SAN AGUSTIN – PITALITO – LA PLATA – TIERRADENTRO

Salimos a las 6 y media de la mañana, pero  nos viene a buscar un taxi a las 6 y 50 minutos por 6000 pesos por persona. En 45 minutos llegamos, como tenemos entendido que sale a las 7:30 se lo decimos al chofer, llama por teléfono para que nos esperen en la terminal de Pitalito. Cogemos un coche muy cómodo por 20.000 pesos que nos deja en La Plata a las 10 y media, porque hay un trozo asfaltado pero el último es muy malo. Justo donde nos dejan en La Plata cogemos otro 4 x 4 por 10.000 pesos que después de dos horas llegamos a Tierradentro por un camino que a trozos está arreglado y en otros es de trocha.

Donde nos deja el 4 x 4, hay un señor llamado Leonardo nos ofrece un hotel que está enfrente del Restaurante La Portadaque también es de ellos. La habitación es sencilla pero limpia por 30.000 pesos la doble con baño. No hay wifi ni televisión.

Imagen apacible del pueblo San Andrés

Como estamos un poco mareados vamos al restaurante La Portada (único en San Andrés, cerca del parque arqueológico sí que hay muchos donde escoger) a comer un almuerzo por 6000 pesos, nos dan una sopita, un plato con carne, lentejas, un poco de verdura y un jugo.

Vamos andando al Alto de San Andrés, con un sol de justicia, donde vemos un hipogeo muy bien cuidado, pero el resto no valen mucho, están en muy malas condiciones, las pinturas tienen muchos colores. Compramos el boleto por 10.000 pesos, que nos sirve para los museos y todos los hipogeos. Dura dos días. Los mayores de 62 años pagan 5000 pesos.

Los más de 200 hipogeos o tumbas colectivas monumentales con cámaras subterráneas que reproducen el interior de viviendas, son característica exclusiva de esta región donde se practican entierros secundarios de huesos exhumados, en urnas. Sus paredes están decoradas con diseños antropomorfos, geométricos y zoomorfos de lagartijas, serpientes y ciempiés en colores rojo, negro y blanco.

También se practican entierros primarios para los que excavaban tumbas de pozo poco profundos con una cámara lateral donde colocaban objetos como metales, manos de moler, collares y vasijas de cerámica. Se agrupan en las cimas de colinas o en los filos de las montañas, previamente aplanadas para el fin, cerca de los lugares de vivienda.

Los hipogeos se componen del pozo de descenso y cámara funeraria, se tallaron en toba volcánica, roca semidura, usando cinceles y azuelas de andesita y basalto. Las cámaras tienen nichos laterales y en los hipogeos más grandes se observan dos o tres columnas que sostienen el techo.

Formas geométricas de los Hipogeos de Tierradentro

De allí vamos al Tablón, por un camino muy bonito que nos indica el guardián del Alto San Andrés, pasamos un puente hecho de bambú y de allí se llega a la carretera y después de una subida llegamos y vemos nueve estatuas de piedra toscas y desgastadas, que no vale la pena después de venir de San Agustín. Nos encontramos con un soldado que nos explica que cada día hay confrontaciones con la guerrilla, hoy ha habido 3 tiros solo. Que les tiraron unas granadas y le rozaron la cabeza, y todavía tiene esquirlas. Nos cuenta muchas batallitas pero las cuenta con tranquilidad, está acostumbrado y dice que esta zona es mucho mejor que en otras que ha estado, más tranquila. Tuvieron un enfrentamiento hace poco con la guerrilla donde murió un compañero por una explosión de unos pequeños obuses que hacen con dos granadas de mano y que hacen un socavón enorme. Nos enseña las granadas de mano que llevan que son diferentes a las que nosotros conocemos (por las películas claro) en forma de piña. Nos dice que tienen que rellenarlas y que es muy peligroso ya que algunas están en muy mal estado.

Volvemos al pueblo que es súper tranquilo, visitamos la iglesia doctrinera que es muy bonita, blanca de adobe y techo de paja. A las 6 de la tarde comienzan a tocar las campanas, pero cuando vamos a verla no hay ni un solo feligrés.

Iglesia blanca de San Andrés

Como solo hay un restaurante que es donde hemos comido, compramos un poco de queso doble crema por 4500 pesos, un poco de pan por 2000 pesos y unas cervezas por 1700 pesos.

En el hotel hay unos turistas, cuando pensábamos que éramos los únicos turistas del pueblo.

Leonardo viene un rato con nosotros y nos cuenta cosas muy interesantes sobre el pueblo, su hotel, como empezó con los turistas etc. Es muy agradable estar aquí, tranquilos con el silencio que hay.

Publicado el febrero 21, 2012 en Colombia, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Hola Antonio y Trini, os felicitamos y agradecemos vuestros comentarios, sin duda nos seran utiles en nuestro proximo viaje a Colombia, gracias,
    Genís i Rosamari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: