Alpes franceses

GALERIA DE FOTOS

VERANO DEL 2017

Introducción

Hemos ido multitud de veces a Francia pero el objetivo de este blog es hacer crónicas de países o rutas algo singulares, y creemos que esta vez esta ruta francesa vale la pena pormenorizarla. Fuimos de camino a Suiza y es muy recomendable para ir en vehículo propio. Tuvimos la suerte de que la meteorologia nos acompañó y vimos paisajes muy bonitos.

Guias

Hay muchas, pero nosotros llevamos la Guía Michelin y la de Lonely Planet de 39 itinierarios por carretera de Francia.

 

 

 

 

 

 

 

 

ITINERARIO

Día 1: MOLLERUSSA – GRÊOUX-LES BAINS
Día 2: GREOÛX-LES BAINS – GRAND CANYON DU VERDON – PUERTO DE SOLEIS – CASTELLANE – GARGANTA DE DALUIS – COL DE LA CAYOLLE – BARCELONETTE
Día 3: BARCELONETTE – COL DE VARS – COMBES DE QUEYRAS – SAINT VERON – COL D’IZOARD – BRIANÇON – COL DU LAUTARET – LA GRAVE – COL DU GALIBIER – ORELLE
Día 4: ORELLE –MODANE – COL DU MONT CENIS – COL D L’ISERAN – VAL D’ISERE – BOURG SAINT-MAURICE – CORMET DE ROSELEND – BEAUFORT – COL DE SAISIES – COL D’ARAVIS – LA CLUSAZ
Día 5: LA CLUSAZ – LE GRAND BORNAND – COL DE LA COLOMBIÈRE – CLUSES – MORZINE – THONON LES BAINS – YVOIRE – EVIAN LES BAINS – MARTIGNY (SUIZA)


Día 6: BELLINZONA – AIROLO – PUERTO DE SAN GOTTARDO – FURKAPASS – BRIG – MARTIGNY – PUERTO DE FORCLAZ – CHAMONIX (FRANCIA) – ANNECY
Día 7: ANNECY – MOLLERUSSA

Diario de viaje

DIA 1    2-7-2017  DOMINGO

MOLLERUSSA – GRÊOUX-LES BAINS

Hoy salimos de viaje, pero no madrugamos, ya que salimos a las 10 de la mañana después de llenar el depósito de gasoil ya que en Francia es más caro que aquí.

Hacemos alguna parada para descansar, pero hoy queremos avanzar y vamos por autopista desde Perpignan hasta Grêgux-Les Bains donde buscamos alojamiento en un camping. Pasamos por unos campos llenos de lavanda preciosos en la Provenza, de ese color lila tan espectacular.

De Perpignan a La Camargue, pagamos 20,5 €, de La Camargue a Orange son 4,4 € y de Orange a Mirabeau son 4,7 €.

El camping se llama Verdon Parc y nos cuesta 28,5 €. Es caro pero es una pasada de camping, tiene piscina cubierta y exterior, tumbonas para tomar el sol, columpios para niños, bar, restaurante, actividades todos los días para los campistas, tiendas de ropa, bisutería, pizzeria etc. Nosotros no aprovechamos nada de todo eso, pues estamos cansados del viaje, pero realmente es un camping muy recomendable para  pasar unos días. Nos extraña, porque no nos dan nada conforme hemos pagado, ni nada para poner en el coche o en la tienda como en otros. Hay barbacoa a disposición de los campistas, pero no cocina. Puedes encargar pan o pastas para que te las traigan por la mañana, te apuntas en una lista y ya está, muy organizado todo. Hay wifi, pero tienes que pagar el tiempo que quieres estar conectado y no es barato.

Hemos hecho 622 km

DIA 2     3-7-2017 LUNES

GREOÛX-LES BAINS – GRAND CANYON DU VERDON – PUERTO DE SOLEIS – CASTELLANE – GARGANTA DE DALUIS – COL DE LA CAYOLLE – BARCELONETTE

Hoy nuestra primera visita será el Grand Canyon du Verdon. El río Verdon ha formado el cañón más espectacular de Europa en un paisaje remoto y agreste. El cañón se extiende 26 km desde la confluencia del Verdon y el Jabron, en el este hasta su desembocadura en el lago de Ste-Croix, al oeste, en el puente de Galetas. La altura de las paredes del cañón pone de relieve la escala de la sedimentación jurásica.

La Route des Crêtes es la que hacemos nosotros, por la ruta norte. Une varios miradores en el tramo más espectacular del cañón. Hacia el este, el punto panorámico conocido como Point Sublime domina el cañón y la impresionante angostura, el Couloir Samson. Es circular y te vas parando porque el cañón va cambiando de colores y de estructura. Tenemos la suerte de que vemos varios buitres, uno de ellos el Golden y otros que gracias a un panel informativo los podemos reconocer.

Hay otra ruta que es la Corniche Sublime al sur. Esta empinada y serpenteante carretera de 20 km se diseñó para ofrecer las vistas más espectaculares. Estas incluyen los Balcons de la Mescla, sobre las turbulentas aguas de la confluencia del Verdon y el Artuby; el Pont de l’Artuby, entre paredes de roca verticales, el Tunel de Fayet, sobre el Etroit des Cavaliers o acantilado de los caballeros de 300 m.

Llegamos a Castellane, pueblo rústico en un magnífico entorno, rodeado de riscos verticales. La carretera sigue hasta las Gargantas de Daluis, el río ha creado estas profundas gargantas erosionando gruesos bloques de pórfido rojo y caliza urgoniana, lo que produce llamativos efectos cromáticos.

A 30 km antes de Barcelonnette, que es nuestro destino de esta noche, se encuentra el Col de la Cayolle a 2327 m de altitud, ofrece vistas del profundo valle del Var en dirección a los Prealpes de Grasse, visibles en la distancia.

Para llegar a Barcelonnette, que es donde cogemos el alojamiento pasamos por el Mont Pelat, el pico más alto de los Alpes de Provenza de 3035 m de altitud.

Nos alojamos en el Camping Le Tampico, que nos cuesta 15 € la noche. Es más sencillo que el de ayer, pero es muy tranquilo, tampoco tiene cocina, pero los baños y duchas están muy limpios, eso sí no hay papel higiénico, cosa que nos llama la atención. Hay wifi pero al lado de recepción, en ningún otro sitio.

Hemos hecho 223 km

DIA 3    4-7-2017 MARTES

BARCELONETTE – COL DE VARS – COMBES DE QUEYRAS – SAINT VERON – COL D’IZOARD – BRIANÇON – COL DU LAUTARET – LA GRAVE – COL DU GALIBIER – ORELLE

Barcelonnette fue fundada por el Conde de Barcelona, Ramón Berenguer en 1231. Perteneció a la casa de Saboya hasta 1713, fecha en que pasó a manos de Francia por el Tratado de Utrecht.

En el centro de la localidad, la más importante del valle del Ubaye, están las villas des Mexicans, construidas por lugareños que hicieron fortuna con el comercio textil en México. El Musee de la Vallée documenta la historia de estas migraciones. En este mismo museo dan una explicación diferente de la fundación de la ciudad, pues dicen que fue el Duque de Occitania, no hablan de Ramón Berenguer …. Estos franceses con sus cosas.

De aquí ya vamos a Col de Vars, que llega a los 2111 m de altitud. Este puerto es el que da paso al Valle de Ubaye, en cuyo terreno, salpicado de rocas y charcas, pastan rebaños de ovejas. En su curso más alto, el río Ubaye ha hecho profundos cortes en el oscuro esquisto.

Pasamos por el Fuerte de Tournoux, cerca de la Condamine, parece formar parte del alto peñasco sobre el que se asienta.

El pueblo de Vars es un encanto, pequeñito, pero lleno de casitas llenas de flores y hoteles con encanto.

De aquí ya vamos a las Combes de Queyras, un cañón esculpido por las claras aguas del Guil, y pasamos por el Chateau de Queyras, que fue destruido en los años 50 pero han vuelto a reconstruirlo y es muy fotogénico.

Llegamos a Saint-Verán, el pueblo más alto de Europa, según se encargan de comunicar en todos sitios, con carteles enormes. Está entre 1990 y 2040 m de altitud. Es un pueblo que tiene unas construcciones especiales, ya que son de madera, pero con una base de esquisto para adaptarse a los rigores de la alta montaña. La vida aquí combina la agricultura, la ganadería, la silvicultura y el ejercicio de las habilidades artesanas durante los largos inviernos.

Las viviendas que dan al sur forman grupos, la mayoría con graneros y balcones donde maduran los cereales. Tiene un montón de talleres de artesanía de madera, pintura, cerámica etc. Los hoteles y restaurantes son preciosos, decorados con antigüedades y aperos típicos de labranza. Muy recomendable esta visita, a pesar de que tienes que ir expresamente y dar la vuelta en dirección hacia el Col d’Izoard.

Este puerto llega a 2361 m y está en un entorno desolado y rodeado de picos espectaculares. Desde las mesas panorámicas se contemplan magnificas vistas que abarcan el Briançonnais al norte y el territorio de Queyras al sur. El alto territorio de Queyras ocupa el valle del rio Guil. Aislado del mundo exterior en su curso inferior por una serie de estrechas gargantas y desconectado de las principales vías de comunicación, alberga bonitas casas alpinas. Más arriba de Chateau Queyras, los laterales del valle tienen marcadas diferencias, las laderas que dan al sur, más suaves, están cubiertas de prados con abundante agua, mientras que en las laderas que dan al norte solo crecen alerces y pinos cembros.

La carretera desciende trazando curvas cerradas a través de un extraño paisaje de piedras sueltas y rocas dentadas conocido como la Casse Déserte.

Llegamos a Briançon, tiene una población de 11.000 habitantes y es la ciudad más alta de Europa con sus 1321 m de altitud.

Desde la antigüedad, dos grandes rutas con destino a Italia confluyen aquí, una viene del valle del Romanche por el Col de Lautaret, la otra sigue el curso del Durance desde Embrun. Los galos apreciaron el valor estratégico del lugar. Parece probable que los supervivientes de las tribus germánicas derrotadas por el general romano Mario en Aix-en-Provence acabasen aquí. La ciudad tuvo un importante papel comercial, y también militar, gracias a la presencia de grandes muros de roca que sirvieron como fortificaciones naturales.

La parte interesante es la Ville Haute o ciudad alta. En enero de 1692 la guerra de la Liga de los Augsburgo llevaba seis años sembrando el horror. Mercenarios pagados por Victor Amadeo II, duque de Saboya, invadieron Dauphine e incendiaron Briançon, solo 2 casas de las 258 escaparon del fuego. Vauban estaba trabajando en Borgoña y fue enviado inmediatamente a Briançon con el encargo de reconstruir la ciudad y hacerla inexpugnable.

Una semana le bastó al gran ingeniero para hacer el proyecto, pero su edad y su precaria salud no le permitieron supervisar la ejecución.

Con su puerta (Porte Pignerol) y su iglesia fortificada, todavía parece una ciudad fronteriza de la época de Luis XIV. Sus calles estrechas y empinadas, en especial la Grande Gargouille también conocida como Grande Rue, responden a su escarpado emplazamiento. El Pont d’Asfeld, al este de la ciudad, se construyó en 1734 y es uno de los lugares de la ciudad declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La mejor vista de la ciudad más alta de Europa se obtiene desde las terrazas del Fort des Salettes, lugar Patrimonio de la Humanidad donde hay una estatua de Francia de 9 m de altura esculpida por Antoine Bourdelle.

El sábado y el domingo ha habido unas jornadas medievales, hemos llegado tarde!!!!

Es una ciudad muy agradable, hay parking en la zona nueva, pero es mejor llegar a la parte alta donde hay un gran parking, donde la primera media hora es gratuita y luego se paga cada 15 minutos 0,3 €. Es muy barato y muy práctico.

Seguimos ruta por el Oratoire du Chazelet, desde la mesa panorámica, la vista abarca los altos picos del Parc National des Ecrins, desde el Col des Ruillans, a la derecha, hasta las crestas rotas del Meije. El curso superior del glacial, alimentado por las frecuentes nevadas, tiene una blancura impactante.

Llegamos a La Grave, ocupa un emplazamiento muy bello en el Vallée de la Romanche, al pie del Meije. Una línea de teleférico de dos etapas lleva a los visitantes a un col en la ladera oeste del Mont du Râteau que ofrece unas vistas espectaculares del Meije y los glaciares de los Ecrins.  A las horas que llegamos el teleférico está cerrado, habrá que volver.

Ahora vamos al Col du Galibier de 2642 m. Se ve el valle de Maurienne al norte y la comarca de Pelvoux al sur. El puerto marca la línea divisoria entre la mitad norte y la mitad sur de los Alpes Franceses. La carretera tiene miga, es muy estrecha y no hay quitamiedos. En algunos tramos hay unas caídas impresionantes, pero es muy entretenido ya que hay muchas marmotas que vemos en grandes cantidades incluso en la misma carretera, a veces hay que frenar para no atropellarlas.

En Sant Michel de Maurienne consta que hay un camping, pero cuando llegamos está cerrado. A pocos km se encuentra Orelle, donde hay un camping municipal casi vacío, pero que tiene duchas calientes, lavabos y  zona para lavar los platos. Hay un cartel, que pone que se tiene que pagar en la oficina de turismo de Francoz. Como ya son casi las ocho de la tarde, mañana lo haremos, pues seguro que está cerrada. Hay solo 3 familias más que da la impresión que viven aquí continuamente, por lo menos en verano, pues se han traído las flores, una lavadora etc.

Hemos hecho 226 km

DIA 4     5-7-2017 MIERCOLES

ORELLE –MODANE – COL DU MONT CENIS – COL D L’ISERAN – VAL D’ISERE – BOURG SAINT-MAURICE – CORMET DE ROSELEND – BEAUFORT – COL DE SAISIES – COL D’ARAVIS – LA CLUSAZ

Después de desayunar, lo primero que hacemos es ir a pagar el camping. Como abre a las 9 de la mañana, lo podemos hacer. Son 2 € por persona y 3 € por la parcela, más 0,2 de tasa turística por persona, en total 7,4 €.

Llegamos a Modane, donde hay un túnel que te lleva directamente a Italia y es donde acaba la línea férrea francesa, un pueblo sin interés. Pasamos por el Col du Mont Cenis, donde hay unos fuertes impresionantes. Son los fuertes de l’Esseillon, son 4 fuertes, empezando por el Maria Teresa a pie de carretera, donde hay un museo que explica la historia de estas construcciones. El siguiente está en la montaña encaramado y creemos que es inexpugnable, quedan dos que están bastante derruidos.

Han construido un parque para los jóvenes donde hacer rappels, tirolina y un montón de actividades deportivas, desde niños pequeños hasta adultos a los que les gusten las emociones fuertes. Es muy grande y muy chulo.

El Col d’Iseran se encuentra a 2770 m, es el único vínculo entre los territorios de Tarentaise y Maurienne, al sur, que ocupa el largo valle del río Arc. Hay unos glaciares enormes, algunos por cierto han perdido todo el hielo por el cambio climático. Nos encontramos muchísimos moteros que están haciendo la misma ruta que nosotros y muchos ciclistas que tienen mucho merito pues las cuestas son muy empinadas. Está muy bien organizado, pues cuando empieza un Collado hay unos indicadores donde pone los km que faltan hasta la cima y la inclinación que tienen en el siguiente km, para que se hagan a la idea de lo que les espera.

A 16 km se encuentra la Vall d’Isère, esta localidad es la más importante de Haute Tarentaise, se halla en un alto valle, 1000 m por encima de Bourg-St-Maurice. Tiene una excelente estadística de días soleados y está rodeada de un magnifico paisaje montañoso; al sur y al oeste están los glaciares y picos, algunos de 3500 m, del Parc National de la Vanoise, favorito de los senderistas. Se ven vistas del Gran Paradiso italiano y del pico de la Grande Motte en la Vanoise. Nos recuerda mucho a Baqueira Beret o Font Romeu.

Seguimos hacia Cormet de Roselend que está a 50 km de la Vall d’Isère. Este largo puerto de 1900 m de altitud une los valles de Roselend  y de los Chapieux. Es un lugar  vasto, pelado y solitario, salpicado de rocas y refugios de pastores. Un rápido arroyo desciende por el empinado Vallée des Chapieux en una serie de abruptos saltos hasta Bourg-St-Maurice.

A 20 km está Beaufort, pequeña localidad, cuya iglesia alberga bellas tallas de madera e interesantes esculturas, sobre todo en el púlpito. Debe su nombre  al territorio de Beaufortain, un área de plegamientos calizos sobre una base de antiguas rocas cristalinas. Los extensos pastos alpinos tienen como telón de fondo una capa boscosa prácticamente continua. Por encima de los 1450 m de altitud, la economía local está condicionada por el desplazamiento estacional de las reses. Vamos a la oficina de turismo donde nos dan información de la zona.

A 18 km está el Col des Saisies, es uno de los pastizales alpinos más característicos que pueden verse a lo largo de la ruta de los Alpes. Lo pueblan reses de varias razas, unas pequeñas y robustas de color rojizo, las tarines, de pelaje marrón oscuro y las abondances con manchas blancas. Hay centenares de chales de madera preciosos con sus balcones llenos de flores. Se encuentra a 1633 m y hay un restaurante, tiendas de souvenirs donde se pueden encontrar pieles de vacas preparadas como alfombras, que tienen un precio a partir de 480 €!!

Nos encontramos La Clusaz a 18 km y aquí nos vamos a quedar a dormir. Es la estación de esquí más importante del Massif des Aravis y debe su nombre a la profunda garganta o cluse por la que corre a borbotones el torrente Nom. El pueblo, situado entre pinares y pastos de montaña, se arracima en torno a su gran iglesia, con una característica torre con cúpula bulbosa. La silueta dentada del macizo de Aravís se divisa en la distancia.

Nos alojamos en el Camping Capfun by Franceloc. Nos cuesta 20,5 € y es muy tranquilo, pero como en todos hasta ahora, no hay cocina, eso sí hay piscina hasta las 7 de la tarde, llena de niños jugando y gritando. Es cubierta y hace un calor espantoso, nada apetecible la verdad.

Como curiosidad nos dan unos billetes para coger transporte público gratuito al pueblo y una baraja de cartas!!!! Hay wifi gratuito, pero cada media hora te tienes que volver a conectar.

Hemos hecho 199 km.

DIA 5     6-7-2017 JUEVES

LA CLUSAZ – LE GRAND BORNAND – COL DE LA COLOMBIÈRE – CLUSES – MORZINE – THONON LES BAINS – YVOIRE – EVIAN LES BAINS – MARTIGNY (SUIZA)

Dejamos La Clusaz y seguimos ruta hacia el norte, pasamos por Le Grand Bornand, pueblo precioso como todos los que estamos viendo. Subimos otro puerto de montaña como es el Col de la Colombière a 1613 m, carreterita estrechita muy bonita. La elevada cuenca de Sallanches está bordeada al norte por espectaculares picos de varias cordilleras, dominados por la gran masa del Mont Blanc, el gigante de los Alpes.

Cluses  se encuentra a 44 km de La Clusaz, es famoso por ser un lugar donde fabrican relojes y productos metálicos de precisión. El río Arve ha seccionado los plegamientos rocosos del macizo de los Aravis para crear su garganta.

En Cluses, aprovechamos para ir a un Lidl a comprar algunas cosillas y echar gasoil en un Carrefour. Está a 1,15 € el litro que está muy bien, pues en los pueblos anteriores estaba a 1,38!!!!

A 29 Km  nos encontramos Morzine, donde hay un centro de deportes enorme, los telecabinas siguen funcionando, ya que ahora que no hay nieve se dedican a los senderistas y a los ciclistas que suben con sus bicis a la cima y bajan la carretera con la bici, que debe ser muy divertido. Hay un puente metálico, muy pintoresco, para pasar al otro lado donde también hay unas piscinas, pistas de básquet, de tenis etc.

Seguimos la ruta y pasamos por las Gargantas du Pont du Diable, una serie de gargantas en las que hay un puente de roca atribuido al Diablo.

A 33 km está Thonon Les Bains, ya en la frontera con Suiza, donde acaba la ruta de los Alpes, la cual hemos hecho casi en su totalidad. Esta ruta discurre casi siempre cerca de la frontera y une el lago Ginebra y la Riviera, atravesando puertos de montaña y saltando de valle en valle. El trayecto en su totalidad solo está abierto durante los meses de verano y son 734 km, pasándose por 25 puertos de montaña.

Aparcamos en Thonon que cuesta 1,2 € la hora en fracciones de 15 minutos. Tiene vistas espectaculares sobre el lago Ginebra. En la orilla norte, se ven las terrazas del gran viñedo de Lavaux y, más allá, los picos de los alpes de Vaudois y del Jura. Es una población muy agradable con muchas tiendas, restaurantes y gente en la sombra pues hace mucho calor.

De aquí, hemos visto que a pocos km al oeste hay un pueblo de los más bonitos de Francia y no nos podemos resistir a visitarlo.

Yvoire, es un pintoresco pueblo, adornado con miles de flores, que conserva su carácter medieval. Goza de un magnifico emplazamiento a orillas del lago Ginebra, en el extremo del promontorio que separa el Petit Lac y el Gran Lac. El casco antiguo es peatonal, se tiene que aparcar en las afueras y cuesta 2,4 € la hora, hasta las 7 de la tarde que es gratuito, cosa que  te recuerdan en las tiendas para que estés tranquilo.

Esta pequeña ciudad se reconstruyó  en el s XIV en el emplazamiento de una antigua fortaleza y conserva parte de las murallas originales incluidas dos puertas protegidas por torres y el castillo, con una enorme plaza enmarcada por torretas. Las animadas calles, con viejas casas y tiendas de artesanía, llevan a encantadoras plazas adornadas con flores que ofrecen bellas vistas del lago. El único problema, son los montones de grupos de turistas que hay, que hacen imposible ver el pueblo con tranquilidad. A pesar de eso, lo recomendamos mucho.

Hay un jardín des Cinq-Sens, que es el  antiguo huerto del castillo, situado en el centro del casco antiguo, se ha recreado un jardín medieval vallado. La entrada cuesta 12 €.

Volvemos sobre nuestros pasos y pasamos por Evian Les Bains, públicamente conocida como la perla del lago Ginebra, goza de una perfecta situación entre el lago y los Prealpes de Chablais. Esta ciudad turística conocida por sus viejos palacios y sus balnearios, asciende desde la llanura lacustre como un anfiteatro, con empinadas callejuelas en todas direcciones.

Por la orilla del lago es donde se encuentran los edificios importantes, como el Palais Lumière, la villa Lumière, actual ayuntamiento y el casino.

La villa Lumière fue propiedad de Antoine Lumiere, padre del pionero del cine y hoy alberga el ayuntamiento. Las salas de la planta baja y la gran escalera son muy elegantes. El teatro contiguo es una esplendida reliquia del exceso decimonónico.

En las cercanías está Amphion-les-Bains, fue la primera estación termal de Chablais, de moda en el s XVII, cuando los duques de Saboya venían a tomar las aguas con frecuencia.

Las propiedades medicinales del agua de Évian se descubrieron en 1789, cuando un señor de Auvergne se percató de que disolvía sus cálculos renales. El agua, filtrada por arena de origen glacial, es fría y baja en minerales. Además de para beber, es apreciada por sus efectos beneficiosos para las afecciones renales y el reuma. Se puede visitar la modernísima planta de embotellado, que produce una media de 5 millones de litros de agua al día, más que ningún otro productor.

De aquí ya del tirón vamos a destino y sin darnos cuenta ya hemos entrado en Suiza, después de un poco de tráfico lento, ya que la carretera que bordea el lago Leman es muy estrecha y muy transitada.

Queremos comprar la Viñeta que nos permite circular por las autopistas y las nacionales I y II. La venden en las gasolineras y las oficinas de correos. Paramos en una gasolinera y la compramos para ir tranquilos. Nos cuesta 40 Chf que pagamos con tarjeta. Una curiosidad es que la maquina nos pregunta si queremos pagar en € o en francos suizos, nunca sabemos que es lo mejor, ya que los bancos son tan ladrones…

A pesar de que el tipo de cambio es 1 € = 1,09 Chf, cuando vamos a los cajeros nos dice que nos aplicaran un cambio de 1,04…., es lo que hay.

Nos alojamos en el camping de Martigny, el TCS Camping Martigny, está muy cerca de la ciudad, a 5 minutos andando del centro. Nos cuesta 46 € !!, ya vemos que Suiza con el tipo de cambio que tienen ahora que es 1 € = 1,04 Franco suizo, nos va a salir carísimo.

El camping está casi vacío, tiene un fuego eléctrico, con lo que podremos cocinar algo. Todo está muy limpio y aseado. La encargada del camping me dice, que hoy hay un concierto de jazz gratuito en el centro del pueblo y en el anfiteatro romano hay una película cada noche, hoy toca Lion de la Nicole Kidman, que ya hemos visto.

Hemos hecho 214 km.


DIA 28   29-7-2017 SÁBADO

BELLINZONA – AIROLO – PUERTO DE SAN GOTTARDO – FURKAPASS – BRIG – MARTIGNY – PUERTO DE FORCLAZ – CHAMONIX (FRANCIA) – ANNECY

Salimos del camping hacia el noroeste y nos salimos de la autopista en Airolo, es una localidad de veraneo y muy popular para los deportes de invierno en una amplia cuenca al pie del San Gotardo, en la entrada meridional del gran túnel de la autopista y del túnel ferroviario.

Hacemos un rato de autopista cuando estamos a 6 km de Airolo, hay un semáforo que cada 20 segundos se pone en rojo, de dos carriles se convierte en uno.

El puerto de San Gotardo, rodeado de un abrupto e impresionante paisaje con rocas y lagos, debe su nombre a una capilla erigida alrededor de 1300 en honor a San Gotardo, obispo de Hildesheim, cerca de Hannover. El puerto, uno de los más famosos de los Alpes suizos, comunica Airolo en el Tesino con Göschenen en el cantón de Uri, conectando así las regiones de habla alemana e italiana. A pesar de ser la ruta más corta entre el sur de Alemania y Milán en Italia, el paso no tuvo mucho tráfico hasta pasado el s XIII, ya que el viaje implicaba cruzar el río Schöllenen y una profunda garganta cerca de Andermatt. El puente, cuya construcción se atribuía al diablo, sólo podía ser franqueado a pie, hasta que en 1775 se reforzó para permitir el paso de vehículos.

Este puerto es una divisoria continental, desde aquí, las aguas fluyen al norte hacia el Rin y el Mar del Norte, y al sur, hacia el Po y el mar Mediterráneo.

En lo alto del puerto se encuentra el Museo Nazionale de San Gotardo, dedicado a la historia de este lugar estratégico que fue aprovechado por los romanos y que comunica Suiza con el resto de Europa. Hay maquetas a escala, fotografías y objetos diversos sobre la carretera, el túnel, la flora y la fauna, el servicio de correos, la hospedería de san Gotardo donde los agotados viajeros recibían comida y cama.

Hay muchas autocaravanas que pasan la noche aquí, pues no está prohibido, como en casi todos los sitios en Suiza. Hace frio, estamos a 14 grados, pero el sitio es espectacular con un lago alpino, sus tiendas de souvenirs y un chiringuito donde hacen salchichas a la plancha que tiene mucho éxito.

De aquí ya vamos al Furkapass a 2429 m, el más alto de los muchos puertos que atraviesa la Gran Ruta, comunica Gletsch, en Valais, con Realp, en Uri. En la carretera del puerto, construida en 1867, se rodó una escena de la película Goldfinger, en la que aparece James Bond conduciendo su Aston Martin. Su sucesión aparentemente infinita de curvas cerradas y fuertes pendientes resulta impresionante y dicen que se vuelve aterradora cuando hace mal tiempo.

El paso del puerto ofrece una espectacular vista del glaciar del Ródano, el mayor de los Alpes de Uri y fuente del rio homónimo. Conviene dedicar todo el tiempo que se pueda a este tramo del recorrido y detenerse para disfrutar de las vistas, sobre todo las del glaciar. Para contemplar más de cerca el glaciar, hay que visitar la cueva de hielo que se excava cada año en él.

Se puede acceder a este pasillo de hielo azulado desde el hotel Belvedere, en la ladera oeste del puerto. También hay un interesante sendero circular que cruza el puerto y pasa por la cabaña de Albert Heim. Este glaciólogo propuso la construcción de la cabaña en el s XIX, pero no se llevó a cabo hasta 1918. Aunque ya no se encuentra en la lengua del glaciar merece la pena visitarla. Hay que buscar el inicio de la senda en la parada del Post Bus en Realp. En Gletsch ya empezamos a bajar, hasta Oberwald, donde paramos porque sale un tren de vapor que llega a Gletsch y queremos ver cuánto cuesta. No nos parece muy caro, porque ida y vuelta son 41 Chf en 2ª clase y 79 en 1ª. Si vas en una a diesel es mitad de precio.

Pasamos por el funicular que sube hasta el glaciar más grande de los Alpes, el Aletsch que tiene 118 km cuadrados de superficie, desciende del Jungfrau (3454 m) como un impresionante rio de hielo por más de 23 km.

El área de Jungfrau-Aletsch – Biettschhorn es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Llegamos a Brig, una atractiva localidad que se encuentra entre las confluencias de los ríos Ródano y Saltine, y sirve de intersección a la carretera del Simplon y la carretera del glaciar del Ródano y el puerto de Furka. Por ella también pasa el Glacier Express, la línea férrea que une Zermatt y St. Moritz. Ya la visitamos al principio del viaje.

Desde Brig sale la carretera del Simplón, de 23 km, cuya construcción fue ordenada por Napoleón. En un recodo se halla el hospital del Simplon, fundado por Napoleón en 1801 y habitado por los monjes de San Bernardo. En el km 43,5 se llega a la frontera con Italia por el valle Divedro que se desciende a Domodòssola.

Todas estas carreteras que estamos haciendo hoy están llenas de coches de superlujo, como hace un día fantástico y es sábado la gente se ha animado a salir de excursión. En estos puertos que hemos hecho hay infinidad de motos, algunas de ellas sobre todo conducidas por suizos, son unos suicidas los conductores. Nos ha adelantado uno que por poco se va al fondo del valle, porque lo ha hecho cuando nosotros estábamos adelantando a un ciclista, que también hay muchísimos.

Llegamos a Chamonix, lloviendo, nublado y desagradable. Nos quedamos con las ganas de ver el Montblanc. Miramos la previsión y para los próximos días también hay lluvia, con lo que nos vamos a Annecy, que está a 100 km de distancia. Pasamos 20 km y el tiempo ha cambiado completamente ha subido la temperatura 10 grados y hace sol!!!!

Vamos por la autopista y pagamos el primer peaje 7,2 €. Hay un segundo de 4,4 €.

Llegamos al Camping Belvedere en Annecy, que es el municipal pero está muy bien. Nos cuesta 19,70 €. Queda sólo una plaza enfrente de recepción, ya nos está bien, pues es donde hay wifi.

Siempre nos han dado sitios muy escondidos en los campings, pero hoy nos enteramos de todo, el que entra, el que sale y la gente que viene a hablar por teléfono a la zona wifi.  Hay incluso un guardia de seguridad por la noche. Nosotros hemos llegado sobre las 5 de la tarde, pero después de nosotros han venido muchos campers y se han tenido que ir por no haber sitio.

Asegurado el sitio para dormir nos vamos a Annecy andando. Está cerca, pero a la vuelta sufriremos pues hay unas pendientes del 25% de inclinación.

Annecy está a orillas de un lago, en un entorno deliciosamente bello de agua y montañas, y tiene un pintoresco casco antiguo agrupado en torno al río Thiou.

Fue ciudad de la Galia romana y se desplazó colina abajo en la Edad Media hasta su emplazamiento actual, junto al río, cuyas rápidas aguas movían muchos molinos. En el s XVI se convirtió en capital regional, desplazando a Ginebra, y en el s XVII albergó al influyente San Francisco de Sales, duro oponente del calvinismo, que se había extendido por la región.

Hay un paseo encantador alrededor del lago, abarrotado de turistas de todas las nacionalidades. Aquí tienen preferencia los deportistas, gente que corre o va en bicicleta tienen toda la calle y los peatones un trocito pequeñito.

El casco viejo es maravilloso, tiene los canales del Thiou y el Vassé que serpentean a través del colorido casco antiguo, peatonal en su mayor parte. Las considerables iglesias de St-Maurice y St-François –de-Sales marcan la transición entre la arquitectura sarda de la ciudad vieja del s XIX y la de la ciudad comercial de la primera parte del s XX.

El puente sobre el Thiou con su peculiar Palais de l’Ile en medio del río forma parte de la vista más famosa de la vieja Annecy. Se construyó en una isla en el s XII, cuando Annecy era poco más que un pueblo de pescadores, y fue sucesivamente residencia del conde de Ginebra, casa de la moneda, tribunal de justicia y aterradora prisión, uso que recibió hasta 1870 y que recuperó por un tiempo durante la IIGM.

Llegamos por pequeñas calles empedradas y después de una pequeña tormenta de verano al Musée-Château d’Annecy. Está muy bien restaurado pero data de los s XII al XVI. Fue residencia de los señores de Ginebra, una rama de la casa de Saboya. Tras sufrir varios incendios, cayó en el abandono en el s XVII y se usó como guarnición militar antes de ser restaurado con fondos públicos.

La Rue Ste-Claire es la calle principal del casco antiguo, bordeada con casas con soportales. La mansión del nº18 data del s XVI y tiene un vínculo especial con el obispado de san Francisco de Sales. Treinta años antes de la inauguración de la Academia Francesa de Richelieu, el santo fue cofundador de la Académie Florimontane, institución literaria destinada a promover el bien público, influir en la opinión y extender el culto a la belleza.

El Ancien Palais Épiscopal, se construyó en 1784, tras la demolición de la casa de Madame de Warens. En el patio se colocó un busto de Rousseau rodeado de la famosa balaustrada de oro en recuerdo de su especial relación con la noble.

La Cathedrale de St-Pierre, construida en el s XVI con una fachada renacentista y un interior gótico, Rousseau tocó la flauta  y cantó en el coro.

Está muy animado todo esto, pero nosotros nos vamos al camping a descansar un rato y disfrutar del vecino de parcela, que es una terranova de dos años preciosa.

Hemos hecho 366  km.

DIA 29    30-7-2017 DOMINGO

ANNECY – MOLLERUSSA

Hemos decidido volver a casa, ya que este viaje tiene que ser más corto por motivos familiares.

Cogemos la autopista y la ruta es Chambery, Grenoble, Orange, La Junquera y final en Mollerussa. Pagamos un primer peaje de 20,5 y otro de 35,5 €, en total 56 € de Annecy a la frontera. De la frontera hasta el Eix Tranversal pagamos 8 €.

Hemos hecho 818 km.

En total han sido 8794 km…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: