PASTO – POPAYAN

Vamos a desayunar a Sabropan, porque es una pastelería antes que todo, pero al pedir las pastas nos engañan porque hay unos croissants que al preguntar nos dicen que están rellenos de queso pero están rellenos de algo muy dulce que no nos gusta nada. Otra pasta que se llama chicharrón también está extremadamente empalagosa. Para rematar el café no es de máquina, y es muy aguado.

Cogemos las mochilas y nos vamos a la estación de buses con un taxi. Al llegar ya nos venden rápidamente un boleto para Popayán por 20.000 pesos. El precio estamos viendo que es el doble que en Ecuador, allí por 1 hora te cobraban 1 $, aquí es el doble, ya que parece que el viaje dura 6 horas. Sale media hora tarde porque cuando ya salíamos entran unos policías que van revisando el equipaje de mano de cada uno de los pasajeros. A nosotros no nos lo revisa pero nos pide los pasaportes.

Al cabo de muy poco rato hay otro control, en este van pidiendo la identificación a los chicos jóvenes y con un teléfono dicen el número y comprueban que no sea un delincuente o guerrillero. A los pocos km hay otro más. Eso hace que la cosa se vaya retardando más. A las dos paramos media hora para comer en un restaurante a pie de carretera. El menú cuesta 12.000 pesos, te dan una sopita, un plato con arroz, ensalada, carne o pollo, arepas y un zumo. También puedes pedir platos sueltos.

 El paisaje que vamos pasando es extraordinario, unos valles muy bonitos, pero la carretera está en muy mal estado, de hecho la están reparando casi todo el trayecto. Pasamos por unos pocos pueblos bastante pobres, aunque como la tierra es tan rica, sin hacer apenas nada ya pueden comer.

Vemos muchos militares, por ejemplo vigilando un peaje que hay en la carretera hay un parapeto con un militar con el ángulo de tiro justo encima de esta garita de cobro.

Llevamos dos días en Colombia pero se ve que hay una gran preocupación porque no haya secuestros o atentados. Hay carteles en muchos lugares donde pone que el ejército es tu amigo y está para protegerte y cuidarte. En el mismo bus antes de la película hay un mensaje de lo buenos que son.

Hay muchos puestos en la carretera donde venden fruta. Llegamos a Popayán a las  4 de la tarde,7 horas y media después de empezado el viaje.

Nos acercamos al hotel Hosteltrail que en la LP lo ponen bien, pero nos piden por la doble sin baño 42.000 pesos y la individual 28.000 sin baño. Las habitaciones son muy básicas y los colchones de papel de fumar con lo que a pesar de que se ve un ambiente muy mochilero en el hostal con libros, anuncios, informaciones varias, buscamos otras opciones.

Justo al girar la esquina yendo hacia el centro de Popayán pasamos por uno que está completo, pero enfrente está el hotel Colonial (Calle 5 número 10-94 teléfono 3015599603 ) que es muy correcto, todo muy limpio, y al final el precio después de regatear un poco se queda en 70.000 pesos la triple con baño, televisión y wifi en el pasillo. Al volver al Hosteltrail a buscar las mochilas que se habían quedado con uno de nosotros nos comenta que la persona que está al cuidado del hostal, ha ido llamando por teléfono en teoría a los hoteles que nos encontrábamos en la ruta y se burlaba de nosotros ya que comentaba que no encontraríamos una cosa mejor que la que nos ofrecía ella y que nos iban a desvalijar etc. Nos parece muy mal que habiendo uno de nosotros allí se dedicase a mofarse y burlarse de nosotros, dice muy poco a favor de ese hostal. Nosotros creemos que a pesar que la LP lo recomiendo no es una buena opción alojarse allí.

En Popayán vemos una gran cola y al preguntar a que se debe nos dice que es por un fraude del tipo pirámide y que la gente está intentando cobrar algo de lo que había invertido.

Popayán tiene 240.000 habitantes y está a una altura de 1760 metros, lo cual se nota porque la temperatura es mucho más agradable que en Pasto, es mucho más cálido.

Es famosa por sus fachadas encaladas, por eso la llaman la ciudad blanca. Se encuentra en el extremo sur del valle del Cauca, y durante cientos de años fue la capital del sur del país, antes de que Cali le arrebatara el título. La ciudad fue fundada por Sebastián de Belarcázar, y pronto se convirtió en la escala más importante en la ruta entre Cartagena y Quito. Su clima suave atrajo a familias acomodadas de las haciendas azucareras de la cálida región de Cali, que empezaron a construir mansiones, escuelas e imponentes iglesias y monasterios.

Es famosa por sus procesiones de Semana Santa, a las que acuden turistas de todo el mundo. En marzo de 1983, poco antes de que se iniciara la popular procesión religiosa de Jueves Santo, un violento terremoto sacudió la ciudad, el tejado de la catedral se hundió y murieron cientos de personas.

Hay un ambiente muy agradable con universitarios que salen de la universidad y se reúnen, ya que es viernes, en las plazas para hablar, relacionarse etc.

Se puede visitar andando el centro histórico, siendo fácil orientarse ya que como todas las ciudades de Colombiaestán divididas en calles (Cll, Cl o C)  y carreras (Cra, Cr o K). Las calles van de este a oeste y las carreras de norte a sur. También tienen diagonales. Las direcciones son curiosas porque las calles o las carreras no tienen número como nosotros tenemos, sino que dicen calle 3  nº 5-43, significa que el edificio que buscamos está en la calle nº 3 a 43 metros de la carrera nº 5.

Catedral de Popayán

Paseamos por el puente de la Custodia, también llamado puente Chiquita por su tamaño, fue construido en 1713 para que los sacerdotes pudieran cruzar el río y llevar las órdenes sagradas a los enfermos de este barrio pobre del norte. Unos 160 años más tarde se construyó a su lado el Puente Humilladerode 240 metros y 11 arcos que es el usado actualmente.

Iglesia de San Francisco

Desde aquí podemos ver el Morro de Tulcán, colina coronada por una estatua ecuestre del fundador de la ciudad, se dice que aquí había una pirámide precolombina. Nos han dicho en la oficina de turismo que no vayamos allí, porque a esas horas ya está muy desierto y puede haber atracos.

Como no hemos comido casi nada buscamos un sitio para cenar algo, y encontramos una pizzería llamada Toscana Pizza en la carrera 9 nº 5-37 que hacen unas pizzas muy buenas a buen precio.

Publicado el febrero 17, 2012 en Colombia, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: