CARTAGENA DE INDIAS – FUERTE DE SAN FERNANDO BOCACHICA – CARTAGENA DE INDIAS

Nos acercamos al muelle turístico donde compramos la boleta para el taxi acuático por 5000 pesos y tenemos que pagar 3000 pesos por uso del muelle. Evidentemente solo lo pagamos los turistas. Hasta que no se llene no salimos y cogen 22 o 23 personas, ya que si llega alguno pues no se le va a dejar en tierra. Después de media hora de travesía llegamos a Bocachica. Es una población decrepita, muy pobre, con todos los habitantes de raza negra descendientes de los esclavos que trajeron de África para trabajar en los campos, ya que los indígenas se morían rápido  y no resistían. Se ven muchos niños pequeños, el índice de natalidad en Colombia son 5 niños por mujer pero aquí creemos que lo supera. El barco nos deja bastante alejados del fuerte de San Fernandoy cae un sol de justicia.

Puerta al Fuerte de San Fernando

El Fuerte se construyó en la Isla de Cárex, hoy Tierra Bonita, según el proyecto preparado por Juan Bautista Mac-Evan. Se empezó a construir el día 12 de marzo de 1753. El Fuerte tiene traza de herradura de caballo, con dos baluartes hacia el Norte, sector de tierra, que se denominan el Rey y la Reina y hacia el Sur o del Canal de Bocachica está dotado de fosos húmedos, contra escarpa sin camino cubierto. Cuesta 9000 pesos la entrada y te incluye la visita a la Batería del Ángel San Rafael que fue una de las piezas claves de la defensa del canal durante el último tercio del siglo XVIII, cuando el rompimiento de las relaciones de España con Inglaterra propició la edificación de nuevas baterías para asegurar la entrada a la bahía de Cartagena. Surgieron también, con esta, las baterías colaterales de San Fernando (Santiago y San Juan Francisco de Regis).

Foso y defensas del Fuerte de San fernando

Visitamos el fuerte y unos trabajadores que están transportando troncos adentro del fuerte nos cuentan que la Batería del Ángel San Rafael está comunicada con este que estamos ahora por túneles subterráneos. Somos 4 turistas en este momento y no creemos que vengan muchos más. Está todo muy dejado y sucio. Nos acosan vendedores de bisutería, dueños de restaurantes, guías etc. Nos da pena pero no podemos nosotros solucionar sus problemas. Se nota que el gobierno los ha dejado a sus expensas y no se salen.

Hicimos buenos amigos aunque estaban un poco "colgados"

No sabemos si subir a la Batería pero cuando llegamos al embarcadero va a salir una lancha y nos dicen que la siguiente igual es dentro de 2 horas.   Como no tenemos tanto interés nos vamos a la lancha. Los únicos lugares que quedan vacios son los de delante, que ya hemos observado que son los últimos en ocuparse, y en este viaje entendemos el porqué.

Patio de armas

La mar está un poco picada y damos unos botes en la lancha que tememos rompernos algún hueso. La gente se agacha y no mira. Rezamos para que acabe el trayecto porque lo pasamos fatal. Al final vamos sin sentarnos para intentar llegar sin nada roto. Después de 25 minutos de tortura parece que no nos hemos roto nada.

Vamos a comer a nuestro barrio un menú de 5500 pesos que consta de una sopita de verduras muy rica y un plato con una pechuga de pollo muy jugosa con arroz, frijoles y ensalada.

Cuando pasa un poco el calor nos vamos al casco viejo a pasear por sus calles llenas de casas coloniales tan bonitas. Pasamos por la Iglesia de Santo Toribio que es la iglesia parroquial del barrio de San Diego y hace ángulo con la plaza dedicada al prócer Fernández de Madrid. Su nombre completo es Santo Toribio de Mogrovejo y es otra muestra de la arquitectura religiosa que data de 1665.

Aunque de pequeñas proporciones, es acogedora y bella en su interior, donde se destaca el hermoso trabajo artesanal del altar mayor, tallado en laca negra y recubierta en lámina de oro. Pueden admirarse dos artísticas pilas de agua bendita, y el lavamanos de la sacristía, piezas de alabastro labrado al estilo renacimiento sevillano, y como curiosidad, la bola de cañón empotrada en el muro del evangelio, disparada por algún barco de la escuadra de Vernon y que no causó daños a la estructura.

Cerca de las murallas se encuentra el Teatro Heredia, que fue construido sobre las ruinas de la antigua iglesia de la Merced de 1625. En 1906 se comenzaron las obras y en 1911 se inauguró para la conmemoración del primer Centenario de la Independencia de Cartagena, con el nombre de Teatro Municipal.

En 1933, se rebautizó como Teatro Heredia, al conmemorarse el IV Centenario de la ciudad, y se inició el periodo más importante del teatro. El deterioro de la estructura y de sus elementos decorativos, ocasionó el cierre definitivo del teatro a finales de la década. Desde 1970, el teatro fue recientemente restaurado y su nombre en la actualidad es Teatro Heredia Adolfo Mejía.

Pasamos por el supermercado porque nos queremos hacer una ensalada y comprar un poco de fruta.

Llegamos al hotel y nos ponemos las botas con la ensalada que preparamos y nuestras cervecitas fresquitas.

Anuncios

Publicado el marzo 1, 2012 en Colombia, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: