Rep. Bálticas

VIAJE DE SEMANA SANTA 2012

 

Esta zona la teniamos pendiente desde hacía unos pocos años debido que en el año que estábamos cerca no pudimos llegar por falta de tiempo. Ir en invierno o rpimavera significa enfrentarse con mucha nieve y mal tiempo todos los días. Hace frío y la climatología es mala. Se compensa bastante cuando se comprueba que son países muy bien preparados para estas situaciones. Nieva y rápidamente salen los camiones para apartarla y tirar sal. Los propietarios de los negocios limpian la nieve de delante de sus tiendas y los hoteles ofrecen habitaciones cómodas,con buena calefacción. Nosotros lo hicimos en 9 días y seguro que en verano se debe dedicar bastante más tiempo a los enormes parques, pero en invierno sólo se pueden visitar las ciudades. Tallín nos gustó mucho pero el resto de los tres países son muy parecidos sin demasiadas cosas a destacar

Tallín, Vilnius, Riga

 

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

La lengua oficial es el lituano, el letonio y el estonio pero se utiliza mucho el ruso y polaco. El idioma inglés está muy poco extendido pero la gente que trata a los turistas tienen un nivel bueno. No hay fronteras aparentes entre los países aunque cada uno tiene diferencias en su comida y hábitos.
Fecha del viaje

Salimos el 30 de marzo y volvimos el 9 de abril del 2012

Itinerario
Día 1 BARCELONA – RIGA
Día 2 RIGA – PARNU – TALLIN
Día 3 TALLÍN – PALDISKI – PARQUE KADRIORG
Día 4 TALLÍN – RAKVERE – SILLAMAE – NARVA – TARTU
Día 5 TARTU – KIIDJARVE – POLVA – VORU – VASTSELIINA – BASE DE COHETES NUCLEARES – ALUKSNE – LUDZA – DAUGAVPILS
Día 6 DAUGAVPILS – ZARASAI – PARQUE NACIONAL AUKSTAITIJA – VILNIUS
Día 7 VILNIUS – CASTILLO DE LA ISLA DE TRAKAI – MUSEO DE LOS KARAIM-  KERNAVÉ – SUDERVÉ -VILNIUS
Día 8 VILNIUS – KAUNAS – RASEINIAI –SILUVA – TYTUVENAI – SIAULIAI – COLINA DE LAS CRUCES – BAUSKA
Día 9 RIGA – BARCELONA

Moneda

En Estonia hay euros desde el 2011, en Lituania, su paso al euro todavía no se ha hecho efectivo.  La moneda oficial continúa siendo la litas lituana (LTL), con un tipo de conversión fijo en el euro. 1 LTL = 0,30 EUR ; 1 EUR = 3,45 LTL. En Letonia ma moneda es el lats (LVL) y hay billetes de  5, 10, 20, 50, 100, 500 latu.  1 EUR = 0,702804 LVL

Nivel de vida

No son países baratos aunque hay diferencias entre ellos. Lituania es más barato de los tres y Estonia el más caro. Ir a restaurantes bien decorados y con buen servicio es accesible a excepción de Tallín donde son bastante caros. La gasolina es igual de precio en los tres países y casi el mismo que en España. .

Coste por persona El vuelo con Air Baltic nos costó, comprado 5 meses antes, 135 euros por persona

Visado

Son países de la UE o sea que aplica el acuerdo de Schengen y se entra con el DNI si se quiere. Igualmente nosotros recomendamos llevar pasaporte pues hay policías que lo reconocen mientras que un DNI español igual es la primera vez que lo ven.

Salud

Hay ciudades con fuerte contaminación pero en general no se debería tener ningún problema especial, aunque se recomienda beber agua embotellada. En invierno hace mucho frío pero hay montones de farmacias para comprar antigripales.

Seguridad

Creemos que hay bastante seguridad aunque es mejor no dejar nada en los coches pues en la ciudades hay problemas de robos.

Transporte

Hicimos todo en coche alquilado. Alquilamos el coche en Rentalcars (es lo mismo que ealquilerdecoches.com) y nos salió a 20 euros días un polo en un excelente estado. Hasta el 31 de marzo es obligatorio que todos los coches lleven neumáticos para nieve. Vimos que en las ciudades había una buena red de autobuses y tranvías.

Electricidad

220 V. A veces, las clavijas de los enchufes macho europeos no tienen la misma separación que los enchufes hembra locales.

Clima

Fuimos en Abril y tuvimos muy mal tiempo, con nevadas frecuentes y un frío intenso.

Diferencia horaria.

Hay que sumar 1 hora al horario peninsular español

Guía de viaje

Hay muchas pero nosotros sólo llevábamos la Lonely Planet, los relatos de otros viajeros y la guía visual de El País-Aguilar

Diario de viaje

DIA 1 (31-3-2012)

BARCELONA – RIGA

Llegamos al aeropuerto con el boarding pass impreso con lo que vamos directamente a control de seguridad. En esta ocasión no nos hacen quitar el calzado y no pita nada.

El avión sale puntual y llegamos al aeropuerto de Riga a las 6 y media de la tarde (hay una hora más que en España). En el mismo aeropuerto en la ventanilla de Air Baltic está la compañía donde hemos alquilado el coche en www.ealquilerdecoches.com que se llama addcars.

Nos da la llave y nos dice que por la puerta pasará una Van amarilla que nos llevará al párquing donde están todas las compañías. Es un Volkswagen Polo con muy pocos quilómetros.

Le ponemos la dirección del hotel que se llama Balkparkwww.hotelbaltpark.lvque nos ha costado 20 € la doble con baño dentro y con desayuno buffet. Tiene sauna, jacuzzi, restaurante, masajes etc. Está en un barrio a unos 4 km del centro, así que, mejor con coche, aunque hay transporte público que te deja en la puerta.

Imagen del centro de Riga

Volvemos al centro a pasear un poco por la ciudad, encontramos aparcamiento cerca del castillo. A partir de las 5 de la tarde del sábado no se paga y el domingo no se paga en todo el día. Hay unas zonas en el barrio más antiguo que tienes que tener un permiso para poder aparcar y es muy caro pues cuesta 5 Ls por hora (7,5 €). Es complicado pues se tiene que hacer con el móvil con lo que nosotros nos alejamos de esa zona.

Riga es una ciudad bonita con edificios muy espectaculares aunque cosas antiguas le quedan pocas porque fue muy castigada por la 2ª GM.

Callejuelas del centro de Riga

Por la noche hay mucho ambiente por las calles con  juventud que va a los bares, discotecas etc.. Pasamos por la casa de los Gatos que es un edificio amarillo de estilo Art Nouveau que es una construcción muy popular por sus dos estatuas de gatos. La historia es graciosa porque la leyenda dice que el propietario del edificio fue rechazado en el Gran Gremio por ser un mercader letón, ya que esa sociedad estaba reservada a los alemanes. Como represalia colocó sobre el tejado dos figuras de gatos negros con el lomo encrespado y la cola levantada, con la parte trasera hacia la sede del gremio. Tras una larga batalla legal el mercader logró entrar en el gremio y cambió los gatos de posición.

Al lado está el Gran Gremio que se creó en el siglo XIII y monopolizó el gobierno de Riga durante siglos. Un edificio muy bonito donde ahora celebran conciertos de la Orquesta Filarmónica. Al lado está el pequeño Gremio que servía a los artesanos alemanes en Riga. El edificio es incluso mejor que el anterior con torre y capitel. En los jardines hay gatos peludos y gorditos que son muy juguetones (apunte para los amantes gatunos).

Cenamos en un pequeño restaurante enfrente de la Torre de la Pólvora que es la única que queda de las 18 que tenía la ciudad. Sus cimientos del siglo XIV son una de las estructuras más antiguas de la ciudad. Los muros de 2,5 metros de grosor protegían el polvorín interior. Se pueden ver nueve balas de cañón rusas incrustadas en sus muros como prueba de la fortaleza de la torre. Ahora es el museo letón de la guerra, sobre todo de los conflictos del siglo XX.

Torreón de la Pólvora

Es como una taberna muy bien decorada y la comida es 100% letona. Nos cuesta 20 Ls (28 €).

Volvemos hacia el coche pasando mucho frio ya que estamos bajo cero, y en un momento estamos en el hotel, ya que no hay tráfico.

DÍA 2 (1-4-2012)

RIGA – PARNU – TALLIN

Desayunamos en el hotel disfrutando de un sol muy agradable. El buffet es muy completo ya que hay comida caliente, ensaladas varias, arenques, quesos, pastas, tostadas con café y té.

Son muy amables las camareras y ya con el estomago lleno, nos vamos al centro de Rigaa verlo de día. Hoy es domingo y es el día de la palma, pero aquí lo que bendicen en las iglesias católicas son ramas de árbol y ramas de arce.

En Domingo de Ramos es muy típico ver gente vendiendo ramitas de todo tipo

Hay muchas personas en la puerta pidiendo limosna. Aquí se ve las grandes diferencias que hay también en esta sociedad porque ves grandes cochazos con gente vestida con la última moda y el último bolso de Louis Vuitton, y ancianas con ropa muy usada, pidiendo una ayuda en cualquier esquina. Aquí ha llegado el capitalismo galopante y ha dejado atrás a la gente más desfavorecida.

El ámbar es muy típico de esta zona

Llegamos a la Catedral de San Jacobo que se construyó en 1225 fuera de las antiguas murallas de la ciudad como lugar de culto para las aldeas circundantes. Era famosa por tener la campana no en el capitel gótico, sino colgada de una cúpula que se conserva en el extremo sur, aunque la campana ha desaparecido. Tañía cuando tenía lugar una ejecución, aunque otros dicen que lo hacía cuando pasaban mujeres infieles junto a la iglesia. El Parlamento está en la parte de atrás, es un edificio bastante impersonal con elementos renacentistas florentinos. Fue usado en la 2ªGM por un oficial de la SS que supervisó el asesinato de los judíos, gitanos y otros. Después fue usado por el Sóviet Supremo.

Reloj de la Casa de los Cabezas Negras

La plaza del Ayuntamiento tiene muchas cosas que ofrecer, los edificios han sido restaurados hace pocos años y lucen muy bonitos. Un ejemplo es la Casa de los Cabezas Negras, que se construyó en 1334 como sede de los gremios de la ciudad. Con el tiempo los Cabezas Negras, una asociación de comerciantes extranjeros y solteros fueron los dueños. La fachada tiene un aguilón escalonado en estilo renacentista holandés, hay un reloj astronómico y los emblemas hanseáticos y las cuatro figuras (Neptuno, Mercurio, Unidad y Paz). A lado está la casa Schwab con la oficina de información turística donde hay miles de folletos en varios idiomas sobre las distintas regiones del país y todo lo que se pueda necesitar, todo gratuito.

Justo en un costado hay un edificio muy feo qu

Imagen muy característica de Riga. La casa de los gatos

e es el Museo de la Ocupación de Letonia. Es de cemento y desde 1993 alberga una muestra sobre el sufrimiento de los letones en manos de la Alemania Nazi y durante la posterior ocupación soviética. Hay incluso la réplica de la habitación de un gulag.

Todos los museos y casas para visitar cierran los lunes y los martes salvo excepciones. En verano abren más días y horas.

Cerca de la casa de los gatos en la calle Maza pils iela hay tres edificios que se llama 3 hermanos y tiene 3 estilos diferentes. El del nº 17, con un aguilón escalonado y hornacinas góticas data del siglo XV y es la construcción residencial en piedra más antigua de Riga. Las espigas de trigo que decoran las piedras junto a la puerta indican que perteneció a un panadero. El edificio del siglo XVII que ocupa el nº 19 tiene el interior de madera y alberga el Museo de Arquitectura. El edificio verde en el nº 21 se construyó en el siglo XVIII.

Mercadillos de Ninostkas y otros recuerdos

Nos acercamos al Monumento a la Libertad, un poderoso símbolo de la independencia letona, que se alzó en 1935 sobre el lugar que ocupaba una estatua de Pedro el Grande. La base de granito está decorada con relieves y esculturas que representan las virtudes del trabajo, la vida espiritual, la familia y la protección de la patria y a héroes letones. La esbelta columna de granito está rematada por una figura femenina a la que se conoce como Milda, que alza tres estrellas doradas en representación de las tres regiones culturales de Letonia: Kurzeme, Vidzeme y Latgale. Durante la era soviética, las autoridades prohibieron colocar flores en la base del monumento. Ahora hay delante dos soldados completamente quietos, que los cambian cada poco tiempo para que no se queden congelados. Hay una furgoneta donde se refugian del frio helador.

Un poco más arriba está la Catedral Ortodoxa, de estilo neo bizantino que se ubica en los límites del parque Esplanade. Tiene 5 cúpulas y se construyó en 1876 para la comunidad rusa. Durante la ocupación rusa lo utilizaron como salón de conferencias o planetario.

Catedral Ortodoxa

Otra cosa a destacar son los edificios de arquitectura “Art nouveau”, son impresionantes y están concentrados sobre todo en el centro, en Elisabetes iela, Streinieku iela o Alberta iela. Se emplean asimetrías, ornamentación simbólica y detalles tomados de la naturaleza.

Como tenemos que llegar a dormir a Tallin, salimos de Riga, ya que nos esperan más de 300 km. Por el camino paramos en un lugar donde hay paneles que explican porque en esa zona se congela el mar. Podemos andar sobre el mar, que queda muy bíblico,  se han congelado las olas y es una sensación muy extraña.

Imagen del mar congelado

En la costa suroeste de Estonia se encuentra un maravilloso lugar marítimo donde afloran bulliciosos los visitantes durante la época estival. En este enclave se pueden tomar relajantes baños de barro.

En verano debe ser fantástica esta playa pero ahora es muy fría

Paramos en Parnu, que es considerada la capital estival de Estonia y alberga edificios históricos, casas de madera en colores pastel y elegantes villas de finales del siglo XIX a lo largo de calles arboladas. El centro se ubica en un estuario entre el río Parnu y el mar Báltico y se puede acceder a pie a sus lugares de interés. El casco antiguo se extiende en torno a la calle peatonal Ruutli. Hay un aparcamiento delante del ayuntamiento que solo se paga entre semana hasta las 5 de la tarde, con lo que hoy no hay problema.

Iglesia de Parnu

En el centro de la ciudad se encuentra la Torre roja, la construcción más antigua. Cerca de allí, aparecen unas casas del siglo XVII muy curiosas.  Desde aquí se puede acceder a las islas de Kihnuiruhnu.

El ayuntamiento es un edificio neoclásico que anteriormente era la vivienda de un rico comerciante. Muy cerca está la Iglesia de Santa Catalina que es el mejor ejemplo de templo barroco de Estonia. Nos acercamos en coche a la Puerta de Tallín que es el único vestigio de la muralla que protegía la ciudad, pero permite imaginar el impresionante aspecto de las antiguas fortificaciones. Siguiendo la calle de esta puerta se llega a la Villa Ammende que es un magnífico ejemplo de la arquitectura Art Nouveau. Se construyó en 1905 por un rico comerciante de la zona para la fiesta de boda de su hija. A lo largo de los años ha sido casino, establecimiento de salud o biblioteca, hasta que dos empresarios la han remodelado y lo han transformado en un hotel de lujo con su restaurante, hoy cerrado pero que por fuera se puede ver muy bien. Esta ciudad tiene en esta época del año un paseíto pero nada más, suponemos que en verano cambiará mucho.

Seguimos ya camino sin parar hasta Tallin, donde encontramos sin dificultad el hotel Economy con el GPS. Si se viene en avión hay un autobús que por 2 € hace una ruta circular y te deja cerca de las entradas a la ciudad antigua y también pasa por delante de este hotel que está muy bien. El aeropuerto está solo a 4 km de la ciudad. Delante del hotel tenemos la estación central de trenes, tranvías etc. Lo mejor de todo es que puedes ir andando a la ciudad antigua, son solo 5 minutos. El precio nos ha salido muy económico ya que nos cuesta 17 € la doble con baño dentro y muy buenas vistas. No entra el desayuno pero justo a 10 metros hay una panadería donde hay bebidas calientes y un montón de pastas para elegir a muy buen precio.

Murallas de Tallín sin nieve

Enfrente hay un bar que está abierto 24 horas donde puedes comer algunas cosas sencillas y beberte una cervecita si quieres. Otra cosa importante es que a unos minutos andando tienes un gran supermercado abierto desde las 8 de la mañana hasta las 23 cada día, con lo que si quieres comprar algo lo tienes resuelto.

Torres de defensa en las murallas de Tallín

Salimos del hotel para aprovechar las horas de luz que todavía quedan y empezar a disfrutar de esta ciudad, que lo hemos visto a la llegada, es impresionante.

DÍA 3  (2-4-2012)

TALLÍN – PALDISKI – PARQUE KADRIORG

Nos despertamos y al asomarnos a la ventana de la habitación del hotel nos sorprende ver todo absolutamente blanco, ya que toda la noche ha estado nevando, pero no pasa nada ya que los tranvías, trenes o buses funcionan perfectamente. Deben tener algún tipo de obligación de que las casas o tiendas limpien las aceras que tienen por delante ya que a una hora muy temprana ya se ve a la gente con unas palas de plástico que retiran toda la nieve para que la gente puedan andar sin problemas.

El día siguiente aparece nevado

Vamos a desayunar en la confitería que hay al lado del hotel donde nos atiende una señora muy simpática donde practicamos algo de ruso, ya que Estonio no sabemos nada, excepto “Tere” que significa “Hola” y “Tanan” que significa “Adios”.

Lo primero que hacemos es subir a uno de los miradores para ver toda la ciudad nevada ya que ayer la vimos sin nieve y también tiene su encanto. Hay un señor que está quitando la nieve de las escaleras que lleva arriba y que en poco tiempo ha acabado el trabajo. Por suerte la nieve está muy fresca y no resbala.

Tallín nevado. Una maravillosa estampa

Volvemos a la parte vieja de Tallin, donde se encuentran las torres gemelas de la Puerta Viru. Sus murallas nos llevarán al corazón de la ciudad Raekoja Plats. , una zona comercial muy activa. Allí se encuentra el ayuntamiento de la ciudad de estilo gótico medieval. Desde allí se puede acceder a Toompea y a Raeapteek, una antigua farmacia. Es una de las farmacias más antiguas de Europa. El exterior del edificio data del siglo XVII, pero existen evidencias que este lugar ha estado ocupado por una farmacia desde 1422. En un rincón de la tienda hay un modesto museo con una pequeña selección de objetos antiguos, entre ellos instrumental médico y remedios curativos. Se puede comprar un vino especiado que era popular en la época medieval. Según cuenta la leyenda el mazapán se descubrió aquí de manera accidental y se llamó Pan de Martín.

La nieve es un problema para pasear pero…¡¡es tan bonita!

 Al lado se encuentra una iglesia gótica frecuentada por luteranos que alberga el reloj más antiguo de Tallin. Una vez allí es interesante visitar el Museo de la Ciudad.

En esta zona se encuentra una importante iglesia católica y un monasterio dominicano del siglo XIII, donde vivieron monjes escandinavos que jugaron un importante papel en la conversión de Estonia al cristianismo. Otro centro de interés es la iglesia gótica del siglo XV, Niguliste,donde actualmente se organizan recitales de órgano y exposiciones como Museo medieval.

Catedral rusa Ortodoxa

Del siglo XIX data la Catedral Rusia Ortodoxa Alexsadr Nevsky. El edificio del Parlamento construido en el siglo XVIII está al lado del Castillo de Toompea. Una vez allí puede hacer una visita a Pikk Hermann. Otros lugares interesantes son la iglesia luterana Toom kirik y cerca de éste el Museo de Arte de Estonia.

Las Tres hermanas. Edificios que ahora son restaurantes

Una de las torres de la muralla, concretamente la Torre de la Virgen, se ha convertido en un popular café, con muy buenas vistas. Otra de las torres Kiek-in-de-Kök se ha convertido en un museo. La torre mide 38 metros de altura y los muros  4 metros de ancho. Su nombre en bajo alemán significa “mirar en la cocina”, lo que refleja la posición estratégica de los soldados sobre el enemigo, aunque hay quienes creen que literalmente miraban dentro de las cocinas de la gente. En el museo hay un curioso uniforme utilizado por un médico para protegerse contra la peste.

A lo largo de toda la muralla se extienden muchas casas de estilo medieval. Entre ellas la que acoge al Museo de Historia.

No se debe abandonar la ciudad sin visitar el Café Maiasmokk y la Galería Drakkon, con una fantástica fachada esculpida con dragones. En una de las entradas de la ciudad se encuentra Paks Margareeta del siglo XVI. Dentro está el Museo del Mar.

Cogemos el coche para ir a Paldiski que está 52 km al oeste de Tallín. Tenía la base soviética más militarizada de la costa estonia. Todavía hoy se ven barracones destartalados en una desolada ciudad tipo soviético con bloques muy feos. Buscamos con insistencia la base de entrenamiento submarino, una estructura oscura de cemento que según la guía se ve desde cualquier esquina de la población. Damos vueltas y más vueltas hasta que cansados preguntamos a un señor por el dichoso edificio y nos dicen que ya no existe que lo han derrocado….

Ya que estamos nos acercamos al faro rojo en Pakri que está a unos 3 km. Es el faro más alto del país y también están las ruinas el ambicioso e inacabado proyecto de fortaleza de Pedro el Grande. Hay unos paneles informativos en estonio y ruso que explican los estratos de la formación rocosa del acantilado. Se ven muy claramente las distintas épocas geológicas. En esta carretera hay ruinosos barracones donde estaban destinados 16.000 militares y algunos bunkers. Hay unos miradores algo peligrosos en este día nevado para avistar los estratos en el acantilado. Nos asomamos con cuidado ya que en ambos idiomas dicen que es muy peligroso moverse por esa zona.

Farallón delante del Faro rojo

De vuelta nos acercamos al Parque Kadriorg que se extiende fuera del casco viejo. Hay un palacio barroco del siglo SVIII construido como residencia de verano para Pedro el Grande y alberga gran cantidad de pequeños museos, monumentos históricos y galerías de arte. Están todas cerradas por ser lunes, aunque el martes en esta época también están cerradas.

Está todo muy bonito tan nevadito, y solo se atreven a pasear por el parque algún perro con su dueño pero nada más. En un bonito edificio enfrente del parque está la embajada del Vaticano.

El parque se extiende 1,5 km desde su extremo suroeste hasta el noreste y los alrededores están llenos de casas lujosas de siglos pasados, la mayoría en madera.

Después de descansar un rato en el hotel, salimos a pasear otra vez por la parte vieja de Tallin donde siempre se encuentran rincones extraordinarios.

DÍA 4 (3-4-2012)

TALLÍN – RAKVERE – SILLAMAE – NARVA – TARTU

Salimos de la ciudad con pena ya que nos podríamos quedar mucho más.

Nuestro próximo destino es el Parque Nacional Lahemaa. Es el mayor de Estonia y se extiende por la costa norte del país y es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Fue la primera zona convertida en parque nacional en la URSS. El parque acoge abundante fauna y dispone de caminos señalizados a través de los bosques y turberas y a lo largo del accidentando litoral. El pueblo pesquero de Altja también se encuentra aquí, tiene casas de madera con tejados de paja que constituye casi un museo al aire libre.

Justo salir de Tallin y empezar una tormenta de nieve que no nos deja casi ver la carretera. Da un poco de miedo ya que hay bastantes kilómetros hasta nuestro destino que es Tartu y queremos ir hasta el extremo hasta la frontera con Rusia. Seguimos las roderas de los coches que van delante, que por cierto, son muy pocos. Al llegar al parque nacional la carretera que accede tiene mucha nieve y nosotros no llevamos neumáticos adecuados con lo que desistimos de entrar ya que puede ser muy peligroso.

Seguimos hasta Rakvere, la cual conserva edificios antiguos y una impresionante plaza mayor. Su monumento más famoso es el castillo de Rakvere (hoy cerrado), ubicado sobre una colina y convertido en un parque temático medieval. En lo alto de la colina se puede ver un símbolo reciente de la ciudad, un toro grandioso y algo picassiano creado por un artista local.

Estatua en la Plaza de Rakvere

En la carretera nos encontramos con Sillamäe y entramos a visitarla. Esta población del período soviético, sirvió de emplazamiento a una mina de uranio para el programa nuclear de la URSS. Sin embargo, era tan secreto que ni siquiera aparecía señalado en los mapas oficiales.

Alrededor de la plaza principal está el Ayuntamiento, que parece una iglesia luterana, un centro cultural que aún conserva los relieves de Marx y Lenin en las paredes interiores, y un monumento realmente soviético levantado en 1987 para conmemorar el 70º aniversario de la Revolución de Octubre. Después de la II GM, el destino de la región quedó decidido al descubrirse que el esquisto bituminoso contenía pequeñas cantidades de uranio extraíble. Rápidamente 5000 prisioneros políticos rusos fueron puestos manos a la obra en la construcción de la fábrica, mientras otros 3800 reclusos bálticos, se encargaban de levantar el centro urbano.

Restos soviéticos

Esta ciudad es un ejemplo de la faceta más elegante de la arquitectura residencial de la época estalinista tardía. Muchos de los edificios de apartamentos están ubicados a lo largo de avenidas arboladas y parques bien cuidados y resultan muy atractivos. A nosotros nos cuesta un poco encontrar estos edificios ya que alrededor hay unos edificios bastante, bastante feos, pero al final los encontramos. Tampoco justifica una visita a esta ciudad pero como se pasa por delante si vas a Narva, pues te paras y lo ves.

La niebla es muy densa cuando llegamos. Delante está Rusia

Unos 30 minutos después llegamos a Narva, todo tapado y nevando. Tras siglos de cruentas batallas, Narva señala la frontera entre la UE y la Federación de Rusia. Aunque gran parte de su casco medieval fue destruido por la fuerza aérea soviética al final de la II GM, la ciudad aún ofrece mucho que ver y hacer. Lo primero que hacemos nosotros es ir a la oficina de información turística, en una gran plaza, justo al lado de la frontera donde tienen que parar los coches para hacer los trámites de inmigración para entrar en Rusia. Nos atiende una chica muy simpática que nos ofrece un montón de folletos, algunos incluso en castellano, no debe recibir muchas visitas de españoles porque se desvive por nosotros. Tiene unos aparadores con muestras de artesanía de personas de la ciudad y que las ofrecen para ayudarles y promocionarles. Los precios son muy ajustados con lo que si se quiere comprar algún recuerdo es un buen sitio. Nos informa de la flor nacional de Estonia que es la azulina y el pájaro también nos lo enseña e incluso busca el nombre en castellano pero no lo encontramos. Da pena salir de la oficina con la que está cayendo fuera, pero hay que hacerlo. Al salir nos dice que tienen una salita con sillones, televisión y wifi por si después de la visita queremos ir, lo dicho, superamable.

A la izquierda castillo en Estonia y a la derecha Rusia

Muy cerca está el castillo de Narva y vamos a visitarlo. Allí vemos lo único que separa a Narva de Ivangorod (Rusia) es un estrecho tramo del río Narva. La ciudad, que podría ser rusa, tiene un magnifico castillo. Fue construido por los daneses a finales del siglo XIII, hace juego con el fuerte ruso de Ivangorod que queda al otro lado del rio: un conjunto arquitectónico único en Europa. Cuesta 1,75 € con carnet de estudiante. Restaurado de los estragos de la II GM, la fortaleza alberga el Museo de la Ciudad, en cuyos jardines se refugia la estatua de Lenin de Narva (La única que permanece intacta en los países bálticos).  Cae una nevada muy intensa, los copos de nieve nos golpean la cara que es lo único que tenemos al descubierto y se agradece estar a cubierto en el castillo. El museo está dedicado a la guerra.

Imagen de Lenin dentro del Castillo de Narva

Al norte del castillo está el barroco ayuntamiento viejo y la casa del Barón von Velio del siglo XIX. Buscamos el Monumento del león Sueco, que nos cuesta encontrarlo ya que parece que esté en la calle principal, pero está un poco en el interior. Es un monumento en honor a los 1700 suecos que murieron en la guerra contra el zar Pedro el Grande. El monumento en sí no es muy grande pero las vistas que hay de los dos castillos son impresionantes, y más en este momento que ha dejado de nevar y hay un sol despampanante. Parece mentira que en tan poco espacio de tiempo pueda cambiar tanto el tiempo, de una nevada muy abundante con el cielo totalmente tapado, en media hora tenemos un cielo azul con un gran sol. Otra cosa a visitar son los bastiones que son estructuras de defensa construidas en el siglo XVII.

Basílica ortodoxa en Narva

Están haciendo grandes esfuerzos para que esta ciudad sea turística,  y  poco a poco lo van consiguiendo, teniendo en cuenta que está a solo 210 km de Tallin y 130 km de San Petersburgo. Nos hubiese encantado poder visitar esa mítica ciudad rusa pero los obstáculos al paso de extranjeros siguen siendo un hándicap y nos quedamos con las ganas. Otra vez será …

De aquí ya sin parar vamos hacia Tartu. Esta ciudad debe su fama a la venerable Universidad de Tartu y a menudo se considera la capital intelectual de Estonia. La Universidad fue fundada en 1632 por el rey Gustavo II Adolfo de Sueciay desde entonces ha jugado un papel destacado en la historia del país. Ofrece una interesante propuesta cultural y una atractiva vida nocturna.

Universidad de Tartu

El casco histórico se concentra en torno a la plaza del Ayuntamiento con el río Emajogi delante y la Toomemägi detrás. Esta plaza adoquinada luce un estilo neoclásico y alberga el ayuntamiento en su punto más elevado. La fuente de los Estudiantes Besándose se erigió en 1998 frente al Ayuntamiento.

Otra interesante construcción es la Universidad que alberga unas bellas columnas de 1809 y es una de las construcciones neoclásicas más atractivas de Estonia. Alberga el impresionante Museo de Arte Clásicodesde el que se ve el imponente salón de Asambleas y el calabozo donde se encerraba como castigo a los estudiantes rebeldes. En el siglo XIX se confinaba a los universitarios que habían cometido alguna infracción, como por ejemplo devolver con retraso un libro a la biblioteca, dos días de reclusión, insultar a una dama, cuatro días, batirse en duelo hasta 3 semanas.

Museo del juguete en Tartu

Entre los edificios de estilo gótico cabe destacar la Iglesia de San Juan del siglo XIV, destruida en 1944 y restaurada ahora como museo. El interior luce cientos de elaboradas figuras de terracota que datan de la Edad Media. Se estima que originalmente había más de 1000 de estas figuras. Es de estilo gótico, al igual, la Catedral del siglo XIII.

 Desde el Puente del Ángel se disfruta de una auténtica vista de la ciudad. Según cuenta la leyenda, todo aquel que cruce este puente amarillo y negro del siglo XIX conteniendo la respiración verá cumplidos sus deseos. Cerca de allí se encuentra el Teatro Anatómico y el Museo del Observatorio Astronómico. Cuando se construyó en 1820 este observatorio disponía del telescopio acromático más potente del mundo. Cerca se pueden visitar las enormes Ruinas de la Catedral que permiten imaginar lo grandiosa que fue la catedral. Sufrió desperfectos durante la guerra de Livonia y se reconstruyó como biblioteca tras la reapertura de la universidad en 1802. Se puede subir a las torres remodeladas pero a estas horas están cerradas. Cerca está la piedra de los sacrificios un lugar de culto de los estonios paganos.

El puente del Diablo se construyó en 1913 para conmemorar los 3 siglos de gobierno de la dinastía rusa Romanov. Está dedicado al zar Alejandro I. También se ve una inmensa estatua de Karl Ernst Von Baer que fue uno de los fundadores de la embriología. Su trabajo pionero fue reconocido por Darwin, aunque el propio Baer se mostraba muy crítico con la teoría de la evolución. Cada víspera de San Felipe, los estudiantes de la Universidad de Tartu continúan la divertida tradición de lavar el pelo de bronce a Baer.

Estatua a Lord Byron junto con otro Byron estonio

Debido al gran acervo cultural de la ciudad se pueden visitar un gran número de museos distribuidos por toda la localidad.

Nos vamos a cenar a una pizzería que hay en la calle peatonal al lado del ayuntamiento unas pizzas  y unas cervezas ya que, fuera al hacerse de noche, hace bastante frio.

Volvemos al hotel Starest, que la única pega que le podemos hacer es que la pag web decía que tenía canales internacionales y ahora no lo tienen y hay un partido de futbol que interesaba y no se podrá ver. Nos cuesta 36 € y para ser el más caro de todo el viaje es el más cutre, aunque como decimos no está mal y en recepción son muy simpáticos. Está a 4 km  del centro y mejor tener coche ya que la zona es la típica del extrarradio de la ciudad rodeado de centros comerciales.

DÍA 5 (4-4-2102)

TARTU – KIIDJARVE – POLVA – VORU – VASTSELIINA – BASE DE COHETES NUCLEARES – ALUKSNE – LUDZA – DAUGAVPILS

Esta mañana nos levantamos con un sol maravilloso y nos vamos después de un desayuno correcto al centro de la ciudad. Buscamos el Museo de Arte de Tartu ya que el día anterior no lo habíamos visto. Está al principio de la plaza del Ayuntamiento. El aspecto que hace diferente este edificio es la llamativa inclinación hacia un lado. Podríamos ir a visitar algún museo como el Museo de las Celdas de la KGB, un lúgubre testimonio de la pesadilla que supuso la ocupación soviética, pero abren a las 11 de la mañana y tenemos que llegar a Daugavpils parando en algunas partes del camino con lo que lo dejamos para otra ocasión.  Algunas de las celdas se han convertido en salas de exposición y otras se han restaurado según su aspecto original para mostrar lo que sufrieron los estonios bajo el régimen soviético. Se exponen espeluznantes artefactos de los gulags, los campos de concentración donde murieron miles de estonios.  Otro museo que debe ser digno de ver es el Museo Nacional de Estonia, el centro etnológico más importante de Estonia que cuenta con más de un millón de piezas recopiladas en los últimos 100 años. También hay un gran archivo de fotografías y documentos y una colección de prendas de vestir entre las que se incluye una chaqueta punk!!!!

Ayuntamiento de Tartu en una soleada mañana

Cogemos carretera y manta y nos dirigimos a Kiidjärve donde hay un molino que se construyó en 1914 siendo la construcción en ladrillo más grande de ese tipo que existe en la región báltica. Se encuentra en un espacio recreativo donde hay unos hormigueros de 2 metros de altura. No encontramos nada, la carretera está helada y es peligrosa la conducción con lo que con un poco de trabajo damos la vuelta y seguimos camino. Hay un panel informativo pero solo en estonio y no nos sirve de nada. Un señor  muy amable al ver el coche parado en medio de la carretera nos pregunta algo pero no tenemos ningún idioma en común con lo que la comunicación no fluye.

Paramos en Pölva, donde hay un lago artificial cuyas arenas en verano se llenan de bañistas, pero ahora está todo el lago helado. Según la leyenda, en la Iglesia de Santa María se encerró a una niña de rodillas para mantener alejado al demonio y éste es el origen del nombre de Pölva que significa rodilla en estonio.

En Vöru vamos a la oficina de turismo, donde una chica nos informa de todo lo que se puede hacer en la zona, y a nuestra pregunta sobre los setus o veterocreyentes  nos explica como aprovechar mejor las rutas y ver el máximo de cosas sobre este grupo étnico tan desconocido. Viven en el sureste de Estonia y al contrario que la mayoría de los estonios son ortodoxos, pues la región donde viven fue cristianizada por la iglesia rusa ortodoxa. Se opusieron a las amplias reformas introducidas por el patriarca Nikon y se separaron de la iglesia ortodoxa en el siglo XVII. La persecución que sufrieron los hizo trasladarse al sureste de Estonia, sobre todo a la zona del lago Peipsi, donde se han mantenido fieles a su modo de vida tradicional desde entonces. Existen 11 congregaciones de veterocreyentes con unos 15000 miembros. Son muy aficionados a las cebollas que cultivan en abundancia, y creen que comer gran cantidad de cebolla evita ciertas enfermedades.

También poseen una lengua propia llamada vöru-setu, que difiere mucho del estonio estándar. La música folklórica se incluye entre las más hermosas de Estonia, aunque su quejumbrosa interpretación polifónica tiene un sonido bastante eslavo. Tienen unas vestimentas tradicionales y artesanías. El pueblo más importante es Obinitsa (a 30 km de Vöru) y tienen un gran festival en Agosto.

Vöru es famosa por su impresionante arquitectura del siglo XVIII en madera. El principal poeta estonio F. R. Kreutzwald estuvo residiendo en esta ciudad y hay un museo en la antigua casa del escritor. Nos recomiendan en la oficina de turismo incluso una cafetería para quitarnos el frio que llevamos encima, donde dice que hay unos pasteles muy ricos.

Castillo de Vastseliina que está en pésimas condiciones de conservación

Nos recomienda ir al castillo de Vastseliina, y nos dice el camino que no es fácil de encontrar. Llegamos y visitamos el castillo del siglo XIV, que en su origen una fortaleza fronteriza construida por los alemanes  para defenderse de los rusos. En 1353 los habitantes del castillo pudieron ver una cruz suspendida sobre el altar de la capilla  del castillo, un milagro que el obispo de Riga comunicó al Papa Inocencio y que convirtió el castillo en lugar de peregrinación. En 1702 quedó destruido durante la guerra del Norte, pero sus ruinas se mantienen como un recuerdo de los enfrentamientos por controlar esta zona. Está bastante destrozado, hay que poner mucha imaginación para hacerse cargo de lo que era antiguamente.

La oficina de información tiene un pequeño museo donde no entramos porque no nos parece interesante. El encargado, mientras hemos ido al castillo, se ha disfrazado como si fuera la Edad Media. En esta época no debe ir mucha gente ya que las carreteras están en malas condiciones con la nieve y el hielo.

Pasamos la frontera donde no hay nadie, se ven los antiguos edificios pero está todo abandonado.

Llegamos a Zeltini  donde hay una base de cohetes intercontinentales nucleares, pero no lo encontramos, preguntamos y nos dicen que está a 2 km del pueblo pero la carretera está totalmente helada y no nos atrevemos a seguir. Según la información que tenemos hay que llevar ropa confortable y linternas para las visitas guiadas de 2 horas. Suponemos que en estas fechas es complicado que las hagan, con lo que desistimos del intento. Hemos hecho 40 km para nada pero que le vamos a hacer.

Pasamos por Alüksne que es uno de los pueblos más bonitos de Letonia famoso por haber sido hogar de Ernest Glueck, clérigo luterano autor de la primera traducción de la Biblia al letón. Aquí fue donde los primeros colegios en lituano aparecieron y se la conoce por 3 maravillosos museos de la Biblia, de la Naturaleza y el de la ciudad.

Ludza es quizá la población más antigua de Letonia, pues su fundación se remonta a 1177, y los carteles a la entrada de la población lo explican. La oficina de información turística cerrada está en la plaza principal junto a la catedral ortodoxa. Hay un museo de estudios locales que ocupa la antigua villa de Jakov Kulnev, un héroe de guerra ruso que vivió en Ludza. Nosotros no creemos que tenga nada en especial este pueblo, eso sí, vemos un gato peludo que nos lo hubiésemos traído, de hecho ya lo teníamos en brazos…

Después de la pequeña decepción de este pueblo vamos directamente a Daugavpils. Es la segunda ciudad más populosa de Letonia, suele ser considerada una ciudad rusa, pues la mayoría de sus habitantes son rusos. Su historia se remonta a 1275 y un castillo de la Orden Livonia llamado Dinaburga. Daugavpils fue un centro industrial durante la era soviética y ha sufrido el olvido económico desde la independencia, aunque la imagen de la ciudad está mejorando. Nuestro hotel está al lado de las vías del tren y es una zona muy triste, aunque el hotel está muy bien, la habitación es grande con televisión, baño y una zona de escritorio. La atención también es muy buena en recepción, pero los alrededores son un poco tétricos. Se llama Duets (2. Precu iela 1, LV-5400 Daugavpils)  y nos cuesta 26 € la noche.

DÍA 6 (5-4-2012)

DAUGAVPILS – ZARASAI – PARQUE NACIONAL AUKSTAITIJA – VILNIUS

Después de desayunar en el hotel, en el comedor muy agradable, donde hay bastantes cosas para elegir, vamos a la Fortaleza que está todo en obras. Van a poner la central de policía y está todo patas arriba. La construcción de esta fortaleza rusa comenzó en el año 1810, pero se vio interrumpida por el ataque del ejército de Napoleón en julio de 1812.

Estatua de tradición soviética

Se halla rodeada de muros de tierra y el foso contiene túneles comunicados con el río Daugava aunque ahora se encuentran cerrados. La fortaleza sirvió de campo de concentración alemán  y el poeta tártaro Musa Jalil languideció aquí unos meses. Fue ocupada por el ejército soviético en 1993. La orilla izquierda del río alberga actualmente una prisión y la derecha está abandonada.

Volvemos al centro que es el típico de las ciudades soviéticas: calles rectas formando una cuadrícula perfecta, un par de grandes plazas, un lúgubre parque con  un monumento de mármol negro a los caídos en la II GM y una llama eterna que no arde, así como una mezcla de edificios anteriores a la era soviética. Hay varios grandes supermercados donde se puede encontrar de todo, pero la impresión que nos queda de esta ciudad es que es muy deprimente y  que hay mucha gente en la miseria.

Solamente el 15 % de la población es letona y el ruso es el idioma utilizado en la ciudad. La explicación está en el desplazamiento masivo de población que tuvo lugar durante el periodo soviético, cuando las industrias radicadas en la región atrajeron principalmente a trabajadores rusos. La mayor parte eran grandes fábricas especializadas en un único servicio para toda la URSS; como las 4000 personas que producían cadenas para bicicletas y tractores o las 3500 que reparaban un determinado tipo de locomotoras. El desplome de la Unión Soviética arrastró también a estas industrias y a la ciudad. Sigue siendo una de las más deprimidas de toda Letonia y el desempleo ronda el 18 % la más alta del país.

Un artista famoso de la ciudad es Mark Rothko que nació en una familia judía de la ciudad en una época en que el imperio ruso estaba marcado por los progromos. Su familia emigró a Oregón en 1913. Recibió una beca para formarse en Yale pero a los dos años se fue a Nueva York. Se cambió el nombre y desarrolló un estilo personal con formas rectangulares de formas suaves alineadas sobre fondos de color, que ha sido descrito como expresionismo abstracto. Ahora en la ciudad se quiere recuperar este artista para poder promocionar alguna cosa y darle un poco de encanto a esta peculiar ciudad.

Estamos muy cerca de la frontera que como las anteriores no hay nada en la actualidad y entramos a Lituania. La primera ciudad que nos encontramos es Zarasai. No tiene nada de interés pero aprovechamos para sacar dinero de un cajero y acercarnos a la oficina de turismo a ver que tienen de información. Nos llama la atención que la gente saca 50 litas (1 € = 3,5 Litas) que es una cantidad muy pequeña …

Parque Nacional Aukstaitija

En la oficina de turismo no hablan demasiado inglés y cuando pedimos algún mapa o información se aturullan mucho, se ponen nerviosas, me miran pensando de donde habrá salido esta pesada que no para de pedirnos cosas etc. Al final me dan un mapa del país y las atracciones que hay en esta región del norte de Lituania. Me dan uno específico del Parque Nacional Aukstaitija. Este parque es el más antiguo y querido de Lituania, se creó en 1974 para proteger la biodiversidad de la zona. En él se puede encontrar alrededor de un 60% de las especies vegetales del país, además de pinares antiguos, colinas fortaleza, túmulos funerarios y viejas casas con techumbre de paja en pueblos como Salos. En la colina Ladakalnis se divisan cinco lagos. En Paluse, en verano claro está, se pueden alquilar barcas de remos para realizar trayectos circulares o recorrer el sendero acuático.

El Polo que alquilamos en el Parque Nacional Aukstaitija

Su mayor reclamo es un laberinto de 126 lagos, el más profundo de los cuales con 60 metros es el lago Tauragnas. Abundan las cigüeñas, los alces, ciervos y jabalíes.

En el mapa que nos han dado hay varios recorridos, pero uno es en coche que es el que seguimos, para los más deportistas también hay en bicicleta o para hacer trekkings.

Se puede destacar el Museo de la Apicultura en Stripeikiai donde en la pradera hay esculturas de personajes folclóricos lituanos y colmenas de madera. En Taurapilis hay una de las antiguas fortificaciones del parque. Está ubicada sobre el lago Tauragnas y ofrece amplias vistas en todas direcciones. La reserva cultural Salos II es un pueblo etnográfico que se distribuye como un museo vivo al aire libre e incluye casas de madera muy bien conservadas. En Trainiskis hay un majestuoso árbol de unos 800 años de edad. Se afirma que junto a él se celebraban sacrificios paganos. Al parar para hacer unas fotos nos miran asombrados los lugareños que aprovechando que hace un sol muy agradable están cortando leña para las frías noches.

Nos encontramos algunos tramos de la carretera muy feos por la nieve y sobre todo por el hielo pero por suerte no tenemos ningún percance.

Llegamos a Vilnius donde hay que tener cuidado ya que hay trolebuses, tranvías, y conductores que son un poco suicidas. Como no, también nos encontramos algún ciclista que no tiene mucho apego a su vida ni a la de los demás. Pasamos por delante del hotel, que tiene otro nombre, menos mal que tiene un letrero luminoso, que si que pone el nombre que nosotros tenemos reservado, que es Europolis. Nos cuesta 33 € la habitación con baño, TV y desayuno incluido. Lo mejor del hotel es que tiene parking y que se puede ir andando al centro de Vilnius en cinco minutos. Hay un supermercado a 200 metros que también puede ir bien para comprar algo que se necesite.

Sin perder tiempo nos vamos a visitar Vilnius. Atravesada por el Río Neris, y rodeada de un espacio verde sin igual, esta preciosa capital báltica encandila al visitante. Sus calles pintorescas te llevan a lugares llenos de historia.

Catedral de Vilnius

Empezamos nuestro recorrido por la Catedral con su austera fachada neoclásica, pero que su interior contiene joyas como la capilla barroca de San Casimiro y los laberinticos pasadizos de la cripta y la Torre de Guedimino, de ladrillos rojos, que se alza sobre la colina y el castillo. Los alrededores están cubiertos de jardines adornados con frescos religiosos. La torre oeste es el único vestigio del complejo de estructuras defensivas que formaba el castillo Superior y hoy se la considera un símbolo de la Lituania independiente. Ofrece una panorámica de los chapiteles y tejados del casco viejo hacia el sur y las vistas de los rascacielos que se alzan al oeste. Se puede subir en funicular hasta el castillo superior pero nosotros subimos por una empinada cuesta para hacer un poco de piernas. Los edificios de piedra originales del castillo superior se construyeron en 1419. Según la leyenda, durante un viaje de caza el gran duque Gediminas soñó con un lobo de hierro aullando desde las colinas del parque. Su sacerdote pagano lo interpretó como señal de que allí debería construirse una poderosa fortaleza.

Entre los museos destacan el Museo de Etnografía e Historia y el Museo Decorativo y Artes Aplicadas. El antiguo arsenal del siglo XVI, alberga este museo con importantes exposiciones relacionados con la historia de Lituania.

Cerca de allí las Tres Cruces, dominan la ciudad. Las 3 cruces que se alzan en la colina adyacente al castillo superior son réplicas de un monumento destruido por las autoridades soviéticas en la década de 1950 y uno de los símbolos más conocidos de Vilnius. En el siglo XVI se colocaron 3 cruces de madera para recordar, según cuenta la leyenda, a los monjes franciscanos torturados y asesinados por una muchedumbre pagana. Siete de los monjes fueron golpeados hasta morir y a los otros los ataron en cruces y los lanzaron al río Vilnia. Un puente peatonal y un sendero a lo largo del rio conducen hasta la escalera que sube por la colina.

Las tres cruces desde muy lejos

Otro de los edificios religiosos interesantes es la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo. Posee un impresionante interior decorado con más de 2000 figuras de estuco que representan ángeles, demonios, escenas bíblicas y truculentas imágenes históricas. Es el mausoleo barroco de su adinerado mecenas, Michal Kazimierz, que fue un dirigente militar lituano y gobernador provincial de Vilnius.  El retrato cuelga junto el altar, su emblema aparece sobre la puerta y su cuerpo yace bajo los escalones frontales. Como curiosidad tiene una lámpara en forma de barco de cuentas de cristal, que hicieron artesanos letones en 1905 y añadida en referencia a la ocupación de San Pedro como pescador.

En la parte antigua de la ciudad se encuentran algunos sitios muy interesantes, entre ellos destacamos: la Universidad, que se fundó como un colegio jesuita y en 1579 se convirtió en una escuela de educación superior. El Gran Patio, el más impresionante de los 13 de que dispone, incluye galerías abiertas del siglo XVII en las que posteriormente se añadieron dedicatorias a profesores. Al norte del gran patio se halla el patio Sarbievijaus, la parte más antigua de la universidad. En su extremo final se encuentra ubicada la librería Littera. Los frescos que decoran el interior de la librería, en los que se caricaturiza a profesores y estudiantes, fueron pintados en 1978.

La Iglesia de San Juan, en el extremo sur del campus universitario se alza la fachada y el campanario independiente de la iglesia de San Juan Bautista y San Juan Evangelista, que domina el gran patio. El campanario de 68 metros, es la construcción más elevada del casco antiguo.

El Palacio del Obispo, o palacio Presidencial sirvió de residencia a obispos de alto rango y existe desde que Lituania se convirtió al cristianismo a finales del siglo XIV. En el se han alojado personalidades como Napoleón Bonaparte y el zar Alejandro I. Ahora es la sede de la presidencia y cuando el presidente se encuentra en Vilnius ondea una bandera con su escudo de armas.

El Museo Mickiewicz, durante una breve periodo de 1822 el autor se alojó en este apartamento, que pertenecía a un profesor de la Universidad. El museo ocupa un atractivo patio y recrea el ambiente de su época. Este museo suele celebrar encuentros literarios y veladas de poesía.

La Iglesia de Santa Ana, donde la tradición popular cuenta que impresionó tanto a Napoleón que deseó poder llevársela a París en la palma de la mano. La ornamentada fachada de esta joya gótica presenta arcos canopiales y estrechos ventanales, que la convierten en un monumento único de esta ciudad. Los pináculos y chapiteles están cubiertos con unos ladrillos en forma de hoja o flor muy apreciados por los arquitectos góticos. El estudio realizado por un grupo de historiadores descubrió 33 modelos diferentes de ladrillos en la fachada. El campanario es independiente, se levanto en la década de 1870.

La plaza del Ayuntamiento, sirvió durante siglos como lugar de mercado y centro de la vida pública. Aún hoy muestra una gran actividad. Albergó un tribunal y los prisioneros eran obligados a marchar desde sus celdas hasta la  plaza para ser decapitados.

La Iglesia de San Kazimieras, fue levantada por los jesuitas entre 1604 y 1635, pero las llamas la destruyeron tres veces y necesitó una reconstrucción en la década de 1750. En el siglo XIX se convirtió en un templo ruso ortodoxo y se añadieron cúpulas bulbosas. Durante la 1º GM se dedicó al culto luterano para el ejército alemán y en los años veinte fue devuelta a los jesuitas. Los soviéticos emplearon la iglesia como museo del ateísmo a partir de 1963. Se consagró de nuevo en 1991.

Imagen del teatro Nacional en Vilnius

La Iglesia de Santa Teresa, se alza frente a las Puertas del Amanecer y es otro de los edificios que conforman el paisaje barroco de la ciudad. Algunos de los materiales empleados para embellecer la fachada como el mármol negro del pórtico y la piedra arenisca de Suecia, se usaron también en la catedral de Vilnius, lo que ha llevado a pensar que los maestros italianos que diseñaron la capilla trabajaron también en esta capilla. Junto a la iglesia se ubicó un convento que hoy está ocupado por el hotel Domus María.

Las Puertas del Alba, la capilla clásica de las Puertas del Amanecer o del Alba mantiene la tradición de colocar una capilla o imagen religiosa en cada acceso a la ciudad para salvaguardarla de los enemigos y proteger a los viajeros que parten. El centro de su capilla es La Virgen de la Misericordia, una imagen supuestamente milagrosa pintada sobre roble en la década de 1620 y revestida en plata 150 años después. Los milagros que se le atribuyen fueron  registrados por las monjas del convento carmelita vecino

En la parte nueva de la ciudad también encontramos lugares interesantes como el Museo del Genocidio del pueblo Lituano, el edificio del Parlamento, el parque Vingio y el Museo del Estado de Lituania.

Hasta su destrucción durante el Holocausto,  el Vilna judío cobijaba a una amplia e influyente comunidad judía. A finales del siglo XIX vivían en Lituania en torno a 250.000 judíos, y el 40% de la población de Vilnius era judía. Se convirtió en un importante centro de aprendizaje judío y rebosaba vida. Las costumbres religiosas de los litvaks (judíos lituanos en yiddish) se caracterizaban por un estricto análisis de las leyes y tradiciones incluidas en el Talmud. Por ello las demás comunidades judías del este de Europa consideraban a los judíos de Vilna intelectuales rígidos y anticuados. Diezmado por la II GM y asolado por los soviéticos, el Vilna judío es un mero recuerdo de un mundo desaparecido.

Nos acercamos a la Gran Sinagoga, construida en 1572. Los soviéticos destruyeron los restos del barrio judío tras la II GM. Antes de la II GM había más de 100 sinagogas en la ciudad, pero ahora solo queda una en pie. Hay un plano del gueto de Vilna en la calle Rudininky, nº 18, ya que aquí permanecieron encerrados los judíos durante la II GM y fue la única puerta del gueto.

Cuesta un poco verlo ya que la luz del atardecer hace que no se vea muy bien.

Vamos a cenar a un restaurante super típico del centro antiguo llamado Cili Kaimas. Es una granja con un espacio acristalado donde las gallinas cacarean. Las camareras visten trajes tradicionales y sirven, entre otros platos, sopa de setas con corteza de pan integral que en invierno apetece mucho. Hay mucho ambiente con gente joven que lleva encima unas cuantas cervezas y está muy contenta. Nos cuesta 50 Litas, muy bien de precio.

DÍA 7 (6-4-2012)

VILNIUS – CASTILLO DE LA ISLA DE TRAKAI – MUSEO DE LOS KARAIM-  KERNAVÉ – SUDERVÉ -VILNIUS

Hoy después del desayuno muy completo en el hotel cogemos el coche para visitar el castillo de la isla de Trakai. Está a media hora escasa del centro de Vilnius, con muy buena carretera. Ha salido el sol, lo cual se agradece ya que aunque hace frio, parece que hace menos…

Cerca de la capital se pueden visitar algunas interesantes localidades como Paneria, Trakai, Castles y Karaites, pero nosotros por la falta de tiempo nos centramos en Trakai.

Castillo de Trakai

La entrada cuesta 6 Ls por persona con carnet de estudiante, sino cuesta 14 Litas. Este castillo insular, una impresionante fortaleza para cualquier invasor, se construyó como sede de poder durante el reinado de Vytautas el Grande y se finalizó justo antes de la aplastante victoria del gran ducado sobre los caballeros teutones en la batalla de Grunwald. A media que Vilnius fue ganando importancia, Trakai fue perdiéndola y los cosacos lo destruyeron durante la invasión rusa de 1655. A finales del siglo XIX, las ruinas de la isla atraparon la imaginación de los artistas del resurgimiento nacional. Es curioso, que fueran las autoridades soviéticas las que aprobaran en la década de 1950 la reconstrucción de este monumento al glorioso pasado de Lituania, que se terminó en 1987. Una forma de apreciar el idílico paisaje (en verano) es tomar el bonito sendero que avanza paralelo a la orilla de la isla. Ahora mejor no hacerlo ya que es bastante resbaladizo y te puedes dar un tortazo a la que te descuidas. El lago está en casi todo helado, con lo que los patos en vez de nadar, van andando por su superficie. El lago tiene 21 pequeñas islas que sirve de foso al castillo. En verano se pueden alquilar barcas de remos y pedales para disfrutar de una espectacular vista del castillo. La torre del homenaje tiene 30 metros de altura y sirvió de residencia al gran duque. El museo de la Historia alberga una gran colección de armas y objetos encontrados durante las excavaciones como jarras, azulejos y monedas del siglo XVI.

Castillo de Trakai con su puente

Esta ciudad es famosa por los Karaim, una comunidad de colonos turcos que practicaba un tipo particular de judaísmo y¡ otorgaron un carácter exótico a Trakai. Sus antecesores fueron capturados por Vytautas el Grande durante una incursión militar en Crimea en 1397 y posteriormente se convirtieron en guardias reales. Los Karaim han conservado sus costumbres y tradiciones. Sus características casas de madera rematadas con aguilones y tres ventanas hacia la calle, la sinagoga Karaim o Kenesa y el Museo Karaim se encuentran en la calle Karaimu. Como tenemos curiosidad entramos en el Museo que son 3 pequeñas habitaciones con lo que no lo recomendamos porque tampoco te sacan de demasiadas dudas. El precio es barato ya que cuesta solo 1 Lita con carnet de estudiante.

De aquí vamos a Kernavé, un pequeño y tranquilo pueblo a 30 km de Trakai en el valle de Neris, cuyas abruptas colinas fortificadas recuerdan la presencia de una civilización desaparecida hace mucho tiempo. Los hallazgos arqueológicos reflejan que el lugar estaba habitado ya en el 9000 a.C.

Colinas fortificadas de Kernavé

En el siglo XIII fue la primera capital de las tribus lituanas unidas y un floreciente centro comercial. Los cruzados del norte saquearon esta próspera ciudad pagana en 1365 y en 1390 un gran ejército formado por caballeros, soldados y mercenarios de distintas partes de Europa lanzaron un nuevo ataque. En el año 2004 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. La zona protegida comprende cinco enormes montículos con murallas y fortificaciones medievales.

Unos escalones de madera conducen hasta la cumbre de las colinas, desde donde hay hermosas vistas.

De vuelta a Vilnius pasamos por Sudervé que tiene una iglesia circular diseñada por un arquitecto Lituano.

Si no hubiese estado tan lejos nos habríamos acercado al Parque Grutas, donde se han colocado unas 90 estatuas y bustos de personajes glorificados por el régimen soviético. La mayoría decoraban calles y plazas de Lituania y en los desordenes previos a la independencia de 1991 fueron destrozadas por las masas enfervorizadas. El dueño del parque las recopiló y recibió el Premio Ig Nobel de la Paz en 2001.

Volvemos al centro para volver a pasear por la calle Pilies, una de las calles más antiguas de la ciudad y tiene siempre presente la imagen del castillo Superior. Fue el centro comercial de Vilnius, pero ahora es una calle frecuentada por turistas en busca de ofertas en ambar.

DÍA 8 (7-4-2012)

VILNIUS – KAUNAS – RASEINIAI –SILUVA – TYTUVENAI – SIAULIAI – COLINA DE LAS CRUCES – BAUSKA

Salimos de Vilnius en dirección a Kaunas por una autopista donde podemos ir por primera vez a 130 km por hora. ¡¡¡Qué lujo!!!!. En Lituania la velocidad depende de la época del año, y a partir de abril se puede ir 20 km por hora más rápido. En un momento llegamos a Kaunas que es la segunda mayor ciudad de Lituania en la confluencia del Nemunas y el Neris, los dos ríos más grandes del país. Aparcamos delante del Antiguo Ayuntamiento y como es sábado no se paga nada. Se le conoce como Cisne Blanco, tiene una torre que le otorga el aspecto de iglesia. Desde la década de 1970 alberga la oficina de los registros matrimoniales. Se construyó a mediados del siglo XVI y fue residencia de mercaderes, magistrados y el alcalde. Ha albergado una prisión subterránea y se ha utilizado como muchas más cosas. Al lado hay una oficina de turismo de mentira o sea es una tienda y si quieres información te venden folletos que en otros sitios son gratis, solo te dan un mapa fotocopiado malísimo que no sirve de nada.

Plaza del Ayuntamiento en Kaunas

La catedral de San Pedro y San Pablo, ha sido reconstruida en varias ocasiones y tiene un aspecto entre gótico y renacentista. En su interior se halla la tumba de Maironis, un sacerdote poeta cuyos versos idealizaron leyendas y monumentos lituanos. Al otro lado tenemos la Casa Perkunas con arcos canopiales y los pináculos de estilo gótico. Toma su nombre del dios pagano del trueno, cuando en la remodelación del siglo XIX se descubrió que este lugar pudo haber albergado un templo pagano. Data de principios de la década de 1500 y fue en su origen una casa de reunión para mercaderes de la Liga Hanseática. Los jesuitas adquirieron el edificio y lo convirtieron en capilla, luego paso a ser un teatro y escuela. Durante el periodo soviético se utilizó como almacén y ahora pertenece de nuevo a los jesuitas.

Vamos al castillo de Kaunas que ahora solo son unas ruinas aunque revelan la importancia estratégica que tenía. Sus orígenes son del siglo XIII, pero los cruzados lo atacaron y al final lo destrozaron del todo. En 1920 se restauró un poco, para que se vea lo magnífico que era en sus inicios.

Castillo de Kaunas

Junto al rio se encuentra la Iglesia de Vytautas, que albergó a la congregación rusa ortodoxa. En 1930 se colocó un medallón en el muro del templo para conmemorar el 500 aniversario de la muerte de Vytautas.

Paseamos un poco por las calles de alrededor que son viviendas de comerciantes de la edad media que se han conservado bastante bien y ahora son la sede de tiendas con encanto, restaurantes y profesionales liberales.

Desde aquí enfilamos ruta hacia el norte de Lituania y nuestra siguiente parada es Raseiniai que es famosa por haber  sido el ducado independiente de Samogitia que luchó contra la Orden Teutónica en el siglo XIII y fue después entregado al gran ducado de Lituania. En la plaza central hay una estatua de un hombre vestido con capa y alpargatas acompañado de un oso amaestrado que es el símbolo de Samogitia.

Poco después llegamos a Siluva que es uno de los principales lugares de peregrinación de Lituania. Según la leyenda, hace 400 años esta población fue el escenario de una milagrosa aparición de la Virgen María llorando y portando al Niño Jesús en brazos ante unos pastores que cuidaban ganado. Después se descubrió la caja junto a la roca y cuando la fama de la aparición creció, se levantó una capilla de madera en las cercanías. En 1993 el papa Juan Pablo II rezó aquí, que debió ser un acontecimiento porque es un pueblito pequeñísimo de 800 habitantes.

De aquí llegamos a Tytuvenai que sirvió de emplazamiento a una fortaleza en el siglo XIII y en la década de 1630 pasó a albergar un magnífico y recóndito monasterio y la iglesia del monasterio de la Santa Virgen María.

Nuestra próxima parada está en Siauliai, que es la cuarta ciudad del país y se menciona en documentos históricos de 1236, fecha de la batalla del Sol. Es un importante centro industrial desde el  siglo XVIII pero la I GM asoló más del 60% de la ciudad. Hoy se están construyendo nuevos centros comerciales, calles peatonales y restaurando monumentos. Tiene un museo de la bicicleta, un museo del Gato que alberga casi 10.000 piezas solo de Lituania, la Plaza del Reloj de Sol que se hizo para conmemorar el 750 aniversario de la batalla del sol. El esbelto reloj, rematado por la escultura de un arquero dorado se eleva sobre el lago Talsos. La plaza tiene forma de anfiteatro y concentra 3 símbolos significativos para la ciudad: el arquero Saulys, del que tomó el nombre la ciudad, el sol que aparece por toda la ciudad, y el tiempo representado por un recuadro con los números 12, 3 y 6, que al unirse forman la fecha de la batalla.

A 10 km llegamos a una de las visitas estrellas de Lituania que es la Colina de las Cruces. Esta loma rodeada de miles de cruces, crucifijos y rosarios es una de las imágenes más evocadoras de Lituania y permite descubrir la fuerza del catolicismo en este país.

Colina de las cruces

Las cruces empezaron a aparecer en la colina tras la dura represión de los levantamientos de 1831 contra la Rusia zarista. A finales del siglo XIX había 150 cruces grandes, 200 en 1914 y muchas más cuando los rusos ocuparon en 1940 Lituania. El nuevo régimen ateo consideraba la colina un símbolo religioso innecesario y la desmanteló en 1961, pero las cruces reaparecieron poco después. En 1973 fue demolida y en 1975 se arrasó de nuevo y se cubrió de escombros, pero las cruces continuaron apareciendo. Finalmente la colina fue dejada en paz y cuando el papa Juan Pablo II la visitó en 1993 albergaba cruces y esculturas religiosas de todo el país y de todo el mundo.

Antaño las cruces eran un símbolo tanto pagano como católico del fervor sacro y de la identidad nacional de Lituania. Su elaboración, una tradición protegida por la Unesco desde 2001, muestra la contradicción del pueblo lituano. Cuando se intenta explicar el origen de la colina de las Cruces, hay tantas leyendas como cruces clavadas en ella. Algunos afirman que fue construida en 3 días, por las afligidas familias de los guerreros fallecidos en una gran contienda, otros, que fue la obra de un padre que, en un intento desesperado por curar a su hija enferma, plantó una cruz en el lugar. Según la tradición pagana se cree que en este emplazamiento se encendían hogueras sagradas que eran vigiladas durante años por vírgenes celestiales.

Actualmente se pueden admirar nuevas cruces en homenaje a las víctimas de los atentados del 11 Septiembre en Nueva York y a las de todos los ataques terroristas que ha habido desde entonces en cualquier rincón del planeta.

Después de pasear entre tantísimas cruces, que nosotros lo vemos como una cosa curiosa sin ninguna connotación mística, vamos a pasar otra vez la frontera para llegar a Letonia y en particular a Bauska. El hotel que tenemos reservado se llama Berzkalni Hotel y nos cuesta al cambio 28 €. Lo hemos escogido porque está cerca del palacio Rundale que queremos visitar ya que parece que vale la pena.

La ciudad está muy triste y no hay nada que visitar. Solo hay gente en los centros comerciales pero fuera como hace frio no se ve a nadie. No encontramos ningún restaurante con lo que vamos a comprar unas hamburguesas y nos las comemos en el hotel con unas cervecitas que compramos en el supermercado a un precio económico, como la mayoría del alcohol que es muy barato en las 3 repúblicas bálticas.

DÍA 9 (8-4-2012)

BAUSKA – PALACIO RUNDALE – PARQUE NACIONAL GAUJA: SIGULDA – TURAIDA – RIGA

Anoche nos fuimos a dormir con una incógnita ya que habíamos venido con una tormenta de nieve importante y en cambio en Bauska, no había nada de nieve. Cuando nos hemos levantado hemos visto que estaba todo cubierto de nieve, cual postal de navidad, y el coche completamente cubierto, que casi no se ve.

Como no tenemos desayuno en el hotel, ya que costaba 5 € por persona y nos parecía un poco caro, nos vamos con mucho cuidado hacia el centro de la ciudad ya que el día anterior habíamos visto una cafetería muy bonita.

Nos tomamos un café y una pasta por 2 Ls ( 3 €) los dos. Está la carretera muy llena de nieve con lo que no sabemos si podremos llegar al Palacio Rundale.  Son 12 km, pero como la carretera es muy usada se puede circular bien. El palacio abre a las 10 de la mañana, y cuando nosotros llegamos ya hay  2 autocares de asiáticos que pueden ser coreanos o chinos no lo sabemos. Hay 2 paseos el corto y el largo, con el carnet de estudiante cuesta 2 y 3 Ls respectivamente, 1 Ls más si no se tiene. Hay otra entrada que es con la visita a los jardines franceses pero ahora ni lo ofrecen ya que no hay flores y está todo bastante triste. Hay fotos del palacio en verano y si que debe valer la pena, el combinado cuesta 5 Ls.

Palacio de Rundale sin nieve

Y con nieve del día siguiente…

Ayer lo vimos totalmente despejado y hoy está todo blanquito con los tejados llenos de nieve y los accesos con hielo y nieve.

Si se quieren hacer fotos hay que sacar otro tiquet que cuesta 1 Ls y si llevas una cámara de video 4 Ls más. Nosotros no pagamos y como hay muy poca vigilancia hacemos alguna foto de los interiores. Hay salas que las han abierto al público hace 2 o 3 años solamente. Lo han restaurado muy bien y está todo nuevecito. Las explicaciones de los salones y dormitorios están en letón pero hay folletos donde lo ponen en inglés y ruso.

Fantástica decoración de las habitaciones del Palacio

El palacio fue diseñado por Rastrelli y es uno de los palacios más hermosos de la región báltica. En 1736 comenzaron las obras para levantar una residencia de verano barroca para Biron, amante de Anna Ivanovna, duquesa de Curlandia y viuda. En 1730 Anna se convirtió en emperatriz de Rusia y 3 años después Bironfue nombrado duque de Curlandia. Tras la muerte de la emperatriz, Biron fue exiliado y no regresó hasta 1763. Un año después Catalina II, le nombró de nuevo duque pero abdicó en 1769 a favor de su hijo Pedro.

Interior del Palacio

Las habitaciones más espectaculares son el dormitorio del duque, el salón de la esquina, el salón Dorado, el salón Blanco, el tocador de la duquesa etc…

Nos parecía que nadie vendría a visitar el palacio con el día de perros que hace pero no para de venir gente, es normal, ya que si tuviesen que parar porque cae nieve no harían nada 6 meses al año o más.

Lujo y más lujo del interior del Palacio

Después de la visita vamos dirección Riga y no sabemos si ir al Parque Nacional Gauja que era nuestra primera intención, como durante más de 40 km es la misma carretera sobre la marcha decidiremos. Poco a poco va mejorando el tiempo y la nevada va perdiendo intensidad con lo que vamos hacia el parque.

Sigulda,  es una población situada en una zona boscosa que ofrece actividades al aire libre, pero claro, hoy pocas que se pueden hacer, aunque vemos a una señora en bicicleta como si tal cosa. Las ruinas de la fortaleza se ocultan detrás del castillo nuevo del siglo XIX, que hoy alberga oficinas municipales y un restaurante (cerrado). Los senderos atraviesan la zona boscosa hasta el montículo del castillo Satzele, una antigua fortaleza Liv, y la cueva de Pedro, a orillas del rio Vejupite.  Desde el castillo de Sigulda, se ve el cercano castillo de Turaida.

Como está a menos de 4 km y ¡¡¡¡ha salido el sol!!!!, nos acercamos a la Reserva Museo de Turaida. Se compone de un castillo y un grupo de edificios adyacentes. Fue construido en 1214 por la Hermandad de la Espada, en 1776 quedó en ruinas tras un incendio y desde entonces se ha restaurado a fondo. Los paneles informativos ayudan a interpretar el yacimiento, las exposiciones recorren la historia del castillo, e ilustran el proceso de restauración (aunque hay varias cerradas). Cuesta 1 Ls con carnet de estudiante y si no se tiene 2 Ls.

Junto a la entrada al museo se hallan los restos del complejo de Turaida, que incluyen una herrería y muestras sobre agricultura y talla en madera. A la torre más alta se puede subir hasta arriba desde donde se tienen vistas panorámicas de los alrededores.

Alto torreón del Castillo de Turaida

Cerca del castillo de Turaida se encuentra la iglesia que se construyó en 1750 y es uno de los templos de madera más antiguos del país (cerrado). Junto a la iglesia hay un monumento dedicado a la rosa de Turaida y tras ella el parque la canción popular donde hay 25 esculturas de Barons. Hay senderos para bajar por las laderas del parque.

Castillo de Turaida

Hay una exposición de fotografías aéreas de paisajes letones con algunas fotos muy buenas en otro edificio de color amarillo que hay al lado de la entrada.

Se pueden alquilar caballos para hacer excursiones por los alrededores. Hoy no hay muchos clientes porque la temperatura ha bajado de golpe y la sensación es de varios grados bajo cero.

De aquí decidimos ir ya a Riga, ya que tenemos curiosidad por un hotel que hemos reservado por LastMinute que nos ha costado 10 € la doble con desayuno. Es un hotel muy céntrico de 4 estrellas que su precio normal es de más de 100 €. Se llama Europa Royale y está ubicado en una residencia del siglo XIX que fue convertida en hotel en 2006, y conserva sus rasgos originales. Dispone de suelos de parqué, techos altos, puertas de gran tamaño, vidrieras policromadas y escaleras de madera. También hay un casino, una sauna y un gimnasio.

El GPS nos lleva a la puerta, y sorpresa, si que tenemos la habitación reservada. Es como un pequeño apartamento ya que tenemos una sala de estar, un dormitorio enorme con escritorio, un baño con suelo radiante, nevera, caja fuerte, televisión LCD, etc. En fin, no tenemos ni idea del porque del precio tan barato, pero nos encanta disfrutar de estos lujos. Preguntamos el precio del parquin y nos dicen que cuesta 15 €. No lo metemos el coche porque en la puerta hay sitio y al día siguiente tenemos que salir muy pronto al aeropuerto.

Vamos a pasear un rato por Riga pero nos cansamos muy pronto ya que hace un viento helado que nos hace llorar y después de un ratito volvemos a nuestra habitación a disfrutarla, con unas cuantas provisiones para cenar.

Vamos a pasear pero hace un frío horroroso…

DÍA 10 (9-4-2012)

RIGA – BARCELONA

El desayuno del hotel es tipo buffet, y vaya buffet, hay muchísimas cosas donde elegir, platos calientes, ensaladas varias, salmón, huevos rellenos, embutidos y encurtidos varios, pastas etc.

Nos ponemos las botas, aunque rápidamente ya que hoy al ser fiesta empieza a las 8 de la mañana y nuestro avión sale a las 10,25 AM.

No hay apenas tráfico con lo que llegamos rápidamente al aeropuerto, donde dejamos el coche en el parquin donde lo habíamos recogido al llegar a Riga. Nos recoge la misma furgoneta amarilla y nos deja en la puerta del aeropuerto. Las llaves se las queda el mismo conductor con lo que no tenemos que hacer nada. Muy fácil.

Pasamos los controles de seguridad y embarcamos sin problemas ya que en la recepción del hotel, muy amablemente, el día anterior nos habían imprimido los boarding pass, y nos hemos evitado la cola inicial.

El vuelo es placentero, aunque para variar no nos dan nada en Air Baltic, tienes que comprarlo y te dan la opción de pagar en moneda lituana, letona o euros.

Llegamos un poco antes incluso de la hora prevista con un sol espectacular y un cielo azul que se agradece después de tanta nieve y cielos tapados. Ya estamos en casa y a pensar en el próximo viaje.

Fin del viaje

  1. Excelente trabajo el de ustedes. Yo iré a Estonia, Letonia y Lituania el 19 de agosto 2012. Tengo leído que habrá entre 12 y 20 grados.

  2. me ha gustado mucho y me damuchas ideas ya que pensamos ir a final de verano. Gracias

  3. Hola,
    Me sera de gran ayuda este relato de vuestra estancia por los Países Bálticos tenemos previsto
    hacer lo mismo a principios de septiembre durante 14 días y nos ira fenomenal seguir la misma ruta que vosotros y tan bien detallada.
    Felicidades por el trabajo
    Tomás

  4. Genial post! fotos maravillosas y muy buenas explicaciones sobre todos los lugares, pronto me voy a Rezekne y buscaba información sobre Letonia antes de irme! gracias por compartir vuestro viaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: