Malasia 2022

VERANO DEL 2022

GALERÍA DE FOTOS

Introducción

Malasia es un país muy poco visitado, solo Kuala Lumpur, su capital, recibe cierto número de visitantes, en cambio es un país que ofrece muchos atractivos, aunque dudamos que alguna vez sea un destino muy concurrido. Es un país muy apacible, seguro y muy fácil para viajar por él. Aunque la población es de mayoría musulmana, y eso implica en algunos países, costumbres diferentes a las nuestras, en cambio la fuerte presencia de «chinos» e «indios», hace que el mosaico cultural haga muy agradable este viaje.

Fecha del viaje

Del 23 de Agosto del 2022 hasta 29 de Agosto del 2022

Moneda

El ringgit, ringit​ o dólar malasio es la moneda oficial de la Federación de Malasia. Se divide en 100 sen.

Billetes 1, 5, 10, 20, 50 y 100 ringgit
Monedas 5, 10, 20, 50 sen
En Agosto del 2022 el cambio era de 1€=4,5 R. Cambio actual aquí
 
Se encuentran cajeros y oficinas de cambio de moneda de forma muy fácil. Apenas hay fluctuación de su moneda, tienen una economía muy fuerte y estable.
 
Nivel de vida
 
Después de Tailandia y Laos, los precios de Malasia nos parecieron bastante más caros. Sobre todo el alojamiento, aunque la comida y el transporte son muy asequibles. 

Visado

Los españoles no necesitan. El trámite en frontera es muy rápido.

Salud

Es un país muy avanzado donde el agua del grifo es potable, y se ve que los restaurantes cuidan mucho los estándares de limpieza de sus principales visitantes, que son los de Singapur. Las calles están muy limpias a excepción de Johor Bahru que es una pocilga, suponemos por su cercanía a la frontera, que debe atraer a gente buscando oportunidades. 

Seguridad

Tremendamente seguro, a excepción del barrio cercano a la frontera de Singapur en Johor Bahru, donde abundaba el mal ambiente, de hecho en el hotel donde nos alojamos, había muy malas críticas del barrio, con lo que no es solo una percepción nuestra.

Transporte

Autobuses y Vans: Son frecuentes y puntuales. La red de carreteras es muy buena, lo que hace que los traslados sean muy agradables. Todas las ciudades poseen un Central de autobuses.

Grab: Igual que Uber. Igual que Tailandia, al llegar a Malasia compramos una SIM  (te bajas la aplicación, haces el registro si no lo has hecho ya) y luego sirve para muchos países asiáticos. Enamorados del Grab, pero hay un problema, no hay muchos y a ciertas horas, no hay. Además sospechamos que no pueden acceder a las estaciones de autobuses, ya que en varias ocasiones no pudimos cogerlos y los taxistas se burlaban cuando nos veían con el móvil. Supongo que pasa lo mismo que en otros países donde hay una lucha de poder entre los dos sistemas. Funciona en estos países:

  • Singapur
  • Camboya
  • Indonesia
  • Malasia
  • Myanmar
  • Filipinas
  • Tailandia
  • Vietnam

Electricidad

  • Voltaje: 240 V
  • Frecuencia: 50 Hz
  • Clavijas: Tipo G

type_g_large-150x130

Este tipo de enchufes G puede ser utilizados por nuestros enchufes normales, introduciendo algo puntiagudo en el agujero central. Nos os preocupéis que por ahí no pasa la corriente 

Diferencia horaria

La diferencia horaria es de 6 horas con respecto al de España

Guía de viaje

9788408214502

Itinerario:

  • Día 1:  HAT YAI  – GEORGETOWN
  • Día 2: GEORGETOWN
  • Día 3: GEORGETOWN – IPOH
  • Día 4: IPOH – MALACA
  • Día 5: MALACA
  • Día 6: MALACA – JOHOR BHARU
  • Día 7: JOHOR BARU – SINGAPUR 
  • Y nos vamos a Singapur…

Diario de viaje:

Venimos de Tailandia….

DIA 47 MARTES 23-8-22

HAT YAI  – GEORGETOWN

Ayer nos comentó la recepcionista del hotel que había buses a las 9, las 12 y las 15 horas. Nos levantamos pronto y a las 8 estamos yendo a la agencia que nos había recomendado nuestro hotel, pero vemos que hay muchas y todas cuestan 600 B. Sale a las 9, pero nos dice que estemos a las 8:45, con lo que nos vamos rápidamente a por el equipaje. Volvemos y evidentemente no salimos a las 9, pero a las 9:10 llega un monovolumen, comodísimo, preguntamos y nos dice que como no hay muchos clientes, en vez de la Van iremos en este vehículo.

Vamos a la sede de otra agencia y allí el conductor coge cosas de la Van y salimos a las 9:30 con otra chica.

Las carreteras en Tailandia son muy buenas, con lo que llegamos a la frontera en menos de una hora. Salimos de Tailandia, los trámites de inmigración son muy rápidos y los de entrada a Malasia, vamos con el coche a una especie de ventanilla de peaje donde una funcionaria nos comprueba las huellas dactilares de los dos índices y nos sella el pasaporte. Antes de salir de la zona fronteriza el coche para dos veces y nos preguntan de donde somos, miran el pasaporte, pero creemos que es por aburrimiento.

Ya estamos en Malasia y las carreteras siguen siendo muy buenas con lo que llegamos a Georgetown con celeridad. Hay que tener en cuenta que Malasia es una hora más que en Tailandia.

Esta vez si que nos lleva a nuestro hotel el conductor, lo cual nos reconcilia con los tailandeses.

Estamos alojados  en el Georgetown histórico, lo cual es muy conveniente ya que todos los sitios de interés están muy cerca andando unos de otros.

El hotel es el Chulia Heritage Hotel, nos cuesta 52 € la doble con baño, dos noches. La habitación no es muy grande, pero tiene de todo. Lo están reformando y la planta de arriba no está disponible. Se ubica en un callejón de la Chulia Street, la calle mochilera por excelencia, donde tienes restaurantes, 7/11, alquiler de motos, cambio de dinero, agencias de viajes etc.

malasia_0135

El hotel se paga con tarjeta, pero hay que dejar una fianza de 100 R, le decimos a la recepcionista que acabamos de llegar y que dejamos las cosas y vamos a cambiar dinero para dejar la fianza. Justo delante del hotel hay una casa de cambio, que sin comisión nos cambian € y los Baths que nos quedaban a un tipo de cambio muy ventajoso para nosotros.

Otra cosa que queremos hacer es comprar una SIM. En el 7/11 nos la venden, la SIM cuesta 10 R y la recarga de 10 R dura 1 semana y tenemos internet ilimitado y llamadas ilimitadas dentro de Malasia. Es una ganga, además nos hacen descuento, no sabemos porqué, y pagamos 17 R.

Con todo lo imprescindible resuelto, nos vamos a buscar un sitio para comer y escogemos un Mc Donalds. No nos gusta, pero en los viajes nos apetece un sabor conocido de  vez en cuando. Pedimos dos Big Mac  con Coca  Cola y patatas fritas y nos cuesta todo 34,4 R.

Poco se sabe de la isla de Penang, los marineros chinos la conocían como la “Isla de la Nuez de Betel”, pero era solo una escala de las rutas comerciales. Hasta principios del s XVIII no llegaron los colonos de Sumatra y fundaron asentamientos en Batu Uban y Georgetown. La isla pasó bajo control del Sultán de Kedah, pero en 1771 firmó el primer acuerdo con la Compañía Británica de las Indias Orientales, a la que concedió derechos comerciales a cambio de asistencia militar contra Siam, Tailandia.

Quince años después el capitán Francis Light tomó posesión de Penang en nombre de la compañía e izó la Union Jack en el primer territorio del sureste asiático de Gran Bretaña. Light la rebautizó como “Isla del Príncipe de Gales” puesto que la compra coincidió con el cumpleaños de su alteza, y concedió a los nuevos habitantes los derechos de propiedad sobre los terrenos que pudieran liberar de la jungla. Ello, junto a la creación de un puerto franco y la atmósfera de total tolerancia, atrajo a colonos de toda Asia. Eso hizo que sea uno de los  lugares más multiculturales del planeta.

malasia_0148

En 1800, el sultán de Kedah cedió a los británicos un trecho de 189 km cuadrados de la península frente a la isla, la actual Seberang Perai.

En 1826 Penang se convirtió en capital de las Colonias del Estrecho, con Malaca y Singapur, hasta que la floreciente Singapur la reemplazó en 1832.

A mediados del s XIX, era una pieza clave del comercio chino del opio con más de la mitad de los ingresos de la colonia. La isla era un lugar peligroso y sórdido, famoso por los prostíbulos y los antros de juegos de azar gestionados por sociedades secretas chinas. En 1867 hubo un estallido de violencia por los bajos fondos que duró 10 días, las revueltas de Penang.

Durante la IGM la situación fue tranquila, salvo por los ataques alemanes, pero en la IIGM los japoneses la conquistaron 12 días del ataque a Pearl Harbor. Los europeos fueron evacuados antes, pero el resto de la población estuvo tres años y medio sufriendo su invasión, sobre todo los chinos.

Tras la guerra se disolvieron las colonias del Estrecho, en 1963 se convirtió en uno de los 13 estados de Malasia. En 1969 dejó de ser puerto franco y estuvo varios años en franca decadencia, hasta que se reconvirtió en uno de los mayores centros de electrónica de Asia.

Georgetown es la combinación de 3 culturas antiguas distintas, con arquitectura indígena, distintas gastronomías, costumbres etc.

Se nombró en 2008 la ciudad histórica como Patrimonio Mundial de la Humanidad por sus Shophouses, su mezcla cultural y su convivencia pacífica. Es una mezcolanza de templos chinos, mezquitas en Chinatown, edificios coloniales de la época británica etc.

Fuera del centro, hay una ciudad moderna con grandes rascacielos, centros comerciales como cualquier gran ciudad y mucho tráfico.

Muy cerca del hotel hay un Purrfect Café, pero está cerrado. Seguimos paseando y descubrimos que cada calle tiene unos plafones donde explica el origen del nombre de la calle en inglés, malayo, chino y tamil.  Además, hay unas esculturas hechas en acero que presentan escenas cómicas de la vida de los residentes de la ciudad. Colocadas en las paredes de las calles estas obras tridimensionales reproducen al detalle las costumbres y el patrimonio en clave de humor, a la vez que conforman un estrafalario contrapunto a la natural belleza urbana del núcleo histórico.

Por ejemplo en la calle Chulia hay una que representa el dueño de un hotel hablando con un mochilero europeo con su gran mochila a la espalda.

DIA 48 MIÉRCOLES 24-8-22

GEORGETOWN

Vamos a la estación de autobuses a comprobar los horarios a Ipoh, vemos que hay muchos ya que cada compañía tiene su horario, como vemos que hay muchos no nos preocupamos. Mañana iremos prontito y nos iremos con el primero que salga.

Hay un Heritage Trail llamado Sun Yat Sen, que consiste en 14 sitios históricos en Penang, es el primero de esta índole fuera de Hong Kong y muestran los lugares visitados por Sun Yat Set, e instituciones que lo apoyaban. Este señor fundó la Alianza Revolucionaria China y estuvo residiendo 6 meses en Penang. Se hizo una reunión histórica “la Conferencia de Penang” para planear el segundo levantamiento de Guangzhou. Hizo un meeting el 10 de noviembre de 1910 y recaudó 8000 $ del Estrecho. El primer periodico revolucionario se publicó en el 120 de la Armenian St. desde 1910 a 1913.

malasia_0607

Pasamos por Yap Kongsi, servían al clan Yap del sur de China. El edificio se completó en 1924 y se reformó en 1992. Otro es el Cheah Kongsi, establecido en 1810 es uno de los clanes Hokkien más antiguos de Penang. Su apelativo Cheah significa Árbol precioso en chino. En su interior hay un grupo de chicas ya que se va a celebrar en pocos días un certamen de belleza. Hay chicas de Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Queremos ver de día la Armenian St. Ya que algunos de los murales que hay, ayer no los vimos, pues se hizo de noche.

La pintura más famosa y donde es muy difícil hacer la foto sin gente es “Niños en bici”. La  diferencia en sus murales es que las pinturas las combinó con bicicletas, motos y elementos arquitectónicos. El éxito de Zacharevic inspiró la serie de murales 101 gatitos perdidos, que se hizo para concienciar del problema de los animales callejeros. Otras obras han sido financiadas privadamente como las de Julia Volchkova o Thomas Powel que se exponen en el Hin Bus Depot

El nombre de Armenian le viene por la comunidad armenia que se instaló en esta calle, pero que pronto desapareció cuando la iglesia Armenia fue derruida. Vinieron malayos que se ocuparon de hacer productos de cobre y latón. El área tiene una gran concentración de sociedades secretas tanto malayas como chinas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pasamos por la Cannon St, llamada así porque los británicos dispararon un cañón en la plaza en 1867 durante las revueltas de Penang a los miembros de la sociedad Kien Teik que se habían refugiado aquí. En esta calle hay una tienda preciosa dedicada a los búhos, que los hay de todos los tipos, tamaños y materiales. Pero un poco más adelante la cosa mejora ya que hay una tienda dedicada a los gatos!!!!!. Hay de todo con esa temática, además de dos gatos muy cariñosos de la tienda. La encargada nos invita a entrar ya que tiene varios murales, como no, con gatos. Lo compraríamos todo!!!!.

Vamos a visitar la Blue Mansión, la construcción más fotografiada de la ciudad, una magnífica mansión de 38 salas, 5 patios, 7 escaleras y 220 ventanas, construida en la década de 1880 y recuperada de las ruinas en 1990. Su color azul se creó con lechada de cal con base de índigo.

Durante los circuitos guiados de una hora se explican los rasgos feng shui de su construcción y se narra la historia de Cheng Patt Tze, el mercader Hakka pobre que se hizo rico y mandó construir la casa para su séptima mujer.

No hay entradas hasta las 14 horas y son las 12, con  lo que nos vamos a la Pinang Peranakan Mansion, pero pasamos primero a buscar paraguas al hotel ya que está lloviendo mucho.

De camino pasamos por el Han Jiang Ancestral Temple, es muy bonito, con unos paneles que explican toda la historia del templo, lo que significan las pinturas, las tallas etc. Nos gusta mucho, además lo podemos apreciar muy bien todo, ya que nos refugiamos de la intensa lluvia que está cayendo.

Como se nos ha hecho la hora de comer entramos en un restaurante indio llamado Bite “N” Eat Dindigul Biriyani y nos pedimos un muton biriyani y un pescado guisado con cebollita, curry y un poco de picante, o sea fish pepper fry, con dos zumos de lima nos cuestan 53 R.

Llegamos a la Pinang Peranakan Mansion, acaba de empezar una visita guiada en inglés y nos acoplamos. La entrada son 20 R por persona.

Construido en 1894, Hai Ji “N”  fue la sede de la empresa Kapitan Chung Keng Kwee en Penang.  También fue el zi zheng di (residencia oficial) de la familia Chung.

 Hai Ji Zhan tiene una integración de elementos arquitectónicos.  Es un bungalow construido como una tienda que cristaliza elementos chinos y occidentales en un edificio único.  El plan arquitectónico de Hai Ji Zhan es una modificación de las casas con patio de dos secciones en Guangdong, China, pero ahora parece una mansión de dos pisos.  El edificio se construyó cerca de la calle para permitir las actividades comerciales y, por lo tanto, el camino de cinco pies en la planta baja adopta la perspectiva de los comercios.  Por otro lado, como se ve un recinto al lado de la mansión y un corredor conecta la mansión con los cuartos de servicio, esta estructura representa los bungalows de estilo colonial.  Tal integración de elementos arquitectónicos coloniales y chinos (o locales) generalmente se denomina «Estilo ecléctico de los primeros estrechos».

 La apariencia externa de Hai Ji Zhan adoptó principalmente el estilo colonial que presenta un techo a cuatro aguas cubierto con tejas en forma de U.  Las contraventanas de madera de cuerpo entero se encuentran en la fachada del primer piso donde se ven los travesaños de las ventanas arqueadas con un par de diminutas salidas de aire de forma redonda en la parte superior.  Las fuertes columnas de la vía de cinco pies y las pilastras del primer piso siguen la modificación rectangular del orden toscano.  Los ventanales en el camino de cinco pies fueron influenciados por la arquitectura victoriana.  Las características más destacadas son la cerca decorativa de hierro fundido y las columnas del balcón, fabricadas por Glasgow W. MacFarlane Company, que le dieron un toque europeo a la mansión.

El guía nos explica cosas curiosas, como que antes las familias tenían muchos hijos, su padre tenía quince hermanos!!!!!

Como se concertaban las bodas, las negociaban los padres y los novios no se veían hasta la noche de bodas. Eso era la razón de que tuvieran varias mujeres, si una no le gustaba, se buscaba otra.

Es una actividad muy interesante, se visita también el templo familiar y las colecciones de trajes típicos de gala, zapatos, la colección increíble de joyería y muchas más cosas.

Más tarde nos vamos al Hin Bus Depot, una estación de autobuses que se abandonó y posteriormente un grupo de artistas de la ciudad decidieron que sería un buen lugar para la cultura y para la celebración de actos lúdicos.

También vino el artista lituano Ernest Zacharevic, promotor de los murales tanto de esta ciudad como de Ipoh y pintó unas cuantas cosas que aún se mantienen. No hemos tenido suerte con el día escogido para visitarlo, ya que hoy no hay nada. Mañana si que hay una actividad que tiene buena pinta. Hay talleres artísticos, bares, tiendas de regalos o de muebles etc.

Pasamos por una feria de comida, del 20 al 28 de agosto hay un festival de comida en distintos espacios de la ciudad. Está muy animado, pero son las 5 de la tarde y es muy pronto para cenar. Hoy es el mini curry festival, mañana es el Thirsty Festival en el Hin Bus, etc.

Vamos a los muelles no tan famosos como el que fuimos ayer. Aquí no hay tiendas ni nada dedicado a los turistas, son casas de personas que siguen su vida sin importarles que nosotros pasemos por su casa o no.

Vamos volviendo y compramos algo de cena y para el desayuno de mañana. Las cervezas están muy caras en el 7/11, pero preguntamos por casualidad en una tienda de barrio de una señora china y nos compramos la Red Horse, que era la cerveza que bebíamos en Filipinas, por 7,5 R  cada lata. No entendemos como puede haber tanta diferencia…

DIA 49 JUEVES 25-8-22

GEORGETOWN – IPOH

Nos vamos a la zona donde están las agencias de viajes en el Kontar. Hay muchas y la ventaja es que tienen horarios diferentes, hay muchos a primera hora, después ya nos vamos a las 12 del mediodía y por la tarde ya menos.

Llegamos a tiempo de coger el bus de las 8:45, pero nos dice el de la agencia que no funciona hoy por falta de clientes, que el próximo es a las 9:45. No pasa nada, vamos a la agencia de al lado y nos dice que a las 9 sale uno. Compramos los billetes por 28 R cada uno.

Llega antes de las 9, pero salir sale a las 9:15 que es lo que pone en el billete que nos han vendido. De aquí vamos a la terminal de buses de Georgetown y se suben unas cuantas personas. Al cabo de una hora de nuestra salida, llegamos a la terminal de buses de Butterworth, ciudad desde donde se cogen los ferrys a Georgetown. Esperamos unos minutos y a las 10:30 seguimos camino. “Solo” quedan 140 km hasta destino, ahora entendemos  porqué se tarda según nos han dicho unas 4 horas en llegar, si va parando tanto….

malasia_0640

Al llegar queremos coger un GRAB pero la aplicación nos dice que no hay coches disponibles, cogemos un taxi que nos cuesta 25 R. Preguntamos en la taquilla para coger un bus que va al centro de la ciudad,  ya que salen cada hora y son casi las 13 h. Nos dicen que tenemos que comprar una tarjeta de plástico a fondo perdido de 20 R cada uno, con lo que no nos compensa ya que vamos a estar solo unas horas en Ipoh.

Llegamos al hotel a las 13:30  horas, se llama French Hotel y es bastante nuevo ya que lo inauguraron en 2012. Tiene una temática europea, nos atienden muy bien. Nos cuesta al cambio 26 € y nos piden una fianza de 100 R, para que no robemos nada ni rompamos nada.

La habitación está muy bien, cómoda con todo lo necesario, muy recomendable el hotel. Está en la zona nueva de Ipoh, pero muy cerca de la zona antigua.

Nos vamos a descubrir esta ciudad que es la tercera en importancia de Malasia, la primera es Kuala Lumpur y la segunda es Johor Bharu.

Se encuentra en el estado de Perah y es su capital. A finales del s XIX, los chinos provenientes de Guangzhou vinieron al valle de Kinta. Las siguientes generaciones que habían prosperado mucho gracias a las minas de estaño, son los actuales habitantes de este estado, ya que son más de la mitad de la población. Las minas se descubrieron al lado del rio y algunos de estos mineros se convirtieron en los primeros millonarios de Malasia. Por desgracia el Gran Fuego de Ipoh en 1892 destruyó más de la mitad de la población. La ciudad se reconstruyó cuando empezó la segunda ola de la minería en los años 20 del pasado siglo.

Sin embargo a partir de los años 50 declinó drásticamente la industria del estaño y eso afectó a la ciudad. Se tuvieron que reinventar y creemos que están en ello.

Lonely Planet la nombró en 2018 como destinación nº 1 donde comer comida local, en 2016 quedó 6ª en la categoría de los 10 mejores lugares para visitar en Asia y por último en 2014 se le consideró como el 9º mejor lugar del mundo para jubilarse por su coste de vida.

La ciudad histórica se encuentra en el lado izquierdo del rio del valle, rodeado de acantilados de arenisca y formaciones rocosas. El rio Kinta tiene una longitud de 217 km y es la principal fuente de agua para los habitantes de Ipoh.

Ipoh surgió del pueblo malayo de Palau a finales del s XIX. Se le conoce como la ciudad Hipster de Malasia. Es conocida por su buena cocina, arquitectura icónica y mucha riqueza cultural.

Según la guía era como Georgetown en tranquila. Nosotros no lo creemos en absoluto, tiene algo de encanto, pero compararla con Georgetown, no, ni por asomo.

Hay cuatro  cositas, y en los alrededores hay unas cuantas cuevas que están bien, pero la ciudad en sí, la encontramos muy perjudicada , con muchos comercios cerrados y muchos carteles de “se vende” o “se alquila”. Tiene unos cuantos murales, pero algunos se los están cargando.

Nos vamos a la oficina de turismo donde nos dan plano de la ciudad y folletos de atracciones de la ciudad. Reciben muy poco turismo, son las 2 de la tarde y somos los terceros turistas de hoy que nos hemos acercado a esta gran oficina de turismo.

Nos dan un folleto de los restaurantes que los habitantes de Ipoh han votado como los mejores de la ciudad. El segundo mejor votado es una pizzería llamada Niker Pizza que se encuentra enfrente mismo de la oficina de turismo. Nos pedimos la Pizza grande de queso que nos cuesta 36,60 R con dos Coca Colas. Si la pides antes de las 3 de la tarde te descuentan un 20% de la pizza, que a nosotros nos suponen 6 R menos. Está muy rica, pero como cosa curiosa no te dan cubiertos para comerla, con las manitas y quema!!!!!.

Vamos a visitar la Concubine Lane, parece que la construyó un ricachón chino para sus tres esposas, otros dicen que era la calle donde los ricos tenían a sus amantes. Actualmente se ha transformado en tiendecitas de regalos, cafeterías, restaurantes etc.

Vemos que la mayoría de los museos solo se pueden visitar si haces una reserva con anticipación, como el Han Chin Pet Soo, es el primer museo de la minería de Hakka. Leong Fee fue el fundador del Club de los mineros, él también procedía de la provincia de Guangdong. Llegó con 19 años, muerto de hambre, pero con mucho trabajo y algo de suerte se convirtió en uno de los más ricos. Creó el club, para que los mineros después de un largo y duro día de trabajo, pudiesen ir a confraternizar y relajarse. Se podía fumar opio, jugar a juegos de azar o estar con una señorita.

En 2013 debido a la disminución de miembros, se cedió al municipio que estuvo 1 año restaurándolo para convertirlo en museo.

Justo al lado, en una shophouse de color azul, está el Hoyanhor Museum, gratis, que fue la casa del fundador de una herboristería, Ho Yan Hor, que proporcionaba remedios de la tradicional medicina herbal, muy utilizada todavía hoy en China. Sobre todo, curaba de la gripe y de los resfriados, además de conseguir que la gente tuviese mejor calidad de vida.

Otro museo que se puede visitar, previa cita, es el Jom Ke o Time Tunnel donde hay artilugios del pasado, relacionado con las minas y como se vivía en aquella época.

El tema de pedir citas  indica el poco turismo que reciben.

Nos han dado un folleto con algunos de los murales que se pueden encontrar en Ipoh. De los 7 que nos indican, 3 se han perdido, uno no lo encontramos y uno está medio tapado por una obra. No obstante, encontramos otros que se han hecho posteriores a la publicación del folleto.

Otro lugar que se puede visitar es el Hale Street Heritage Gallery. Las dos casas donde se ubica se construyeron en 1.900. Una vez fueron oficinas, hotel y casa de muchas familias, pero durante muchos años estuvieron abandonadas. En 1914, un proyecto empezó para devolverles su antigua gloria, que acabó en 2017.

Las inauguró su Alteza el Sultán Nazrin Muizzuddin el 20 de Enero del 2019. Ahora alberga un café, una tienda de regalos, un espacio para eventos y una galería del patrimonio de la ciudad. La entrada son 10 R con audio guía y 20 con un guía. No entramos pues la chica que nos atiende nos dice que no nos dará tiempo de verlo todo. Lo dejamos para otra ocasión en la cual volvamos. Parece, por lo que leemos en el folleto, que es un viaje multisensorial que te transporta a la era de los mineros del estaño, desde 1880 hasta nuestros días.

 Cogemos un Grab que por 9 R nos lleva a Perak Ton, está a 6 km al norte de la ciudad. Fue creado en 1927 por un matrimonio chino budista muy devoto. Es famoso por sus murales y sus vistas panorámicas. La primera escalera conduce a un majestuoso Buda sentado de 12 m  de alto en la cámara principal. Algunos murales de alrededor son recientes, de la década de 1990. Hay una escalera de 450 escalones que te brinda unas maravillosas vistas de Ipoh y alrededores. Para volver hacemos lo mismo, Grab por 9 R al centro.

malasia_0746

Parece que las mejores son las de Kak Look Tong, pero en la oficina de turismo nos han dicho que cerraban a las 14:30. Luego llamaremos y nos dirán que cierran a las 16:30…

Está a 9 km al sur de Ipoh, es una escarpada boca de cueva bajo un alto acantilado. Tres sabios dominan la caverna central; hacia el fondo, un alegre Buda chino de la felicidad futura está sentado en compañía de tres bodhisattvas. Después de la cámara principal, el pasadizo se   abre a una laguna y jardines pintorescos, rodeados de acantilados boscosos.

Otras cosas que visitamos es el Birch Memorial Clock Tower. Fue construido  en 1909 para conmemorar al primer Oficial colonial británico y fue diseñado en el estilo típico inglés. La torre comprende 4 esculturas representando las 4 virtudes de los gobiernos británicos, lealtad, justicia, persistencia y tolerancia.

Los 4 lados de la torre del reloj están inspirados en los iconos de las 4 religiones que se encuentran en Malasia: Budismo, Cristianismo, Islamismo e Hinduismo.

Justo enfrente se encuentra la Panglima Kinta Mosque, construida en 1898 con un diseño Moghul y neoclásico, es una de las más antiguas de Ipoh.

Seguimos paseando y llegamos a la Estación de trenes, combina el estilo morisco y el Victoriano. Le llaman el Taj Mahal de Ipoh, lo cual nos parece un poco exagerado. Se construyó entre 1914 y 1917, fue un gran hub para el comercio. Hoy da servicio como estación del KTM Electric Tram Service.

Enfrente se encuentra el Ipoh Town Hall y la Antigua Oficina Postal. Se construyeron en 1913 en el estilo  Victoriano Neo-Renacimiento con columnas enormes griegas y romanas.

En la misma plaza hay un monumento conmemorando a los miles de muertos que se cobró el tren de la muerte. Se trata del tren Tailandia-Birmania, tenía 415 km de largo y fue construido por los japoneses durante la IIGM. En la construcción participaron cerca de 250.000 personas, incluyendo 170.000 trabajadores asiáticos, principalmente de Malasia, Birmania y Tailandia. Murieron 80.000 trabajadores asiáticos y unos 12.600 soldados aliados.

Por toda la ciudad, delante de los edificios más emblemáticos, hay unos monolitos de granito que explican a que se dedicaba el edificio o cosas curiosas, como la tienda de fotografía de un japonés que era la tapadera desde donde hacía de espía y mandaba información al servicio de inteligencia japonés.

Hay más cosas, pero necesitaríamos coche, como una draga que estuvo en funcionamiento 44 años, es la última que se utilizó para la industria del estaño. Tiene un pontón de 75 m de largo y 3 m de profundidad. Pesa 4500 toneladas y se construyó en Inglaterra en 1938 por la mayor empresa de ingeniería del  momento.

A 85 km está la Isla de los Orangutanes, es un centro de rehabilitación de orangutanes que se encuentra en una isla artificial de Bukit Merah y tiene 15 Ha. Aparte de la rehabilitación, se estudia a los primates, es un centro educacional y se puede interactuar con ellos.

Tempurung Cave está a 24 km de Ipoh. Es la cueva más grande de la Malasia Peninsular, tiene 400 millones de años y mide 1,3 km. La aprovechó como cuartel general, un movimiento terrorista comunista, escisión del Partido Comunista Malayo. Excavaron un túnel a 10 m de profundidad, cuando el ejército envenenó el agua de donde se abastecían.

La ciudad Real de Kuala Kangsar está a unos 40 km de Ipoh, en un estuario que se forma en el rio Kangsar. Los palacios están bien conservados, como el Iskandariah Palace, el Royal Museum, la Ubudiah Mosque y la Sultan Azlan Shah Gallery.

A unos 100 km de Ipoh se encuentra el Lenggong Valley, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2012. Tiene evidencias de existencia humana durante la era Paleolítica. Se ha descubierto en 1991 el hombre de Perak, un esqueleto de hace 11.000 años, además de muchos artefactos  de hace 100.000 años que se pueden visitar en el museo.

A 150 km se puede visitar la Royal Belum State Park, es una zona virgen de selva de 117.500 Ha. Se considera que tiene 130 millones de años de antigüedad  y acoge a elefantes, rinoceronte de Sumatra, hornbill y tigres además de muchos insectos, peces y plantas como la Rafflesia. Se pueden hacer trekkings, pescar, camping, alojarse en una Boathouse, chalet o resort. Para visitarlo hay que pedir un permiso a la Perak State Parks Corporation.

La próxima vez alquilaremos coche y así nos podremos dedicar a ver los alrededores de las ciudades.

Volvemos un rato al hotel y para cenar, a pesar de que Ipoh es conocida por su buena comida, nos vamos al KFC, donde nos compramos 5 trozos de pollo por 25 R. son enormes, no tienen nada que ver con los que comimos en Korat. En los 7/11 venden cerveza pero cuestan 16 R cada lata de 500 cl o más. Como ayer encontramos una tienda que las vendía a mitad de precio en Georgetown, suponemos que aquí también habrá. Se tienen que buscar tiendas de chinos o indios, evidentemente las de malayos musulmanes no venden. La de ayer tenía 8 grados, pero la de hoy tiene 12º!!!!! Nos cuestan cada una 9 R y la marca es El Diablo, bastante buena por cierto.

DIA 50 VIERNES 26-8-22

IPOH – MALACA

Queríamos visitar esta mañana las cuevas que hay al sur de Ipoh, pero ayer al poner el despertador no nos dimos cuenta que estaba a la hora de Tailandia que es una hora menos. No nos da tiempo con  lo que nos lo tomamos con calma.

Nos damos de alta en la aplicación Easybook que sirve para comprar billetes de bus. Hay una promoción que te hacen un descuento del 26% con un máximo de 8 R y tienes en un monedero para siguientes compras otro 26% de la primera compra con un máximo de 12 R.

Nuestros billetes a Malaca nos cuestan 69 R los dos. Hacemos el Check out y pedimos un GRAB y nos vuelve a pasar que nos dicen que no hay. En caso de que hubiese serían 14 R. Hay  unos taxis al lado y preguntamos, uno nos pide 30 R y le decimos que no gracias, el compañero nos lleva por 20 R.

Llegamos con tiempo ya que el bus sale a las 11 de la mañana. Hay una pantalla en la central de buses de Meru Raya, 12 km al norte de la ciudad, donde salen todos los destinos, con el horario y donde tenemos que verificar los billetes. Cuando nos llaman a los que vamos a coger el bus, resulta que como los hemos comprado por la app, tenemos que ir a la taquilla a que nos los cambien por billetes de papel. Por esa tramitación nos cobran 1 R por billete.

malasia_1020

El bus es muy moderno, amplio y cómodo. Tenemos incluso cargador de USB para la electrónica.

No sale a las 11, sino a las 11:30 y para después en la gasolinera, ya veremos cuanto tarda en llegar a Malaca ya que hay unos 360 km. La carretera es una autopista estupenda de dos carriles por sentido.

Llegamos a la Terminal Bersepadu Selatan en Kuala Lumpur a las 14:15. Está al lado de la estación de tren Bandar Tasik Selatan.

Salimos al cabo de media hora de la terminal de buses. Llegamos a las 17 horas, lloviendo, no nos acoge demasiado bien Malaca. Intentamos coger un Grab, pero nos dice la aplicación que no hay ningún conductor disponible, con lo que cogemos un taxi que nos lleva por 15 R.

El hotel Mill Road está en Little India y está regentado por indios. Los olores, colores, las personas que vemos son indias, parece que nos hayan trasladado allí.

El hotel nos cuesta 54 € al cambio las dos noches, el sitio muy bien ya que es muy céntrico, el recepcionista muy bien, pero la habitación es enana, no tiene ventanas y para ir al lavabo desde una de las camas hay que tener mucho cuidado para no darte un golpe en las espinillas. La limpieza tampoco es el fuerte de los hoteles indios, con lo cual mejor no mirar mucho el suelo.

Salimos a redescubrir la ciudad, ya que vinimos hace 20 años exactos, pero no nos acordamos de nada!!!!!

Paseamos al lado del canal que atraviesa todo el casco histórico y llegamos a la famosa Jonker St. Los fines de semana cierran la calle al tráfico por la tarde y montan un mercadillo de comida, souvenirs, ropa, calzado, bisutería etc. Está a rebosar de gente, muchos nos parecen turistas de Singapur, por la forma de vestir y su aspecto. De hecho la oficina de turismo organiza fines de semana para que vengan aquí. Es normal, aquí les cuesta todo 5 veces menos que en su país y lo tienen a 200 km de nada. Con las autopistas que tienen es un paseo para ellos.

Al principio de la calle desde el canal, hay una gran escultura de un tigre, ya que estamos en el año del tigre del calendario chino.

No hemos comido con lo que buscamos un sitio para comer-cenar, nos sentamos en un restaurante llamado The Geographer, ahora no lo sabemos, pero luego leyendo la guía veremos que es uno de los restaurantes con solera preferidos por los turistas occidentales.

Nos pedimos una ensalada y un plato de pechuga de pollo a la napolitana con patatas. Nos cuesta 44 R sin bebida, porque las bebidas son prohibitivas, nos negamos a pagar por una cerveza pequeña 25 R.

Con la barriga llena seguimos paseando por la Jonker St. Hasta el final. Con los tenderetes, toldos, y parafernalia varia no vemos los edificios de esta calle con lo que mañana volveremos a verla.

La calle paralela es la Calle Armonia, o Jalan Tokong. Se llama así porque conviven sin problemas un templo chino, una mezquita y un templo indio.

malasia_0923

El templo de Cheng Hoon Teng es el templo chino más antiguo de Malasia, 1673, y sigue siendo el pilar de culto de las comunidades taoistas y budistas. Asimismo es un testigo del tesón de la comunidad china que financió su restauración. Se usaron métodos tradicionales para todo, desde las cerámicas ornamentales de los tejados hasta los tigres pintados junto a la puerta. Está dedicado a Kuan Yin, diosa de la compasión, es un templo que abraza varias fes, con elementos budistas, taoistas y confucionistas.

Más adelante nos encontramos con la mezquita Masjid Kampung Kiling. La reconstrucción del s XIX mezcla varios estilos. El tejado Meru en varios niveles, se parece mucho a la arquitectura hindú balinesa, se inspira en los templos hindúes y el alminar árabe es típico de las primeras mezquitas de Sumatra, mientras que el interior está decorado con baldosas inglesas y holandesas. Hay carteles para que las mujeres se pongan una abaya para entrar, con lo cual no entro.

Siguiendo  la calle está el Templo de Sri Poyatha Venayagar Moorthi. Es uno de los primeros templos hindúes de Malasia, construido en  1781 en un solar donado por los holandeses, dedicado a la deidad hindú Venayagar.

Seguimos disfrutando del ambiente festivo de Malaca y nos acercamos a ver el Museo Marítimo y Museo Naval. Evidentemente está cerrado, pero se puede ver la reproducción del Flor de la Mar, un navío portugués que se hundió en la costa de Malaca.

Una cosa que caracteriza a Malaca son los ruidosos bicitaxis psicodélicos. Están decorados con una parafernalia que va de reproducciones en papel maché de edificios coloniales a princesas Disney, Hello Kitty y Minions, pasando por Superman y diversos héroes de cómic. La música que suena depende del origen del cliente. No tenemos criterio, de si nos gustan o nos disgustan, pero hay que reconocer que son divertidos. Muchas personas los contratan, desde parejas de novios, familias, amigos, todo tipo de personas, y vemos que van felices.

malasia_0925

Pasamos por la Porta de Santiago, la cual era una de las cuatro puertas por las cuales se accedía a la Fortaleza de A Famosa. El líder de la armada portuguesa que conquistó Malaca en 1511, Alfonso de Alburquerque, empezó la construcción del fuerte en 1512 por los frecuentes ataques de los seguidores del Sultan Mahmud.

Los portugueses usaron trabajadores forzados para construir este fuerte rodeando la colina de Malaca. Tenía 3 m de ancho y utilizaron partes de los palacios destruidos, mezquitas y mausoleos. En el noroeste de la fortaleza construyeron una torre de vigilancia de 40 m de altura.

Cuando los holandeses conquistaron Malaca en 1641, renovaron y agrandaron la fortaleza y pusieron el escudo de armas de la compañía holandesa de las Indias Orientales en la puerta.

En 1795, los británicos decidieron demolerla por miedo a que se utilizara contra ellos. En 1807 usó cañones para demolerla, pero Lord Minto y Sir Stamfords Raffles  intervinieron para que no destruyera por completo. La Porta de Santiago es una de los restos arquitectónicos europeos más antiguos de toda Asia.

Al lado está el Memorial de Proclamación de la Independencia. Cerrado del 14-7 al 12-10, con lo que no podremos verlo, la entrada es gratuita.

Se llama así porque fue donde se proclamó la independencia por Tunku Abdul Rahman Putra, que fue el 1º primer ministro. Parece que se puede ver el viaje que tuvo que hacer el país hasta la independencia, con películas que documentan esa historia.

Los bares alrededor del canal están a tope de gente y los ferrys que van de un extremo al otro también. Hay discriminación de precios ya que los malayos adultos pagan 20 R por el ferry y los extranjeros pagamos 30 R.

Nos volvemos al hotel a descansar que ya es hora.

DIA 51 SÁBADO 27-8-22

MALACA

Hoy tenemos todo el día para seguir visitando Malaca. El centro histórico entró en la lista de Patrimonios de la Humanidad en 2008 junto a Georgetown. A partir de ese momento se han renovado viejas shophouses y mansiones, así como galerías y hoteles. Como ha tenido invasiones de portugueses, holandeses, británicos y de elementos peranakan, es muy diversa y muy tolerante.

Lo primero que volvemos a ver es el Stadhuys, es el antiguo ayuntamiento y residencia del gobernador y se remonta a la década de 1650 y se considera uno de los edificios holandeses más antiguos de Oriente. Levantado en 1641 tras la conquista holandesa de Malaca, es una reproducción del antiguo ayuntamiento de Hoorn, en los Países Bajos. Hoy es un museo de Historia  y Etnografía donde se pueden  ver bicitaxis de récord y chalupas con forma de pájaro.

La Plaza de los Holandeses es el punto neurálgico de la ciudad  y donde todos van a hacerse la foto con I Love Malaca. Está rodeada de construcciones de la época holandesa, todos rojos, y una bonita fuente erigida en 1904 en memoria de la reina Victoria, decorada con cuatro bajorrelieves de la monarca.

malasia_1097

La Iglesia de Cristo, de color cereza, se construyó en 1753 con ladrillos de laterita procedentes de Zelanda, en Holanda, y es uno de los monumentos más imponentes de Malaca. Dentro hay tumbas de holandeses y armenios y travesaños de 15 m sacados de árboles distintos.

De aquí nos vamos a disfrutar, casi en soledad, de la calle Heeren, destino predilecto de los ricos comerciantes peranakan (también llamados chinos del estrecho). Está en Chinatown y  es una calle paralela a Jonker St.

En esta calle hay multitud de casas chinas, todas muy estrechas, pero muy largas, ya que los impuestos a los holandeses se pagaban en función de los metros de fachada.

Una de las casas más impresionantes es el Museo del Patrimonio Baba y Nyonya. Es curiosa pues por ejemplo tiene un tabique decorativo por el cual las mujeres podían ver a los invitados sin ser vistas. Cada acto social se hacía en un  lugar de la casa y está decorada como si fuese una casa del s XIX. Como visitamos la casa Peranakan de Georgetown, esta  no la visitamos.

Aparte de la comunidad Peranakan, en la ciudad también vive un pequeño grupo de Chetti, indios nacidos en el estrecho, descendientes de comerciantes del subcontinente que se casaron con mujeres malayas. Llegaron en torno a 1400, por eso esta etnia se considera más antigua que los peranakan.

Paseamos sin prisas por esta calle que tiene tiendas que son una joya como la que se reproduce modelos de zapatos que llevaban las mujeres ricas del s XIX, hecho de telas bordadas con bolitas de colores. Son preciosos, se hacen de forma artesanal, eso sí, lo pagas, ya que cuestan al cambio unos 100 €. Hay dos tiendas de zapatos artesanales, pero en una de ellas, en la que entro me enseñan los “botines” llamados pies de loto, que se ponían las mujeres chinas que les deformaban los pies desde pequeñas, para que pareciera  que casi no tenían pies. Cuestan 95 R y el señor muy ufano me dice que ya no se hace esta práctica. Solo faltaría que se siguiese haciendo!!!!!. Son bonitos, ya que están hechos con unas telas de seda muy bonitas, me dice que son para adorno, pero yo  no pondría en mi casa esas  botitas, me recordaría siempre el maltrato contra las mujeres chinas durante muchos siglos.

Volvemos a la calle Armonía, vemos de día los templos que ya vimos anoche y llegamos a la Masjid Kampung Hulu, es la mezquita más antigua de Malasia aún en funcionamiento. Fue un encargo de los holandeses en 1728. Predomina la arquitectura de Java con un tejado de varios niveles en lugar de una cúpula clásica.

Al lado del canal nos compramos una tarrina de helado por 9 R. tiene  mango a trozos, mucho coco helado y una especie de  miel al final. Está buenísimo, repetiremos.

Subimos a ver la Iglesia de San Pablo, está en la cumbre de la colina, con fantásticas vistas de la ciudad. Unas empinadas escaleras conducen a este olvidado santuario, construido por un capitán portugués en 1521. Un parroquiano frecuente era San Francisco Javier, cuya estatua de mármol se levanta frente a las ruinas.

malasia_1102

Queríamos visitar el Palacio del Sultanato, es una reproducción de madera del palacio del sultán Mansur Shah, gobernante de Malaca de 1456 a 1477. Alberga un  museo cultural al aire libre y unos jardines preciosos. Los edificios se  construyeron sin un solo clavo y siguen al pie de la letra las descripciones del palacio original en los Anales Malasios, una crónica de la fundación del sultanato y 600 años de historia malasia. Está cerrado del 14-7 al 12-10. Hay discriminación de precios, los malayos pagan 10 R y los extranjeros 20 R.

Nos vamos a un centro comercial a descansar del calor, al Melaka Megamall. Tiene una zona de artesanía de Malasia y otra zona donde es el típico centro comercial que te encuentras en cualquier país, con tiendas de lujo y tiendas más normales donde no puedo resistirme a un anillo por 10 R.

En el mismo mall hay restaurantes y entramos en uno de ellos ya que miramos el menú y vemos cosas que nos gustan. Se llama Johnny´s Restaurant. Nos pedimos dos platos de arroz, uno con gambas y otro con verduritas con dos zumos de lima. Lo más divertido de este restaurante, es que los camareros son dos robots, con bandejas que te traen el pedido a la mesa, tienen cara de gato y se acercan y en la pantalla sale el número de tu mesa, te saluda, te avisa si algún plato quema, se despide muy amablemente etc.

Nosotros es la primera vez que lo vemos, pero parece que en Barcelona ya hay varios restaurantes japoneses que lo tienen. El precio es muy bueno ya que pagamos por todo 35 R.

Nos vamos al hotel a descansar del calor y más tarde salimos a seguir paseando, cuando ha bajado el sol.

Vamos al Museo Cultural Cheng Ho, está dedicado a las impresionantes hazañas del marinero chino-musulmán Cheng Ho o Zheng He, como  nosotros le conocemos. Hicieron una exposición en el Museo Marítimo de Barcelona sobre este personaje, a la cual fuimos. Queda poco para el cierre, con lo que solo vemos la entrada. Encabezó una flota de cientos de barcos y su historia es muy sorprendente.

Enfrente hay una galería de arte, fundada por una casa de subastas de Shanghái, pero no la encontramos. Son dos grandes almacenes reconvertidos en galería de arte, parece que muy interesantes.

Volvemos a recorrer la Jonker St, paseamos por el canal y a la noche volvemos al  mismo centro comercial, donde vamos a otro restaurante que se llama Black Canyon, aquí pedimos una ensalada de atún, un club sándwich, dos zumos y dos vasos de agua. Todo nos cuesta 45 R.

Cuando salimos llueve un montón, con lo que nos mojamos de lo lindo para llegar al hotel.

DIA 52 DOMINGO 28-8-22

MALACA – JOHOR BHARU

Hay muchos autobuses a Johor Bharu, con lo cual no nos preocupamos, casi cada cuarto de hora hay uno. Intentamos comprar los billetes con la aplicación Easybook y utilizar el dinero que tenemos en el monedero, pero  no lo conseguimos, igualmente eran 2 R lo que nos ahorrábamos…

Conseguimos un Grab que nos lleva a la Terminal de Malaca Sentral que está a unos 6 km por 8 R. hay un autobús que también te lleva pero es más caro, pues cuesta  cada billete 5,2 R.

A las 9:30 sale el bus de la compañía Jebat Express a Johor Bharu Larkin, nos cuesta 42,2 R los dos. Sale puntual, pero se va a otro lugar de la terminal y suben más pasajeros. Salimos casi las 10 de la mañana. Al cabo de 1 hora un chico le pide parar para ir al lavabo y para en una gasolinera.

Llegamos casi a la 1 del mediodía a la terminal de JB y intentamos coger un Grab pero no tenemos suerte. Cogemos un taxi que nos lleva por 20 R al Hotel Belllo. Nos cuesta la doble con baño 27 €, la habitación  no está mal, pero los alrededores del hotel son sórdidos, sucios, muy decadentes. Habíamos leído algún comentario al respecto, pero no pensábamos que era tan escandaloso. Otros decían que daba a la calle donde había unos bares siempre llenos de borrachos y que hacían mucho ruido. A nosotros nos dan una habitación que da a la calle de atrás y no oímos nada.

singapur22_001

Vamos a ver como se va a Singapur, ya  que estamos en una zona muy cercana a un tren que te lleva a Singapur, a Woodlands. Vemos que para hoy no tienen billetes disponibles con lo que compramos los billetes para mañana a las 11:30. Nos dicen que tenemos que estar a las 11 para pasar inmigración.

Vamos a buscar un sitio para comer en el centro comercial, a ver si encontramos las cadenas de comida que vimos en Malaca pero no hay suerte. Al final, encontramos un  local que  se llama Texas y nos comemos unas hamburguesas por 24 R.

Johor Bharu es la segunda ciudad en importancia después de Kuala Lumpur. Hay grandes rascacielos, pero todo lo que vemos de la ciudad es muy deprimente. Vamos a la oficina de turismo donde tienen unos folletos espectaculares de JB, pero lo único que tienen es una mezquita, un palacio del Sultán que está cerrado, un templo indio y un parque Legoland.

Hay una calle con shophouses pero nada del otro mundo. Además se pone a llover con lo que nos vamos al hotel. Nos ha decepcionado mucho esta ciudad. Tendríamos que haber ido directamente a Singapur, que es muy bonita y agradable para pasear. Además  no hay la basura que hemos sufrido en JB.

Para cenar nos vamos a un supermercado y compramos algo de comida y dos cervezas, que de eso si que vamos servidos con las tiendas de alrededor del hotel.

DIA 53 LUNES y 54 MARTES 29-8-22 Y 30-8-22

JOHOR BARU – SINGAPUR – DOHA – BARCELONA

Nos lo tomamos con calma y a las 11 estamos en la entrada del tren que nos llevará a Singapur. En la misma terminal se puede cambiar dinero si te sobra algo de ringgit, nosotros los cambiamos por dólares de Singapur. El cambio en este momento con el euro es 1 €= 1,4 Singapur $. Los trámites en frontera para salir de Malasia son muy rápidos.


																							
A %d blogueros les gusta esto: