Berlín

Semana Blanca (Marzo) 2011

 

Aún no conociamos Berlín, cuna de corrientes artísticas y sede de un pasado histórico clave para Europa. Pero, además de esto,  es una ciudad genial con muchas cosas para hacer, con buen transporte , gente joven y ciudad agradable como la que más

Museo de Pergamo, Puerta de Brandemburgo, Arquitectura, Postdam, Palacios .

GALERÍA DE FOTOS

Día 1

BARCELONA – BERLIN

Hay países que funcionan y otros que no. Alemania funciona todo y muy bien. Es muy fácil llegar al aeropuerto de Berlín, coger el autobús que te deja en un metro que te hace llegar al hotel. Todo está perfectamente señalizado, te avisan cuanto tardarán los buses o el metro que quieres coger,etc… no hace falta ni hablar bien inglés.

Estamos en el pensión Unhland que la escogimos por Booking.com, está algo apartada del centro pero con una parada de metro a 1 minuto por lo que llegas a todo Berlín muy rápidamente. Vale 35 € la habitación doble y a pesar de que el lavabo está fuera estamos contentos con la elección.

Por la tarde vamos a pasear por la Puerta de Brandenburgo y por el Centro. Hay muchos turistas. Se nota que es un sitio donde los turistas se sienten a gsuto pues mucha animación por las calles, aunque los desgraciados hechos que están pasando en Libia ha hecho que haya una manifestación de apoyo a los rebeldes que muestran fotos realmente desagradables para concienciar a los paseantes.

Puerta de Brandemburgo

Delante de la Puerta de Brandenburgo comemos una “curry wurst” que son unas salchicha cortadas servidas en un plato endeble con un montón de ketchup. Desde ese buen mirador observamos el deambular de la gente en el que nos llama la atención unos “figurantes” vestidos de soldados rusos y americanos,y un carromato a pedales donde unas 10 personas pedalean bebiendo cerveza y cantando.

a pocos metros hay un pequeño museo (concesionario) de Mercedes donde hay prototipos de los nuevos modelos que se sacarán al mercado junto con los ya consolidados.

Día 2

BERLIN – POSTDAM – BERLIN

Hoy es domingo y hemos decidido ir a Potsdam. Hemos empezado el día cogiendo el metro hasta la parada de Hansaplatz, para ver el Tiergarten que es un parque de enormes dimensiones con vida salvaje incluida. Allí hemos visitado el Monumento de la Victoria, un símbolo de Berlín., que se puede subir a la parte alta pero que ahora está cerrado. En la plaza de este monumento hay conjuntos escultóricos alegóricos de figuras importantes de la historia de Berlin y de Alemania. De aquí surge la strasse des 17 de Juni, que es bonita pues están muchas de las embajadas con unos edificios espectaculares. La de España no está aquí sino justo al lado del zoo, en un edificio enorme, monolítico, bastante feo por cierto.

Queremos coger el S bahn para ir a Potsdam, pero vamos andando un rato bordeando el zoológico y vemos llamas, avestruces y algún otro animal como las hienas.

Cogemos este tren  para el que se necesita un pase o billete de 3 zonas (billete sencillo 3 €)  y en media hora estamos en el centro de Potsdam. Hay un mercadillo justo al lado solo de telas tanto para venderlas al metro como para hacer patchwork, que parece que aquí son muy aficionados. Está abarrotado de mujeres (sobre todo) de todas las edades comprando telas y telas. La verdad es que te entran ganas de hacer algo.

Es la Versalles prusiana rodeada de lagos y bosques. Antes de los bombardeos de la RAF de 1945 que destrozaron el casco histórico, Potsdam, la capital de Brandenburgo era una joya del Barroco. Se restauró el antiguo palacio Real, del que solo se conservan las caballerizas que alberga el Parlamento Nacional. En verano zarpan barcos antiguos de vapor del puerto, pero ahora en Marzo no hay la posibilidad.

Molino

El origen es una aldea de pescadores eslavos llamada Poztupimi. Hasta 1660 pasó sin pena ni gloria hasta que el rey Federico Guillermo la escogió como residencia de la corte. En 1685 acogió a los hugonotes que habían sido expulsados de Francia,  y eso hizo que se embelleciera con magníficos edificios. Más adelante se construyó Sanssouci, el palacio que nosotros hemos venido a visitar. Ya en 1838 quedó unida a Berlin por un ferrocarril y es este momento cuando comienza su decadencia.

Fue puesta de nuevo en orbita con la reunión en la iglesia de la guarnición del parlamento nazi después de la quema del Reichstag. La conferencia de Potsdam de 1945 asignó la ciudad al sector controlado por la Unión Sovietica y dada su proximidad a Berlin, asentó en la ciudad una guarnición del Ejército Rojo.

Cuando llegamos damos un paseo por el centro y vemos la Nikolaikirche, totalmente reconstruida, que formaba parte del palacio Real, que era un modo de simbolizar la unión entre el poder político y religioso. Se inspiró el arquitecto en Sant Paul Cathedral de Londres. A la derecha de la iglesia con dificultad porque está todo en obras se ve el Altes Rathaus, antiguo ayuntamiento que ahora acoge exposiciones temporales.

Hay un Museo del Cine justo al lado de las caballerizas reales en Breite Str. donde se han recreado los camerinos de las más famosas actrices de la década de los años 30, otra sección del cine prohibido dedicada al cine expresionista y una lista de 1532 nombres de personalidades del mundo del espectáculo emigrados, perseguidos o asesinados entre 1933 y 1945. Nosotros no entramos porque preferimos, a pesar del frio, pasear por la ciudad.

Vemos por fuera la Dampfmaschinenhaus, ya que solo está abierta de mayo a octubre, es una cisterna tambien conocida como la mezquita por su estilo árabe, que fue construida en 1841 para alimentar las fuentes del parque de Sansouci. Se trata de una máquina de 80 caballos oculta en el interior de un curioso edificio inspirado en la Alhambra. La bomba se pone en marcha cuando entran los visitantes. Cerca hay una zona en torno a Feuerbachstrasse, una zona de mansiones del siglo XIX donde viven las familias prominentes de la ciudad.

Vamos subiendo por Fr. Ebert Str. hasta la  Nauener Tor que es una puerta muy bonita con torreones donde hay unas terracitas que a estas horas matinales da el sol y la gente se pone a leer el periódico y toman su cafetito a pesar de la temperatura gélida. Eso sí hay unas mantitas de Ikea para ponerse por las piernas. Eso son ganas de tomar el sol y lo demás son tonterias.

Justo aquí empieza el Hollaendische Viertel (barrio holandés) que cuenta con 134 casas de ladrillo y tejado a dos aguas, construidas para los obreros holandeses que llegaron en la decada de 1730 invitados por el rey Federico Guillermo I. Las viviendas se han restaurado y en la actualidad albergan galerías de arte, restaurantes o cafeterías.

Bajamos hacia la Branderburger Tor, otra puerta monumental pero no tan bonita  (según nuestro gusto) como la anterior, que es un arco de triunfo levantado en 1770 para conmemorar la victoria de la guerra de los 7 años.

Allí cogemos un bus que nos lleva al Park Sanssouci. Desde la estación de trenes donde hay una oficina de turismo nos han dicho que se puede coger el 695 o el X15. En una superficie de 290 Ha, Federico el Grande encargó la realización de los edificios del interior a Wenzeslaus Knobelsdorff, quien tomó como modelo la simetría del Palacio de Versalles, logrando una perfecta armonía entre naturaleza y arquitectura. Está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El Obelisk Portal, la entrada principal, marca el comienzo de Hauptallee, la gran avenida principal de 2,5 Km que divide longitudinalmente el parque.

Cuando llegamos vamos a la oficina de venta de tiquets porque sabemos que dan hora y a nosotros nos la dan al cabo de 1 hora. Parece que en verano el tiempo de espera puede ser mayor. Cuesta 8 €, pero si se tiene tiempo y ganas venden un pase para un día por 19 € que te da acceso a 30 palacios y jardines de todo Brandenburgo. El horario de este palacio es de 9 a 16 de noviembre a marzo y el resto hasta las 17 horas. Los lunes está cerrado.

Para más información esta pagina puede ir muy bien: http://www.potsdam-tourism.com/.

Mientras llega la hora de nuestra visita damos una vuelta por lo jardines, donde hay el Historische Mühle, un molino de viento de estilo holandés del siglo XVIII.

La Orangerie es un palacio inspirado en el Renacimiento italiano, con una fachada de 300 metros de longitud, más bonito de ver desde lejos con la perspectiva del jardin y la doble escalinata. Era un palacio de invitados y ahora alberga reproducciones de obras pictóricas destacando 47 del pintor Rafael. Abierto de mayo a octubre.

El Palacio de Galería de pinturas, Bildergalerie, se exponen pinturas de Rubens, Van Dyck, Caravaggio y otros famosos artistas. Abierto de mayo a octubre. Está considerada como una de las mejores colecciones de Alemania.

La casa china o Chinesisches Haus, expresa el gusto de la época por lo chino.  Abierto de mayo a octubre.

Plaza de Berlín

La Rondell del grosser Fontäne, es un estanque circular con dos hermosas reproducciones de Venus  y Mercurio que Luis XV de Francia regaló a Federico II el grande. Está situada al pie de las 6 plantas de invernaderos que reciben el nombre de terrazas de la colina de la vid. Ahora está casi totalmente helado con un trocito donde no hay hielo y hay unos patos y unos cisnes.

Vamos a la visita donde nos dan unas audioguias en español y poniendo el número que pone en cada estancia nos explica largo y tendido todas las curiosidades de este palacio cuyo nombre significa “sin preocupaciones”.

Su construcción fue debida a Federico II el grande que quería un lugar de descanso!!!!!!, donde pudiese reunir a artistas, poetas y filósofos y en el que componer e interpretar música. La visita comienza en el vestíbulo con columnas corintias y techo cubierto de frescos. La Marmorsal es de 1747, donde se encuentra el busto de Voltaire, uno de los pensadores que pasó largas temporadas en palacio. Las salas más interesantes son la sala de Conciertos y los aposentos de las Damas, entre los que se encuentran el saloncito que ocupaba el escritor Voltaire. La visita dura menos de 1 hora pero es muy instructiva.

Sony Center

A más de 1 km está el Palacio Nuevo o Neues Palais, palacio edificado tras la guerra de los 7 años para poner de manifiesto el poderío de Prusia. El edificio es excesivo tanto en las proporciones como en la decoración: 428 esculturas y cúpula central adornada y coronada por Tres Gracias sustentando la corona de Prusia. Las doscientas estancias que tiene el palacio están decoradas en estilo rococó, destaca la Grottensaal, adornada con incrustaciones de conchas y minerales en las paredes, la Marmorgalerie enorme salón de banquetes revestido de marmol blanco de Carrara con un maravilloso fresco en el techo, la sala de caza que contiene montones de animales disecados y una exquisita traceria de oro en las paredes, etc.

En el ala sur el Schlosstheater ofrece conciertos de música clásica los fines de semana, pero ahora está en obras.

Ya estamos hartos de tanta belleza y palacios y cogemos un bus que nos lleve a la estación, de camino pasamos por Alexandrowka, que es un barrio creado en 1826 en honor del zar Alejandro I y su victoria sobre Napoleón. Consta de 13 casas de estilo ruso concebidas para alojar a los soldados del coro del ejército, un regalo del zar al Kaiser. Son edificios de mampostería, revestidos de troncos como las antiguas casas rusas. También declarado como patrimonio de la Humanidad.

Cogemos el tren de vuelta y como nos deja en el parque zoológico cogemos el bus nº 200 que así nos pasea por las zonas más emblemáticas de Berlin. Llegamos al final que no tiene gran interés y después vuelta para atrás. Nos acercamos a Potsdamer Platz que antes de la guerra era la zona de mayor actividad comercial y cultural de la ciudad y fue la que salió peor parada durante la guerra y la posguerra. Durante décadas tuvo el aspecto de un desolado páramo, si bien en los últimos años lo han convertido en referente de la arquitectura contemporaneo en Europa; los edificios futuristas y el moderno conjunto del museo la han convertido en una de las favoritas de los turistas como nosotros. Nos encontramos con el Ministerio de Correos y Telecomunicaciones, la Haus der Ministerien donde trabajaba Hermann Goering, que es un inmenso edificio, con más de 1000 estancias construido en 1936 y que sobrevivió a todos los bombardeos y demoliciones. Es un ejemplo vivo de la arquitectura nazi de Berlín. Aquí también se encontraba en los jardines de la antigua cancilleria el bunker que el Führer se hizo construir en 1943.

El edificio Daimler-Chrysler, el gran hotel explanade, el Sony Center, la sede de la Mercedes Benz, el Kulturforum, la Philarmonie, etc etc, son edificios que hay en esta plaza y que quitan el hipo.

Por la noche es espectacular todo iluminado con miles de luces que destacan esta maravillosa arquitectura.

Dia 3

BERLIN

Pintada en el Muro de Berlín

Hoy nos hemos dedicado a ver distintos puntos míticos de Berlin. Hemos empezando cogiendo el metro para llegar al Muro de Berlin. Nos bajamos en Schelisches Tor. Desde allí seguimos las indicaciones que ponen East Side Gallery, que es como han llamado a la sección del muro de 1,3 km de largo con pinturas de personas de todo el mundo y que son pinturas a favor de la libertad y en contra de todas las dictaduras. Al final se llega a S Osthabahnhof, donde se puede coger el 248 que lleva a Alexander Platz. Hay más autobuses pero el que nos va bien es este. Allí vamos a ver el Reloj Universal, una estructura de metal que da vueltas continuamente y muestra los distintos husos horarios con ejemplos de capitales que tienen el mismo.

 Allí cogemos otra vez el metro y nos vamos a Everswalder ST, que está en el barrio de Prenzlauerberg donde vemos la Kulturbrauerei una fabrica donde se fabricaba la cerveza Schultheiss, la primera que se envasó en botella y ahora son galerías de arte, centros culturales, tiendas, oficina de turismo etc. Nosotros llegamos sobre las 11 de la mañana y está todo cerrado. Empiezan a abrir sobre las 12 pero todo y así es impresionante como lo han aprovechado de bien todos estos edificios.

Cementerio judío

De allí vamos bajando a la Jüdischer Friedhof que es un cementerio judio donde hay enterrados berlineses famosos como Max Lieberman, en una incripción pone mantente en silencio dentro pero no te calles fuera, se supone que para que nunca se olvide lo que pasó con ellos …

En Kollwitplatz se encontraba la casa donde vivió hasta 1943 la  famosa escultora y pintura que da nombre a la plaza. Ahora hay una escultura de ella anciana, junto a los columpios de los niños.

Aquí está la famosa Wasserturm, el depósito de agua más antiguo de Berlin de 1856, luego se transformó en un edificio de viviendas, más tarde en cárcel y después bajo la dictadura de Hitler en lugar de tortura de miembros del movimiento obrero. Muy cerca está la principal sinagoga de Berlin abierta al culto, que se salvó  por estar al lado de edificios donde vivían arios.

Vamos bajando y pasamos por la plaza Rosa Luxemburgo donde hay un teatro muy original en el cual se programan obras de teatro alternativas.

En toda esta zona hay muchos restaurantes acogedores y como estamos hartos de pasar frío nos metemos en uno para comer algo.

Después de habernos recuperado pasamos por Hackesche Hofe que es un conjunto monumental creado en 1907, cuyos patios en los años 20 albergaron restaurantes, cabarets y centros culturales. Ahora previa restauración han vuelto a acoger restaurantes y locales muy interesantes.

Salimos a Oranienburger Strasse, en su origen este barrio fue creado para albergar los graneros de la ciudad, trasladados en 1679 cuando se estableció que todo el barrio fuese iluminado por antorchas y por tanto los graneros constituían un serio peligro de incendio. En esta calle se encuentra la Neue Synagoge, que de lejos parece una iglesia ortodoxa o de estilo morisco-bizantino. En ella Albert Einstein tocaba el violín para la comunidad judía. En 1943 quedó destruida pero en el 50 aniversario de la noche de los cristales rotos  (1938) se empezó su reconstrucción y acabó en 1955. En la puerta hay dos policias vigilando.

Justo enfrente hay un edificio enorme  llamado Ehemalliges Postfuhramt und Haupttelegraphenamt, de ladrillo barnizado con los frisos y los medallones de terracota. Los dos pisos de las caballerías que dan al patio tenían capacidad para los doscientos caballos utilizados para transportar el correo (1827).

Seguimos caminando y llegamos al Kulturzentrum Tacheles, que empezó albergando unos grandes almacenes, luego lo utilizaron los nazis como cuartel y finalmente las bombas lo destruyeron. La intención de la RDA era demolerlo pero aún estaba en pie cuando cayó el muro de Berlin en 1989. Pocos meses después lo descubrieron un grupo de artistas, la mayoría turcos, italianos y argentinos. Las paredes están cubiertas de grafitis, se hacen conciertos, exposiciones, hay cafés, restaurantes y talleres artesanales sobre todo de escultura en hierro. Vale la pena acercarse, pues con un poco de suerte se puede uno topar con un happening, teatro, lecturas o fiestas. En estas fechas con el solecito que hace, se está muy bien.

Museo de la Isla de los Museos

Llegamos a Friedrichstrasse que es la calle más larga de Berlin, antiguamente tenía las tiendas más elegantes y los hoteles más lujosos. La cosntrucción del muro acabó con ella hasta el punto de que la estación del S-Bahn fue bautizada como Tränenpalast “la casa de las lagrimas” en recuerdo de los berlineses que tenían que hacer largas colas de formalidades para entrar en el este y las dolorosas despedidas cuando se volvían.

Pasamos por el Neue Friedrichstaldtpalast, un teatro legendario con su estilo oriental o el Berliner Ensemble, decorado con el aguila prusiana un edificio gris que alberga unos de los teatros más famosos del mundo. Aquí fundó Bertolt Brecht su famosa compañía y donde estrenó su famosa obra Ópera de cuatro cuartos.

Mapa de la distribución del Muro

Estamos acercandonos a la travesía con Unter den Linden y aquí es donde famosos arquitectos han luchado por hacer los edificios más emblemáticos, eso sí conservando la estética de los edificios que se conservaban. Entre las obras de mayor relieve la enorme manzana de Hofgarten. Un poco más al sur se encuentran los Friedrichstadt-Passagen, tres edificios aislados unidos por una galería subterranea donde se ha ubicado el centro comercial de Galerias Lafayette, de fachada toda de cristal y obra de Jean Nouvel (el interior está articulado en dos grandes conos, también de cristal, que crean curiosas perspectivas. Es una brillante recreación de la arquitectura berlinesa de los años veinte: escaleras en curva, efectos con incrustaciones de marmol, vidrio y acero que crean una atmósfera entre el jazz age y art decó.

Llegamos a la Gendarmenmarkt que era la plaza principal de Berlin, la más hermosa y monumental. En el medio hay un monumento a Friedrich Schiller, que fue quitado en 1935 por ordenes de Hitler y puesto otra vez en su lugar en 1989. Se trata de un retrato del poeta rodeado por las musas de la Lírica, el Teatro, la Filosofía y la Historia.

Hay en esta plaza 3 edificios a destacar: la Schauspielhaus, la Französischer Dom y la Deutscher Dom. El primero era un edificio donde se alojaban los regimientos de paso por la ciudad. Se derribaron las caballerizas y se construyó una sala de teatro. Cuando se restauró en 1986 se dedicó a auditorio y en la Navidad de 1989, Leonard Berstein, hizo un concierto para celebrar la caída del muro.

La Franzöusischer Dom es la iglesia francesa que se hizo por encargo de los hugonotes y es gemela de la Deutscher Dom, con su planta pentagonal y templete circular con columnas corintias. En la actualidad alberga exposiciones sobre la historia de la democracia parlamentaria alemana. En la francesa hay un museo que ilustra sobre la historia del calvinismo y la acogida de los hugonotes en Brandenburgo.

Check Point Charlie

Como estamos cerca nos acercamos a ver el Check Point Charlie que era el único paso entre el sector americano y el sector oriental, caminando hacia la zona occidental, se puede ver en la calle la foto del soldado estadounidense Harper, y, si se camina en el sentido opuesto se ve la de un jovencísimo soldado ruso.

 Está lleno de tiendas de recuerdos, pero un particular ha abierto un museo la Haus am Checkpoint Charlie que está abierto de 9 a 22 horas y cuesta 12 €. Muestra la historia del muro.

 Volvemos a nuestro barrio a cenar y descansar para poder asimilar todo lo visto en este día tan intenso.

Día 4:

BERLIN – PALACIO DE CHARLOTTENBURG

Hoy comenzamos con la visita del palacio de Charlottenburg. La parada de metro es Sophie Charlotte Platz y se sube andando 800 metros hasta la entrada. Desde el zoológico también hay autobuses que te dejan en la puerta.
La entrada cuesta 12 € por persona. La familiar cuesta 24 € con lo que nosotros la pedimos pero nos dicen que donde están los niños. Como no tenemos no nos la venden. Hay un pase para todo un día que puedes visitar un montón de palacios pero como no vamos a ir otra vez a Postdam nos dice que no nos conviene. Muchos palacios hasta abril o mayo no abren. Los que abren como el Belvedere o el Mausoleo solo abren los fines de semana.

En la entrada nos dan unos audiosguia y tambien tenemos que dejar la mochila, un bolso pequeño si que dejan entrar. Si no comprar el tiquet de fotografía (3 €)  también se deja la máquina de fotos. Nosotros lo compramos y así vamos inmortalizando lo que vemos.

El Historische Räume es el nombre que reciben las dependencias reales, situadas en la planta baja del cuerpo central, restaurado en 1970. A la izquierda del vestíbulo se hallan las habitaciones privadas de los principes Federico I y Sofía Carlota; la sala más destacada es la que guarda la colección de porcelanas, una excepcional colección con piezas chinas y japonesas (más de 2000). La escalinata rococó que lleva al primer piso es la primera en su estilo de Alemania. En toda esta planta hay muebles, los juegos de mesa de cada una de las etapas, desde la plateria de la casa Hohenzollern, hasta la vajilla, joyas, espadas, coronas etc.
El salón blanco hacía las veces de sala del trono y comedor de Federico II el Grande, la Goldene Galerie es un salón de música y baile de 42 metros de longitud, realizado en el más puro estilo rococo, de marmol verde y ornamentos dorados.
Salimos a pasear por el Schlossgarten que fue el primer jardín francés de Alemania. A principios del Siglo XX lo convirtieron en un jardín inglés. Pasamos por el Mausoleum que es un pequeño templo dórico construido en 1810 para servir de sepultura a la reina Luisa. Ahora está cerrado, ya que abre de abril a octubre.
Queremos visitar el edificio más característico de la Breitscheidplatz, símbolo de la  ciudad desde la guerra. Llegamos donde pone la guía que está y no lo vemos. Al final lo encontramos pero es que ahora está recubierto de una estructura que no deja ver nada desde fuera. Esta iglesia erigida entre 1891-1895 quedó casi destruida durante el conflicto bélico. Sólo quedó una parte de 63 metros de altura, frente a los 113 originales, de la torre neorrománica. En esta torre se ha vuelto a poner en marcha el reloj que da las horas interpretando una melodía compuesta por el principe Luis Fernando de Hohenzollern, nieto del primer emperador. De 1959 a 1961 se erigieron a ambos lados de las ruinas, dos edificios de cristales azules, procedentes de Chartres, combinados con cemento. El uno es una capilla octogonal, y el otro una capilla hexagonal de 53 metros de altura. El interior de la capilla alberga la Virgen de Stalingrado, un dibujo a carboncillo realizado por un soldado alemán en 1942 durante el asedio a la ciudad rusa.
La Kaiser- Wilhelm- Gedächtniskirche tiene unos paneles explicativos, del antes y del después de los bombardeos y se puede apreciar la magnitud del destrozo. En 1950 se hacían algunas misas en los escombros pero en vistas a preservar la integridad de los fieles se prohibió la celebración de más oficios religiosos.

Ya que estamos en la Ku-dam que realmente se llama Kurfürstendamm, cogemos un bus que nos lleve por ella y así comodamente ver lo más importante de esta calle. Se creó en 1542 para comunicar el palacio de Berlin con el pabellón de caza de Grunewald y fue ampliada en 1873 por Bismarck, impresionado por los Campos Eliseos de París. En sus cafés se encontraban los intelectuales más importantes del periodo de entreguerras y ahora se han vuelto a abrir tiendas de lujo y hoteles muy modernos. Llegamos hasta Bismarck Platz y cogemos otro bus de vuelta.

Nos acercamos a Spandau con el metro que es un distrito de historia claramente militarista, situado en la confluencia del Spree y el Havel, el segundo mayor en extensión del gran Berlín. Los orígenes se remontan a una fortaleza edificada en 1197. Más tarde se instalaron fábricas de armas. Por último se dice que estuvo prisionero Rudolf Hess tras su condena en el proceso de Nuremberg, en una celda fabricada para la ocasión y vigilada por los aliados. En la Zitadelle que se puede visitar de 10 a 17 horas y cuesta 4,5 € se puede ver unos de los ejemplos más ilustrativos de arquitectura militar italiana en Alemania. Se construyó en 1560-1594 con obreros traidos de Italia. Se alza sobre un islote del Havel, sobre las ruinas de un castillo, tiene planta cuadrangular y está rodeada de bastiones en forma de estrella. En uno de los torreones Julius Turm de 30 metros de alto se remonta a 1200 y es una de las fortificaciones mejor conservadas. Se puede subir arriba por una escalera de caracol para ver una panorámica de la ciudad.

De vuelta a la ciudad nos acercamos al barrio de Nikolaiviertel, un  pequeñísimo barrio situado en el antiguo barrio de pescadores de Berlin, que constrasta con los inmensos espacios abiertos del los barrios cercanos. Fue totalmente destruido por la guerra y reconstruido en 1987 con ocasión del 750 aniversario del nacimiento de la ciudad.

Día 5

BERLIN

 Hoy desde el hotel cogemos un bus (249) que nos deja en el zoológico y allí el 100, que es interesante porque hace un recorrido muy turístico y aparte es de dos pisos con lo que todo se ve muy bien.

Altar del Pergamun Museum

Nos bajamos al lado de la catedral de Berlin, y allí mismo te encuentras el primer museo, el Altes Museum. Allí se puede pagar por la entrada de ese solo que cuesta 8 € o comprar la entrada combinada de 1 día que te permite visitar los 5 museos que hay en esta zona. Nosotros la  compramos por 16€ por persona. También hay la posibilidad de comprar el pase de 3 días para todos los museos de Berlín por 19 € que nosotros lo recomendamos porque así se puede dosificar más tanta cultura y belleza. Nosotros como es nuestro último día con el pase de un dia ya tiramos. Cuando compramos la entrada hemos de reservar la hora que queremos visitar el Pergamon Museum y el Neues Museum.

El Altes está situado en un gran edificio en forma de templo griego de estilo jónico, erigido durante 1823-1830 y reconstruido en 1966. Mide 87 metros de longitud, adornado con 18 columnas jónicas y una monumental escalinata de 28 metros de anchura. La rotonda del interior está inspirada en el Panteón de Roma. Hay audio-guía pero en italiano, francés e inglés.

Friso de la Puerta de Ishtar

En la planta baja se expone una colección de arte antiguo, con especial énfasis en el arte etrusco, luego Grecia, y Roma.

De allí nos vamos al Pergamon museum que para nosotros es el mejor con diferencia, si solo hay tiempo o ganas para un museo es este. Hay audios guía en castellano, aunque en algunos números solo en inglés

Nada más entrar ya te encuentras con el altar de Pérgamo, sencillamente espectacular. Durante la II GM se llevaron las obras a sitios más seguros aunque en muchos casos hubo confiscaciones del ejercito rojo y su traslado a la URSS. Después en 1958 se devolvieron a la antigua RDA. El altar se construyó entre el 180 y el 159 aC, aunque lo único original es el friso (Batalla de los dioses contra los gigantes) al final de la escalinata se ha reproducido el patio interior del templo donde se encuentran fragmentos de un friso que narra la vida de Télefo, uno de los hijos de Hércules, héroe de la ciudad.

A la derecha se puede contemplar la puerta del mercado de Mileto, una de las ciudades griegas más importantes en la costa occidental de Asia Menor, cruce de rutas comerciales entre Europa  y Asia. Se trata de una monumental fachada construida en torno al año 120 d.C. con propileos y columnata griega, puerta en arco y fachada de teatro romano. En la misma sección se ha reconstruido la fachada del templo de Trajano de Pergamo así como dos enormes columnas del altar de Baalbek (siglos I y III).

En la sección dedicada al arte en Asia Menor se han reconstruido la Puerta de Ishtar y los frisos de teselas esmaltadas sobre los muros de la vía de las Procesiones, 30 metros de muro, 250 originales, con una doble hilera de leones, simbolo de la diosa Ishtar, reconstruyen el camino que llevaba a Babilonia y que terminaba en la puerta de Ishtar, cuyos toros y dragones simbolizaban a los dioses Marduk y Adad.

Los reyes Asirios hacían esculpir en losas de piedra calcárea escenas que ilustraban sus conquistas y episodios de la vida pública,  son bajo-relieves que cuentan las hazañas de los seis reyes asirios.

En la primera planta hay una exposición bastante completa de arte Islámico, incluso hay un techo sacado de la Alhambra de Granada (con el permiso de las autoridades españolas, según dicen en la audio guía). También hay puertas, minrab, objetos varios, alfombras, y por último la reconstrucción de una habitación de una casa de Alepo, sensacional.

En la planta baja en la parte opuesta a todo lo anterior hay una exposición de como se hacían las excavaciones y unas expediciones en concreto.

Estatuilla egipcia

De aquí nos vamos al Neues Museum, que fue construido en 1843-1845, tenía la forma de un templo clásico rodeado de peristilo. Después de los bombardeos de la II GM, durante decadas el edificio se abandonó hasta quedar en ruinas. Las obras de restauración duraron hasta 2009 que se inaguró otra vez.

Alberga arte egipcio, prehistoria y protohistoria. La parte norte tiene en sus tres plantas 3600 metros cuadrados donde se exponen más de 2500 objetos, entre los cuales la reina es el busto de Nefertiti, que es a lo único que no se le pueden hacer fotos. Hay cámaras funerarias, trozos de templos, el culto a los muertos, las mascaras funerarias etc.Este museo también vale mucho la pena.

Vamos a la Alte Nationalgalerie, donde hay pintura a partir de 1800 y escultura también a partir de esa época. No nos gusta mucho ese tipo de pintura, aunque hay una sala dedicada al impresionismo francés con cuadros de Monet, Manet, Renoir,Cezane etc que si que nos gusta. También es verdad que estamos un poco hartos de ver cosas, son muchas horas de ver cosas muy bonitas. Este lo vemos bastante rápido, y para que no se diga nos acercamos al último, el Bode Museum que se construyó en 1904 porque en los otros ya no cogían tantas obras de arte. Hay una colección de esculturas de primer nivel, representaciones germánicas del gótico tardío y del primer renacimiento italiano, de una nutrida muestra de arte bizantino y de una colección numismática de más de 500.000 objetos, con cerca de 102.000 monedas de la antigua Grecia y 50.000 romanas. Son las 6 de la tarde y ya cierran todos los museos. Vaya maratón que nos hemos dado.

 Nos vamos a tomar una cervecita y a cenar algo y vuelta al hotel a descansar que nos lo merecemos.

  1. Hola Antonio y Trini:
    En estas entrañables fechas queremos desearos que paséis una FELIZ NAVIDAD en compañía de vuestros seres queridos.
    Este año ha estado marcado por la crisis y dificultades económicas, esperamos que el próximo año 2012 se superen y venga cargado de bonanzas.
    Os invito a leer este peculiar Cuento de Navidad para la crisis.
    Un abrazo.

  2. ha sido un recordatoria a mi estancia en Berlin , eso si mas concentrado porque solo fuimos 3 dias

  3. Pues si, siempre se tiene en mente volver y con mas tiempo .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: