Rumanía

VIAJE DE VERANO DEL 2011

 

Viaje que hicimos en nuestro propio coche. La mala fama del país, provocada por los problemas deconvivencia con los componentes de la etnia gitana, es totalmente injustificada. Es un país tranquilo de gente maravillosa, con una naturaleza exhuberante, con una gran riqueza cultural. Un factor que hay que tener en cuenta al visitar este país es que la red de carreteras está en un estado lamentable


Timisora, Bucarest, Monasterios de Bucovina, Iglesias fortificadas, Transilvania, Castillo del Drácula, Carretera TRANSFAGARASAM, Maramures

 

GALERÍA DE FOTOS

PDF completo de la ruta de Rumanía

Fecha del viaje
Salimos de Barcelona el 11 de Julio y estuvimos apenas 16 días en Rumanía. El  viaje fue hecho en nuestro coche por lo que apenas hay datos prácticos sobre transportes.

Moneda
La moneda de Rumanía es el Leu. Más o menos era 4,29 leus = 1 €

Nivel de vida
Es un país que no es caro para los estándares españoles , se puede comer y beber cerveza en sitios elegantes a precios muy razonables. La gasolina está al mismo precio que en España pero los hoteles son bastante más baratos

Seguridad
Es un país muy seguro aunque en las ciudades supongo que se tienen que vigilar algo más. Se ha de vigilar por la gran cantidad de mendigos de etnia gitana que hay en algunas partes del país pero no son nada insistentes

Electricidad
Los enchufes son los normales de toma europea a 220 Voltios

Clima
A finales de Julio y en Agosto nos llovió algo pero, en general, hizo buen tiempo.

Guía de viaje
Existe la guía Geoplaneta en castellano y otras guías visuales como la de National Geographic

Ruta

Dia 1: Novi Sad (Serbia) -Timisoara
Día 2: TIMISOARA – LUGOJ – SARMIZEGETUSA – DENSUS – HUNEDOARA – ALBA IULIA – SEBES
Día 3: SEBES – CALNIC – RUTA POR MARGINIMEA SIBIULUI – SIBIU
Día 4:SIBIU – MUSEO DE CULTURA POPULAR TRADICIONAL ASTRA- LOS MONASTERIOS DE OLTENIA : COZIA – HOZERU
Día 5: HOREZU – MANASTIREA POLOVRAGI – BAIA DE FIER- PESTERA POLOVRAGI – HOREZU – MANASTIREA DINTR-UN LEMN – MANASTIREA COTHEANA – CURTEA DE ARGES
Día 6:CURTEA DE ARGES – RUTA POR LAS COLINAS DE IEZER – TARGOVISTE
Día 7:TARGOVISTE – BUCAREST – MOGOSOAIA – OESTI UNGURENI
Día 8:CORBENI – FORTALEZA DE POENARI – CARRETERA TRANSFAGARASAM – MONASTERIO BRANCOVENAU – FAGARAS- MOIECIU DE JOS
Día 9:MOIECIU DE JOS – BRAN – RASNOV – SINAIA – MOIECIU DE JOS
Día 10: MOECIU DE JOS – BRASOV – PREJMER – HARMAN – CRISTIAN – LIBEARTY REZERVATIA DE URSI – MOECIU DE JOS
Día 11:MOIECIU DE JOS – HOMOROD – VISCRI – SASCHIZ – SIGUISOARA
Día 12: SIGUISOARA – DUMBRAVENI – BIERTAN – RICHIS – SZEKELYFOLD : ODORHEIU SECUIESC – MERCUREA CIUE – GHEORGHENI
Día 13: GHEORGHENI – LACU ROSSO – GARGANTAS DE BICAZ – RUTA POR NEAMT: MONASTERIO DE SECU – MONASTERIO DE NEAMT – MONASTERIO DE VORONET – GURA HUMORULUI
Día 14: GURA HUMORULUI – MONASTERIO HUMORULUI – IGLESIA ARBORE – MONASTERIO SUCEVITA – MONASTERIO MOLDOVITA – ROZABLEA – SIEU
Día 15: SIEU – POIENILE IZEI – BOTIZA – BARSANA – BUDESTI – CAVNIC – SURDESTI – BAIA SPRIE – SIGHETU MARMATIEU – SAPANTA – CAREI
Día 16: CAREI – FRONTERA HUNGARA – HUNGRIA – VARAZDIN

Diario de viaje:

Día 1:

Novi Sad (Serbia) -Timisoara

Decidimos irnos ya hacia Rumania, exactamente a Timisoara donde hemos reservado un hotel que está a unos 120 km. El paso de la frontera no es problemático, excepto porque nos pasamos del control de aduanas (cosa normal si no hay nada que lo indique). El aduanero con malas maneras nos dice que nos teníamos que haber parado 2 metros antes!!!!! que gran pecado!!!! pero estamos en una frontera y pedimos mil excusas a lo cual nos dice que la próxima vez (¿Que próxima?????) lo hagamos mejor. La entrada en Rumania es más tranquila, les hace mucha gracia que seamos de Barcelona, como siempre y en un momento pasamos no sin antes preguntarnos si llevamos algo ilegal… Nos hacen abrir el maletero y nos preguntan si llevamos alcohol a lo cual decimos que evidentemente no. El problema es que si hemos comprado en Montenegro un aguardiente que debe tener 80 grados por lo menos, pero no lo ve.

Rumanía por donde nosotros entramos es muy rural, con gente trabajando en el campo o con las gallinas. Lo curioso es que los pueblos tienen cigüeñas muy cercanas en los palos de la luz.

Llegamos a Timisoara sin novedad y el GPS tiene bastantes carreteras lo cual es una novedad ya que en Montenegro o Serbia tenía muy pocas y hemos tenido que comprar mapas de carreteras para aclararnos.

El hotel está donde decía el GPS. Se llama Hotel Arizona y lo hemos reservado el día anterior con Booking por 23 € la doble. Está muy bien, todo limpio y bastante espacioso con  balcón y todo. Eso sí, se tiene que venir con coche porque está muy mal comunicado con transporte público.

Después ya con un mapa de la ciudad nos acercamos al centro de la ciudad. Es muy bonita con muchos parques y mucho sitio para aparcar, lo cual está genial después de los problemas que hemos tenido los últimos días para dejar el coche.

Vamos a la oficina de turismo y con un folleto tenemos lo más importante de la ciudad. También nos enteramos que hay una hora más que en España. Ya nos preguntábamos donde cambiaba porque hasta ahora era la misma.

Plaza de Timisoara

Para aparcar, se paga hasta las 5 de la tarde, y son muy modernos ya que se paga con SMS, pero nos comenta que solo con teléfonos  móviles rumanos, con lo que nosotros en ese caso tenemos que comprar un ticket en los kioskos y poner el día y la hora que lo utilizamos. Como ya son más de las 5 no nos afecta.

 Teníamos una imagen bastante distorsionada de los rumanos ya que los que nos llegan a nosotros son la mayoría de la raza gitana y muy pobres con lo que nos dan un poco de rechazo. La sorpresa ha sido que aquí hay gente muy diferente, con aspecto nórdico, rubios y rubias espectaculares y de todo tipo de personas.

 Esta ciudad nos gusta bastante, ya que como decimos tiene muchos parques, zonas peatonales, y unos edificios señoriales, los cuales algunos están recién pintados y otros les hace falta mucha pero que mucha pintura. A pesar de todo se ve que ha tenido tiempos muy buenos.

Día 2:

TIMISOARA – LUGOJ – SARMIZEGETUSA – DENSUS – HUNEDOARA – ALBA IULIA – SEBES

El dia amanece tristón pero no llueve. Pasamos por Lugoj, que aunque no paramos tiene la particularidad que es la ciudad donde nació Bela Lugosi, quien interpretaba en las peliculas a Drácula. Se cambió el nombre aprovechando el nombre de su ciudad natal. Hacemos unos 170 km hasta que hacemos la primera parada para visitar algo. Se trata de Sarmizegetusa donde hay unas ruinas llamadas Ulpia Traiana. Sólo se ha excavado un 2% del total y realmente no vale la pena. Tuvo 30.000 habitantes y a ocupar 60 Ha. Se ha

desenterrado el foro romano con columnas de mármol de 10 metros de altura, pero está todavía en sus inicios. En verano se hace voluntariado en las excavaciones pero ahora no se ve a nadie trabajando. Cuesta 4 leus pero no vale la pena según nuestra modesta opinión. A la entrada hay un restaurante y comemos para ir probando la comida rumana. Pedimos cascaval que es un queso como rebozado y frito que nos recuerda mucho al provolone italiano. Otro plato que pedimos es sarmale que son albondigas    de pulpa de berenjena envueltas en hojas de parra y una especie de chocroute pero bastante bueno. La ensalada mixta es tomate y pepino pero es muy pequeña. Nos cuesta todo con cerveza 30 leus.

Seguimos camino hacia Densus, el cual tiene una iglesia como poco curiosa. Fue edificada entre los siglos XIII y XIV sobre otro del siglo X con materiales obtenidos de las ruinas arqueológicas romanas. Algunos expertos opinan que tiene orígenes del siglo VI que era un mausoleo romano. Presenta planta cuadrada  coronada por una torre y alterna en su construcción la piedra y el ladrillo, intercalando columnas y lápidas de la época romana. Al interior no podemos acceder porque no vemos a nadie a quien pedir la llave. Nos gusta mucho por lo original que es.

Nuestra próxima parada es Hunedoara, la cual es una ciudad industrial que conserva un castillo considerado como uno de los más bellos de Rumanía. Hasta hace poco tiempo era la capital del acero. Sin embargo hay una crisis que ha hecho cerrar todas las fábricas que se ven fantasmagóricas al lado del castillo. Fueron fundadas en 1850 y fue uno de los complejos más grandes del país. Parece que una empresa ha comprado los edificios y los quiere dedicar al

Castillo de Huneodara

turismo.Justo a la entrada del pueblo hay unas casas muy, muy originales pues están construidas como templos budistas con los tejados típicos, que parece que son de familias gitanas muy ricas que se las construyen de esta manera tan original. Si no lo ves no lo crees.    El castillo se llama Castelul Corbenestilor y está enclavado en un peñasco que se alza en el centro de la ciudad. La entrada cuesta 10 leus y si quieres hacer fotos 5 leus más, si es video 10 leus. El castillo se construyó donde había el castrum romano y posee un exterior impresionante (tipo Exin Castillos) aunque el interior deja bastante que desear pues en el siglo XIX se quemó y todo lo que hay dentro no es original. Lo único que permite apreciar la magnificencia del castillo es la sala de la Dieta donde se pueden apreciar restos de frescos (medallones con retratos de miembros de la nobleza de la época). Lo hizo construir el principe Iancu de Hunedoara y junto a su hijo se hicieron famosos por defender Transilvania  frente al imperio otomano.Muy próximo al castillo está la Biserica Sfantul Nicolae cuyos orígenes se remontan al siglo XIII. Fue destruida por el confesor de Iancu que perseguía la religión ortodoxa, pero reconstruida posteriormente. Antes de nuestro destino que es Sebes nos queremos acercar a Alba Iulia ya que sólo nos desviamos unos pocos km. Con lo que no contabamos era con las obras que nos hacen perder mucho tiempo con los atascos ya que dan paso alternativo y la carretera principal está cortada por obras. Cuando llegamos a la ciudad nos cuesta mucho acercarnos a la fortaleza que es lo que recomienda ver ya que todos los accesos están también obras y las indicaciones que nos envían a la Cetatea nos las podemos seguir pues está todo cortado. Al final después de unas cuantas vueltas conseguimos acercarnos. La ciudadela abarca una extensión de 70 Ha, sobre un perímetro de 12 KM. Tiene planta de estrella heptagonal pues sigue el modelo de Vauban, ingeniero francés muy reconocido por las fortalezas que construía por la zona. Dos puertas barrocas señalan la entrada monumental a la ciudadela en el lado este. Pasada la primera puerta se sigue a la izquierda hasta pasar por otra puerta con una estatua ecuestre de Carlos VI. Delante se alza un obelisco de 28 metros que conmemora la rebelión de los patriotas Horea, Closca y Crispan en 1784. Hay varios palacios más algunos de los cuales ahora se dedican a actividades civiles, universidades, y dos catedrales la ortodoxa y la católica. Todo muy bonito pero todo en obras. Con ayudas de la UE están reformando las calles, iluminación etc. Cuando lo acaben estará espectacular.Para salir de la ciudad es otra tortura, pero al final lo conseguimos. Buscamos alojamiento en Sebes y encontramos un hotel llamado Pensiunea La Unchiul Nikky  en un parque muy nuevo y de lujo. Cuesta 150 leus con desayuno y la persona que nos atiende habla castellano perfectamente pues estuvo en España 7 años viviendo en Madrid, lo cual es una ventaja. Dejamos para el dia siguiente la visita a Sebes y disfrutamos de la habitación y de su wifi.

Día 3:

SEBES – CALNIC – RUTA POR MARGINIMEA SIBIULUI – SIBIU

El hotel de Sebes es altamente recomendable. Hemos dormido como lirones en una gran cama  comodisima de 2 x 2 metros, y como colofón el desayuno ha sido muy completo con tortilla rellena de jamón y queso, pan con mermelada y miel. Que rico todo.

Hemos ido a la iglesia evangelica de Sebes. Desde su exterior se aprecian las dos fases diferentes de la construcción de esta iglesia, lugar de culto de la comunidad sajona. La primera es anterior a la invasión otomana de 1438 y resultado de la restauración en estilo gótico sobre un edificio románico anterior (1241). El resultado es curioso el edificio antiguo es más sobrio, mientras que el segundo tiene decoraciones con nichos y esculturas en piedra. El coro es enorme y majestuoso. El retablo del altar tiene 13 metros de alto por 6 de ancho y es el retablo mayor de toda Transilvania. Está cerrada pero a partir de las 10 de la mañana te abren cuando entras. La visitas y luego la chica encargada la cierra.

 De aquí vamos a Calnic que es patrimonio de la Humanidad por su iglesia fortificada. Está a 12 km de Sebes por una carretera muy concurrida. Cuando llegamos seguimos las señales que nos llevan a los porteros de la iglesia. Cuando nos dirigimos a la chica, nos contesta en un castellano perfecto pues ha estado 10 años viviendo en Tenerife pero ahora con la crisis se ha vuelto a Rumanía. Trabajaba como traductora en los servicios sociales, pero ella es profesora de geografía y ahora compagina ese trabajo con el de guarda de la iglesia. Nos comenta que los salarios en Rumanía son muy bajos y que no entiende como la gente sobrevive. Ella cobra como profesora 150 € al mes, y suspira por los 1500 que ganaba en España. Nos dice que el coste de la luz y del gas es el doble que en España,  y el coste de la vida en general también es caro, pues la gasolina nos cuesta 1,3 € el litro de diesel.

La gente para sobrevivir debe hacer milagros, además nos dice que la mayoría de gente que vive en el pueblo de Calnic cobra el salario de inserción social que son 30 € !!!!!.

Además nos dice que tiene que hacer un montón de papeleo cada día para las clases que tiene que impartir y un montón de reuniones inútiles …. Y nosotros nos quejamos!!!!

Bueno,  la iglesia del siglo XIII  es muy interesante, tiene 3 murallas que la rodean, ya que los sajones la fortificaron, y la reforzaron con un poderoso torreón al que dieron el nombre de Siegfried. Se puede subir al torreón, (abstenerse personas con vértigo), visitar las bodegas, la pequeña iglesia y un museo donde se exponen objetos típicos de la región como cerámica, instrumentos musicales, ajuar, telas etc. Cuesta 5 leus por persona y 7 por las fotos.

Volvemos a Sebes, y pillamos una caravana de impresión, pero con un poco de paciencia llegamos al principio de una ruta que nos lleva desde Sebes a Sibiu, que nos recomienda la guía Audi que llevamos que dice …”Es una encantadora carretera que nos lleva a parajes romanticamente pastoriles de los montes Cindrel“. Con estas premisas no nos podemos resistir y empezamos esta ruta de 100 km por pueblos como Capalna donde hay una fortaleza de la segunda mitad del siglo I aC que fue el lugar de luchas entre romanos y dacios. La entrada está clara pero cuando empezamos a subir con el coche nos encontramos con un camino donde a duras penas coge el Toyota, lleno de piedras. Nos extraña y cuando vemos una lugareña le preguntamos y nos dice que tenemos que subir andando una subida de 30 minutos pero que el coche no lo podemos dejar en ningún lado con lo que con grandes problemas damos la vuelta en un ensanchamiento del camino. Seguimos hasta Jina por un camino al lado de un rio y con unos bosques frondosos preciosos. En Jina se hace por estas fechas un festival folclórico, pero todavía no ha comenzado y no se puede destacar nada, salvo la gente que nos encontramos en la carretera con la lana que ha esquilado de las ovejas y que la está preparando para la venta.

 A partir de Jina la carretera ya está asfaltada aunque es muy estrecha y en una curva casi  nos quedamos sin alerón. Llegamos a Sibiel donde recomienda visitar la iglesia que por fuera parece católica ya que se prohibió la religión ortodoxa pero por dentro tiene rasgos bizantinos. Este pueblo nos sorprende porque tiene 25 pensioneas y es que el dictador Ceacescu llevaba a este pueblo a los extranjeros para demostrarles lo bien que se vivía en Rumanía en

Icono

el campo. También es famoso por tener un museo de iconos que montó un sacerdote que fue buscando por todo el país y que tiene más de 700. Este sacerdote pasó 15 años en la carcel por criticar el sistema comunista. Cuesta 5 leus por persona, y la señora encargada te lo explica de pe a pa en francés, el cual entendemos muy bien, ya que es básico como el nuestro.

Nos comenta entre otras cosas que los iconos los pintaban los hombres de la casa en invierno mientras las mujeres hacían labores con lana o cosían. Cada zona tiene sus características aunque todos utilizaban tintes naturales. En algunos ponían ropas tradicionales a Jesucristo o a la Virgen María. Nos comenta que San Jorge o Sant Jordi en Catalunya es un santo que protege los hogares de todo mal, y que por eso es tan común en los iconos que vemos en las paredes.

De allí vamos a Fantanelle, que es famosa por ser un pueblo con forma de herradura y con muchas construcciones típicas de madera.

Llegamos a Sibiu, que es una ciudad grande, más de 100.000 habitantes y donde vemos unos cuantos turistas, ya que hasta ahora hemos visto algo de turismo nacional pero a ningún extranjero. Nos vamos al hotel Apollo  Hermannstadt, que nos cuesta 140 leus sin desayuno. La ventaja de este hotel es que está a 10 minutos andando del centro de la ciudad y que tiene un parking vigilado donde dejar el coche. La habitación es correcta aunque comparada con la del día anterior no hay color, eso sí todo muy limpio y agradable con una terraza para tomar el fresquito por la noche que aprovechamos para ponernos al día con nuestras tareas.

Sibiu fue la primera plaza fuerte de los sajones en Transilvania, contiene una de las ciudades medievales más grandes de Rumanía. La ventaja es que todo está muy cerca y andando lo ves muy bien. Tiene 3 plazas importantes: la Piata Mare, la Piata Huet y la Piata Mica.

En la Piata Mare (Plaza Grande) cabe destacar la casa Haller en el número 10 que es un edificio gótico de 1470. Frente al lado derecho de la iglesia Románica se alza el monumento a Gheorghe Lazar, una de las principales figuras de la ilustración romana. A los pies de la estatua hay una lápida en memoria de los caídos en las revueltas de 1989. El palacio Brukenthal es de 1785 de estilo barroco vienés, y ahora acoge uno de los museos más importantes con pintura desde la edad Media hasta el siglo XX.

En el ayuntamiento antiguo de 1470 está el Museo de Historia  y tiene un bello patio porticado. Junto al museo de Historia se alza una de las torres de la primera muralla, construida en el siglo XIV, siguiendo por esta calle se ve la casa de las cariatides, y justo al lado te encuentras la Mitropolia Ortodoxa, edificio neobizantino donde entramos ya que hay una ceremonia. La decoración interior es la más impresionante que hemos visto hasta el momento.

Los bastiones de la muralla que envuelve Sibiu están dedicadas cada una a las guildas o gremios que eran los encargados de construirlos y pagar la defensa a los soldados que las vigilaban.

Ventanas de los desvanes en forma de ojos

En la piata Huet acoge a la iglesia evangélica, una gran basílica de estilo gótico tardío construida entre los siglos XIV y XVI sobre el lugar que ocupaba una iglesia románica anterior. Ostenta una poderosa torre de 74 metros de alto. Ante la fachada se alza la estatua de bronce del obispo Teutsch. El pórtico acoge sesenta losas sepulcrales con  decoración escultórica. En su interior hay un órgano con 6000 tubos pero que no vemos porque están en fase de reconstrucción, con lo que nos hacen pagar 1 leu para ayudar.

En la Piata Micatambién hay unos cuantos edificios interesantes, entre ellos

Murallas. Cada torreón lo ha financiado un gremio

un puente de hierro que se llama de los mentirosos porque se ponían allí los cotillas a decir mentiras de la gente de la ciudad.

En la Piata Mare hay una fuente que de una manera aleatoria sale el agua y es la atracción de los niños, perros y no tan niños. Nos sentamos un rato y es muy distraído. También nos llama la atención unas ventanitas que hay en los tejados que parecen ojos que te están observando.

Día 4:

SIBIU – MUSEO DE CULTURA POPULAR TRADICIONAL ASTRA- LOS MONASTERIOS DE OLTENIA : COZIA – HOZERU

Hoy empezamos nuestro día desayunando en la Piata Mare de Sibiu, pues el hotel nos cobraba 6 € por persona y nos parecía un poco desmesurado. A las 10, abren la torre del Concejo que comunica Piata Mare con Piata Mica. Fue originalmente edificada en 1370 pero se derrumbó durante un terremoto en 1586. Hay que subir unos cuantos escalones de madera y arriba se tiene una vista de todo Sibiu muy interesante. Hemos tenido suerte porque aparte hay una exposición de Robert Cappa sobre los reportajes más importantes que hizo en su corta vida.

 Volvemos al hotel y nos dirigimos al Museo de Cultura Popular Tradicional ASTRA que está al Sur de Sibiu. Es un vasto museo al aire libre con 120 edificios tradicionales entre viviendas, molinos e iglesias traídos de todo el país y situados entre dos pequeños lagos y un diminuto zoológico. Tiene una superficie de casi 100 Ha, con más de 10 km de caminos. Se trata de un museo muy bien instalado, adecuado tanto para quien sólo desea pasear por los prados y bosques que rodean las cabañas, reconstruidas con mucho esmero,

Molino en el Museo Astra

como para quien desee profundizar en el conocimiento del mundo campesino. Se ha organizado según 6 temas principales: edificios e instalaciones relacionados con el procesado de alimentos; transportes y comunicaciones; edificios donde se fabricaban herramientas domésticas y aperos de labranza; talleres e instalaciones relacionados con el tratamiento  del cuero y lana; iglesias y posadas y una exposición de escultura moderna inspirada en la naturaleza y vida rural. Destaca el empleo inteligente y variado de madera. Hay molinos de agua, molinos flotantes que se usaron en el Mar Negro, talleres para la fabricación de seda y el trabajo del cáñamo, destilerias, forjas, prensas de vino. La mayoría de la maquinaria aún funciona. Hay carteles explicativos en inglés, rumano, alemán y otro. Hay circuitos, aunque nosotros vamos un poco en función de lo que nos llama la atención. Hay una calesa que te puede llevar, pero solo lo ves desde fuera con lo que nosotros no la cogemos. Cuesta 15 leus la entrada y 5 leus por la máquina de fotos. Los folletos hay dos: uno muy básico que cuesta 1 leu y otro con fotos a todo color en inglés por 3 leus. El nombre de Astra debe su nombre a una sociedad literaria del siglo XVIII que tuvo su sede en Sibiu, la cual contribuyó a la unión de Transilvania con Rumanía. Muy, muy recomendable, pero dejar tiempo porque es grandioso este museo al aire libre. Hay algún chiringuito para comprar algo, pero está al principio en la entrada y un restaurante con lo que es buena idea llevar algo para picar.

Cogemos coche y nos vamos a visitar los Monasterios de Oltenia. Están al sur de Sibiu y durante bastantes kilómetros es la misma carretera que lleva a la capital, Bucarest. Hay mucho tráfico y aparte hay un tramo que están

Mural de los Monasterios de Oltenia

asfaltando y se da paso alternativo con lo que se forma mucha caravana. A pesar de todo se pasa por unos paisajes muy bonitos. Esta carretera es la frontera entre la región de Oltenia y la de Muntenia, de hecho es el rio Olt el que  las separa. A unos 50 km de Sibiu llegamos al Monasterio de Cozia del siglo XVI, justo al lado de la carretera principal, muy bien señalizado. La iglesia principal data del año 1390. Es una mezcla de estilos, la influencia bizantina se muestra en su cúpula plana, sus muros rematados en semicírculo, las ventanas de la parte alta de los muros y los ábsides en forma de trébol en el lado este. El pórtico de estilo Brancovan, y el panel de iconos son añadidos del siglo XVII. Las pinturas son excepcionales y las más antiguas datan de 1300, y se encuentran en la pronaos o cámara más occidental de la iglesia. Cozia recibe su nombra de la montaña que lo domina. En el siglo XV hubo una escisión y algunos monjes fundaron el de Turnu que está a 1 km en la ribera oriental del rio. Es una auténtica maravilla, muy recomendable que nos recuerda el “síndrome de Stendhal

Llegamos a Ramnicu Válcea y giramos a la derecha en dirección al Monasterio de Horezu. Se encuentra a 3 km del pueblo. Nosotros vamos a buscar alojamiento primero, encontramos en la Pensionea Dana, por 80 leus la habitación con baño. Es una casa que está a las afueras del pueblo pero muy bien indicado con carteles desde el centro. Con el alojamiento solucionado vamos a visitar el Monasterio. Está muy bien indicado con lo que rápidamente

Monasterio de Horezu

llegamos al monasterio. Es un monasterio de monjas donde la iglesia está en el centro y alrededor los alojamientos de las monjas. También se puede dormir ya que alquilan habitaciones. A las 6 hemos observado que un monje/a va con una madera y va dando con un martillo golpes alrededor de la iglesia!!!!. No tenemos idea de que significa pero está en todos.

A distancia da la impresión de ser un castillo, pero cuando entras todo lleno de flores y tranquilidad y la amenaza desaparece. Este edificio fue uno de los logros supremos de la vida de Brancoveanu. Recientemente ha sido restaurado y declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La iglesia es de 1690, donde sus rasgos bizantinos, islámicos y palatinos se combinan de tal modo que el conjunto encaja en una proporción perfecta. Tiene arcos de medio punto que forman una amplia bóveda de cañón a lo largo de la entrada oeste de la iglesia; altos torreones almenados; balaustradas de caliza talladas en forma de hoja de acanto y abundantes motivos heráldicos zoomorfos. Dentro del pórtico se encuentra la escena del Juicio Final más grande de Valaquia.

Después de tanta belleza, vamos a lo prosaico que es buscar un sitio para cenar. En la misma carretera hay un bareto que tiene buena pinta porque tienes una buena visión y es donde paran los buses. Pedimos un plato típico de la zona combinado pero es un desastre ya que no vale nada. No recomendamos comer en este restaurante, ya que la comida  no está hecha con cariño y por lo que te dan es caro.

Hemos hecho 159 KMs.

Día 5:

HOREZU – MANASTIREA POLOVRAGI – BAIA DE FIER- PESTERA POLOVRAGI – HOREZU – MANASTIREA DINTR-UN LEMN – MANASTIREA COTHEANA – CURTEA DE ARGES

Comienza el día con un tormentón que nos obliga a quedarnos un rato en el café que estamos a ver si amaina. Como no lo hace decidimos ir tirando a ver si deja de llover. Llegamos a Polovragi y con paraguas y todo nos mojamos, ya que el coche se deja fuera y hay que andar un buen trozo. Polovragi es un monasterio de monjas también, cuyo nombre viene de una hierba medicinal que los dacios ya usaban hace más de 2000 años.

En el interior un fresco neobizantino representa el monte Athos en Grecia. Esto es porque los príncipes medievales de Rumanía favorecían el culto a Athos con dádivas y tierras, porque les ayudaba a mantener sus contactos con la iglesia ortodoxa después de la caída del Imperio Bizantino.

De allí vamos a Baia de Fier donde hay una cueva llena de huesos de mujeres que durante la Edad Media  se retiraban para protegerse de las invasiones. La entrada cuesta 10 leus.El recorrido es de unos 600 metros y tiene instalación eléctrica.

En la guía pone que hay una cueva en Polovragi con restos de huesos de osos cavernarios prehistóricos así como cerámica neolítica, pero lo interesante del sitio es que hay un estrecho desfiladero por donde pasa el rio Olteç que sólo tiene 2 metros de ancho y se dice que es el más angosto del mundo entre dos montañas. Nosotros no lo vemos tan estrecho pero es bonito.

Paramos en Horezu ya que se dice que es un lugar con grandes alfareros y compramos alguna cosilla aunque no la vemos muy bonita, y de hecho sospechamos que algunas de las cosas que venden son chinas.

Nuestro GPS nos engaña y nos manda por una carretera donde no se llega al monasterio pero a cambio pasamos por un campo de extracción de petróleo en funcionamiento muy curioso. Después de unos km extras llegamos a nuestro siguiente destino  que es Dintr-un Lemn. Significa de una madera y no está en las rutas más turísticas, aunque está bien indicado como todos los demás. Es una cosa que nos ha sorprendido lo bien indicado que está todo en este país, desde carreteras a sitios turísticos o pensiones y hoteles.

Cuenta la leyenda que la iglesia original fue construida por un pastor con un gigantesco tronco de roble, pero de ser cierto, hace mucho que desapareció. Subiendo unas escaleras se llega a la iglesia principal, que no es muy grande y donde está prohibido hacer fotografías. Hay una monja limpiando todas las sillas que hay, mientras otra más mayor se duerme a ratos. Nos dice que no nos olvidemos de ver la reconstrucción de la iglesia de madera y allá que nos vamos. Es muy, pero que muy pequeñita y dentro hay una monja que vende souvenirs. Es muy típico que vendan pulseras como las de Nepal o Tibet de bolitas pero con una cruz en medio. Son muy bonitas y no me puedo resistir. No sabemos porqué pero hay anclas, timones, en general motivos marinos y de aviones. Vemos un recordatorio de un ministro de aviación y marina que suponemos está enterrado allí, pero debe haber algo más porque toda la sillería de la iglesia está acabada en medio timón.

Desde aquí vamos a otra región que es Muntenia, queda a la derecha del rio Olt. Hay un monasterio llamada Cotheana que es más parecido a una fortaleza que a una iglesia. Es un lugar encantador y el monasterio más antiguo de la región. Se construyó para Radu I, nieto del fundador del principado. Tal como ocurría con frecuencia en la Edad Media, el edificio desempeñó los papeles de estratégico bastión defensivo y de santuario religioso. Debido a reformas posteriores parece haber sido creado a partir de dos edificios diferentes uno bizantino con el característico enladrillado en zigzag balcánico y discos de cerámica y el otro diseñado en las iglesias sajonas de la cercana Transilvania. En el interior se conservan restos de frescos del siglo XIV pero muy deteriorados. El campanario exento servía como atalaya de vigilancia, ya que el monasterio fue construido para defender la zona de los ataques tártaros y turcos. El monasterio está regentado ahora por un puñado de monjes que se hicieron cargo del cenobio cuando se reabrió en 1991. Su abad se ha hecho famoso por exorcizar los malos espíritus, y hoy viernes se llena de fieles que acuden en busca de su ayuda. Allí nos encontramos unos cuantos que parece que han venido en autocar, pero la ceremonia ya se ha acabado.

De camino a Curtea de Arges se pone muy negro y nos cae una tormenta importante. Buscamos alojamiento y encontramos la Pensiunea  Christiana , que desde la carretera la  anuncian. Nos ofrecen una habitación

Curtea de Argés

por 80 leus que no está mal. La nieta de la dueña ha estado 2 años viviendo en Madrid y nos comunicamos bastante bien. Tenemos wifi como en todos los  alojamientos anteriores.

Solucionado el tema alojamiento nos vamos a ver lo más famoso de esta población que es el Monasterio. Cuesta 2 leus la entrada. Fue fundado en 1517 y la iglesia es una construcción de delicada cantería. Rosetones y ajedrezados ornamentales, tracería y figuras en miniatura hace que parezca un relicario, en el que algunos historiadores de arte creen que podría estar inspirada. El principe Neagoe contrató a un albañil llamado Manole para diseñar la iglesia. El resultado es una mezcla de estilos rumano, oriental, bizantino, caucásico, balcánico y occidental. Una de sus características más asombrosas es el diseño inclinado de los cilindros que soportan las dos cúpulas del extremo oeste del edificio que hace que los cilindros parecen inclinarse a un lado. La leyenda dice que la esposa del maestro cantero fue emparedada en los muros de la iglesia siguiendo una costumbre local que obligaba al cantero a enterrar vivo a un ser querido en el interior del templo para garantizar el éxito de su trabajo. Manole dijo a sus obreros que la primera mujer que trajera la comida al dia siguiente sería enterrada viva. Los obreros se lo dijeron a sus mujeres y la primera que llego fue la de Manole. Otra leyenda dice que cuando terminó la iglesia  el principe Neagoe lo ató en el tejado para estar seguro que nadie tuviera una iglesia mejor. Se dice que el desesperado Manole se fabricó unas alas y se tiró y estrelló al lado de la iglesia donde ahora hay una fuente.

La verdad es que el interior es hermosísimo y diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora. Tiene unas columnas en su interior, cada una de una forma diferente, decoradas, arcos orientales de mármol blanco etc…

Para cenar vamos a la Pizzeria Montana muy cerca y esta vez si que lo acertamos, unas pizzas muy buenas y el sitio muy agradable.

Hemos hecho 227 Kms.

Día 6:

CURTEA DE ARGES – RUTA POR LAS COLINAS DE IEZER – TARGOVISTE

Salimos de Curtea después de tomar un café al lado del mercado donde la chica que nos atiende ha estado varios años en Bilbao… Hoy vamos a hacer una ruta por las colinas de Iezer.

Nuestra primera parada es Bradet, que significa bosque de abetos. El pueblo está rodeado de bosques mixtos y es ideal para hacer senderismo. Vemos un grupo de coches que han acampado al lado del río tan ricamente. Hay fuentes de aguas sulfurosas que van bien para muchas cosas y hay varias pensiones. La más famosa es casa Cristina ya que allí es donde se reunieron por primera vez los de la resistencia anticomunista. Según nuestra guía hay un pequeño monasterio ortodoxo (Skete) a 2 km del pueblo. Vemos unas indicaciones y las seguimos, menos mal que vamos con un 4 x 4 porque el camino tiene tela. Al final llegamos a un monasterio pero evidentemente no es del siglo XV. Hay gente y están haciendo una ceremonia.

De allí vamos a Corbi de Piatra, que significa cuervos de piedra donde a 1 km está el monasterio de San Pedro y San Pablo, excavado en una roca. La iglesia ha sido esculpida en la parte inferior de una gran roca. El monasterio fue fundado por un grupo de monjas en el siglo XIV. En épocas turbulentas sirvió de refugio a los líderes políticos del principado.

Aunque aún se celebran misas su interior está muy deteriorado. Hay un señor que la cuida y nos dice que subamos por detrás de la roca para suponemos ver las vistas. Nosotros como somos obedientes allá que vamos.

Llegamos a Campulung Muscel que fue una de las principales rutas medievales que unían Mantenia con Transilvania. Visitamos el monasterio de Negru Voda, del siglo XVII, el cual está en obras y comparado con otros que hemos visitado no le vemos nada.

Como final de esta ruta llegamos a Namaesti donde hay otro monasterio excavado en la roca. Está regentado por monjas y es muy pequeñito. La monja con la que hablamos ha estado en España y habla un poco de castellano.

Desde aquí ya vamos a Targoviste por una carretera panorámica que nos lleva por pueblos casi ininterrumpidos, donde la gente vive en algunos de una manera muy pobre. La mayoría son gitanos y son casas hechas de plásticos, trozos de chapa o madera. Impacta tanta pobreza al lado de casas muy bonitas y cochazos de impresión.

Llegamos a Targoviste y buscamos una pensión. La única que encontramos es la que recomienda la Lonely, la Chindia. No tienen habitación pero aparte son muy estúpidos y nos tratan mal.

Buscamos alguna otra pero después de unas cuantas vueltas no tenemos suerte. Encontramos el hotel Valahia que en la guía lo pone fatal, pero a nosotros nos atienden muy bien y nos quedamos una habitación. Hay una boda y la recepcionista nos avisa de que igual son muy ruidosos y no nos dejan dormir. Nos gusta lo honrada que es avisándonos. Cuesta 132 leus con desayuno.

Vamos a visitar esta ciudad empezando por la Corte principesca. Cuesta 8 leus la entrada y se visita las ruinas del castillo de Dracula (Vlad Tepes), una basílica y la torre de poniente de 27 metros de altura desde donde los vigias

Busto de Vlad Tepes

tenían una visión magnífica de todos los alrededores y desde donde los guardias anunciaban el cierre de las puertas a la puesta del sol. Hay una exposición sobre Vlad Tepes, con verdades y leyendas de este personaje tan conocido en el mundo entero.

Pasamos por el Museo de Historia, de Arte y otros cuantos que ya están cerrados porque son más de las 6 de la tarde. En el parque central hay una cruz de mármol para conmemorar los muertos que hubo en las revueltas de 1989. Es una ciudad con muchos parques muy bien arreglados pero justo al lado también hay edificios que se caen a trozos, o mansiones totalmente destrozadas.

Tiene una zona peatonal llena de bares con música a toda potencia y lleno de juventud local. Es muy barato tomar una cervecita, ya que nos cuestan 2 jarras grandes 10 leus y aparte nos dan cacahuetes para acompañar. Muy agradable, aunque llega un momento que la música la suben tanto que nos tenemos que ir. En pocos momentos ha pasado de estar solos a llenarse de jóvenes aunque se ha de reconocer que son muy educados.

 Hemos hecho 187 Kms.

Día 7:

TARGOVISTE – BUCAREST – MOGOSOAIA – OESTI UNGURENI

Somos los primeros en bajar a desayunar y nos atiende una chica que ha estado en Talavera de la Reina trabajando 1 año y su hija todavía está. Menos mal porque teníamos el desayuno incluido pero nos dan un menú con un montón de cosas y no entendemos que es lo que podemos pedir. Ella nos lo explica de todo lo que hay podemos consumir por valor de 15 leus por persona, lo cual nos permite hacer un desayuno muy completo.

Vamos a Bucarest y llegamos muy bien ya que es domingo y no hay demasiado tráfico. Nuestra primera parada es el palacio gigantesco que hizo construir Ceausescu. Ya habíamos leído que era muy grande, pero… tanto?????!!!!!!. Tenemos suerte porque en 5 minutos sale una visita guiada en francés y nos podemos añadir. Cuesta 25 leus la que nosotros cogemos, que es el Standard Tour. Hay otros que se visitan los subterráneos y otro que además se sale a la terraza de arriba de todo. El problema es que salían al cabo de 2 o 3 horas y no nos apetece esperar o volver más tarde. Es el mayor palacio del mundo después del Pentágono y arroja unas cifras impresionantes: es un rectángulo de 270 x 240 metros y 84 metros de alto, con una superficie de 330.000 metros cuadrados. Dentro hay 3100 habitaciones, salones de recepción y representación, un enorme vestíbulo y misteriosos subterráneos que llevan a un bunker anti-nuclear. Se empezó a construir en 1984 y todavía está sin terminar. Tiene 12 plantas y el coste estimado hasta ahora es de 4000 millones de euros. La sexta parte de Bucarest fue arrasada para hacer sitio al edificio y sus alrededores. Más de 700 arquitectos y tres turnos de 20000 obreros trabajaron en él 24 horas diarias durante 5 años.

En la década de 1980, cuando se iluminaba, el edificio consumía, en tan sólo 4 horas, el suministro eléctrico de un día en todo Bucarest. La araña de cristal de la sala de los Derechos Humanos pesa 2,5 toneladas. Todos estos datos dejan con la boca abierta pero no es nada cuando estás in situ. Parece que a este loco

Monumental Palacio de Ceacescu en Bucarest

se le ocurrió hacer todo esto en una visita oficial que hizo a Corea del Norte (tal para cual). Aparte del palacio todos los alrededores están llenos de edificios que hizo construir para que estuvieran los ministerios y los funcionarios que trabajaban en ellos y así poder controlarlos mejor.

Todos los materiales de construcción son de Rumanía, las toneladas de mármol, las arañas de cristal que hay por todos sitios, las alfombras con motivos típicos de todas las regiones de Rumanía etc… La guía comenta que hay un sentimiento ambivalente con respecto a este palacio. Muchos rumanos después de la revolución votaban por derruirlo pero el coste era el mismo para acabarlo o destruirlo con lo que con buen criterio??? lo acabaron, o de hecho están en ello. El coste de mantenimiento es muy elevado, sólo en electricidad se gastan 1,5 millones de euros al año.

La visita ha durado 1 hora y 20 minutos y ha sido muy instructivo. También hay visitas en inglés o rumano. En la guía dice que hay que reservar con antelación pero nosotros hemos tenido suerte y sin reservar la hemos hecho en un momento.

Cuando salimos vamos por la gran avenida que sale de la puerta principal del

Interior del Palacio

palacio, que la quiso más ancha y más larga que los Campos Elíseos de París. Tiene 4 km de longitud y 120 metros de anchura.

Pasamos por la plaza Unirii, que es el corazón de esta parte de la ciudad, porque es tan grande que dentro de Bucarest, hay varias Bucarest. No es una ciudad para pasear, se tiene que ir por zonas.

Aparcamos cerca de la plaza Universitati que es la zona donde están todos los grandes edificios, iglesias y  zonas peatonales como la calle Lipscani. Se la considera el centro de la antigua Bucarest. No faltan palacios del siglo XIX, pero algunos tan destruidos que los utilizan los gitanos para vivir. Hoy domingo hay un mercadillo de artesanos que venden bisutería y cosas de decoración, una tentación a la cual me resisto. Todas las callejuelas por las que pasamos tienen nombre de oficios artesanos y otras tradiciones. El edificio más interesante es la Banca Nationala construida en 1885 en estilo neoclásico.

Pasamos por muchos edificios interesantes, iglesias, pero al lado tienes tiendas de última moda y de las mejores marcas. Después de un buen rato paseando, volvemos a buscar el coche y delante del hotel Intercontinental que es uno de los más modernos de la capital, vemos una obra de arte un poco surrealista de una especie de orquesta y paramos a hacer una foto. Enfrente vemos un cámara de televisión y un periodista grabando una información y cual no es nuestra sorpresa cuando los oímos hablar en castellano y que son de la cadena Cuatro. Al escucharlo nos enteramos que la selección española de fútbol sub 19, jugará mañana la final contra la República Checa, y que está alojada en ese hotel. Por cierto al día siguiente vemos el partido y España hizo buenos los pronósticos y ganó el Campeonato

Con el coche pasamos por la Plaza Romana, la Plaza de la Victoria, el Arco de Triunfo etc.

Es una ciudad monumental, muy muy grande pero con edificios espectaculares. Nosotros vamos en coche porque es domingo y es cómodo por el poco tráfico y porque hay mucho sitio para aparcar, pero creemos que lo mejor es ir en metro que cubre toda la ciudad con sus tres líneas, ya que el párking en las zonas céntricas está limitado a una hora.

Después de disfrutar un rato más de Bucarest, vamos a Mogosoaia para visitar su Palatul. Está a unos 15 km de Bucarest y cuesta 5 leus la entrada. Aparte del palacio en sí, hay varios edificios interesantes y el lugar es muy agradable con el lago que hay al lado y césped donde tumbarte a tomar el fresco o hacer un picnic. Hay mucha gente descansando, o jugando con los niños o comiendo con la familia. El palacio por dentro está bastante vacio porque el presidente Ceausescu cuando entró al poder lo vació de muebles y cerró el palacio. Fue construido en 1702 por el voivoda Constantin Brancoveanu. Es armónico en sus formas y precioso en los detalles arquitectónicos, en los que puede verse toda la fantasía del estilo brancovino, evoca la arquitectura veneciana por la forma de las ventanas, la galería de la fachada y la propia relación entre arquitectura y agua.

En las antiguas cocinas ahora hay un restaurante pero a pesar de que esperamos un rato no hay manera de coger una mesa con lo que nos vamos hacia nuestro destino que es la carretera  Transfagarasan, pero pasando antes por la Ciudadela de Poienari que Vlad Tepes hizo construir a los prisioneros turcos. Nos alojamos en un pueblo poco antes de llegar a Poienai en la pensión Mariana que nos cuesta 100 Leus la doble con baño. Es una casa muy bonita con un gran jardín muy agradable, pero no tiene internet, es la primera de Rumanía que no tiene. Aparte de eso estamos muy bien.

Día 8:

CORBENI – FORTALEZA DE POENARI – CARRETERA TRANSFAGARASAM – MONASTERIO BRANCOVENAU – FAGARAS- MOIECIU DE JOS

Después de desayunar en la fonda productos caseros muy buenos vamos a la fortaleza de Poenari que está a pocos km. Son más de 1400 escalones y se sube un desnivel de 180 metros. Los primeros escalones se hacen muy cuesta arriba valga la redundancia, luego el corazón se acostumbra y se lleva mejor. A

Fortaleza de Poenari…1400 escalones después

los 450 escalones hay un banco para descansar, luego a los 950 otro y al final cuando llegas, tienes la taquilla donde pagas 5 leus por la entrada. La fortaleza está bastante destruida pero las vistas son espectaculares, es muy recomendable. Cuando llegas hay un muñeco empalado muy realista para que te hagas una idea de lo que se hacía en la Edad Media por esos lares. En 1459 Vlad Tepes obligó a un contingente de prisioneros turcos que construyese esa fortaleza. A 1 km hay una represa donde hay un lago artificial. Desde ese punto la carretera Transfagarasam sube hasta los 2034 metros donde cruza los Carpatos hasta Transilvania. Esta carretera se construyó en los años 70 porque Ceausescu tenía miedo de una invasión rusa y quería tener una carretera que comunicara el Norte de Rumanía con el Sur. La hizo el ejército en 4 años y murieron 40 soldados en accidentes de la construcción.

Tan sólo en la parte norte se usaron 6 millones de kilos de dinámita para volar 3,8 millones de metros cúbicos de roca.

Se pasa por un tunel de 845 metros de largo muy tétrico. Es muy curioso porque antes de pasar el puente hace un día magnífico con sol y totalmente despejado, pero es entrar en el tunel y haber una niebla super espesa que no deja ver a 2 metros del coche. Cuando salimos no se ve absolutamente nada, y la temperatura ha bajado a los 9 grados. Tendríamos que haber visto un lago muy bonito, el lago Balea, pero no hemos visto nada. Está lleno de tenderetes que venden souvenirs y comida. Hay un teleférico que sube hasta el lago y si no es un sendero que se tarda 2 horas y media. Esta carretera está cerrada de Octubre a Junio, y aunque abajo haga un calor espectacular, arriba se puede estar a 0  grados. En invierno construyen un hotel de hielo, con paredes, pasillos, columnas y camas todo hecho de hielo.

Nos pareció curioso que hubiese montones de coches y de motoristas que se parasen en ese sitio pues no se veía nada. La bajada es impresionante llena de curvas de 180 grados muy peligrosa con el añadido de una visibilidad casi nula.

Salimos a la carretera que va a Fagaras pero antes nos desviamos en Ucea de Jos para ver el monasterio de Brancoveanu. El monasterio debía apoyar la fe cristiana en un tiempo en que las iglesias ortodoxas en Transilvania eran atacadas tanto por protestantes como por católicos. Hoy acoge una de las escuelas de pintura de icono sobre vidrio más conocidos del país. Se nota que es un monasterio muy rico, por lo bien cuidado que está y los edificios tan bonitos que hay.

Desandamos esta carretera y poco después llegamos a Fagaras donde no se puede dejar de visitar la Cetatea Fagarasului que domina la ciudad. Construido entre los siglos XIV y XVIII, el castillo fue al principio una fortaleza. Desde 1948 hasta 1960, el castillo fue carcel, donde el trato a los reclusos era de una brutalidad extrema. Todos los días menos el lunes se pueden visitar las celdas de castigo en las que se encerraba a los presos políticos en la más completa oscuridad. Una de las torres del castillo alberga una “doncella de hierro” una cruel forma de tortura medieval. El interior de este sarcófago con la traza externa de un bufón está claveteado con largas puntas metálicas. La víctima era empujada al interior y la tapa se cerraba, atravesándole el pecho !!!!!. Como es lunes nos perdemos (menos mal) todo esto. Igualmente el exterior se puede visitar y es impresionante la altura de las torres. Hay unos carteles en las paredes exteriores que te indica la fecha cuando se construyeron y su finalidad.

Desde Fagaras cogemos un desvío en Sercaia para ir hacia Bran. La carretera es muy estrecha y en malas condiciones pero muy escénica ya que se pasa por pueblos muy pequeñitos, con sus carros de caballos llenos de heno, los perros que te persiguen pues no deben ver muchos coches, y la gente en la puerta de su casa hablando con los vecinos, ya que la mayoría de las casas tienen un banco en la puerta y se ponen a tomar el fresco y ver pasar los coches.

Hemos visto por Internet una pensión que la ponen muy bien y con un precio muy ajustado que está en Moieciu de Jos y allá vamos. Está a 3 km de Bran, que nos sorprende pues está lleno de tiendas de souvenirs, restaurantes, pizzerias, bares etc… y muchos turistas.

Llegamos a la pensión Cote d’Amour y nos dan una habitación con unas vistas a las montañas muy agradable y grande. Nos cuesta 17 € con desayuno incluido!!!! Una ganga. Aparte el dueño nos ofrece unas bebidas frescas mientras terminan de arreglar la habitación, super amable. Aparte, tiene dos gatitas encantadoras y melosas que como sabeis son nuestra perdición. En la casa de al lado hay una oveja merina que parece un perro, pues llama balando a su dueño para que la saque de paseo, y cuando lo hace se pone a perseguir a las gallinas. Esta pensión es muy recomendable, está casi al final del pueblo y si miras por Booking.com también sale.

Hemos hecho 220 kms.

Día 9:

MOIECIU DE JOS – BRAN – RASNOV – SINAIA – MOIECIU DE JOS

Después de un magnífico desayuno en nuestra pensión, vamos a visitar el castillo de Bran. Abre a las 9 de la mañana y cuesta 20 leus!!!. Los jardines son muy bonitos y están muy arreglados. Está en manos privadas y parece que el Ayuntamiento necesitaría 50 millones de € para comprarlo, y como es natural no los tiene. El castillo es conocido como el castillo de Drácula, pero no consta que pasara mucho tiempo allí. Protegido por gruesos muros y puntiagudas torres defensivas, sus escasas ventanas otean el pueblo desde las alturas. Documentado en el año 1377, albergó una guarnición fronteriza y una aduana entre Muntenia y Transilvania. Drácula (Vlad Tepes) capturó Bran durante un breve periodo de tiempo en sus pugnas con los comerciantes de Brasov en 1459. Perteneció a los sajones desde entonces hasta que en 1920 la ciudad se lo cedió a la familia real rumana. Tras varios años de servir como palacio de verano, hospital de campaña y museo del comunismo, el castillo pertenece ahora a 3 miembros de la familia Habsburgo a los que se les devolvió en 2006, tras 60 años en manos del Gobierno comunista. Comparado

Castillo de Bran

con su historia, el interior del castillo es menos notable. Son habitaciones pequeñas con escaleras estrechísimas que hace complicado moverte por el si añadimos los 3 millones de personas (cantidad aproximada) que hay hoy. En 1989, los ingenieros descubrieron que la roca en que se apoya el castillo cedía bajo su peso. En el patio, una fuente oculta un laberinto secreto de pasadizos subterráneos. La entrada al castillo no incluye la entrada al Museo Campesino que está a la salida, que consta de una docena de edificaciones tradicionales al pie de la fortaleza. El museo Vama Bran, bajando la cuesta detrás del castillo, tiene objetos originales de la fortaleza como platos, mobiliario y otros. Cuesta 8 leus. Vamos hacia Rasnov donde hay una ciudadela en lo alto de una colina, que desde abajo pinta bien. Desde donde se aparca el coche hasta donde está la entrada se puede hacer andando o coger una especie de tren que te sube por 3 leus. El ticket cuesta 10 leus y la verdad no vale nada la pena entrar en la fortaleza. Está todo destruido y no te aporta nada. Están en fase de reconstrucción y las vistas tampoco son para tanto. Mucho mejor desde fuera aunque hay un cartel con el nombre de la ciudad que desmerece bastante. Desde Rasnov cogemos una sinuosa y bonita carretera interior que te lleva a Sinaia. En Sinaia lo más espectacular es el castillo de Peles. Es un palacio que recuerda al de Luis II de Baviera en Alemania.La última entrada ya que son visitas guiadas  es a las 4 y cuarto y nosotros llegamos cinco minutos después con lo que no podemos entrar. El exterior es muy hermoso y hay mucha gente. Cuesta 20 leus la entrada, ver el primer piso. Si quieres ver

Fortaleza de Rasnov

también el segundo piso cuesta 40 leus y si te apetece subir arriba de todo cuesta 70 leus. Estas visitas, la última entrada es antes porque duran más tiempo. Hay visitas en francés, ingles, español y alemán. El grupo mínimo es de 15 personas.

En Sinaia está el Monasterio inspirado en el de Santa Caterina en Egipto. Vamos a visitarlo, aunque estamos un poco saturados de tanto monasterio. Cuesta 2 leus la entrada pero como no está el monje pasamos sin pagar.

Sinaia es una población de montaña con un montón de hoteles de lujo, casas espectaculares y un ambiente muy pijo. Tiene un teleférico pero como está totalmente tapado ni nos lo planteamos el subir.

Día 10:

MOECIU DE JOS – BRASOV – PREJMER – HARMAN – CRISTIAN – LIBEARTY REZERVATIA DE URSI – MOECIU DE JOS

Hoy nuestro  primer destino es Brasov. Está a 30 km de nuestra pensión, cuando llegamos aparcamos en un parking que cuesta 3 leus la hora. En la calle cuesta 1,5 leus la hora.

Brasov es una ciudad grande con más de 200.000 habitantes pero la parte turística se puede ver a pie tranquilamente. Nosotros empezamos por la Iglesia Negra, que es la mayor catedral de todo Rumanía. Cuesta 6 leus.  Debe su nombre al aspecto que adquirió tras sufrir un incendio en 1689. La s estatuas del exterior ahora están en el interior y 120 fabulosas alfombras turcas cuelgan de las galerías. Son regalos de mercaderes que volvían de expediciones comerciales por tierras otomanas. Se cree que el órgano de 4000 tubos, construido en 1839 es el único que conserva su estado original. En la iglesia se

Plaza de Brasov

celebran recitales de órgano desde 1891 en julio y agosto. Cuestan 6 Leus. Los bancos tienen dos posiciones, para la misa y para escuchar el órgano. Otra cosa curiosa son los bancos que hay a lado y lado de la catedral que tienen pintados el oficio del dueño de esos bancos.

Llegamos a la plaza del Ayuntamiento llamada Plaza Sfatului. El edificio es de 1420 y en la torre se practicaron innumerables torturas y la plaza fue escenario de la última quema de brujas de Europa. También es bonita la casa Hirscher, que la mandó construir la viuda del alcalde Lucas Hirscher, para que los comerciantes pudieran cerrar sus tratos a cubierto de la lluvia.

Muy cerca está la calle Sforii que mide 1,32 por 83 metros y es una de las más angostas de Europa.

Bajamos por la calle Republicii que es peatonal y está llena de tiendas de souvenirs,joyerías, restaurantes etc. Al final de la calle se llega al Monumento a las Víctimas de la Revolución de 1989 y al Museo de Etnografía dispuesto como si fuera un mercado medieval.

Pasamos por una sinagoga judía, que ha conmemorado en el 2007, los 200 años que hay judíos en Brasov, viviendo en armonía con los rumanos.

Hay varias torres, la negra, la blanca o el bastión de los tejedores.

Se puede subir a la Muntele Tampa, de forma cónica, o andando con un teleférico que asciende a la cima de la montaña a 360 metros de altura y ofrece una espectacular vista sobre los tejados medievales.

Tiene una ciudadela pero es privada ya que hay dos restaurantes y nada más, aunque las vistas no están mal.

En Rumanía habitan unos 6000 osos negros y pardos y a veces bajan a Brasov desde los montes circundantes. Los contenedores de basuras atraen a los osos y en el 2008 mataron a un hombre que estaba durmiendo en un banco.

Prejmer está declarada patrimonio de la humanidad y su ciudadela fortificada está declarada patrimonio de la Humanidad. Las murallas se levantaron en 3 etapas entre los siglos XV y XVIII. En sus muros interiores se incorporaron

Interior de la fortaleza-Iglesia de Prejmer

celdas donde dormir, y refectorios y galerías para acomodar a la comunidad en caso de asedio. El santuario de estilo gótico es muy sobrio y sencillo. Hay 272 cuartos habitables en  4 pisos que debían servir para albergar a la población local en caso de asedio turco. El nivel superior está conectado por un pasillo circular que se puede recorrer tranquilamente. Había espacios asignados a cada familia que, en caso de ataque, debían almacenar sus bienes y provisiones.

También se pueden ver las letrinas que estaban diseñadas de modo que los desperdicios cayeran al exterior. Los muros defensivos del edificio, de 4,5 metros de grosor, son los más gruesos de todas las ciudadelas sajonas que quedan en el país.

 Hay unas celdas que están decoradas como la antigua escuela, el herrero, el carpintero etc. Es muy diferente a todas las que hemos visto y nos gusta mucho. Cuesta 8 leus y también hay un pequeño museo con muebles, ajuar y herramientas antiguas.

La siguiente etapa es Harman, tiene unas murallas ovaladas de 12 metros de altura que fueron construidos en el siglo XV para resistir violentos ataques. Las 4 torrecillas que rodean la base de la aguja de la iglesia indican que el pueblo de Harman tenía derecho a dictar penas de muerte. Tiene una torre del reloj de 52 metros de altura. Cuesta 4 leus.

Pasamos por Cristian, que tiene como no, otra iglesia fortificada de 1270 dedicada a San Nicolás. De allí llegamos a Zarnesti y preguntamos como llegar a la Reserva de osos. Unos taxistas nos quieren indicar pero solo hablan rumano con lo que al decirle que hablo español, llaman por el móvil a un colega taxista que ha estado 8 años en España para que venga donde nosotros estamos y nos lo explique. Viene y nos cuenta que ahora está cobrando el paro de España y se ha vuelto a Rumanía y trabaja con el taxi. Es muy complicado llegar ya que no está indicado pero al salir de Zarnesti y antes de pasar un rio hay un camino de piedras a la izquierda que lleva a la entrada de la Reserva. Cuando llegamos no hay nadie y en una valla pone que se llame por teléfono. Nosotros esperamos un rato a ver si llega alguien porque hay un coche aparcado. Y cuando ya desesperábamos llega un guardia que nos enseña un teléfono móvil para que llamemos y mañana vendría alguien de Brasov a enseñarnos la reserva.

A la salida y escondido detrás de un árbol vemos un cartel con una pagina web: www.milioanedeprieteni.org.

Volvemos al hotel y al entrar en la web se nos quitan las ganas de ir, ya que es una reserva de osos rescatados de maltratos o que los tenían en malas condiciones. Están detrás de una valla electrificada y es casi como un zoo. Decidimos que no iremos.

Día 11:

MOIECIU DE JOS – HOMOROD – VISCRI – SASCHIZ – SIGUISOARA

Salimos dirección Siguisoara y al pasar por Zarnesti hay un radar que no vemos y nos pilla en un pueblo que hay que ir a 50 vamos a 67. Nos paran y nos ponen una multa de 67 Leus. Nuestro problema es entender donde se ha de pagar. Después de un rato, otro multado que sabe inglés, nos explica que en cualquier ayuntamiento se pueden pagar las multas. Vamos al de Cristian que está al lado y en un momento se paga. Después tienen que mandar un fax al ayuntamiento de donde era la patrulla que multa. Todo muy bien organizado. Hay que vigilar porque hay muchos controles con radar.

Después de este contratiempo seguimos hasta Homorod. Fundada por los sajones esta pequeña población conserva una iglesia fortificada considerada como una de las más pintorescas de toda Transilvania. Está precedida por una muralla más baja, de la que unicamente se conservan las zonas oeste y sur, y una segunda de 8 metros de altura, construida en el siglo  XV y reforzada por tres torres cuadradas y una pentagonal, reconstruida en el año 1657. El campanario data del siglo XV, en 1784 se añadió al sur un nuevo coro y una torre de 45 metros de altura. En el interior, con planta de salón, se conservan fragmentos de frescos románicos en el coro. La iglesia está cerrada y pregunto a un policia y no sabe nada, entramos en el ayuntamiento y me dicen que está cerrado, lo cual por otra parte ya sabía.
Hay una señora que pasa por la calle y le preguntamos, va a preguntar a una casa y como no saben nada más que rumano, por señas nos explican que Frau Any tiene la llave. Es una casa que está en la misma calle de la entrada de la  iglesia en el número 374. Allá que vamos, entro en la casa y la empiezo a llamar y cuando ya desesperaba sale una ancianita que me dice que si hablo alemán o rumano. Vamos mal, pero hay buena voluntad y coge las llaves y nos abre. Está bastante deteriorado pero es porque la mayoría de los descendientes de alemanes después de la segunda guerra mundial, fueron muy acosados por los comunistas y se fueron muchisimos (tenía que pagar el gobierno alemán 8000 dolares por cada alemán que salía). Quedan muy pocos y claro mantener estas iglesias es muy costoso con lo que hay fundaciones alemanas que los están ayudando a restaurarlas. Subimos a la torre que no es fácil precisamente, pero las vistas son muy buenas. La iglesia es muy antigua de 1270, y es muy austera pero con pinturas curiosas. Aquí no hay entrada pero nosotros le damos algo a la señora por las molestias y porque nos cae simpática.

De aquí vamos a Viscri. Es un pueblo que tiene una alcaldesa descendiente de luxemburgueses y se ha dado cuenta que el turismo es un chollo que se tiene que explotar, con lo que ha remodelado unas cuantas granjas tradicionales y las ha transformado en alojamientos turísticos. Una magnífica iglesia-fortaleza domina la ciudad. Fue construida hacia 1100, es una de las más antiguas. Aquí se nota la mano de una fundación alemana, que está ayudando y han preparado un pequeño museo con artículos típicos, como un telar, muebles, ajuar del hogar etc.
Se puede subir a la torre que está en mejores condiciones para ver los alrededores. Cuesta 4 leus por persona.

La carretera que va a Sighisoara pasa por Saschiz que también es patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el único problema es que está cerrada y sólo la podemos ver por fuera. En la oficina de turismo ¡milagro! hay una chica que en muy buen inglés nos dice que la están restaurando hace 2 años y que se ha retrasado porque para estas fechas tenía que estar abierta. Solo la vemos por fuera pero es impresionante lo grande que es. En la colina que domina el pueblo hay una fortaleza campesina del siglo XIV.

Llegamos a Siguisoara y empezamos la dura tarea de buscar pensión. Vemos alguna en la carretera que no nos gusta y después de un rato de incertidumbre llegamos por una carretera que sube a la montaña a 3 pensiones. Villa Franca está llena, Vista Bonita no nos acaba de gustar la recepcionista y cuesta 135 leus sin desayuno y entre estas dos hay un restaurante con habitaciones. Las vamos a ver y están muy bien por 110 leus. El chico que nos atiende ha estado 4 años en España, en Estepona trabajando con lo cual nos entendemos de maravilla.

Bajamos otra vez a Sighisoara a visitarla tranquilamente. Aparcamos y subimos hacia la ciudadela llegando a la Torre del reloj o Turnul cu Ceas. También se le llama torre del Consejo, en recuerdo a un edificio anterior que acogía a la asamblea de la ciudad.
Esta torre es el símbolo de la ciudad, data de 1676, tiene 64 metros de alto y está rematada por 4 torrecillas que coronan la aguja principal. En 1648 se le añadió el carrillón, con diversas figuras de carácter simbólico que representan los días de la semana. Las tejas de cerámica policromada esmaltada se colocaron en 1891.
Las figuras miden 80 cm de altura, tallado en madera de tilo. Cada una representa una figura alegórica: la paz con su rama de olivo, la justicia con la balanza y la Ley esgrime una espada. También hay un verdugo y un tambolirero que da la hora. Encima están las figuras de la semana.
En la torre está el museo de Historia pero cierra a las 5 y media y llegamos

Casa natal de Vlad Tepes

tarde. Vamos por las callejuelas de la ciudad que son muy bonitas con edificios bastante bien conservados, en una de ellas está la casa natal de Vlad Tepes que ahora tiene un restaurante y una tienda de helados. Es amarillo huevo y se ve al momento.
Desde la plaza Cetati, un encanto de plaza, con un perro maravilloso que se pone panza arriba en cuanto le dices alguna cosas, si se gira a la izquierda por la calle Scolii, se alcanzan los 172 escalones de la escalera cubierta que desde 1642 hace de paso subterraneo hasta la iglesia de la colina (Biserica Din Deal). Es de 1345 y 429 metros de altura, es el edificio más alto de la ciudad.
Detrás de la iglesia está la torre de los orfebres. Hasta 1875 existieron los gremios de orfebres, sastres, carpinteros y hojalateros (los únicos cuyos talleres estaban dentro de la ciudadela. Vamos siguiendo la muralla para ver las 9 torres que quedan en pie de las 14 originales. Esta muralla se remonta al siglo XIV cuando se fortificó a toda prisa tras los ataques mongoles de 1241, convirtiendose en un compacto muro de 1 km de perímetro.
Nos tomamos una cervecita después de la visita en la plaza Cetati, y quien nos atiende??? pues un camarero que ha estado 2 años en España y ha trabajado en Barcelona, Madrid etc.
La ciudad baja, fuera de la muralla tiene una calle donde están las tiendas, restaurantes etc pero carece de la magia de la ciudad amurallada.
Hemos hecho 176 kms.

 

Día 12:

SIGUISOARA – DUMBRAVENI – BIERTAN – RICHIS – SZEKELYFOLD : ODORHEIU SECUIESC – MERCUREA CIUE – GHEORGHENI

Salimos de Siguisoara y al pasar por Dumbraveni entramos en el pueblo para ver una catedral católica-armenia. Está cerrada y bastante deteriorada. Es un pueblo que se nota que no van los turistas porque la gente hace su vida, no hay tiendas de souvenirs y todo está muy dejado.
De allí nos vamos hacia Biertan que según todas las guías es la mejor de la iglesias sajonas de Rumanía. Cuesta 6 leus la entrada y no estamos de acuerdo en absoluto ya que hemos visto algunas mucho mejores.
Es la mayor iglesia con doble muralla y tiene bonitas vistas sobre el valle lleno de bancales de viñas. Tiene un altar de estilo Vienes con 28 paneles y su doble perímetro amurallado alcanza los 12 metros de altura. Es la única que ofrece servicios regularmente una vez al mes. Tras el altar se encuentra la sacristía, que en tiempos guardaba un tesoro tras su formidable puerta, con una cerradura aún más portentosa: tiene 19 mecanismos de cierre y es tal maravilla que ganó el primer premio de la Exposición Universal de París de 1900. En el perímetro hay varios edificios como un bastión donde, al parecer, se encerraba durante 2 semanas a las parejas que querían divorciarse para resolver sus diferencias. Según cuentan había una única cama y un solo juego de cubiertos. El método era tan efectivo que en 400 años solo una pareja se divorció. Otra torre llamada del mausoleo acoge las losas sepulcrales de nueve obispos halladas en este lugar en 1913. Curiosamente hay una torre que se la conoce como la torre católica por la capilla que alberga en su interior, reservada a los fieles que, después de la reforma, se negaron a abrazar el nuevo credo. En caso de asedio, la fortaleza debía acoger a cristianos de todas las confesiones.
Esta tiene el añadido de una escalera de madera cubierta con tramos de 7 escalones cada uno que te lleva al interior pero por ejemplo no se puede subir a las torres, mientras que en otras si que hemos podido subir sin problemas. Este pueblo tiene muchas pensiones y está todo muy arregladito.
De aquí a 4 km se encuentra Richis que también tiene su iglesia fortificada.
Queremos visitar el castillo de Cris, pero la carretera que en teoría nos lleva se va haciendo cada vez más pequeña y en peores condiciones con lo que damos la vuelta con alguna dificultad y ya vamos dirección a la zona donde hay mayoría de la población hungara. Se le llama país Szekely y en algunas poblaciones como Outerneu Seculesh el 95% de la población es hungara. Se niegan a hablar en rumano y solo utilizan el hungaro. De hecho las indicaciones y todo está en hungaro.
Las casas tienen una característica y es que en la entrada tienen unas puertas de madera, algunas pintadas, otras talladas pero casi todas preciosas y que sólo las hemos visto en esta parte del país. Incluso las casas modernas o que se acaban de construir tienen esas puertas. Tienen un portón grande para que entre el carro de trabajo o el coche y una más pequeña para las personas.

Odorheiu Secuiesc es una ciudad que ha estado habitada desde tiempos prehistóricos y tiene una gran concentración de población hungara o szekelyek. Es una etnia de habla húngara que emigró hacia aquí en el siglo IX. Por lo que se sabe les dieron tierras a cambio de que protegieran las fronteras de Hungría contra los invasores. Tienen su própio alfabeto rúnico y en algún cartel lo hemos visto.

Seguimos por bonitos pueblos con sus portaladas de madera tan espectaculares y llegamos a Miercurea Ciuc donde hay un acto reivindicativo de la población szekely ya que cuando llegamos están entonando el himno nacional hungaro con una orquesta que toca la música. El motivo de pararnos en esta ciudad es una ciudadela que  ahora alberga un museo, pero solo lo podemos visitar por fuera ya que por las fiestas que empiezan este día y duraran hasta el domingo está cerrado a las visitas.

Ya que no entendemos nada del discurso que hace un hombre, seguimos camino. Cuando llegamos a Gheorgheni buscamos pensión y después de 2 intentos fallidos llegamos a una pensión que se llama 7 flores, en la misma carretera que va al Lacu Roso, muy, pero que muy recomendable. Son casas que tienen 3 habitaciones, todas con su baño dentro y luego un comedor-cocina completo con nevera, cocina, sofá, televisión etc común para las 3 habitaciones. Todo está super nuevo y muy limpio, de madera y muy acogedor. Cuesta 100 leus la habitación doble. En nuestra casa hay un matrimonio rumano con su hijo pequeño y como hay una perra que ha parido nos dice que ha visto los perritos. Nosotros vamos a buscarlos pero no están, pero cual no es nuestra sorpresa cuando oímos maullar a unos gatos. Están en el arcen de la carretera porque alguien los ha abandonado. No son salvajes y aunque están asustados los conseguimos rescatar sin que nos atropellen a ninguno de los 3 pequeñajos. Son guapísimos y tenemos un dilema porque no sabemos que hacer con ellos. Menos mal que la señora que está en la recepción nos asegura que a su hija le encantan y que se harán cargo de ellos. Por el tamaño deben tener 5 o  6 semanas y estaban en una casa porque se pueden coger y son mansos. Como se puede ser tan salvaje de abandonar en una carretera a estos animalitos?????. Nos los hubieramos quedado encantados pero no hubiera sido justo el viaje que les esperaba hasta España.
Hemos hecho 280 kms.

Día 13:

GHEORGHENI – LACU ROSSO – GARGANTAS DE BICAZ – RUTA POR NEAMT: MONASTERIO DE SECU – MONASTERIO DE NEAMT – MONASTERIO DE VORONET – GURA HUMORULUI

Salimos de Gheorgheni y en 20 km llegamos al Lacu Rosso, que no tiene nada de especial, solo sobresalen unos troncos del agua, aunque está lleno de turistas rumanos haciendose fotos, comprando souvenirs y alquilando barquitas para pasear por el lago.
Adquirió este nombre después de que un corrimiento de tierra en el siglo XIX diera al agua un tono rosado. En la superficie del lago hay troncos de abetos tronchados por las lluvias.

Las gargantas de Bicaz están a pocos km, y si que son bonitas, a veces 2 coches lo pasan mal para circular a la vez, y si es un camión entonces si que hay problemas. Además los rumanos no tienen ningún inconveniente en parar en cualquier sitio aunque te obliguen a parar ya que no puedes seguir circulando. Antes de llegar al Lacu Rosso hay un embalse bastante impresionante donde hay unos carteles de que no se pueden hacer fotos y a los cuales nadie hace caso. En medio de la carretera que lo pasa, un coche se ha parado de golpe porque al conductor se le ha ocurrido que quería una foto ahí mismo!!!!!. Lo hacen mucho y eso junto al mal estado de las carreteras hace que la circulación se vuelva muy dificultosa.
Hacemos una ruta que propone la guía National Geographic que rodea un lago bastante grande y se pasa por pueblos muy bonitos. Es la ruta por Neamt que primero se pasa por el Lacul Izvorul Montelei bordeando con unos bosques y unos valles maravillosos, se pasa por los pueblos de Pluton, Dolhesti, Pipirig, Stanca y Leghin.
Poco después llegamos al Monasterio de Secu, lugar de gran devoción y lleno de gente que reza y escribe en un papelito el nombre de los muertos y de los vivos por los cuales quiere que recen en el monasterio los monjes/monjas. Hay unos prados donde hay muchos coches estacionados y la gente hace picnic, incluso hay algunos que plantan la tienda de campaña y se están unos días. Como pasa un rio por el lado se bañan o toman el sol. Nosotros también paramos y hacemos como ellos un picnic.

Después de un rato de relax seguimos hasta Targu Neamt donde según la guía hay una ciudadela bastante destruida pero impresionante por su tamaño. Lo que no pone la guía es que hay millones de personas y que se tiene que dejar el coche al pie de la montaña y subir a pie. Son las 3 de la tarde y pega un sol de justicia con lo que nos contentamos con verla desde abajo, ya que no parece que valga la pena el esfuerzo ni la insolación que cogeriamos.

Volvemos para atrás para visitar el monasterio de Neamt. Lo construyó Alejandro I de Moldavia en el emplazamiento de una antigua iglesia a principios de 1500. Si la visita hubiese coincidido con una misa (cosa que no pasó) hubiesemos podido escuchar a los monjes entonar una liturgia que data de los primeros tiempos del Imperio Bizantino.
Desde el principio fue un importante centro de difusión cultural, gracias a una escuela de miniaturistas, calígrafos, pintores y talladores.Actualmente es el centro de enseñanza ortodoxo más grande de toda Rumanía.

Vamos a visitar el Monasterio de Voronet que está bastante cerca de Gura Humorului. Fue construido por voluntad de Esteban el Grande en 1488. Esta iglesia está dedicada a San Jorge y es una síntesis entre la horizontal de la arquitéctura bizantina y la esbelta verticalidad del arte gótico cuyos frescos exteriores, constituyen una de las cumbres del arte europeo con el color como protagonista. Es el azul que se ha obtenido con lapizlázuli y que se llama azul Voronet. Las pinturas exteriores son más descriptivas para que la gente poco instruida lo entendiera perfectamente lo que le pasaría si no era buena en esta vida, todos los tormentos que le ocurrirían en el infierno. Se solía poner a la gente que iba al infierno con ropajes de los enemigos del momento que eran los tartaros, los turcos etc.
La obra maestra es la representación del Juicio Final realizada en la fachada del nártex, con escenas de la eternidad representada según los dogmas ortodoxos, la mano que pesa las almas, el río de fuego que llega hasta el infierno etc. Muy bonito y llenísimo de gente que va a rezar, y unos pocos turistas como nosotros. Hay unas monjas en el interior entonando unos cánticos muy relajantes y que por unos altavoces son escuchados desde el exterior.

Encontramos hotel después de varios intentos en la carretera antes de llegar a Gura Humorului es el Hotel Rubin y costaba 100 leus la habitación y 20 el desayuno que cogemos.Es muy correcto, la habitación grande, aunque internet solo en el restaurante.
Hemos hecho 265 kms.

Día 14:

GURA HUMORULUI – MONASTERIO HUMORULUI – IGLESIA ARBORE – MONASTERIO SUCEVITA – MONASTERIO MOLDOVITA – ROZABLEA – SIEU

Salimos después de un desayuno muy bueno hacia el monasterio Humorului. Parece una pequeña ciudadela, incluso tiene una torre vigía. Este monasterio se caracteriza por el color rojo. Tiene un arbol de Jese situado en el centro del muro Sur. Las escenas se muestran como estampas dentro de delicadas hojas de acanto. En el interior también hay pinturas extraordinarias. Este monasterio sobrevivió al período comunista como iglesia parroquial.

Exterior de las iglesias de Bucovina

De aquí vamos a la Iglesia Arbore que está consagrada a San Juan Bautista y fue edificada en 1503 por Luca Arbore, uno de los generales al servicio de Esteban el Grande como capilla palatina. Condenado tras ser acusado de haber urdido una conjura en contra de Esteban fue ajusticiado junto a dos de sus hijos con lo que no tuvo tiempo de decorar la iglesia. Lo hizo Anna la hija de Petru Rares. La empalizada de madera y el campanario de piedra son muy sencillos. Está abierta sin vigilancia todo lleno de andamios y no hay nadie en los alrededores.

Llegamos al Monasterio de Sucevita al cual se le llama la Joya Verde, ya que para llegar hasta el, hay que atravesar un paisaje montañoso de gran belleza, caracterizado por grandes prados y bosques de abetos. Se trata del último de los monasterios decorado con frescos. El imponente muro, magnífico en su armonía, ha servido de escudo protector a los frescos de la fachada de la iglesia, incluso los de la pared norte están en perfecto estado de conservación gracias a las dos colinas que resguardan al monasterio. Los frescos tienen gran influencia del arte ruso, ya que obtuvieron el poder los que lo construyeron gracias la zar ruso.

Vamos al último de los monasterios de Bucovina que visitamos que es el de Moldovita. La carretera en sí es magnífica con sus curvas cerradas pero llenas de encanto. Son unos 30 km. El fresco más sorprendente es el asedio de Constantinopla, en la parte más baja del muro sur, junto a la galería. Muestra a la Virgen María, salvando a la ciudad bizantina con la expulsión de sus

Pinturas exteriores

enemigos persas y ávaros en 626; el patriarca ortodoxo aparece invocando la ayuda de la virgen mientras lleva en procesión un famoso icono por las murallas de la ciudad. Toda la imagen obligan al espectador de ese periodo a interpretar la escena como una orden del cielo para salvar Moldavia de sus invasores, los turcos. En este monasterio las mujeres tienen que ir con faldas y si no lo haces te dan un trapo que telo pones por encima de los pantalones. Sin saberlo he tenido suerte porque voy con vestido.

Pasamos a Maramures, su nombre significa “tierra de la madera”, por su gran riqueza de bosques de roble y abeto. Sus gentes los moroseni son muy respetados por sus habilidades con la carpinteria, que han desarrollado durante los últimos 900 años. Sus obras maestras son las iglesias de madera de largas agujas, con tejados a dos aguas (más de 100), ocho de las cuales son patrimonio de la Humanidad. Su cultura maderera no se limita a las iglesias: las casas de madera también son admirables, con tejados inclinados y galerías porticadas. Las altas puertas de los corrales, cubiertas con tallas decorativas y dotadas de sus propios tejados, suelen indicar que la familia que las habita es nemesi, nobles campesinos de la Rumanía local, y que estas comunidades en apariencia sencillas, tienen un sentido de la dignidad que transciende a las posesiones meramente materiales.
Durante el verano, tal como vemos en nuestro recorrido por la región, toda familia que se precie aúna esfuerzos para segar, secar, recolectar y amontonar el fánul (heno).
En el paisaje se aprecia que durante siglos la agricultura se ha trabajado con métodos tradicionales en lugar de mecánicos. Los cuatro valles que lo constituyen que son Cosau, Iza, Mara y Viseu componen el corazón de la región y conservan la herencia rural de sus costumbres, la arquitéctura, música y vestimentas populares con más fuerza que en ningún lugar de la comarca.
Como es domingo las señoras mayores van vestidas de fiesta que es una blusa blanca con muchos bordados y encajes y falda negra corta por las rodillas abullonada. El pañuelo negro en la cabeza tampoco falta. Se las ve sentaditas a la puerta de sus casas  charlando con las vecinas y amigas.

La carretera nos lleva por el paso del Prislop de 1416 metros, luego por Borsa, Viseu de Sus. En este pueblo todas las mañanas a las 7, da comienzo un viaje que puede deparar emociones inigualables a los viajeros que dispongan del tiempo y capacidad de adaptación. Durante doce horas, un tren de vapor, alimentado por gruesos troncos de madera y agua, recorre a la velocidad de 10 o 15 km por hora el valle del Viseu hasta llegar junto a la frontera de Ucrania. Aún hoy se utiliza para transportar madera, un material todavía abundante en la zona a pesar de la explotación intensiva de los bosques en las últimas décadas, pero son ya pocos los rumanos que lo usan para poder contemplar con calma la agreste belleza de los paisajes del Maramures más desconocido.

Poco antes de llegar a Sieu pasamos por Bogdan Voda, que hasta 1968 se llamaba Cuhea, en la actualidad lleva el nombre de un gran principe moldavo nacido aquí a mediados del siglo XIV. La biserica de Iemn, de madera de pino silvestre, se encuentra en el centro del pueblo, al lado de la gran iglesia nueva. Se remonta a 1717 y está consagrada a San Nicolás. En el interior destaca una silla arzobispal y un candelabro de madera.

Seguimos hasta Rosablea, una de las iglesias patrimonio de la Humanidad, que actualmente es un museo. Está cerrado pero vemos el exterior que nos gusta mucho por la rusticidad que tiene. Se terminó en 1717 y cuenta con una magnífica cubierta a doble vertiente, además de una notable galería de pinturas de los siglos XVIII y XIX, muchas de las cuales se encuentran en estupendo estado de conservación, de aquí que se aprecie la viveza de los colores. Están realizadas directamente sobre madera, a excepción de las uniones entre los ejes, cubiertas por tiras de tela.
En la misma carretera de Sieu, preguntamos en una pensión que se ve todo muy nuevo ya que en la puerta pone que empezó en el 2006 y la habitación nos gusta con lo que nos quedamos. Cuesta 70 leus con un café para desayunar. Ponen que tienen internet pero si que lo tienen ellos, pero wifi no hay. Igualmente la señora es tan simpática que no importa. Nos ofrece  sandía, chocolate etc..
Hemos hecho 281 kms.

Día 15:

SIEU – POIENILE IZEI – BOTIZA – BARSANA – BUDESTI – CAVNIC – SURDESTI – BAIA SPRIE – SIGHETU MARMATIEU – SAPANTA – CAREI

Hoy tocan las iglesias de madera de Maramures. Ayer ya empezamos con Rozablea y hoy después del cafetito tan bueno que nos prepara nuestra anfitriona vamos hacia Poienile Izei. Está construida con troncos de abeto entre 1604 y 1632, se levanta en una suave colina inclinada. Las puertas de la entrada están bellamente pintadas y muestran las figuras de san Pablo y San Pedro. Lo más destacable de la iglesia son los frescos con sus escenas del Juicio Final, pintado en la primera sala: en la pared norte, los condenados son llevados inexorablemente hacia el castigo final por el Gehenna, el rio del fuego eterno, que a su vez, es tragado entero por un monstruoso Leviatan con ojos claramente humanos. Cuesta 4 Leus y la chica que tiene la llave en cuanto nos ha visto venir ya ha venido a abrirnos. Aquí no hemos podido hacer fotos en el interior.
Por un camino un poco perjudicado vamos hacia Botiza que se halla en un afluente del río Iza. Merced a la iniciativa de las mujeres de la localidad, se ha convertido en un próspero centro turístico. Se han abierto una veintena de albergues, y los artesanos locales venden alfombras artesanales que representan bailarines estilizados, abetos y iglesias.
Es una Rumania muy rural con sus campesinos recogiendo el heno, las casas de campo con las señoras hablando en las puertas de sus casas, los niños jugando y los perros durmiendo ya que han tenido una noche muy agitada. Nos gusta mucho pues es muy tranquilo y relajante.

Vamos a Barsana (llamado así por los Barsani, pastores locales que crían ovejas de pelo largo) que es Patrimonio de la Humanidad. Es un monasterio moderno integrado por una iglesia y diversos edificios, entre ellos una Hospedería donde se puede pernoctar. Es un poco artificial ya que se han acabado en la década de los 90, pero parece que ha contribuido a mantener viva la tradición de elaboración de madera y que de su escuela han salido jovenes artesanos que hoy pueden perpetuar su arte. Cuesta 5 leus, pero como está tan mal indicado no pagamos.
Cogemos una carreterita que nos lleva a Budesti. La iglesia tiene 18 metros de largo y 8 metros de ancho y se edificó en madera de roble en 1643. Se conoce el nombre del autor de las pinturas cosa muy inusual en estas iglesias. Hay un cartel que pone que se vaya al Ayuntamiento o que se llame por teléfono, por suerte hay otros turistas y cuando nosotros llegamos ya llega el señor con la llave. Es muy bonita y amplia respecto a lo que hemos visto hasta ahora. Cuesta 3 leus y aparte te dan un folleto.

Pasamos un puerto de montaña que llega a los 1057 metros el Paso de Neteda. Hay unos paisajes increibles, muy bonitos los valles con los montones apilados de heno para el invierno.
En Cavnic, te encuentras una ciudad minera muy poco atractiva donde se extrae oro y plata, pero que contrasta mucho con lo que acabamos de pasar.
Llegamos a Surdestiy nos sorprende que hay un timbre inalámbrico para que venga la señora con la llave, que modernos !!!. Está construida con madera de

Campo de Maramures

abeto y tiene el pináculo más alto de Maramures: 74 metros. En 1989, el pueblo abrazó de nuevo la confesión católica-griega, prohibida por el régimen comunista. El culto uniata tiene una honda tradición en Maramures, con lo que el reconocimiento de la religión ortodoxa como religión oficial puede provocar enfrentamientos entre las dos comunidades.
Baia Sprie es una población que no tiene ningún interés pero nos sirve para comer algo en una pizzeria que se llama Bamboo.

Pasamos otro puerto de montaña de 987 km que pasa por unos bosques con unos árboles inmensos. Vemos rebaños de ovejas, vacas y ¡sorpresa! búfalos de agua como los asiaticos.  En Siguetu Marmatiei el GPS se vuelve tonto y nos lleva a la frontera con Ucrania, con lo que tenemos que dar marcha atrás y damos unas cuantas vueltas hasta que encontramos la carretera adecuada. Estamos muy cerca de Ucrania, de hecho la otra orilla del rio ya es Ucrania. Esta ciudad fue muy importante cuando existía la URSS ya que había mucho comercio, pero ahora no tiene demasiado y hace sólo 5 años que se ha inagurado un puente que comunica los dos países que estuvo cortado más de 60 años.

Vamos hacia el oeste para ver el cementerio de Sapanta o cementerio feliz que  es una atracción ya que tiene unas lápidas donde hay pintado a que se dedicaba la persona muerta y aparte se explica un poco su vida, se le critica incluso de una manera satírica para quitar hierro a la muerte. Nosotros lo vemos desde la entrada porque todo está escrito en rumano y no es por no pagar los 5 leus pero es que no ibamos a entender nada y ya vemos de que va la cosa.

Desde allí lo que hacemos es acercarnos a la frontera porque hemos decidido que ya hemos visto lo más importante de Rumanía.

Buscamos hotel en Carei ya que son más de las 7 y queremos descansar. No vemos pensiones y en algunos sitios que pone Casare no hay nadie a quien preguntar, solo pone un teléfono. Nos alojamos en un hotel que hay al lado de un parque acuatico que es el peor con diferencia de Rumanía. Es el típico hotel comunista del estado sin mantenimiento y que no tienen ningún interés en que te quedes o no. La recepcionista sólo habla rumano y como es tarde nos quedamos. La habitación cuesta 120 leus con desayuno. Dice que tiene internet pero te tienes que ir paseando por el pasillo del hotel para coger la señal que no es muy buena, que le vamos a hacer…
Hemos hecho 284 kms

Día 16:

CAREI – FRONTERA HUNGARA – HUNGRIA – VARAZDIN

Salimos despues de nuestro desayuno que es correcto, en el cual nos podemos gastar 10 leus de la carta que nos ofrece. Hay poco tráfico y llegamos rapidamente a la frontera ya que la carretera mejora  a medida que te vas acercando y se puede ir sin problemas a una velocidad constantesin tener que preocuparte de los socavones o caminos de tierra que de vez en cuando nos hemos ido encontrando en nuestra ruta por Rumanía.
En la frontera con Hungria paramos, nos miran los pasaportes, abren el maletero a ver que llevamos y se interesan por lo que hemos hecho. En 2 minutos ya estamos en Hungria, la cual simplemente vamos a pasar sin pararnos. La gasolina está más cara que en Rumanía con lo que es interesante llenar el depósito antes de la frontera. Nosotros lo intentamos pero no admiten visa en las dos gasolineras que encontramos y no tenemos efectivo ya que nos hemos gastado los últimos leus que nos quedaban en un supermercado. Que le vamos a hacer, no irá de aquí.

En Hungria se necesita una viñeta para circular por las autopistas, no hay peajes en ningún sitio sino unas camaras que comprueban las matrículas y si están al corriente del pago de ésta. Se puede comprar en frontera, las gasolineras o si se es previsor por internet.
Hay la opción de comprar una para 4 días que a nosotros ya nos vale, pues con un poco de suerte la atravesamos en un día que cuesta 1650 forints ( + – 6 €). No nos arriesgamos a que nos venga una multa por esa cantidad.
Pasamos por el centro de Budapest que siempre vale la pena ya que es muy monumental y a partir de allí ya vamos bordeando el lago Balatón. Notamos un cambio abismal de cuando estuvimos por este país es el año 1991, o sea hace 20 años. Antes todo era viejo, anticuado, dificil, ahora todo es facil, hay grandes supermercados como los nuestros, hemos pasado por un IKEA, AUCHAN, TESCO etc. Los coches son muy buenos no las carracas que había entonces, la mejora es evidente.
Nos encontramos un accidente en la autopista que nos ralentiza bastante donde hay policia, bomberos, etc. Al llegar vemos el accidente que por lo que vemos ha sido entre 2 camiones de esos grandes y el coche para evitar el choque se ha empotrado contra la medianera.
Echamos gasolina pero poca ya que es muy cara a 380 Forints el litro, unos 1,48 €.

Cementerio Feliz

En poco tiempo llegamos a la frontera y nos controlan los pasaportes al salir de Hungria y al entrar a Croacia, pero todo muy rápido. La gasolina es más barata pues está a 9,19 Kunas el litro que al cambio es 1,25 € más o menos.
Llegamos a Varazdin y en la primera casa que vemos sobe nos quedamos. Nos cuesta 35 € pero es moderna y tiene cocina, nevera y microondas. Preguntamos si tiene wifi y nos dice que si pero pagando 5 €!!!!!!.
Nos vamos al centro del pueblo andando pues estamos a 5 minutos y disfrutamos de esta pequeña ciudad de 40.000 habitantes que la llaman la ciudad barroca por tantos ejemplos que hay de esa corriente artística. Como de costumbre en las plazas hay bares y restaurantes pero aquí como los espacios son grandes no molestan y si te pones cerca tienes internet gratis.
Esta ciudad que está situada a 81 km de Zagreb, recibe pocos turistas y desperdician la oportunidad de ver una ciudad que merece la pena. El centro de la ciudad es una maravilla de la arquitectura barroca restaurada y bien conservada. Fue la capital de Croacia y su ciudad más próspera, lo que explica el refinamiento de sus construcciones. Puede considerarse una mini Praga, aunque sin aglomeraciones de gente ni sus precios.
La mayor parte de los edificios tiene una placa con explicaciones en inglés sobre su arquitectura e historia. El museo de la ciudad es parte de la Stari Grad y un ejemplo de la arquitectura defensiva medieval. Su construcción comenzó en el siglo XIV, pero se convirtió en una robusta fortaleza en el siglo XV, al añadir las torres redondeadas que caracterizan la arquitectura gótica del norte de Croacia. Permaneción en manos privadas hasta 1925 cuando se convirtió en museo. En la actualidad, alberga muebles, pintura, objetos decorativos y armas que se acumularon durante el transcurso de la historia de Varazdin. Cuesta 25 kunas la entrada.
Hay una colección entomológica en el palacio Herczer que para los amantes de los insectos debe ser apasionante pero a nosotros nos gustan los bichos más grandes. Varios museos más completan las visitas culturales de esta ciudad como el Palacio Sermage con pintura de las escuelas croata, italiana, holandesa, alemana y flamenca. Cerca se encuentra la torre Lisak, la única parte que se conserva de las murallas medievales de la ciudad.
Empieza a llover y nos refugiamos en la catedral que antiguamente fue una escuela jesuita y se levantó en 1646. En el interior lo más destacado es el retablo de la Asunción de la Virgen María, la sillería del coro y las pinturas del santuario. Llueve unos cinco minutos y ya podemos salir.
El Ayuntamiento es un edificio románico-gótico que ha servido como consistorio desde el siglo XVI. Los sabados hay una ceremonia de cambio de guardia de 11 a 12 de la mañana.

Cenamos en uno de los restaurantes que hay dentro de callejones sin salida una superhamburguesa americana y nuestra cervecita de turno por 60 kunas.

Hemos hecho 562 km.

  1. soy una chica rumana y me a gustado lo q has publicato felicidades por el trabajo

  2. Me alegro lo habeis hecho…a pesar de estar casada con un rumano, creo q este recorrido me hizo conocer mucho de lo poco q sabia de este mi segundo pais ya q mi esposo conoce su patria pero no x completo…seria bueno q este articulo lo viesen muchos q miran mal a los rumanos y q sepan q sonbuenas personas en su mayoría y q la mala fama es gracias a los q piden limosna…ah solo una aclaracion: q yo sepa es Stefan cel mare (Stefan el grande) y no Esteba

  3. Mui buen aporte,soy rumano,he leido todo y me ha gustado…
    Un buen articulo.
    Gracias.

  4. Enhorabuena por tu trabajo! Soy rumana (y orgullosa! aunque me costó casi la vida para llegar a ser y orgullosa) y te quiero dar las gracias por ser como eres y por compartir tus pensamientos, tus ideas, tu recorrido y todos los consejos con los demás. Me ha llamado la atención lo objetivo, lo realisto q has sido, tu correctitud, tus ideas claras, tu saber de nuestra cultura…..todo! De todo mi corazón, GRACIAS!

  5. Fenomenal, vaya viaje mas aprovechado que hicisteis, que bien expresado y con los matices correspondientes en cada explicación, con cultura exquisita (se nota), con inteligencia e imparcialidad, al leer este reportaje y ver las fotografias, se aprecia lo bonito que es (que son) esos paises, el de Rumania por supuesto, ya que aqui, en España, posiblemente tenemos otra impresión, por desgracia, de lo que es Rumania, a mi, particularmente me ha impresionado el reportaje y me ha quedado ese sabor especial de las ganas de visitarlo (no lo conozco y no tardaré mucho en ir).
    Gracias por sacar a la luz las bondades y peculiaridades del mismo, soy Español, de Pamplona y tengo amigos Rumanos aqui y alli, a los que comuicaré que lean este portaje en vuestra página ( por cierto yo tengo una página Web y, en estos momentos estoy (entre otros) con un tema con Rumania relacionado con la alimentación estabulada de rumiantes

    Me encantaría poder poner un link, en nuestra página, que llevase a este reportaje……Aqui quedan mis datos,, y, si fuese posible, nos autorizáseis para hacerlo, me lo comunicais por este mismo correo.

    Muchas gracias y EHORABUENA por un trabajo tan bien hecho
    Rafael Cano

  6. Me ha encantado vuestro bloc …! Felicidades!!

  7. Hola Antonio,
    Soy rumana de Moldavia i me ha encantado la descipcion que has echo ..
    Felicidades por el humor que has puesto en tus comentarios….
    El proximo viaje tienes que hacer el Delta del Danubio…mi pareja que es español i a los amigos le encanto…es algo unico..reservas en Crisan Pensiunea Casa Ada…

    • Es verdad, nos queda el delta del Danubio por visitar, pero en agosto está muy lleno. habrá que hacer una escapadita en otra época del año.

      Muchas gracias por vuestros amables comentarios

  8. GRACIAS,por disfrutar y contar a otros que bonito es nuestro país, espero que otros españoles se anime a verlo.Un saludo, Cristina

  9. Nicolo Roberto Ionescu Stefan

    Me llamo Nicolo Roberto Ionescu, soy rumano vivo en Huelva, estoy haciendo un curso de ofimática ,y buscando foto de mi país, he encontrado vuestra pagina.Felicidades,por la presentación !!Tenéis un país impresionante,la gente muy acogedora.Sugerencia de viaje Slanic Prahova,en Muntenia cerca de Bucuresti,teneis unas cuantas minas de sal y 4 lagos naturales con agua salada.Un saludo !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: