Polonia 2021

Entrada destacada

Wroclaw, Poznan, Bosque de Bielowicza, Sczcezin

INTRODUCCIÓN

Polonia nos encanta, tenemos amigos y nos gusta su naturaleza. Este año postpandémico no fuimos concretamente a visitarla, pero ya que pasábamos, aprovechamos para incidir yvisitar ciudades o lugares que no habíamos visto.

MIÉRCOLES  28-7-2021

OETTERN – ALBRECHTSBURG (MEISSEN)- MORITZBURG – WROCLAW (POLONIA)

Hoy tenemos como destino Wroclaw en Polonia, pero antes queremos visitar Meissen y el castillo de Moritzburg. Nos pillan más o menos de viaje, ya que nos tenemos que desviar solo 20 km de la ruta directa.

En Meissen se encuentra la manufactura de porcelana, conocida en todo el mundo y la casa de atracciones Haus Meissen muestra la producción y exposición de porcelana, el oro blanco de Meissen. Si queremos ver más porcelana se puede ver en la iglesia de St. Nicolau, situada en el parque de la ciudad las figuras más grandes de porcelana del mundo.

En el mercado, en la plaza central, suenan las campanas de porcelana en la torre de la Iglesia de Santas Mujeres, dedicada a la Virgen María. En 1710 empezó la fabricación de la primera porcelana europea en las salas del Castillo de Alberto, llamado Albrechtsburg. Pocos años después la manufactura se trasladó al valle del río Triebisch.

A partir del año 929 el rey Henrique I erigió una fortaleza en una roca del rio Elba. Así Meissen se convirtió en el centro del reinado y es la cuna de Sajonia. En el s XIII empezaron con la construcción de la catedral, en el s XV se erigió el castillo de Alberto de un estilo gótico tardío, siendo el castillo más antiguo de Alemania. Como característica especial es la majestuosa escalinata exterior en espiral.

 La región de Meissen es el corazón de viticultura sajona. El vino de Meissen se cultiva desde hace 800 años en una de las más pequeñas regiones de viñedos de Alemania.

En un territorio de solo 450 Ha, situada en un valle romántico del rio Elba, maduran varios tipos de cepas como Traminer y Müller-Thurgau y además la rarísima cepa Goldriesling. Los viñedos en forma de terrazas, caracterizan el paisaje cultural de Meissen y dan como resultado unos vinos selectos. El vino blanco de Sajonia es una rareza exquisita que vale la pena degustarla.    

Paseamos por la ciudad, muy turística por cierto, vemos el ayuntamiento del gótico tardío, construido entre 1472 y 1478, algunas casas renacentistas  y Frauenkirche, una iglesia gótica que posee desde 1929 el carrillón de porcelana más antiguo del mundo. Hay un recorrido por las murallas que le das la vuelta a toda la ciudad y vale mucho la pena.

No entramos en el complejo fortificado ya que estamos un poco saturados y lo dejamos para otra ocasión, aunque nos alegra haber venido y pasear por estas calles empedradas tan agradables.

Seguimos ruta hasta Moritzburg. El primer pabellón de caza de esta región de marismas se construyó a mediados del s XVI para Moritz de Sajonia. El presente Schloss Moritzburg es el resultado de las extensas reformas encargadas por Augusto el Fuerte y que se realizaron en 1723. El castillo es un edificio cuadrado con cuatro torres en las esquinas. Del interior se conservan muchos elementos originales, como muebles de época y trofeos de caza, es de las colecciones más grandes de Europa.

Su sueño era tener un Templo de Diana, rodeado de animales exóticos con jaulas de leones, guepardos y bisonte europeo. Los mejores artesanos  y artistas de Sajonia fueron contratados para  decorar las 7 grandes salas y las más de 200 habitaciones. Se visitan “solo” 25 habitaciones de este palacio tan maravilloso. Nosotros nos contentamos con verlo por fuera ya que no tenemos tiempo. Hay un ticket conjunto para visitar el castillo de Meissen y éste de Moritzburg. Si solo se visita Moritzburg son 6 €.

La capilla del castillo, abierta al público, está decorada con magníficos estucados. Augusto el Fuerte ordenó que se drenaran los pantanos y que en el nuevo terreno se tendieran jardines y lagos. El Fasanen scholösschen (pequeño castillo del faisán), en la zona este de los jardines, ostenta interesantes interiores de estilo rococó y alberga una exposición zoológica.

Ya no hay fronteras entre Alemania y Polonia, solo vemos un coche de policía que obliga a ir lentamente para que te vean la cara, pero nosotros no somos peligrosos ya que ni paramos.

Hoy entramos a Polonia y reservamos un hotel en Wroclaw que se llama Active Hotel. Las dos noches nos cuestan 86 €.

La gasolina está más barata que en Alemania, ponemos en una al lado de la autopista, que siempre son más caras, a 1,19€/litro al cambio.

Nos cae un tormentón de aúpa, no se ve nada de la autopista, menos mal que hoy dormimos en hotel ya que la lluvia no para desde que hemos entrado en Polonia y hasta que llegamos a Wroclaw.

Llegamos al hotel, está a las afueras de la ciudad, pero hay un tranvía, el nº 6 que te lleva al centro y pasa muy a menudo. La habitación es grande, cómoda, moderna y como ya es tarde no salimos del hotel, ya que con lluvia no es agradable pasear.

Hemos hecho 485 km.

JUEVES   29-7-2021 WROCLAW

Hoy lo dedicamos a callejear por Wroclaw. Para llegar al centro como no tenemos zlotis que es la moneda local cogemos un UBER que nos cobra 27 zlotis. Llegamos como unos señores a la ciudad y vamos lo primero a la oficina de turismo a que nos den información. Está en la Plaza del Ayuntamiento y hay una chica que habla en español!!!!! En la puerta hay una pareja de madrileños que acaban hoy su viaje y nos explican que hay un billete de transporte 24 horas que cuesta 11 zlotis y te sirve para todos los tranvías y autobuses de la ciudad. Se puede comprar en muchos sitios y es lo que hacemos. En un kiosco que hay cerca las compramos y así nos despreocupamos ya que en los autobuses se paga todo con visa y nos da miedo las comisiones que nos puedan cobrar los bancos.

No entendemos como va, ya que no da billete la máquina ni nada, suponemos que los revisores llevaran una maquina que lo comprobará tu número de visa…. Igualmente cada billete son 3 zlotis, con lo que se compensa rápido el de 24 horas. Hay máquinas en la calle y en las oficinas de correos también lo venden.

Con un mapa ya podemos planificar nuestras visitas. Es muy cómodo no tener que preocuparse por el coche en una ciudad como esta que está llena de tranvías que tienen preferencia y de autobuses extralargos. Miramos el parking cuánto cuesta por curiosidad y es caro ya que la hora son 7 zlotis.

La plaza principal de Breslavia es la plaza Mayor, en la que el ayuntamiento del Gótico tardío es el centro de la vida urbana, atrae la atención con sus pintorescas casas renovadas. Igualmente dignos de visitar son los lugares cercanos, entre los que se encuentran la Plaza de la Sal (Plac Solny, la famosa calle Swidnicka o la calle empedrada Jatki, donde desde el s XII se vendía carne del matadero municipal. Hay un monumento a los animales del sacrificio que nos lo recuerda.

La plaza es para recorrerla con tranquilidad pues tiene muchas cosas, entre otras la taberna más antigua de Wroclaw, todavía en funcionamiento cuyo nombre es la cerveza que vende.

En esta plaza se encuentra el Museo Pan Tadeusz, cuya exposición más valiosa es la obra considerada el poema épico nacional de Polonia de Adam Mickiewicz. La exposición ha sido preparada de tal manera que muestra el desarrollo del pensamiento moderno sobre la tradición polaca en base a la epopeya nacional.

El Barrio de las cuatro confesiones es un lugar único que simbolizan el multiculturalismo y el espíritu abierto, libre y tolerante de la ciudad. El recorrido por el barrio se realiza por un sendero cultural que conduce por los distintos templos hasta la sinagoga.

Cogemos un tranvía que nos acerca a la Sala del Centenario y al Pabellón de las cuatro cúpulas. Es una monumental sala de espectáculos, que se terminó de construir en 1913. Su historia se presenta en el Centro Multimedia del Conocimiento. La Sala está rodeada por una hermosa pérgola con la fuente multimedia más grande de Polonia que en verano ofrece hermosos espectáculos de música, luz y agua. Una parte integral de este conjunto arquitectónico es el Pabellón de las Cuatro Cúpulas, donde se encuentra el Museo de Arte Contemporáneo. Es Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. Al lado está el zoo, que dicen que es de los buenos de Polonia, pero a nosotros los animales nos gustan en libertad.

Hay un jardín japonés en el Parque Szczytnicki, uno de los parques más grandes y antiguos de la ciudad. Fue creado en 1913 y representa el arte de la jardinería japonesa. Hay que pagar una entrada y no entramos.

Nos vamos a la Isla de la Catedral o Ostrów Tumski que es la parte más antigua de la ciudad. Entre los numerosos monumentos arquitectónicos destacan la Iglesia de la Santa Cruz y la Catedral de San Juan Bautista con un mirador en la torre. En el Museo Arquidiocesano hay que ver el Libro de Enrique con la primera frase escrita en polaco, un monumento inscrito en la lista de la Unesco de “Memoria del Mundo”. Antes era una isla, pero ahora está unida por un puente con dos estatuas muy majo.

Entramos en un mercado  y vemos que hay muchos frutos del bosque como arándanos, fresas etc. Compramos unas cerezas que están a muy buen precio comparado con Alemania que las vimos a 22€/K!!!!

Llegamos al Panorama de Raclawice que es un impresionante cuadro que representa la Batalla de Raclawice, pintado sobre lienzo de 15 m x 114 m por Jan Styka y Wojcieh Kossalk. El cuadro se encuentra en una rotonda especialmente construida para presentar la obra. La excepcional forma de presentación de la obra terminada en 1894 lleva al espectador al mismo centro de batalla. La entrada permite la entrada al Museo Nacional y el Museo Etnográfico. No hay entradas ni para hoy, ni mañana y quedan pocas para el siguiente día!!!! Tendremos que volver a visitar lo que no hemos hecho en este viaje.

La comida la hacemos en un restaurante de pizzas y cerveza artesana que nos cuesta 84 zlotis. Enfrente unos helados nos cuestan 5 cada uno, ya que hace una calor espantosa.

La Universidad de Breslavia se encuentra al lado del rio Oder. El edificio principal alberga el museo de la universidad más antigua de la ciudad, la perla del Breslavia Barroco, el aula Leopoldina y la sala de música, Oratorium Marianum. También merece la pena visitar la Torre Matemática, donde se encontraba el observatorio astronómico.

Cogemos el tranvía y nos vamos un rato al hotel a descansar y después de la siesta volvemos a coger el tranvía para ir al centro.

El jardín de la Ciudad Vieja se construyó en el lugar de las antiguas murallas. Fue fundado en la segunda mitad del s XVIII y está justo al lado del edificio del teatro de Títeres de Breslavia, tiene un parque infantil y un carrusel francés del s XIX, pero que hoy no funciona.

Otras cosas que se pueden visitar son el Centro de Historia Zajezdnia, los Bulevares en el rio Oder, el Palacio Real con su exposición “1000 años de Wroclaw”, el Kolejkowo que es un ferrocarril en miniatura, o Hidrópolis que es un centro moderno, multimedia e interactivo de conocimiento sobre el agua. La exposición está ubicada en un depósito histórico de agua potable y está dividida en 8 zonas temáticas, donde se pueden ver más de 70 9nstalaciones y exposiciones.

Ya estamos hartos de pasear y buscar duendes y nos vamos a la parada del tranvía. Esperamos casi una hora y no viene!!!!!!. Hay una chica como nosotros  esperando  y le preguntamos pero no sabe nada. En la parada están los horarios y según eso no han pasado 2 tranvías que tenían que pasar. Se está haciendo de noche y estamos cansados de esperar con lo que cogemos un UBER por 20 z. Al momento de pedirlo ya vemos un tranvía 6 pasando!!!!

El conductor lleva 4 meses en Polonia y es de Georgia, nos comenta que en su país no hay trabajo y que por eso se ha venido aquí. Ya ha venido su mujer que trabaja de cocinera, su hijo que trabaja en Uber eats, otro hijo que todavía no trabaja porque acaba de llegar y tiene otra hija de 11 años en Georgia, lo cual le pone muy triste. Es un señor muy mayor y nos da pena que a su edad haya tenido que emigrar y buscarse la vida en otro país, otro idioma etc.

VIERNES  30-7-2021

WROCLAW – OLÉSNICA – VARSOVIA

Hoy ya vamos a casa de nuestros amigos de Varsovia, Kasia y Víctor, pero antes haremos una parada para visitar el castillo de Olésnica. Cuesta 22 zlotis la entrada por persona, incluida la subida a la torre para ver las vistas.

Es un edificio imponente, mientras que el interior gótico es original, el exterior, con la torre circular en uno de los ángulos, es fruto de sucesivas reconstrucciones. Conserva los tejados ornamentales de las habitaciones  superiores de las alas y las curiosas galerías sobre ménsulas asomadas al patio. Junto al castillo está el palacio de Jan Podriebrad, construido entre 1559 y 1563. Hay 24 salas para visitar además de la torre, un poco complicada para subir pero las vistas valen la pena.

El interior tiene algunos lugares interesantes, pero otros dejan bastante que desear. Algo que tendrían que mejorar es que todo está en polaco, ya traduzco algo con el google translator, pero hay  tantos paneles y con tanta información que es cansado. Hay unos audio guías, pero solo en polaco!!!!

Seguimos camino hacia Varsovia ya sin parar por una magnifica autopistas que por ahora es gratuita. Nos llevamos una alegría ya que vemos corzos en libertad. Luego comentándolo con nuestros amigos nos dicen que hay muchos, que no es ninguna novedad para ellos, pero nosotros no estamos acostumbrados a verlos.

Hay un gran atasco para entrar a la ciudad ya que es verano, hace calor y es viernes, pero al final llegamos a casa de nuestros amigos donde descansamos del largo trayecto y nos ponemos al día de las novedades.

Hemos hecho 330 km

SABADO 31-7-2021

VARSOVIA

Hoy vamos a visitar el centro de Varsovia ya que la anterior vez que estuvimos estaba todo en obras y no tuvimos mucho tiempo. Nos hace un día soleado pero no hace demasiado calor lo cual se agradece porque para pasear es más cómodo.

Hay unas máquinas para comprar los billetes que van con tarjeta o con dinero. Se puede comprar de 20 minutos de duración o de 90 minutos de duración. El de 20 minutos que es el que nos recomiendan nuestros amigos para lo que queremos empezar a visitar cuesta 3,3 zlotis. Es muy fácil ya que puedes elegir varios idiomas, entre ellos el inglés.

En el tranvía hay que llevar mascarilla y cuando entras tienes que fichar el billete y a partir de ese momento empieza a contar el tiempo.

Nos bajamos en la calle Nowy Swiat, que en la segunda mitad del s XIX llegó a ser la calle con el mayor tráfico en Varsovia con múltiples cafeterías y jardines veraniegos. Durante la guerra la calle fue destruida casi por completo. Después de la guerra se reconstruyeron fachadas de las casas de antes de la guerra. Numerosos plafones de memoria en las paredes de los edificios informan sobre hombres famosos que vivían aquí.

Al lado de la parada del tranvía está el centro Bancario-Financiero (Bolsa de Varsovia)  que  hasta 1990 fue la Casa del Partido Obrero Unificado Polaco. También está el Museo Nacional, fundado en 1862 como el Museo de Bellas Artes. Tiene colecciones de arte antiguo, medieval y arte polaco, además de numismática, artesanía etc. El conjunto se cierra con el Museo del Ejército Polaco, el cual presenta la historia de armas polacas desde el s X hasta el fin de la IIGM.

Vamos subiendo y pasamos por el Palacio de Staszic y llegamos al monumento a Mikolaj Kopernik, un monumento al astrónomo de 2,8 m de altura hecho en 1830. Durante la ocupación de los alemanes ocultaron el idioma polaco y pusieron una tabla escrita en alemán. Hubo una acción de sabotaje por parte de un soldado del movimiento clandestino de exploradores Szare Szeregi. En el año 1944 el monumento fue destinado a chatarra y trasladado a Nysa, pero quedó a salvo y después de su reparación regresó a su lugar.  Hay dos idénticos en Montreal y Chicago.

Seguimos la calle y vemos la Iglesia de Santa Cruz, entramos ya que tiene los corazones de Chopin y de Reymont, al cual no conocemos, pero debe ser conocido aquí. Hay muchos epitafios de personalidades como Kraszewski, Slowacki o Sikorski (no es el de los helicópteros, éste fue un general importante).

El Palacio de los Czapski-Krasisnski ahora es la Academia de Bellas Artes, conserva elementos barrocos y clasicistas. Ahora se encuentra la facultad de pintura y gráfica. En el anexo izquierdo del palacio se encuentra el salón, en el que vivió la familia de los Chopin, su dotación se compone de piano, muebles de época y fotografías.

La Universidad de Varsovia fue fundada en 1816 unificando la Escuela de Derecho y Administración con la Médica y consta de varios edificios.

El edificio de la vieja Biblioteca Universitaria fue fundado en 1817. Las colecciones de libros fueron varias veces evacuadas y saqueadas. En 1915 autoridades del zar se llevaron la colección de mayor valor, inventarios y archivos. En 1939 las fuerzas ocupantes alemanas saquearon el Gabinete de los Grabados  y en 1944 quemaron unos cuatro mil manuscritos.

El Palacio de los Uruscy de 1844 fue quemado por los alemanes y ahora es la facultad de Geografía. 

El Palacio de los Tyszkiewicz de 1785 ahora es el Museo Universitario, que en este año se cumple el 40 aniversario y hay una exposición de 40 objetos relacionados con el museo, entre ellos unos brazaletes africanos que era una de las pocas cosas que tenían al principio en el museo, o una foto de las muñecas que representaban a las mujeres estudiantes y que en marzo del 68 se utilizó como un símbolo de protesta contra los rusos.

El palacio de Casimiro fue construido en 1660 para Jan Kazimierz como residencia veraniega. Fue reconstruido para que fuera la sede del cuerpo de cadetes o Escuela de Caballeros  en la que se educaron hombres como Kosciuszko, Sowinski y otros.

Hay un monumento al sacerdote, el Cardenal Stefan Wyszynski que fue el primado de Polonia en los años 1948-1981, llamado por sus meritos para Polonia y la Iglesia Católica Polaca como el Primado del Milenio.

En unos jardines cercanos está el monumento a Boleslaw Prus que es uno de los mayores representantes de la novela de la época de positivismo en Polonia.

Llegamos al Palacio del Presidente construido en 1643. En el año 1955 se firmó aquí el tratado de Varsovia, en el 1970 el tratado de la normalización de las relaciones con los alemanes. Desde el año 1994 es sede del Presidente de la República Polaca. Muchas personas se hacen selfies delante de este palacio por motivos evidentes.

Vemos el monumento al Principe Jozef Poniatowski y la iglesia de la Asunción de Santa Virgen María y San José Desposado.

El Monumento a Adam Mickiewicz, el más grande poeta polaco del periodo del Romanticismo, fue llevado en 1942 por los nazis a Hamburgo, recuperando solo algunos fragmentos y a partir de allí en 1950 se hizo el resto.

Al final de la calle ya te encuentras  la Columna del rey Zygmunt III Waza, de 22 m, es la estatua más antigua de Varsovia, construida en 1644.

Al lado está el magnífico Palacio Real. Hace años era la residencia Real y la sede de la Dieta de la República. Destruido durante la IIGM se reconstruyó por suscripción popular. La entrada nos cuesta 30 zlotis cada uno. Hay que reservar mínimo tres horas para visitarlo. Se puede comprar por Internet la entrada y así te evitas la cola para comprarla, que no entendemos como puede ser tan lenta la vendedora!!!! Estamos casi media hora para comprar el ticket y tenemos unas 15 personas delante….

Cuando ya tenemos el billete tenemos que hacer también otros 15 minutos para entrar, no sabemos si que dosifican la entrada o que, pero allí estamos, esperando.

La verdad es que la espera ha valido la pena, es impresionante su interior, el apartamento real, las antecámaras, los salones de recibir a los invitados etc…

La sala del trono es maravillosa, con sus 84 águilas bordadas, que pudieron hacerse de nuevo gracias a un coleccionista que tenía una de ellas encuadrada en su casa de Canadá. Al mirar por la parte de atrás se comprobó que ponía Palacio de Varsovia, cada una de ellas se tardó mucho tiempo para bordarlas de la misma manera que se hizo en el origen.

Nos encanta la sala de Canaletto, tiene más de 20 cuadros de Varsovia y gracias a ellos se pudo reconstruir ya que era un pintor que lo hacía con tanta minuciosidad que ayudó mucho a la reconstrucción después de la IIGM. Estuvo durante varios años en nomina del monarca del momento, que estaba encantado con el y le gustaba mucho su pintura.

Aquí tenemos suerte, ya que en el precio de la entrada tenemos audio guías incluidos y en Español!!!!

Salimos agotados pero contentos por todo lo que hemos visto.

Ahora ya vamos a la Ciudad Vieja, a pesar de su nombre no es la parte más vieja de Varsovia, a finales del s XIII se trasladó alli la corte del príncipe. Al principio del s XIV se establecieron allí ricos comerciante y artesanos. Desde el año 1429 en la plaza mayor estaba la alcaldía, a su lado edificios de madera y carnicerías  y más adelante la picota.

La ciudad fundada en un plano regular estaba rodeada de murallas con puertas, bajás y torres. Con el tiempo las casas de madera fueron destruidas y en su lugar se edificaron casas de piedra. El periodo de esplendor de la Vieja Varsovia fue en el s XVII.

En el año 44 se libró una heroica defensa de la ciudad Vieja durante un mes y los alemanes la destruyeron en un 90%. Es uno de los más bellos conjuntos arquitectónicos de toda Varsovia y hay sedes de instituciones culturales, restaurantes, cafeterías etc,

Hay un montón de iglesias como la de San Martin, la Basílica Central de San Juan Bautista, la iglesia de Nuestra Señora de la Gracia que tiene a la patrona de Varsovia en su interior, la cual se parece mucho a la Moreneta, que (Barcelona). La Canonjía es una plaza de forma triangular cuyo nombre viene de las casas de vecinos del s XVII pertenecientes a los canónigos de la capitula de Varsovia. En el centro de la plaza se encuentra una campana de bronce del año 1646.

La Plaza del Mercado de la Ciudad Vieja fue fundada en el s XIV, allí se organizaban mercados, fiestas o ejecuciones. Ahora está llena de restaurantes que ponen sus mesas al aire libre para estar más fresquitos.

Al lado está el monumento a la Sirena de Varsovia, representa la mitad forma de mujer y la mitad de pez y aparece en el blasón de Varsovia. Los taxis de Varsovia la llevan en la puerta.

Cuenta la leyenda que hace siglos a la orilla del Báltico llegaron dos hermanas sirenas que vivían en las profundidades de los mares. Eran mujeres muy guapas pero en vez de pies tenían colas de pez. Una de las hermanas decidió nadar hacia los estrechos de Dinamarca, donde se quedó y la podemos ver sentada sobre una roca a la entrada del puerto de Copenhague.

La segunda sirena llegó a Gdansk y navegó hasta la Ciudad Vieja donde salió a descansar y le gustó tanto el sitio que se quedó. Los pescadores estaban enfadados, porque algo hacia enrollar las redes y liberaba los peces. Querían destruir eso que les fastidiaba la pesca, pero al oir cantar a la sirena se enamoraron de ella y ella les cantaba cada tarde.

Un día un mercader rico paseándose a la orilla del rio la vio, decidió encarcelarla y ganar dinero enseñándola en los mercados. La sirena empezó a llorar y un pescador la salvó. Ella como agradecimiento dijo que siempre que tuvieran un problema les ayudaría.  Por eso es amada por la ciudad.

Llegamos a la Barbacana que es la frontera con la ciudad nueva. Fue construida en el año 1548 según el proyecto de Jan Baptista de Venecia. Se ha reconstruido en su totalidad y es muy bonita. Aquí nos comemos un kebab muy rico, como no venden cerveza vamos a un súper que hay justo al lado y lo solucionamos. En total nos gastamos 49 zlotis.

En la ciudad nueva hay más iglesias como la del Espíritu Santo, la de san Jacinto, la de San Casimiro, la Visitación de Nuestra Señora, la Iglesia de San Francisco de Serafia etc

Hay muchas más cosas para visitar como el barrio judío, que es el segundo en importancia de Polonia y su gueto fue muy famoso, pero ya estamos cansados, otra vez que vengamos ya seguiremos viendo cosas. Nos cogemos el tranvía y volvemos a casa a descansar.

Para cenar vamos a comprar unas pizzas que nos comemos en casa tan ricamente.

DOMINGO 1-8-2021

VARSOVIA – PARQUE NACIONAL DE BIELOWIEZA

Hoy es un día de celebración en Varsovia. El día 1-8-44 estalló una insurrección en Varsovia que dura 63 días. Después de la derrota Varsovia fue condenada al exterminio. Los habitantes fueron expulsados de la ciudad o enviados a los campos de concentración. Los alemanes empezaron, según el plano, a derribar la ciudad. Se quemaron bibliotecas, colecciones de museos, templos y palacios y los bienes de los habitantes. Murieron aproximadamente 650.000 habitantes. Se destruyó el 84% de las edificaciones de la ciudad. Equipos especializados incendiaron casa por casa, calle tras calle y especialmente edificios de mucho valor como el Palacio Real que lo hicieron saltar, no tenía que quedar piedra sobre piedra.

 Ayer en el Palacio vimos un resto del palacio original y como los alemanes hacían agujeros cada 50 cm para poner dinamita y que saltara todo por los aires. Pensaban volarlo mucho antes, pero tenía miedo de que destruyese también el puente que los unía con el puesto de mando.

Salimos temprano ya con nuestros amigos, Kasia, Víctor y Norka la perrita negra tan simpática que han adoptado, hacia los Bosques de Bialowieza. Es el único lugar donde todavía quedan bisontes europeos en libertad.

Está a unos 240 km de Varsovia y vamos por una carretera muy bonita con bosques a lado y lado de la calzada.

Aquí en Polonia está prohibido parar en cualquier sitio, solo se puede hacer en los parkings habilitados, pero no hay demasiados. Llevamos un rato buscando uno para picar algo y no hay manera…

Al final llegamos al Parque Nacional de Bialowieza. Tiene casi 1500 km cuadrados y es el mayor bosque autóctono de Europa. Una parte se extiende en Polonia y la otra, la mayor, en Bielorrusia. Se convirtió en parque nacional en 1932. muchas zonas del parque han conservado el ambiente natural de un bosque primigenio. Las áreas de mayor interés solo pueden visitarse con guía. Tiene una abundante flora y fauna. Hay varios miles de especies vegetales y 11.000 especies animales, entre ellas muchas aves raras, como el urogallo, la cigüeña negra y el águila dorada. Entre los grandes mamíferos se incluyen alces, ciervos, corzos, jabalíes, lobos, linces y sobre todo el bisonte europeo.

Comemos algo y nos vamos al criadero de bisontes, donde también se pueden ver linces, corzos, caballos, jabalíes y ponis polacos. Cuesta 16 zlotis, pero es bastante prescindible ver a estos animales encerrados, con esas caras tristes y de poca salud.

El parque dispone de un Museo Forestal, cuyos fondos estuvieron expuestos en un pabellón de caza utilizado por los zares rusos. Las fuerzas alemanas lo incendiaron en 1944 y ahora solo quedan restos de la iglesia ortodoxa y la casa del gobernador. Hoy al ser festivo está cerrado y no lo podemos visitar.

Empieza a llover bastante y nos vamos a un camping que hay muy cerca que nos cuesta 60 zlotis. Es un camping sencillo, pero tiene una especie de caseta donde nos resguardamos de la lluvia intensa que está cayendo. Tiene restaurante pero está cerrado, nos comenta la dueña que no lo puede abrir porque no encuentra empleados!!!!!.

Aquí aprovechamos para hacer una ensalada para cenar. Al cabo de unas horas nos da una tregua y aprovechamos para ir a los vehículos y prepararnos para dormir. Toda la noche se la pasa diluviando.

Hemos hecho 230 km


Fuimos a las Repúblicas Bálticas

16-8-21 LUNES

VILNIUS – VARENA – PARQUE NACIONAL DZUKIJA – MERKINE HILLFORT – DRUSKININKAI  (LITUANIA) – BYSTRY (POLONIA)

Nos da pena dejar Vilnius ya que nos hemos dejado unas cuantas cosas para visitar, pero como volveremos, ya las veremos.

Pasamos por unos parques nacionales espectaculares, bosques y bosques frondosos que nos dan sombra, lo cual se agradece ya que hoy hemos estado a 29 grados!!!!

Pasamos por Varena que es la ciudad de las setas de Lituania. En todo el país hay muchas, pero aquí  se encuentran por todos lados. De hecho desde el coche vemos gente con unos canastos a tope de setas. El paraíso de los buscadores de setas. El último sábado de septiembre la población se llena de vida, pues se celebra el Festival de las Setas. Vamos pasando por el parque Nacional Dzukija, exuberante, con arboles altísimos y suponemos lleno de vida salvaje. Ayer vimos un corzo atravesando la carretera, pero no fue el único que hemos visto en estos días.

Paramos en Merkine Hillfort, es un sitio maravilloso donde se juntan dos ríos lituanos. En una colina había un castillo del que quedan cuatro piedras, pero los lituanos han puesto un panel transparente de cómo se vería el castillo encima de la colina y es muy efectivo.  Hay varios senderos que tienen muy buena pinta pero nosotros seguimos camino.

De las 8 cosas más importantes de Lituania que salen en un folleto tenemos cerca Druskininkai, con lo que nos acercamos a echar un vistazo. No nos arrepentimos, es una ciudad balneario muy agradable con lagos con patos y cisnes. Hay un aparcamiento inmenso, hoy vacio, para que aparques el coche tranquilamente y pasees por la ciudad. Cuando se independizó en 1990 tuvo unos años de crisis, ya que los polacos, rusos y bielorrusos que venían dejaron de hacerlo. Ahora se ha recuperado y muchas casas de madera del s XIX y XX se han reconvertido en hoteles con encanto o restaurantes. Como es la hora de comer vamos al restaurante del Hotel Regina donde comemos en una terraza a la sombra muy bien, pedimos una ensalada griega, una berenjena rellena y unos espaguetis a la carbonara, todo regado con dos pintas de cerveza por 22 €.

Esta ciudad empezó su historia en 1794, es conocida por sus baños termales, baños de barro y sus aguas minerales. Tiene un resort de esquí que está abierto todo el año, se llama Arena Ski y es enorme. Tiene un teleférico, único en Lituania, y el parque acuático más grande de todos los países bálticos.

Tiene un microclima que lo hace ideal para pasear por los senderos. El principal sendero es el que va desde el Vijunele Park y rodea el Lago Druskonis. En primavera hay en este sendero más de 200.000 narcisos!!!.

El Museo Ciurlionis está en la casa paterna de este pintor y compositor. El Spa Park atrae a mucha gente por sus bonitas esculturas. La Fuente musical Druskininkai es divertida ya que se escuchan canciones que van a juego con los chorros de agua.

El Tree Cake Museum invita a sus huéspedes a tomar parte en el proceso de elaborar un pastel, incluido en la herencia culinaria de Lituania y ver un pastel con forma de árbol de tamaño record. 

Echamos gasolina antes de salir de Lituania ya que es más barata que en Polonia. La que vemos mejor está a 1,15€/l.

Salir de Lituania y entrar en Polonia es igual de fácil que con las otras fronteras. Aquí lo único hay que tener en cuenta que es una hora menos que en las repúblicas Bálticas.

En un pueblo cercano a la frontera hay una señal que indica que hay castores en el lago cercano!!!!. No la habíamos visto nunca esa señal.

Llegamos a la zona de los grandes lagos de Mazuria. Son los mayores de Polonia y constituyen un destino muy popular durante las vacaciones de verano. Los lagos se comunican entre si por medio de ríos y canales, donde se puede practicar la vela  y el piragüismo. También se puede hacer un crucero en un barco de pasajeros o recorrer las carreteras que es lo que hacemos nosotros. Entre la maleza de los bosques hay búnkeres construidos por los alemanes durante la IIGM.

Vamos a un camping que se llama Bystry y está en esta población. Nos cuesta 71 zlotis. Las duchas se pagan 1 zloty por minuto, pero no puedes parar cuando quieras. Pones el dinero y te deja unos segundos para que te desnudes y luego una luz te va avisando cuando el dinero se va acabando.

Solo hay un sitio para fregar platos, pero no hay bancos ni mesas ni ningún lugar donde refugiarse en caso de lluvia. Suponemos que la valoración que tiene es por la “playa” que tiene y que hay un restaurante. Está lleno de cámaras de seguridad y se paga por todo, aunque eso sí, hay que reconocer que hay un gran cartel en la puerta que te pone los precios de cada uno de los servicios. La chica que me atiende es muy simpática y habla un inglés perfecto. Otra cosa a favor, es que hay una persona casi 24 horas al lado de los lavabos y que está todo el rato limpiando, ya que para toda la gente  que hay, solo tiene 4 lavabos y 3 duchas.

Notamos que la gente no es tan respetuosa como en los campings que hemos estado, ya que aquí ponen música  con el volumen alto y hablan hasta muy tarde. El ritmo es diferente.

Hemos hecho 290   km.

17-8-21 MARTES

BYSTRY – GIZYCKO – RYN – STRZELNO –  TRZEMESZNO – GNIEZNO – POZNAN

Tenemos una aplicación que nos avisa de cuando vienen lluvias y anoche nos dijo que a las 7 de la mañana empezaba a llover y no se equivocó, con lo que antes ya estamos levantados y desayunados, listos para poder salir.

Paramos en un Lidl  de Gizycko a comprar provisiones ya que es más barato que en Alemania y no digamos que en Suiza que pensamos visitar a la bajada a casa. Aquí no se paga por el envase, así que no se retornan, lo cual es menos ecológico pero más cómodo para nosotros, con lo que compramos cerveza para el resto del viaje y así no tener que comprar en Alemania que los envases los cobran a 0,25 €.

En las cercanías de Gizycko se puede visitar el castillo prusiano de Boyen construido en 1844, que tiene una puerta monumental.

Vamos a Ryn, que está a 18 km donde Konrad Wallenrod gran maestre de la Orden Teutónica, construyó el castillo que se alza sobre esta población para su hermano Frederick en 1394. Se reconstruyó en estilo gótico inglés en 1853. Ahora es un hotel de 4 estrellas que tiene de todo, piscina cubierta, varios restaurantes y todo tipo de amenidades. Es un edificio gigantesco y no muy bonito la verdad. Miramos cuánto cuesta la habitación y es asequible pues cuesta 82 € la doble.

Seguimos ruta hacia Poznan  que es donde queremos llegar esta tarde, pero somos volubles, ya veremos si llegamos. Queríamos ir a Gdansk en el norte, pero está lleno de gente, no quedan habitaciones en Airbnb con lo que dejamos la visita para otra ocasión. Ya la disfrutamos hace unos años, pero nos gustó tanto que queríamos volver a pasear por sus calles.

Ha habido muchas tormentas en Polonia estos días atrás y suponemos que es la razón por la cual unos policías nos dicen que no podemos seguir por la carretera y que nos tenemos que desviar hacia otra población. Al cabo del rato, otra carretera la encontramos cortada y tenemos que recular. Está siendo muy pesado esto de llegar a Poznan, ya que el tiempo está loco, lo mismo nos asamos de calor que nos cae la gran tormenta y hay casi un huracán que se nos lleva volando.

En la región de Wielkopolska, la que estamos pasando ahora, quedan pocos edificios del s X, de los primeros tiempos de la nación polaca. Durante mucho tiempo los edificios se construyeron en madera y la arquitectura en piedra o ladrillo era muy rara. La ruta de la arquitectura prerrománica y románica parte de Gniezno hacia Trzemeszno y Mogilno. Hay otra población en esta ruta que no vamos a ver porque nos queda un poco a trasmano y llevamos muchos km encima, que es Kruszwica. Es escenario de la leyenda del rey Popiel y la historia de la torre del Ratón. Según el relato de Gullus el Anónimo, el fundador Siemovit de la dinastía Piast, era un campesino de este pueblo. Los polanios, aterrados por las atrocidades del rey Popiel, decidieron destronarlo y elegir a Siemovit como sucesor. Popiel se refugió en la torre, pero los rebeldes se convirtieron en ratones y lo devoraron.

Paramos en Strzelno donde se encuentra la rotonda de San Procopio de principios del s XIII. En 1946 se descubrieron en la iglesia de la santísima Trinidad, del s XII, unos relieves con las personificaciones de las virtudes y los vicios, según la tradición cristiana. Aquí vino el papa en una de sus visitas papales.

Ya que pasamos por Trzemeszno paramos a ver otra iglesia románica. En el s XII, una comunidad de canónigos agustinos regulares se instaló en el solar de una basílica prerrománica y un monasterio benedictino que habían sido derribados en 1038. La iglesia se reconstruyó en estilo barroco entre 1782 y 1791.

La última parada antes de llegar al hotel que hemos reservado es Gniezno. La Catedral gótica de la Asunción del s XIV, se levantó sobre otras dos anteriores, una prerrománica posterior a 970 y otra románica de mediados del s XI. Aquí fue enterrada la esposa de Mieszko I en 977. Entre 1025  y el s XIV también se coronó en la catedral a los reyes de Polonia.  Las puertas de bronce de la catedral, labradas a finales del s XII con escenas de la vida y el martirio de San Adalberto, están entre los mejores ejemplos del románico europeo. El féretro de plata de San Adalberto fue realizado en 1662 y contiene una urna con las reliquias del santo. La lapida del arzobispo Olesnicki fue tallada en mármol rojo en 1495.

San Adalberto fue obispo de Praga y en 977 partió de Polonia hacia las tierras paganas de Prusia por sugerencia de Boleslao el Valiente. Allí convirtió a sus habitantes al cristianismo, pero acabó siendo martirizado. El papa Silvestre II reconoció el martirio del obispo y lo canonizó.

La taquilla cierra a las 16:30 con lo que no podemos ir a la cripta ni subir a la torre, pero el interior de la catedral es muy bonito y lo podemos disfrutar.

Al salir damos una vuelta por la población que está muy animada con familias paseando y aprovechando el rato de sol que tenemos a esta hora. Tiene un paseo agradable y al ser muchas calles peatonales lo hace placentero. Para aparcar hay un parking para las personas que van a la catedral, lo curioso es que para llegar a ella tienes que pasar por medio de un hotel que tiene pavos reales.

Hemos reservado un hotel en Poznan, se llama Hotel Gromada Poznan y nos cuesta la doble con desayuno incluido 38 €. Ya vamos del tirón, que el día ha sido muy largo.

Tras 11 horas desde que salimos del camping, al fin, llegamos a Poznan. El hotel no está mal, la habitación es cómoda y está muy limpia. Como ammenities dan incluso una cuchilla de afeitar con crema…   hemos aparcado en la parte de atrás del hotel que queda más escondido el coche, no creemos que pase nada, pero si las moscas. Cuesta 24 horas el parking 13 zlotis.

Hay una pizzería a unos 500 m del hotel y nos vamos a comer una pizza con dos pintas de cerveza. Nos cuesta 61 zlotis y no nos podemos acabar la pizza a pesar de que está muy rica. La pizzería  se llama Michael Angelo y no hay nadie ya que hace un viento helador, pero si que hay muchos repartidores a domicilio, es un no parar.

Cenamos rápido y nos vamos al hotel a descansar.

Hemos hecho 490 km

18-8-21 MIÉRCOLES

POZNAN – KÓRNIK – PALACIO RACZYNSKU (ROGALIN) – GORZOW WIELKOPOLSKI

El desayuno de este hotel es espectacular, es buffet libre y hay mucha variedad. Pocos hoteles ofrecen tantos platos calientes y fríos. Nos ponemos las botas, está todo muy rico, para acabar nos tomamos los cafés con unas madalenas caseras riquísimas. Cuando alguna bandeja está poco llena, al momento traen otra repleta. Hay incluso sandia, cosa que agradecemos en un desayuno que haya fruta.

Como tenemos 24 horas de parking, vamos en transporte público a Poznan. Primero es más cómodo para el conductor y después no te tienes que preocupar de buscar sitio, buscar la máquina para pagar etc. El tranvía está a 300 m del hotel y hay una máquina para comprar los billetes. Aquí funciona como en Varsovia, el precio va en función del tiempo, nosotros cogemos 15 minutos que cuesta 4 zlotis por persona. Si pagas 6 zlotis tienes mucho más tiempo. Al coger el tranvía vemos que también se pueden comprar dentro los billetes. No sabemos si es en todos los vehículos pero donde lo hemos comprado nosotros en la calle no admitía cash, solo tarjetas de crédito. En cambio en el tranvía sí que se podía pagar con dinero.

Llegamos al centro y vamos a la oficina de turismo, que está en la Stary Rinek, donde hay 4 folletos muy interesantes en inglés, uno del centro histórico, otro de la catedral, otro del centro de la ciudad y otro del Poznan judío. Nosotros hacemos los recorridos de los tres primeros, el Poznan judío lo dejamos para otra ocasión.

En 1253 Przemysl I y Boleslaw el Pio decidieron desarrollar la ciudad en el lado izquierdo del rio Warta, después de que la Isla de la Catedral se quedó sin espacio para futuras expansiones. Para asegurarse de que podría crecer  la hicieron en forma de parrilla alrededor de la plaza del mercado rodeado de murallas defensivas. Esto les daba a los residentes una sensación de seguridad y daba oportunidades de crecimiento económico. Como resultado se convirtió en una de las ciudades más importantes del reino de Polonia. Para los residentes, la plaza del mercado ofrecía un espacio donde podían ganar dinero, celebrar eventos y socializar.  

El ayuntamiento fue rediseñado en el s XVI y es uno de los edificios renacentistas más bonitos de Polonia. El gobierno de la ciudad era encomendado a los candidatos más experimentados y poderosos.

Los habitantes esperaban que sus gobernantes fueran honrados y tuvieran un buen comportamiento, en la fachada hay unas estatuas de la Virtudes que representan la Paciencia, Prudencia, Amor, Fe, Esperanza, Coraje y Moderación. Se suponía que los gobernantes se verían impelidos por estas representaciones a portarse bien.

Una leyenda dice que unos machos cabríos salvaron a la ciudad de un incendio. El fuego fue visto por un cocinero que había perseguido a las cabras hasta la torre en la que los animales montaban un espectáculo chocando sus cabezas.

Cada día a las 12 salen de una puertecita encima del reloj las dos cabras  y durante unos minutos se van dando cabezazos. Enfrente sale un señor con una trompeta y la toca, se supone que rememorando la llamada de auxilio del cocinero. Es gracioso verlo, pero es mucho más gracioso los cientos de personas que estamos allí viendo el espectáculo.

Al lado está el Pesaje Municipal, los residentes de Poznan se preocupaban mucho por la justicia y la seguridad. Por lo tanto la vida en la ciudad estaba sujeta a estrictas reglas. Los oficiales de pesaje verificaban la mercancía con un sistema preciso de pesos y medidas para que en el mercado se vendiera de una manera justa.

La picota estaba ubicada en el centro geométrico de Poznan, servía como aviso a los que violaban la ley. En el edificio se administraba justicia y los castigos iban desde la exposición pública vergonzosa, flagelación o cosas mucho peores.

El Mielzynski Palace es un edificio espectacular y que en 1806 tuvo dos huéspedes distinguidos que venían como enviados de Napoleón. Muchos polacos creían que les podían ayudar en la independencia de los prusianos que estaban recortando sus libertades. En el s XIX este palacio fue un centro de la vida cultural, se hacían conferencias, conciertos, obras de teatro etc.

La casa de Guardia está coronada con los escudos de armas del Reino de Polonia, el águila, Lituania, el perseguidor y el rey Stanislaw Poniatowski, el becerro.

Otros edificios son la Pinocci Townhouse, donde en 1657  estuvo alojado el rey Kan Kazimierz y su corte. La visita era a causa de un encuentro internacional para planear como vencer a los suecos.  Se hizo un complot que al final sacó a los suecos de suelo polaco. El rey Augusto el Fuerte, gobernó el país años más tarde y llevó a Polonia a un conflicto armado muy prolongado que llevó a la ciudad a su decadencia.

Durante su estancia en la ciudad en 1715, se dice que el rey se cayó por la ventana de una casa mientras estaba de fiesta. Fue salvado por un dosel que colgaba sobre su entrada. Se dice que pudo ser tirado por los habitantes de Poznan que estaban muy hartos de él.

Los edificios de los mercaderes son preciosos y pertenecían a distintos estratos sociales. Los comerciantes más modestos construían pequeñas pero elegantes casas. Ellos hacían los negocios en la planta baja y vivían en la superior. En el s XVI eran una de las comunidades más ricas del reino de Polonia.

Cerca de la plaza central está la iglesia Dominica, la sinagoga que a principios del s XX podía acoger a más de 600 hombres y a muchas mujeres. Durante la IIGM los alemanes la convirtieron en una piscina para los soldados de la Wehrmacht, hasta principios del s XXI siguió con esa utilización.

Las murallas de la ciudad se construyeron en el s XIV ya que los ciudadanos de Poznan querían estar seguros. Median 1700 m de longitud y 7 m de altura. Tenía 4 puertas vigiladas. Durante las crisis la ciudad no solo la defendían los militares sino también los burgueses. Los artesanos que estaban agrupados por gremios se repartían los sectores para defenderlos. 

La iglesia Franciscana tiene un interior espectacular. Están reformando el exterior, pero se puede entrar y disfrutarla.

El castillo era la residencia del monarca y también la última línea de defensa, situada encima de una colina era un símbolo del poder real.

A principios del s XX se construyeron centros comerciales de lujo para suministrar los bienes que necesitaban los habitantes de Poznan. Se usaron soluciones muy modernas para su construcción como la estructura de cemento usado en 1904 para el centro comercial Morgenstern, también se le puso un ascensor y calefacción.

The former Saski Hotel se construyó para acomodar a los empresarios y oficiales que venían de Berlín. Fue visitado por el emperador Napoleón Bonaparte, pero también se alojaba en el Colegio Jesuita.

El complejo Jesuita es enorme y decorado con mucha profusión de esculturas en estilo rococó. Se instalaron en Poznan en 1570 para enseñar el cristianismo siguiendo las reformas del Concilio de Trento y basado en nuevos métodos de enseñar. Construyeron una iglesia, un colegio y una universidad.

La Parish Church se construyó en estilo barroco y está decorada con policromías y estuco. Fue un arma de guerra contra la Reforma, ya que su gran decoración interior intimidaba a los burgueses y pretendía convencerlos del poder de la Iglesia Católica.

El colegio jesuita se construyó en 1573 y la historia del teatro en Poznan empezó en este edificio. Pensaban que la mejor manera de comunicar importantes mensajes de una manera fácil era el teatro. 

La universidad Jesuita se formó en 1613, venían estudiantes de distinta escala social, y tenían profesores de otras partes del mundo.

El Gorka Palace fue durante generaciones de esta familia, hubo obispos, oficiales reales, diplomáticos y patrones de arte. Su éxito se simbolizó con la construcción de este palacio. Lo que queda de su magnificencia es una entrada renacentista. Actualmente acoge el Museo Arqueológico.

Por último vamos a ver la parte trasera del edificio Otto Stern. En el s XIX los habitantes de la ciudad buscaban confort y estilo. Este edificio tenía una parte trasera con ventanas grandes que permitían la entrada de la luz.

Con esto acabamos la parte antigua de Poznan y nos vamos a otra parte que es la Isla de la Catedral. La catedral se merece un rato para poder ver tantas cosas maravillosas que tiene en su interior. La familia Gorka pagó fortunas para hacer unas tumbas de acuerdo con su posición social. No hay un rincón de la catedral que no tenga obras de arte funerario.

La capilla real está dedicada a la dinastía Piast que vivieron en el s XIII. No obstante la más espectacular es la Golden Chapel que acoge a los primeros gobernantes de Polonia. Se construyó en el s XIX bajo la iniciativa del obispo Teofil Wolicki y el conde Edward Raczynski. Si la quieres ver iluminada tienes que poner 5 zlotis. Nosotros tenemos la suerte de que la vemos ya que alguien se ha rascado el bolsillo.

Hay muchas más, de obispos y reyes varios.

Volvemos sobre nuestros pasos para ver la Ciudad Nueva antes de coger el tranvía para volver al hotel a recoger el coche.

Lo más destacado sería la Biblioteca  Raczynski, ahora en obras, fue erigida gracias a los hermanos Raczynski, que querían crear la nueva Atenas en Poznan. En 1829, a pesar de la resistencia de la administración prusiana, ellos completaron la construcción de este bello edificio. Hoy es la biblioteca más grande y más antigua de Polonia. En 1864 las autoridades prusianas intentaron convertirla en una institución alemana pero no lo consiguieron.

Enfrente del edificio hay una estatua de Hygeia que tiene la cara de la esposa de Edward Raczynski.

El edificio del bazar sirvió como símbolo de la identidad polaca en el corazón de la Poznan prusiana. Sirvió como resistencia pacífica a las políticas anti polacas que hacían los prusianos. 

Cerca está el Museo Nacional, un edificio oscuro, un poco tétrico pero bonito. Se parece al arsenal de Berlín y se construyó como competencia a la biblioteca Raczynski y el edificio del Bazar.

Muy cerca, está el Teatro Polaco en un edificio imponente de 1875. Su construcción fue financiada con la contribución de polacos de las tres particiones, para marcar su decisión de que no se perdiera su cultura.

Hay muchos más cosas para visitar como Sociedad de Poznan de amigos de las Ciencias, el Arkadia Building, la Universidad de Adam Mickiewicz, el fórum imperial etc.

Cogemos el tranvía y cogemos nuestro coche sin novedad.

Vamos a Kórnik, a pocos km al sureste de Poznan, pero como están asfaltando nos cuesta mucho tiempo llegar ya que hay mucha caravana.

La entrada al castillo cuesta 17 zlotis por persona. El parking son 12 zlotis si lo quieres aparcar en la puerta, pero si sigues la carretera unos cientos de metros hay un parking enorme gratuito, que es donde vamos nosotros. Pagar parking no nos gusta nada….

El castillo está situado en una isla y rodeado por un parque. Su aspecto actual se debe a la reconstrucción hecha en el s XIX en estilo neogótico ingles por Karl Friedrich Schinkel. Se conserva el interior original del castillo. Destaca el salón morisco que está decorado al estilo de la Alhambra de Granada. El techo del comedor está cubierto con los escudos de armas de todos los caballeros polacos participantes en la batalla de Grünwald (1410), queda un hueco sin escudo y el propietario del castillo decía que era para poner el escudo de su invitado.

En otra habitación hay una inscripción en el techo con agradecimientos a Turquía que se negó a reconocer la partición de Polonia. Hay un mobiliario excepcional, además de chimeneas antiguas, dinteles de las puertas muy trabajados, cuadros, armaduras, espadas, porcelanas etc. Hay una pequeña habitación donde se ven trofeos de caza y un armadillo disecado, un ornitorrinco y muchas cosas más que trajo uno de los propietarios cuando fue a Australia, Nueva Zelanda,

Nos gusta mucho, pero no hay absolutamente nada  de las explicaciones que esté en otro idioma que no sea polaco. El traductor de google hace lo que puede pero muchas veces te enteras de poco. No cuesta tanto hacer lo que hemos visto en otros lugares, poner un folleto en inglés y así te enteras de cosas interesantes.

Al salir entramos al Arboretum, que hay que pagar 10 zlotis, pero nosotros nos damos cuenta al salir y no pagamos. La señora de la entrada debía estar muy enfrascada en el móvil pues no nos ha dicho nada. Para variar, todo está en polaco. Según el traductor es una especie de jardín botánico donde hay plantas “leñosas”. Fue fundado por Titus Dzialynski en el parque que rodea el castillo. Hay un total de 3000 especies diferentes. Nosotros vemos un olivo, que no debe haber por aquí, ya que es uno de los árboles estrellas. Otras son magnolios, hortensias, rododendros o azaleas. Paseamos un rato pero no hay muchas flores ya a mediados de agosto. En primavera debe ser precioso.

El Palacio Raczynski en el pueblo de Rogalin es uno de los mejores edificios de Wielkopolska. Empezó su construcción Kazimierz Raczynski, cortesano y gran mariscal de la corona en 1770. Se proyectó en estilo barroco, pero durante las obras se abandonó la decoración arquitectónica. Se le añadieron columnatas curvas que le da un aire neoclásico.

Los robles son muy antiguos y es uno de los robledales mayores protegidos de Europa.

Un puente de tres arcos y una puerta con verja de hierro forjado dan entrada al patio. La capilla mausoleo fue construida entre 1817 y 1820 al estilo de un templo clásico y contiene las tumbas de importantes miembros de la familia.

Nosotros solo lo vemos por fuera ya que está cerrado. El jardín situado tras el palacio está elevado por un extremo para facilitar una vista general del recinto.

Hemos elegido un hotel en Gorzow Wielskopolski ya que es un poco tarde y hemos encontrado uno que las opiniones de los clientes lo ponen muy bien. Se llama Hotel MCM Plus, nos cuesta 42 € con desayuno la doble con baño.

Cuando llegamos la chica que nos atiende lo pasa un poco mal ya que no habla casi nada de inglés, pero pone voluntad. La habitación es amplia y muy cómoda. La cama es King size y el baño todo reformado es muy bonito. Todo está impoluto con muebles clásicos pero con encanto. Está en una casa antigua que han adaptado como hotel con mucho gusto.

Nos vamos al centro que está a unos 10 minutos andando. Habíamos escogido una hamburguesería pero están de vacaciones y nos vamos al  Pocztcwa13 Restauracja. Es un restaurante  moderno, elegante con comedor en el interior y en una terraza llena de plantas, donde vamos nosotros. La carta no es muy amplia, pero suficiente, nos pedimos una ensalada de gambas y una hamburguesa de ternera con dos cervezas. Nos cuesta 89 zlotis, pero le damos 100 zlotis al camarero que nos ha atendido espectacularmente bien. Antes de traer lo que hemos pedido nos trae una especie de crema de tomate con queso, buenísima, como cortesía. Es un  restaurante de categoría, muy recomendable.

Volvemos al hotel a disfrutar de la habitación, a ver nuestra serie favorita.

Hemos hecho 214 km

19-8-21 JUEVES

GORZOW WIELKOPOLSKI – STARGARD – SZCZECIN – STRALSUND

El desayuno del hotel no defrauda, es variado, no hay mucho dulce pero suficiente. La máquina de café está muy bien ya que tú te eliges, entre bastantes opciones lo que quieres. Hay platos calientes y fríos, salimos de allí con calorías para todo el día.

Nos encontramos una pareja lituana que ha estado de vacaciones en Alemania y Dinamarca. Deben ser unos potentados teniendo en cuenta los precios de los hoteles en estos países. Por habitaciones con baño compartido y con unas valoraciones bajas piden los 100 € sin despeinarse, y eso con suerte, ya que la mayoría se van a los 200 €!!!!!.

Vamos directamente a Stargard, pero a 25 km antes de llegar pasamos por una ciudad que se llama Pyrzyce, que tiene una muralla muy bien conservada con unos torreones muy bonitos.

Stargard es una ciudad reconstruida tras los destrozos de la IIGM, debe su fama a los numerosos monumentos góticos que posee. El casco antiguo está rodeado de murallas medievales con torreones y tres puertas. La plaza del mercado con su ayuntamiento de estilo gótico tardío y edificios barrocos. El más significativo de sus monumentos es la catedral de Nuestra Señora Reina del Mundo, del s XIII, posteriormente reformada. Tiene el carácter hanseático de catedral urbana, es una basílica de dos torres con deambulatorio. Por dentro está toda en reformas con muchos andamios por doquier, pero lo que nos llama mucho la atención es la pintura de los arcos y la gran altura que tiene, te duele el cuello para mirar hasta el techo.

En la oficina de turismo cojo unos cuantos folletos y el encargado hace comentarios sobre la situación  de Cataluña y el independentismo. Es muy gracioso, me dice que él es de mente abierta y no le gusta la situación de Polonia con su gobierno tan retrogrado y fascista. 

Paseamos por las murallas y hay carteles en polaco y en alemán. Gracias al traductor entiendo que habla de las guerras que ha habido, una contra los suecos que hicieron una maniobra de distracción para atacar por un sitio y luego realmente poner todas sus fuerzas en otra puerta y así ganaron. La guerra de los 30 años  fue el mayor conflicto armado de la Europa del s XVII. Casi todos los países europeos participaron en el. Fue causado por tensiones religiosas y una lucha por la dominación. Las disputas entre los estados protestantes del Reich alemán y sus aliados (Suecia, Dinamarca, Holanda y Francia) y la liga católica establecida por España y los Habsburgo se convirtieron en un conflicto, que resultó en la destrucción de varias ciudades y pueblos y el colapso de la economía y la despoblación, como resultado de las hostilidades y el hambre con sus epidemias.

El ducado de Pomerania y su entonces gobernante Boguslaw XIV intentaron sin éxito permanecer neutrales. En 1627, las tropas imperiales se alojaron en el ducado.

Los pomeranios tenían que pagar cada mes 40.000 zlotis al ejército imperial. En acuartelamiento de tropas en todas las ciudades durante la guerra fue una gran carga para los habitantes.  Su presencia en la ciudad estuvo acompañada entre otros por comerciantes, familias de los soldados y también ladrones. Algunos de los habitantes de la ciudad emigraron a otras ciudades. Los datos muestran que se quedaron vacías unas 300 casas, 1/3 del total. Cuando se recibió información de que los suecos ya estaban en Pomerania, las tropas imperiales comenzaron a fortalecer posiciones. De ahí la acumulación de armas y alimentos en puntos estratégicos defensivos.

Después de que Suecia se uniera a la guerra en 1630, el ducado de Pomerania se alió con Gustaw Adolf. En julio de este año, las tropas desembarcaron en Pomerania y tomaron sucesivas ciudades y pueblos, lo que obligó a las tropas imperiales a retirarse.

En la parte externa de laS murallas hay un monumento conmemorativo del accidente de aviación que hubo en 2010 en el cual murió el hermano del presidente de Polonia y algunos opinan que fue un sabotaje.

Szczecin es nuestro siguiente objetivo ya que al ser Patrimonio Mundial de la Humanidad nos parece que tiene que ser muy interesante. Es una ciudad de más de 400.000 habitantes y se nota. Hay mucho tráfico, tranvías, autobuses etc que hace muy difícil la conducción, si añades que no conoces la ciudad. Aparcamos 3 horas ya que suponemos que las necesitaremos como será.

Vamos a la oficina de turismo donde nos dan mapas y nos informan de lo más interesante. Nos recomiendan ir a un museo, pero como estoy escaldada pregunto si hay algo en inglés y me dicen que en alemán y polaco, con lo cual no vamos.

Callejeamos sin rumbo, hasta que vemos que en el suelo hay unas rallas en rojo que te indican el itinerario recomendado para visitar todos los edificios emblemáticos de la ciudad.

Las comparaciones son odiosas pero no nos entusiasma esta ciudad. Tenemos muy fresca Poznan, que si nos ha cautivado. Esta ciudad es muy poco compacta y  las cosas están muy separadas unas de otras y tienes que pasar zonas de autopistas nada bonitas para ir de un lugar a otro. No obstante nos alegramos de haberla venido a visitar. En el palacio de los Duques de Pomerania, muy bonito por cierto, hay una exposición de fotos del conflicto de Donesh. Los pies de foto son terribles, ya que hay fotos de niños que han visto truncada su vida, perdido a sus padres, estar en medio de los dos ejércitos sufriendo cada día por si destrozan su casa o  les matan a ellos  etc.

y nos vamos a Alemania

A %d blogueros les gusta esto: