Valle Sagrado

Salimos a las 8:53 de Aguas Calientes para llegar a Ollanta casi las 11 de la mañana. Como a la ida habíamos almorzado muy bien, repetimos el sitio. De allí vamos a coger una combi hasta Urubamba que nos cuesta 1,5 soles. En la misma estación negociamos con un taxista para que nos lleve a Moray y Salinas. Nos lo deja por 50 soles todo. Es un camino de subida destrozacoches de 10 km,  que no está asfaltado.  Primero vamos a Moray, que entra en el boleto turístico. Son unos bancales en terraza situados en una cuenca que forman una especie de anfiteatro y ofrecen un espectáculo fascinante. En una enorme cuenca  se han excavado diferentes niveles de bancales, cada uno aparentemente con su propio microclima, siempre en función de la profundidad a la que están. Se dice que los incas los utilizaron como una especie de laboratorio para determinar las condiciones óptimas para cada cultivo. Hay dos grandes cuencas y otra pequeña, en la primera de las cuales se plantaron en su día diferentes cultivos como si fuera una especie de museo viviente.

Laboratorio Inca de cultivos en Moray

De aquí vamos a Salinas. Aquí tenemos que pagar una entrada de 5 soles por persona. Está a unos 6 km de Urubamba. Se han utilizado miles de salinas para la extracción de sal desde la época inca. En lo alto del valle  un pequeño riachuelo vierte sus aguas termales y saladas, que se desvían hacia varias pozas donde se evapora para producir sal para el consumo del ganado, que de esta manera suple su dieta pobre en minerales. Hay unas tiendecitas donde venden souvenirs hechos de sal, aparte del choclo omnipresente en todas partes del Perú.

Salinas

Salinas

Nos devuelve a Urubamba y al momento un bus nos lleva a Pisac por 3 soles.

Pisac es un pequeño pueblo de 2000 habitantes, pero que el día de mercado como es hoy, se llena de autóctonos y de turistas que llegan con los tours. Está a una altura de 2715 metros.

Pisac

A nosotros nos interesan las ruinas porque en el mercado, que nos gusta por supuesto, no vamos a comprar nada. Entran dentro del boleto turístico de Cuzco.

A las ruinas, o se sube 4 km de empinada cuesta desde la plaza,  o se paga un taxi que sube los 10 km que hay de carretera hasta la entrada que es lo que nosotros hacemos por 30 soles. Otra opción sería ir con viaje organizado desde Cuzco que será más económica seguro.

En lo alto de la colina, la ciudadela inca se yergue sobre la aldea en un altiplano triangular con un vertiginoso barranco a cada lado. Si se accede a pie al oeste o a la izquierda de la colina se halla el cañón del río Kitamayo, al este o derecha, está el valle del río Chongo.

Pisac es famosa por sus bancales en terraza, que se extienden por los flancos meridional y oriental de la montaña formando grandes y gráciles curvas, como casi no hay escalones entre ellos se evitan así grandes tareas de mantenimiento y una erosión mayor. En su lugar los bancales están unidos por tramos de escaleras en diagonal hechas con losas fijadas en las paredes de las terrazas agrícolas. En lo alto de los bancales se encuentra el centro de ceremonias, con una Intihuatana (puesto de amarre al sol), diversos conductos de agua en funcionamiento y algunas obras de mampostería exquisitamente labradas en los bien conservados templos. Un sendero sube la ladera de la montaña hasta una serie de baños ceremoniales y la rodea hasta una zona militar. Desde la parte trasera del yacimiento, si se mira a través del cañón se verán centenares de agujeros horadados en la pared de la montaña; se trata de las tumbas incas que fueron saqueadas por huaqueros (ladrones de tumbas) y que ahora no permiten la entrada a turistas. El yacimiento es mucho más grande de lo habitual con lo que hay que dedicarle varias horas para apreciarlo en profundidad.

Pisac es una ciudad bonita y agradable, sería una buena idea irse algún día a disfrutar de su tranquilidad para descansar de Cuzco.

De allí tenemos que volver a Cuzco, habiendo dos posibilidades coger un bus local que cuesta 2,5 soles o coger las combis turísticas por 3 soles.

Sin duda la mejor opción es la segunda ya que te aseguras el sitio, que estén limpias y que no hace paradas.

Nosotros optamos por la primera, craso error  ya que nos tiramos más de una hora que hay hasta Cuzco de pie, con el día que habíamos tenido tan cansado, pero a veces se acierta y otras no.

Al fin llegamos a Cuzco, cogemos un taxi para el hotel La Resbalosa y luego una buena cena todo lo arregla, eso sí cogemos la cama con muchas ganas.

Anuncios

Publicado el enero 5, 2012 en Perú, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: