Corea del Sur

Marzo del 2019

 

GALERÍA DE FOTOS

 

 

Introducción

Estuvimos hace años  en Japón, país que nos encantó, y habíamos distanciado la visita a Corea porque pensábamos que podía ser similar. En algunas cosas así es, pero, según nuestro criterio tiene diferencias importantes que hace que viajar por Corea sea interesante. Es un país tremendamente eficaz, con gente sonriente y de trato agradable, e igual que Japón, con un nivel de inglés horroroso. Tampoco hay papeleras, pero todo está muy limpio y la seguridad es muy buena. Todo funciona. Seúl es la segunda ciudad más grande del Mundo, totalmente imprescindible para visitar pero se necesita varios días par ver lo más importante

Fecha del viaje

Desde el 20 al 30 de Marzo del 2019

Moneda

La moneda es el won que en las fechas que estuvimos nosotros se cambiaba 1€=1300 wons. Puedes consultar el cambio aquí (conversor). Hay cajeros por todas partes (cobran una pequeña comisión) y los Bancos y los “money changers” hace generalmente un buen cambio, sin cobrar comisión.

Currency South Korea.jpg

Nivel de vida

No es nada barato, nivel de Europa o más caro incluso, sobretodo en Seúl donde el alojamiento y la comida es bastante caro. En cambio las entradas a los museos son generalmente  gratuitas, los buses, metro y taxis son asequibles.

Visado

Los ciudadanos de muchos países, tiene entrada libre, sin necesitar visado, durante 90 días

Salud

No hay ningún problema aparente, todos los locales donde sirven comidas parecen muy limpios y en todas partes encuentras agua embotellada

Seguridad

Hemos leído que en el metro de Seúl hay carteristas, pero nos extraña, creemos que si no haces cosas raras o te metes en barrios raros de noche no has de tener ningún problema

Transporte

  • Buses: Funcionan muy puntuales, son cómodos y muy eficaces. En cada ciudad hay varias estaciones de autobuses y saber de cual sale es el único problema. Los horarios se cumplen a rajatabla. Hemos trayectos con buses grandes absolutamente solos.
  • Trenes : También funcionan muy bien. Existen bonos  similar al JRP del Japón pero nosotros no lo cogimos. Sólo sería rentable si coges los trenes de alta velocidad. Solo lo recomendariamos coger si se tiene poco tiempo

Electricidad

 

 

 

 

TIPO F                                         TIPO C

Diferencia horaria

En invierno son 8 horas, mientras que en verano son 6 horas más.

Guía de viaje

Utilizamos la guia Lonely Planet, pero esencialmente utilizamos la información que nos envió la Embajada de Corea en Madrid. Era muy completa y además en todas las poblaciones hay oficina de turismo con mucha información en inglés.

ITINERARIO

Día 1:  TAIPEI – SEÚL
Día 2: SEÚL, PALACIOS, MUSEO FOLK
Día 3:  SEÚL- GYEONG JU
Día 4: GYEONG JU: TEMPLO BULKUTSA, SEOKGURAM GROTTO – GYEONGJU  NATIONAL MUSEUM – DONGGUNG PALACE AND WOLJI POND
Día 5: GYEONG JU – YANGDONG FOLK VILLAGE – GYEONG JU
Día 6: GYEONG JU – ANGDONG –   HAHOE FOLK VILLAGE  – ANGDONG – DAEGU
Día 7: DAEGU – HAEINSA: TRIPITAKA COREANA – DAEGU – DAEGEON
Día 8: DAEGEON – BUEYO – DAEGEON
Día 9: DAEGEON – GONGJU – SUWON – SEÚL
Día 10: SEÚL: JONGMYO SHRINE – DEOKSUGUNG PALACE – SEOUL CITY HALL – MYEONG-DONG CATHEDRAL – THE WAR MEMORIAL OF KOREA
Día 11: SEÚL: CHANGGYEOUNGGUNG PALACE – BUKCHON, SAMCHEONGDONG – NATIONAL MUSEUM OF KOREAN CONTEMPORARY HISTORY – GANGNAM STATION – SAMSUNG DLIGH
Día 12: SEUL – HELSINKI – BARCELONA

Diario de viaje

 Venimos de Taiwan…

19-3-2019  MARTES

TAIPEI – SEÚL

Vuelo Taipéi a Seúl con  JIN AIR por 220 euros. Queremos hacer el checkin con anterioridad pero no lo conseguimos. Cogemos el metro exprés que por 150 dólares nos lleva al aeropuerto. Cuando salimos vamos a que nos devuelvan el importe de la Easycard, pero solo nos dan el saldo que tenemos que son 12 dólares!!!!.

El trámite de  inmigración es pasar por un sitio, donde tú mismo pones el pasaporte y se te abre la puerta si todo está correcto.

El control de seguridad es rápido, sin problemas. Miramos en las oficinas de cambio a ver si podemos cambiar los dólares por wons, que es la moneda de Corea, pero cobran como mínimo 100 dólares de comisión, con lo que no compensa, pues tenemos muy pocos dólares.

Al cambio son 8 euros, pero no queremos quedarnos con moneda de Taiwán. Nos vamos a una tienda que vende a precios normales cosas como souvenirs, cosas de perfumería, gadgets, etc. Nosotros al final compramos unos auriculares que siempre van bien. Salimos puntuales y nos dan un refrigerio, cosa que no nos lo esperábamos.

Llegamos al mega aeropuerto de Incheon en Seúl y al pasar inmigración tenemos que entregar el papel con nuestros datos y el de aduanas, que se puede hacer uno por familia. Tienen un detector para comprobar que no tienes fiebre!!!!

Curiosamente, no nos ponen ningún sello en el pasaporte, simplemente lo escanean y nos dan un recibo que tenemos que guardar hasta la salida del país. Al ver que tenemos pasaporte español, pone una grabación en nuestro idioma para que sepamos que tenemos que hacer, que básicamente es escanear nuestros índices. Nuestro equipaje llega al momento, ya podemos entrar en el país. Primero de todo vamos  a sacar dinero de un cajero que nos cobra 3500 wongs de comisión. Sacamos 600.000 wons.

Hay dos formas de ir en metro/tren al centro, el rápido y el barato. Nosotros cogemos el barato que cuesta 4150 Wong, pero te cobra 500 más por la tarjeta que luego recuperas a la salida. Todo esto en unas máquinas donde, menos mal, también está el idioma inglés, junto al chino y el japonés. Se tarda más o menos 1 hora hasta Seúl Station, pero nosotros nos bajamos    una parada antes para no tener que hacer transbordo, que en general son larguísimos.

Cogemos el metro y llegamos a nuestra parada, pero al intentar salir no nos deja. Menos mal que un empleado nos pasa la tarjeta y dice que le paguemos 100 wons cada uno. Al salir tenemos que devolver la tarjeta y nos da 500 wons del depósito a cada uno. Hay también unos autobuses limusinas que te llevan al aeropuerto por 10.000 wons.

El hotel lo tenemos en el barrio de Insadong, se llama Hi Guesthouse Insadong. Está muy cerca de una estación de metro, lo cual en Seúl es muy conveniente. Nos atiende Hanna, muy simpática y nos pide que paguemos la habitación por adelantado. Luego veremos que es lo habitual en Corea, lo mismo que en Taiwán. Nos cuesta 30600 wons cada noche con desayuno. La habitación es extremadamente pequeña, casi no cogen ni las mochilas, pero tiene de todo. En Corea te tienes que descalzar cuando entras en la habitación y ponerte otras zapatillas.

Salimos a buscar algo para cenar, porque ya es tarde y como no tenemos ganas de buscar mucho, compramos unos sándwiches en la tienda de conveniencia y una cerveza. La zona es muy chula, es la parte antigua de Seúl, además tienes la zona de los palacios muy cerca para visitarlos.

20-3-2019 MIERCOLES

SEÚL, PALACIOS, MUSEO FOLK

Vamos a la 3ª planta de nuestro hotel, donde está la cocina y una terraza que en otro mes será muy agradable. Hay pan, mermeladas, pastas, mantequilla, leche, zumos, crema de cacahuete y cafetera con dos tipos de café.

Con el estómago lleno, salimos a explorar Seúl. Aprovechando que no llueve, vamos a la zona de palacios. Hay un ticket combinado que  cuesta 10.000 wons y con el que puedes visitar 5 palacios, un templo y el jardín secreto de uno de los palacios. Se puede usar durante 3 meses.

El palacio donde empezamos nuestra ruta es el Gyeongbokgung. Es de 1395, tres años después de que se fundase la dinastía Joseon por el rey Taejo, ya que la dinastía se movió de Gaegyeong a Seul, entonces conocida como Hanyang. El palacio fue destruido por el fuego durante la invasión japonesa de 1592 a fue de nuevo reconstruido en 1867 por el quinto año del reinado del rey Gojong. Durante la ocupación japonesa desde 1910 hasta 1945, la mayoría del palacio se abandonó, solo algunos edificios se mantuvieron.

A partir de 1990 el gobierno empezó la restauración, quitando lo que habían construido los japoneses para devolverle su antiguo aspecto. Se acabó la restauración en 2010, con la Puerta Gwanghwamun.

Vemos el cambio de guardia que es muy vistoso y que anuncian por altavoces para que la gente lo pueda ver. Muchas mujeres y algunos hombres alquilan el traje nacional de Korea que es el Hambok. Si vas vestida/o con él, entras gratis a los palacios. El precio del alquiler es variable, pero suele ser unos 7000 wongs por unas 4 horas de alquiler. Son muy bonitos y elegantes, pero nosotros no nos animamos.

De aquí nos vamos al Changdeokgung Palace que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Fue construido en 1405, el quinto año del rey Taejong. Era el palacio secundario del que hemos visitado al principio, fue destruido por los japoneses, vuelto a construir hasta 1867 que fue reconstruido hasta ahora. Se le ha concedido esta distinción por su arquitectura y por su armonía en el entorno.

Nosotros los vemos todos muy parecidos, la verdad. Además echamos en falta que se puedan ver los interiores, ya que la mayoría de los pabellones están cerrados.

En este palacio hay un jardín secreto, el cual solo se puede visitar con una guía y dura 90 minutos. Se puede reservar por web o el primero que llega es el primero que entra. Cada visita está limitada a 100 personas. Nosotros no tenemos problema ya que el día no acompaña y somos unas 20 personas. El tour en inglés es a las 14:30 de cada día, pero creemos que hay alguno antes. La guía nos va enseñando los pabellones, los jardines, las plantas y todo lo interesante, el problema es que empieza a llover, menos mal que llevamos paraguas…

Pero no hay problema, hay una tienda donde venden paraguas y hacen el día ya que con nuestro grupo venden más de 10.

Al acabar la visita nos vamos a comer algo y vamos al Museo Folk que está al lado de los palacios principales. Es gratuito y la pena es que tenemos poco tiempo, ya que cierra en marzo a las 5 de la tarde. Es un magnífico museo con mucha información, recreaciones de una ceremonia de boda, una ceremonia de muerte, los colegios, la medicina coreana, la vida rural, la vida de los aristócratas en la dinastía Joseon, etc etc. Nos encanta, si tuviésemos tiempo volveríamos otro día, ya que verlo tan rápido no nos gusta.

De aquí ya nos vamos a nuestro barrio, pasando por el Museo de Arte de Corea, el problema es que está  cerrado, pero en la puerta hay una escultura asombrosa, hecho de desechos como tambores de lavadora, herramientas, etc.

Buscamos por los chiringuitos de comida que ponen y compramos pinchitos de carne, pescado rebozado y unas tortitas de verduras muy ricas. Compramos una cerveza en un super  y nos vamos a cenar al comedor del hotel.

21-3-2019 JUEVES

SEÚL- GYEONG JU

Cogemos el metro hasta la Bus Terminal por 1450 wons. El autobús nos cuesta 20600 wons cada uno hasta Gyeong Ju.

Como tenemos una media hora de margen, aprovechamos para comprar la T-money, cuesta 4000 wons a fondo perdido y la cargamos con 10.000 wons.

Llegamos a la bus terminal y al lado hay una oficina de turismo donde nos dan mapas de la ciudad e información de que visitar en las cercanías. Son muy amables y a pesar de que no hablan mucho de inglés, lo suficiente para entendernos. Hemos tardado unas 4 horas en llegar aquí en un bus muy cómodo.

Vamos andando al Gyeongju Jang Inn, donde nos atiende el propietario, que es un personaje. La habitación es grande, limpia y tiene todo lo necesario. El baño también es muy espacioso y tiene de todo, gel, champú, crema hidratante, cepillo del pelo, cepillo de dientes, crema dental etc. En la entrada hay una máquina de café con leche, gratuito y que lo hace muy rico.

El hotel nos cuesta 107.000 wons las tres noches que pasaremos en él.

Muy cerca tenemos las Songsan-ri Tombs, las cuales contienen las tumbas reales del reino Baekje. Se ha hecho una reproducción de la tumba que se puede visitar y es muy interesante.

También visitamos la Cheonmachong Tomb, donde se encontraron en 1973, brazaletes, corona de oro y otras reliquias. Su nombre viene de la pintura de un caballo blanco volador. En la pintura, el caballo vuela al cielo, con su cola hacia arriba y con la lengua fuera, mostrando el espíritu de Dios. Se supone que al ser el Dios de los animales, llevaba las almas al cielo.

Los arqueólogos suponen que la construcción de esta tumba, supuso 10.000 trabajadores, unos 6700 eran necesarios para el transporte de materiales, 2200 para la construcción propiamente dicha y otros especializados para la construcción  de la cámara de madera. Se encontraron unos 11.500 artefactos, algunos de una finura exquisita.

La tumba del Rey Michu, fue el primer rey del clan Kim. Esta tumba, mide 12,4 metros y tiene 56,7 m de diámetro, es un túmulo redondo con un muro rodeando la tumba por protección.

Hay muchas más tumbas porque el área son 600,423 m  y contiene 50 tumbas de reyes, reinas y clase alta del periodo Silla.

Vemos a los que cuidan los jardines que llevan un curioso cojín en el culo, con lo que cuando se agachan pueden estar sentados cómodamente, no en cuclillas como lo haríamos nosotros.

En las cercanías se encuentra el Cheomseongdae Observatory, el cual era usado para la observación de las estrellas y data del 632 d.c. El observatorio tiene 5,17 m de diámetro  y 9 m de alto. Está construido con piedras de granito y tiene una forma de botella. Estaba rellena de piedras y tierra. En el nivel 15 hay un cuadrado abierto desde donde un observador podía ascender a la parte alta.

En el área histórica de Gyeongju se puede observar la valiosa historia y cultura del reino de Silla. Las impresionantes edificaciones, pagodas, estanques y tumbas, se encuentran en casi cualquier sitio de la ciudad. Se registró por la Unesco en el año 2000.

Seguimos nuestro paseo y llegamos al Woljeonggyo Bridge. Fue construido en el año 760, está al oeste del Wolseong Fortress y conectaba la montaña Namsan y el palacio real. En el año 2009 fue restaurado a su longitud de 66,15 m, 9 m de ancho y 9 m de alto en Munru, la parte alta de la puerta del puente.

Muy cerca se encuentra Gyochon Hanok Village, era donde residía la Princesa Yoseok y su nombre deriva de una escuela confuciana que había. Las casas antiguas se han convertido en tiendas, restaurantes, hoteles etc, pero la casa de la familia Choe permanece como en sus inicios. No se puede visitar, no obstante. Seguimos paseando pero se levanta un viento muy frío y no vamos preparados, con lo que volvemos al hotel a coger ropa de abrigo.

Nos vamos a pasear por el pueblo que nos sorprende por la cantidad de comercios que tiene de todo tipo, de ropa, calzado, recuerdos para los turistas etc.

A pesar de todo hay muy poca gente por las calles, suponemos que en verano habrá mucho más turismo ya que estas tiendas tienen que vender a alguien.

22-3-2019 VIERNES

GYEONG JU: TEMPLO BULKUTSA, SEOKGURAM GROTTO – GYEONGJU  NATIONAL MUSEUM – DONGGUNG PALACE AND WOLJI POND

Hoy tenemos en mente visitar varias cosas a las afueras de Gyeong Ju. El primer objetivo es el Templo Bulkutsa, que está a unos 12 km de nuestro hotel.

Se pueden coger tres autobuses, el 10, 11 y el 700. Nosotros cogemos el 11, que es el que pasa primero por la parada que tenemos al lado del hotel. Cuesta 1650 wons por persona. Tarda una media hora en llegar a la parada, donde hay una oficina de información, donde me informan que para ir luego a la Seokguram Grotto, hay un autobús que es el 12, hacemos una foto de los horarios, ya que hay uno cada hora más o menos.

La entrada al templo está a unos 10 minutos andando cuesta arriba.  Cuesta 5000 wongs la entrada por persona.

Este templo fue construido en el año 528 del reino de Sila. Los terrenos del templo están divididos en tres áreas, Birojeon o Salón de Buda Vairocana, Daeungjeon o Salón de la Gran Iluminación, y Geungnakjeon, o Salón de la Suprema Felicidad, representando la Tierra de Buda. Las Pagodas de Dabotap y de Seokgatap, construidas frente al Salón Daeungjieong, son evidencia de la fina mampostería de Silla.

El templo es muy grande y en cada edificio hay un vigilante que te pide dinero, 10.000 wongs, que nosotros declinamos pagar. Antes de salir del recinto entramos en el Museo, que por ahora es gratuito. Aclara cosas sobre el templo. No se pueden hacer fotografías, pero hacemos.

Cuando ya lo hemos visto perfectamente, bajamos a la carretera para esperar al bus que llega puntual. Cogemos el bus, aunque hay una escalera que conecta los dos sitios, son unos 2,2 km y según me dice la chica de la oficina de turismo es una hora.

La carretera es muy sinuosa y con bastante pendiente, pero llegamos sin novedad. La entrada a la gruta son 5000 wongs. Desde donde compras la entrada, hasta la gruta hay unos 15 minutos andando. Es un paseo agradable, flanqueado a lado y lado por farolillos de papel de muchos colores.

La gruta es muy pequeña y no se pueden hacer fotos, pero hacemos una. Se ve un buda enorme tallado en la roca, flanqueado por los guardianes también tallados en la roca. Fundada en 774 en las laderas de la montaña de Tohamsan, la estatua de Buda está mirando al mar Está rodeado por numerosas estatuas de  Bodhittsavas y discípulos, las cuales son consideradas obras maestras del arte budista.

Tenemos que esperar 20 minutos al autobús, con lo que nos animamos a bajar andando. Tardamos unos 40 minutos, pero es un paseo agradable.

Vamos a una zona donde hay restaurantes, pero miramos el menú y no nos apetece nada. Como hay una bakery, compramos una pasta salada y una cerveza, que nos comemos en una glorieta que hay en un parque al lado.

Hemos visto unas furgonetas con unos anuncios de un cat café, pero no sabemos dónde es, al día siguiente preguntando en el hotel  nos dirá el propietario que era allí mismo!!!!!

Nos vamos a la parada del bus y al momento llega uno que nos lleva al Museo Nacional de Gyeong Ju. La entrada es gratuita y vale mucho la pena la visita.

Hay mucho para ver, cosas curiosas como donaciones que hacen personas y hacen una ala del museo para exponer esa donación o un templo de nueve pisos que había pero que se quemó y hay una gran maqueta para que se vea como era.

Estamos cansados pero vamos a hacer la última visita de hoy al Palacio Donggung y al Estanque Wolji. Se paga 2000 wons por persona. El Palacio secundario de Silla,  sirvió como salón de banquetes para ocasiones especiales o para dar la bienvenida a huespedes ilustres.

Con el significado de “luna que brilla en el estanque”, este  estanque fue diseñado con un  borde sinuoso por lo que no importa la ubicación en la que uno esté, no se puede ver todo el estanque.

Volvemos un rato al hotel y luego vamos a ver que cenamos. Descubrimos un restaurante que se llama Mom’s Touch y nos compramos medio pollo al ajillo por 9000 wons, cerveza y cenamos estupendamente.

23-3-2019 SÁBADO

GYEONG JU – YANGDONG FOLK VILLAGE – GYEONG JU

Hoy nos levantamos con baja temperatura pero con un sol espectacular. Hoy dedicamos el día al Yangdong Folk Village.

En la oficina de turismo cuando llegamos a Gyeong Ju nos dieron el horario de autobuses para ir a este pueblo Patrimonio de la Humanidad, lo cual es muy práctico ya que no hay demasiados. Es el 203 y cuesta 1650 wons que pagamos con la T-money. Tarda unos 35 minutos y está a unos 24 km de la terminal de autobuses. La entrada cuesta 4000 wons por persona.

Antes de entrar en el pueblo visitamos el pequeño museo, gratuito, que es perfecto para tener una idea de lo que te vas a encontrar. Hay una introducción, donde te explican que hay una casa que fue la fundadora del pueblo. Ha estado habitada por la misma familia desde hace 600 años ininterrumpidamente. Maquetas de las distintas tipologías de casas y mucho más. Lo bueno es que hay paneles en inglés y audios también en inglés.

El pueblo se puede visitar libremente, pero te dicen que vigiles, porque es la casa donde viven personas y que no seas muy intrusivo. El lugar es rural, con información de  cuando se fundó la casa, quién la fundó, a que se dedicaba, etc, en la entrada de las casas más importantes.

Hay en total unas 180 casas, algunas con techos de tejas y otras con tejado de paja. En el museo explicaba que la gente pudiente tenía las primeras y que los criados y estudiantes tenían las segundas. Según la guía algunas se pueden visitar por dentro, pero nosotros no vemos ninguna abierta, y eso que hay visitas de turistas coreanos con guías…. Es interesante, pero el hecho de no ver ninguna  por dentro es decepcionante. Hay algún sitio donde comer o beber algo, pero no demasiados. Son muy fotogénicas, eso sí.

Volvemos a Gyeong Ju, compramos unos sándwiches, una cerveza y comemos en una mesa que hay en la puerta de una tienda de conveniencia.

Al volver de Yangdong hemos pasado por delante del mercado, con lo que vamos para allá a verlo mejor. En el camino, pasamos por una tienda, donde tienen ropa deportiva para excursiones a unos precios ridículos. Compramos unos pantalones por 5000 wons, que marcaban 130.000!!!!! Como no hay probador y estamos cerca del hotel voy a probármelos. Me van perfectamente y me voy a comprar otros. Al llegar me dice que se ha equivocado y que eran 10.000, le  pago la diferencia, pero los que me compro ahora si que son 5000.

Llegamos al mercado y vemos que además de vender lo normal en un mercado, carne, pescado o frutas y verduras, hay muchos puestos de comida. Suponemos que a la noche debe estar muy frecuentado.

Queremos ir a la zona del lago, pero de repente, se pone totalmente nublado y empieza a llover mucho y nosotros no llevamos paraguas ni capelina…

Volvemos al hotel, pero ya se hace de noche cuando deja de llover. Al cabo del rato, vamos a ver que cenamos, pero como no vemos nada que nos apetezca, volvemos al Mom’s Touch, donde nos compramos medio pollo al ajillo por 9000 wons. La cerveza al lado del hotel de 650 cl por 2350 wons y un paquete de patatas fritas por 1100 wons y volvemos que hace mucho frío.

En la misma tienda compramos dos cajas de galletas para desayunar mañana que nos cuestan con un donut coreano 7000 wons.

24-3-2019 DOMINGO

GYEONG JU – ANGDONG –   HAHOE FOLK VILLAGE  – ANGDONG – DAEGU

A las 10 de la mañana sale el primer autobús a Andong y es el que cogemos. Nos cuesta 10.800 wongs cada billete. El autobús no es tan lujoso como los de Taiwán o el que cogimos desde Seúl, pero no está mal. Hay 140 km de una ciudad a otra y vamos por una autopista estupenda. Tardamos 1 hora y 40 minutos en llegar. El problema es que el bus hasta Hehoe tiene muy pocas salidas y nos tenemos que esperar hasta las 12:45 que pasa por la Terminal. No podemos hacer nada, ya que esta terminal está a unos 5 km de Andong.

Cuando llega el 246, tardamos unos  veinte minutos en llegar a Hahoe. Hay unas taquillas gratuitas que nos van muy bien para dejar las mochilas, no pesan mucho pero es  más cómodo. La entrada son 5000 wons por persona.

Un bus te lleva a la entrada del pueblo, a un km más o menos. Hahoe utiliza los caracteres que significan río y volver, fue llamado así porque la aldea es abrazada por el río Nakdonggang. Las casas de la dinastía Joseon se han conservado por más de 600 años y en 2010 fue nombrado Patrimonio de la Humanidad. Varios programas como ceremonias tradicionales de boda, permanecer en una academia Confuciana, clases de cocina y mucho más se puede hacer en este pueblo.

Dentro de la aldea hay un salón que conmemora la visita a la aldea de la reina Isabel II en 1999 y se ve el árbol que plantó. Este pueblo es diferente al de ayer, pues no hay subidas y bajadas, es más plano. Tiene un rio que le da encanto, se puede pasar al otro lado con un ferry. Las casas están en su gran mayoría cerradas, solo puedes ver en algunas algo, si la valla no es muy alta. Es bonito, además el día acompaña, hace frío pero es un día muy soleado.

A las 2 de la tarde hay unas danzas de máscaras, con lo que allí nos dirigimos con mucha más gente. Duran una hora y como es una especie de teatro hay una pantalla gigante que va explicando de que va el drama, en inglés, chino y japonés. Vemos que a los coreanos les encanta, hacen palmas, se ríen un montón. A media función, pasa  uno de los actores y va recogiendo las propinas que le  da el público. Dura una hora, así que cuando termina, vamos otra vez a seguir viendo casas.

Cuando nos cansamos, vamos a la entrada a coger el bus 246 que nos devuelve a la terminal. Hay muchos autobuses a Daegu, pero los 3 siguientes no tienen asientos libres, con lo que nos tenemos que esperar 1 hora y 10 minutos. Menos mal que en la terminal hay wifi y se pasa volando el tiempo.

Este autobús, que nos ha costado 11.100 wons, es muy lujoso, si tiras para atrás el asiento, se queda como una cama. Son 106 km hasta Daegu y tardamos 1 hora y veinte. Nos deja en la terminal Daegudongyang y allí mismo cogemos la línea 1 del metro, roja como la de Barcelona, que nos lleva en 13 paradas a donde está el hotel por 1250 wongs.

Está abarrotado el metro, al ser domingo hay mucha actividad.

El hotel se llama Seong Dong Jang en Daegu y nos cuesta 26.000 wons la doble con baño dentro. Está a unos 10 minutos del metro. Por fuera es bastante cutre, pero la habitación es amplia y cómoda. Tenemos todo tipo de geles, cremas hidratantes, gomina, etc etc

Salimos a buscar algo de cena, hay muchas cosas, pero que nos guste a nosotros no tanto. Compramos un pinchito de pescado y gambas muy bueno por 2000 wons, pero enfrente tenemos un restaurante de Mom’s Touch y allí que nos vamos a comprar medio pollo al ajillo. En una tienda de conveniencia compramos la cerveza y las patatas fritas y ya tenemos la cena.

En nuestra habitación tenemos una mesa y dos sillas, con lo que cenamos viendo nuestra serie favorita.

25-3-2019 LUNES

DAEGU – HAEINSA: TRIPITAKA COREANA – DAEGU – DAEGEON

La west bus terminal es la que nos lleva a Haeinsa, y por suerte es la que tenemos cerca del hotel. Ayer hicimos una foto de los horarios y a las 8:20 ya hemos comprado los billetes. Son 8100 wons cada uno, está a unos 55 km de distancia.

Salimos sin demora a las 8:40 y a las 10 ya estamos en Haeinsa. Podíamos bajarnos en la entrada a la zona del templo, pero preferimos ir a la terminal, porque según la pag web del templo dice que hay un bus  a Daegeon, que es donde tenemos que ir después.

Una amable señorita nos dice que el único bus es el de Daegu, que tenemos que volver allí para coger el bus a Daegeon. Nuestro gozo en un pozo.

Como nuestra tarjeta de crédito ha decidido que no quiere funcionar, en el banco del pueblo, que además es tienda de comestibles, cambiamos 250 euros a 1257,17, un cambio bueno, ya que la divisa está a 1275. No nos cobran comisión por el cambio. Desde la terminal hay casi dos km hasta el templo de Haeinsa o Tripitaka coreana. Es un agradable paseo ya que estamos en un parque nacional llamado Gayasan.

Fundado en 802, es el templo principal de la diócesis 12 de la Orden Jogye del budismo coreano. Alberga más de 200 tesoros privados y públicos, entre ellos el Tripitaka Koreana, la más completa y antigua versión intacta del canon budista tallado en más de 80.000 bloques de madera y Janggyeong Panjeon, los depósitos que han conservado excelentemente los bloques de madera durante siglos. Los bloques de madera y los edificios donde están almacenados son Patrimonio Mundial de la Unesco.

Cuando llegamos, ha empezado la ceremonia budista, que dura 1 hora desde las 11 hasta las 12 de la mañana. Entramos y nos ponemos en la parte de atrás para no molestar. Nos traen unas colchonetas y nos dicen que nos sentemos. Primero rezan de frente a Buda un rato, luego se giran a la izquierda y rezan hacia la izquierda, seguidamente se giran a la derecha con sus colchonetas y todo. En el centro están los monjes  con unos libros que van leyendo y cantando.

Lo siguiente que hacen es ponerse en fila india e ir pasando por la izquierda, donde les bendicen, dan dinero y se postran mirando hacia la parte derecha del templo. Algunos ya salen y otros se van a su sitio y siguen rezando.

Nosotros no nos quedamos hasta el final de la ceremonia. Vamos al edificio donde están guardados los bloques de madera. Dentro no se puede entrar, pero se ven por las ventanas. Tampoco se pueden hacer fotografías dentro del patio central del edificio.

Afuera hay en una vitrina una muestra de las tablillas para que se puedan ver. También hay una impresión en tela de esas tablillas, para que se vea que se mantienen perfectamente a pesar del tiempo que ha pasado. En el templo principal hemos visto las ofrendas que tenía Buda, ahora al acabar la ceremonia se lo llevan todo, las manzanas, los tomates, los plátanos, las pastas, todo. Hay muchos edificios, pero la mayoría están cerrados al público. Por desgracia hoy es lunes y el Museo está cerrado. Seguro que era muy interesante.

Nos vamos a la carretera que hay una garita donde cuando faltan 5 minutos para que llegue el bus, aparece la vendedora y nos da los billetes a Daegu, por el mismo precio que a la ida. Llegamos a Daegu sin novedad y cogemos el metro hasta la bus terminal desde donde salen los buses a Daegeon. Nos cuesta 14600 por persona. Nos compramos dos sándwiches en el TMart24 por 2000 wons cada uno y una cerveza pequeña por 2000 wons.

En dos horas llegamos a Daegeon en un autobús muy cómodo, donde te tumbas y puedes dormir estupendamente.

El bus al hotel es el 201, cuesta 1250 con la Tmoney, sinó son 1400.

El hotel se llama Major Motel Daegeon, nos cuesta la doble con baño 68.000 wons las dos noches. Es un hotel del amor, pero creemos que estamos solos. La habitación es muy grande, tenemos una súper televisión, nevera, microondas, ordenador, un sofá, un baño enorme, e incluso albornoces. Estamos muy cómodos en el hotel, pero salimos a buscar algo para cenar. Como hay un Mom’s Touch, compramos dos hamburguesas por 8000 wons. En un súper al lado del hotel la cerveza, por 2000 wons y unos aros de cebolla para acompañar por 1200 wons.

26-3-2019  MARTES

DAEGEON – BUEYO – DAEGEON

Ayer en Paris Baguette compramos pastas para desayunar hoy y mañana. Es una especie de brioche muy bueno por 4000 wons y unas galletas de jengibre espectaculares por 2700 wons.

El café es del hotel, de sobre y en la entrada hay una máquina de café gratuita.

Hoy vamos a visitar Bueyo, que está a una hora y media de Daegeon. Para llegar a la terminal de buses cogemos el 119, pero también llega el 200, 201, 202 y otros. Aquí en Corea  funciona muy bien Google para el transporte y también hay una APP coreana que se llama Kakao.

En 20 minutos estamos en la terminal y allí compramos los billetes a Bueyo. Son 7800 wons cada uno. Tarda una hora con cuarenta minutos. Va a la terminal de un pueblo intermedio y espera unos minutos.

La primera visita es la fortaleza de Bueyo que cuesta 2000 wons cada uno. Se llama Susosan-seong, cubre la colina de Buso-san que mide 106 m de altura. Se mantienen algunas estructuras como la Banwollu Pavillion, con bonitas vistas desde su plataforma.

Llegamos al Sanchung-sa, templo dedicado a tres oficiales de la corte que lucharon contra un ataque, en los cuales eran 10 a 1, aguantaron 4 ataques, pero al quinto los derrotaron. En la parte norte de la fortaleza, 3000 jóvenes de la corte se tiraron al vacío al río, antes de someterse a los conquistadores. La roca se llama Nahtwa-am, que significa “las flores que caen por la roca” .

El templo Goran-sa, al lado del río, está construido al lado de un manantial de agua muy apreciada por los reyes de Baekje. Los esclavos que venían a buscarla, tenían que poner una hojita de una planta que solo crece aquí, para demostrar que era de allí. En un cartel pone que si bebes agua de esta fuente, rejuveneces 3 años, con lo que nosotros bebemos, faltaría más.

Cogemos el ferry por 5000 wons cada uno que nos deja al lado de un parque de esculturas muy agradable. El trayecto son 15 minutos y no vale la pena,  solo te ahorras el volver por el mismo camino de ida, que tiene bastante pendiente. Como es la hora de comer, compramos un sandwich y una cerveza por 4350 todo.

Vamos a un 7/11 a recargar la tarjeta pues tenemos poco saldo. Ahora vamos a las tumbas reales con el bus 701. No nos aclaramos con el  conductor y no nos deja en la parada sino a 600 m o más!!!!

La entrada a las tumbas son 1000 wons cada uno. Hay 7 tumbas  pero no se pueden visitar porque se deterioran muy fácilmente, sobre todo las pinturas. Van del 538 al 660 d.c. En teoría hay una reproducción pero está cerrada, suponemos, porque no la vemos. Hay un museo interactivo, pero la mayoría en coreano, pocas cosas en inglés.

Pasamos por el altar del rey y donde estaba el templo y el palacio, pero no queda nada solo la explanada y un panel de cómo era. Le decimos a la chica que vende los tickets que queremos ir al Templo Jeongnimsaji. Se desvive, como ella no habla inglés, llama por teléfono a alguien que si habla y nos dice el autobús que hemos cogido para venir.

No obstante, viene un autobús y viene corriendo y le dice al conductor donde queremos ir. Él le dice que ya se encarga de nosotros. De hecho, nos bajamos donde nos parece que está cerca y nos dice que nos subamos que no hemos llegado. La entrada es gratuita, es normal, porque solo queda  una pagoda de 8,3 m de altura, con 5 pisos de altura. También hay una capilla con una figura de Buda muy arcaica de piedra, pero que nos encanta por su tosquedad.

Muy cerca está el Museo Nacional de Bueyo. La entrada es gratuita y está dividido en 4 salas, un edificio muy moderno, donde hay taquillas gratuitas y la joya del museo es un incensario de metal, precioso. Pesa 12 kg, su pedestal está cubierto con un montón de figuras de una gran belleza. En la tapa tiene un ave fénix.

La primera sala se dedica a la Prehistoria y a la cultura Baekje alrededor de Buyeo. Va desde la edad de Bronce hasta el Periodo Mahan. La pieza más señalada es un artefacto con forma de bambú, que tiene un diseño muy particular y se cree que se utilizó para ritos.

En la segunda sala está la joya del museo junto con objetos de la vida diaria, junto con piedras y maderas gravadas que describen sucesos importantes de la época.

La tercera está dedicada al Budismo durante la dinastía Baekje, tanto en figuras de barro, bronce o piedra. La cuarta está dedicada a diversas donaciones que han hecho particulares al museo. Desde el profesor Park Man-sik, hasta personas anónimas que donaron al museo sus tesoros para el disfrute de todos los visitantes al museo.

De aquí ya nos volvemos a la estación de autobuses que nos devuelve a Daegeon. Salimos a las 16:55 y llegamos a las 18:30. De la estación de buses al hotel cogemos un bus que nos cuesta 1250 wons.

Para cenar vamos a Mom’s Touch y compramos pollo y hamburguesa por 13.000 wons y una cerveza en la tienda cercana al hotel por 2000 wons.

27-3-2019 MIERCOLES

DAEGEON – GONGJU – SUWON – SEÚL

Hoy volvemos a Seúl, pero antes vamos a hacer unas cuantas visitas. Lo primero es ir a Gongju, cogemos el bus 119 que por 1250 wons nos lleva a la terminal. El bus a Gongju nos cuesta 4900 por persona y tarda una hora. Nos deja en la terminal que está a las afueras con lo que cogemos otro por 1350 que nos deja en el centro.

Gongju, fue desde el 475 a.C. hasta el 538 la capital del reino Baekje, quedan muchos vestigios pero lo principal es la tumba del rey Muryeong. La reproducción de la tumba de este rey se puede visitar por dentro y hay que pagar una entrada de 1500 wongs.

Fue descubierta por casualidad en 1971 durante unos trabajos de drenaje. Databa de 1500 años antes y estaba intacta. Es la única tumba real de la antigua Korea donde se puede ver con exactitud cómo era el entierro y los ornamentos que se utilizaban en estas ceremonias.

Una piedra ceremonial se encontró con la fecha exacta de la construcción de la tumba. Se han encontrado más de 2900 artefactos, incluida la diadema de oro ornamental, pendientes, tabletas de recuerdo, espejos de bronce, y muchas cosas más como los zapatos, pulseras, reposacabezas de madera del rey y de la reina etc.

Hay un pequeño museo en la entrada. Se puede visitar Gongsan-seong, es una fortaleza de cuando era la capital del reino. Al principio era de barro, pero luego se construyó en piedra. En Abril, Mayo, Junio, Septiembre y Octubre hay la ceremonia del cambio de guardia.

De aquí nos vamos al museo Nacional de Gongju, está un poco apartado de las tumbas, pero andando son unos 20 minutos. Vale la pena la caminata, ya que exhibe los tesoros de la tumba del rey Muryeong, solo unos cuantos, ya que se encontraron más de 2900. Además hay videos en inglés que amplía la información.

Volvemos a la zona de las tumbas a coger un bus ya que el museo queda a trasmano de todo. De la tumba a la central de autobuses cogemos el 101 y nos cuesta 1350 wons.

Desde Gongju cogemos un bus a Suwon que nos cuesta 10700 wons. Salimos a las 14:30 y llegamos a las 16:00. En la terminal de buses hay una oficina de turismo que nos dan mapas e información para llegar a la fortaleza.

La terminal de buses está lejos de la fortaleza con lo que cogemos un bus que nos lleve a una de las puertas. La fortaleza tiene 4 puertas principales, la Janganmun, Paldalmun, Hwaseomun y Changnyongmun. Se construyó por el rey Jeongjo el nº 22 de la dinastía Joseon. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997. Es impresionante, nos gusta mucho, además las vistas son espectaculares desde la parte alta. Gongsimdon, es una torre de vigilancia muy bonita que encantó al rey cuando la visitó.

El Hwaseong Haenggung Palace está dentro de la fortaleza, era la residencia temporal del rey cuando visitaba la ciudad. Tiene la misma forma que el palacio principal de Seúl.  En 1796 era el palacio más grande con 576 secciones. Durante la ocupación japonesa fue totalmente destruido, menos uno de los pabellones. En 2003, 482 secciones ya se habían restaurado, pero  hoy sigue la restauración del palacio

El metro de Suwon al hotel nos cuesta 2400 wons, pero es que tardamos más de una hora de trayecto, menos mal que nos sentamos.

Volvemos a nuestro hotel de los primeros días en Seúl, nos cuesta 115.000 wons las tres noches, ya que el viernes se encarece mucho por ser fin de semana.

28-3-2019 JUEVES

SEÚL: JONGMYO SHRINE – DEOKSUGUNG PALACE – SEOUL CITY HALL – MYEONG-DONG CATHEDRAL – THE WAR MEMORIAL OF KOREA

Hoy nos vamos a dedicar a visitar Seúl, ya que hay mucho para ver en esta gran ciudad. Lo primero va a ser la Jongmyo Shrine. Está incluido en el paquete que compramos de los palacios y lo tenemos muy cerca del hotel. A las 10 de la mañana hay una visita guiada en inglés y aunque llegamos un poco tarde nos podemos acoplar.

Dentro del complejo nos encontramos la Jeongjeon, que es el principal salón del templo. Cuando el rey o la reina morían, se empezaba un periodo de tres años de luto en el palacio, después se llevaba las tablas del muerto a la capilla y se guardaba allí. En estas capillas hay las tablillas de personajes famosos que habían servido a los reyes. Hay un patio enorme enfrente de este edificio, es imponente.

Aquí se ponían las tablas de los espíritus a los siete dioses del cielo. Era donde se rezaba y se pedía a los dioses que los asuntos de la familia real y del pueblo siguieran sin dificultades.

Yeongnyeongjeon, fue construido para poner cuatro generaciones de los ascendientes del rey Taejo. Su nombre significa literariamente “larga vida a todos los ascendientes y descendientes de la familia real en paz”. En la actualidad hay 16 habitaciones que acogen 16 reyes y 18 reinas.

El ritual en este templo lo dirigía directamente el rey, con lo que era el más importante del país. Actualmente se hacen  5 ceremonias al año en Jeongjeon y en Yeongnyeongjeon se hacen dos ceremonias una en primavera y otra en otoño. La de este año era el 5 de Mayo. Se ha incluido en la lista de Patrimonios de la Humanidad como una de las piezas maestras orales e intangibles, ya que todavía hoy se hacen ritos ancestrales y rituales musicales.

De aquí nos vamos a Deoksugung Palace, donde en el  exterior del Palacio, podemos ver edificios de estilo occidental y unos jardines muy bonitos. Se construyeron porque el rey Gojong se quiso modernizar y reformar algo el país, además se proclamó emperador para dar imagen de país independiente y poderoso. Se construyó en 1900 y son varios espacios incluyendo un salón de recepciones, con un comedor, además de habitaciones para el uso privado del emperador .Se diseñó por un arquitecto ruso y el hall es una mezcla de arquitectura coreana y occidental. Tenía electricidad y teléfonos.

Hay otro edificio llamado Hamnyeongjeon Hall, donde el emperador Gojong vivía y donde murió. No hay habitaciones de la reina porque cuando enviudó de la emperatriz Myeongseong no se volvió a casar.

Muy cerca del palacio se encuentra el Seoul city Hall, un edificio extraordinario de 2012, Se puede visitar casi en su totalidad por libre, aunque hay tours guiados en inglés a diferentes horas. En la primera planta está la planta de los ciudadanos, donde hay unas gradas y asientos para que la gente pueda ir allí, conectarse a internet, leer o lo que quiera. Cuando nosotros vamos hay un cantante haciendo su show. Se puede utilizar también para hacer bodas, mercados, lecturas, presentaciones de libros etc.

Tiene el jardín vertical más grande de Corea, precioso, que está en el libro Guinness del 2013. Las  obras de arte por todos sitios como la Metaseosa-Seobeol, un ascensor de vidrio, escaleras monumentales etc.

En el sótano hay una exposición de todas las cosas que se encontraron durante la construcción del edificio, desde balas de cañón o cañones, flechas y muchas más cosas. Muy interesante ya que hay armas que no son conocidas en occidente y que se utilizaban aquí. Hay una cafetería en la planta 9ª muy agradable, donde la gente pone post it con sus impresiones de Corea. En la entrada hay una oreja gigante donde los ciudadanos pueden acercarse y hacer sus quejas, sugerencias etc.

A lado está la Seoul Metropolitan Library, antes era el Ayuntamiento, pero en 2012 se reconvirtió a su nuevo uso.

De camino a la Catedral vamos por un mercadillo donde se encuentran cosas a muy buen precio, hay pilas de ropa como a mí me gustan, y caigo en la tentación y me compro una blusa por 3000 wons!!!!

La entrada es gratuita y hay folletos donde explica la historia de la misma. Está hecha en estilo gótico de ladrillos rojos y grises y con unas vidrieras bonitas. Fue un refugio para estudiantes y sindicalistas cuando hubo protestas por el régimen militar que había en Corea, convirtiéndose en un símbolo de libertad, democracia y derechos humanos. Hay un jardín que la rodea, donde descansamos un rato de tanto andar, es que tenemos una edad.

Cogemos el metro y vamos a visitar el Museo de la Guerra de Corea, ya que una chica colombiana del hostel nos lo recomendó.

Es un museo muy grande, detallado y que vale la pena dedicarle unas cuantas horas. Explica desde los inicios de Corea, pero sobre todo está centrado en la guerra Norte-Sur, la división y como sigue la cosa estancada entre las dos Coreas. Se puede llegar con la línea de metro 4 o 6, la entrada es gratuita.

Algunas estatuas a destacar serían el Clock Tower of Peace, que simboliza el deseo de unificación, hay dos niñas sujetando los relojes uno tiene la hora real y otro está fijo en la hora cuando empezó la guerra entre las dos Coreas. The Statue of Brothers, explica la historia real de dos hermanos que lucharon en la guerra en bandos contrarios, pero se encontraron en el campo de batalla y simboliza el deseo de una verdadera paz, reconciliación y reunificación.

The Monument of Killed in Action, exhibe placas con el nombre de los soldados muertos, policías y de las Naciones Unidas que murieron en acción durante la guerra de Corea y la Guerra de Vietnam.

Korean War Monument, se erigió en el 50 aniversario de la Guerra de Corea y consta de la torre de la guerra de Corea, estatuas de los patriotas y monumentos conmemorativos en honor a los países que enviaron tropas para ayudar a luchar contra los comunistas. En el exterior también hay aviones, barcos de guerra, tanques, y demás parafernalia de guerra. Para aligerar el ambiente también está el Museo de los niños con actividades para niños y un parque. Por último está el Monument of King Gwanggaeto the Great, es una reproducción a tamaño real de una estela, la más grande que se conoce.

Nos ha impresionado mucho este museo, además hay un cine 4D, pero hay pocas plazas y empieza, según nuestro reloj, antes de tiempo con lo que nos lo perdemos!!!!

Después de esta visita ya nos volvemos a nuestro barrio para buscar algo para cenar y descansar.

29-3-2019 VIERNES

SEÚL: CHANGGYEOUNGGUNG PALACE – BUKCHON, SAMCHEONGDONG – NATIONAL MUSEUM OF KOREAN CONTEMPORARY HISTORY – GANGNAM STATION – SAMSUNG DLIGH

Hoy vamos a visitar el último palacio que nos queda, el Changgyeounggung Palace. Este palacio tiene cosas diferentes de los demás, como un lago con patos mandarines, que son los más bonitos que hay, con muchos colores y con crestas que los hacen diferentes.

El palacio fue destinado a las personas mayores de la familia real. La sala del trono se mantiene igual desde 1616, lo cual es un logro, ya que la mayoría de cosas que se visitan en Seúl, han sido reconstruidas, ya que los japoneses arrasaban con todo lo que tenía que ver con las dinastías reales.

Una de las ceremonias reales que se hicieron aquí fue la boda del rey Yeongjo de 66 años con la reina Jeongsan de 15 años en el año 1759. Cada parte del palacio tenía su utilidad, el lago tenía que estar, para cumplir la teoría geomántica de crear una armonía con las montañas detrás del palacio. Los plebeyos no veían nunca al rey, pero Yeongjo sí que en un ocasión dio arroz a los pobres con motivo del 60 cumpleaños de su madre, o discutió y preguntó a la gente sobre la revisión en la recaudación de impuestos.

Hay un gran invernadero construido en 1909, fue designado por un japonés y lo hizo con mucho gusto. Ahora hay un montón de bonsáis y plantas siguiendo los dictados del ikebana. Nos gusta mucho, vale la pena visitarlo sin prisas para poder apreciar la delicadeza de cada composición.

Al lado hay el barrio tradicional Bukchon, Samcheongdong que te permite ver las viviendas tradicionales de Seúl, en un área residencial. En el barrio coexiste lo antiguo y lo moderno de una manera muy armoniosa. Hay carteles por todos sitios, rogando a la gente que hable bajito, que no se meta en las casas particulares, que sean respetuosos con los vecinos etc.

Hay unos vigilantes con unos chalecos, que vigilan que se cumplan estas normas. Aparte de las casas particulares hay muchas cafeterías, hostales y comercios de artesanos. Una cosa que nos llama la atención es que hay una foto del propietario del comercio en la puerta. Hay productos preciosos pero baratos no lo son.

Seguimos nuestro paseo por esta grandiosa ciudad y entramos en el Museo de la Historia Contemporánea de Corea. Hay un folleto en español, que explica todo lo que se puede visitar en este museo. En la primera sala hay el Preludio de la República de Corea, la segunda es el Establecimiento de las bases de la República de Corea, el Crecimiento y desarrollo de la República de Corea. Hay una exposición temporal que se refiere a la independencia de Corea.

En el paseo central enfrente de este museo hay un museo subterráneo que se llama Sejong Center for the performing Arts.

Tiene dos exposiciones permanentes, “The Story of King Sejong” y “The Story of Admiral Yi Sunshin”. La primera exposición es del rey que creó el alfabeto coreano Hangeul, se explica toda su vida y cosas muy interesantes. La segunda es sobre el almirante que derrotó a la marina japonesa. Recomendamos mucho su visita ya que es amena e instructiva. Una cosa interesante es que hay un pueblo indonesio, que solo tienen idioma oral y están utilizando el alfabeto coreano para pasar su idioma a la escritura porque se adapta muy bien a los sonidos que tienen. Es gratuita la entrada.

De aquí cogemos el metro y nos vamos al barrio de Itaewon. Es un barrio multicultural con restaurantes de todas las nacionalidades, tiendas chic, anticuarios, tiendas de artículos de segunda mano, etc.

Paseamos un ratito y encontramos un restaurante turco donde nos pedimos unos durum que nos saben a gloria. Disfrutamos un montón. En este barrio hay un restaurante español que se llama Spain Club, donde se puede comer todo tipo de comida española. Si hay mucho mono de comida casera creemos que es una buena opción.

Nuestra última visita del día es el barrio de Seocho-gu, famoso por ser la zona donde se popularizó la música Gangnam. Hay una actividad frenética, muchos jóvenes guapos de la muerte, súper fashion. No tenemos suerte y no vemos ninguna actuación. Disfrutamos del ambiente y para acabar entramos en el edificio Samsung Dligh, donde vemos los últimos móviles de la marca, que realmente tienen una calidad en los videos alucinante. Eso sí, los precios son como en España.

Volvemos a nuestro hotel, donde buscamos algo de cenar y preparamos las mochilas pues al día siguiente ya volvemos a casa.

En Corea hemos gastado 785 €

30-3-2019 SÁBADO

SEUL – HELSINKI – BARCELONA

Nuestro avión sale a las 11 de la mañana de la Terminal 1. Cogemos el tren que para en todas las estaciones. Llegamos con tiempo y pasamos sin problemas los controles de seguridad. Después de 10 horas de vuelo llegamos a Helsinki. Hay que tener en cuenta que hay 8 horas de diferencia con Barcelona.

Tenemos unas horas de espera en Helsinki. Sale a las 17:30 de Helsinki y llega a Barcelona a las 20 horas,  después de casi 4 horas de vuelo, sin novedad.

Llegamos a casa con el A1 y ahora toca descansar y asimilar este magnífico viaje.

 

A %d blogueros les gusta esto: