Sicilia

800px-Vespro_flag.svgDiciembre del 2015

TRAPANI, ERICE, RAGUSA, SELINUNTE, SIRACUSA, AGRIGENTO, ENNA

 GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Escapada a una isla preciosa con muchos atractivos y que da para más días. En un territorio escaso tiene varios Patrimonios de la Humanidad que se han de visitar, aparte de pueblos y paisajes muy bonitos. Sus gentes son acogedoras y la comida es especialmente buena. Y aunque sea Italia, su precio es muy competitivo. Imprescindible, si se quiere visitar bien, alquilar coche.

Fecha del viaje

Puente de la Purísima en Diciembre del 2015. Desde el 4 de Diciembre al 10 de Diciembre

Guía de viaje

Lonely Planet, guía visual de El País-Aguilar

ITINERARIO

Día 1: BARCELONA – PALERMO – CASTELAMMARE DEL GOLFO
Día 2: CASTELAMMARE DEL GOLFO – SEGESTA – ERICE – TRAPANI – MARSALA – SCIACCA
Día 3:  SCIACCA – SELINUNTE – VALLE DE LOS TEMPLOS EN AGRIGENTO – CASA NATAL DE PIRANDELLO – VULCANETTI DI MACALUBE – AGRIGENTO
Día 4: AGRIGENTO – NARO – PALMA DI MONTECHIARO – LICATA – CASTELLO DI FALCONARA – GELA – SCICLI – RAGUSA
Día 5: RAGUSA – MODICA – NOTO – SIRACUSA
Día 6: SIRACUSA – PALAZZOLO ACREIDE – CALTAGIRONE – ENNA
Día 7: ENNA – CEFALÚ –  CACCAMO – AEROPUERTO FALCONE BORSELLINO (PALERMO)

Diario de viaje

 Día 1: BARCELONA – PALERMO – CASTELAMMARE DEL GOLFO

 Viernes 4 de Diciembre del 2015

Para llegar al aeropuerto hemos llegado por separado, Trini ha ido directamente del Instituto con el metro línea 1, hasta el final que es Hospital de Bellvitge. Allí se anda 200 metros para coger el 46 que te lleva a la T2 y tiene su final en la T1, total 0,95 €.

Antonio coge el A1 que lo lleva por 5,9 €. El vuelo lo tenemos con Vueling, 316 € los dos, ida y vuelta.

Teníamos que salir de Barcelona a las 17,40, pero salimos una hora después, nos tienen haciendo cola 1 hora en la puerta (que han cambiado a última hora).

Tras 1:45 minutos llegamos al aeropuerto internacional de Palermo. Hay un bus que te lleva del Aeropuerto a las oficinas de todas las compañías de alquiler.

Tenemos un coche alquilado con la compañía Rhodium por 126 €, con un seguro todo riesgo los 6 días.

El chico que nos atiende tiene órdenes muy estrictas de vendernos un seguro, según él mucho más completo, pues aquí en Sicilia conducen muy mal, hay problemas con la policía, etc etc. Le decimos varias veces que no, pero no se rinde y al final consigue que lo cojamos. Nos cuesta 193 €, con 85 € incluido de gasolina. Nos dice que llamemos a rental cars para anular el seguro que habíamos contratado con ellos.

Nos suena a timo, pero ya está hecho.

Vamos a Castelammare del Golfo, que es donde tenemos reservada la primera noche en el hotel Le Camere del Crimiso. La doble con desayuno y baño dentro nos cuesta 50 €.DSC_0090 (Medium)

Está a unos 40 km del aeropuerto, como hemos salido tarde de Barcelona y luego para coger el coche nos han entretenido tanto, llegamos casi las 10 p.m., cuando el checkin era hasta las 8 de la noche. Ya habíamos avisado, pero a pesar de eso le decimos al de la compañía de alquiler que le llame y le diga que ya vamos para allá.

Es muy amable, la habitación está muy bien, todo muy nuevo, en un blanco impoluto, paredes, puertas, suelo, muebles etc.

Nos recomienda un restaurante grill que está muy cerquita pero no hay sitio. Cogemos el coche y encontramos una cafetería donde nos compramos unos trozos de pizza, cervezas grandes y una pasta rellena. Todo muy bueno y por 7,2 €.

Nos vamos a descansar que ya son horas.

Hemos hecho 40 km.

Día 2: Sábado, 5 de diciembre del 2015

 CASTELAMMARE DEL GOLFO – SEGESTA – ERICE – TRAPANI – MARSALA – SCIACCA

El desayuno tiene un poco de todo, embutido, pan muy bueno, y sobre todo mucho dulce, que será la tónica habitual de este viaje. Nos prepara unos capuchinos muy ricos y vemos por primera vez los cruasanes rellenos de crema de pistacho, super dulces, empalagosos para nuestro gusto.

Paseamos por este pueblo, muy tranquilo en esta época, pero suponemos que en verano estará muy concurrido.

Se encuentra al lado de un famoso promontorio y el monte Cofano (659 km), quizás el más famoso y bello de toda Sicilia. En el puerto hay pescadores vendiendo lo que han pescado hace un rato, hay salmonetes, boquerones, jureles, calamares marrones muy raros, etc. los gatos esperan pacientemente que les caiga algo de las sobras. Se les ve gorditos, comen bien en estos pueblos pesqueros. En el centro del pueblo sobrevive el castillo aragonés, mientras que las viejas y pintorescas calles del barrio medieval han heredado el nombre de castri de la terra.DSC_0102 (Medium)

Con muchas calorías vamos en dirección a Segesta, está a pocos km, pero las carreteras se las traen. Cuando llegamos a la taquilla vemos que los que tienen el carnet de periodista no pagan, con lo cual como uno de nosotros lo llevaba, pasa gratis, el otro paga 6 €.

Es uno de los templos más armoniosos y tiene una ubicación privilegiada en medio de un hermoso paisaje. La antigua ciudad de Egesta fue la principal población de los elimi, que también fundaron Erice. El lugar, que seguramente estaba poblado desde el S XII a.c., fue rápidamente helenizado tras la llegada de los griegos a Sicilia.DSC_0118 (Medium)

El templo dórico, enmarcado entre montañas, tiene 36 columnas, alzándose sobre una colina baja, cerca del barranco del cual se dice que las tropas de Siracusa catapultaron a 8000 habitantes de la colonia tras su victoria.

A 2 km se encuentra el teatro, se puede subir andando o comprar un billete de bus que cuesta 1,5 €, ida y vuelta. Sube a las horas en punto y a las medias.

El teatro data del siglo III a.c., cuando la ciudad quedó bajo dominación romana. Tiene 63 m de largo y capacidad para 3200 espectadores, en verano programan conciertos y obras de teatro.DSC_0110 (Medium)

De aquí nos vamos a Erice, el pueblo con más carácter de la isla, un lugar montañoso que parece más Toscano que siciliano, más pagano que cristiano. Su fundación tiene que ver con lo mítico y lo sagrado, sus espléndidas vistas alcanzan Túnez y el Etna, y sus callejuelas medievales son muy agradables de explorar.

Está encaramada en lo alto del monte Sant Giuliano, tiene sus orígenes en la antigüedad, tal y como demuestra el culto a Venus Erycina, diosa de la fertilidad. Siguiendo un plano triangular, la ciudad ha mantenido su carácter medieval en sus elementos arquitectónicos, bellas murallas, calles adoquinadas preciosas, casas de piedra con portales decorados, plazas pequeñas y espacios abiertos con numerosas iglesias que en muchos casos han sido transformadas en centros de actividades científicas y culturales.

La parte inferior de la muralla data del periodo fenicio. En sus bloques de piedra megalíticos están grabadas las letras del alfabeto fenicio. La parte superior y las puertas fueron construidas por los normandos. La Porta Spada, puerto de la espada, debe su nombre a la masacre de las Vísperas Sicilianas.DSC_0137 (Medium)

El Castello Pepoli e Venere, es un castillo normando que se erigió en un peñasco solitario sobre las ruinas del templo de Venus Erycina. Se entra al castillo a través de la única estructura original conservada, una torre con almenas gibelinas que se empleó como prisión y como torre vigía. Sobre la entrada de arco apuntado hay una placa con el escudo de armas de los Habsburgo españoles, coronado por una ventana de doble ójiva del s XIV.

El castillo es el punto de partida de un sistema de fortificaciones que incluye la Torri del Balio, antigua sede del gobernador normando. El corso arranca en Porta Trapani, una de las tres puertas que atraviesan los espesos muros de la ciudad y avanza colina arriba. La calle está flanqueada por residencias patricias de estilo barroco y tentadoras pastelerías de dulces locales.

De aquí vamos a Trapani, se construyó en un promontorio estrecho y torcido que se adentra en el mar frente a las islas Égades. Sirvió de puerto a Erice en la antigüedad, floreció durante el dominio cartaginés y decayó con el paso de los vándalos, bizantinos y sarracenos. La economía siempre ligada al mar, tuvo su cenit con los astilleros y la pesca del atún.DSC_0174 (Medium)

Es una ciudad monumental, con unos edificios majestuosos, palacios y residencias patricias del siglo XVIII. El Corso es la calle principal del casco antiguo, a cuyo paso, podrá ver edificios del barroco tardío y la catedral de San Lorenzo, con su bonito pórtico.

Las marismas de Trapani se explotaron desde la antigüedad, alcanzando su auge en el Siglo XIX, cuando la sal era exportada a lugares tan apartados como Noruega. Los largos periodos de sol, 5 o 6 meses al año, y la calidad impermeable de la tierra hacen de éstas unas marismas muy productivas, aunque la actividad ha decaído en el transcurso de los últimos veinte años. En otro tiempo los molinos proporcionaban energía a los “tornillos sin fin” de Arquímedes para que éstos elevaran el agua de pila a pila; hoy se han  restaurado algunos de ellos. En Nubia se ha abierto recientemente el Museo de la Saline y se ha reconocido la zona de Stagnone como reserva natural de la WWF, con el fin de proteger el agua del mar de la polución y salvar la antigua tradición de la extracción de sal.

Vamos bajando por la costa hasta llegar a Marsala. Es el principal centro vinícola de Sicilia y fue fundado por los colonos de Mozia que sobrevivieron al devastador ataque de Dionisio de Siracusa en el año 397 a.c.

Desde entonces se convirtió en una importante ciudad cartaginesa, hasta ser conquistada en la primera Guerra Púnica por los romanos, quienes hicieron de ella su principal base naval en el Mediterráneo. Tardaron mucho tiempo ya que tenía unas murallas de 7 m de anchura, pero al final cayeron.DSC_0191 (Medium)

El plano de la ciudad es romano, aunque algunos barrios fueron añadidos por los árabes, quienes tomaron Marsala en el año 830.

Es una ciudad muy agradable para pasear,  con sus calles pavimentadas de rutilante mármol, jalonadas de edificios barrocos y salpicados de elegantes plazas.

La Piazza della Repubblica, delimitada por el Palazzo Senatorio y por la catedral, dedicada a Santo Tomás de Canterbury, constituye el corazón de la ciudad.

Hay mucha animación por las calles, muy adornadas por la Navidad y mucha gente comprando regalitos. Vemos que aquí no han llegado las grandes multinacionales de la moda, son marcas italianas.

Seguimos ya hacia Sciacca pues es de noche y nos quedan unos cuantos km para llegar.

Llegamos a Sciacca muy de noche y poniendo la dirección del alojamiento en el GPS nos lleva a un sitio donde no está. Vemos un cartel en un árbol que nos marca la dirección, pero aun así nos cuesta un rato encontrarlo, ya que  la calle la tenemos, pero es un callejón estrechísimo con escaleras que sale de ésta. Se llama Porta di Mare y nos cuesta con desayuno 40,5 € más 2 € de la tasa turística.  El dueño  nos acoge amablemente y nos enseña nuestra habitación. Es un poco exagerado en sus formas, pero suponemos que es lo normal en esta parte de Italia. No está mal, pero la wifi no llega demasiado bien. Está muy bien situado en la parte antigua de la ciudad, pero llegar ha sido una tortura.DSC_0181

Para aparcar hemos tenido que ir bastante lejos del hotel y luego volver con la maleta a cuestas.
Paseamos un rato y para cenar vamos a un restaurante que recomienda la Lonely Planet. Se llama Trattoria “Il faro” y comemos ensalada de pulpo, gambas etc y arroz negro y pescado frito variado. Todo regado con unas buenas cervezas nos cuesta 36 €. Muy buena calidad precio. Es recomendable reservar, porque es muy popular entre los locales y tenemos que esperar un poco hasta que una mesa se queda vacía.

Hemos hecho 196 km.

Día 3: Domingo, 6 de diciembre del 2015

 SCIACCA – SELINUNTE – VALLE DE LOS TEMPLOS EN AGRIGENTO – CASA NATAL DE PIRANDELLO – VULCANETTI DI MACALUBE – AGRIGENTO

El desayuno de nuestro hotel empieza a las 8 de la mañana y nos dan un poco de todo,  trocitos de pizza, embutidos y mucho dulce, aunque aquí también hay fruta.

Nos vamos hacia Selinunte que está a 40 km de Sciacca. Dominando el mar, las ruinas de Selinunte se encuentran entre los yacimientos arqueológicos más impresionantes del Mediterráneo y constituyen un ejemplo muy ilustrativo de la fusión entre las culturas griega y fenicia. Fundada en el siglo VII a.C. por colonos de Megara Hyblacea, no tardó en convertirse en una ciudad poderosa. Selinos como la llamaban los griegos, fue antaño una de las ciudades más ricas y poderosas del mundo, con más de 100.000 habitantes y un programa de construcción de templos sin igual. Las llanuras circundantes estaban cubiertas de apio (selino en griego), lo que inspiró el nombre de la nueva colonia.DSC_0192 (Medium)

Fue destruida por Cartago el año 409 a.C. y relegada al olvido durante mucho tiempo. Después de nueve días de asedio, las tropas al mando de Aníbal destruyeron la ciudad por completo y solo dejaron con vida a los que se habían refugiado en los templos. No se salvaron por el carácter humanitario de los cartagineses, sino por el temor de que pudieran incendiar los templos e impedir su saqueo.

Las excavaciones han sacado a la luz ocho templos con columnas colosales dóricas, además de un sistema de fortificación.

En una parte está la Acrópolis y en otro los restos de 3 templos. La entrada está junto a estos templos. Hoy al ser primer domingo de mes la entrada es gratuita, lo cual está muy bien ya que cuesta unos 10 €.

Empezamos la visita en la colina este, el recinto sagrado contiene restos de tres templos, dispuestos en paralelo a la entrada del yacimiento arqueológico. En la antigüedad estaba rodeado por una muralla. El templo E, parcialmente reconstruido, se edificó en estilo dórico puro. Las 68 columnas soportan todavía parte del frontón.

Una escalera de 8 escalones sube hasta el templo F, el más pequeño y dañado de los tres. De estilo arcaico, estuvo rodeado por 36 columnas de más de 9 m de altura. El vestíbulo albergaba una la segunda fila de columnas y la parte inferior del peristilo estaba cercada por un muro.

El tamaño del templo G era de 110,36 m x 50,10 m. hoy es solo una masa de piedras, en medio de la cual permanece erguida una columna que fue restaurada en 1832. Estaba dedicado a Apolo, pero su construcción jamás fue finalizada. Para que nos hagamos una idea de lo grande que es, una manzana del Eixample Barcelonés, mide 100 m de largo.DSC_0279 (Medium)

Son impresionantes los soportes de las columnas que están en el suelo, te pones a su lado y se te ve tan pequeñito ….cada columna media 16 m de altura y 3,5 m de diámetro y estaba formada por varios cilindros de piedra de 100 toneladas cada uno.

Volvemos a la entrada y cogemos el coche para llegar a la zona de la Acrópolis que está a 1 km. La Acrópolis, se encuentra en lo alto de una acantilado junto al mar, con el rio Selino al oeste y el Gorgo Cotone al este. Las desembocaduras de ambos, hoy encenegadas, constituyeron en otro tiempo el puerto de la ciudad. Estaba rodeada de colosales muros de piedra de 3 m de altura que podían franquearse por dos puertas, siendo la más grande la del lado norte. La zona albergaba los edificios públicos  y los templos, todos orientados hacia el este. Partiendo del extremo sur se hallan las ruinas diseminadas de los templos O y A, casi pegados y muy parecidos. Tal similitud puede deberse al hecho de que ambos estaban consagrados a  Cástor y Pólux.

A 20 minutos andando al oeste de la acrópolis se llega a las devastadas ruinas del templo dedicado a Deméter (la portadora de granadas), la diosa de la fertilidad. Entre los escombros se reconocen dos altares, el más grande de los cuales se usaba para sacrificios.

Abajo hay una atractiva playa, pero la única manera de acceder es desde Marinella di Selinunte. A 20 km se encuentran las canteras, rodeadas de olivos y naranjos, las canteras tienen unos 1600 m de largo y 90 de ancho. Por todas partes hay cilindros de piedra y capiteles a medio esculpir como dejados al azar por una mano gigantesca. Las piezas eran transportadas hasta Selinunte por esclavos y bueyes, gracias a unos rodillos de madera reforzada con hierros.DSC_0204 (Medium)

La siguiente parada es Agrigento. En esta ciudad destacan principalmente dos lugares de interés, los estupendos restos de la colonia griega en el Valle de los Templos y la colina rocosa donde estuvo emplazada la ciudad medieval.

Nosotros vamos directamente a visitar el museo Archeologico, se abrió al público en 1967 y en sus salas hay objetos desde la prehistoria hasta el paleocristiano. Hoy también es gratuito, si no cuesta 8 €. Ocupa una parte del Convento di San Nicola y sus elementos más destacados son los hallazgos de la edad de bronce, las vasijas áticas de figuras negras y rojas y la exposición dedicada al Templo de Zeus Olímpico de la sala 4. Esta incluye uno de los telamones del templo y tres cabezas gigantes que representan a los africanos, a los asiáticos y a los europeos.

La escultura estrella del museo es el Efebo, una estatua de mármol de un hombre joven, quizás una representación de Apolo o del dios-río Akragas.

Hay una buena colección de monedas, algunas de ellas en oro y plata muy interesante. Hay que tener cuidado con el tiempo pues en invierno abre solo hasta la 1 del mediodía.DSC_0226 (Medium)

De allí nos vamos al Valle de los Templos con 13 km cuadrados es uno de los yacimientos más irresistibles del sur de Europa. El edificio destacado es el templo de la Concordia, uno de los templos griegos mejor conservados del mundo, erigido sobre un cerro, como otros tantos, para servir de faro a los navegantes. Como curiosidad saber que es el que sirvió de modelo para hacer el logo de la Unesco.

El parque se divide en dos zonas: la oriental, con los templos más espectaculares y la occidental, al otro lado de la carretera que se pasa por un puente. Nos miran el interior del bolso y nos pasa el detector de metales por el cuerpo.

Empezamos por la parte oriental o este. Sus visitas están casi todas en una vieja calle, la Vía Sacra, que discurre hacia el este desde el aparcamiento. El primer templo que se ve es el templo de Hércules, es el más antiguo de los templos y el segundo más grande, y en su día debió de tener el mismo tamaño que el Partenón.  Todavía hay en pie nueve de sus 38 columnas originales, que se alzan en medio de un caos de piedras, muchas de las cuales muestran los efectos del fuego, probablemente provocado por los cartagineses tras el sitio del año 406 a.c.

Originalmente, la frágil piedra arenisca dorada de estas y otras columnas habría estado protegida por una capa de mármol vidriado y luego pintada de brillantes colores rojo y azul.

Siguiendo la calle pasamos por la Villa Aurea, hoy contiene oficinas pero fue el alojamiento de Alexander Hardcastle, el inglés que excavó gran parte de la antigua Akragas. Un sendero al lado de la vía lleva al emplazamiento de una necrópolis y unas catacumbas grecorromanas.

Los Ipogei de Villa Egea, entre el templo de Heracles y el templo de la Concordia, se excavaron en la roca para albergar los cuerpos de los primeros cristianos de la zona. Hay una serie de nichos, cerrados con losas de piedra, que se alternan con capillas que aún conservan restos de pintura.

Siguiendo por la Vía Sacra, la estrella es el Templo della Concordia, el templo griego mejor conservado de Europa después del Theseion de Atenas. Magníficamente situado y con esplendidas vistas al mar, debe su buen estado de conservación a su conversión en iglesia cristiana en el siglo VI, posteriormente desmantelada.DSC_0260 (Medium)

Continuamos la visita hasta el Templo de Giuonone Lacinia o templo de Juno (Hera), diosa del matrimonio o de la maternidad, a menos de 1 km. En estas pintorescas ruinas, en la cima de una colina, se conservan 25 de las 34 columnas originales. Destaca la columnata norte y el arquitrabe. Como el templo di Ercole, sus muros muestran todavía las muestras del incendio de 406 a.c.

Poco antes de llegar, hay un cercado donde hay 4 cabritas que son una especie autóctona que solo se encuentra en esta zona y que están intentando que no se pierda.

En la zona Oeste, lo primero que se ve es el Altare Sacrificale, un enorme altar donde se sacrificaban hasta 100 bueyes. Más allá están las caóticas ruinas del templo di Zeus Olímpico, el mayor templo dórico del mundo griego con unas dimensiones de 113 x 36 m. Fue iniciado en 480 a.c., probablemente para celebrar la victoria de Agrigento sobre los cartagineses en Himera. Los enemigos capturados en esta batalla y convertidos en esclavos constituyeron la mano de obra utilizada para su construcción.

Las columnas, hoy caídas, tenían más de 15 m de altura y eran necesarias  20 personas para abrazar su perímetro. Sobre ellas, 38 figuras gigantescas o telamones, sostenían el arquitrabe, dándole al templo una altura total superior a los 30 metros. Uno de ellos es el que hemos visto en el museo.

Paseamos un ratito por las ruinas, pero no visitamos el Giardino della Kollymbethra que han hecho con árboles frutales y plantas de la zona, lo vemos desde arriba ya que nos parece que no merece la pena el esfuerzo de bajar tanto, para verlo de cerca.

Tenemos tiempo y nos vamos a visitar la casa de Luigi Pirandello, el ganador del premio nobel de Literatura en 1934. Ahora se ha convertido en museo, que incluye su estudio, ediciones de sus obras, fotografías, películas de archivo.  Cerca en la grieta de una roca junto a un viejo pino derribado, de cara al maDSC_0296 (Medium)r se encuentra la urna con las cenizas de Pirandello. Está a unos 4 km del Valle de los Templos y se encuentra bien indicado en Caos.

Como hemos quedado en el alojamiento a partir de las 5 de la tarde vamos a ver los Vulcanetti di Macalube. Está a unos 15 km al norte de Agrigento, cerca de Aragona. Según parece, son una serie de volcanes de lodo de 1 m de altura, que se alzan en una zona yerma de barro resquebrajado y es resultado de un fenómeno llamado vulcanismo sedimentario, un proceso mediante el cual el gas natural presurizado, metano en este caso, hace que los sedimentos subterráneo empujen y atraviesen la superficie terrestre. Arriba, el lodo se seca al sol y acaba creando los volcanes en miniatura.

Después de dar alguna vuelta que otra, ya que no hay indicadores, llegamos pero no podemos entrar pues está cerrado por los carabinieri, ya  que el año pasado murieron dos hermanos pequeños en este sitio y lo han cerrado al público. Hay muñecos, ropa y carteles recordando la tragedia. Iban con su padre, un policía de Aragona, de excursión los pequeños de 7 y 10 años cuando de repente en donde ellos estaban, salió una erupción de fango de más de 20 metros de altura que los engulló, en cambio el padre pudo ser salvado por los bomberos.

Volvemos tristes a Agrigento y sin haber podido ver este fenómeno tan curioso. Ya son las 5 de la tarde y podemos aparcar en la calle enfrente del alojamiento.DSC_0341 (Medium)

El alojamiento se llama Guest House Artemide y está en el centro de Agrigento. Nos cuesta 40,5 € con desayuno. La habitación es muy bonita, amplia, y el baño también está muy bien. Nos atiende un chico llamado Antonio que nos ofrece para cenar varios restaurantes cerca del alojamiento.

Damos una vuelta por la pequeña ciudad de Agrigento, ya que todo gira alrededor de una calle, pero cuando sales de ella, está todo muerto.

Llegamos a la Piazza Pirandello, donde vemos el teatro Pirandello muy bonito, fue fundado en 1870 y forma parte del ayuntamiento.  Cuando nos cansamos de deambular vamos a una de las recomendaciones de nuestro hostelero. Se llama Naif y es un callejón que sale de esta calle peatonal. Pedimos unos antipastis sicilianos para los dos y luego un plato de carne con salsita de hongos y una tibia de ternera con salsa al vino con cervecitas, todo por 39 €.

Hemos hecho 189 km

Día 4: Lunes 7 de diciembre de 2015

 AGRIGENTO – NARO – PALMA DI MONTECHIARO – LICATA – CASTELLO DI FALCONARA – GELA – SCICLI – RAGUSA

Después del desayuno que es bastante correcto, pues hay aparte de los inevitables dulces, fruta y embutidos, nos vamos hacia el sur, pero hay obras y no hay manera de acceder a la carretera. Cambiamos el destino y nos vamos hacia Naro. Sobre una colina, en medio de una zona rica en agua, nos encontramos Naro, que significa agua. Ciudad real resplandeciente durante el reino de Federico II, fue fortificada en diferentes etapas. Se hallan las ruinas del castillo medieval de Chiaramonte, que permanece siempre cerrado pero que por fuera es magnífico, sólido y amenazador.

Cuando estamos haciendo fotos al castillo, de una casa sale una voz que nos pega un susto de muerte. Es una señora que nos ofrece almendras, a muy buen precio, pero no es cuestión ahora de empezar a comprar.DSC_0185 (Medium)

Las calles de este pueblo son especialmente estrechas y en algunas calles tenemos graves problemas para pasar y eso que vamos con un Renault Clio, que no es muy grande.

Llegamos a Palma di Montechiaro, fue fundada por el príncipe de Lampedusa y fue el feudo de la familia Tomasi de Lampedusa. Este apellido se hizo famoso a raíz de Il Gatopardo, obra publicada en 1956.

Palma fue edificada siguiendo un plano urbanístico ideado en parte por el astrónomo del siglo XVII, Giovanni Battista Odierna.

A pocos km, no lejos del mar, están las evocadoras ruinas del Castello de Montechiaro, fundado según la tradición por Federico III.

Siguiendo la costa llegamos a Licata, uno de los principales centros hortícolas del sur de Sicilia. La antigua riqueza del lugar se evidencia en la presencia de numerosas iglesias bizantinas labradas en la roca. En 1234, finalizado el dominio musulmán, se construyeron varias fortalezas, las cuales han ido desapareciendo.DSC_0395 (Medium)

La vida del lugar se concentra en la Piazza Progresso, donde se encuentra el Municipio o Ayuntamiento, diseñado con estilo art decó en 1935.

El Palazzo Frangipane, hoy sede de un banco, tiene una fachada decorada con relieves, además de muchas iglesias con magníficas fachadas.

No muy lejos de Licata, en la carretera a Gela, se encuentra Falconara, famosa sobre todo por el impresionante castillo que se eleva sobre el mar desde lo alto de un peñasco. Data del siglo XV, nosotros lo encontramos cerrado y buscando una buena foto vamos a la playa, pero es un error, además de que la playa está en unas condiciones de deterioro muy grandes. El mejor sitio desde donde se ve es desde la carretera general.

Pasamos por Gela, ciudad fea, aunque en el siglo V a.c. fue una de las colonias griegas más importantes de Sicilia, rivalizando incluso con la poderosa Siracusa. Hoy es visita obligada para los amantes de la antigua Grecia, que pueden ver las ruinas de Capo Soprano, justo al oeste de la población, donde las antiguas fortificaciones griegas son las mejor conservadas de Europa. Cuando vamos, están cerradas, con lo que no las podemos visitar. Se cree que es una zona donde se concentra la Mafia.

Scicli, patrimonio de la humanidad, jugó un papel esencial en el control de las comunicaciones entre la costa y las tierras altas. Fue plaza fuerte árabe y la ciudad real bajo el dominio normando. Tras el terremoto de 1693, resurgió de las ruinas con calles, fachadas e iglesias de estilo barroco.

En el centro se encuentra la iglesia de Santa María la Nova, reformada varias veces y ahora de estilo neoclásico, el Palazzo Beneventano donde se ruedan algunas escenas de la serie Montalbano, con su ornamentación barroca, el antiguo convento de los carmelitas y la iglesia del Carmine. En la Chiesa Madre se encuentra una estatua de cartón piedra, donde se representa a la virgen montada a caballo sometiendo a dos turcos, imagen que evoca la famosa batalla de 1091 entre cristianos y musulmanes. La figura de los turcos es un poco extraña pues son más negros que el tizón.

Dominando todo el territorio se alza un rocoso pico rematado por una iglesia abandonada, la Chiesa di San Matteo. La subida no es demasiado exigente pero resbalan bastante las piedras, hay que ir bien calzado.DSC_0320 (Medium)

La carretera que nos lleva a Ragusa es muy bonita pero se hace de noche y ya no vemos nada. Encaramada en la cima de la colina se encuentra Ragusa Superiore, ajetreada y prosaica, con calles diseñadas en cuadricula y todos los símbolos de una moderna capital de provincia, mientras que más abajo, esculpida en la ladera está Ragusa Ibla, una empinada y espléndida zona de laberinticos callejones, casas de piedra gris y palacios barrocos que constituye el centro histórico.

Al igual que las demás ciudades de la región, Ragusa Ibla (ciudad antigua) se vino abajo tras el terremoto de 1693 y una nueva ciudad fue levantada en una meseta elevada. A pesar de ello, la antigua aristocracia, reacia a abandonar los tambaleantes palacios, reconstruyó la ciudad exactamente en su primera ubicación. Las dos ciudades se fusionaron en 1927.

El alojamiento lo tenemos en el centro de la parte nueva de Ragusa, se llama Night & Day y nos cuesta 46 € más 2 € de la tasa turística. La habitación es superpequeña, agradable, pero unos metros de más se agradecerían. El baño en cambio es muy grande y bien decorado.

Para aparcar hay una plaza cercana donde aparcamos el coche para pasar la noche.DSC_0353 (Medium)

Paseamos un rato por la ciudad, pero no tiene demasiado interés, además de que hay poquísima gente por la calle peatonal donde están todas las tiendas. Queremos ir a la parte antigua pero vamos bajando y está todo tan desierto que no apetece, además que hay un trozo importante para llegar. Mañana será otro día.

Hemos hecho 232 km

Día 5: Martes, 8 de diciembre de 2015

 RAGUSA – MODICA – NOTO – SIRACUSA

Hoy desayunamos a las 8, para poder empezar pronto la visita por Ragusa.  El desayuno se compone de muchas pastas diferentes, nutella, mermeladas caseras hechas por la dueña del B&B, cruasanes de pistacho, muy típicos de aquí y de crema. Es demasiado dulce para nuestro gusto, se agradecería algo salado o fruta. Eso sí, la señora que nos atiende un encanto.

Llegamos a    Ibla, que es la parte antigua de la ciudad y donde se ha rodado la serie Montalbano. Hay agencias que organizan tours, viendo donde han sido rodadas las escenas de la serie.

No se puede aparcar en las calles, pues están reservadas a los residentes. No es problema pues hay un aparcamiento público al lado de la plaza de la República.DSC_0372 (Medium)

Es absurdo explicar todo lo visitable en Ragusa, ya que hay 18 lugares Patrimonio de la Humanidad,  entre iglesias y palacios barrocos, otros 26 interesantes, pero es que luego hay varias iglesias y palacios que te vas encontrando que no salen ni en el mapa turístico que nos dieron ayer en la oficina de turismo.

Es monumental, bastante decrépita, pero encantadora. Hay muchos gatos callejeros, pero no se asustan de la gente, lo cual es buena señal.

Es una ciudad muy turística, pero como es prontito no hay mucha gente.

Cuando ya nos salen por las orejas tantas iglesias y palacios nos vamos a Módica, son unos 17 km de una carretera con bastantes curvas.

 Modica es la ciudad del chocolate, y para este puente hay un montón de actividades que giran todas alrededor del cacao. Hay demostraciones de elaboración de chocolate, concurso de esculturas de chocolate, cursillos varios etc.

Hay una carpa donde hay un montón de puestos relacionados con este manjar.DSC_0319 (Medium)

Han cerrado las calles al tráfico rodado por lo que tenemos que dejar el coche en la ciudad nueva y bajar por las empinadas calles, algunas con escaleras, hasta  el Corso Umberto I, arteria principal de la ciudad. Aquí, se encuentra el Monasterio delle Benedittine, el Teatro Garibaldi, el Palazzo Tedeschi, Santa Maria del Soccorso y el Palazzo Manenti, cuyas mensulas estan decoradas con todo tipo de figuras, caballeros con sombreros emplumados, jóvenes preciosas y monstruos grotescos.

La Chiesa de San Giorgio, la encuentras después de subir 250 escalones bastante empinados.

A la bajada pasamos por la Chiesa di Santa Maria de Betlem, donde en un bar que se llama Caffe Machiatto, nos tomamos una cerveza con patatas fritas y un café por 3,5 €. Una ganga si tenemos en cuenta que estamos en el centro de Módica.

Después de descansar un rato de tantas subidas y bajadas nos vamos hacia Noto, a unos 45 km y una hora de camino más o menos.

Noto, está declarada toda la ciudad Patrimonio de la Humanidad. Es la mejor población barroca de Sicilia, lo que equivale a decir que es la mejor de Italia. Creada de la nada tras el terremoto de 1693, es un espectacular conjunto arquitectónico de gracia, simetría, palacios de piedra dorada, piazzas opulentas, amplias vistas e iglesias majestuosas.

Pudo adoptar los ideales arquitectónicos del S XVII, por ejemplo las calles tienen un trazado de cuadricula; se introdujeron vistas inesperadas al campo y las laderas de las colinas se utilizaron para colocar piazzas y escalinatas que lograban efectos deliberados de perspectiva.

Además, la población se dividió en dos, con un sector patricio más bajo y el otro, más humilde, dedicado al alojamiento de la gente corriente.DSC_0498 (Medium)

La calle más importante es el corso Vittorio Emanuele II, a la que se accede por los jardines de su extremo este a través de la Porta Reale, una puerta creada a imagen de un arco de triunfo romano para conmemorar la visita de Fernando II en 1838.

Se llega a la Piazza Immacolata y la Iglesia de San Francesco.

Continuando por el Corso y después de unos cuantos palacios e iglesias se llega a la Piazza Municipio, considerada la plaza más hermosa de Sicilia. A la derecha se alza el Duomo, a la izquierda el porticado Ayuntamiento o municipio.

Subiendo por la Via Corrado Nicolaci, que sale a la derecha del Corso, se encuentra a la izquierda el Palazzo Nicolaci di Villadorata, célebre por su magnífico exterior.

Vamos hacia Siracusa, pero como llegamos pronto y hemos quedado de 5 a 6 de la tarde para llegar al hotel, nos vamos hacia Ortigia. Hay muchísima gente que ha tenido la misma idea, con lo que es tarea imposible aparcar el coche dentro de la isla. Salimos y aparcamos en el otro lado del puente.

La isla de Ortigia, unida a tierra firme y a la ciudad moderna por dos puentes, fue el corazón de Siracusa durante 2700 años. Hasta hace poco fue un barrio moribundo repleto de monumentos que se desmoronaban y con calles deterioradas. Sin embargo recientemente la zona ha renacido gracias a la intensiva restauración llevada a cabo y a la inauguración de hoteles, bares y restaurantes.

El Ponte Nuovo lleva a la Piazza Pancali y al Largo XXV Luglio, donde se alzan fragmentos del templo de Apolo.

El tamaño del templo 56 x 24 m, es impresionante. Sobre el último peldaño de la base hay una inscripción dedicada a Apolo que prueba que el edificio estaba dedicado al dios. A lo largo de los siglos el templo ha albergado una iglesia bizantina, una mezquita, otra iglesia cristiana bajo los normandos y un fuerte militar.DSC_0331 (Medium)

Allí giras a la derecha y llegas a la Plaza de Arquímedes, el estratega e inventor más famoso nacido aquí y famoso  entre otras cosas por su célebre frase ” dadme una palanca y moveré el mundo”. Aquí hay una bonita fuente, llamada Artemisa porque hay una estatua de esta diosa. La primera calle a la derecha nos lleva al Antico Mercato, el mercado cubierto edificado en el siglo XIX, donde está la oficina de turismo, que acaba de cerrar porque son las cinco, pero como nos ve el encargado, muy amablemente nos da un mapa de la ciudad.

La Piazza del Duomo  nos deja con la boca abierta, es impresionante, maravillosa, llena de edificios increíblemente bellos.

Junto al Ayuntamiento se encuentra el Duomo, integra un antiguo templo dedicado a Minerva, que a su vez fue levantado sobre el emplazamiento de un monumento del siglo VI a.c., que Gelón dedicó a Atenea. Varias de las gigantescas columnas del templo, aún permanecen visibles. El templo antiguo fue, antes de convertirse en el extraordinario ejemplo de arquitectura religiosa del barroco siciliano que es hoy, iglesia cristiana e incluso mezquita musulmana. Alberga una pila bautismal del siglo XIII, algunos mosaicos normandos y numerosas pinturas y esculturas de gran belleza. En la sacristía se encuentra una sillería de coro de 1489.

Nos cuesta mucho encontrar el B&B Archia que es donde tenemos reservada esta noche una habitación. La calle es muy importante y está a 200 metros de la zona arqueológica de Siracusa. Buscamos el nº50, encontramos el nº 46 y el 54, pero no el nº50. Después de unas cuantas vueltas, al final lo encontramos, está justo detrás de una tienda de cocinas, que es el número 54.

La habitación está muy bien,  decorada con muebles clásicos, nos cuesta la doble con baño y desayuno incluido 45 más 4 € de impuesto turístico. Suponemos que eso no lo declaran, pues no nos dan ningún recibo. Nos quedamos solos con la casa a nuestra disposición, tenemos cocina, microondas, una supertelevisión etc.

Hemos hecho 113 km.

Día 6: Miercoles, 9 de diciembre de 2015

SIRACUSA – PALAZZOLO ACREIDE – CALTAGIRONE – ENNA

El desayuno lo tomamos a las 8 de la mañana, consta como siempre de mucho dulce, yogures, pan y mantequillas y mermeladas varias.

Vamos a Ostigia porque ayer estaba ya muy oscuro y queremos verlo de día. Intentamos aparcar en la isla pero es misión imposible, es sólo para residentes.DSC_0423 (Medium)

Salimos y aparcamos en la zona nueva y volvemos andando.

Hay poquísima gente, al contrario de ayer que estaba abarrotado de gente que iba de compras o a callejear como nosotros.

El agua del mar es cristalina y hace un sol espectacular.

Cuando ya hemos visto todo lo destacable nos vamos hacia la zona arqueológica que abría a las 9 de la mañana y por eso la hacemos en segundo lugar. Intentamos aparcar allí mismo pero como es de pago nos vamos a aparcar donde lo hicimos ayer al lado del hotel.

La entrada se compra antes de entrar al recinto arqueológico, donde están todas las tiendas de souvenirs y unos lavabos que cobran. Si hay necesidad dentro del recinto hay gratuitos. La entrada cuesta 10 € por persona, solo hacen descuento a los estudiantes de 18 a 25 años con carnet internacional.

Lo primero que se visita es el teatro romano, menos espectacular que el griego. Tiene un diámetro exterior de 140 x 119 m. Debajo de los asientos se encontraban los pasillos por los que gladiadores y las fieras accedían a la arena.

Más adelante hay un altar ( Altar de Hieron II ) para los sacrificios enorme, pues servía para la fiesta dedicada a Zeus, cuando se mataban 400 bueyes a la vez. Medía 198 x 23 m.

En el teatro griego es donde controlan la entrada, ya que hay una verja, donde cortan una parte. El que es hoy uno de los más importantes ejemplos de teatros clásicos del mundo fue durante siglos el centro de la vida en Siracusa. Era una construcción mucho más compleja de lo que la ruinas actuales dejan ver, ya que en 1520 el emperador Carlos V utilizó muchas de las piedras para construir las murallas de Ortigia.

A partir del siglo V a.c. los grandes dramaturgos griegos escribieron y dirigieron aquí sus obras, incluido el gran Esquilo, que estrenó algunas de sus tragedias.DSC_0434 (Medium)

En los años pares, el teatro griego cuenta con una temporada veraniega de teatro clásico. Hay en la parte alta Nichos votivos, donde seguramente se depositaban pinturas o tablas en honor a los héroes de Siracusa. Las denominadas criptae, son galerías que se excavaron en la roca durante el periodo romano para reemplazar los pasadizos más antiguos de la cavea, que habían sido retiradas para aumentar el aforo.

La Grotta del Museion, es una cueva excavada en la pared de roca que hay sobre el teatro, tiene una pila rectangular donde aguaba el acueducto.

La Cavea o Auditorio tiene más de 138 m de ancho y 67 filas divididas en 10 bloques verticales. Cada bloque estaba servido por una escalera y tenía asignada una letra, costumbre que conservan los teatros modernos.

De aquí vamos a Latomias, un enorme hoyo separa el área del teatro del yacimiento arqueológico. Esta es la zona de las canteras de las que los arquitectos extraían millones de metros cúbicos de piedra para sus construcciones. Las enormes cuevas sirvieron de prisión. La Oreja de Dionisio  (orecchio di Dioniso) es una de las canteras más impresionantes. Según cuenta la leyenda, gracias a la excelente acústica de esta cueva el tirano Dionisio podía escuchar los murmullos de los presos más peligrosos y así tomar precauciones. Junto a esta hay otras cuevas como la dei Cordari, pero ahora está cerrado el acceso.

En el extremo  noroeste del yacimiento hay una zona conocida como la Necropoli Grotticelli, que estuvo dedicada a los enterramientos. La llamada Tumba de Arquímedes es una de las tumbas más grandes.

El Museo Arqueológico Regionale tiene buena pinta pero lo dejamos para otra ocasión. Hay una entrada combinada de restos arqueológicos más teatro que cuesta 13,5 €.

De aquí ya vamos a Palazzolo Acreide, a unos 40 km. Es Patrimonio de la Humanidad junto a otras 7 ciudades que conforman la Vall de Noto. Alberga importantes iglesias y edificios barrocos. En la oficina de turismo nos dan un folleto donde está todo lo importante. Destaca la Chiessa dell’Annunziata con unas columnas salomónicas en la fachada.

Este pueblo es conocido por las excavaciones de Akrai a 2 km del centro. Fue fundado por los siracusanos en 664 a.c. Las ruinas incluyen un pequeño teatro junto a la entrada y la acrópolis, con su ágora, sus latomías (canteras), las ruinas del templo de Afrodita y las Santoni, 12 estatuas esculpidas en roca de la diosa Cibeles.

Nuestra siguiente parada es Caltagirone. La historia de Caltagirone ha tenido a lo largo de los siglos un elemento de continuidad: la producción de cerámica. En las colinas que rodean el Cal’at Ghiram árabe (castillo de vasijas) se han hallado piezas prehistóricas. Ya en la Edad Media los alfareros locales eran conocidos en todo el mundo.DSC_0470 (Medium)

Paramos el coche al lado del Duomo di San Giuliano. Al lado está el puente de San Francesco, decorado con cerámica y la iglesia de Santa Agata y la vieja prisión de los Borbones.

Pero lo más característico de esta población es la Escalinata de Santa María del Monte, con sus 142 escalones decorados con azulejos de mayólica. Esta escalera fue construida en 1608 para comunicar la sede del poder religioso (la catedral)  con la del poder civil, el Palazzo Senatorio. Durante la festividad de San Giacomo, el 24 de Julio, se iluminan los escalones con miles de lámparas dispuestas de forma que crean interesantes juegos de luz.

Los azulejos son un repaso de la historia desde el siglo XII hasta la actualidad. Combina los azulejos de figuras geométricas, flores y animales o personas. Al final de la escalinata se encuentra la Iglesia de Santa María del Monte. Es la antigua catedral, reconstruida tras el terremoto de 1693.

Ya se está haciendo de noche y vamos hacia Enna, donde tenemos reservada esta última noche. El hotel se llama B&B del Centro. Está a una hora de camino más o menos. Enna está situada a 951 m de altitud y es la capital de provincia más alta de Italia. La temperatura ha bajado bastante, ya que estamos a 7 grados.

Llegamos al hotel, que también se llama Proserpina (Perséfone). Está ubicado en una casa muy antigua, parece medieval, con unas estancias subterráneas muy evocadoras. La situación es perfecta pues está a escasos metros de todo lo visitable, pero nos cuesta muchísimo encontrar aparcamiento. Es una tortura  conducir por estas callejuelas tan estrechas. No nos extraña que los coches sean tan pequeños en Sicilia y haya tantos coches con golpes y arañazos. Abstenerse novatos en la conducción en Sicilia. Al final encontramos en la Plaza Garibaldi, que hay aparcamiento gratuito y se acaba de ir un coche.DSC_0473 (Medium)

La habitación está muy bien, decorada en tonos oscuros y muy clásica para nuestro gusto, pero es muy cómoda. El dueño es encantador, se preocupa de que estés cómodo.   Cuesta 49 € con desayuno y baño.

Nos dice que vayamos a una tienda que hay en la esquina, es suya y la abrieron ayer!!!!!. Se llama Siciliana E!, la lleva su hijo y nos cuenta que todos los productos son de proximidad y bio. Probamos algunas cosillas que están muy buenas.

Vamos a visitar un poco la ciudad, hay muchas iglesias y el Castello de Lombardia que ya visitaremos mañana.

Como todo está cerrado y el frío es cortante, buscamos un restaurante donde cenar. En el hotel nos han recomendado el Restaurante Centrale, muy cerca del hotel. Cenamos unos antipastis, ternera a la pimienta verde y unas cervezas. Todo nos cuesta 28 €. Al leer la guía luego en el hotel, nos enteramos que es el más famoso de Enna. En su comedor han comido el rey Emmanuele II, Placido Domingo entre otras personalidades. Explica que es un restaurante familiar que lleva varias generaciones  dedicándose a lo mismo. De hecho, nosotros hemos visto una puerta, que no era la entrada, pues nos han hecho pasar por medio de las cocinas!!!!!.DSC_0357 (Medium)

Hemos hecho 169 km.

Día 7: Jueves, 10 de diciembre de 2015

ENNA – CEFALÚ –  CACCAMO – AEROPUERTO FALCONE BORSELLINO (PALERMO)

El desayuno comienza a las 8 de la mañana y nos ofrecen productos bio exquisitos, tartas varias, pastas, mermeladas caseras, algo de embutido y lo único mejorable es el zumo que es muy artificial y con las naranjas tan ricas que hay en Sicilia, es una pena. Con zumo natural sería de 10.

Vamos a ver la ciudad de día y llegamos al Castello de Lombardia. La entrada es gratuita y las vistas son espectaculares. Fue levantado por los Hohenstaufen y alterado en la época aragonesa. La visita incluye los tres patios, la Torre Pisana y la Roca di Cerere. Vamos a buscar el coche y en unos jardines públicos al sur se alza la Torre di Federico II, que con su forma octogonal es la única superviviente de las murallas originales.

Vamos volviendo  ya que el avión sale a las 18:30 y queremos visitar algunas cosas antes de devolver el coche en el aeropuerto.DSC_0495 (Medium)

Llegamos a Cefalú a 100 km y hora y media de coche por una autopista tan llena de obras como la mayoría de autopistas de Italia, pero  gratuita.

Nos recibe la ciudad con lluvia, pero a pesar de todo es bonita. Aparcamos el coche y vamos andando hacia el Duomo, previa parada en la oficina de turismo donde nos dan un mapa marcándonos las cosas más interesantes.

La leyenda dice que la catedral fue construida para cumplir un voto de Roger II, que sobrevivió a un naufragio cerca de aquí y levanto esta catedral en agradecimiento a la Virgen. Otros dicen que fue para plasmar el poder que tenía delante del obispo de Palermo.

Hay un impresionante techo de madera y unas viejas columnas romanas, que se supone vienen del cercano templo de Diana que está a media hora andando de aquí. Sin embargo, lo más impresionante es el exquisito mosaico del ábside. Se trata de un pantecrator que data de 1148 y es el primer ejemplo en Sicilia de un mosaico bizantino. Bajo el Cristo, hay  tres niveles de figuras, incluida la Virgen flanqueada por los arcángeles y los apóstoles, debajo.

A poca distancia de la catedral se encuentra el Museo Mandralisca, al cual no entramos. Cuesta 6 €.

Vamos a la única puerta que se mantiene de las murallas, la Porta Pescara. Nosotros no subimos a la Rocca, la lluvia nos hace desistir.

De aquí vamos a Caccamo a una hora de coche. Probablemente este pueblo fue fundado por los fenicios, tiene un bonito emplazamiento entre colinas y olivares. Su catedral y varias iglesias merecen una visita, pero el principal atractivo es su castillo. Es el más grande de Sicilia, y uno de los mayores de Italia, data del siglo XI, pero con el tiempo ha sido modificado y ampliado.DSC_0455 (Medium)

Aunque la fortaleza es espectacular vista desde la distancia, el interior, muy restaurado, es menos interesante, ya que la mayoría están desnudas y sin decoración. La entrada cuesta 4 € y los estudiantes de 18 a 25 años 2€. Los menores de 18 entran gratis.

Nosotros nos contentamos con el exterior pues ya no tenemos margen de tiempo.

Vamos directamente por la autopista al aeropuerto a devolver el coche. Está a 75 km de esta ubicación. Tenemos que llenar el depósito de gasolina antes de devolverlo pero no encontramos de camino al aeropuerto ninguna gasolinera. Llegamos al aeropuerto y con el GPS buscamos una cercana. A 3 km encontramos una, que es un atraco a mano armada, hemos pagado la gasolina a 1,39 € la más cara y aquí el litro está a 1,67 €. Hemos hecho 232 km.

En total los 6 días han sido 1.172 km.

Hemos gastado de gasolina  100  €.

En hoteles 277 €,

Los vuelos 316 €,

En comidas y entradas 200 €.

El alquiler del coche con la encerrona ha salido por 190   €.

Los transfer al aeropuerto 20 €.

El total gastado es 1.100 €

A %d blogueros les gusta esto: