas, mantequilla y mermelada, café y te. Si los huevos estuvieran calientes mejorarían mucho, pero no nos quejaremos, ya que son sabores conocidos y al ser buffet libre se puede repetir todo lo que se quiera.

Nos acercamos a la estación donde hay una gatita tricolor mimada por todos los trabajadores de la estación y que se deja coger sin problemas por cualquiera.

El tren llega a la estación con puntualidad británica, una maravilla. Nos gusta mucho el tren, tienes espacio para las piernas y con las ventanillas abiertas y los ventiladores se va requetebién. Lo utilizaremos de ahora en adelante siempre que podamos.

Si tienes hambre o sed no hay problema porque en cada parada entran vendedores con todo lo que puedas necesitar.

Llegamos a las 14:00, con 8 minutos de retraso, pero es normal ya que en una estación hemos esperado mucho rato a que pasara otro tren. En la misma estación cogemos un tuk tuk que nos lleva a la estación de buses que está a unos 2 km por 20 B cada uno.

El siguiente que sale a Old Sukhothai es a las 15:00 y cuesta 90 B por persona. Es un mini bus, pero muy cómodo. Salimos 15 minutos tarde, pero se llena al final.

Llegamos a New Sukhothai al cabo de 1 hora y diez minutos, y salimos al cabo de 12 minutos de espera a Old Sukhothai. Vamos a echar casi todo el día para llegar!!!!!!. Separan 12 km los dos Sukhothais.

El minibús nos deja al lado del hotel, lo cual está muy bien. Hemos reservado el Hotel Old City Boutique House por 39 € las tres noches. Está ubicado en el antiguo Sukhothai, muy cerca de los templos y de muchos restaurantes.

La habitación está muy bien, grande, muy limpia con aire acondicionado y nevera. Tenemos gatitos en el hotel, que más se puede pedir…

Nos vamos a disfrutar de este recinto arqueológico, no pensábamos entrar, pero resulta que el mes de julio, los viernes, sábados y domingos, a partir de las 6 de la tarde y hasta las 9, hay entrada gratuita, todavía hay una hora de luz y además encienden velas en uno de los templos, van cambiando cada día. Tenemos suerte ya que hoy las velas las ponen en uno de los más representativos el Wat Mahathat. Hay música ambiental hasta las 9 de la noche. Está muy concurrido el recinto hoy, ya que tal como nos dijeron en Ayutthaya es un puente largo, unas mini vacaciones. Vemos a pocos turistas extranjeros, pero de turistas del país vemos bastantes.

El Wat Mahathat está situado en el centro de la ciudad, se cree que es el lugar donde las reliquias de Buda fueron guardadas en una capilla. Localizado entre el norte y el sur del principal chedi una imagen de Buda de 9 m de alto es la que se menciona en la Inscripción de piedra nº 1.

Hay un grupo de estupas situadas al sur del principal chedi. Terminado en el s XIII, es el Wat más grande de Sukhothai está rodeado por murallas de ladrillo (206 m de largo y 200 m de ancho) y un foso que supuestamente representa el muro exterior del universo y el océano cósmico.

Las torres de la chedi muestran el famoso motivo de la flor de loto, y algunos majestuosos budas originales todavía se asientan sobre las columnas en ruinas. Hay 198 chedis dentro de los muros del monasterio.

El Wat Si Saraí presenta 3 torres de estilo jemer y un curioso foso, primero fue templo hinduista.

El Wat Sa Si está asentado en una isla al oeste del monumento de bronce al rey Ramkhamhaeng, el tercer monarca de Sukhothai, es un Wat sencillo con un gran Buda, una chedi y las columnas en ruinas.

En los estanques hay garzas, Herón y cormoranes, que ahora por la tarde están muy ruidosos.

Mucha gente alquila bicicletas y los más cómodos carritos de golf para no tener que cansarse.

En el mercado nocturno, además de comida, también venden ropa o souvenirs, la comida no nos convence y nos vamos al restaurante Maeboonnmee Café & Bistro. Nos pedimos un Pad tae y una espinacas gratinadas con mozzarella y bacon, buenísimo todo. Con 2 cervezas pagamos 425 B.

DIA 10 DOMINGO 17-7-22

SUKHOTHAI

Al levantarnos vemos que tenemos un desayuno gratis en el hotel del cual no teníamos ni idea. Hay una especie de buñuelos, galletas, pan de molde para hacer tostadas, dos tipos de mermelada, café, te y plátanos.

Fuera del centro hay muchos templos que son gratis como el Wat Chang Lom junto a la carretera nº 12 en la zona este tiene un gran chedi campaniforme sostenida por 36 elefantes esculpidos en su base en bastante buen estado.

El Wat Chedi Si Hong cuya chedi principal todavía conserva gran parte del relieve original, con descripciones de elefantes, leones y humanos.

Vamos paseando hacia los templos del norte y nos encontramos con la oficina de información de Sukhothai, donde hay unas pantallas de TV que te enseña todo lo que se visita en Old Sukhothai.  Hay un templo con un gran Buda, donde se está muy fresquito. Vale la pena la visita, está muy arreglado y agradable.

El reino de Sukhothai, Amanecer de la Felicidad, floreció desde mediados del s XIII hasta finales del XIV. Se le considera el periodo de oro de la civilización tailandesa. Los vestigios del reino, conocido como  ciudad antigua ocupan unas 45 Ha de ruinas parcialmente reconstruidas.

En general se considera que Sukhothai fue la primera capital de Siam, pero realmente fue la sede del imperio Jemer hasta 1238 cuando dos gobernantes se unieron  y formaron un nuevo reino tailandés.

La dinastía de Sukhothai duró 200 años y tuvo 9 monarcas, el más famoso el rey Ramkhamhaeng, que reinó de 1275 a 1317 y al que se le atribuye el desarrollo de la escritura thai; sus inscripciones también se consideran la primera literatura tailandesa. Con el tiempo este rey llegó a ampliar su reino hasta una superficie mayor que la actual Tailandia. Pero en 1438 fue absorbida por Ayutthaya.

Las ruinas del Parque Histórico son Patrimonio Mundial por la Unesco y es uno de los lugares más impresionantes de Tailandia. El parque incluye los restos de 21 asentamientos  históricos y cuatro grandes estanques intramuros, más otros 70 asentamientos en un radio de 5 km.

Hay 3 zonas en el Parque Histórico, la central, la de norte y la del oeste, cada una tiene su billete que son 100 B.

Nos vamos a refugiar del calor al hotel y luego comemos en el Janthong Restaurant, un lugar sencillo para los locales, pero con la carta en inglés. La mayoría de los platos cuestan 60 B y está muy rico, el único problema es que no tienen cerveza, pero si quisiéramos la podríamos comprar en el 7/11 que hay justo al lado. La comida son 130 B, eso sí con Coca-Cola.

Vamos al Wat Trapang Thong que está junto al Museo Nacional. Es un Wat todavía habitado que contiene relieves de estuco y está rodeado por un puente peatonal que a su vez circunda un gran estanque lleno de lotos. Este depósito considerado el emplazamiento original del Festival de Loi Krathong de Tailandia, abastece de agua a la ciudad. Por la noche lo veremos el puente iluminado con farolillos que se reflejan en el agua y queda precioso.

Justo al lado está el mercado municipal donde compramos una sandía que nos sabrá a gloria fresquita de nuestra nevera, nos cuesta 40 B la mitad de una sandía.

A la tarde volvemos a ver el espectáculo de luz y sonido que nos encanta, ya que es muy sugerente. Al ser domingo hay mucha menos gente, turistas muy pocos y tailandeses ya han vuelto a casa ya que mañana es lunes y hay que trabajar.

Miramos en el mercado nocturno a ver si encontramos algo interesante para cenar, pero no nos motiva nada. Los autóctonos en cambio lo disfrutan mucho, se traen unas esteras y comen encima de ellas mirando el estanque.

Volvemos a nuestro restaurante favorito, el Maeboonmee Café & Bistro, donde nos pedimos una ensalada de atún que viene con una salsa exquisita y unos macarrones gratinados con queso espectaculares, con dos cervezas Leo pagamos 420 B.

DIA 11 LUNES 18-7-22

SUKHOTHAI –NEW SUKHOTHAI – SI SATCHANALAI – OLD SUKHOTHAI

Hoy queremos ir a Si Satchanalai, cogemos un bus que nos lleva a New Sukhothai por 80 B los dos, sale a las 8:15 AM, el siguiente bus pasa por la tarde. Al llegar a la Bus Station nos dicen que el siguiente bus a Si Satchanalai sale a las 12:30 y no son ni las 9 de la mañana. La opción B es coger un tuk tuk que nos lleve. Nos pide 1500 B pero lo dejamos en 1300 B. Hubiese sido mejor coger un taxi que nos ofrecieron ayer al lado de nuestro hotel por 1500 B, hubiésemos ido más cómodos. Otra opción más divertida habría sido alquilar una moto por 250 B y haber ido parando tranquilamente para observarlo todo mejor. El problema es el calor y el sol que es inclemente.

Tardamos 1 hora ya que está a 60 km. La primera parada es en el Wat Phra Si Ratana Mahathat  Chaliang, al sur de Si Satchanalai. Las figuras de estuco que se pusieron para embellecer la parte superior de la puerta principal son del estilo Bayon del arte Jemer. Este templo se fundó antes del periodo Sukhothai. Se cree que se construyó sobre el año 1237.

Los principales edificios son:

La Vihara o salón principal de asambleas, tiene forma octogonal y alberga una figura de Buda sentado y un Mara, cubierto con estuco y construido con bloques de laterita y pintado de rojo.

El Phra That Mutao, de estilo mon y octogonal

El Mandapa, pabellón abierto, es una estructura piramidal en un edificio cuadrado que se construyó para albergar un Buda conocido como Phra Attharot, que significa “dieciocho”.

La Vihara de dos imágenes de Buda

El Uposatha y el Kuti o los dormitorios de los monjes, era usado por los locales para guardar estatuas sagradas.

Es una parada obligatoria y no se paga entrada. Seguimos hasta la entrada de Si Satchanalai donde pagamos 100 B cada uno. Somos los primeros en entrar a las ruinas, con lo que las tenemos para nosotros solos!!!!!

El parque cubre unas 720 Ha y está rodeado por un foso de 12 m de ancho.

Tenemos 3 horas para visitarlo, suficiente.

El Wat Nang Phaya tiene una Chedi de estilo cingalés y fue construido en los s XV y XVI, un poco más tarde que otros edificios de este parque histórico. Los orfebres del distrito todavía tallan un diseño basado en los relieves de estuco del gran Wihahn de laterita  frente a la Chedi.

El Wat Chedi Jet Thaew tiene 7 filas de chedis, la más grande es una copia de otra situada en el Wat Mahathat. Hay un wihahn de ladrillo y yeso con ventanas enrejadas diseñadas para parecer madera torneada, una antigua técnica india usada en todo el sudeste asiático.

El Wat Chang Lom es el que marca el centro de la ciudad, 39 elefantes (bastante perjudicados) rodean una chedi en forma de campana, un  poco mejor conservada que su equivalente en Sukhothai. Una inscripción indica que el templo fue construido entre 1285 y 1291. Encima de los elefantes hay hornacinas con 20 budas en total, 5 por lado.

 El Wat Khao Phanom Phloeng está en una colina y se tienen que subir más de 100 escalones para llegar. Tiene una chedi con un Buda sedente y columnas de piedra que antes sostenían el techo. Al oeste se encuentra el Wat Khao Suwan Khiri que solamente mantiene un gran chedi.

Los wats fuera del parque histórico no valen la pena, nosotros vemos unos cuantos, pero no aportan nada ya que están muy destruidos.

Volvemos a Old Sukhothai, con nuestro conductor muy contento ya que volvemos antes a casa.

Nos vamos al hotel a darnos una ducha y a beber litros de agua y luego vamos a buscar un sitio para comer. Es lunes y muchos que los otros días estaban abiertos, hoy cerrados.

Encontramos el Sureerat restaurant donde comemos un pad thai de pollo y una plato de frutos del mar con salsita y arroz muy rico. Con 2 cervezas Lao pagamos 380 B.

Nos vamos a hacer la siesta y cuando baja el sol nos acercamos a visitar templos que están fuera del  Parque Histórico, vemos dos, pero no vale la pena, está muy destruido todo y además se va a hacer de noche, así que volvemos hacia el centro.

El restaurante Maeboonmee Café & Bistro, donde hemos cenado los dos días anteriores muy bien, sigue cerrado, así que volvemos al Sureerat y está a tope de los pocos extranjeros que nos alojamos en Old Sukhothai.

Nos pedimos un plato de pollo rebozado, una ensalada picante de frutos del mar y dos cervezas Leo, todo muy apetitoso por 410 B.

Nos vamos al hotel a estar fresquitos, ya que hace mucha calor.

DIA 12 MARTES 19-7-22

SUKHOTHAI – NEW SUKHOTHAI – TAK – MAE SOT

Desayunamos y nos vamos a buscar el bus que nos lleva a la Terminal de Buses de New Sukhothai. Nos cuesta 40 B por persona. Es el bus que pasa cada día que va a Bangkok. Solo van 4 personas, suponemos que se irá llenando en las otras poblaciones. En 20 minutos llegamos y al preguntar en la taquilla de los buses que van a Mae Sod, nos dicen que el bus de las 9:30  está lleno!!!! El siguiente bus es a las 15:30!!!!! Los trabajadores de la estación de buses están buscando opciones, viene una van, pero va llena y nos dicen que esperemos.

Una opción que nos ofrecen es ir a Tak y allí coger otro bus a Mae Sod, es lo que hacemos, compramos dos billetes por 79 B cada uno y en teoría sale a las 9:30, pero llega 20 minutos tarde. Este bus si que pasa y para en Old Sukhothai, donde suben un montón de turistas, nos podíamos haber ahorrado el ir a New Sukhothai.

A mitad de camino nos entregan un a botella de agua, galletas y zumo. Que amables!!!!!

Llegamos a las 11:30 a Tak y la Van sale a las 12:00 y cuesta 80 B el billete por persona. Hay un supermercado 24 horas en la estación de buses, por si se quiere comprar alguna cosa, incluso hay cervezas frías . Salimos más o menos puntuales y el paisaje cambia ya que es montañoso y con mucha vegetación. Los últimos km son desagradables ya que hay muchas curvas.

Llegamos a la 1,5 horas, el hotel lo tenemos a 800 m de la estación de minivans con lo que vamos andando. Se llama Hop Inn Mae Sot, es una cadena económica que tiene hoteles por toda Tailandia.

Nos cuesta 600 B la doble con desayuno, la habitación no es muy grande, pero está muy limpia y es cómoda.

Está al lado de una autopista, el lugar no es bonito, pero cerca hay restaurantes y un 7/11 que siempre va bien.

El motivo de venir a esta ciudad es que tiene frontera terrestre con Birmania y según la guía se ven minorías de ese país y también de Tailandia.

Según la guía “es una de las ciudades culturalmente más diversas del país. Un paseo por sus calles revela una fascinante mezcla de hombres birmanos con sarongs, mujeres kmong y karen con sus atuendos tradicionales de las tribus de la montaña, musulmanes barbudos, guardabosques del ejército tailandés y trabajadores extranjeros de ONG. El birmano y el karen se escuchan tanto como el thai, los rótulos de las tiendas están en thai, birmano y chino, y la mayoría de los templos son de arquitectura birmana. Además es el centro más importante de jade y gemas de la región fronteriza, un comercio que controlan inmigrantes chinos y musulmanes de Myanmar.”

Todo esto, ahora, nada que ver.

Queremos saber como saldremos mañana de aquí y cogemos un tuk tuk que nos lleva por 70 B a la estación de buses que tenemos a 3 km del hotel. Cuando llegamos vemos que no hay un solo bus, preguntamos el bus que va mañana a Lampang y nos dice un chico muy amable que mañana no hay ningún bus a Lampang ni a Chiang Mai, saldrá dentro de dos días!!!!

No nos queremos quedar ningún día más porque este pueblo no tiene nada de interés con lo que nos dice que tenemos que hacer lo que hemos hecho hoy, volver a Tak y allí coger un bus hacia el norte.

Paramos otro tuk tuk para que nos lleve al mercado fronterizo, nos pide 60 B y aceptamos. Cuando llegamos vemos que la frontera está cerrada, todos los restaurantes cerrados y el mercado solo hay a abiertos un 10% de los puestos. No venden nada interesante, hay tiendas de joyas y piedras preciosas, ropa china de mala calidad, electrónica y poco más.

Con la frontera abierta suponemos que habría mucho ambientillo, pero hoy no hay nada de nada.

Paramos un taxi que  nos devuelve a la ciudad por 100 B y vamos a buscar algún sitio para comer. Vemos que muchos establecimientos están cerrados, nos fiamos de la LP y nos vamos a comer a Casa Mia. Está abierta y nos pedimos una pizza Margarita, una ensalada griega (que no tiene nada de griega, pero está muy buena y es potente), dos cervezas total 460 B. No  es barato, pero hemos visto que esta ciudad es mucho más cara que por ejemplo Sukhothai.

Nos volvemos al hotel ya que no hay nada que hacer.

DIA 13 MIERCOLES 20-7-2022

MAE SOT – TAK – LAMPANG

Antes de las 6 de la mañana nos levantamos ya que ayer nos dijeron que la primera Van salía a las 7 de la mañana. Vamos a desayunar y tenemos huevos fritos, esta vez calientes ya que los acaban de hacer, una máquina de café con mokka, capuchino etc, pan de molde para tostar y luego veremos que hay mermelada pero que la tenías que pedir. También hay una sopita de fideos que a nosotros no nos apetece.

Llegamos con tiempo a la terminal que está al lado del mercado, muy desangelado por cierto, y subimos a la Van. Hoy cuesta 100 B en vez de los 80 que costó ayer, es lo que tiene la inflación.

Salimos puntualmente y en el trayecto hay dos controles de la policía donde tenemos que enseñar el pasaporte, el resto de pasaje su identificación.

El trayecto es por una zona montañosa, pasando por un parque nacional  con unos árboles enormes y bambús espectaculares. Como está muy nublado, no hace tanto calor.

Tardamos poco más de hora y media y cuando llegamos a Tak, el único bus que sale a Lampang es a las 10:45. Tendríamos que haber comprobado ayer el horario y no nos habríamos dado este madrugón, pero claro,  nosotros pensábamos que habría uno directo desde Mae Sot….

Cuando abre la ventanilla nos dice que no hay billetes y que no hay otro bus hoy!!!!!

Me manda a la ventanilla de enfrente que dice que hay posibilidades de que haya un bus a las 12:45, pero que lo tiene que comprobar. Después de un rato le vuelvo a preguntar y me dice que me siente tranquila que en una hora me dirá algo!!!!!

Mientras tanto, sobre las 10 de la mañana, viene un autobús de lujo  de la compañía Green Bus. En la ventana pone Chiang Mai – Phuket, preguntamos y nos dice que va en dirección norte y que nos parará en Lampang. No entendemos nada, este autobús no nos lo han ofrecido y es una pasada. Es de súper lujo, cómodo, amplio y cuesta 277 B cada billete, una ganga, ya que sale casi al mismo precio que los Van que hemos cogido hasta ahora, teniendo en cuenta que son 180 km hasta Lampang. Te dan incluso una manta por si la quieres utilizar, ya que el aire está fuerte, además tienes lavabo.

La ruta de 180 km hasta Lampang transcurre por una autopista de dos carriles por sentido separados por un pequeño terraplén de césped.

Es una zona muy poco poblada y con escasos pueblos.

Llegamos al cabo de 2,5 horas a Lampang. Para llegar al hotel que está a casi 3 km cogemos un vehículo típico de aquí que nos lleva por 100 B. El transporte público dentro de las ciudades es casi inexistente ya que todo el mundo tiene motos para ir de un lugar a otro, los más ricos incluso coche.

Esta noche la pasaremos en el Riverside Guesthouse, nos cuesta la doble con desayuno unos 19 € al cambio. Es un lugar encantador al lado del rio, gestionado por una pareja mixta de tailandés y extranjera, creemos que norteamericana. Más tarde veremos que tienen una gata persa espectacular.

Aunque la provincia estuvo deshabitada hasta el periodo Dvaravati, el s VII, cuenta la leyenda que la ciudad fue fundada por el hijo de la reina Chama Thewi y desempeñó un importante papel en la historia del reino de Hariphunchai.

Fue construida en forma de rectángulo amurallado junto al rio. Una gran compañía maderera de propiedad británica trajo a supervisores birmanos familiarizados con la industria de la teca para formar a los leñadores birmanos y tailandeses de la zona. Los supervisores junto con los mercaderes de teca birmanos independientes que realizaban su negocio en Lampang, patrocinaron la construcción de más de una docena de templos  en la ciudad, un legado que pervive en varios Wat y casas antiguas de Th Talad Gao.

Buscamos un sitio para comer, no hay muchos sitios, es una ciudad que ha vivido tiempos mejores, entramos en un chiringuito donde nos hacen un pad thai y un arroz con pollo. Como no tiene cerveza la compramos en una tienda cercana.

Vamos al Wat Pong Sanuk Nua, donde se encuentra uno de los pocos ejemplos locales que quedan de la arquitectura original Lanna, donde destacan los edificios de madera abiertos por los lados.

Durante 500 años ha sido un lugar de oración, pero los edificios son del s XIX.

Pasamos por el Ban Roy Pi, la casa de los cien años, es la oficina Regional de áreas protegidas. Fue construida en 1950 y se convirtió en la oficina de parques, vida salvaje y plantas, en teoría hay museo, pero está cerrado.

En su cercanía está la casa de Louis T. Leonowens, una casa del s XIX, hijo de Anna Leonowens, la maestra inglesa de los hijos del rey Rama IV, famosa por la película El rey y yo.

Louis tenía 7 años cuando llegó a Siam con su madre en 1862. Fue guardia del rey Rama V y dejó el regimiento para dedicarse al negocio de la teca en 1905.

Se exportaba teca y se importaba champagne, whiskies, cemento, máquinas de escribir, maquinaria etc.

Llegamos al Wat Phra Kaew Don Tao Sucha Daram, donde la leyenda dice que en este templo un abad encontró en una sandía una imagen del Buda Esmeralda. Esta figura estuvo en el templo por 32 años. Tiene también imágenes de más de 1000 años de antigüedad, con una imagen que contiene un pelo de Buda.

Se dice que en el año 1436 el rey Sam Fang Kaen of Chiangmai  empezó una procesión de la imagen desde Chiang Rai para llevarla a Chiang Mai. El elefante que llevaba el ídolo, empezó a correr volviendo a Lampang y se negó rotundamente a seguir hacia Chiang Mai, a pesar de todos los esfuerzos que hicieron, con lo cual se quedó en Lampang.

El puente Ratsadaphisek es un símbolo de la ciudad, al lado hay un mercado donde compramos piña, muy rica por cierto.

A la noche vamos a cenar a Lord Jim, un restaurante regentado por un norteamericano, donde pedimos una pizza grande que nos sabe a gloria, con unas cervecitas. Pagamos 400 Baths, no es barato, pero lo vale.

DIA 14 JUEVES 21-7-2022

LAMPANG – WAT  PHRA THAT LAMPANG LUANG – LAMPANG – CHIANG MAI

El desayuno es de 7 a 10 y te dan una hoja para que hagas tu elección. De la opción occidental tienes tres opciones, huevos fritos, revueltos o tortilla con queso y verduritas. Lo puedes acompañar con tostadas o con croissant  y para beber te ofrecen te,  café o chocolate, además de un zumo de limón. Está todo muy bueno. La zona de desayunos o comidas, ya que también se puede comer, es muy agradable con vistas al rio, solamente molestan un poco los mosquitos.

Hemos reservado un taxi con la Guesthouse par que nos lleve al monasterio más importante de la zona que se encuentra a unos 18 km de la ciudad y que nos lleve a la vuelta a la estación de autobuses por 500 B. En el taxi hay una lista de excursiones que se pueden hacer desde Lampang y sus precios respectivos. Por ejemplo un tour que dura 5,5 horas, va a este monasterio, luego se va a un centro de elefantes donde se ve como se bañan los elefantes, hacen un show, se explica como se hace papel con sus excrementos y se visita su hospital y también se para en un mercado local llamado Thung Kwian. Para dos personas cuesta 1600 B, si van 3 o más 700 B cada uno y los que miden menos de 1,20 m pagan la mitad. Se pueden hacer a primera hora o por la tarde.

El tour 2 es hacer una excursión en barco por el Kewlam dam, te puedes bañar, se ve un barco que se encontró cuando hicieron el pantano y se para en una plantación de piñas. Este cuesta 1400 B para 1 o 2 personas, de 3 en adelante 600 B cada uno.

Hay muchos más, para ver templos, ver campos de arroz con pueblecitos y cascadas etc.

Cuando salimos  de la Guesthouse chispea, pero al llegar allí  cae un tormentón de aupa. Miramos la previsión y va para largo con lo que nos ponemos los chubasqueros y adelante.

A pesar del tiempo tenemos suerte porque es la hora de la oración y hay mucha gente en el santuario mayor rezando. El 99% son mujeres que han traído sus ofrendas y van vestidas con sarongs muy tradicionales.

De acuerdo con la leyenda, Buda y sus discípulos viajaron a Ban Lampang Luang, donde el residió en la cima de la montaña. Se dice que un creyente tribal se presentó a Buda con miel en un tubo hueco de madera. Después de sacar la miel, Buda tiró el tubo hacia el norte y proclamó que esa área debía llamarse Lampakupa Nakorn. Buda también se arrancó un mechón de cabellos, los cuales se pusieron en una vasija de oro y fue enterrada en una grieta con otros artículos valiosos.

Una chedi con una altura de 7 “brazos de largo” fue construida en este sitio y este templo ha sido  cuidadosamente mantenido a lo largo del reinado de varios reyes.

Este templo es muy significativo porque el nombre Lampang es originario de aquí y es un templo muy reverenciado ya que aquí es donde rezaban los reyes de Lampang. Se construyó donde había una fortaleza del S VIII.

La  sagrada imagen del Buda Esmeralda estaba en este templo y tenía reliquias de Buda en su interior. Además, la historia del Reino Lanna y su paso para conquistar la independencia son representados aquí.

Entramos por la majestuosa entrada principal flanqueada por nagas y donde se llega a una puerta ceremonial del s XV.

Justo enfrente nos encontramos el Whan Luang, donde se está haciendo la oración con 4 monjes y un perro que los acompaña. La imagen de Buda, Phra Chao Long Thong, de 1563, está sentado en su pedestal de ladrillo dorado.

El chedi principal tiene oxidado el cobre que lo recubre por siglos de lluvia, ahora con colores azul y verde.

Este antiguo conjunto de templos budistas, alberga varia estructuras interesantes, incluida la que podría definirse como el templo de madera Lanna más bonito del norte de Tailandia  el Whan Luang de lados abiertos. De 1476 y considerado el edificio de madera más antiguo del país todavía en pie, el impresionante Widahn o santuario presenta un techo de madera de tres niveles sostenido por enormes pilares de teca y murales de jataka (historias de las vidas anteriores de Buda) del s XIX pintados en paneles de madera alrededor del perímetro superior más bajo.

Un inmenso mondop, un edificio cuadrado con una torre, en la parte trasera alberga una imagen de Buda fundida en 1563.

El pequeño y sencillo Wihan Ton Kaew, al norte se construyó en 1476, mientras que la estupa estilo Lanna de 1449 mide 45 m.

El Wihan Nam Taem, al norte de la chedi, contiene restos de los murales originales, de los más antiguos del país.

Solamente los hombres pueden ver la imagen del cuarto oscuro del Widahn y la chedi en el Haw Phra Phuthabaht, un pequeño edificio blanco detrás de ella. La imagen se proyecta en una sabana blanca y reproduce los colores de la estructura exterior. Hoy ni hombres ni mujeres, está cerrado.

En la entrada hay muchas tiendas de souvenirs, de ofrendas y los coches de caballos que han hecho famosa a esta ciudad, pero que en nuestros paseos solo hemos visto uno con unos turistas.

Llegamos a la terminal de buses y compramos dos billetes para las y 11:10 AM y nos cuestan 89 B cada uno. Hasta Chiang Mai hay unos 100 km por una autopista de dos carriles por sentido. No queda ni un solo asiento libre de esta Van que tiene 20 asientos. Aparte de nosotros dos, solo hay otro turista.

Cuando llegamos a la Terminal 2, lo primero que hacemos es pedir información para ir a Mae Hong Song y a Chiang Rai. Solo hay una compañía que haga cada uno de estos destinos. En  la Terminal 1 salen unas pequeñas Van de la compañía Premprachat a Mae Hong Song a las 8:30, 10:30, 12:30, 13:30 y 14:30. Hay muy pocos asientos, con lo que recomendamos comprar con anterioridad los billetes para evitar sorpresas. Cuestan 250 B por persona. También paran en Pai, que está a mitad de camino. Tarda 5 horas en llegar.

Para ir a Chiang Rai solo opera la compañía Greenbus que tiene la taquilla en la Terminal 3 y también salen de allí. Salen a las 7:15, a las 8:00, 9:00, 10:00, 12:30, 12:45, 14:00, 15:00 y 16:00. El billete cuesta 305 B por persona y tarda casi 4 horas. Recomendamos comprar los billetes con antelación ya que es un autocar de lujo y tiene menos asientos de lo habitual.

El hotel reservado por tres noches en Chiang Mai se llama Anumat Premium Budget Hotel  y nos cuesta 40 € las tres noches. Cogemos un Grab que nos lleva al hotel por 108 B.

La habitación es muy bonita con muebles de teca, limpia y con un baño moderno. En la entrada tienen siempre plátanos, galletas de durian, café, chocolate, mantequilla y unos palitos salados muy ricos. Te puedes hacer te, café o chocolate. Una pequeña biblioteca a disposición de los huéspedes también está en el lobby. Está muy bien ubicado dentro de la ciudad antigua a tiro de piedra de todo lo importante.

Nos vamos a pasear por la ciudad y el primer Wat que visitamos es el Wat Chediluang Worawihan. Está muy cerca del hotel y es espectacular.

Tiene una chedi en ruinas de 1441 a la manera de Lanna es mucho más alta, y el amplio recinto que rodea la stupa rebosa personalidad. El famoso Phra Kaev o Buda Esmeralda, ocupó la hornacina del lado este hasta 1475, hoy hay una replica de jade.

Posiblemente esta fuera la mayor estructura de la Chiang Mai antigua, pero la punta de la chedi quedó destruida durante un terremoto del s XVI o por un cañonazo durante la reconquista de Chiang Mai en 1775.

En 1990 la UNESCO y el gobierno Japonés consiguió estabilizarla, lo que ha frenado su degradación.

En las 4 escaleras naga,  orientadas a los puntos cardenales, se puede apreciar la restauración que se ha hecho. En el lado sur de la base de la stupa hay cinco esculturas de elefantes, cuatro son reproducciones, pero el que está más a la derecha conserva el ladrillo y el estuco originales. En cuanto  a la aguja, no se sabe cuando se completará, pues no hay acuerdo sobre su aspecto original.

En el wihdan principal está el Phra Chao Attarot, un Buda muy venerado con un discípulo a cada lado. Hay más capillas y estatuas por los pabellones de teca en la parte trasera del complejo, incluido un Buda sedente y otro reclinado de influencia china.

Más adelante nos encontramos el Sao Inthakhin o Chiang Mai City Pillar. Es donde se hallaba originalmente el pilar de la ciudad. El wihahn de madera de teca dorada, es una de las estructuras más perfectas de la ciudad.

Cada calle por la que pasamos tiene su Wat, ya que según hemos leído tiene más de 300!!!!!. Posee más que la ciudad de Bangkok.

El siguiente Wat es el Phan On, la chedi de este rico Wat, con budas dorados en nichos decorados con laikrahm pintados, se llena de devotos cada anochecer.

Vamos a buscar una moto para alquilarla, teníamos referencias de la empresa Bamboo, pero antes de llegar a ésta, en el mismo callejón, hay otra mucho más pequeña y también con muy buenas referencias de muchos españoles. Se llama Anna, como su pizpireta dueña. Nos ofrece dos motos, una de 125 cc, nueva por 250 B y otra de 155 cc por 400 B. Nos pregunta que es lo que queremos hacer y  como nuestro objetivo es visitar los alrededores,  no necesitamos tanta cilindrada. Si la alquilas más días, te hace descuento.

En cuanto a la fianza, son 2000 B, aunque si no quieres dejar ese dinero le tienes que dejar el pasaporte. Nosotros escogemos la fianza, el pasaporte no creemos que se tenga que dejar nunca. La ventaja del alquiler es que es por 24 horas, con lo que hoy ya podemos disfrutarla un rato.

La primera parada es el Monumento a los Tres Reyes. Es un monumento de bronce que marca el centro del antiguo barrio administrativo de Chiang Mai y conmemora la alianza entre los reyes de Phayao, Chiang Mai y Sukhothai, que dio origen a la ciudad.

Salimos de la zona amurallada y nos vamos al Barrio Chino, que tiene su gran puerta de entrada, como todos los Barrios chinos. Por la tarde-noche se monta un gran mercado de todo tipo de productos, comida, ropa, fruta, electrónica etc.

Como no hemos comido, miramos a ver si hay algo que nos apetezca, pero todo es muy chino para nuestro gusto, los olores son muy fuertes y nos echa  para atrás. Lo que sí compramos es un trozo de sandía que meteremos en la nevera cuando volvamos al hotel.

Nos encanta ir en moto, te da mucha libertad y el precio es muy barato.

Volvemos al hotel, dejamos la moto a cubierto y buscamos un sitio para cenar. A 200 m del hotel hay un restaurante con una carta muy extensa, con   platos chinos, thai y occidentales, pues tienen patatas fritas o alitas de pollo. Nos pedimos un plato de pollo con salsita y un Pad Thai de pollo, con dos cervezas Lio, nos cuesta 400 B. Son rápidos y todo está muy apetitoso.

Volvemos al hotel a disfrutar de nuestra bonita y cómoda habitación.

DIA 15 VIERNES 22-7-2022

CHIANG MAI – WAT DOI SUTHEP – PALACIO BHUBING – SAN KAMPHAENG – WIANG KUM KAM – CHIANG MAI

Hoy tenemos como objetivo inicial es el Wat Doi Suthep, uno de los templos más sagrados de Tailandia que observa a la ciudad desde las alturas y todos los escolares conocen la leyenda de su fundación. El lugar es un bonito ejemplo de arquitectura tailandesa del norte, y se llega por una escalera de 306 peldaños flanqueada por nagas. Se supone que el esfuerzo ayuda a los devotos budistas a conseguir méritos. Solo pagan entrada los extranjeros, son solo 30 Baths por persona.

El monasterio fue fundado en 1383 por el rey Keu Naone como sede de una reliquia supuestamente procedente del hombro de Buda. La esquirla del hueso llegó a Lanna de la mano de un monje errante de Sukhothai y se rompió en dos en la base de la montaña. Un fragmento se llevó al Wat Suan Dok y el segundo se colocó sobre un elefante blanco sagrado que se paseó por la jungla hasta caer fulminado, lo que se interpretó como el punto donde debía levantarse un monasterio.

En la terraza en lo alto de la escalera se encontrarán árboles del pan, pequeños santuarios, jardines de piedras y monumentos, entre ellos la estatua del elefante blanco portador de la reliquia. Antes de entrar en el patio interior, los niños presentan sus respetos a la estatua de un dragón guardián conocido  como “Mon”.

Unos escalones conducen hasta la terraza interior, donde una pasarela rodea la reluciente chedi dorada que alberga la reliquia. La sombrilla de cinco niveles en lo alto conmemora la independencia de Birmania y su unión con Tailandia.

Los peregrinos hacen cola para dejar flores de loto y otras ofrendas en los santuarios que rodean la Chedi, llenos de Budas de todos los tamaños y materiales.   

Otra cosa que les encanta, es sacarse fotos y por ello hay varios fotógrafos profesionales diciendo a la gene el mejor lugar para sacar la foto del recuerdo.

Al acabar la visita cae una gran tormenta, nos sentamos al lado de una tienda y caigo en la tentación de comprarme los pantalones que tienen todos los turistas que vienen a Tailandia de elefantes.

Seguimos por la carretera cuando deja de llover hasta el Palacio de Bhubing, es el recinto del palacio de invierno de la familia real tailandesa. La entrada cuesta 50 baths cada uno, pero no lo recomendamos para nada, hay que vestir recatadamente y lo único que se puede es pasear por los caminos asfaltados y disfrutar de la vegetación. Parece que el jardín de rosas es muy exótico, pero claro a nosotros  no nos dice demasiado.

De aquí nos vamos a Sam Kamphaeng, según la guía un pueblo muy bonito, con tiendas llenas de souvenirs, pero la pandemia ha hecho que la gran mayoría de comercios haya cerrado.

Como es la hora de comer nos paramos en la carretera, nos comemos un pollo con una ensalada y Coca-Cola por 240 Baths.

Volvemos a Chiang Mai y vamos a Wiang Kum Kam, es la primera ciudad que se intentó levantar a orillas del Mae Ping fue esta. Está a 5 km al sur de Chiang Mai. Fue la capital de los Lanna durante 10 años a partir de 1286. Sin embargo en el s XVI se abandonó debido a las constantes inundaciones. Actualmente sus ruinas se extienden por los serpenteantes callejones de un aletargado poblado.

El monumento más destacado es el Wat Chedi Liam, con su alta chedi de estuco dividida en docenas de nichos para Budas a modo de guiño arquitectónico al famoso templo indio de Mahabhodi.

De hecho esta estupa se creó durante la restauración promovida por un comerciante birmano en 1908. En el yacimiento se han descubierto más de 1300 losas de piedra grabadas ladrillos, campanas y chedis. El hallazgo arqueológico más importante es una losa de piedra en cuatro fragmentos con las inscripciones en thai más antiguas que se conocen.

Se necesita un transporte, a nosotros a la entrada nos han ofrecido un coche de caballos, pero hemos desistido ya que tenemos la moto.

Vamos a unos cuantos templos, pero están bastante deteriorados, lo que si nos gusta es el mercadillo, donde nos compramos unos donuts por 10 Baths buenisimos.

Ya se acerca la hora de devolución de la moto, así que volvemos a la agencia y la devolvemos sin problemas.

Volvemos al hotel, descansamos algo y luego vamos a cenar en un restaurante que hay a 200 m de nuestro hotel donde nos encontramos con unos amigos de Barcelona que también han escogido este bonito país para sus vacaciones. Son una familia muy viajera, Enric, Celia y sus dos hijos, la Ivett y el Jan. Tienen un blog muy interesante llamado Quadern de Bitacola.

DIA 16 SÁBADO 23-7-2022

CHIANG MAI

Hoy es un día de relax, pasearemos por la ciudad y poco más. Vamos en primer lugar al Wat Para Singh Voramahavihara, aunque todo el mundo lo reconoce como Wat Lee Chiang, ha sido un importante wat en Chiang Mai por 700 años.

Cuenta con un enorme wihahn o santuario cubierto de mosaicos. El esplendor de sus estructuras y su recinto perfectamente cuidado dan una idea de su riqueza. Muchos peregrinos acuden para venerar al célebre Buda León conocido como Phra Singh, situado en el Wihan Lai Kham, un pequeño santuario al sur de la chedi en la parte de atrás del recinto.

Se dice que este elegante idolo llegó desde Sri Lanka, y fue consagrado en 1367. El santuario también es impresionante, con sus nagas o serpientes míticas doradas en los aleros del tejado y suntuosos estarcidos dorados del interior.

Hay una biblioteca elevada, situada en un exquisito pabellón de teca y estuco llamado Ho Trai, decorado con seres angelicales en bajorrelieve.

Seguimos visitando Wats, el siguiente es el Wat Lok Moli, fue construido en 1527 por el rey Muang Ketklao y después que el rey murió, sus reliquias se ṕusieron en la estupa del templo. La estupa es un pabellón grande de  estilo Lanna, con una cúpula muy bonita. Tiene 2 elefantes blancos en la entrada muy llamativos.

El Wat Hua Khuang es otro wat muy llamativo, pero está sin monjes, nosotros podemos pasear por todo el recinto sin problemas.

El Wat Saen Muang  Ma Luang, tiene una estupa sin recubrir muy bonita.

El Wat Chiang Man, tiene una estupa con su base toda hecha de elefantes y la parte de arriba recubierta de oro, tiene unos jardines muy relajantes y hacen cursos de budismo. Es un wat con una larga historia ligada a la realeza de Chiang Mai.

Llegamos al Wat Pan Ping, al Wat Umon, etc

Vamos a comer a un restaurante local, un seafood rice y una tortilla con cerveza que nos cuesta 175 Baths. Un policía entra en el restaurante y creemos que le echa bronca a la dueña por vendernos cerveza. Cuando el policía se va, nos pide que las pongamos debajo de la mesa para que desde la calle no se vean

Estamos un poco saturados de templos y nos vamos a hotel a hacer la siesta.

A la tarde vamos a ver el Templo de Plata. Es el único templo de plata del mundo, nos gusta por lo diferente que es, hay algunos edificios que las mujeres no podemos entrar. Empieza a llover mucho y nos invitan a sentarnos y un señor nos explica que el motivo es porque las mujeres somos muy poderosas y eso es malo. Podemos cuidar de los niños, del marido, de la casa y ahora podemos trabajar!!!. Los hombres en cambio son más tontitos y pueden hacer menos cosas….

Queríamos ir al night market, pero llueve mucho y volvemos al mismo restaurante de los otros días donde cenamos muy bien.

DIA 17 DOMINGO 24-7-2022

CHIANG MAI – MAE HONG SONG

Desayunamos en el hotel y pedimos un Grab que nos lleve a la Terminal 1 a coger la Van a Mae Hong Song. Nos cuesta 100 B y llegamos al momento, al ser domingo hay muy poco tráfico.

La carretera es muy mala,  no, es horrorosa, más de 1000 curvas en una  carretera muy estrecha, menos mal que no hay apenas tráfico.

Llegamos al cabo de 5 horas y nos vamos al PLP Guesthouse donde hemos reservado dos noches. Es con diferencia el peor hotel del viaje, nos cuestan las dos noches 1134 B.

La ciudad se fundó a principios del s XIX como centro de entrenamiento de elefantes y siguió así hasta 1856, cuando la guerra en Birmania arrojó a miles de shan a esta zona. En los años siguientes prosperó como centro de explotación forestal y continuó como reino independiente hasta 1900, cuando el rey Lama V incorporó la región a Tailandia.

Muy cerca del hotel, en la carretera principal, está el restaurante La Tasca donde nos comemos unos tagliatelle a la carbonara y una ensalada de atún muy buena con cerveza, nos cuesta 385 B.

Vamos a la estación de buses a comprar los billetes para volver a Chiang Mai, nos cuestan 500 B. La estación está a 2 km de nuestro hotel, con lo que nos recogerá la Van en Correos que está a 1 minuto del hotel.

El siguiente trabajo que tenemos es buscar una moto para alquilarla, al lado del lago hay un establecimiento que nos cobra 300 B y se queda una fianza de 1000 B.

Ya que tenemos transporte nos vamos a visitar el Wat Phra That Doi Kong Mu. Está en lo alto del monte Doi Kong Mu  a 1500 m de altura al oeste de la ciudad. Dos chedis shan erigidas en 1860 y 1874 guardan las cenizas de monjes del estado Shan de Myanmar. Detrás del wat se pueden ver unos altos y esbeltos budas erguidos y el paisaje al oeste del acantilado. Llegamos a la hora de la oración y vemos aparte de los monjes a seguidores vestidos de color blanco también rezando.

Nos gusta que hay un montón de gatos y perros, siempre es un aliciente.

Volvemos al pueblo y delante del lago hay un restaurante llamado Goodview donde nos pedimos un plato de pollo con ajitos y dos cervezas por 370 B.

Poco más que hacer, ya que hemos ido al mercado nocturno y no tiene ningún interés, no hay turismo y los locales lo que hacen es comprar la comida y se la llevan a casa.

DIA 18 LUNES 25-7-2022

MAE HONG SONG – PHA SUEA WATERFALL – PALACIO REAL DE INVIERNO – BAN RAK THAI – FRONTERA TAILANDIA – MYANMAR – PRESA PANG UNG – THAM PLA CAVE (FISH CAVE) – NOISET – MAE HONG SONG

A las 7:30 comienza la hora del desayuno para los huéspedes del hotel en el café que hay justo enfrente. Hay una tostadora y pan de molde con 2 tipos de mermelada y mantequilla. Puedes comer las que quieras, hay mucha cantidad. También hay sobres de café con leche y azúcar o un bote de nescafé por si no quieres la leche.  Los sobres de te también se pueden utilizar.

Salimos a las 9 de la mañana dirección norte con nuestra moto. Hay unas cascadas en un parque nacional y hay que comprar una entrada que cuesta 100 B y te sirve para tres atracciones.

La cascada se forma con el agua que viene de Myanmar, trae bastante agua, pero está prohibido bañarse.

El entorno es bonito, con una vegetación exuberante, durante el trayecto hasta aquí hemos visto varios martín pescador, son preciosos.

La carretera sube mucho, muy montañosa, menos mal que la moto es de 155 cc!!!!

A pocos km se encuentra el palacio real de verano Pang Tona, con unos terrenos inmensos, donde acoge una granja de ovejas, caballos, un pequeño zoo, invernaderos, árboles frutales etc. Está todo muy bien cuidado y  al entrar te tienes que registrar con un soldado que tiene a su perro acompañándolo.

El zoo en teoría tiene un leopardo nebuloso, un gato dorado asiático, un rinoceronte de Java y otro de Sumatra, un tapir, un puerco espín, pero todo esto no está, está  las jaulas pero los animales no.

Lo único  que vemos muy impresionante son dos Great Hornbill, son enormes, deben medir más de 1 metro, son preciosos pero están en una jaula pequeña encerrados de por vida. Nos da mucha pena verlos allí, hacen ruiditos como si se quejasen.

Lo único que vemos son dos águilas, que cuando nos acercamos se van lo más lejos que pueden y unos pájaros blancos muy bonitos, dos clases de ciervos y dos pavos reales.

El siguiente destino es Ban Rak Thai, un pueblo fronterizo con muchos hoteles, restaurantes y tiendas todo chino. Se puede probar el vino que fabrican aquí, pero es de frutas como el melocotón o la fresa y tiene 10 grados. No nos gusta.

Tiene que venir mucho turismo aquí porque la carretera es buena y su ubicación junto a un laguito es muy buena. Hoy no hay nadie, suponemos que en temporada alta estará a tope y los fines de semana.

Fue fundado por soldados del KMT de Yunnan que huían del gobierno comunista en 1949. Hay muchas plantaciones de te y la arquitectura es muy china.

Llegamos a la frontera con Myanmar que solo la pueden cruzar los que viven en sus cercanías, por lo apacible que lo vemos todo  no deben cruzarla muchas personas.

Vamos volviendo y la siguiente parada es un embalse  de montaña, rodeado de pinos, con unas barcas de bambú que  por 150 B por persona te llevan a dar un paseo.  No hay nadie, hay bungalows y se puede plantar tienda por 30 B  en el parque nacional. Hay unos carteles inmensos, donde explican la prohibición de  tomar alcohol en un Parque nacional, la multa es de 500.000 B!!!   también está prohibido fumar, la multa es de 2.000 B.

Todos los lugares que estamos visitando y muchos más, son proyectos que implantó el rey anterior para que la gente tuviese un modo de vida decente y  no se dedicara al cultivo del opio.

Paramos en la carretera en un bareto donde  nos comemos dos ensaladas de marisco, muy ricas y dos cervezas que nos traen de una tienda, todo 250 B.

La última visita es la Cueva del pescado, hay una cueva con un templo donde hay unos peces enormes que cuando te ven se acercan porque muchos tais les tiran  comida. Con eso haces méritos para tu próxima reencarnación.

Acabamos de visitarla y empieza un chaparrón espectacular, menos mal que hay un bar con asientos y nos podemos refugiar hasta que deja de llover en unos minutos.

Antes de devolver la moto nos acercamos a un pueblo karen donde hay mujeres jirafa, pero nos piden 250 B a cada uno, nos dicen que están en el mercado, suponemos que las tienen encerradas para que los turistas las veamos y no  nos apetece fomentar ese tipo de turismo.

 Devolvemos la moto y nos devuelven los 1000 B de fianza. Hemos gastado en unos 140 km que hemos hecho con la moto 130 B, unos 3,5 litros de gasolina 95 octanos.

Como la tienda de alquiler de motos está al lado del lago nos vamos a ver el Wat Chong Klan. Originalmente era un pabellón construido para que se refugiara la gente normal que venía de otras localidades, las cuales vivían en el pabellón de Wat Chong Mai, localizado al sur del templo. Después en 1867, un grupo de creyentes decidió construir una nueva sala de sermones. El chedi es una mezcla de estilo Burma y Tai, creando un león en las cuatro esquinas del Chedi. Se construyó una Vihara, al lado de las reliquias de Buda en el este y usado como lugar de meditación.

Tiene una réplica de la imagen del Budda Sihing, completamente cubierto de hojas de oro, rodeado de figuras de madera de humanos y animales de la historia de Phra Vejsandorn lataka, se cree que es una de las 500 reencarnaciones de Buda, hechos por artesanos birmanos en 1857.

Damos una vuelta por el pueblo pero se acaba pronto. Hay un puesto donde hacen granizados de frutas naturales y nos animamos a pedir uno de mango, plátano y lima. Nos cuesta 45 B y no está mal, pero le falta un poco de azúcar.

Mientras hacemos un poco de tiempo para la hora de la cena, una chica española pasa a nuestro lado y al final cenamos juntos en el mismo sitio que cenamos ayer, el Goodview.

Resulta que está alojada en el mismo hotel que nosotros, con lo cual, cuando acabamos subimos juntos hasta el hotel.

DIA 19 MARTES 26-7-2022

MAE HONG SONG – CHIANG MAI – CHIANG RAI

Nos levantamos prontito ya que la Van pasará a las 7 de la mañana por delante de nuestro hotel, en la oficina de correos nos recogerá, nos va muy bien ya que la terminal está a casi 2 km de nuestro hotel y cargados y tan prontito no nos apetecía.

Pasa muy puntual y nos preparamos para las 5 horas de tortura por esta carretera tan horrorosa. Es imposible hacer nada productivo, incluso leer me cuesta y muchas personas se tienen que tomar una biodramina para soportarla. Para en dos check points del ejército  y solo uno de los chicos del bus le da una especie de justificante y su carnet. Apuntan algo y rápidamente seguimos ruta.

Llegamos puntuales y esperando que haya billetes para el bus de las 12:30 o de las 12:45. Voy a la taquilla y me dice que hoy están todos los buses a Chiang Rai llenos!!!!!. El hotel de Chiang Rai no es cancelable y es el más caro de Tailandia por ahora. Nos dicen que la única solución es un taxi. Miramos un Grab y nos cuesta 1900 B, lo que no sabemos es si hay disponibilidad.

No obstante nos ponemos al lado del bus y con cara de pena le decimos si no tendrá dos asientos, la chica con mucha amabilidad nos enseña su lista donde efectivamente está llena, pero falta muy poco para salir  y no han llegado todos los que tenían que subirse al bus. Como no tenemos nada que perder, nos quedamos a su lado a ver si se produce un milagro. Vemos que están nerviosos, llamando por teléfono a los que faltan, por los altavoces de la terminal e incluso con un megáfono. Pasan 10 minutos de la hora de salida y me dice un chico que vaya con el y me vende dos billetes!!!.

Hemos apurado mucho, tenemos que enterarnos como se compran por internet ya que muchos turistas lo llevaban en el móvil el billete. Al final ha salido bien, pero hemos sufrido un rato. Nos ha costado 610 B los dos. Hubiésemos cogido un taxi, pero la verdad es que estos buses son más    cómodos que el coche. La carretera pasa por varios parques nacionales y por aguas termales con geiseres.

La terminal de Greenbus está muy cerca del Wangcome Hotel que es donde hemos reservado tres noches por 2484 B.

El hotel tuvo tiempos mejores pero la habitación es grande, cómoda y limpia. Como ni hemos desayunado vamos a comer unas hamburguesas en un restaurante detrás del hotel que tiene buenas críticas y la verdad es que las disfrutamos con nuestras cervecitas Lio.

Volvemos un rato al hotel a descansar y a la tarde noche nos vamos al Night Market que está muy bien ya que hay mucha variedad de platos. Lo encargas y te lo traen a la mesa, muy cómodo la verdad. Nos hemos encontrado con Enric y Celia y sus hijos para cenar ya que estamos haciendo una ruta parecida.

El hotel está a 5 minutos andando, lo cual es muy práctico ya que cuando nos cansamos nos volvemos y al momento llegamos.

DIA 20 MIERCOLES 27-7-2022

CHIANG RAI

La provincia de Chiang Rai tiene un poco de todo, las montañas más imponentes del país en su extremo oriental, las llanuras inundables de las tierras bajas del rio Mekong al noreste y territorio fronterizo con Myanmar y Laos. Es una de las provincias con mayor diversidad étnica del país, hogar de una importante minoría de tribus de la montaña.

La estación de autobuses tiene unos cuantos buses que van a los pueblos de alrededor, a Mae Sai, Chiang Khong etc, pero no hay nadie para preguntar nada. Tomamos nota de los buses a Chiang Kong ya que será el que cojamos para ir a Laos. Es un bus muy destartalado, pero no hay otros.

En la estación hay un coche rosa que no sabemos que es lo que hace allí y una carroza real de estilo Chiang Saen, que es una réplica de un modelo que hay en la estupa  del Templo Pa Sak. Todos los detalles se han creado para que parezca un Lotus. Toda la decoración se ha hecho con madera de teca con algunos espejos de colores, es espectacular.

Vamos a pasear por la ciudad y nos encontramos con la torre del Reloj, un monumento muy rococó, dorado, muy llamativo la verdad.

Llegamos al Wat Phra Singh , es un templo de finales del s XIV, y los edificios originales más antiguos que todavía subsisten son estructuras de madera de estilo tailandés típicas del norte, con tejados bajos y curvados. El santuario principal tiene unas impresionantes puertas talladas atribuidas a artistas locales, con un elefante, naga, garuda y un león. Tiene una copia del Buda Phra Singh de Chiang Mai. La postura tiene una postura de meditación que simboliza la paz y la armonía.

La huella simulada de Buda tiene una anchura de 60 cm y un largo de 150 cm, inscrita con el alfabeto Khmer los tres principios de naturaleza, buena acción, mala acción y otros entre malos y buenos.

Luego nos vamos a otro templo llamado Wat Phra Kaew, significa Monasterio del Bosque de Bambú en el dialecto local y es el templo más venerado de la ciudad. La sala de oración principal es una estructura de madera de tamaño medio bien conservada. La chedi octogonal es de finales del s XIV y sigue el estilo Lanna típico.

En 1434 hubo un rayo que rompió la Pagoda y encontraron el Buda Esmeralda, el que hay aquí es una copia, el original está en Bangkok.

Esta estatua ha tenido una vida muy azarosa, se esculpió en el año 234 antes de Cristo en el estado de Bihar. Más adelante se llevó a Sri Lanka, pero el rey de Pagan pidió el Tripitaka y el Buda Esmeralda a Sri Lanka. En el viaje de vuelta el barco que llevaba el Buda Esmeralda se hundió frente a las costas de Camboya. La imagen llegó a Camboya y lo llevaron a Angkor, luego a Ayuttaya, Lopburi y Kampaeng Phet.

En 1390 el rey de Chiang Rai cogió la imagen de Kampaeng Phet y la escondió dentro de otra de estuco en la pagoda de Wat Pa Yiah Chiang Rai. No fue hasta 1434 que un rayo impactó en la pagoda revelando el Buda Esmeralda.

Más tarde estuvo en Lampang, Chiang Mai, Laos y por último en Bangkok desde 1778.

El Morm es una escultura de una deidad sagrada que rodea  puertas y ventanas en las capillas budistas. Es una manifestación del ángel Patchunna, en el grupo de deidades que incluye el tigre y el león. En tiempos de sequía, los lugareños  crean una imagen de Morm y la sacan en procesión por el pueblo para atraer la lluvia.

 Al lado hay un museo Lanna espectacular, hay muchos artículos con carteles en inglés. Imprescindible para poder enterarte de muchas cosas de esta cultura.

Seguimos paseando por Chiang Rai y vemos un perro asomado por la ventanilla de un tuk tuk, vemos que su ruta es pasando por el Templo Blanco, con lo que nos subimos y para allá que nos vamos con tan buena compañía.  Nos cuesta el trayecto 20 B por persona.

El templo blanco o Wat Rong Khun es un templo moderno que se empezó a construir en 1997 y tiene una entrada de 100 B por persona. Se llega a través de un puente y un estanque con brazos en alto, que simbolizan el deseo. Dentro en vez de las tradicionales escenas de la vida  de Buda, el artista ha pintado escenas contemporáneas que representan  el samsara (el reino del renacimiento y la ilusión), imágenes como un avión estrellándose en las torres gemelas, pokemon, doraimon y muchas imágenes de videojuegos.

Está a unos 13 km al sur de Chiang Rai y pasan por delante los buses que van a Wiang Pa Pao.

Es una construcción curiosa, muy diferente a todo lo que hemos visto, hay muchos turistas y vemos tours que vienen desde Chiang Mai y los llevan a los templos blanco, azul, el Gran Buda etc.

Nos ponemos en la carretera en la estación de buses que está saliendo a la derecha del templo y a los 10 minutos pasa uno donde nos montamos, en este no hay perro, que pena.

Como es la hora de comer, vamos detrás de nuestro hotel a un pequeño restaurante llamado Ane’s Café donde nos pedimos un plato de pasta y un pad thai con cerveza por 315 B.

Queremos visitar el Museo de las Tribus,  como cierra pronto nos vamos directamente sin descansar.

La entrada son 50 B, parece que se usa para ayudar a las tribus, con sanidad, educación etc. En el mismo museo hay un restaurante que se llama Cabbages & Condoms. Es muy curioso pues tiene muchas referencias a los condones, están intentando que se utilicen más y así prevenir embarazos juveniles y que se detenga la expansión del sida.

Organizan excursiones éticas a las tribus de la montaña de varios días.

El museo se recorre pronto, pero creemos que vale la pena la visita. Hay un video en inglés de unos 10 minutos, donde explica las características más importantes de cada una de las 6 tribus más numerosas.

En unos paneles hay dibujos de las tribus y hay mucha información de cada una de ellas. Es un poco como un museo etnológico, con cestas, artículos agrícolas, ropa, joyas, armas etc.

Volviendo al hotel buscamos una moto para mañana y lo único que encontramos es una manual con marchas, nos gustan más las automáticas, pero están agotadas. La fianza son 3000 B o 100 € o 100 $.

Cuesta un poco cogerle el truquillo a las marchas, pero damos una vuelta y lo primero que hacemos es poner gasolina ya que nos la han dado vacía. Ponemos 140 B, la gasolinera del pueblo de la empresa Cosmo es muy cara, como 10 B el litro que las que hay en las afueras, pero claro eso nos enteramos después.

Con la moto, nos vamos a ver el Memorial del rey Mengrai el grande, hay unas chicas haciendo unos bailes, vestidas de forma tradicional muy evocador.

Dejamos la moto en el parking del hotel y nos vamos al mercado nocturno a cenar, como hemos llegado casi a las 8 de la noche, del chiringuito que nos gusta ya casi no queda nada, pero algo pedimos que nos gusta mucho, unas gambas rebozadas muy ricas y baratas ya que la ración de 5 gambas son 40 B.

Al acabar volvemos a descansar ya que mañana será duro y cansado.

DIA 21 JUEVES 28-7-2022

CHIANG RAI- WAT RONG SUEA TEN (BLUE TEMPLE) – DOI MAE SALONG (SANTIKHIRI)– MAE SAI – GRAN BUDA – CHIANG RAI

La primera visita es el templo azul. Es un templo muy moderno, pero tiene su gracia, todo tan azul, las figuras, el techo, el suelo etc. No se paga entrada, pero hay muchas tiendas por si quieres comprar ofrendas, ropa, comida etc.

Salimos con la moto hacia Mae Salong, fue fundado por soldados chinos que huían del régimen comunista de 1949. Unas décadas más tarde la cultura perdura y el idioma de Yunnan todavía es el idioma predominante. Según la guía es un pueblo multiétnico, con plantaciones de te, bucólico etc. Pero nosotros nos encontramos un pueblo sin encanto, al cual no llegan los turistas, la carretera está bien asfaltada pero tiene mucha pendiente y la moto no tiene potencia, lo pasamos un poco mal.

Por carreteras solitarias vamos en dirección  Mae Sai que es el pueblo más al norte de Tailandia, pero en las bajadas, muy pronunciadas por cierto, vemos que el freno de mano no funciona, el único que sirve es el de pie, con lo que durante muchos km sufrimos de lo lindo.

Llegamos a la carretera general donde descansamos y paramos a comer en un bar dos platos de arroz y noodles por 110 B.

Al final llegamos a Mae Sai, cuya frontera con Myanmar está cerrada y donde hay muchas tiendas con artículos chinos sin mucho interés. Lo que si compramos son unos protectores de sol para los brazos, ya que el sol pica de valiente.

Vamos volviendo hacia Chiang Rai pero a la altura del aeropuerto hay un desvío a la derecha que te lleva al Gran Buda  o Wat Huay Pla kung. De hecho es la Diosa de la Misericordia china. Tiene una pagoda de 9 pisos, en cada piso un buda, destacando el del primer piso en madera que es enorme.

Todo este complejo empezó en 2005, ahora tiene una pequeña clínica, pero están construyendo un gran hospital. El Gran Buda mide 90 m de altura y se puede subir en ascensor hasta la cabeza, que va bien por las vistas que tienes desde arriba. Cuesta 40 B cada uno el ascensor.

Se puede comprar un saco de arroz por 100 B y darlo como ofrenda al templo. Dicen que es para los niños huérfanos y para las personas mayores. Tiene todo un tufo de secta increíble, pero hay que reconocer que es muy llamativo. Como curiosidad, si no quieres andar hasta la estatua de la diosa puedes subir en unos buses rosas de la Hello Kitty. También venden camisetas con la foto del monje que ha montado todo este chiringuito. Como en casi todos los templos budistas hay perros, pero aquí son tres mastines muy grandotes.

Estamos molidos, vamos a devolver la moto, nos damos una ducha para quitarnos el polvo de todo el día y nos vamos a cenar al Night Market, donde cenamos muy bien.

Hemos hecho 220 km con la moto.

DIA 22 VIERNES 29-7-2022

CHIANG RAI – CHIANG KHONG – HUAY XAI (LAOS)

Desayunamos en la habitación ya que tenemos hervidor de agua y hemos comprado en el 7/11 nescafé y galletas.

Vamos a la terminal de buses, la cual tenemos muy cerca. El primer bus hacia la frontera con Laos sale en teoría a las 8:30, pero 10 minutos antes ya salimos, nos cuesta 70 B cada uno. Está casi lleno, tardamos 2,5 horas hasta el cruce donde hay ritshaw que nos llevan por 50 B cada uno a la frontera tailandesa. El trámite de salida es muy rápido.

Hay un bus que atraviesa el Mekong por 20 B y te deja en la frontera de Laos. Lo primero que hay que hacer es enseñar el certificado de vacunación, toman nota  y controlan la temperatura.

Después vas a una ventanilla donde das la fotografía, te ponen una pegatina con el visado y te cobran 20 B, no se por qué. Te dan un papelito y con el vas a otra ventanilla a pagar el visado que son 40$ para todos los países, excepto China y Vietnam que son 20$. Hay que llevar billetes sin marcas, ni nada escrito, ni roto evidentemente. De nuestros dólares nos devuelven casi todos porque no les gustan, al final pagamos también con euros.

Con ese trámite hecho, vas a otra ventanilla donde te ponen el sello de entrada a Laos y con un código de barras que te han dado con el pago del visado ya sales a tierras laosianas.

Hay un cajero en la frontera, pero la comisión es muy alta 30.000 kips, independientemente de la cantidad que saques. Fuera de la oficina de la frontera hay una oficina de cambio donde cambiamos euros a 15.310 kips por €.

Aquí nos espera un tuk tuk que nos lleva por 100 B cada uno hasta un hotel que tiene reservado un francés que hemos conocido en el bus desde Chiang Rai. Nosotros no tenemos nada ya que no estábamos seguros de hacia donde íbamos a tirar.

Sigue en Laos....

DIA 36 VIERNES 12-8-22

PAKSE (LAOS)– FRONTERA CON TAILANDIA – UBON RATCHATHANI (TAILANDIA)

Ayer al devolver la moto le compramos los billetes a la chica que nos ha alquilado la moto, Miss Noy. Hemos pagado 150.000 kips por persona para que nos lleven donde salen los autobuses a Tailandia y el trayecto hasta allí.

Nosotros ayer fuimos con la moto a la estación de buses Kieng Kai, está a 10 km del centro, pero como teníamos moto no fue un problema. Allí preguntamos si habría bus por la mañana, ya que no hay todos los días. Nos confirmaron que sí. No  nos preocupaba mucho ya que por la tarde, a las 3, hay todos los días. No venden los billetes con antelación, con lo que nos arriesgamos a comprárselos a Miss Noy. Nos dio un papel con algo escrito, que se lo teníamos que dar al conductor del bus.

A las 8,10 nos viene a buscar un tuk tuk y nos lleva a una estación de buses de una compañía que está mucho más cerca. Preguntamos cuando viene el encargado y nos dice que no hay problema, pero nosotros no tenemos todas con nosotros. Siempre tienes el miedo de que no haya bus, de que ese papel no sirva de nada, de no tener asiento etc etc.

Las personas que compran el billete en ventanilla pagan solo 200 baths, que es mucho menos de lo que hemos pagado nosotros. De hecho en la estación me dijeron que el billete  costaba 110.000 kips, pero aparte hubiésemos tenido que pagar el tuk tuk hasta allí, lo cual hace lo comido por lo servido, ya que nos hubiesen pedido mínimo 100.000 kips por llevarnos a la estación.

Sabemos que el bus sale de la estación principal a las 9, con lo que esperamos pacientemente. A las 9:10 llega y efectivamente va a Ubon, tenemos asiento y se quedan nuestro papel, ya no tenemos nada!!!!

A la frontera hay unos 40 km y en total hasta Ubon hay 135 km. La carretera es buena, pero los trámites deben retardar el trayecto ya que nos han dicho, que si todo va bien, tardaremos 4 horas. La salida de Laos es rápida, te sellan el pasaporte, te hacen una foto y ya está. Como tengo muchos kips y es una moneda que no nos interesa guardar, ya que tiene una gran depreciación. Voy a un banco y pregunto si  me los cambian por Baths y la empleada muy amable dice que si quiero vender baths, me los compra a cambio de kips, pero a la inversa no. Se nota que se quieren quedar todas las divisas que pueden, ya que su moneda no vale casi nada.

Tardamos un buen rato en la frontera pues la mayoría de los pasajeros no saben rellenar el impreso de inmigración de Tailandia. Antes de eso tenemos que enseñar el certificado de vacunación y nos dan un papelito con nuestro nombre que luego no nos lo piden.

Nos permiten esta vez 1 mes, en la otra entrada nos dieron 3 meses. Sigo preguntando y el señor que está   en un carrito de helados, que está al lado del bus, me dice que me los cambia a 500 kips por Bath, pierdo un euro en la transacción, lo cual está muy bien. Realmente quien me lo cambia es la chica del bus, pero supongo que no lo puede hacer directamente conmigo……

Es un alivio, ya que eran unos 25 €.

Entra un chico en el bus vendiendo tarjetas SIM para el móvil, pero son solo 3 días y no hay manera de saber lo que compramos, ya que solo habla tailandés.

Pasamos por la Presa Sirindhorn, una reserva de agua grandiosa, ya nos gustaría tener una presa así en nuestro país, con el problema de sequía que se está padeciendo este año.

Junto con Laos y Camboya la provincia de Ubon completa la zona conocida como el “Triangulo Esmeralda”, llamado así por las zonas selváticas que hay.

Ubon Ratchathani, o ciudad real del loto, tiene un casco histórico comprimido contra el Mae Nam Mun, segundo río más largo de Tailandia. Ubon prosperó gracias a la base aérea estadounidense, durante la Guerra de Vietnam, y hoy es un centro financiero, docente y agrícola.

En menos de 4 horas estamos en la estación de Ubon Ratchathani, donde preguntamos para ir a Nang Rong, según la guía hay 12 buses diarios, pero ahora no hay ninguno!!!!

La única solución que nos dan es comprar un billete a Bangkok y el bus nos dejará en la carretera cuando pase por la ciudad. Tenemos que pagar el billete completo que son 634 baths, casi 19€ por persona, pero no hay otra opción buena.

Podíamos también coger un bus a Buriram y allí coger un songtaek a Nang Rong, pero aparte de la incertidumbre al llegar a Buriram, si habría o no habría transporte a nuestro destino final ya que está a 50 km, era que los horarios son malos, o las 6:30 de la mañana o las 14:30 de la tarde. El primero nos obligaría a salir a una hora intempestiva del hotel y el segundo llegaríamos muy tarde a Buriram.

No nos podemos creer que no se pueda con lo que decidimos antes de comprar el billete ir al hotel e investigar más.

Hemos reservado en el Hotel Phadaeng una habitación doble por 510 Baths. Es un hotel muy céntrico, con un gran terreno para que la gente aparque y la habitación está muy bien, grande, limpia, con una gran tv, aire acondicionado y nevera. Tenemos incluso una terraza con un fregadero y un tendedero para poder lavar la ropa y tenderla.

Preguntamos en recepción si en otra terminal de buses habrá alguna opción para nosotros, nos dice que no. Decidimos tomarnos una cerveza que venden en el hotel por 70 Baths y pensar que hacemos.

Primero de todo vamos a comer al restaurante Pepper’s que está a 500 m del hotel. Ofrece comida occidental y comida tailandesa.  Nosotros pedimos un Club sándwich y una tortilla rellena de queso, jamón y verduritas con dos tostadas y una cerveza nos cuesta 400 Baths, propina incluida. El sitio es muy agradable para pasar un rato, con una zona de sillones y muchos libros para leer. Vemos al dueño que es occidental, como se deduce por la ambientación del local.

Desde aquí pedimos un Grab que nos lleve a la estación de buses, nos cuesta 90 Baths, para comprar los billetes a Bangkok. Para volver al centro, como ya no tenemos prisa y sabemos que hay varios songtaek que van al centro por 12 baths, nos subimos en uno y al ratito sale.

Nos bajamos al lado de un parque que hay muy cerca del Wat Thung Si Meuang, que queremos visitar y nuestra sorpresa es mayúscula ya que lo vemos todo adornado con flores, grandes mariposas hechas de tela, grandes fotos de una señora, que luego nos enteraremos que es la reina madre, y muchas telas de color azul.

Resulta que hoy, 12 de agosto, es el cumpleaños de la Reina Sirikit, la anterior reina que se quedó viuda hace unos años del rey Bumibhol, que reinó casi 70 años. Hoy cumple 90 años y es fiesta nacional, además es el día de la madre, pues los tailandeses la consideran la madre de todos.

Es una persona muy querida ya que durante los años que fue reina se preocupó de fomentar las artesanías y todo lo que podía hacer que se mantuvieran las tradiciones del país. Ayudó a la creación de escuelas, talleres de telas, mimbres, cerámica y todo tipo de cosas que fomentaran la autonomía de las mujeres y que tuviesen unos ingresos dignos.

Su color es azul y los tailandeses como muestra de cariño y respeto hoy se visten de color azul cielo. El color del rey anterior era el amarillo y el del nuevo rey, su hijo, es el rosa.

Vemos una banda de música tradicional que están ensayando con lo cual suponemos que a la noche habrá actuaciones.

El Wat fue construido durante el reinado de Rama III y cuenta con una biblioteca Tripitaka en excelente estado. Descansa sobre pilotes en mitad de un estanque para proteger las sagradas escrituras, escritas en papel de hoja de palmera, de las termitas. Es un edificio precioso, muy diferente de los ya vistos, ya que está totalmente construido en madera. Hemos llegado a la hora de la oración, sobre las 6 de la tarde, los perros parece que saben que no debemos molestar en este momento y nos echan a ladridos del recinto.

Volvemos al parque y vemos que hay instalado un mercado nocturno de comida con mesas y bancos para poder sentarte. Le echamos el ojo a un puesto de kebab y decidimos ir al parque a ver que hacen y luego volver a buscar algo de comida para llevarla al hotel y comerla allí.

En el parque  hay unos presentadores que hablan mucho, y claro, nosotros no entendemos nada. Al poco empieza una actuación de baile tailandés muy bonito, cuando acaban, les dan tiempo para cambiarse de ropa unos locutores que explican algo. Vuelven a salir y en medio de la actuación empieza a llover, primero tímidamente, pero al cabo de nada cae un chaparrón impresionante con lo cual los músicos con sus instrumentos y las bailarinas bajan del escenario y se refugian en un entoldado.

Hay otro grupo de bailarinas que van vestidas con unas blusas de encaje blanco, collares de perlas, unos recogidos en el pelo con flores blancas de franjapani y unos sarongs de color azul clarito. Ellas quieren bailar, con lo que sacan las sillas que hay debajo del entoldado y con música hacen unos cuantos bailes. Este grupo de baile son de señoras de la tercera edad, pero lo hacen muy bien. Le ponen muchas ganas, después de unas canciones se quitan los zapatos, ya que hay césped artificial y se mueven mejor descalzas.

Mientras tanto, llueve y llueve, nosotros estamos sentados tranquilamente mientras esperamos que escampe para volver al hotel.

Cuando deja de llover, los músicos vuelven al escenario y vemos como las bailarinas se preparan para volver a salir a bailar.

Nosotros ya tenemos suficiente y nos volvemos a nuestro hotel. Las calles se han inundado, menos mal que estamos muy cerca del hotel y nos respeta sin llover hasta que llegamos.

DIA 37 SÁBADO 13-8-22

UBON RATCHATHANI – NANG RONG

En el hotel tenemos el típico desayuno de cortesía, que para las personas de esta parte del mundo no es desayuno. Ellos van a comprar a un mercado pinchitos, verduras cocinadas, sopita, noddles, arroz etc.

Nosotros estamos felices ya que tenemos pan de molde con tostadoras, mermelada de fresa o naranja amarga y unos buñuelos que ya los probamos en Sukhothai y que están muy ricos. Tenemos agua caliente y nescafé, desayuno completo.

Esperamos en la habitación a que se acerque la hora del autobús y pedimos un Grab que nos lleve a la terminal de buses. Nos cuesta 109 baths.

Al llegar, volvemos a explicar que nosotros no llegaremos a Bangkok, sino que nos bajaremos en Nang Rong. Toda la estación está al tanto de donde queremos ir, así que toca esperar el bus. Son 285 km de nada hasta Nang Rong.

Mientras llega, vemos varios buses que van a Pakse, mucho mejores que el que nos trajo a nosotros, con lo que se confirma que es mejor ir a la estación de Pakse y comprar los billetes por ti mismo.

Llega un poco tarde y somos los únicos que nos subimos en esta ciudad, debe venir de otra ciudad, pues va casi lleno.

Salimos a las 9:45 en un bus de súper lujo que es como ir en clase Bussines de un avión, unos asientos anchos y cómodos, tenemos pantalla con películas, música, una azafata etc. Es la clase Gold de la compañía Nakhonchai. Al poco de empezar el viaje reparte un zumo y agua.

El bus se para varias veces para que entren clientes durante el trayecto. Es un bus realmente cómodo y las carreteras tailandesas son una maravilla.

Antes de llegar nos reparten dos bolsas de snaks, suponemos que es lo que repartirá de aquí a Bangkok y como nosotros nos bajamos antes nos las da.

Nos deja en la carretera 24, pero no donde nos va bien a nosotros sino delante de una pastelería que deben tener producto bueno.

El hotel se llama Nang Rong Hotel, nos cuestan 1000 baths las dos noches y está muy bien situado, al lado del mercado nocturno y al lado del  mercado que ponen en la calle de atrás los viernes y sábados.

La habitación no es muy grande, pero está muy limpio todo y es acogedora, además hay dos zonas con mesas y sillas para pasar el rato. Es muy recomendable, además tienes a tu disposición café todo el día y en caso de necesitarlo tienes microondas. Además cerveza fría a 65 Baths, muy económica.

Vamos a buscar un lugar para comer, pero muchos sitios que salen en la guía están cerrados. Al final encontramos un restaurante local que nos hacen el típico plato de cerdo al ajillo y de seafood con arroz.

Nang Rong no tiene nada digno de mención, un Wat con un estanque lleno de peces gato que los creyentes les tiran comida y poco más.

Vamos a la Guesthouse P California Inter Hostel, donde según nuestra información alquilan motos. Allá que nos recibe su dueño, un señor muy amable que habla un muy buen inglés y la reservamos para mañana, ya que hoy  no la necesitamos. Nos costará 250 Baths, que es lo normal aquí en Tailandia. Por el camino, vemos dos camiones con elefantes en la parte trasera, nos dan pena, tan bonitos y a saber que van a hacer con ellos…

Como no hay nada que  hacer nos vamos a la terminal de buses a preguntar cuando salen los buses a Korat o Nakhon Ratsachima. Nos dicen que a partir de las 5:40 de la mañana cada 20 minutos. Ya veremos si es verdad, aunque nos lo dice la encargada de vender los billetes muy segura….

Volvemos hacia el centro de la ciudad y en el Walking Street que se organiza los viernes y sábados compramos pollo rebozado por 40 Baths y piña por 50 Baths. Con la cerveza del hotel cenamos requetebién.

Hay mucha animación en el mercado nocturno, se nota que aquí es muy típico ir a comprar la cena en estos puestos de comida y llevártelo a casa para comerlo tranquilamente.

DIA 38 DOMINGO 14-8-22

NANG RONG – PHANOM RUNG HISTORICAL PARK – PRASAT NONG BUA RAI – PRASAT MUANG TAM – KHAO PHRA ANGKHAN

Vamos prontito a buscar la moto y tenemos que dejar de fianza 1000 Baths. Nos hace un contrato y nos dice que a veces la policía para a la gente que va en moto, ya que la frontera camboyana está muy cerca y hay contrabando de motos. Si nos pasara le tenemos que enseñar el contrato y decirles que le llamen a él. Por suerte no nos para nadie.

Se nota que ha vivido tiempos mejores ya que tiene un papel que nos da con un plano de lo que queremos visitar y nos indica como ir por carreteras secundarias en vez de por la autopista, que es mucho más seguro e interesante.

Primero de todo nos vamos a un banco a sacar dinero ya que no tenemos nada. Nos cobran 220 B de comisión, hay que tenerlo en cuenta, ya que es fija.

La carretera por la que vamos a pesar de ser secundaria está en muy buenas condiciones. Hay unos 20 km hasta  Phanom Rung, los últimos 2 km son de subida, pero el resto es plano y muy agradable.

La entrada son 100 Baths, pero si quieres ir también al Prasat Muang Tam la entrada combinada son 150 Baths, que es la que compramos.

Hay un pequeño museo con algunos de los restos encontrados en el yacimiento y uno de los dinteles que estaba en EEUU y hace un año que lo devolvieron al país.

Khao Phanom Rung es un volcán extinto que ha estado dormido durante 900.000 años. Cuando se construyó el santuario se hicieron muy pocas alteraciones en el cráter y se construyó un gran embalse con suficiente agua para consumo.

Phanom Rung es el nombre de la montaña y el santuario está aquí desde el año 989. El nombre aparece en 4 inscripciones escritas en lengua jemer descubiertas en el lugar.

El santuario está dedicado a Pasupata, una secta del Hinduismo Sivaita, los cuales creen en el Dios Shiva. La construcción del templo en la cima de la montaña fue así, porque era la residencia de Shiva,  también se cree que habita la cima del monte Kailash.

Los edificios del complejo se pueden dividir en 4 periodos diferenciados, los más antiguos son las dos torres de ladrillo construidas sobre el s X de estilo Koh Kare, los segundos, Prasat Noi, sobre el s XI en estilo Baphuon,  los terceros, que son la mayoría de las estructuras, fueron construidas incluyendo la torre principal alrededor del s XII en el estilo de Angkor. El último periodo se representa por las dos bibliotecas de laterita construidas en el s XII y XIII en el estilo  Bayon.

Hay una gran calzada flanqueada por estelas y tiene 3 niveles. El primer puente Naga está hecho de arenisca y se eleva sobre el nivel del suelo. Las escaleras están decoradas con balaustradas con la representación de 5 cabezas de Naga que están en dirección a los cuatro puntos cardinales. La parte de atrás conecta con el santuario central. Hay un motivo con forma de Lotus de 8 pétalos en el centro del puente. Se supone que representa al universo,  la pureza y buena suerte.

La escalera tiene 5 rellanos y 52 peldaños de arenisca que nos lleva al santuario, se cree que tenía 2 esculturas de león que protegían al santuario. Las piedras cónicas que hay a cada lado con un agujero en el centro se cree que era para poner un palo para una bandera o para poner velas durante las ceremonias.

Justo antes de entrar al santuario principal nos encontramos un gato persa rubio enorme, súper cariñoso que está con una correa, pero que a la mínima que le dices algo se te acerca para que lo acaricies. Nos acordaremos mucho tiempo de este yacimiento por su gato.

El segundo nivel del puente Naga es una plataforma cruciforme conectando la terraza con el Gopura, que tiene otro loto de 8 petalos en el centro del puente. El puente está  decorado con balaustradas con la forma de una naga con 5 cabezas mirando en las 4 direcciones.

Cada relieve explica una historia del Ramayana y su dios Shiva.

El tercer nivel del puente es una plataforma de arenisca, localizada enfrente de la torre principal. La decoración es la misma que en el segundo nivel. 

El dintel que nos encontramos es un Visnu reclinado en la espalda de una naga, para crear un nuevo mundo siguiendo a la destrucción y el fin de Kalapa. Lakshmi, su esposa real está sentada a sus pies. Un loto, con el dios Brahma sentado encima, emerge del ombligo de Visnu. Brahma creará un nuevo mundo y nuevas vidas.

Otro dintel que nos encontramos es el Shiva Nataraja o Shiva danzante. Se creía que podía ser creación y destrucción al mismo tiempo. Su danza podía traer paz o desastre. Es una imagen del dios en el Monte Kailash. El dios de 10 brazos estaba danzando en un altar rodeado de un grupo de dioses incluyendo Ganesha, Brahma y Vishnu. Una de las dos mujeres de la derecha es la reencarnación malvada de la diosa Uma, la consorte real de Shiva, la otra es Karaika Lammaiyar una de las discípulas reales. Shiva y Uma están montados en su toro Nandi.

La celda central de la torre principal contiene una evocadora estatua de Nandi y el Shivalingam.

Otro de los relieves es el Vamanavatara, es la encarnación de Vishnu con los tres mundos, la tierra, el cielo y el inframundo. Tiene una apariencia de un enano Brahmin llamado Vamana y hace el ritual del sacrificio de un caballo que hace Asura Bali.

En el interior hay un lingam, símbolo fálico, donde un grupo de personas viene a hacer una ceremonia. Hay una maestra de ceremonias que va diciendo cosas y los otros repiten al final tres veces unas palabras. Acercan las ofrendas al lingam, rezan y luego se las llevan a otras especie de altar, afuera del santuario, donde siguen sus rezos.

Cada relieve viene con su cartel en tailandés y en laosiano, lo cual va bien ya que así te enteras de muchas más cosas.

Hay 2 bibliotecas de laterita, Banalai, donde se almacenaban las escrituras sagradas.

Hay más edificios, como el pabellón real y otras dependencias anexas. Hemos disfrutado mucho de estas ruinas, pero tenemos que seguir ruta.

 A 2 Km se encuentra el Prasat Nong Bua Rai, es un templo budista Mahayana que tiene solo una torre y un edificio rectangular que tiene al nordeste un estanque. Este lugar es una de las estaciones medicas que fueron construidas por orden del rey Jayavaman VII durante su reinado del 1181 al 1218. Realizó 102 estaciones que distaban una de otra unos 4 km.

Llegamos al Prasat Muang Tam, a 8 km del anterior, donde enseñamos el billete y pasamos sin problemas. Justo enfrente de la taquilla, hay un pequeño centro de exposiciones que vale la pena verlo antes de entrar, ya que hay un mapa de los principales ruinas del estilo jemer y fotos de los dinteles mejor conservados de los edificios del yacimiento y su explicación. Además hay un folleto en inglés, cosa que siempre va bien.

Data de finales del s X y se considera el tercer templo en importancia de Isan, por su tamaño, ambiente y calidad de la restauración.

El complejo, que se construyó como santuario de Shiva, tiene un trazado poco habitual. Las cinco torres están agrupadas tres delante y dos detrás y es el  único templo con cuatro templos en forma de L en cada esquina.

Buscamos un sitio para comer, no hay demasiados, paramos en uno que está ya cerca de nuestro último destino, solo hablan tailandés, preguntamos si nos harían un Pad Thai y eso es lo que nos hacen. No nos gusta nada, pero el perro del restaurante hoy come bien. Menos mal que la cerveza está fresquita.

Llegamos a Khao Phra Angkhan, se encuentra en un volcán extinto y la leyenda dice que las cenizas de Buda se encuentran aquí. En 1977 se construyó el templo y lo único interesante son las estelas que hay en el interior del patio del templo que pertenecen a los s VIII y IX, o sea de hace unos 1300 años.

Además hay dos Budas grandotes y un templo chino. Cuando nosotros llegamos no hay más visitantes, pero al irnos vemos que van llegando. Donde se aparca hay un Buda reclinado enorme recubierto de oro.

Llega un vendedor de helados y nos compramos unos conos de lima que nos sientan muy bien. Nos cuestan  60 Baths los dos.

Volvemos un rato al hotel a reponernos del calor que hace y a buscar información por si hay algo cerca para ir en moto. Descansamos, pero no hay nada cerca para ir a visitarlo, con lo que ponemos gasolina en la moto, 110 Baths, y la devolvemos a su dueño.

Buscamos un sitio para cenar pero no hay nada abierto, con lo que nos vamos al 7/11, que por suerte hay en cada ciudad unos cuantos y compramos un sándwich de jamón y queso, pan de molde y una lata de atún para cenar, además de galletas y un croissant relleno de chocolate para desayunar  mañana. Todo nos cuesta 136 Baths. Es un descubrimiento, ya que el sándwich que está congelado, te lo calientan  en el microondas al momento.

Nos sentamos en las mesas del hotel y cenamos bastante bien, para las expectativas que teníamos. Con dos cervezas se ve todo mejor.

DIA 39 LUNES 15-8-22

NANG RONG – NAKHON RATCHASIMA – PHIMAI HISTORICAL PARK – NAKHON RATCHASIMA

Desayunamos prontito y preguntamos en el hotel como podemos ir a la estación de buses. Nos dice que llama a un taxi, el precio es similar hagas 2 km como hoy o 6 o 10 km, 100 Baths.

En la estación compramos los billetes, son 83 Baths cada uno. Nos dice que saldrá a las 7:40, pero realmente salimos a las 7:55. En Nong Ki paramos un ratito y se sube personal. Las carreteras en Tailandia son una maravilla, de hecho son autopistas, dos carriles por sentido.

Paramos en Ban Kra Thok, pero no se baja ni sube nadie. En 2 horitas llegamos a Nakhon Ratchasima, los clientes le piden donde bajar y sin problemas. Nosotros también lo hacemos ya que no nos interesa llegar a la Terminal 2.

Pasamos por la Terminal 1 y nos hacemos una foto de los horarios de los buses a Bangkok, que por suerte llegan a la estación de Mo Chit. Hay muchos, cada hora como mínimo. Nos confirman que para ir a Phimai, tenemos que ir a la Terminal 2.

Vamos andando al hotel que hemos reservado, el Moonlight House, nos cuesta la doble superior 550 Baths. Es muy amable el señor que se ocupa y la habitación es muy cómoda, limpia y silenciosa.

Dejamos las cosas y nos vamos a la Terminal 2 con un Grab que nos cobra 76 Baths. Podríamos haber intentado coger un transporte local a la terminal 2, pero es muy lioso, según la guía ni los autóctonos se aclaran.

No tenemos suerte ya que el próximo bus a Phimai sale a las 12 y queda más de una hora. Aprovechamos y vamos a comer algo al KFC que hay cerca. Nos cuesta 159 Baths un combo.

El autobús va con 3 personas incluyéndonos a nosotros, pero a lo largo de los 60 km hasta Phimai va cogiendo a más personas que hay por la carretera. Nos cuesta el billete 60 B por persona.

El bus nos deja al lado de la entrada a las ruinas, después de 1,5 horas de trayecto. La entrada son 100 B por persona.

Es uno de los templos del Budismo Mahayana más importantes de Tailandia con 1000 años de antigüedad. Se construyó alrededor del s XI y XII, añadiéndose edificios durante el s XIII.

Las murallas de la  ciudad antigua miden 565 x 1030 m con una forma rectangular. Están rodeadas de un foso con el rio Mun al norte y el este, el rio Chakarat al oeste y la corriente Khem al sur.

Lo primero que nos encontramos es un edificio, el Phlab Phla, que se supone que era donde el rey se preparaba para las procesiones. Durante las excavaciones se han encontrado imágenes sagradas, objetos decorativos y monedas de bronce.

El puente de Naga es la plataforma de arenisca que nos lleva a la Gopura, una entrada arqueada localizada al sur del Prasat. Tiene una forma cruciforme, midiendo 4 m x 31,7 m. El cuerpo de la naga forma el riel del puente. Las nagas tienen 7 cabezas con la forma de una cobra. Era el lugar donde comenzaban las procesiones y también representa la conexión entre el cielo y la tierra en las creencias del hinduismo y del Budismo Mahayana.

Las Gopuras están en el centro de las paredes exteriores, también tiene un plan cruciforme.

Aunque se construyó como templo budista, las tallas incluyen muchas deidades hinduistas, y muchos elementos del diseño, como el santuario principal, se utilizó luego en Angkor Wat.

El enclave fortificado de forma natural, comprende un templo del s VIII como mínimo, aunque la mayoría son del XI.

La orientación hacia el sur, resulta extraña, ya que el resto se orientan al este. Un pasaje elevado, antaño cubierto por un techo de tejas, conduce al sanctasanctórum y al santuario principal de 28 m de altura, construido en arenisca blanca y cubierto de magníficas tallas. Dentro de la contigua Prang Brahmathat hay una réplica de una estatua de piedra del rey de Angkor, Jayavarman VII, sentado con las piernas cruzadas al modo de Buda.

El Museo Nacional de Phimai es uno de los mejores de Isan, pero no lo vamos a visitar ya que no sabemos los horarios de vuelta a Korat.

Preguntamos en la taquilla y nos dicen de donde salen los buses a Khorat o Nakhon Ratchasima que es lo mismo. Al llegar vemos que ha salido uno a las 14 horas y  el próximo saldrá a las 16 horas, toca esperar un rato, menos mal que hay unos bancos cómodos.

Ahora vamos en una Van que se llena por completo, nos cuesta lo mismo que a la ida. Tardamos solo una hora en llegar al destino, ya que nos bajamos cerca de un templo que queremos visitar.

El Wat Phra Narai Maharat es un templo interesante por tres estatuas jemeres de arenisca que fueron descubiertas en él; la de Visnú es la más sagrada. En el estanque vemos unos varanos enormes.

De aquí vamos al monumento a Thao Suramari, fue la esposa del ayudante del gobernador durante el reinado de Rama III, es una heroína venerada por los locales. Se la conoce como Abuela Mo y es famosa pues en 1826 organizó con éxito una revuelta de prisioneros después de que Chao Anou de Vientiane conquistase Khorat en su rebelión contra Siam.

Según una versión de la leyenda, convenció a las mujeres para seducir a los soldados de Laos, según otra versión los emborrachó. A continuación, los tailandeses lanzaron un ataque sorpresa y salvaron la ciudad.

No nos da tiempo de ir al Wat Salaloi, está bastante alejado del centro, parece que fue fundado por esta heroína y su marido. Contiene la mitad de sus cenizas, la otra mitad en su monumento que acabamos de visitar.

Donde si vamos es al Wat Phahap, curioso ya que cuando el abad se enteró que estaban volando una cantera y que estaban destruyendo una hermosa cueva, rescató fragmentos de esta y fijó las estalactitas y las estalagmitas en una habitación bajo su residencia. La habitación cierra a las 16:30, pero por fuera también hay unas cuantas y nos hacemos a la idea.

Vamos volviendo al hotel y nos damos cuenta que hay mucha población china, muchos templos chinos y la mayoría de negocios también lo son.

Estamos muy cerca del mercado nocturno de comida, pero no nos llama nada la atención. Lo que tenemos en cantidad son cafeterías y restaurantes japoneses de barbacoas que cuestan 499 B la cena. Como no encontramos ningún restaurante que nos convenza, tenemos plan B.

Nos vamos a un 7/11 y nos compramos unos bocadillos de jamón y queso que nos los calientan al momento en la sandwichera y una lata de atún con dos cervezas Leo y el desayuno de mañana. Nos cuesta todo 245 B.

Cenamos en nuestra habitación tan ricamente y a ver nuestra serie favorita.

DIA 40 MARTES 16-8-22

NAKHON RATCHASIMA – BANGKOK – PHETCHABURI

Hemos descubierto en el 7/11 unos croissants rellenos de chocolate negro por 20 B que están increíblemente buenos, es lo que desayunamos con el café que nos ofrecen en el hotel. Lo estamos viendo en todos los hoteles de Tailandia y a nosotros nos va muy bien este desayuno de cortesía.

Nos vamos a la Terminal 1 y a los pocos minutos ya estamos en el bus. Nos cuesta 232 B cada uno y nos dan una botella de agua fresquita a cada uno.

Hasta Bangkok tenemos 240 km de nada, pero el bus es muy cómodo y no se detiene casi nada. La parada que hacemos, es para coger unas hamburguesas de un Mc Donalds, que nos reparte la azafata a continuación.

Vamos por una autopista de tres carriles, por sentido de circulación, estupenda. Llegamos en menos de 4 horas a la estación de buses de Mo Chit, la azafata del bus nos lo ha preguntado a todos donde nos queríamos bajar, se puede en varios sitios.

En esta misma estación salen las minivans a Phetchaburi, lo cual es muy conveniente, ya que Bangkok es muy grande. El precio son 140 Baths, los km que hay hasta el destino. Comprobamos que muchas veces coincide el precio con los km.

Tardamos 2 horas en llegar, el conductor solo habla tailandés y nos pregunta cosas. Una pasajera nos pregunta donde nos queremos bajar, hay un hospital cerca de nuestro hotel y allí nos deja.

Hemos preferido huir de Bangkok y hemos escogido esta ciudad ya que en la guía la pone muy bien, con atractivos templos, palacios, santuarios rupestres etc.

A nivel histórico Phetchaburi es una cronología viva de los reinos que migraron a través del sureste asiático. Durante el s XI se establecieron aquí los jemeres, aunque su dominio no fue prolongado. A medida que su poder declinaba, se convirtió en una plaza estratégica de los reinos tailandeses de Sukhotai y Ayutthaya, y en el s XVIII floreció como centro del comercio entre Ayutthaya y Birmania.

A 500 m  de donde nos dejan está el hotel Thanyachatra Boutique, donde las dos noches nos cuestan 1170 baths. Las encargadas saben poco inglés pero nos entendemos. La habitación es amplia, con mucha luz, todos los muebles en blanco, muy limpia y agradable.

Descansamos un poco y vamos a visitar el Wat Mahathat Worawihan. Es impresionante con su color blanco, por su estupa en forma de mazorca de 42 m de alto de estilo Ayutthaya y cuatro niveles decorados con relíeves de estuco, una especialidad de los artesanos de Phetchaburi que veremos por toda la ciudad. Está rodeado por los cuatro costados de Budas en actitud de meditar.

Seguimos paseando por la ciudad y comprobamos que hay muchos centros educativos, muy grandes y muy cerca unos de otros.

Decidimos ir a comprar el billete de tren que nos llevará a Surat Thani, para allí ir a alguna isla y descansar algún día en la playa sin hacer nada. Hay un tren con buen horario, así que lo compramos. Otra opción sería ir en un tren nocturno, pero no nos apetece.

Por casualidad llegamos a una gran plaza llamada Parque del 60 aniversario Petch Pracha Romyen Park donde también se encuentra el City Pilar Shrine o San Lak Mueang, que es el templo de las columnas de la ciudad. En Febrero hay un espectáculo de fuegos artificiales en esta plaza. Hay dos grupos de mujeres haciendo ejercicio con su música correspondiente, escolares que vienen aquí al salir de clase a hacer coreografías o ligotear con los compañeros o simplemente mirar el móvil.

Nosotros alucinamos ya que hay un grupo de gente que han traído a sus guacamayos y los dejan libres para que vuelen en libertad. Tambien hay cacatúas y otros pequeños loritos de colores que nos encantan. Es una sorpresa muy agradable….

Se hace de noche y vamos volviendo al hotel, pero primero vamos al 7/11 a comprar unos sándwiches y la cerveza de rigor. En esta ciudad hay una ley que pone los horarios para comprar alcohol, es de las 11 de la mañana a las 2 de la tarde y de las 5 de la tarde a las 12 de la noche.

DIA 41 MIERCOLES 17-8-22

PHETCHABURI

Hoy lo vamos a dedicar a visitar más cosas de Phetchaburi. En este hotel también ponen un desayuno de cortesía, pan de molde con tostadora y mermeladas. El café te lo preparas tu al gusto, ya que hay opciones.

Tenemos relativamente cerca el Parque Histórico del Phra Nakhon Khiri. La entrada son 150 Baths y el teleférico ida 30 Baths, ida y vuelta 50 Baths. Se puede subir andando, pero hace mucha calor para intentarlo.

Este parque histórico se alza en lo alto de la Khao Wang o colina del Palacio sobre la ciudad. Rama IV, el rey Mongkut, construyó en 1859 dicho palacio y las decenas de edificios adyacentes como residencia de recreo. Su situación encumbrada permitía al monarca entregarse a su afición favorita: la astronomía. Algunas partes del palacio, que mezcla estilos europeos, tailandeses y chinos son un museo de artículos reales, como vajillas, cuadros etc. No se pueden hacer fotos en el interior y las vigilantas, de muy malos modos, te lo recuerdan a cada momento.

Unos caminos empedrados, muy resbaladizos, ya que con el musgo que tienen estamos a punto de caernos varias veces, atraviesan la boscosa colina hasta tres cumbres rematadas por estupas. La aguja blanca de 40 m del Phra That Chom Phet atraviesa el cielo desde la cumbre central. Subimos hasta la base por su interior, lo cual te proporciona unas vistas fantásticas de la ciudad.   

En la cima occidental se asientan el Wat Phra Kaew Noi, que evoca uno de los templos más famosos de Bangkok y la estupa Phra Prang Daeng de influencia jemer.

El lugar es agradable, pero peligroso por el suelo resbaladizo.

Cogemos el funicular de regreso a la ciudad. Al bajar ojeamos unas cuantas tiendas de souvenirs que tienen cosas bonitas, pero no caigo en la tentación.

Queremos ir a Tham Khao Luang, desde aquí son unos 3 km, pero estamos vagos y cogemos un tuk tuk que nos lleva al lugar, se espera y luego nos bajará por 300 Baths.

Cuando llegamos, tenemos que comprar la entrada son 10 B para la cueva y 15 B por el transporte hasta donde está la entrada.  No se puede ir andando  ni puede subir nuestro transporte.

Este sitio es una cueva llena de estalactitas y estalagmitas, pero que es un santuario muy impresionante y que le encantaba al rey Rama IV, cuando era monje. Se accedía por una empinada escalera, pero ahora han hecho una entrada más accesible para todo el público. Tiene una claraboya que deja pasar los rayos del sol al mediodía y queda la mar de chulo con esta iluminación. Nos ha encantado esta visita.

Al salir le decimos al conductor del tuk tuk que nos deje al lado del hotel ya que queremos descansar un poco e hidratarnos mucho.

Al rato salimos en dirección al Phra Ram Ratchaniwet, es un elegante palacio de verano, una increíble obra art nouveau, que se empezó a instancias de Rama V, pero no lo pudo disfrutar porque murió al poco de comenzar su construcción.

Está ubicado en una base militar y nos dan una identificación para poder entrar. Su diseño se debe a un arquitecto alemán que complació la pasión real por todo lo europeo con una estatua de Poseidón, una pista de Bádminton, querubines de cerámica en la escalera de doble espiral de color azul y una ducha regulable de última generación de la época, en el baño del monarca. No se pueden hacer fotos, pero estamos solos y nos hay vigilancia con lo que puedo hacer sin problemas. Casi todas las estancias están vacías, hay alguna mesa, alguna silla y poco más. Las lámparas sin embargo son una obra de arte, nos encantan. En el exterior hay 4 cañones alrededor de la estatua de Rama V. Cada uno de los 227 cañones que poseían tenían un nombre que estaba tallado en el mismo cañón.

Hace mucha calor y nos vamos a tomar algo fresquito a un restaurante llamado Rabieng Rimnam. Está ubicado en una auténtica casa de madera de teca sobre el rio, que ha vivido tiempos mejores, ya que al salir recomendado en la Lonely Planet suponemos que cuando había más turismo estaría lleno. Pertenecía a una familia próspera y fue el primer hotel de la provincia de Phetchaburi, el Chuchai Hotel.

Tienen un menú muy amplio en inglés, pero no vemos nada que nos llame la atención. Nos tomamos la cerveza y seguimos camino. Vamos al Wat Phra Nom, pero todas las dependencias están cerradas con lo que volveremos mañana que tenemos tiempo.

Como ayer estaba la plaza del 60 aniversario muy animada, nos acercamos, pero hoy no hay mucho ambiente. No obstante descansamos un rato en unos soportales donde pasa aire y vemos unas señoras bailando muy animadamente.

Antes de ir al hotel, compramos en el 7/11 unos sándwiches y la cervecita y nos vamos a la habitación que se está muy fresquito con el aire acondicionado.

DIA 42 JUEVES 18-8-22

PHETCHABURI – SURAT THANI

Hoy tenemos que coger el tren a Surat Thani que tiene su hora prevista a las 11 de la mañana. Desayunamos tranquilamente y le decimos a la encargada del hotel que si nos puede pedir un tuk tuk a las 10 de la mañana para ir a la estación.

Hasta esa hora nos vamos a visitar otra vez el Wat Phra Non o Templo del Buda Yacente, ya que ayer estaban cerradas las dependencias donde está esta figura de Buda de 43 m de largo, casi tan grande como el famoso Wat Pho de Bangkok. Es impresionante la verdad.

Volvemos al hotel y a las 10 tenemos al tuk tuk ya esperándonos. Nos cuesta 100 Baths, hemos comprobado que el precio es bastante similar sean 2,5 km como hay ahora hasta la estación de tren o 10 km. El billete lo compramos hace dos días y nos costó 510 baths cada billete, el asiento con aire acondicionado.

Por desgracia el tren viene con retraso, en vez de las 11, llega a las 12,10!!!!. Ya veremos a que hora llegamos a destino, ya que son 500 km de nada…. Teníamos que llegar a las 19 horas, pero con este retraso no tenemos ni idea.

Nada más sentarnos en nuestro asiento nos traen una bolsa con un recipiente de arroz hervido y dos sobres con pollo y pescado. Además hay dos paquetes de galletas y un vaso de agua. Parece que va con el billete.  El asiento tiene una bandeja como los aviones, pero hay mucho más sitio para las piernas, cosa que Antonio, que es grandote, agradece.

La primera parada es Hua Hin, donde se bajan dos extranjeros y algún local y sube algún extranjero más. Parece que es un buen lugar de playa y para comer marisco de muy buena calidad.

La segunda parada es Prachuap Khiri Khan donde se bajan otros turistas. La tercera es Ban Krut, hemos hecho 200 km, faltan 300 km todavía. Vamos parando en unas cuantas estaciones, pero no muchas. Llegamos a Surat Thani solo con 20 minutos de retraso según la hora prevista, lo cual está muy bien. De hecho no se llega a Surat Thani sino a Phin Phin, que está a 14 km.

En esta población hay Grab, miramos cuanto nos cuesta y son 185 B, se nos acerca un tipo y nos dice que nos lleva por 300 B. le decimos que ni hablar, nos dice que 150 B. pensábamos que íbamos a ir solos en el tuk tuk, pero se sube una pareja de neozelandés y tailandesa y una chica vietnamita. Los primeros tienen un hotel reservado en el aeropuerto, lo cual hace que demos una vuelta de bastantes km para llevarlos a ellos. Cuando los dejamos, ya nos lleva a nosotros.

El hotel se llama Baannokhook Home & Café y nos cuesta 367,5 Baths. Es un hotel muy curioso que se encuentra en la parte de atrás del café. Está dedicado a los búhos, los cuales se encuentran en todos sitios. Una chica encantadora nos dice que mañana a las 8 abre el café y que llamarán a la agencia que hace los traslados a la isla de Ko Phangan para que nos vengan a buscar, o eso entendemos. La habitación es igual que en las fotos, cómoda, limpia y agradable a pesar de que no tiene ventanas. Hay algún mosquito pero nos encargamos de que vayan al cielo de los mosquitos. Cenamos en la habitación de nuestras provisiones, yendo a buscar nuestras cervecitas que no perdonamos.

DIA 43 VIERNES 19-8-22

SURAT THANI – DONSAK PIER – KO PHANGAN

En este hotel solo te dan café en sobres, pero como tenemos galletas, pues solucionado. Vamos a consultar a la chica que hay en el café, que no es la misma de ayer, en cuanto logramos hacerle entender lo que queremos, tenemos 5 minutos para recoger, ya que al momento llega el tuk tuk que nos lleva a la agencia Phanga Tours. Nos encontramos a la pareja de ayer del tuk tuk, pero ellos van a Ko Samui. El traslado y el ferry nos cuesta 360 B cada uno. A las 9 sale el mini van hacia el puerto de Donsak. A mitad de camino la policía nos para junto con otros muchos para hacer una inspección. Estamos casi un cuarto de hora parados y parece que le pone una multa por algo que no lleva en buenas condiciones de la Van.

Llegamos a una especie de solar donde  nos hace bajar de la Van, coger nuestras cosas y coger otro vehículo que nos lleva al puerto. Como ya tenemos el billete nos envían a la zona de embarque a esperar a que sea la hora. No tenemos reservado hotel en Ko Phangan ya que no sabíamos si tendríamos ferry y justo hoy, nos hemos quedado sin datos en la tarjeta que compramos hace una semana. Menos mal, que hay una cafetería en el embarcadero donde hay wifi y  podemos reservar el hotel.

Salimos 10 minutos tarde, parece que son 3 horas de trayecto. Hace un día estupendo y  el mar parece una piscina, a ver si se mantiene todo el trayecto. En el ferry se pueden comprar tanto bebidas como comida, así como snacks. Es muy cómodo con butacas reclinables y mucho sitio, ya que va bastante vacío.

Cuando llegamos a la isla hay tuk tuk que llevan a todos los puntos de la isla. Algunos van llenos, con lo cual pagan menos, suponemos, pero en el nuestro que va a Haad Rin, solo somos dos parejas, unos italianos y nosotros. Tenemos que pagar 200 B cada uno, una burrada, pero es eso o eso. Luego comprobaremos que teníamos que haber comprado el traslado a nuestra zona cuando compramos el billete a la  isla, es más barato.

Nos vamos a dar un homenaje  en la isla, ya que el hotel es “caro” para lo que hemos estado pagando estos días. Son 78 € las tres noches en el Aquavana Haad Rin Resort.

El tuk tuk no puede llegar a nuestro hotel, se puede ir por un camino de cabras por la parte de arriba o andando por la playa, que es lo que hacemos pues la recepción está allí. La entrada es decepcionante, todo a medio hacer, ya veremos que nos encontramos ya que lo visto hasta ahora deja bastante que desear. Además la habitación no está preparada, con lo que nos vamos al restaurante que hay al lado, el Palita Bar & Restaurant. Los precios son caros, pero con la calor que hace no queremos investigar en otros sitios.

Nos pedimos una ensalada de atún, que no está mal, y una pizza que deja bastante que desear. Con una cerveza pagamos 620 B, muy caro, pero el sitio está muy bien situado.

Cuando acabamos de comer ya está la habitación preparada. No nos decepciona, es un pequeño bungalow para nosotros solos, con nuestra terraza con sofá y mesita, el interior tiene una zona de estar con mesa y sofá, una cama extragrande, una TV estupenda y una nevera. También un hervidor de agua con cafés y tes. Está todo impoluto, da gusto estar en la habitación, se nota que la han reformado hace poco. Por lo que pagamos es una ganga, pero tienen que arreglar los accesos ya que si vienes con maletas ir por la playa es engorroso.

Descansamos un rato y luego nos vamos a la playa que está muy cerca. Una cosa buena que hacen en los resorts es darte una toalla de playa. Cada uno tiene su color, las nuestras son marrones.

La playa es un caldito, calentita, no cubre nada y hay una red antimedusas. Se han dado casos de medusas de un tipo que pueden matarte en caso de que te piquen, son las medusas cubo. En la orilla hay unas instrucciones de que hacer en caso de que te piquen, que es llamar a una ambulancia y poner vinagre en la picada, nunca agua de mar.

Nos quedamos hasta que se hace de noche, luego nos vamos al 7/11 y nos compramos cosas para cenar en el hotel y para mañana desayunar.

DIA 44 SÁBADO 20-8-22

KO PHANGAN

Después de desayunar nos vamos a explorar el pueblo, hay tiendas con souvenirs, salas de masajes, locales donde hacen tatoos, unas cuantas tiendas y poco más. Vemos una tienda de ropa que también alquilan motos. Preguntamos y nos convence, pero preferimos alquilarla más tarde, así la usamos esta tarde y mañana por la mañana también la podemos usar y no es tan cansado.

Nos vamos a la playa y cogemos uno de los sitios donde hay sombra ya que el sol es matador. Hay que tener cuidado ya que hay palmeras y acaba de caer un coco delante nuestro, si te da en la cabeza te puede matar.

Nos bañamos y al rato viene una familia de Pamplona que se ha venido de vacaciones aquí con sus tres hijos pequeños, van a estar en las tres islas, Koh Samui, Koh Phangan y luego irán a Koh Tao, de vuelta a Bangkok y a Pamplona.

De pronto llega un 4 x 4 con cocos en la parte de atrás y dos monos adultos y uno pequeño. Habíamos leído que utilizaban a los monos para recoger los cocos, pero no lo habíamos visto nunca. Nos hacen salir de donde estábamos y que retiremos nuestras cosas y empieza el espectáculo. Son una caña los monos, en un momento tira 30 o 40 cocos. El dueño le va señalando hacia donde tiene que ir y allí que va el mono y los tira los cocos. Además no los tira indiscriminadamente, sino que tira los que ya están a punto para consumirlos, los que están verdes o pequeños los deja en su sitio. Al cabo de unos minutos el mono baja y le dan un tetrabrik de leche que se bebe con su pajita y todo. Es un personaje el mono.

Después de este descanso se vuelve a subir y sigue con la recogida de cocos. Es una pasada.

Al cabo de un rato dejamos las toallas en la habitación y buscamos un sitio para comer. Muy cerca de una estación de policía y del Israeli House, en una esquina hay un restaurante muy recomendable. Tiene una gran variedad de platos, cuando pasamos por delante vemos una pareja que se está comiendo un bocata de pollo que nos gusta mucho, con lo que nos quedamos aquí. Nos pedimos uno de atún y otro de pollo, los dos están bien, pero el de pollo mejor. Cuestan 80 B cada uno y la cerveza 100 B. Aquí todo es más caro, pero en las tiendas también, hay diferencias en el precio de la cerveza de 11 B y en los bocadillos que nos gustan tanto de 5 B.

Cuando ya nos íbamos a por la moto, llegan una pareja de catalanes que se han cogido un año sabático, pero no descartan alargar el periodo si surge algo. Estamos un rato intercambiando información ya que ellos han estado en Malasia y nosotros vamos hacia allá y ellos van hacia Laos y nosotros acabamos de estar.

Volvemos a la tienda a por la moto que es muy nueva, una Yamaha 155 que nos cuesta 300 B. Nos piden una fianza de 7000 B, que no tenemos, 250 $ que tampoco tenemos o el pasaporte que es lo que dejamos, con muchas reticencias, pero no hay manera, ya que le ofrecemos 100 € y no los acepta.

Ponemos gasolina, 3 litros que nos cuestan 120 B y que serán suficientes para los 130 km que haremos en total en la isla.

Salimos con nuestra flamante moto y la primera visita que queremos hacer es la cascada de Deang. Cuenta con varios saltos de agua, una poza para nadar y oportunidades de escalada. Nosotros hacemos una foto y se acabó, pero si que vemos intrépidos viajeros que se están bañando.

Seguimos hacia el norte donde queremos llegar a otra playa llamada Haad Than Sadet. Hay un control donde se pagan 100 B por entrar al parque nacional Than Sadet. Nos damos la vuelta ya que es tarde para entrar al parque hoy.  Nos acercamos a la playa Ao Thon Nai Pan Noi. Flanqueada por cocoteros, esta preciosa playa está rodeada de resorts de lujo, uno de ellos tiene transporte propio en el mar y los empleados están en la playa ayudando a los clientes que se van y diciéndoles adiós con una sonrisa de oreja a oreja. Además, veo que les regalan un bolso de paja muy bonito con el nombre del hotel, Anantara Rasananda Koh Phangan Villas-SHA Plus. Luego comprobaré el precio que es 550 € la habitación doble con desayuno!!!!!!.

No creo que nos alojemos en este hotel, pero si volvemos a la isla, que no lo descartamos, vendríamos a alojarnos a esta zona, nos ha gustado mucho y la playa es muy agradable y tranquila.

Ahora ya falta poco para la puesta de sol y en la guía pone que el sitio correcto es la Secret Beach y allí que nos vamos. Es una cala agradable, pero el mar está mucho más movido que en otras playas que hemos visitado, hay olas muy altas y cubre al momento. Eso sí, la puesta de sol, espectacular!!!!!. Hay un cantante que está con una guitarra acústica y acompaña muy bien la puesta de sol.

Al hacerse de noche ya volvemos a nuestra zona y volvemos a cenar al mismo restaurante donde hemos comido. Nos pedimos una ensalada de atún y un club sándwich, regado con dos botellas de cerveza nos cuesta 490 B con propina. Está todo muy rico, disfrutamos mucho de la cena.

DIA 45 DOMINGO 21-8-22

KO PHANGAN

Hoy vamos a visitar la zona del norte de Secret Beach que es donde llegamos anoche. Primero vamos a la Haad Salad, estamos un ratito, pero no nos convence y seguimos ruta hasta Haad Mae Haad y su lengua de arena que llega a Koh Ma, un trocito de isla conectada a la grande por este brazo de arena. En toda esta zona hay escuelas de Kite surf, submarinismo o para hacer snorkel.

De aquí vamos a Haad Khon, playa sin una sombra para cobijarse y con la marea baja, el agua casi ni cubre las rodillas en muchos metros, con lo que nos vamos a un restaurante a tomar una cerveza y a disfrutar del paisaje sin la solanera que cae. No hay nadie en la playa y es normal.

Aquí la cerveza está a 80 B, muy bien. Al cabo del rato pedimos el menú y nos pedimos un pescado al ajillo y unos calamares al ajillo. Los platos cuestan 300 B cada uno, pero el pescado es enorme y la ración de calamares también. Está todo exquisito, hemos venido a esta zona a comer ya que nos lo recomendaron ayer la pareja catalana que conocimos, y ha sido un acierto.

Volvemos con la moto por la carretera interior que se hace muy rápidamente ya que no hay subidas ni bajadas como la que hemos cogido al subir hacia el norte de la isla.

El interior de la isla está totalmente virgen, es muy montañoso y se pueden hacer trekkings, como el que te lleva al pico más alto que está a 635 m de altitud.

Devolvemos la moto, que se mira mucho, pero está perfecta, no hemos tenido ningún problema, solo un poco más sucia que cuando la cogimos ayer. Me devuelve el pasaporte y arreglado.

Nos vamos a hacer la siesta y a la tarde nos vamos a la playa un rato hasta que llega la hora de cenar. Justo cuando salimos de la habitación empieza a llover, cogemos los paraguas y arreglado. Por el camino vemos un alacrán enorme en medio del camino!!!!

Mientras estamos cenando nuestros bocatas de pollo en nuestro restaurante favorito, cae el diluvio universal. Nos esperamos un rato, ya que se ha formado un lago delante de la entrada del restaurante, pero no deja de llover y decidimos que nos mojamos los zapatos y volvemos al hotel. Hay casi 20 cm de agua!!!!

DIA 46 LUNES 22-8-22

KO PHANGAN – SURAT THANI – HAT YAI

La isla de Ko Phangan es muy famosa por las fiestas de la Luna Llena, tiene muchos hoteles, restaurantes, muchas motos en alquiler, mucha infraestructura para el poco turismo que hemos visto. Casi cada noche hay fiesta en alguna parte de la isla, hay carteles que lo anuncian en las carreteras y suponemos que los turistas jóvenes, van cada noche a donde hay marcha. En nuestra zona hubo marcha, poca, el 19 y el 20 que era la Half Moon Party.

Ayer fuimos a una agencia para contratar la salida de la isla y llegada a Hat Yai. Nos cuesta 1100 B por persona, pero a pesar de que seguramente es más caro que haciéndolo por nuestra cuenta la diferencia de precio no puede ser mucha y así no nos tenemos que pelear con los tuk tuk, ni arriesgarnos a no tener billetes para ir de Surat Thani a Hat Yai.

A ñas 8:30 tenemos que estar en otro hotel ya que la entrada al nuestro es imposible con las Van, ya con la moto era complicado.

Llega antes de la hora, pero como ya estamos, salimos. Somos los únicos turistas que vamos en la cómoda Van. Como no podía ser de otra manera llegamos con mucho tiempo. En la terminal nos dan unos billetes para el ferry y otros para la Van que nos llevará a la agencia donde nos llevarán a Hat Yai. Todo está muy bien organizado, a nosotros nos sorprende, pero todo fluye.

El barco, de la compañía Seatrans, es más moderno que en el de la compañía Raja que fue en el que vinimos. Sale puntual y llegamos antes de las 12 al puerto. Lo vemos muy justo para llegar a coger el bus desde Surat Thani hasta Hat Yai. Llegamos a la agencia Phanga Tours a las 13:15, preguntamos y nos dicen que nos sentemos que en 10 minutos nos vienen a buscar. Efectivamente nos viene a buscar un tuk tuk que nos lleva a la agencia Hollidays, que está a las afueras de Surat Thani. Nos dice la encargada que nos tenía reservado el bus de las 13 horas, pero que como no estábamos, nos tenemos que esperar a las 14 horas. Al cabo de un rato preguntamos y nos dice que de las 14 horas, nada de nada, pues no hay más clientes y lo han cancelado el Van. A las 15:20 llega una Van que nos lleva al pueblo de Surat Thani otra vez y espera a ver si vienen clientes. Vamos a buscar a una chica a su casa y, por fin, casi a las 5 de la tarde emprendemos camino hacia Hat Yai. El conductor va muy rápido, pero son 300  km de nada y ya vemos que llegaremos muy de noche.

Al llegar va dejando a todos los pasajeros donde le dicen, nosotros le enseñamos el hotel y parece que nos llevará, pero no, llegamos a la terminal de buses donde se quería bajar el  último pasajero que quedaba y nos dice que nos bajemos y que cojamos un tuk tuk. Nos cabrea bastante porque estamos a 1,6 km del hotel y hemos pasado más cerca y nos podíamos haber bajado….

El tuk tuk nos pide 100 B por persona, nos rebotamos y vamos andando al hotel.  A pesar de ser más de las 9 de la noche hay mucha animación en la ciudad.

Tenemos dudas de si el hotel estará abierto, pero no hay problema, nos atiende una chica muy simpática a la cual preguntamos si sabe de donde salen los buses a Malasia. Nos hace la gestión y vemos que las agencias están muy cerca del hotel.

El hotel es el Hatyai Golden Crown Hotel, muy bien situado, la habitación muy grande, limpia y cómoda, que pena que la vamos a aprovechar muy poco.  Nos cuesta 588 B.

Salimos a comprar algo para cenar, ya que a lo tonto son las 10 de la noche. Nos hemos equivocado, hasta la agencia de Surat Thani, bien, pero allí nos teníamos que haber buscado la vida para ir a Hat Yai y no haberlo contratado todo desde Ko Phangan. Se han pasado la pelota una compañía a la otra, ya que es un trayecto que no hace casi nadie. Ha sido un día muy pesado y lo peor es que esta ciudad nos parece interesante y si realmente hubiésemos cogido el bus de las 13 horas, nos hubiesen quedado unas horitas para explorarla.

DIA 47 MARTES 23-8-22

HAT YAI  – GEORGETOWN

Ayer nos comentó la recepcionista del hotel que había buses a las 9, las 12 y las 15 horas. Nos levantamos pronto y a las 8 estamos yendo a la agencia que nos había recomendado nuestro hotel, pero vemos que hay muchas y todas cuestan 600 B. Sale a las 9, pero nos dice que estemos a las 8:45, con lo que nos vamos rápidamente a por el equipaje. Volvemos y evidentemente no salimos a las 9, pero a las 9:10 llega un monovolumen, comodísimo, preguntamos y nos dice que como no hay muchos clientes, en vez de la Van iremos en este vehículo.

Vamos a la sede de otra agencia y allí el conductor coge cosas de la Van y salimos a las 9:30 con otra chica.

Las carreteras en Tailandia son muy buenas, con lo que llegamos a la frontera en menos de una hora. Salimos de Tailandia, los trámites de inmigración son muy rápidos y los de entrada a Malasia, vamos con el coche a una especie de ventanilla de peaje donde una funcionaria nos comprueba las huellas dactilares de los dos índices y nos sella el pasaporte. Antes de salir de la zona fronteriza el coche para dos veces y nos preguntan de donde somos, miran el pasaporte, pero creemos que es por aburrimiento.

y llegamos a Malasia


																							
A %d blogueros les gusta esto: