Tierras de Teruel

TIERRAS DE TERUEL

Del 1 al 4 de Noviembre del 2018

 

 

 

Guia de viaje

 

 

 

 

 

 

DÍA 1-11-18    JUEVES

BARCELONA – MOLLERUSSA – CASPE – MONASTERIO DE STA MARÍA DE LA RUEDA – BELCHITE – AZUARA – FUENDETODOS – DAROCA – OJOS NEGROS – PERACENSE – ALBARRACIN

Salimos hacia tierras aragonesas, nuestra primera parada es Caspe, cuyo centro urbano se organiza en torno a la Plaza Mayor, con sus atractivos soportales conocidos como Arcos del Toril. Enfrente el ayuntamiento del s XIX y la hermosa casa Piazuelo-Barberan, del s XVII.

Siguiendo la calle principal hacia los taludes que dan al Guadalope, se accede a la plaza donde se ubican los dos monumentos capitales de la ciudad, el Mausoleo de Miralpeix del s II d.c.  y la magnífica Colegiata de Santa María la Mayor, asentada en lo que fuera la gran acrópolis construida por la orden militar de San Juan. De todo el conjunto solo resta el templo.

La iglesia se erigió en los s XIV y XV siguiendo los cánones del gótico y presenta tres esbeltas portadas góticas y tres naves de cinco tramos. Tras la cabeza de la colegiata se hallan los restos del que fue magnífico castillo del Bailío, escenario del histórico Compromiso de Caspe.

En el año 1412 se reunieron aquí todos los compromisarios de la Corona de Aragón tras la muerte, sin sucesor de Martín I el Humano. De las sesiones del Compromiso salió proclamado monarca Fernando de Trastámara.

En la parte superior de la ciudad, en la loma de Monteagudo, se reconstruyó hace unos años la ermita de Nuestra Señora de Horta, que procedía de un término anegado por las aguas del embalse del Ebro. Frente a ella está el fuerte de Salamanca, torreón militar construido en 1873 en el contexto de la Segunda Guerra Carlista.

Desde aquí nos vamos al Monasterio de Rueda, donde llegamos casi a las 11:30, que es cuando empieza una visita guiada. Tenemos suerte porque la siguiente es a las 16:30  y no nos hubiésemos quedado. La entrada son 5 € por persona y solo lo puedes visitar con guía.

La guía lo hace muy bien, es hora y media, pero se te hace corto ya que es muy amena y te explica muchas curiosidades tanto del sitio en sí, como de la Orden del Cister a la cual pertenece. El nombre le viene porque hay una rueda de noria que trae el agua del río Ebro hacia el monasterio. Los monjes aprovecharon todas las mejoras que hicieron los romanos para incorporarlas en sus monasterios.

El templo es de tres naves de cinco tramos y pilares cruciformes de tradición románica. Por una pequeña escalera situada en la nave derecha se accede al claustro, concluido en 1340, al que se abre el magnífico refectorio y junto a él, el calefactorio y la cocina.

El dormitorio es enorme y nos comenta que los monjes dormían según el tiempo que llevaban en el monasterio, cuanto más tiempo, más cerca del calefactorio.

Junto a la puerta de entrada al claustro se halla la del acceso al noviciado o scriptorium. Tenían un calefactorio solo para ellos ya que se pasaban muchas horas en el, aunque no se podía acceder por allí para prevenir los incendios.

Tiene una decoración austera en colores blancos, rojos y negros. El blanco de la cal, el rojo de la tierra que circunda el monasterio y el negro del hollín. Otra cosa curiosa es que tiene unas entradas de agua desde la noria con unas separaciones para el agua, que se podían abrir en el momento que alguien utilizaba la letrina para que se limpiase con agua y no hubiese olores ni suciedad.

Vamos a ver la noria, pero, no sabe el motivo la guía, no funciona.  Sí que vemos la presa o azud construido por los monjes para desviar las aguas del Ebro hasta la gran noria, de la que se conserva el norial o caja de obra en la que se hallaba enclavado el ingenio hidráulico.

La hospedería que hay en este recinto lleva tres años cerrada porque tuvo problemas la dirección con los empleados y están metidos en juicios.

Después de una visita tan instructiva nos vamos a Belchite ya que siempre hemos oído hablar de esta localidad pero no la hemos visitado nunca. Llegando, ya vemos la destrucción que hubo en la guerra civil española y se nos pone un nudo en el estómago. Fue una de las batallas más cruentas, la batalla del Ebro. Aparcamos y cuando nos acercamos vemos que solo se puede visitar en una visita guiada porque hay peligros de desprendimientos y se curan en salud. El problema es que la última de la mañana, ya ha acabado y la siguiente es a las 16:30 y eso hace que no nos quedemos porque es muy tarde y tenemos que llegar a Albarracín a dormir.

Hay visitas por la mañana y por la tarde, con lo que ya vendremos en otra ocasión.

Muy cerquita se encuentra Fuendetodos, famosa población por ser el lugar de nacimientos de Francisco de Goya. Actualmente tiene 126 habitantes, pero gracias a los alcaldes, se ha conseguido que haya mucha vida cultural, sobre todo en verano donde se realizan cursos de diseño gráfico, pintura etc.

Todo el pueblo se organiza en torno a una calle y  la plaza principal donde se encuentra la casa natal de Goya, de modestas proporciones y mobiliario sencillo. Nosotros la encontramos cerrada. Un busto realizado por José Gonzalvo se encuentra enfrente.

De aquí ya vamos a Daroca, una población con un pasado esplendido del cual dan fe los palacios, iglesias y fuentes que nos encontramos. Aparcamos y callejeamos hasta que vamos a parar a la oficina de turismo donde nos dan información para aprovechar la visita. Hay unos senderos que recorren la muralla que se mantiene en bastantes lugares de la localidad, aunque nos dice que como ha llovido tanto, puede que no esté muy transitable. Tuvo numerosos bastiones, hasta 12 torreones y un profundo foso en todo su perímetro exterior, elementos básicos para la defensa de  la ciudad y de su castillo, cuyos restos más antiguos son obra de los musulmanes, quizás sobre una obra anterior de factura romana.

El gran murallón defensivo fue continuamente reedificado entre los s XII y el s XIX, pero la obra principal se atribuye a los s XIV al XVI, época en la que se construyó la hermosa Puerta Baja, agrandada y embellecida en época de Carlos V.

Otra cosa que nos recomienda es la iglesia, pero justo a esta hora hay un entierro y no nos parece correcto entrar.

Cosas a destacar sería la fuente de los 20 caños antes de la puerta de entrada a la ciudad desde el sur.

De aquí nos vamos dirección Calamocha, con su Museo del Jamón, Monreal del Campo con su Museo del Azafrán, cultivo que está muy extendido en la zona y que es de muy buena calidad. Pero el motivo de hacer esta ruta es llegar a Ojos Negros, pueblo natal de mi padre (Trini), el cual estuvo con las ovejas de la familia por estos campos hasta los 32 años, que emigró a Barcelona en busca de una vida mejor.

No tenemos relación con la familia que seguramente tenemos en el pueblo, pero al pasar cerca hemos querido recorrerlo y recordar la casa donde vivió muchos años mi padre, donde estaban los lavaderos, las casas de las vecinas donde jugábamos a cartas etc.

Hay un monumento al pastor, oficio muy poco valorado, pero que es muy duro en estas tierras por el frio que hace, los lobos que atacaban a las ovejas y la soledad en la cual discurría la vida de estas personas. Supongo que eso hacía que mi padre fuera un hombre poco hablador, ya que durante muchos años estuvo muy solo, nada más tenía la compañía de  sus ovejas.

Una cosa que no había visto es el molino que hay a las afueras del pueblo, típico de la Mancha, si se piden las llaves en el ayuntamiento se puede visitar, pero hoy Día de todos los Santos está todo cerrado.

En Daroca, nos han enseñado fotos de un castillo que hay relativamente cerca de aquí que se llama Castillo de Peracense y allí nos dirigimos por unas carreteras estrechas y sin nada de tráfico. Llegamos justo a las 6 de la tarde que es cuando cierran, está construido con piedra de Rodeno que abunda en la zona y es espectacular. Esta semana ha nevado mucho por la zona y queda muy bonito rodeado de nieve y la piedra rojiza de su construcción.

Se puede visitar los fines de semana de todo el año, con lo que ya volveremos en otra ocasión para verlo por dentro. Según la información que tenemos tiene 3 recintos amurallados y hay una exposición de armas de asedio medievales a tamaño real.

Ya sin pausa vamos a Albarracín, ya que empieza a hacerse de noche y las carreteras son peligrosillas por su estrechez. Cuando llegamos, vemos que no podemos entrar el coche dentro del pueblo ya que solo es para residentes y están muy atentos para poner multas si te cuelas. Hay una valla, que con un código que nos han dicho en el hotel se abre. Entramos, descargamos el equipaje y volvemos sobre nuestros pasos para aparcar el coche en los parkings que hay en el exterior.

En Albarracín  vamos al hostal Los Palacios donde tenemos reservada la habitación doble con baño por 40 €. La habitación es cómoda, pero sin lujos. Las vistas al pueblo son impresionantes, pero no las veremos hasta mañana.

Paseamos un rato por esta bonita población, nos encantan las callejuelas, los rincones que hay tan sugestivos y la cantidad de gatos que tiene.

Para cenar vamos al restaurante del hotel que se llama Pizzeria Monty. Tomamos el menú que cuesta 16€, pero no lo recomendamos demasiado. Es correcto sin más. Pedimos un plato de macarrones a la boloñesa, un plato de embutidos de ciervo y dos de costillitas de cordero con patatas. De postres mouse de chocolate.

DÍA 2

ALBARRACIN – MONTERDE DE ALBARRACIN –ORIHUELA DEL TREMEDAL – TRAMACASTILLA – TERUEL – PUEBLA DE VALVERDE

Antes de las 9 ya estamos paseando por Albarracín, porque la previsión del tiempo es que llovizne al cabo de un rato. Estamos solos, es un privilegio pasear solamente acompañados por algún lugareño con su perro. Después comprobaremos que ha sido un acierto ya que más tarde está rebosante de turistas como nosotros que casi no se puede ni andar.

Volvemos al hotel a desayunar. Cuesta 3 € y te dan dos tostadas con mantequilla, mermelada, zumo de naranja y café al gusto, con una magdalena.

Decidimos hacer la visita guiada a Albarracín, ya que una amiga nos lo había recomendado y nosotros también lo recomendamos. Hay dos empresas, nosotros elegimos El Andador, cuya oficina está muy cerca de la Plaza Mayor y es de donde salen. Si te has alojado en Albarracín te hacen un descuento de 0,5 €, con lo que pagas 3,5 € por persona.

A nosotros nos guía Osoria, una señora que lleva 20 años de guía y lo hace muy bien. Con esta empresa se visita por dentro una casa que de otro modo no se puede visitar.

Esta zona ha estado habitada desde tiempos del Epipaleolitico, los cuales dejaron numerosos testimonios de su presencia en el arte rupestre, por ejemplo en Cocinilla del Obispo, Prado del Navazo, Olivanas o Camino del Arrastradero. Son escenas en su mayoría, de caza, toros blancos, ciervos, équidos y arqueros en rojo y negro. Son patrimonio de la Humanidad por ser pinturas levantinas, están al aire libre no en cuevas.

En época romana se construyó el acueducto excavado en roca que abasteció hasta la Edad Media a la localidad de  Cella. El nombre de Albarracín viene de la dinastía musulmana Banu- Razin. Un guerrero navarro, Pedro Ruiz de Azagra se apoderó de esta taifa en el s XII para convertirla en base para sus incursiones.

La localidad de Albarracín presenta una arquitectura sencilla, pese a su belleza. Las casas de escasa altura, son de piedra en la primera planta y en la segunda presentan entramados de madera. El colorido de las casas viene de un recubrimiento de yeso de diferentes colores.

Muchas de las casas tienen el escudo heráldico pertenecientes a las armas de los propietarios de la casa en cuestión. El otro elemento indispensable es la forja que cubre en ocasiones ventanas y puertas.

En el casco histórico se puede admirar una arquitectura popular de casas modestas que fueron construidas con entramados de madera y tabicones de yeso rojizo. También resulta curiosa la aproximación de los tejados en la que se pretende ganar espacio habitable.

La Casa de la Julianeta es impresionante, la casa de la calle Azagra y la casa del Chorro. Las murallas cuyos tramos más antiguos datan del año mil, están presididas por la torre de la Engarrada y los restos del castillo de El Andador, supervivientes del magnífico sistema defensivo medieval, que en sus mejores tiempos tuvo tres fortalezas, la de doña Blanca, la del Señorío y el mencionado Andador. Las murallas miden más de 3 km, una barbaridad.

La Plaza Mayor es oblonga, totalmente irregular, se sabe que se diseñó en el s XI, aunque no es hasta el s XIII cuando pasa a tener su cometido actual. Está dominado por balcones corridos de las casonas. El Ayuntamiento es renacentista y está rodeado por callejuelas tortuosas que   circundan a la plaza.

Con esta empresa se puede visitar una casona noble que se conserva tal como cuando vivían los dueños. Se puede recorrer toda por tu cuenta, ya que la guía te lo explica todo abajo y luego a tu aire vas descubriendo rincones y objetos muy interesantes.

La casa de los Monterde y Antillon, perteneciente a una de las familias de más linaje del lugar, es también una de las  mejores muestras arquitectónicas. Es del s XVII y cuenta con un bello alero decorado. Los enrejados de las ventanas y  los clavos de las puertas son una maravilla.

La Catedral es de fábrica gótica y fue erigida a instancias del obispo don Martin. Otros edificios a visitar son el Palacio Episcopal, la Iglesia de Santa María, la Iglesia de Santiago etc.

Vamos a Monterde de Albarracín, que no tiene mucho que ver, aunque la carretera que nos lleva es preciosa, toda nevada, pero no peligrosa, pues ha pasado la máquina quitanieves.

Monterde se localiza junto a la Rambla de Monterde, afluente del rio Guadalaviar. Esta rambla forma un verdadero cañón fluvial con morfología ameandrada. Está excavado en las calizas jurásicas de la Sierra de Albarracín, que forman en esta zona una paramera continua, a altitudes de 1400-1500 m, solo interrumpida por las incisiones de los barrancos y la presencia de algunas dolinas en artesa y en embudo.

En Orihuela del Tremedal vemos la iglesia parroquial del s XVIII, consagrada a San Millán, justo al lado hay una estela franquista dedicada a los muertos nacionales caídos en la Guerra Civil, con el escudo franquista y el yugo y las flechas ….. Dicen que se parece a un pueblo Mediterráneo porque hay casas encaladas, pero son pocas, nosotros no vemos el parecido la verdad. Se sitúa junto al río Gallo, afluente del Tajo. En las laderas y fondos de estos valles paralelos que atraviesan el macizo del Tremedal existe un fenómeno muy espectacular, ya que están recubiertos por grandes bloques de cuarcita. El agua circula entre los bloques, oyéndose en ocasiones el ruido del agua en profundidad.

En la Sierra se explotó el mineral de hierro, que facilitó la presencia de herrerías productoras de forja tradicional. También es su riqueza una gran abundancia de fauna, entre la que el ciervo es su animal más emblemático.

La siguiente parada es Tramacastilla, atesora edificios de interés como el Ayuntamiento y la denominada Casa Salobre, palacete de aires neoclásicos. Las dos notas arqueológicas de interés en Tramacastilla son el poblado ibérico del Cabezo y la torre musulmana de la peña del Castillo, situada sobre el caserío.

Nos han comentado en Albarracín, que a las 5 de la tarde hay una visita guiada a Teruel, con lo que ya nos vamos directos a Teruel para llegar a tiempo. Pasamos por Gea de Albarracín, antes de coger la autovía  vemos un cartel informativo que explica que a lo largo del término municipal discurre un antiguo acueducto, la mayor parte del cual ha sido excavado en la roca. Debía de partir desde el Azud del Molino de Santa Croche, después continuaba por el barranco de los Burros, donde aún se mantiene un buen tramo excavado, posteriormente seguía hasta Cella.

La agencia no tiene oficina en Teruel, pero unos minutos antes de las 5 la guía de la empresa El Andador vende los tiquets para la visita, enfrente de la fuente del Torico. Nos guía Cristina, una buenísima profesional que durante hora y media nos lleva por todos los rincones interesantes de Teruel.

Empezamos la visita aquí mismo donde nos explica curiosidades como que la estatua del Torico como es de bronce y hierro pesa 54 kilos!!!! El torico es famoso porque dice la leyenda que en medio de la nada se encontraron un toro que miraba a una estrella que brillaba mucho y que allí había que construir la ciudad, cosa que hicieron.

Teruel también existe, es el eslogan que empezaron a decir en esta ciudad hace unos años cuando querían que pasase el AVE por aquí y hacerlo más accesible al resto del país. No pasó el AVE pero consiguió que se pusiese en el mapa y que mucha gente viniese a disfrutar de su arquitectura, comida y amabilidad de sus gentes. Solo tiene 35000 habitantes, con lo que es muy pequeña para los estándares de una persona que vive en Barcelona, lo cual tiene una ventaja que es que se puede visitar andando todos los rincones.

En esta plaza también hay dos casas modernistas que construyó un discípulo de Gaudí. Nos hace ver todos los detalles, que sin ella seguro no hubiéramos visto como los animales que hay tanto en la forja como en los tejados.

Muy cerca de la plaza, al este, se halla la iglesia de San Pedro, edificio del s XII y cuya parte más antigua de su actual fábrica corresponde a su bella torre gótico-mudejar de mediados del XIII. Custodia la capilla adosada en la que se hallan los sarcófagos de los amantes, obra del escultor Juan de Ávalos. La historia de los amantes nos la explica convencida, de que existieron los protagonistas.

Diego Marcilla era el segundón de una buena familia y se enamora de Isabel Segura. El padre de Isabel, única hija, no está conforme de que su hija se case con una persona sin fortuna y Diego decide ir a la guerra que era la única manera de conseguir riquezas. Le dice a su amada que lo espere durante 5 años. Ella lo hace pero su padre no para de insistir para que se case con otro hombre muy acaudalado que la corteja. El día que vuelve Diego a la ciudad ve que hay una gran fiesta, al preguntar le dicen que es la boda de Isabel. Va a verla y le pide que se quede con él. Ella no acepta, con lo cual el amante cae muerto a las puertas de la casa de su amada. El vecindario acude en masa al entierro, a mitad de las exequias, Isabel, oculta bajo el tupido velo, se acercó al cadáver de su amante y, tras besarle, cayó fulminada junto al féretro. El marido consiente que los entierren juntos eternamente, los que tanto se habían amado en vida. Estudios recientes han demostrado que estas dos familias existieron y los protagonistas también, con lo que en Teruel se lo creen y el día 14 de febrero se celebra la Fiesta de los amantes, coincidiendo con el día de los Enamorados.

Cercanas al Ayuntamiento, se hallan otras dos magníficas muestras del mudéjar aragonés, la torre de San Martin y la torre de San Salvador. La primera situada junto al legendario portal de la Andaquilla y en las proximidades del famoso Seminario, centro neurálgico de los combates durante el frente de Teruel en la guerra civil. Data de 1315, aunque el templo al que está adosada es de finales del s XVII. La segunda de San Salvador es coetánea y casi gemela a la anterior. La leyenda dice que dos chicos estaban enamorados de la misma chica. El padre les dijo que el que construyese la torre más bonita se casaría con la chica. Ganó el de San Salvador y el constructor de la de San Martín se tiró desde la torre suicidándose.

En la parte norte de la ciudad hay tramos de la muralla medieval, con notables monumentos como el llamada Castillo de Ambeles, la Casa de la Comunidad y el acueducto de los Arcos, singular obra pública, mitad acueducto, mitad viaducto.

La visita acaba en la escalinata de Teruel, una obra que se hizo en los años 20 para salvar el desnivel de 26 m que había entre la estación de tren y el centro histórico de Teruel. En esta escalinata se resume todo lo que se va a encontrar en la ciudad. Tenemos a medio camino de las 126 escaleras un altorrelieve que muestra los amantes de Teruel, está construida con ladrillo y con cerámicas típicas coloreadas de color blanco y verde, tiene dos torres a lado y lado tipo mudéjar y los faroles son de estilo modernista. Se construyó porque la gente que llegaba a Teruel tenían una cuesta muy empinada para llegar al centro y el arquitecto decía que tenían que tener una vista bonita de la ciudad y que viesen un resumen de lo que  se iban a encontrar.

Cuando acaba la visita guiada, excelente como hemos dicho, nos vamos a visitar el Museo de Teruel, queda poco tiempo pero le podemos echar una ojeada rápida. Es gratuito y recomendamos ir con tiempo para disfrutar de las exposiciones que alberga. Hay una muestra de cerámica desde tiempos antiguos hasta la actualidad, donde se ve la evolución que ha sufrido a lo largo de los siglos, y estos días hay una exposición del Museo del Juguete de Albarracín muy interesante pero que nosotros visitamos a toda velocidad.

Llegamos al hotel Restaurante El Horno, en Puebla de Valverde, la habitación doble con baño nos cuesta 50 €. Los comentarios de Booking decían que los dueños eran muy amables y realmente lo son. La habitación tiene suelo radiante y con el frío que hace, se agradece. Otro punto a favor de este hotel es que tiene restaurante, lo cual va muy bien porque en este pueblo no hay otro. Tienen un menú por 13 €, primer plato, segundo, postre y vino con gaseosa muy rico, bastante donde elegir y el servicio es ultrarrápido.

DÍA 3

PUEBLA DE VALVERDE – MORA DE RUBIELOS – RUBIELOS DE MORA – ALCALÁ DE LA SELVA – ALIAGA – EJULVE – ALCAÑIZ – MOLLERUSSA

Por la mañana estamos a 4 grados, pero durante el día subirá bastante la temperatura ya que hace un día esplendido de sol sin una sola nube.

Damos un paseíto por Puebla de Valverde, pero se acaba pronto, tiene algunas casonas interesantes y una gran iglesia como en la mayoría de pueblos de la zona que están casi despoblados pero tienen una iglesia impresionante.

A 18 km está Mora de Rubielos, a orillas del río Mora, en un paraje rico en manantiales y custodiada por el espectro de su castillo. Tiene un conjunto monumental espectacular, unas calles y plazas rústicas y con tradiciones que no nos gustan nada, como el toro embolado.

Aparcamos fuera de murallas y pasamos por la oficina de turismo, que abre a las 10 de la mañana, donde nos dan un mapa y nos explican lo que se tiene que visitar. A las 12 hay una visita guiada pero no nos esperamos a hacerla, pero se tiene que tener en cuenta, pues el día anterior las visitas guiadas que hicimos nos gustaron mucho. Cuestan 4,5 € y las hace la misma chica que atiende en la oficina de turismo, con lo que estará cerrada a partir de las 12.

La plaza de la Iglesia es el principal recinto urbano de la localidad, alberga las construcciones más relevantes, la ex colegiata  y el castillo. Además hay unas casas muy bellas como la situada en el número 4 de la plaza que se adorna con ventanas geminadas y que se realizó en mampostería o la del número 5 del s XVII. El centro de la plaza lo ocupa una fuente realizada en forja.

Subimos al enorme castillo cuya entrada cuesta 3,5 €. Junto con la ex colegiata data del s XV y se deben a las donaciones realizadas por la familia Fernández de Heredia, militar y diplomático. Fueron concebidas como un conjunto religioso militar. Un pasadizo amurallado comunica la fortaleza con  el templo.

Formalmente se trata de una fortaleza de grandes dimensiones que ocuparon monjes franciscanos hasta la Desamortización de 1835. Se puede visitar los sótanos y caballerizas, la antigua cárcel, los aposentos nobles, actualmente amueblados con el atrezzo de la película de Tiranc lo Blanc de Vicente Aranda. En el patio de armas hay una colección de armas de guerra a escala, desde las que utilizaban los antiguos egipcios o los chinos en tiempos pretéritos, es interesante, ya que te va explicando el funcionamiento de todas ellas.

En algunas dependencias hay armas como mazas, espadas, lanzas o incluso lo que utilizaban los ejércitos para escalar los castillos y entrar por sorpresa.

Desde aquí vamos a la muralla, quedan tres puertas del primitivo recinto amurallado, la Puerta de Alcalá o de los Olmos, las Monjas y la puerta de la Plaza. La mejor es la Puerta de Alcalá, un arco flanqueado por dos torreones y un puente. Desde esta muralla se pueden hacer fotos muy buenas del castillo y de la colegiata.

Lo mejor es callejear sin rumbo y perderse por estas calles tan llenas de historia. Hay bastante gente en este puente que ha pensado lo mismo que nosotros.

Cuando ya la hemos visto bastante bien nos vamos a Rubielos de Mora, uno de los pueblos más bonitos de la zona. Ha conseguido varios premios nacionales e internacionales por el buen criterio con que se ha llevado a cabo la conservación del patrimonio del pueblo. En el año 1983 obtuvo el premio Europa Nostra.

Se conservan parte de las fortificaciones medievales, destacando las puertas-torre de San Antonio y del Carmen. Ambas tienen arco de medio punto en su base y remates de poderosas almenas. En el lienzo de la muralla anexo a la puerta de San Antonio se ha integrado una vivienda con una balconada de madera preciosa.

El ayuntamiento es un edificio del s XVI de fábrica renacentista. El antiguo convento de las carmelitas tiene un claustro renacentista con doble arcada de arcos de medio punto. Extremadamente sobrio pero de grandes proporciones para la población en la que se encuentra.

Otros monumentos importantes son el Hospital de Pobres, la Hosteria y el Hospital Menor además de viejos palacios renacentistas que se identifican por los viejos blasones. Un palacio precioso es el de los Leones, donde ahora se ha instalado el hotel del mismo nombre.

El hotel de la Villa se ha instalado en un palacio del s XVI, llamado casa Lloret, donde en el s XIX se le añadieron almenas. Justo al lado hay un palacio modernista precioso y una estatua dedicado al toro embolado…

La visita guiada también empieza a las 12 de la mañana, pero llegamos tarde.

Nos sentamos a tomar una cervecita en un bar que está muy bien situado enfrente de la puerta de San Antonio. Nos tomamos unas tapitas con cervezas y con eso ya comemos, nos cuesta 12 €.

Desde aquí nos vamos hacia el norte hasta Alcalá de la Selva, hay bastantes casas y tiendas de esquí ya que la estación de Valdelinares- Sierra de Gúdar está muy cerca.

El nombre de la localidad se deriva del término Al Qalat, castillo en árabe. La primitiva población se limitaba a las actuales calles del Castillo Alto y del Castillo Bajo, corazón de la villa actual.

La iglesia parroquial de San Judas y San Simón data del s XVI. Es un edificio en piedra en el que se funden las formas góticas y renacentistas y cuyo valor artístico e histórico es notable. La portada es de fábrica manierista y se distribuye en tres cuerpos y un arco de entrada flanqueado por columnas pareadas. La parte superior se remata con cinco hornacinas en forma de concha, hoy vacías, y una escultura que representa al Dios Padre.

Subimos hasta el castillo en la cima del cerro Norte que domina el pueblo desde sus alturas. De origen medieval sufrió reformas, ampliaciones y ataques durante la I Guerra Carlista. La torre del homenaje destaca sobremanera. Además cuenta con el Santuario de la Virgen de la Vega y la Ermita de Loreto.

De aquí nos vamos a Aliaga por carreteritas estrechas pero muy bonitas. Fue una importante población en la Edad Media, y en ella hay que destacar su castillo, del que dicen que perteneció al Cid, y la calle mayor con adoquines arqueados.

Actualmente sin embargo los turistas vienen aquí por el Parque Geológico, el primero que se ha hecho en España. Tiene unas formaciones de caprichosas formas, alucinantes. Se hacen visitas guiadas a las 10:30 de la mañana excepto los lunes.

A las afueras hay una antigua central térmica, actualmente abandonada. Se extraía carbón, pero no estaba a cielo abierto y era muy costoso, con lo que se cerró beneficiando a la zona de Utrillas. Para la central térmica se construyó un embalse para que la refrigerase, donde en el carrizo que hay, ahora anidan muchas aves.

Llegamos a Ejulve por unas carreteras estrechas, llenas de curvas pero preciosas. Encontramos un cartel que indica que por aquí pasa la Silent Route, tenemos que buscar información porque no lo conocemos.

De aquí ya vamos por Alcañiz, Caspe y  hasta nuestra casa de Mollerussa, ya que no hemos encontrado alojamiento para esta noche por la zona. Fin del viaje.

A %d blogueros les gusta esto: