Armenia

Verano del 2018

 

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Ahora es un país pequeño, muy pobre económicamente pero con una gran cultura tradicional, muy bello en sus paisajes y con una gran trascendencia en la historia de la Humanidad por tener un pasado glorioso. Sus monasterios y los ritos que se celebran en ellos, la enorme diáspora que tuvo lugar por culpa del genocidio de los turcos, ha hecho que muchos armenios vivan fuera de su patria, pero que conserven su idioma, cultura y tradiciones..

Para viajar por el país se necesita mucha paciencia, ya que la red de carreteras es muy mala, pero se ve compensada por una gente encantadora, buena comida y lugares muy evocadores.

Fecha del viaje

Agosto del 2018

Moneda

El dram (armenio: Դրամ) es la moneda de Armenia. Se divide en 100 luma pero un turista apenas se dará cuenta ya que el cambio es de 1€=560 AMD pero mejor mira el cambio en el conversor,

Billetes 50, 100, 500, 1.000, 5.000, 10.000, 20.000, 50.000 y 100.000 AMD
Monedas 10, 20, 50, 100, 200, 500 AMD

Hay cajeros en las ciudades principales y vimos alguna oficina de cambio en  Yerevan

Nivel de vida

Muy barato, tanto la comida como en los hoteles y en los pocos sitios que se ha de pagar para entrar, son casi precios simbólicos

Visado

Los españoles, y suponemos que la mayoría de europeos, no necesitan hacer ningún trámite especial para entrar. En cambio, el coche ha de pagar una tasa, además de la contratación del  seguro

Salud

Armenia es un país muy poco desarrollado, comparado con los estándares europeos, pero no creemos que se haya de tener especiales cuidados en las comidas. Nosotros no tuvimos ningún problema.

Seguridad

Si no tenemos en cuenta el tema de las carreteras y lo mal que conducen, Armenia se puede considerar un país seguro, no creemos que si tienes un poco de cuidado haya ningún problema. Quizás en Yerevan, en las acumulaciones de gente puede que se tenga que poner un poco de atención.

Transporte

Nosotros hicimos todo los trayectos en coche propio pero vimos mucho trasiego de taxis y de furgonetillas, y también vimos algunos buses grandes

Electricidad

Los enchufes son los habituales de dos patillas redondas a 220 V. y 50 Mhz

Diferencia horaria

Hay una diferencia de dos horas con el horario de la península

Guía de viaje

Llevábamos la guía de Lonely Planet en inglés de Georgia, Armenia y Azerbayan, pero hay algunas más para elegir.

ITINERARIO

Día 1:  BILISI – SADAKHLO – MONASTERIO DE HAGHPAT (ARMENIA ) – ALAVERDI – MONASTERIO DE SANAHIN – MONASTERIO DE ODZUM – DILIJAN
Día 2:  DILIJAN – LAGO SEVAN – SEVANARANK – HAYRAVANK – NORATUS – SELIM PASS – SELIM CARAVANSAI – VALLE DEL YEGHEGIS – VOROTAN PASS – ZORATS KARER – GORIS
Día 3: GORIS – CIUDAD CUEVA DE KHNDZORESK – MONASTERIO DE TATEV – NORAVANG – ARENI – CHIVA
Día 4: CHIVA – KHOR VIRAP – ECHMIADZIN – ZVARTNOTS CATEDRAL – MUSEO DEL GENOCIDIO ARMENIO – YEREVAN
Día 5: YEREVAN – GARNI – MONASTERIO DE GEGHARD – YEREVAN
Día 6: YEREVAN – VANADZOR – ALAVERDI – TIFLIS (GEORGIA)

 

Diario de viaje

Llegamos desde Georgia..

DÍA 38 6-8-2018 LUNES

TBILISI – SADAKHLO – MONASTERIO DE HAGHPAT (ARMENIA ) – ALAVERDI – MONASTERIO DE SANAHIN – MONASTERIO DE ODZUM – DILIJAN

Salimos hacia Armenia, el último pueblo está a 71 km de la frontera por una carretera que no está mal.

En la carretera que nos lleva a Armenia, una cosa que nos llama poderosamente la atención es que hay un montón de “tenderetes” que venden jabón de lavadora, suavizante y aceite de girasol. Suponemos que debe ser más barato que en Armenia, porque están todos en la misma dirección. También hay camiones con sandias y fruta, pero eso ya es normal.

En la frontera de Georgia nos sellan los pasaportes, nos piden los papeles del coche y en nada ya salimos. Para entrar en Armenia es más lento y laborioso. Primero el policía mira el coche, mientras que a mi (Trini), me dice que vaya a la oficina de control de pasaportes. Tengo mala suerte pues hay un autocar de japoneses delante de mi.

Paso sin problemas y Antonio está con los papeles del coche, porque hay que pagar permisos de importación temporal. Cambio 100 € en la misma oficina que hay un banco. El tipo de cambio en 552 Drams por €. Con los papeles del coche y el pasaporte de Antonio pagamos en el banco 9900 Drams (18 €). Con esto volvemos a la ventanilla y nos hacen unos papeles que nos dice que tenemos que entregar a la salida de Armenia. Nos han preguntado el valor actual del coche y lo han apuntado.

Terminado este trámite hay que comprar el seguro, el mínimo son 10 días y nos cuesta 19.000 Drams (34,5 €). Nos parece muy caro, pero es lo que tiene cuando no conoces la realidad del país.

El último paso es que antes de la barrera un policía comprueba todo y ya nos deja pasar. Hemos tardado más o menos una hora en hacerlo todo.

Al entrar a Armenia nos damos cuenta, que está todo mucho más depauperado que en Georgia. Vemos unas señoras vendiendo melocotones y compramos como 5 kg, un cubo entero por 1000 Drams, no llega a 2 €.

Las carreteras no son malas, son malísimas, tienen unos socavones brutales, para hacer unos cuantos km tardas un montón.

Nuestro recorrido de hoy transcurre por el Cañón del Debed, resultado de milenios de enfurecidas aguas bajando por apretadas montañas que han formado una de las maravillas naturales del país en forma de un cañón de siete km de longitud y cientos de metros de altura.

Por si fuera poco el hombre ha creado autenticas obras de arte de la arquitectura militar y religiosa que han convertido esta zona en un reclamo turístico. El punto discordante lo pone la colosal fábrica de cobre de Alaverdi, que durante la época de dominación zarista llegó a suministrar un cuarto de todo el mineral necesario en el Imperio ruso y aun hoy mantiene unos elevados índices de producción.

Esta carretera es la que conecta Irán con Rusia y Georgia y es de las peores del país, de lo cual podemos dar fe.

La primera parada es el Monasterio de Haghpat, que es el hermano joven de Sanahin, aunque solo sea por 45 años. Los expertos dicen que ambos son trabajos de maestros de la misma escuela. En este sentido hay una leyenda que asegura que un padre y su hijo estaban al frente de las obras de edificación de Sanahin, pero un día tuvieron una acalorada discusión. El hijo se sintió ofendido y se marchó dejando solo al padre al frente del equipo. Poco después, un príncipe le encargó al vástago la construcción de otro santuario cercano. El aceptó. La gente de Sanahin enseguida supo de la nueva edificación y avisaron al padre, quien se acercó hasta allí para ver los avances del hijo. Examinó todo con detenimiento mientras que la gente esperaba un veredicto. Entonces exclamó poniendo un pie sobre uno de los muros: Hakh Pat, que quiere decir algo así como muro firme. Acto seguido se fundieron en un abrazo y se reconciliaron.

La iglesia de Nshana, la más antigua, se construyó entre el 976 y el 991. Pero estuvo a la sombra de Sanahim hasta el s XII que empieza su Edad de Oro..

Ambos se miran desde las alturas y los siete km que los separan se pueden hacer a pie. En el año 2000 la UNESCO lo incluyó en su lista de Patrimonio de la Humanidad. El recinto está compuesto también por la Iglesia de San Gregorio de 1025, una capilla dedicada a la Virgen, un vestíbulo, un refectorio, campanario, biblioteca, una zona para inhumaciones y el sepulcro de la familia Ukaniants.

La segunda visita que hacemos es Alaverdi, donde aprovechamos para sacar dinero de un cajero. Es una ciudad minera que se extiende a lo largo del rio. Es la cabecera de la zona y su principal nudo de transportes. Una de sus atracciones es su viejo teleférico que une Alaverdi con Sanahin. Fue el telecabina con mayor desnivel de toda la antigua URSS. Ahora no funciona. El lugar más interesante de la localidad es el viejo Puente de Sanahin, que conecta las dos orillas del Debed. Se trata de unos de los puentes medievales mejor conservados del Cáucaso y según reza un khachkar encontrado en las inmediaciones, fue construido a finales del s XII. Tiene cerca de 60 m de largo y está hecho con bloques de basalto. Llaman la atención los felinos esculpidos en los muretes que hacen de barandillas. La leyenda dice que algún día cobrarán vida.

Llegamos a Sanahin y por un lado se va al monasterio y al otro al Museo de Mikoyan. Está dedicado a los hermanos Mikoyan, nacidos en Sanahin. Anastás fue uno de los máximos dirigentes del Partido Comunista de la URSS durante más de 50 años y trabajó codo con codo con Stalin. Su hermano Artyom fue el diseñador del orgullo de las fuerzas aéreas soviéticas, el cazabombardero MIC. En el patio del centro de exposiciones hay un MIC 21 real. No lo visitamos, hemos visto muchos MIC en Houston y en Washington en los museos de la NASA y del espacio.

El Monasterio de Sanahin es un complejo de dos Ha con tres iglesias, un campanario, biblioteca, un pórtico, mausoleos y regias sepulturas. Su estado decadente, su silencio y su oscuridad transmiten una sensación de sosiego fácilmente perceptible. En su interior están enterrados algunos reyes de la dinastía Bágratida, lo que acredita la relevancia del lugar.

Es patrimonio de la Humanidad desde 1996 y su nombre quiere decir “este es más viejo que ese”, en alusión a su rivalidad con el de Haghpat. Durante dos años fue el núcleo principal de la vida religiosa y cultural del Reino de Lori.

Su edificio más antiguo es la Iglesia de Surb Asvatsatsin, que fue levantada entre el 928 y el 944 por unos monjes armenios que tuvieron que escapar de Bizancio y la convirtieron en la estructura central. Poco a poco se fueron añadiendo construcciones a su alrededor, la Iglesia del Salvador, la capilla de San Gregorio, la biblioteca, el campanario y los dos gavits, porches de entrada típicos de los santuarios armenios. Al parecer, cientos de clérigos llegaron a residir en su interior y su escuela, una de las más importantes del país, impartía clases en las artes de la Edad Media, como gramática, retórica, lógica, matemáticas, astronomía y música.

Cuando estamos visitando la iglesia principal llega una familia que van a hacer una ceremonia con un niño, es como un bautizo, pero algo diferente. Le mojan la cabeza, luego el padre se la seca, y el monje le va haciendo cruces en la frente, los ojos, las orejas, la nariz, la boca, la barbilla, el cuello y en la nuca. Mientras va cantando y dice a la familia que mire hacia un sitio, luego al otro y tienen como recuerdos para regalar a la familia. El niño tiene como 8 años y dos niñas que son sus hermanas aguantan un cirio blanco encendido durante toda la ceremonia. Ha sido bonito, ya que en si las iglesias están muy desnudas, casi ni pinturas ni nada de decoración.

El siguiente destino es la iglesia de Odzum, se encuentra en lo alto del cañón, a 13 km de Alaverdi. La iglesia está muy restaurada y es famoso por el monumento funerario que hay a su izquierda, muy llamativo y extraño. Fue construida entre los s VI y VII, pero ésta tiene incluso bancos.

Las ciudades que pasamos son muy feas, bloques de pisos grises en muy mal estado de conservación, y todo muy pobre y tristón.

Queremos dormir en Dilijan, la llaman la Suiza Armenia, y el paisaje es mucho más bonito que lo que habíamos visto hasta ahora, además estamos a 17 grados!!!!! Que cambio con las calores de días anteriores. La carretera está parcheada, horrorosa.

Es una localidad pintoresca que ha conservado edificios de la arquitectura tradicional. Está rodeada de bosques, de ríos furiosos y montañas que permanecen cubiertas de nieve durante gran parte del año. Se encuentra en el corazón del Parque Natural de Dilijan.

El rio Aghstev la divide en dos. En la margen derecha se encuentra el Viejo Dilijan, que se encarama en las laderas con sus típicas balconadas de madera, sus buhardillas y sus tejados a dos aguas, que le dan un toque bucólico. En la parte izquierda está la zona de los grandes hoteles balneario.

Empezamos a buscar alojamiento y no es fácil. Vemos que hay oficina de turismo y nos vamos a ver si nos ayudan. Tienen folletos de Dilijan, pero del resto de Armenia no tienen nada. La están terminando de construir, pero ponen muchas ganas. Hablan inglés muy bien y además hay una chica que lleva 8 meses estudiando español y lo habla espectacularmente bien. Llaman a Nina B&B, porque no la hemos encontrado y un chico nos acompaña en su coche y la señora le paga el trayecto. Nos enseña la habitación y nos pide 18.000 Drams, le pido rebaja y me lo deja en 16.000 con desayuno, pero la habitación no nos gusta nada. Los colchones están fatal y todo está como muy cutre.

Al lado del museo hay wifi y buscamos otra opción. Nos decidimos por Mia Gueshouse, el problema es encontrarla. Estamos muy cerca, pero nadie de los que preguntamos nos sabe decir donde es. La policía me quiere ayudar pero no hay ningún teléfono para que ellos llamen. Al final preguntando en una farmacia me dicen que está allí mismo pero yo no veo ningún cartel de la GH. Pregunto a una señora y me dice que sí, que es allí, pega un grito y alguien me abre la puerta. La escalera está destrozada y me atiende Susan que me dice que está lleno. Le digo que lo acabamos de mirar en Booking y que había una habitación libre, pero me dice que ya está ocupada. Me lleva a casa de su abuela, pero tampoco nos gusta la habitación. Uno que hay en la calle principal, con muy buena pinta está lleno. Volvemos al museo a conectarnos por wifi y encontramos un apartamento que nos gusta. Después de unas vueltas y preguntar a unas cuantas personas viene una chica y nos lo enseña. Está sin estrenar, muy bonito, grande y muy cómodo. La chica no habla nada más que georgiano, con lo que llama por teléfono al dueño que nos pide 15.000 laris, aceptamos ya que no nos hace ningún descuento.

Tiene todas las comodidades posibles y como he dicho lo estrenamos todo. Se llama Dilijan Family House, muy buena opción.

Resuelto el tema alojamiento nos vamos a cenar al Restaurante Kchuch donde pedimos dos pizzas y tres cervezas que nos cuesta 8900 Laris. El Trip Advisor lo pone bien y realmente es un lugar muy agradable, todo reformado y los camareros muy educados y amables.

Hemos hecho 223 km

DÍA 39 7-8-2018 MARTES

DILIJAN – LAGO SEVAN – SEVANARANK – HAYRAVANK – NORATUS – SELIM PASS – SELIM CARAVANSAI – VALLE DEL YEGHEGIS – VOROTAN PASS – ZORATS KARER – GORIS

Desayunamos en nuestro magnifico apartamento y ya nos vamos hacia el Parque Nacional del Lago Sevan. Sus aguas de color azul cielo se elevan a 1900 m sobre el nivel del mar y están rodeadas de sierras. Es uno de los mayores lagos alpinos del mundo, sus riberas son el destino elegido pro muchos capitalinos para pasar las vacaciones de verano y huir de las altas temperaturas de la capital. Su aire es puro y durante los meses más calurosos la temperatura media de sus aguas rondan los 18 grados.

Tiene unos 80 km de largo por 56 de ancho en su máxima holgura, y ocupa cerca del 5% del territorio nacional. Los cabos de Noratus y Artanish dividen sus aguas en dos, el pequeño Sevan que ocupa la parte septentrional y el Gran Sevan, que se extiende por el Sur.

Junto con el Ararat es uno de los iconos nacionales y sus aguas han servido de inspiración para muchos artistas.

Durante la época soviética el ecosistema del lago Seván estuvo en serio peligro ya que las autoridades lo drenaron hasta hacer descender veinte metros su nivel. Afortunadamente, el gobierno reculó y tomó conciencia del importante rol que juega este exótico lugar y en 1978 lo convirtieron en parque nacional. Desde entonces ha subido el agua dos metros.

Paramos a visitar el monasterio de Sevanavank o monasterio Negro. Fue fundado el año 874 por la princesa Mariam Bagratuni en una pequeña isla que tras la bajada del nivel del lago durante la bajada del nivel del lago durante la época comunista se convirtió en península.

El complejo consiste en las iglesias de Arakelots y Asvatsatsin, un gavit en ruinas y las celdas donde descansan los monjes. La zona fue una de las primeras en convertirse al cristianismo y se dice que Sevanavank era el lugar donde iban al exilio los curas que habían pecado.

Destacan sus khachkars de andesita en vez de tufa que len dan un característico color verde. Al final de un sendero se puede ver donde veranea el presidente de Armenia a orillas del lago.

Unos km al sur está el Monasterio de Hayravank de 1100 años de antigüedad. Está abierto, pero no creemos que reciba muchas visitas. Está en un promontorio con unas buenas vistas de lago.

La siguiente parada es Noratus, cementerio famoso por sus khachkars. Es un cementerio muy grande y con tumbas muy antiguas. Los tours pasan todos por aquí. Hay una tienda de souvenirs, que también vende refrescos y tiene lavabos a 100 Drams.

Lo curioso del caso, es que hay unos folios plastificados en 12 idiomas, entre ellos el español, que te señalizan las cruces de piedra más importantes o curiosas. El cementerio lo ha adecentado y señalizado la Embajada de Estados Unidos. El problema es que algún gracioso ha arrancado los números de los postes y es más complicado. Hay unas señoras vendiendo gorros de lana, guantes etc, que te acompañan y te van señalando lo importante, quieras o no quieras.

Justo en el punto más alto del Selim Pass (2114 m), está el Selim Caravanserai. Se sitúa en una pequeña explanada a más de 2000 m de altitud y era una parada obligatoria para los viajeros antes de cruzar el puerto que conectaba las orillas del rio Arpa con las del lago Sevan. El príncipe Chesar Orbelian lo mandó construir en 1332 para crear una red de infraestructuras que ayudara a los mercaderes de la Ruta de la Seda. Para ello, utilizó grandes bloques de basalto. Debía ser apasionante las personas que se reunían allí, el ruido de las bestias cargadas con exóticas alhajas o el crepitar de las hogueras para calentarse.

El remoto valle del Yeghegis se abre paso entre montañas que permanecen nevadas la mayor parte del año, apretados desfiladeros y pueblos con encanto. Este lugar idílico se encuentra a menos de 20 km de Yeghegnadzor, en el primer desvío a la derecha por la carretera M10, la antigua calzada por la que transcurría la Ruta de la Seda. El núcleo del valle es el pueblo de Yeghegis. Parece mentira que esta localidad de apenas 500 habitantes fue en el s XIII la capital de una de las regiones más poderosas de la antigua Armenia gobernada por los Orbelian.

Íbamos a ir al castillo de Smbataberd, que está allí, pero donde está el desvío vemos una foto y no creemos que valga la pena hacer los 10 km de ida y otros de vuelta para verla. Es uno de los recintos amurallados más inaccesibles de la región. Se construyó en la Edad Media a 2000 m de altitud para proteger el valle de las invasiones de los mongoles. Aunque sufrió bastantes asedios, sus muros de 10 m de alto y 5 de ancho jamás sucumbieron al invasor. Hay una calzada que conecta en menos de 45 minutos el pueblo y la fortaleza.

Por todo el territorio los Orbelian idearon un sistema de comunicaciones contra los enemigos a base de señales luminosas y fuego que conectaban los recintos defensivos y los monasterios.

Durante los s XIII y XIV se levantaron numerosas iglesias en el pueblo, pero sobrevive la de Zorats. Edificada en 1320 por el obispo Stepanos Tarsayitch y su estilo es único en Armenia, ya que el lugar destinado a los feligreses se ha sustituido por un área al aire libre.

Recientemente se ha encontrado un enigmático cementerio judío en la margen izquierda del rio Yeghegis, con 70 tumbas que datan del 1266 al 1337 e inscripciones en hebreo y arameo. Algunas están decoradas con estelas solares. Nada se sabe acerca de esta misteriosa comunidad.

Hay una propuesta para que la diáspora armenia, muy numerosa, adopte pueblos para ayudarlos a desarrollarse y promocionar el turismo para que ingresen dinero por algo que no sea la agricultura que es bastante de subsistencia. Esta zona la ha apadrinado la diáspora de Armenia en Australia.

Pasamos por el Vorotan Pass de 2344 m, en el punto más alto hay un monumento conmemorativo muy espectacular.

Zorats Karer, el conocido como Stonehenge armenio, es nuestro siguiente destino. La carretera a pesar de ser principal está en muy mal estado en algunos tramos. Al ser la carretera más directa entre Irán y Georgia o Rusia, vemos camiones iraníes a menudo.

Es el monumento megalítico más conocido del país y consta de 222 menhires. Unos están dispuestos de norte a sur mientras que otros rodean al monumento funerario que se encuentra en el centro.

Para una parte de la comunidad científica los extraños agujeros con los que perforaron 70 de los bloques revelan que era un observatorio astronómico, ya que según los expertos están alineados con algunas constelaciones y estrellas. Para otros, era un lugar ceremonial conectado con los petroglifos de Ughtasar, o incluso un antiguo cementerio.

Cerca están las cascadas de Shaki, tienen truco, ya que el agua fluye dos veces al día cuando un operario las abre, es de 13.30 a 14.30 y de 18:00 a 19:00 horas.

Llegamos a Goris donde hemos reservado una habitación en la GH Aragat. Nos recibe Marieta, como si fuéramos de la familia, unos besos, unos abrazos, en fin no estamos acostumbrados a tanto contacto humano. Estamos solos en el piso, pues tiene 3 habitaciones, una de matrimonio que es donde nos quedamos nosotros y otras dos que tienen 4 camas, dos de ellas en literas. Nos cuesta 11.000 Drams con desayuno incluido. Está todo impoluto, muy limpio y tiene dos lavabos completos, una cocina que podemos utilizar si queremos y un salón comedor.

Cuando ya hemos tomado posesión de la habitación nos dice que vamos a tomar un café en su terrenito enfrente de la casa donde tiene su huerto. Nos pone un bol enorme de sandia, otro de melón, pastel casero y café muy rico, pero muy fuerte, ya veremos quién duerme esta noche.

Mientras merendamos, ella recoge pepinillos que dice que va a poner en conserva. Es una anfitriona como pocas, desde luego la recomendamos encarecidamente si se viene por esta zona.

Después de descansar un poco, nos vamos a descubrir el viejo Goris. Desde las alturas de las montañas que la circundan, la urbe es una encrucijada de caminos, entre las carreteras que unen el norte del Cáucaso con Irán y el Alto Karabaj. Es una urbe bien planificada, con casas con solera y barrios que trepan por las laderas. Además tiene un clima templado, con inviernos suaves y veranos frescos. Hay un paisaje fantástico que han creado las decenas de chimeneas de hadas que se elevan como farallones y las casas cueva del Viejo Goris, al otro lado del rio, que es donde nosotros estamos alojados.

Se sabe que las cuevas de la ciudad estuvieron habitadas desde tiempos remotos gracias al historiador griego Xenophon y su obra “Anabasis”. Sin embargo, no fue hasta mediados del s XIX cuando se proyectó un plan urbanístico de la Goris moderna. Se dice que su trazado se debe al cuñado del gobernador al mando por aquel entonces, que era estudiante de arquitectura y que durante una visita tomó la ampliación de la urbe como modelo para su trabajo de final de carrera. La tesina se llevó a la práctica y la localidad creció de manera vertiginosa. Durante la guerra del Alto Karabaj, sufrió numerosos ataques a manos del ejército azerí debido a su proximidad con la región separatista.

Caminar por el viejo Goris es toda una experiencia. Esconde cuevas que los lugareños aseguran que han sido habitadas durante milenios. Algunas se han convertido en establos, otra en lugar para los aperos y solo unas pocas parecen habitadas. Sus habitantes moldearon la montaña durante años y crearon refugios que dieron cobijo a cientos de generaciones. Las decenas de chimeneas de hadas que se extienden por sus colinas se parecen a las de Capadocia en Turquía. Estas estructuras son el resultado de la erosión ocasionada por el viento y el agua durante miles de años.

Unos perros nos acompañan en nuestro paseo, quieren cariño, aquí no les deben tratar muy bien, porque a la mínima que les dices algo, se tiran por el suelo para que les toques la barriga, son un cielo.

De aquí vamos al Goris moderno y nos asombra la cantidad de obras que tienen emprendidas. Hay una plaza central con wifi, donde todavía están trabajando, pero que cuando la terminen quedará estupenda. Un poco después vemos un restaurante súper lujoso, con un grupo de turistas y locales tomando algo fresquito.

En un supermercado compramos unas cervezas y algo para comer y en nuestro apartamento particular damos buena cuenta de todo. Después de la merienda que nos ha puesto Marieta no tenemos mucha hambre. Igualmente, no vemos muchos sitios donde poder cenar, por eso muchas guest houses ofrecen cenas a los clientes.

Hemos hecho 281 km

DÍA 40 8-8-2018 MIERCOLES

GORIS – CIUDAD CUEVA DE KHNDZORESK – MONASTERIO DE TATEV – NORAVANG – ARENI – CHIVA

El desayuno es espectacular, nos da una especie de crepe recién hecha buenísima, otra cosa con huevo, queso que ha hecho ella, mantequilla, mermelada casera y huevos duros, con un pan exquisito, recién comprado en la panadería.

Le preguntamos el salario de un profesor para tener una idea del nivel de vida, ya que el precio en los supermercados es similar a España o en algunos casos superior. Nos dice que una enfermera cobra 50.000 Drams (90 €), un profesor 70.000 Drams, ella que es contable 100.000 Drams y un medico haciendo muchas operaciones unos 400.000 Drams (700 €). No entendemos como hay algunos cochazos, como los que vemos, con estos sueldos.

Nos despedimos efusivamente de Marieta, ella triste, porque no hemos ido a ver como se hace el pan típico armenio que es patrimonio inmaterial de la humanidad desde el 2014. El Lavash es un pan tradicional delgado que forma parte de la tradición culinaria armenia. Realizada por un grupo reducido de mujeres, su preparación exige un trabajo considerable, así como una capacidad de coordinación, experiencia y técnicas especiales.

Después de trabajar la masa, compuesta de harina de trigo y agua solamente, se divide en bolas que se aplastan y estiran en láminas finas para luego estirarlas sobre un molde parecido a una almohadilla ovalada y ponerlas en las paredes de un horno tradicional de barro de forma cónica. Se suele servir como envoltura de quesos caseros, hortalizas o carne y se puede conservar durante 6 meses.

Este pan desempeña también un papel ritual en las bodas, se pone encima de los hombros de los recién casados para que les aporte fecundidad y prosperidad. El trabajo colectivo de panificación refuerza los vínculos en el seno de la familia, las comunidades y la sociedad en general.

Las jóvenes suelen ayudar a preparar el lavash, los hombres intervienen también en la producción del lavash fabricando los moldes en forma de almohadilla y los hornos. Además transmiten a escolares y aprendices sus conocimientos y técnicas en la materia, para preservar la vitalidad y viabilidad de este método tradicional de panificación.

Vamos a ver el pueblo troglodita de Khndzoresk. Esta enorme ciudad estuvo habitada hasta los años 50 del año pasado, fecha en que las autoridades soviéticas trasladaron a la población al nuevo Khndzoresk. En las inmediaciones se ha encontrado un antiguo templo pagano que indica que en la zona pudo haber asentamientos desde antes de la llegada del cristianismo. Los historiadores certifican que la nueva religión tardó en calar entre sus gentes, ya que la primera iglesia que se construyó, la de Santa Hripsimé, no se levantó hasta el s XVII.

Según la leyenda, la urbe fue fundada por dos hermanos armenios que se encontraban persiguiendo un ciervo cuando descubrieron el lugar. El aislamiento del sitio y las características del terreno les parecieron perfectas para mudarse y de paso librarse de pagar impuestos.

En la actualidad no vive nadie allí, pero algunas oquedades son utilizadas como establos. Para cruzar el rio que les servía para abastecerse se ha instalado un puente colgante de 160 m de largo y 63 m de altura. Es metálico y se balancea con lo que las personas con vértigo no lo pueden atravesar. Para llegar al puente hay 426 escalones, que primero se bajan y luego se tienen que volver a subir, pero son cómodos, la mayoría son escalones de madera con una barandilla, con lo que no se hace pesado.

Desde aquí vamos hacia el Monasterio de Tatev, que para algunos es el monasterio más espectacular de Armenia. Sus murallas, su situación estratégica al filo de un profundo acantilado y sus torres defensivas le confieren más alma de bastión inexpugnable que de lugar para la oración. La localización escogida para cimentar el mayor centro cultural y religioso del sur del país corta la respiración, rodeado de bosques, praderas y enormes montañas, y situado en una explanada desde donde se divisa todo el cañón del Vorotan.

Para llegar hasta Tatev hay dos opciones, a través de una tortuosa carretera que une Halidzor con Tatev o coger el teleférico más largo del mundo. Nosotros cogemos el teleférico ya que ofrece unas panorámicas alucinantes de las montañas que componen el cañón del Vorotan.

Se construyó en el 2010, se tardó 10 meses, tiene 5752 m que le hicieron entrar en el libro Guiness de los Records. Cada cabina tiene cabida para 25 personas. Cuesta 5000 Drams ida y vuelta, 3000 sólo ida. Cuando llegamos a la taquilla nos dicen que tenemos que esperar 1,30 horas ya que hasta entonces están todos los tiquets comprados. El telecabina tarda 12 minutos en hacer el trayecto y sale de cada lado cada 15 minutos, a las horas enteras, a los 15, a los 30 a los 45 y así hasta las 5 de la tarde que es la última salida desde Tatev.

Tiene una altura máxima de 320 m y desde luego impresiona. Como tenemos tiempo vamos con el coche a hacer un poco de la carretera que va al Puente del Diablo, una formación geológica generada por la erosión del rio Vorotan durante milenios que ha dado como resultado una especie de arco de roca bajo el cual fluyen las aguas del río. También hay dos piscinas naturales donde la gente se baña, ya que hace mucho calor. Desde el parking del telecabina son 10 km.

En el restaurante del telecabina hay wifi gratis y un mirador espectacular desde donde se ven un montón de rapaces. Hay unos paneles que informan de que hay águilas doradas, la short toed snake Eagle y el buitre griffon. Con nuestros prismáticos las vemos muy bien, aunque a veces están tan cerca que no son necesarios. Al estar a 2000 m de altura, están en su elemento.

En el telecabina hay unos audios en armenio, ruso e inglés que te va explicando lo que vas viendo desde las alturas.

El complejo religioso se fundó en el s IX sobre las ruinas de una pequeña iglesia que existía desde el s IV. En su época de mayor esplendor vivieron más de 1000 personas entre monjes y aprendices. También albergó una importante universidad y una biblioteca con miles de manuscritos. El recinto fue asediado y destruido en diversas ocasiones por los selyúcidas y las tropas de Tamerlán. Además varios terremotos lo dejaron en ruinas. Sin embargo siempre resurgió de sus cenizas.

El templo más importante es el de Surp Poghos- Pietros que fue edificado entre el 895 y el 906. Su enorme cúpula en forma de paraguas lo hace inconfundible y su bonito campanario franquea la entrada. En su interior hay interesantes frescos de la Edad Media y bonitos bajorrelieves.

La pequeña iglesia de San Gregorio se acurruca en su muro sur. Se alza en el mismo lugar en el que un temblor de tierra destruyó el anterior santuario. Al lado se encuentra el mausoleo de Grigor Tatevatsi, un famoso filósofo, erudito y religioso que estuvo al frente de la universidad de Tatev durante la época feudal y que la llevó a su periodo más brillante. Otra pequeña iglesia, la de Surb Asvatsatsin, se encuentra al lado de una de las dos torres que defienden el recinto.

En el patio hay una columna octogonal de 8 m de altura que está coronada por un khachkar. Se dice que lleva en el recinto desde el s IX. Se llama el Gavazan o columna oscilante. Es una de las estructuras más emblemáticas de Tatev, al parecer la pilastra es muy sensible y al menor movimiento tiende a ladearse un poco, aunque milagrosamente después siempre vuelve a su posición original. Sus oscilaciones sirvieron para alertar a los monjes de terremotos o de la llegada de algún ejército, por los temblores que provocaban las pisadas de los soldados.

Tatev era como un pequeño poblado, tenía su propio albergue para peregrinos, celdas para monjes, biblioteca, comedor, cocinas, pastelerías, baños y la residencia del obispo. Casi todo esto se puede visitar aunque lo único que está amueblado es el refectorio.

Fuera, se puede visitar una antigua almazaba donde los frailes producían su propio aceite.

Cuando ya hemos visitado todo, vamos al telecabina y somos los únicos en bajar!!!! Lo tenemos todo para nosotros, porque a la ida fuimos un poco achuchados.

Antes de llegar a Noravank, paramos en uno de tantos vendedores de miel y compramos un kilo por 4000 Drams. El señor nos invita a café, muy amable, tiene una especie de remolque donde vive con su cama y poco más.

De aquí tenemos 135 km hasta Noravank. Nos desviamos 8 km de la carretera general y al principio es un cañón impresionante con paredes que suben verticales casi al lado de la carretera. El monasterio se mimetiza con las montañas rojizas que lo rodean y su silencio tan solo se rompe con el sonido de las aguas del río Gnishkajour, afluente del Arpa. Al atardecer, el tono carmesí de los rayos del sol potencia aún más el color anaranjado de las rocas y convierte el crepúsculo en todo un espectáculo. El complejo religioso que se eleva sobre un promontorio, es un punto de referencia para los armenios. Está construido sobre las ruinas de un antiguo templo cristiano y alcanzó su máximo esplendor durante el reinado de los príncipes Orbelian, cuando se liberó de los selyúcidas.

La mayoría de sus edificios fueron construidos entre los s XIII y XIV por el maestro Momik. El recinto que está amurallado, está compuesto por la iglesia de Asvatsatsin, con dos pisos y unas curiosas escaleras de acceso exteriores sin barandilla. Da un poco de cosa subirlas y bajarlas, a pesar de que hay una cadena para agarrarse son muy poco anchas y has de tener mucho cuidado. Cuando llegamos hay unos novios haciéndose las fotos y la novia tiene problemas con su vestido ajustado y se lo tiene que subir muy arriba para poder ascender por las mini escaleras.

Luego vamos a la de San Esteban que es la más importante de todas, la capilla de San Gregorio con sus tumbas de los miembros de la dinastía Orbelian, la de San Karapet, la más antigua de todas, del s IX.

Ahora toca lo que menos nos gusta que es buscar alojamiento. Tenemos en el Maps Me unas cuantas en Areni, que está a 2 km de la salida a la nacional del monasterio. Primero vamos a una que se anuncia en la carretera y vende además la cosecha de melones, sandia etc. La habitación está muy limpia, austera pero el problema es que no hay aire acondicionado y parece un horno. Vamos a otra que la habitación es más tétrica, tiene aire acondicionado pero no hay luz, con lo que aunque la señora dice que en media hora habrá luz, no nos fiamos.

Areni está rodeado de viñedos y regado por las aguas del rio Arpa. Parece que aquí ha habido vino desde siempre, los restos que se han hallado en la cueva Areni 1, en las afueras de la localidad, donde no solo se han encontrado los zapatos más antiguos del mundo, de casi 6000 años, sino una de las primeras bodegas de la humanidad. La gruta se encuentra a la entrada del cañón de Gnishik, con sus paredes verticales de hasta 100 m de altitud y diferentes vías de acceso, que la convierten en parada obligatoria para los amantes de la escalada. De hecho vemos carteles que indican que hay muchas rapaces y vemos algunas.

Vamos al Ararat B&B, que está a unos km al norte en Chiva, que por suerte han puesto una señal pequeñita en el acceso y llegamos sin novedad. La acogida no puede ser mejor con lo que nos quedamos en este, ya que es una casa grande y tiene un jardín muy bonito. Al llegar hay muchos niños, pero la señora de la casa nos dice que no nos preocupemos que todos se van, es su hijo y nietos y que todo quedará más tranquilo. Nos cuesta la habitación con desayuno 12.000 Drams (22€).

Nos pregunta si queremos cenar y nosotros le decimos que no, que no tenemos mucha hambre lo cual es verdad. Nos invitan a café, sandia y melocotones recién cogidos del árbol, que están muy ricos.

Hay un balancín al fresco, donde miramos nuestros próximos destinos y vamos al coche a por una cerveza. Al verlo nos traen queso hecho por la señora, lavash, tomates, pepinos, un revuelto de patatas, todo exquisito. Nos sentimos un poco mal, ya que no queríamos cenar y está todo tan bueno que casi nos lo acabamos. Son la amabilidad en su grado máximo. Llega un momento que los mosquitos nos echan y nos vamos a la habitación a descansar.

Hemos hecho 217 km

DÍA 41 9-8-2018 JUEVES

CHIVA – KHOR VIRAP – ECHMIADZIN – ZVARTNOTS CATEDRAL – MUSEO DEL GENOCIDIO ARMENIO – YEREVAN

El desayuno es pantagruélico, tortilla, varias confituras caseras, queso, miel, pan, lavash, madalenas caseras, tomate, pepino etc. Todo está exquisito, muy recomendable esta guest house. Evidentemente no podemos ni con una pequeña parte de todo lo que nos pone, así que coge una bolsa y nos pone dos tomates del huerto, melocotones recién cogidos del árbol, queso y pan. Nos dice, que para un pic nic. Es un cielo esta señora y su marido.

A 70 km de Chiva está Khor Virap, a los pies del Monte Ararat. El edificio se construyó por primera vez en el s VI. Está rodeado de viñedos de donde brotan las uvas para destilar coñac. En este lugar se unen los dos símbolos del país, su montaña sagrada y el rincón donde Gregorio el Iluminador estuvo encerrado casi trece años. Como resultado el monasterio se ha convertido en un icono. Se trata de un complejo amurallado que cuenta con un par de iglesias y las celdas de los religiosos. Se sitúa en la margen derecha del rio Arax, que marca la frontera con Turquía, que se encuentra a 300 metros!!!

La leyenda dice que el Rey Tiridates III encerró al santo en una mazmorra llena de serpientes y escorpiones durante trece años al enterarse de que el padre del cristiano había asesinado a toda su familia en una conjura para arrebatarle el trono unos años atrás. El prisionero sobrevivió al cautiverio gracias a una viuda que todos los días le deslizaba un poco de pan a través de una abertura. Cuenta la historia que cuando Tiridates III mató a las 36 monjas que llegaron de Roma, enloqueció. Entonces su hermana tuvo una revelación que le indicó que la única persona capaz de devolverle la cordura era el hombre encerrado en la mazmorra. Le puso en libertad y San Gregorio le sanó.

En agradecimiento, el monarca decretó que a partir de entonces la única religión de su reino seria la fe de Cristo.

La celda aun se conserva y se puede visitar, si uno tiene el valor suficiente para bajar los seis metros y medio de estrechas escaleras metálicas que están a la derecha del altar de la Iglesia de San Gregorio. Nosotros esperamos para bajar, pero al asomarnos no tenemos redaños para hacerlo. Da mucha impresión y al ser los escalones redondos nos da un poco de miedo.

En el centro del patio del monasterio se sitúa la iglesia de Surb Astvatsatsin, que fue construida en el s XVII en tufa rojiza y negra. Destaca el bajo relieve situado junto a una ventana del altar donde aparece en la parte derecha San Gregorio con una biblia curando al rey.

De aquí ya vamos a la ciudad de Echmiadzin, que junto con Jerusalén es la ciudad santa para los armenios. Aquí se encuentran algunas de las iglesias más antiguas del mundo y tiene una altísima concentración de monumentos catalogados como Patrimonio de la Humanidad. Es la localidad donde vive la autoridad suprema de la Iglesia Apostólica Armenia, el Catolicós, que para sus seguidores equivale al Papa y está revestido con la misma gracia.

Estuvo habitada desde hace miles de años y fue la capital del Reino de Armenia entre los s II y IV. Con la adopción del cristianismo se convirtió en el corazón espiritual de la nación. Siempre ha tenido una importancia crucial para los armenios y ha sido el escenario de alguno de los hitos que marcaron el devenir del país.

La primera visita es la Iglesia de Santa Hripsimé, data del s 618 y se construyó con tufa volcánica en el lugar donde antes se alzaba una pequeña capilla donde apareció el cuerpo torturado de Hripsimé. Cuenta la leyenda que era una monja inmensamente bella que había tenido que huir de Roma junto a otras 36 religiosas al negarse a contraer matrimonio con el emperador. La comitiva llegó a tierras de Armenia y cuando el rey Tiridates la vió también se encaprichó de ella. La joven tuvo que fugarse de nuevo, pero el monarca la encontró y ordenó que la apedrearan hasta la muerte. Las reliquias de la virgen se encuentran en una pequeña cripta en la parte de atrás del santuario. Junto a la tumba hay una vitrina donde se pueden ver las piedras con las que fue lapidada. En la urna hay 3 piedras solo, suponemos que utilizaron muchas más.

Al parecer solo sobrevivió a la persecución una de sus compañeras, Santa Nino, que huyó hacia Georgia donde se convirtió en la mujer que introdujo la fe de Cristo en el país vecino.

De aquí vamos a la Iglesia de Shoghakat, se levantó en 1694 sobre un antiguo viñedo del que todavía sobreviven algunas cepas. En una de las capillas laterales está enterrada Santa Marine, otra de las monjas asesinadas.

La Catedral de Echmiadzin es la más antigua del mundo y el lugar más sagrado de Armenia. Fue terminada en el año 303. Se cree que Jesús se le apareció en sueños y le indicó a través de unos rayos que creaba con un martillo el sitio donde se tenía que alzar el templo. Todo apunta a que el lugar exacto donde cayeron esos rayos está justo debajo de la cúpula y que ahí antaño se alzaba un santuario pagano de la civilización urartiana. El edificio ha sufrido muchas modificaciones a lo largo del tiempo y poco a poco se ha ido ampliando. Actualmente están restaurándola por dentro y se puede ver muy poquito pues está lleno de lonas y plásticos que no dejan apreciar casi nada.

Existe otra leyenda que dice que el propio Tiridates trajo las rocas para su construcción cargadas a la espalda desde el monte Masis mientras que San Gregorio iba rezando detrás de él. De repente el rey empezó a perder la paciencia y le dijo a su acompañante “no estoy cansado de acarrear las piedras, sino de tus oraciones”. En ese momento Gregorio dejó de rezar y las piernas del rey se quedaron adheridas a la tierra, entonces el rey exclamó “reza por favor”.

En su interior se encuentra un pequeño museo donde se custodia la lanza que atravesó el costado de Cristo y un trocito de madera del Arca de Noé. La catedral se encuentra dentro de un enorme recinto religioso donde se ubica la residencia del Catolicós, un seminario, librerías, museo, refectorio, cementerio y tienda de souvenirs. Es como una pequeña ciudad dentro de otra.

Por último se visita la Iglesia de Santa Gayané, se encuentra a unos 300 m al sur de la catedral. Esta pequeña iglesia da la sensación de ser incluso más antigua que la propia catedral, sin embargo data del s VII. Es un templo lúgubre y tranquilo, tiene tres naves y una cúpula central. Fue levantada en el lugar donde se cree que santa Gayané, la madre superiora que dirigía al grupo de monjas que huyó de Roma, fue enterrada después de su martirio.

Las 4 son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Visitamos el templo de Zvartnots, patrimonio de la Humanidad, que está muy cerca de lo anterior. La entrada son 300 Drams para los armenios y los extranjeros 1300 Drams!!!!. Los restos de Zvartnots cuentan que aquí se levantó un día un templo que desafió las leyes de la gravedad y que llegó a superar en grandeza a la Catedral de Echmiadzin. Según Toros Tomaranyan, que fue la persona que cartografió las ruinas en 1905, el edificio consistía en tres poliedros, uno dentro de otro, que iban decreciendo en diámetro y altura y que estaban coronados por una cúpula en forma de cono que se alzaba a 45 m de altura, el equivalente a un inmueble de 15 pisos.

El centro lo ocupaba una piscina circular para los bautizos. Se dice que el diseño le gustó tanto al emperador bizantino que quiso llevarse al arquitecto a Constantinopla, pero nunca llegó a su destino ya que murió por el camino.

El santuario fue construido en el s VII en el lugar donde Gregorio el Iluminador fue enterrado. Su diseño fue tan avanzado para su época y tal fue su altura, que tres siglos después su estructura no pudo soportar el envite de un fuerte terremoto. Lo que queda son solo algunas de sus columnas, una pequeña arquería y algunos de los enormes bloques que se utilizaron en su construcción.

Al lado se encuentran también las ruinas del antiguo palacio del Catolicos y los restos de una bodega que abastecía a los residentes. El complejo tiene un pequeño museo donde se ven las fotos de los arqueólogos, arquitectos y personas relacionadas con Avartnots. También hay maquetas del templo para que se vea como era cuando se construyó.

Cerca de la entrada hay una enorme placa de piedra del s VII con un texto en escritura cuneiforme que dice “ si alguien se atreve a cambiar de sitio esta estela, a sumergirla, enterrarla o decirle a alguien que la destruya, que una maldición caiga sobre el”.

Como se encuentra a las afueras de Yerevan, antes de ir al hotel vamos a ver el Museo del Genocidio y el monumento conmemorativo al Genocidio.

El monumento se construyó en recuerdo del millón y medio de armenios que perdieron la vida durante las masacres perpetradas por los otomanos a partir de 1915. Su construcción finalizó en 1967 y fue el resultado de las multitudinarias manifestaciones que tuvieron lugar en Ereván el 24 de abril de 1965 para demostrar su descontento durante el aniversario de las masacres.

Cerca de un millón de personas se agolparon en la capital en una de las concentraciones públicas sin parangón hasta aquella fecha en la URSS. Ante tales muestras de cabreo las autoridades comunistas accedieron a la construcción de un lugar para el recuerdo de las víctimas y para ello eligieron una de las pequeñas colinas existentes al oeste del Kentron.

El obelisco simboliza el resurgimiento nacional después de la tragedia. A poca distancia se levantan los doce bloques de hormigón que forman la plataforma circular que protege la llama eterna en recuerdo de los fallecidos. Esta docena de placas inclinadas simbolizan las regiones donde ocurrió todo, así como los territorios históricos perdidos de lo que llaman la Armenia Oriental, hoy la actual Turquía.

La tradición es depositar un clavel blanco o rojo frente al fuego y el ambiente es muy emotivo. Vemos una señora que trae un ramo y los va depositando junto los que ya están alrededor del fuego.

De aquí ya vamos al museo, se encuentra en un bunker de cemento al cual se accede por unas escaleras que cuenta lo que ocurrió antes, durante y después con fotografías, videos, paneles explicativos etc. Fue construido en 1995 para conmemorar el 80 aniversario de las masacres.

Durante el 24 de abril, Armenia llora a las víctimas del Genocidio. Es una fecha muy emotiva, sobre todo en la capital. Cientos de miles de personas peregrinan hacia aquí para recordar a los fallecidos y embajadores de decenas de países visitan la explanada en señal de respeto.

Ese día una multitud silenciosa procedente de todos los rincones del país y de la diáspora abarrota el monumento portando claveles rojos y blancos, que los depositan junto a la llama eterna para mostrar su duelo. Al final de la jornada, un muro de miles de flores la rodea. Es un día de caras largas, de negocios cerrados y de calles vacías.

En los jardines hay plantadas coníferas con una placa de la persona o institución que la plantó, hay cientos muchos de embajadores de muchos países, pero no vemos ninguno de nuestro país.

Ahora sí que vamos al hotel y a diferencia de muchos días lo encontramos a la primera!!!!. Se llama Confort House Hotel y está a unos 2 km de la Plaza de la República. Nos cuesta 25 € por noche con desayuno y baño dentro. La chica que nos atiende es muy simpática y habla muy bien inglés. La habitación es agradable, con mucha luz y está todo muy limpio. Tenemos nevera, televisión pantalla plana y lo más importante que es el aire acondicionado.

Descansamos un rato y luego ya, sin tanto calor vamos a visitar un poco de esta ciudad.

Mientras vamos bajando hasta la Plaza de la República, miramos escaparates y los precios son tan caros o más que los de España en las tiendas por las cuales pasamos. Entramos en un supermercado y más de lo mismo, muy caro para los sueldos que tienen aquí.

La antigua plaza de Lenin es el centro neurálgico de la ciudad y el corazón político del país. Está rodeada de algunos de los edificios más emblemáticos como el Hotel Marriott, el Palacio del Gobierno, algunos ministerios, la Galería Nacional y el Museo de Historia. Todos lucen en su fachada tufa de color blanco o rojizo que le dan ese toque tan exótico y único. Fue diseñada por el arquitecto Alexander Tamanian en los años veinte y es el punto de partida de algunas de las calles más importantes. En el centro de la plaza hay una especie de mosaico gigante de piedras que homenajea uno de los símbolos de la artesanía nacional, la fabricación de alfombras.

Una cosa que nos llama la atención, es que hay puestos de venta ambulante y delante de ellos se ponen 5 o 6 policías con lo que la gente no se puede acercar a comprar, en caso de que les interesen los juguetes que es lo que venden en su mayoría. Suponemos que no tienen permiso y no los detienen pero tampoco les dejan vender. Una señora discute con mucho enfado, pero los policías no le hacen ni caso.

De aquí nos vamos a una calle peatonal que lleva al Palacio de la Opera. Está situado entre parques y jardines, cafés y pubs, es el punto de reunión de los locales y el santuario de la música clásica para los armenios. Está dividido en dos anfiteatros, la sala Aram Khachaturian y el Teatro Nacional de Ópera y Ballet. Cada una de ellas tiene una capacidad de cerca de 1300 personas. El exterior está construido en basalto y emula el estilo arquitectónico del templo de Zvartnotz. Su singularidad le valió el Gran Premio de la Expo de Paris en 1937.

Paseando, encontramos un restaurante con mesas en el exterior que nos gusta y nos quedamos. Es de la cadena Karas y pedimos dos ensaladas, dos segundos y dos cervezas y nos cuesta 6300 Drams. Hay que tener en cuenta que el precio que ponen en el menú, es sin el 10% de impuestos, que luego te suman al pedir la cuenta.

Vamos volviendo al hotel donde llegamos sin novedad.

Hemos hecho 150 km.

DÍA 42 10-8-2018 VIERNES

YEREVAN – GARNI – MONASTERIO DE GEGHARD – YEREVAN

El desayuno de este hotel deja bastante que desear, eso sí, hay salchichas que se comerán la camada de gatitos que tenemos en el jardín y su mamá.

Hoy tenemos en Garni nuestro primer objetivo. Está a unos 25 km del hotel por una carretera horrorosa. La entrada cuesta 1500 Drams para los turistas y 500 Drams para los armenios. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pero no creemos que valga mucho la pena, o debe ser que estamos saturados de ver cosas.

El templo de Garni es el único pagano de Armenia que continua en pie. Sobrevive gracias a los ruegos de la hermana del rey Tiridates III que le pidió que no lo destruyera. Aquella fue una época en la que el afán del cristianismo por borrar cualquier huella de su pasado idólatra provocó que el país perdiera buena parte de su herencia cultural. El edificio se vino abajo tras el terremoto de 1679 y las autoridades lo reconstruyeron en la época comunista.

El templo de Garni se levanta en lo alto de un precipicio desde donde se contempla la Garganta del río Azat. Es posible descender por el quebrado hasta el curso de agua a través de sus caminos. Fue construido en la segunda mitad del s I por el rey Tiridates I en honor a Mitra, el Dios del Sol, y conmemoraba la incorporación de Armenia al Imperio Romano en tiempos de Nerón. Está edificado en basalto y cumple con las reglas geométricas sagradas para los helenos. Sus 24 columnas son de estilo jónico y se eleva sobre una plataforma de nueve escaleras que conducen al altar donde se adoraba la deidad.

Se cree que el lugar estuvo habitado desde el tercer milenio antes de Cristo y que fue un lugar estratégico por su facilidad defensiva. De hecho, el recinto es una vieja fortaleza de la época de Urartú. Al lado del templo de Garni, se ven los restos de unas termas romanas que tiene un mosaico con motivos marinos. También se encuentran las ruinas de la iglesia de Sion, que era circular.

A 10 km se encuentra el Monasterio de Geghard, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Durante siglos fue inaccesible y ahora ha estado hasta ayer, durante 5 días, cerrada la carretera por un desprendimiento de piedra en las cercanías. Tenemos suerte y podemos pasar. Para nosotros es el mejor de todos los que hemos visto en Armenia. Se mimetiza con las paredes del cañón Geghardatzor como un camaleón.

Los muros que lo rodean le confieren más alma de fortaleza que de casa de Dios y las decenas de cuevas que hay en los alrededores donde antaño se retiraban los eremitas lo hacen intrigante.

En este lugar aislado se guardó durante mucho tiempo la mayor reliquia de Armenia, la lanza que atravesó el costado de Cristo. De hecho, su nombre significa en hebreo antiguo “la lanza”.

Hoy se custodia en el museo de la Catedral de Echmiadzin. No se sabe a ciencia cierta cuándo empezó la vida religiosa en este lugar, pero se piensa que este sitio ya era sagrado en tiempos paganos debido a sus manantiales. Algunos expertos piensan que el cristianismo pudo haber estado presente aquí desde el s IV y que poco a poco se levantó un antiguo templo.

Seis siglos después, en el 923 los árabes lo saquearon y lo quemaron. Como resultado se perdieron muchos manuscritos y no quedó apenas ningún vestigio de su pasado.

El actual complejo se levantó entre los s XII y XIII y consta de diversas capillas, iglesias, algunas horadadas en la tierra. La más antigua es la pequeña capilla de San Gregorio, excavada en la pared del acantilado. Sin embargo, la principal es la de Katoghike, que data de 1215. El complejo fue comprado por la familia Proshyan durante la Edad Media, quien lo amplió y lo convirtió en uno de los principales centros de peregrinación. Por eso, se pueden ver algunas tumbas de esta dinastía en el interior del edificio central.

En la iglesia de Avazan, que significa piscina, se practican ritos que tienen que ver con el culto al agua. Se construyó en 1240 y fue excavada en la roca junto a un manantial natural. Se dice que si una mujer estéril bebe agua de su fuente y cree con todas sus fuerzas, quedará encinta. Fuera de las murallas, existen algunos árboles con decenas de pañuelos atados a las ramas. Se piensa que tienen propiedades esotéricas y que si atas uno y después das siete vueltas a su alrededor, te concede un deseo.

Al lado se encuentra la reserva del rey Josrov, que hace 1700 años decidió plantar en la ladera sur de la montaña Geghama un bosque para cazar. Desde entonces fue un coto para la nobleza quien introdujo nuevas especies de Persia y países vecinos. La reserva fue creada en 1958 y se extiende a lo largo de 29.000 Ha. Hay osos grises, linces, muflones armenios, leopardos asiáticos y otros mamíferos. Para visitarlo hay que contactar con la oficina de turismo de Garni.

De vuelta en Yerevan vamos a la Cascada y a ver la Estatua a la madre Armenia. La zona donde está el museo del ejército y la Estatua es zona de embajadas, vemos la de Georgia o la de Letonia. La estatua Mayr Hayastan está situada en el Parque de la Victoria, en la parte alta de Ereván. Esta gigantesca estatua de 23 m mira hacia Turquía con una enorme espada en la mano. Se espiga sobre un pedestal de otros 35 m y en su interior se encuentra el Museo Militar. Se levantó en 1967 para sustituir la antigua escultura de Stalin. Cuando se sacó esta escultura mató a un soldado y hirió a unos cuantos, con lo que la gente decía con ironía, que incluso desde la tumba Stalin seguía matando.

El parque sin este sol y esta calor debe ser bonito, ya que incluso tiene un pequeño lago con barquitas, pero nosotros dejamos para la tarde la visita a La Cascada.

Por la tarde sin tanta calor vamos andando desde el hotel hasta Kaskad. Está situada al final de la calle Tamanian, al norte del distrito de Kentron. Es un monumento de dimensiones faraónicas que trepa por la colina que conecta el centro de la ciudad con las zonas altas. Sus cientos de escaleras desembocan en el gigantesco monolito que conmemora el 50 aniversario de la sovietización del país (1971).

En la base de la Cascada hay una pequeña explanada ajardinada con esculturas de artistas de renombre como el colombiano Fernando Botero, que tiene tres obras, guerrero romano, mujer fumando y una que nos encanta que es un gato. Hay incluso una escultura de Jaume Plensa, que se titula “Sombra”. Otras esculturas que nos encantan son de un tal Flanagan, norteamericano que hace obras con liebres en posturas divertidas.

La ascensión al monumento es como visitar un museo al aire libre, con fuentes, obras de arte y jardines. La subida tiene una longitud de 500 m y una altitud de 100 m. se puede subir con escaleras mecánicas por el interior, muy recomendable también, pues hay obras de arte muy chulas. En este momento, el interior solo abre de viernes a domingo.

Nos gusta mucho esta visita vespertina. Miramos un mapa turístico y vemos que no muy lejos está la Mezquita Azul con lo que vamos a visitarla. Es uno de los pocos vestigios que se mantienen en pie de ese antiguo Ereván multicultural del que tanto se hablaba, y la única mezquita que aún permanece en pie.

Fue construida en 1765 por el gobernador Hussein Ali Khan y durante la época comunista se convirtió en la sede del Museo de la Ciudad de Ereván. Su minarete de 25 m, una preciosa cúpula azul turquesa y su bonito jardín oriental la convierten en un remanso de paz en mitad de la capital.

Volvemos hasta la Plaza de la República, ya que al lado hay un restaurante de la cadena Karas donde cenamos una ensalada y una pizza grande con dos cervezas Ararat que nos cuesta 6000 Drams. Hemos decidido cenar aquí ya que en verano de 9 a 11 de la noche hay un espectáculo de luz y sonido en las fuentes de la Plaza de la República.

El show utiliza ochenta y siete chorros para hacer que la fuente que está frente a la Galería Nacional baile al ritmo de grandes compositores como Beethoven o Vivaldi. Hace una temperatura muy agradable pues mientras cenábamos ha caído una gran tormenta, pero de corta duración.

Después de un ratito compartiendo con locales y foráneos esta diversión, volvemos al hotel a descansar.

Hemos hecho 76 km.

 DÍA 43 11-8-2018 SÁBADO

YEREVAN – VANADZOR – ALAVERDI – TIFLIS (GEORGIA)

Hoy el desayuno sigue igual que ayer, poco apetitoso, pero los gatitos desayunan estupendamente, ya que se comen 8 salchichas.

Hoy ya volvemos a Georgia por otra carretera hasta Navadzor y antes de llegar a la frontera gastamos nuestros últimos drams en gasoil. El precio se ha mantenido fijo durante la semana que hemos estado, ha sido 470 drams el litro.

El tiempo ha cambiado pues estamos a menos de 20 grados y se agradece. Hemos parado en Alaverdi para ver los 4 leones que no vimos a la bajada. Son graciosos sin más.

La frontera de Armenia la pasamos rápido, el conductor va en el coche y el acompañante va a una ventanilla, donde no hay nadie con lo cual el trámite es muy rápido. Nos piden los papeles que nos dieron al entrar y se quedan todos menos el seguro que pagamos que nos lo quedamos.

Para entrar a Georgia hay muchos coches y tardamos un poco más. En esta ocasión nos quedamos los dos en el coche y sin problemas nos sellan los pasaportes y además no nos revisan nada. En la ventanilla de las personas que van en autobuses o taxis hay más de cien personas con sus maletas y bultos… tardamos media hora en pasarla.

     

 

A %d blogueros les gusta esto: