Antigua y Barbuda

Noviembre del 2019

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Otra estado que apenas nadie ha oído hablar, pero que tiene una parte histórica interesante muy relacionada con el famoso Almirante Nelson. Se compone de dos islas principales pero solo fuimos a Antigua, al parecer Barbuda fue arrasada por el huracán “Irma” y ahora nadie quiere establecerse allí (Irma ha sido el huracán más fuerte desde que se tiene noticia). Antigua es otro paraíso de cruceristas ricachones, normalmente americanos, que solo están unas pocas horas y que a las 5 de la tarde se van a visitar otra isla.  Una pena, tiene fuertes españoles y zonas costeras muy agradables. La gente habla inglés, es amable y muy poco “resabiada” con el turista. No existe el turismo independiente

Fecha del viaje

Del 19 al 23 de Noviembre del 2019

Moneda

Utilizan el dólar del Caribe (XCD) (conversor) que más o menos equilvale 1€= 3 dólares 

 

 

 

 

 

 

 

Nivel de vida

País muy caro y con muy pocas tiendas para extranjeros. En la capital y en el Nelson Backyard existe algún sitio que sirve comida pero es para los cruceristas o para los que llegan con su propio barco

Visado

Al llegar te sellan el pasaporte y no se tiene que pagar nada.

Salud

Hay que vigilar, las condiciones sanitarias dejan bastante que desear. Conducen muy mal y las carreteras están muy mal. Se conduce por el lado izquierdo. Nos picaron mosquitos y eso que, teóricamente, no era época.. Hay muchos perros y gatos abandonados en condiciones no demasiado buenas.

Seguridad

Percibimos en la capital mal ambiente. Es una población que beben mucho y con lo caro que es todo es posible que haya problemas. No creemos que vayan a por los turistas, pues apenas hay, y los cruceristas van en grupo.

Transporte

Alquilamos un coche pero se ha de tener en cuenta que en el aeropuerto NO hay agencias de alquiler…normal ya que apenas creo que venga nadie por turismo. Has de reservar el coche por Internet y te vienen a buscar. Las agencias están cerca y funcionan bien

Electricidad

 

 

 

 

 

 

Diferencia horaria

Hay 5 horas más de diferencia con la hora de España

Guía de viaje

ITINERARIO

Día 1:  GUADALUPE – ANTIGUA
Día 2:  ANTIGUA: FORT JAMES – ST. JOHN’S – FIG TREE DRIVE – FORT BARRINGTON
Día 3:  FORT NELSON DOCKYARD NP – HALF MOON BAY – DONKEY SANCTUARY
Día 4: BETTY’S HOPE – INDIAN TOWN POINT – DEVIL’S BRIDGE – LONG BAY – ST JOHNS
Día 5: ANTIGUA – SAINT KITTS

Diario de viaje

DIA 13  16-11-2019  SÁBADO

GUADALUPE – ANTIGUA

Venimos de Guadalupe…

Hoy cogemos el avión por la tarde con lo que aprovechamos por la mañana para hacer la parte noroeste de la isla. Tenemos curiosidad por ver un pueblo que se llama Deshaies,   donde se rueda una serie que nos gusta mucho que es “Crimen en el paraíso”. Cuando llegamos está nublado y lloviendo un poco, no nos da la sensación de que sea el mismo sitio. Según hemos leído ruedan de abril a octubre y tienen graves problemas por el calor que pasan. A dos km al norte se encuentra la playa Grande Anse, una de las más extensas y bonitas playas de esta parte de la isla.

Recorremos toda la carretera que bordea el norte de Basse-Terre, pero el día no acompaña y no nos motiva mucho. Volvemos por La Traverse hacia el aeropuerto y disfrutamos del parque nacional casi en soledad. Devolvemos el coche sin novedad, muy rápido todo, se nota que es Francia y que la compañía es seria. 

El avión nos cuesta 311 euros los dos con la compañía LIAT. Salimos a las 3 PM y en media hora estamos. Es un avión pequeño de 36 plazas escasas.

Llegamos a Antigua y en el aeropuerto no hay agencias de alquiler de coches, con lo que te vienen a buscar con un letrero y tu nombre. Vamos a la agencia Drive – a – Matic, que está muy cerca y lo primero es pagar el permiso de conducir que cuesta 20 $. Nos dan un Kia Picanto muy nuevo. El alquiler de 3 días son 134 euros. 

El alojamiento lo tenemos en Cams Guesthouse studio, 3 noches nos cuestan 99 euros. La habitación es cómoda, tenemos cocina, microondas y todo lo necesario para cocinar.

Para entrar, cuesta un poco, ya que la anfitriona no está, pero dando unos gritos, un señor nos abre y nos explica todo. Hace mucha calor, suerte del ventilador que tenemos siempre encendido mientras estamos en la habitación.

Antes de llegar hemos parado en un supermercado y hemos comprado comida ya que prevemos que cerca del alojamiento no habría mucha cosa.

Hemos hecho en Guadalupe 134 km.

DIA 14  17-11-2019  DOMINGO

ANTIGUA: FORT JAMES – ST. JOHN’S – FIG TREE DRIVE – FORT BARRINGTON

Antigua con 280 km cuadrados es la mayor de las islas Leeward. Tiene un contorno irregular con cientos de ensenadas y bahías. Según los lugareños hay 365 playas donde elegir y a muchas solo se puede llegar en barco. Antigua alcanzó la independencia en 1981, pero las islas de Anguila y Montserrat decidieron seguir siendo colonias de la corona británica.

El interior de la isla es ondulado y seco, donde se alzan las ruinas de los molinos abandonados.

Los pueblecitos ponen el contrapunto de color, y al lado de la carretera se suceden sus casas de campo de madera pintada y chalets modernos con jardines de flores, mientras vacas y cabras pastaban en el seco terreno. En los montículos de la costa se alzan las ruinas de las defensas británicas. 

Los primeros indicios de presencia humana en Antigua se remontan al pueblo paleolítico de los ciboney, que se instalaron en la isla, procedentes de Suramérica, hacia el año 3000 a.c.

Los pacíficos arawak entraron en escena hacia el año 100 d.c., y en la época en que Colón avistó la isla en su segunda expedición en 1943, había grupos de caribes.

Colón la bautizó como Santa María de la Antigua, en honor de una imagen de la Virgen exhibida en la catedral de Sevilla. Desanimados por la falta de agua dulce, los españoles y los franceses mostraron poco interés en la isla, pero los colonos de Saint Kitts, instalaron aquí una base en 1632.

Los puertos protegidos de Antigua, un valor importante en el cinturón de huracanes antillano, y su situación estratégica en el vértice del triángulo que formaba con otras dos colonias azucareras importantes, como Barbados y Jamaica, la convirtieron en la elección ideal para establecer la principal base naval y militar británica de la zona. El resultado fue tan imponente que los enemigos de Gran Bretaña procuraban no acercarse a la isla.

La población de Antigua y Barbuda suman unas 66.000 personas, un 85% de los cuales descienden de africanos. La mayoría de los habitantes de Antigua viven en St. John’s, una ciudad portuaria, escala de cruceros, situada en la costa occidental.

Nuestra primera visita es Fort James, construido en 1706, poco después de la muerte del rey Jacobo II de Inglaterra. Queda poco del fuerte pero las vistas son bonitas. Hay un bar que las noches de los fines de semana, abre pero ahora está cerrado. Aún mantienen algunos de los 36 cañones originales.

Vamos a St. John’s, una bella ciudad de las Indias Occidentales que asciende en suave pendiente desde los muelles de la parte antigua, siguiendo una ordenada distribución de las calles y callejones proyectada en 1702. En la colina que hay detrás de las cúpulas plateadas de la catedral se apiñan las antiguas casas de madera con galerías. Adornadas por la pátina del tiempo, parecen sostenerse gracias a la maraña de cables telefónicos tendida sobre la calle.

En invierno, durante la temporada alta, desembarcan muchos pasajeros de los cruceros, que se dirigen a las tiendas libres de impuestos del moderno centro comercial Heritage Quay, al pie del muelle.

El barrio marítimo, pequeño y compacto, sigue siendo el corazón de la ciudad. Junto al Heritage Quay hay un mercado cubierto repleto de productos agrícolas, pero hoy hay muy pocas tiendas abiertas. En la otra punta está el Redcliffe Quay, una calle comercial flanqueada por casas de piedra y madera, y antiguos almacenes ocupados por boutiques, galerías y restaurantes.

Antiguamente, la zona que queda detrás del Quay formaba parte de un gran barracón donde se alojaban los esclavos antes de la emancipación.

Queríamos ir a ver el Museo, pero sólo abre de lunes a viernes y hoy es domingo. Está en un edificio neoclásico del antiguo juzgado, construido en 1750 con piedra extraída de las canteras de los islotes cercanos a la costa de Antigua. Es pequeño, pero en sus salas parece que se puede ver una pequeña muestra de instrumentos de los indios ciboney, un hacha arawak con una perforación especial para que escaparan los espíritus de los árboles y una colección de zemi, figurillas de piedra o hueso que se tallaban para invocar a los poderes benéficos.

Hay una gran estatua del primer presidente de la isla independiente, muy exagerada la verdad.

Nos vamos a una playa llamada Turner’s Beach, pero empieza a llover muchísimo y no nos bañamos. Vemos a muchos lugareños que han venido con sus barbacoas portátiles y se hacen el pollo o el cerdo y lo riegan con mucha cerveza. Se ponen la música a toda potencia y se lo pasan pipa.

El Fig Tree Drive, es una carretera situada al sudoeste de la isla, recorre 8 km, desde el pueblo interior de Swetes hasta la Old Road, sobre la costa, en la Carlisle Bay. Al oeste está el Boggy Peak, de 402 m y la cumbre más alta de la isla, donde se refugiaban los esclavos huidos.

Para ver la puesta de sol nos vamos a Fort Barrington, una de las fortalezas más antiguas y activas de St. John’s construida en el s XVII. Ya existía una fortificación previa, a la que se añadieron casi todas las defensas actuales en 1779. En ese momento recibió el nombre del almirante Barrington, quien había arrebatado Santa Lucía a los franceses en 1665. La subida no es peligrosa, pero mejor ir bien calzado.

Para cenar hemos comprado en St John’s provisiones para poder prepararla en nuestra cocina.

Hemos hecho 85 millas

DIA 15  18-11-2019   LUNES

FORT NELSON DOCKYARD NP – HALF MOON BAY – DONKEY SANCTUARY

Hoy lo primero que vamos a visitar es el Fort Nelson NP. Este parque nacional ocupa 31km en la costa Sur junto al Falmouth Harbour, donde estuvo la primera capital de Antigua. Es una bahía muy protegida y visitada por muchos yates, está dividida por un istmo que surge de los confines del English Harbour, donde estuvieron los cuarteles generales de la Armada Británica en el Caribe en los s XVII y XVIII. La entrada cuesta 8 $ USA.

Empezamos la visita en Shirley Heights. Es una construcción militar que se halla en los altozanos que quedan junto a los astilleros. Primero visitamos el Dow Hill Historical Centre para ver una representación multimedia de 15 minutos sobre la historia y la cultura de Antigua, desde los Caribes hasta el criquet. La carretera sigue subiendo, pasa junto la columnata de piedra de los antiguos cuarteles de oficiales y culmina en el Shirley Heights  Lookout. Desde aquí los centinelas tenían una amplia vista del horizonte hasta la isla francesa de Guadalupe, lo que daba ventaja a los británicos en caso de ataque.

Desde la estación de señales situada en el punto más alto del complejo militar a 149 m, se mandaban mensajes con banderas para el Fort George, en el Monk’s Hill, por encima de Falmouth, que transmitía el mensaje a St. John’s, a través de una cadena de puestos elevados.

Un guarda que nos explica varias cosas, nos enseña la casa de Erip Clapton que está cerca del mar en una ubicación privilegiada.

Bajamos hacia el mar, donde está el Nelsonś Dockyard NP, en la antigua base militar que el almirante del mismo nombre, Lord Nelson, calificó como agujero infernal. En 1784, cuando llegó a las Leward Islands destinado junto a sus compañeros de tripulación del buque Boreas, Nelson era todavía capitán. El astillero se restauró en la década de 1960.

Uno de los puntos más interesantes es la Admiral’s Inn, ubicada en un antiguo almacén de brea, con un jardín adornado con pilares de coral. El Dockyard Museum, muy interesante ya que explica cómo era la vida de los soldados, esclavos, el rol de las mujeres etc. La mayor parte de la primera planta está dedicada a la vida de Nelson.     

 Nos acercamos al Donkey Sanctuary cerca de Bethesda, donde tienen a más de 100 burros rescatados, todos con su nombre. Nos dan un cepillo y cepillamos a dos. El más famoso es Stevie que es ciego. Luego nos enseñan unas pequeñas jaulas donde tienen bastantes gatos que tienen mucha hambre, pues se lanzan desesperados sobre la comida que les va poniendo. Nos dan mucha pena, quieren cariño y se restriegan con las puertas para que los acaricies. Les dejamos una donación, pero nos vamos con mal cuerpo.

La guía recomienda la Half Moon Bay, playa bonita con lugares para submarinistas, otros para hacer snorkel y con bares y restaurantes para poder comer o beber. Hay que reconocer que es muy bonita.

Cerca está la Harmony Hall, una antigua casa solariega de la hacienda azucarera de Brown’s Bay Mill. Ahora es una galería donde se exponen obras de arte y artesanía de autores caribeños. En el antiguo molino hay un bar con vistas a la Nonsuch Bay, además de un restaurante. 

Hemos hecho   52 millas

DIA 16  19-11-2019   MARTES

BETTY’S HOPE – INDIAN TOWN POINT – DEVIL’S BRIDGE – LONG BAY – ST JOHNS

Hoy nuestra primera visita es la Betty’s Hope. Es la primera plantación de Antigua y se instaló en St. Peter’s Parish en la década de 1650. En 1668 pasó a manos de la familia Codrington de Barbados, que introdujo la producción de azúcar a la isla y conservó la propiedad hasta 1944. Durante 250 años, fue una de las fincas más prósperas de la isla. La fábrica de azúcar no se cerró hasta la década de 1920, aunque el cultivo de la caña se mantuvo hasta los 70. Ahora las acacias y los tamarindos han sustituido a los antiguos campos de caña, pero uno de los dos molinos ha sido restaurado. Equipado con aspas de madera y muelas de caña nuevas, es el único molino de azúcar en funcionamiento del Caribe. Hay un pequeño centro de visitantes donde hay exposiciones sobre el proceso del azúcar y la actividad de los esclavos. 

Trabajaban unos 310 esclavos africanos, cada uno a cargo de 0,8 Ha de plantación. Hay mapas y dibujos sobre la historia de la plantación, además de una maqueta de la casa rural.

En el cabo más nororiental de la isla, una carretera de 1,5 km conduce hasta el Indian Town Point y el yacimiento de Devil’s Bridge.  Los días de mucho viento, las olas del Atlántico rompen con fuerza contra la piedra caliza de la costa; esas olas han excavado una serie de arcos naturales y hoyos, donde el agua del mar forma fuentes y surtidores.

Hay muchas calas a las cuales no se puede acceder ya que son urbanizaciones privadas y hay vigilantes con vallas que nos impiden la entrada.

Pasamos por Long Bay y luego vamos a otra parte de la isla que no conocemos, la Dickenson Bay que está al norte de la isla. Está lleno de resorts y restaurantes. La playa está bastante concurrida, es una de las que tiene más establecimientos de todo incluido. 

A las 3 tenemos que devolver el coche en la agencia, queríamos quedarnoslo hasta mañana, pero se incrementaba el precio 250 euros más!!!!!!. 

Esta noche la tenemos en un Airbnb más cerca del aeropuerto. Se llama Tropical Caribbean Homestead y nos cuesta 57 euros.

Es un pequeño apartamento con cocina, sala de estar y todo lo necesario. Nos ha dejado la puerta abierta y así dejamos las mochilas y ya vamos a devolver el coche. En la agencia comprueban que todo esté bien y nos llevan al centro de St John’s.

Hay mucha animación ya que hay un crucero, la zona del puerto está abarrotada de turistas que compran como locos en los Duty Free, alcohol, joyas o ropa. Hay restaurantes muy bonitos y tiendas espectaculares, que no tienen nada que ver con las tiendas de los autóctonos. 

Queríamos visitar la iglesia pero está cerrada y el Museo también.

Para volver cogemos un bus que nos deja muy  cerca de la casa. Se para donde tu le dices, es muy curioso porque compras el asiento en una ventanilla, pero te dan una ficha de casino que luego le das al conductor de la furgoneta.

Al leer que tenemos aceite en la cocina, hemos comprado unos huevos y atún para hacer una tortilla para cenar, pero al comprobarlo vemos que no hay. Le mandamos un mensaje a nuestra anfitriona y nos trae una botella de aceite y cerillas para poder encender la cocina. Es muy amable y rápida.

Cenamos muy bien, pero nos vamos pronto a dormir ya que mañana a las 6 nos viene a buscar el taxista. El contacto nos lo ha conseguido nuestra anfitriona y ella se asegura de que vendrá a la hora.

Hemos hecho 38   millas

 

DIA 17  20-11-2019   MIERCOLES

ANTIGUA – SAINT KITTS 

A las 6 de la mañana nos levantamos y al poco rato ya tenemos al taxista en la puerta. Nos cuesta 20 $ porque es muy prontito. En otro caso hubiese sido 15$.  Los trámites de inmigración son muy rápidos y nos sobra tiempo como casi siempre.

En este avión somos 5 personas!!!! Nos llaman por los altavoces  y salimos media hora antes!!!! Nunca nos había pasado esto. En 20 minutos ya estamos en Saint Kitts y los trámites son muy rápidos. Nos viene a buscar nuestra anfitriona de Airbnb, como hay wifi, le mandamos un mensaje para que sepa que ya estamos allí.

Mientras esperamos, nos viene un chico con una bolsa llena de productos que no se puede llevar en el avión sin facturar, cuando miramos hay crema solar, dos frascos de antimosquitos y una lata de cocacola. Nos irán muy bien para estos días.

Llega Yulia, muy simpática, es de Francia y su marido serbio. La casa está en una calle sin salida, las vistas son fantásticas, pero está lejos de todo, lo peor es que no hay transporte público, el más cercano está a 2 km. Se llama Close to Basseterre, free airport transportation. Nos cuesta 114 euros las 4 noches, teníamos 3 noches reservadas pero al cancelar el avión que salía de Nevis, ampliamos una noche más sin problemas.

Nos invita a desayunar un café con pastas y después aprovechamos que nuestro anfitrión va a trabajar y nos acerca al lado de la empresa de alquiler de coches AVIS que está muy céntrica al lado de la terminal de ferrys. Preguntamos el precio de dos días y nos dicen que son 120 euros más el permiso de circulación temporal que son 24 $ USA. Nos parece caro y nos vamos a otras agencias que hay en la ciudad, pero en el extrarradio. Pensamos que serán más baratas, pero la lógica no funciona aquí, son bastante más caras que AVIS, no sólo preguntamos en una agencia, en las tres que vamos es mucho más caro.

Volvemos a AVIS, donde por cierto las chicas que trabajan alli son muy antipáticas, pero está bien ubicada y el precio es imbatible.

Empezamos a visitar esta pequeña isla en tamaño y población.

Lo más representativo de esta isla es la Fortaleza Brimstone NP. La entrada cuesta 27 EC$ o 10 $ USA. Pasada la primera puerta se encuentra la Barrier Redan, donde hay cuatro cañones que defendían la carretera. A través del primer arco se llega al Bastion del almacen, construidos por los franceses en 1782.

Más adelante está el centro de Visitantes donde en español vemos una película sobre esta fortaleza. Se encuentra en los cuarteles de los oficiales y también hay una tienda de souvenirs.

Hay una cocina restaurada y subiendo unas escaleras se llega a las salas de los oficiales. En casi todas las habitaciones hay alguna reliquia o información sobre esta fortaleza.

El primer cañón fue montado en 1690 por los británicos en un esfuerzo para capturar  Fort Charles de los franceses. Se dieron cuenta del potencial de la colina y la fortificaron. Se diseñó por los ingenieros de la armada Británica pero fue construida por esclavos africanos. Está a 230 m y es de roca volcánica.

En 1782, 8000 soldados franceses atacaron la isla y asediaron la fortaleza. Unos 1000 defensores escoceses y de Yorkshire, lucharon valientemente durante un mes, pero se rindieron el 12 de febrero. Un año después, gracias al Tratado de Versalles devolvió la isla a los británicos.

En 1973, el príncipe Carlos, inauguró la primera restauración, el Bastión Príncipe de Gales. En 1983, St Kitts & Nevis se independizó. Fue inscrita en el Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

De aquí seguimos ruta hacia el norte, pero no vemos nada de interés, la carretera va por la costa, pero nada destacable. 

Vamos a casa un rato y después volvemos a coger el coche para ir al Food Court, donde el restaurante que más nos llama la atención es un mexicano, donde pedimos unos burritos que están muy buenos. Con cerveza nos cuesta 35 EC$.

Hemos hecho 40 millas

Vamos a St Kitts and Nevis…

A %d blogueros les gusta esto: