Panamá

VIAJE DE MARZO DEL 2012

 Panamá no es un destino popular. Viene de paso y la gente lo visita porque va de paso, evidentemente hay excepciones. Es un país dolarizado y muy americanizado. Eso comporta muchas ventajas para el viajero pero también muchas desventajas. Hemos de reconocer que no nos gustó demasiado. No hay problema para viajar por él, eso si, recomendamos alquilar coche propio, cosa que nosotros no hicimos y sufrimos las consecuencias. Hay poco transporte público y es de mala calidad. También la visión negativa que tenemos es posible que sea que su principal atractivo “Bocas del Toro” nos tocó un tiempo climatológico muy lluvioso. Nos hablaron muy bien de las Islas de San Blas aunque los indígenas tratan a los turistas como “dólares andantes”

Bocas del Toro, Boquete, El Valle, Panamá City

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

La historia de Panamá está totalmente ligada a su dependencia de EEUU debido a la construcción del Canal que estuvo bajo soberanía americana durante muchos años, hasta que se traspasó. Por las calles de Panamá se ven muchos detalles que se acostumbran  a ver en las ciudades de EEUU pero también con sus defectos de fuertes desigualdades sociales. Hay muchos coches muy buenos por las calles debido a un crecimiento del PIB de casi un 10% anual.

Fecha del viaje
Entramos desde Colombia el 4 de Marzo y salimos el 14 de Marzo del 2012.

Itinerario
Día 1 CARTAGENA DE INDIAS – PANAMÁ
Día 2 PANAMÁ – ESCLUSA DE MIRAFLORES – PANAMÁ
Día 3 PANAMA – PARQUE NACIONAL SOBERANIA – PARQUE ZOOLOGICO SUMMIT – BOCAS DEL TORO
Día 4 BOCAS DEL TORO – TOUR Nº 1: Bahía de los Delfines o Boca Torito – Cayo Coral (Isla Bastimentos) – Isla de los perezosos –  Playa Red Frog (Isla Bastimentos)
Día 5 BOCAS DEL TORO – ISLA CARENERO
Día 6 BOCAS DEL TORO – ALMIRANTE – DAVID – BOQUETE
Día 7 BOQUETE – VOLCÁN BARÚ – BOQUETE
Día 8 BOQUETE – DAVID- SANTIAGO – EL VALLE DE ANTON
Día 9 PANAMÁ CITY – PORTOBELO – PANAMÁ CITY
Día 10 PANAMÀ CITY- AMSTERDAM – BARCELONA

Moneda
La moneda de Panamá es el Balboa (conversor), pero es lo mismo que el dólar americano.

Nivel de vida

Aunque no llega a ser tan caro como Europa, es un país donde las cosas de calidad, los restaurantes buenos y los hoteles limpios son caros. Es muy barato el “fast food” y el transporte público aunque su servicio es algo penoso.

Coste por persona

El vuelo lo hicimos con AIR FRANCE (KLM) y nos costó 1100 euros. El resto de los costes se especifican en el relato

Visado
No se necesita visado para los ciudadanos españoles. Pasar por su frontera es rápido y sin problemas.

Salud
En las ciudades no hay ningún problema incluso el agua del grifo es potable en muchos sitios

Seguridad

El país es muy seguro a excepción de Panamá City y de la ciudad de Colón.  No recomendamos andar de noche por esas ciudades y de día con mucho cuidado. Igualmente, a excepción del casco antiguo, no hay demasiados sitios interesantes para pasear. por las noches en Panamá City se ve mucha gente marginal incluso en el barrio “bueno” del centro.

Transporte

Taxis . Son baratos en la capital aunque detectamos que algunos hacen el juego del doble precio e incluso lo reconocían que a los extranjeros se les cobra más. Nos pareció que son bastante fiables.
Buses. En la capital acaban de instaurar autobuses modernos que funcionan con una tarjeta recargable, la alternativa son los “diablos rojos” que son autobuses destartalados que van muy rápidos pero que sólo valen 25 centavos. Son muy populares

Electricidad
Los enchufes son los de clavija plana a 110 Voltios. Hay que llevar conversor pues en los hoteles no tienen

Clima Nos llovió mucho en el Norte y en Boquete y en Valle Anton hace mucho viento y nos dijeron que siempre , en esa época, es así

Diferencia horaria
Es 6 hora menos al horario peninsular.

Guía de viaje

Hay muchas pero nosotros sólo llevábamos la Lonely Planet y los relatos de otros viajeros. Nos fue muy bien llevar la versión en PDF aunque sólo está en inglés.

Diario de viaje

Día 1

CARTAGENA DE INDIAS – PANAMÁ

Después de pasear y despedirnos de Cartagena a las 11 cogemos un taxi que nos cobra 10000 pesos por llevarnos en 10 minutos al aeropuerto. Antes hemos cambiado en una agencia los pesos que nos quedaban por los que nos dan un cambio bueno. Esta agencia está muy cerca de la torre del reloj aunque cerca siempre hay timadores que te ofrecen unos cambios irreales pero que algún turista crédulo admite perdiendo todos sus dólares. Días anteriores nos lo han contado para que tengamos cuidado. Si el cambio está a 1780 pesos/$, ellos te ofrecen 2100 pesos/$.

Cuando llegamos al aeropuerto no hay demasiada gente para hacer el embarque pero tardamos casi una hora ya que son muy lentos y van dejando pasar gente que ha venido detrás de nosotros por otras colas. Es exasperante pero al final podemos hacer el check-in. Volamos con Copa y nos cuesta el vuelo 625.000 pesos (270 € ). Se aprovechan ya que pasar por tierra no es posible porque está la Selva del Darién y no hay carreteras, aunque haya amigos que lo hayan hecho pero es demasiada aventura para nosotros y creemos que peligrosa. Otra opción es el barco pero descartado por el poco tiempo.

Cuando pasamos el control de seguridad donde nos hacen quitar hasta los zapatos, nos dicen que el avión tiene un retraso de una hora. Nos armamos de paciencia y como hay wifi en la sala de espera, no se hace tan pesado.

En el avión nos dan un bocadillo y una cerveza Balboa, ya de marca panameña.

Después de 40 minutos de vuelo ya estamos en Panamá City, donde aprovechamos para buscar la compañía KLM para cambiar el vuelo y no salir de San José, sino salir de Panamá y no tener que pasar con tan pocos días a Costa Rica. La chica que nos atiende nos dice que no hay problema ya que nosotros teníamos escala en Panamá y aquí cogíamos el vuelo de KLM. Sólo tendremos que pagar las tasas de embarque que son 40 $ cada uno. Estamos contentos ya que era estresante tener que llegar a San José con tan solo 11 días desde que llegamos a Panamá.

Desde el aeropuerto de Tocumen hay tres formas para llegar a la ciudad: la primera es en taxi que cobra 11 $ por persona y te lleva al hotel que les digas, aunque compartes con otros turistas ya que es una furgoneta muy cómoda, otra es con el Metrobus, un sistema que han implantado de autobuses muy modernos con aire acondicionado que va con una tarjeta que cuesta 2 $ a fondo perdido y la has de cargar para hacer los trayectos. Este del aeropuerto cuesta 1,25 $. El problema es que la tarjeta no la venden en el aeropuerto. Otra opción es coger un diablo rojo, que son como las chivas de Colombia, pero un poco mejores y más grandes, esta opción es más barata pero puedes tardar una eternidad ya que va cogiendo clientes durante todo el recorrido y son 38 km. Aparte de que la mayoría conducen de una manera temeraria con la que peligra tu vida y no es broma.

Nosotros cogemos el taxi y en poco rato ya estamos en el hotel Mamallena que la guía recomendaba, que aunque nos habían dicho por mail que ellos no tenían sitio, nos indicarían algún hotel cerca del mismo precio. Nos vamos a ver dos que están al lado el Venecia que la habitación nos pide 50 $ pero es muy pequeña y otro que aún siendo más barato tampoco nos convence. Otra cosa que nos hace decantarnos por otro hotel es la cantidad de basura que hay en esta zona de Caledonia. Cogemos un taxi y por 1 $ por persona nos lleva al Centroamericano que está bastante cerca. Este es un hotel estándar, como sería cualquier hotel en España de 3-4 estrellas, limpio con televisión por cable, aire acondicionado y lavabo con champús, secador etc. Nos piden por la triple 66 $ y nos la quedamos.

Panamá tiene 3,5 millones de habitantes, con 9 provincias y 5 comarcas. La tasa de alfabetismo es del 90%. La moneda es el Balboa, pero funciona con $ de USA. Solo las monedas son diferentes a las norteamericanas. La ciudad cuenta con 700.000 habitantes.

Sky line de Panamá City

De día y de noche el Casco Antiguo de la ciudad de Panamá es una atracción por si mismo. La ciudad amurallada fue fundada en 1673 sobre un promontorio que los padres de la ciudad consideraron más defendible que la ciudad original en el otro lado de la bahía, la cual fue saqueada y destruida por el pirata inglés Henry Morgan.

La ciudad continuó siendo el centro administrativo y social de lo que entonces era la provincia colombiana de Panamá, hasta mucho después de que el país alcanzó la independencia en 1903, pero poco a poco empezó a deteriorarse.

Durante la última década, siendo declarada Patrimonio de la Humanidad, el casco antiguo ha experimentado un dramático renacimiento. Muchos edificios han sido restaurados a su gloria colonial. Los comercios y restaurantes están prosperando y los turistas disfrutan de las hermosas plazas, iglesias y arquitectura. Aunque todavía hay grandes zonas muy depauperadas y en un estado deplorable. Para los visitantes como nosotros, ofrece una sensación única de tradición y transición.

Con el problema hotel resuelto, cogemos un taxi que por 2,5 $ nos deja en el Casco antiguo de Panamá.

El taxi nos deja en la Plaza de la Independencia, donde los bustos de los padres fundadores circundan la plaza, y son los que declararon su intención de separarse de Colombia y crear su propio país independiente en 1903. La precede la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. Sus torres están cubiertas con madreperla de la Isla de las Perlas. A un costado está el Museo del Canal Interoceánico.

Rascacielos del paseo marítimo

De aquí después de un corto paseo llegamos a la Plaza de Francia, toda en obras, con lo que no se puede apreciar toda su belleza. Se construyó en memoria de los más de 20000 trabajadores, en su mayoría afroantillanos, que murieron en el intento francés de construir el canal a finales del siglo XIX. Presidida por un obelisco, con un gallo en la cúspide, donado por el gobierno francés. Se llama así ya que la Embajada Francesa está muy cerca. Está rodeada de bustos, estatuas y placas de mármol que sirven para conmemorar la memoria de los muertos.

Justo a la izquierda nos encontramos con las Bóvedas, el nombre del antiguo bastión defensivo que se ubicaba aquí. Fue el principal cuartel de la ciudad, y luego tomó el nombre de cuartel de Chiriquí. Este fue el lugar donde se ejecutó al héroe nacional Victoriano Lorenzo, tras la guerra de los Mil días. De hecho las Bóvedas, las utilizaron como cárcel, tanto los españoles como los colombianos. Hay historias de que prisioneros fueron encadenados a las afueras de estos calabozos durante la marea baja y eran dejados allí para encarar la marea alta. Las mareas pueden llegar hasta los 17 pies.

Como tenemos un poco de hambre buscamos un restaurante. Cerca de las Bóvedasvemos una pizzería que tiene un emplazamiento buenísimo enfrente del mar y es muy coqueto. El servicio no es tan bueno como aparentaba, ya que sirven dos platos y se olvidan de uno. El precio es abusivo, ya que suman el 10% de servicio y el 7% de impuestos.

Volviendo para coger un taxi pasamos por la Iglesia del Altar de Oro o iglesia de San José. La leyenda dice que cuando el pirata Morgan quemaba y saqueaba la primera ciudad, un cura habilidoso hizo que el gran altar se pintara con brea negra para que su valor real no fuera aparente. Está en la Avenida A. Está labrado en caoba y fue casi lo único que se libró del incendio provocado por Henry Morgan. Tenemos suerte ya que hay una boda y vemos a la alta sociedad de Panamá vestida con sus mejores galas para la ceremonia. Todas las mujeres van con vestidos largos y taconazos con joyas espectaculares. Algunos se cansan antes de que acabe y van a buscar los coches para ir al convite. No nos invitan con lo que cogemos un taxi y nos vamos a nuestro hotel.

Día 2

PANAMÁ – ESCLUSA DE MIRAFLORES – PANAMÁ

Desayunamos en nuestro hotel, aunque es caro ya que el desayuno continental cuesta 4 $ más el 7% de impuestos y el americano 5$ más impuestos.

Vamos a Vía España a coger un diablo rojo que nos lleve a Albrook. Llegamos relativamente pronto y allí tenemos que coger otro que nos lleve a la Esclusa de Miraflores. Está muy cerca de Panamá y un taxi no cobra mucho pero preferimos el bus. Cuesta 0,35 $ por persona.

Desde la carretera donde te deja tienes que andar como un km hasta que llegas al museo. Hay carteles donde pone que vigiles porque hay cocodrilos y pueden estar en la carretera y en las aceras. Nos hace ilusión por si hubiese alguno pero no tenemos suerte ya que no vemos ninguno.

Cartel advirtiendo de la presencia de cocodrilos

Cuando llegamos compramos la entrada que son 8 $ la general, 5 $ los estudiantes y 4 $ los jubilados. Entra poder visitar el museo y el video explicativo de la construcción del canal y los proyectos de ampliación para 2014 que es el centenario de esta obra faraónica.

Tenemos mala suerte porque desde que llegamos no pasa ningún barco hasta 3 horas después con lo que tenemos tiempo de ver todo el museo tranquilamente, el video y menos mal que hay unos sofás en el edificio donde puedes hacer un poco de tiempo con aire acondicionado.

A la 1,15 P.M. pasa un barco que lleva miles de vehículos y que va desde el Caribe hasta el Pacífico. Es un barco enorme pero bastante feo pero así aprendemos el funcionamiento de las esclusas. Hay tres esclusas en el canal y la de Miraflores es la última. Los barcos pagan hastan 500.000 dólares por pasar por el canal y el precio varía según su tonaje. Aunque el peaje puede parecer enorme se ahorran mucho dinero en fuel al no tener que dar la vuelta por el Cabo de Hornos.

Barco portador de vehículos

Por suerte luego pasa un mega-crucero, el “Coral Princess” de lujo que tuvo el récord durante muchos años de ser el barco más grande que había pasado por el canal y está repleto de turistas americanos que exhiben banderas y que nos saludan al pasar.

Crucero de lujo atravesando las esclusas

Más cerca…

Casi a tocar…

La vuelta al hotel en Panamá City es más problemática ya que apenas pasan buses hacia la ciudad. Otros viajeros, hartos de esperar, paran taxis pero se ha de negociar bastante pues igual que otras partes del Mundo el precio que te pide un taxista tiene una relación directa al estado de ansiedad que te vea. Nosotros esperamos pacientemente hasta que llega uno que nos lleva hasta Albrook. El resto de la tarde la pasamos en el Mall que está delante comiendo algo y viendo que los precios son iguales que en Europa en los artículos de marca.

Día 3 PANAMA – PARQUE NACIONAL SOBERANIA – PARQUE ZOOLOGICO SUMMIT – BOCAS DEL TORO

Hoy queremos ver un parque que hay muy cerca de ciudad de Panamá, se puede ir en transporte público desde Albrook. Cogemos un diablo rojo para ir a Albrook, pero cuando llevamos un rato y hay un colapso importante el conductor nos dice que nos bajemos que no sigue hasta la terminal. La gente le dice de todo pero no queda otra que bajarse. Tras un momento decidimos coger un taxi ya que el tiempo pasa y el colapso no baja. Nos lleva por 2,5 $.

Lo primero que hacemos es comprar los billetes para ir a Almirante, ya que solo hay 2 buses al día, uno a las 8 de la noche y otro a las 8 y media. Nos cuesta 27,8 $ por persona. Se supone que serán 9 horas de viaje.

Después de esto vamos donde salen los buses al parque nacional, nos dicen que nos tenemos que esperar casi hora y media para coger el bus. En este país nos estamos dando cuenta que hay muy poco transporte público, con lo que igual sería una buena idea alquilar un coche para optimizar el tiempo. Como hay un Mall muy grande en la terminal nos dedicamos a ver tiendas para hacer tiempo hasta que sale el bus.

A las 12 del mediodía sale y vamos como sardinas. En media hora llegamos al parque nacional que tiene una extensión de 19.000 hectáreas. Cobran 0,4 $ por el trayecto. Al llegar a la entrada nos explican todos los senderos que podemos hacer y nos damos cuenta que por la hora que es no podemos hacer lo que querríamos. Es una selva tropical lluviosa con mucha variedad de flora y fauna con más de 500 aves diferentes que linda con parte del canal. Hacemos un sendero que se tarda una hora en completarlo. Como hace tanto calor nos dicen que no veremos animales que hay que ir justo cuando amanece o cuando se hace de noche. Vemos algunas rapaces y un ñeque, que es una especie de capibara pero bastante más pequeño. Tendríamos que haber pagado 5 $ por la entrada pero están en un cajón cerrado y la chica que nos ha informado dice que a la salida paguemos, cosa que no hacemos.

La visita consiste en caminar por una serie de senderos interpretativos, de lo que los más famosos son el Camino del Oleoducto para los aficionados a las aves. Tiene una extensión total de 17 km. Otro es el Camino de Cruces, está bien indicado desde la zona de aparcamientos, se suele caminar unas 5 horas hasta el rio Chagres.

Relativamente cerca está la Isla Barro Colorado en medio del lago Gatún. Es una isla declarada monumento Natural de la Humanidad por su diversidad biológica. En 1923 se convirtió en el principal centro de estudios tropicales de Centroamérica, y hoy día es gestionada por la Smithsonian Tropical Research Institute. Conocida mundialmente por albergar muchísimas especies de orquídeas, es una selva tropical en la que viven monos, tortugas, innumerables especies de pájaros, se calcula que hay más de 1300 especies de plantas y unos 120 mamíferos, de la que más de 60 son murciélagos. En la isla viven científicos de todo el mundo, y para visitarla hay que concertar una visita en www.stri.org. Se sale en barca de Gamboa sobre las 7 de la mañana, se hace una visita guiada con un experto por la isla, se almuerza y vuelta a Gamboa. El precio son 70 $ todo incluido y los estudiantes 40 $.

Vamos andando al parque Botánico y Zoológico Summit porque no pasa ningún autobús que podamos coger. Hay unos veinte minutos pero cae un sol de justicia. Cuando llegamos pagamos la entrada que son 2 $ por persona. Hay unas máquinas que venden bebida fresca que nos salvan la vida porque llegamos deshidratados.

El parque fue creado por los norteamericanos en 1923 como lugar para el estudio de las especies tropicales y de la adaptación de otras especies al entorno. Hay más de 15.000 especies de plantas y unos pocos animales, no vale la pena venir a verlo. Hay una águila arpía macho que es la estrella del zoo, un tapir, un tigrillo, un ocelote, guacamayas de muchos tipos, loros, un oso hormiguero, monos araña, monos titi, coaties, dicen que hay un jaguar pero no lo vemos y poco más. Somos los únicos visitantes, dicen que lo están remodelando pero está muy dejado y abandonado.

Mono araña con mirada triste …

Cierran a las 4 de la tarde y nos vamos a la carretera a esperar el bus, que en teoría pasa a las 4 y media. Pasa un taxi y nos ofrece llevarnos a la terminal por 10 € que aceptamos. Cogemos un diablo rojo que nos deja en una especie de cinturón litoral que hay en Panamá, donde la gente hace deporte, pasea el perro y todo se ve bastante cuidado.

Conductor de un diablo rojo

Vamos a buscar las mochilas y cogemos un taxi que nos lleve otra vez a Albrook ya que a las 8 y media tenemos el bus que nos llevará a Almirante. El bus es bastante cutre, ni es cama ni semicama y para terminarlo de arreglar nuestros asientos están rotos. Nos cuesta 27,75 $. Cuando estamos haciendo la cola para subirnos vemos un grupo de chicos norteamericanos que van con mantitas, lo cual nos da que pensar. Preguntamos si hará frio y nos dicen que no que no pasaremos frio. Mentira, ya que suben el aire acondicionado hasta un punto que nos quedamos congelados y lo pasamos fatal las 9,5 horas que dura el viaje hasta que llegamos a Almirante. En el camino han parado en Santiago que está a 3,5 horas de Panamá para cenar. algo

Día 4 BOCAS DEL TORO – TOUR Nº 1: Bahía de los Delfines o Boca Torito – Cayo Coral (Isla Bastimentos) – Isla de los perezosos –  Playa Red Frog (Isla Bastimentos)

Hoy hemos contratado el tour nº 1 que hacen absolutamente todas las agencias de la isla de la misma manera y al mismo precio que son 20 $. Después de desayunar en nuestro hotel un poco de fruta y café con unas pastas, cruzamos la calle y ya estamos en el embarcadero que nos llevará a nuestro tour. El patrón se llama Valencia y nos explica lo que haremos más o menos.

Para ir a la Isla Bastimentos se puede coger un bote que te lleva por 2 $ y para ir a la playa Red Frog hay unas lanchas que te llevan por 7 $ ida y vuelta. El horario es fijo salen de Jampan Dock a las 9 AM y 12, 1, 2 PM. Vuelven de Red Frog Docka las 9:30 AM y 12:30, 1:30, 2:30, 4:00 y 5:30 PM.

Cayo Coral

En media hora llegamos a la Bahía de los Delfines y vemos a unos cuantos muy cerca de la lancha, saltando y jugando. Son muy guapos, parece mentira que todavía los cacen y los maten.

Delfin…

De allí nos llevan a reservar la comida, en todos los tours tienen su restaurante donde te llevan a comer que por supuesto ellos se llevan una comisión. De allí nos llevan a otra parte de la isla que es Cayo Coral a hacer snorkel. Si no tienes ganas de hacerlo hay un restaurante donde te puedes tomar algo o comer. No se ven demasiados peces, aunque si se ven estrellas de mar en cantidad y pepinos de mar. El chico que nos lleva de excursión compra un paquete de galletas y cuando las tira al lado del embarcadero salen cientos de peces de todos los colores que parece que están allí debajo esperando que alguien les tire comida. En ese momento se ven todos los que no se han visto antes. Hay algunos, como el pez loro que tiene unos colores muy llamativos, incluso los labios de color azul.

Aquí se hace el snorkel…

El pueblo principal de Isla Bastimentos es Old Bank y está como congelado en el tiempo. En sus coloridas y decadentes casitas de madera, frente al mar, viven sus mil y pico habitantes, que se dedican a sus cosas muy despacio bajo un sol sofocante. La isla se pobló a finales a del siglo XIX con emigrantes de Antillas y Bahamas. Todos ellos se siguen expresando en uno de los dialectos más curiosos que existen en el mundo, el Guari-Guari.Es una especie de inglés con un acento caribeño en el que se cuelan construcciones y palabras del español y el francés, todo ello con una sonoridad que podríamos calificar de “africana”.

Así son las playas en Bocas del Toro

Después del snorkel vamos a comer, siendo los precios como cabía esperar un 35% más caros que en Isla Colón, pero que le vamos a hacer.

Cuando acabamos y después de un rato de charla con una compañera de tour panameña, nos lleva a la Isla de los perezosos.Vemos unos cuantos en los arboles, alguno en una postura realmente graciosa. Los recordábamos más grandes, son como un gato grande, pero muy guapos.

Perezoso…descansando..¡cómo no!

La última parada es Red Frog Beach que es famosa porque hay unas ranitas rojas muy bonitas y pequeñas, miden menos de una pulgada (2 centímetros). Los niños las cogen y les puedes hacer fotos si les pagas una moneda.

Red frog. Es tan pequeña que las máquinas ni la enfocan

Llegamos a las 4 y media pasadas y nos recibe un chaparrón. Hemos tenido suerte porque ha llovido mucho pero mientras estábamos comiendo, luego la lluvia nos ha dado una tregua y hemos visto el sol mucho rato.

Para cenar nos vamos a La Casbah en Avenida Norte. Lo ha montado un británico y es un excelente restaurante de cocina mediterránea. Pedimos distintos platos pero todos están deliciosos, eso sí, barato no es, ya que en la carta pone los precios sin servicio e impuestos y luego al sumarlo, la cosa sube bastante.

Día 5 BOCAS DEL TORO – ISLA CARENERO

Después de desayunar vamos a coger el bus para el ir al Norte de la Isla tal como nos habían recomendado a las 10 de la mañana. Faltan 5 minutos para la hora pero un parroquiano nos dice que ya se ha ido!!!!

El plan B consiste en coger una barca que nos lleve a la Isla Carenero que está a 300 metros de donde nosotros estamos alojados. Cuesta 1 $ por persona. Se tarda 1 minuto, de hecho se podría ir nadando. Parece que nos hemos trasladado a kilómetros de distancia ya que en esta isla no hay tiendas ni ningún tipo de servicio si exceptuamos algún hotel y algún pequeño restaurante.

Hotel de isla Carenero

Teníamos una idea sesgada de Bocas del Toro, porque apenas habíamos visto la Isla Colón. Esta provincia en su mayor parte está conformada por selva. Está ubicado en la entrada de la Laguna de Chiriquí. Lo conforman nueve islas, nueve cayos y 200 isletas. Es una combinación de especies acuáticas, arrecifes de coral, manglares, bosques tropicales, playas de aguas cristalinas y selva. La riqueza cultural de Bocas se evidencia en sus costumbres, tradiciones, gastronomía, música, danzas y demás manifestaciones afro antillanas, todo esto junto a la cultura indígena, que aún permanece intacta.

Costa idílica de la Isla Carenero

La población angloparlante quienes migraron allá después de trabajar, primero en el ferrocarril de Panamá y después en el Canal de Panamá y atraídos por las plazas de trabajo ofrecidas en las plantaciones de banano, Bocas se mantuvo como un pueblo tranquilo hasta su descubrimiento a finales de 1990 por mochileros y gente buscando nuevos hogares provenientes del norte.

Palmeras, cocoteros…

La Isla Carenero en su mayor parte está virgen, con unas playas paradisiacas y otras con unas olas inmensas que hacen las delicias de los amantes del surf. Esta isla es perfecta para descansar y no estresarse dejando pasar las horas leyendo, o tumbado en la playa o simplemente sin hacer nada. Nosotros estamos un rato rodeándola hasta que llega un momento que ya no nos dejan pasar ya que hay una valla de alambre y nos tenemos que dar la vuelta. Durante el paseo como no podía ser de otra manera nos cae una tormenta de pocos minutos pero intensa, menos mal que estamos rodeados de palmeras y no nos mojamos apenas.

Así es Isla Carenero

Volvemos a Isla Colón y aunque pensábamos coger un bus y hacer el plan previsto, el tiempo no acompaña ya que llueve y está muy nublado, con lo que cambiamos de planes y nos dedicamos al dolce far niente. Hay una pastelería que hace unos bocadillos muy buenos y allí que nos vamos a comprarlos, como no venden cervezas, las compramos en el súper de al lado y nos los comemos en nuestro hotel.

A la tarde damos un paseo por el pueblo porque realmente no se pueden hacer grandes cosas en esta isla, como no sea tomarse algo en alguno de los chiringuitos que hay, que es lo que hacemos.

Para cenar repetimos en la pastelería, aunque cambiamos el relleno. Espectaculares los bocatas calentitos que nos hacen. Por poco no nos coge la lluvia que cada poco rato nos sorprende.

Día 6 BOCAS DEL TORO – ALMIRANTE – DAVID – BOQUETE

Salimos de un embarcadero que hay enfrente del hotel que por 3 $ nos lleva a Almirante. Cogemos un taxi por 1 $ por persona y nos lleva a donde está el bus que nos llevará a David. Al principio va bien pero se van subiendo escolares que van a la escuela y se llena hasta que no coge una mosca. Pasamos por paisajes espectaculares selváticos, y luego llegamos a una zona ya no tan verde con rebaños de vacas, todo muy bucólico. Nosotros estamos sentados delante y menos mal porque los que van detrás están muy achuchados. Al cabo de 3 horas y media llegamos a David. Nos ha costado 8,45 $ por persona. El cambio de temperatura es muy grande, aquí hace un gran bochorno debemos estar a más de 30 grados.

Toda esta zona es de los indígenas Ngöbe-Bugle que están reclamando que no se construya una central hidroeléctrica en su territorio, porque su forma de vida que es la crianza de vacas y la agricultura, con la central el agua que necesitan peligraría y no están de acuerdo. Están haciendo manifestaciones, cortes de carreteras, encierros, todo para que el gobierno les haga caso. Son solo 200.000 habitantes con lo que su poder de presión es escaso. Las mujeres llevan unos vestidos largos con unos adornos muy bonitos que son una adaptación de las ropas que llevaban los misioneros cuando llegaron de España. Son de colores vivos y se ven a muchas todavía llevándolos, incluso las niñas. Los hombres han perdido totalmente su forma de vestir.

Las tierras son comunales y no se las puede apropiar nadie, mantienen sus formas de vida ancestrales, su idioma y aunque no están tan organizados como los Kuna, han podido mantener mucho más que otras tribus como los embera.

Cogemos otro bus hasta Boquete que nos cuesta 1,75 $. Son los buses amarillos escolares de Estados Unidos, muy incómodos ya que están pensados para niños y vamos como sardinas.

Tren de carga

Cuando llegamos nos viene a recibir el dueño de la pensión Palacios pero solo tiene una doble con lo que no nos quedamos. Vamos al hostal Marilos pero está lleno, visitamos otros que también están llenos y al final nos quedamos en el Hostal Gaia donde encontramos una triple por 44 $ con baño dentro. Tiene una cocina muy completa a disposición de los huéspedes, una sala con televisión muy cómoda con DVD bastante malos por cierto. No está mal, aunque la habitación es sencilla y por la noche pasaremos frio ya que tiene un cobertor muy fino.

Salimos de exploración por Boquete y nos quedamos alucinados de los alrededores que son muy bonitos pero también de la gente que nos encontramos. Son casi todos extranjeros con unos 4 x 4 espectaculares, ricachones, ya que una revista norteamericana dijo hace unos pocos años que Boquete era uno de los 4 mejores sitios del “mundo” para jubilarse. Se lo creyeron y aquí hay una gran representación de ellos. Es muy fácil tener la residencia en Panamá, solo con una pensión de 1000 $ ya te la dan y si compras una propiedad o montas un negocio por valor de 300.000 $ ya te dan la nacionalidad. Las ventajas son evidentes ya que no se pagan impuestos y tienen descuentos en muchísimas cosas, desde el precio de los hoteles que los tienen un 50% más baratos, o los transportes que tienen un 30% de descuento.

Nosotros opinamos que hay sitios mucho mejores para jubilarte ya que el viento huracanado es un incordio y hay una lluvia fina continuamente como el chirimiri. Nos dicen cuando preguntamos si siempre es lo mismo, que no, que dentro de un mes es peor porque tienen lluvia con viento, y los paraguas no sirven de nada.

Boquete tiene unas plantaciones de café muy rico, flores y suaves colinas. Solo 5000 habitantes, aunque parecen menos porque hay casas esparcidas por todas las montañas de alrededor.

Día 7  BOQUETE – VOLCÁN BARÚ – BOQUETE

Vamos a desayunar al lado del hostal Gaia a la panadería Sugar & Spice. Nos encanta el servicio y las cosas que ofrecen a un precio nada caro. Los clientes son todos norteamericanos jubilados ricachones que aquí se sienten en su casa, con una calidad excelente y donde pueden hablar en inglés porque todo el mundo les entiende y los trata con una deferencia un poco servil.

Este es el autobús que cogimos de David a Boquete

Como no hay habitación para esta noche, si no es el dormitorio compartido, y nosotros no queremos ir ahí, nos vamos al Hostal Marilos a ver si hay suerte y sí, hay una doble por 20 $ que nos quedamos inmediatamente. Hay un salón muy agradable, una cocina a disposición de los huéspedes, un salón con televisión con unos sillones que se tienen que compartir con el bóxer y el perro peludito que hay en el hostal. La habitación es más agradable que la del hostal Gaia, muy limpia y luminosa. El lavabo está impecable. La fama que tiene en todas las guías está plenamente justificada, creemos que la relación calidad-precio es de las mejores que nos hemos encontrado en este viaje. El dueño es un poco adusto y no sonríe demasiado pero es amable e informativo.

Cuando tomamos posesión de la habitación nos vamos a buscar un taxi que nos acerque al sendero que sube al volcán Barú. Nos cuesta 10 $ y quedamos con él para que nos venga a buscar porque no hay transporte público y poca gente pasa por esa carretera.

Entrada al parque del Volcán Baru

Es un parque nacional de 143 km cuadrados que aloja el único volcán de Panamá, pero no está activo. Tiene 7 cráteres. Sus 3478 metros lo hacen el punto más alto de Panamá. En días claros se ve el Océano Pacifico y el Caribe. Se tiene que pagar una entrada de 5 $, los estudiantes residentes 3 $, con lo que nosotros en este momento decimos que estamos haciendo un postgrado en Panamá y el guardián del parque se lo cree. Empezamos a subir, pero es bastante duro ya que sube de golpe mucho y hay muchas piedrecitas que nos hacen resbalar. Subimos unos 3 km, pero no nos aporta nada, ya que no vemos ni pajaritos, tampoco hay buena visibilidad de los alrededores, con lo que en ese punto decidimos no seguir subiendo. Son 13 km en total y un desnivel de 2000 metros. Se tarda unas 7 horas en subir y otras tantas en bajar ya que la bajada es muy dura pues baja mucho y resbala con lo que se tiene que ir muy lento para no caerte. El viento también hace que la subida no sea agradable, ayuda a que no haga calor, pero es pesado. Es como una tramontana muy fuerte continua, día y noche sin parar ni un momento.

Solo vemos una pareja que sube con las mochilas con lo que suponemos por la hora que van a acampar arriba, y otra que baja con una cara de cansancio brutal. El taxi nos viene a buscar a la hora acordada y le pagamos otros 10 $.

Le preguntamos donde podemos comer y nos recomienda el restaurante El Sabrosón. Le hacemos caso y no nos arrepentimos ya que es muy, muy barato y comemos muy pero que muy bien. Los platos cuestan 1,5 $, pedimos por ejemplo una menestra calentita con una salsita de queso muy buena y una carne de ternera que se deshace en la boca. Excelente, muy céntrico ya que está en la calle central. Está lleno de gente del país, como un self service, con lo que si quieres comer mucho, pues pides más, si no pues menos.

La famosa lorita que tanta gracia nos hizo

 

Vamos a descansar un rato al hotel y por la tarde vamos a pasear un rato y compramos en el supermercado alguna cosa para cenar en el hostal. Los supermercados en Panamá están muy bien surtidos, precios muy económicos, y venden cerveza a un precio muy bueno, no tienen los problemas de otros países con el alcohol. Tienen la ley zanahoria que impide la venta de alcohol de domingo a miércoles de las 2 de la madrugada hasta las 9 de la mañana y de jueves a sábado de las 3 de la madrugada hasta las 9 de la mañana. Como se ve no es una ley muy restrictiva.

Preparamos algo de cena en el hostal con el entretenimiento de la lora del hostal, que es su hora de comer algo, está libre pero no se va, tiene la jaula abierta con lo que entra para coger una pipa, sube encima de la jaula y se la come, vuelve a coger otra y hace lo mismo. En una ocasión coge dos y una de ellas la coge con la pata hasta que se come la que tenía en la boca.

Es un espectáculo, en un momento dado empieza a hacer ruidos y el dueño coge unas mantitas y le dice sube a arriba y a dormir. Lo tapa completamente y ya no se le oye.

Día 8 BOQUETE – DAVID – SANTIAGO – EL VALLE DE ANTON

Después de desayunar en nuestra cafetería panadería favorita Sugar & Spyce, nos despedimos con pesar del hostal Marilos y los animales que nos han acompañado, en especial una lora muy graciosa y nos vamos a buscar el bus que nos lleve a David. Sale de delante de los bomberos cada 20 minutos más o menos. Nos cuesta 1,75 $ y tardamos una hora y media hasta llegar a la terminal de David. Allí mismo salen los buses hasta Santiago. El nuestro sale al cabo de veinte minutos pero podemos esperar dentro del bus, ya que fuera hace un calor horroroso. Tardamos 3 horas y media y nos cuesta 9 $. Desde Santiago queríamos ir a San Francisco que hay una iglesia barroca recién restaurada muy interesante pero cuando llegamos a donde salen los buses, no hay ninguno, no saben cuándo llegará, se tarda 1 hora en llegar, con lo que como son las 2 y media de la tarde, nos damos cuenta que se haría muy tarde para llegar al pueblo donde queremos dormir que es el Valle de San Antón.

Decidimos ir directamente a nuestro destino. Para llegar no hay nada directo, has de coger cualquier bus que vaya a Panamá y cuando llegues al desvío te bajas y allí coges otro hasta el Valle. En teoría salen cada media hora, pero en la práctica salen en el momento que estén llenos que pasa muy rápido por lo menos, hoy domingo. Me siento al lado de un señor que se emociona al saber que somos de Barcelona, al principio se creía que éramos de Argentina, y nos dice que su hijo es hincha del Barça y que el mejor regalo que le hizo fue un escudo del equipo que se puso en una camiseta. Vemos a mucha gente que tiene en sus casas banderas del Barça, que llevan camisetas, que lo llevan en los coches, incluso he visto en algún móvil que lo lleva de fondo de pantalla. Me comenta que en Nicaragua son también muy forofos del Barça pero que en El Salvador son todos del Madrid. Me comenta que la gente de Panamá City son muy poco colaboradores, el incluso utiliza la palabra groseros, dice que de 10, solo 3 son amables, el resto bordes.

Al cabo de dos horas llegamos al desvío y pagamos 6 $ por ese trayecto. Cruzamos un puente que atraviesa la autopista y allí mismo ya hay un bus donde nos subimos para llegar al Valle. Nos cuesta 2 $ y tardamos 1 hora en llegar. El clima aquí es agradable, solo hay un pequeño problema y es el viento huracanado que hay también en este pueblo. Nos hemos ido de Boquete para huir del viento, pero aquí hace el mismo o más.

Buscamos alojamiento porque no tenemos nada pensado y nos vamos a Santa Librada que en la LP no lo ponen mal. Cuando vemos las habitaciones nos vamos corriendo ya que nos piden 20 $ por una doble sin agua caliente y muy cutre. La que tiene agua caliente nos piden 40$ pero sigue siendo cutre. Al salir de las habitaciones vemos que han metido a un gato precioso en una jaula que mide medio metro cuadrado, apenas coge el pobre gato, maúlla lastimosamente, ya que quiere salir como es lógico. Preguntamos a la señora que es lo que hace un gato encerrado en esa jaula enana y nos dice que es muy travieso!!!!!!. Nos dan ganas de darle un tortazo a esa salvaje por no decir cosas peores sobre esa maltratadora de animales. Nosotros la metíamos a ella en una jaula a ver qué opinaría. Ni que fuera la única habitación en todo el pueblo nos alojaríamos allí, que asco.

Hay un hotel muy moderno que se llama Hotel Pekín. Está en la carretera principal y es de unos chinos como todo lo de alrededor, farmacia, tienda de ropa, supermercado, restaurante etc. Nos enseña las habitaciones y son muy grandes y están bien. Nos pide 50 $ por la habitación, para 1 persona o para 2. Para una sola persona es caro, con lo que nos vamos enfrente que es Don Pepe. La habitación es pequeña pero está remodelada hace poco y es agradable. Nos pide por la doble 45 $ y la individual que es exactamente igual, al final se la deja a 30 $ con lo que nos quedamos en este hotel.

Hay una terraza agradable con hamacas, el único problema es el aire huracanado. Has de salir para conectarte a internet porque dentro de la habitación no hay cobertura.

Este pueblo a pesar de tener un paisaje similar a Boquete, es diferente por la gente que vemos en el. No hay apenas extranjeros como había en Boquete, no está dirigido a ellos, sino a la gente bien de Panamá City que se está haciendo sus segundas residencias aquí para escapar de la suciedad y el calor de la capital del país.

Buscamos un sitio para cenar y llegamos a Brucheta que está en la calle principal. Es muy bonito y lo recomienda Tripadvisor como restaurante muy bueno. Al mirar los precios nos damos cuenta que sube bastante con lo que lo dejamos estar. Volvemos ya que no vemos ninguno más a nuestro hotel que también tiene restaurante. Cenamos bastante bien, pollo al ajillo, corvina al ajillo y pollo frito con cervezas.

Volvemos al hotel ya que cuando se hace de noche no queda nadie por las calles, de hecho no pasan ni coches.

La ciudad está en el cráter de un volcán extinto, con unos caminos alrededor ideales para ir a caballo. Para los amantes de los pájaros es un paraíso ya que pasear por los alrededores implica ver un montón de vida salvaje incluso tucanes o la rana dorada que es típica de esta zona. Tiene una población de 6900 habitantes. Coclé es el nombre de esta región, y es famosa por tener la mayoría de las refinerías de azúcar, la mayoría de sal se produce aquí y de aquí han salido la mayoría de los presidentes de Panamá.

Hace 3 millones de años erupcionó el volcán y produjo un cráter de 5 km de ancho, uno de los más grandes de Sudamérica. Se llenó de agua, pero hubo un desplome y toda el agua se salió y se formaron cursos de agua que hicieron que los indígenas se ubicaran en esta zona, y se pueden ver petroglifos de aquellas épocas. Por los bosques se puede ver la flor nacional de Panamá que es una orquídea que se llama Flor del Espíritu Santo. El nombre se lo dieron los misioneros españoles cuando llegaron con los conquistadores. La orquídea florece de Julio a Octubre y tiene un gran aroma.

Día 9  PANAMÁ CITY – PORTOBELO – PANAMÁ CITY

Hoy es nuestro penúltimo día de viaje y decidimos ir a visitar Portobelo que es Patrimonio de la Humanidad. Va a ser un viaje azaroso ya que primero tenemos que ir a Albrook con un diablo rojo. Se tiene que pagar 10 céntimos de dólar para pasar a donde están los buses. De allí coger un autocar que vaya a Colón. Cuando llegamos está vacío y tenemos que esperar 1 hora!!! hasta que se llene. Finalmente salimos y después de una hora llegamos a Sabanitas que es donde nos tenemos que bajar parar ir a Portobelo. Cuesta 3,15 $ por persona.

Divertido bus que va a Portobelo desde Sabanitas

Al momento llega otro diablo rojo que nos lleva a Portobelo con la música a todo volumen que molesta un montón, y cuando bajamos nos dicen que cuesta 2,6 $ por persona. Nos quedamos con la mosca detrás de la oreja porque nos parece muy caro por el trayecto que es, ya que hemos tardado una hora. Preguntamos a otro conductor de diablo rojo y nos dice que lo que realmente cuesta desde Sabanitas es 1,3 $. Nos molesta que nos engañen pero nosotros hemos sido unos pardillos ya que habitualmente preguntamos a otros pasajeros el precio y así vamos sobre aviso. Igualmente hasta ahora es la primera vez que nos timan en el precio de un pasaje.

Portobelo con la aduana en el fondo

Hemos tardado 3 horas y media en llegar desde que hemos cogido el primer transporte. Portobelo está 49 km de Colón y a 105 de Panamá City. Portobelo es un pueblito en el que se conservan un conjunto de defensas, fuertes y baterías que recuerdan los tiempos en que éste fue el principal puerto centroamericano del imperio español de Ultramar. El pueblo es también muy conocido en Panamá por el culto al Cristo Negro, centro de un importante festival religioso que se celebra el 21 de octubre. La Iglesia de San Felipe es la iglesia que alberga al Cristo Negro, se encuentra en el centro de la población, edificada sobre el solar que albergo la Iglesia Mayor (1606). En su interior rodeado de velas vemos el Cristo Negro, que es una muestra de sincretismo religioso sudamericano. Es igual que cualquier Cristo pero de color negro como la mayoría de la población de esta zona. Según la leyenda más extendida, la imagen del Cristo Negro llegó a Portobelo en nave procedente de Cartagena de Indias. Cuando el barco, tras la obligada escala, intentó abandonar la bahía, se vio milagrosamente inmovilizado. Sólo al dejar la talla cristiana, la nave pudo partir. Desde el siglo XVIII son muchos los milagros atribuidos al Santo Cristo. Tiene muchas lapidas de tumbas en las paredes casi todas del siglo XIX.

Aduana

Justo a unos pasos está el Fuerte de San Jerónimo. Protege el final de la bahía y se asienta a unos metros de la Real Aduana. Fue proyectado por Antonelli, si bien los trabajos no comenzaron hasta mediados del siglo XVII. Una vez concluidos, la fortaleza lucía tres almacenes de pólvora, dos baterías, una alta (conserva su aljibe) y la batería baja que mantiene sus cañones. La fortaleza aguantó como pudo el ataque de Vernon y no pudo impedir el triunfo de Morgan. En la actualidad se conservan los muros y los viejos cañones. No se paga entrada porque está todo bastante decrépito y estropeado.

Protegiendo la costa de los ataques piratas

A la entrada del pueblo hemos visto el Fuerte de Santiago, en el cual estaban los aposentos del alcalde y el polvorín bajo la muralla. La fortaleza conserva sus troneras, algunos cañones, un foso profundo, garitas y su arsenal.

La Real Aduana de Portobello es un edificio de aire renacentista en el que se llevaban para evitar el fraude, los registros de mercancías y se almacenaban los productos, además el gobernador tenía aquí su vivienda. Hasta hace unos años solo se podía ver el armazón. Actualmente está algo restaurada gracias a la Cooperación Española. La entrada cuesta 3 $ los adultos nacionales, los turistas 5 $ y el universitario 0,5 $. Nosotros por lo que vemos del edificio no creemos conveniente entrar a visitarlo ya que parece que se va a caer en cualquier momento.

Cañones del Fuerte de San Gerónimo

Hay grupos de extranjeros que han venido en autocares modernos a visitar todo esto. No creemos que valga la pena, aunque si se tiene mucho tiempo mejor esto que quedarse en la ciudad de Panamá. No hay nada más que ver en el pueblo ya que las casas están muy descuidadas y tiene apenas 4000 habitantes en total. Las vistas del Atlántico dejan bastante que desear ya que todo está muy sucio y decrépito. Hay incluso barcos que se han medio hundido y allí están abandonados.

La famosa Aduana

Por donde pasan los diablos rojos para la vuelta hay una tienda que la lleva un chino como el 99% de todo el comercio de este país y nos tomamos algo fresquito, porque hace mucho calor.

Cuando estamos allí sentados esperando el bus, entra en la tienda el conductor del bus que nos ha timado y le comentamos la jugada que nos ha hecho el cobrador que lleva. Nos dice que no nos preocupemos que ahora mismo lo envía para que nos devuelva el dinero. Pasan los minutos y allí no viene nadie. Vamos a buscarlo nosotros y en una calle lateral está comiendo y rápidamente cuando nos ve aparecer nos devuelve el dinero cobrado de más. Intenta disculpar al cobrador diciendo que hace poco que trabaja con él y que no sabe los precios. Le decimos que mejor se calle porque lo está estropeando mucho más. El cobrador nos mira de reojo pero no dice nada, sigue hablando con su móvil.

Mientras esperamos conocemos a una pareja de argentinos que viven en Misiones y que en Mayo cogieron el coche, han llegado a Alaska y ahora ya están de vuelta. A la ida pasaron el coche en un container desde Cartagena a Portobelo y les costó 1300 $. El es profesor y se pudo jubilar con 50 años y ahora se dedican a viajar. Tienen el proyecto de ir el año que viene por África, con lo que les decimos que nos avisen que igual nos apuntamos.

Pasa un diablo rojo y vamos a Colón porque nos han comentado que si no, tendremos que ir de pie todo el camino. Tarda 1 hora en llegar y nos cuesta 1,6 $. Colón es la ciudad más horrorosa, sucia, destartalada que hemos visto en muchísimo tiempo. Ahora entendemos porque es la ciudad más peligrosa de Panamá. Visto el ambiente pobre y miserable que hay, es el caldo de cultivo perfecto para la delincuencia. Llegamos a la terminal y cogemos un bus que va a Panamá que por suerte ya está casi lleno. Todo va bastante bien hasta que llegamos a la ciudad y nos encontramos con el colapso que hay a casi todas las horas del día. Tardamos casi dos horas y nos cuesta 6,15 $.

En la terminal compramos una tarjeta de Metrobus. Allí nos dicen que pueden ir con una tarjeta varias personas. Nos habían dicho que era una por persona y por eso no las habíamos comprado antes. El coste es de 2 $ y luego la recargas con el dinero que quieras. Nosotros la queremos básicamente para ir al aeropuerto al día siguiente y no pagar los 25 $ que cuesta el taxi. El bus a Tocumen son 1,25 si va por el Corredor Sur que es más rápido. Ya cogemos uno para volver al hotel después de irnos un rato al Mall a hacer algunas compras.

Son más cómodos pero no más rápidos porque el colapso es tremebundo. Están construyendo el metro y suponemos que cuando lo tengan se ahorrará algo de tranques como dicen ellos a las caravanas.

En el hotel de enfrente del nuestro que se llama Discovery tienen un servicio de transfer al aeropuerto gratuito, lo cual es interesante ya que el hotel es justo mitad de precio que el nuestro y no está mal ya que tiene lo mismo que el nuestro pero no tan bonito. En las cercanías vemos que hay otros backpackers que también lo ofrecen.

Para cenar vamos a un Mac Donalds que hay cerca del hotel, ya que no hay nada más en las cercanías y por la noche da un poco de miedo pasear por la zona.

Día 10 PANAMÀ CITY- AMSTERDAM – BARCELONA

Hoy es nuestro último día en Panamá y nos vamos a pasear por el casco Viejo. Vamos andando por Vía España desde nuestro hotel y pasamos por una calle peatonal donde hay muchas tiendas con ropa, zapatos, complementos a unos precios económicos aunque la calidad no es buena.

Entramos en la Catedral Metropolitana construida entre 1688 y 1796, se tardó más de un siglo en levantar la fachada blanca de calicanto y sus cinco naves. Primero por falta de dinero se hizo de madera, hasta que el obispo invirtió sus ahorros con lo que la nueva catedral pudo ser consagrada en 1796. En cuanto al interior se trata de un templo de tres naves presidido por el altar de rigor. Una de las pinturas de la Virgen se atribuye a Murillo. Está muy deteriorada, las columnas se están desmembrando, hay una zona con bancos amontonados, sucios, en fin un desastre.

La plaza Bolívar está cerca y hay una estatua diferente a las que hemos visto hasta ahora, ya que no está a caballo, sino de pie y un águila lo cubre. Hay unas casas enfrente que son famosas porque en una de ellas se proclamó la independencia.

Toda esta zona está muy vigilada porque está el Palacio Presidencial o Palacio de las Garzas. Es un bonito edificio blanco que mira de frente a la bahía y en  origen el más antiguo del Casco Viejo. En 1673 tras la destrucción de Panamá Vieja por Morgan, un tal Luis de Lozada se autoproclama representantes de la Real Audiencia y parte del dinero enviado por la Corona Española para reconstruir la ciudad se los gasta en su nueva y espectacular casa. Se llama de las garzas porque un grupo de ellas se paseaba por la casa en libertad. El patio tiene claras influencias andaluzas.

El Paseo Esteban Hueras  llega hasta la Plaza Francia. Está adornado con enredaderas, se levantó sobre el baluarte de Chiriquí, una parte de las viejas murallas. Discurre en paralelo a la bahía, con buenas vistas de la misma, y en sus costados se instalan los vendedores callejeros de los recuerdos, sobre todo los kunas con sus molas. Los precios son altos y tampoco hay tanto turismo con lo que venden muy poco.

Se pueden visitar varios museos como el Museo Afroantillano instalado en lo que fuera un edificio de una misión cristiana, el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo de Ciencias Naturales con flora y fauna panameña, el Museo Antropológico dedicado a la historia precolombina panameña, el Museo del Canal Interoceánico, inagurado en 1997.

Volvemos al hotel ya que el check-out es a las 2 de la tarde, lo que nos permite descansar un poco del calor sofocante que hemos sufrido porque hemos vuelto desde el  casco Viejo andando por el paseo marítimo, que pasa por el muelle de pasajeros, el de pescadores, el mercado del pescado etc. No está lejos y suponemos que por la tarde será mucho más agradable.

Andando son 10 minutos desde el hotel  hasta la Avda Balboa que es por donde pasa el Metrobus. Esperamos más de media hora pero llega al fin, aunque llenísimo y problemas tenemos para entrar con las mochilas. Eso sí, en 20 minutos llega al aeropuerto y tenemos que andar como 500 metros hasta la terminal de salidas internacionales.

Facturamos el equipaje y tenemos un tiempo para pasear por las tiendas del aeropuerto donde te ofrecen chupitos de coñac y ron de una calidad excepcional. Los precios son muy elevados ya que una cerveza Balboa que hemos pagado en el supermercado a 0,49 $ aquí cuesta 5,5 $, y todo en consonancia.

En teoría hay dos horas de internet gratis pero solo funciona unos minutos y luego ya no conseguimos conectarnos más.

El personal de vuelo de KLM es super amable, nos tratan muy bien y las comidas que nos dan son correctas. El espacio es bastante grande entre asientos. Al tener pantallitas en cada asiento el viaje se hace mucho más corto. Llegamos a Ámsterdam y el tiempo de espera es corto con lo que rápidamente embarcamos hacia Barcelona y llegamos on time…. y mañana a trabajar.

Fin del viaje


  1. he leido con atencion y es peligroso dar informacion a la ligera, soy abogada y no existe normativa panamena que exprese que para tener la nacionalidad necesitas invertir 300,000 dolares. Otros aspectos que han comentado no podrian estar mas alejados de la realidad. En cuanto al asunto del transporte es importante informarse antes de ir a un pais, como en Panama el medio de transporte mas utilizado es el taxi no pretendo hacer lo mismo cuando viajo a Espana. Es mas, si bien el servicio de buses en Panama es mediocre deben considerar que jamas conseguiras un bus a ese precio en Espana que haga un viaje por esas distancia. No veo el problema en pagar 11 dolares que son el equivalente a 7-8 euros por un viaje de 9 horas, cuando el billete del autobus girona barcelona que son 45 minutos se pagan 15 euros que son aprox. 20 dolares y no te dejan en la puerta del hotel sino en la estacion Nord.
    La proxima vez que hagan un viaje a Panama informense, cuesta tan poco!

  2. Genial, una pregunta ¿vacunas?
    Nosotros vamos a mediados de Julio.

    • Es muy arriesgado dar consejos sobre temas sanitarios. No creo que, a excepción te adentres a la Selva del Darien, necesites vacunas pero mejor déjate aconsejar por expertos.

      Un abrazo

  3. que bien articulo Gracias!

    Antes viajar aprendi muchas cosas Un abrazo de turquia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: