PARQUE ARQUEOLÓGICO DE SAN AGUSTIN – EL TABLON – LA CHAQUIRA – SAN AGUSTIN

Vamos a desayunar a una tiendecita donde nos dan zumo de naranja, café y unas pastas. De allí como es lunes nos vamos a ver el mercado porque nos han recomendado que vayamos a verlo, ya que hay mucha variedad de productos, desde frutas, verduras, ropa, zapatos, pescado, carne etc.

Calle típica en San Agustín

En el mercado, individuo vendedor de remedios

Cogemos la buseta que va al Parque arqueológico por 1000 pesos por persona, que nos deja en la puerta. Nos registramos y entramos. Abre de 8 de la mañana a 4 de la tarde. Está a 2,5 km del pueblo. En total hay 130 estatuas en el parque, halladas in situ o recogidas de otros lugares, entre las que se cuentan las más características. Hay 4 zonas diferenciadas, de la A a la D, cada una con sus características diferentes.

La mesita A, era zona de vivienda hace 2000 años, posteriormente fue utilizado como zona de entierro. Se excavaron dos montículos funerarios. Se estima que estas estructuras tenían 4 metros de alto y 30 metros de diámetro. Contenían enormes lajas de piedra acompañados de 15 estatuas que estaban en la tumba de un personaje principal.

Un grupo de las muchas estatuas de la Mesita A

En la mesita B, cuando lo encontraron los arqueólogos dijeron que había sido removida y se ha rehabilitado, reconstruido y conservado para que se pueda hoy ver tan bonito.

Algunas de las estatuas están muy bien conservadas

La mesita C, contenía un solo montículo funerario que estuvo acompañado por unas 15 estatuas y unas 49 tumbas simples. Ahora solo hay 4 estatuas visibles. Están hechas sobre piedras planas y grandes.

Grupo de estatuas

Aguila comiendo una serpiente

Junto a los varios grupos de estatuas (llamadas mesitas) está la Fuente de Lavapatas, un complejo laberinto de conductos y pequeñas balsas a diferentes niveles, todo tallado en el lecho decorado del rio y decorado con imágenes de serpientes, lagartos y figuras humanas. Los arqueólogos creen que los baños se  usaban para las abluciones rituales y la adoración de deidades acuáticas. Fue descubierta en 1917. Originalmente el agua, dirigida por 3 bocas de entrada, cubría uniformemente todos los grabados produciendo pequeñas cascadas. La forma de las tallas es similar a  las estatuas.

Desde aquí el camino asciende hasta el Alto de Lavapatas, el yacimiento arqueológico más antiguo de San Agustín, donde se encontrarán unas cuantas tumbas ante las que montan guardia unas estatuas, y se disfruta de una vista panorámica de la naturaleza que lo rodea. Se piensa que fue un cementerio infantil por el tamaño de las tumbas. Hay una escultura conocida como doble yo, ha sido interpretada como un guerrero de pie, con rasgos animales y humanos (masculino).

Flores exhuberantes en los jardines del Parque

Hay un guardia, muy aburrido, al cual preguntamos qué tal le va y que es lo que vigila. Nos dice que controla que no destroce nada la gente y que no vengan a drogarse o a beber aquí. Hemos visto que hace poco un desalmado pintó una de las estatuas de colores, lo cual hace que sea irrecuperable.

Al bajar visitamos el Museo Arqueológico, con pequeñas estatuas, cerámica, utensilios, joyas y otros objetos, así como interesante información sobre la cultura de San Agustín. Al entrar el vigilante nos dice que no se pueden hacer fotos pero no le hacemos demasiado caso, ya que no está cerca.

Aquí comienza el Bosque de las Estatuas, un lugar donde por un senderito te vas encontrado 63 estatuas de muy diversas procedencias. La mesita D es donde se encuentra el Museo.

En el bar que hay a la salida nos comemos un biquini muy rico y un refresco.

Cogemos la buseta que nos devuelve al pueblo, y allí nos tenemos que esperar más de media hora a que salga la buseta que nos acercará a El Tablón.  Viene antes una chiva a la cual nos subimos porque no lo hemos hecho hasta ahora y queremos ver que tal es la experiencia.

No es estrictamente fácil subir ya que es muy alta. Es un transporte para los campesinos, todos los demás cogen camionetas o busetas. Transporta cualquier cosa desde cemento, material de construcción, personas, animales, frutas etc. Después de un cuarto de hora llegamos al desvío que va a El Tablón y los autóctonos nos avisan de que hemos de bajar. Nos cobran 2000 pesos por los tres.

Hay un cartel que pone que está a 200 metros pero no es verdad, al menos hay unos 700 metros embarrados para llegar. Es una casa particular que se ha convertido en bar, donde la dueña te ofrece hacerte el calendario maya por la voluntad. Te pregunta solo la fecha de nacimiento y con eso ya sabe cómo eres tu…. Sin comentarios. Ya que está, te ofrece una pulsera que te recuerde quien eres tú, de bolitas de colores por 10.000 pesos.

Las figuras que tiene bajo un tejadillo como el resto que hemos visto no son nada especiales, creemos que no merece la pena la excursión. No aportan nada. De allí vamos a la Chaquira que está a una media hora andando por un camino muy embarrado.  Después de mucho andar y bajar llegamos a un mirador donde hay dos deidades  talladas en la pared de la montaña, sobre la imponente garganta del río Magdalena, pero tampoco creemos que merezcan el esfuerzo que hacemos para llegar allí.

Figura petroglifa de la Chaquira

Se podría seguir la excursión por el Purutal y La Pelota, pero visto lo visto, ya hemos visto bastante.

Hay excursiones a caballo que te llevan y suponemos que es más descansado ya que los caminos están enfangados y te pones perdido. Las excursiones a caballo empiezan en 120.000 pesos dos personas, pero luego van bajando y puede costar 60.000 pesos con guía. Tenemos que desandar el camino que hemos hecho y al llegar a la carretera enfrente hay una casa de un color fucsia/lila que nos ofrece los caballos por 15.000 pesos, ya que la diferencia se lo quedan los intermediarios.

Bajando unos señores que están cargando sacos de café nos explican cómo es la recogida del café, ellos dejan el peciolo en la planta, pero nos dicen que no saben porque se hace, siempre se ha hecho así. Otra persona nos explicó que era para que saliese más rápido. Nos ofrecen enseñarnos su finca cafetera pero los vemos ocupados y declinamos la invitación. Al preguntarles como van las cosas, nos dicen que ahora mejor porque hace unos años les pagaban tan poco dinero por el café que no ganaban nada.

Vamos a comer un pollo asado al pueblo y después un ratito a descansar de tanto tute.

About these ads

Publicado el febrero 20, 2012 en Colombia, Sudamérica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: