Brasil

Julio y Agosto del 2019

GALERÍA DE FOTOS

 

Introducción

Es unos de los países más extensos de la tierra, muy famoso por ser la cuna de los mejores futbolistas, de los más vistosos carnavales y por tener el “pulmón” del Planeta. Pero también es famoso por ser de los países más inseguros que hay, su delincuencia violenta es famosa, hay barrios de las grandes ciudades que ni siquiera la policía se atreve a entrar. Tampoco es un país barato, de hecho lo encontramos caro, y, aunque tiene ciertos atractivos, la parte del Sur, que es la que recorrimos en este primer viaje, no nos acabó de gustar para recomendar. La gente es amable, pero es difícil encontrar a alguien que sepa inglés, por lo que la comunicación es complicada. Se encuentra más personas que hablan “portuñol” y algunas otras que se compadecen de los turistas y hablan el portugués lento. Fue un viaje condicionado a las largas distancias y que a las 6 de la tarde era mejor no estar en la calle por seguridad

Fecha del viaje

Desde el 30 de Junio al 25 de Agosto del 2019 (unos días estuvimos en Paraguay y Uruguay)

Moneda

La moneda es el real brasileño. La tasa de cambio osciló entre 1€=4 R$ hasta 1€=4,5 R$. (Conversor)

Billetes R$ 2, 5, 10, 20, 50, 100
Monedas ¢ 1, 5, 10, 25, 50, R$ 1

Nivel de vida

Es un país caro, tanto en el alojamiento como en el transporte. Se puede sobrevivir de forma económica comiendo lo que comen ellos (arroz y feijoada) pero si decides ir de pizzas, hamburguesas te sale bastante caro. La cerveza , en cambio, “estúpidamente” congelada es mala pero muy barata

Visado

Brasil cambia sus políticas de fronteras muy a menudo, pero en este año en el que viajamos, no había ningún problema para pasar por sus fronteras. Trámites muy rápidos ( de los más rápidos que hemos visto en nuestra vida)

Salud

Se ha de vigilar mucho, tienen varias enfermedades tropicales muy chungas de transmisión por el vector mosquito. Aparte las condiciones higiénicas de las “lanchonetes” son a veces dudosas. El agua del grifo dicen que es potable pero el olor no es bueno, por lo que no nos fiamos y siempre bebimos agua embotellada. En muchos hostales hay depósitos donde puedes rellenar las botellas. Se ven ratas en las grandes ciudades y todo está lleno de basura

Seguridad

Nos habían advertido sobre la seguridad de Brasil. Varios amigos expertos viajeros tuvieron problemas muy serios, por lo que en este viaje decidimos extremar las precauciones, decidimos no llevar los anillos de casado, la Trini no llevaba bisutería, el reloj era de plástico, cámara pequeña, no llevar mochila en las excursiones, etc… Pero el mejor consejo creo que es que en el momento que anochece no estar en las calles y tener siempre una visión periférica. ¿Exagerado? En las grandes ciudades realmente se palpa mal ambiente, en los pueblos más pequeños no hace falta ser tan desconfiado. No nos pasó nada, hay policía por todas partes aunque, según dicen, es casi peor que la delincuencia. Todo los viajeros coincidían que ante un intento de robo nunca resistirse

Transporte

UBER fue el gran hallazgo de este viaje. Imprescindible bajarse la aplicación, es muy barato, seguro y cómodo. Es más barato para dos personas que los atrotinados buses o el metro de las grandes ciudades

Los buses son cómodos, pero caros, y están centralizados en las estaciones de buses (omnibus) que allí las llaman Rodoviarias. Muy recomendable la web: https://www.buscaonibus.com.br/ da los horarios, las compañías y los asientos libres

Para usar el transporte público conviene descargarse la App: Moovit. Sirve para todo el mundo, en Brasil es fiable aunque no en los horarios

Electricidad

El Voltaje puede ser de 127 o de 220 V Frecuencia: 60 Hz

Clavijas: Tipo NLas clavijas a utilizar En Brasil son del tipo N

 

Muy recomendable llevar un enchufe triple ya que los hoteles no suele haber demasiados

 

Diferencia horaria

Hay cuatro husos horarios, pero los dos principales son:

  • UTC −3 (horario de Brasilia): regiones Sur, Sudeste y Nordeste; estados de Goiás, Tocantíns, Pará y Amapá; y el Distrito Federal.
  • UTC −4: estados de Mato Grosso, Mato Grosso del Sur, Rondonia, Roraima, y dos tercios del estado de Amazonas.

Guía de viaje

Resultado de imagen de brasil geoplaneta

ITINERARIO

Día 1:
Día 2:   
Día 3:  
Día 4:  
Día 5:

Día 6:
Día 7:   
Día 8:  
Día 9:  
Día 10:

Día 11:
Día 12:   
Día 13:  
Día 14:  
Día 15:

Día 16:
Día 17:   
Día 18:  
Día 19:  
Día 20:

Día 21:
Día 22:   
Día 23:  
Día 24:  
Día 25:

Día 26:
Día 27:   
Día 28:  
Día 29:  
Día 30:

Día 31:
Día 32:   
Día 33:  
Día 34:  
Día 35:

Día 36:
Día 37:   
Día 38:  
Día 39:  
Día 40:

Diario de viaje

30-6-2019 DOMINGO BARCELONA – LISBOA – RIO DE JANEIRO

El vuelo lo tenemos a las 10 de la mañana con la compañía TAP, hacemos escala corta en Lisboa y luego 10 horitas hasta Río de Janeiro. Son 5 horas de diferencia con el horario de verano en España. El vuelo es plácido y nos van dando de vez en cuando algo de comer y beber para que vaya pasando el tiempo. Llegada a las 19:45 a Río de Janeiro.

Según nuestras informaciones había una tienda en el mismo aeropuerto donde íbamos a comprar una SIM para el móvil. Damos unas cuantas vueltas y no la encontramos. Preguntamos en información y nos dicen que no hay ninguna. Aparte de la búsqueda de tarjeta hemos sacado de un cajero reales, pero nos ha cobrado 20 reales de comisión, casi 5 euros!!!! No queda otra pues tenemos que coger un taxi para llegar a nuestro alojamiento.

Tenemos reservadas 3 noches en Casa do MR Guesthouse. Nos cuesta 238 reales. No teníamos mucha idea de dónde buscar alojamiento, éste nos pareció bien porque creíamos que estaba cerca del metro, pero no, está cerca de una estación de cercanías. Como la vuelta la tenemos desde Río, buscaremos otro en Ipanema o Copacabana que están mucho mejor comunicados con el resto de la ciudad y con autobuses directos al aeropuerto internacional.

Cogemos un taxi que es legal, pone el taxímetro y nos cuesta 60 reales. En el alojamiento cuando nos pusimos en contacto con él para preguntar cómo llegar al hotel con transporte público, nos “rogó” que cogiésemos Uber o taxi. Lo entendemos al día siguiente, hubiese sido muy complicado con dos mochilas hacer el trayecto sin taxi.

El dueño de la casa nos enseña la habitación que está muy bien con aire acondicionado y televisión. El baño está afuera, pero como somos los únicos clientes es para nosotros solos. Nosotros estamos en el piso de arriba donde hay una terraza muy grande con mesas y tumbonas para poder estar tranquilamente.

Nos informa de muchas cosas útiles, además tiene unos paneles con mucha información de precios de transportes, atracciones, supermercados cercanos etc…

Para nosotros, tiene además un valor añadido, que son un pastor alemán y unos gatos muy cariñosos.

Nos dice que podemos tomar café de la máquina que hay en la cocina y que podemos utilizar la cocina y todo lo que contiene sin problemas. En la terraza de arriba hay una nevera a nuestra disposición por si queremos poner comida o bebida.

Como no tenemos hambre y si estamos cansados al momento nos ponemos a dormir.

1-7-2019 LUNES RIO DE JANEIRO

Desayunamos un café en nuestra terraza y nos vamos a descubrir esta peligrosa ciudad según todos nuestros amigos y la información que tenemos por la prensa.

El tren de cercanías está a unos 200 m del alojamiento y en ese trayecto vemos mucha basura por los suelos, mucha casa en mal estado y muchas iglesias de distintos credos en muy buen estado.

Compramos los dos billetes hasta la Estación Central que es donde acaba el tren. Nos cuestan 4,5 reales cada uno. El tren está abarrotado, es la hora punta, porque los siguientes días lo cogeremos un poco más tarde y no habrá tanta gente.

Estamos acojonados, hablando mal y pronto, por todo lo que nos habían dicho y habíamos oído. Llevamos relojes de plástico, muy malos, nada de valor y ropa cutre. El dinero justo para el día y nada más.

Llegamos a la Central y allí vamos a coger el metro hasta Carioca. Tenemos que volver a pagar. Son 4,5 reales. Hemos leído que los brasileños, pueden comprar una tarjeta que les permite hacer transbordos entre distintos transportes durante 2 horas, sin volver a pagar, pero nosotros no tenemos esa posibilidad.

Antes de salir del metro vemos unas máquinas para comprar una tarjeta recargable para usarla en todos los transportes. Cuesta 3 reales y puedes poner hasta 300 reales de recarga. Nosotros ponemos 20 reales en cada una, ya que no sabemos cuánto la vamos a usar.

Río de Janeiro presume de numerosas áreas verdes, de modo que no es sólo una ciudad con parques o jardines, sino que está construida en medio de la Selva Tropical. En la actualidad hay grandes áreas verdes repobladas por flora nativa como el Parque Nacional de la Tijuca siendo la mayor selva urbana del mundo.

Empezamos nuestra visita por la plaza donde está el Museo de Arte de Río, hoy es lunes y está cerrado. El Teatro Municipal tiene una fachada preciosa, fue construido en 1906 con el mismo estilo que la Ópera de París, es la sede de la orquesta y el ballet de Río. Parece que su lujoso interior suma muchos detalles como el telón pintado con retratos de 75 grandes figuras de las artes.

Vamos por la Plaza Floriano, que los autóctonos llaman Cinelandia, aquí se encuentra el primer cine que tuvo la ciudad, ahora es donde se hacen todas las protestas políticas y al mediodía o al salir la gente de trabajar se llena de gente para tomar cervezas o café.

El Real Gabinete Portugués de Leitura, se construyó en estilo manuelino en 1837. Conserva más de 300.000 volúmenes muchos de ellos de los s XVI al XVIII, además de una pequeña colección de cuadros, esculturas y monedas antiguas.

De aquí vamos a los Arcos de Lapa, son unos emblemáticos arcos que datan de mediados del s XVIII, cuando se utilizaban para traer agua del río Carioca al centro de la ciudad. Los 42 arcos tienen 64 m de altura y su estilo recuerda al de la antigua Roma. Actualmente sirve como plataforma para el tranvía en su paso entre Centro y Santa Teresa.

Hay muchos indigentes por los alrededores, mucha basura y decrepitud. No nos sentimos nada seguros andando por esta zona, de hecho muy poca gente lo hace…

Muy cerca está la Catedral Metropolitana, que tiene forma de cono, fue inaugurado en 1976. Tiene 4 coloridas vidrieras de 60 m hasta el techo que impresionan.

Llegamos a la plaza Quinze, era la puerta de entrada a la ciudad y el centro donde se desarrollaba la vida en la época colonial. Una parte de los antiguos muelles se trasladó al pie del chafariz esculpido en 1783, y situado hoy en el centro de la plaza Los muelles actuales están más retirados.

En este barrio quedan todavía algunas calles estrechas de la época colonial, como el Beco dos Barbeiros, callejón de los barberos, típico de entonces, con un canal central que servía para que corriera el agua de lluvia y de los desagües.

Los almacenes del Palacio de la Moneda fueron ampliados para servir de residencia al gobernador de la Capitanía de Río de Janeiro en 1743. Pese a sus modestas dimensiones, fue el Palacio Real en 1808, con la llegada del príncipe regente don Juan y Palacio Imperial en 1822. Hay una cafetería muy agradable en el interior, donde se puede comer.

Vamos a la Iglesia de Nossa Senhora da Candelária, en 1630 se levantó una de las primeras iglesias de Río en este lugar. La impresionante estructura actual es de 1775.

La cúpula, acabada en 1877, de estilo neoclásico, está enmarcada entre ocho gigantescas estatuas de mármol blanco. El interior de la iglesia, con una decoración muy rica, está recubierto de mármol polícromo. En la plaza, delante de la iglesia, se yergue una cruz en memoria de los niños de la calle asesinados en 1993 por un escuadrón de la muerte.

Queremos ir a ver las famosas playas de Río, Ipanema y Copacabana. Vemos unos buses que en los letreros luminosos pone Copacabana e Ipanema, con lo cual lo cogemos. Es una maravilla la tarjeta para pagar buses, metros y trenes. No te tienes que preocupar de nada, las vas recargando y ya está.

Los autobuses van a una velocidad endiablada, te tienes que coger muy bien para no caerte. Además si no les haces una señal no paran.

Nos bajamos en Ipanema, playa que se hizo famosa internacionalmente en la década de 1960 gracias a la famosa canción La chica de Ipanema  o Garota de Ipanema de Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes. Se afirma que el dúo se inspiró en una chica de Ipanema llamada Helo Pinheiro. Un año más tarde se realizó la grabación más famosa de la canción en Nueva York. Ganó 4 Grammys y estuvo en las listas de EEUU durante 96 semanas.

La zona debe su nombre actual a los nativos tupi-guaraní, que la llamaban I-panema, que significa Aguas Bravas. Los primeros residentes no nativos llegaron en 1884. En la actualidad es considerada junto a Leblon las zonas residenciales más atractivas de Río.

Sus calles están llenas de boutiques, bares, restaurantes y clubes nocturnos. La calle más prestigiosa es la avenida Vieira Souto y la rua Visconde de Pirajá, paralela a la anterior, constituye el eje comercial de Ipanema.

Cada domingo se instala un mercadillo hippie, según la guía, pero hoy también hay bastantes puestos, eso sí los precios muy abusivos.

La playa tiene 1,5 km de largo y después ya viene Copacabana. Nos tomamos una cerveza en un chiringuito de la playa que nos sienta muy bien, pues hace bastante calor. Se ve bastante seguro, un gueto turístico, pero a pesar de todo hay mucha policía armada hasta los dientes.

Llegamos a Copacabana, una de las playas más famosas del mundo y el corazón de la industria turística de Río. El día de Nochevieja la playa de este barrio se convierte en el centro festivo y espiritual de Río, aquí acuden millones de cariocas y visitantes para divertirse y honrar a Yemayá, la diosa del mar.

Los incas bautizaron con el término Copacabana o Copa Caguana, que significa sitio luminoso, este maravilloso lugar, situado junto al lago Titicaca y construyeron en él un templo. En el s XVII, el capitán de un galeón español levantó una capilla en honor a nuestra Señora de Copacabana, que acudió en su ayuda durante un naufragio.

En 1914, se construyó sobre el promontorio de la capilla el Forte de Copacabana para defender Río de posibles ataques. Desde el fuerte se obtiene una vista panorámica de Copacabana.

El principal atractivo es su playa de 5 km desde el Hotel La Meridien hasta el Sofitel. Hasta 1892 era necesario realizar un largo trayecto para llegar a la playa desde la ciudad, pero ese año se abrió un túnel desde Botafogo, al que siguió otro en 1904, que permitió a los tranvías alcanzar la playa.

El hecho más destacado de esta zona fue la construcción del Copacabana Palace, de estilo neoclásico, un establecimiento integrado en la vida de Río desde su apertura en 1923. En él se han alojado miembros de la realeza y estrellas del espectáculo como la reina Isabel II o Marlene Dietrich. El hotel sigue atrayendo a gente famosa además de ser un lugar de encuentro de travestis y homosexuales.

Nosotros lo vemos todo muy decadente y sucio, además de estar plagado de policía militar que a nosotros nos da inseguridad más que otra cosa.

Estamos un poco cansados por el cambio horario, con lo que cogemos un bus que nos lleve de vuelta a la estación de tren. Es fácil porque hay muchos que tienen su final en Central.

Antes de coger el tren a casa vemos una parada donde venden tarjetas SIM para el móvil. Preguntamos y nos dicen que hay una oferta de la empresa VIVO, ofrecen 3 gigas a gastar en dos semanas por 10 reales, es una ganga y la compramos sin dudar.

Ya podemos pedir Uber y buscar información en cualquier momento, por ejemplo de cómo ir a un determinado lugar con el programa Moovit.

Cogemos el tren, muy moderno, con aire acondicionado, donde nos podemos sentar y llegamos al hotel después de un día sin novedad y muy interesante.

Vamos a comprar alguna cosa para el desayuno de los dos días que nos quedan en Río al supermercado que hay cerca del hotel. Está muy bien surtido, pero es tan caro como en España.

Al lado del supermercado hay una pizzería/pastelería y pedimos una pizza para compartir y una cerveza grande. Nos cuesta 32 reales.

Nuestro barrio no es para pasear, con lo que nos vamos a la terraza a decidir y planear que haremos los próximos días.

 2-7-2019   MARTES RIO DE JANEIRO: CORCOVADO, JARDÍN BOTÁNICO

Cogemos el tren, bajamos al final en Central y el metro hasta una parada donde sale el bus hasta el Tren de cremallera que asciende hasta la cumbre a través del bosque tropical atlántico. Lo mandó construir Dom Pedro II en 1882. Hoy funciona con una locomotora suiza de 1979. Nos cuesta 78 reales por persona. Se pueden coger unas Vans que te suben, pero nosotros preferimos el tren.

El nombre del monte Corcovado (706 m) deriva de la palabra corcova o joroba, que describe la forma del montículo. Desde su cima domina la ciudad de Río la imagen del Cristo Redentor, uno de los monumentos más conocidos de Brasil. Esta gran estatua se inauguró oficialmente en 1931 para celebrar el centenario de la independencia de Brasil. En torno a ella se extiende el hermoso bosque tropical del Parque Nacional de Tijuca.

Toda la ciudad de Río queda abrazada por el Cristo Redentor, cuyos brazos abiertos simbolizan la calidez de los brasileños. El pedestal sobre el que se alza la estatua mide 8 m de altura. Tras ser enviada en barco desde Francia a Brasil, la estatua de 30 m fue recubierta con piedra caliza y transportada en tren hasta la cima del monte donde se ensambló y adosó a los pilares de sujección.

La talla de la estatua comenzó en París en 1926 donde el escultor francés Paul Landouski trabajó en la cabeza y las manos. La cabeza pesa 30 toneladas.

Hay unas escaleras mecánicas, pero hoy están cerradas por mantenimiento. La capilla situada en la base de la estatua puede albergar a 150 personas.

Si estuviese claro tendríamos unas magníficas vistas, pero está muy tapado y solo en breves momentos se despeja.

Creemos que no vale mucho la pena el Cristo de Corcovado, pero tiene tanta fama que parece que si no vienes te pierdes algo muy importante.

Cerca está el Museu Internacional de Arte Naif, con más de 6000 piezas que datan del s XV hasta la actualidad, pero no vamos a visitarlo.

Bajamos andando y al cabo de un rato decidimos ir al Jardín Botánico con lo que cogemos otro bus que nos deja en la puerta.

El Jardín Botánico, auténtica joya natural con 9.000 especies de plantas, varios edificios históricos y el Museo de Medio Ambiente. En 1822 fue abierto al público con una gran variedad de riquezas tanto naturales como históricas como la sección del Amazonas o el jardín japonés.

El jardín botánico es uno de los más fascinantes del mundo, fue fundado por el príncipe regente Dom Joao VI. En un principio se pensó dedicar el lugar para aclimatar las plantas y especias procedentes de las Indias Orientales y Occidentales, pero se convirtió en el jardín de la familia real. En 1822 se abrió al público y entre sus numerosos visitantes ilustres se cuentan Charles Darwin en 1832 y Albert Einstein en 1925. El monarca encargó al padre Leandro do Sacramento que lo convirtiera en jardín botánico. Las plantas llegan de los cuatro puntos cardinales. Pedro II pasea por los senderos umbríos y organiza comidas campestres a la sombra del templete. Hay carteles explicativos que ayudan a descubrir el lugar por tu cuenta.

Las especias incitaron a los navegantes portugueses a cruzar los océanos defendiendo sus cargamentos de los piratas. Cuando Juan VI desembarca en Río en 1808, elige una extensa plantación de caña de azúcar situada a las afueras de la ciudad para construir una fábrica de pólvora y, al lado, un jardín de aclimatación donde cultivar las semillas procedentes de Oriente. Como botón de muestra, todavía se conserva allí el camino de los claveros. El vivero se agranda para convertirse en la Huerta Real.

El Jardín Botánico comprende en la actualidad 85 Ha de bosque tropical natural y alberga numerosas especies de plantas, aves y otros animales, como unos monitos pequeñitos que se acercan mucho a las personas, no nos tienen miedo.

Sin embargo, su joya principal son las 200 palmeras imperiales que bordean las avenidas principales. A principios del s XIX, un marino portugués llevó de la isla Mauricio, donde había estado prisionero, las semillas de la palmera real, llamada después palmera imperial. Solamente las propiedades visitadas por el emperador estaban autorizadas a plantarlas a lo largo de sus calles. Todavía se observa esto en el paisaje campestre brasileño.

En el recinto se sitúan construcciones interesantes, como la fábrica de pólvora de Río de 1808. La Casa dos Piloes, construida en 1800, tenía unas muelas movidas por un sistema hidráulico  que trituraban el carbón utilizado para fabricar la pólvora. Ahora hay un museo explicativo del lugar.

Las antiguas puertas de la Academia de Bellas Artes y la mansión de la emperatriz, que se convirtió en sede central de la Escuela Nacional de Botánica Tropical en 2001.

Pasamos por el Jóquei Clube Brasileiro, tiene unas magníficas vistas del Lagoa y el monte Corcovado es uno de los hipódromos del mundo con una ubicación más hermosa. Se celebran carreras cuatro días a la semana durante todo el año, por lo que es fácil asistir a alguna.

El hipódromo se inauguró en 1926, con una tribuna principal diseñada en estilo Luis XV. El complejo cuenta con cinco tribunas, un cercado, una pista de hierba, dos pistas de tierra y una villa ecuestre. La principal carrera del año y una de las más importantes de Sudamérica, es el Grande Premio Brasil do Turfe, que se corrió por primera vez en 1933. Suele ser en agosto.

Hoy queremos cenar una ensalada, con lo que vamos a comprar los ingredientes al supermercado. Nos damos cuenta que el tomate es un artículo de lujo, igual que los yogures. En cambio el alcohol es barato, en especial el ron y la cachaça.

Cenamos nuestra ensalada, regada por cerveza y de postre hemos comprado media sandía, que acabaremos mañana en el desayuno.

3-7-2019   MIÉRCOLES RIO DE JANEIRO – BELO HORIZONTE

Hoy tenemos toda la mañana para pasear por RJ, ya que el vuelo lo tenemos a la tarde.

Cogemos el tren y un autobús que nos lleve al Museo del Indio. Según las guías es un magnífico museo, gestionado por FUNAI, dedicado al rico patrimonio cultural indígena brasileño. Se estima que entre la cuenca del Amazonas y la frontera con Paraguay viven unos 650.000 indígenas pertenecientes a 220 tribus.

Cuando llegamos, horror, nos dicen que está cerrado hace 2 años!!!!. Eso nos pasa por no comprobar con antelación por internet. Parece que en las galerías se exponen tallas de madera, trajes, cerámica, armas y cestos. Imágenes y sonidos grabados recrean vívidamente la vida cotidiana en la selva, desde las danzas y oraciones a la caza y la pesca. Un edificio de madera con tejado de paja alberga la tienda Artindia, que vende artículos comprados directamente a las comunidades indígenas, como cestos, joyas, instrumentos musicales o libros. Al cabo de dos meses cuando volvemos a Río de Janeiro ya está abierto pero no tenemos margen, otra vez será.

Otro bus nos lleva a la Igreja Nossa Senhora da Gloria do Outerio. Es una iglesia octogonal que se alza sobre una colina, la cual cuesta mucho subirla.

El espacio elegido en 1714 para levantar la iglesia servía de lugar de culto desde 1608, año en el que la imagen de Nuestra Señora de la Gloria fue colocada en una gruta. Un noble donó los terrenos a la iglesia en 1699.

El templo, finalizado en 1739, se hizo célebre en todo el país al convertirse en la capilla favorita de Don Pedro VI y su familia  tras la llegada de Portugal en 1808. La iglesia es famosa por sus azulejos pintados a mano en la década de 1730 y fue declarada monumento nacional por el presidente Vargas en 1937.

A poca distancia está la Escadaria Selarón, una de las principales atracciones de Río, la escalinata que sube desde Rua Joaquim Silva se convirtió en una obra de arte cuando el artista chileno Jorge Selarón, que murió en 2013, decidió cubrir sus 215 escalones con coloridos mosaicos dedicados al pueblo brasileño. Hay mosaicos de todo el mundo, muchos de España, pero en general de todo el mundo.

Hay mucha policía vigilando la escalera, no da mucha seguridad la verdad. Hay personas alrededor de la escalera que tiene muy mala pinta.

Nuestro próximo destino es el Banco de Brasil, es el mayor centro cultural de Río. Dispone de salas de exposiciones, teatro y cine. La entrada es gratuita, nosotros disfrutamos una exposición de Paul Klee, muy interesante.

Pasamos por la casa França-Brasil. En 1820, presionada por los comerciantes, la Administración portuguesa encarga a toda prisa este edificio a un arquitecto francés. La construcción se hizo en 10 meses, un tiempo récord para la época. Por este motivo, el edificio, proyectado en estilo neoclásico, es muy sencillo por fuera, con un tejado de estilo colonial portugués. No obstante debido a sus proporciones y a la decoración interior, marca la ruptura entre la arquitectura colonial y la aportación neoclásica francesa a Brasil.

Después de haber servido de aduana marítima durante más de un siglo, alberga desde 1990 un centro cultural dedicado a los intercambios entre Francia y Brasil.

De aquí vamos  a la Iglesia y Monasterio de Sao Benito. Subiendo por la calle 1º de marzo hasta la calle Dom Gerardo, se llega al pie de la Ladeira de Sao Bento. Los benedictinos, que se instalaron en Brasil a finales del s XVI, erigieron una iglesia y un convento en la cima del monte. La construcción del convento comenzó en 1587 y duró dos siglos. La configuración actual  data del s XVIII. La sobriedad de la fachada de la iglesia contrasta con la exuberancia del interior, una vasta nave en la que reina la talla y las esculturas de madera polícroma cubiertas de hojas de oro que ornamentan los muros, los altares laterales y el altar mayor. Las lámparas, los candelabros de plata y las pinturas del techo, dedicadas a la Virgen, completan este conjunto barroco único.

Se llega con un ascensor gratuito desde la rua Dom Gerardo.

Ya no tenemos margen y cogemos un bus que nos lleve a nuestro barrio, para recoger mochilas e ir hacia el aeropuerto.

Pasamos por el Sambódromo y Cidade do Samba. Es el lugar donde desfila cada carnaval las famosas escuelas de samba de Río.

Antes de que el Carnaval adquiriera su popularidad actual, las escuelas recorrían las calles mientras los espectadores las contemplaban primero desde las aceras y después desde unas tribunas levantadas a tal efecto. El aumento de público y el trastorno que causaba la construcción de las tribunas cada año obligaron a buscar una solución alternativa. El arquitecto Oscar Niemeyer propuso la construcción del Sambódromo, que fue  inaugurado con el carnaval de 1984. Como complemento a este edificio se creó dn 2005 un gran complejo conocido como la Cidade do Samba, que es donde se construyen las carrozas y los trajes.

Cogemos un Uber al aeropuerto que nos cuesta 28,07 reales o 6,79 euros al cambio. El tipo de cambio que hacen es muy malo, pero es comodísimo no tener que pelearte con taxistas, que se pague con tarjeta de crédito, que sepas lo que pagarás antes de empezar el trayecto y la seguridad del sistema. Estamos encantados, aparte de que en algunas ocasiones, pocas, es más barato coger un Uber que transporte público.

Vuelo a Belo Horizonte con la compañía  , sale a las 17:10 y llega a las  18:15. Es una 1 h 05 min directo.

Este avión no lo teníamos que haber cogido, hubiese sido mejor desde RJ, ir cogiendo buses hasta los distintos destinos de Minas Gerais. No vamos a ahorrar nada de tiempo, al revés, perderemos mucho tiempo al tener la base en Belo Horizonte.

Al llegar, llamamos un Uber que nos lleva en poco rato, a pesar de que el aeropuerto está a 40 km de la ciudad. Nos cuesta 80,73 reales o 19,54 euros.

El hotel de Belo Horizonte, es el Hostel Sagra Nova. Nos cuesta la doble, con el baño fuera, 80 reales. El recibimiento por la familia es caluroso, pero en portugués. La habitación es pequeña, pero cómoda. El baño parece que lo estrenamos nosotros, está todo impoluto y muy nuevo.

Hay una cocina a nuestra disposición, con café y agua embotellada. Además un gran sofá y una tele también para nosotros.

Preguntamos por un sitio para cenar algo y nos recomiendan una hamburguesería que hay a 100 m. Nos tomamos dos hamburguesas muy completas con dos Budweiser y nos cuesta 40 reales.

4-7 jueves BELO HORIZONTE – OURO PRETO

Cogemos un Uber que nos lleve a la Rodoviaria de Belo Horizonte, al cambio son 2,6 euros, casi igual que con autobús que cuestan 4,5 reales el billete.      

De Belo Horizonte a Ouro Preto  hay buses cada hora y tarda 2 horas. La llegada es impactante, pues los desniveles son alucinantes, debe haber un 25% de desnivel como poco. Menos mal que hemos venido con las mochilas pequeñas, con lo justo para las tres noches que estaremos hasta volver a BH.

Llegamos al Hostel Minas que nos cuesta las dos noches 160 reales con desayuno incluido y el baño dentro de la habitación. No son las dos de la tarde, pero nos dejan tomar posesión de la habitación.

Les preguntamos por un sitio para comer y nos recomiendan un Buffet libre que se llama 7 ouros, que está en la calle que sube al centro y que está muy bien. Pagamos 90 reales con bebida incluida. Está todo muy bueno, vale la pena probarlo.

Cuenta la leyenda que un criado de una de las primeras expediciones al interior de Brasil se metió en el bolsillo unas pepitas de un raro metal negro que encontró mientras bebía en un río próximo al actual Ouro Preto, resultó ser oro, y los depósitos que pronto se descubrieron en la zona, los más grandes del Nuevo Mundo.

Con el preciado metal se pagó a los artesanos barrocos, que convirtieron la ciudad en una joya arquitectónica. A mediados del s XVIII, en pleno apogeo, Ouro Preto tenía 110.000 habitantes, en su mayoría esclavos, frente a los 50.000 de Nueva York.

En teoría todo el oro se llevaba a las casas de intendencias, donde se pesaba, y un quinto de oro se reservaba para la Corona. Tan alto impuesto condujo a la sedición, pues a los mineros les resultaba cada vez más difícil pagar la tasa con que se gravaba el oro.

En 1789, los poetas Claudio da Costa, Tomás Antonio Gonzaga y Joaquin Jose da Silva, Tiradentes, entre otros influenciados por los principios de la Revolución Francesa, tramaron una revuelta contra Portugal conocida como Inconfidencia Mineira. La revolución fue sofocada rápidamente, Gonzaga fue enviado a Mozambique y Costa pasó mucho tiempo entre rejas. Tiradentes fue encarcelado durante 3 años y después descuartizado en Río, su cabeza fue paseada por Ouro Preto, su casa derribada y la finca sembrada de sal para volverla estéril.

Poco después de su fundación  en 1698, Ouro Preto, que significa oro negro, fue bautizado con el nombre de las pepitas de oro envejecido extraídas de los alrededores. El oro estaba cubierto con una ganga negra y conservaba un brillo excepcional después de pasarlo por el fuego.

Cuando recibió el estatus de ciudad en 1711, aún presentaba el típico aspecto de un asentamiento minero. A mediados del s XVIII, sin embargo, la fiebre del oro habñia convertido Ouro Preto en una rica población con hermosos edificios. En ella crecieron algunos de los mejores artistas y artesanos de Latinoamérica como Aleijadinho. También fue el lugar de origen de la rebelión Inconfidencia liderada por Tiradentes contra los portugueses. En 1980 fue declarada Patrimonio cultural de la Humanidad por la Unesco, siendo el primer lugar de Brasil en ganar esta distinción.

Visitamos la Casa dos Contos, albergó una oficina de cambio de oro, después una prisión y hoy acoge un pequeño museo dedicado al dinero y las finanzas. La entrada es gratuita. Aquí fue encarcelado el poeta Claudio Manuel da Costa donde se suicidó.

La casa de Tomás Antonio Gonzaga, se puede visitar gratuitamente. Es el lugar en el que Gonzaga y el resto de inconfidentes conspiraron para acabar con el dominio portugués en Brasil. Tenía una prometida que vivía con su familia en esta casa y que después de que lo mandasen a Mozambique nunca se casó. Una de las descendientes de la familia era muy famosa pues fue de las primeras hippies de la ciudad, se vestía como le daba la gana y hacía lo que quería.

Otras iglesias importantes son la Igreja de Sao Francisco de Assis, su fachada tiene una imagen de San Francisco recibiendo los estigmas de Aleijadinho y la Matriz de Nossa Senhora de Conceiçao. En ésta, destacan sus armónicas proporciones, el equilibrio entre formas curvas y rectas de la fachada y la sensación de espacio generada por una nave y un presbiterio modestos.

Al norte de la Plaza de Tiradentes está el Palacio de los Gobernadores que empezó a construirse en 1740 bajo la dirección del padre de Aleijadinho, Manuel Francisco Lisboa. Desde que la capital del estado se trasladó a Belo Horizonte, este palacio con aspecto de casa fortificada alberga la Escuela de Minas, creada en 1876.

El Museo de Ciencia y Técnica, contiene una de las mayores colecciones de minerales del mundo y ocupa casi todo el palacio.

Ouro Preto tiene dos barrios rivales, el barrio de Antonio Dias, reunía a los pioneros fundadores procedentes de la región de Sao Paulo, mientras que los portugueses se concentraban del lado del Pilar. Inevitablemente había enfrentamientos entre ambas partes de la ciudad. Por eso, todos los años desde comienzos del s XVIII, las dos parroquias se encargan por turno de la organización de las celebraciones de Semana Santa para evitar roces.

Un personaje interesante es Chico Rei, era rey de una tribu africana y fue el primer abolicionista de Brasil. En plena fiebre del oro, durante la primera mitad del s XVIII, una tribu entera, incluido su rey fue capturada en África y llevada a Brasil, donde fue vendida a un minero de Ouro Preto.

El monarca trabajó sin descanso en las minas como capataz y consiguió comprar la libertad de los suyos guardándose, cuando bajaba a la mina, polvo de oro entre las uñas y el pelo, y después explotando su propia mina de oro entre 1702 y 1730.

Los esclavos libertos daban grandes fiestas que se encuentran en los orígenes de la tradición folclórica de los congados, expresión local del sincretismo afrocristiano. Auténtico rey, Chico Rei encabezaba estos cortejos, llevando un cetro, una capa y una corona. Cuando el rey portugués se enteró de estos hechos, automáticamente prohibió que los esclavos pudieran comprar su libertad. Es un héroe entre los negros brasileños.

Cuando se hace de noche queda muy poco abierto en Ouro Preto con lo que nos vamos al hotel que se está muy bien.

5-7 viernes OURO PRETO – MARIANA –  MINA DE EXTRACCIÓN – OURO PRETO

El desayuno está muy bien, hay fruta fresca, pastas dulces y saladas. Con el estómago lleno cogemos un bus a Mariana, que sale de la Rodoviaria y para al lado de la plaza Tiradentes. Cuesta 4,25 reales cada billete. Tardamos casi una hora en llegar a esta bonita población, mucho menos turística que Ouro Preto, pero muy bonita también.

Vamos a la oficina de turismo que está justo enfrente de donde tiene el final el bus y nos da un mapa para orientarnos en todo lo que se tiene que visitar.

Mariana sigue la arquitectura colonial y tiene dos de las plazas más bonitas de Minas. Fue fundada en 1696, uno de los primeros asentamientos del estado y su capital. El casco antiguo es muy compacto, más fácil de recorrer que Ouro Preto porque las pendientes son menos pronunciadas. Muchas mansiones históricas alojan tiendas y talleres de artistas.

La Igreja Sao Francisco de Assis, es la más hermosa de la ciudad, con trabajos de Aleijadinho. Al lado está Nossa Senhora do Carmo. Ambas datan de finales del s XVIII y se sitúan frente al edificio colonial de la Casa de Cámara. El Pelourinho, la picota donde se daba suplicio a los esclavos y criminales, se encuentra frente a la Casa da Cámara. Todo está en la plaza de Minas Gerais.

La Praça Gomes Freire tiene estanque, templete y bancos a la sombra de árboles. Es el lugar ideal para pasar el rato viendo como la vida transcurre con tranquilidad.

La sencilla Basílica de Sao Pedro dos Clérigos, del s XVIII, se alza sobre la única colina de la ciudad, desde donde se tienen magníficas vistas del centro colonial de Mariana. La entrada son 2 reales y se puede subir al campanario.

Cogemos el bus que va a Ouro Preto, pero nos bajamos a medio camino para visitar la mina de extracción de oro. Es muy caro según nuestro modesto entender ya que cuesta 75 reales, pero como nosotros somos profes y no nos pide ningún justificante, el precio son 44 reales cada uno!!!!

Las Minas da Passagem, son unas antiguas minas de oro fundada por los portugueses en 1719 y desmantelada en 1985. En la visita guiada, que se hacen en antiguas vagonetas desvencijadas, se aprende sobre la historia de la mina y los métodos de extracción de oro. Luego se visita un lago subterráneo y un pequeño altar dedicado a los muchos esclavos negros que murieron dinamitando la roca. Está a 400 m de profundidad. Tiene 11 km cuadrados de galerías subterráneas.

Resulta espectacular el descenso a 120 m de profundidad, mediante un funicular sujeto por un cable.

Todas las explicaciones son en portugués, con lo que nos enteramos de la mitad…. Hay gente que baja a hacer submarinismo al lago, en la entrada se alquilan los equipos.

Volvemos a Ouro Preto con otro bus que nos cuesta 4,25 reales cada uno.

Visitamos la Matriz de Nossa Senhora do Pilar, que cuesta 10 reales por persona, está prohibido hacer fotografías. Es de estilo barroco brasileño que resplandece de oro, atesora exquisitas obras de arte. Las tallas del presbiterio son impresionantes.

Fue encargada por dos de las Órdenes eclesiásticas más ricas de Ouro Preto como muestra de su poder. Se inauguró en 1731 rodeada de pompa y solemnidad. Incluyó grandes procesiones con clérigos con opulentas vestiduras y caballos enjaezados de terciopelo y montados por caballeros con trajes tachonados de diamantes.

Casi media tonelada de oro y media de plata fueron empleadas para decorar su interior. Es muy impresionante, la verdad. El retablo tiene una exuberancia vegetal, a veces desordenada, de los artistas locales que añadían palmitos y frutos endémicos. Este inmenso retablo con sus doseles esculpidos y sus columnas salomónicas, es una verdadera composición arquitectónica.

Volvemos sobre nuestros pasos y en la Plaza Central vamos al Museo da Inconfidencia, donde se exponen piezas relacionadas con los inconfidentes y dibujos realizados por Aleijadinho. El edificio era el antiguo Ayuntamiento y cárcel de Ouro Preto, construido entre 1784 y 1854 en el lado sur de la Plaza de Tiradentes. Contiene su tumba, instrumentos de tortura y oratorios decorados de una manera exquisita. La entrada son 5 reales cada uno.

En la planta baja pueden admirarse esculturas de piedra y madera, herramientas, muebles, cerraduras, armas de fuego y espadas, lámparas de aceite y farolas de procesiones, así como vehículos que evocan en su conjunto la vida cotidiana de la colonia. Por ejemplo, los esclavos paseaban a las señoritas en sillas de mano por la ciudad.

Las canalizaciones de esteatita reflejan también la importante red de agua corriente que abastecía la ciudad.

A los Inconfidentes se le han dedicado dos salas. Una, custodia documentos manuscritos y objetos de Tiradentes, un ejemplar de la Constitución de EEUU, un reloj de bolsillo, el acta del proceso y partes de la horca donde murió. La otra sala alberga el panteón de los inconfidentes, con las tumbas de piedra en las cuales repisan las cenizas de los insurrectos repatriadas de África, donde murieron en el exilio.

A las colecciones de la primera planta se llega subiendo una majestuosa escalera, coronada por los escudos de armas reales de Portugal. Reina el arte del s XVIII, los muebles son de una calidad excelente, sobre todo los pintados en trampantojo. Completan el fondo cuadros de Manuel da Costa, una colección de hornacinas y altares, muebles antiguos y sillas de los obispos de Mariana.

Lo sólidos barrotes de las anchas ventanas del palacio evocan la prisión. Varios instrumentos de hierro destinados al castigo y la tortura de los esclavos permanecen expuestos en una celda aislada que da al patio interior.

En 1784, cuando llegó a Vila Rica de Ouro Preto, el joven gobernador portugués Luis da Cunha decidió construir un nuevo edificio para el ayuntamiento y la cárcel, según la tradición medieval de unir ambas instituciones en un mismo inmueble. Él mismo proyectó el palacio de líneas neoclásicas, inspirándose en el Capitolio de Roma, con la seguridad de estar creando una gran obra. Ordenó encarcelar a todo aquel que vagara por las calles, con objeto de conseguir mano de obra gratuita que trabajara en la construcción. La comenzó en 1784 y terminó en 1854, se construyó en cuarcita procedente de la región.

Vamos al Teatro de la Ópera, el cual es el más pequeño del mundo. Cuando nosotros lo visitamos hay un ensayo de unas chicas haciendo ballet. Cuesta 4 reales la entrada.

Ya se ha hecho de noche y volvemos al hostel.

Noche en Ouro Preto, Hostel Minas

6-7 sábado OURO PRETO – BELO HORIZONTE – SAO JOAO DEL REI

Hoy vamos a Sao Joao del Rei, pero vamos a tener que volver primero a Belo Horizonte porque el único bus directo sale a las 7 de la tarde de Ouro Preto y llega a las 11 de la noche a Sao Joao.

Salimos después de desayunar para coger el de las 8 de la mañana. Nos cuesta 65 reales los dos. Llegamos después de dos horas y pico y a las 11 sale el bus hacia Sao Joao. Es de la compañía Sandra, nos cuesta 137 reales los dos. Tarda 4 horas en llegar.

Vamos andando al alojamiento, ya que no está muy lejos y estamos hartos de tanto bus. Está muy céntrico se llama AZ Hostel & Galería de Arte. Nos recibe Flavia, muy simpática, además, habla español. Nos cuesta 159 reales con una toalla que cobra aparte, cosa que nos parece bastante cutre. La habitación está bien y hay una zona de cocina y un sofá muy agradable.

Sao Joao es la mayor de las antiguas poblaciones de MG, no sufrió el declive de la fiebre del oro en la década de 1800 y en la actualidad sigue siendo una ciudad bulliciosa. Conserva algunas iglesias de especial belleza, mansiones antiguas y un bonito centro colonial. El principal lugar de interés es la maravillosa Iglesia de Sao Francisco De Assis, cuya inusual fachada curva, techo abovedado e intrincados medallones miran hacia una bonita plaza rodeada de altas palmeras.

La plaza tiene forma de lira y al atardecer se dice que las sombras de las palmeras se asemejan a las cuerdas de dicho instrumento. Esta iglesia es una de las joyas de la arquitectura barroca luso-brasileña.

Otra cosa que se puede visitar es el Museu Ferroviario, situado en la estación de la Maria Fumaça, es un diminuto museo de locomotoras. La exposición incluye una antigua máquina de vapor de vía estrecha fabricada en Filadelfia y los vagones Pullman utilizados por el emperador Don Pedro en su viaje de Río a Minas Gerais en el s XIX.

Los turistas pueden coger el tren que va por la mañana a Tiradentes y vuelve por la tarde. Es una opción, pero a nosotros no nos convence. Este tren funciona sin interrupción desde 1881 con las mismas locomotoras Baldwin. En 30 minutos une las dos ciudades.

Para cenar vamos a un chiringuito que hay al otro lado del rio, modesto, se nota que es para los de allí. Nos pedimos una especie de huevos estrellados con patatas que con dos cervezas nos cuesta 28 reales. Estaba muy rico.

Volvemos al alojamiento, pues por la noche no hay apenas movimiento y hace fresquito.

7-7 domingo SAO JOAO DA REI – TIRADENTES – SAO JOAO DA REI – BELO HORIZONTE

A las 8:30 empieza el desayuno que es tipo buffet, pero Flavia está allí al tanto de todo. Nos explica muchas cosas sobre Brasil muy interesantes, como el hecho que hay discriminación positiva para los negros o indígenas. La mitad de las plazas en las universidades es para ellos, además para sacarse su “bachillerato”, los negros o indios tienen que sacar un 400, mientras que los blancos tienen que sacar un 700.

Ella es blanca y no está muy de acuerdo con ello. El menú del desayuno es pan, queso, jamón, pasteles varios, zumo, café y fruta fresca.

Nos comenta que cada hora hay un bus a Tiradentes, que pasa cerca del hotel. Nosotros antes de cogerlo vamos al memorial Tancredo Neves, ubicado en una casa colonial muy bonita. Cuesta 2 reales la entrada y ayer una señora muy amable nos atendió, pero era la hora del  cierre y nos invitó a volver hoy. Se presentó como Inés María, cual no será mi sorpresa que al ver fotos de Tancredo con su familia,  y compruebo que es una de las hijas!!!!

El museo vale la pena, no es muy grande, pero empieza con fotos familiares, colgadas del techo, luego se ven documentos personales, su despacho con los muebles originales, una construcción que no sé cómo definir, con unos agujeros para mirar por ellos donde hay fotos suyas con personalidades importantes, entre ellos los reyes eméritos españoles.

En la siguiente sala está la historia de la lucha por la democracia después de 20 años de dictadura y en la siguiente, portadas de los periódicos más importantes del momento dando cuenta de su muerte, antes de ser investido presidente.

Vamos a Tiradentes en un bus que se va parando continuamente, con lo que los 13 km se convierten en una hora de trayecto. Cuesta 9,5 reales los dos.

Al igual que Ouro Preto y Mariana, Tiradentes se desarrolló gracias al oro. Con él se financiaron algunas de las iglesias barrocas más elegantes de Brasil. La ciudad toma su nombre del apodo de José da Silva Xavier, vecino de esa población y mártir de la Inconfidencia Mineira, el primer movimiento que luchó por la independencia de Brasil.

Es una hermosa ciudad colonial, con casas multicolores de estilo portugués, todas ellas dedicadas a tiendas de artesanía, bares o restaurantes.

Las iglesias barrocas flanquean las calles adoquinadas que ascienden las empinadas colinas de Sao Jose. En Largo das Forras, la plaza mayor está llena de coches de caballos multicolores, que muchos turistas cogen para no tener que lidiar  con las calles adoquinadas que son un peligro y no puedes dejar de mirar continuamente al suelo si no quieres sufrir un esguince o algo peor.

Además de por carretera puedes venir aquí con un tren turístico a vapor de vía estrecha con vagones Pullman de madera, los fines de semana, la  María Fumaça. Cuesta 60 reales un trayecto o 70 reales ida y vuelta.

Deambulamos por el pueblo hasta que llegamos a la Matriz de Santo Antonio. La entrada cuesta 5 reales, pero vale la pena pagar. Fue construida entre 1710 y 1752, es una de las construcciones barrocas más bellas de Brasil, posee maravillosas tallas en madera e interiores dorados. Parte de la decoración de la fachada se atribuye a Aleijadinho. Recibió este apodo, que significa pequeño tullido, a causa de la desfiguración que sufrió por culpa de la lepra. En sus últimos tiempos, sus aprendices le trasladaban cada día hasta la obra que estaba haciendo y ataban a sus brazos martillos y cinceles.

El museo Padre Toledo, muy cerca de lo anterior, está cerrado. Fue otro mártir de la Inconfidencia, en su interior hay obras de arte, documentos y muebles.

Tiradentes es una ciudad muy agradable, pero muy mal comunicada. O cogemos el bus de Belo Horizonte a las 2, o el siguiente ya es a las 4 de la tarde. Como el bus de la 1 a Sao Joao ha salido, vamos a buscar un taxi que nos lleve a Sao Joao. Nos pide 60 reales, al final nos lo deja en 45 reales.

Llegamos por los pelos, pero cogemos el bus de las 2 y después de 4 horas llegamos a BH. Nos cuesta 135 reales los dos billetes.

Un Uber nos lleva al alojamiento por 7 reales. Vamos a cenar al chiringuito que hay al lado de nuestro hotel, dos hamburguesas con dos cervezas Budweiser nos cuesta 40 reales.

Brasil acaba de ganar la copa América contra Perú, la gente está muy contenta.

8-7 lunes BELO HORIZONTE – DIAMANTINA

Nos invita a un café una inquilina del hotel, muy rico por  cierto. Dejamos las mochilas grandes pues el jueves volvemos a dormir aquí. Ya somos de la familia, ya que así nos tratan.

Cogemos un Uber a la terminal de autobuses por 10 reales. A las 9:15 sale el autocar de la compañía Pesaro Verde y después de casi 6 horas llegamos a Diamantina. Cuesta 103 reales el billete. A mitad de camino para unos diez minutos para que la gente pueda comprar algo de comer o beber, ya que lavabo hay en el bus.

Se encuentra a 290 km al norte de Belo Horizonte. La increíble riqueza que yacía en la cima del pico azul de la Serra do Espinazo se ha reflejado en numerosas leyendas. A principios del s XVIII, los buscadores de oro fundaron varios pueblos en la región. Entonces se descubrió que las piedras blancas que cubrían el suelo por todas partes no eran cristales, sino diamantes.

Diamantina tiene también un trazado como el de Ouro Preto, grandes subidas y grandes bajadas. Hemos estado en contacto con Thais que es nuestra anfitriona en la ciudad y ya nos está esperando. El hotel es el Studio 53 y está muy céntrico. Es una antigua mansión que han reconvertido en hotel. La habitación está muy bien y está todo impoluto. Nos comunicamos gracias al google translator, ya que el portugués hablado es complicado de entender. Las dos noches son 200 reales la doble con baño dentro.

Thais nos manda por WhatsApp el programa de la Fiesta de Invierno que se celebra esta semana y la que viene. Veremos si podemos aprovechar algo.

Nos recomienda sitios para comer o desayunar y como no hemos comido nos vamos a uno que nos recomienda. Se llama Padaria Pao Fofo en la Praça Barao de Guaicui. Hay pastas saladas al peso y también venden bebidas frescas. Está muy bueno todo y nos cuesta 14 reales.

Con el estómago lleno, nos dedicamos a deambular por esta bonita ciudad. Lo primero que visitamos es la Catedral que no tiene ningún interés, es moderna y muy espartana. Es inmensa de estilo colonial que se construyó en los años 30. Un poco más adelante está la oficina de turismo, donde nos dan un folleto con las cosas visitables, que no son muchas por los recortes presupuestarios del gobierno en cultura.

Para visitar los alrededores se necesita un coche o contratar una excursión, pero no hay nada de turismo, para compartir gastos.

El camino de los esclavos es una antigua calzada empedrada que empieza en la entrada de Diamantina. Conduce a la serra de Jacuba, a la gruta de Salitre, a las cascadas y a las pinturas rupestres de Sentinela, a Biri Biri y a las aldeas de Sao Gonçalo do Rio das Pedras y a Milho Verde. Todo esto con coche se hace en un día sin problemas, pero sin transporte propio no se puede hacer.

Llegamos al Teatro Santa Isabel, cerrado, antiguamente era la cárcel. Al lado está la Iglesia de Nuestra Sra. del Rosario, que tiene solo una torre. Era la iglesia de los pobres y los esclavos, cosa que iba bastante conjunto. Junto a ella hay una fuente del s XVIII, cuyos caños están adornados con rostros africanos en bajorrelieve.

Pasamos por la Casa do Muxarabi, donde está ubicada la biblioteca Antonio Torres, el cual fue diplomático y periodista. Se conservan documentos personales y su biblioteca. Se visita pronto, están haciendo una revisión de los documentos que pertenecían a este señor.

El mercado municipal ahora se utiliza los viernes por la noche para música en vivo y los sábados para un mercadillo de artesanía y comida.

Paseamos un rato más, pero empieza a refrescar y nos volvemos al hotel con algo para cenar allí.

9-7 martes DIAMANTINA

Diamantina es la mayor de las ciudades coloniales del Estado, patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hoy para desayunar vamos al Padaria Pao Fofo y compramos un pastel y dos cafés. Todo nos cuesta 10 reales.

La primera visita de hoy es el Museo del Diamante, cuya entrada es gratuita y la visita es guiada en portugués. No entendemos demasiado, pero hay algunos paneles con información que traducimos gracias al señor Google.

El museo está ubicado en la casa del padre Rolim, que participó en la Inconfidencia y fue el amante de una de las hijas de Chica da Silva. En él se exponen instrumentos y herramientas que servían para la extracción de diamantes, así como muebles, objetos artísticos y documentos de la época. En una vitrina hay unos cuantos diamantes muy pequeños y tres esmeraldas.

También hay collares de hierro utilizados por los esclavos.

Enfrente hay la Casa de la Intendencia, donde vivían los policías de la época, estaba situada la cárcel etc. Luego se convirtió en colegio y ahora está en proceso de restauración, suponemos, pues está vacía y como si la fueran a rehabilitar.

Subimos por calles muy empinadas hasta la casa de Juscelino Kubitschek, pero está cerrada por falta de financiación, según pone un cartel en la puerta. En el interior, según la guía, se refleja la vida de este personaje tan especial, nieto de unos inmigrantes checos bastante pobres. Fue presidente de Brasil y el que construyó Brasilia.

Muy cerca se encuentra la Casa da Gloria, formada por dos edificios enfrentados y comunicados en la segunda planta por un pasadizo de color azul. En sus inicios fue la casa de una viuda que se llamaba Da Gloria, luego fue la residencia de los inspectores de diamantes y posteriormente el palacio de su primer obispo.

Con el tiempo fue dejado a las religiosas de San Vicente de Paula, las cuales pusieron una escuela para las hijas de las familias ricas de la zona y para las huérfanas y pobres.

No dejaban que hubiese contacto entre ellas y la construcción del pasadizo era para que no se relacionaran con las personas que pululaban por las calles, ya que había mucha prostitución, madres solteras y gente de mal vivir.

Cuando las monjas dejaron los edificios empezaron a degradarse hasta que el gobierno alemán, junto al gobierno de Diamantina se puso a rehabilitarlo y convertirlo en un centro de estudios de Geología, donde cada año hay estudiantes que durante unos meses vienen aquí a estudiar la Geología de las zonas circundantes. Se pueden alojar en el  mismo edificio ya que hay dormitorios para ellos. En la entrada hay una sala con pupitres antiguos donde se puede ver un video de 5 minutos en portugués, pero subtitulado en inglés, que es un resumen de la historia del edificio.

De aquí ya vamos a la Casa da Chica da Silva, una mansión colonial donde vivió el contratista de diamantes Joao Fernandes de Oliveira y su amante Chica da Silva. Era una esclava mulata, guapísima, que vivió rodeada de lujo hasta que su amante volvió a Portugal. Fue de las pocas personas negras aceptadas por la alta sociedad colonial.

Queda muy poco de los muebles que contenía. En la planta superior hay unos cuadros de ella, donde unos poemas explican sus pecados, como la gula, lujuria, envidia etc.

Por los recortes solo abre de 9 a 12 de la mañana. A nosotros nos deja pasar la chica que hay en la entrada a pesar de que ya ha pasado la hora de apertura, porque le decimos que mañana no estaremos.

La iglesia del Carmo, cerrada, tiene el campanario situado al fondo  de la iglesia. Es la más opulenta de la ciudad, se dice que se construyó el campanario al fondo, por deseo de Chica da Silva, para poder sentarse en los bancos frontales, ya que la ley portuguesa de la época prohibía a los negros el acceso más allá del campanario. Otros dicen que es porque no quería que la despertasen las campanas.

Es la hora de comer y nos vamos al restaurante Apocalipse, en la Praça Barao de Guaicuí, al lado del mercado municipal. Está abierto solo para el almuerzo y es al peso. Cuesta 52 reales el kilo. Hay bastante para elegir, nosotros llenamos el plato y con una cerveza nos cuesta 70 reales. El café es gratis y está muy bueno.

Ya hemos visitado todo lo visitable, con lo que nos vamos un rato al hotel a descansar.

Por la tarde vamos a pasear por el centro de la ciudad, como hace mucha gente. A las 6 ya no queda casi nadie por la calle ya que es de noche. Hoy hay una actuación dentro del programa de fiestas que nos mandó nuestra hotelera, pero no vamos.

DIA 10-7-19    MIÉRCOLES DIAMANTINA – SERRO –  PAMPULHA (BELO HORIZONTE)

A las 7 de la mañana cogemos el bus que nos lleva a Serro. Son 100 km, pero no vamos directamente sino que se desvía para coger y dejar gente en los pueblos cercanos. Nos cuesta 51 reales los dos billetes y tardamos 3 horas en llegar. No sabemos si nos quedaremos a pasar noche en Serro o iremos a Belo a dormir, no tenemos nada reservado, dependerá de lo que nos encontremos.

La primera impresión de Serro no es muy buena, pero el centro de la población es bonito. Hoy es el día del mercadillo, que es bastante grande, pero las cosas que venden sobre todo el calzado y la ropa son horrorosas.

En un bar nos tomamos un café y unas galletas por 5 reales.

La Iglesia de la Concepción resulta impresionante por su altura y sus paredes de adobe. Un chico que hay en la puerta nos dice que no dejan hacer fotos, por los ladrones.

Bajando desde la iglesia llegamos al Museo Histórico que está en la casa dos Ottoni. La entrada son 2 reales los dos.

La chica de la entrada llama a un trabajador/investigador de la casa para que nos haga la visita guiada ya que sabe inglés. Es muy interesante todo lo que explica, las costumbres de la época, los usos de las habitaciones, los muebles, etc.

Una cosa que nos comenta es que las casas, aunque fueran de gente de mucho dinero tenían pocos muebles, ya que venían de Europa y la travesía era 6 meses y luego desde Rio hasta Serro eran 5 meses más porque venían en caballerías.

La manera de demostrar la riqueza era teniendo muchos criados/esclavos. Nos comenta que como había tanto oro, los esclavos se lo escondían en el pelo, ya que lo tienen muy encrespado y tupido. Una de las esclavas compró su libertad y lo primero que hizo fue comprar 40 esclavos!!!!!. No había conciencia de que si tú habías sufrido la esclavitud no la querrías para los demás.

Hay un jardín muy bonito con palmeras llenas de orquídeas y un pequeño lago. Nuestro magnífico guía nos dice que nos podemos quedar en el jardín todo el tiempo que queramos. Es muy agradable, pero como hemos desayunado poco, preferimos ir a comer.

El restaurante está un poco después del centro del pueblo que a estas horas está muy animado. No creemos que vengan muchos turistas, por lo menos nosotros no vemos a nadie

En el museo nos ha recomendado un restaurante que es un bufet libre y allí que nos vamos. Se llama Bar Dodoia y cuesta 14 reales por persona, con las dos cervezas, café y una pasta pagamos 40 reales.

En la oficina de turismo nos confirman los horarios de los buses y decidimos volver a Belo Horizonte, ya que no hemos visto nada de la ciudad y según la guía vale la pena visitar algún museo y sobre todo la zona de Pampulha.

El bus sale a las 14:20 PM y nos cuesta 80 reales cada uno. Nos dicen que sobre las 19:30 llegaremos a BH.

Hay dos rutas, una más corta, pero la mayor parte del camino de tierra, y otra más larga, pero todo asfaltado. Nosotros vamos por la del peor camino, pero paisaje más bonito.

Pasamos por el PN Serra do Cipó, de 338 km cuadrados. Comprende el agreste terreno montañoso de la Serra do Espinhaço. Contiene algunas zonas vírgenes de cerrado y muchos afluentes de los ríos Sao Francisco y Doce. Las abundantes cascadas,  plantas, animales raros y aves convierten a este parque en uno de los más hermosos de Minas Gerais.

Nosotros no tenemos tiempo de quedarnos, pero según la guía hay pumas, capibaras, osos hormigueros gigantes, ocelotes, lobos guará y monos aulladores.

Al pasar con el bus vemos que hay mucha infraestructura turística y que nos podríamos haber bajado del bus aquí.

En los autobuses que hemos cogido hasta ahora la gente pide bajar donde le va bien, así que nosotros también pedimos bajar cerca del hotel y lo hacemos.

El hotel es el Frimas Pampulha, nos cuesta 144,59 reales la doble con desayuno incluido. Es un hotel anodino, pero cómodo para poder visitar mañana esta zona de Belo Horizonte que no conocemos.

Cerca hay un supermercado donde vamos a comprar algo para cenar, ya que en las proximidades del hotel no hay restaurantes.

La habitación es grande y nos permite cenar con comodidad en la habitación.

DÍA 11-7-19  JUEVES PAMPULHA – BELO HORIZONTE

El desayuno en el hotel es muy completo, tipo buffet, con fruta, dulce, salado etc.

Dejamos las mochilas en recepción y vamos andando hacia el lago ya que estamos cerca. Por esta zona hay mansiones espectaculares, debe vivir gente muy rica.

Pampulha fue el ensayo previo a la construcción de Brasilia. Los edificios están agrupados en amplios jardines diseñados por Burle Marx y estos a su vez se distribuyen en torno a un gran lago artificial. Este urbanismo fue encargado por Juscelino Kubitschek, entonces gobernador de Minas y concebido por el renombrado arquitecto Oscar Niemeyer en la década de 1940.

Nosotros llegamos a la Casa do Baile, con una amplia pasarela utilizada como pista de baile hasta 1946. En las cercanías está la Oficina de Turismo, cerrada, hay un señor sentado que nos dice que está cerrado, lo cual ya vemos, lo que no entendemos es por qué no abre o nos da un mapa como el que tiene colgado en la puerta.

Seguimos paseando alrededor del lago y llegamos a la Iglesia de San Francisco de Asís, pero está cerrada porque la están restaurando. Está construida con una serie de arcos parabólicos de cemento y una maravillosa concepción de la luz y el espacio. Los muros exteriores están decorados con azulejos en los que se representan escenas de la vida de San Francisco.

Entramos en la casa de Juscelino Kubitschek, gratuita. Aquí vivió sólo dos años, pero se la quedaron unos amigos que la mantuvieron casi sin cambios.

Se pueden ver sus muebles, decoración, dibujos arquitectónicos y muchas más cosas.

Llegamos hasta el Parque Ecológico donde cogemos un Uber que nos lleva al Museo de Arte Moderno por 17 reales.

Engaña este lago, ya que es muy grande y no se puede cruzar por ningún lado, hay que dar la vuelta sí o sí.

En el Museo hay una sola obra hecha con lana roja, que está inspirada en la mitología y Penélope. El edificio es muy interesante en sí mismo, era el antiguo casino.

Otro Uber nos acerca al hotel por 7 reales, donde cogemos nuestro equipaje y otro Uber que nos deje en el hostel por 14 reales. Allí, cogemos lo imprescindible y otro Uber nos lleva al centro de la ciudad por 14,92 reales. La Plaza de la Liberdade es preciosa y contiene los edificios más importantes de Belo.

En esta plaza, una avenida bordeada de palmeras conduce al Palacio da Liberdade, palacio de gobierno de la Nación inaugurado en 1897. Los edificios administrativos de estilo neoclásico contrastan con dos inmuebles de Niemeyer, uno residencial y otro que pertenece a la Biblioteca Pública.

Al lado, el palacio del cardenal-arzobispo es de estilo art-decó.

Entramos en el Memorial Minas Gerais- Vale, es un museo que repasa la cultura de Minas entre los s XVII y XIX. Es muy interesante, con videos interactivos, mucha información en folletos en portugués e inglés. Es para dedicarle todo un día.

De aquí, cruzamos la calle y vamos al Centro cultural Banco do Brasil. Hay una exposición de DreamWorks, es gratuita y hay mucha gente. Se espera que pasen por la exposición 2 millones de personas. Hay también exposición de arte moderno.

Volvemos a cruzar y vamos al Museo das Minas e do Metal. Es muy interesante porque hay minerales y piedras preciosas de Brasil y del resto del mundo. Al ser jueves cierran los museos a las 10 de la noche.

De vuelta a casa cogemos el bus, que nos cuesta 4 reales cada uno. Menos mal que nos sentamos porque tardamos casi 1 hora. Es la hora de más tráfico y vamos muy lentos. Andando hubiésemos tardado lo mismo, pero el ambiente no invita a ir andando por la ciudad.

DIA 12-7-19  VIERNES BELO HORIZONTE – SALVADOR DE BAHÍA

Hoy nos despedimos de Minas Gerais y vamos a volar a Salvador de Bahía. Desayunamos en el hostel ya que habíamos comprado ayer un pannetone buenísimo y nos despedimos de esta familia tan peculiar.

Pedimos un Uber que nos cuesta 70 reales y en poco más de media hora ya estamos en el aeropuerto a pesar de que se encuentra a 40 km del hostel.

El vuelo es a las 11:55, llegada a las 13:35 con la compañía AZUL. Nos cuesta 230 € los dos,  con un equipaje facturado por persona.

No hemos podido hacer el check in en la pág. web, pero es un momento cuando llegamos a la ventanilla.

Pasamos el control de seguridad sin problemas y nos vamos a la puerta de embarque. Salimos con un poco de retraso respecto a la hora prevista.

Durante el vuelo nos dan algo de beber y bolsas de aperitivos varios como cortezas, patatas, dulces y caramelos tipo Haribo!!!! Es la primera vez que nos dan de estas cosas!!!

En hora y media llegamos a Salvador con una temperatura más veraniega, ya que estamos a 30 grados.

Hay un shuttle gratuito que te lleva del aeropuerto hasta el metro, pero nosotros cogemos un Uber que nos lleva al hostel cómodamente por 47,4 reales.

El Hostel da Providença está al lado de la Iglesia del mismo nombre. Nos cuesta 153 reales las dos noches con desayuno.

Nos recibe Gerardo, argentino de Buenos Aires que lleva más de 20 años aquí. Se vino algo antes del Corralito del 2002.

La habitación es sencilla, pero hay una zona de comedor y con sillones que es agradable, ya que la habitación es muy pequeña, coge la cama y poco más. De hecho una de las mochilas grandes la ponemos debajo de la cama!!!!

Como en dos días queremos ir a Lençois, lo primero que hacemos es ir a la Rodoviaria a comprar los billetes, porque en el bus de primera hora de la mañana ya no hay billetes y el que sale a las 13 horas, solo quedan 7 libres.

Vamos andando al metro y después de 5 paradas con cambio de línea incluido llegamos a la estación. Compramos los billetes por 88 reales más la tasa de la estación.

Ya que estamos en una zona de comidas nos comemos unas Big Mac por 14 reales las dos, que junto a las cervezas que compramos es nuestra comida.

Hacemos el camino contrario y nos vamos directamente a la zona del Pelourinho.

Todo el mundo nos decía que teníamos que ir a Salvador que era muy chulo etc., pero nosotros lo que estamos viendo es mucha pobreza, mendigos, casas destrozadas y luego al lado tiendas para los turistas de alto poder adquisitivo, ya que por cualquier cosa piden una barbaridad.

Hay grupos tocando tambores por todos lados, como nos dirá más adelante Gerardo,  los que salen de las drogas se van a un grupo de música. Nos dice que en vez de tanta música les podían enseñar algún oficio para que se ganaran la vida honradamente sin tanto escándalo.

A la hora de la cena vamos a un bareto  a comer alguna cosa, pero no acertamos.

DÍA 13-7-19 SÁBADO SALVADOR DE BAHÍA

El desayuno es de 8 a 10. Gerardo se desvive por atendernos. Él sabe, que su fuerte son las atenciones que da a sus clientes y que hace que le den buenas puntuaciones en Trip Advisor o Booking.

La habitación doble es un poco claustrofóbica ya que no tiene ninguna ventana y es donde estamos nosotros. La cuádruple o la sencilla sí que tienen ventanas y son más grandes.

El desayuno está bien, hay fruta, dulce, salado, zumo natural y café o infusiones.

Después de un rato de cháchara, vamos a descubrir nuevos rincones de Salvador.

En la plaza central del Pelourinho está la Iglesia y convento de Sao Francisco, la entrada cuesta 5 reales por persona. Fue construido entre 1708 y 1750, es uno de los monumentos barrocos más impresionantes de Brasil. La iglesia del convento destaca por la riqueza y la opulencia de su interior, cuyos muros y techo aparecen en su mayoría cubiertos con pan de oro.

El altar mayor y los grandes altares laterales presentan magníficas tallas en madera de estilo barroco y una profusa decoración de ángeles, pájaros, sirenas, frutas y hojas. Una gran lámpara de plata cuelga sobre las intrincadas tallas de madera y los azulejos pintados a mano en azul y blanco.

En el altar mayor hay una imagen de Jesús crucificado con san Francisco a su lado y detrás hay unos azulejos en blanco y azul que relatan la vida del santo.

Hay imágenes de santos negros en los altares laterales como San Benito, hijo de esclavos africanos o Santa Efigenia que fue una princesa etíope.

Lo que más nos gusta es el claustro, recubierto por completo de azulejos decorativos enviados desde Portugal en 1743, basados en los grabados que el pintor flamenco Otto van Veen realizó para su libro de emblemas morales. Hablan de la envidia, codicia, de la moral, del infierno, del dinero y muchas más cosas. En los azulejos explican en latín lo que representan, en el suelo hay unos letreros donde lo traducen al portugués.

Justo al lado está la Iglesia Terceira Ordem de Sao Francisco. Tiene la fachada en esteatita con una elaborada decoración y única en su estilo en Brasil. La fachada permaneció oculta muchos años tras una capa de escayola y se descubrió por casualidad durante la instalación del cableado eléctrico en la década de 1930. La entrada son 5 reales.

En la Praça da Se, combina elementos modernos y antiguos. En una remodelación se añadieron fuentes y bancos donde la gente descansa y disfruta de los espectáculos de capoeiras y otros eventos culturales que se celebran en la plaza.

En su extremo norte se sitúa el Belvedere, un mirador con hermosas vistas de la ciudad Baja y de la Bahía.

A la izquierda y bajando unos escalones se encuentra el Memorial das Baianas, es una pequeña construcción que rinde homenaje a las mujeres que se han convertido en símbolo de Salvador. El monumento muestra y explica la vestimenta y los accesorios ceremoniales de las baianas.

Seguimos el paseo y cogemos el Elevador Lacerda, que fue construido por un comerciante en 1873 a partir de la polea manual instalada por los jesuitas. Este ascensor comunica la Ciudad Alta con la Baja. Cuesta 0,15 reales y es muy popular en Salvador. Es utilizado por más de 30.000 personas al día. Las 4 cabinas ascienden los 72 m de desnivel en sólo 30 segundos.

Lo primero que nos encontramos es el Mercado Modelo, se construyó en 1861 como edificio de aduanas. En la plaza tras él, atracaban los barcos para la inspección y la descarga de sus mercancías. El edificio fue convertido en un mercado de artesanías en 1971 y remodelado en 1984 después de un gran incendio. En la actualidad alberga 259 puestos con una variada muestra de artesanías, desde cuadros, encajes, hamacas, sombreros o bisutería.

A cierta distancia se encuentra nuestro siguiente objetivo que es el Forte de Santo Antonio. Hay autobuses pero un Uber nos cuesta 12,8 reales, mientras que el bus son 4 reales por persona.

El Forte de Santo Antonio es uno de los monumentos más famosos de Salvador. Fue construido en 1535, pero a comienzos del s XVII, tras los ataques holandeses fue reforzado y ampliado hasta tener su forma estrellada.

El faro que se alza en lo alto del fuerte se construyó en 1698 y aún es utilizado por los barcos que acceden a la bahía.

La entrada al fuerte son 15 reales, se encuentra el Museo Hidrográfico, donde se exponen instrumentos marítimos antiguos y cartas de navegación. Además se pueden ver monedas y porcelanas recuperadas de un galeón portugués hundido en 1668.

Hay una playa justo al lado donde la gente se refresca, pero hay un fuerte oleaje y no hay arena, solo piedras.

Paseamos un poco por el Paseo que empieza en el fuerte y lo primero que vemos es el consulado de España, esperemos no necesitar visitarlo.

Seguimos al lado del mar y entramos en una churrasquería donde nos tomamos un pincho de pollo y otro de gambas con una cerveza por 30 reales.

En un supermercado nos compramos unos helados de postre, ricos pero caros.

Miramos como ir a Nosso Senhor do Bonfim con un autobús. Esperamos la media hora que nos dice el móvil, pero no llega. Después de 45 minutos y cuando hemos pedido un Uber llega!!!!!

A Bonfim nos cuesta 19 reales el Uber que cogemos. Son unos 14 km desde donde estamos. Volvemos a pasar por el Mercado Modelo y por unos barrios muy paupérrimos. Todo está cayéndose o invadido por la vegetación etc. Hay mucha pobreza cuando sales del gueto del Pelourinho.

La iglesia de Nuestro Señor del Buen Suceso se alza sobre una pequeña colina en la península de Bonfim, un saliente del terreno que se adentra en la Bahía de Todos los Santos, unos 10 km al norte del Pelourinho. La iglesia fue construida por una promesa que hizo un capitán después de una gran tempestad en el Atlántico.

Su elevado emplazamiento es atractivo, pero es muy importante dentro de la religión afrobrasileña de Bahía. Está consagrado al Dios católico, pero también a la deidad suprema de la religión candomblé, Otalá.

Los viernes los creyentes se visten de blanco y dedican sus oraciones a Otalá. El resto de los días se puede visitar la sala dos Milagros en una pequeña capilla donde los fieles ofrendan exvotos de cera, madera e incluso oro. Estos objetos simbolizan los milagros que han sido realizados.

El tercer jueves de enero, miles de devotos caminan en procesión desde el centro de Salvador hasta la iglesia después las mujeres ataviadas con los típicos vestidos de encaje blanco lavan las escaleras de la iglesia con agua perfumada en honor a Otalá.

Se dice que esta tradición se remonta a los días en que los esclavos tenían prohibido el acceso al templo y debían orar fuera. La iglesia católica no aprueba esta ceremonia y mantiene las puertas cerradas del templo durante su desarrollo.

En las cercanías están los pesados que te quieren vender las cintas de colores para que pidas deseos, pero no sucumbimos al acoso.

La valla que recorre el perímetro de la iglesia está abarrotada de cintas multicolores.

Ahora sí que estamos dispuestos a coger el bus y lo conseguimos!!!!

De esta línea hay pocos buses, si no hubiésemos cogido éste, el siguiente era al cabo de 3 horas!!!!

Vamos al hostel y le preguntamos a Gerardo un lugar para cenar donde vayan los lugareños y nos recomienda una pizzería que hay a 200 m del hostel.

Nos pedimos una calabresa mediana con dos cervezas grandes y nos cuesta 37 reales. No es la mejor pizza del mundo pero se deja comer.

DIA 14-7-19 DOMINGO SALVADOR – LENÇOIS (PARQUE NACIONAL DE LA CHAPADA DIAMANTINA)

Hoy tenemos bus que nos lleva a Lençois, pero como sale a las 13:00 horas tenemos tiempo para visitar algunas cosas que nos quedaban en Salvador.

Después de un ameno y completo desayuno con Gerardo, nos vamos hacia el Pelourinho, que lo tenemos a dos pasos. Lo que no controlamos, es que la casa Fundaçao de Jorge Amado está cerrada los domingos, igual que el Museu Afro-Brasileiro, con lo que no podemos visitarlo.

La que sí que está abierta es la Catedral Basílica, la entrada cuesta 5 reales por persona.

Fue levantada entre 1657 y 1672 y es considerada uno de los mejores ejemplos de la arquitectura barroca portuguesa.

La fachada se construyó en lioz portugués, una piedra caliza de color pálido con el que también se cubrieron los muros interiores y los altos pilares para dar al templo luminosidad y amplitud.

El techo es abovedado y confeccionado en madera, decorado con tallas en relieve que da un efecto tridimensional.

El altar mayor y los laterales están cubiertos de pan de oro, muy espectaculares. El altar dedicado a San Francisco contiene una imagen chapada en plata de Nuestra Señora de los milagros, que inspiró a un párroco jesuita del s XVII, que luchó contra la esclavitud de los indígenas. Sus sermones en defensa de los indios hicieron que la Inquisición lo arrestara.

Después de un paseo por el barrio, volvemos al hostel a coger las mochilas para ir a la Rodoviaria. Podríamos ir andando 1 km hasta el metro y allí  hacer transbordo después de dos paradas hacia la parada de la Rodoviaria, pero con las mochilas y las calles empedradas y tan empinadas cogemos un Uber que por 14,85 reales nos lleva. El metro cuesta 3,70 reales, con lo que la diferencia en dinero no es tanta y el incremento en comodidad mucha.

Antes de ir hacia la zona de autobuses nos vamos a un shopping mall que hay al lado porque según nuestro hotelero, podremos renovar la tarjeta de teléfono que compramos en Río de Janeiro por otros quince días. Cuando llegamos, la tienda de Vivo está cerrada, al igual que el resto de compañías telefónicas.

Al llegar a la estación de autobuses hay una parada de móviles de la compañía Tim, donde compramos otra tarjeta por 10 reales que dura dos semanas y tenemos 2 gigas de datos.

El autobús que nos ha costado 88 reales más los 3,5 reales de tasas de estación por persona sale puntualmente hacia Lençois. No queda un solo asiento libre, el 99% turistas. Aquí es el primer lugar que hemos visto turistas occidentales, porque el resto de días, casi ninguno.

Son 6,5 horas de trayecto y hace dos paradas durante el trayecto, una corta de unos diez minutos y la otra más larga ya que da tiempo a comer alguna cosa. Nosotros compramos una pasta salada y una piña que nos pelan y trocean al momento por 3 reales.

Son 400 km de nada, lo que separa Salvador de Lençois. A la hora prevista llegamos a Lençois, muy animado a estas horas de la noche y con todos los restaurantes a tope.

El alojamiento que hemos reservado está en la parte menos turística del pueblo al final de una calle muy empinada!!!!. Se llama Casas da Nauzita y nos cuesta 120 reales las dos noches, un apartamento sencillo, pero con cocina, nevera y el lavabo dentro. Nos recibe Nauzita, una señora muy alegre y simpática.

Dejamos las cosas y vamos hacia el pueblo, donde hay toda la animación del mundo. Hace fresquito, con lo que algo de abrigo se agradece.

Esta ciudad surgió de la nada, cuando se descubrieron diamantes a finales del s XIX. Es una ciudad agradable con un ambiente colonial, con pequeñas iglesias barrocas y casas llenas de tiendas, restaurantes de colores pastel.

La plaza  Horacio de Matos, está rodeada de casas con las ventanas en  forma de arco. Al acabarse los diamantes, han cambiado la forma de ganar dinero y ahora todo está enfocado al ecoturismo, haciendo tours a cascadas, grutas, escalada o trekkings por el parque nacional.

Después de pasear un rato nos quedamos a cenar en un restaurante en la calle principal. Nos tomamos una pizza y dos cervezas y nos cobran 72 reales!!!! Una barbaridad para lo que hemos consumido, pero es que cobran la tasa de servicio y algo más que no sabemos que es, pero suponemos que es un guitarrista que nos ameniza la cena con música de lo más variado.

Contratamos el desayuno de mañana con Nauzita que cuesta 10 reales por persona, pero hemos leído que está muy bien.

DIA 15-7-19 LUNES LENÇOIS

Hoy nos lo tomamos con calma, desayunamos tranquilamente del variado menú que hay en el buffet libre. Hay pastas saladas, fruta como melón, sandía, papaya, bananas pequeñitas o uva, y varios pasteles caseros que están para chuparse los dedos.

Vamos a la oficina de turismo a que nos informen de que se puede hacer por las cercanías, pero la señora que está atendiendo, parece que no es la titular porque no sabe ni leer…. Tiene un cartapacio con fotocopias de lo que hay en la Chapada y un mapa que nos da gratis.

No hemos aclarado nada, pero con el mapa, decidimos ir por la calle principal a ver que vemos.

A menos de 1 km ya encontramos una cascada con bastante gente bañándose en unas aguas rojizas, que luego nos enteramos que su color se debe a las plantas, un guía nos dirá que es como el té, que queda oscuro por las hierbas, pues esto lo mismo. No es por ningún mineral ni nada de eso.

Nos encontramos con una pareja que está en nuestro  hotel y que nos comenta que un guía les ha pedido 40 reales por hacerles una excursión por las cositas que hay en los alrededores. Nos preguntan si queremos compartir el guía, aunque no era nuestra intención, como no vemos claro los caminos que hay que seguir, lo contratamos. Sin el guía, no hubiésemos encontrado los senderos, pues no hay nada de señalización.

Haremos el Serrano, Salao de Areia, Cachoeirinha, Cachoeira da Primavera y Mirante. Nos  cuesta 20 reales por persona. Primero vamos a una serie de cuevas, muy grandes y fotogénicas, luego a dos cascadas donde te puedes bañar, sitios muy agradables y después subimos a un mirador, desde donde se tienen unas vistas magníficas del pueblo y alrededores.

Bajamos hasta otra cascada, que tiene una zona que parece una piscina, con un chiringuito donde venden bebidas frescas y algo de comer. El guía se va y nos quedamos un rato más.

En el pueblo, ya de vuelta nos vamos a un bar donde hay comida al peso, 39 reales el kilo y si solo coges carne son 49 reales el kilo. Comemos muy bien y de postre nos tomamos unas caipiriñas que cuestan 8 reales cada una.

Volvemos al hotel a hacer la siesta y luego volvemos hacia el pueblo, a la estación de buses a comprar el billete de vuelta a Salvador, pues vemos mucho turista y con la pág. web donde miramos los buses y los asientos que quedan, se van acabando. Esta web es fantástica, se llama www.buscaoonibus.com.br, nos ha ido muy bien para ver horarios, precios, vacantes etc.

También sale para compartir coche, el bla bla car, pero nosotros por ahora no lo hemos utilizado.

Como hoy hemos comido muy bien, vamos al supermercado y compramos algunas cosillas para cenar en nuestro hotel.

DIA 16-7-2019  MARTES LENÇOIS – TOUR CHAPADA DIAMANTINA – LENÇOIS

 El PN Chapada Diamantina tiene 1520 km cuadrados, se creó en 1985. Es famoso por los numerosos riachuelos que atraviesan las zonas altas, forman cascadas, abren cañones y descienden por canales También se puede llegar hasta cuevas y cavernas por innumerables senderos sin señalizar, lo cual hace necesario un guía.

Ayer ya hicimos una prospección de los tours que se podían hacer en un día, de las posibilidades todos decían que el mejor era uno que llaman Grutas. Se visita el Mucugezinho, Poço do Diabo, Gruta de Fumacinha, Pratinha, Gruta Azul y el Morro do Pai Inácio. Nosotros lo compramos en una agencia que se llama Zentur,  que está justo después de pasar el puente a la parte antigua. Nos cuesta 210 reales por persona si pagamos en efectivo, si pagamos con tarjeta 230 reales. Somos 10 personas más el conductor y el guía que se llama Marcelo.

Todas las agencias ofrecen lo mismo y cuestan lo mismo más o menos.

El tour comienza a las 8:15, nos parece que es muy pronto, pero luego veremos que está todo cronometrado para que de tiempo de hacer todas las visitas.

A los 45 minutos llegamos a un lugar donde tenemos que ir bajando hasta que llegamos a una primera zona de baño, la pasamos y llegamos después de pasar el río por un tronco resbaladizo y otro trozo andando a una cascada muy bonita  y a una zona de baño muy profunda ya que hay más de 10 m. Los guías llevan chalecos salvavidas por si hay alguien que no sepa nadar. Es el Poço do Diabo, llamado así porque una parte del agua se veía negra y luego todo se veía blanco y la gente decía que era el diablo el que hacía que pasase eso….

Marcelo antes de cada actividad, nos explica el horario a cumplir, los peligros y lo que podemos hacer. Nada más empezar ya le echa bronca a una chica muy joven y mona que ha venido con chanclas y es peligroso, ya que el camino es resbaladizo y tal como le explica se puede  tropezar con una piedra o con una rama y hacerse mucho daño. Ella va descalza y acaba todo el tour sin problemas. Cuando se contrata el tour te hacen firmar un contrato donde dices       que no padeces ninguna enfermedad grave, no estás embarazada etc. También te dicen todo lo que has de llevar y las zapatillas deportivas es la más importante.

Se puede hacer un rappel, pero de nuestro grupo nadie se anima. Marcelo acompaña a todo el que quiera llegar a la parte de atrás de la cascada y unos cuantos lo hacen.

Subimos a buscar la furgoneta, muy nueva y cómoda por cierto, y ya vamos a la siguiente cosa a visitar que está a 45 minutos de coche.

Es la gruta de Fumacinha, cómo ha llegado un autocar delante de nosotros, nos tenemos que esperar  1 hora para entrar, con lo que vamos al restaurante a comer. Es un buffet libre que nos entra en el tour, lo que no entra son las bebidas. No está mal, hay dos cazuelas con carne diferente, arroz, feijolada, espaguetis, ensaladas y diversos encurtidos vegetales.

Cuando acabamos ya nos ponemos un casco, nos dan una linterna y entramos en la gruta. Es impresionante, tiene las típicas estalactitas y estalagmitas, pero además tiene otras con unas formas muy diferentes a lo que estamos acostumbrados. Una guía va con nosotros y nos va explicando todo. La entrada, que nosotros no pagamos, son 40 reales si vas solo, o 30 reales si van 2 personas. A partir de aquí son 25 reales por cada persona adicional.

A unos cuantos km se encuentra la siguiente visita que es Pratinha. Es todo un complejo de ocio, donde se puede hacer snorkel en una gruta, bañarte en una laguna, tomar algo en el bar restaurante, montar a caballo, hacerte un masaje etc.

Nos encontramos un gran grupo de españoles y nos dicen que lo del snorkel no vale la pena….

Nos vamos a la laguna y nos damos un bañito muy agradable. Está llena de pececitos que te tocan y dan pequeños calambres, pero nada serio.

A la hora en punto estamos ya a punto para ver la Gruta Azul que está en esta Fazenda también. Es una gruta que a una determinada hora, alrededor de las 3 de la tarde, entra un rayo de luz que hace que se vea el agua toda azul turquesa, es precioso….

Desde aquí, ya directamente, vamos al último lugar que es el Morro do Pai Inácio, a unos 45 km de lo anterior. Llegamos a las 16:30, justo para subir a la cumbre y ver la puesta de sol.

Por el camino pasamos por un termitero gigante que han descubierto hace unos meses. Son 200 millones de termiteros unidos con una superficie como toda Gran Bretaña!!!!! Miden unos 2,5 m de altura y es la mayor estructura hecha por un animal de todo el mundo. Incluso se ve desde la luna!!!

El morro es una impresionante mesa con 1120 m de altitud, que brinda espectaculares vistas de la mitad norte del parque. Marcelo nos explica el porqué del nombre Pai Inácio. Parece ser que el tal Inácio era un negro que conocía todas las plantas del lugar, además de ser muy guapo. Todos los alrededores eran de un coronel que poseía la hacienda y tenía una única hija que como no, se enamoró del Inácio. Se quedó embarazada y el padre encolerizado, decretó la muerte del esclavo.

Inácio se enteró y se escapó, escondiéndose en el Morro donde estamos ahora. El conocía las plantas, los animales y el agua se acumula en unos huecos circulares que tiene la superficie del morro.

Los esbirros del coronel, lo buscaron incansablemente pero no tuvieron éxito. Un día vieron salir humo de encima de la colina y fueron a  buscarlo. El esclavo hizo como que se tiraba al vacío, pero había una pequeña plataforma que desde arriba no se veía y se escondió.

Otra vez se escapó de sus perseguidores, estuvo escondido hasta que se enteró que el coronel se había muerto y ya pudo reunirse con su amada y su hijo.

Vemos la magnífica puesta de sol, después de que Marcelo nos explique el por qué tienen  estas formas achaparradas las montañas de nuestro alrededor. Según nos dice, estas montañas tienen más de 5 millones de años, surgieron después de que se separasen los continentes (Pangea). La presión entre las masas hizo que se formasen las montañas, pero como hace tanto tiempo el viento ha ido recortando la altura de las montañas. El Himalaya o los Alpes son más altos porque son más recientes. Tienen “solo” 3 millones de años.

Durante la subida también nos ha explicado de dónde viene el nombre de favela. Es una planta que tuvo un papel importante en la captura de Tiradentes.

Bajamos en caravana hasta los coches y nos quedan 20 km para llegar a Lençois, donde llegamos ya noche cerrada a las 18:30 más o menos.

Ha sido un día completito, pero creemos que más tours no valían la pena. Otra cosa es ir con tu propio vehículo e ir a tu aire.

Otras excursiones que se pueden hacer es ir a la Cascada de Fumaça y al Riachinho e Vista p/Morrao que cuesta 175 reales. El Poço encantado y el Poço Azul que cuesta 260 reales en la parte sur del parque. El pozo encantado está en el fondo de una profunda caverna. El lago de aguas color azul cobalto, es accesible por un empinado sendero. Entre abril y septiembre la luz del sol penetra por una abertura e ilumina la cueva y el lago.

La Cachoeira do mosquito y la Serra das Paridas donde hay pinturas rupestres por 210 reales etc….

Hay otras rutas de 2, 3, 4 y más días para los más aventureros o en mejor forma física.

Compramos vituallas y nos vamos al hotel a cenar algo y descansar.

DIA 17-7-2019  MIERCOLES LENÇOIS – SALVADOR – PRAIA FLAMINGO

Bajamos a desayunar para aguantar bien las 6,5 horas que nos esperan hasta Salvador. Nos despedimos de Nauzita y llegamos puntuales a la estación de buses, pero el que no es puntual es el bus, salimos 20 minutos tarde, lo cual a un japonés que hay esperando con nosotros le descoloca, no están acostumbrados…

Esta vez nos toca un bus de dos pisos, la verdad desde el piso de arriba se ve todo muy bien, aunque la verdad es que el paisaje es muy monótono, km y km de praderas con alguna vaca de cuando en cuando y poco más.

De vez en cuando una gasolinera y alguna tienda de reparación  de automóviles, que aquí se llaman Borracharias. Hay mucho tráfico de camiones en ambos sentidos, con lo que a veces se ralentiza el viaje cuando nos encontramos un camión articulado y no se puede adelantar.

Paramos 10 minutos en el mismo lugar donde paramos a la ida para  comer. Seguimos camino pasando por puebluchos y enormes haciendas que no se ve el final. Las desigualdades en Brasil son terribles y el origen de tanta violencia que asola el país. Hemos leído que el año pasado hubo más de 40.000 muertes violentas, de las cuales el 20% las ocasionaron las fuerzas de “seguridad” del estado.

Hemos salido casi las 9 de la mañana y llegamos pasadas las 3 de la tarde. Pedimos un Uber que nos lleve a Praia Flamingo donde tenemos reservadas dos noches. Está a unos 25 km de la central de buses y nos cuesta 40,34 reales o 10 €.

Se llama Kit net Karlota Apartamentos y nos cuesta las dos noches 170 reales. Nos recibe Mauro y su gato Kimba, un precioso gato rubio de pelo semilargo.

El apartamento es grande pero está todo recubierto de trozos de mármol oscuro y lo hace un poco tenebroso. Lo bueno, es que tenemos cocina totalmente equipada con una mesa, sillas, sillones etc, lo cual nos permite estar como en casa.

Vamos a dar un paseo a la playa, es bonita pero es para hacer surf. Al ser temporada baja hay muy poca gente tanto en la playa como en los cientos de apartamentos y casas que hay en la zona.

Mauro nos cuenta muchas cosas sobre Brasil y no son buenas. Él es italiano y se vino hace 4,5 años a vivir a Brasil, estaba harto del sistema de vida del norte de Italia, vivía cerca de Venecia y quería un cambio. Al cabo de poco se casó con una chica brasileña y ahora tiene un niño de un año. Está preocupado por su hijo, ya que la educación es horrorosa en Brasil y un colegio privado cuesta 250 euros al mes. La sanidad es privada y un seguro mensual para un adulto son 125 euros y su hijo paga 75 euros. Teniendo en cuenta que el salario medio es de 450 euros, entendemos que haya tanta pobreza y junto a esto tanta delincuencia. La comida es más cara que en España, con lo que juntándolo todo, es terrible.

Al cabo de un rato y aprovechando que tenemos cocina, vamos al supermercado a comprar comida y hacer la cena. Luego una serie en la TV y a dormir.

18-7-19 JUEVES PRAIA FLAMINGO

Hoy amanece lloviendo a cántaros con lo que los planes de ir a la playa se desvanecen. Aprovechamos que tenemos internet de muy buena calidad para hacer la previsión de los próximos días y reservar hoteles.

Cuando el tiempo nos da una tregua, vamos a pasear por los alrededores pero todo está muy dejado, con basura por todos sitios y degradado al máximo.

Para comer nos vamos al restaurante que hay en nuestra misma calle. Se llama Beach Stop y nos comemos un plato de tilapia con  verduritas a la plancha buenísimo todo, no dejamos nada. Acompañado de cervezas y caipiriña pagamos 82 reales.

A la tarde vamos al supermercado que tenemos a 500 m y compramos cosas para la cena y para el desayuno de mañana.

19-7-2019 VIERNES PRAIA DE FLAMINGO – BRASÍLIA

Hoy tenemos el vuelo con Latam a las 12:30 PM y llega a las 14:30 a Brasilia. Nos ha costado 314,24 euros con dos equipajes facturados.

Nos despedimos de Mauro, deseándole mucha suerte con sus apartamentos y pedimos un Uber que nos lleva al aeropuerto  por 14,85 reales o 3,72 euros.

Como hemos podido hacer el check in por la App, solo tenemos que llevar los equipajes para facturarlos. Una cosa que no nos había pasado nunca, es que nos dan una bolsa de plástico para que  metamos las mochilas y que les hagamos un nudo.

Salimos puntuales y esta compañía es la más cutre de todas las que hemos cogido en Brasil. En las dos horas que dura el vuelo solo nos dan un vaso de agua!!!!

Al salir del avión en Brasilia, tenemos que preguntar a una azafata donde se cogen los equipajes pues no hay un solo sitio donde lo ponga.

Otra cosa que nos llama mucho la atención es que hay una tele en cada cinta de recogida de equipajes, allí se ve a los operarios cuando cogen la maleta y la ponen en la cinta, suponemos que así evitan la tentación de robar….

Salimos al exterior y pedimos un Uber. Al momento  se pone en contacto con nosotros el conductor pero no hay manera de que nos encontremos. Nos dice algo de una letra A, que después de un rato deducimos que es en el piso de arriba. En el momento que llegamos nos cancelan el Uber y nos cobran 6 reales.

Volvemos a pedir otro Uber y con este si hay suerte. Nos cuesta 29,75 reales o 7,44 euros. El alojamiento de estas dos noches siguientes es el Flats Unicaflex, que nos cuesta 270 reales. Hay un poco de lío con el cobro, pero pagamos el total, cuando nos vayamos tendremos un problema, pero no adelantemos acontecimientos….

El apartamento está genial, una zona de cocina-comedor, con microondas, nevera y horno y una habitación separada con la cama y el baño al lado. Todo está muy nuevo y es muy agradable.

Nos vamos a visitar algo para aprovechar lo que queda de tarde y nos vamos al Memorial de Juscelino Kubitschek. La entrada cuesta 10 reales por persona.

Fue proyectado por Niemeyer y se encuentra en el Eixo Monumental. Fue ideado como un museo y fue inaugurado en 1981, dos años después de la muerte en accidente de coche de JK. Está el cuerpo, en una sala redonda con unos vidrios de colores en el techo muy efectistas.  Además se pueden ver trajes de gala de su mujer, del mismo Juscelino, condecoraciones de muchos países del mundo, su extensa biblioteca, fotos con personalidades mundiales desde Henry Fonda, pasando por el Che Guevara y muchos más.

Hay unos/unas vigilantes vestidos totalmente de blanco, incluso los zapatos. No se pueden hacer fotografías en el interior y hay un café donde tomar algo.

Una de las  cosas sorprendentes que se ven es una pistola de oro, muy pequeña, que llevaba oculta la mujer de JK cuando hubo el golpe de estado militar y se tuvieron que exiliar a Europa.

Hay una película que explica el proceso de construcción de Brasilia, pero solo en portugués….

Hay una diferencia increíble de temperatura entre el día y el anochecer, que aquí es a las 18:30. Durante el día el ir con manga corta es necesario por la intensa calor que hace, en cambio cuando salimos cerca de las 6 de la tarde, que es cuando cierran, hace mucho frío, para ir con una camiseta de tirantes!!!!!

Volvemos al hotel y aprovechando nuestra fantástica cocina nos vamos al supermercado donde compramos una pizza Calabresa y unas cervezas. Además unas galletas para desayunar los dos días siguientes, ya que café compramos en Salvador. Todo nos cuesta 41 reales.

Justo al lado, si no se quiere comer en el apartamento hay una hamburguesería y un restaurante. En la zona del supermercado, que está a 500 m, hay muchas más opciones.

20-7-2019 SÁBADO BRASILIA

Hoy vamos a pasear y visitar todo lo posible de Brasilia. A 2 km del hotel se encuentran el Memorial dos Pueblos Indígenas. Fue construido en 1987 y tiene una forma circular que recuerda a una malioca yanomami, referencia que se destaca por la presencia de un patio interno con piso de tierra, que recuerda el patio central de una aldea donde se realizan varios eventos ceremoniales indígenas. El acceso principal, generalmente, se hace por una rampa sinuosa que conecta el exterior con la entrada del edificio, con un espacio total de 1400 m cuadrados y 53 de diámetro. En su interior, hay una rampa descendente con una pared externa cerrada e interna de vidrio. La pared cerrada está dispuesta para  recibir obras y la de vidrio que rodea el patio interno de 650 m cuadrados, semicubierto por una losa cóncava en columpio, que proporciona luz natural. Nosotros no podemos entrar porque está cerrado por reformas, pero solo el edificio ya vale mucho la pena, verlo aunque sea por fuera.

De allí vamos bajando y pasamos por el Complejo Polideportivo Ayrton Senna, que engloba el Gimnasio Nilson Nelson, el Conjunto Acuático Claudio Coutinho, el Autódromo Nelson Piquet y el Estadio Nacional de Brasilia Mané Garrincha. Ésta última es la construcción más grande de Brasilia. Tiene un diseño a los estadios típicos por sus 288 pilares de 36 m de altura y 1,2 m de diámetro que sostienen un gran anillo de comprensión hecho en hormigón, con 22 m de largura y 1 km de extensión, de donde surgen los 9500 paneles fotovoltaicos para captar la energía solar. Su estructura se asemeja a un gran    sombrero que tiene por finalidad proyectar sombra y otorgar comodidad en su interior.

Llegamos a la torre de la televisión de 230 m de altura proyectada por Lucio Costa en el seno de su plan urbanístico. Inaugurada en 1967 era uno de los monumentos más visitados pues ahora está cerrada por reformas. Está asentada sobre una base de hormigón en forma de pirámide invertida de base triangular.

En el primer piso hay un área destinada a exposiciones y un café. Un mirador panorámico a 75 m de altura, con capacidad para 150 personas, da una vista 360º  de la ciudad. En su base, hay una escultura de bronce “Era Espacial” con 12 m de altura.

Actualmente es la 13ª más alta del mundo y la 4ª de América Latina. El complejo cuenta con un amplio jardín y una fuente luminosa, una de las más grandes de América Latina.

Cerca de la base se instala un mercadillo de artesanía, con 600 puestos!!!! organizados por sectores.

Pasamos por el Rodoviario urbano, enorme, pero poco práctico en esta ciudad, creemos…

Llegamos al complexo cultural da República Joao Herculino, diseñado por Oscar Niemeyer e inaugurado en 2006. Está constituido por la Biblioteca Nacional y por el Museo de la República. Una cúpula de 80 m de diámetro, con tres rampas externas que abrigan un museo de 13.653 m cuadrados, dos Auditorios, un salón de exposiciones circular, un Mezanine suspendido con formas irregulares, tres ascensores etc.

Las obras de arte expuestas no son demasiado de nuestro gusto, pero son muy originales. Es gratuito y hay bastante gente. En la plaza hay instalado un escenario y esta noche a las 9 hay un concierto de samba, no creo que vengamos.

Llegamos a la Catedral Metropolitana, construida por Niemeyer, fue inaugurada en 1970, después de 12 años de construcción, debido a la complejidad del proyecto. Está compuesta por 16 columnas de hormigón ensambladas idénticas que vencen un vacío de 70 m de diámetro, la nave circular está abajo del nivel del suelo, donde se llega por un túnel de piso y paredes negras, que desemboca en un lugar de penumbra, una zona de meditación. Terminando el trayecto, se encuentra la esplendorosa nave con iluminación natural captada por vitrales de Marianne Peretti. Los ángeles de la Anunciación están dispuestos en diagonal, dando la impresión de que están volando.

Hay una réplica de La Pieta del Vaticano. En la entrada, a nivel de suelo, están las esculturas en bronce, de autoría de Alfredo Ceschiatti, representando los 4 evangelistas, con 3 m de altura. El campanario tiene forma de torre alzada con 4 pilares que sostienen 4 campanas donadas por el Gobierno Español.

Seguimos nuestro paseo arquitectónico hasta el Palacio Itamaraty, sede del ministerio de Asuntos exteriores y conocido como Palacio de los Arcos, es uno de los trabajos más reconocidos de Niemeyer. Con fachadas en arco que sostiene el techo como la de un enorme balcón, que se sobrepone al bloque alejado con fachadas de vidrio.

Esta superestructura se apoya sobre un amplio espejo de agua, que acoge la escultura Meteoro, suavizando el edificio y neutralizando el peso del hormigón.

Entramos, pero nos dicen que hay mucha gente y que hoy ya no se puede entrar…

La explanada de los Ministerios consiste en una extensa área verde en la cual se encuentran 17 edificios construidos uniformemente, 10 del lado sur y 7 del lado norte.

Acoge los diversos ministerios del Poder Ejecutivo. Niemeyer definió la disposición de cada unidad en la explanada, momento en que determinó que los Ministerios de Justicia y de las Relaciones Exteriores, ocuparían los sitios  contiguos al Congreso Nacional y los demás se ordenarían secuencialmente. Los edificios son de 10 pisos, construido sobre una estructura de acero, con planta libre, y de base rectangular.

Vamos al Palácio do Congresso Nacional que es el vértice de la Plaza de los Tres Poderes, en el comienzo de la Explanada de los Ministerios. Se trata de una pieza clave que presenta la misma concepción espacial que el Rodoviario, proyectado por Lucio Costa. El Palacio del Congreso Nacional consiste en un edificio principal en la horizontal, que sirve como base para las cúpulas del Senado federal y de la Cámara de los Diputados. La cúpula más grande, de 60 m y altura de 10 m, con forma convexa, acoge la Cámara de los Diputados. La cúpula menor, con diámetro de 36 m y 10 m de altura, con forma cóncava, acoge el Senado.

Entre las dos cúpulas, haciendo un contrapunto con la Torre de TV, están las dos torres gemelas de 28 pisos y 100 m de altura. Están interconectadas por una pasarela formando la letra H, una referencia sutil con las preocupaciones de los representantes del pueblo: hombre, honor y honestidad.

Se pueden visitar, pero hay que coger número. La visita en inglés es a las 4:45 de la tarde, con lo que nos conformamos con la de las 14:30 que es en portugués. Nos dan unas tarjetas muy bonitas, con imágenes de la Plaza de los Tres Poderes, nos dicen que si las rellenamos allí y las ponemos en un buzón, ellos se encargan de pagar el franqueo a cualquier parte del mundo.

Más o menos enfrente del Palacio del Congreso Nacional, se encuentra el Palacio do Planalto. Posee un edificio principal revestido con mármol blanco y cuatro anexos. El arquitecto le proporcionó levedad al hormigón creando pilares que se posan en el suelo.

La rampa siempre está guarnecida por dos soldados del Batallón de la Guardia Presidencial, y el Parlatorio donde se realiza la transferencia de la banda presidencial, y de donde el Presidente y sus invitados pueden dirigirse al pueblo concentrado en la plaza. En los años 90, un espejo de agua fue proyectado por Niemeyer para darle más seguridad al edificio sin muros ni rejas.

De aquí ya vamos al Palacio do Supremo Tribunal Federal, situado en el tercer vértice de la Plaza de los Tres Poderes. El cuerpo del edificio, es una caja rectangular de vidrio que posee 3 pisos. Su volumen fue implantado con la parte de menor dimensión dirigida hacia la plaza, diferenciándolo de los demás edificios, por el  cambio de jerarquía de las fachadas.

Su elemento más formal es el diseño de las columnas externas que fue planeado a semejanza del Palacio de la Alborada. Fue estructurado a partir de un firme de hormigón sostenido por una galería de columnas.

El nivel semienterrado, en conjunto con las columnas, con poco contacto con el piso, se convierten en la base del edificio ligeramente destacado del suelo, reforzando la levedad de estos palacios.

Delante del edificio está la estatua La Justicia, en granito de Petrópolis y piedra monolítica.

Enfrente está la Oficina de Turismo, que por primera vez nos dan algo de utilidad y nos explican algo útil!!!!. Un chico muy amable y que habla bastante en español, nos indica lo que tenemos que visitar y nos da información de Pirenópolis y Brasilia.

Detrás está  el Panteón de la Patria y de la Libertad Tancredo Neves. Se trata de una edificación con la forma de una pirámide invertida, con la base rectangular que simboliza la Paloma de la Paz. Su poca iluminación tiene por finalidad, hacer que las personas tengan una actitud respetuosa y de reflexión.

Está compuesto por 3 pisos, en el primero está la parte administrativa del Centro cultural Tres Poderes. En el segundo, el Salón rojo, donde está el Mural de la Libertad. También hay objetos de Tancredo Neves y se puede ver una película de su vida y muerte. En el tercer piso está el Salón Principal, donde se encuentra el Gran Panel de la Inconfidencia Minera y el Libro de Acero.

El conjunto está compuesto por la Pirámide, la Pira, la rampa y paneles verticales. Todos los elementos componen el trayecto, que tiene como punto culminante la Pira de fuego simbólico.

La Piedra fundamental del Panteón de la Patria fue puesta por el Presidente de Francia, François Mitterrand, durante su visita a Brasilia en 1985.

El otro edificio que hay en la plaza es el Museo Histórico de Brasilia, no entramos, pero hay fotos, textos y frases históricas de personas en alusión a la construcción de la ciudad.

Una escultura muy característica es O Candangos, en alusión a todos los que vinieron a Brasilia a ayudar en la construcción de la ciudad.

Tenemos que volver al congreso, pues nuestra visita va a empezar. Primero  vemos un vídeo de la construcción de Brasilia y luego nos va llevando a varias zonas, como dónde están los regalos de otros países al congreso, bustos de presidentes brasileños, obras de arte etc. El problema es que no nos enseñan los Plenos, porque están de obras, que era lo más interesante. Además la visita al ser en portugués nos perdemos mucho de lo que explica, pues habla muy deprisa.

Al acabar vamos a buscar algo de comer, pero está todo cerrado, muerto al ser sábado.

Visto que no podemos comer nos vamos a ver la Iglesia de Don Bosco. La parte exterior, toda en cemento y en estilo gótico, formado por 80 columnas de 16 m de altura, no revela toda la belleza y la intensidad de colores del interior. Al entrar en la iglesia, se tiene la sensación de estar rodeado de un cielo estrellado.

Construido en homenaje a Don Bosco, es famoso por la estructura de 1600 m cuadrados de vitrales, compuestos de 12 tonos de azul, que imitan el cielo de la capital. Al atardecer es más bonito, porque los rayos del sol entran por el vidrio. La elegancia de la luminaria central, donde se equilibran 7400 copos de vidrio de Murano y 180 lámparas. La pieza pesa 2440 kilos. Las puertas mezclan bronce con hierro y cuentan la historia de Don Bosco. La cruz fue esculpida en un solo tronco de madera y tiene 8 m de altura.

El Uber al hotel nos cuesta 8,71 reales y en euros 2,18.

Vamos al supermercado y compramos algo de cena ya que estamos muy cansados. Hemos andado más de 15 km!!!!

21-7-2019  DOMINGO BRASÍLIA  – PIRENÓPOLIS

Ayer por la noche antes de irnos a dormir revisamos los cargos de Visa y todo está bien, excepto un cargo que nos han hecho en Brasil de 135 reales, no tenemos ni idea de que es, pero al cabo del rato nos damos cuenta que nos había cobrado este apartotel la mitad de la estancia, con lo que nos tienen que devolver lo pagado de más.

El problema es que lo entienda la chica que hay en recepción. Después de mucho rato, traducción de Google y muchos gestos entiende el problema. Llama a su jefa y hablo con ella. Ella dice que es imposible que nos hayan cobrado nada, le decimos que sí, que está cobrado y que nos dé el dinero. Nos dice que la chica de recepción no tiene dinero, pero que mañana lunes sin falta nos hará la devolución. Esperemos que sea así.

Pedimos un Uber que nos lleve a la Rodoviaria que nos cuesta 15,30 reales o 3,83 en euros. Los dos billetes y las tasas de la estación son 68,5 reales. Hay unos 147 km hasta Pirenópolis salimos a las 9:45 AM y llegamos a las 12:30 PM.

Paramos en Taguatinga y en Corumbá de Goiás.

Nos alojamos en el hostel Jenafree, la doble sin baño cuesta 67,5 reales. Está en la zona no turística de Piri. La habitación es una cama con una silla y un ventilador, muy sencillo pero grande, lo cual está bien. Como llegamos a las 13 horas y el check in es a las 2, le preguntamos al chico que nos atiende un sitio para comer y nos recomienda un buffet libre que hay justo al lado de la iglesia del Rosario. Llegamos y está a tope, pero como es muy grande al momento tenemos un sitio para sentarnos. Cuesta 24,5 reales por persona y es espectacular. Hay muchísima variedad de todo, como 15 tipos de ensaladas, carnes de muchos tipos, pasta, un señor que hace al momento carne de varios tipos a la plancha, postres, fruta, etc. En fin, un banquete que nos damos por muy poco dinero, ya que con dos cervezas grandes nos sale por 67 reales. Cuando volvemos a pasar por el restaurante por la tarde, todavía hay gente comiendo. Se llama Restaurante Tempero de Rosario.

Hoy es domingo y está todo muy animado con mucha gente paseando, comprando en las miles de tiendas que hay de artesanía, ropa, souvenirs de todo tipo etc.

El centro son todas casas de estilo colonial de una planta, pintadas de colores pastel y dedicadas a lo anterior o posadas y restaurantes. Parece mentira que haya negocio para tanta posada y tanto restaurante.

Pirenopolis, significa ciudad de los Pirineos, ya que hay unas montañas cerca que se llaman así. Está a 150 km de Brasilia y a 120 km de Goiania, lo cual hace que sea un magnífico lugar para pasar fines de semana o vacaciones.

Las cosas   a visitar son la Iglesia del Rosario, que se quemó en 2002, parece que intencionadamente, donde el fuego destruyó casi todos los trabajos artísticos que tenía. En la reconstrucción se puso el altar de una iglesia que era para los negros, la cual ya no existe y se guardaba en la Iglesia del Carmo. Está hecha de paredes de adobe y pintada de blanco.

Otra iglesia es la de Nosso Senhor do Bonfim, construída de 1750 a 1754 es muy parecida a la anterior. Para decorar el altar mayor, el benefactor Antonio José de Campos, fue a comprar a Salvador de Bahía una imagen a tamaño natural de Jesús en la cruz, que fue traída aquí por un convoy de 260 esclavos. Se puede visitar, pero nosotros la encontramos cerrada.

De aquí ya vamos bajando hacia el río, donde hay gente bañándose, ya que han hecho un proyecto de sanear el rio y que pueda ser disfrutado por la gente que vive o que viene de descanso. Lo atravesamos por el Ponte sobre o rio das Almas, reconstruido en el año 2000, con una parte para los coches pequeños y otra separada para los peatones.

Al otro lado se encuentra la Iglesia de Nossa Senhora do Carmo. Fue construida en 1750 por Luciano Nunes Teixeira, de estilo colonial. Al principio era propiedad de la familia y su uso particular. La familia está enterrada en la sacristía. Actualmente alberga el Museo Sacro.

Volvemos sobre nuestros pasos y al lado del río aparcan furgonetas que están acondicionadas con grifos de cervezas. Tienen una oferta de 3 vasos por 10 reales y mucha gente se aprovecha de esta oferta.

Hay un teatro, construido en 1899, con estilo neoclásico, entre colonial y contemporáneo. Tiene 160 asientos y una pantalla de 7 x 7 m.

Cerca está el cine Pirineus, se construyó como teatro en 1930, y se remodeló en 1936 en estilo art decó. Ya no se utiliza como cine, sino para eventos ya que lo administra el ayuntamiento.

En las cercanías está la Fazenda Babilonia, construida en 1800, es una de las haciendas más grandes de todo Brasil. Se dedicaba a la producción de algodón y azúcar y se puede visitar los sábados, domingos y festivos de 8:00 a 17:00 h. El problema es que se encuentra a 24 km de Pirenópolis y no hay transporte…

En cuanto a museos, hay el de la Familia Pompeu, ubicado en una casa del s XVIII en la calle Nova. La casa era la ubicación del primer periódico de Goiás. Hoy es un museo privado, inaugurado en 1962, donde se puede ver la historia de la ciudad y la rutina del pueblo de otros siglos, por medio de pinturas, documentos, instrumentos, periódicos etc.

Por último está el Museo das Cavalhadas, donde se pueden ver piezas, fotos, trajes de la historia de las Cabalgatas que se hacen en la Festa do Divino. Esta fiesta vino de Portugal en 1826. Es la máxima expresión folclórica de la región. Significa la llegada del Espíritu Santo, recordando un acto de los apóstoles en el día de Pentecostés. Se celebra entre Mayo y Junio, 50 días después de Semana Santa.

Además de la cabalgada se hacen otras celebraciones como fuegos artificiales, bandas de música, tiendas en la calle, los pequeños pastores etc

Esta representación la trajeron los jesuitas a Brasil, pero la más famosa se celebra en Pirenópolis. Moros y cristianos, montados a caballo, batallas durante tres tardes consecutivas.

En los alrededores de la ciudad hay muchas cosas para visitar en general son cascadas y parques muy interesantes, pero sin coche es muy difícil hacerlo, si volvieramos alquilabamos uno, para poder movernos sin problemas.

Está la Cachoeira da Usina Velha, da Meia Lua, do Abade, das Araras, do Rosário, dos Dagoes, el Poço Azul, la Fazenda Vagafogo, la Cidade de Pedra, el Parque dos Pirineus, la Fazenda Bonsucesso o la Reserva Ecológica Vargem Grande.

Como hemos comido en exceso no cenamos, ya que estamos muy llenos. Volvemos al hostel que tiene una terraza muy agradable para estar.

22-7-2019    LUNES PIRENÓPOLIS – GOIANIA –  CIDADE DE GOIAS

Ayer compramos los billetes para ir a Goiania, que es la capital del estado de Goiás. Nos costaron 67 reales, solo hay un bus al día de la compañía Goianésia a las 6 de la mañana!!!!

Nosotros llegamos con tiempo, pero la gente se lo toma con calma y no salimos hasta las 6:20. Antes de salir del pueblo, paramos varias veces para que se suba gente que no le ha apetecido ir a la terminal.

Llegamos a Anápolis a las 7:30 y se baja casi todo el mundo. Hasta Anápolis salía un bus a las 6:30, 8:30 y 2 más, pero como hay pocos enlaces con Goiania no nos queríamos arriesgar a coger otro más tarde y que llegásemos muy tarde a Cidade de Goiás, por tener que esperar mucho el enlace.

En el trayecto pasamos por parques nacionales, muy extensos donde incluso vemos un tucán volando, son imposibles de confundir con otro pájaro. Un poco después vemos uno con su enorme pico naranja, posado en un árbol!!!! Hemos hecho 128 km.

A Goiania llegamos a las 8:30, vemos que a las 9 hay un bus hacia Cidade de Goiás y compramos los billetes que son 80 reales, con la compañía Moreira.

Salimos a las 9:20, porque en donde tiene que ponerse el autocar, la nº 29, hay otro bus que va a Sao Paulo.

Paramos en la Rodoviária de Campinas que está en las afueras de Goiania, media hora después, donde se sube más gente. Volvemos a parar en la de Jura, todavía no hemos salido de la ciudad….

Hay más paradas como Inhumas, Itauçu, Itaberaí. Cuando solo faltan 34 km para llegar a Goiás paramos a comer!!!!

Llegamos cerca de las 13:00 horas a la estación de buses. Hemos hecho 142 km.

Nos informamos de los buses de vuelta y hay a las 6, 7.50 y 8:30 y a la tarde a las 16:30 y a las 19:00. Viernes a Domingo por la tarde, sólo hay a las 16:00, los de la mañana igual. Los lunes, miércoles y viernes hay uno directo a Brasilia a las 7 de la mañana. Nosotros querríamos comprar el billete pero no se puede por anticipado, porque no sale de aquí sino que viene de otro sitio y no se deben arriesgar.

El hotel escogido en Cidade de Goiás es la Posada Portalcion, nos cuesta las dos noches 340,20 reales la doble con baño y desayuno incluido. Está a 1,5 km de la estación por una subida importante. El sitio es precioso con unos jardines llenos de pajaritos y el personal es muy amable. La piscina que empezó a hacerse hace meses sigue en construcción.

La habitación está impoluta, pero es muy espartana, la cama, una silla, una mesita de noche, la TV y una nevera. En los comentarios decían que salía poca agua de la ducha, es verdad, pero no es un problema.

Para comer vamos a un restaurante que hay en la gasolinera, a 200 m del hotel. Se puede comer tipo buffet, cuesta 20 reales, bebida aparte o al kilo a 38 reales el kilo. No hay mucha variedad, pero lo que hay está muy gustoso. Vale la pena pagar el buffet, porque a poco que te pongas en el plato ya llegas a los 20 reales. Con la cerveza pagamos 40 reales.

Hace mucho calor y nosotros nos hemos levantado muy pronto, con lo que nos vamos un rato a descansar a nuestra habitación con el aire acondicionado.

A la tarde, vamos a ver la razón por la cual es patrimonio de la Humanidad este pueblo de apenas 24.000 habitantes.

Los alrededores de nuestro hotel son bastante deprimentes, pero a medida que llegas al centro ya  ves que tiene edificios muy bonitos, algunos restaurados y otros en proceso, pero se nota que hubo poderío en tiempos pasados, ya que hasta 1938 fue la capital del estado de Goiás, el más grande de Brasil, exceptuando el Amazonas.

Como la mayoría de las ciudades coloniales del interior del país, se enriqueció gracias al oro. Está a los pies de la Sierra Dorada y el rio Vermelho (rojo), la atraviesa.

Sus calles empedradas están flanqueadas por edificios del s XVIII y conducen hasta colinas coronadas por iglesias, plazas arboladas o pequeños mercados. Hoy al ser lunes, todo lo visitable está cerrado, con lo que nos contentamos con deambular por el pueblo y hacer lo que hacen los lugareños, que es, en la Plaza de Correto ir a la Glorieta y comprarnos un sorbete o una cerveza y disfrutar del fresquito que hace a la sombra. Entramos en el cuartel do Vinte, unos barracones del s XVIII, que ahora son oficinas públicas.

Cuando se va haciendo de noche y la gente se va retirando nosotros hacemos lo mismo, en un supermercado compramos algo para cenar y estamos en el jardín de nuestro hotel, hasta que es la hora de dormir, que aquí es pronto.

23-7-2019  MARTES CIDADE DE GOIÁS

El desayuno es muy completo, frutas, pasteles de muchos tipos, zumos naturales de piña y papaya, café, embutido etc

Con el estómago lleno, vamos a ver que nos ofrece la ciudad. Llegamos a la Praça Brasil Caiado, en el sur de Goiás. Aquí, están instalando unas plataformas ya que el 25 de julio es el aniversario de su fundación y viene el gobernador, retomando la capitalidad del estado durante 3 días. En Serro, Minas Gerais, llegamos dos días después de las fiestas y aquí nos iremos un día antes, es una pena.

Entramos en el Museo das Bandeiras, gratuito, que es una antigua cárcel llena de antigüedades y mobiliario original. Las paredes de las celdas, de 1,5 m de grosor, estaban hechas de débil taipa de pilao, reforzada en madera de lentisco y son una pieza de museo en sí mismas.

Hay muchas personas trabajando en el Museo, te van indicando el recorrido para que no te pierdas nada. En el jardín hay una exposición con paneles muy interesantes sobre el Cerrado y porqué es importante su conservación. Quienes viven, los medicamentos que se extraen de los bosques, ya que un 25% de la biodiversidad del mundo está en Brasil, los usos por ejemplo del coco, con el cual consiguen el aceite para cocinar, con las cáscaras hacen otras  cosas como artesanía etc. Si nos cargamos los bosques, perdemos plantas, animales, formas de vida respetuosas con el medio ambiente etc.

Hay que tener en cuenta que de 12 a 1 , cierran para el almuerzo.

Fuera en la plaza, la Fuente de Cauda de 1778, está muy bien conservada pero no tiene agua.

Seguimos bajando y llegamos a la Iglesia de Boa Morte, donde se encuentra el Museo de Arte Sacro, pero a nosotros no nos gusta mucho ese arte, con lo que no entramos.

Frente al Museo está el Palacio do Conde dos Arcos, decorado con mobiliario del s XVIII y utilizado por el gobernador, cuando viene de visita. Suponemos que es por eso que no se puede visitar.

Vamos a la casa de Cora Carolina, una poetisa local, pero al ser visita guiada nos dice la encargada que volvamos a las 14:30. Damos una vuelta y a la hora que nos ha dicho volvemos.

La entrada cuesta 10 reales cada uno. Todo es en portugués y aunque hace el esfuerzo de hablar más lento, algunas cosas se nos escapan. La visita dura una hora y nos explica desde su nacimiento hasta la muerte de esta escritora que empezó a ser reconocida a partir de los 70 años, cuando se publicó su primer libro. Con 71 años se apuntó a un curso de mecanografía y le regalaron una máquina de escribir que se ve en la humilde casa. En 1980 se  empezó a escribir con Carlos Drummond de Andrade y éste publicó un artículo hablando de Cora, lo cual la puso en el punto de mira del pueblo brasileño.

A partir de ese momento le concedieron muchos premios y menciones especiales. Tuvo una vida larga e interesante ya que con 21 años se fue a vivir a Sao Paulo con su amante y tuvo varios hijos con él, hasta que después de 14 años se casó con él, al quedarse viudo de su mujer.

Se quedó viuda con 45 años y montó varios negocios para mantenerse ella y sus hijos. Desde alquilar habitaciones a estudiantes, tienda de patchwork, compró un rancho donde crió animales etc.

Con 67 años volvió a vivir a su casa natal, hasta los 95 años en que murió de una insuficiencia respiratoria.

Al salir de la visita, vamos a la plaza del Correto y nos tomamos unos helados, muy ricos, por 3 reales cada uno y luego una cerveza.

Es un ritual, todo el mundo viene en algún momento de la tarde a tomar uno, dos o tres helados. Así están la mayoría, enormes, hay graves problemas de obesidad en Brasil….

Cuando nos cansamos vamos al supermercado y repetimos la jugada de ayer…

24-7-2019  MIÉRCOLES CIDADE DE GOIÁS – BRASÍLIA

Somos muy puntuales para desayunar ya que a las 8:30 en teoría sale el bus a Goiania. Nos despedimos del Sr Alcion, un señor muy agradable y atento. Poco antes de salir vemos un pequeño colibrí que nos alegra el camino hacia la estación.

Compramos los billetes que nos cuestan 70 reales los dos. Salimos a las 8:45, ya que el bus viene de otro sitio y no llega puntual. Nada más salir vemos un tucán volando, son tan bonitos!!!!

Casi todo el camino que hacemos, más de 150 km, están cortados los árboles para ganadería. Ayer vimos una exposición donde decía que el ritmo de deforestación era muy elevado en esta zona.

A las 11 llegamos a la terminal de Campinas en Goiania, hay buses que van a Brasilia, pero nos dicen que mejor la otra terminal. En 20 minutos llegamos a la central y compramos billetes en la compañía Sao Luiz. Es un autobús de dos pisos, que sale puntual y que tiene una sala de espera muy acogedora donde dan café o agua. Nos cuesta 50 reales, pero los 10 reales de más valen la pena por este autobús ejecutivo, que incluso tiene wifi dentro del bus.

Son 200 km hasta Brasilia. Llegamos a las 3 a Brasilia y cogemos un Uber que nos lleva a nuestro alojamiento. Nos cuesta 21,81 reales o 5 reales.

Nos alojamos en una casa particular que alquila habitaciones. Se llama Casa do Lago y cuesta 120 reales. Hemos tenido problemas porque nos pedían el pago por transferencia, lo intentamos y no pudimos. Nos mandaron un mensaje de cancelación y al llamar por teléfono nos dijeron que ya pagaríamos al llegar.

Solamente está la asistenta y no sabe cuál es nuestra habitación. Mientras esperamos disfrutamos de los jardines y de las vistas al lago. De pronto una familia de capibaras se acerca a nosotros y nosotros alucinamos. Hay más de 30 y están comiendo tranquilamente la hierba. Después de un rato se cansan y se van al lago, de repente hay un montón de cabecitas nadando a otro lugar.

Se lo comentamos a la chica y nos dice que sí, que hay muchas!!!! Hay un perro labrador negro que se llama Joe, que es un encanto, pero tiene las patas muy estropeadas y creemos que está un poco sordo.

Como no llega la dueña de la casa, nos vamos a pasear por la zona y llegamos a uno de los parques ecológicos que tienen. Estamos en la zona de las embajadas y hay grandes carteles donde anuncian el nombre del país y la dirección.

Volvemos cuando ya se hace de noche y por fin ha llegado la señora de la casa. Tomamos posesión de la habitación y vemos que hay un supermercado pijo no muy lejos, ya que restaurantes normales no hay. Es un súper gourmet, con exquisiteces, muy caro todo, pero vemos unas pizzas que tienen muy buena pinta y con dos cervezas tenemos solucionada la cena.

Hay una zona al lado de la piscina a disposición de los huéspedes, con cocina, nevera, horno etc. Como contrapartida la habitación es muy pequeña y el baño, muy nuevo y limpio, compartido con otra habitación.

 25-7-2019  JUEVES BRASILIA – CUAIBA

Hoy tenemos vuelo a Cuaiba desde Brasilia, nos cuestan los billetes 186,38 euros con dos equipajes facturados y sale a las 10,40 AM y llega a las 11,25 AM pero hay una hora menos que en Brasilia. En Brasil hay 4 husos horarios!!!!

No hay desayuno incluido en el precio de la habitación, pero la señora de la casa cada mañana hace café para los huéspedes y ofrece pan, queso, galletas etc.

Hablamos un rato con ella, es muy agradable, tiene dos hijas la mayor es veterinaria y la conocimos ayer, la pequeña es abogada y hace 3 años se casó con un policía norteamericano de Seattle. El gobierno también es uno de los temas que tratamos, ella le da un voto de confianza a Bolsonaro. Piensa que a peor no se podía ir, está muy preocupada por la delincuencia. Se quedó viuda hace 11 años. Cuando se fueron a vivir a esta casa, su marido se informó de lo que comían distintos tipos de pájaros y plantó muchos árboles diferentes. Por eso hay tantos pájaros diferentes en la propiedad, incluso colibríes!!!

Nos tenemos que ir ya que el vuelo no espera. Llamamos a un Uber que nos lleva por 15,66 reales.

La compañía nos da un montón de porquerías muy ricas para comer, también algo de beber. Según las guías esta ciudad es la más calurosa de todo Brasil, pero nosotros estamos congelados. Viene viento del sur y hace mucho frío!!

Llamamos a un Uber que nos cuesta 13,56 reales.

Nos alojamos en el Hotel Mato Grosso y nos cuesta 150 reales, la doble con baño y desayuno incluido. Es un hotel sencillo, pero seguro y todo está muy limpio.

Cerca está el Ecoverde Tours Hostel. Es un hostel muy cutre, se ve todo muy descuidado y sucio. Es el primero que sale en la Lonely Planet y mucha gente ha hecho el tour con él. El hijo de Joel, nos dice que su padre está en un bar tomando cerveza y nos acompaña para que hablemos con él. La primera impresión del hijo es muy mala, tiene una pinta de drogadicto muy desagradable.

Joel es uno de los primeros que hizo ecoturismo en el Pantanal, ya que lleva 30 años de experiencia. Habla un montón de idiomas, incluso un poco de catalán, además se sabe todas las comarcas de Cataluña, mejor que nosotros.

Nos dice que 5 días, 4 noches cuestan 3500 reales y 4 días, 3 noches son 2700 reales, pero nos descuenta 200 reales a cada uno, total 5000 reales, o 1250 euros!!!

Le decimos que es mucho dinero, pero él dice que es el precio. No estamos nada seguros de gastar tanto dinero en tan pocos días. Pensábamos que sería como en otros sitios que hay muchas agencias para preguntar, pero no vemos ninguna por las calles de la ciudad.

Cogemos un Uber para que nos lleve a la oficina de Pantanal Tours, para poder comparar y tomar decisiones. Nos cuesta 5,16 reales. Al bajar vemos que allí no hay ninguna oficina de viajes, en la puerta pone que se alquila.

Miramos por internet y vemos que sale otra dirección, con lo que cogemos otro Uber que por 5,73 reales nos deja en un rascacielos, donde aquí sí hay una oficina de viajes, pero una cosa que nos llama la atención es que está cerrada con mucha seguridad.

Hay un señor portugués que nos informa de sus tours, los pone por las nubes ya que los precios son escandalosos. Nos dice que la carretera es horrorosa, que está muy lejos etc. Por un tour de 3 días, 2 noches nos pide 4000 reales cada uno!!!!

Nos da otra opción que es alquilar un coche y alojarnos en su hotel. Eso nos costaría 400 reales cada uno con las actividades incluidas, pero no nos atrevemos.

Cogemos un Uber por 13,92 reales que nos lleva a nuestro hotel. Después de sopesar pros y contras, decidimos hacer el de 4 días  con Ecoverde Tours. Joel nos dice que mañana a las 8 de la mañana nos vendrá a buscar para empezar el tour, pero no sabemos nada del programa que hemos contratado. Hemos mirado en Trip Advisor y los comentarios son casi todos buenos, esperamos no habernos equivocado. Cuando hemos ido por la mañana estaba bebiendo cerveza y 3 horas después sigue bebiendo cervezas, no se ha movido….

Vamos al Museo del Agua, gratuito, pero que no vale mucho la pena. El Museo Histórico está cerrado y la Plaza Central está muy dejada con muchos indigentes y borrachos.

Buscamos un sitio para   cenar, pero el único sitio es una hamburguesería donde nos comemos unas hamburguesas con Coca Cola!!!! Nos cuestan 27 reales las dos.

Al hacerse de noche, aún es más deprimente la ciudad con lo que nos volvemos al hotel.

 26-7-2019 VIERNES CUIABÁ – PANTANAL

A las 7 estamos desayunando, ya que a las 8 nos vienen a buscar para empezar el tour. El desayuno es muy completo, con mucha variedad de dulce, pero también de salado, incluso hay zumo natural de naranja y de otra fruta que no nos gusta.

A las 8 en punto llega Joel con su contable, según nos dice. Allí mismo le damos el dinero, que ella se guarda en el bolso y no nos da ningún recibo ni nada!!!!

Se va a buscar a otras personas, que harán el tour con nosotros a sus hoteles. Al final somos 5 personas, una chica polaca licenciada en matemáticas y que trabaja en la universidad de Zúrich, una chica inglesa de 22 años que al acabar la carrera empezó un viaje desde México hace ya 19 meses y ha estado en todos los países de Centro América y Sudamérica. Parece que en octubre vuelve a casa. El tercero es un chico holandés de Utrecht que trabaja en el sector de los seguros. Son los tres muy jóvenes….

Como los 5 no cogemos en un coche, nosotros dos vamos con Bruna que es la sobrina de la contable y ellos tres en la pick up de la contable.

La primera parada es en Poconé, en un supermercado para que compremos agua, cervezas y lo que queramos ya que en el Pantanal todo es mucho más caro.

A unos 20 km de Poconé, se acaba el asfalto y empieza la Transpantaneira, con un arco que marca ese comienzo y donde nos hacemos la foto de rigor.

Por el camino ya vemos un montón de yacarés, pájaros de muchísimas clases,  y nutrias gigantes en una laguna, preciosas. Nos encontramos unos vaqueros en la carretera con más de 1000 vacas que nos cuesta un rato pasarlas.

La cría de ganado en el Pantanal, sobre todo bovino, se hace de manera extensiva en grandes propiedades de 10.000 a 50.000 Ha. Criados casi en libertad los animales son seleccionados y reagrupados por los vaqueros, antes de ser conducidos en grandes convoyes a los mercados de ganado. Estos desplazamientos característicos de la actividad económica de la región, pueden durar hasta un mes desde la Fazenda hasta el mercado y reunir rebaños de más de 1000 reses.

El Pantanal es, en Brasil, la región predilecta de muchas especies de aves acuáticas, abundan la garzota, el tántalo y el Jabirú, que se agrupa en los árboles para dormir y descansar. El kamichi de collar también se reúne en bandadas y descansa durante mucho tiempo en la copa de los árboles. En cuanto al anhinga, un pájaro buceador emparentado con los cormoranes, utiliza los árboles para poner a secar su plumaje permeable.

La capibara es el roedor más grande del mundo, entre 35 y 65 kg, Vive cerca del agua, en grupos de dos a seis individuos. Inquieto y buen nadador, se sumerge sin dudarlo.

Los ciervos de pantano, muy dispersos durante las inundaciones, se reagrupan en la época de sequía en torno a las extensiones de agua que quedan, para refugiarse en la vegetación.

Las nutrias gigantes de Brasil, viven por lo general en grupos pequeños. Resulta interesante ver a esta experta pescadora, vivaracha, alegre y dotada de una curiosidad insaciable.

El yacaré muy extendido en Suramérica, es poco exigente, vive tanto en lagos, ríos, estanques o pantanos, así como en las charcas para el ganado, pues tolera muy bien la cercanía del hombre.

A unos 30 km de camino de tierra llegamos donde pasaremos la primera noche, se llama  Pousada Canto do Arancua. Es bastante grande y tiene una bonita piscina, que no aprovecharemos. Las habitaciones son grandes, pero espartanas.

Es la hora de comer y es un buffet libre con no mucha variedad, arroz, frijoles, mandioca, un guiso de carne y algo de ensalada.

Después de comer tenemos la primera actividad que es montar a caballo. Es estresante, pero Luiz es un guía muy tranquilo que nos lo explica todo muy bien y nos da confianza. Los caballos están castrados y están muy acostumbrados a los turistas.

Vamos durante más de dos horas con ellos y animales vemos muy pocos, pero la experiencia es muy bonita. Ya le he cogido cariño a mi caballo, es muy manso y me obedecía al instante. Una cosa que nos ha dicho es que si uno se ponía al galope, el resto también lo haría y eso podía ser peligroso. Un brasileño que venía con nosotros lo ha hecho y una mirada de Luiz ha hecho que se tranquilizase.

A las 7 es la cena y entre la gente que hay por allí vemos que hay un matrimonio que habla español a ratos, otras veces en francés. Antonio va a hablar con ellos y se entera de que ella es argentina, fue a estudiar a París, conoció a su marido que es de Biarritz y llevan mucho tiempo viviendo en Toulouse.

Son animaleros como nosotros y es la segunda vez que vienen al Pantanal. Hablando, hablando, resulta que la profesora de castellano de los últimos 6 años de español de sus hijos es nuestra amiga Milagros!!! El mundo es un pañuelo…

La cena es similar a la comida. Cuando acabamos nos dice nuestro guía que haremos un safari nocturno. Vamos en un camión con asientos descubierto y empieza a hacer frío. No tenemos mucha suerte ya que solo vemos dos raposinha o Hoary fox y dos Mao-pelada o Crab eating racoon.

Un poco decepcionados volvemos al hotel, son casi las 11 de la noche. En nuestra habitación no teníamos mantas, menos mal que nuestro compañero holandés está solo en su habitación  y nos pasa dos, que nos van muy bien.

27-7-2019 SÁBADO PANTANAL: PORTO JOFRE

Hoy el desayuno es a las 7 de la mañana, tenemos fruta, pastas y café. Vemos un guacamayo Jacinto, se reconoce a este enorme loro a primera vista por su plumaje, de un azul cobalto magnífico, y las interminables plumas de su cola. Conocido en Mato Grosso como Arara preta, tiene un largo pico del que se vale para abrir los frutos duros, sobre todo el de las palmeras, su principal alimento. Se ha prohibido su comercio para evitar su desaparición.

La actividad de esta mañana es ir en barca de remos por el río a ver si hay suerte y vemos animales. A veces se ven jaguares, pero nosotros no tenemos suerte… Vemos nutrias, yacarés y un Tamandua Mirim. Desembarcamos en la orilla para poder verlo mejor.

Hemos salido tarde, porque íbamos en tractor y a mitad de camino se ha estropeado. Cuando al final hemos salido hemos tenido que volver porque el otro grupo de turistas que iba a caballo, una de ellas era muy gordita y el caballo se ha negado a seguir el paseo con ella!!!! Se ha venido en nuestra barca, pero su cara era un poema, pobrecilla que vergüenza.

Hemos comido, como el día anterior y a las dos hemos cogido el camión descubierto para llegar a Porto Jofre. El guía nos ha dado mascarillas porque hay mucho polvo y así nos protegemos.

El Pantanal es la parte baja de la cuenca del río Paraguay, que se extiende por tres países, Paraguay, Bolivia y Brasil. El 80% de esta cuenca sedimentaria se encuentra en Brasil, en los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul.  La parte brasileña representa una zona de 140.000 km cuadrados. La llanura sedimentaria está sometida a un régimen hídrico especial. La pluviometría es de 900 a 1200 mm anuales y se concentra en el periodo que va de octubre a marzo. Las aguas de lluvia se acumulan entonces en la llanura sedimentaria y, debido a las suaves pendientes, se drenan muy lentamente hacia el río Paraguay.

Esto se corresponde con 6 meses de inundación al año, con capas de agua que oscilan entre los 20 cm y los 2,5 m quedando solo en la superficie las partes más altas de la llanura, que se convierten en el único refugio para la fauna salvaje y doméstica. Les siguen periodos de sequía muy prolongados.

Las principales entradas al Pantanal son Campo Grande, capital de Mato Grosso do Sul y Corumbá, Cuaibá para Mato Grosso. Estas tres ciudades tienen aeropuerto y agencias para organizar tours al Pantanal.

Al estar aislado durante 6 meses sólo se puede acceder a caballo o en avioneta. Muchas fazendas se están convirtiendo al ecoturismo y así diversificar riesgos.

Durante el camino vamos viendo muchas aves, entre ellas el Tuiuiu o Jabiru stork, que es muy llamativo, pero hay cientos de aves diferentes. Paramos en el Hotel Pantanal Mato Grosso y compramos por 10 reales en recepción el folleto donde están todos los animales que hay en el Pantanal. Este hotel es muy bonito y desde un mirador que tiene, ves a los yacarés a medio metro de tí. Además hay muchos pajaritos de diferentes clases que son preciosos.

Seguimos camino pues nos quedan todavía muchos km por delante. No vemos ningún animal especial, solo en una fazenda que hay al lado de la carretera vemos más de 20 guacamayos Jacinto, una clase exclusiva del Pantanal. Llegamos pasadas las 7 de la tarde al alojamiento. Es el Porto Jofre Pantanal Pousada y Camping. Según la guía es el más sencillo de los que hay. Las habitaciones son triples con baño dentro.

Vamos a cenar ya que ya está puesto el buffet. No hay mucha variedad, ni cantidad. Se acaba todo al momento, hay que estar atento y ser rápido.

En el alojamiento vemos un tucán precioso y un guacamayo Jacinto, bebiendo agua en un recipiente que hay en el suelo. Además tenemos dos gatitas de unos 4 meses preciosas. Son muy sociables y cariñosas.

Mañana toca diana a las 6 de la mañana, con lo que pronto nos vamos a dormir.

 28-7-2019 DOMINGO PORTO JOFRE

A las 6 toca desayuno, tenemos fruta, pastas, jamón dulce y queso en lonchas, café, tés y un zumo que no sabemos de qué es.

A las 7 salimos con la barca, vamos 10 personas más el conductor de la barca y el guía. Es la peor barca, pues es muy grande, lenta y la emisora no le va…. Además nuestro guía no lo vemos con muchas ganas de trabajar. Estamos 5 horas en la barca y no vemos al jaguar. Vemos yacarés, capibaras, nutrias jugando, miles de pájaros, pero lo importante no.

Volvemos muy decepcionados, más cuando una pareja de españoles que van solos en una barca han visto dos y mucho rato. Comemos y vemos sus fotos y sus videos y nos morimos de la envidia.

A las dos volvemos a salir y aquí sí que tenemos suerte. Primero vemos una anaconda muy grande, tomando el sol en unas ramas al lado del agua. Poco después vemos el jaguar, en la orilla acicalándose, lavándose por todos lados y mirándonos con indiferencia. Es lo que tienen los gatos, que pasan de todo. Cuando se cansa, se mete en la espesura y no lo volvemos a ver.

Seguimos buscando y poco después tenemos suerte y vemos a otro que está reposando en la orilla y cuando se cansa se pone a andar por toda la orilla con lo que podemos verlo mucho rato hasta que se mete por un sitio en el cual no tenemos visibilidad.

Estamos muy contentos ya que hemos cumplido con el objetivo de ver el jaguar.

Volvemos al anochecer y poco después es la hora de la cena. Después de un rato de charla nos vamos a nuestra habitación a descansar.

Estos chicos de Madrid han pagado 2500 reales por 5 días, 4 noches y están muy contentos con el tour. Su agencia es cuaiba_pantanal_tours, se puede consultar en Instagram y el guía es Jardes.

29-7-2019 LUNES PORTO JOFRE – CUIABÁ

El desayuno es a las 6 de la mañana, pero nosotros hasta las 8:15 no salimos. Los que se quedan ya han salido  con las barcas a las 7 de la mañana. Nosotros conversamos con la pareja de Madrid, que nos cuentan que hoy van a ir a otra zona a ver si consiguen ver otro tipo de animales, ya que ayer vieron el jaguar por la mañana y por la tarde varias veces y mucho rato a solas.

Nos despedimos de ellos y junto a Jochen volvemos hacia Cuiabá. Vamos en una pick-up, parando para hacer fotos, a poca velocidad. Paramos en el Hotel Pantanal Mato Grosso. Es un hotel en una ubicación magnífica, al lado del río  con un montón de pájaros y muchos yacarés. Pensábamos que íbamos a comer aquí, pero nos dice nuestra conductora que es muy pronto y que comeremos en una Churrasquería en Poconé. A partir de aquí, ya va a toda velocidad y a las 12 estamos comiendo en Poconé. La comida es muy rica, hay un buffet libre con muchas cosas, pero aparte nos van trayendo en unos espetones todo tipo de carnes, todas riquísimas, nos ponemos como el kiko, pero nos parece que este día es un timo, ya que a las 2 ya estamos en el hotel, cuando había tiempo para hacer alguna actividad con animales. Hemos hecho 251 km.

Esta compañía va a salto de mata, no los vemos muy profesionales. Mientras estábamos en la comida, no paraba de recibir llamadas, con lo que suponemos que por eso ha ido tan rápida a la vuelta.

Llegamos al hotel y nos dan una habitación similar a la que tuvimos cuando llegamos pero nos cuesta 130 reales, 20 menos que el otro día.

Cogemos un Uber que nos lleve a la Rodoviaria por 6,71 reales o 1,68 euros. Queremos comprar el billete a Campo Grande con antelación ya que no quedan muchos asientos libres.

La compañía se llama Eucatours y nos cuesta el billete en ejecutivo 185 reales cada uno hasta Campo Grande, que es la capital de Mato Grosso do Sul. Son más de 700 km de diversión. Otro bus más económico cuesta 120 reales, pero queremos ir cómodos ya que es mucho rato de bus.

Con otro Uber llegamos al hotel por 8,15 reales o 2,04 euros. Paseamos un poco, pero hace un calor sofocante y no hay nada que ver. Lo que si hacemos es cargar la tarjeta sim pues han pasado los 15 días desde que la compramos. Nuestra conductora nos ha dicho que en una farmacia nos lo pueden hacer. Vamos a una y nos dicen que en esa no, pero un  chico muy amable nos acompaña a una especie de cajeras que hacen de todo, venden lotería, se pueden pagar impuestos y un montón de cosas más.

Después de un poco de lío la recargamos con 15 reales, pero es sólo para una semana.

Investigamos un poco cuales van a ser nuestros próximos pasos en el viaje y poco más.

30-7-2019 MARTES CUIABÁ – CAMPO GRANDE

El desayuno es espectacular, el mejor de todo este viaje. Hay de todo, incluso zumo de naranja natural, recién exprimido!!!!

Llamamos a un Uber que nos lleva a la rodoviaria por 6,90 reales o 1,72 euros.

El bus llega con casi media hora de retraso y salimos a las 10:15, 45 minutos más tarde del tiempo previsto, es un bus de dos pisos y nosotros estamos arriba.

A las 12 paramos para comer en Jaciara y estamos media hora. La siguiente parada es Rondonópolis a las 14:30. El paisaje es monótono, hay mucho tráfico de camiones, pero muy pocos coches.

Lo que sí vemos son emús y guacamayos azules y amarillos. Son preciosos y van en grupo, con lo cual es fácil verlos. Vemos extensiones enormes de plantaciones de soja, algodón y de maíz.

A las 16 horas volvemos a parar en Sonora. A las 17:45 en Coxim. A cenar también paramos, como no podía ser de otra manera, a las 19:30 en Sao Gabriel do Oeste.

Llegamos a las 22:15 a Campo Grande, muy cansados de tanto autobús!!!! Han sido 700 km, el trayecto más largo hasta ahora en bus. No obstante comparado con los compañeros no es nada. Ellos salieron de Río Branco ayer a las 9 de la noche y llegarán a Cascavel dentro de 12 horas más, casi 40 horas de viaje!!!!!

Cogemos un Uber que nos lleva al hotel por 5 reales. El Hotel Bellaggio está a 1,5 km de la estación de buses, pero es por una autovía nada agradable. Lo cogimos por su cercanía, ya que sabíamos que llegaríamos tarde.

Es un hotel muy moderno y nuevo, que pena que lo vamos a disfrutar muy poco… Nos cuesta 100 reales con desayuno, una ganga, es muy seguro y si lleváramos coche hay un parking grande y vigilado.

31-7-2019  MIÉRCOLES CAMPO GRANDE – PUNTA PORÁ

El desayuno es de 6:30 a 9 de la mañana. Es muy variado, sobre todo en pasteles, hay 5 diferentes!!!! También hay huevos y salchichas en una especie de salsa de tomate. el zumo es natural, lo cual se agradece.

Miramos por internet los horarios de buses a Punta Porá y el que salía ayer  a las 9:30, hoy no sale!!!! Pensamos que tenemos que ir a la Rodoviaria a comprobar si existe el bus, pero antes le explicamos el problema a la recepcionista del hotel. Lo entiende perfectamente y llama a la compañía de buses que nos había dicho anoche, que existía el bus que nos interesaba. Le confirman que existe el bus, pero que no llegaremos…

Quedan 45 minutos!!!! Y tanto que nos da tiempo, llamamos un Uber que nos cuesta 5 reales y en 5 minutos estamos comprando el billete. Son 100 reales cada uno, en teoría tarda 6 horas…. La compañía que nos lleva es Expresso Queiroz. Son 300 km de nada…

El paisaje es monótono, plantaciones de soja o maíz y algunas vacas de vez en cuando.

Para diez minutos en Dourados y luego va del tirón a Punta Porá. Es la frontera con Paraguay, una calle la separa del otro país. Como queremos ir a Asunción directamente, preferimos dormir aquí y mañana pronto hacer los trámites de inmigración y coger un bus hasta Asunción.

A las 15:15 llegamos a la Rodoviaria, aquí no hay Uber, como está cerca vamos andando. Son 2,5 km, pero con las mochilas se hace un poco pesado.

Vemos un club de prostitutas y ellas están sentadas en la puerta con sus mejores galas tomando el fresco. Esto no lo habíamos visto nunca.

Hemos reservado el Hotel Ibis, que nos cuesta 146 reales la doble con baño, pero sin desayuno. El recepcionista es bastante antipático, pero la habitación es comodísima, grande y con nevera y aire acondicionado.

Vamos a investigar un poco por los alrededores. Vemos que pasar a Paraguay es tan fácil como cruzar la calle. Vamos a un cajero a sacar dinero, pero no aceptan la tarjeta, aunque luego veremos que nos han descontado el dinero igualmente!!!!.

Como hay un banco abierto dentro de un supermercado, cambiamos 100 euros para tener efectivo para poder comprar algo de comida y bebida para cenar. El cambio oficial es 6636 guaraníes por euro, pero aquí nos dan 6350.

Hay un outlet enorme y entramos a chafardear, ya que otra cosa no hay en el pueblo. Los precios son similares a España excepto la bisutería. Es mi perdición, anillos a 10 céntimos de euro, pendientes lo mismo, es horroroso. Me compro 3 anillos y 3 pendientes por 5 reales, 1,25 euros. Se puede pagar en $, reales o guaraníes. Por ser extranjera no pago los impuestos y aún es más barato. Si fuera negociante compraría un montón y lo vendería en España!!!!

En el supermercado compramos algo para comer y beber y nos volvemos a nuestra maravillosa habitación de hotel. Nos gastamos 15.000 reales en el supermercado.

1-8-2019 JUEVES PUNTA PORA – PEDRO JUAN CABALLERO – ASUNCIÓN

Vamos a hacer los trámites fronterizos a una casa blanca que hay enfrente del China Shopping. Un aduanero muy antipático nos dice que para salir de Brasil, tenemos que ir al aeropuerto que está a 10 cuadras. Allá que nos vamos, ya que no hay transporte público. Efectivamente, allí nos ponen el sello de salida de Brasil sin problemas. Vamos a desayunar a una confitería que hay en la misma calle del aeropuerto. Es muy pija y nos dan una clavada, tres cafés con dos pastas, eso sí, unas señoras pastas, 18 reales.

Eso pasa por no preguntar los precios de las cosas.

No puedo resistir la tentación de volver al Outlet y compro un montón de cosas. El total 18 reales!!!!!

Ahora sí, vamos a la oficina de inmigración de Brasil y nos ponen el sello de entrada. Volvemos al hotel en Brasil, cogemos las mochilas y el recepcionista, este sí más amable, nos pide un taxi que nos lleve a la estación de ómnibus. Le preguntamos cuánto costará y nos dice que unos 25 reales.

No preguntamos al entrar y como no tiene taxímetro nos pide 40 reales. Tenemos que pagar, es nuestro fallo. Supongo que como llevamos tantos días con Uber, que antes de cogerlo ya sabes lo que te cobrarán con la tarjeta de crédito, nos hemos despistado.

Y nos vamos a Paraguay…

Volvemos desde Uruguay

15-8 jueves PORTO ALEGRE

Lo primero que hacemos es cargar el móvil para tener datos y internet. Ponemos 10 reales, en las tiendas de conveniencia son dos minutos, das el número, lo que quieres cargar y ya está. Es básico, si quieres coger el servicio de Uber como es el caso.

Compramos el billete a Curitiba para estar tranquilos, ya no quedan libres los asientos delanteros, es una pena. Nos cuesta 213 reales cada uno en semicama.

Llamamos a un Uber que por 5,89 reales nos lleva al hotel o 1,43 euros. Se llama Açores Flat Design y nos cuesta 150 reales con desayuno. Es una pasada, el mejor de todo el viaje y llevamos más de mes y medio!!!! Es un apartamento de unos 40 metros cuadrados, totalmente equipado, con cocina, nevera, sofá, televisión en la zona común y otra en la habitación, la cama super cómoda y todo impecablemente limpio. Además estamos en el centro, centro de Porto Alegre. En fin una maravilla.

El recepcionista es muy amable, a pesar de ser las 9 de la mañana nos dá la llave sin problemas, con lo que podemos descansar un poco y hacer un poco de colada.

Salimos del hotel y nos damos cuenta que estamos en el meollo de la ciudad, a estas horas muy concurrida, sobre todo los restaurantes que están a tope.

Pasamos por la Plaza de la Alfándega, una de las más famosas de la ciudad y de gran valor histórico. En el inicio del s XX, existió el primer edificio de la Aduana, en las orillas del Guaiba, marcando el área como la puerta de entrada de la ciudad. Actualmente recibe la Feria de la Aduana, con artículos en cuero, metal, vidrio y lana.

Hay una escultura de Xico Stockinger de los poetas Quintana y Drummond, donde te puedes sentar a su lado.

Llegamos al Mercado Público Central, es un edificio construido sobre el primer relleno sanitario de la ciudad, en 1869. En la segunda década del s XX se hizo el segundo piso. Actualmente, posee más de 100 tiendas que ofrecen especias, productos agrícolas, carnes, pescados y bebidas como aguardientes y vinos.

Es el lugar ideal para comprar productos típicos de la tierra gaucha como la yerba mate, la cuya y la bomba de chimarrao. Además hay buenos restaurantes, cafeterías y la oficina de turismo, donde muy amablemente nos dan varios folletos y además en español.

Se dice que en el cruce central del Mercado Público de Porto Alegre está enterrado, en forma de piedra, el Orixá Bará, entidad que abre los caminos, guardián de las casas y ciudades, que representa el trabajo y la abundancia. La posición central de la “piedra de Bará” facilitaría las visitas y el culto por los seguidores de las religiones afro-brasileras.

Hay quien garantiza, que el Bará haya sido enterrado por los propios negros que construyeron el edificio. Además de ser un importante punto social y comercial de la ciudad, representa una referencia para la cultura afrodescendiente.

De aquí vamos a la Catedral Metropolitana, tiene inspiración renacentista con una impresionante cúpula. Su ornamentación externa remite a la historia de las Misiones Jesuíticas, inicio de la fe católica en el Estado. Es muy moderna, las obras empezaron en 1921.

Al lado está el Palacio Piratini, sede del poder Ejecutivo del Estado, el edificio fue construido a inicio del s XX, con material venido de Francia. Su interior es rico en detalles, bello arquitectónicamente, con esplendidas lámparas en cristal y ángeles recubiertos en oro. Una chica nos hace una visita guiada, pero en portugués, con lo que todo no lo entendemos. Hay el primer coche que hubo en el estado un Ford T y otro alemán de 1928, que fueron utilizados por el gobernador de turno.

La Plaza de la Matriz hace homenaje al Mariscal Deodoro de Fonseca, en su nombre oficial, y a Julio de Castilhos, en un exuberante monumento central que retrata diversas etapas de la vida del político gaucho. Es de la plaza Matriz que se ven iconos cívicos, políticos, religiosos y administrativos del estado. Siguiendo por la parte este, existen casas que servirán de residencia a las élites, a finales del s XIX y principios del s XX, y el Memorial del Ministerio Público.

El Theatro Sao Pedro es de 1858, combina los trazos tradicionales del edificio con la modernidad del MultiPalco, forma el mayor complejo cultural de América Latina. Su acústica se considera excepcional y la decoración del techo tiene aves típicas del Estado.

Vamos un rato al hotel a descansar y a la tarde pasamos por la Casa de Cultura  Mario Quintana, que es el antiguo hotel Majestic. Mario Quintana es uno de los más importantes poetas brasileños que vivió aquí de 1968 a 1980, ocupando el cuarto 217.

El complejo arquitectónico posee dos edificios, construidos entre 1910 y 1933. El apogeo del hotel fue entre los años 30 y los 50, cuando albergó a figuras ilustres de los escenarios político y cultural. En 1990 fue transformado en centro cultural con espacio para exposiciones, salas de teatro, cine, cafés y restaurante.

De camino hacia la laguna pasamos por el Complejo Arquitectónico Militar. Esta área de la ciudad fue importante escenario de la Revolución de 1930, que culminó con Getulio Vargas como presidente de la República. El complejo está formado por los edificios del Cuartel General, Cuartel General Auxiliar, Cuartel del Comando militar del Sur, por el Palacio de la Brigada Militar y el Museo Militar que visitamos. Hay tanques, armas, equipamiento militar en general, en algunos puedes subirte y entrar dentro de estos transportes de guerra. Hacen mención a los brasileños que fueron a la 2ª GM, los cuales se concentraron en las costas de Italia.

Más adelante nos encontramos con el Centro Cultural Usina do Gasometro, fue  construido en 1928 para acoger una empresa termoeléctrica de carbón, que funcionó en el local hasta 1974. La chimenea de 117 m de altura, fue construida en 1937, después de protestas de vecinos contra la polución que la empresa producía en la vecindad. En teoría es un centro donde hay cines, teatros y exposiciones, pero ahora está cerrada por reformas.

Paseamos por la orilla del Lago Guaibá, es una zona muy agradable para hacer deporte, pasear, tomar el chimarrao etc. El Chimarrao es una de las más tradicionales y singulares manifestaciones culturales de esta zona del Brasil. Su preparación y consumo son rituales: la infusión es realizada con hojas y ramas trituradas de yerba y acomodadas en un mate y sorbidas a través de una bombilla, un tipo de pajilla normalmente hecha de plata.

Muchas personas van con su termo y van tomando esta bebida durante la tarde. Este inmenso parque está patrocinado por UBER, suponemos que para congraciarse con los taxistas.

Aprovechando que cierra a las 7 de la tarde vamos a visitar el Museo de Arte do Rio Grande do sul Ado Malagoli. El edificio de estilo neoclásico comenzó a ser construido en 1912. Originalmente, fue sede de la Policía fiscal de los Impuestos Nacionales y, desde 1979, sus 4000 metros cuadrados albergan al Museo de Arte. Hay una exposición de Xico Stockinger que nos gusta mucho. Este señor se vino de Austria con su familia cuando era pequeño y se cambió el nombre para que quedase más brasileño de Frank a Francisco. Sus esculturas están hechas con restos de ferralla, la mayoría son figuras humanas muy impactantes.

Cerca de nuestro hotel está el Restaurante Alpes, donde pedimos un plato de pescado que va acompañado de arroz, frijoles, ensalada, patatas fritas, el cual es imposible acabarlo. Además pedimos un plato de rissoto de pollo, enorme, que con una cerveza de litro nos cuesta 45 reales. Con un plato hubiésemos hecho los dos, ya que nos dejamos un montón.

16-8 viernes PORTO ALEGRE – NOCHE EN RUTA A CURITIBA

El desayuno del hotel es muy completo, hay melón, plátanos y papaya, embutidos, pan de varios tipos y aprovechando que hay plancha nos hacemos unos bikinis. Además un pastel de chocolate casero muy bueno, mantequilla, mermeladas etc.

Están muy atentos, cuando se vacía algo, rápidamente reponen. Nos despedimos de nuestro apartamento y nos dejan guardar el equipaje sin problemas.

Vamos al Mercado donde cogemos el bus 510 que nos deja en Moinhos de Vento que es nuestro primer destino. Ayer en la oficina de turismo nos dieron unos cuantos folletos que hoy nos van a ir muy bien. El billete cuesta 4,7 reales por persona.

Hay muchas personas haciendo deporte y hay un lago donde habitan tortugas, gansos, patos y peces. Aquí se encuentra el Monumento a Castelo Branco, además del valor estético y artístico, este monumento remite a las polémicas que causó. La iniciativa de homenajear al primer presidente de la dictadura militar, surgió de grupos filiados a asociaciones comerciales e industriales del Estado. Fueron invitados tres artistas, solo aceptó Carlos Tenius, que realizó la obra compuesta por un conjunto gigantesco de 3 soldados, de 28 m de altura. La escultura deja de lado composiciones aladas, comunes a otros trabajos del artista, ya que estas remiten al tema de la libertad, ideal distante de la realidad de la época.

Pasamos por la plaza del Dr. Mauricio Cardoso y llegamos a unas calles llenas de construcciones residenciales de principios del s XX, de gran valor histórico y arquitectónico. Son palacetes que pertenecían a familias tradicionales, en especial unidas a la agricultura, industria y comercio.

De aquí llegamos a la Acera de la Fama, en la calle Fernando Gomes, es el recorrido más glamuroso de la ciudad. Tiendas preciosas, edificios con vigilancia 24 horas y muy bonitos, señoras ricas paseando a sus pequeños perritos, es la Bonanova de Porto Alegre.

De aquí llegamos a la Hidráulica Moinhos de Vento, es de finales del s XIX, e instaló embalses de agua en Moinhos. En la época, el agua era colectada en el Lago Guaiba y distribuida sin tratamiento.

En 1904, el local fue adquirido por la Alcaldia para modernizar el abastecimiento de la ciudad.

El edificio y los jardines, inspirados en el Palacio de Versalles, todavía hoy es un magnífico sitio,  donde la gente aprovecha para comer de picnic, descansar en los bancos o vienen las mamás con sus pequeños. Hay una galería de arte en el subsuelo de la antigua torre hidráulica, pero cuando nosotros vamos están cambiando la exposición y no hay nada.

Pasamos por la Plaza Julio de Castilhos y llegamos a la calle Gonçalo de Carvalho, según el folleto, la calle más bella del Mundo. Suponemos que lo dicen por los árboles que la flanquean a lado y lado.

Nuestra siguiente ruta es la que empieza en el Parque Farroupilha, también llamado Redençao, que homenajeaba la lucha por la liberación de los esclavos. Porto Alegre habría sido la primera ciudad junto a la ciudad de Redençao a liberar a sus esclavos, 4 años antes de la Ley Aurea.

Llegamos a la Cidade Baixa, barrio de contrastes, por un lado el pasado es muy visible, con sus casas históricas como la Travesía Venezianos, de estilo puerta y ventana. El conjunto de casas en hilera data de inicio del s XX. El nombre del lugar remite a la sociedad Carnavalesca Venecianos que allí tenía su sede en los primeros días del Carnaval en Porto Alegre. Se cuenta que debido a las inundaciones que el local sufría, recibió este nombre en alusión a la ciudad italiana de Venecia.

Paramos a comer algo en una tienda de lanches, junto a mucha gente ya que es la hora.

Llegamos al Museo  Histórico Joaquim Felizardo, gratuito. Está en un edificio construido entre 1845 y 1855 para ser lugar de descanso del comerciante portugués Lopo Gonçalves. Es un museo no de gran interés, pero una chica nos hace de guía y hace el esfuerzo de hablar en español, lo cual le agradecemos.

Si fuera sábado, ahora pasaríamos por la calle de los anticuarios, pero hoy está bastante triste la calle y sus alrededores. Una cosa que llama mucho la atención es que la mayoría de las casas tienen grafitis horrorosos. Nos comentan en el museo que hay varias bandas que se retan a ver quién se sube más alto para “decorar” las casas. Realmente suben a edificios muy altos, de 6 o 7 pisos de altura.

Pasamos por el Viaducto Octavio Rocha, fue un elemento fundamental para la expansión del área central de Porto Alegre. En 1914, con la abertura de la actual Avda Borges de Medeiros para unir el centro y las zonas este y sur de la ciudad, fue necesario rebajar el nivel de las aceras en las inmediaciones de la Calle Duque de Caxias, lo que causó la interrupción de la vía. Fue unida de nuevo en 1932 con el viaducto, una estructura imponente de cemento armado que exhibe en su parte central esculturas de Alfred Adloff.

Entramos en el Museo Julio de Castilhos, gratuito, es un edificio neoclásico y fue la residencia de ese importante político gaucho y local de su muerte en 1903 y del suicidio de su esposa en 1905. Se dice que durante la noche el espíritu de ella aparece en los antiguos aposentos de la casa y su llanto puede ser oído por las personas de la calle. No hay demasiado para ver, una cosa interesante es la exposición que inauguran hoy a las 18:30 sobre arte indígena pero a nosotros ya no nos dará tiempo…

Por último visitamos el Memorial de Rio Grande do Sul, gratuito, el edificio es muy bonito, era el antiguo edificio de Correos, pero la exposición no es muy interesante. Es sobre la lana, su explotación, tipos de ovejas que hay en el estado, etc.

Descansamos un rato en la plaza pero como tenemos que coger un bus hacia Curitiba vamos a cenar enfrente del hotel que hay varios sitios buenos. Nos pedimos una pizza grande y cerveza, pagamos 45 reales.

Cogemos un Uber que por 9,95 reales o 2,35 euros nos lleva a la estación de autobuses.

El autobús es de la compañía Catarinense, tiene dos pisos, el de arriba semicama y sale puntualmente a las 19:30 PM. Aquí no hay mantas, ni cena ni nada. Lo que si hay es Wifi, te identificas con un número de 10 dígitos y de teléfono pones cualesquiera de Brasil y ya funciona.

Llegamos a las 7:30 AM de la mañana sin novedad, después de 750 km.

17-8 – 2019  sábado CURITIBA

El hotel está muy cerca de la estación de buses, con lo que vamos andando. Se llama City Hotel Curitiba, es un hotel familiar y tuvimos problemas ya que las tarjetas de crédito que constan en Booking no le funcionaban. Ya nos ha pasado en otras ocasiones en Brasil, no están acostumbrados a tarjetas europeas, suponemos. Llamamos por teléfono y el recepcionista de Porto Alegre también habló con ellos para que no nos cancelaran la habitación.

Le pagamos los 129 reales en efectivo y a pesar de no ser ni las 8 de la mañana nos dan la llave de la habitación y podemos asearnos y descansar un poco.

Al ser sábado está todo muy tranquilo, lo que si vemos son muchos indigentes durmiendo en la calle. En la misma calle hay una panadería donde nos tomamos 3 cafés y dos pastas rellenas de plátano por 14 reales.

Cogemos un Uber que por 6,47 reales o 1,54 euros nos lleva al Museo Oscar Niemeyer (MON) que está al norte de la ciudad. Llegamos justo a las 10 de la mañana que es cuando abren. El edificio es espectacular, le llaman el ojo, por la estructura que semeja un ojo gigante.

Con el carnet de periodista y los mayores de 60 años no pagan los 20 reales que cuesta, con lo cual no pagamos.

Es un museo grande con 12 salas, las cuales están dedicadas a distintas exposiciones que van cambiando en el tiempo. Una especialmente nos gusta mucho, que está patrocinada por la Binacional Utaipú, dedicada a arte asiático. Hay una zona dedicada a la religión, muebles chinos y japoneses, pintura japonesa y china, escultura y mucho más. Hay unas tablillas donde está todo traducido al español y al inglés, todo un detalle que no se prodiga mucho aquí en Brasil.

Estamos más de dos horas, ya que el museo lo merece. En el sótano hay una sala dedicada al arquitecto Niemeyer con maquetas de algunas de sus obras y vemos que en Oviedo ha hecho los edificios de la Fundación Príncipe de Asturias, los cuales no conocemos, pero iremos.

Muy cerca el Bosque Joao Paulo II, fue inaugurado en 1980, en deferencia al Papa Juan Pablo II que visitó Curitiba el mismo año. Tiene una gran área verde y siete casas de troncos de madera, que se trasladaron de antiguas colonias polacas. Tiene museo, capilla, artesanía típica y escenario para presentaciones culturales.

Al norte del MON está el Bosque Alemán, bosque en homenaje a los primeros inmigrantes germánicos que llegaron a Curitiba en el s XIX. El bosque cuenta con la senda de Juan y María de los cuentos de los Hermanos Grimm. La torre de los filósofos, una réplica de una iglesia luterana, el Oratorio de Bach etc.

La Ópera de Alambre, con estructura tubular y techo transparente, de 1992, es un teatro en el que la naturaleza forma parte del escenario, con lagos, vegetación típica y cascadas.

El Parque Tanguá, era una planta de reciclaje de basura industrial que dio lugar a una inmensa área verde, con mata ciliar preservada y amplia área de ocio. De esta antigua cantera desactivada, se destaca en la parte inferior, el túnel abierto en la piedra bruta, uniendo los lagos, con una cascada paralela al paredón de roca. Ya en la parte superior, el jardín Poty Lazzarotto con contorno paranista, dirige a los visitantes hacia el Belvedere, mirador hacia el resto del parque.

Cerca está el Parque Tingui, Memorial Ucraniano. En homenaje a los primeros ocupantes de Curitiba, los indios Tinguis de la nación Guaraní. Parque con grandes áreas de bosque nativo, lagos y puentes. Se levantó en el parque una estatua esculpida representando al cacique tindiguera. El parque comporta el memorial ucraniano de 1995 para homenajear   el centenario de la inmigración ucraniana. Hay una réplica de la Iglesia de San Miguel Arcángel, que sigue normas de la religión ortodoxa, la cúpula ochavada es revestida en cobre, con  cada lado representando el entendimiento humano. El memorial tiene monumentos, museo, tienda de artesanía típica y escenario para representaciones artísticas.

El barrio de Santa Felicidade es un pedazo de Italia dentro de Curitiba. Las marcas del pasado todavía están presentes en esta colonia italiana formada por descendientes de las regiones del Véneto y del Trentino. Son caseríos históricos preservados, tiendas de artesanía, bodegas e innumerables restaurantes típicos.

El Parque Barigui, fue diseñado para contener las inundaciones del río Barigui y es un área de preservación de la fauna y flora en la región central de la ciudad. El parque cuenta con una amplia área de ocio, senderos y el Museo del Automóvil.

La Torre panorámica, con 109 m de altura, permite una visión 360 grados de la ciudad. En su interior se encuentra el Museo del teléfono.

El Bosque Zaninelli se encuentra en una antigua cantera de piedras deshabilitada. Fue inaugurado en 1992 y contó con la presencia del oceanógrafo Jacques Cousteau. La principal atracción es la Universidad Libre del Medio Ambiente (UNILIVRE), construida armónicamente, junto a la naturaleza exuberante, con troncos de eucalipto y material rústico. Una pasarela rodea la construcción y proporciona desde lo alto, una vista panorámica del lago y el bosque.

De aquí ya vamos bajando andando, disfrutando del magnífico día que hace y del calor que ya lo necesitábamos.

El Centro Cívico fue el primero de Brasil, fue proyectado para concentrar las sedes de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Implantado en 1953, en el centenario de la emancipación política de Paranña, cuenta con ejemplares de los edificios construidos entre las décadas de 1950 y 1960, auge de las construcciones modernistas, que influenciaron los monumentos de Brasilia.

El Paseo Público es el parque más antiguo de la ciudad. Inaugurado en 1886, su puerta de estilo art nouveau fue preservada siendo copia fiel de aquella del cementerio de perros de París. En este minizoológico urbano se encuentran varias especies de aves y animales, además de terrario y acuario. Se encuentra el Memorial árabe, monumento con inspiración morisca, posee en su interior una biblioteca y pinacoteca de cultura árabe.

Seguimos bajando y llegamos a la Casa Joao Turin. Son de hecho, 4 casas de estilos diferentes que ahora acogen algunas obras de autores modernos y fotos antiguas. Es gratuito pero vale la pena si pasas cerca, si no, no.

El Paço Liberdade está en el centro de la Plaza Generoso Marqués y es la sede del antiguo Ayuntamiento de Curitiba. La construcción de 1916 tiene detalles neoclásicos y art nouveau y es patrimonio de la ciudad. Restaurado mantiene las características originales, y es un espacio cultural múltiple, con biblioteca y café.

En la Plaza Santos Andrade se ubican dos monumentos arquitectónicos representativos de la ciudad, con forma modernista, el Teatro Guaira, uno de los más grandes de América Latina y frente al otro lado de la plaza en estilo neoclásico, la Universidad Federal de Paraná, la primera universidad de Brasil.

Pasamos por la calle de las Flores, se transformó para ser el primer paseo de peatones en 1972, exhibe dibujos que remiten a pinos y piñones. Es un importante eje comercial, alberga edificaciones del s XX, como el Palacio Avenida y la Boca Maldita, tribuna libre de debate de la ciudad.

La Plaza Tiradentes es la plaza más antigua de la ciudad, donde surgieron las primeras calles, definiendo las primeras medidas urbanísticas. La plaza cuenta con bustos de personajes importantes de la historia brasileña, además de tener un piso de vidrio que muestra parte de la antigua calzada colonial.

A su lado se encuentra la Catedral Basílica Menor Nuestra Señora de la Luz de arquitectura neogótica y, en el paseo delante está el punto cero de la ciudad, junto con el monolito de los Colonizadores, que marcó la ocupación portuguesa del territorio.

De aquí vamos al Museo Paranaense, gratuito, ubicado en una casa palaciega donde hay una exposición del mate, cuadros de una artista de Curitiba del s XIX, cuadros de hombres ilustres de Curitiba y en un anexo que han construido está la parte etnológica de los antiguos habitantes de la región, las misiones jesuíticas, los inmigrantes que llegaron, desde ucranianos, alemanes, japoneses, italianos, españoles, rusos, holandeses etc…

Hay una pequeña parte de numismática, condecoraciones militares y un lavabo de los más modernos de la época.

Estamos un poco cansados y muy cerca de aquí, al lado de la Plaza Garibaldi nos sentamos en una terraza a comer algo. El local escogido se llama Tuba´s Bar. Nos tomamos dos hamburguesas con bacón y dos cervezas por 42 reales.

Esta zona está muy animada por gente joven y vemos una cosa que no habíamos visto, es un recipiente muy grande lleno de cerveza con un grifo que la gente va bebiendo a su aire. Cuesta 38 reales, pero hay mucha cerveza!!!!!

Aquí nos sentimos muy bien, porque hay una gran cultura de la cerveza, gente de todas las edades durante todo el día, se piden su cerveza de litro y van bebiendo, solos o en compañía.

Desde el centro histórico cogemos un Uber que por 8,49 reales o 2 euros, nos lleva al Jardín Botánico. El jardín tiene un trazado de jardín francés de formas geométricas muy bonito, muy bien cuidado, con mucha gente, turistas nacionales y autóctonos. La entrada es gratuita y hay una oficina de turismo donde nos dan información.

Inaugurado en 1991, el Jardín Botánico tiene el invernadero que es uno de los símbolos de Curitiba. Está inspirado en el Palacio de Cristal inglés y expone plantas originarias de los bosques tropicales, pero hasta finales de septiembre está cerrado por obras.

El Jardín de las sensaciones proporciona una experiencia sensorial con la naturaleza. En el lugar también se encuentra el Museo Botánico con biblioteca especializada, un centro de investigaciones con gran acervo de muestras de plantas y un espacio para exposiciones pasajeras. Cierra a las 16:30, con lo que nosotros no podemos entrar…

Tenemos que comprar los billetes a Sao Paulo, con lo que desde aquí vamos andando, pero no es recomendable porque se pasa por un viaducto en una zona bastante desierta y donde puedes tener un encuentro desagradable.

La compañía se llama Cometa y nos cuesta 89 reales cada uno, saldrá a las 9 de mañana. Posteriormente vemos que nos hemos equivocado, pues Curitiba se merecía otro día por lo menos para hacer la parte norte que no hemos hecho.

Hay una Línea Turismo, autobuses de dos pisos que recorren 44 km y 25 puntos. El billete se compra dentro del autobús. Opera de martes a domingo y días festivos, a partir de las 9 horas, con intervalo de 30 minutos. En las vacaciones escolares también funciona el lunes. Mirando lo que hace, lo consideramos una muy buena opción. Se puede visitar la web www.turismo.curitiba.pr.gov.br y allí sale todo.

Volvemos al hotel, pasamos por el Museo Ferroviario, instalado en la antigua estación ferroviaria, expone varias piezas históricas y sus instalaciones reproducen el antiguo funcionamiento de la estación.

Como hemos comido tarde, vamos al único supermercado abierto en las cercanías. Está a 6 cuadras y es un Wal-Mart. Compramos unas cuantas provisiones y volvemos al hotel a descansar.

18-8-2019   domingo CURITIBA – SÃO PAULO

El desayuno del hotel, le llaman de cortesía, no es de extrañar ya que es justito. En las mesas hay unas bandejas con dos paquetes de galletas pequeños y una rodaja de pan con dos lonchas de queso y dos de jamón. En la mesa común está el café, pasteles caseros, miel y mantequilla y papaya. Justito, pero suficiente la verdad.

Vamos a la estación de buses y llegamos justo cuando abren el embarque al bus. Es de la compañía Cometa, en teoría hay wifi, pero no funciona…

Nos dice el asistente que tardaremos 6,5 horas en llegar a Sao Paulo, que está a 400 km.

El paisaje es montañoso, muy verde y bonito. Pasamos por el Parque Estadual Río Turvo, espectacular. Al cabo de casi 3 horas para en un área de servicio gigantesca, tiene un aforo de 1300 personas!!!!! Se queda media hora para que la gente pueda comer, ya que la hora de la comida en Brasil son las 12 del mediodía e incluso antes!!!

Llegamos a las 15:30 exactamente a la Terminal de Tiete!!!! Hay una oficina de turismo donde una chica que habla portuñol nos dice lo que podemos visitar en Sao Paulo. Ella nos recomienda el bus turístico, que cuesta 40 reales y el billete dura 24 horas.

Ya que estamos en la estación compramos los billetes a Paraty. Nos cuestan 178 reales los dos.

La estación de buses tiene la parada de metro llamada Portuguesa Tiete que nos lleva directa a nuestro alojamiento, nos tenemos que bajar en Sao Joaquim y andar unos 700 m hasta allí. Cuesta 4,3 reales el billete. Pasa cada dos minutos, incluso en domingo.

El hostel reservado es el Hostelaria SP, nos cuesta dos noches 248 reales, con desayuno, pero baño compartido. Nos atiende Sebastián, un chico colombiano que está haciendo unas asignaturas de su carrera en Sao Paulo durante 6 meses.

El hostel es muy cómodo, con zonas comunes muy agradables, cocina totalmente equipada por si queremos cocinar, wifi, televisión con Netflix, una terraza muy agradable etc. La habitación es pequeña, pero la cama es muy grande y cómoda. Los lavabos compartidos están muy bien. La limpieza es impecable, huele a limpio. Es muy recomendable este hostel, por la ubicación y el mismo alojamiento en sí.

En la misma esquina tenemos un restaurante, el Tamandaré Chic, donde nos comemos unas tortillas, una rellena de queso y la otra con queso, jamón, bacon etc. Están acompañadas de ensalada y con dos cervezas nos cuesta 58 reales.

Salimos a pasear por nuestro barrio, es el barrio japonés, ya que aquí se ubicaron los primeros emigrantes de Japón, ahora acompañados de chinos de Taiwán y coreanos.

En la plaza Liberdade hay un mercadillo todos los domingos de productos típicos de estos países, comida, souvenirs etc. Cuando nosotros llegamos ya lo están quitando, pero se ve bonito.

Seguimos hasta la Catedral de Se, donde el personal cambia radicalmente, hay decenas de indigentes en las proximidades de la catedra, en las escaleras, en el parque anexo etc.

La catedral es impresionante, domina la gran Praça da Sé, empedrada y cubierta de higueras tropicales y palmeras. La construcción del templo fue de 1912 a 1954, pero las 14 torretas no se terminaron hasta 2002.

El diseño es una fusión de estilos neogótico y renacentista, una estrecha nave  central entre dos capiteles de 97 m de alto y una cúpula bulbosa de cobre. Tiene capacidad para 8000 personas. Los únicos elementos locales aparecen en los capiteles, dedicados a la flora y fauna brasileña.

A finales de la década de 1980, la catedral fue testigo de las mayores protestas públicas que se han producido en el país, con las que los ciudadanos exigieron el fin del Gobierno militar.

Son las 6 de la tarde y las calles se empiezan a vaciar, con lo que volvemos a la zona del hostel, donde en un supermercado compramos comida y nos la comemos en el comedor.

19-8- 2019   lunes SÃO PAULO

El desayuno es esencialmente mucho dulce, aunque hay una bandeja con sandía muy rica.

Como llueve, miramos cuanto nos cuesta un Uber hasta el Parque que queremos visitar y son 15,8 reales. Lo pedimos y vamos como señores hasta una de las entradas, ya que tiene muchas.

El Parque de Ibirapuera es el mayor espacio verde del centro de Sao Paulo, en el que la vegetación brasileña y los lagos ofrecen refugio ante el bullicio de la ciudad. Se inauguró en 1954 y alberga varios museos y salas de exposiciones, además de un complejo de edificios diseñados por Oscar Niemeyer.

La Oca de Ibirapuera, diseñada por ON rinde homenaje a las casas redondas de los indígenas brasileños. El edificio Bienal, se utiliza para la semana de la  Moda o la Bienal de Arte. El Museo de Arte Moderno, el mejor de Brasil, expone una pieza El Cristo de Rapadura, que ha sido confeccionado con caña de azúcar. La idea es que sea consumido poco a poco por los visitantes, como trasunto de los esclavos africanos que murieron trabajando en la industria azucarera de Brasil. Los lunes como el resto de museos del parque cerrado.

El Obelisco aos Herois de 32, levantado en honor a los paulistas rebeldes muertos en 1932, cuando el presidente Vargas aplastó la revuelta contra su Estado Novo.

El Museo Afro Brasil, cerrado lunes, está dedicado a la cultura afro, ofrece películas, exposiciones, danza etc.

El monumento as Bandeiras es un homenaje a los exploradores que se adentraron en el interior de Brasil. Es una escultura compleja, de estilo soviético, pero monumental.

El Pavilhao Japonés se construyó rigiéndose por los preceptos del diseño japonés tradicional y empleando sólo materiales japoneses, Cuenta con una zona de exposiciones y una tetería. La entrada son 10 reales, pero hoy está cerrado.

El lago es inmenso, lleno de cisnes negros, patos, gansos, cormoranes y peces. Es muy agradable pasear por aquí, mucha gente viene con sus perros, a hacer deporte, a leer o a nada.

Además hay un vivero y un bosque de Lectura.

Nuestro próximo destino es el Monasterio de Sao Bento. Cogemos un bus que nos deja al lado por 4,3 reales cada uno. Gracias al Moovit e internet, sabemos en todo momento como movernos por estas ciudades. Es fantástico.

Brasil es el único país sudamericano donde la orden benedictina logró afianzarse. Los religiosos se instalaron en este monasterio en 1598, aunque el edificio actual diseñado por el arquitecto Berni de Munich, data de 1920.

El interior del monasterio presenta unas hermosas pinturas de estilo beuronista, el cual fue desarrollado por monjes benedictinos del sureste de Alemania. La iglesia posee un gran órgano, utilizado durante el festival anual de noviembre y diciembre.

Los sábados y domingos en la misa se interpretan cantos gregorianos. El reloj del campanario se instaló en 1921 y sigue marcando el ritmo de la vida del centro.

El Banco de Brasil, centro cultural es un edificio precioso art deco, con una cristalera en el techo preciosa y unos interiores muy lujosos con mucho dorado. Ahora hay una exposición temporal dedicada a los cementerios que hay en la ciudad y el proyecto que hay de sacar todas las tumbas del suelo y hacer edificios para los muertos y el espacio que se liberaría dedicarlo a zonas verdes, gimnasios, etc. Esta exposición va acompañada de un video donde se puede ver cómo quedaría todo. El vídeo se ve en la cámara acorazada del banco, que mantiene las puertas de hierro todavía.

Vamos hacia los primeros rascacielos de Sao Paulo, pero primero paramos en una tienda enorme, que no habíamos visto en la vida. Hay artesanía de todas las partes del mundo, especialmente nos llaman la atención las máscaras africanas, puertas dogón, budas enormes etc. Más que en una tienda nos parece que estamos en un museo. Es indescriptible todo lo que hay expuesto en estas estanterías. Los precios no son baratos, pero hay piezas excepcionales.

El edificio Martinelli, fue durante mucho tiempo con sus 30 plantas el más alto de la ciudad y el primer rascacielos de Sudamérica. Ante la incredulidad suscitada por el proyecto vanguardista, Martinelli mandó construir en la última planta una lujosa vivienda de estilo modernista. En este edificio de lujosos acabados funcionaba principalmente un hotel, un restaurante, un casino y una sala de cine inaugurada por el príncipe de Gales.

Se puede subir arriba gratuitamente con visitas cada media hora de 15 personas, pero hoy al llover está cerrado.

Muy próximo está el edificio Banespa, antiguo sede del Banco de Sao Paulo que se construyó en 1947. Está inspirado en el Empire State Building de Nueva York y, con sus 35 plantas, es el edificio de estilo art déco más alto de la ciudad. Se puede subir arriba, pero también está cerrado por lluvia.

Hacemos la ruta peatonal que recomienda la LP, a pesar de que empieza a llover.

El Teatro Municipal, pasando por el viaducto del Cha (Té), puente metálico inaugurado en 1892 y llamado así por las plantaciones de té que había en su prolongación, se llega al teatro monumental de estilo renacentista y barroco, construido en 1911. Fue durante mucho tiempo un centro cultural y artístico indiscutible de la ciudad y hoy sigue siendo la sala de espectáculos más importante de SP

La Plaza de la República, ahora en obras, está sembrada de árboles. Antiguamente se  celebraban corridas y se instalaban los circos itinerantes.

Pasamos por el edificio Italia, otra referencia arquitectónica paulista, construido en los años 60, fue inaugurado por la reina Isabel II. Se puede subir de 3 a 4 de la tarde, según la guía gratuitamente a la planta 42 que hay un restaurante con magníficas vistas de la ciudad.

La biblioteca Municipal Mario de Andrade es la mayor de la ciudad y dan ganas de entrar un rato a descansar.

La intersección entre Avda. Sao Joao y Av. Ipiranga es el cruce más famoso de Sao Paulo, inmortalizado en Sampa, la hermosa canción que Caetano Veloso dedicó a la ciudad.

El monumento a Mae Preta, muestra una esclava africana que da el pecho a un niño blanco, y el poema que hay debajo expone su lamento por sus propios hijos hambrientos.

Pasamos por el Patio do Colegio, este conjunto arquitectónico de estilo colonial data del s XIX y se construyó en el lugar exacto de la fundación de SP en 1554. Aquí se encuentra el Museo Padre Anchieta, conserva los restos del patio original, objetos religiosos y objetos profanos que pertenecían al padre jesuita Anchieta, una gramática en tupí-guaraní, abrigo, mapas antiguos y una antigua maqueta de SP en el s XVI.

La Caixa Económica Federal, se de las arcas de la ciudad y también centro cultural es un enorme edificio de mármol negro faraónico, pero no bonito.

Empieza a llover bastante y el cansancio acumulado empieza a hacer mella, con lo que vamos volviendo al hostel. Pasamos por la Plaza de Sé y vemos que hay una concentración de personas sin hogar recordando la masacre de indigentes que hubo hace 15 años, hoy 19 de agosto, cuando la policía mató a golpes a 8 personas sin techo e hirió gravemente a otras tantas. Las investigaciones revelaron que los asesinos eran policías de Sao Paulo, asustados de que revelasen que el comercio de droga era controlada por policías.

Realmente el problema de los sin techo es grave, especialmente en Sao Paulo, hemos visto miles de personas, viviendo en la calle sin nada, muy sucios y en muy malas condiciones.

En la plaza se encuentra el km 0 de las carreteras que salen  de SP. Vamos al supermercado y descansamos del largo día en el hostel, hemos andado unos 14 km!!!

20-8-2019  martes SÃO PAULO – PARATY

Hoy no hay fruta en el desayuno, solo dulce, suponemos que depende del encargado que hay en el hostel. Hay unos cuantos chicos, que a cambio de alojamiento y desayuno se ocupan de la recepción y limpieza del hostel.

Miramos cuanto nos cuesta un Uber a la terminal y vemos que dice 21 reales, con lo que nos vamos al metro.

Llegamos en 15 minutos de nada, no es hora punta y no va muy lleno. El bus a Paraty sale puntual como acostumbra a pasar en las grandes ciudades. La compañía es Paulistas Reunidas y nos cuesta 180 reales los dos.

El día ha amanecido nublado como ayer, pero no llueve. A medida que vamos avanzando el tiempo es peor.  Hace dos paradas de media hora, con lo que el trayecto se hace eterno. Hemos salido a las 10 de la mañana y llegamos a las 5 de la tarde!!!! Todo el día para hacer 300 km!!!!

El alojamiento es la Pousada Brisa de Paraty, la doble con baño y  desayuno incluido nos cuesta 162 reales las dos noches. Es muy barato, pero es que al ser un sitio de playa, ahora es temporada baja y hay mucha competencia por el gran número de alojamientos que hay.

La habitación es correcta, las tienen decoradas con flores y la nuestra es la Margarita. Todo está muy limpio y cada día hacen la habitación, cosa que no es habitual, cambian toallas y todo.

Nos vamos a explorar Paraty, es una de las ciudades coloniales más fotografiadas de la costa brasileña y fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1958.

Su importancia deriva de que era el puerto de embarque de oro, diamantes y esmeraldas desde Minas Gerais hacia Europa. Tiene iglesias encaladas, tejados de terracota que contrasta con el frondoso bosque que cubre las montañas y el agua esmeralda que baña el muelle de la ciudad.

En el s XIX se quedó aislada ya que inauguraron el tren que iba de Sao Paulo a Río.

Ahora ya es de noche, con lo que paseamos un poco por las accidentadas calles ya que el piso es de piedras enormes y hace complicado el paseo. Vamos a la oficina de turismo donde nos dan un mapa y nos aconsejan el restaurante que hay al lado. No nos convence ya que está totalmente vacío y lo que hacemos es ir uno de kilo, que hay en la calle principal donde hay mucha variedad de ensaladas lo cual me encanta.

21-8- 2019  Miércoles PARATY

El desayuno es muy abundante con frutas, huevos, salchichas y pasteles caseros.

Hoy tenemos todo el día para pasear por la ciudad sin prisas y es lo que hacemos.

En el Largo de Santa Rita esta la Nossa Senhora dos Pardos Libertos. Fue construida en 1722 por y para los que la piel no se consideraba lo suficientemente blanca como para asistir al templo de la élite gobernante. Entre ellos estaban los hijos ilegítimos de la aristocracia, sus descendientes, los indígenas y los esclavos libertos. El diseño es jesuítico, pero el interior es muy espartano.

Hay muchas tiendas con artesanía, en una especialmente nos estamos un rato, no por lo que venden, que son barquitos de madera pintados, sino por la gata persa tricolor que hay en la puerta. Es preciosa y cariñosa.

Subimos al Forte Defensor Perpétuo donde se encuentra en Centro de Artes e Tradiçoes Populares. Hoy miércoles está cerrado, podemos avisar un poco por la puerta abierta pero no creemos que valga mucho la pena. Las vistas sí que son bonitas de la costa y en el exterior se encuentran unos cuantos cañones oxidados y los restos de una gruesa muralla.

Bajamos al puerto donde vemos barcas de pescadores con lo que han cogido hoy que son gambas, calamares, pulpos  y algunos peces bastante grandes que no conozco su nombre.

Hay muchas Volkswagen California de las antiguas, pues en Brasil había fábrica Volkswagen. Generalmente son argentinos o brasileños que van con sus niños pequeños, sus perros y venden artesanía para financiarse el viaje.

En los alrededores de Paraty hay playas preciosas, pero la mayoría son accesibles solo por barco, que tienes que contratar en el muelle. Hay cientos de barcas pintadas de colores pastel, pero no es temporada de playa porque hace fresquito y además hemos pillado días con lluvia, suave, pero lluvia al fin y al cabo.

Estamos en plena Mata Atlántica o bosque costero atlántico y es uno de los mejores destinos del mundo para observar aves, ya que alberga 950 especies de pájaros, de las cuales unas 200 son endémicas. Hoy se ha perdido el 95% del bosque que había antiguamente!!!!!

Este bosque es rico en plantas epifitas, que crecen en los recovecos de los árboles grandes y toman el agua que necesitan directamente del aire,  y posee una especial abundancia de orquídeas. En él habitan multitud de mamíferos como el mono araña lanudo, el primate más escaso del mundo, que puede llegar a pesar más de 6 kilos y especies de titíes y tamarinos con colores impresionantes. El ocelote es uno de los ocho felinos de Brasil y abunda en el sur de Sao Paulo.

Acoge unas 20.000 especies de plantas, el 40% endémicas y una de las mayores cantidades de vertebrados amenazados o en peligro de extinción del mundo.

Para comer vamos a otro restaurante a kilo, pero no es tan bueno como el anterior.

Por la tarde damos una vuelta por la parte no histórica que tiene grandes supermercados, pizzerías etc.

Una cosa curiosa es que en algunos restaurantes si te llevas la comida pagas la mitad de lo que cuesta. En una pizzería compramos una pizza por 19 reales que nos la comeremos en el hotel, ya que tenemos una zona de comedor muy agradable.

22-8-2019 Jueves PARATY – RÍO DE JANEIRO

Desayunamos y a las 9:20 sale el autobús de la compañía Costa Verde. Cuesta 75 reales cada billete. Es conveniente comprarlos con antelación. Nosotros los compramos hace dos días al llegar de Sao Paulo y quedaban solo 4 asientos libres. Este autobús tiene el final en Niteroy y pasa por la terminal Novo Rio.

El día sigue nublado y con nubes bajas, pero no llueve. Hoy tenemos 250 km por delante para llegar a la terminal Novo Rio.

Pasamos por sitios espectaculares como Angra Dos Reis, pero el día no acompaña nada.

La carretera se las trae, tiene muchas curvas y va muy rápido. Estamos un poco hartos, ya que desde Cuaiba llevamos más de 7000 km en bus o en coche, eso sin contar trayectos de menos de 10 km, solo los largos, ha sido agotador, tenemos una edad….

Hemos reservado tres noches en el Rio Inn Art Copacabana, la doble con desayuno nos cuesta 444 reales.

Al llegar a la terminal Novo Rio, cogemos un Uber que nos lleve al hotel por 29,76 reales.

Paseamos por el barrio de Copacabana, es un oasis dentro de esta macro ciudad. Hay mucho ambiente a pesar de que es un poco tarde, pero en cada esquina hay 4 o 5 policías pertrechados con fusiles, pistolas, porras, chalecos antibalas etc. Hay quien dice que los policías más que ayudar son el peligro, pero nosotros no lo percibimos de esa manera.

Nos vamos al hotel y cenamos algo que hemos comprado en el supermercado.

23-8 viernes RIO DE JANEIRO – NITEROI

El desayuno es el hotel es muy bueno, hay dulce, salado y zumo de naranja natural que hemos oído como lo hacían desde las 7 de la mañana. Este hotel está muy bien, pero la habitación 107 que era la nuestra no es recomendable si eres dormilón, ya que después de hacer el zumo de naranja y el de sandía, cortan los fiambres con una máquina que se oye perfectamente desde esta habitación.

Desayunamos bien y nos vamos a la estación de buses que nos marca el Moovit para ir a Petrópolis. El problema es, que en el programa que nos dice todos los buses que hay, no nos hemos dado cuenta que los ponen sin discriminar la terminal de buses y hemos ido a la que no tocaba por la hora que nos interesaba. Hay una pestañita donde te decía la terminal que hasta ahora no la hemos necesitado, porque eran ciudades donde solo había una terminal Rodoviaria.

El caso es que el próximo autobús desde esta terminal es a las 11:30 y ya es muy tarde para visitarlo tranquilamente. Como tenemos otro día completo, cambiamos el plan y vamos a Niteroi.

Desde aquí en breves momentos sale un bus ejecutivo a Niteroi que nos lleva casi sin paradas a destino. Nos cuesta 6 reales cada uno. Se puede acceder también  en ferry que sale de la plaza Quinze.

Accedemos por un puente de peaje que mide 14 km y se extiende por la bahía de Guanabara. Su arco central, de 800 m  de longitud y 80 m de altura, concebido para dejar pasar a los mayores cargueros, fue una proeza técnica.

Los marinos normandos que iban a buscar la madera conocida como pau Brasil, con la ayuda de los indios tamoios, prepararon el terreno para el establecimiento en 1555 de la colonia de Francia Antártica. Para expulsar a los franceses, los portugueses se aliaron con los enemigos de los tamoios, los indios termiminós. Cuando consiguieron su objetivo, Araroboia, el jefe de éstos, recibió como recompensa las tierras de Niteroi.

El objetivo principal es visitar el Museo de Arte Contemporáneo, el MAC. Fue construido en un promontorio de la costa en 1996, se ha convertido en el símbolo de Niteroi. Este impresionante edificio con forma de platillo volante, diseñado por Niemeyer, custodia la colección de arte brasileño de Joao Satamini. La entrada normal son 10 reales y la reducida para jubilados son 5 reales.

El interior no vale la pena, a menos que seas un forofo del arte moderno. Igualmente estaba casi vacío porque estaban preparando una nueva exposición y lo que había era unos pocos cuadros denuncia sobre la dictadura brasileña.

Desde el museo hay buenas vistas sobre la isla Boa Viagem, a la que se accede por una pasarela. En ella se conservan los restos de un fuerte y la iglesia de la Boa Viagem, que datan del s XVII.

Vamos al Solar do Jambeiro, es una casa preciosa que la han restaurado y la aprovechan para hacer conciertos de música y hacer exposiciones varias. Tiene un jardín precioso con unos monitos pequeñitos muy bonitos y juguetones. El interior es magnífico y se nota que el dueño tenía mucho dinero.

El antiguo Palacio de Bartholdy, ahora conocido como Solar do Jambeiro, fue construido en 1872 por el comerciante portugués Bento Joaquim Alves Pereira.

Obra típica de una época de lujo y riqueza, la mansión es un notable ejemplo de arquitectura residencial urbana burguesa de mediados del siglo XIX. En medio de la hermosa granja arbolada, se encuentra la gran casa unifamiliar, bordeada de auténticos azulejos con motivos, típicos de los edificios portugueses.

Original y brevemente, sirvió como residencia de su constructor, y luego se lo alquiló al doctor Julio Magalhães Calvet. Desde mayo de 1887 hasta marzo de 1888, fue ocupado por el pintor Antonio Parreiras, quien luego construiría su propia residencia cerca de la mansión. En 1892, Bento Joaquim vendió la propiedad al diplomático danés Georg Christian Bartholdy, quien se desempeñó como cónsul de Brasil en Copenhague entre 1912 y 1918.

En vista de las frecuentes ausencias resultantes de la actividad profesional de su nuevo propietario, durante casi treinta años, la hermosa casa fue alquilada a familias y utilizada en diversas actividades. En 1903, fue sede del Club Internacional, una recreación cultural, que reunió a la sociedad Niteroi y las colonias extranjeras; Entre 1911 y 1915, fue alquilado al Colegio de la Sagrada Familia; En 1918, fue ocupado por Pedro de Sousa Ribeiro de la Guardia Nacional. Finalmente, a partir de 1920, la familia Bartholdy comenzó a residir en el palacio, cuando se hicieron modificaciones dentro de la propiedad.

En 1950, Vera Fabiana Bartholdy Gad, hija del diplomático, adquirió la parte que pertenecía a sus hermanos. En 1974, la propiedad fue catalogada por el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan), gracias al asesoramiento técnico del eminente arquitecto Augusto Carlos Silva Telles. Tras la muerte de la señora Vera Gad en 1975, su único hijo, Egon Falkenberg y su esposa Lucía, heredaron el palacio. Fue Lúcia Piza Figueira de Mello Falkenberg quien primero le dio un uso cultural al entonces Solar Bartholdy, promoviendo suelos literarios y musicales, así como exposiciones entre mediados de la década de 1970 y 1988. En este último año, todos los muebles, pinturas y otros objetos fueron subastados.

El 22 de noviembre del 2001 se  abrió al público y se utiliza mucho para obras de teatro, cenas poéticas, hay una sala de lectura abierta al público en general etc.

Justo enfrente se encuentra el Museu Janete Costa de Arte Popular. Ubicado en el barrio de Boa Viagem, en dos casas del siglo XIX, con fachadas neoclásicas típicas, el Museo de Arte Popular Janete Costa tiene como objetivo promover la cultura popular brasileña. La renovación de los edificios y la restauración de la fachada caída fueron responsabilidad del arquitecto Mário Costa Santos, hijo de Pernambuco Janete Costa, uno de los más grandes investigadores y especialistas en arte popular brasileño, que vivió parte de su vida en Niterói, y que presta su nombre al Museo.

El interior está muy despejado y hay una gran exposición de esculturas de madera que están a la venta. Hay otras exposiciones como el suicidio de un artista que no pudo resistir el asesinato de sus amigos por el régimen militar.

El museo Antonio Parreiras es nuestro siguiente objetivo. Nos va bien ya que abre a las 12 de la mañana y es cuando llegamos. Es un museo con muebles antiguos, cuadros de la zona de Rio de Janeiro, etc.

Los tres museos son gratuitos como muchos de Brasil.

En la estación de buses hay un pasaje lleno de tiendas que te lleva al Caminho de Oscar Niemeyer. Como nosotros no lo hemos visto en Google hemos dado una gran vuelta por unos sitios bastante desangelados que no aportan nada.

Hay unos cuantos edificios proyectados por Niemeyer como el Teatro, una biblioteca dedicada a un amigo de Niemeyer que murió en un accidente aéreo y un museo de arte donde iban obras del arquitecto Niemeyer y que la familia al morir éste, no las han cedido y está vacío.

Hay un autobús directo que nos lleva al lado del hotel en Copacabana que cuesta 8 reales y es el que cogemos.

Para cenar vamos a un supermercado cercano y compramos algunas cosas y cenamos en la sala de estar del hotel que es muy agradable.

24-8-2019 RIO DE JANEIRO – PETRÓPOLIS – RIO DE JANEIRO

Hoy sí que lo tenemos claro cómo ir a Petrópolis. Vamos a la estación de Novo Rio con un autobús desde Copacabana. Allí cogemos un bus hasta la estación de Bringen a 6 km del centro de la ciudad. Nos cuesta 29 reales cada uno. Tarda 1,5 horas en llegar. Para llegar al centro hay dos opciones, el nº 100 que te lleva, o uno ejecutivo que cuesta 5 reales que es el que cogemos.

Son 66 km de Río, a una altitud media de 809 m. La ciudad de Piedra conserva aún la huella del segundo monarca brasileño, Pedro II, emperador de 1831 a 1889. También custodia el patrimonio histórico más significativo del imperio de Brasil, cuando la ciudad era el lugar de veraneo de la corte, que huía del calor tórrido del estío carioca. El urbanismo de Petrópolis, fruto del proyecto original, se basa en tres principios: el respeto del curso de los ríos, la preservación de las laderas de las montañas y la organización de los terrenos de forma paralela a los ríos y las montañas.

Lo primero que visitamos es el Museo Imperial. Cuesta 15 reales y los jubilados no pagan.

La sobriedad de líneas del palacio blanco y rosa refleja la personalidad de Pedro II. En 1843 recurrió al ingeniero alemán Julio Köeler para que se encargara de ejecutar el proyecto. Se inició en 1845 y fue la única residencia concebida en Brasil para albergar al monarca y a la familia. Los jardines hacen gala de una vegetación exuberante. Con la República, el palacio se transformó  en escuela, antes de pasar a ser museo en 1940.

Te tienes que poner unas chanclas que evitan que pises el suelo de parquet, pero son un poco engorrosas de llevar. En la planta baja se exponen objetos de la familia real, entre las que destacan las joyas de la corona. La pieza más valiosa de la colección es la corona imperial de Dom Pedro II, creada para su coronación en 1841, cuando tenía 15 años.

La sala de música expone una hermosa arpa y una curiosa espineta triangular construida en 1788. La primera planta alberga la sala del estado y los dormitorios reales. Se puede ver el primer teléfono de Brasil que fue regalado al rey por su inventor Alexander Graham Bell.

De aquí vamos a la Catedral de Sao Pedro de Alcántara, de estilo neogótico francés, construido en 1884, custodia las tumbas de Pedro II, la emperatriz Teresa Cristina, la princesa Isabel y su marido Luis Felipe Gastón de Orleans.

En el centro histórico alberga elegantes mansiones del s XIX. El ingeniero alemán Koeler creó muchos de los mejores edificios y diseñó el trazado de la ciudad, con avenidas arboladas a orillas de ríos canalizados.

La Avenida Koeler que se abre frente a la Catedral está dividida en dos por un canal cruzado por puentes rojos típicos de la ciudad. Al principio de esta avenida, que simboliza la feliz alianza entre naturaleza y urbanismo propuesta por el ingeniero, se encuentra, a mano derecha la residencia de la princesa Isabel, construida en 1853. En muchas de estas mansiones hay un cartel donde explica la propiedad de la casa en el momento de su construcción y a lo que se dedica en la actualidad. Es un paseo muy agradable y la verdad es que hay casas espectaculares.

Visitamos la casa de Santos Dumont, el excéntrico hogar del pionero de la aviación. Cuesta 8 reales y 4 los jubilados. Es muy pequeña, pero es interesante por los paneles donde explica la vida de este señor, que para los brasileños es un héroe nacional. En 1918, el gran aviador brasileño e inventor del reloj de pulsera, diseñó y construyó su casa de verano al estilo de un chalé alpino francés y lo bautizó A  Encantada. Este edificio de 3 plantas alberga un taller, salón, otro comedor, dormitorio y una oficina. El baño posee la primera ducha con agua calentada por alcohol que se instaló en Brasil. No hay cocina ya que Dumont encargaba la comida al Palace Hotel que está justo enfrente.

El reloj lo fabricó Cartier y es el típico modelo cuadrado de Cartier. Dumont lo necesitaba, para saber la hora sin soltar los mandos de la avioneta. Antes de su invento los relojes eran de bolsillo.

De aquí ya vamos al Palacio de Cristal que es una construcción metálica con cristal y fue confeccionado en Francia en 1879 y enviados a Brasil en barco. Es un claro ejemplo del estilo arquitectónico surgido en Francia durante la Revolución industrial francesa.

Fue proyectado como invernadero para cultivar orquídeas, más tarde se pensó en convertirlo en sala de exposiciones para exhibir productos locales, pero acabó siendo el salón de baile imperial, donde se celebraban fiestas espectaculares. Durante una de estas fiestas Isabel firmó una orden por la cual liberaba a 103 esclavos. El 13 de mayo del mismo año Isabel ratificó la Ley Aurea, el decreto que en teoría abolió la esclavitud en Brasil. Ahora se utiliza como centro de ventas de artesanía típica de la zona.

Enfrente está la Cervecería Bohemia, donde se pueden hacer visitas guiadas con catas incluidas. No tenemos tiempo, otra vez será. Creemos que vale la pena venir a dormir a Petrópolis, ya que es muy agradable y tiene un ambiente mucho más seguro que Río de Janeiro.

Cogemos un bus que nos devuelve a la estación de buses y allí otro hasta Rio Novo. Es curioso pero para ir hemos tardado 1,5 horas y para volver solo una hora. Hay dos carreteras separadas, una para subir  y otra para bajar.

Desde Rio Novo cogemos otro bus que nos deja en Copacabana.

25-8 domingo RIO DE JANEIRO – OPORTO – BARCELONA

Hoy tenemos un rato por la mañana para visitar algo ya que el avión sale al mediodía.

Primero de todo vamos al Memorial Getulio Vargas, es un edificio subterráneo donde se puede ver de una manera muy didáctica toda la vida de este presidente de Brasil tan querido por casi todos. Desde su infancia en el sur de Brasil en una familia muy rica, su paso como gobernador de Rio grande do Sur hasta su presidencia en Brasil. Estuvo toda su vida dedicado a la política y en su entierro hubo millones de personas mostrando su duelo. La entrada es gratuita.

Vamos al Museo de la Republica, que está en el Palacio de Catete, que era propiedad de un plantador de café riquísimo, el barón de Nova Friburgo. Se le llama Palacio de las Águilas por las águilas de bronce que defienden las instituciones republicanas desde lo alto del frontón. Se han alojado en el  palacio 18 presidentes, el último ocupante, Juscelino Kubitschek, salió de allí en 1960 para instalarse en Brasilia, ciudad que acababa de fundar. Hoy día, el palacio abre sus puertas al público. Es la sede de una importante institución cultural y dedica una serie de salas a la historia de la República, donde ocupa el mayor espacio Getulio Vargas, el padre de la patria. Puede visitarse la habitación en la que el político  puso fin a sus días en 1954 disparándose una bala en el corazón, se ve el pijama!!!!. También puede verse la carta testamento que dejó a su pueblo, y que terminó con las siguientes palabras “Salgo de la vida para entrar en la historia”. Vale mucho la pena la visita porque el palacio en sí es espectacular.

Los domingos la entrada es gratuita y abre a partir de las 11 de la mañana. Los jardines son preciosos y hay una exposición de fotografías de temas diversos, las cuales están a la venta.

No nos queda tiempo y cogemos un bus que nos lleva al hotel para recoger las cosas.

Pedimos un Uber que nos cuesta 70 reales al aeropuerto. Como llegamos con margen, como es nuestra costumbre, nos vamos a la Sala Vip del aeropuerto a comer algo y disfrutar de la tranquilidad que se respira en estas salas. La Caixa nos da cada año dos entradas a salas Vip y nosotros las aprovechamos.

El vuelo hasta Oporto es movidito, pero lo peor es  que nos toca en los asientos del centro del avión y estamos rodeados por los dos lados por lo cual para salir al lavabo tenemos que molestarlos o esperar que se despierten.

Llegamos a las 5 de la mañana a Oporto y tenemos que pasar control de pasaportes y de seguridad.

26-8 lunes OPORTO – BARCELONA

Tenemos dos horas de espera, pero entre una cosa  y otra no nos sobra mucho tiempo. A las 9 de la mañana llegamos a Barcelona sin novedad, pero poco nos durará el descanso.

El resumen monetario del viaje es:

Vuelos 2050 €

Cajeros + pagos con tarjeta 5172 €, de los cuales 1100 € fueron dedicados al Pantanal.

Total 7222 €

Las horas que hemos pasado en autocares han sido 184,5 horas, en trayectos entre ciudades. Han sido 7,5 días completos del total del viaje. Aparte están los trayectos en avión, los intercontinentales y 4 trayectos internos en Brasil.

A %d blogueros les gusta esto: