Siria

VIAJE DE SEMANA SANTA DEL 2004

 

En Semana Santa del 2004 decidimos hacer un viaje que hacía tiempo que deseábamos hacer pero que la situación de inestabilidad política de la zona nos impedía. Aunque, cuando salimos de casa esta situación de pre-guerra también subsistía luego, al llegar al país, nos dimos cuenta de que no pasaba nada y de que viajar por Siria es fácil y agradable. Para este viaje nos acompañó la Marta. Es un país fascinante que, además es muy barato para viajar por tu cuenta, con el aliciente de que todo funciona, las autobuses son puntuales y la seguridad es máxima en todo el país. Además la comida es buena y muy segura sanitariamente.

 

GALERÍA DE FOTOS

PDF de la Ruta por Siria

Damasco, Palmira, Hama, Aleppo, Crac dels Chevaliers, Saladin Castle, Afamea, Ciudades Muertas, Bosra, Maloula

Importante: Hay que comentar que los precios a las entradas a los sitios son en su mayoría con el carnet de estudiante. Te ahorras mucho dinero si lo presentas.

Día 1:

BARCELONA – AMSTERDAM – DAMASCO

Salimos con KLM vía Amsterdam y llegamos de madrugada a Damasco. Nos dirigimos a un Hotel cerca de la Plaza de los Mártires (750 libras la triple)con un taxi pre-pago (500 libras). Cambiamos dinero en el propio aeropuerto.

VIDA COTIDIANA EN DAMASCO

Día 2:

DAMASCO

Visitamos Damasco. El encanto de Damasco tiene su epicentro en su casco antiguo, rodeado por una muralla romana. El principal mercado cubierto, Souq al-Hamadiyyeh, es una vía adoquinada donde abundan las animadas multitudes, los vendedores ambulantes y el regateo de alto nivel. Frente al mercado, se encuentra la mezquita de los Omeyas (50 libras). Este edificio, construido en el año 705 en los terrenos que ocupaban unos templos antiguos y una catedral cristiana, fue proyectado como la mayor mezquita del mundo. A pesar de que un fuego destruyó su interior en el siglo XIX, continúa destacando como una de las joyas de la arquitectura islámica, y cuenta con abundantes mosaicos de gran esplendor y tres originales minaretes.

En la capital, reposan los restos de Saladino, uno de los héroes más destacados de la historia árabe y el hombre que combatió contra los cruzados. La construcción del mausoleo de Saladino data de 1193; está cubierto por una cúpula roja y emplazado en un agradable jardín, más allá de la muralla norte de la mezquita de los Omeyas. El palacio Azem (15 libras), al sur de la mezquita, que se levantó en 1749 alternando hileras de basalto negro y piedra caliza blanca, acoge actualmente la sede del Museo de las Artes y Tradiciones Populares de Siria. En el barrio cristiano, al este del casco antiguo, se halla la capilla de San Pablo, que señala el lugar donde, una noche, los discípulos ayudaron al apóstol a salir por una ventana para escapar de los judíos.

Takiyyeh as-Sulaymaniyyeh, al sur del Barada, destaca como una de las mezquitas más elegantes de Siria. Construida siguiendo los parámetros del estilo otomano en 1554, se compone de capas alternas de piedra negra y blanca y posee dos esbeltos minaretes. Merece la pena visitar el Museo Nacional (30 libras), también al sur del río. En su día, la fachada de esta institución cultural se utilizaba como entrada al Qasar al-Hayr al-Ghabi, un antiguo campamento militar. El interior alberga una colección de piezas fantásticas, entre las que se incluyen unas escrituras del siglo XIV a.C. que emplean el primer alfabeto conocido del planeta, estatuas de Mari (antigua ciudad de Mesopotamia) de unos cuatro mil años de antigüedad, dos salas repletas de estatuas de mármol y terracota originarias de Palmira, armas damasquinadas, antiguos instrumentos quirúrgicos hallados en tumbas de cirujanos, una colección de libros del Corán del siglo XIII y una sala completa decorada según el estilo del palacio Azemen el siglo XVIII.

TUMBA DE SALADINO

Día 3:

DAMASCO – PALMIRA

Cogemos un bus hacia Palmira (110 libras). Son autobuses modernos y muy cómodos. Nos alojamos en el hotel Citadel (750 libras la triple). Las ruinas de Palmira están con acceso libre y sólo el templo se ha de pagar. Es imprescindible llevar el carnet de estudiante internacional para ahorrar mucho dinero. Si únicamente va a visitarse un lugar en Siria, Palmira es el destino obligado. Palmira es una ciudad pequeña que goza de una relativa tranquilidad: no obliga a atisbar entre ruidosos viajeros agrupados en paquetes turísticos para contemplar las ruinas. La urbe está ubicada en un lugar remoto, a 150 km del río Orontes por el Oeste y a 200 km del Éufrates en el Este. Sus vestigios históricos datan el siglo II d.C., aunque la ciudad inició su ascenso a la gloria coincidiendo con el dominio asirio. Durante un breve período de tiempo, constituyó un importante puesto de avanzada griego; en el año 217, Roma se anexionó Palmira, convirtiéndose en un centro de riqueza sin parangón. Su personaje más célebre, Zenobia, gobernó la población a partir de 267, cuando su marido falleció en extrañas circunstancias. La máxima mandataria se enfrentó a las fuerzas romanas, pero sufrió una aplastante derrota en el año 271, y Palmira quedó reducida a cenizas dos años después. En 1089, un terremoto acabó de destruirla.

En Palmira, abundan las ruinas por las que deambular. El templo de Bel consta de un patio cuadrado de piedra maciza. Al otro lado de la calle, se encuentra la Gran Columnata, una impresionante vía urbana bordeada por hileras de columnas que, en su día, formó la arteria principal de la ciudad. El arco monumental, en uno de sus extremos, ha sido restaurado. Al sur de la columnata, el teatro acoge un mercado y un salón para banquetes. En la cima de la colina que domina Palmira, se halla el Qala_at ibn Maan(5 libras), un castillo árabe del siglo XVII. Su museo cuenta con algunas obras excelentes y rótulos en inglés( y en catalán).

PALMIRA

Día 4:

PALMIRA – HAMA

Visitamos las tumbas mediante un tour que organiza el propio museo ya que suelen estar cerradas. Para llegar a ellas nos hacemos con un taxi. Por la tarde cogemos un bus hacia Hama. Llegamos a Hama y nos alojamos en el Centro, en el Hotel Cairo (750 libras). Esta tranquila ciudad entre Alepo y Damasco, una de las más atractivas de Siria, supone una buena base para explorar las ruinas cercanas. La mayor parte de su encanto procede del río Orontes, que atraviesa Hama. Las orillas del río están bordeadas por árboles, jardines y antiguas norias muy ruidosas, que alcanzan los 20 m de diámetro y se construyeron hace siglos para abastecer a la ciudad de agua y como mecanismo para controlar el riego. Las norias y los bloques sobre las que se erigen son de madera, y la fricción entre ambas piezas produce un sonido similar a un quejido que invade el aire del centro de la urbe. Las norias del casco urbano están situadas en un bonito parque, donde los niños nadan entre las ruedas.

HAMA

Concertamos un taxi (2000 libras) para visitar cosas alejadas de la ciudad. Aprovechamos la tarde para ver las impresionantes norias y disfrutar de los muchachos tirarse desde arriba de ellas. Hacen un ruido lastimero pero es muy agradable estar a su lado. Por la noche comemos un genial “shwarma” en la calle.

Día 5:

HAMA – AFAMEA – EL CASTILLO DE MASOUL – KRAK DE LOS CABALLEROS – HAMA

El taxi nos recoge y visitamos la extraordinaria ciudad romana de Afamea (5 libras), el castillo de Masoul de la secta de los “asesinos” que ahora es del Aga Khan, líder de los ismaelitas, y el impresionante Krak de los Caballeros (10 libras). Por una vez, un castillo está formado por algo más que una pila de escombros en el suelo; esta fabulosa fortaleza de los cruzados posee prácticamente la misma apariencia que hace ochocientos años. El Krak de los Caballeros, que custodiaba el único paso importante entre Antakya (Antioquia), en Turquía, y Beirut, en Líbano, fue construido y ampliado entre 1150 y 1250 y, finalmente, llegó a albergar a una guarnición de cuatro mil hombres. La fortaleza resistió diversos ataques, pero sucumbió ante los sultanes Baibar en 1271.

El castillo se divide en dos partes: una muralla exterior con trece torres, una muralla interior y una torre del homenaje. Ambas murallas están separadas por un foso, actualmente lleno de agua estancada, que se utilizaba para llenar los baños y abrevar a los caballos. Debe atravesarse la entrada principal, una imponente reja en el muro de 5 m de espesor, pasar las torres que defendían el castillo hasta llegar a un patio. Un corredor cubierto de delicadas tallas conduce a una sala abovedada, donde se puede contemplar un horno antiguo, un pozo y varias letrinas. La capilla de la fortaleza se transformó en mezquita cuando el sultán Baibar asumió el control de la zona; aún es posible admirar el púlpito. En la actualidad, el piso superior de la torre de la Hija del Rey acoge una cafetería; desde esta localización se disfruta de unas magníficas vistas.

Día 6:

HAMA – ALEPPO

Vamos a Aleppo mediante un autobús (65 libras). Conocida como Halab por sus habitantes, Alepo es la segunda ciudad de Siria en tamaño y, desde tiempos romanos, un importante centro comercial. Con sus fascinantes zocos cubiertos, su ciudadela, sus museos y sus caravasares, apetece invariablemente pasar unos días en su seno. La ciudadela domina la urbe en el extremo oriental de los zocos, y el foso cuenta con un puente, en la zona sur, que conduce a la puerta fortifica(10 libras) da del siglo XII. En el interior, la mayor parte de la fortaleza se halla en ruinas, aunque en la sala del trono, sobre la entrada, se ha efectuado una generosa restauración. Los únicos edificios de la ciudadela original que quedan en pie son una pequeña mezquita del siglo XII y la gran mezquita del siglo XIII.

KRAK DE LOS CABALLEROS

Los fabulosos zocos cubiertos constituyen uno de sus principales atractivos. Sus laberintos se extienden por varias hectáreas, y al situarse bajo el techo de piedra abovedado, aparece la sensación de estar viajando repentinamente a otro mundo. Hay que dejarse sumergir en los dulces aromas de los cardamomos y los clavos, observar los animales muertos colgados en el zoco de carne. La mayoría de mercados se construyeron en la época otomana, aunque algunos datan del siglo XIII.

En el extremo septentrional de los zocos, se encuentra la gran mezquita, con un minarete no empotrado de 1090. El interior cuenta con un bello púlpito de madera tallada y, si se dirige la vista hacia la izquierda, se podrá contemplar la cabeza del padre de san Juan Bautista (es evidente que la decapitación resultaba una práctica habitual en su familia). El Museo Arqueológico acoge una excelente colección de instrumentos de Mari, Ebla y Ugarit. En el paseo conocemos a una pareja de madrileños y nos ponemos de acuerdo en compartir un guía y un taxista (750 libras por persona) para ver al día siguiente las Ciudades Muertas y la Basílica de San Simeón el estilita.

Día 7:

ALEPPO – CIUDADES MUERTAS BIZANTINAS – ALEPPO

Cambiamos de hotel ( Hotel Venecia 1050 libras la triple) pues el otro era demasiado cutre, incluso para nosotros. Visitamos durante todo el día las Ciudades muertas bizantinas que son pre-cristianas y la Basílica de San Simeón. La basílica de San Simeón (10 libras) posee una historia más interesante que cualquier otro lugar de la zona. San Simeón fue un pastor del siglo V que, tras un sueño visionario, ingresó en un monasterio para sufrir por Cristo. Con todo, la vida monástica no le resultaba lo suficientemente dura y se desplazó a las colinas, donde construyó una columna de 3 m para encaramarse a lo alto. Durante los 36 años siguientes, fue construyendo columnas cada vez más elevadas que, al final, llegaron a alcanzar los 15 m. El santo se encadenaba por el cuello a las columnas para no caerse durante la noche y, de este modo, añadía el posible estrangulamiento a la lista de cruces con las que debía cargar. Llegaron peregrinos de toda Europa con la esperanza de presenciar un milagro, pero la mayoría de ellos sólo contemplaron a un anciano sermoneando desde lo alto de una columna.

En el año 459, san Simeón falleció y, alrededor de su columna, se construyó una enorme iglesia. El excepcional templo poseía cuatro basílicas dispuestas en forma de cruz, que desembocaban en un patio octogonal cubierto por una cúpula. Cuando, en el año 490, se dieron por concluidas las obras, se trataba de la mayor iglesia del mundo. También se edificó un monasterio y se erigió una ciudad para cubrir las necesidades de los peregrinos. La iglesia está bastante bien conservada, pero la columna se halla muy deteriorada; en realidad, se trata de una roca sobre una plataforma.

El Guía habla un francés buenísimo y es muy amable. Vale la pena pagar algo más y que te expliquen las cosas. Por la noche visitamos el barrio armenio.

Día 8:

ALEPPO

Decidimos quedarnos en Aleppo para verlo todo mejor y disfrutar del ambiente. No nos arrepentimos. A veces los días que uno deja colgados son los mejores. Es Viernes Santo y por la noche hay procesiones de religiones cristianas pero que se juntan para celebrarlas todos juntos (maronitas, armenios, ortodoxos, católicos, …)

ALEPPO

Día 9:

ALEPPO – LATAKIA – DAMASCO

Vamos a Latakia con un autobús por 100 libras para ver el Saladin Castle (10 libras) que se llega con un taxi (600 libras) donde el famoso Lawrence de Arabia dijo que era la construcción militar más imponente que había visto nunca. La otra opción era coger un bus e ir a hacer el Valle del Eufrates pero sólo lo hubieramos visto desde el bus. El castillo está bien pero comparado con el impresionante Krak todos quedan a la altura de los zapatos. Cogemos un bus hacia Damasco (150 libras). Pasamos noche en el mismo hotel.

Día 10:

DAMASCO – BOSRA – DAMASCO

NIÑO SIRIO

Visitamos Bosra o Busra con un bus directo (50 libras). Este enclave se halla en una fértil llanura plagada de basalto negro, a unos 140 km al sur de Damasco. En su día, Busra ocupó un lugar de honor en el comercio local y las rutas de peregrinos, pero, en la actualidad, ha caído en el olvido. A pesar de su desafortunado destino, se trata de un paraje extraño y maravilloso, construido sobre y alrededor de antiguas edificaciones romanas, como si se tratara de una enredadera que estrangulara la arquitectura. La urbe está compuesta, casi en su totalidad, por basalto negro, gran parte del cual procede de los edificios más antiguos. También cuenta con un teatro romano, uno de los mejor conservados del planeta.

La principal originalidad del teatro radica en que lo fortificaron y se convirtió en una ciudadela. Se erigieron nueve torres alrededor del edificio y se cavó un foso para conseguir mayor protección. En el interior de la ciudadela, aún es posible admirar el magnífico teatro de quince mil butacas. Cuando funcionaba, estaba recubierto de mármol y seda. Durante las representaciones, rociaban a los mecenas con un fino vapor de agua perfumada.

Entre las viviendas y comercios de Busra, también es posible admirar las ruinas del Nymphaeum, varios baños, algunas de las mezquitas más antiguas de la Tierra, un monasterio del siglo IV y una puerta nabatea. Por la tarde nos dedicamos a hacer compras por Damasco.

QUE BONITAS QUE SON …

Día 11 :

DAMASCO – MALOULA – DAMASCO

Vamos a Maloula con un bus bastante típico po 25 libras. Es un pueblo cristiano que aún habla la lengua de Cristo: el arameo. Es una población agradable a las laderas de una motaña con un desfiladero similar, en pequeño, al de Petra pero con miles de horrorosos graffitis. Se puede comprar vino y un licor llamado Arrak que es muy fuerte, se recomienda tomarlo con agua. Por la noche tomamos un taxi para ir a la estación de autobuses (25 libras) que te llevan al aeropuerto donde cogemos el avión que vía Amsterdam nos devuelve a casa.

Día 12:

DAMASCO – AMSTERDAM – BARCELONA

Llegamos a las 9,30 de la mañana a Barcelona y a las 11,45 entro a trabajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: