Isla Isabela

Esta mañana vamos a ir a Concha Perla que es una bahía de poca profundidad, agua tranquila y transparente que permite observar la fascinante fauna marina, es posible nadar con lobos marinos y pingüinos; es ideal para la práctica de deportes como natación o buceo de superficie. Esta muy cerca de la población y se llega andando en 15 minutos más o menos. El sendero está al lado del muelle turístico pero la distancia está mal porque pone que se tarda mucho rato y son solo 5 minutos por una pasarela hecha en medio de los manglares donde se ha de tener cuidado de no darte en la cabeza con alguna rama de algún árbol.

Hay una pequeña entrada donde hay una escalera y te metes en el agua. Estás rodeado de leones marinos que te pasan al lado rozándote incluso con sus aletas. Cuando estamos allí de pronto un león marino juvenil, como hay niños cerca, sale del agua y se pone al lado nuestro observándonos con esa carita tan guapa con sus grandes bigotes. Los niños pasan al lado suyo casi rozándole, lo cual no es bueno porque a veces las madres cuando se les toca los rechazan porque ya no huelen como antes. Después de un gran rato, sigue allí sin inmutarse, hasta que se cansa y se tumba a dormir en medio del paso a la bahía. Hay iguanas nadando y muchos pececitos.

Lobo jovencito

De allí vamos a buscar un lugar para comer, ya que por la tarde hemos contratado el tour de las tintoreras. Salimos a las 2 de la tarde de la agencia que nos lleva al embarcadero. A muy corta distancia de Puerto Villamil se encuentra el islote de “Las Tintoreras” llamado así por la existencia de una grieta de lava con agua tranquila y transparente donde suelen descansar los tiburones de aleta de punta blanca, llamadas Tintoreras. Se puede practicar buceo de superficie en un sector señalizado para esta actividad en ese sitio de visita, además de observar pingüinos.

Pingüinos de Galápagos

Nos montamos en la barca y nos lleva a un islote donde hay una colonia de pingüinos, solo unos 20, hay otras zonas más aisladas donde hay más pero no se puede acceder fácilmente. Justo al lado vemos a dos piqueros patas azules que son los primeros que vemos y están muy cerca. Desembarcamos y hacemos un paseo circular donde el guía nos va explicando todo lo que estamos viendo, tipos de plantas, el porqué de la superficie de la roca volcánica y sus colores cambiantes según la posición donde están etc. Hay un pequeño canal donde podemos ver las tintoreras, ya que es un lugar de descanso para ellas y se ven muy cerca de la superficie. Hay algunas enormes, vemos rayas, tortugas y iguanas a millones, en un lugar hay cientos puestas juntas y mirándonos con sus grandes ojos.

Cartel de entrada a las Islas Tintoreras

Llegamos a una lobería donde vemos por primera vez lobitos marinos acabados de nacer con su pelaje marrón color chocolate, chillando buscando a sus madres que seguramente están en el mar alimentándose. Son muy tiernos y te dan ganas de cogerlos y achucharlos. Además de estos enanos, hay otros ya un poco más grandes que no paran de jugar entre ellos.

Tintorera

Al acabar el sendero, vamos a un lugar donde se puede hacer snorkel, pero al momento la gente vuelve ya que el mar está muy movido y no se tiene ninguna visibilidad. Nos explica el guía que para nosotros es malo pero que para las especies marinas es buenísimo, ya que es la comida que ellos necesitan.

Volvemos a Puerto Villamil y nos acercamos al hotel a ducharnos y nos está esperando una encargada del hotel para pedirnos excusas por la falta de internet. Asegura que es un problema de la compañía telefónica y que ellos han hecho todo lo posible para arreglarlo pero que no ha habido manera. Le pedimos alguna compensación y ella dice que nos invita el hotel a cenar en un restaurante, que nos dejará en la habitación la dirección del restaurante donde nos estarán esperando.

Nos vamos a la playa muy bonita  con una arena blanca y muy agradable de pisar. Salimos  dirección a la Poza de las Diablas. Es una laguna ubicada junto al camino que conduce desde Puerto Villamil hasta el conocido “Muro de las lágrimas”. Es uno de los principales sitios de observación y reproducción de flamencos. El sendero sigue hasta la poza Puerta del Jelí, y Poza Baltazar. Vemos 3 flamencos muy cerca, buscando en el agua comida, lo hacen arrastrando el pico y extrayendo la comida. Hay que estar muy en silencio para que no se asusten. Al final del sendero llegas al centro de crianza Arnaldo Tupiza, donde se observan tortugas de todas las edades y se puede conocer el periodo de crianza y reproducción en cautiverio para recuperar las poblaciones de estos reptiles, considerados en peligro de extinción. Las tortugas gigantes, son el emblema de las Islas Galápagos y la isla Isabela es la única en el mundo con 5 diferentes especies. Está abierto de 7 de la mañana a 5 de la tarde.

De vuelta vamos a buscar un billete de barco para volver a Santa Cruz y nos dicen que está todo lleno. Después de un rato, sale un barco y si que podemos comprar el pasaje por 25 $. Sale a las 6 de la mañana pero tenemos que estar a las 5 y media.

Volvemos al hotel y allí tenemos un mapa y las instrucciones para llegar al restaurante que está a cuadra y media del hotel. Nos dan un plato de pescado con arroz y ensalada muy bueno, con zumo de tomatillo y un cuenco de fruta.

Anuncios

Publicado el febrero 9, 2012 en Ecuador, Galápagos, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: