PANAMÁ – ESCLUSA DE MIRAFLORES – PANAMÁ

Desayunamos en nuestro hotel, aunque es caro ya que el desayuno continental cuesta 4 $ más el 7% de impuestos y el americano 5$ más impuestos.

Vamos a Vía España a coger un diablo rojo que nos lleve a Albrook. Llegamos relativamente pronto y allí tenemos que coger otro que nos lleve a la Esclusa de Miraflores. Está muy cerca de Panamá y un taxi no cobra mucho pero preferimos el bus. Cuesta 0,35 $ por persona.

Desde la carretera donde te deja tienes que andar como un km hasta que llegas al museo. Hay carteles donde pone que vigiles porque hay cocodrilos y pueden estar en la carretera y en las aceras. Nos hace ilusión por si hubiese alguno pero no tenemos suerte ya que no vemos ninguno.

Cartel advirtiendo de la presencia de cocodrilos

Cuando llegamos compramos la entrada que son 8 $ la general, 5 $ los estudiantes y 4 $ los jubilados. Entra poder visitar el museo y el video explicativo de la construcción del canal y los proyectos de ampliación para 2014 que es el centenario de esta obra faraónica.

Tenemos mala suerte porque desde que llegamos no pasa ningún barco hasta 3 horas después con lo que tenemos tiempo de ver todo el museo tranquilamente, el video y menos mal que hay unos sofás en el edificio donde puedes hacer un poco de tiempo con aire acondicionado.

A la 1,15 P.M. pasa un barco que lleva miles de vehículos y que va desde el Caribe hasta el Pacífico. Es un barco enorme pero bastante feo pero así aprendemos el funcionamiento de las esclusas. Hay tres esclusas en el canal y la de Miraflores es la última. Los barcos pagan hastan 500.000 dólares por pasar por el canal y el precio varía según su tonaje. Aunque el peaje puede parecer enorme se ahorran mucho dinero en fuel al no tener que dar la vuelta por el Cabo de Hornos.

Barco portador de vehículos

Por suerte luego pasa un mega-crucero, el “Coral Princess” de lujo que tuvo el récord durante muchos años de ser el barco más grande que había pasado por el canal y está repleto de turistas americanos que exhiben banderas y que nos saludan al pasar.

Crucero de lujo atravesando las esclusas

Más cerca...

Casi a tocar...

La vuelta al hotel en Panamá City es más problemática ya que apenas pasan buses hacia la ciudad. Otros viajeros, hartos de esperar, paran taxis pero se ha de negociar bastante pues igual que otras partes del Mundo el precio que te pide un taxista tiene una relación directa al estado de ansiedad que te vea. Nosotros esperamos pacientemente hasta que llega uno que nos lleva hasta Albrook. El resto de la tarde la pasamos en el Mall que está delante comiendo algo y viendo que los precios son iguales que en Europa  en los artículos de marca.

Anuncios

Publicado el marzo 4, 2012 en Panamá, Sudamérica y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: