SANTA CRUZ – LAS GRIETAS – ISABELA

Hoy no madrugamos demasiado y vamos a  desayunar en un bar muy moderno que se llama The Rock que está en el malecón y que hay que tener en cuenta que el precio que te pone en el menú no tiene incluido el 12% de Impuestos ni el 10% de servicio.

Alquilamos un snorkel por la posibilidad de ver pececitos en las Grietas. Nos cobran 2 $.

Tenemos pensado ir a Las Grietas, lo cual es muy fácil por tu cuenta. Se coge un taxi acuático en el muelle nuevo por 0,6$ que te cruza a la otra parte de la isla. Desde allí hay un paseíto por un sendero muy señalizado no muy largo y por donde pasas por una playa llamada de los perros, que está justo delante de un hotel muy moderno que se llama Finch Bay Eco Hotel, con una piscina espectacular. Te vas encontrando iguanas marinas que salen de cualquier rincón.

El camino a Las Grietases de roca volcánica con lo que es muy recomendable ir bien calzado porque si no tienes peligro de sufrir un accidente. Es un paisaje formado por interesantes fisuras de lavan que forman dos paredes gigantes atravesadas por un brazo de agua salobre filtrada desde la parte alta donde se mezcla con el agua del mar. Se puede nadar y hacer buceo de superficie por la transparencia de su agua. Se pueden encontrar también cactus gigantes donde los pinzones se lo pasan genial. El baño está muy bien ya que como hace un sol de justicia llegamos sudando. Para entrar tienes que tener que cuidado pero luego es muy agradable. Hay niños y no tan niños que se tiran de gran altura ya que hay trozos muy profundos, aunque hay que tener cuidado porque ellos saben en qué sitios hay profundidad y en cuáles no.

Las Grietas

Después de un ratito haciendo el vago y disfrutando del lugar volvemos por el mismo sendero a coger otro taxi que nos lleve al muelle.

Vamos a comer y después ya vamos a buscar las mochilas ya que a las 2 cogemos el barco hacia Isabela, pues hemos comprado el tiquet el día anterior por 25 $.

Nos han convocado a la 1:30, y es que hemos de pasar un control en nuestras mochilas para que no llevemos ninguna fruta o verdura a la otra isla para evitar plagas y traspaso de enfermedades. Hay algunos que llegan tarde con lo que son las 2 y cuarto cuando empezamos a salir pero ¡¡¡¡oh desgracia!!!! Se ha descolgado uno de los motores del barco con lo que hemos de volver para que lo arreglen. No nos dicen nada con lo que la gente al final empieza a protestar. Nos dicen que en un cuarto de hora estará arreglado pero hay quien dice que tendríamos que cambiar de barco. Los ánimos están exaltados porque vamos como sardinas y aun quieren meter a otro turista con lo que nos tendríamos que achuchar más. Hay ya se planta una señora del país y dice que ya está bien de abusar. Como la señora no calla, diciendo que llegaremos muy tarde, que si va muy cargado el barco etc.,  cuando terminan de arreglar el motor descolgado el capitán del barco dice que no nos preocupemos que llegaremos a las 4 de la tarde a Isabela que era la hora de llegada inicial. Va a una velocidad vertiginosa porque está cabreado y vamos dando botes todo el rato. Llegamos en 2 horas o sea a las 4 y media, pero aquí no acaban las sorpresas pues el barco no puede entrar en puerto, solo las barcas muy pequeñas y tenemos que pasar a otra barca para llegar al fin al puerto de Isabela.

Representación de la Isla de Isabela

A lo lejos vemos pingüinos bañándose. El puerto es muy pequeño y justo cuando llegamos tenemos que pagar un impuesto de 5$ por persona por entrar en esta isla. Hay dos lobos marinos jugando y persiguiéndose que son muy guapos.

Puerto Villamil, originalmente se llamaba Albermarle o Santa Gertrudis. Es la más grande del Archipiélago, ocupa más del 58% de toda la superficie terrestre de las  Galápagos. Consiste en una cadena de seis volcanes bastante jóvenes e intermitentemente activos. Uno de ellos, el Wolf, es el punto más alto del archipiélago, con alrededor de 1707 metros de altitud. También está uno más antiguo, el Ecuador de 610 metros. Es una zona viva y en constante formación, para comprobarlo, hay que visitar uno de sus seis volcanes. Es la tierra de los contrastes.

En 1973, Isabela fue reconocida como el tercer cantón de la provincia de Galápagos, su puerto principal es Puerto Villamil, en esta isla existen lagunas salobres que albergan a decenas de flamencos, playas de arena blanca originada en el coral, cráteres que muestran signos de erupciones recientes y grietas marinas donde se divisan a las tintoreras. Isabela también es historia, cerca a Puerto Villamil, su centro urbano, están los restos del “Muro de las lagrimas” como testigo de la colonia penal que existió aquí desde 1946 hasta 1959. Para castigar a los presos se los obligó a construir un muro con bloques de lava de 100 metros de largo por 7 metros de altura. Se puede ascender a través de unas escalinatas y tener una vista panorámica del lugar. Además se aprecian las bases de cemento donde los norteamericanos tenían sus casas de madera durante la Segunda Guerra Mundial.

Flamenco bebiendo de las ácidas lagunas

No tenemos hotel pero nos han recomendado en Santa Cruz, el Volcano. Llegamos pero nos pide 25$ por persona y por lo que nos da nos parece caro. El taxista nos lleva a otro llamado Insular que está cerca pero más alejado de la playa y nos pide 15$ por persona con baño , wifi y nos quedamos. Nos pide por el traslado 1$ por persona pero solo le pagamos 1$ por el taxi, que es el precio estándar por cualquier trayecto dentro del núcleo urbano de las islas.

Isabela es una isla muy grande comparada con el resto pero Puerto Villamil es bastante más pequeño y destartalado que Puerto Ayora.

En un cuarto de hora yendo lentamente lo has recorrido todo. Nos acercamos a la oficina de turismo pero está cerrada, aunque otro funcionario nos explica algunas cosas de la isla que se pueden hacer. Aquí no podemos hacer nada por nuestra cuenta, ya que tienes que ir siempre con un guía naturalista. Nos recomienda ir a unos pequeños islotes que hay enfrente de Isabela que se llaman Las Tintoreras porque hay tiburones de esa especie y te puedes bañar con leones marinos y tortugas.

Solo se puede visitar una pequeña parte (zona sur) de la isla ya que el resto solo está permitido a los científicos. Se puede visitar el volcán Sierra Negra (2º más grande del mundo, ya que el cráter mide 10 km de diámetro)  y el volcán Chico en una misma excursión. No sabemos si hacerlo ya que hay que andar más de 5 horas y no te garantizan que veas nada. Está a 25 km de Puerto Villamil, hasta el Cura, donde te deja el coche y  a partir de ahí, 2,5 horas hasta la fumarola y luego otros 2,5 horas hasta el final del treking. En el año 2005 entró en erupción y soltó una columna de humo de 20 km de altura. Cuesta 35 $.

Pelícano y cangrejo

Hay otro volcán Alcedo de 1097 metros, famoso por su caldera de 7 km de ancho y sus enormes fumarolas que alberga la mayor población de tortugas terrestres gigantes de las Galápagos, aunque también hay más de 50000 cabras salvajes que viven aquí y que amenazan a las tortugas pues suponen una competencia directa por el alimento. Existe una campaña para preservar la población de tortugas terrestres en Alcedo. Además hay jóvenes halcones planeando en las corrientes térmicas. Se requiere permiso y se tardan unos días en poder acceder a este volcán. No lo ofrecen en las agencias.

 Esta isla no la incluyen en los circuitos ya que la mayor parte de sus puntos de interés se hallan en el lado oeste y para acceder a ellos desde Santa Cruz hay que hacer una larga travesía de más de 200 km.

El primer punto del lado oeste en el que se puede desembarcar es la punta Tortuga, una playa rodeada de mangles en la base del volcán Darwin (1280 metros). Aunque no hay senderos se puede desembarcar en la playa y explorar en busca del pinzón de manglar que solo se encuentra en esta isla y en Fernandina.

Al sur de la punta Tortuga se halla la caleta Tagus; aquí solían fondear los barcos y los marineros dejaban grabados los nombres de sus naos en los acantilados de alrededor. Es extraño ver pintadas junto a lobos marinos. Sirvió como anclaje popular para los balleneros, piratas y otros navegantes desde el año 1836. En esta época los visitantes marcaban sus nombres en los barrancos como muestra de su llegada  en este sitio.

Su nombre Tagus se origina de un barco de guerra inglés que pasó por las islas en el año 1814. En este sitio se puede observar iguanas terrestres y tortugas gigantes.

Otra cosa que se puede visitar son los humedales. Nos acercamos a una poza donde hay flamencos, y vemos uno en la lejanía, que tiene un color rosa salmón muy subido por las sales que tiene el agua.

Compramos algo de fruta que es lo único que no está desorbitado de precio ya que una piña entera cuesta 2,5 $, 4 kiwis 1 $, 1,5 $ la libra de tomates. En cambio una lata pequeña de espárragos cuesta 5,8 $ y todo así.

Cuando volvemos al hotel resulta que no hay wifi pero nos ofrecen ir a la tienda de abajo que es suya también y que nos conectemos. Al día siguiente lo arreglarán, o eso han dicho. El aire acondicionado se agradece un rato ya que hace mucho calor.

Anuncios

Publicado el febrero 8, 2012 en Ecuador, Galápagos, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: