India del Norte

VIAJE DE VERANO DEL 2009

 

Teníamos una antigua deuda con esta parte de India, concretamente con Cachemira, pues 9 años antes estuvimos a punto de visitarla pero entonces circunstancias  políticas nos lo impidieron. Ahora además de visitar Srinagar hemos estado en el Ladakh y en sus valles gozando de sus apacibles gentes y de sus bellas “gompas”. El Ladakh  es  de los mejores sitios que uno puede visitar si desea un lugar apacible, pero interesante, con muchas cosas para hacer. Este viaje tuvo la gran ayuda  de los consejos y orientaciones de los amigos de Mesenllà, web que recomendamos visitar si se quiere viajar por el Ladakh

Amritsar, Chandigarth, Shimla, Manali, Spiti Valley, Leh, Valle del Nubra, Cachemira, Srinagar, Delhi

 

GALERÍA DE FOTOS

VÍDEO VIAJE PARTE 1

VÍDEO VIAJE PARTE 2

PDF de la Ruta de la India del Norte

Fecha del viaje

Salimos el 21 de julio y volvimos el 24 de agosto

Moneda

La moneda es la rupia y el cambio es de 1€=66 rupias. Hay billetes de 1.000, 500, 100, 50, 20, 10, 2 y de 1 rupias. También hay monedas. Es mejor cambiar en una casa de cambio pero se ha de tener cuidado y preguntar por las comisiones. Cambiar en los Bancos es lento pero más seguro.

Nivel de vida

Baratísimo, sobretodo referente a la comida, transporte y hoteles. Otra cosa es la calidad que te den por lo que cuesta

Seguridad

Es un país aceptablemente seguro, a excepción de Delhi donde hay muchos “cazaclientes” que te quieren timar y muchos indigentes que con la excusa de pedir limosna, te intentan robar.

Electricidad

Los enchufes son los de tres patillas a 220 Voltios aunque en algunos hoteles hay más opciones.

Clima

En la zona del Ladakh no llueve casi nunca pero en el resto de las zonas que visitamos en India en agosto son los monzones y hay fuertes aguaceros. Al año siguiente de estar nosotros, cayó una tromba de agua espectacular en LEH causando muchos muertos, pero fue una excepción realmente rara.

Guía de viaje

Existe la guía Geoplaneta en castellano y otras guías visuales.

Recorrido

DIA 1 BARCELONA-HELSINKI-DELHI
DIA 2 DELHI-AMRITSAR
DIA 3 AMRITSAR
DIA 4 AMRITSAR – LUDHIANA
DIA 5 LUDHIANA
DIA 6 LUDHIANA-CHANDIGARH
DIA 7 CHANDIGARH – SHIMLA
DIA 8 SHIMLA
DIA 9 SHIMLA – MANALI
DIA 10 MANALI
DIA 11 MANALI – MANIKARAN – MANALI
DIA 12 MANALI – VALLE DE SPITY – KAZA
DIA 13VALLE DE SPITY – KAZA – TABO – KUNGRI – DANKAR – KAZA
DIA 14VALLE DE SPITY – KAZA – KEY – KIBER – KAZA
DIA 15 KAZA – MANALI
DIA 16 MANALI – NAGGAR – MANALI
DIA 17 MANALI – KEYLONG
DIA 18 KEYLONG – LEH
DIA 19 LEH
DIA 20 LEH – HEMIS – CHEMREY – STAKNA – MATHO – STOK – LEH
DIA 21 LEH
DIA 22 NUBRA VALLEY – KHARDUNG LA– KHALSAR – DISKIT – HUNDAR
DIA 23 NUBRA VALLEY – LEH
DIA 24 LEH – TIKSEY – LEH
DIA 25 LEH – ALCHI, LIKIR Y BASGO
DIA 26 LEH
DIA 27 LEH- SHEY – LEH
DIA 28 LEH – CAMINO A SRINAGAR
DIA 29 SRINAGAR
DIA 30 SRINAGAR
DIA 31 SRINAGAR – DELHI
DIA 32 DELHI
DIA 33 DELHI
DIA 34 DELHI
DIA 35 DELHI-BARCELONA

Diario de viaje

DIA 1 BARCELONA-HELSINKI-DELHI

Salimos puntuales de Barcelona y tras cuatro horas de vuelo llegamos a Helsinki, donde tenemos que pasar control de equipaje de mano otra vez y de pasaportes. De Helsinki a Delhi hay 6 horas 45 minutos.

DIA 2 DELHI-AMRITSAR

Llegamos a las 4 de la mañana y a las 8 tenemos el siguiente vuelo a Amritsar desde vuelos nacionales que es otra terminal. Hay un bus gratuito que te lleva de una a otra enseñando el vuelo que tienes en seguridad.

La terminal de vuelos domésticos es muy nueva y no te parece que estés en la India.

Vamos a cambiar dinero y hay muchos sitios, pero el único que no cobra comisión es State Bank of India que pone un cartel enorme en la ventanilla especificándolo. Justo al lado está Tomas Cook que no debéis cambiar nunca pues en un letrero pequeñito que casi no se ve, ponen que te cobran comisión, y no es ninguna broma porque es un 10% de lo cambiado … USURA. Si te das cuenta y quieres anular la operación te dicen que es imposible.

Templo de Oro en Amritsar

El vuelo a Amritsar con Kingfisher es 1 hora y 30 minutos y vas con un avión de hélice. Nos costó 127,8 $ los dos, unos 90 €.

En el aeropuerto bastante decrepito y poco utilizado hay taxis prepago que cuestan 500 rupias hasta el centro de la ciudad.

Cogemos uno que nos lleva al hotel que teníamos reservado Grand Hotel en Queen’s Road. En la Lonely lo recomiendan como un elegante hotel, con alegres habitaciones con un jardín de exuberante vegetación. Lo único real es el jardín que no está mal, pero todo lo demás está escrito con un optimismo desmedido, ya que las habitaciones son horrorosas, los baños indescriptibles, y la elegancia no la vimos por ningún lado. El precio es de 1373 Rupias que no está justificado. Eso sí, el personal era muy simpático y te ayudaban en todo lo que les pedías. Y también está muy cerca de la estación de trenes. A este hotel como a muchos de la India les falla el mantenimiento, ya que en poco tiempo está todo desconchado, los teléfonos no funcionan y da una sensación de decrepitud increíble.

Como llevamos unas horas de viaje nos vamos a descansar.

Amritsar fue fundada en 1577 por el cuarto gurú sij, donde en el corazón de la ciudad está el Golden Temple, el santuario más sagrado de la comunidad sij, al que rodea un laberinto de callejones y 18 puertas fortificadas. En 1984, el templo sufrió graves daños durante una intervención del ejercito destinada a expulsar de él a un grupo de extremistas que se habían encerrado para pedir un estado independiente sij. El complejo del templo es, de por sí, una ciudad dentro de otra. El acceso se efectúa por la puerta norte conocida como Darshani Darwaza, que alberga también el Central Sikh Museum, donde se exponen pinturas, monedas, manuscritos y armería, que ofrecen un retrato de la historia sij. Unos escalones descienden hasta el Parikrama (Camino de mármol) que rodea el Amrit Sarovar (Estanque del Néctar, al que la ciudad debe su nombre) y el templo principal, el Hari Mandir (Templo de Dios), con su cúpula dorada. El Parikrama discurre junto al arbol sagrado Dukh Bhanjani Ver, que se cree que tiene poderes curativos, y el Athsath Tirad, monumento que representa 68 de los santuarios de peregrinación hinduistas más sagrados.

Todos los días al amanecer se saca el Libro Santo del edificio y se transporta al Hari Mandir, donde el sacerdote supremo lo abre para leer el vaq o mensaje del día. Desde el atardecer hasta avanzada la noche, el templo resuena con la música de los ragis, músicos contratados para cantar los versos del libro santo.

Todos los visitantes que entran en el templo reciben un pedazo de prasad (ofrenda sagrada). No se puede introducir en el templo ni zapatos, ni agua, ni tabaco, ni comida. Si llevas una mochila te revisan que no lleves nada prohibido, aunque hay una consigna

Fieles sijs en el estanque en Amritsar

donde se puede dejar guardada. Se debe cubrir la cabeza tanto los hombres como las mujeres, si no llevas pañuelo allá hay algunos que te prestan.

Hay un comedor gratuito que se llama el Guru Ka Langar, donde se sirve un plato de dal-roti o dal- rice. Está regentado por voluntarios y puede dar de comer a 10.000 personas (creyentes o no). Es un símbolo de la sociedad libre de castas, por la que tanto lucharon los gurús. La filosofía del voluntariado forma parte importante de la orden sij. Las últimas oraciones de la noche se realizan hacia las 21:30, momento en que se cierra con gran ceremonia el Libro Santo y se devuelve, en un palanquín de plata.

Antes y después de cerrar las puertas del Darshani Deorhi, se friega el suelo del templo con leche y agua.

Por la tarde nos acercamos a ver el Templo Dorado que es por lo que hemos venido a esta ciudad. Cubre nuestras expectativas con creces.

DIA 3 AMRITSAR

Volvemos al templo de oro donde al despuntar el día, los rayos del sol brillan sobre la maravillosa cúpula dorada del santuario que se refleja, en las aguas del estanque. En esas aguas los devotos efectúan las sagradas abluciones. El templo es de excepcional mármol blanco y las paredes, en su interior, están adornadas con filigranas de cornalina, lapislázuli y nácar. Llegan sijs de todas partes de India, la lanza en la mano, la daga en la cintura.

Y también al Jallianwala Bagh que fue el escenario de la terrible masacre de 1919. En estos jardines amurallados fueron tiroteados cientos de manifestantes desarmados por orden de los ingleses. El suceso contribuyó a acelerar el fin del gobierno británico en la India. Hoy se eleva un monumento en honor a los que murieron en el extremo este del jardín.

Ya que se está en Amritsar se puede ir a 9 Km. que se encuentra el último paso fronterizo de la India, separado de Attari en Pakistán, por un breve tramo de la carretera. Cada tarde, cuando las cornetas tocan retreta, una pareja de guardas se dirigen hasta el mástil para arriar la bandera, acto que se repite como en un espejo al otro lado de la frontera. La ceremonia que atrae a mucho público a ambos lados de la frontera, es un doloroso recuerdo de la partición de 1947, cuando Punjab fue dividida en 2 naciones.

Hay taxis que te llevan desde todos los hoteles y cuesta unas 600 rupias, saliendo sobre las 4 de la tarde.

DIA 4 AMRITSAR – LUDHIANA

Por la mañana cogemos un tren en 2S para ir a Ludhiana donde viven los padres de una amiga de Bilbao. Son 2 horas de tren y cuesta 280 rupias los dos.

Ludhiana es famosa por su facultad de Agricultura donde se hace una investigación muy avanzada para conseguir cosechas mejores y más grandes ayudando a los agricultores a optimizar sus recursos. Es una ciudad enorme de unos 16.000.000 de habitantes. Este día y el siguiente son para descansar y disfrutar de la compañía de la familia de Parmeta que nos acogió excelentemente bien y donde nos sentimos tan a gusto como en nuestra propia casa.

DIA 5 LUDHIANA

Día tranquilo yendo de tiendas y poco más. Esta familia es sij y es una buena manera de informarse de esta religión, mezcla de hinduismo e islamismo, que fundó el primer gurú de la secta Nanak, en el siglo XV en el Punjab. Consta de 10 millones de personas cuyo sistema se basa en la acción correcta, el respeto a un Dios único y la autodisciplina. Enfatizó la necesidad de vivir en sociedad y aplicar la recta moral a la vida cotidiana, sin dejarse prender por la trampa de las castas ni las divisiones. El décimo gurú y último Govind Singh, fue tan efectivo en la batalla como en la difusión de la doctrina. Con el se convirtieron en una comunidad marcial y no dejaría de acentuar la guerra de liberación. Indicó a sus discípulos que debían ser designados como sikh (o sij depende de la traducción) que quiere decir discípulo, y también como sing, león. Impuso cinco observancias para todos los sikh: no cortarse los cabellos ni la barba, abstenerse del tabaco, tomar el sobrenombre de león, llevar en la muñeca un

Museo en Ludhiana

brazalete de hierro y portar un arma de hoja blanca. La mayoría de ellos, aúnen la actualidad, llevan turbante y lucen una frondosa barba. Son muy trabajadores y amantes de la mecánica. Siempre han resultado modernos y activos, nada dados a la renuncia, extraordinariamente orgullosos de su secta, siempre conscientes del gran papel que han desempeñado en la historia de la India.

Los sikh son iniciados con el bautismo que es un rito de acceso a la organización religioso-militar, la khalsa. Los más extremistas llamados akalis, quieren la independencia de la India.

Como curiosidad saber que los turbantes quedan tan tiesos gracias al almidón, y el tema de los colores no tiene ninguna significación especial, depende de la ropa que lleven (si son coquetos).

DIA 6 LUDHIANA-CHANDIGARH

Por la mañana vamos a la estación de buses y cogemos por 90 rupias uno a Chandigarh. Nos alojamos en el Hotel Satyadeep que nos cuesta 800 rupias la doble con aire acondicionado y lavabo.

Esta ciudad la construyó Le Corbusier en 1950. La encargó el primer ministro de la India como nueva capital del Punjab ya que Lahore ahora pertenecía a Pakistán. Se considera la primera ciudad moderna de India y cuenta con una planta urbanística dividida en 57 manzanas o sectores iguales. La concibió como un hombre modular con el Capitolio que incluye el secretariado, la Asamblea y el Tribunal Supremo como cabeza. La principal zona comercial, la 17 es el corazón, y se halla dispuesta en torno a una plaza central con una fuente delimitada con tiendas. Desde aquí están los pulmones de la ciudad con un enorme jardín de rosas. Los amplios sectores residenciales conforman su torso.

Es conveniente saber el sector para decirlo a los taxistas/richshaws, pero el precio del turista es unas 50 rupias más o menos.

Es una ciudad que carece del encanto y vitalidad que tienen las ciudades indias pero tiene la ventaja de que es la ciudad más limpia y ordenada del país.

Pocas cosas se pueden visitar aunque hay que destacar el Rock Garden. Está situado en una extensión de 1,6 hectáreas y alberga un laberinto de colinas, cascadas y cuevas, con hileras de esculturas creadas con materiales tan originales como tubos de neon, fusibles, cerámica rota, cristal y pulseras rotas. Lo construyó un inspector de carreteras que en los años 70 al ver tantos escombros que se generaban por la construcción de la ciudad decidió utilizarlos para crear este jardín. Sin decirlo a nadie estuvo 15 años construyendo todo tipo de figuras, hasta que por casualidad lo descubrieron porque el jardín no tenía autorización. En rigor se tenía que haber derruido pero se salvó y desde entonces el creador (Nek Chand) se ha dedicado a

Rock Garden

ampliarlo y mejorarlo. Se ha fundado una ONG y se le puede ver en su pequeña oficina con fotos con los más altos dignatarios que han ido a visitarlo. Tiene muchas influencias de Gaudí, ya que utiliza el trencadis en muchas zonas del jardín. Cuesta 10 rupias.

También vamos al Museum and Art Gallery, en el sector 10 que alberga una de las mejores colecciones de escultura gandhara, además de miniaturas. Cuesta 10 rupias y 5 la máquina de fotos.

Venden unas laminas por 20 rupias de algunas de las obras de arte que exponen. Para ir a estos sitios se pueden coger buses que cuestan 5 rupias.

Por la tarde es muy típico ir al lago Sukhna, de agua artificial , bordeado por un paseo lleno de corredores (en otra época no con esta calor) y paseantes. Hay unos patinetes para ir por el lago con formas de patitos, ranitas muy kiths pero muy solicitadas por los autóctonos. También hay sitios para picar algo o tomarte un helado.

DIA 7 CHANDIGARH – SHIMLA

Por la mañana nos vamos a la estación de buses ya que queremos coger uno que nos lleve a Shimla. Nos han dicho que cada media hora sale uno para allá. Queríamos coger uno de lujo pero nos meten en uno que sale ya, sin AC que nos cuesta la friolera de 90 rupias. Se tardan unas cuatro horas en llegar. El bus te deja en el túnel de la Victoria y desde allí te buscas la vida para llegar al hotel. Shimla fue la típica ciudad de veraneo de los ingleses, y hasta 1939 todo el gobierno se trasladaba aquí para huir del calor de las llanuras. Se extiende a lo largo de una cresta de 12 Km., parece que esté a punto de caer hacia el interior del valle. El centro oficial de la ciudad es Scandal Point. No es fácil de recorrerla ya que hay unas calles muy pendientes y cuesta mucho. Tampoco pueden entrar los taxis en muchas zonas, con lo que la gente alquila porteadores para que les lleven todo lo pesado. Los ves arriba y abajo con todo tipo de cargamentos, desde cajas de bebidas hasta vidrios de un escaparate.

La zona neurálgica es The Mall (7 Km. de longitud), donde está todo lo importante desde el ayuntamiento hasta todas las tiendas y buenos restaurantes. Se puede cambiar dinero en State Bank of India y no se tarda demasiado. Recuerdo en el 2000

Tienda en una calle de Shimla

que llegábamos a tardar dos horas y pasábamos por 10 mostradores hasta que nos daban el dinero. Aquí te cobran 50 rupias de comisión , independientemente del dinero de cambies.

También hay que pasar por el Ridge, que se extiende hasta la Iglesia de Cristo, desde donde sale el sendero para el hotel donde nosotros nos alojamos el Dreamland, cuya habitación doble costaba 800 rupias.

Con mochilas cuesta llegar arriba, aunque hay escalones que ayudan en la subida.

En el Ridge, es típico montarte en un pony y hacer un trayecto, donde te lleva el cuidador, de unos 100 metros arriba y abajo.

Hay unas barandas donde la gente se pone a ver la vida pasar y es entretenido, pues siempre hay alguien que te pregunta de donde eres y que haces por allí. Cuando nos quejábamos del mal tiempo nos decían que teníamos que volver en Octubre que era mejor. Es un destino vacacional para ellos principalmente, porque para los turistas no hay demasiado a hacer. Hay unos cuantos edificios curiosos como el ayuntamiento o la oficina de correos.

Si desde aquí se quiere llegar al monasterio de Tabo, hay que hacer unos permisos que los concede el magistrado del distrito. Se tiene que llevar dos fotos y dos fotocopias del pasaporte donde están los datos y el visado. Las agencias de viajes organizan excursiones de 8 días que te llevan por Rekong Peo a Manali pasando por Tabo. Cuestan unos 500 €, el transporte y el alojamiento. Nos parecen muchos días y no lo contratamos.

Restaurantes aconsejables son el Alfa Restaurant y tal como pone la Lonely el Devicos Restaurant.

En la oficina de turismo nos informan de que hacen un tour que va a Kufri, Chini, Bungalow nature, Park Fagu-Naldehra- Mashobra que cuesta 190 rupias y sale a las 11 de la mañana. Como vemos el tiempo lluvioso y tapado que hace no lo contratamos.

En esta zona y época es muy recomendable llevar paraguas, si no, lo compras en el bazar por unas 100 rupias.

DIA 8 SHIMLA

El templo más famoso es el Jakhu , que se encuentra en el monte homónimo de 2450 metros de altitud. En la cima se encuentra un templo consagrado al dios mono Hanuman. Según un poema épico el dios se paró aquí en su viaje al Himalaya en busca de la hierba sanjivini, con la que curó las heridas de Lakshman. El pronunciado camino de 2 Km. que parte del Ridge y atraviesa bosques de cedros himalayos y robles antes de llegar a la cima ofrece unas vistas espectaculares de Shimla. Aunque no es difícil ver monos en Shimla, estos han hecho su reino en el templo por lo que hay que tener cuidado con la mochila o lo que se lleve porque son muy hábiles. De hecho en el camino de subida alquilan o venden bastones para defenderse de sus ataques. Hay que decir que a nosotros no nos hicieron nada y de hecho vimos muy pocos, pero también diremos que caía una tormenta de agua increíble. Los locales que nos cruzábamos si que llevaban los bastones.

Otros templos son el Shiv o el templo de Kali Bari, tipo cabaña bengali en el que se venera una imagen de Kali como Shyamala. También hay un templo sij.

Hay un edificio impresionante que es el Viceregal Lodge, es un caserón de piedra gris en estilo renacentista inglés construido

The Mall en Shimla

en 1888 como residencia de verano para los virreyes de la India. Cada uno de los ladrillos empleados fue traído aquí por mulas. Tiene unos jardines muy cuidados.

Al lado de la oficina de turismo se pueden comprar los billetes de tren o de autobús. Compramos 2 billetes a Manali que nos cuestan 245 rupias por persona. Los de lujo cuestan 450 pero no hay para el siguiente dia.

A pesar de que sale a las 8 de la mañana nos dicen que estemos a las 7:30.

DIA 9 SHIMLA – MANALI

Llegamos a la estación de buses y allí donde nos habían dicho en el anden 6 está el bus. Siempre es una incógnita si estará o no.

Hay unos chiringuitos que venden chai y unas pastas saladas y dulces por unas ridículas 5 rupias, pero que están buenísimas. Las acaban de hacer y vale la pena.

El asiento que tenemos está al principio del bus, pero hay goteras y nos resignamos a ir mojados un rato.

Para cada cierto rato para comer o ir al lavabo que para los indios consiste en ponerse a hacer sus necesidades al lado del bus.

Tras 10 horas de bus llegamos a Manali. En Kullu que está a una hora antes de llegar, el busero te echa del interior y lo lavan, ponen gasolina o ajustan las ruedas. Si no fuera por esta parada se llegaría en una hora menos.

Cogemos un rikschaw que nos lleve, donde recomienda entusiasticamente la lonely el Sunshine GH. Transcribo “Una autentica delicia. Este laberíntico edificio de la época del Raj tiene enormes habitaciones con chimenea y una gran dosis de encanto colonial…” Casi todo es verdad pero lo que no dice es que está como muchas cosas en la India falto de mantenimiento y que las duchas no funcionan o la cisterna del lavabo tampoco. A pesar de lo dicho, nos alojamos aquí. Cuesta 400 rupias la doble. También hacen desayunos, aunque tardan un poco.

DIA 10 MANALI

Hasta los 60, no había nada en Manali aparte de unas cuantas casas de piedra y templos, pero ahora, es el paraíso de los mochileros, lleno de restaurantes, Internet, casas de cambio, hoteles baratos y todo lo que se necesita cuando viajas. También es un destino interior pues el clima es agradable y se pueden hacer deportes de aventura. También es famosa, por su muy buena marihuana (charas) que crece de manera natural es los valles de alrededor. Hay que tener cuidado, porque hay desapariciones de turistas relacionados con la droga, de hecho en el tiempo que nosotros estuvimos por la zona, en los periódicos comentaron el caso de 2 israelíes desaparecidos y que daban recompensa por su localización o pistas para encontrarlos.

Según la leyenda Manu, el equivalente hindú de Noé, atracó su barco en este lugar para repoblar la tierra después de que el mundo quedara destruido por inundaciones.

Manali se centra en torno a una calle, The Mall, una continuación de la carretera que llega a la población. El pueblo original está a unos 3 Km. al norte, que tiene un encanto especial que no han conseguido destrozar los miles de restaurantes, cafeterías, guesthouses e israelíes que los utilizan con su mala educación habitual.

Nos acercamos andando al Hadimba Temple. Es un templo de madera de cuatro alturas, con cubiertas parecidas a las de una pagoda. Se construyó en 1553 alrededor de una pequeña cueva natural que albergaba las pisadas de la mujer demonio Hadimba, esposa de Bhirma, el temible hermano de Pandava. Los muros del templo están cubiertos de tallas de madera de bailarines y adornados con cuernos de toro y cornamentas de íbices. En mayo se llevan a cabo sacrificios de animales. Alrededor tienes a

Familia en Hadimba Temple en Manali

lugareños con conejos de angora muy peludos que te los dan para hacerte la foto. También hay fotos con yaks o trajes típicos.

Muy cerca del templo, se adora un árbol sagrado que es la encarnación del hijo de Hadimba y Bhirma.

El museo de arte folclórico y cultura de Himachal está enfrente del templo. Es pequeñito pero te da una idea muy clara de la forma de vida del valle y como hay fotos de los distintos festivales, ves lo que de otra manera no podrías. Vale 10 rupias. Una cosa curiosa que hay son modelos a escala de los templos de Himachal.

Vamos al templo budista Nyinmapa (5 rupias) que contiene una estatua de 2 pisos de Sakyamuni, el histórico Buda y a la Gompa de la sociedad cultural Gelukpa que es tibetana y tiene más ambiente.

Como restaurantes podemos recomendar el Mount View, Original Sher-e-Punjab, Khiber o el Jonson´s Café.

DIA 11 MANALI – MANIKARAN – MANALI

Contratamos un tour en la oficina de turismo que nos llevan a Manikaran durante todo el día. Cuesta 275 rupias por persona y solo entra el transporte. La primera parada es en un templo hinduista llamado Vaishano Devi Cave Temple que está en la carretera y en construcción. Cuando lo acaben será espectacular. Después ya vamos directo a Manikaran que está en el valle de Parvati. Es un valle muy bonito con sus verdes arrozales y sus campos de manzanos, atrae a muchos visitantes. Pasas por pueblos donde todo está en hebreo, ya que los han monopolizado y todo está orientado a este turismo. De hecho oí a unos israelíes, que si volvían de la India y no habían pasado por este valle es como si no hubiesen realmente estado en India. Después de 85 Km. llegamos a Manikaran (significa joyas de la oreja) que es el pueblo más importante del valle. Según la leyenda una serpiente gigante robó los pendientes a Parvati mientras se estaba bañando y luego los escupió al suelo, liberando los manantiales de agua termal que borbotean por el suelo. Es celebre por el templo que hay, que es sagrado tanto para los sijs como los hindúes. Es el gurdwara Sri Gurú Nanak Ji, que se encuentra cuando pasas el puente sobre el río. Hay baños con instalaciones separadas para hombres y mujeres, con agua diluida hasta una temperatura soportable …. Como es la hora de comer, lo hacemos en el gurdwara, donde nos dan arroz, chapati y una salsa de verduras muy buena.

En los alrededores hay muchas tiendas de chucherias, bisutería etc con unos precios muy buenos, pues hablamos de 5 o 10 rupias por unidad. Cerca están el templo de Rama y el de Shiva llenos de sadhus.

Después de comer ya emprendemos la vuelta, pasamos por Kullu Valley, donde vemos a los hombres con sus tocados Topi, una ceñida gorra de lana con una colorida visera vuelta hacia arriba. Hay también unos chales muy típicos con dibujos geométricos que han potenciado la industria local.

DIA 12 MANALI – VALLE DE SPITY – KAZA

A las 8 empezamos nuestro tour de 4 días al valle de Spity. Nos ha costado 8.800 rupias, y lo que nos cubre es el taxi. Los precios oscilan entre las 8.000 y las 10.000 rupias, depende de la agencia.

Nosotros la contratamos en North Face Adventure Tours, que está en The Mall, y nos da confianza. Le pagamos la mitad a ellos y el resto se lo tendremos que pagar al conductor. Como es de esperar antes de salir de Manali vamos a echar gasolina y me pide la mitad del dinero.

Nuestro conductor es de Bhutan, es la primera persona que conocemos de este país. Se fue, según dice porque no había democracia y era muy pobre.

A las 10 de la mañana llegamos a Mirhim, que está a 35 Km. de Manali y a 3.000 metros de altitud. Después de 17 Km. llegamos al punto más alto de esta carretera es el Rohtang Pass que está a 3980 metros. Llegamos sobre las 11:15. Llegamos a un desvío que nos indica que a 50 Km. está Keylong y a 135 Km. Kaza que es nuestro destino. A las 14:20 estamos todavía a 103 Km. de Kaza, hemos tardado 2 horas para hacer 32 Km., ya que la carretera (por decir algo) es muy horrorosa. Estos puertos solo se pueden atravesar de julio a octubre, el resto del año está cerrado el valle a turistas y autóctonos. A las 16:20

Rothang Pass

llegamos a Losar donde hay control de pasaportes, un puesto muy sencillo donde todavía hay un telégrafo, y todavía tenemos por delante 58 Km. más. Esta ciudad es la primera aldea de Spity, y está situada bajo la amplia confluencia de tres riachuelos que se unen para formar el rio Spity. Pasamos por el convento Yangchen Choling en Pangmo que ofrece educación a las chicas del valle. Después también pasamos por el monasterio Sherab Cholling en Morang.

Al final llegamos a Kaza a las 18:30 de la tarde. Kaza tiene dos partes, la parte antigua donde está el bazar y calles serpenteantes donde parece imposible que puedan pasar los grandes 4 x 4 a un lado del río, y la nueva que es lo primero que te encuentras cuando llegas por este lado. El hotel que contratamos nos cuesta 500 rupias la noche y está recién inagurado, no recuerdo el nombre porque no tenían un cartel pero está en la calle de las escuelas. Es muy recomendable porque la habitación era grande y todo estaba nuevo, incluso el lavabo era muy moderno y agradable. También tenia restaurante pero nosotros preferimos ir a la parte antigua, donde hay bastantes locales como el Nemling Restaurant que está en la calle principal y los platos son buenos y económicos.

Spity es un territorio de fascinantes contrastes. Está separado del fértil valle de Lahaul por el Kunzum La de 4.551 metros. Pequeñas aldeas de casas encaladas salpican el arico valle. Los agricultores locales se ganan la vida a duras penas en la pequeña franja de tierra fértil que hay al lado del río. Las orillas de los arroyos de deshielo están recorridas por monasterios y estandartes votivos, y ovejas baral e íbices pastan en las escasas praderas salpicadas de fósiles marinos. Antaño parte de un reino occidental del Tibet, Spity se sometió al dominio de Ladakh en el siglo XVII y pasó a formar parte de India en el siglo XIX. Spity ha permanecido aislado, enclaustrado entre elevadas cordilleras y fronteras internacionales. Aunque políticamente pertenece a Himachal Pradesh, la región conserva su carácter tibetano y es una importante depositaria de la herencia antigua budista. Kaza está a 3660 metros de altitud.

DIA 13 VALLE DE SPITY – KAZA – TABO – KUNGRI – DANKAR – KAZA

Salimos a las 9 de la mañana, y justo a la salida del pueblo ya tenemos que parar porque hay un desprendimiento de rocas en la carretera y lo están arreglando. Solo hay 48 Km. hasta Tabo, pero tardamos 1 hora y media, teniendo en cuenta que este trozo de carretera está bastante arreglado. Nuestro conductor no ha estado nunca por aquí y tiene que ir preguntando a los lugareños que le indican como llegar. No hay problema porque es la única carretera pero el no lo sabe. El emplazamiento de Tabo es espectacular y está continuamente azotado por el viento, lo cual queda muy estético con las banderas de oración que hay. Está a 3050 metros de altitud. Tabo Gompa es patrimonio de la humanidad y conserva las obras de arte indo-tibetanas más exquisitas del mundo. Durante el siglo XI hubo un gran resurgimiento del budismo y se empezaron a construir cientos de templos. Este es uno de los mayores de su estilo, estando rodeado de una muralla de barro. Los exquisitos frescos del interior han convertido Tabo en uno de los más importantes tesoros artísticos del mundo budista tibetano. El recinto sagrado fue creado en el año 996 por el Gran Traductor que contrató a los mejores pintores de murales budistas en Cachemira para decorar sus paredes. A este monje se le atrabuyen 108 templos construidos.

Las primeras pinturas del Dukhangh (salón de asambleas) datan de los siglos X y XI e ilustran escenas asociadas con la vida de Buda. Hay otras 7 capillas que también contienen pinturas. El templo principal es Tsug Lha- Khang, con una oscura sala que tiene 33 estatuas de estuco de bodhisattvas a tamaño natural suspendidas del techo. Uno de los santuarios alberga una enorme estatua de 6 metros de arcilla de un Maitreya(el buda futuro) sentado. El museo no vale la pena, ya que casi todo son fotos de celebraciones con el Dalai Lama o visitas de famosos. Cuesta 20 rupias. Se ha de avisar a un monje para que te abra las capillas

Camino a Spity Valley

pues están cerradas con candados. Desde Tabo, si no tienes una autorización especial no puedes seguir yendo por esta carretera ya que hay controles policiales y del ejercito pues se pasa muy cerca de la frontera china.

De aquí nos volvemos y vamos a Dhankar. Está a 3.370 metros de altitud. Donde se unen el rio Spity con el río Pin, hay un desvío que sube en 10 Km., 300 metros de altitud por una carretera que quita el aliento. Era la capital del reino nono, pero ahora es un pueblo pequeño pero eso sí, en un emplazamiento excepcional como un nido de águilas. El Dhankar Gompa data de hace 1200 años, está por encima de la aldea y hay magníficas vistas. Cuesta 25 rupias. Tiene una estatua de plata de Vajradhara (Alma del Diamante), en la parte de arriba hay murales muy antiguos. El único problema de estos gompas es que no hay monjes, como mucho 2 o 3. Cuando preguntamos nos dicen que están de vacaciones, lo cual nos parece bien, faltaría más, pero le quita encanto, porque son edificios sin alma. Por encima del gompa están las ruinas de la fortaleza de adobe que servía de refugio a toda la población durante las épocas de guerra, y a una hora a pie se encuentra el lago Dhankar Tso, desde donde se ven los picos gemelos del Mane Rang de 6.593 metros.

Al bajar, después de algunos Km. de vuelta a Kaza cogemos el desvío que nos lleva al Parque Nacional del Valle de Pin. Es famoso por albergar íbices, lobos, zorros y leopardos de las nieves, aunque como era de esperar no vemos nada. Desde aquí se hace un treking muy famoso que lleva de aquí en 8 días al valle de Parvati, cerca de Kullu, pasando por el puerto de montaña de PinParvati de 5.319 metros de altitud. Llegamos a Gulling, y hay que coger a la salida del pueblo un desvío a la derecha que lleva a la gompa de Kungri. Cuando llegamos 2 novicios de unos 12 años que nos siguen corriendo nos abren el gompa, pero es nuevo, ya que hace 2 años que lo inaguró el Dalai Lama y no tiene ningún interés. El antiguo de 600 años no lo abren al público, o por lo menos a nosotros no nos lo abrieron. Cuando dejamos algo de dinero en las donation box, vemos como estos pilluelos cogen un palo y sacan el dinero y se lo reparten.

Curiosamente en la entrada de los pueblos, hay unos indicadores donde indican los habitantes que hay, que oscilan entre las 50 y las 150 personas. Esto nos da idea de lo poco poblado que está esta zona aislada. En total en todo el valle de Spity y Lahaul hay 33.224 personas. En invierno el grosor de nieve es de 2 metros. Cenamos en Dragon, bastante bien.

DIA 14 VALLE DE SPITY – KAZA – KEY – KIBER – KAZA

Saliendo en dirección oeste de Kaza vamos a Key que está a unos 12 Km. Está a 4.116 metros de altitud. El monasterio fue fundado en el siglo XIII, siendo el mayor de Spity. Está situado en lo alto de un peñasco, a 4.116 metros de altura y posee una bella colección de thangkas, siendo la sede de Lochen Tulku, una reencarnación de Rinchen Zampo (el gran traductor). Cada mañana a las 7 de la mañana se celebra una puja, o ceremonia de oración, en la nueva sala, ya que la medieval está cerrada al público.

De aquí vamos a Kibber que está a 8 Km. siguiendo la carretera para arriba. Está a 4.205 metros de altitud. Ahora es una

Tabo

población sin importancia pero antiguamente era una parada de la ruta de la sal. Es la mayor aldea del mundo con electricidad y una carretera asfaltada. El paisaje es como el resto del valle, desolador pero tiene su encanto.

Volvemos a Kaza y le damos el día libre a nuestro taxista que aprovecha para hacer un dinerillo y da clases de conducir a gente de allá.

DIA 15 KAZA – MANALI

Día que dedicamos a volver hacia Manali. Se hace pesado por lo monótono del paisaje y las horas que tardamos, unas 10 en total.

Cuando pasamos por el último puerto hay una caravana increíble, aparte de que ha llovido y está todo embarrado, los coches se quedan encallados y cuesta bastante continuar el camino. Nos alojamos otra vez en el Sunshine.

DIA 16 MANALI – NAGGAR – MANALI

Cogemos un bus público para ir a Naggar. La ida nos cuesta 18 rupias y la vuelta 15 rupias. ¿¿Por qué??, ni idea.

Por esa mísera cantidad de dinero tienes diversión durante más de 1 hora que se tarda. Fue la capital de Kullu durante 1500 años. Tiene dos puntos de interés que son el castillo de Naggar y la Galería Roerich. Desde donde te deja el bus, hay una pequeña subida que te lleva al castillo. Cuesta 15 rupias la entrada. Se construyó en 1460 por los rajas sijs de Kullu, alternando la piedra y la madera. Fue convertido en hotel en 1978. Bajando unas escaleras encuentras el pequeñísimo museo donde hay unas cuantas herramientas, unos maniquíes con ropa tradicional y poco más. El templo Jagtipath, en el patio, alberga una losa de piedra que se dice que fue traída hasta aquí por abejas silvestres.

Siguiendo la carretera principal desde aquí se llega a la Galería Roerich. Cuesta 30 rupias la entrada, es el antiguo hogar del pintor ruso Nikolai Roerich, que murió en 1947. En las plantas inferiores se exponen cuadros suyos, con la peculiaridad de que te tienes que poner unas fundas en los pies para entrar en esas salas. Las plantas superiores son las estancias privadas del pintor que se ven desde fuera por las ventanas, ya que dentro está prohibido. Tampoco puede haber más de 10 personas en esas plataformas ya que no es muy seguro el suelo. Se hizo famoso este pintor por ser el impulsor del Pacto Roerich, un tratado firmado por más de 60 países garantizando la preservación de monumentos culturales de todo el mundo. Subiendo otros 150

Pastora cerca de Naggar

metros se llega a un museo más extenso donde se ven colecciones privadas de este señor, desde objetos etnológicos, fotografías de la familia, y aparte se dan clases de pintura para niños. Bajando por el sendero de detrás del castillo se pasa por Visnu Mandir, cubierto de tallas. Poco después también está el templo Tripura Sundari Devi, parecido a una pagoda y rodeado de dependencias de madera tallada. No lejos de aquí nos pasó una anécdota, quise comprar unas pastas en una tienda y cuando le indique el tipo que quería como no estaban recién hechas el chico me dijo que no me las vendía, lo cual me pareció bastante honrado.

De vuelta a Manali tuvimos un conductor que debía pensarse que estaba haciendo un rally por la velocidad con la que conducía.

De la estación de buses nos fuimos al Templo de Manu Maharishi, de piedra y madera, que se supone que está construido en el lugar donde Manu estuvo meditando tras atracar en Manali, el barco que salvo a la humanidad. Está situado a 3 Km. en Old Manali, que todavía no lo conocíamos. Es un enclave mochilero tipo Kao San Road en Bangkok, lleno de restaurantes occidentales, panaderías, Internet, lavanderías y guest houses, aparte de muchísimas tiendas.

DIA 17 MANALI – KEYLONG

Antes de salir al valle de Spity, reservamos este viaje para poder asegurarnos, plaza y asientos delanteros. Cuesta 1800 rupias por persona, y en eso está incluido el bus, cena, alojamiento en tienda de campaña y desayuno hasta Leh. Se compra en la oficina de turismo del gobierno, aunque también puedes ir en taxi compartido o privado.

Salimos a las 11 de la mañana, después de apuntarnos en una lista los extranjeros, con el número de pasaporte y del visado.

Cuando llegamos a la estación de buses nos dicen que saquemos de la mochila lo que vayamos a necesitar, pues los equipajes no se podrán tocar hasta que lleguemos a Leh. Y digo yo, tanto les costaba decirlo cuando reservas el billete y evitarnos el tener que sacar las cosas de cualquier manera al lado del bus …. En fin nosotros llevamos una bolsa de sobra y allá ponemos todo lo necesario, sobre todo ropa de abrigo pues parece que pasaremos por sitios muy fríos.

Desde Manali, la carretera se dirige al norte a lo largo del valle del río Beas y asciende lentamente a través de pinares hasta las desnudas laderas rocosas por debajo de Rohtang La (3978 metros). Está a 51 Km. de Manali. Este nombre significa literalmente montón de cadáveres en referencia a los cientos de viajeros que han muerto congelados en este lugar. En Khoksar, hay varios dhabas que son pequeños “restaurantes” donde hay comida básica, pero que puedes pedir por ejemplo una omelette con chapatis, te la enrollas como un burrito y te arregla bastante una comida. También puedes comer lo típico indio, que es

Tienda donde se pasa la noche

arroz con verduritas y poco más. Unos 18 Km. antes de Keylong, Gondla es famosa por su fuerte con torres de ocho plantas, construido con capas alternas de piedra y madera. Era la residencia del rey local, y depende que guía lleves, dice que está habitado por descendientes de estos reyes locales, y otras dicen que no hay nadie. Como no pasas demasiado cerca, pues no se.

A las 13 horas paras para comer y llegamos a Keylong a las 7 de la tarde donde nos asignan una tienda de campaña por pareja, aunque en algunas ocasiones son 3. Son bastante cutres aunque parecen limpias las sabanas, por si acaso nosotros utilizamos nuestro saco sabana, porque nos sentimos más cómodos.

Nos dan una sopita, hasta que a las 8 nos dan la cena. Es tipo buffet, donde hay arroz, verduritas, salsitas y chapatis. Las bebidas se pagan aparte, la cerveza cuesta 100 rupias. Hemos hecho solo 120 Km. de los 480 que hay hasta Leh.

DIA 18 KEYLONG – LEH

A las 3 menos cuarto de la madrugada pasa un señor llamando por las tiendas ofreciendo chai. Es para tirarle algo a la cabeza. A las 4 de la mañana en punto se sale. Te dan una caja con 2 huevos duros y dos trozos de pan de molde untados con mermelada. Los perros de por allí, gracias a algunos turistas han desayunado bien.

Parece que Keylong está bien para pasar unos días pues hay un ritmo tranquilo y reposado y se pueden hacer excursiones. Nosotros no vemos nada pues llegamos el día anterior de noche y nos vamos hoy de noche. La noche no ha sido fría a pesar de que estamos a 3350 metros de altitud. No hay nada de tráfico y se avanza rápido. A las 7 paramos para desayunar y tomar algo calentito porque hace frío. Antes hemos pasado por un control de pasaportes. La ventaja es que el ayudante del conductor es el que baja y hace todos los trámites, nosotros no salimos del bus. A partir de aquí hay más de 100 Km. sin nada, aparte de naturaleza y campamentos del ejercito indio.

Poco después pasamos por Patseo a 3840 metros donde hasta los años 50, los nómadas Changpa, cambiaban sal por grano con comerciantes de Lahaul, Zanskar y Kullu. Llegamos poco después a Zing Zingbar a 4170 metros donde después de una curva se ven unos picos y eso nos indica que estamos en la base de los Himalayas. A partir de aquí empezamos a ascender al Bara-lacha Pass que se encuentra a 186 Km. de Manali con 4.891 metros de altitud. Siempre se para en este paso y la gente se hace fotos para recordarlo. Aquí si no estás aclimatado puedes tener problemas como empezaron a tenerlo muchos de los compañeros que iban en el bus, como mareos, vómitos, diarreas etc.

La carretera baja rápidamente y después de 36 Km. llegamos a Sarchu que está a 4300 metros de altitud. Aquí es donde mucha gente pasa noche en su ruta a Leh. Hay muchos campamentos con tiendas de campaña de todos los tipos, desde las sencillas a las más lujosas que tienes el cuarto de baño dentro de la tienda.

El problema es que como están a mucha altura muchos lo pasan fatal, pues no duermen y encima hace mucho más frío y viento que en Keylong. La carretera sigue y después de unos 20 Km., el ascenso de las montañas Zanskar empieza por una carretera en zigzag que se llama Gatta Loops, por sus 21 curvas cerradísimas y que te dejan en el Nakeela Pass a 4.739 metros de altitud.

Bajamos otra vez hasta una puente y aquí volvemos a subir hasta el LachulungLa Pass a 5.100 metros de altitud, que está a 54 Km. de Sarchu. A partir de aquí se va bajando a través de un cañón que parece que estés en Arizona, pues los paisajes son muy similares. Hay una estructura que forma un arco natural muy bonito, poco antes de Pang que es donde se para a comer pues hay unas tiendas donde te hacen unos noddles, té caliente, alguna pasta etc. Desde aquí hasta Upshi que está a unos 135 Km. no hay nada para comer. La carretera vuelve a subir hasta las Morey Plains que es una extensión llana surrealista, y desde aquí llegamos a TaglungLa Pass a 376 Km. de Manaliy 5350 metros de altitud, que dicen que es el 2º paso más alto del

Cartel indicando un puerto

mundo con una carretera asfaltada.

Desde aquí ya nos encontramos Rumtse que es el primer asentamiento del Ladakh a 4325 metros de altitud. A las 9 de la noche, después de 480 Km. y dos días de viaje llegamos al fin a Leh. Como no tenemos alojamiento, cogemos un taxi al centro por 150 rupias y después de alguna negociación encontramos habitación en el hotel Lingzi por 800 rupias la doble con baño dentro. Está en Old Fort Road, y tiene una situación muy buena pues tienes la parada de taxis al lado, la oficina de correos, la oficina de turismo, los cajeros automáticos y las oficinas de las compañias aereas, excepto Air India que está un poco alejada. También tienes internet, restaurantes y evidentemente, los mercados tibetanos. Este hotel está muy bien y supongo que no hay más gente alojada porque en la guía lo ponen en precio alto. Es recomendable estar en una habitación de la parte trasera porque las delanteras son muy ruidosas, según nos comentaron otras personas alojadas. A 15 metros tenemos el Pumpernickel German Bakery, que tal como pone la Lonely, está siempre llena de mochileros por su buena comida y mejores precios. La llevan unos chicos nepalíes muy simpáticos y atentos.

DIA 19 LEH

Hoy nos lo tomamos con tranquilidad ya que el palizón hasta llegar aquí ha sido soberbio. Nos levantamos tarde y vamos a desayunar justo enfrente del hotel al Leh Café. Tiene una terraza muy agradable y también es muy recomendable, de hecho había días que hacíamos todas las comidas en el. Sin prisas nos acercamos al palacio de Leh que está en unas condiciones ruinosas en la parte vieja. Fue construido en el siglo XVII por los reyes budistas de Ladakh. Se parece mucho al Potala de Lhasa, aunque es 50 años anterior y las vistas desde el tejado son buenas. Se está restaurando el palacio, pero hay mucho trabajo. Tiene nueve plantas y se ve desde toda la ciudad. Cuesta 100 rupias la entrada, que suponemos que ayudará a su restauración, pero creemos que no vale la pena entrar dentro. Hay que llevar una linterna y mirar muy bien donde se pone los pies.

Justo debajo está la Soma Gompa que tiene un patio que se usa para danzas tradicionales cada tarde a la 5 y media y cuesta 150 rupias la entrada. Nosotros no fuimos pero nos comentaron que valía la pena.

Justo al lado está la Chamba Lhakhang y la Chenrezi Lhakhang con unos murales medievales muy interesantes. Cada uno de estos templos, la entrada son 20 rupias.

El encanto de Leh reside en los agradables paseos que ofrece. El corazón de la ciudad lo ocupan el Main Bazaar y Chang Gali, con sus casas de comidas y tiendas de curiosidades que venden piedras preciosas y objetos religiosos como ruedas de oración. En las anchas aceras del bazar se sientan las mujeres de las aldeas vecinas, con enormes cestas de verdura fresca.

DIA 20 LEH – GOMPAS EN TAXI DEL ESTE DE LEH– HEMIS – CHEMREY – STAKNA – MATHO – STOK – LEH

Después de desayunar decidimos con Eduard, un profe que hemos conocido en el bus de Manali que nos vamos a ver unas cuantas gompas en taxi. Los precios para estas excursiones están prefijados, pues tienen un librito los taxistas, donde ponen las distintas combinaciones de templos que puedes hacer y el precio que tiene. Estas 5 tienen un precio de 1.600 rupias. En el taxi pueden ir 7 personas cómodamente sentadas, con lo que si se encuentra más gente sale tirado de precio. Nosotros somos 3 pero también es un precio muy asequible.

En primer lugar llegamos a Hemis Monastery que está a 43 Km. de Leh. La entrada cuesta 100 rupias. Está oculto en lo alto de un cañón de las montañas al sur del Indo, siendo el más prospero y grande de los monasterios del centro del Ladakh. Se fundó en 1630 para la comunidad Drugpa. De mayor importancia que sus templos es el Tshog-khang, una sala de congregación secundaria que contiene una bella imagen de Buda frente a un enorme corten de plata, engastado con turquesas perfectas. Tiene un festival anual en verano muy famoso pero cada 12 años se exhibe un enorme Thangka de tres plantas de altura bordado con una imagen de Padmasambhavaincrustada de piedras preciosas y semipreciosas. El próximo año cuando

Hemis

se verá es 2016.

Desde aquí vamos al valle de Chemrey, donde la carretera se dirige al norte al pasa Chang La de 5.289 metros. Este valle al principio se puede acceder con bus o taxi, pero después se necesita un pase especial para llegar al Chang La.

El poblado de Chemrey tien el Thekchhok Gompa cuya principal sala de oración tiene murales de los 1000 budas. Cuesta 50 rupias la entrada al museo. El festival aquí es en noviembre y consiste entre otras cosas en bailes de mascaras. Los bailarines, que representan a figuras divinas o mitológicas, visten coloridos brocados y pesadas mascaras, mientras ejecutan danzas ceremoniales alrededor del patio del monasterio. La solemnidad se rompe con interludios cómicos, representados por bailarines vestidos de esqueletos, que saltan a escena haciendo acrobacias y caricaturizando los solemnes ritos previos. Después las figuras enmascaradas despedazan ritualmente un monigote hecho de masa de harina de cebada (se dice que simboliza el alma humana) y esparcen sus fragmentos.

Es una pena no poder verlo.

De aquí nos vamos a Stakna, a 25 Km. de Leh, que es un monasterio con una característica especial y es que lo fundó un lama de Bhutan y en los murales interiores dicen que se nota, nosotros la verdad nos parecen bastante iguales al resto que hemos visto, pero claro nosotros no sabemos nada de estas cosas. Cuesta 20 rupias.

De aquí a Matho, donde vemos el Matho Kangri de 5.900 metros con sus picos nevados. El Matho Gompa es el único monasterio del Ladakh que pertenece a la escuela budista Sakia. Su importancia radica en los oráculos de dos monjes que tras meses de purificación a través del ayuno y la meditación, son poseídos por una deidad. El evento se produce durante el festival anual (Nagrang) que se celebra entre febrero y marzo, alcanzando un dramatismo tremendo cuando los monjes recorren con los ojos vendados el parapeto superior del monasterio, a cuyos pies se abre un descenso de 30 metros. Los oráculos contestan a las preguntas del público (desde políticos a hombres de negocios) que viene de todas partes con predicciones que éste acoge con gran respeto.

Stok es el hogar oficial de la familia real ladakhi. Despojados del poder en 1.846, la realeza vive una vida modesta dividiendo su tiempo entre el palacio de Stok y su mansión en Manali. La entrada cuesta 50 rupias. La colección que se puede contemplar es una serie de 35 thangkas que ilustran la vida de Buda del siglo XVI. Entre las piezas seculares destacan las joyas de la reina, la corona en forma de turbante del rey y ropajes de ceremonia. Además hay una espada con la hoja doblada en un nudo, proeza que se atribuye a la fuerza del rey Tashi Namgyal. También hay una galería con fotos de las ultimas generaciones reales en sus encuentros con personalidades indias y mundiales.

Por ultimo nos dirigimos de vuelta a Leh a digerir todo lo visto.

Llegamos sobre las 6 de la tarde.

DIA 21 LEH

Día para recorrer Leh, su casco antiguo con sus antiguas callejuelas, salpicadas de chortens y muros mani empotrados con losas de piedra labradas que muestran la invocación sagrada “Om mani padme bum” que significa salve a la joya del loto. Pasamos por Ecological Centre, que dirige proyectos de desarrollo agrícolas, de energía solar, sanitarios y de concienciación medioambiental en diversas aldeas de los alrededores.

Vamos paseando hasta Sankar Gompa que es mantenido por una pequeña orden de monjes gelukpa. Debe ser muy pequeña porque nosotros no encontramos a nadie y no podemos ver el interior, ya que está todo cerrado con candados.

Tiene un jardín muy bonito lleno de flores con las casas de los monjes alrededor.

Lo que si vemos es la mansión (photang) del lama jefe en Ladakh. No vive mal este señor, no.

En Ladakh se encuentran representadas cincos sectas del budismo tibetano. Los nyingmapa, que basan su ideología en las enseñanzas del santo del siglo VIII, Padmasambhava, mientras que Matho, con sus monjes oráculo, pertenece a los sakiapa. Las sectas drugpa y dirgungpa siguen las enseñanzas de una línea de maestros indios del siglo XI. Los lamas de todas estas sectas llevan un bonete rojo en las ocasiones ceremoniales. Los que llevan el bonete amarillo pertenecen a la secta reformista gelugpa que encabeza el Dalai Lama que ejerció el poder político en el Tibet hasta 1.959. Cuando huyó del Tibet tras la ocupación china, Dharansala se convirtió en su nuevo hogar y en la sede del gobierno tibetano en el exilio. La ciudad llamada a veces el pequeño Tibet, se encarga de conservar la herencia religiosa y cultural, manteniendo viva la causa tibetana más allá de sus fronteras y sirve de punto de referencia a los 100.000 tibetanos repartidos en asentamientos de refugiados por toda la India. De hecho este año se cumple el 50 aniversario de la huida y había en muchos monasterios carteles gigantes agradeciendo a India su acogida.

DIA 22 NUBRA VALLEY – KHARDUNG LA– KHALSAR – DISKIT – HUNDAR

Hemos contratado un tour en la agencia Glacier Trek and Tour en la misma Old Fort Road para ir al valle del Nubra que nos cuesta 7330 rupias. Somos 5 personas en el taxi, un suizo, una pareja de italianos y nosotros. El precio es a repartir entre todos.

El día anterior hemos tenido que dejar los pasaportes porque hay que sacar un permiso en el Deputy Commissioner que se llama Inner Line Permit. Solo se conceden permisos para grupos de 4 o más personas. La agencia tiene que hacer fotocopias pues se entregan copias en todos los controles que hay, uno antes del paso, y varios después. El valle del Nubra se abrió al turismo en 1.993, como está muy cerca (50 Km.) la frontera con Pakistán no permiten ir más allá de Hundar o de Panamik.

Salimos a las 8 y media por una carretera que se dirige al norte sobre el precioso Khardung La, a 5.578 metros de altitud, el paso más alto del mundo que se puede cruzar en vehículo a motor. Está a 39 Km. de Leh. Incluso en verano el paso tiene algunas partes cubiertas con permafrost, y la Border Roads Organisation mantiene una constante batalla para mantenerlo abierto durante el invierno y el otoño. En Julio cayó una nevada muy fuerte y todos los coches se tuvieron que poner cadenas. La primera parada en el camino es el campamento militar de South Pullu, donde los extranjeros se registran y muestran los permisos correspondientes (en nuestro caso el chofer). Poco después en North Pullu se vuelve a hacer el mismo trámite. Tras el

Cartel indicando lo alto del paso

paso se abre el valle de Nubra cruzado por los enormes canales del río Shyok y Nubra. El valle parece seco, pero para lo que es Ladakh es maravilloso pues se pueden cultivar manzanas, albaricoques y cebada.

La comida es en Khalsar, donde dan una comida básica. Aquí la ruta se divide, el ramal izquierdo sigue el río Shyok hasta Diskit que es el que cogemos nosotros, y el otro sigue el río Nubra hasta Panamik.

Paramos en Diskit a 118 Km. de Leh, para visitar el monasterio, que alberga una enorme estatua de Maitreya y un tambor gigante. Más arriba hay unas preciosas vistas, y una segunda cámara con efigies de demonios. En teoría hay unos 80 monjes pero nosotros vemos 2 o 3. La entrada cuesta 20 rupias. Hay un instituto religioso el Chosling School para los novicios. Hay unos paneles donde explican la rutina diaria a la cual hacen frente estos chicos y no la envidio la verdad. Llevan una vida dura, con frío, poca comida y mucha mano dura. Piden dinero porque en la escuela no hay ningún tipo de calefacción y se pasa mal en los largos meses de frío que aquí son casi todos los meses del año.

Vamos a dormir a Hundar y nos quedamos en el Snow Leopard Guest House que es un hotel muy agradable con unos jardines con flores muy bonitos. El dueño es muy atento y se desvive porque estemos a gusto. La doble con baño cuesta 500 rupias. No hay nada cerca, con lo que prepara la cena para todo el mundo que está alojado. Cuesta 150 rupias y es tipo buffet, con ensalada, arroz, salsitas, chapatis y cosas así. También nos dan una sopita que no está mal, ya que a la noche refresca bastante en este valle.

Antes de la cena nuestro chofer nos lleva a ver los camellos bactrianos que son esos tan peludos, o los que salían en la película “La historia del camello que llora”. Es una tontería, ya que los tours organizados van allá y se suben en el camello para las fotos y dan un paseo de 10 minutos con un señor que los lleva de la brida. Nosotros hacemos alguna foto porque son muy fotogénicos pero nada más. De aquí nos lleva al Chamba Monastery de Hunder que cuesta 20 rupias. No vale la pena porque está en muy mal estado. Lo único que tienen es un enorme buda. También supongo que estamos un poco saturados de gompas y ya no las apreciamos como al principio. Al lado del gompa hay un puente sobre el río donde el ejercito para a todo el mundo que quiere pasar y le indica que está prohibido.

DIA 23 NUBRA VALLEY – LEH

Desayunamos por 100 rupias en el hotel, y está muy bien el desayuno pues nos dan tortillas, tostadas, mermelada, mantequilla, café o te.

El valle de Nubra sigue la antigua ruta de las caravanas a Asia Central, origen de la celebre Ruta de la Seda. Las caravanas paraban siempre en Leh, donde se producían multitud de transacciones antes de acometer el puerto de Karakoram (5.578 metros de altitud), uno de los puntos más elevados de cualquier ruta comercial del mundo. Cada año, más de 10.000 animales de carga (caballos, yaks, camellos bactrianos y una cabra local) atravesaban la región de Nubra, cargados de brocado de Varanasi, seda china, perlas, especias, té indio, lana pashm, sal, índigo, opio, alfombras y oro. La población de Ladakh suroriental la forma un pueblo de pastores conocidos como chang pa que soportan temperaturas muy bajas (40 grados bajo cero en invierno) y viven en tiendas negras de pellejo de yak. Este pueblo cría yaks y ovejas, pero su principal fuente de riqueza

Camello bactriano

es la cabra de raza pashmina. La severidad del invierno hace que les crezca a las cabras un segundo abrigo de suave fibra, que se les cae al principio del verano. Esta fibra es la base de la celebre industria de chales de Cachemira. El lucrativo comercio fue la verdadera razón por la que el maharajá de Cachemira anexionó Ladakh en 1834.

Vamos a Panamik a Ensa Gompa. Están arreglando la carretera y al principio el taxista dice que nos deja lejos, pero al final nos acerca adonde se empieza a subir a la Gompa. Solo lo hacen los italianos, pues la subida es muy bestia y peligrosa por la cantidad de piedrecitas que hacen resbalar. Al final, solo llega arriba Martin, que está en una forma física increíble. El resto esperamos a la sombra a que baje.

De aquí vamos a Sumur a la gompa Samstangling, que ésta si que la visitamos. Está en perfectas condiciones parece nueva pero es que han tenido cuidado de que no degenere y han hecho el mantenimiento que echamos a faltar en tantas cosas en India. Después ya vamos a comer y de vuelta a Leh, donde llegamos sobre las 6 de la tarde.

DIA 24 LEH – TIKSEY – LEH

Dedicamos un rato a buscar vuelos para salir de Leh, pero solo hay vuelos a Delhi, Jammu y Srinagar pero pasando por Delhi. El problema es que están todas las plazas llenas hasta finales de Agosto. En esta época, hay que ser muy previsor y reservar con mucha antelación ya que hay pocas posibilidades y mucha gente que visita Leh. Para salir o llegar o lo haces en avión, o el trayecto que hicimos para llegar de dos días desde Manali o vas a Cachemira en bus o taxi, también un palizón de 17 horas.

Vamos a la estación de buses y cogemos uno a Tiksey que nos cuesta 20 rupias. Está a 19 Km. de Leh y se tarda una hora pues el bus para en cualquier momento que alguien quiere subir o bajar. El monasterio fue fundado en 1.480 y pertenece a la orden Gelugpa. Nosotros subimos directamente por las casas de los monjes pero hay una carretera para los que llegan en taxi, y es donde se paga la entrada, que como nosotros vamos por otro sitio no pagamos. Es prácticamente un pueblo dentro de un monasterio. Cientos de monjes viven y trabajan en las gastadas tiendas que cubren la colina. El gompa principal tiene dos salas de oración: la oriental contiene una enorme estatua de 14 metros de alto de Maitreya (el buda futuro), con un magnifico tocado de joyas, mientras que la occidental alberga fabulosas estatuas de dharmapalas, humanos iluminados que han adoptado un aspecto terrorífico para mostrar su desapego del mundo físico. Tiene 10 templos todos llenos de reliquias, estatuas etc.

De todos los que hemos visitado y han sido unos cuantos éste es el que más nos ha gustado porque había muchos monjes, y estaban rezando, cantando con instrumentos etc. Éste sí que tiene vida. Cuando salimos vemos que hay un restaurante que pertenece al monasterio donde dan comidas bastante buenas.

Volvemos a Leh. Nos comentan que mañana el Dalai Lama estará en Leh inagurando una escuela, la Yamyang School en Norgais Ling de 7:30 a 9:30.

DIA 25 LEH – TAXI A ALCHI, LIKIR Y BASGO

Como no todos los días tienes ocasión de ver al Dalai Lama en persona, decidimos ir a verlo y después coger un taxi para ir a ver unos cuantos monasterios del oeste de Leh.

A las 7:30 ya estamos en la escuela rodeados de miles de personas vestidas con sus mejores galas para dar la bienvenida al Dalai. Nos hacen pasar por un arco antimetales que suena pero nadie hace ni caso. Hay representaciones de todas las etnias tibetanas que son muchas y de distintas regiones, también vienen representantes de Corea o Japón. Cada vez va viniendo más gente y los de seguridad se van poniendo más nerviosos, hacen cambiar a la gente que había hecho un pasillo, y las ponen en otro lugar. De pronto llega un todoterreno a toda pastilla y sale el Dalai Lama. Es muy emocionante, tenerlo al alcance de la mano. Hay

Su Eminencia el Dalai Lama

una seguridad impresionante aunque a los pocos turistas que estamos allá nos dejan bastante a nuestro aire. Hay muchas personas con banderas tibetanas que está dominada por una montaña nevada que encarna el Tibet, las seis bandas rojas representan las seis tribus tibetanas.

Las ceremonias hacia el Dalai comienzan, agradecimientos, discursos etc. Cuando llevamos unas cuantas horas decidimos irnos ya que tenemos al taxista esperando a ver los monasterios que hemos decidido que están al oeste de Leh. Vamos primero a Alchi que está a 69 Km. de Leh. La entrada cuesta 50 rupias.

Fue fundado a principios del siglo XII pero el culto se abandonó en el siglo XVI, lo que ha permitido que las pinturas que adornan sus templos se conserven estupendamente, libres del hollín de las lámparas de mantequilla y del incienso.

Los mejores murales de este conjunto de cinco templos están en el Dukhang y el Sumtsek. Este último tiene una fachada de madera tallada que sigue la arquitectura greco gandhara de los templos de Cachemira. Dentro hay una estatua gigante de Avalokitesvara, el bodhisattva de la compasión que suele representarse con 11 cabezas y muchos brazos símbolo de su magnánima omnipresencia. Sus piernas están cubiertas de exquisitas miniaturas de palacios y centros budistas de peregrinación. Los bodhisattvas son semidioses compasivos que han alcanzado la iluminación, pero que están dispuestos a renunciar la nirvana para ayudar a que otros puedan liberarse del ciclo de reencarnaciones.

A un lado tiene Maytreya y al otro Manjushri, el bodhisattva de la sabiduría, que sujeta una espada en llamas para atravesar la niebla de la ignorancia. También alberga varias imágenes de la diosa Tara Verde que es la versión femenina de Avalokitesvara y aparece representada de 21 formas diferentes. La diosa parece que tuvo una gran importancia en Alchi, puesto que en otros monasterios no se la tiene tan en cuenta. En Soma Lhakhang hay una pintura de un dios guardián y su complemento femenino que simboliza la unión de los contrarios. El Dukhang tiene una imagen del Buda Vairocana rodeada de relieves de madera, frisos decorativos y magníficos mandalas.

El altar de un monasterio tibetano incluye, además de las deidades siete cuencos rituales de agua, lámparas de mantequilla, complejas esculturas de mantequilla y una campana y un cetro que se utilizan durante las oraciones y los ritos especiales.

Los laterales de este templo tienen seis mandalas, dos a cada lado, son de unos 3 metros de diámetro. Los mandalas también se pueden hacer de arena, son símbolos del universo, se crean meticulosamente y luego se destruyen en una ceremonia.

Encima de la puerta de entrada nos encontramos al dios guardián Mahakala. Los dioses guardianes suelen representarse como fieras, con tocados en forma de calavera y temibles colmillos y llamas en lugar de pelo.

En Alchi también encontramos chortens, que guardan reliquias sagradas por todo el complejo. Se construyen habitualmente en memoria de un gran lama.

En Alchi hay restaurantes, hoteles, tiendas de souvenirs etc, pero esto se ha montado en los últimos 6 años porque antes no había ni una guest house. Se puede venir en bus, pero te deja en la carretera a unos 4 Km. de Alchi, por una carretera bajo un sol de justicia.

De aquí nos vamos a Likir cuya entrada cuesta 20 rupias. Está a 53 Km. de Leh. El encanto y singularidad de Likir estriba en el Buda gigante al aire libre. Mide 7 metros y se terminó de construir en 1.999.

Tiene un interesante museo donde se puede ver thangkas, que son rollos pintados enmarcados en seda donde se representan a divinidades budistas. Son una forma de arte tradicional que conservan los refugiados tibetanos. Podemos ver en el museo un kapala que es un bol tradicional hecho con una calavera humana y una kangling o flauta ceremonial hecho con un fémur.

A unos 40 Km. de Leh visitamos Basgo que fue la capital del Ladakh inferior antes que se uniera a Leh. La entrada cuesta 20 rupias. Este monasterio y el palacio está en ruinas, aunque lo están arreglando. Está en la lista de la UNESCO de los 100 sitios más amenazados y gracias a un ingeniero que comenzó en Nueva York a pedir fondos y a los lugareños se está comenzando a frenar su deterioro y recuperando su antiguo esplendor, aunque queda trabajo por delante. El Cham Chung temple tiene una estatua gigante de Maitreya. El Serzang Temple con su entrada muy ornamentada, debe su nombre a un Buda de 14 metros de altura hecho de cobre y oro. En tibetano “ser” significa oro y “zang” significa cobre.

Volvemos a Leh.

DIA 26 LEH

Hoy teníamos reserva en el bus de Leh a Srinagar pero cuando vamos a comprar el tiket nos dicen que no hay autobús. Como es el día de la independencia de India, pues ha habido problemas en Cachemira (como siempre) y no ha llegado. Preguntamos para el día siguiente y nos dicen que está lleno, con lo que reservamos para dentro de dos días y a rezar. Nos dicen que si que habrá, pero también nos decían que el día 15 habría. Preguntamos y nos dicen que hay taxis compartidos que salen de la Old bus Stand que está al lado de la Puerta de la Amistad. Cuestan 1.200 rupias y los 4 x 4 son amplios. El día que quieres viajar tienes que ir a las 10 de la mañana y reservarlo. Es importante estar pronto porque no solo reservas el taxi sino el asiento y cuando estamos hablando de 17 horas es importante. No se puede hacer con más antelación. Se sale a las 3 de la tarde. Para hoy no hay taxis están todos llenos. Nos paseamos por las compañías de aviación pero está todo lleno hasta el 21 (estamos a 15) y solo en bussines y cuesta 300 € cada billete. Decidimos esperar a mañana que nos han dicho que podremos comprar los billetes y si no, cogeremos un taxi compartido.

DIA 27 LEH- SHEY – LEH

Ya estamos un poco hartos de visitar monasterios pero tampoco somos de estar todo un día sin hacer ni visitar nada con lo que nos vamos a la estación de autobuses y cogemos un bus por 15 rupias a Shey que fue la capital del Ladakh. Está a 15 Km. al este de Leh. En el palacio abandonado hay un templo con una gigantesca imagen de Buda de finales del XVII. Al pie del palacio hay un grupo escultórico en bajorrelieve que se talló en la roca en el siglo XI con los cinco budas Dhyani o de la meditación. Cada uno de estos budas está asociado con una dirección y un color. Vairocana el resplandeciente está relacionado con el centro y el color blanco; Amitabha, la luz infinita con el oeste y el color rojo, Akshobhya el imperturbable con el este y el color azul, Amoghasiddhi el éxito infalible con el norte y Ratnasambhava nacido joya con el sur y el color amarillo. Los colores en la roca se han perdido pero son majestuosos. Enfrente del palacio al otro lado de la carretera hay un lago artificial.

Un poco más adelante nos encontramos una fiesta tibetana con canciones, tiro al arco etc. Como empieza a llover con fuerza nos

Buda de Shey

vamos, aunque es bonito verlos con sus trajes regionales y haciendo una fiesta para ellos, no para los turistas.

Al llegar a la estación de buses, que por cierto para volver nos cobran solo 10 rupias, vamos a comprar los billetes a Srinagar. Nos cuestan 707 rupias y el funcionario nos enseña el bus para tranquilizarnos, ya que le preguntamos varias veces si nos iremos al día siguiente. De hecho nos dice que hay dos vacantes en el bus de hoy que si queremos nos podemos ir. No lo hacemos porque serían muchas prisas y ya tenemos el hotel.

DIA 28 LEH – CAMINO A SRINAGAR

Hoy nos vamos de Leh, pero podríamos estar muchos más días porque el ritmo de vida es pausado, tenemos un buen hotel y buenos restaurantes cerca. Nos esperan 473 Km. indios, que no es la misma medida que esos Km. en Europa.

A las 15 horas ya estamos en la estación rellenando un impreso con nuestros datos que tendrán que entregar en todos los controles del ejercito que hay en el camino que son unos cuantos.

Nos ha intentado vender un hotel flotante en Srinagar un individuo que esta casi permanentemente en la oficina de turismo o en la estación de buses. A todo turista que ve, le informa muy amablemente y rápidamente saca una carpeta para ofrecerte un hotel flotante en Srinagar. Nosotros no aceptamos pues hay muchas referencias sobre los problemas que se encuentran los turistas que los contratan sin verlos primero y ajustando todas las condiciones.

Salimos más o menos “puntual” y aunque los turistas tenemos nuestros asientos numerados y reservados, empieza a entrar gente que se va poniendo o en la cabina del conductor o de pie entre nosotros, suben unas 20 personas más de las que correspondería. Supongo que es un chanchullo que tienen el conductor y el ayudante, un sobresueldo.

A la carretera que va a Srinagar, le llaman la autopista Leh-Kargil. Los primeros Km. si que son buenos pero luego la cosa se estropea y pasa por unos precipicios curiosos. A unos pocos Km. de Leh pasamos por un templo sij, donde los creyentes creen que una roca que hay allá, fue empujada por un demonio para matar a su fundador Gurú Nanak, pero gracias a sus poderes espirituales lo evitó mientras estaba orando. Creen que hay huellas de la espalda de Nanak.

La carretera pasa por el río Zanskar, el río Nimu y el río Indus. En Khalatse, a 97 Km. de Leh, hay un control del ejercito y unos pocos restaurantes donde nos dicen que cenemos porque no habrá nada más ni se parará hasta que lleguemos a Srinagar.

Poco después pasamos por un cañón espectacular que se llama Moonland, el problema es que se está haciendo de noche, pero aún lo podemos disfrutar un poco. Cerca de las 10 llegamos a Lamayuru, con lo que no vemos nada, aunque por las luces que hay se ve que es un pueblo bastante grande con restaurantes y hoteles.

Subimos a un puerto que se llama FotuLa de 4108 metros de altitud. Menos mal que a estas horas de la noche no hay tráfico porque hay sitios donde el bus pasa con problemas y las ruedas están muy cerca del precipicio. Como se descuide un poco, adiós.

Llegamos a NamikaLa Pass de 3720 metros. Cuando llegamos a Kargil después de 230 Km., mucha gente se baja del autobús, y para unos momentos, pero rápidamente seguimos camino. Nos ha comentado gente que ha estado que es una ciudad deprimente, cerrada y peligrosa. Nosotros no podemos opinar. Seguimos camino y pasamos por Dras a 3250 metros de altitud, el pueblo habitado más frío de India, ya que en 1.995 llegaron a los 60 grados bajo cero. Nosotros en el bus también pasamos frío, ya que aunque llevamos polares y ropa de abrigo, las ventanillas no cierran bien y entra un aire polar. Lo poco que se ve ya indica un cambio importante respecto al Ladakh, pues las casas son distintas, y se ven muchas mezquitas ya que hemos entrado a territorio musulmán. Atravesamos los Himalayas por ZojiLa de 3.529 metros de altitud, que a pesar de no ser muy alto, este paso es peligroso pues hay avalanchas de nieve en invierno y el terreno no está muy asentado. El paisaje es alpino y muy bonito. Después de este paso llegamos a Baltal donde los peregrinos Hindúes hacen un campamento en Julio-Agosto durante su peregrinación anual a la cueva de Amarnath Yatra, donde hay un lingan de hielo que adoran. Esta aglomeración de gente es aprovechada en ocasiones por los separatistas cachemires para hacer atentados, con lo que hay gente que llega en helicóptero. Este año parece que ha habido paz, pero no me extraña porque la mitad del ejercito indio, unos 500.000 efectivos están en esta zona.

A unos Km. de aquí nos encontramos un pueblo de montaña muy apreciado por los turistas indios llamado Sonamarg.

DIA 29 SRINAGAR

A unos 20 Km. de Srinagar el bus se para y entran unos individuos para que te vayas con ellos a un hotel. Incluso le dicen al ayudante del conductor que baje nuestras mochilas. No lo hace porque le decimos que nosotros vamos a Srinagar y no nos queremos ir con esos señores que no conocemos de nada.

Esto ocurre unas cuantas veces más. Algunos de los turistas si se bajan y se van con estos elementos. Nos dan muy mal rollo, porque se ponen bastante pesados y un poco violentos.

Al final llegamos a Srinagar, y nos rodean muchos chicos jóvenes para llevarnos a un hotel. Después de algún tira y afloja vamos al hotel que habíamos seleccionado en un rickshaw. Se llama Dhum Dhum. Está muy bien situado con mucha luz y el dueño es muy amable. Nos cuesta 500 rupias con baño y tele dentro.

Srinagar es la capital de verano de Cachemira y Jammu la de invierno. El gobierno se traslada en pleno cada temporada. Es una ciudad de lagos y vías fluviales, jardines y pintoresca arquitectura de madera. El casco antiguo se extiende a ambos lados del río Jhelum, al que vadean siete puntos. Aunque cada puente tiene su nombre todos tienen un número, el más reciente es el número 0. Comunica con la zona moderna de la ciudad, construida a finales del siglo XIX. En los limites de Srinagar se extienden los lagos Dal y Nagin, comunicados entre sí por una red de aguas estancadas. Las mezquitas y los santuarios es lo más destacado de la ciudad. Se trata de estructuras de madera complejamente talladas con dibujos geométricos que, en lugar de

Mujer orando en Jama Masjid en Srinagar

estar rematadas por una cúpula, incorporan un campanario en forma de pagoda.

Jama Masjid es el principal lugar de culto de Srinagar, fundada en 1.394. Tiene espacio para 33.000 devotos. Las 378 columnas que dan soporte al techo fueron realizadas cada una a partir de un tronco de cedro del Himalaya y a las monumentales puertas de ladrillo marcan las cuatro direcciones cardinales. Hay que pagar 10 rupias para poder entrar la maquina de fotos. También te piden una donación que la más barata son 20 rupias. Tienen unos ticket ya preparados muy majos.

El santuario sufí Pir Dastgir Sahib tiene una bonita fachada verde y blanca con un interior lleno de espejos y detalles en papel mache. Las mujeres deben taparse la cabeza para entrar. Cuando ya la hemos visto nos viene un tipo y nos pregunta si somos musulmanes y como le decimos que no, nos dice que salgamos. Es un intolerante, pero no queremos problemas y salimos.

Naqshband Sahid, es un templo construido con la técnica de los palacios de Himachal Pradesh, con capas alternas de madera y piedra para disipar la fuerza de los terremotos. Está dedicado al fundador de la orden sufí y es famoso por su techo khatamband.

También tiene un cementerio con los mártires que murieron por una manifestación en 1931, porque protestaban contra el maharajá.

Vamos a comer al Shamyana Restaurant que es el único restaurante para occidentales. Tiene una terraza muy agradable para comer o cenar. El precio es alto pero se está bien.

Conocemos a una pareja de vascas muy majas que como tienen un coche a su disposición nos vamos a ver los jardines mogoles.

Los emperadores mogoles adoraban la belleza de Cachemira y la aumentaron introduciendo el señorial árbol chinar en el valle. Crearon en las laderas jardines abancalados, repletos de fuentes y canales de agua, construidos mediante la canalización de agua procedente de manantiales naturales o arroyos. De los 777 jardines que había hoy apenas quedan unos cuantos. Vamos al Shalimar cuya entrada cuesta 10 rupias. Está en una colina coronado por árboles y refrescado por arroyos artificiales y pabellones mongoles. Luego vamos al Nishat Bagh que tiene 12 terrazas, y desde arriba tienes unas vistas magnificas del lago Dal. También cuesta 10 rupias. Está lleno de niños que se bañan vestidos en las fuentes y también los adultos se meten a refrescarse y a jugar.

Hay muy poco turismo y las tiendas están vacías de gente, con lo que te persiguen para que compres algo. Lo típico son los

Tenderetes en Srinagar

chales de Cachemira que los de buena calidad salen por 50 €.

Estas chicas contrataron un tour de 4 días y cuando llegaron a la casa flotante, les vinieron con el tema de contratar unas excursiones a un precio desorbitado. Cuando ellas querían irse de allí y llamaban a los barqueros que había 8 o más, no les hicieron caso y no tuvieron más remedio que contratar y pagar un montón de dinero, con lo que estaban más que enfadadas. En la lonely ya avisa de esto, y es por lo que nosotros nos negamos. El estar en una barca es muy romántico y bonito pero estás a expensas de que te lleven a la orilla, te vayan a buscar etc.

DIA 30 SRINAGAR

Hoy vamos al Sri Pratap Singh Museum. Cogemos un richshaw que nos cuesta 50 rupias. En la entrada hay un bunker del ejercito con alambre espinoso, detector de metales y toda la parafernalia.

Tienen mucho miedo a los atentados. La entrada cuesta 50 rupias y si quieres hacer fotos te cobran 2.000 rupias ¡!!!!!!!

Su ubicación es el antiguo palacio del maharajá, y solo por ver el edificio vale la pena, aunque lo que está expuesto está decrepito sobre todo los animales disecados que dan mucha grima.

Hay instrumentos musicales, sellos, monedas, esculturas, pinturas etc. Para entrar tienes que enseñar el pasaporte y toman nota de tus datos. Los restos arqueológicos son buenos ya que son civilizaciones de las cuales no teníamos ni idea y son diferentes a lo que ya conocíamos.

Luego nos dedicamos a callejear y perdernos por la ciudad. A la tarde queríamos coger una barca y que nos paseen por el lago pero cae un tormentón que nos lo quita de la cabeza. En el siglo XIX parte de la comunidad instalada en barcos de Srinagar empezó a construir lujosas versiones de sus propios hogares para hospedar a los visitantes que huían del calor. Estas casas-barco permanecen amarradas siempre en el mismo sitio, las hay de lujo con elegantes habitaciones y salones vestidos de artesanía de Cachemira. El transporte entre la barca y la orilla lo proporciona una shikara, barca propulsada por un barquero con un remo en forma de corazón. Hay unas 1400 casas-barco, lo cual quiere decir que con los pocos turistas que hay, se deben encontrar en la ruina.

DIA 31 SRINAGAR – DELHI

Cogemos un vuelo a Delhi, y es una pesadilla la cantidad de controles y cacheos que nos hacen. Me quitan una aguja de coser que supongo podía ser un arma de destrucción masiva, y unas tiritas que son también de un peligroso ….

Para leer un artículo muy bueno sobre Cachemira de Juan José Millas, aquí está el enlace:

http://www.elpais.com/articulo/portada/Infierno/tierra/dioses/elpepusoceps/20090906elpepspor_8/Tes

Llegamos a Delhi y cogemos un taxi prepago que nos cuesta 205 rupias a la zona de Pahar Ganj. Ha habido tantos problemas con los taxistas en Delhi que está todo muy organizado, y controlado. Toman nota antes de salir del aeropuerto la matricula y la persona que va dentro del taxi. Llegamos al hotel que hemos reservado con laterooms que se llama Sun Village Guest House. Está cerca de Main Bazar pero lo suficientemente lejos para que sea más tranquilo. Nos cuesta 1.400 rupias la doble con baño, tele de plasma y aire acondicionado. La verdad es que es agradable y relativamente moderno.

Nos damos una vuelta por Connaught Place, y vemos que después de 9 años no ha cambiado casi nada. Está todo en obras porque están construyendo el metro que llegará al aeropuerto. Los olores siguen siendo indescriptibles y la gente hay a montones.

DIA 32 DELHI

Vamos a pasear y por casualidad llegamos al Instituto Cervantes. Entramos ya que conocemos al director que es Oscar Pujol, y ha sido el director de programas de Casa Asia. Es un especialista en India, ya que ha vivido 20 años en Calcuta y ha confeccionado el diccionario sánscrito-catalán. Lo saludamos y nos encanta el edificio ya que está todo limpio, agradable, fresquito.

Como no nos podemos quedar allí, nos vamos a un templo sij llamado Gurdwara Bangla Sahib. Está coronado con unas cúpulas de oro, y los depósitos contienen agua que tiene propiedades curativas.

Nos acercamos al Mc Donalds que tiene una hamburguesa maharajá que está espectacular. Connaught Place se inaguró en 1931 y es un complejo comercial de arcadas palladianas y columnatas estucadas, con la intención de que contrastara con los ruidos, olores y el caos de los bazares indios. El circulo central ha sido rebautizado como Rajiv Chowk y el exterior como Indira Chowk. Está abarrotado de puestos callejeros, niños limpiabotas, bares o hoteles.

DIA 33 DELHI

Vamos a la Jama Masjid. La entrada es gratuita pero si quieres entrar la maquina de fotos te cobran 200 rupias. Te revisan cuando dices que no llevas, pero no lo hacen demasiado bien porque las metemos. Me tengo que poner una bata larga con mangas muy poco favorecedora. El problema según el vigilante es que se me ven los brazos, pero las indias que hay en la mezquita se le ven los brazos. Me parece discriminatorio o todas o ninguna.

Para subir al alminar hay que pagar 100 rupias pero las mujeres no pueden entrar solas. Se construyó en 1656 con tres imponentes cúpulas de mármol blanco y negro y dos alminares gemelos de 40 metros de altura que flanquean su majestuoso arco central, necesitó 6 años y 5.000 obreros para su edificación, con un coste de casi un millón de rupias. En el gigantesco patio cuadrado caben hasta 25.000 personas. Junto a la pila de abluciones está la plataforma donde, antes de la existencia de la

Trini en la Jama Masjid de Delhi

megafonía, se colocaba un segundo lector de oraciones para repetir a los fieles situados demasiado lejos las palabras del imán.

Andando nos acercamos al Red Fort, alucinamos que haya que pagar 300 rupias para entrar. Nosotros ya habíamos entrado en la otra visita. Es un importante emblema de la independencia india pues fue aquí donde se izó la bandera nacional por primera vez, al conseguir su independencia el 15 de agosto de 1.947. Las paredes de piedra caliza se extienden a lo largo de 2 Km. y tienen una altura que oscila entre los 18 metros de altura al lado del río y los 33 del lado de la ciudad. Buscamos el metro ya que todavía no lo hemos visto. Hay mucha seguridad, pasando arcos antimetales, scanner donde se ponen bolsas o mochilas etc. No se puede comer, beber, hacer fotos o quedarse en los pasillos.

El precio empieza en 6 rupias y va subiendo según la distancia. Tiene 3 líneas y la ficha que te dan la necesitas para salir como en el metro de Londres. Se pueden coger bonos de 1 día, 2 o una semana.

DIA 34 DELHI

Vamos al templo de Lakshmi Narayan (Birla Mandir). Fue construido por un industrial muy rico, y el templo es muy kitch. Es un lugar abierto a todas las religiones y todas las castas por expreso deseo del promotor. Mahatma Gandhi asistió a su primera puja. El parlamento no lo habíamos visto y allá que vamos. Primero vemos la residencia oficial del presidente de India, el Rashtrapati Bhavan, de aspecto palaciego que se terminó en 1929. Antes de la independencia albergaba al virrey británico. En la época de Lord Mountbatten, el último de ellos, el cuidado de las 340 habitaciones y los extensos jardines del palacio requerían una gran cantidad de sirvientes. Había 410 jardineros, entre ellos 50 niños contratados para ahuyentar a los pájaros. A ambos lados se erigen los edificios del Secretariat, situados en la colina de Raisina. Estos imponentes edificios, coronados por pequeñas cúpulas que albergan varios ministerios. Al final de Sansad Marg se erige el Parlamento, una estructura circular con una columnata de 171 metros de diámetro.

El mercado que hay en Janpath está cerrado porque es domingo. Es una pena porque nos lo habían recomendado.

DIA 35 DELHI- BARCELONA

Hemos concertado un taxi por 250 rupias en una agencia que hay en la misma calle del hotel, que nos venga a buscar a las 6 de la mañana para llevarnos al aeropuerto. En Main Bazzar hay otras que te lo ofrecen por 200 rupias pero esta nos da confianza. Llega un poco tarde aunque nos aseguraron que él estaría a las 5 y media. A esas horas se circula muy bien porque no hay tráfico y llegamos muy rápido. Repostamos gas ya que este taxi para disminuir la contaminación va con este combustible igual que muchos autobuses que hemos visto. Cuando llegamos al aeropuerto y le pagamos, nos dice que ese dinero es para su jefe y que le demos algo, como es normal no le hacemos ni caso. Como nosotros hemos comprado los billetes de este viaje en Enero, nos han mandado un mail que tendremos que pagar unas tasas de 1300 rupias cada uno. Son nuevas desde 1 de marzo, con lo que la gente que ha comprado el billete posteriormente ya las tiene incluidas pero nosotros no. Otros pasajeros se cabrean bastante porque seguramente no han mirado el correo electrónico como nosotros y no lo sabían. Cuando has pagado las tasas te dan las tarjetas de embarque. Los controles de seguridad son un tostón, pero no son ni de lejos como los de Srinagar. Salimos puntuales a los 8 y media de Delhi y tras un transfer en Helsinki de 4 horas llegamos nosotros y las mochilas a Barcelona a las 8 de la noche.

Fin del viaje.

  1. Hola,
    En unos días salgo a la India y también visitaré la zona de Cachemira: volaremos a Leh, estaremos allí unos días y luego haremos el trayecto a Srinagar, donde también pasaremos un par de días.
    Tenía entendido que el trayecto Leh-Srinagar no se podía hacer en un sólo día y que se suele parar en Kargil, pero por lo que veo vosotros si lo hicisteis sin hacer noche en ningún sitio intermedio.
    ¿Me podríais indicar con que agencia o servicio de transporte contratasteis el servicio?
    Gracias,
    Elena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: