Serbia (2011-2014-2017)

VIAJES DEL 2011-2014-2017

 

Viajes que hicimos en nuestro propio coche. En Europa la imagen de los serbios es horrorosa. Las guerras y masacres que nos han asaltado a los europeos en los últimos años ha hecho que muchos estigmatizan a un pueblo sin apenas conocerlo. Sólo un gran tenista (Djokovic) y un alucinante director de cine (Kusturika) ha acercado a este gran pueblo a Occidente.

Los serbios, igual que todos los demás pueblos de esa zona, es gente simpática y acogedora. Viven en condiciones muy justitas, pues sus líderes se gastan gran parte de la poca riqueza que crean, en armas y guerras. País barato con buena comida y cerveza, WIFI en muchos sitios y agradable para estar aunque con pocas cosas que ofrecer.


Novi Sad, Belgrado, Mokra Gora, Nis, 

 

GALERÍA DE FOTOS 2011

GALERIA DE FOTOS 2014

GALERIA DE FOTOS 2017

 

Fecha del viaje
Julio 2011, 2014 y 2017. Los viajes fueron hechos en nuestro coche por lo que apenas hay datos prácticos sobre transportes.

Moneda
La moneda de Serbia es el Dinar serbio. Más o menos era 119 dinares = 1 € pero mejor mirar la conversión actual (conversor)

Nivel de vida
Es un país barato. La gasolina está al mismo precio que en España pero los hoteles son bastante más baratos. La comida también es muy asequible.

Seguridad
La pobreza supongo que pueda hacer parecer que es un país con problemas, y supongo que algunas ciudades grandes así debe ser, pero nuestra percepción es que puedes ir tranquilo. La única excepció rara es que vimos en Belgrado unos paramilitares de cabezas rapadas, con tatuajes y armados haciendo funciones vigilancia. Si su misión era infundir respeto creo que cumplen perfectamente su cometido.

Electricidad
Los enchufes son los normales de toma europea a 220 Voltios

Clima
A finales de Julio y en Agosto nos llovió algo pero, en general, hizo buen tiempo.

Guía de viaje
Existe la guía Azul y otras guías visuales como la de El País-Aguilar.

Ruta 2011

Día 1: DURMITOR NP – SANTUARIO DE MILESEVA – ZLATIBOR – MOKRA GORA -KRALJEVO

En nuestro ruta hacia Rumania esta mañana nos hemos levantado de nuestra habitación del Durmitor NP y hemos llegado a la frontera de Serbia que atravesamos sin problemas, presentando la ficha técnica del coche y nuestros pasaportes. Con el aduanero repasamos todos los deportistas actuales de la élite serbia y los mejores jugadores del Barça. Ser de Barcelona, actualmente es un plus cuando se viaja ya que causa admiración por donde se vaya. Antes de pasar la frontera y después de volver a ver el magnifico puente sobre el rio Tara, visitamos el monasterio del Arcangel Gabriel, el cual creemos que no recibe demasiadas visitas por el estado lamentable de la pista que llega a el. Una monja que está arreglando el jardín nos busca la llave y nos lo enseña. El lampista que ha puesto la instalación eléctrica habría que colgarlo del arbol más alto, ha colocado un coarrugado de color rojo que canta una barbaridad en este pequeño monasterio.

 Sacamos dinero en el primer pueblito que nos encontramos en un cajero automático y vamos hacia el santuario de Mileseva que es muy venerado por los serbios. Debe ser muy venerado pero la verdad es que TODO está recien reconstruido

Mileseva

y sólo el interior nos ofrece unas pinturas del siglo XIII, realmente bonitas que son su gran riqueza con el mundialmente conocido Angel Blanco!!!!. La iglesia obedece a las normas de la escuela de Raska, planta rectangular rematada por dos campanarios de estilo bizantino, un abside triple al este y dos torres cuadradas a ambos lados. Fue fundado en 1235 por el rey Vladislav para acoger los restos de san Sava.  Recomiendo no ir a los lavabos de este monasterio …

 Vamos hacia uno de los 10 puntos imprescindibles según la guía azul de Serbia Montenegro que es Nova Varos, la cual cito: “Un perfecto ejemplo de convivencia étnica junto a la carretera hacia Montenegro: serbios, musulmanes que se respetan y mantienen sus propias instituciones culturales …”. Llegamos y no puede ser más deprimente el pueblo, todo desastrado, desconchado, pobre, triste etc, a las afueras del pueblo si que es bonito, las praderas, las casitas, pero el pueblo en sí, la verdad no le encontramos el qué.

Sin parar siquiera vamos a nuestro próximo destino que es Zlatibor. Es el centro turístico más completo de Serbia. Se puso de moda entre la gente pudiente del país cuando sus gobernantes empezaron a veranear en esta zona, y se empezaron a construir mansiones e infraestructuras para disfrutar del tiempo libre. Con Tito se democratizó y hizo lo posible para que todo el proletariado disfrutara de esta zona. Cuando llegamos como es sabado está muy animado con un montón de gente por las calles aunque el día no acompañe demasiado porque está desapacible y a ratos llueve. Los alrededores realmente son bonitos y pacíficos.

Nuestra siguiente parada es Mokra Gora (otro de los imprescindibles). Es un pueblo diseñado por Emir Kusturica que ha creado su propio Hollywood de los Balcanes, con estudios y una escuela de cine abiertos a los jovenes talentos. También ha dado nueva vida a un pequeño tren de vapor que conduce desde Sargan a un pueblo típico, con casas de todas las partes de Serbia, y muestras de un café, una escuela, una tienda de pueblo, la iglesia, el cine etc. Cuesta 200 dinares la entrada. Se puede dormir dentro de este pueblo pues las casas se pueden alquilar.

La ruta era la que iba de Belgrado Sarajevo, pero su particularidad es que para superar los 300 metros de desnivel entre Mokra Gora y Sargan, los ingenieros habían encontrado un ingenioso sistema que consistia en realizar en un tramo de 15 km y gracias a 22 tuneles, un recorrido en forma de 0cho. Se sube en unos vagones de 1930, arrastrados por una vieja máquina de vapor. El trayecto dura hora y media, la primera salida es a las 10:35 y la última a las 21:00.

Iglesita Mokra Gora

 Como es pronto decidimos ir haciendo km hasta nuestro destino original que  es Rumania. Desde aquí son 120 km hasta Kraljevo (imprescindible). Las carreteras son malas y aparte la velocidad máxima son 80 km por hora aunque muchas veces en los pueblos y proximidades solo se puede ir a 40. Hay muchos controles de velocidad de la policia, los vemos muy a menudo con lo que somos prudentes, ese trayecto nos cuesta 2 horas y cuarto. Cuando llegamos a la ciudad nos cuesta encontrar hotel porque en dos nos dicen que están llenos, aunque el segundo me indica una casa que alquila habitaciones y aquí nos quedamos. No es ninguna maravilla pero a cambio nos cuesta 10 €, con el baño dentro y TV. La señora es muy amable aunque la comunicación es dificil ya que solo hablan serbio y  lo llevamos mal con este idioma.

 Esta ciudad también nos desilusiona, ya que se ve muy deteriorada, todo en muy malas condiciones, sucio y que se cae a trozos. Nos vamos a la calle peatonal más importante y es una calle normal y corriente que problemas tenemos para encontrar algo para cenar. Al final un trozo de pizza y una cerveza es la única opción. Eso sí tiene wifi y podemos ponernos al día de las últimas noticias y los correos de los amigos que nos contestan.

Día 2:

KRALJEVO – BELGRADO – NOVI SAD

A la mañana siguiente la mastresa nos invita a tomar café y sorpresa su marido chapurrea el ingles, con lo que nos podemos comunicar algo. Nos explica que cuando era joven estuvo por toda Europa, incluida España, que le gustó mucho Barcelona y cosas así.

Salimos de Kraljevo y paramos en una iglesia que está hecha de madera, muy bonita pero un poco dejada. Siguiente parada ya es Belgrado, que es una ciudad muy grande pero con un centro histórico que se puede hacer a pie sin problemas. Es una ciudad con calles peatonales donde se pueden encontrar las grandes marcas internacionales al lado de edificios que se están cayendo a trozos.

Monasterio rojo

Visitamos la fortaleza y la catedral de San Sava que todavía la están acabando de construir. Es inmensa pero por los alrededores hay grupos de gitanos como los que estamos acostumbrados a ver por España acosando a los parroquianos para que les den dinero.

Después de visitar lo más importante vamos dirección Novi Sad por la autopista, bueno le llaman autopista pero a ratos tiene solo un carril y además en obras. Eso sí te cobran 2,4 € por ir a paso de tortuga. Cuando llegamos a Novi Sad damos unas cuantas vueltas hasta que encontramos una habitación. Está al lado del hotel Fenix, donde entro a preguntar y me piden por una habitación doble con desayuno 67 €. Un chico que hay en la calle a la entrada del hotel me enseña una habitación muy moderna, con baño muy limpio y TV con satélite por 30 € que nos quedamos. Sin saberlo nos hemos alojado en el centro, centro de la ciudad. Salimos por un pasaje y estamos en la calle peatonal más famosa de Novi Sad, a 100 metros del ayuntamiento, la catedral etc.

La oficina de turismo está cerrada en domingo, menos mal que en Belgrado había cogido información sobre esta ciudad y nos va muy bien para orientarnos y visitarla. También el chico del hotel me da un mapa, y unos itinerarios por la zona.

 Hay mucho ambiente ya que es domingo y como siempre nos sentamos en una terracita a ver la gente pasar cuando ya hemos visitado lo visitable. Nos hacen una encuesta de control del turismo, estamos convencidos que somos de los pocos turistas de la ciudad y por eso la chica se ha puesto tan contenta cuando nos ha visto.

Día 3:

NOVI SAD – TIMISOARA

A la mañana siguiente pensamos en visitar los monasterios que hay en el parque nacional al sur de Novi Sad, pero a las 8 está cayendo el diluvio universal. A pesar de todo nos encaminamos hacia el parque a ver si amaina, pasando primero por la fortaleza que es espectacular. Fue construida por Vauban un ingeniero francés y era inexpugnable, de hecho, los reyes de Austria cuando Napoleón se acercó demasiado a Austria cogieron el tesoro y lo llevaron a esta fortaleza. Hoy lunes está cerrado el museo pero es igual con la lluvia torrencial que hay no hubiéramos podido visitarlo con tranquilidad. Otra curiosidad es que la torre tiene las agujas del reloj al contrario de todos, ya que la grande es la de las horas y lo hacían para que los barcos

Fortaleza en Novi Sad construida por Vauban

pudieran verlo a lo lejos.

Parece mentira que hace solo 12 años los aviones de la ONU estuvieron bombardeando esta bonita ciudad, que destruyeran los 4 puentes de la ciudad y durante más de 70 días estuvieron sin agua, luz y totalmente aislados, recibiendo bombardeos continuos del ejercito de la ONU. Ahora ya han reconstruido los puentes y están haciendo esfuerzos en reparar todo lo dañado, aunque saliendo del centro, se nota mucho por hacer todavía y los destrozos de la guerra son notables.

Hay un poco de atasco porque hemos de compartir un puente con el tren y se da paso alternativo, pero al final llegamos al Parque Nacional. Ya no llueve tanto pero hay una niebla que no se ve a más de 5 metros. La oficina de información del parque está cerrada y como está visto que los hados no nos son propicios, decidimos dejar para mejor ocasión esta visita del parque y de los 16 monasterios que hay alrededor y que con buen tiempo debe estar muy bien su visita.

Decidimos irnos ya hacia Rumania, exactamente a Timisoara donde hemos reservado un hotel que está a unos 120 km. El paso de la frontera no es problemático, excepto porque nos pasamos del control de aduanas (cosa normal si no hay nada que lo indique). El aduanero con malas maneras nos dice que nos teníamos que haber parado 2 metros antes!!!!! que gran pecado!!!! pero estamos en una frontera y pedimos mil excusas a lo cual nos dice que la próxima vez (¿Que próxima?????) lo hagamos mejor. La entrada en Rumania es más tranquila, les hace mucha gracia que seamos de Barcelona, como siempre y en un momento pasamos no sin antes preguntarnos si llevamos algo ilegal… Nos hacen abrir el maletero y nos preguntan si llevamos alcohol a lo cual decimos que evidentemente no. El problema es que si hemos comprado en Montenegro un aguardiente que debe tener 80 grados por lo menos, pero no lo ve.


Ruta 2014

DÍA 24 DE JULIO JUEVES

TUZLA – ZVORNIK – SREBRENICA – KRALJEVO (SERBIA)

y venimos de Bosnia…

Ya estamos en Serbia, bajamos al sur por una carretera que pasa por zonas preciosas al lado del río. Es muy fértil, arbolado y como el día es soleado da gusto.

Unos km antes de llegar a Uzice, nos encontramos con un monumento faraónico. Paramos ya que no tenemos ni idea de lo que es, y un chico que habla inglés perfectamente, nos explica que es por una batalla que hubo en la IIGM y que los alemanes perdieron. Este chico al enterarse de que somos de Barcelona nos comenta que hace dos años estuvo en Lloret de Mar y 5 días en Barcelona y que le encantó. No hemos encontrado nadie que no le guste Barcelona, se les ilumina la cara.

La gasolina es más cara que en Bosnia, vale la pena llenar el depósito antes de entrar a Serbia. Aquí al cambio cuesta 1,33 € el litro de la gasolina 95, mientras que en Bosnia costaba 1,15 € más o menos.

Uzice es una gran ciudad con mucho ambiente, donde sacamos dinero de un cajero, ya que no teníamos moneda serbia. El tipo de cambio en estos momentos es 1 € igual a 115 dinares serbios. Por los precios que vamos viendo, el nivel de vida parece que es más caro que en Bosnia.

Hasta ahora el GPS en Bosnia no servía de nada, pero al entrar a Serbia, volvemos a poder utilizarlo, hay mapas.

De Uzice a Kraljevo hay 90 km. Aquí tenemos el hotel, se llama Hotel Belvedere y nos cuesta 33 € con baño y desayuno. Hace 3 años estuvimos ya en esta ciudad y no tenía gran cosa, pero a 39 km al sur hay un monasterio que es patrimonio de la humanidad y que no hemos visto. Es el Monasterio Studenica, está en un sitio precioso. Lo han nombrado Reserva de la Biosfera y no es de extrañar. En Pozega vamos hasta Ivanjica hacia el sur y aquí ya cogemos la carreterita de montaña que nos deja en el monasterio.

En Studenica no hay que pagar entrada, es precioso, tiene unas pinturas espectaculares en algunos sitios muy bien conservadas. En la tienda de souvenirs venden las pulseras que ya conocemos de otro viaje. En cada monasterio tienen la suya, he escuchado que cada nudo son años de vida que tienes buena suerte, pero no estoy segura. Buscaré información a ver  qué significado tienen, se que son amuletos y que mucha gente las lleva cuando son ortodoxos.

Está protegida por una muralla circular que la cuida de los enemigos y que se conserva perfecta. Dentro del recinto también hay una cafetería y hotel. Se ven pocos monjes, igual están de vacaciones.

De aquí ya nos vamos a Krajelvo, donde tenemos el hotel reservado. El hotel se llama Belvedere. Ya en los comentarios de otros clientes decía que era complicado encontrarlo. No se equivocaban, está en un callejón de la calle que pone en la dirección, en la 5ª planta. Menos mal que ya íbamos avisados. Otra cosa que comentaban era que el parking era muy complicado entrar y salir. Lo es y mucho, si se lleva un coche un poco grande, mejor no intentarlo, porque nosotros con el nuestro que es pequeñito, problemas tenemos.

La habitación es correcta con un balcón, muy agradable, y la chica que nos atiende se desvive porque estemos cómodos. Nos cuesta 33 € con desayuno incluido.

Hace 3 años ya estuvimos en Kraljevo. Nuestra impresión fue muy negativa, pero hoy la vemos con otros ojos, hay mucho ambiente, las cafeterías llenas y nos gusta la gente, alegre y amable. Cenamos en un local que tiene mesas en la calle unas pizzas y unas cervezas por 8 €.

Hemos hecho 375 km, pero por carreteras muy malas, estrechas y llenas de obstáculos. Vemos en muchos tramos que debido a las grandes inundaciones que ha habido últimamente se ha perdido el asfalto y lo están reparando. Montañas han sufrido desprendimientos tremendos.

DÍA 25 DE JULIO VIERNES

KRALJEVO – KRUSEVAC – NIS – SOFÍA (BULGARIA)

El desayuno no nos gusta demasiado, hay embutido, mermeladas y mantequilla, pero no hay zumos ni frutas. El café es turco, si queremos expreso lo tenemos que pagar aparte, nos parece un poco cutre.

Salimos hacia Bulgaria, pero antes queremos visitar Nis, que según nuestras informaciones vale la pena. Las carreteritas siguen siendo estrechas y pasan por muchos pueblos con lo que se tarda bastante. No vemos turismo, el estigma que tienen los serbios tardarán mucho tiempo en quitárselo, en cambio vemos proporcionalmente muchos coches de Luxemburgo !!!, no entendemos la razón.

Cogemos la autopista unos km para llegar a Nis, está en buen estado, pero hay muy pocas entradas, nos cuesta encontrar una. Tiene una población de 250.000 habitantes, con un 97 % de ortodoxos y el resto repartido entre musulmanes, judíos y otros. Fue donde nació Constantino el Grande, uno de los tres emperadores romanos que hubo. Fue el fundador de la ciudad de Constantinopla, y el que apoyó al cristianismo, haciendo que tuviera el mismo status que cualquier otra religión, con el edicto de Milán del año 313 d.c.

La ciudad de Nis tiene una fortaleza muy bien conservada en el centro de la ciudad. Aparcamos el coche al lado de la estación de autobuses, ya que en la calle nos parece que deberíamos tener una pegatina como vecinos o mandar un SMS. Como no lo tenemos claro vamos a este parking que nos cobra 130 dinares (1,1 €) y lo podemos dejar todo el día.

Vamos a la oficina de turismo que hay en la entrada principal de la fortaleza donde un chico muy amable nos da un plano de la ciudad y nos explica todo lo visitable. En el folleto que nos dan pone cómo funcionan los parkings de la calle. Hay que comprar un ticket en un kiosko, con un máximo de 3 horas. Cuesta 33 dinares la hora (0,25 €), se indica el momento en el cual lo has aparcado y lo pones en un sitio visible.

La fortaleza es el símbolo de la ciudad, localizada al lado del río Nisava, es una de las fortificaciones militares turcas mejor conservadas. Construida por los romanos, bizantinos y serbios, se renovó muchas veces, pero tal como la vemos hoy fueron los turcos quienes la reformaron en 1723.

Una de las  puertas de entrada, la Stambol gate, construida en el siglo XVII es de mármol en la parte frontal, sobre una enorme puerta de madera. A ambos lados tiene nichos donde se resguardaban los guardias, y dentro del pasaje abovedado había unas cámaras para el cuerpo de guardia y celdas de cárcel.

En 1982 se encontraron unas ruinas que pertenecían a un edificio del siglo II-IV d.c., en muy buen estado.

Hay una colección de monumentos de piedra que se llama Lapidarium, consisten en 41 monumentos del periodo romano desde el siglo I al VI. Hay sarcófagos, monumentos votivos y dos figuras de mármol, la mayoría de ellos descubiertos en la fortaleza.

Relativamente cerca de la fortaleza se encuentra el campo de concentración “12 de febrero”. Es uno de los campos de concentración alemanes que se han conservado. En él se mató a judíos, gitanos y serbios. El nombre viene de que ese día, 1942 prisioneros planearon una fuga en masa y fueron capaces de escaparse solo 105, el resto fue matado o vuelto a encerrar.

Venden una entrada con la que se puede entrar en este museo, en el arqueológico y en la torre de cráneos. Cuesta 200 dinares la entrada normal y 170 la entrada de estudiantes.

De aquí, volviendo hacia el coche vamos al mercado a ver cómo están los precios de las cosas. Son más baratos que en España, la fruta sería a mitad de precio y en otras cosas no habría tanta diferencia.

Cogemos el coche y nos vamos a ver la Cele Kula o torre de los cráneos. Es un monumento único en el mundo. Después de la guerra de Cegar en 1809, el comandante turco ordenó que de  las cabezas de los soldados serbios muertos, se quitara la piel, se rellenara con algodón y se mandara a Constantinopla. Con los cráneos construyó una torre que contaba con 952 de ellos, como medida para atemorizar a la población local. Hoy solo quedan 59. Se construyó un pequeño edificio para protegerlo. Te tienen que acompañar para visitarlo ya que está cerrado con llave.

Después de esta visita tan macabra nos vamos ya dirección a Sofía. Hay muchos coches de Alemania, Austria, Holanda etc., que van también en esa dirección. Fijándonos bien en los ocupantes de los vehículos vemos que son turcos que van de vacaciones a su país. Van con unos cochazos impresionantes, pero conducen de pena, ya que arriesgan su vida con unos adelantamientos suicidas.

El último pueblo serbio se llama Dimitrovgrad pero no se pasa por él con lo que si se tiene moneda serbia y se quiere gastar, mejor antes. Hay una gasolinera justo antes de la frontera, pero tanto la gasolina como todo lo que venden está mucho más caro.

Hacemos media hora de cola para entrar en Bulgaria, para salir de Serbia solo 5 minutos. Nos miran los pasaportes y nos preguntan que a donde vamos.

Y llegamos a Bulgaria…


Ruta 2017

DIA 12     13-7-2017 JUEVES

POSTOJNA (ESLOVENIA) – VALLE DEL LOZ – ZAGREB  (CROACIA) – ZEMUN (SERBIA)

Hoy queremos llegar a Belgrado, para irnos acercando a Macedonia y Albania. Pero primero de todo vamos a pagar el camping. Son 25,2 €, aquí cuentan las personas y nada más, además de la tasa turística.

En el Valle del Loz hay una gran concentración de osos pardos, con lo que nos acercamos a ver si hay suerte. Primero de todo vamos a la oficina de turismo de Loz, donde nos indican muy amablemente todas las posibilidades que tenemos en esta zona para hacer excursiones, visitas culturales o avistamiento de osos. Para poder verlos tienes que contratar a un guía que te lleva en su coche a la zona y estás como 3 horas. Cuesta para dos personas 130 €, pero las visitas son por la tarde, a partir de las 6 de la tarde. Nos lo apuntamos para cuando volvamos a subir hacia casa.

Igualmente, no nos podemos resistir a hacer unos cuantos caminos, con todos los sentidos alerta a ver si  los vemos. Estamos bastante rato, pero como era de prever, no hay suerte, pero el bosque es precioso, muy denso, sin nadie que  perturbe a los osos.

De aquí ya vamos haciendo km, los primeros son por carreteras secundarias hasta que encontramos la autopista hacia Zagreb. Pasamos la frontera por Prezid, pasamos pueblos pequeñitos, preciosos, llenos de flores que dan mucha alegría.

En las autopistas croatas hay varios carriles que son para pagar  con tarjeta y otros con cash. Si se escoge el de Cash se hace mucha cola, mejor ir al de pago con tarjeta.

Se puede pagar con kunas o con euros, el tipo de cambio que te aplican es 7,35 kunas/€. De Delnice a Zagreb son 7,76 € o 57,04 kunas.

Ponemos gasolina, pues en Serbia es más cara, aquí nos sale a 1,15 € el litro.

De Zagreb a Lipovac, que está en la frontera con Serbia, nos cuesta 19,19 €. Al salir escanean los pasaportes en la frontera Serbia, los croatas y los serbios. Hay poca gente en la cola, va bastante rápido, a algunos les revisan el coche pero a nosotros no.

Ya vamos del tirón hasta destino por una autopista que en algunos tramos está mal asfaltada. Nos cuesta 370 dinares serbios, que son unos 3 €. Pagamos con tarjeta porque todavía no tenemos moneda del país.

Tenemos reservado un alojamiento en Zemun, a pocos km de Belgrado. Tanto en Eslovenia como en Croacia hay roaming gratuito, pero en Serbia no, con lo que reservamos mientras vamos en camino. Nos cuesta 34,2 € la habitación doble con baño y desayuno.

Se llama B&B Villa Marija y la puntuación de Booking es altísima, a ver si no nos defrauda. Nos manda un mail, donde nos dice el código para entrar en el edificio, la casa y la habitación. También nos dice la contraseña del wifi, muy eficiente la verdad.

Nuestro GPS no tiene casi ningún pueblo de Serbia, menos mal que llevamos una tablet y un programa llamado Sygic, que si que nos lleva a los sitios.

Podemos aparcar casi en la puerta, a pesar de que estamos en el centro de la población. No hay nadie pero las indicaciones han sido muy claras,  con lo que no tenemos ningún problema en entrar en nuestra habitación. Está muy bien decorada, todo muy limpio y arreglado, nos encanta esta habitación. Tenemos incluso una tele de pantalla plana con USB, para poder ver nuestra serie favorita por la noche.

Salimos a dar un paseo que a estas horas está muy animado, con familias, parejas y muchos perros paseando. Hay un rio lleno de patos y de cisnes, a los cuales los paisanos les dan de comer, con lo que se acercan mucho a la orilla.

Se nota que están más deprimidos económicamente que sus vecinos pues todavía hay muchas zonas sin construir, suponemos que cuando pasen unos años, estará toda la riba del río lleno de chiringuitos.

Vamos a cenar a un restaurante que se llama Di Zara, nos pedimos una hamburguesa de 400 gr de carne, una ración de patatas fritas, una ensalada de tomate, cebolla y pepino y dos cervezas de medio litro de la marca local que es Jelen. Todo nos cuesta 1000 Dinares, no llega a 8,5 €.

Volvemos al hotel y buscamos un hotel para mañana, ya que aquí en Serbia no tenemos datos. El wifi funciona muy rápido, y lo podemos reservar sin problemas. Una muy buena elección este B&B.

Hemos hecho 594  km.

DIA 13       14-7-2017 VIERNES

ZEMUN – SMEDEREVO – KOSTOLAC –         LESKOVAC

El desayuno es de 7:30 a 9:30, donde ya se encuentra Marija, súper atenta con nuestro desayuno preparado, hay yogures, embutidos, pasteles salados típicos serbios, zumo de naranja, mantequilla, mermeladas y una máquina de café para que te lo hagas al gusto.

Todo muy bueno y nuestra anfitriona muy atenta, nos pide los pasaportes porque nos tiene que hacer unos papelitos para la policía. Nos dice que en la frontera nos los pueden pedir a la salida del país.

Cogemos el coche, que pese a estar en la calle, no ha habido ningún problema y enfocamos a Smederevo que está a unos 40 km de Zemun.

Desde Zemun hasta Smederevo, el trozo de autopista que hacemos nos cuesta 140 dinares, un poco más de 1 €.

Es la primera de la ruta de las Fortalezas, dominado el río, su fortaleza medieval, por sus dimensiones y su historia, impone respeto. Es también el puerto fluvial más importante en la ruta a Rumania, tanto por tráfico como por su estratégica ubicación río arriba de Belgrado.

Es conocida por haber acogido la capital del reino serbio y su historia está íntimamente vinculada a la de su fortaleza.

La IIGM asestará un duro golpe a la ciudad, cuando la explosión por los alemanes el 5 de junio de 1941 de un polvorín provoca 3500 muertos, en 1944 serán los bombardeos americanos los que destruyan una parte de la ciudad.

La fortaleza es una de las más grandes  y mejor conservadas de los Balcanes, esta ciudadela medieval es especialmente querida por los serbios, ya que, construida por el déspota Djurdje Brankovic en 1431, acogió a las instituciones del estado serbio medieval hasta mediados del s XV.

Se accede a la fortaleza por la estación ferroviaria y, ya nada más pasar la puerta principal, el turista queda impresionado por su monumentalidad. La planta tiene forma triangular, con unos lados que miden entre 400 y 500 m.

Los lados este y oeste están protegidos por el Danubio y el Jezaba y el sur por una muralla reforzada con un foso artificial de lado a lado.

En el recinto de la plataforma, una gran explanada acogía a la guarnición. La taquilla es la que nos deja entrar a las zonas reales. La entrada cuesta 120 dinares por persona. En este pequeño espacio de la fortaleza, se puede ver la torre del homenaje y subir por unas escaleras al camino de ronda sobre las murallas. En esta parte se encontraba en el s XV la residencia de Brankovic, con una sala de audiencias y una poterna que debía permitir a los asediados comunicarse con el exterior.

De aquí nos vamos al centro de la ciudad a ver la Iglesia de San Jorge, que se encuentra en la plaza central, en una zona de calles peatonales muy animadas ahora en verano.

La iglesia tiene dos torres de estilo barroco, muy llamativa por el bronce empleado en su tejado y por los colores de las paredes. En su interior alberga varias joyas de arte ortodoxo de los s XVII y XVIII, un iconostasio de vivos colores y temática clásica, muchos dorados  y pinturas murales. En algunas torres de la fortaleza y en algunas chimeneas hay cigüeñas.

De aquí nos vamos a Viminacium, en el mapa muy cerca, pero como no hay carretera recta hay que dar una vuelta importante para llegar. Está en la ruta de los Emperadores Romanos. Llegamos después de bastantes vueltas, pero hay que decir que está todo bien indicado.

Se trata de una de las poblaciones romanas más importantes de Serbia, que fue construida como plaza fuerte a partir del año 86, y disfrutó del título de municipio bajo el mandato del emperador Adriano, en el año 240. Importante plaza comercial, estaba autorizada incluso para acuñar su propia moneda.

La entrada cuesta 500 dinares por persona y la visita es guiada. Tenemos suerte porque empieza a las 13 horas y esa es la hora.Como curiosidad hay wifi perfecto.

Primero visitamos un recinto donde hay unas reproducciones de las tumbas que encontraron en la necrópolis de Drmno. La explicación el guía la hace en serbio y en inglés. Están decoradas con pavos reales, ciervos y caballeros atacados por leones. Las paredes tienen un asombroso colorido, azul plata y ocre oscuro. Alrededor de estos vestigios se han encontrado cerca de 2000 tumbas romanas. En 1968, se descubrió el esqueleto de una mujer de treinta años. Había sido enterrada con todos sus enseres personales y el cuerpo estaba vestido con una túnica de lana bajo un vestido bordado y, en los pies unos zapatos de cuero y calcetines de lana.

Cogemos los coches y vamos con el guía a las termas, donde nos explica los diferentes recintos que había y cómo funcionaban.

De aquí vamos a la reproducción de una domus romana que es un hostel. También hay un restaurante que por 1700 dinares te da comida y bebida de la época romana.

Por último vamos a ver el esqueleto de un mamut que vivió hace 1 millón de años y que por casualidad encontraron unos trabajadores cuando estaban haciendo zanjas en las proximidades. Vemos que todo el mundo va a los coches y pensamos que ya se ha acabado, aunque creemos que también  se visitaba un museo ….

Seguimos camino hacia el sur de Serbia.

Pagamos 190 dinares por la autopista de cerca de Smederevo hasta la salida de Batocina. Aquí nos quedan 28 km hasta Kragujevac. El museo que queremos visitar cierra a las 5 de la tarde, no sé si nos dará tiempo de llegar. Cuando llegamos, aparcamos y vamos corriendo porque falta un cuarto de hora para las 5. No hay suerte, han cambiado la hora de cierre, ahora son las 3 de la tarde.

El Museo Memorial de Sumarice ocupa un moderno edificio de ladrillo. Hay un servicio de guías y unas cuantas obras sobre la ocupación alemana y la resistencia serbia.

Expone fotografías, textos de los miles de personas que fueron ejecutados durante el fatídico 21 de octubre de 1944. El acto estaba tan fuera de todo lo conocido hasta el momento que Sartre dijo: “cada vez que oigo hablar de Yugoslavia, me siento unido a los habitantes de Kragujevac, pues recuerdo el heroísmo de todo un pueblo”. La mañana del 21 de octubre, en respuesta a los actos cometidos por los partisanos de Tito en las inmediaciones, los generales nazis dieron orden de evacuar a toda la población masculina y llevarlas a las colinas de Sumarice. Muchos consiguieron escapar  a tiempo y unirse al maquis, pero 2200 personas fueron fusiladas en un solo día. Obreros, artesanos, ingenieros y profesores que se encontraron en una fosa común con un tiro en la nuca.

Lo más horrible fue la orden dada a los niños de una escuela para que cavaran sus propias tumbas, una trinchera, mientras su maestro debía cantar, una vez abatidos, sus cuerpos fueron cubiertos de cal viva.

Hay fotos de los grupos humanos abatidos a lo largo de las carreteras y arrojados en las fosas. Observando más de cerca, se aprecia que todos son civiles, obreros con sus gorras, maestros y colegiales. La más terrible es la de una madre con sus seis hijas esperando la muerte.

En otra sala se exponen, para conservar su memoria, las fotos de todos los desaparecidos. Hay también órdenes de los generales de la Wermacht diciendo fríamente que por cada soldado alemán herido, cien  serbios debían morir.

Hay un recorrido en coche, que te va llevando por los lugares donde hubo fosas comunes, han hecho esculturas, muy llamativas algunas, en conmemoración de aquella barbarie.

Tenemos que desandar lo andado y coger la autopista por el mismo sitio donde nos hemos desviado, tenemos 176 km más o menos hasta nuestro hotel en Leskovac.

Pagamos un primer peaje de 430 dinares, casi 4 €. Un segundo peaje nos cuesta 210 dinares.

Se llama Guesthouse   Dokic, nos cuesta  28 € la doble con baño y desayuno. Menos mal que llevamos varios artilugios electrónicos y con la tablet nos lleva a la misma puerta. El GPS tiene muy pocas carreteras y pocos pueblos con lo que aquí casi no nos sirve.

El check in se hace en el restaurante que hay al lado. Parece que es muy popular el restaurante

y hay bastante gente. La habitación está bien, pero el colchón no es muy cómodo.

Nos pregunta que si que nos quedamos a cenar en el restaurante y si que nos parece bien. Nos pedimos dos ensaladas, una griega y una de tomate. De segundo tortillas, una de jamón y otra de bacón.  Nos recomienda una cerveza local, y pedimos dos de medio litro. Casi no podemos con todo, la tortilla debe llevar 4 huevos mínimo….

Al salir vemos un gatito pequeño muy desnutrido y vamos al supermercado a comprar algo de comida para él. No hay nada de comida de animales, pero compramos unas latas de paté y le encanta. En este pueblo hemos visto muchos perros abandonados y mucha gente de raza gitana muy pobre.

Hemos  hecho 410 km

DIA 14     15-7-2017 SÁBADO

LESKOVAC – SKOPJE (MACEDONIA)

El desayuno es copioso, nos ponen 6 huevos fritos, tomate en ensalada, zumo de naranja, embutidos, pan y mermeladas con mantequilla, además de un café hecho a la manera turca con todos los posos. Los embutidos los guardamos y algo de mantequilla, pues suponemos que el gatito debe estar cerca. Efectivamente parece que nos esté esperando, se pone muy contento cuando le damos tanta comida. Como ya nos vamos hacia Macedonia y no tenemos prevista ninguna visita en el camino, gastamos el dinero que nos queda en el super y le compramos latas de comida al pequeñajo, además de unos zumos que con el calor que hace entrarán muy bien.

Estamos a unos 150 km de Skopje, pero a los pocos km hay una retención que no sabemos a que es debida, pues los del otro sentido si que circulan.

Al final llegamos al problema, ha habido un accidente múltiple muy bestia, dos coches destrozados.

A partir de ese momento vamos rápidos hacia la frontera. La salida nos la sellan en Serbia y se quedan con los papeles de los hoteles. En Macedonia nos piden la carta verde y los papeles del coche, escanean los pasaportes y ya está.

 

Y llegamos a Macedonia…

  1. La experiencia no parece haber sido buena. Creo que mucho depende de la ruta,el clima,la compañia,en fin. Espero que a mi me vaya mejor. Saludos.

    • Vamos..eso fue el.2011, ahora todo esta mucho mejor creo..

      • Si,es lo que tiene del hablar de algo, que pasa unos días y ya está todo desfasado, sobretodo en los países de economías en desarrollo. Serbia es un país fantástico de gente maravillosa. Aunque estuvimos otra vez hace poco y no nos pareció que haya evolucionado mucho, pero supongo que todo es opinable

  2. Me encanto el blog esta muy interesante sin duda es otro lugar , y me encantaría llegar allá y visitar todos los lugares junto a mi familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: