CARTAGENA DE INDIAS – MUSEO DEL ORO DEL ZENÚ

Hoy queremos informarnos de los barcos que van a Panamá. Aunque en este viaje por problemas de tiempo no podremos hacerlo, nos interesa esa posibilidad por si volvemos. Nos han dicho en la oficina de turismo que vayamos al puerto náutico y que preguntemos allí. Añade que es un trato entre particulares y que si algo sale mal no podremos reclamar nada porque es un capitán de barco que te ofrece una travesía y es muy relativo lo que te van a dar por la cantidad que pagas.

Llegamos andando desde nuestro hotel ya que está relativamente cerca. Pasamos por la entrada pero como está tan dejado y sucio no nos parece que sea allí. Andamos un poco más pero volvemos y al preguntar a un vigilante nos dice que esperemos y llama a alguien que nos dice que él tiene un velero de 42 pies (14 metros más o menos) para 7 personas. Tiene previsto salir al cabo de 3 días cuando encuentre si nosotros nos decidimos a 4 personas más.

El coste es de 450 $ e incluye 5 días, 4 noches con pensión completa con bebidas pero sin alcohol. Dice que tiene camarotes para dormir y que los dos primeros días son de navegación. En estas fechas es movidita ya que se levanta un viento por la tarde muy violento, pero que luego se llega a las islas de San Blas donde se convive con una familia kuna, se hace snorkel y para acabar te dejan en Portobello donde se pueden coger buses para llegar a Panamá City.

Estatua a Bolívar en la Plaza delante de la Catedral

Lleva 20 años haciendo el trayecto y según parece tiene mucha experiencia. Nos da buenas vibraciones pero no lo vamos a hacer ya que tenemos vuelo a Panamá para el día siguiente.

De aquí nos vamos al Museo de Oro Zenú. Es muy pequeño comparado con el de Bogotá pero está en una casa muy bonita y vale la pena dedicarle un rato ya que además es gratis.

Aunque pequeño ofrece una buena colección de oro y cerámica del pueblo sinú o Zenú, que habitó la región de los actuales departamentos de Bolívar, Córdoba, Sucre y el norte de Antioquía con anterioridad a la conquista española. Algunas piezas son exquisitas. Solo hay un pequeño problema y es la cantidad de turistas norteamericanos de cruceros que invaden toda Cartagena. Van en pequeños grupos con su guía, pero teniendo en cuenta que un crucero tiene como mínimo a 1000 personas te los encuentras en todos sitios. Son bastante escandalosos y en el museo van con el guía que les va explicando a gritos algunas de las cosas que van viendo.

Casas en las calles de Cartagena

Cuando salimos vemos una escena que nos pone de los nervios ya que una americana entrada en carnes como la mayoría se hace una foto con una vendedora de frutas que va vestida de una manera muy folklórica con un cesto en la cabeza con piñas, sandías y otras frutas y le paga 5 $!!!!!.

 Eso hace mucho daño, porque luego te piden dinero por las fotos aunque las hagas a distancia y el precio de las cosas se multiplica ya que esta gente llega con dólares y muy poco tiempo para poder hacer compras ya que están como dos horas y ya vuelven al barco, con lo que aceptan los precios locos que les piden los vendedores.

El museo está justo enfrente de la Plaza Bolívar, que es muy agradable porque hay grandes árboles que dan sombra y sopla una suave brisa. Está rodeada de algunos de los más elegantes edificios coloniales con balcones de la ciudad. En su centro hay una estatua de Bolívar.

Uno de los edificios que se encuentra es el Museo de la Inquisición. Es uno de los mejores edificios de la ciudad. Fue la sede del Tribunal de castigo del Santo Oficio desde 1610, aunque no se terminó de construir hasta 1776. Tiene una magnífica  entrada barroca de piedra con el escudo de armas español en la parte superior y largos balcones en su fachada. En el muro lateral, al doblar la esquina desde la entrada, hay una pequeña ventana con una cruz encima. Los herejes eran denunciados aquí y en ese momento el Santo Oficio instaba el proceso. Los principales delitos los constituían la magia, la brujería y la blasfemia; cuando los inculpados eran declarados culpables se les sentenciaban a muerte en un auto de fe público. Hubo 5 autos de fe y 800 personas fueron condenadas a muerte y ejecutadas. La inquisición no juzgaba a los indígenas porque no los consideraban personas.

Hoy es un museo que exhibe instrumentos de tortura, cerámica precolombina y objetos históricos como armas o muebles. El precio son 14000 pesos lo cual nos parece un poco abusivo y no entramos.

Nos acercamos a la Iglesia de San Pedro Claver. Fue fundado por los jesuitas  y su nombre era San Ignacio de Loyola. Su nombre fue cambiado en honor al monje español Pedro Claver que vivió y murió entre sus muros. Conocido como apóstol de los negros o esclavo de los esclavos. Pasó toda su vida cuidando de los esclavos que venían de África. En 1888 se convirtió en la primera persona canonizada del Nuevo Mundo. El convento es un edificio monumental de tres plantas en torno a un patio arbolado, y una parte de él funciona como museo. Cuesta 9000 pesos y nos explican que hay una exposición de cuadros de un pintor de Cartagena, lo cual hace que no entremos a visitarlo. La iglesia posee una imponente fachada de piedra y en su interior hay magnificas vidrieras y un altar mayor de mármol italiano. La calavera de San Pedro Claver se puede ver en un ataúd de cristal.

Pasamos por la Catedral que hoy está abierta. Las obras dieron comienzo en 1575, pero en 1586, aún en construcción, fue parcialmente destruida por los cañones de Francis Drake y no se finalizó hasta 1612. En 1923 el primer arzobispo de Cartagena cubrió el templo de estuco y lo pintó para que pareciera mármol; además, encargó la cúpula de la torre. Los trabajos de restauración han dejado al descubierto la piedra caliza del exterior. A excepción de la parte alta de la torre, la iglesia ha conservado básicamente su forma original. De aspecto similar a un fuerte, su interior está decorado con sencillez, consta de 3 naves y grandes arcos semicirculares apoyados sobre elevadas columnas de piedra. Tiene un retablo de pan de oro del siglo XVIII.

Se pueden alquilar audio guías en varios sitios como en la misma Catedral, el Castillo de San Felipe de Barajas, el Templo de San Domingo que cuestan cada uno de ellos unos 20.000 pesos. Hay uno para todo el casco histórico de Cartagena que se llama la Cartagena de Gabriel García Marques que cuesta 39.000 pesos y te los dejan 4 horas. Todo en Cartagena es carísimo, no lo encontramos proporcional según lo que hemos visto en el resto de  Colombia, abusan de la fama que tiene la ciudad y que sea la más visitada.

Como ya es una hora adecuada para comer nos vamos a comer un vaso con trozos de sandía por 1000 pesos muy rica y refrescante. Después vamos a una cadena de comidas de pollo que se llama Kokorico, donde encargamos un cuarto de pollo pero no lo recomendamos porque no vale nada el pollo y el acompañamiento es algo hecho de maíz que le llaman bollo  pero que no sabe a nada.

Vamos al hotel a pasar las horas duras de calor en la habitación con aire acondicionado que tenemos.

Pasamos por un hostel muy cerca de nuestro hotel y hay una lista de barcos que van a salir los próximos días hacia Panamá con el nombre del barco, gente que coge, precio y día previsto de salida.

Para cenar vamos a la Pizzería Colombitalia en la calle Tripita y media que nos tratan muy bien y la pizza está muy buena y a buen precio.

Publicado el marzo 2, 2012 en Colombia, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: