Bremen

GALERÍA DE FOTOS

23-8-2016 MARTES

TRELLEBORG – MALMO – COPENHAGUE – BREMEN

La ciudad de Trelleborg alcanzó su máxima prosperidad en la Edad Media, cuando los mercaderes alemanes llegaron para comerciar con sal. Algunas de las antiguas casas de Skane se conservan en el barrio de Gamla Torg donde aún se alzan las ruinas de un monasterio franciscano del s XIII.

Vamos al Trelleborgen, una reconstrucción de una fortaleza vikinga situada en el mismo lugar donde se erigió otra fortificación en el s X, descubierta mil años después. También hay un museo vikingo. Cuesta 40 coronas, hasta el 28 de agosto abre todos los días de 10 a 5 de la tarde. Se puede visitar por fuera que es lo que hacemos, ya que no ha abierto todavía.

Como pasamos por delante de la central de ferrys de Trelleborg, vamos a preguntar cuánto cuesta ir hasta Alemania y nos dice que son 1538 coronas suecas, 165 €, hay 6 ferrys el martes, pero el primero sale a las 9:30 y a pesar de faltar media hora nos dicen que ya es tarde. El siguiente es a las 14:30, y tardan durante el día 5,30 horas, mientras que el nocturno sale a las 23:55 y llega a las 7 de la mañana a Rostock. Puede ser una buena posibilidad, hay que comprobar horarios porque no todos los días es el mismo.

De aquí nos vamos ya a Malmo para coger el puente-tunel que te lleva a Copenhague, cuesta el coche hasta 6 metros 490 coronas o 53 €. Poco después hay que coger otro puente que te lleva a la otra parte continental y cuesta 240 coronas danesas o 33 €.

Las autopistas en Dinamarca son gratuitas y la velocidad máxima son 130 km/hora, pero en algunos tramos baja a 110 km/h.

Sin darnos cuenta llegamos a Alemania con sus autopistas de velocidad libre y con la gasolina más barata que en Suecia o Dinamarca. Aquí llenamos el depósito y llegamos a Bremen.

No sabíamos mucho de Bremen y resulta que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Empezamos la visita en el Schnoor Quarter, es el barrio más antiguo de Bremen y tiene casas del s XV y XVI, en callejuelas estrechas, algunas de poco más de un metro de ancho. Ahora están llenas de tiendecitas y artesanos, además de muchos bares y restaurantes.

De aquí ya salimos a la Markplatz, impresionante esta plaza, empezando por el ayuntamiento, construido entre 1405 al 1410, con una fachada en el estilo Renacimiento, es uno de los ayuntamientos más bonitos de Alemania. Al lado está la estatua de Rolando, la más grande y más famosa de los 26 estatuas que hay en el país. Ha sido un símbolo de los derechos humanos y la libertad desde 1404.

La representación más conocida de los 4 músicos está justo en el lateral del ayuntamiento. Es una escultura de bronce de 1951 de Gerhard Marcks. La leyenda dice que si la tocas y pides un deseo se cumplirá.

El Shütting o Guildhall del s XIX, tiene una entrada magnifica y ahora es la cámara de comercio. De aquí nos vamos a la Böttcherstrasse, esta calle es muy famosa porque está la casa de Roselius, el museo de Paula Modersohn-Becker y muchas más cosas. Al salir de esta calle muy cerca está el paseo al lado del río, con mucha gente en unas gradas que hay escuchando a un músico callejero con sus cervecitas, todo muy tranquilo y agradable.

En verano también se pueden hacer cruceros por el rio, algunos incluso se puede cenar. Hablando de cenar, buscamos un sitio para cenar pero casi todos cierran a las 8 de la noche y por poco nos quedamos sin encontrar un lugar. Cenamos en un sitio que hay platos de pescado, todo muy rico.

Luego nos damos cuenta que hay otros sitios como los beergardens que permiten cenar con más tranquilidad y no tan pronto. Después de una última vuelta por esta maravillosa ciudad nos vamos al camping de esta noche.

Está a 17 km de la ciudad, se llama  Knaus Campingpark Oyten, nos cuesta 25,8 €, muy caro por lo que te dan, no hay ni cocina ni te dan wifi, lo has de pagar, 24 horas 4 €. No es nada recomendable, ya que tampoco hay mesas o bancos para poder estar.

 

A %d blogueros les gusta esto: