Taiwan

Marzo del 2019

 

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Si no has viajado a Taiwan, es muy difícil que sepas la situación política que viven sus habitantes. Es China pero no es China. Tiene moneda propia y todas las características que poseen los países independientes  pero no la reconocen a nivel internacional. El nivel de vida es muy alto y su población tiene un orden y limpieza que no parece que sea un país asiático. Los taiwaneses/as hacen cola de forma ordenada y silenciosa delante de las puertas del Metro o del autobús, no hay papeleras, nadie escupe en el suelo, etc…no es China. Los buses salen de forma increíblemente puntual y son más lujosos que los buses europeos, un país donde todo funciona bien.

¿Tiene encanto para el turista o el viajero? La Trini opina que algo si, y el Antonio no ve demasiado interés. eso si, viniendo de Filipinas fue todo un descanso.

Nosotros teníamos una razón muy especial para visitarla ya que allí estaban unos amigos que conocimos en las Galápagos, Víctor y Kasia, unos tremendos viajeros que llevan tres años dando tumbos por el Mundo y que hacen unas crónicas maravillosas ( ver su página web)

Fecha del viaje

Desde el 11 de Marzo  al 19 de Marzo del 2019

Moneda

Es el dólar de Taiwan. (conversor)

 

Nivel de vida

El nivel de vida es comparable a España, comida, transporte o alojamiento es similar.

Visado

No se necesita visado para entrar, pero se tiene que comprobar porque las cosas cambian.

Pasaporte/DNI: Pasaporte. Imprescindible que tenga una validez superior a 6 meses, excepto si se posee permiso de residencia de Taiwán (ARC).
Visado: NO
Los nacionales españoles con pasaporte ordinario en vigor (6 meses) no precisan visado para estancias en Taiwán de hasta 90 días, sin posibilidad de prórroga. Transcurridos los 90 días, es obligatoria la salida de Taiwán. Quienes sobrepasen los 90 días serán sancionados con las multas que se recogen en la siguiente página web (en inglés) de la Agencia Nacional de Inmigración de Taiwán.  El plazo de la estancia de 90 días sin necesidad de visado comienza a contar desde el día siguiente al de la entrada en Taiwán. Para más información, puede consultar la página (en chino y en inglés) del Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwan.
En todos los otros casos (estancia de más de 90 días, residencia, entrada con documentación de viaje provisional), será necesario solicitar un visado. Desde el 9 de abril de 2012, esta solicitud se realiza por Internet. Para más información, puede consultar la página (en chino y en inglés) del Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwan.

Salud

La atención sanitaria en todo el país es generalmente buena. Debe tenerse en cuenta que, a diferencia de en España, la sanidad no es gratuita, por lo que es recomendable la contratación de un seguro de viaje que cubra la atención médica y hospitalaria, la repatriación médica y otras eventuales necesidades.

Dengue y Encefalitis japonesa
Ambas enfermedades son transmitidas por la picadura del mosquito aedes aegypt.
Según la información del Centro de Control de Enfermedades de Taiwán, en 2017, se han registrado, al menos, 311 casos de dengue y 25 de encefalitis japonesa. Las autoridades sanitarias recomiendan estar alerta ante síntomas tales como dolor abdominal, vómitos constantes, hemorragia nasal y de las encías.
Para más información, puede consultarse la página (en inglés) del Centro de Control de Enfermedades.

Seguridad

DESASTRES NATURALES
Terremotos:
El 6 de febrero de 2018 se produjo un seísmo de intensidad 6 en la escala Richter, con epicentro en la provincia de Hualien, al este del país, que arrojó un balance de 10 muertos y 300 heridos.
Taiwán está situado en una zona de gran actividad sísmica y prácticamente a diario se producen terremotos de magnitud 3 y 4 que, en su gran mayoría, no son percibidos por las personas y no producen daños materiales. Si desea obtener mayor información de cómo estar preparado y cómo actuar ante un terremoto le sugerimos visitar el sitio web del Instituto Geográfico Nacional.
Puede consultar el listado de terremotos sufridos en Taiwán en el siguiente enlace del Central Weather Bureau.
Tifones:
Durante la época de lluvias (Junio-Octubre) es frecuente la llegada de tifones. En las ciudades las consecuencias de los tifones son menores que en las áreas rurales, constituyendo el fallecimiento por caída de objetos y las inundaciones los riesgos principales. Durante un tifón debe evitarse en todo caso acercarse a la costa y, especialmente, a las zonas rurales porque la amenaza más peligrosa del tifón son los corrimientos de tierras.
Si usted va a viajar a Taiwán en la temporada de tifones es aconsejable que consulte con frecuencia la predicción meteorológica en la página: http://www.cwb.gov.tw/eng/index.htm
SEGURIDAD CIUDADANA Y CRIMINALIDAD
No hay problemas de seguridad.

Transporte

Nosotros nos movimos con transporte público y fuimos a todos los lugares sin problemas. Hay una buena red de carreteras con muchos autocares de gran comodidad con wifi, autobuses, trenes y en Taipei una red de metros que te lleva a todos sitios.

Electricidad

 

 

 

 

TIPO A                              TIPO B

Diferencia horaria

Hay 6 horas más de diferencia con la hora de verano en España

Guía de viaje

 

 

 

Las oficinas de turismo de todo el país ofrecen gratuitamente multitud de folletos y mapas que casi hace innecesaria la guia.

ITINERARIO

Día 1: CEBÚ – TAIPÉI
Día 2: TAIPEI: TEMPLO DE CONFUCIO, BAO’AN TEMPLE, DIHUA ST, TAIPEI FUTAI ST. MANSION, ZHONGSHAN HALL, RED HOUSE, LONGXHAN TEMPLE
Día 3: TAIPEI – TAINAN 
Día 4: TAINAN
Día 5: TAINAN – KAOHSIUNG:  LOTUS POND, CIJIN ISLAND, PIER-2 ART DISTRICT
Día 6: KAOHSIUNG – TAIPEI – JIUFEN
Día 7: JIUFEN – HOUTONG CAT VILLAGE – TAIPÉI: PEACE MEMORIAL PARK, CHIANG KAI SHECK MEMORIAL, MAYOR’S RESIDENCE ART SALON, HUASHAN 1914 CREATIVE PARK
Día 8: TAIPEI: MUSEO NACIONAL Y TAIPEI 101
Día 9: TAIPEI – SEÚL (COREA DEL SUR)

Diario de viaje

11-3-2019 LUNES CEBÚ – TAIPÉI

Para desayunar compramos unas pastas en la tienda de al lado del hotel y con los sobres que tenemos de café con leche, volvemos al hotel y desayunamos.

Queremos ir al centro de Cebú y cogemos un jeepney que nos cuesta 20 pesos los dos, que nos lleva al Fuerte de San Pedro.

La entrada al Fuerte son 30 pesos cada uno. Queda poco del fuerte, pero es interesante visitarlo.  Hay unos gatos, que son los guardianes del fuerte, están tranquilamente al sol, incluso uno está encima del mostrador de venta de billetes.

Se construyó en 1565 por orden de Miguel López de Legazpi, ha hecho de cuartel militar, bastión de la resistencia, campo de prisioneros y zoo municipal. En la actualidad del fuerte original, solo se conserva la impresionante puerta, parte de la muralla y un pequeño museo. El jardín es muy agradable con sus gatos paseándose por allí. Vamos a un centro comercial de súper lujo, a cambiar 50 euros, ya que nos hemos quedado cortos y hemos leído que hay que pagar tasas en el aeropuerto de Cebú. De allí cogemos otro jeepney que nos deja en la zona de nuestro hotel, donde compramos algo con los pesos que seguramente nos sobrarán. Para comer nos compramos una hamburguesa cada uno y una cerveza de litro para despedirnos de este país, que no es el nuestro, pero que no se pasa nada mal.

Cogemos un taxi al aeropuerto, bueno, es un coche que se para cuándo nos ve con las mochilas y nos ofrece ir al aeropuerto. Nos pide 300 pesos, pero le decimos que 200 y acepta. En este aeropuerto se tienen que pagar tasas para salir, son 850 pesos cada uno, que se pagan antes de pasar inmigración. El vuelo nos cuesta 165 euros con Air Asia. Llegamos sin novedad, después de 1:30 minutos de nada.

El hotel reservado es el Flip-Flop Hostel Garden, la doble básica con baño privado nos cuesta 1292 dólares de Taiwán, con desayuno incluido. Es muy pequeña, pero impecablemente limpia y con todo lo necesario. Tenemos secador de pelo, gel y champú.

En el aeropuerto sacamos del cajero dinero, ya que tenemos que coger el metro que nos lleve al centro de la ciudad. Nos cuesta 150 dólares de Taiwán a cada uno. Es un metro moderno y cómodo. A corta distancia está el hotel, donde nos esperan Kasia y Victor, unos viajeros de largo recorrido, que han dejado todo y llevan más de 3 años viajando por el mundo!!!!

Después de unas cervezas y cenar algo, nos vamos a dormir, ya que ellos al día siguiente cogen un avión a Japón y han de descansar.

12-3-2019 MARTES

TAIPEI: TEMPLO DE CONFUCIO, BAO’AN TEMPLE, DIHUA ST, TAIPEI FUTAI ST. MANSION, ZHONGSHAN HALL, RED HOUSE, LONGXHAN TEMPLE

El desayuno empieza a las 8 de la mañana, consta de un huevo duro, atún, dos tostadas y un poco de manzana. El té es gratis y el café, debes poner en un pote que está en la cocina, 10 dólares. Nos despedimos de nuestros amigos, ha sido muy poco tiempo, nos hubiera gustado estar mucho más, ya que ellos han estado dos meses en Taiwán y nos habrían podido dar muchos consejos, de que hacer y qué no hacer.

Nos compramos la easycard, nos cuesta 100 dólares a fondo perdido y las cargamos con 100 dólares para poder ir viajando. La ventaja de la tarjeta es que no te preocupas por tener monedas para pagar el metro o el bus, la pasas por el lector y en cada momento que la utilizas te dice cuánto cuesta el trayecto y cuanto te queda de saldo. Se puede recargar en cualquier momento en convenience stores como el 7/11. Se tarda poquísimo, les dices cuanto quieres recargar y en un segundo ya lo tienes.

La primera visita que hacemos es el Templo de Confucio. Vamos prontito y lo disfrutamos casi en soledad, cuando nosotros salimos, ya llegan los autocares con los turistas que van en grupos muy grandes y pierde un poco el encanto. Se construyó en 1920 con el estilo de la arquitectura de Minnan. A través del templo hay salas con muchísimas explicaciones en inglés, donde explica la vida de Confucio, sus enseñanzas, sus discípulos, etc. El día del nacimiento de Confucio, el 28 de septiembre, se hace una ceremonia a las 6 de la mañana. Unos días antes ya se pueden pedir las entradas para poder entrar. Parece que vale mucho la pena.

Justo enfrente está el Templo de Bao’an, es Patrimonio de la Humanidad, por su restauración y por sus celebraciones. Hay mucha gente que va a hacer ofrendas al templo, además de muchos turistas que alucinamos con las decoraciones de este templo. Se fundó en 1760 por inmigrantes de Quanzhou. Sus dioses más venerados son Baosheng Dadi, reverenciado por sus habilidades médicas y Shengnong, el Dios de la Agricultura.

Acoge un festival de Marzo a Junio, con los cinco días de rituales para agradecer a los Dioses, que sirve para convertir el templo de un lugar normal a un lugar sagrado. Otras celebraciones son el aniversario de los dioses, danzas de leones, desfiles y clínicas de medicina china. La pag web es www.taipei.gov.tw. Todas las actividades son gratuitas.

De aquí nos vamos andando a Dihua Street. Pensábamos que estaba cerca, pero no, la escala no estaba clara y nos damos un panzón de andar hasta que llegamos.

Esta calle es conocida por sus tiendas de medicina china y por su mercado del nuevo año lunar. Después de unos años de restauración se ha llenado de bares, restaurantes y tiendas de antigüedades.

Después de que los puertos de Taiwán se abrieron, siguiendo a la Segunda Guerra del Opio en 1856-1860, mercaderes de te inundaron la zona construyendo mansiones y tiendas. Posteriormente los japoneses añadieron toques barrocos y modernistas, con lo que ha quedado una calle de lo más fotogénica y entretenida para pasear por ella.

Como o llueve o hace mucho sol, la mayoría de las calles tienen soportales para que no te mojes o te achicharres bajo el sol.

Entramos por la North Gate, la única puerta que mantiene su apariencia original y seguimos bajando hasta la Taipei Futai Street Mansion. Se construyó en 1910, tiene dos plantas y es el único edificio superviviente de la época. Actualmente hay una exposición de fotografías antiguas de Taipéi y se puede ver la distribución original. Es gratuita la entrada.

La Zhongshan Hall, se construyó en 1936 para la coronación del emperador Hirohito. También fue el lugar donde los japoneses hicieron la ceremonia de rendición. Es un edificio de cuatro plantas donde Chiang Kai-shek hacía sus discursos públicos desde la terraza.

Ahora se dedica a exposiciones, eventos etc. Cuando nosotros lo visitamos tenemos la suerte de que hay una exhibición de Ikebanas, arreglos florales de origen japonés. Hay auténticas maravillas, incluso hay visitas guiadas donde explican el significado de los arreglos, ya que es un arte muy antiguo y prestigioso.

En el momento de la construcción fue el más moderno de la época y todavía hoy se ve precioso. En la primera planta hay una cafetería preciosa de época, con música en vivo.

De aquí llegamos a la Red House, es un edificio icónico de 1908 que funcionó como un mercado público. Ahora se ha convertido en un centro cultural, con exhibiciones de creadores de joyas, ropa, accesorios etc.

Después de la IIGM, fue un teatro de la ópera, un teatro de performances, un cine hasta que al final se ha convertido en un centro de artesanía precioso. Pasamos por unos cuantos templos, pero el que se lleva la palma es el Longshan Temple, templo budista fundado por inmigrantes de Fujian en 1738. Longshan está dedicado al Bodhisattva de la misericordia, Guanyin, pero hay otros 100 dioses y diosas para rezar. La religión en Taiwán es sincrética y junta dioses sin problemas. Nos encontramos al dios de la Literatura, a la diosa del Mar, el dios de la guerra y patrono de los policías y los gánsteres, etc. Los incensarios que hay en la entrada son alucinantes y además hay una cascada. Justo el día que nos vamos, el 19 de Febrero, se hace una gran fiesta pues es el aniversario de Guanyin. No obstante, hoy hay cientos de personas, rezando, haciendo ofrendas, turistas como nosotros que alucinamos con todo lo que vemos. Una cosa interesante es que hay personas que traen ofrendas de comida al templo. Si alguna persona tiene hambre las puede coger y no pasa nada. Es una manera indirecta de ayudar a los necesitados.

Ya se está haciendo de noche y después de todo el día que llevamos de caminatas, cogemos el metro y nos vamos al hotel.

Seguimos en el Flip-Flop Hostel Garden, pero esta noche tenemos la doble con baño compartido por 1076 con desayuno incluido. Es mejor la habitación con baño compartido, es mucho más grande y cómoda. Además tenemos una terraza, donde se está de lujo.

13-3-2019 MIERCOLES

TAIPEI – TAINAN

Después del desayuno que es bastante similar al de ayer, dejamos las mochilas grandes en el hostel y nos quedamos con las pequeñas, lo cual facilita los traslados y es más cómodo.

Cogemos un bus hacia Tainan, que nos cuesta 430 dólares cada uno. Sale de la estación de buses que tenemos al lado del hotel. Son unos autobuses alucinantes, comodísimos, se convierten los asientos casi en cama y además hay wifi!!!!!

Tardamos unas 4:30 en llegar y desde la estación de buses, no vemos ninguno que nos sirva para llegar a la habitación del hotel. Hay unos 3 km y vamos andando y así vamos disfrutando de la población.

Pasamos por uno de los highligts que es el Hayashi Department Store. Fue el primer centro comercial de Tainan y el segundo de Taiwán. Tiene un estilo art-decó y se construyó en los años 30 del siglo pasado. Durante la IIGM fue seriamente dañado pero en 2013, después de una gran restauración se volvió a abrir.

Esta habitación ha sido de lo más impersonal que nos hemos encontrado en este viaje. Nos han mandado un mensaje con el código que abre la puerta de la calle y nos han dicho el número de nuestra habitación que nos encontramos abierta.

La habitación es amplia, tiene sofá, nevera, calentador de agua etc. El lavabo está bien, con lo que cubre nuestras necesidades. El único problema es que es interior, solo una ventana enana en el lavabo. Dejamos los trastos y nos vamos a explorar esta bonita ciudad de unos dos millones de habitantes. La cultura tradicional se conserva en esta ciudad ya que durante mucho tiempo fue la capital política, cultural y económica. Callejeamos por un boulevard lleno de esculturas a cual más original, hasta que llegamos al mercado.

Allí conocemos a Laura, una chica de Madrid, que lleva 3 semanas viajando por Taiwán y ahora se va a Filipinas, con lo que compartimos experiencias, ya que nosotros acabamos de llegar de Filipinas y queremos saber cosas de Taiwán.

Antes de cenar vamos al Grand Matsu Temple. Este templo servía al palacio de Ning Jin, el último rey de la Dinastía Ming. Para saber a quién estaba destinado el templo hay que contar los escalones de entrada si son 7 es para un rey, si son 9 es para un emperador.

Justo después de su muerte el palacio fue convertido en un templo dedicado a Mazu, ya que fue su último deseo. La estatua de Mazu tiene 300 años de antigüedad y la capilla dedicada a los padres del rey era su dormitorio.

Vamos a un mercado nocturno a cenar. Es lo típico en Taiwán, es una costumbre muy arraigada y para disfrutarlo hay que ir prontito, antes de que lleguen todos los habituales. Hay un gran parking donde aparcar coches o motos.

Realmente es un espectáculo, además de comida se pueden encontrar ropa, bisutería, lugares para jugar con maquinitas, etc. etc.

Con Laura, quedamos para probar algunos platos típicos. Pedimos una especie de crepe con ostras y huevo. No está mal pero tampoco es para tirar cohetes. Cogemos algunas otras cosas pero no es nuestra comida preferida.

Lo que sí nos va muy bien es para comprar unas pastas para desayunar mañana en nuestra habitación.

14-3-2019 JUEVES

TAINAN

Desayunamos en la habitación del alojamiento con unas pastas que compramos ayer en el mercado nocturno, que resultan ser muy buenas. En un convenience store compramos sobres de café soluble que ya tienen leche y azúcar, todo solucionado.

Vamos a hacer un tour a pie para ver lo mejorcito de la ciudad. Empezamos por la Great South Gate, con su muralla defensiva. Había en la antigüedad 14 puertas y una muralla de varios km. Actualmente quedan solo 4 puertas con su muralla intacta. En el interior se pueden ver varios cañones y en el parque que hay al lado un montón de estelas conmemorativas de batallas, promociones oficiales o detallando la construcción de un puente.

Visitamos el Wufei Temple, taoísta. Cuando el nieto de Koxinga se rindió a los manchúes en 1683, se perdió la esperanza de restaurar la dinastía Ming. El último gobernante se suicidó por haber perdido y sus concubinas se suicidaron también ya que decían que su honor era tan importante como el del rey. Se colgaron de unas vigas del tejado en la habitación del palacio.

El palacio es ahora la capilla de los padres de Matsu y la viga sigue en su sitio. Poco después nos encontramos el templo budista Fahua, que es una de los templos más antiguos de Tainan. Hay pinturas muy interesantes, además de un guardián en el tejado que echa a los malos espíritus.

Vamos al Lady Linshui’s Temple, que es visitado básicamente por mujeres embarazadas o que buscan protección para sus hijos. Durante generaciones este templo ha sido el punto de reunión de las mujeres que ofrecen incienso, flores o incluso maquillaje. La diosa tiene 36 asistentes, tres por cada mes, cuyas estatuas se ven al lado de la principal. Vemos también una ceremonia que hace una señora que hace unos sonidos guturales que dan un poco de miedo y hace como un conjuro con unas cuantas mujeres…

De aquí vamos al Dongyue Temple, es taoísta y la gente viene aquí a comunicarse con los espíritus a través médiums. Se dice que por la noche se pueden escuchar los gritos de espíritus torturados.

La primera cámara del templo tiene el dios del Monte Tai, el rey taoísta del inframundo. La segunda acoge a Buddhahood con unas pinturas que describen el infierno y la tercera dioses demoniacos que rigen el mundo de los espíritus.

Seguimos visitando templos y callejeando por las callejuelas de esta bonita ciudad.

Nos encanta la Shennong St, está llena de farolillos de colores, de cerditos de todas las formas y colores, ya que este año es el año del Cerdo en el calendario chino. Hay tiendas con artesanías, pequeños restaurantes y cafeterías o tiendas de ropa alternativa. En las cercanías está el Templo del rey de la Medicina o el Water Fairy Temple dentro del mercado. En la capilla está Yu el Grande, que protege contra las inundaciones y otras cuatro deidades relacionadas con el agua. Comerciantes, navegantes o pescadores creen que viniendo a rezar aquí, estarán protegidos en el agua.

Entramos al National Museum of Taiwanese Literature, es gratuito y se dedica a explicar el desarrollo de la literatura taiwanesa desde los tiempos pre Han hasta la actualidad. Hay manuscritos originales, reliquias literarias y dialectos indígenas. Está ubicado en un edificio de arquitectura japonesa, que fue el ayuntamiento de la ciudad. El problema es que no hay casi nada en inglés, con lo que al poco tiempo salimos ya que no nos enteramos de nada….

Volvemos al mercado nocturno a ver si encontramos algo interesante, pero lo único que nos apetece es una especie de hamburguesas que tienen mucho éxito y una bandeja de piña cortada que está muy rica.

15-3-2019 VIERNES

TAINAN – KAOHSIUNG:  LOTUS POND, CIJIN ISLAND, PIER-2 ART DISTRICT

Vamos con el autobús a la estación de trenes que nos llevará a Kaohsiung. Está el tren rápido y el normal. Nosotros vamos en el normal, ya que la distancia no es muy grande y la diferencia de precio no vale la pena. Desde donde nos deja, tenemos que andar un rato hasta lo que venimos a visitar que es el Lotus Pond. Hay opiniones para todos los gustos, unos dicen que es una frikada y otros que vale la pena.

A nosotros nos gusta, la verdad es que el día no acompaña, pues está lloviznando y el cielo está muy gris, pero se aguanta bastante bien. Está en el norte de la ciudad, tiene 20 templos más o menos.

El edificio más llamativo son las pagodas del Dragón y el Tigre. Se tiene que entrar por el dragón y salir por el tigre para tener buena suerte. Cerca están los Pabellones de la primavera y del otoño, dedicados a Guandi, el dios de la Guerra cabalgando un dragón. Cruzando al otro lado de la carretera está el Templo de Enlightenment, siendo el más grande de toda la zona. Está guardado por dos leones gigantes encima de una pelota enorme.

La mayoría de las estructuras alrededor del lago son modernas, con la excepción del Templo del Dios de la Ciudad. En la entrada, se ve el techo con decoraciones de madera llenas de simbolismo, como el pez representando el Yin y el Yang y los cangrejos que representan promociones públicas. El templo final es el Templo de Confucio, completado en 1976 es el templo confuciano más grande de Taiwán.

Cogemos el metro que nos lleva al centro de Kaohsiung, desde donde llegamos en un momento al hotel.

Se llama Sanduo Hotel, está muy céntrico, son muy amables y puedes hacerte café durante todo el día. Nos cuesta 1088 dólares con desayuno incluido. La habitación está muy bien, con todo lo necesario y bien decorada.

Vamos al metro que nos lleva cerca del muelle desde donde salen los ferris que van a la isla de Cijin. El metro nos cuesta 22 dólares cada uno. Antes de cogerlo pasamos por un chiringuito donde una señora hace una especie de crepes saladas, buenísimas por 35 dólares cada una!!!!! Compramos una cerveza y comemos de maravilla. El ferri cuesta 20 dólares y llega en 10 minutos a la isla. En el puerto hay dos barcos de guerra que impresionan, son amenazadores.

Hay muchos turismo interior y chinos, que van a visitarla porque tienen fama los restaurantes y chiringuitos de comida, de los cuales hay muchísimos.

El templo más famoso es el Cijin Tianhou Temple, ahora en obras, sólo se puede ver un poco el exterior.

Subimos hasta arriba de la montañita para ver las vistas de la isla, pero no vale mucho la pena la verdad.

Desde aquí vamos andando hasta el Pier-2 Art District. Son 25 almacenes de los años 70, que se han convertido en galerías de arte, restaurantes, boutiques etc.

Han invertido muchísimo dinero para adaptarlos a los nuevos usos, pero están bastante desiertos. Poca gente, además el tiempo no acompaña, pues hace frío y llueve a ratos.

No obstante, nosotros nos paseamos un buen rato por ellos, ya que las cosas que venden son muy chulas, aunque bastante caras, ya que son artesanales. Los restaurantes tienen buena pinta, pero pasa lo mismo, muy caros. Volvemos hacia el metro que nos cuesta 17 dólares y compramos alguna cosilla para cenar en el hotel.

Hay una pastelería al lado que vende unas pastas saladas muy ricas y como no, un 7/11 que vende cerveza fresquita para acompañar.

16-3-2019 SÁBADO

KAOHSIUNG – TAIPEI – JIUFEN

El desayuno está regular, aunque el grupo de turistas chinos está encantado. Lo que nosotros tomamos son tostadas con mermelada que  no está mal.

Hoy tenemos un largo camino hasta Jiufen. Primero cogemos el metro que nos lleva a la estación de buses  que nos lleve a Taipéi. Nos cuesta 590 dólares por persona. Cuando llegamos allí, tenemos que coger el metro que nos lleva a donde pasa el autobús que lleva a Jiufen, nos cuesta 16 dólares por persona. El bus tarda unas dos horas en llegar a este famoso pueblo y nos cuesta 100 dólares cada uno.

El día se ha complicado y llueve a ratos, pero no es muy fuerte la lluvia con lo cual molesta, pero poco. Desde donde nos deja el bus tenemos un trozo andando hasta el hotel Linyuan Village que hemos reservado. Es una casa particular que alquila habitaciones. Los dueños no hablan en absoluto nada de inglés con lo cual todo es a base de gestos. Nos cuesta la habitación con baño compartido 930 dólares.

Es muy pequeña, debe medir 1,5 m de ancho, lo justo de la cama y de largo dos metros y medio!!!!. Si hubiésemos traído las mochilas grandes no hubiesen cogido. De hecho ya nos decían en un correo, que había consignas para dejar las mochilas y no traerlas a la habitación.

Si volviéramos no cogeríamos este hotel, es demasiado claustrofóbico. Lo bueno es que tiene una sala de estar con unos sillones y una mega tele que nos va muy bien para ver nuestras series favoritas. Despues veremos que hay habitaciones más grandes y agradables, pero la nuestra no la volvería a coger.

Salimos a pasear por este pueblo, famoso por su comida y por sus tiendas de souvenirs. Hay muchísima gente paseando y comprando, cosa que les encanta. La inmensa mayoría son chinos, japoneses y turismo interior. El olor es apestoso, debido al tofu, de hecho hay carteles que pone “Stinky tofu”. A ellos, les encanta, disfrutan muchísimo con ese tipo de comida.

Jiufen es un pueblo en la montaña, pero con el mar abajo, con lo cual su ubicación es magnífica. Eran centros mineros durante la era Japonesa y  en 1930 se le conocía como la pequeña Shanghái. El pueblo al lado de Jiufen se llama Jinguashi y se hizo famoso tristemente, por acoger un campo de prisioneros en la IIGM.

Hay bastantes cosas interesantes en los alrededores pero el tiempo es tan horroroso, que no nos decidimos a visitar la Golden Waterfall, el Gold Ecological Park etc.

Después de vagabundear por los estrechos callejones, que tienes que pedir permiso para pasar, a nosotros no nos apetece nada de lo que vemos para cenar, con lo que vamos a comprar unos sándwiches a una tienda y nos los comemos en el hotel con una cervecita.

17-3-2019 DOMINGO

JIUFEN – HOUTONG CAT VILLAGE – TAIPÉI: PEACE MEMORIAL PARK, CHIANG KAI SHECK MEMORIAL, MAYOR’S RESIDENCE ART SALON, HUASHAN 1914 CREATIVE PARK

La mañana amanece lluviosa y fresca, nos levantamos prontitos, el desayuno es tipo bufet y está incluido en el precio. Los comentarios eran muy buenos, pero a nosotros no nos gusta nada, solo comemos un poco de revueltillo de tortilla y ya está.

Cogemos las cosas y nos vamos a buscar el bus que nos llevará al Houtong Cat Village. Hay pantallas luminosas en la parada del autobús, pero no funcionan demasiado bien, no te puedes fiar de lo que dicen. Parece que acaba de irse, con lo que esperamos casi una hora hasta que viene el siguiente. Es el nº 826 que va directo. Nos cuesta 15 dólares cada uno.

Este pueblo era un pueblo minero, que en el momento que las minas no eran rentables, la población lo abandonó. Tenían muchos gatos, porque había muchas ratas, con lo que en el momento que se fueron se quedaron los gatos abandonados en el pueblo.

Hace unos 10 años, amantes de los gatos se pusieron de acuerdo para tener cuidado de estos gatos callejeros. Salió en los medios de comunicación y consiguieron que la gente conociese este lugar. Eso también tuvo el problema, de que gente que no quería tener más a su gato, lo llevase aquí y lo abandonase.

Ahora los gatos están vacunados, esterilizados y viven una vida sin preocupaciones ya que tienen el sustento asegurados, además de recibir cariño de la gente que va al pueblo a visitarlo.

Hay un montón de tiendas monotemáticas, restaurantes, todo orientado al mundo de los gatos. Incluso han hecho un puente para que los gatos vayan de un lado a otro del pueblo sin pasar por las vías del tren. Para nosotros es el paraíso, gatos por todos lados, algunos más cariñosos que otros, pero en general muy amistosos. Nos quedamos bastante rato, y vamos por todos los rincones en búsqueda de cada gato que hubiese para tocar y darle cariño.

Cuando ya hemos tocado a todo bicho viviente, nos vamos a coger el tren que nos llevará al lado de nuestro hotel.  Nos cuesta 50 dólares y tardamos una hora.

Es el Flip Flop Hostel Main Station. Es del mismo propietario del Flip Flop Garden, pero está en otra ubicación. Nos cuesta 1190 dólares.

Subimos a nuestra habitación, con baño compartido, que la diferencia es que da a la calle, pero se parece mucho  al otro que habíamos estado al principio de llegar a Taipéi.

Vamos a pasear por la ciudad, la primera cosa que vemos es el 2-28 Peace Memorial Park. Se construyó en 1908, fue el primer parque público de la ciudad, construido como los europeos.

El nombre es un recuerdo al Incidente 2-28. Se refiere a una protesta que hubo en este parque contra el gobierno de Chiang Kai-Shek. Decenas de miles de personas fueron asesinadas en los meses siguientes. Hay un museo dedicado al sangriento suceso, pero actualmente es un lugar para que los niños jueguen, la gente tome el fresco y se relaje en esta intensa ciudad.

Muy cerca nos encontramos el Chiang Kai-shek Memorial Hall. Es un monumento grandioso, queriendo emular a la Gran Plaza Roja de Beijing, pero no llega a esas dimensiones.

Hay una sala enorme con una estatua del dictador. Para llegar se suben 89 escalones, la edad en la cual murió. Hay un museo variopinto, ya que acoge coches como los Cadillac, documentos, fotos, desarrollo de la guerra civil, artículos personales etc.

El cambio de guardia es muy fotogénico y  dura casi veinte minutos en total. En el año 2007, el parque circundante se cambió el nombre por Liberty Square, buscando demostrar que en estos tiempos ya hay elecciones democráticas y libertad para los ciudadanos. Cuando nos echan del museo, seguimos haciendo la ruta que aconseja la Lonely Planet. Pasamos por la East Gate, el National Taiwán University Hospital construido en 1912. La Iglesia Presbiteriana se construyó en 1916 en estilo Gótico.

El Mayor´s Residence Art Salon es un edificio de madera que era una vivienda japonesa, construida en 1940. Tiene un gran encanto y ahora lo han convertido en un café estupendo. Los jardines también son muy acogedores con algunas esculturas interesantes.

Más adelante está el College of Social Sciences National Taiwán  University, es un buen ejemplo de la arquitectura que les gustaba a los japoneses. Los edificios son clásicos en estilo, con pilares griegos y arcos semicirculares, pero tienen tejados con tejas negras tradicionales japonesas.

Llegamos al Huashan 1914 Creative Park, una fábrica de vino restaurada de los años 20 del siglo pasado, que ahora acoge restaurantes chics, cafés, bares de whisky y tiendas de regalo muy originales, made in Taiwán. La fábrica se inauguró en 1916 y se cerró en 1987. El terreno se podía haber convertido en un bloque de apartamentos como muchos otros, pero varios artistas le vieron posibilidades y lucharon para conseguir que se dedicase a lo que ahora podemos ver.

En los jardines exteriores hay un concierto de música rock, que levanta pasiones. A pesar de que hay una ligera llovizna, eso no disuade a los jóvenes que corean las canciones y las bailan.

Después de disfrutar del concierto y de las tiendas, entre las cuales destaca una que vende juguetes de madera preciosos, volvemos andando al hotel.

Compramos algo de comida y a descansar, que el día ha sido bastante largo.

18-3-2019  LUNES

TAIPEI: MUSEO NACIONAL Y TAIPEI 101

Hoy nuestro objetivo es visitar el Museo Nacional que nos han comentado que es maravilloso. Cogemos el metro hasta Xiling, que cuesta 20 dólares y allí el bus 304 hasta el Museo Nacional.

El precio del Museo Nacional es 350 dólares, pero nosotros con el carnet de periodista entramos gratis. Cuando Chiang Kai Sheck, huyó a Taiwán desde China se llevó todos los tesoros que había en los museos chinos y los trajo a Taipéi. Es la colección del mundo más grande y maravilloso de arte chino, hay tesoros de pintura, caligrafía, escultura, bronces, cerámica, jade y objetos religiosos.

La joya de la colección no está cuando nosotros lo visitamos, que es un repollo de jade. Lo han prestado a un museo extranjero. No obstante hay una gran foto para que sepamos lo que no vemos en persona. El primer piso incluye libros antiguos, muebles de la dinastía Ming y esculturas religiosas. El segundo piso incluye pinturas y caligrafías, historia de la cerámica y videos explicativos. El tercer piso contiene bronces, armas, vasijas rituales, la colección de jades, joyería etc. El cuarto piso es donde está la cafetería que ofrece tes y algo de comida.

Nosotros estamos merodeando durante bastante rato, pero cuando llevamos un rato, es tanto lo que hay que ver que te saturas. Esta colección se empezó hace miles de años, ya que los emperadores chinos mandaban emisarios a todos los puntos de imperio para requisar obras de arte, joyas o bronces. Se guardaron durante muchos siglos en la Ciudad Prohibida de Pekín. Su nombre no era casualidad ya que cualquier persona que entrara sin permiso, era ejecutada.

Es un museo muy visitado, hay grupos con su guía que van a todo correr por las salas y son un poco incordio, ya que como se pongan a ver una obra, todos, absolutamente todos se han de hacer un selfie con el objeto o una foto. Recomiendan que se vaya a partir de las 5 de la tarde ya que los grupos a esas horas ya se han ido. Los jardines son enormes y muy bonitos, hay que comprar otro ticket para visitarlos.

Volvemos al hotel a descansar y por la tarde nos vamos a visitar más cosas de Taipéi.

El autobús 288 nos lleva por 15 dólares al edificio Taipéi 101. Es impresionante, al ser de noche está iluminado y queda muy fotogénico. Tiene 508 m de altura, hasta el año 2011 fue el edificio más alto del mundo. Para subir a las alturas hay que comprar los billetes con mucha antelación, cosa que nosotros, como no preparamos nada, no hemos hecho. Nos entretenemos en visitar las tiendas de súper lujo que hay en el interior. Desde el primer piso hasta el  piso 89 tarda la friolera de 40 segundos. Hay observatorios en el piso 88 y 89. Además de tiendas alucinantes, el edificio alberga restaurantes para poder comer.

Volvemos con el mismo bus y nos vamos a un Mc Donalds a comprar 3 hamburguesas Big Mac que nos cuestan 216 dólares y la cerveza 55 dólares. Nos las comemos en el hotel y a dormir.

El hotel nos cuesta 1275 dólares.

 

A %d blogueros les gusta esto: