CHICLAYO – VISITA A CULTURA SIPAN

Desayunamos en nuestro hotel ya que lo teníamos incluido pero es un timo ya que nos incluye dos panecillos con un rastro microscópico de mantequilla y mermelada y un vaso de avena!!!!!! Menos mal que pedimos un zumito y algo más de nuestro gusto.

A las 10 menos cinco nos recogen para empezar el tour pero antes hay que ir buscando a la gente que a pesar de que se le dice que tiene que estar preparada, no lo hace y tenemos que esperar a alguno que se retrasa. Lo hemos contratado con la agencia Discovery por 40 soles por persona, que parece seria.

El tour consiste en:

–         Vamos dirección sureste camino a Pomalca

–         Visitamos el sitio arqueológico de Sipán o Huaca Rajada

–         Almuerzo en Lambayeque

–         Nos dirigimos al norte Ciudad Túcume

–         Visitamos Museo de sitio Túcume

–         Visita Mirador o Cerro Purgatorio

–         Visita Museo Tumbas Reales Sipán

Al final comienza y la primera visita es al yacimiento donde encontraron al señor de Sipán y al viejo señor de Sipán. Está a 35 km al sureste de Chiclayo. Es un complejo arqueológico de la cultura Mochica. Comprende 2 estructuras muy altas de 45 metros y un gran mausoleo real donde fueron hallados 14 importantes tumbas y otros hallazgos.

Tumba del Sr Sipan auténtica pero con réplicas

En Sipán los huaqueros, o saqueadores de Huacas  y santuarios descubrieron una tumba en la pirámide Huaca Rajada. En febrero de 1987 el jefe de policía local comunicó a Walter Alvaque se había arrestado a un huaquero con 33 antigüedades. En los días siguientes reinó la tensión.

Tumba del Sr de Sipán

Los lugareños juraron vengarse, pero la situación volvió a la calma cuando diversas instituciones locales e internacionales proporcionaron apoyo económico y Alva contrató a los huaqueros como excavadores y guardas. Cuatro meses después se descubrió la tumba intacta del señor de Sipán.

Hay unas reproducciones de cómo se encontraron y es emocionante verlo en su lugar original, ya que a la tarde iremos al museo a ver todo bien.

En Abril de 1987, después de detener el saqueo, el Museo Arqueológico Nacional Brüning inició la excavación científica en una antigua plataforma de adobe emplazada delante de dos grandes construcciones piramidales truncas de más de 30 metros de altura, cerca del pueblo de Sipán en el valle del Lambayeque.

Rótulo de entrada al Museo

Estos monumentos pertenecientes a la Cultura Mochica, debieron constituir en su época un importante Santuario Religioso.

El exhaustivo trabajo arqueológico condujo meses más tarde al descubrimiento de la cámara funeraria intacta de un importante señor étnico de la región. Por primera vez un Gobernante del Antiguo Perú mostraba su esplendorosa magnificencia. Ocho esqueletos de sirvientes, concubinas y guerreros rodeaban un ataúd de madera conteniendo los restos del principal ocupante, con su virtual tesoro de ornamentos, tocados, emblemas y atuendos de oro y plata, cobre dorado y piedras semipreciosas. Estos objetos constituyeron los símbolos de poder del “Señor de Sipán” muerto hace 1700 años, y son un verdadero compendio de exquisito arte, técnica metalúrgica e inestimable información histórica para reconstruir el nivel de desarrollo, organización, relaciones culturales y pensamiento religioso de los Mochicas, una de las más importantes culturas americanas, surgida en base a la irrigación de la costa desértica de Perú.

Bonita cerámica

El museo fue inaugurado en Diciembre de 2006, debido a que mucha gente solo iba a ver el museo de las tumbas reales, y no se acercaba al pueblo de Lambayeque que es donde se descubrió. Su construcción tiene las características de un templo prehispánico. Contiene valiosas colecciones arqueológicas de las culturas prehispánicas: Moche, Lambayeque o Sicán, Chimú e Inca. Cuesta 3 soles con carnet de estudiante y 5 la general.

Bonito buho de cerámica

Se llegó a un acuerdo de que todo lo que se descubriera a partir del 2006 se quedaría en este museo de Lambayeque.

De aquí ya vamos a comer a un restaurante de Lambayeque donde nos comemos un ceviche muy rico.

Vamos a la ciudad de Túcume, donde visitamos el museo del sitio de Túcume, pequeñito, que cuesta 3 soles la entrada de estudiante y 5 la general  y de allí llegamos a Cerro Purgatorio.

Pirámide de Túcume

Túcume o el Valle de las Pirámides fue capital del Reino Lambayeque. Está ubicado a 33 km al norte de Chiclayo. Comprende 26 pirámides donde encontramos una estructura piramidal conocida como Huaca Larga de 720 metros, siendo el edificio más grande de Sudamérica.

De allí ya vamos al Museo Tumbas Reales del Señor de Sipán. Ubicado en Lambayeque a 11,4 km al norte de la ciudad de Chiclayo. Su construcción tiene las características de una estructura piramidal Moche, donde se ingresa a las salas de exposición Museográfica de Hallazgos originales del Complejo Arqueológico Sipán: Señor de Sipán, Sacerdote, Viejo señor de Sipán y otras tumbas importantes de la élite Mocheque gobernaron hace 1700 años y marca un hito en la historia del país.

La única foto que te dejan hacer del mejor Museo de Perú

Al museo que cuesta 10 soles, todo el mundo, no se puede entrar con mochilas, bolsos, móviles, máquinas de fotos y pasas por un detector de metales muy riguroso.

Se inaguró en 2002. El arquitecto Celso Prado Pastor lo diseñó inspirándose en Huaca Rajada. El edificio, que consta de 3 plantas, presenta unas proporciones monumentales. Las exposiciones están organizadas en 10 sectores temáticos y se componen de 1400 piezas de extraordinaria belleza, elaboradas, en oro, plata, cobre, bronce, piedras preciosas y cerámica.

Acceder a uno de los mayores museos de Sudamérica a través de la tercera planta del edificio permite al visitante contemplar una tumba de la misma forma en que lo hace el arqueólogo, esto es, trabajando desde arriba hacia abajo, comenzando por los elementos generales y más recientes, desenterrando piezas cada vez más antiguas y peculiares para terminar alcanzando el hallazgo soñado.

La entrada por la tercera planta dispone de una antecámara de cristal oscuro que bloquea los rayos ultravioleta y permite que los ojos se adapten a la iluminación tenue. Tras el vídeo de presentación, el sector moche del museo ofrece una perspectiva general sobre dicha cultura. A continuación el sector del santuario de Sipán presenta el antiguo yacimiento y explica cómo es la vida en la actual población de Sipán. En esta planta destaca la colección de piezas de cerámica que representan aspectos cotidianos de la vida moche, como, por ejemplo, gente trabajando, tocando instrumentos musicales o haciendo el amor. Las plantas y animales eran otro de los temas populares entre los alfareros moche, así como sus numerosos dioses y ceremonias religiosas.

En la segunda planta se exponen algunas de las piezas más impresionantes de la tumba. Se puede ver los esplendidos adornos, como ornamentos para las orejas y un collar de cacahuetes de oro, que cubrían el rostro y el cuerpo del señor de Sipán, a quien los arqueólogos atribuyen el título de sacerdote-guerrero de alto rango.

Este tesoro está confeccionado principalmente con oro, plata, cobre y turquesa. Igual de interesantes resultan otros hallazgos como las ofrendas funerarias, que incluyen cerca de 1100 vasijas de barro en miniatura con alimentos y otros objetos. La tumba del guardián, descubierto en posición sedente, se expone junto al contenido de la tumba del sumo sacerdote.

En la primera planta se encuentra la tumba del Señor de Sipán en todo su esplendor. El señor está flanqueado por dos guerreros, unos de ellos enterrado con su perro; a sus pies y sobre su cabeza se encuentran los cuerpos de dos mujeres jóvenes, y en un nicho sobre la tumba hay un niño. A uno de los hombres y a las mujeres les falta el pie izquierdo, la razón de esta amputación continúa siendo un misterio. Dos llamas completan el conjunto.

Muy cerca se descubrió otra tumba más antigua que contenía los restos de un sacerdote-guerrero al que se llamó Viejo Señor de Sipán. Este fue enterrado junto a hermosas piezas, incluido un pectoral en forma de pulpo, un collar de arañas y un cangrejo antropomórfico. En la actualidad se puede contemplar una reproducción de las tumbas con las piezas originales.

El cuerpo se cubrió en primer lugar con una sencilla prenda blanca para luego adornarlo con esplendidos tesoros de metales preciosos y joyas junto a artísticas ofrendas ceremoniales. A continuación fue envuelto en múltiples sudarios y colocado en un ataúd de madera junto a ornamentos de oro, plata y cobre hasta su tocado de plumas.

Volvemos a Chiclayo y vamos a cenar al mismo restaurante del día anterior, aunque variamos el menú.

Anuncios

Publicado el enero 19, 2012 en Perú, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: