Croacia

VIAJE DE VERANO DEL 2011

 

Viaje que hicimos en nuestro propio coche. Estuvimos antes de la escisión de Yugoslavia y ahora es un país donde su única clara fuente de divisas es el turismo y, concretamente, el turismo de costa (no podemos decir de playa pues no tienen playas). Ciuaddes preciosas o parques encantadores quedan difuminados por la inmensa cantidad de turismo en chancletas. Recomendamos al que quiera ver este país que lo haga fuera de los meses de Temporada veraniega para ver algo.


Dubrovnik, Zagreb, Split, Península de Ystria, PN Plitivice

 

GALERÍA DE FOTOS

PDF completo de la Ruta de Croacia

Fecha del viaje
Salimos de Barcelona el 11 de Julio y estuvimos apenas 7 días en Croacia. El  viaje fue hecho en nuestro coche por lo que apenas hay datos prácticos sobre transportes.

Moneda
La kuna es la moneda nacional de Croacia. Se subdivide en 100 lipa. El cambio es fijo 7,47 kunas = 1 €

Nivel de vida
Es un país que no es barato. Los sitios elegantes son caros y desde hace poco han descubierto que pueden cobrar entradas a todas las iglesias, castillos, etc. La gasolina está más cara que en España aunque el alojamiento en casa particulares (SOBE) hace disminuir el presupuesto del viaje

Seguridad
Es un país muy seguro.

Electricidad
Los enchufes son los normales de toma europea a 220 Voltios
Clima
Nos hizo muy buen tiempo.

Guía de viaje
Existe la guía Geoplaneta en castellano y otras guías visuales como la de National Geographic

Ruta

Dia 1: Buzet – Roc – Porec – Rovinj
Día 2: Rovinj – Pula – PN Plitvice
Día 3: PN Plitvice
Día 4: PN LAGOS DE PLITVICE – ZADAR – SKRADIN – TRIBUNJ – SIBENIK – SKRADIN
Día 5: SKRADIN – PN KRKA – TROGIR – KASTELA
Día 6: KASTELA – SPLIT – FORTALEZA KLIS – DUBROVNIK

Día 7: VARAZDIN – TRAKOSCAN – ZAGREB – BUZET

Diario de viaje:

Día 1:

Estamos en una época donde pasar de un país a otro es algo muy sencillo, al menos, para los ciudadanos europeos. Nos hemos despertado en el Norte de Italia en la zona de las Dolomitas en un simpático albergue a poca distancia del Museo del grandioso alpinista Reinhold Messner,hemos cogido nuestro coche y en menos de 200 km nos hemos plantado en la frontera de Eslovenia…¿nos han hecho parar?..pues no,  ni siquiera bajas de velocidad. A los 20 Km llegamos a frontera de Croacia y una chica rubia nos ha pedido los pasaportes pero ni casi los abre y nos deja pasar.

Pero nada ha cambiado, sólo el idioma y las matrículas de los coches. Hemos parado en Buzet que tiene un castillo en lo alto de

Pez de mosaico de San Eufrasio

la colina dominando todo el valle. No vale la pena subir pero como es el primer pueblo croata nosotros si que lo hacemos. En la oficina de turismo una chica muy simpática nos ha dado un montón de información de Istria, hoteles, restaurantes, campings, mapas de carreteras etc. De ahí nos vamos a Roc una pequeñísima aldea rodeada de murallas con un buen restaurante pero que también nos decepciona un poco. De ahí nos vamos a Hum que está bastante escondido pero que se nota que es más famosillo, al menos para las guías alemanas, pues está lleno de ciudadanos de ese país. Es también un pueblo amurallado con una iglesia y con un campanario fortificado. Hay un par de tiendas-museo donde a precios caros se pueden comprar grappas, vinos croatas y muchos productos artesanales. En la opinión de Antonio, no vale la pena pero no creo que la inmensa mayoría de la gente venga a Croacia por su cultura. Es turismo de playa, por todas partes hay alemanes y austriacos, franceses e italianos, holandeses y británicos todos tostaditos y supongo que para justificar el venir tan lejos hacen alguna visitilla cultural. Paramos en Pazin que es una ciudad pequeña que merece una visita por tener la sima que inspiró a Julio Verne para el libro “Matias Sandorz y la sima de Pazin“. Es un abismo de unos 100 metros por el que fluye el rio Pazincica, que se adentra bajo tierra por pasajes y forma tres lagos subterraneos. El Kastel es la construcción medieval más grande y mejor conservada de Istria. Da a la cueva de Pazin y aunque se tiene constancia de su existencia desde 983, la estructura actual data de 1537. El interior del castillo alberga el Museo Etnográfico. Cuesta 25 kunas.

A 4 km está la Iglesia de Santa Maria de Beram que alberga un tesoro incalculable, un maravilloso conjunto de frescos del Renacimiento que datan de 1474. En total 14 cuadros alineados en los muros de la capilla que relatan episodios de la vida de la Virgen, además de temas como la danza de la muerte o la rueda de la fortuna. Hay que pedir las llaves en el pueblo pero nosotros no lo hacemos y como es natural cuando llegamos está cerrada. Por las ventanas se aprecia algo de la belleza de las pinturas..

Vamos a Porec que es una ciudad al lado del mar con una parte peatonal muy bonita lo que te obliga a aparcar el coche en algunos de los enormes parkings a la entrada. En Croacia dejar el coche es sinónimo de pagar. Concretamente en este era 1€ cada hora y, como mínimo la visita es de 1,30 horas. Esta todo lleno de terrazas de bares, tiendas de recuerdos y un poquito de restos romanos

Esta ciudad tiene declarada la Basílica de San Eufrasio como Patrimonio de la Humanidad y es uno de los ejemplos intactos más bellos de arte bizantino. La entrada cuesta 30 kunas por persona, lo cual te permite suber al campanario, la iglesia y el baptisterio. En el suelo de la nave más al norte aún se aprecian los mosaicos de las primeras estructuras, pero los que llaman más la atención son los relucientes mosaicos de las paredes del ábside. Son del siglo VI y representan escenas bíblicas, arcangeles y mártires de Istria. Al lado está el palacio episcopal con muchos mosaicos del siglo IV.Trg Marafor es donde antiguamente estaba el foro romano, en la hilera norte de la plaza aún se conserva la calzada original. En la  zona oeste de la plaza se encuentran las ruinas del templo de Neptuno, sel siglo II y otro gran templo del siglo I. Al sudeste se encuentra una casa románica del siglo XIII con balconada de madera rodeada de muchos bares estilo chill out muy fashion que buscan clientes para sus terrazas.

En la oficina de turismo me habían dicho que para dormir mejor ir a Rovinj que es un pueblo más bonito. Por internet el día anterior estuvimos 3 horas buscando alojamiento en esta zona y estaba todo lleno, con lo que nos vamos a un camping llamado

Calle empedrada de Rovinj

Polari. Es una pequeña ciudad pues acoge a 6000 personas. Es muy grande, y tiene supermercado, playas, piscinas, masajes, zona de nudistas etc etc. No nos gusta nada pero son las 7 y estamos cansados con lo que nos quedamos. Nos cuesta 38 € dormir en un trozo de suelo, ¡¡¡¡¡ espectacular!!!!!! (sarcasmo).

Día 2:

A la mañana siguiente vamos a visitar Rovinj. El parquing cuesta 5 kunas la hora, ya que en la zona bonita no entran los coches. El casco antiguo se encuentra en una península con forma de huevo unida en 1763. Hay dos puertos, el septentrional que es abierto y otro pequeño y protegido al sur. Sigue siendo un pueblo pescador donde los ves en sus barcas entrando en el mar para pescar, luego descargan sus capturas en el puerto y reparan las redes. Los puntos de interés son la enorme catedral de Santa Eufemia que domina por completo la ciudad. Es la edificación barroca más grande de Istria. Al lado de la puerta lateral de la iglesia se observa un relieve de marmol del siglo XIV de Sta Eufemia. El campanario de 60 metros fue erigido por arquitectos italianos tomando como modelo el de San Marcos de Venecia. Cerca se encuentra el trabajado arco de Balbi, construido en 1679 en la puerta de la ciudad. La parte superior está decorada con una cabeza turca en la parte externa y una veneciana en la interna. Encima está el relieve del león veneciano. Las estrechas callejuelas que serpentean pasado el arco de Balbi son el mayor atractivo de Rovinj. En ventanas, balcones, puertas y plazas se aprecia una mezcla de estilos del gótico al neoclásico. Hay una calle de los artistas, donde venden sus obras y una multitud de tiendas de recuerdos sobre todo de cristal de Murano.

Las calles están empedradas y resbalan mucho, vigilar el calzado que se lleva. En estas fechas (mediados de Julio) hay un ciclo de conciertos e incluso tienen prevista una actuación de Montserrat Caballé.

Se pueden hacer un montón de excursiones a las islas de alrededor pero nosotros no lo planteamos ya que queremos seguir camino.

Nos dirigimos a Pula que es famosa por su anfiteatro romano, el cual está muy bien conservado el exterior, aunque el interior deje bastante que desear ya que está lleno de andamios para su restauración. Fue construido en el siglo I, es uno de los 6 anfiteatros romanos más grandes que continúan en pie. De forma elíptica se adapta al desnivel de una colina. La fachada con dos

Anfiteatro romano en Pula

entradas principales y cuatro torres tiene 72 arcos de medio punto dominados por un tercero con 67 ventanas cuadrangulares. En el auditorio con capacidad para 23.000 espectadores, se celebraron combates de gladiadores hasta el año 404, luego se instaló un mercado, y luego se utilizó como cantera en la época medieval.

Pula es una de las ciudades más antiguas de la costa adriática oriental. Los restos romanos inspiraron a Dante en la Divina Comedia o a Palladio. ´También acogió a James Joyce en 1904 cuando fue profesor de inglés en la ciudad.

La calle Istarska desciende desde el anfiteatro en dirección a la parte antigua de la ciudad. Quedan los restos de las antiguas murallas, la Puerta de los Gemelos del siglo II, el Museo Arqueológico y la Puerta de Hercules, el monumento más antiguo de Pula (S I aC). Las calles se extienden en las faldas de 0cho cerros, frente a una ensenada bien resguardada. Es un verdadero placer pasear por las callejuelas empinadas y las casas enlucidas con colores vivos.

Como estamos saturados de pueblos costeros llenos de turistas como cangrejos decidimos cambiar e irnos al parque nacional de los lagos de Plitvice. Son 240 km, de los cuales más de la mitad son por una autopista bastante rápida. Se pasa también por un puente de más de 5 km que cuesta 3,8 €. La autopista de Rijeka hasta Ogulin cuesta 39 Kunas. El camino prosigue por unas carreteras secundarias muy estrechas pero por unos paisajes muy bonitos. Nos llama la atención que las casas están solo hechas de ladrillos pero ni pintadas ni forradas, es extraño y debe tener alguna razón que se nos escapa.

Llegando al PN hay muchos carteles que anuncian SOBE que es habitación en croata. Nosotros preferimos ir a la oficina de información que hay en el parque porque no tenemos idea de precios. Una chica muy simpatica me enseña lso precios de los hoteles que están justo en la puerta del parque. Son unos 80 € y me dice que conoce una casa que alquila habitaciones que está limpia y mucho más barato. Estamos de acuerdo y nos indica donde quedar con el dueño de la casa. Está allí esperando y nos la enseña. Son muy simpaticos pero no hablan otro idioma que el croata pero al final nos entendemos. Nos cuesta 54 € dos noches que es lo que nos quedaremos para mañana ir tranquilamente a visitar el parque y no estar preocupados por el alojamiento. La habitación es correcta, muy limpio todo y nos ofrece media pensión por 20 € más pero preferimos no cogerlo.

Día 3:

El PN de los lagos de Plitvice es patrimonio de la Humanidad y como tal está abarrotado de gente. Hoy, además es domingo con lo que muchos locales tambien aprovechan para visitarlo. Hay que dejar el coche en alguno de los parkings que hay, cuesta 7 kunas las hora, y todo el día 70 kunas. La entrada para un dia cuesta 110 Kunas y para dos 180 Kunas. Los niños pagan menos. No te dan ningún mapa pero durante todos los recorridos hay unos plafones donde te dice donde estas, con lo que no lo creo

Cascada de Plitvice

necesario (vale 20 kunas). En la entrada también tienes un mini mapa. Puedes hacerlo todo a pie si estás muy en forma, pero con la entrada te entra hacer un recorrido en barco  por el lago Kozjak, el más extenso de los 16 lagos y la vuelta poder hacerlo en autobús. Los lagos son espectaculares con unos colores azules y verdes preciosos. Está prohibido que te bañes, que arranques flores, que vayas fuera de los caminos etc. Hay unas pasarelas de madera para ir de un lago a otro con lo que ir bien calzada es importantísimo.

El sistema lacustre está dividido en dos franjas, los lagos de la parte superior y los de la parte inferior. Los primeros ubicados en un valle dolomítico, son los que más impactan; están rodeados por bosques frondosos y entre ellos están unidos por agitadas cascadas. Los lagos de la zona alta están separados por barreras de dolomita, que aumentan por la acción del musgo y las algas al retener el carbonato cálcico a medida que el agua fluye por el karst.

El primero de los lagos superiores el Proscansko actúa como un filtro con los restos de rocas detríticas que arrastra el Matica su principal fuente. Río abajo hay una serie de cascadas que vierten sus aguas en el Kozjak, el último de los lagos superiores, pero también el mayor y más profundo.

La formación de los lagos se debe tanto a la erosión de sustratos rocosos como a la formación de barreras de toba. El clima y la fuerte oxigenación del agua favorecen la proliferación de espuma que, con la ayuda de algas y bacterias, retienen el carbonato cálcico que sobresatura las aguas. El parque está sembrado de hayas, pinos blancos, pinos silvestres y arces italianos. Alberga más de 150 especies de aves,como halcones, buhos, cucos, tordos, estorninos, martines pescadores e incluso quebrantahuesos y cigüeñas negras,  así como lobos, osos, ciervos, jabalíes, conejos, zorros y tejones Nosotros dudamos que haya muchos osos con tanta gente que hay ahora en verano, pero hay una señal al lado del párquing que prohíbe la circulación de las 11 de la noche a las 6 de la mañana por peligro de osos.

La visita acaba al mediodía y nos tomamos el resto del día de relax y de descanso. Para cenar nos vamos al restaurante que nos recomendaron en la oficina de turismo del parque que se llama restoran Degenija www.restoran-degenija.hr. Nos lo recomendaba también la familia que nos alquilaba la habitación y no sabíamos si sería bueno, pero realmente se come muy bien, platos completos y a un precio bueno. Tiene wifi, lo cual va bien, porque aquí en Croacia no hemos visto muchos sitios y los que hay son caros.

Día 4:

Centro de Zadar

Desde el parque vamos a Zadar (antiguamente Zara).Ha sufrido varias reconstrucciones pero aún conserva el aspecto de las antiguas ciudadelas mediterráneas. Las marmóreas calles peatonales están llenas de ruinas romanas, iglesias medievales y varios museos. El lado de la montaña de la ciudad está protegido por enormes fortificaciones del siglo XVI, cuyas altas murallas discurren paralelas al puerto.
Tiene 4 viejas puertas de la ciudad, en la del puerto construida en 1573 se conserva el león veneciano, simbolo de la ciudad italiana. Esta puerta conserva parte de un arco de triunfo romano y contiene una inscripción de la batalla de Lepanto. Retrocediendo se llega a la plaza de los cinco pozos, llamada así porque hay 5 pozos que abastecian de agua a la ciudad hasta 1838.
Se puede visitar la iglesia de San Donato  de construcción circular y uno de los monumentos más extraordinarios de Dalmacia. La iglesia se erigio sobre el foro romano y aún se observan algunos fragmentos, dentro de la iglesia hay dos columnas enteras. Fuera de la iglesia se observa una columna de la época romana que se usó como poste de castigo en la Edad Media, donde se encadenaba y se humillaba publicamente a los malhechores. Cuesta 10 kunas la entrada.
Nos alojamos en una casa particular en una aldea poco antes de llegar a Skradin que nos cuesta 200 kunas.
Solucionado el tema alojamiento y después de la siesta vamos a Tribunj que es una pequeña península que afirma tener la flota pesquera más grande de Dalmacia Central. Es muy tranquilo con los pescadores remendando sus redes, las familias terminando de comer con sus cafés y los niños jugando. Hay algunos yates impresionantes.
Seguimos camino a Sibenik que es una ciudad fundada por los croatas pero pronto fue atacada por los venecianos que la conquistaron.
La joya de esta ciudad es la catedral de Santiago, con su característico friso de 71 rostros que decoran los muros exteriores de los ábsides. Sus expresiones de sosiego, enfado, orgullo o temor transmiten la atemporalidad de la emoción humana a través de los siglos. Dentro se puede destacar la cripta del obispo Sizigoric con una decoración muy depurada. Se tiene que pagar 10 kunas por la entrada y te dan una postal en blanco y negro
de la catedral.
Hay más iglesias pero nosotros ya tenemos bastante y nos sentamos un rato a disfrutar de las vistas de otros turistas, que la mayoría están tostados y rojos por exponerse al sol en demasía.

Al norte de este pueblo vivían los Valacos o Marlacos. Tenían la piel más oscura que sus vecinos y su nombre venía del latín ya que Maurus significa negro. Preferían vivir a su manera y no se relacionaban con los vecinos austriacos o italianos. Como pueblo nómada se sentían más cómodos con su ganado con el cual dormían y odiaban comer ancas de rana que era la exquisitez más grande para italianos y austriacos. Creían firmemente en hadas y brujas, además solían descuartizar el cuerpo sin vida de aquellos que eran sospechosos de vampirismo. Las bodas eran cuanto menos peculiares ya que el día de la boda los padres de la novia le enumeraban al novio todos los defectos de ésta. El marido respondía como es natural dandole una paliza. Tras las nupcias, el marido dormía en la cama y la novia se acurrucaba en el suelo. Cuando iba a confesarse, el sacerdote la absolvía tras azotarle con una porra. Maravilloso!!!!. Aunque tenían una cosa buena ya que permitían a las que no querían pasar por todo eso, casarse entre ellas en una ceremonia donde eran declaradas posestre (hermanastras). Aparte de todo lo anterior eran muy apreciados para mantener a los turcos a raya con lo que los austriacos pedían a los nobles que los liberaran de la servidumbre para que pudiesen ir al ejercito. Los nobles se resistían para que no les entraran ideas raras a sus siervos. Hasta mediados del siglo XIX se mantuvo el problema que es cuando el feudalismo empezó a desaparecer.
De vuelta a Skradin que es un pueblo tranquilo para pasear y que es una de las entradas al parque Krka paseamos por el muelle donde hay un velero de New Zealand, vaya excursión que ha hecho!!!. El agua es mitad salada y mitad dulce ya que el estuario no está lejos. Las casitas recuerdan a Italia. Tiene su iglesia  con un altar de mosaico hecho con placas de exvoto de plata que representan diferentes partes del cuerpo y cuya función consistía en procurar protección contra las enfermedades.
Nuestra pensión es una casa de campo que tiene viñas y la señora nos ofrece una jarra de vino de su cosecha que nos la bebemos para que no diga, pero que está malísimo según Antonio, que es el que entiende de vinos. Podemos cocinar ya que tiene cocina y nos hacemos nuestra cenita casera.
Hemos hecho 287 km.

Día 5:

Vamos a comprar la entrada al parque que para un día son 95 kunas.  Cada media hora más o menos sale un barco que te lleva a la entrada del parque en uno 30 minutos. Surge de un rio que nace al pie de unas cimas nevadas y se desliza por las depresiones de angostos desfiladeros, entre elevadas colinas recubiertas de una espesa vegetación. Es una sucesión de siete series de saltos de agua. En la parte más espectacular del parque se suceden 17 cascadas en un desnivel de 45,70 metros y una distancia de 800 metros. El caudal es impresionante, 55.000 litros de media, alcanzando los 300.000 en periodo de lluvias. El sendero que rodea las cascadas serpentea entre los arboles y llega a zonas donde se puede uno bañar. Hay unas casitas restauradas donde hay el taller de un herrero o de un tejedor.
Al igual que los lagos de Plitvice las cataratas del Krka son un fenómeno kárstico. El agua del río erosionó y formó un profundo cañón de hasta 200 metros de roca caliza y trajo consigo carbonato cálcico y lo incrustan en sus raíces. El material resultante se llama tufa y está formado por billones de plantas que crecen unas encima de las otras. La vegetación crea barreras en el río que originan las cataratas. En el parque se puede visitar el Monasterio de Krka que combina de forma peculiar la arquitectura bizantina y mediterránea. Al parque se puede acceder andando unos 4 km pero el precio no varía.

Al salir del parque nos dirigimos a la Dalmacia central con una primera parada en Trogir que es una joya de ciudad amurallada con un amplio paseo marítimo que rodea un laberinto de calles medievales. Ninguna otra ciudad refleja la rica vida cultural que floreció en la costa. Es patrimonio Mundial de la Humanidad. Comprimida entre altas montañas del norte y el mar en el sur y emparedada dentro de sus murallas atrajo a los colonizadores. Tardamos más de media hora en encontrar aparcamiento ya que hay mucho turista. El centro del casco antiguo está separado del continente por un pequeño canal. Al entrar hay que fijarse en su puerta norte de estilo renacentista, donde sobresale por la parte superior la estatua del protector de la ciudad San Ivan Orsini. La catedral de San Lovro construida en el siglo XIII es muy bonita. Hay que observar el portal románico, a los lados del mismo las figuras de un león (símbolo de Venecia) y encima Adán y Eva que son el ejemplo más precoz de la desnudez en la escultura dálmata. Para entrar se tiene que vestir con decencia y no se puede con pantalones cortos. Merece una visita la fortaleza de Kamerlengo, un fuerte medieval construido en el siglo XV que en su día conectaba las murallas de la ciudad. Era una zona con problemas de malaria ya que había unas cienagas que no fueron desecadas hasta el siglo XX. En verano hay cine al aire libre en la fortaleza a las 9 de la noche.
Como hace calor vamos a buscar alojamiento y nos cuesta mucho encontrarlo, empezamos en Trogir, preguntamos en varios sitios y todo lleno. Aparte cuando decimos que es una noche, muchos nos dicen que no. Llegamos a la oficina de turismo de Kastela y después de varios intentos de la amable chica que trabaja allí, conseguimos una habitación por 40 €, y eso porque al día siguiente le venía bastante gente para ocuparla durante varios días, y la tenía libre solo esa noche.

Volvemos a Trogir que está cerca para seguir paseando por esta bonita ciudad. En el paseo marítimo hay wifi, lo cual aprovechamos ya que en las habitaciones que alquilamos no tenemos. Después volvemos a Kastela a cenar. Esto empezó como la sucesión de siete castillos en torno a los cuales surgió el mismo número de pueblos. Hay 3 que merecen una visita como son el kastel Gomilica, pequeño fuerte de 1529 construido en un  islote por una comunidad benedictina. El kastel Luksic es el más turístico con su palacio Vitturi con su iglesia parroquial que contiene un magnífico altar esculpido por Jorge el Dálmata. Siguiendo el paseo marítimo hacia el oeste a lo largo de una agradable serie de puertos rodeados de tamariscos y palmeras, hasta llegar al Kastel Stafilic. Las calles de estos pequeños pueblos no son para principiantes en conducir, porque apenas coge un coche ya que son muy estrechas y te encuentras en sitios que tienes que dar marcha atrás porque la calle se corta y no lo anuncian con anterioridad.

Hemos hecho 103 km.

Día 6:

Salimos después de un cafecito que nos invita nuestra casera para ir a Split. Es la capital de Dalmacia y la ciudad más habitada con sus centros universitarios y artísticos muy activos.
El emperador Diocleciano eligió este emplazamiento para construir su palacio a finales del siglo III. Desde finales del siglo V se fue convirtiendo en una ciudad por los ataques de los ávaros y de los eslavos. En la Alta edad Media la ciudad dependía de Constantinopla, pero a partir del siglo XII perteneció al imperio hungaro-croata y luego a la república de Venecia. Para protegerse de las incursiones otomanas Split reforzó sus fortificaciones.
Resulta interesante empezar la visita por la puerta Aenea, que antiguamente daba directamente al mar y ahora al muelle Obala. A través de ella se accede a los sotanos de la ala Sur, donde se encontraban las dependencias de Diocleciano. Su estructura da una idea de la amplitud y majestuosidad de las salas de recepción y de las estancias del emperador. Desde el corredor se accede directamente por una escalera al peristilo. Este patio descubierto, rodeado de columnas por tres partes, es el centro del palacio, donde se siguen cruzando el cardo y el decumanus.

Palacio de Diocleciano en Split

La residencia (Patrimonio de la Humanidad) tenía 38.500 metros cuadrados de superficie y planta rectangular, tenía a la vez algo de campamento militar fortificado y dotado de una importante guarnición, y de palacio imperial. La base de las murallas completadas con 16 torres, es maciza y sin vanos, mientras que en la parte superior hay ventanas. En el centro de la fachada norte se encuentra la puerta de Oro que se abría hacia Salona. Flanqueada por dos torres octogonales, poseía una rica ornamentación consistente en hornacinas, columnas y esculturas. Al este y al oeste estaban las puertas llamadas de Plata y de Hierro. La más sencilla es la puerta Marítima.
Hacia el año 650 se fundó la catedral ya que el arzobispo Juan de Ravena purificó el mausoleo deshaciendose de los ídolos que contenía. En ella depositó las reliquias de los santos mártires Doimo y Anastasio. No se paga para entrar aunque no se pueden hacer fotos y valdría la pena, ya que es impresionante. Las mujeres deben taparse la cabeza con lo que hay que acordarse de traer un pañuelo ya que no hay de préstamo. La ventaja es que muy cerca hay un montón de puestos de souvenirs donde te puedes comprar uno que es lo que tuve que hacer yo, ya que el coche no estaba cerca. Para subir a la torre si que hay que pagar 10 kunas por persona pero las vistas lo valen.
El parking que hay cerca de la entrada al palacio está permanentemente a tope con lo que siguiendo por el paseo marítimo desde donde salen los ferrys hacia Italia hay uno donde hay bastante sitio. Cuesta 7 kunas la hora. Nos ha gustado mucho esta ciudad porque hay vida dentro de este palacio con una mezcla de estilos, casas, pequeños palacios y mucha actividad. Una cosa que no nos gusta es que todas las plazas están monopolizadas por los bares y restaurantes y con las sombrillas y los veladores a veces no se ven las fachadas de los edificios.
Desde aquí vamos a la fortaleza de Klis. La ciudad está situada a 340 metros de altitud, cerca del puerto que separa el macizo de Kozjak del de Mosor. Fue muy disputada su posesión en la Edad Media. Pese a la resistencia encarnizada de la población, la ciudad cayó en manos de los turcos el 12 de marzo de 1537. Un general veneciano la liberó en 1648. Dotada de unas murallas enormes con 3 muros superpuestos, flanqueada por torres y con gigantescas puertas barrocas, la fortaleza reuna una serie de edificios de usos muy diversos, desde el depósito de municiones hasta la mezquita. Se tiene que pagar entrada, pero está muy destrozada.
Sin otras paradas llegamos a Dubrovnik  (Patrimonio de la Humanidad) y un km antes de llegar, hay un señor en la carretera con un cartel de Sobe. Paramos y voy a verla. No me parece mal y la cogemos por 35 €. Nos da miedo la experiencia del día anterior y aparte se puede ir andando al centro de Dubrovnik o en bus. En media hora llegas y no te tienes que preocupar de buscar aparcamiento que siempre es el gran problema en estas ciudades. A la entrada de la ciudad antigua cuesta 30 kunas la

“La Perla del Adriático” desde una colina cercana

hora!!!!! pero aparte es que no hay sitio libre.

Lo primero que hacemos al entrar por la puerta a la ciudad antigua es el tour de las murallas. Cuesta 70 kunas por persona!!!!. Recorre las murallas a lo largo de 2 km. Se accede a él a través de una estrecha escalera junto a la puerta de Pile. El recorrido completo se hace en unas dos horas y permite contemplar los tejados color miel de la ciudad y también las azules aguas del mar batiendo sobre los muros del fuerte Bokar.
Desde lo alto de las murallas se domina la ciudad con sus iglesias, sus escarpadas calles, sus innumerables escaleras y sus estrechos pasadizos. De esta forma se distingue perfectamene su estructura: la arteria principal, llamada Placa o Stradun, que transcurre de este a oeste, separa la parte sur, con un trazado irregular, de la parte norte, más densa y con una rigurosa cuadrícula, planificada por un estatuto de 1298. La originalidad de las murallas, que se comenzaron en el siglo XIII y adoptaron su forma actual en el XV y XVI, se debe a la yuxtaposición de las sucesivas construcciones. Tras la caída de Constantinopla en 1453, en lugar de destruir las torres cuadradas góticas se añadieron por el norte y el oeste bastiones semicirculares de estilo renacentista. Los muros de 25 metros de altura pueden llegar a tener 6 metros de espesor. Las esquinas están protegidas por 4 torres; un foso y una segunda muralla defienden el acceso terrestre, mientras que los ataques por mar eran repelidos desde la ciudadela más antigua, la de Lovrjenac del siglo XII. El puerto está protegido por 2 fortalezas: la de San Lucas al norte y la de San Juan al sur, reconstruidas en el siglo XVI. El puerto se cerraba por la noche con una cadena y una barrera de madera que se extendía entre los bastiones. Hay dos controles de los tickets en medio de la muralla, con lo cual hay que tenerlos a mano.
La plaza Milicevic, donde empieza y acaba el tour de las murallas, está iluminada por la piedra dorada de sus iglesias y animada por la presencia de una fuente monumental. En los extremos oriental y occidental de Placa hay dos fuentes: la mayor (1938) de estilo sobrio, tiene forma  de cuba poligonal y está cubierta por una cúpula. El agua fluye por 16 cabezas esculpidas. La fuente pequeña (1441), está ornamentada con esculturas. Ambas fueron proyectadas y construidas por el arquitecto Onofrio de la Cava, a quien la ciudad había encargado el sistema de acometida de aguas. Basándose en el modelo de las ciudades antiguas prefirió sacar el agua de un lago situado a 12 km de la ciudad en lugar de recoger el agua de la lluvia tal como se hacía en las ciudades medievales. En la plaza hay varios conventos como el Franciscano,  o el convento de Santa Clara.
La plaza de la Luza (Lógia), situada en el extremo este del Stradun, constituye el centro de  la vida pública de la ciudad antigua. Tiene una entrada que da al puerto. Desde esta plaza, la vista abarca la ciudad, el islote verde de Lokrum y el azul intenso del Adriático. La torre blanca del reloj de 31 metros simboliza desde 1444 las libertades municipales tan apreciadas por los raguseos. La campana del reloj marca las horas al ser golpeada por dos grandes estatuas de bronce que recibieron el nombre de Zelenci, las verdes, debido a la pátina que las cubre por la acción del tiempo. La torre, que se está inclinando demasiado, fue recortada en 1902, y luego demolida y reconstruida exactamente igual en 1928.Junto a ella se encuentra la casa de la Guardia donde residía el almirante de la ciudad. También encontramos el Palacio Sponza, la Iglesia de San Blas, el palacio del Rector, la catedral, el colegio de los Jesuitas, el convento de los Dominicos etc etc etc
Es una ciudad que hace muchos años tiene una fama internacional justamente ganada porque tiene tantas cosas a ver que necesitas varios días para disfrutarla en su justa medida. Sólo tiene un problema y es que todos los cruceros paran aquí durante todo el año, con lo que cada día hay miles de personas en un espacio no muy grande y en verano los que vamos con coche o avión nos añadimos a esa masa de personas. Eso no quita que sea una ciudad imprescindible si se pasa por la zona, o incluso justificar un viaje como lo justifica ver París o Venecia. Cuando la visité (Trini) en un viaje en autocar que se iba en 21 días a visitar Grecia, Yugoslavia e Italia ya me impactó aunque no había los miles de puestos de souvenirs ni había tantos turistas. Fue un viaje de camping con 6 amigas y 21 años con lo que nos lo pasamos muy bien, dicho sea de paso.

Hemos hecho 240 km.

A LA VUELTA DE RUMANÍA HACEMOS LAS ÚLTIMAS VISITAS A CROACIA

Día 7 :

Vamos a Trakoscan que es un pueblo con un castillo muy famoso en Croacia, de hecho dicen que es el mejor de Croacia. La entrada cuesta 30 kunas por persona, pero si llegas en coche y aparcas en el aparcamiento del castillo tienes que pagar 10 kunas más.
Desde lo alto de la arbolada colina, este castillo guardaba antiguamente el camino entre el Draba y el Saba. Construido en la Edad Media, debe su apariencia actual a su remodelación neogótica del siglo XIX. El interior ha sido habilitado como museo y muestra muebles, pinturas, armaduras y ropas que ilustran la vida de la familia Draskovic, a la cual casi arruina. Toda la planta primera que era donde vivía la familia es de un extremado lujo con estufas típicas de la zona de cerámica en todas las habitaciones las cuales eran alimentadas con un sistema muy oríginal que hacía que los criados no tuviesen que entrar en las

Castillo – Palacio de Trakoscan

estancias para que se pusiesen en servicio. Los muebles son barrocos, la mayoría con el escudo de la familia en ellos. Hay árboles genealógicos desde el primer Draskovic  al cual le regalaron el castillo como pago a sus servicios en 1568. Permaneció en manos de la familia hasta el final de la II GM. En la remodelación del siglo XIX transformó la fortaleza abandonada en un castillo romántico. Creó un lago artificial, un parque poblado de árboles y jardines. Desde 1953 permanecen abiertas 25 estancias del castillo con todo su mobiliario. Entre otros objetos, pueden comtemplarse armas antiguas y una colección de retratos de familia.
Somos los únicos visitantes del castillo, no se puede fotografiar pero no hay nada de vigilancia con lo que no hacemos caso.

Desde aquí ya vamos a la capital Zagreb. Cogemos la autopista que nos cuesta hasta Zagreb 42 kunas. Es muy cara, pero se pasa por varios tuneles que suponemos que hace que sea más cara. Zagreb es una ciudad que tiene dos partes la Gornji Grad, la más pintoresca, ocupa la colina de Gradec, a los pies de las estribaciones del Medvednica. Al sur limita con el eje este-oeste formado por la calle Ilica, la gran plaza central, trg Bana Jelacica y la calle Vlaska. Más allá se extiende la ciudad Baja, Dongi Grad, desarrollada en el siglo XIX y que se prolonga en la sin interés Novi Grad. Es mejor aparcar el coche en un parking para poder visitarla con tranquilidad, ya que en la calle se puede pagar una hora que cuesta 10 kunas o 2 horas, 20 kunas, pero no más. En cambio en los parkings donde los dejas aparte de que cuestan la mitad de precio no te has de preocupar, cuando vuelves pagas el rato que has estado y ya está. Hay uno al sur de la catedral y otro al norte.
Nuestra primera visita es la catedral que están restaurando una de las dos torres que tiene. Enfrente hay una fuente dedicada a la Virgen, a la que rodean las estatuas doradas de cuatro angeles. Destinado a proteger la catedral de los ataques turcos, el recinto fortificado fue construido entre 1512 y 1520. Se desmanteló en parte en 1906 para que la fachada de la catedral quedara expuesta, aún conserva parte de las murallas e imponentes torres cilíndricas. Vista de frente la catedral es imponente con sus dos altas agujas de 104 y 105 metros de altitud y sus esculturas por desgracia mal conservadas. En el interior la nave tiene colosales dimensiones. Hay que fijarse en la silleria del presbiterio y en la pared en los restos del fresco de la Anunciación que data del siglo XIII.
En una pared a la izquierda de la entrada (dentro de la catedral) se puede ver una inscripción en el idioma glagolítico que ya vimos al principio de nuestro viaje a Croacia.
En el barrio de Kaptol, que significa Cabildo, hace referencia a la catedral y a la sede del Obispado, donde se pueden ver las residencias de los canónigos.
Cruzando la plaza de la Catedral llegamos al Dolac o mercado. Es donde se va a comprar a los agricultores sus productos. Vemos paradas de miel, queso, frutas, verduras y flores, muchas flores. Hay mucho ambiente dan ganas de comprar algo ya que los precios son muy buenos.
Tkalciceva, es el eje más pintoresco del casco antiguo y también el más animado, gracias a las terrazas de los cafés que invaden todo el espacio. Por este lugar cruzaba un río que era objeto de disputa entre Kaptol y Gradec. Algunos molinos alimentaban una pequeña industria papelera y textil. El río fue rellenado a finales del siglo XIX y quedó reemplazado por una calle que se convirtió en el barrio de los comerciantes y los artesanos. Con sus hileras de casas bajas con fachadas de colores, sus balcones de madera rústica y sus pequeñas tiendas a la última moda, esta calle reúne todos los componentes del encanto de Zagreb; un ambiente completamente urbano dentro de un marco casi campestre.
A lo largo del extremo sur de la plaza central, la extensa calle Ilica reúne la mayor parte de las tiendas y las boutiques de marca.
La plaza del Ban Josip Jelacic está rodeada por las principales líneas de tranvías, esta inmensa plaza sirve de frontera entre la ciudad baja y la ciudad alta. Rodeada en su mayor parte por altos  edificios de estilo historicista o Secesión, esta plaza constituye el centro neurálgico de la ciudad. En el centro una estatua ecuestre representa al ban Josip Jelacic. Este virrey que desempeñó un papel fundamental en el despertar nacionalista croata del siglo XIX, está considerado en el país como uno de los padres de la nación. En el lado este, la fuente Mandusevac ocupa el emplazamiento de un manantial milagroso, que hicieron brotar en el siglo XIV las oraciones de un obispo!!!.

El barrio de Gradec se puede visitar desde Kaptol, subiendo andando por las escaleras de Male Strube, subir a partir de la Plaza Central para acabar en la Puerta de Piedra o se puede montar en un funicular. El funicular te deja en la base de la Torre Lotrscak construida en el siglo XIII como sistema de protección de Dverce. En la cúspide, el mirador domina un bello panorama de los tejados de Zagreb, con la ciudad baja a sus pies y la ciudad nueva a lo lejos. A ambos lados de la torre hay el agradable Paseo Strossmayer que sigue el trazado de las antiguas murallas de Zagreb. Nos encontramos la Iglesia de Santa Catalina, el convento de los Jesuitas, el Museo Croata de arte Naif y en la Plaza de San Marcos nos llama la atención en la Iglesia de San Marcos su tejado barnizado y multicolor. Fue construido en el siglo XIII,a su derecha figura el escudo de la ciudad de Zagreb y a su izquierda el del reino Tripartito:Croacia, Eslavonia y Dalmacia.
En el número 9 se encuentra la antigua Casa de la Moneda, un hermoso edificio barroco. El Parlamento o Sabor ocupa el lado derecho de la plaza, delante de la iglesia. Al otro lado de la plaza se halla el Palacio del Ban que data del siglo XIX y fue donde murió Josip Jelacic. El taller de Ivan Mestrovic, el más celebre de los escultores croatas, está compuesto por varios edificios que rodean un jardin y un patio. Más de 120 esculturas recuerdan la evolución de su obra hasta su marcha a Estados Unidos. Más adelante está el Museo de la ciudad de Zagreb en un antiguo convento de Clarisas.
La ciudad baja se diseñó  con grandes arterias repletas de zonas verdes. Forma la letra U y se la conoce como la Herradura. Aunque algunas se encuentran en muy mal estado, las monumentales fachadas pintadas de amarillo, ocre, verde o rosa y señaladas con torrecillas, balaustradas o cariátides, conservan un aire orgulloso. La mayor parte de los museos y grandes monumentos se encuentran alrededor de este inmenso espacio.
Vemos el Museo Arqueológico, la Academia de las Artes y las Ciencias, la Plaza del Rey Tomislav, el Jardín Botánico, el Museo Etnográfico, el Museo de Artes decorativas, el Teatro Nacional Croata o el Museo Mimara.
En resumen podemos decir que Zagreb es una ciudad que se le tiene que dedicar unos días para poder disfrutarla tranquilamente y que por zonas se puede descubrir tranquilamente a pie. Nuestro problema es la saturación con lo que dejamos su exploración a fondo para otra ocasión. Hay que tener cuidado con los tranvías que te salen por todos lados, el coche no es práctico ya que toda la zona alta de Gradec, no se puede parar ni aparcar, porque los residentes tienen su trocito para aparcar personalizado con la matricula en el suelo pintada.
La autopista de Zagreb a Rijeca nos cuesta 60 kunas. Pasamos por el tunel de 5034 metros UCKA que cuesta otras 28 kunas (3.79 €).
Llegamos a Buzet que es el pueblo más cercano a la frontera y por donde pasamos a la ida y buscamos una habitación pero no vemos. Vamos al Hotel Fontana que nos cuesta 65 € con desayuno. Nos parece algo caro pero nos recomiendan en el mismo hotel un motel en la carretera y cuando preguntamos nos dicen 55 €. Volvemos al Fontana que nos ha dado mejor impresión. La habitación está muy bien y nos sentimos cómodos en ella.
Hemos hecho 548 kms.

  1. beatriz belloso

    Muy bueno.

  2. Javier Gallardeo

    Me gustaría saber cual es el presupuesto total aproximado que habéis invertido en dicho viaje. Gracias.

  3. Hola,bonito viaje, pero no haces ninguna referencia, si es facil encontrar restaurantes , bares , donde poder comer o tomar algo. Que tipo de comidas hay , si recomiendas algo en especial. A nosotros tambien nos gusta ir a la aventura, parar donde te parece bien y disfrutar si se puede de la vida que lleva las gentes de alli, un cafe, una cerveza, etc.. Tanta iglesia nos satura.nos gusta un poco de todo.nos iremos en semana santa del 2015

    • Buen viaje Marina, nosotros queremos ir en julio y coincidimos con tu forma de enfocarlo. Por favor cuéntate algo cuando volváis!😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: